Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El tour de Francia (1843-1844)

 | 
Flora Tristán

Introducción

Yolanda Westphalen

Texte intégral

1El Tour de Francia, diario redactado por Flora Tristán entre 1843 y 1844 durante su gira para la formación de la Unión Obrera, es publicado por primera vez en castellano. Texto de sumo interés, opacado quizá por la enorme importancia en el Perú de Peregrinaciones de una paria, es un manuscrito de sus notas de viaje que permaneció inédito hasta que, en 1973, las ediciones «Tête des Feuilles» lo publicara con un prefacio de Michel Collinet y las notas de Jules Puech que figuran en él.

2El texto estaba en poder de los descendientes de Eleónore Blanc, seguidora de Flora Tristán, a quien ella conoció durante su tour por Francia. La semana previa a la muerte de la autora, Eléonore acudió a su cabecera para atenderla y ahí recogió las notas que Flora había hecho de su viaje, con la intención de publicar posteriormente un libro.

3Pétrus Blanc, el hijo de Eléonore, envió el manuscrito a Jules L. Puech, autor de La vida y la obra de Flora Tristán, pero él no llegó a publicarlo. El manuscrito, anotado por él, fue reencontrado en 1970, y es el que Collinet publicó en 1973 y ahora lo traducimos y publicamos en castellano.

4La publicación de la versión en castellano del diario de Flora Tristán es un hito importante en el campo de los estudios culturales. Es un texto crucial porque actualiza la figura biográfica de Flora y la naturaleza de su lucha en la última etapa de su vida. También plantea interrogantes sobre la naturaleza discursiva del texto mismo y obliga, por último, a regresar al debate fundador sobre el feminismo y el socialismo, para redescubrir la intrínseca interconexión entre ambos. Estos tres ejes guiarán nuestro tour de redescubrimiento de Flora Tristán.

Biografía

  • 1 Los datos biográficos y las citas textuales de esta sección han sido tomados de la introducción de (...)

5Flora Tristán nació en París el 7 de abril de 1803 y murió de tifoidea, en Burdeos, el 14 de noviembre de 1844, a los 41 años.1 A lo largo de su vida hubo varios hitos en su proceso de individuación como sujeto social que al parecer marcaron su experiencia vital y determinaron su opción de reivindicación social y de género y su lucha contra el sistema.

6La primera experiencia social fue la de desclasamiento. Ella fue hija de Mariano Tristán Moscoso, coronel peruano arequipeño de la armada española en el ejército de Carlos iv, miembro de una vieja familia española afincada en el Perú, y de Teresa Laisney (o Lainè), una francesa que vivía en España, en la ciudad de Bilbao. Sin embargo, como ambos fueron casados por un sacerdote emigrado, su matrimonio no tuvo valor legal y Flora fue siempre considerada hija natural. Su condición de bastardía la convirtió en una paria social, situación que luego ella reivindica como parte de su denuncia y lucha contra un sistema que condena a la situación de parias a los obreros y mujeres de su época.

7El desclasamiento fue abrupto y traumático. Su primera infancia la pasó en una casa en Vaugirard, París, en donde vivía lujosamente y en donde su familia era visitada por personajes famosos como el célebre libertador del Perú, Simón Bolívar. Pero cuando el padre de Flora murió, en 1807, la situación familiar pasó del lujo a la absoluta pobreza. No se tiene grandes datos ni de su madre ni de ella hasta 1818, fecha en la que se sabe vivían en un tugurio de mala reputación en París. La experiencia traumática del desclasamiento se cierra con la imposibilidad de contraer matrimonio con el joven del que se enamora, al revelarse su situación de hija bastarda.

8La segunda experiencia social fue el enfrentar, en el terreno de su vida privada, la absoluta marginación de la mujer. Las mujeres no eran ciudadanas ni tenían derechos. Las consignas de igualdad, libertad y fraternidad de la Revolución Francesa se habían transformado en la prohibición de los derechos de la mujer del Código napoleónico. Las opciones que les quedaban eran: un matrimonio de conveniencia, la vida monástica o la prostitución. A los diecisiete años, Flora entró como obrera en el taller del grabador-litógrafo André Chazal, con quien se casó en un típico matrimonio de interés, el 3 de febrero de 1821.

9Este matrimonio sacó a Teresa y su hija Flora de la extrema miseria en la que habían vivido luego de la muerte de su padre, pero la vida marital con Chazal fue siempre conflictiva. Tuvo tres hijos con él: dos hijos hombres, el primero, fallecido de corta edad; luego Ernesto, nacido en 1824; y una hija, Aline, nacida en 1825, que fue la madre del renombrado pintor Paul Gauguin.

10Ya no se trataba de la experiencia individual de su condición de bastardía, sino el descubrir que en su condición de mujer no tenía derecho a abandonar al marido ni a divorciarse de él, así éste jugara todo su dinero o la tratara mal. Consciente de la necesidad de lograr su independencia económica, Flora comenzó a trabajar como ama de llaves de una familia inglesa, a la que siguió a Suiza, Italia e Inglaterra. Sin embargo, el sistema social y judicial favorecía al marido. Recién en 1828 pudo obtener la separación de bienes, y luego, tuvo que aceptar entregar la custodia de su hijo Ernesto a André Chazal, a cambio de su aceptación de un divorcio tan pronto éste fuera legalmente establecido.

11La tercera experiencia crucial en la forja de su destino de luchadora social fue su viaje al Perú. Acorralada en su situación de paria, por su desclasamiento social y por su condición de mujer, decide ir al Perú a reclamar su herencia al hermano de su padre, Pío Tristán y Moscoso. Se embarcó el 7 de abril de 1833 en Burdeos, y ciento treinta y tres días después llegó a Valparaíso, luego de una travesía penosa y difícil.

12En el Perú, se enfrentó a la realidad social de un país premoderno, gobernado por una oligarquía aristocrática. Fue testigo presencial del funcionamiento de los dos pilares de dicha sociedad: el ejército y la Iglesia, y así lo documentó en su libro Peregrinaciones de una paria. En él narra la guerra civil en Arequipa, ilustrando con ella según el historiador Jorge Basadre, los difíciles tiempos de la lucha entre caudillos. Su obra retrata, asimismo, la imagen de una Iglesia que hipnotiza y embrutece al pueblo con procesiones y fetiches. Su relato nos hace ingresar en el terreno de los principales paradigmas con los que dicha sociedad esclaviza a sus miembros y nos permite comprender la visión particular y crítica de su adopción del cristianismo.

13Su tío, Pío Tristán, se negó a reconocer sus derechos a la herencia de su padre, si bien le prometió una pensión regular. Su familia podía estimarla o no en el ámbito personal, pero en una sociedad premoderna basada en lazos de sangre y de parentesco, sólo le correspondía una pensión, como a las queridas y a las hijas bastardas, nada más. El viaje al Perú devino, así, en un viaje de autoconciencia de su propia identidad. De esta época data su primer reconocimiento de la naturaleza social de la solución al problema de los parias, incluida la situación de la mujer. Luego de haber pasado un tiempo en Lima, regresó a Francia a fines del año 1834 y desde ahí inició su labor de predicadora social.

14A inicios de 1838, Flora Tristán publicó Peregrinaciones de una paria, confesión personal y crónica del relato de su viaje al Perú. Con dicha publicación concluye el proceso de reconocimiento de la naturaleza social de sus problemas personales. Sus disputas con Chazal y el trato de su aristocrática familia arequipeña devienen a partir de ese momento en denuncia pública y social. Más o menos por la misma época plantea una petición para el reestablecimiento del divorcio.

15Chazal no siguió el mismo camino. Cada vez más furioso por la práctica de una mujer a la que no podía dominar, se apoya en todos los mecanismos del sistema para tratar de acallarla. Cuenta con el apoyo de la propia madre de Flora para quien el abandono del hogar, y la posterior desaparición de la hija por cerca de dos años, implicaba un estigma social contra el que no se podía ni debía luchar. Chazal gana algunas demandas judiciales, obtiene la custodia de sus hijos, pero su hija Aliñe se escapa para irse a vivir con su madre y lo acusa de incesto. La vía judicial ya no era suficiente. El 10 de septiembre de 1838 Chazal compra dos pistolas y dispara sobre Flora, hiriéndola gravemente. La bala le queda en el cuerpo y la acompaña a lo largo de toda su gira por Francia.

16Flora se recupera y, una vez más, transforma su lucha personal en social. Dirige al Parlamento una petición para la abolición de la pena de muerte, gracias a la cual Jules Favre, abogado de Chazal, logra salvar a su acusado de la aplicación de dicha pena. El 1 de febrero de 1839 Chazal fue condenado a veinte años de trabajos forzados, conmutados luego por prisión. Fue indultado en 1856, y finalmente murió en Evreux en 1860.

17La cuarta etapa del proceso de formación autodidacta de Flora fue su relación con algunos intelectuales de la época. Su amigo, el pintor Jules Laure, la introdujo en el mundo literario y artístico de París. En 1838, Flora publicó su única novela, Méphis, obra en la que ya dominan sus inquietudes sociales. Méphis es el «proletario», quien tiene con su amante Mariquita una hija, que será la «Mujer guía» de la humanidad, suerte de «alter ego» en quien la autora se proyecta. Flora siempre conservará, como lo deja traslucir en su diario, una visión sumamente crítica de la actitud de los poetas y artistas hacia la clase obrera y a su lucha por la transformación social.

  • 2 Collinet, Michel. «Prefacio». En Tristán, Flora. Le tourde France. Journal inédit 1843-1844. París (...)
  • 3 Ibid.

18En 1839, Flora hizo su cuarto viaje a Londres, donde frecuentó a los jefes del cartismo y vivió la agitación política del proletariado. Según Collinet: «Ahí descubrió la “lucha de clases”, la miseria de los obreros y la opresión de los irlandeses».2 Con este viaje se inicia la fase final de su experiencia vital y de su forja como dirigente socialista, experiencia que quedó consignada en un libro extraordinario por su valor documental: Paseos en Londres (1840). Anticipándose a lo planteado por Marx y Engels en el Manifiesto Comunista (1848), predice la revolución social y plantea que para lograrla es necesario, en primer lugar, la unión de los obreros. Desde esa fecha, como bien señala Collinet, «[...] la conquista de la libertad queda para ella indisolublemente ligada a la emancipación del proletariado».3

19Flora Tristán plantea constituir y organizar a la clase obrera fundando una Unión Obrera internacional. La organización que propone no es por oficio, como los viejos gremios del compagnonnage, ni por fábrica o rama industrial, como las organizaciones sindicales posteriores. Su propuesta apunta, más bien, a construir una especie de partido obrero que cumpla la función de un gobierno dentro del gobierno, lo que ahora algunos llaman ‘empoderar’ a la «sociedad civil». Pero ella era clara, la fuerza principal de esta «sociedad civil» eran los obreros, los otros sectores debían sumarse a ellos y apoyar su lucha por una sociedad organizada en función de los intereses de «la clase más numerosa y más útil». Parafrasea a Saint-Simon, quien afirma que la clase obrera es la más numerosa y la más pobre, pero la define no por su pobreza, sino por su carácter productivo.

20La clase obrera así constituida, con sus propios Palacios Obreros, encargados de la educación y asistencia social, estaría en capacidad de forzar su participación en el Parlamento, tal como ya lo había hecho el diputado irlandés O’Connor en los Comunes. El Defensor del Pueblo elegido por los obreros podría dialogar así con los burgueses y exigir sus demandas desde una situación de fuerza.

21Convertida ya a la causa de la clase obrera y del socialismo, publica en París dos ediciones de La Unión Obrera, la primera en 1843 y la segunda en 1844, pagadas en suscripciones en su mayoría individuales. La tercera edición, fechada en Lyon en junio de 1844, no tuvo más que suscripciones colectivas y anónimas, que provenían casi exclusivamente de grupos de obreros, testimonio de la penetración progresiva de las ideas de Flora en el proletariado lionés.

22Su tour por Francia para hacer propaganda a La Unión Obrera comenzó el 12 de abril de 1844, si bien su diario se inicia con las notas sobre su trabajo de propaganda y organización en París (febrero-abril de 1843) y consigna un primer viaje a Burdeos en septiembre del mismo año. El diario que ahora se publica, por primera vez en castellano, cuenta dichas peripecias.

23Partió de París, se dirigió a Lyon y Saint-Etienne, y luego a Marsella; pasó por Nimes, Montpellier, Toulouse, para detenerse en Burdeos. Agotada, murió allí el 14 de noviembre, de una fiebre tifoidea. El 22 de octubre de 1848, una gran manifestación obrera inauguró el monumento que le fue construido en el cementerio de los Celestinos.

El Tour de Francia

24El complejo proceso de individuación y desarrollo de una conciencia social de Flora se manifestó también en el nivel discursivo. El Tour de Francia, texto a caballo entre diario, diario íntimo, crónica, testimonio, relato de viaje y borrador de estudio sociológico, nos traslada al período de afirmación de las ‘escrituras de sí’ en el siglo xix y al del surgimiento de la sociología y las ciencias sociales como discurso diferenciado.

25El texto de Flora Tristán fue publicado con el título propuesto por ella misma El Tour de Francia y con el subtítulo, Diario inédito 1843-1844. Se lo coloca así, desde el punto de vista del género literario, entre las obras de la denominada dicción biográfica. La propia Flora cataloga su texto como un diario: «No tengo tiempo para solamente escribir este diario, tengo tantos asuntos. Mi trabajo, estas cartas y respuestas a los obreros, las compras, etc. ¡Qué vida!».

26El diario es una forma periódica y cronológica de escritura de vida. El diario registra la cotidianidad en relatos y observaciones en su mayoría emocionales. Si bien los diarios pueden parecer incoherentes o escritos al azar, la adición siempre cronológica de experiencias le hace ganar fuerza y es a través de ella que la voz del diarista adquiere una narrativa personal reconocible. La autoconstrucción del yo es fragmentada y queda fijada en el espacio y el tiempo, aunque las anotaciones puedan ser releídas, revisadas y corregidas posteriormente.

27El diario es un texto que se pretende tactual y no ficcional e implica un contrato de lectura entre el autor y el lector. La diferencia entre ambas categorías es fundamentalmente modal y alude a la naturaleza de la relación pragmática entre autor real y la voz enunciativa textual. Así, los textos de dicción biográfica se juzgan pertenecientes al reino de la verdad y no simplemente al de la verosimilitud. Por eso, al calificar Flora a su texto como diario, enfatiza el carácter de «sinceridad» y de «verdad» del mismo.

28Algunos críticos distinguen el diario personal del diario, señalando que este último tiende más a ser un documento público y es menos íntimo que el primero. Otros señalan que las mujeres escriben diarios personales y los hombres diarios ¿Cuál de los dos escribió Flora? Su texto borra la diferencia entre ambos, es emocional y documental, hace comentarios personales, confiesa secretos y registra eventos y acontecimientos que lo aproximan a la crónica. Cumple una gran variedad de funciones e incorpora otros documentos e incluso cartas.

29El diario personal es un texto que el autor del mismo escribe para sí mismo. Puede saber o suponer que alguien más lo puede leer, pero el destinatario primero y fundamental es uno mismo. El diarista se retira a un espacio privado, se aísla en un sentimiento de tête-à-tête consigo mismo para tomar contacto con su yo profundo y replegarse en su interioridad. Al igual que la correspondencia, se trata de pequeños fragmentos de vida, escritura anclada en una cronología discursiva, pero sin las características dialógicas de tener a otro como destinatario. Existe una extrema concentración en el yo y el diarista no se comunica con nadie. No necesita, por tanto, firmar para suscribir el texto.

30En el teatro de la vida las personas juegan uno o varios roles, participan de la obra, entran en relación con los otros actores. En el espacio privado del diario íntimo, las personas no representan un rol porque se encuentran «fuera del teatro social», el diario es la caja de secretos en la que se puede registrar lo íntimo, lo privado y lo confesional y está, por ello, investido de un sentimiento de autenticidad y veracidad del ser. Al escribir su vida, el diarista se convierte en un demiurgo de la misma, la recrea, la representa simbólicamente, la «externaliza», y a través de su escritura se apodera de los conflictos y problemas de los que se nutre el diario: las minucias de la vida cotidiana, la lucha por la identidad social e ideológica o la historia familiar y personal.

31Pero Flora no se retira a la intimidad de su espacio privado para escribir sus más íntimos secretos y confesiones personales. Escribe en las habitaciones de hoteles apartamento, espacios semipúblicos, constantemente asediada por los obreros que la van a buscar para la organización de sus reuniones, e incluso por la policía que confisca sus papeles. Su diario combina confesiones íntimas, como la agonía que sufre cuando decide robar un reloj, con la consignación de datos sobre la situación obrera; la reproducción de las conversaciones que sostiene con intelectuales, obispos u obreros con sus comentarios personales sobre los mismos. Consigna datos objetivos sobre su estado de salud y los intercala con alusiones frecuentes sobre la inmensidad de su tarea y de su abnegación para llevarla a cabo, construyendo así la imagen textual de la Mujer-Mesías.

32El Tour de Francia es un tipo de texto que presenta una especificidad; es un acto de comunicación consigo misma y con otros, fechado y anclado en una cronología discursiva. Es, asimismo, una escritura, que a su manera y con sus códigos, recrea la realidad y un «documento expresivo», que constituye siempre y en diversos grados, una metáfora del «yo», una performance, una puesta en escena de sí misma por sí misma.

33Con el «yo» construido textualmente penetra en el mensaje una franja imaginaria surgida de la representación que Flora se forja de la relación mantenida con sus destinatarios (los obreros), así como la imagen que el «yo» da de sí misma. ¿Cuál es esta imagen? La imagen sansimoniana de la Madre transformada en la imagen mística de la Mujer-Mesías, de la mártir. El misticismo es la forma que adquiere el proceso de individuación en Flora y de autoconciencia teleológica de la tarea que ella se asigna a «sí misma».

34En una sociedad que niega a la mujer su ingreso al sistema, la sola posibilidad de asumir una tarea como la que ella se propuso es la de colocarse por encima de dicho sistema, en unión mística con Dios. El misticismo es, para Flora, una manera de abrirse un espacio y la forma que adquiere su autoconciencia. Necesita construir la imagen de sí misma como única y proyectarla así hacia los demás. Obviamente, es también desde esta posición que ella desarrolla su discurso y focaliza a sus interlocutores: obreros, intelectuales o dirigentes políticos y sociales.

35El análisis de la imagen del «yo» que construye el sujeto de la enunciación, así como del punto de vista o focalización desde el que enuncia el discurso, nos va ir develando la naturaleza de la concepción del «otro» cultural que subyace a la mirada de Flora y los presupuestos ideológicos y culturales sobre los que se construye.

36¿Cuál es esa concepción del «otro», el mundo de los obreros, que ella va construyendo discursivamente? La visión de un no-sujeto, un sujeto instintivo, no individuado, agente y paciente de su estado de ignorancia y explotación al que ella tiene que iluminar con su idea para poder constituirla como clase. Visión que nos remite no sólo a esquemas culturales y de valor propios de su época, sino a las contradicciones internas del surgimiento de la teoría social.

37El texto de Flora es un epítome de las contradicciones que desgarran la autoconciencia de la modernidad: la relación entre el individuo y la sociedad, entre la subjetividad y la objetividad.

38Escrito para ser publicado, el diario de Flora es motivado por la necesidad de registrar sus experiencias personales, pero también de escribir una crónica y un testimonio de su lucha por construir la Unión Obrera. La crónica es una forma usada desde la época clásica hasta la moderna, un relato en primera persona de la historia de su tiempo que incorpora historias anteriores. Generalmente describe descubrimientos y proeza o hazañas. El testimonio connota un acto de atestiguar, dar fe de algo desde el punto de vista legal o religioso. Desde el punto de vista literario, el testimonio es una narración en primera persona, cuyo protagonista real es testigo de los eventos que él o ella narra, y cuya unidad de narración es usualmente una vida, o una experiencia de vida significativa.

39Ahora bien, El Tour de Francia es una crónica de la época de Flora Tristán, un relato en primera persona de lo que constituye una proeza: la lucha de una mujer por organizar a la clase obrera para constituirla como clase. Atestigua y da fe de los eventos de una etapa significativa de su vida, experiencias que para ella tienen un carácter no sólo legal y social, sino también moral y religioso. Es también un testimonio porque la narradora intenta comunicar la situación de un grupo oprimido, reivindica algún tipo de empoderamiento en el acto de escribir y llama a los lectores para responder activamente al juzgar el relato. El quid ideológico de este tipo de escritura es la afirmación del individuo en un modo colectivo.

40Empero, El Tour de Francia es también un relato de viaje. Si bien tradicionalmente se ha considerado que estos textos narran el descubrimiento de los otros, entendido como el otro cultural, el del mundo no-occidental, y por ende un viaje alrededor de Francia no calificaría como tal, en realidad, los otros son aquí los obreros. No se trata de salvajes de comarcas lejanas, ni de extranjeros de un mundo no-occidental desconocido, sino del descubrimiento del otro social y el mundo desconocido de los oprimidos, el otro al interior del conocido mundo occidental del capitalismo del siglo xix. En realidad,

  • 4 Demeulenaere, Alex. Le récit de voyage colonial francophone en Afrique Centrale (traducción YWR) [ (...)

[...] el relato de viaje es un relato de forma y contexto variable, que tiene por base, tema y marco, un viaje real o supuestamente real (desplazamiento en el espacio y en el tiempo), asumido por un narrador que es también el viajero y que se expresa, en su relato, en primera persona, y en el cual habla sobre las etapas y acontecimientos reales de su viaje, incluso si la narración es subjetiva, y contiene siempre partes que oscilan entre lo que pasó realmente y el recuerdo y la versión que da del mismo el escritor-viajero.4

41El autor típico de un relato de viajes no es un escritor profesional; es alguien que toma la pluma a pesar de él, porque se siente portador de un mensaje excepcional. Una vez entregado, se apresura a retornar a su existencia normal.

  • 5 Por ejemplo: en el capítulo 2. en el que Flora reseña su estancia en Burdeos, empieza el diario el (...)

42El Tour de Francia es un texto en el cual la autora cuenta un viaje y es éste el que le da su sentido y razón de ser. Existen, además, dos tiempos en su elaboración: en primer lugar el viaje mismo, en el que la autora entra en contacto con la nueva realidad, la descubre y vive; y luego, el relato, en el que Flora cuenta los acontecimientos que tuvieron lugar durante su periplo, hace una reseña de lo que descubrió y busca hacer ver lo que ella vio. De ahí la falta de secuencia y orden cronológico en algunas fechas del diario.5

43En el relato de viajes la preocupación de verdad, de fidelidad, es crucial. Si la verdad tiene importancia es porque el relato debe ser útil y cumplir una función didáctica. El texto de Flora mezcla datos tactuales y objetivos con opiniones que buscaban, más bien, guiar la observación de sus lectores de la realidad, pero su objetivo era claramente didáctico: que los obreros se constituyan como clase.

44Para lograr su objetivo de verdad y utilidad, Flora recurre a diversos procedimientos. El más frecuente y más eficaz es la descripción: incluye largas descripciones de paisajes, de costumbres, de condiciones de vida y de trabajo. La descripción juega un rol esencial, pues le permite a la viajera rendir cuenta de sus observaciones y transmitir así su saber al lector. Ve el referente nuevo a través del prisma de su cultura, de sus conocimientos y, por lo tanto, de su propia subjetividad. En el caso de Flora, este factor es decisivo.

45En el texto de Flora la narración está al servicio de la descripción, el relato es vivo, colorido. En el ámbito del estilo se caracteriza por la recreación de la oralidad, tratando de reproducir los diálogos sostenidos por ella con sus interlocutores. Hay, sin embargo, un conflicto entre la descripción y el relato, la primera interrumpe la narración constantemente y el paso de una a otro es abrupto. El objetivo didáctico se impone y la información descriptiva que se inserta es decisiva.

46El género de El Tour de Francia es, en realidad, polimorfo. Adquiere, como ya señalamos, las características del diario y del diario personal, de la crónica y el testimonio, de relato de viaje y, por último de ensayo y borrador de estudio sociológico. Mezcla todo tipo de discursos: geográfico, político, social, etc. Es una suerte de collage de géneros y se caracteriza por su carácter fragmentario.

47No se trata sólo del carácter inacabado y de borrador del texto. Las obras propias de los géneros de dicción biográfica son un espacio privilegiado para la forma breve y el fragmento. Los impromptus de lo cotidiano de los diarios o los testimonios intentan reflejar el día a día, los hechos, pensamientos y presentar dichos momentos tal cual, sin un desarrollo. El deseo de fijar un instante preciso, memorable, aproxima este género al del esbozo o la instantánea fotográfica. La escritura de lo cotidiano, los fragmentos anecdóticos y autobiográficos están caracterizados por la falta de reglas, la ausencia de organización o de tema privilegiado. La inmediatez de la impresión y de la expresión es incompatible con una amplificación coherente de lo expuesto. De esta manera, lo arbitrario, lo único, lo concreto y lo singular adquieren el valor de testimonio, de experiencia, de revelación del yo íntimo.

48Esta superposición de escrituras de sí es expresión de la forma contradictoria del proceso de individuación y de desarrollo de la subjetividad que la modernidad va forjando. La imagen de la modernidad, tal como se la representaron los clásicos de la teoría de la sociedad, establece una conexión interna y necesaria entre las nuevas estructuras sociales que surgieron en la Europa moderna y lo que Weber llamó la racionalidad occidental. El surgimiento de la empresa capitalista y del aparato burocrático implicó la institucionalización de la acción económica y administrativa de la sociedad con arreglo a determinados fines. Se adoptó una actitud reflexiva y crítica frente a la tradición y patrones de socialización que tendían al desarrollo de identidades abstractas y obligaron a los sujetos a individuarse.

49Los acontecimientos históricos claves para la implantación del principio de la subjetividad son la Reforma, la Ilustración y la Revolución Francesa. El surgimiento de nuevos conceptos, tales como: progreso, emancipación, revolución, desarrollo, nos hablan del espíritu de una nueva época que vive orientada hacia el futuro.

50La otra característica de la modernidad es la autorreferencialidad: la modernidad ya no puede ni quiere tomar sus criterios de orientación de modelos de otras épocas, tiene que extraer su normatividad de sí misma. Esa mirada hacia sí misma adviene por primera vez a la conciencia en el ámbito de la crítica estética. Los «modernos» ponen en cuestión la imitación de los modelos antiguos y la concepción de perfección aristotélica de una belleza eterna sustraída al tiempo asumida por los neoclásicos. Le oponen los criterios histórico críticos de una belleza sujeta al tiempo o relativa y articulan así la autocomprensión de una nueva época.

51Desde Kant, e incluso desde la escolástica tardía, la filosofía moderna es ya una expresión de la autocomprensión de la modernidad; pero sólo a fines del siglo xviii se agudiza el problema del autocercioramiento de la modernidad, permitiendo que Hegel pueda percibir este problema como el problema fundamental de su filosofía. El descubre como principio de esta era un nuevo modo de relación del sujeto consigo mismo que denomina subjetividad, principio que explica con relación a la libertad y a la reflexión.

52Según Hegel, hay cuatro aspectos vinculados a la noción de subjetividad: a) el individualismo, b) el derecho de crítica, c) la autonomía de acción y, finalmente, d) la propia filosofía idealista.

53Kant y sus predecesores expresan el mundo moderno en un edificio de ideas, pero no alcanzan a entender la modernidad como tal. Sólo mirando retrospectivamente puede Hegel entender la filosofía de Kant como la autoexplicitación decisiva de la modernidad y a ella como una época histórica que rompe con el carácter ejemplar del pasado y necesita extraer toda su normatividad de sí misma. Por eso, Hegel plantea el inicio de «nuestro tiempo» durante el período de la Ilustración y de la Revolución Francesa, cuando se entiende retrospectivamente el cambio de época que se había producido desde aproximadamente el año 1500.

54Marx actualiza este paradigma al concebirlo como un proceso de autogeneración material, el de la autoproducción de la humanidad de sus propias condiciones de vida mediante el trabajo y las formas de autoconciencia que esta práctica genera.

55El desarrollo de los géneros de dicción biográfica y la conciencia de su especificidad como tal se corresponde más o menos con la progresiva autoconciencia de la modernidad. El espíritu crítico, la individualidad, la expresión de la actualidad de lo «nuevo» va a confluir en la búsqueda de estos géneros de una normatividad propia y ajena a la de los modelos clásicos, así como en los debates sobre su misma existencia, definición y ubicación en el conjunto de sistemas de géneros y discursos sobre la literatura.

  • 6 En el siglo xviii, las escrituras de sí se afirman como género literario laico y moderno y se recu (...)

56En el siglo xviii o Siglo de las Luces, los géneros de dicción biográfica se convierten en el terreno favorito de un pensamiento en progreso, de un saber vivo, deviniendo en instrumento de un pensamiento dialógico abierto hacia el mundo, de un discurso dirigido hacia la sociedad. En sus páginas se realizan los grandes debates que marcan el siglo: de la reflexión moral y metodológica a la crítica literaria, pasando por la introspección autobiográfica.6

57Las escrituras de sí se presentan como medio de autoaprehensión y autorreconocimiento. Centrada en la singularidad de un «yo» que se desnuda, las escrituras de sí se abren a todo tipo de escribidores (amantes o profesionales de la escritura) como un espacio de comunicación e invención que escapa a las prescripciones poéticas de los géneros constituidos, un espacio de prácticas heterogéneas que cada vez es más difícil de definir como género literario. Deviene, más bien, en un cuestionamiento de la literatura, una alternativa crítica a la escritura literaria, el otro de la literatura que la acepción tradicional no incluye.

58Los diversos géneros de las escrituras de sí construyen un espacio limítrofe, a la vez dentro y fuera del sistema literario, que permite a sus locutores desarrollar el deseo de habitar los márgenes, de disentir de las normas y los cánones habituales.

59El Tour de Francia es una muestra de esta palabra construida desde los márgenes de la literatura. La conciencia crítica presente en dicho texto está asociada a la capacidad del individuo, en el sentido moderno, de autoproducirse, de reflexionar sobre su propia práctica y de observar su propia observación. La autorreferencialidad moderna implica un proceso de autoconciencia, autodeterminación y autorrealización.

60La apropiación simbólica del título de la obra alude a dicho proceso de autoconciencia, autodeterminación y autorrealización. El «tour de Francia» era una práctica realizada por los miembros del compagnonnage, institución de formación profesional que tenía como particularidad la obligación de los jóvenes aprendices de viajar durante varios años, a fin de enriquecer sus conocimientos profesionales y humanos, al fin de los cuales debía producir una obra de arte, requisito indispensable para poder integrarse a su gremio.

61La asociación de compagnons era la corporación de artesanos y posteriormente de proletarios y semiproletarios, que existieron inicialmente de forma clandestina porque eran ilícitas y estaban prohibidas. En ellas se establecía un vínculo entre artesanos de diferentes oficios que se reunían en federaciones ocultas, diferentes a las oficiales y generalmente enemigas de la corporación pública.

62Durante cinco a siete años, el itinerante aspirante a compagnon viajaba alrededor de Francia siguiendo el curso de las manecillas del reloj, en lo que constituía un viaje de aprendizaje del oficio y de iniciación. La ruta que normalmente seguía era: Sens, Auxerre, Dijon, Chalon-sur-Saóne, Lyon, Vienne, Saint-Etienne, Valence, Aviñón, Marsella, Nîmes, Montpellier, Béziers, Carcassonne, Toulouse, Agen, Burdeos, Saintes, Rochefort, el valle de Loira y París. Flora Tristán se apropia del término para referirse a su gira de formación de la Unión Obrera y sigue exactamente la misma ruta. Si no llega a terminar su itinerario es porque fallece antes de concluirlo.

63Para Flora, la formación de la Unión Obrera constituía el proceso de autoproducción de la clase obrera como tal, el proceso de constituirse como clase. La autoconciencia y autodeterminación de la clase obrera en el proceso de forjar una organización obrera internacional es la obra de arte que permitiría su propia autorrealización como dirigente socialista. Su diario es el instrumento a través del cual ella reflexiona sobre su propia práctica y observa su propia observación. La mejor obra de arte, su propia vida.

Feminismo y socialismo

64El tour de Francia que Flora realiza no es sólo un viaje simbólico de perfeccionamiento profesional y de reapropiación de una tradición, es también una praxis real para la organización de la clase obrera y el desarrollo de una teoría social. En su texto, Flora dialoga con las distintas doctrinas sociales de su época y hace explícito el método de conocimiento en el que ella se basa: el empirismo espiritualista.

65Flora desarrolla una teoría social porque concibe a la sociedad como una entidad diferenciada de las instituciones políticas, porque busca comprender la mecánica interna del funcionamiento de dicha sociedad y hace generalizaciones al respecto, y, por último, porque su mayor preocupación es la sociedad industrial moderna del mundo occidental del siglo xix.

66Su discurso es un producto de la época del desarrollo de la modernidad porque, tal como señala Jürgen Habermas, sus criterios de análisis no toman en cuenta modelos prestados de otra época, sino que crean su propia normatividad a partir de los debates filosóficos y sociales de la modernidad misma. Además, la obra de Flora y su concepto de sociedad miran hacia el futuro y están indisolublemente ligados a la idea del progreso social.

67Ahora bien, como Flora no es una académica y su formación es autodidacta, ella desarrolla su visión del mundo y su propio discurso social de autoaprehensión de la clase obrera como objeto de estudio, a partir de las fuentes a las que accede: los libros de los socialistas utópicos, los libros sobre el compagnonnage y la francmasonería, las revistas y periódicos de republicanos, demócratas y socialistas de la época, los periódicos obreros, las conferencias a las que asiste y las actividades culturales y políticas del grupo de intelectuales a los que frecuenta, y, naturalmente, su propia experiencia vital.

68La primera mitad del siglo xix fue un período crucial en el desarrollo del pensamiento político y social de la época: Babeuf, Owen, Saint-Simon, Fourier, O’Connell, el movimiento cartista, Cabet, Lamennais, Comte, sansimonianos como Prosper Enfantin, fourieristas como Víctor Considérant. Sus ideas, teorías y doctrinas son parte del debate intelectual de la época y Flora se sumerge en él. Asiste a las conferencias de Owen en París, envía cartas a Fourier, escucha al dirigente nacionalista irlandés O’Connell en el Parlamento inglés, se entrevista con los cartistas, fourieristas, sansimonianos y con líderes como Perdiguier, Moreau y Bossuet que buscan reformar las viejas asociaciones gremiales del compagnonnage. Flora dialoga así con la naciente sociología y con los discursos socialistas de su época.

69El Tour de Francia, como señala el subtítulo, se interroga sobre el estado de la clase obrera desde el punto de vista moral, intelectual y material. Desde el punto de vista material, Flora hace un interesantísimo estudio sociológico y un fresco social de su época. Antes de 1848, Francia se encuentra todavía en los albores de la revolución industrial y el mundo obrero es todavía el de las profesiones tradicionales. Las primeras máquinas de vapor y los telares mecánicos se introducirán tan sólo tiempo después. Es entre dichos obreros tradicionales, artesanos, compagnons y canudos, (obreros de la seda) que se va forjando una élite obrera cada vez más consciente de su propia identidad social.

  • 7 Bloch-Dano, Evelyn. Flora Tristán. Pionera, revolucionaria y aventurera del siglo xix. Madrid: Mae (...)

70La influencia de los periódicos obreros y las ideas socialistas van a contribuir enormemente a la formación de la clase obrera como clase y de la propia Flora Tristán: «A partir de 1830 se multiplican los periódicos obreros como L’Artisan, “diario de la clase obrera”, L’Atelier, donde escribe Agricol Perdiguier, La Phalange de los fourieristas, La Ruche ouvrière de Tules Vinçard, el Journal du peuple de Michel Dupoty o L’Écho de la fabrique en Lyon. Estos periódicos son escritos y leídos por obreros y gozan de muchísimo crédito entre ellos. Constituyen una auténtica red de comunicación a través de Francia. Flora Tristán se dirige a ellos cuando publica un libro y los lee con atención».7

71Flora documenta con profusión de datos las condiciones de vida de los obreros: sus alojamientos miserables, las jornadas de trabajo inhumano que a veces sobrepasan las dieciséis horas, los salarios de hambre, la ausencia total de protección social, así como el trabajo infantil y el de la mujer. Testimonia también sobre las características de la organización de obreros y artesanos en sus viejas sociedades y sus luchas por crear nuevas, y comenta la importancia de huelgas como las de la década de 1830 que hicieron tambalear el orden público. Su libro es un llamado a transformar en organización ese nuevo sentimiento de solidaridad que se ha ido forjando en el proceso.

  • 8 Bloch-Dano, op cit., p. 258.

72La importancia de la siguiente década, la de 1840, como un período de agitación obrera y de difusión de las ideas socialistas queda también claramente consignada en sus páginas. Como Evelyn Bloch-Dano señala, 1840 fue un hito en la publicación de textos fundadores del socialismo utópico. Dicho año aparecieron, entre otros: De la organización del trabajo de Louis Blanc, ¿Qué es la propiedad? de Proudhon, Viaje por Icaria, el famoso libro de Cabet en el que expone su utopía comunista y Tableau de l’etat physique et moral des ouvriers de Louis-René Villermé, primera investigación de carácter sociológico sobre la situación de los obreros textiles.8

73Los intelectuales románticos también viran hacia el pueblo, fundan revistas y periódicos, financian proyectos de imprenta y publican las obras de poetas y escritores obreros. En 1841, aparece la primera antología poética del pueblo titulada Poésies sociales des ouvriers. La galería de los más destacados entre ellos aparece en las hojas del diario de Flora: El zapatero Savinien Lapointe, el herrero y poeta cantante Jules Vinçard, el albañil Charles Poncy, además de Béranger quien ya era famoso desde antes.

74Flora dialoga con todos estos sectores y elabora en este intercambio ideológico su propio ideario social. Ella propone, en la Francia del período de la Restauración, la defensa material de la clase obrera como una continuación de la lucha de la Revolución Francesa, pero lo hace influenciada por la crítica espiritualista del empirismo del siglo xviii, desarrollada por algunos pensadores de su época. Desde este punto de vista, el conocimiento viene no sólo por el efecto de cuerpos externos, sino de los sentidos internos del hombre. Se identifica así, dos mecanismos de cambio histórico, el social y el moral, y se adopta una metodología que combina el dato sociológico con el amor por la causa como indispensables para el desarrollo de una práctica social liberadora.

75Se inscribe así Flora en la tradición filosófica de los moralistas, inaugurada por Montaigne, cuyo objetivo consiste en el estudio de la interacción entre las pasiones humanas y las instituciones sociales, o como Hume planteara en su Tratado de la naturaleza humana, un intento de aplicar el método científico a la ciencia del hombre.

76El lado activo del sujeto en el proceso del conocimiento y en la práctica social está dominado por esta visión espiritualista. Si bien cualquiera puede acceder a los datos sociológicos objetivos, sólo una apóstol puede transformar dichos datos en una lucha por penetrar en la clase obrera y dotarla de una organización que asuma dicha tarea liberadora. La gran obra de amor de la Mujer-Mesías es la organización de los obreros y su constitución como clase.

  • 9 Marx, Karl y Friedrich Engels. La sagrada familia. Madrid: Akal Editor, 1981, p. 32.

77¿Cuál es la propuesta de Flora Tristán? ¿Cuáles son sus aportes y cuáles los límites de la misma? En La sagrada familia, Marx la ubica entre los socialistas franceses, aquellos que señalan que: «El obrero hace todo, produce todo y sin embargo no tiene derecho, ni propiedad, ni nada».9 Agrega que ella plantea por primera vez la organización del trabajo, adelantándose así a la crítica-crítica.

78La propia Flora se define como socialista pacífica. El 31 de marzo de 1843 anota en su diario lo siguiente:

Hablemos de la Phalange. ¡He aquí un acontecimiento inesperado! Envío un capítulo «Los medios de constituir la clase obrera». Considérant me escribe una carta espléndida. Encuentra mi idea grande, poderosa, capaz de lanzar una nueva luz en la marcha de las cosas sociales y me pide permiso para consultar con sus colaboradores la inserción que solicito. Luego, cuatro días después, el 29 de marzo la inserta con un muy buen encabezado. El 31 de marzo lo que resta, casi un capítulo. Lo hace seguir de un artículo en el que me ubica entre los socialistas pacíficos. En una palabra, muy bien.

79Ella considera que el rasgo distintivo de la sociedad moderna occidental es la presencia de la clase obrera, parafraseando a Saint-Simon la clase social más numerosa y más útil. El progreso de la sociedad implica constituir a dicha clase como tal, para lo cual no sólo debe reivindicarse el derecho al trabajo, el derecho a la instrucción y el derecho al pan, sino organizaría.

  • 10 Tristán, Flora. La Unión Obrera. Barcelona: Ediciones Fontamara, 1977, p. 73.

80La constitución de la clase obrera se producirá en el proceso de creación de la Unión Obrera, organismo híbrido entre partido político y asociación civil independiente, suerte de sociedad de ayuda mutua que asume funciones gubernamentales. Es importante destacar, sin embargo, que Flora concibe dicho proceso de constitución de la clase obrera como una tarea internacional que debe ser llevada adelante por una organización internacional. Su llamado a «la unión universal de los obreros y obreras»10 anticipa la famosa consigna «proletarios del mundo unios», lanzada por Marx en el Manifiesto Comunista cinco años después, y adquiere especial relevancia en el mundo globalizado de hoy.

  • 11 Citado por Evelyn Bloch-Dano, op cit, p. 270.

81Sus propios contemporáneos interpretan su llamado a la creación de la Unión Obrera como un llamado a formar un partido obrero. Así, Victor Considérant afirma: «Crear esa Unión sería crear el partido de los proletarios»,11 tarea a la que él opone la construcción de un partido democrático apoyado por la burguesía liberal.

82Se puede considerar a la Unión Obrera como un partido obrero, porque plantea un programa en defensa de los intereses de dicho sector social, y tareas políticas como la de elegir un Defensor que los represente en el Parlamento, defienda sus intereses y negocie con la burguesía en dicho organismo. Es también un partido por la estructura organizativa que propone: un comité central de cincuenta miembros, comités regionales y locales de siete miembros, cotizaciones, un órgano de prensa, etc.

83Pero las tareas que Flora asigna a su organización no son prioritariamente tareas políticas en la lucha por el poder, ni banderas de reforma política como la lucha por el sufragio universal. Para ella la organización independiente de la clase obrera es la tarea prioritaria. Flora no quiere nada con la limosna católica y rechaza toda forma de asistencialismo. Así, cada miembro debe pagar una cotización mínima de dos francos, a fin de que la Unión Obrera pueda construir Palacios Obreros y realizar acciones sociales como la educación y formación profesional de sus miembros, la protección y el cuidado de los jubilados y enfermos y la recaudación de fondos para financiar la labor del defensor obrero en el Parlamento.

84La construcción de la Unión Obrera es, sin embargo, una tarea sumamente compleja. En primer lugar, Flora no procede del pueblo y tiene que hacer su tour de Francia para poder insertarse en la clase obrera. A fin de lograr su objetivo establece una red de corresponsales que la ayudan en cada ciudad a la que arriba. Perdiguier, Gosset y Considérant, entre otros, le escriben cartas de presentación para que los dirigentes locales le brinden su apoyo. Los societarios unionistas de Pierre Moreau y algunos grupos francmasones también lo hacen. Empero, su condición de mujer hace su tour de Francia aún más difícil. De hecho, ni las sociedades del compagnonnage ni las logias masónicas admiten mujeres. Muchos obreros acudían a sus charlas sólo para comprobar si la mujer que hablaba era realmente quien había escrito el pequeño libro.

85Por lo demás, Flora es profundamente subjetiva. Este subjetivismo es una manifestación contradictoria de su proceso de individuación que la lleva a concebirse como una mujer «aparte», y de las limitaciones de su época y de las teorías románticas y místicas en las que ella se inspira. La contraposición que ve entre su rol como Mujer-Mesías y la masa de obreros sin conciencia de sí la desespera, la frustra y la hace ser intolerante y arrogante. Si bien insiste en que no se debe rendir culto a individualidades, sino a «la Idea», la concepción romántica de los grandes individuos que hacen la historia impregna su pensamiento. En su diario afirma: «Heme aquí, sin haberlo premeditado, la Mujer-Guía, tal como yo también, con mi sentido común, lo había soñado».

  • 12 Irigaray. Luce. Speculum. Espéculo de la otra mujer. Madrid: Editorial Saltes. 1978.

86La situación de Flora Tristán es particular. Ella no es miembro de ningún grupo constituido, de ninguna camarilla y antes de iniciar su tour de Francia no posee ningún apoyo social. Luce Irigaray plantea en su libro Speculum: «Todas las teorías sobre el sujeto han sido siempre válidas para lo “masculino”».12 De dicha afirmación se concluye que la mujer no sólo no tiene derechos sociales, tampoco tiene derecho a la representación. Si no puede hacerlo ¿cómo puede estar segura de su posición de sujeto? En su libro Teoría literaria feminista, Toril Moi señala:

  • 13 Moi, Toral. Teoría literaria feminista. Madrid: Cátedra 1988, p. 145.

Sí, como Irigaray expone, la experiencia mística es precisamente una experiencia de pérdida del sujeto, de desaparición de la oposición sujeto/objeto, ello supondría un llamamiento especial a las mujeres, cuya posibilidad de ser sujeto niega y reprime el discurso machista. [...] Para Irigaray el discurso místico constituye «el único lugar de la historia occidental en el que la mujer habla y actúa de forma pública».13

87La visión mística del éxtasis parece escapar a la lógica especular sujeto/objeto y Flora la necesita para erigirse en una figura pública. En realidad, a las preguntas: ¿Cuál es la relación entre dirigentes, partido y clase? ¿Cómo se da el proceso de autoconciencia de la clase obrera?, Flora responde implícitamente, con la labor de revelación de profetas y apóstoles como ella.

88Su propuesta adopta distintos aspectos de las doctrinas de los socialistas utópicos y los dirigentes políticos de su época, y los adapta a la suya propia. Del dirigente nacionalista irlandés O’Connell, adopta la forma organizativa de su asociación; de Fourier y Saint-Simon la búsqueda de una nueva forma de organización social y su pedagogía moderna. A diferencia de ambos, no propone, sin embargo, construir pequeñas islas de comunidades modelos inspiradas en un ideal utópico, sino organizar a la clase obrera para tareas inmediatas y en el seno del propio sistema capitalista. De la tradición del compagnonnage, adopta el carácter casi místico que se le otorga al Trabajo y la alianza entre éste y el Deber, y de los sansimonianos, la importancia asignada a la mujer y la idea de la Mujer-Mesías.

89En suma, su propuesta, claramente influida por los planteamientos de Rousseau, Fourier, Owen y por la práctica política del movimiento nacionalista irlandés liderado por O’Connell y del cartismo, plantea la reivindicación del trabajo manual y la lucha por la igualdad social y de género gracias a la educación.

90En su famoso libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, Max Weber plantea que el capitalismo es un producto específico del occidente moderno europeo y que dicho sistema presupone una racionalidad cultural. La lógica del sistema capitalista no estaría basada en un egoísmo utilitarista o en el mero afán de lucro y en la acumulación del dinero, características ambas premodernas, sino en una ética que concibe a la riqueza como producto de la virtud del trabajo. Se concibe al trabajo como un fin en sí mismo, como una profesión, en el sentido religioso del término:

  • 14 Weber, Max. La ética protestante y el espiritu del capitalismo. Buenos Aires: Ediciones Orbis S. A (...)

En todo caso, lo absolutamente nuevo era considerar que el más noble contenido de la propia conducta moral consistía justamente en sentir como un deber el cumplimiento de la tarea profesional en el mundo. Tal era la consecuencia inevitable del sentido, por así decirlo, sagrado del trabajo, y lo que engendró el concepto ético de profesión.14

91El ideal religioso protestante de la realización del hombre reside en su concepción de productividad en el trabajo. El desarrollo del capitalismo es producto de una lógica cultural y de una ética que plantea que uno debe ser productivo y vivir para trabajar y no trabajar para vivir.

  • 15 Tristán, Flora. La Unión Obrera..., op. cit, p. 91.

92Al endiosamiento de la productividad del trabajo y el fetichismo del dinero y la mercancía en la sociedad capitalista, Flora opone la consigna del derecho al trabajo, según ella la única manera legal y justa de extender el derecho de propiedad a la clase obrera. Lo que ella plantea en La Unión Obrera, es que la única propiedad que los obreros tienen es la de sus brazos. «Sus brazos son los únicos instrumentos de trabajo que posee. [...] Mas, para que la clase obrera pueda gozar con seguridad y con garantías de su propiedad (como dice el artículo 8.°), se le tiene que reconocer en principio (y también en la realidad) el libre disfrute y garantía de su propiedad. Ahora bien, el ejercicio de este libre disfrute y garantía de su propiedad consistiría para la clase obrera, en poder utilizar sus brazos cuando y como gustase, y para ello debe tener derecho al trabajo. En cuanto a la garantía de su propiedad, consiste en una sabia y equitativa organización del trabajo».15

93Debate con aquellos que plantean la consigna de la organización del trabajo sin plantear el derecho al mismo, señalando enfáticamente que no se puede organizar lo que no se tiene. No obstante, a diferencia de Saint-Simon, que oculta las diferencias entre la burguesía y el proletariado tras su consigna «las clases productivas», Flora señala que la única clase realmente productiva es la clase obrera. Se apropia así de la lógica cultural que la burguesía asigna al trabajo, y su contenido místico, para orientarla en la lucha contra la propiedad.

94Flora no analizó las contradicciones inherentes a la estructura del sistema capitalista, como hizo Marx en El Capital, ni construyó un sistema teórico que incluyera los fundamentos filosóficos e históricos de la lucha por el socialismo, pero fue capaz de comprender el papel de la clase obrera y proponer una práctica social dirigida hacia la lucha por organizaría.

95El Tour de Francia ilustra la lucha diaria de Flora Tristán por difundir su pequeño libro, La Unión Obrera, y en este proceso lograr la emancipación del proletariado y la creación de un mundo nuevo; pero quizá el más grande aporte de Flora Tristán en la forja del pensamiento socialista es el desarrollo de un discurso que une indisolublemente el destino y la lucha de la mujer como género con el de la clase obrera y su lucha por el socialismo.

96Flora fue capaz de comprender la importancia histórica de la clase obrera en la lucha por la liberación social de la humanidad, pero también de percibir que tras la categoría de humanidad, los teóricos y políticos de su tiempo aludían al hombre, convertido así en el universal. Flora amplía el horizonte histórico de dicha categoría, haciéndoles ver que la mujer es también parte de este universal.

97En el tercer capítulo de La Unión Obrera, se plantea la siguiente pregunta «[...] ¿cómo se puede amar a Dios y servirle bajo la perspectiva universal de todos y todas en la humanidad?». Para Flora queda claro que la categoría universal ‘humanidad’ debe incluir en el mundo teórico de las categorías, y en el práctico de la historia, a todos y todas.

98El carácter precursor de dicha lucha y su vigencia histórica se puede ver incluso un siglo más tarde en la consigna feminista de los años 70, «49% de las mujeres son hombres». Con ella se buscaba hacer lo que Flora planteaba en la primera mitad del siglo xix, revertir el enunciado implícito que constituye su referente interno y que plantea una simple constatación demográfica, el que el 51% de los hombres —es decir, representantes de la especie humana— son mujeres. Se cuestiona con dicha consigna el intercambio de la categoría universal ‘especie/humanidad’ por la de ‘hombre’, y se busca un efecto de choque al sacar a la categoría ‘mujer’ de su posición de particular y asignarle la del universal.

99Pero no se trata sólo de una lucha filosófica, Hora plantea abiertamente uno de los grandes problemas teóricos y prácticos de su tiempo, la superposición de tareas de diferentes temporalidades históricas: la tarea de la lucha del proletariado por la revolución social y la lucha de género por la liberación de la mujer. Flora afirma que la mujer se ha convertido en la proletaria del proletario. Si la clase obrera necesita constituirse como clase para poder luchar por el derecho al trabajo contra aquellos que se apropian de su producto, la mujer necesita organizarse porque para ella no había llegado ni siquiera la revolución burguesa de los derechos del hombre y del ciudadano.

  • 16 Tristán, Flora. Unión Obrera..., op.cit, p. 110.

100Las mujeres han sido convertidas en obreras todas, en parias, porque «[l]a mujer (la mitad de la humanidad) ha sido echada de la Iglesia, de la ley, de la sociedad».16 Flora llama a la lucha por la igualdad absoluta del hombre y de la mujer y la extensión de las conquistas de la Revolución Francesa a dicho sector:

  • 17 Ibid, pp. 112-113.

Antes del 89 ¿qué era el proletario en la sociedad francesa? Un villano, un patán, una bestia de carga, - pechero y sujeto a prestación personal. Después llegó la revolución del 89, y, de golpe, hete aquí a los sabios entre los sabios que proclaman que la plebe se llama pueblo, que los villanos y los patanes se llaman ciudadanos. En fin proclaman en plena asamblea nacional los derechos del hombre.17

  • 18 Ibid., p. 114.

101Ahora bien, según ella, hay que completar aquello que quedó inconcluso. «Lo que ha ocurrido con los proletarios, hay que convenir en ello, es un buen augurio para las mujeres cuando les llegue su 89.»18

102En su trayectoria política, las demandas públicas como el derecho al divorcio están indisolublemente ligadas a la defensa general de los derechos humanos, tal como quedó demostrado en su lucha contra la pena de muerte.

103A la falta de derechos en el ámbito público, se suma la falta de libertad en el espacio privado. Flora logra reconocer no sólo la diferencia entre el hombre y la mujer y la injusticia de la vida de las mujeres, sino la condición de subordinación, discriminación y opresión en la que ella se encuentra en el seno de la propia clase obrera. Sus observaciones sobre la prostitución y las condiciones de inferioridad salarial y educativa a la que se condena a la mujer proletaria, son claves en sus planteamientos.

104Su llamado al proletariado a incluir bajo sus banderas la de la liberación de la mujer combina las tareas burguesas inconclusas con las de la liberación social, pero va acompañada, sin embargo, de una arenga específica a las mujeres de la clase obrera y del pueblo, diferenciando así las tareas de género y las de clase. La mujer obrera tiene la tarea específica de luchar junto con sus hermanos de clase por la creación de la Unión Obrera y la constitución del proletariado como tal. La categoría mujer es también histórica y signada por las contradicciones sociales, nacionales y de clase.

105Casi dos siglos después, la publicación del diario de Flora Tristán en castellano tiene como objetivo recordarnos que ambas tareas, la de la revolución social y la de la liberación de la mujer, continúan vigentes. No obstante, la realización material de las viejas utopías se ha revelado mucho más compleja de lo que previeron los socialistas utópicos y los creadores del socialismo científico. Espero por esto que la publicación del diario de Flora se convierta en un paso indispensable en la tarea de repensar los debates fundadores de la lucha por el socialismo, y en la actualización de una teoría social que pueda conducirnos a la construcción de la sociedad socialista con la que aún soñamos.

Notes

1 Los datos biográficos y las citas textuales de esta sección han sido tomados de la introducción de Michel Collinet a la edición francesa de Le Tour de France, publicada por las Ediciones Tete des Feuilles en 1973, y de Le socialismo avant 1848. La vie el l’œuvre de Flora Tristán, libro de Jules Puech que contiene fragmentos significativos de las notas del diario de Flora Tristán y fuera publicado por la Editorial Marcel Rivière en 1925.

2 Collinet, Michel. «Prefacio». En Tristán, Flora. Le tourde France. Journal inédit 1843-1844. París: Édition Tête de Feuilles, 1973, p. 9. (Traducción de YW.)

3 Ibid.

4 Demeulenaere, Alex. Le récit de voyage colonial francophone en Afrique Centrale (traducción YWR) [en línea]. Disponible en: <http://www.arts.kulcuven.be/literary_studies/documents/doctorandidag2005/Alex_Demeulenaere_tekst.pdf>. consulta hecha el 29-1 -2007.

5 Por ejemplo: en el capítulo 2. en el que Flora reseña su estancia en Burdeos, empieza el diario el 29 de septiembre, pero luego viene el 22 y después el 27 de septiembre. En el capítulo 16. cuando se encuentra en Nimes, coloca como fechas de su estancia (14-16 de agosto), pero comienza su diario con fecha 19 de agosto.

6 En el siglo xviii, las escrituras de sí se afirman como género literario laico y moderno y se recurre a sus diversas formas para el debate, la reflexión ideológica o la introspección. Las Memorias de Saint-Simon y las Confesiones de Rousseau son algunos de los ejemplos más conocidos.

7 Bloch-Dano, Evelyn. Flora Tristán. Pionera, revolucionaria y aventurera del siglo xix. Madrid: Maeva Ediciones, 2002, p. 257.

8 Bloch-Dano, op cit., p. 258.

9 Marx, Karl y Friedrich Engels. La sagrada familia. Madrid: Akal Editor, 1981, p. 32.

10 Tristán, Flora. La Unión Obrera. Barcelona: Ediciones Fontamara, 1977, p. 73.

11 Citado por Evelyn Bloch-Dano, op cit, p. 270.

12 Irigaray. Luce. Speculum. Espéculo de la otra mujer. Madrid: Editorial Saltes. 1978.

13 Moi, Toral. Teoría literaria feminista. Madrid: Cátedra 1988, p. 145.

14 Weber, Max. La ética protestante y el espiritu del capitalismo. Buenos Aires: Ediciones Orbis S. A. 1985, pp. 88-90.

15 Tristán, Flora. La Unión Obrera..., op. cit, p. 91.

16 Tristán, Flora. Unión Obrera..., op.cit, p. 110.

17 Ibid, pp. 112-113.

18 Ibid., p. 114.

Auteur

Lima, enero de 2007

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter