Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

–III– Auxerre (12-16 de abril de 1844)

Texte intégral

  • 24 «París [...], la única ciudad del mundo en que me gustado vivin» (Flora Tristán, Peregrinaciones.. (...)
  • 25 En el Manuscrito en francés, Jules Puech apunta: «El derecho al trabajo fue inscrito en la declara (...)

1Auxerre, primera ciudad. Domingo 14. No he tenido todavía tiempo para escribir una sola palabra. El 12 de abril, a las 4 de la mañana, me levanté para emprender la bella y noble misión para la que Dioses en toda su bondad me ha elegido. Sentía en mí como una gracia divina que me envolvía, me magnetizaba y me transportaba a otra vida. No encuentro una expresión que pinte exactamente lo que pasaba en mí. Era algo grande, sublime, religioso, era, por así decir, un entusiasmo llevado a su apogeo, y por esto mismo arribé a un estado sobrehumano: la calma. Sólo mi alma estaba emocionada, pero ninguna emoción en mi carne: ni latidos del corazón, ni lágrimas, ni espasmos como siempre me sucede cuando me pongo a viajar. Dejo a las personas que quiero, París, al que quiero mucho,24 con un desprendimiento total. Cuando el barco a vapor se alejaba y perdí a París de vista, una voz interior me decía: ten confianza en tu misión, y después de haber sembrado tu pensamiento en París, la cabeza de Francia, parte para sembrar en sus miembros, las ciudades alejadas, este gran pensamiento regenerador, el derecho al trabajo.25 Anda a aclarar y dar vida a las poblaciones ignorantes como los primeros cristianos iban a aclarar y dar vida a las poblaciones idólatras, y me sentía plena de alegría, fuerza y felicidad.

***

  • 26 El término «marinier» en francés alude a marinero de río, de canal. (N. de la T.)
  • 27 Overol. Prenda de vestir de una sola pieza, de tela fuerte, que consta de cuerpo y pantalón, espec (...)

2Observaciones hechas a bordo del barco. Había allí pocos burgueses, pero una multitud de marineros de Joigny y de Auxerre. Estos marineros desembarcan los barcos cargados de mercaderías y para regresar toman el vapor. Pasé ahí 12 horas, de 7 de la mañana a las 7 de la noche. Tuve tiempo, por lo tanto, para estudiar a esos hombres. Qué sobriedad. En la mañana, a las 9, se pusieron a desayunar. En las relaciones entre ellos reina una gran igualdad y fraternidad. El maestre come con sus marineros — todos sentados en círculo, en el medio había un pan, un manojo de rábanos y huevos duros —; es el maestre el que los alimenta. Cada uno toma pan a discreción, dos huevos, un poco de sal y siete u ocho rábanos. El maestre vertía vino de casa para beber en una botija de cerámica y todos bebían a su turno en un cubilete de estaño. Luego de ese frugal desayuno, esos pobres marineros estropeados por la fatiga, buscaban acurrucarse en las esquinas del barco para no molestar a los viajeros y, acostados allí, se dormían como perros. Me puse a conversar con uno de los maestres-marineros26 para tener algunos datos sobre esos hombres. He aquí cuál es su salario: Los maestres-marineros los toman por año, los alimentan y les dan 28, 30, 36 y 38 francos por viaje de Joigny y de Auxerre a París. Ordinariamente, los viajes se hacen en tres, cuatro y cinco días, pero si sucede que el tiempo es malo y que les toma 10, 12, 15 ó 20 días, peor para ellos, porque no reciben ni un centavo más. En invierno hay largos períodos de desempleo, no reciben nada, solamente se los alimenta. Resulta que de una manera u otra esos hombres no ganan más que 1,50 ff (incluso ni eso). Es bien poco. No obstante, están muy presentables, buenos zapatos, medias tejidas en el país, todos tenían camisas de buena tela, igual que los pantalones, overoles27 azules y todo por el estilo. Su fisonomía, aparte de dos o tres que eran borrachos y estaban suciamente vestidos, estaba llena de orgullo y de dulzura. Qué diferencia con los marinos ingleses, que no osaban incluso mirar a sus maestres; éstos [los maestres franceses] los tuteaban [a sus marineros], bebían del mismo vaso y los trataban absolutamente de igual a igual. Además, ellos tenían en todas sus maneras la apariencia de hombres libres. Pasaban de la delantera a la parte posterior del barco, estorbaban sin grosería, pero sin temor a los burgueses con sus botellas, etc. etc., lo que hacía decir en voz baja a los burgueses que el barco estaba muy mal organizado, que los maestres no deberían dejar que las primeras clases fueran invadidas por esos marineros y gente del pueblo. Sin embargo, ni uno solo osaba hacer dichas observaciones en voz alta. Esta igualdad, en el aspecto de la gente del pueblo, es un signo evidente del próximo advenimiento de la democracia. A las tres, ellos almorzaban con un pedazo de jamón, a las seis comían un poco de pan y queso, y ésta era su alimentación habitual; no obstante, esos hombres soportan una fatiga inaudita, sufren todas las intemperies, la lluvia del cielo, los pies en el agua, pasan cuatro y seis noches sin acostarse, sin incluso tener un instante para dormir un poco. Su oficio es el más duro del tiempo, y para obtener como todo salario 1,50 ff por día y una alimentación frugal. He aquí la parte que se le da a los más útiles productores. Veamos al lado de ellos la parte de los trabajadores de comercio. En el mismo barco había tres conductores de diligencia —hombres bastante gordos y colorados — perfectamente bien vestidos, almorzando con tenedores, haciéndose servir con los mejores vinos y los mejores manjares. Luego del almuerzo se ponían a jugar croquet y a las damas, bebiendo un vino excelente, a las cinco cenaban como banqueros, dos servicios de café, licor, etc., etc. Y, sin embargo, falta mucho para que la utilidad de los conductores pueda compararse a la de los marineros que aportan a París los productos agrícolas; pero vean la agricultura, en el estado de abandono en que se encuentra no da prácticamente ningún beneficio, mientras que el comercio da muchos.

3No he logrado hacer un solo prosélito en el barco. Sin embargo, hablé e hice hablar a muchos obreros. Al llegar aquí el 13, a las 5 de la mañana, encontré en la sala del albergue un individuo que me conocía a través de Gosset, y que, por un hecho totalmente providencial, me trajo la única cosa que había olvidado en París: el pequeño libro de los francmasones.

4Ya vi a los obreros que tenía que ver aquí, son poco numerosos. He visto a algunos obreros bien, los espíritus más hábiles de la ciudad. Son sumamente vanidosos, egoístas y aristócratas. Vi a dos burgueses regulares, me dijeron que la ciudad encerraba en ella quince o veinte pasables (12 000 habitantes). Aquí la población no es devota, el clero no dice tampoco ni una palabra. La ciudad no tenía periódico, acaba de crearse uno hace un mes. Las personas de esta ciudad son temerosas, egoístas, amigas de la inmovilización, la ciudad es horrible, pero no se quiere hacer nada para embellecerla. Salgo para ir a hablar a mis compagnons.

5Verdaderamente es un oficio rudo el de estar al servicio de la humanidad. Son las 11 de la noche, no he tenido tiempo para respirar ni un instante desde las 7 de la mañana, y esto en una ciudad muerta, ¿cómo será, entonces cuando me encuentre en Lyon? En fin, pienso que Dioses me dará fuerza física, pero preveo que tendré necesidad de ella. Además, si estoy agotada físicamente, me siento tan feliz. Estoy contenta de mí, al punto que me hace olvidar todas mis fatigas. No sé verdaderamente cómo me las arreglo para hablar con esos hombres ignorantes, groseros, insolentes, inabordables para cualquiera, ¡soy admirable! Hay ahí un misterio que yo misma no comprendo. Sin buscarlo, sin pensar por adelantado, encuentro como sin saberlo, justo lo que es necesario decirles, y ellos me escuchan y yo los persuado sin darme la menor molestia. Lo que prueba evidentemente que yo estaba destinada para esta obra.

  • 28 Las iniciales aluden a los compagnons del Deber de la Libertad. El compagnonnage está formado por (...)

6Fui donde los compagnons del V. D. de L.28 Encontré ahí una treintena de hombres reunidos — dos o tres estaban preparados para hacerme la oposición. En menos de diez minutos cesó toda oposición y todos adhirieron a mi demanda. Cuando uno habla a esos hombres con benevolencia y firmeza, cuando uno les hace un llamado en nombre de la justicia, de la fraternidad y del interés de la clase obrera, uno está seguro de encontrar en ellos una dulzura, una educación, una bondad llena de conveniencia y dignidad. ¡Ah!, si el gobierno conociera a estos hombres no se conduciría con ellos como lo hace. Nada más fácil de conducir que los obreros cuando uno sabe cómo proceder. Son realmente de un carácter encantador.

***

715 de abril. Perdí ayer mi noche conversando con un burgués de aquí, que es el enemigo encarnizado de los obreros. Es curioso oírlo hablar de los tontos de los burgueses. Bien, he ahí el comienzo del fin si esta gente comienza a comerse entre ellos.

8Recibí esta mañana la adhesión de los zapateros societarios. Los carpinteros de obra no vinieron. Los miembros de los cien hermanos tampoco, es deplorable. Tuve esta mañana dos horas de cálida conversación con el cura de la catedral, hombre nulo y con la pretensión de ser un sabio, me rehusó su cooperación moral porque él no me la puede dar sin la autorización de su obispo, pero no me ha ofrecido su cooperación particular, lo que podía hacer. He ahí entonces a ese cura actuando como el señor Dupanloup; que no puede nada por él. Lo que resulta de esta obediencia pasiva es que si el obispo es un anticristiano, como se encuentran tantos, todos los curas de la diócesis están obligados a conducirse como anticristianos. No se ha pensado jamás en las consecuencias monstruosas, funestas, de esta obediencia pasiva. Si un general es un cobarde, es necesario que todo el ejército sea de cobardes. He ahí el bello principio que los sansimonianos querían reestablecer, la autoridad y la obediencia. Ese cura (el señor Fortin) vive en una casa magnífica; independientemente de sus honorarios, él es rico, de manera que vive con todo las comodidades del lujo y él predica el desprendimiento de las cosas de este mundo... Eso da lástima. Querría la persecución de parte del gobierno, pretende que estaría dispuesto a sufrir todo por la causa de la democracia, y cuando yo vengo a ofrecerle que sirva a esta causa de una manera real, eficaz, él me rechaza. El Robert-Macairisme de esas personas es escandaloso. Estoy decidida a verlos a todos, es necesario que sepa a qué atenerme sobre lo que ellos piensan y lo que valen. [Ver nota 55.]

9Me voy para ir a ver a los societarios de la Unión, los mejores de todos los compagnons.

  • 29 Flora alude a los miembros de la Unión, una organización nueva dirigida por Pierre Moreau que trat (...)

10Salgo de la casa de los societarios de la Unión.29 He estado perfectamente contenta, lo que me produjo gran placer fue ver a los cuatro maestros. Todos se han suscrito. Es realmente un buen éxito. Esperemos. Esta noche los pocos hombres bien pensantes de la ciudad han venido a verme — todo esto camina — , incluso en los huecos de la ciudad hay todavía hombres de corazón. ¡Es imposible que Francia perezca! Estoy contenta. ¡Qué bello es ser buena!

11Parto mañana a las 7 de la mañana. En Auxerre hay un pequeño periódico tan sólo desde hace un mes. Ha prometido reseñar el libro.

Notes

24 «París [...], la única ciudad del mundo en que me gustado vivin» (Flora Tristán, Peregrinaciones... op. cit., p. 86). (N. del E.)

25 En el Manuscrito en francés, Jules Puech apunta: «El derecho al trabajo fue inscrito en la declaración del gobierno del 25 de febrero de 1848; bajo la insistencia de Victor Considérant, jefe de la escuela fourierista, se lo inscribió en la Constitución del 23 de mayo de 1848, pero en términos menos enérgicos. La idea no era nueva dado que uno la encuentra en Montesquieu, Rousseau e incluso Turgot. La Constituyente de 1789 rechazó un artículo según el cual “el cuerpo político debe a cada hombre medios de subsistencia, sea por la propiedad, sea por el trabajo, sea por el socorro de sus semejantes”. La Convención declaró que la sociedad debe dar subsistencia a los ciudadanos infelices sea procurándoles trabajo, sea asegurando los medios de existir a aquellos que están inutilizados para trabajar». (N. del E.)

26 El término «marinier» en francés alude a marinero de río, de canal. (N. de la T.)

27 Overol. Prenda de vestir de una sola pieza, de tela fuerte, que consta de cuerpo y pantalón, especialmente la utilizada en diversos oficios como traje de faena. También se le traduce como mono o buzo. Se prefiere el término ‘overol’, que proviene del inglés, por su uso extendido en América Latina. (N. de la T.)

28 Las iniciales aluden a los compagnons del Deber de la Libertad. El compagnonnage está formado por diversos devoirs (deberes), los que se dividen en numerosas sociedades. Los diferentes gremios del compagnonnage reconocen tres fundadores: Salomón, Maestro Jacques y el padre Soubise, de donde surgen las tres grandes categorías de afiliación: Los Hijos de Salomón, Los Hijos del maestro Jacques y los Hijos del padre Soubise.
1.- Hijos de Salomón: Divididos en dos: a) compagnons extranjeros o «lobos» que eran tallistas de piedra; b) compagnons del Deber de Libertad, llamados Gavots: carpinteros, cerrajeros y herreros; carpinteros de obra, llamados «zorros de libertad» o «indios» y después compagnons de libertad. Incluían también a los zapateros, panaderos, toneleros y techadores.
2.- Hijos del maestro Jacques. Se dividían en: a) tallistas en piedra denominados «compagnons caminantes» u «hombres-lobos» y b) carpinteros, cerrajeros y herreros llamados «compagnons del deber», «devoirants» (por contracción «dévorants») o perros. A diferencia de los Hijos de Salomón que no lo hacían, ellos fueron incorporando a maestros de diversos oficios (cuchilleros, herreros, curtidores, caldereros, fundidores, hojalateros, talabarteros, canasteros, sombrereros, panaderos, tejedores, zapateros).
3.- Hijos del Maestro Soubise. Se componían originalmente de un solo gremio:
a) carpinteros de obra, compagnons caminantes, «viejos libertinos» o Drilles. Los techadores y los yeseros se incorporaron a partir de 1703.
En el siglo xiii los devoirants y los libertinos se unieron bajo el título de «compagnons del deber» y en el siglo xviii continuaban unidos en la misma asociación o deber. En diferentes épocas hubo luchas encarnizadas entre alguno de los tres.
Jerarquía de los compagnons.- En cada deber hubo diferentes clases:
A. Compagnons extranjeros o lobos tenían adherentes: 1. compagnons; 2. muchachos.
B. carpinteros de la libertad o Gavots se dividen en: compagnons recibidos, compagnons realizados o perfectos y compagnons iniciados.
C. Compagnons caminantes y compagnons dévoirants se dividen en: aspirantes, compagnons.
Cuando ascienden a maestros abandonan la sociedad, reciben un certificado y se mantienen unidos por vínculos de reconocimiento.
En el siglo xviii, la asociación permitió las huelgas, presiones por mejores salarios, pero también obligó a los Maestros a tomar obreros solamente de la corporación. La Ley del 2-17 de marzo de 1791 durante la revolución, suprimió la corporación en Francia y prohibió reestablecerlas. (N. de la T.)

29 Flora alude a los miembros de la Unión, una organización nueva dirigida por Pierre Moreau que trataba de reagrupar a los obreros. Moreau criticaba las divisiones en el viejo compagnonnage y la explotación que los maestros hacían de los aprendices y se convierte, por lo tanto, en rival de Agricol Perdiguier y los compagnons. Se considera a los societarios unionistas una transición histórica entre los antiguos Devoirs y los modernos sindicatos. (N. de la T.)

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter