Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Conservación contra natura. Las Islas Galápagos

 | 
Christophe Grenier

Una naturaleza codiciada en un espacio abierto

Capítulo II. El espacio abierto

Texte intégral

Del espacio abandonado al espacio abierto

Misteriosos visitantes y descubridores indiferentes

1Según T. Heyerdhal (1963), las Galápagos habrían sido frecuentadas por pescadores precolombinos del litoral norte de Perú y de la costa ecuatoriana. Esta tesis y el hipotético viaje del Inca Túpac Yupanqui a las dos islas «del oeste» (reportado por Gamboa en 1570) han alimentado sobre todo una polémica entre historiadores peruanos y ecuatorianos, para quienes la soberanía de sus respectivos países sobre el archipiélago se remonta al origen de sus primeros supuestos descubridores (Villacrés Moscoso, 1985). Desde sus comienzos más o menos míticos, la historia de las Galápagos es pues controvertida: estas islas son un espacio codiciado.

2Es sorprendente, en este contexto, que los ecuatorianos no hayan dado el nombre de Tomás de Berlanga sino a una aldea de la isla Isabela: este hombre a quien se ha reconocido haber implantado el banano en América y descubierto las Galápagos está presente en el origen de importantes recursos económicos de Ecuador... Las Galápagos entran oficialmente en la historia en 1535, cuando Carlos V encarga al obispo de Panamá informarle sobre la situación de un Perú presa de la guerra entre Pizarro y Almagro: el 23 de febrero Berlanga emprende camino, pero su navío queda prontamente a la deriva en las calmadas aguas equinocciales y es arrastrado hacia el sudoeste por la corriente de Panamá. Consumidos por la sed y la ansiedad, los navegantes ven al fin tierra el 10 de marzo: Berlanga llegó a las Galápagos por los azares de la navegación.

3Los españoles recorren las islas durante días, buscando agua en vano: dos hombres y diez caballos mueren de sed. Reducidos a masticar trozos de cactus, terminan por encontrar charcos (es la estación lluviosa), llenan algunos toneles y vuelven a partir enseguida. Llegado a Portoviejo, en la costa ecuatoriana, Berlanga escribe a Carlos V para darle parte de su descubrimiento; luego de señalar la prodigiosa cantidad de animales extraños y poco feroces —particularmente las tortugas gigantes—, el obispo concluye con una nota desengañada:

  • 1 en Hickman, 1985: 19.

En todo el archipiélago, pienso que no hay un lugar donde pueda sembrarse un celemín de trigo, pues está en gran parte cubierto por grandes rocas, en cantidad tal que se diría que Dios ha hecho llover piedras1.

  • 2 El segundo visitante europeo al archipiélago es el español Rivadeneira, en 1546: partiendo desde P (...)

4Este descubrimiento en nada interesa pues a los españoles, que no se dan el trabajo de anexar estas islas, ni siquiera de darles nombre... El archipiélago adquiere uno apenas en 1570, en un mapamundi elaborado por el flamenco Ortelius, donde está señalado como «islas de las Galápagos», es decir «islas de las tortugas», pues los escasos viajeros que pasaron por esos lugares hacen hincapié en estos insólitos animales2. Pero aunque nombradas y ubicadas en un mapa, las Galápagos recaen en el olvido durante más de un siglo.

Una guarida de los «Hermanos de la Costa»

  • 3 Importante paradero de los filibusteros, esta isla sin embargo no ofrecerá jamás las ventajas de l (...)

5En 1578 Drake ataca un galeón aguas adentro del Callao y reparte el enorme botín en la isla de la Plata, a la altura de Manabí (Ecuador): es el primer caso de filibusterismo en el Pacífico oriental, donde las Galápagos van a desempeñar una función clave. Pero es necesario esperar todavía un siglo antes de que los filibusteros abandonen un tanto el Caribe, lleno de fortificaciones, para dirigirse hacia el «punto débil» del imperio colonial español, el Pacífico. En febrero de 1684 grandes nombres del filibusterismo de la época —Davis, Dampier, Cowley— doblan el Cabo de Hornos. Luego de una escala de descanso en Juan Fernández3, navegan rumbo al norte, se apoderan de tres navíos españoles a la altura de Túmbez y, como la escuadra de Perú les pisa los talones, buscan refugio. Davis relata sus dificultades:

  • 4 en Hickman, 1985: 361.

Teniendo más de cien prisioneros a bordo, no sabiendo dónde obtener agua ni encontrar un lugar seguro, decidimos dirigirnos hacia el oeste a fin de ver si podíamos alcanzar esas islas llamadas Galápagos. Esto hizo reír mucho a los españoles, que nos dijeron que eran islas encantadas, que se trataba de islas fantasmas y no reales4

  • 5 Melville (1854), quien retoma esta denominación, describe las dificultades de la navegación en las (...)

6En efecto, los españoles dieron a las Galápagos un nombre evocador de la influencia de lo maligno —Las Encantadas o «Las Islas Encantadas»— a causa de las dificultades de la navegación en sus aguasas5 : bastante más tarde y al precio de un contrasentido, el nombre tendrá gran éxito entre los promotores turísticos del archipiélago... Su mala reputación ante los españoles hacen de las Galápagos un destino conveniente para los filibusteros que desembarcan en ellas en marzo de 1684.

7Dampier, apodado «el pirata naturalista», las describe cubiertas de lava y con aves tan poco ariscas que se posan sobre los hombres. No obstante, contrariamente al relato de Berlanga, Dampier anota:

  • 6 en Rose, 1924: 348.

Hay agua en estas islas desoladas, en agujeros y en charcos entre las rocas. Las grandes islas del oeste [...] producen grandes árboles de troncos esbeltos; en estas islas se encuentran hermosos ríos [...].6

8La única explicación plausible respecto de estos «ríos» es que 1684 debió ser un año con fuerte influencia de El Niño. Sin embargo, estas afirmaciones le valen a la banda de Davis ser considerada como una pandilla de fabuladores por Rogers, un bucanero que a fines de mayo hace escala en las Galápagos (convertidas en un destino interesante para los filibusteros del Pacífico), al inicio de la estación seca:

  • 7 ídem: 362.

Se reporta que la isla de Santa María de l’Aquada [Floreana] es una de las Galápagos donde se encuentra cantidad de agua dulce, madera, tortugas de mar y de tierra, y que es un fondeadero seguro. Es probable que esta isla exista, puesto que un cierto capitán Davis, un inglés que pirateaba en estos mares hace una veintena de años, se quedó allí varios meses y se mostraba muy satisfecho. Dice que había árboles adecuados para hacer mástiles. Pero esa gente y aquellos con los que he conversado o cuyos diarios de viaje he leído dan informaciones completamente falsas sobre estas islas, ya que están tan alejadas que no se puede desmentir lo que de ellas cuentan y atrapan así a los crédulos, de los que yo hacía parte hasta que vi, finalmente, que no es posible conceder el menor crédito a sus afirmaciones7.. .

9Pero volvamos a Dampier, para quien una de las principales ventajas que ofrecen las Galápagos es su profusión de tortugas, de las que él y sus compañeros se alimentan durante los tres meses de su estadía en las islas:

  • 8 ídem: 205.

Las tortugas terrestres son tan numerosas que quinientos o seiscientos hombres podrían alimentarse de ellas durante meses, sin otras provisiones: son extraordinariamente grandes y gordas y tan suaves al paladar que ningún pollo se les compara. Cada mañana enviábamos a tierra al cocinero, quien mataba tantas tortugas cuantas necesitábamos para el día8.

10Mientras Dampier se extasía con las tortugas, que a partir de entonces van a desempeñar un papel mayor —en defensa propia— en la historia de las Galápagos, Cowley traza el primer mapa del archipiélago (véase el mapa 4), señal de que el sitio es considerado como de interés: Davis volverá por lo demás en 1685 y en 1687.

11Este mapa es el mejor de que se dispone hasta que Fitzroy, ciento cincuenta años más tarde, levanta uno (véase el mapa 5, p. 86) que a su vez servirá de referencia hasta la aparición del establecido por la marina norteamericana en 1942: las Galápagos son un no man’s land poco cartografiado. Cowley da nombre a las islas en honor de los poderosos del Reino de Inglaterra: la primera abordada es «Charles» [Floreana], como el Rey; la gran isla del oeste es llamada «Albermale» [Isabela] y la que ésta oculta, «Narborough» [Fernandina]; la isla favorita de los piratas es denominada «James» [Santiago], como el sucesor del rey Charles de cuya muerte Cowley se entera una vez que abandona las Galápagos. También bautiza a Abingdon [Pinta], Culpepper [Darwin] y Wenman [Wolf], y termina por una pequeña isla «que un capricho me hizo llamar “la isla Encantada de Cowley”... ». Estos nombres todavía constan en las publicaciones científicas y las guías turísticas anglosajonas... Pero Cowley no hizo sino iniciar una larga tradición, pues los sucesivos viajeros a las Galápagos, hasta en pleno siglo xx, denominaron a las islas sin tomar en cuenta los nombres anteriores —Santiago llegó a tener hasta once (Woram, 1989)- y hoy la mayoría tiene comúnmente varios nombres, algunos de los cuales recuerdan los usos del archipiélago: «Bucaneer’s Bay», «Wreck Bay», «Freshwater Bay», «Turtle Bay»... (véase el mapa 6, p. 94)

12El más conocido de los visitantes que le siguieron es nada menos que Robinson Crusoe en persona o, más bien, A. Selkirk. En 1708, comerciantes de Bristol arman dos navíos para el corso en el Pacífico y se los confían a Rogers, acompañado por Dampier que, en esa ocasión, efectúa su último viaje por los Mares del Sur. Pasan el Cabo de Hornos en diciembre y hacen escala en Juan Fernández, donde aparece «un hombre vestido con piel de cabra, que tenía un aspecto más salvaje que los propietarios originales de esa vestimenta»... Rogers decide embarcar a Selkirk, cuyas cualidades de marino Dampier conocía. La flotilla se dirige luego hacia Guayaquil, presa favorita de los filibusteros pues entonces Lima está demasiado bien defendida. La ciudad es saqueada en mayo de 1709 y los corsarios parten a refugiarse en las Galápagos con rehenes, cuatro barcos españoles, uno de ellos confiado a Selkirk, y el botín: Rogers entierra su parte en James, pensando recuperarla en otra ocasión. Todavía estaría allí...

Mapa 4. Primer mapa de las Galápagos (1684, en Beebe, 1924)

Mapa 4. Primer mapa de las Galápagos (1684, en Beebe, 1924)

Mapa 5. Mapa de las Galápagos por Fitzroy (1835)

Mapa 5. Mapa de las Galápagos por Fitzroy (1835)

13A fines del siglo xviii los filibusteros desaparecen: es entonces cuando los españoles se arriesgan a realizar su primer viaje a las Galápagos desde el siglo xvi. Pero no se trata sino de una escala de cuatro días, en 1790, al término de una expedición científica comandada por Torres y Guerra, la primera en su género que pasa por el archipiélago. El mediocre mapa de las Galápagos levantado en esa ocasión es un indicio adicional de la ignorancia de los españoles en cuanto a las islas, y ninguno de los nombres que se les dieron entonces ha subsistido.

De la importancia de la navegación en el uso de las islas: el espacio abierto

14Su situación estratégica y ciertos recursos naturales son los que han atraído a los hombres a las Galápagos. Pero situación y recursos dependen, para revelarse, de las necesidades de las sociedades y de sus capacidades técnicas para explotarlos. Así, mientras sus recursos son juzgados como poco interesantes y los medios de navegación son precarios, las Galápagos permanecen abandonadas. De ahí que parezca poco probable, pese a la afirmación de T. Heyerdhal, que los amerindios hayan ido con frecuencia a pescar allí: ¿se toma el riesgo de una larga travesía oceánica y de un regreso a contracorriente a bordo de una balsa cuando se habita una de las costas más abundantes en peces del mundo? En cuanto a los españoles, encuentran penosa la navegación en un archipiélago donde no hay oro, mientras éste abunda en el continente. Pero cuando —a partir de fines del siglo xvii- las Galápagos ofrecen la ventaja de estar próximas a una costa mal defendida por los españoles y a lo largo de la cual transportan riquezas fabulosas, se vuelven estratégicamente interesantes a ojos de quienes tienen los medios de navegación adecuados para sacar partido de su situación: los filibusteros británicos. Utilizándolas como base para atacar puertos y galeones sin que jamás los españoles los persigan hasta allá, inauguran así la función de «espacio abierto» de las Galápagos.

15El espacio abierto se define por una accesibilidad diferencial, es decir por el desigual control de los medios de transporte por parte de los actores a los que interesa. Un Estado que controla mal un territorio reivindicado porque sus representantes tienen dificultades para llegar a él, aparecer allí regularmente, explotar sus recursos o colonizarlo, no puede realmente ejercer su soberanía y corre entonces el riesgo de verlo escapar de su autoridad. Es el caso cuando ese espacio presenta un interés para actores, casi siempre extranjeros aunque también a veces nacionales, que, ellos sí, pueden frecuentarlo o instalarse en él para utilizarlo según sus necesidades, sin rendir cuentas a nadie: lo abren así a sus usos. El espacio abierto conjuga, por tanto, la ausencia de control político y la utilidad para ciertos actores que le son exteriores pero poseen los medios de acceder a él. Producto de la historia del Sistema Mundo, el espacio abierto pertenece a una estructura espacial «reticular» (Bonnemaison, 1986), es decir que no existe sino por su inclusión en redes, por lo general transnacionales, de las cuales es uno de los nudos que las articulan.

16Es por ello que aunque descubiertas por los españoles, las Galápagos nunca fueron parte de su Imperio, pese a estar cerca de una ruta vital de su «economía-mundo», la de los galeones que iban de Perú a Panamá: dotados de potentes navíos, los filibusteros se instalaron entonces en el archipiélago para atacar a estas redes marítimas. Y cuando, a fines del siglo xviii, los balleneros llegan a las Galápagos, las islas siguen siendo consideradas como Terra nulliusr. pertenecen, de facto, a quienes pueden hacer uso de ellas.

El saqueo de la naturaleza

«Galápagos Grounds»

17La urbanización ligada a los comienzos de la revolución industrial inglesa lleva a algunos empresarios a buscar aceite de ballena, el mejor combustible conocido entonces para el alumbrado. Ahora bien, los relatos de los filibusteros, y luego de James Cook, habían revelado que el Pacífico encerraba prodigiosas cantidades de cetáceos: el primer navío británico en cazar ballenas en este océano llega en 1788, seguido de balleneros norteamericanos a partir de 1791. En 1792, la mayor compañía ballenera inglesa, Enderby & Sons, envía al capitán Colnett a inventariar los sitios propicios para esta caza en el Pacífico. Este llega a las Galápagos en 1793 y afirma en su diario haber [...]

  • 9 en Epler, 1987: 86.

descubierto el lugar de encuentro de ballenas venidas a criar a sus pequeños luego de haber parido en las costas de México, de Perú y del Golfo de Panamá9.

18Colnett recorre el archipiélago durante semanas en las cuales establece un mapa y bautiza a varias islas con nombres todavía usados por los anglosajones: Barrington (Santa Fe), Jervis (Rábida), Duncan (Pinzón), Hood (Española), Chatham (San Cristóbal). Pero su navío pasa por lo general anclado en la costa oeste de Isabela: es en esta parte del archipiélago, de «Banks Bay» a «Redondo Rock», con mar frío y verde oscuro por el plancton, donde se concentran los cachalotes (véase el mapa 6, p. 94).

  • 10 Los científicos las utilizan hasta ahora: «Esta región, donde la corriente de Cromwell es empujada (...)
  • 11 En 1797 el segundo ballenero que caza en las Galápagos lleva de las islas 42 cachalotes, del total (...)

19Antes de partir con informaciones10 que iban a provocar rápidamente una avalancha hacia los «Galápagos Grounds11», como las designan los balleneros anglosajones, Colnett establece un ingenioso sistema de comunicación en una bahía de Charles que había sido muy frecuentada por los filibusteros. Es un buzón que funciona según un principio simple: al inicio de su campaña, los balleneros que pasan por las Galápagos depositan allí correo que un navío de regreso a Europa o los Estados Unidos llevará a buen puerto. El lugar adopta enseguida el nombre de «Post Office Bay» y constituye hoy en día uno de los sitios más visitados del parque nacional: los turistas gustan de jugar a los balleneros de antaño, dejando mensajes en ese lugar... La primera construcción durable de las Galápagos es un buzón: estas islas son verdaderamente un espacio abierto, el «relé» de una red transnacional que cubre los mares del globo.

20Pero es también la época del primer habitante permanente del archipiélago, un irlandés llamado Watkins que, a comienzos del siglo xix, habría pedido desembarcar en Charles. Durante años los balleneros se abastecen allí de legumbres y frutas cultivadas por Watkins, quien recibe a cambio ron y algunos dólares, antes de abandonar su isla y dirigirse a Perú en 1809. Esta primera «colonización» de las Galápagos, reducida a un solo habitante, es más importante de lo que parece. Watkins partió de Floreana un siglo después de que A. Selkirk fuera rescatado de Juan Fernández, pero el irlandés no era otro Crusoe pues, al permanecer por su propia voluntad en su isla reputada por inhabitable, probó que era posible cultivarla, mejor aún, comerciar en ella: la isla de Robinson era una prisión, la de Watkins una tienda de abarrotes. Una veintena de años más tarde los ecuatorianos lo recordarán al escoger esta isla para fundar su primera colonia, que utilizó los animales y las plantas domésticas dejadas por Watkins. Finalmente, este último es el precursor de los pioneros europeos que, el siglo siguiente, harán de la cuarta colonización de Floreana un éxito: la misma vida dura y la misma utilización de la apertura de las islas hacia el mundo exterior.

Desde las campañas de los balleneros de Nantucket en el siglo xix, la bahía de Banks es reputada por la profusión de cachalotes que albergan sus aguas muy ricas en plancton, gracias a la conjunción del «upwelling» de la corriente profunda y fría de Cromwell y del sol ecuatorial. El pequeño volcán Ecuador, al fondo, marca el extremo noroeste de Isabela: muy pocos cruceros turísticos atraviesan esta región de las Galápagos, muy aislada y nunca visitada por los barcos del SPNG, aunque muy frecuentada por numerosos barcos pesqueros clandestinos.

21Las Galápagos, convertidas en un nudo de la red ballenera, conocen sus primeras batallas navales en 1812: la guerra entre Inglaterra y Estados Unidos se libra en el mar y el gobierno norteamericano confía la fragata Essex al capitán Porter con la misión de destruir el mayor número de navíos británicos en el Atlántico sur. Al no encontrarlos, Porter decide continuar su búsqueda hasta los «Galápagos Grounds»: llega al archipiélago en abril de 1813 y acude a Post Office Bay, donde se apodera del correo a fin de tener una idea del número y el tipo de barcos presentes en la región. El buzón es muy utilizado y Porter se sirve de él hábilmente: deja falsos mensajes -pretende ser un navío inglés en peligro- dirigidos a los balleneros británicos, a los que espera tender una emboscada... El Essex permanece en las aguas de las Galápagos cinco meses durante los cuales captura doce balleneros, para entonces la mitad de la flota británica del Pacífico.

22Cuando no está ocupado en perseguir a los ingleses, Porter describe largamente la flora y la fauna del archipiélago, mostrando, una vez más, predilección por las tortugas terrestres. Y es que éstas se han convertido en un elemento capital del éxito de una campaña en el Pacífico:

  • 12 Porter, en Rose, 1924: 208.

Los navíos en campaña ballenera en estas islas generalmente cargan a bordo doscientos o trescientos de estos animales y los almacenan en la cala, donde, por extraño que parezca, pueden vivir durante un año sin comer ni beber y cuando se los mata después de este período, el sabor de su carne resulta grandemente mejorado12,

23Pero, con la intención de diversificar la dieta de los marinos, Porter deja en James dos parejas de chivos que rápidamente saltan el cercado construido para ellos: de un altruismo inconsciente en cuanto a los futuros destrozos ecológicos, el norteamericano concluyó que con ello «los próximos navegantes obtendrán un abundante abastecimiento de carne de chivo...».

24El viaje del Essex es el punto de partida del atractivo de las Galápagos para los norteamericanos, interés jamás desmentido hasta nuestros días: luego de la expulsión de los británicos, las islas se convierten en coto vigilado de los balleneros de New Bedford y Nantucket. Las Galápagos son entonces no solamente un lugar de caza de cachalotes sino una escala en la ruta seguida por los balleneros de Nueva Inglaterra: una vez franqueado el Cabo de Hornos, los navíos remontan la corriente de Humboldt, llegan a las Galápagos, donde completan sus capturas y embarcan a las tortugas, y luego se marchan hacia el oeste, llevados por la corriente y los vientos dominantes, siguiendo los «Line Grounds» a lo largo del ecuador hasta el Pacífico occidental. La toma de posesión de las Galápagos por parte de Ecuador en 1832 -de mayor auge del período de los balleneros- no entraña cambio alguno: espacio abierto, las islas continúan siendo un nudo importante en sus redes, su «puerta de entrada» al Pacífico (Epler, 1987).

  • 13 Melville da testimonio del éxito de los «Galápagos Grounds»: «Al día siguiente de haber cazado en (...)
  • 14 El inventario de los cuadernos de bitácora de 79 balleneros norteamericanos que efectuaron en tota (...)

25Desde el viaje de Colnett hasta fines del siglo xix, más de un millar de navíos balleneros pasan por las Galápagos13, donde el saqueo de la naturaleza alcanza las proporciones de una verdadera industria: se estima que capturan varias decenas de miles de cachalotes y se llevan un centenar de miles de tortugas en total14 (Epler, 1987). Cuando no están destinadas a alimentar a la tripulación, las tortugas son vendidas, por su aceite o su carne, en grandes cantidades en San Franciso en los años 1850 y, durante un tiempo mayor, en Guayaquil y en Perú (Hickman, 1985). Respecto de las focas peleteras (Arctocephalus galapagoensis), son perseguidas por su piel. Epler (1987) da cuenta de 25.000 animales capturados durante el siglo xix, de los cuales 5.000 murieron a manos de una sola tripulación en dos meses de 1825: a fines del siglo xix se creyó que la especie estaba extinguida.

26A tal ritmo de explotación, no es sorprendente que inclusive los recursos más abundantes terminen por agotarse. Luego de la Guerra de Secesión, las visitas de los balleneros a las Galápagos se vuelven poco frecuentes pues el petróleo comienza a reemplazar al aceite de ballena y los cachalotes de las islas han sido diezmados: es el primer ejemplo, en el archipiélago, de una serie de empresas «extractivas» que destruyen el recurso por sobreexplotación. Los balleneros se dirigen entonces hacia las aguas antárticas y las Galápagos ya no interesan a los occidentales como recurso sino como objeto de estudio: las expediciones naturalistas afluyen al archipiélago. Pero, entretanto, las Galápagos son anexadas por Ecuador y se pueblan de colonos.

La difícil colonización de un espacio abierto

27Ecuador toma posesión de las Galápagos el 12 de febrero de 1832: la focha es significativa por dos razones. Por un lado, no es sino dos años después de que los notables de Quito, deseando separarse de una Gran Colombia minada por el fracaso federalista de Bolívar, confiaran el poder al general Flores quien, de jefe del Distrito Sur, se convierte en el primer presidente de la República del Ecuador Se trata entonces, a partir de tres departamentos secesionistas y celosos de su autonomía, de forjar una conciencia nacional apoyándose en una herencia común, el territorio de la Audiencia de Quito (Maiguashca, 1992): en Ecuador,

  • 15 Deler, 1981.

el espacio nacional precedió y contribuyó a suscitar la nación a través del Estado15.

Mapa 6. Las colonizaciones de un espacio abierto

Mapa 6. Las colonizaciones de un espacio abierto
  • 16 La Audiencia de Quito se extendía en más de un millón de km2; en 1830, el territorio del Ecuador c (...)

28Pero este nuevo Estado, que nació endeudado, no tiene los medios de asentar su soberanía en el inmenso espacio heredado de la independencia (Ayala Mora, 1990), que se reduce, por ende, como una piel de zapa16. Por otro lado, es debido a que a comienzos del siglo xix las Galápagos han perdido y no han reencontrado todavía su importancia estratégica respecto del continente americano, que pudieron ser ocupadas por ese débil Estado ecuatoriano, pero ello de modo tan intermitente y tan poco eficiente que el archipiélago permanece como un espacio abierto: así, ninguna de las expediciones balleneras o científicas del siglo xix y de comienzos del XX solicitó autorización al gobierno ecuatoriano para circular en él (Silva, 1992).

29Por cierto, la anexión de las Galápagos no se produce por iniciativa del Estado sino impulsada por un aventurero criollo, nacido en la Luisiana española y que pasó a estar al servicio de Ecuador, el general Villamil. Al momento de la Independencia, los poderes públicos ecuatorianos son incapaces de colonizar el lejano archipiélago: lo que es más, se desinteresan de él durante más de un siglo, lo que suscita numerosos intentos por parte de las potencias imperialistas de apropiación de todas o parte de las Galápagos. En efecto, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, principales acreedores de Ecuador, buscan bases para sus flotas: el historiador ecuatoriano Villacrés Moscoso (1985) registra, entre 1844 y 1944, 11 tentativas de esos Estados por que se les cedan las Galápagos, frecuentemente a cambio de un aligeramiento de la deuda externa del país. Y es más el antagonismo de los pretendientes que la resistencia del Estado ecuatoriano —a veces, por el contrario, dispuesto a ceder el archipiélago para obtener fondos— lo que hace fracasar tales tentativas.

  • 17 Este, no obstante, vuelve a la actualidad algunas décadas después. Villamil, sumamente endeudado c (...)
  • 18 El representante de Perú hizo pérfidamente observar en esa ocasión que arrendar las Galápagos a Gr (...)

30Así, en 1844 Iturburu, cónsul de Francia en Guayaquil, informa a su gobierno que Ecuador se debate en una grave crisis económica que sería bueno aprovechar para intentar canjear la concesión de créditos por las Galápagos, cuyo interés estratégico es el primero en subrayar: «relé» de los balleneros, base para unir la metrópoli a los asentamientos franceses previstos en el Pacífico sur, proximidad al istmo de Panamá. Francia envía entonces una misión exploratoria a las islas, pero el gobierno ecuatoriano no da trámite al asunto17. En 1851 Gran Bretaña propone alquilar las Galápagos a cambio del cese del pago de los intereses de la deuda ecuatoriana, pero Perú, Francia, España y Estados Unidos presionan a Quito para que nada de ello se concrete18. En 1854 Ecuador propone a Estados Unidos alquilarles el archipiélago por 3 millones de dólares, atrayéndolos con el señuelo de la explotación del guano. Gran Bretaña, Francia, España y Perú protestan entonces ante Quito: en una carta común, sus embajadores declaran que

  • 19 Villacrés Moscoso, 1985: 142.

Ecuador no puede ni debe comprometerse sin la opinión de las naciones que se verían afectadas directa o indirectamente por tal tratado19.

31El gobierno ecuatoriano cede tanto más fácilmente cuanto que, en el ínterin, los estadounidenses se percatan de que no había mucho guano en las Galápagos...

32En fin de cuentas, si las Galápagos se mantuvieron ecuatorianas fue, paradójicamente, porque continuaban siendo un espacio abierto, una de cuyas características, en el contexto imperialista de la época, es que su «apertura» es objeto de un acuerdo tácito entre ocupantes potenciales. Efectivamente, la posesión de las Galápagos por parte de un Estado poderoso habría representado, en el mejor de los casos, el fin de su libre utilización y, en el peor, una amenaza militar pata los rivales de ese Estado: era importante, por tanto, que las islas no se convirtieran en unas nuevas Falklands cercanas al istmo panameño. Pero la colonización de las Galápagos durante el siglo xix (véase el mapa 6) se inscribe más bien dos veces y no una en la historia del espacio abierto del archipiélago, toda vez que ocurre por iniciativa de particulares. Sus empresas, tan poco sólidas que fracasan en varias ocasiones durante ese periodo, siguen todas el mismo esquema: se trata de empresarios que reciben del Estado carta blanca para forzar a una mano de obra servil a migrar a las islas con el fin de explotar los recursos naturales en su provecho.

33El primero de estos ensayos es, pues, el de Villamil, en 1832, con su «Sociedad colonial del archipiélago de Galápagos». La pequeña colonia se instala en Charles, enseguida rebautizada como «Floteana» en honor del padre de la independencia. Esta elección obedece a varias razones: Floreana es la escala más frecuentada por los balleneros, a los que los ecuatorianos toman como testigos de la soberanía de su país sobre las Galápagos. Además, si esta isla es tan reputada entre los balleneros luego de haberlo sido entre los filibusteros es porque ofrece agua, madera y tortugas en abundancia, recursos a los cuales se añaden las plantas otro ra cultivadas por Watkins, que proliferan y garantizan fácilmente las primeras cosechas.

34Los 80 soldados-colonos llevados por Villamil estaban condenados a muerte por haberse sublevado: el primer gobernador de las Galápagos obtuvo la conmutación de sus penas por trabajos forzados en la nueva colonia. Ello provee a su empresa comercial de mano de obra gratuita pero demanda el empleo de guardias, más aún cuando en 1833 el gobierno ecuatoriano convierte a las Galápagos en sitio de confinamiento al que envía a opositores políticos, prostitutas y delincuentes atrapados en las calles de Guayaquil. Villamil lleva, además, ganado, al que hace propagar en la isla según un método de cría extensiva, y plantas cultivables. Con ocasión de su paso por las Galápagos, tres años después de la llegada de Villamil, Darwin evoca la vida en la pequeña colonia:

  • 20 Darwin, 1985:161.

Hay doscientos o trescientos habitantes; casi todos son hombres de color desterrados de la república del Ecuador por delitos políticos. Aunque los habitantes se quejan incesantemente de su pobreza, se proveen sin mayor esfuerzo de todos los alimentos que les son necesarios. Se encuentran innumerables cantidades de chivos y cerdos salvajes, pero las tortugas les suministran su principal alimento. Obviamente, el número de estos animales ha disminuido considerablemente en esta isla20.

35Pero la empresa colonizadora de Villamil resulta pronto un fracaso: el proyecto de suministrar grasa y carne de res a los balleneros fracasa también, al igual que el de hacerles pagar un impuesto por navegar en aguas en adelante ecuatorianas. El gobernador, agobiado por las deudas, abandona el archipiélago en 1837, dejándolo a cargo del inglés Williams, el sucesor de Lawson. Es significativo que el Estado confiara la colonización de las islas a empresarios y que estos buscaran la ayuda de extranjeros: las Galápagos no interesan a los ecuatorianos. El nuevo gobernador se revela como un «tirano inglés» (Silva, 1992) que hace de la pequeña colonia una propiedad privada en la que reina apoyándose en una guardia de marinos extranjeros contratados en los barcos balleneros de paso. Williams instauró la caza sistemática de tortugas para venderlas a los balleneros; los colonos las juzgan, además, más sabrosas que el ganado salvaje y más fáciles... de atrapar: terminan por desaparecer. Primera crisis ecológica de origen antrópico en el archipiélago, la extinción de las tortugas de Floreana tiene consecuencias fatales para la colonia: en 1841 los colonos se rebelan, echan a Williams y la mayoría de ellos regresa al continente. De los 300 habitantes que tiene la colonia en sus inicios, no quedan sino 25 en 1849 y luego 12 en 1851 (Naveda, 1952). En 1861 las Galápagos son elevadas al rango de provincia, pese a no tener para entonces un solo habitante: ello permite afirmar la soberanía nacional en el papel, a falta de poder hacerlo en los hechos.

36La segunda tentativa de colonización data de 1870, cuando el español Valdizán compra la «Empresa Industrial Orchillana» a comerciantes de Guayaquil que habían explotado en las Galápagos durante algún tiempo la otchilla (roccella portentosa), un liquen con propiedades colorantes, pero sin instalarse en las islas ni pagar impuestos, lo que no resultaba negocio para el Estado. Así, el gobierno ecuatoriano encarga a un empresario extranjero, que instala su hacienda en Floreana, la tarea de colonizar nuevamente la isla. La mano de obra de Valdizán se compone de peones reclutados en las grandes propiedades de la Sierra y de delincuentes en prisión por deudas; ni siquiera tienen derecho de poseer una parcela y son vigilados por guardias armados de origen inglés... Esta vez la colonia dispone de un velero que le permite exportar otchilla y aceite de tortuga a Guayaquil e importar desde allí los bienes necesarios, pero es lento, no lo suficientemente grande y sus viajes son irregulares: pronto la empresa se revela infructuosa. En 1878 los peones se sublevan, asesinan a Valdizán y abandonan la isla. La mayoría vuelve al continente, pero algunos se juntan a algunas familias presentes desde dos años atrás en San Cristóbal, donde Manuel Cobos -uno de los comerciantes a los que Valdizán había comprado la compañía— ha establecido un núcleo de poblamiento con mitas a una colonización que no lanzará verdaderamente sino al año siguiente. En 1880, cuando el buque de guerra británico Triumph visita Floreana, encuentra la isla totalmente desierta...

Las colonias penales y los aceiteros de San Cristóbal e Isabela

37El año 1879 marca la colonización definitiva de las Galápagos, esta vez realizada a partir de San Cristóbal, donde Cobos instala su hacienda, a la que llama «El Progreso». Ya no tiene como objetivo exportar orchilla pues se han descubierto colorantes sintéticos y ese mercado se ha venido abajo, sino caña de azúcar, café, cuero, aceite de tortuga y pescado seco.

38La colonia tiene cierta amplitud: un ingenio a vapor —importado de Glasgow y dirigido por un ingeniero inglés- produce 20.000 quintales de azúcar por año y alcohol de caña; se plantan igualmente 100 ha de café. Cobos organiza además la extracción de aceite de todos los animales que se prestan para ello: tortugas, iguanas, lobos marinos...; el aceite se destina al alumbrado de Guayaquil y otras ciudades de la Costa (Latorre, 1991). Incluso antes de que las tortugas de San Cristóbal se extinguieran (en realidad, una población sobreviviente se descubrirá en el norte de la isla en los años 1960), Cobos envía a sus peones a buscar el animal en otras islas, particularmente en Isabela, donde también recogen azufre del volcán Sierra Negra. Los bosques de San Cristóbal, que según muestran algunas fotografías de los años 1880 contenían hermosos árboles, son enteramente arrasados a fin de construir cabañas, puentes, caminos e incluso un muelle en «Wreck Bay», rebautizada con el nombre de «Puerto Chico». En efecto, Cobos es el primero de estos empresarios que pudo verdaderamente franquear el principal obstáculo que había enfrentado la colonización de las Galápagos: posee varios barcos que unen la colonia a Guayaquil, dan salida a su producción y le permiten recibir repuestos y otros bienes manufacturados indispensables.

39Como el empresario necesita abundante mano de obra, obtiene la aprobación del gobernador de la Provincia del Guayas (Guayaquil) para vaciar las prisiones de condenados por deudas y deportarlos a San Cristóbal, donde purgan sus penas trabajando gratuitamente para «El Progreso»... La empresa es próspera: el sistema perfeccionado por Cobos corresponde a una explotación conjunta y maximizada de los recursos naturales y humanos en una isla transformada en propiedad privada de tipo concentrador. En el centro de ella se levanta la casa del amo, coronada por un mirador que domina las chozas de los peones, y Cobos se rodea de una guardia armada de ex presidiarios que le deben todo. Los castigos son terribles para quienes infringen las reglas de la hacienda, demuestran «mala voluntad» o no consiguen cumplir con las cuotas de producción decretadas por el amo: latigazos o garrotazos que muchas veces conducen a la muerte del ajusticiado, o al destierro a las islas deshabitadas. Este última pena es calificada de «caritativa» cuando se sabe que hay agua disponible, como en Santa Cruz, o de «definitiva» cuando se piensa que no la hay, como en Santiago... En la hacienda de Cobos los peones trabajan 18 horas por día y no tienen sino 3 mediodías de reposo por año, durante los cuales se organizan gigantescas borracheras que a menudo terminan en riñas mortales, en parte debido al escaso número de mujeres en la colonia. Asimismo, y como en muchos otros lugares de América Latina, los empleados reciben su paga en una moneda que no circula sino en la hacienda y solo pueden abastecerse en el almacén de Cobos, a los precios fijados por él. Nadie puede escapar y volver al continente: San Cristóbal se convierte en prisión —en colonia penal— y goza de una extraterritorialidad respecto del país al que pertenece. Hasta el día en que los peones sublevados logran asesinar a Cobos en 1904.

40Entretanto, Isabela ha sido colonizada, luego de un tercer fracaso de asentamiento en Floreana. En 1893, Antonio Gil, intendente de Guayaquil, intenta crear una empresa de curtiembre en Floreana, pero el empeño se frustra dada la poca mano de obra disponible y porque el ganado no es lo suficientemente numeroso como para que resulte rentable. Pero cuando en 1897 el gobierno ecuatoriano autoriza el reclutamiento forzado de desempleados, Gil se lanza a la colonización de Isabela, donde abundan el ganado salvaje (antaño transferido por Villamil) y las tortugas. Aprovechándose de su cargo municipal —que además le otorga poder de jurisdicción sobre las Galápagos, nuevamente territorio de Guayas-, deporta a gente reclutada en redadas en las calles de Guayaquil y funda Puerto Villamil y la hacienda Tomás de Berlanga, situada en los flancos del volcán Sierra Negra, cerca de los pastizales naturales donde pacen el ganado cimarrón y las principales poblaciones de tortugas del sur de la isla.

41La pequeña colonia es propiedad de la familia Gil que aplica leyes menos severas que las vigentes en San Cristóbal: los colonos trabajan gratuitamente para el propietario pero tienen derecho de explotar parcelas individuales. La actividad económica de la colonia es de tipo extensivo, lo que requiere menos capital y mano de obra que la de Cobos: no hubo prácticamente ningún migrante hacia Isabela hasta los años 1920. También aquí la naturaleza es explotada periódicamente sin ningún cuidado por el manejo de los recursos: se exterminan tortugas en tal cantidad que un viajero estima en varios miles los caparazones que decoran el camino que conduce a la morada del amo... (Latorre, 1988). Los aceiteros -peones encargados de extraer el aceite de los animales— atacan igualmente a las focas y los lobos marinos, cuyas pieles se venden. El ganado es sacrificado por el cuero y sus osamentas abandonadas en el lugar.

42El fin del largo reinado de Gil, y luego de su hijo y sucesor, en Isabela está por cierto vinculado al ganado. Cuando una pequeña unidad militar se instala en Puerto Villamil, en 1928, los peones impugnan la propiedad de Gil sobre toda la isla. Sin embargo, no es sino en 1935, cuando el jefe del destacamento militar hace aplicar la ley que prohibe la captura del ganado cimarrón sin su autorización previa, que los colonos, negándose a trabajar contra la ley, ven la ocasión de atacar a Gil en la base misma de su sistema económico. A partir de entonces la hacienda decae, y los colonos, familia del amo incluida, se dividen las tierras.

El Estado ecuatoriano en el espacio abierto de las Galápagos

  • 21 Silva, 1992: 1990.

La presencia del Estado en las Galápagos, bajo diferentes formas, fue prácticamente inexistente hasta 1928 en que el archipiélago pasa a depender del Ministerio de Defensa21.

43La colonización implantada por los empresarios participa efectivamente en la historia del espacio abierto de las Galápagos, donde ellos constituyeron verdaderos «micro-Estados autocráticos» (Silva, 1992), sin tener que rendir cuenta alguna a las lejanas autoridades nacionales. Mientras tanto, el Estado, en la medida de sus limitadas posibilidades, reafirma periódicamente su soberanía sobre el archipiélago mediante el discurso, cambiando la toponimia de las islas y legislando su colonización.

  • 22 Los nombres de «Isabela» y «Fernandina» fueron dados en honor de los Reyes de España; «Genovesa», (...)

44Los nombres de las Galápagos indican que estas pertenecen de hecho mucho más al mundo anglosajón que a Ecuador: la voluntad de rebautizarlas participa así de una «estatización del espacio [que tiene] como corolario necesario la nominación del espacio» (Pourtier, 1983). Ahora bien, a fines del siglo xix toda América se prepara a conmemorar los 400 años de su «descubrimiento» por parte de Colón. Para el Estado es la ocasión de tomar posesión de las Galápagos a través de la toponimia, honrando al navegante genovés: este extremo occidente insular es el «nuevo mundo» de Ecuador. Pero el Congreso ecuatoriano, tomando nota de que «sería perjudicial para la ciencia, los navegantes y los comerciantes» cambiar nombres «ya mencionados en todos los mapas y tratados de geografía» (Bognoly y Espinosa, 1904), se contenta con rebautizar al archipiélago de las Galápagos, que se convierte en «Archipiélago de Colón», y a sus 13 islas principales22. Mientras tanto, los anglosajones continúan empleando exclusivamente su toponimia. En la actualidad, los habitantes de las Galápagos designan indistintamente a las islas por sus nombres ingleses o ecuatorianos de 1892 (cuando no de 1832 pues jamás se ha llamado «Santa María» a Floreana). En cuanto al archipiélago de Colón, su nombre figura en los mapas ecuatorianos pero, para todo el mundo, sigue siendo el archipiélago de las Galápagos.

45La legislación es el otro aspecto de la presencia simbólica del Estado en las Galápagos que, de provincia en 1861, volvieron a ser en 1883 un territorio de la provincia del Guayas. En 1885 el Congreso Nacional vota la primera ley sobre las Galápagos, reformada en algunos puntos menores en 1902 y conocida desde entonces con el nombre de «ley de Régimen sobre el archipiélago de Colón». Esta ley es la primera de una larga serie que revela la formidable capacidad de las autoridades ecuatorianas de contentar con palabras vanas a la opinión pública, nacional o internacional, mientras, en el mejor de los casos, ignoran la situación de las Galápagos y, en el peor, son cómplices de las empresas que ahí operan. Así, por ejemplo, según el artículo 3 de esta ley, el Jefe territorial, representante de la autoridad nacional en el archipiélago, debe:

  • 23 en Bognoly y Espinosa, 1904: 198.

1: Cuidar de la integridad del territorio y dar inmediatamente aviso al Poder Ejecutivo de los abusos que a este respecto se cometieren por nacionales o por extranjeros;
4: Cuidar de la tranquilidad y buen orden del territorio, de la seguridad de las personas y sus bienes, respetar y hacer que se respeten las garantías constitucionales y las leyes...;
12: Visitar continuamente el territorio y en especial los centros de las poblaciones para informarse por sí mismo, del cumplimiento que se haya dado a las leyes...23

  • 24 De ello da testimonio un viajero ecuatoriano a comienzos de siglo: «Cuando oí hablar de una coloni (...)

46Ahora bien, no sólo que el «jefe territorial» y la docena de conscriptos que están bajo sus órdenes no cuentan entonces con medio alguno para «vigilar la integridad del territorio», ni siquiera con una embarcación para salir de San Cristóbal, sino que están a merced de Cobos24, que les adelanta el sueldo, los abastece y les proporciona un barco para llegar al continente, pues el de la Marina sólo hace raras incursiones en el archipiélago... En estas condiciones, los representantes del Estado no pueden sino ignorar las exacciones de Cobos o, más grave aún, apoyarlas: de ahí que en 1904 los amotinados mataran también al Jefe territorial, considerado cómplice del amo de «El Progreso».

47A comienzos del siglo xx las Galápagos siguen pues siendo un espacio abierto, ya que el Estado no puede hacer respetar la ley allí. Esta incapacidad se deriva en parte de la falta de medios de transporte adecuados, como lo ilustra otro artículo de la ley de 1902:

  • 25 en Bognoly y Espinosa, 1904: 202.

Artículo 13: Todo buque nacional o extranjero que efectúe el cabotaje entre el archipiélago y la costa ecuatoriana queda exceptuado del pago de todo derecho de puerto, capitanía, rol, matrícula, tonelaje, etc25.

48Ecuador se ve reducido a depender de los navíos extranjeros para garantizar la conexión entre las Galápagos y el continente. Sin embargo, el Estado sigue manifiestando la voluntad de favorecer la colonización del archipiélago: así, la ley de 1902 prevé, en su artículo 4,

  • 26 ídem: 198.

Proteger la inmigración de ecuatorianos y extranjeros, dando toda clase de auxilios a los inmigrantes que trataren de domiciliarse en las islas26...

49Toda vez que eran pocos los ecuatorianos que se instalaban voluntariamente en las Galápagos, la colonización queda abierta también a los extranjeros: de ahí que el Estado, pese a su desconfianza hacia las «ambiciones internacionales» por el archipiélago, no rechaza a los pioneros europeos que afluyeron a él algunos decenios más tarde.

50Finalmente, la aplicación de la ley varía en el espacio: inoperante en las Galápagos para proteger a la población insular, se aplica en el continente para ayudar a los empresarios/colonizadores del archipiélago, exonerando de impuestos a máquinas y animales o permitiendo redadas para conseguir la mano de obra que necesitan. La ley se diluye así en la distancia que separa al Estado de un espacio abierto donde no tiene posibilidades de hacerse presente. El abismo es tal entre la realidad del archipiélago y las leyes que lo conciernen, que el derecho aparece aquí como la hoja de parra que oculta la impotencia estatal. Pero esta máscara a menudo basta en las relaciones internacionales, donde la soberanía de un Estado se deriva precisamente de su derecho, reconocido por la comunidad de países, para legislar sobre la extensión de su territorio: siempre se puede entonces blandir frente a los extranjeros, Estados o particulares, las leyes votadas sobre las Galápagos como otra tantas pruebas de que pertenecen a Ecuador.

«Herencia de este tiempo»

51A partir de fines del siglo xix, San Cristóbal e Isabela son pobladas sin discontinuidad por los ecuatorianos. Esta vez, los decesos de los empresarios/coloniza-dores no anuncian el término de los asentamientos humanos que ellos fundaron y a comienzos del nuevo siglo, San Cristóbal cuenta con cerca de 300 habitantes, frente a una cincuentena en Isabela (Latorre, 1991). Aunque estas islas conocieron luego una evolución diferente, su historia aún las asemeja.

52San Cristóbal —cuyo «Puerto Chico» es rebautizado en 1918 con el nombre de «Puerro Baquerizo Moreno» en honor del primer presidente de la República en visitar las Galápagos, dos años antes— es confirmada como sede de la autoridad pública en el archipiélago. Ahí tiene su base la pequeña guarnición encargada de hacer respetar, siempre con escasos medios, la soberanía ecuatoriana sobre las Galápagos. Después de algunos años durante los cuales los peones se reparten las tierras de «El Progreso», un millonario español se las compra, aprovechando su endeudamiento: la «Hacienda Tous» —que lleva el nombre del patrón- se dedica al cultivo de café, con métodos más humanos que los de Cobos. Una pequeña inmigración proveniente del continente aparece entonces en San Cristóbal, reforzada además, a partir de 1928, por algunas familias de funcionarios.

53En 1942 la instalación en Baltra de una base aeronaval estadounidense, que llega a contar con 12.000 hombres -es decir más de diez veces la población total del archipiélago en ese entonces- trastorna la vida de los insulares:

  • 27 Wittmer, 1989: 168-169.

Barcos llegados de Estados Unidos traen una fabulosa cantidad de material y de equipos varios para la construcción de la base, que debía ser la más importante de Sudamérica. Centenares de trabajadores afluyeron al lugar, no solamente provenientes de las otras islas de Galápagos sino también del Ecuador continental, de Perú, Colombia, Costa Rica y Panamá. Pronto hubo miles trabajando noche y día. [...] Surgió una verdadera ciudad, con una iglesia, salas de cine, calles, bou-tiques y oficinas [...] Como la base debía ser construida lo más pronto posible, los estadounidenses se mostraron muy generosos: el dinero no era problema. Pagaron salarios increíblemente elevados. Se ganaba, en promedio, tres o cuatro dólares por día, lo que iba mucho más allá de los sueños más delirantes27.

54Los estadounidenses se mostraron magnánimos como patrones, al contrario de los amos a los cuales los colonos habían estado acostumbrados hasta entonces: este a priori favorable actuará, los primeros años, en provecho de los naturalistas extranjeros de la estación Darwin. Pero son pocos los obreros que, llegados para entonces, se establecen definitivamente en las Galápagos y, por el contrario, los dólares ganados ayudan a algunos colonos a volver al continente. La base estadounidense no fue pues un factor de crecimiento demográfico duradero en el archipiélago: en 1950 San Cristóbal tiene 800 habitantes, es decir el 60% de la población de las Galápagos (Ecuador, 1950). Por otro lado, el dinero de la «US Navy» es el punto de partida del enriquecimiento de los colonos que abastecen a la base con frutas, legumbres, carne y pescado. No obstante, como la economía insular era ampliamente submonetarizada, esta súbita inyección de dinero condujo a una buena parte de los beneficiarios de la generosidad estadounidense a dilapidar sus dólares y a endeudarse incluso antes del desmantelamiento de la base en 1946. Esta incapacidad de invertir o de ahorrar, característica de sociedades al margen de la economía moderna, es aún notoria en la Isabela de nuestros días (véase el capítulo VI).

  • 28 El navegante J.Y. Le Toumelin da testimonio de la marginalidad de San Cristóbal en 1950: «Puerto C (...)

55Después de la salida de los estadounidenses, los campesinos de San Cristóbal vuelven a vivir en la autosubsistencia y, al igual que los funcionarios y los pescadores ahora dedicados a la captura del bacalao (Mycteroperca olfax) -exportado al continente donde es consumido en grandes cantidades en Semana Santa-, carecen cruelmente de liquidez28. Eso permite a un puñado de comerciantes prestar dinero a tasas exorbitantes y consolidar así las fortunas iniciadas en tiempos de la base: uno de ellos poseería en la actualidad la mitad de los terrenos de Puerto Ayora y Puerto Baquerizo... No obstante, un aporte apreciable de dinero proviene entonces de la venta de tortugas, pingüinos de las Galápagos o iguanas a los yates de paso.

56En cuanto a Isabela, la isla vegeta: está lejos de todo, al otro extremo de las Galápagos. Sus habitantes continúan dedicándose a la caza de ganado salvaje y de tortugas, a la pesca, a la agricultura de subsistencia y, también allí, a la venta de animales salvajes a los visitantes. La llegada de los militares estadounidenses, que instalan una estación de radar cerca de Puerto Villamil, cambia muchas cosas. A. Tupiza, nacido en Isabela y cuyo padre había sido llevado por Gil para trabajar en la mina de azufre del volcán Sierra Negra, recuerda la presencia de los gringos en la isla como una época formidable:

Íbamos a ver películas y, sobre todo, pagaban 16 sucres por día, frente a 1 ó 2 que ganaba un jornalero en las explotaciones de café...

57En 1946, aprovechando la lejanía de Isabela, el gobierno decide instalar allí un penal: los prisioneros mueren como moscas, a merced de policías también enviados a la isla por razones disciplinarias. A los presidiarios se les hace construir, en medio de los matorrales espinosos, un muro de bloques de lava que, una vez que alcanza cierta altura, es destruido para comenzar a levantarlo nuevamente: llamado «el Muro de las lágrimas» por los promotores turísticos, hoy se ha convertido en un sitio de visita. En la época del penal, la vida es difícil para la pequeña comunidad de Isabela, compuesta, en sus dos tercios, por prisioneros, sus guardias y algunos marinos del destacamento naval: la isla tiene 310 habitantes en 1950. Su antiguo cura, llegado en 1954 a Puerto Villamil, cuenta que reclamaba sin cesar a Quito el cierre del penal, no tanto a causa de los prisioneros, «esos infelices», sino de sus guardias, que se consideran como los amos de Isabela y alquilan la fuerza de trabajo de los presidiarios a algunas familias de comerciantes que aprovechan la situación para comprar tierras y hacerlas cultivar casi gratuitamente. La menor tentativa de revuelta es castigada con la muerte y sin embargo son bastante frecuentes: por cierto, es tras una espectacular evasión, durante la cual los presidiarios secuestran a turistas estadounidenses y se apoderan de su velero para llegar al continente, que el gobierno decide cerrar el penal de Isabela en 1959. Es cierto que en ese mismo año las Galápagos son transformadas en parque nacional para atraer turistas: esta nueva «vocación» es incompatible con la existencia de un penal en el archipiélago.

58La colonización ecuatoriana del espacio abierto de las Galápagos ha dejado algunas estructuras, más mentales que físicas, en la sociedad insular. Esta herencia es, en primer lugar, la representación del archipiélago como un lugar maldito para los ecuatorianos: allá solo iban los condenados o los peones, que vivían en una miseria espantosa y bajo la despiadada autoridad de jefes civiles o militares. Todos eran prisioneros de las islas y se sentían abandonados por la Patria. Es por tanto normal que, hasta hace una época reciente, no hayan sido muchos los continentales que migraban espontáneamente hacia las Galápagos. Para los insulares en cambio todo lo que venía tan rara vez del exterior era «civilizado», por oposición a sus islas bárbaras: plantas y animales domésticos, utensilios y máquinas y, sobre todo, los representantes del Estado, que terminaron por liberarlos del sometimiento. No es sino a partir de comienzos del siglo xx que se instala la dialéctica del «adentro» y «afuera», característica de las islas: antes solo había un «adentro» para los colonos forzados. Y mientras continúen sintiéndose encerrados en sus islas, el «afuera» será siempre sinónimo de civilización: es tarea tanto de los colonos como del Estado procurar que ésta se implante en las Galápagos, lo que no podrá hacerse sino abriendo cada vez más las islas al continente.

59Después, los amos obligaban a los colonos de las Galápagos a explotar los recursos naturales con una intensidad similar a la explotación a la que eran sometidos, capitalismo que oprime a los hombres y a la naturaleza buscando un rendimiento máximo para el provecho de uno solo. La poca consideración por la naturaleza que muestran hoy en día muchos insulares, en particular los de San Cristóbal e Isabela, encuentra allí una de sus explicaciones: el colono ha vivido en ese «mundo venido a menos» donde la vida del hombre era apenas más considerada que la del animal. El primero, pese a las difíciles condiciones de colonización, no era un recurso escaso pues se lo levantaba en redadas en el continente y no se le pagaba. En cuanto al segundo, nada valía vivo y la naturaleza lo suministraba profusamente: por tanto, se lo desperdiciaba desconsideradamente. Los recursos naturales tenían un valor económico casi nulo en las Galápagos y solo adquirían uno al ser exportados, volviéndose obra civilizadora vincular, por la vía del comercio, las islas al continente. Para el colono, la naturaleza era el trabajo forzado por el que no le pagaban. Cuando se liberó de los amos, continuó explotándola de la misma manera, con la diferencia de que, esta vez, intentaba sacar un provecho personal.

  • 29 término de la geografía francesa: que comprende la totalidad del especio, del área, de la superfic (...)

60Finalmente, San Cristóbal e Isabela son, a partir de inicios del siglo xx, las cabezas de puente de la integración de las Galápagos al espacio nacional: es ahí donde comienza a diseñarse una estructura espacial de tipo «areolar»29, a privilegiarse las relaciones con el continente, vía Guayaquil, de donde depende el archipiélago. Pero para que Ecuador logre sujetar su territorio insular, fue necesario que, una vez más, sean extranjeros quienes encuentren un nuevo interés en las Galápagos: su naturaleza adquiere entonces un valor turístico.

El atractivo de la naturaleza

La «invención» turística de las Galápagos

61En 1923 una expedición naturalista norteamericana dirigida por un zoólogo y ensayista, W. Beebe, pasa algunos días en las Galápagos. Pese a la brevedad de su estadía, su obra representa una etapa importante en la evolución de las representaciones occidentales sobre la naturaleza del archipiélago (que por cierto son a menudo moldeadas por personas que no permanecen mucho tiempo en las islas, como Darwin, antaño, y los periodistas y expertos de hoy en día): traducida a varios idiomas, Galápagos: World’s End constituye, en efecto, un enorme éxito de librería en Estados Unidos y Europa. Las Galápagos se vuelven célebres más allá del círculo de los naturalistas: el libro no sólo las da a conocer, sino que suscita el deseo de visitarlas.

  • 30 «Pionero» remite aquí a una iniciativa individual, «colono», a una estructura enmarcada colectivam (...)

62La obra lleva al archipiélago dos tipos de visitantes: acaudalados turistas estadounidenses que lo recorren a bordo de sus yates y pioneros30 europeos deseosos de establecerse en lo que imaginan es un paraíso en la tierra. Esta vez la naturaleza de las Galápagos no atrae ni por las materias primas que pueden extraerse ni como objeto de estudio, sino por ella misma: la gente quiere conocer estas islas donde, desde la visita de Darwin, «[...] mes tras mes, año tras año, las aves, los reptiles y los lobos marinos no conocen sino a sí mismos y contemplan, solos, el amanecer y la puesta del sol» (Beebe, 1924: 60).

  • 31 Es el caso de los cruceros al archipiélago del magnate Vanderbilt en 1931 y 1932, del industrial A (...)
  • 32 Retomo aquí la siguiente observación: «La wilderness es un término abstracto que evoca la ausencia (...)

63Es a la vez la naturaleza de las Galápagos como tal y el aislamiento de las islas lo que atrae a extranjeros que continúan aprovechando el espacio abierto. Los millonarios estadounidenses, cuyos cruceros a las Galápagos se multiplican siguiendo las huellas del Noma, están interesados en dar un tinte naturalista a sus vacaciones y a menudo convidan a bordo a naturalistas31: como el de Beebe, estos viajes turístico-naturalistas evitan la parte habitada del archipiélago. En cuanto a los pioneros europeos, intentan establecerse en las islas todavía desiertas y que disponen de agua, Floreana y Santa Cruz. Los extranjeros prefieren otras islas a San Cristóbal e Isabela, pues el deseo de retorno a la naturaleza es, en esa época, muy marcado en algunos países occidentales: lo que se busca es la wilderness32, al contrario del proyecto de «civilización» que para entonces se construye en las dos islas colonizadas por los ecuatorianos.

64Los pioneros europeos desempeñan en la historia del archipiélago un papel desmesurado en relación con su limitado número: logran habitar Floreana de modo definitivo y lanzarse al poblamiento de Santa Cruz. Ahora bien, la colonización de estas islas es indisociable de las redes de transportes y comunicaciones que atrajeron a los pioneros, les permitieron llegar e incluso, en buena medida, sobrevivir allí. Estas redes son transnacionales: naturalistas como Beebe, de los que se hace eco la prensa de los países del Norte, «inventan» (Knafou, 1991) las Galápagos, lo que da lugar a los primeros cruceros turísticos al archipiélago. Son los relatos de estos viajeros los que invitan a instalarse en las islas a los pioneros europeos y estos, a su vez, atraen a periodistas que llegan para ver cómo viven estos Robinsons de los tiempos modernos. El espacio abierto de las Galápagos se organiza pues de una manera diferente a partir de los años 1920-1930: al tiempo que es progresivamente integrado al territorio nacional, está en contacto directo con el mundo, que ya no es solamente el de los naturalistas sino aquel, mucho más vasto, de los lectores de una prensa occidental de gran tiraje.

Floreana o los Robinsons del espacio abierto

  • 33 Hickman, 1985: 118.

Es en Noruega donde Galápagos: World’s End conoció un éxito fulminante y donde la atracción de las islas fue mayor33:

65un empresario de Oslo olfatea un buen negocio y funda una sociedad de colonización de las Galápagos, a las que presenta como un paraíso donde las tierras cultivables permitirían alimentar a 100.000 personas... En 1927 una veintena de familias originarias de Narvik desembarcan en Floreana y quedan cruelmente decepcionadas: no hay tierras fértiles sino cactus y lava cuyo fin no se alcanza a ver. Se sienten timadas... No obstante, los noruegos se instalan en Post Office Bay con el proyecto de construir una pequeña fábrica de conservas de pescado, que pronto revela ser un fracaso total: la mayoría de ellos, excepción hecha de algunas familias que van a instalarse en San Cristóbal y Santa Cruz, regresan a Escandinavia en 1929.

  • 34 En 1934, la Baronesa desapareció con Philipson, uno de sus amigos, sin dejar huella; Lorenz, el se (...)

66Ese mismo año una pareja de alemanes llega a Floreana. Los pioneros europeos de las Galápagos son tan pocos que evocarlos puede parecer anecdótico. Sin embargo, es esencial en la geografía de estos pequeños mundos insulares develar, a través de los casos individuales, la complejidad de la trama espacial en la que viven, para comprender la evolución de los usos y representaciones de las Galápagos y la correlativa inclusión del archipiélago en el mundo. K. Ritter es un dentista de Berlín que decidió abandonar la gran ciudad para ir a vivir con su compañera, D. Strauch, en una lejana isla del Pacífico: son precursores y son también los primeros en ver en las Galápagos un refugio para huir de la civilización industrial. En 1932 se les une otra pareja de alemanes, H. y M. Wittmer y, al año siguiente, otros compatriotas, la famosa «Baronesa» y sus dos galanes. A ello siguió un suceso que volvió célebres a las Galápagos en el mundo entero y continúa, hoy en día, siendo explotado como un buen filón por las empresas de turismo: la historia es contada en todas las guías y por todos los guías de las Galápagos34.

67El libro de Margaret Wittmer (1989) es un buen testimonio sobre Floreana en la era alemana:

  • 35 op. cit.: 17.

Meses después de la llegada de los Ritter a las Galápagos estos continuaban siendo en Alemania objeto de un intenso interés por parte de los periódicos y las revistas ilustradas. A mi marido le apasionaron esos reportajes, que siguieron a su lectura de la fascinante obra de W. Beebe, Galápagos: World’s End35.

68Así, después de la lectura de Beebe y de los periódicos que relataban la aventura de sus compatriotas, un concejero municipal de Colonia y su mujer, empleada bancaria, deciden instalarse en las Galápagos... Beebe había dado a conocer las Galápagos a muchos lectores, pero lo que las hará famosas es la decisión de un puñado de ellos de ir a instalarse allí. Efectivamente, para que las Galápagos fueran ampliamente conocidas se necesitaba un mito más decidor para la «multitud solitaria» de las metrópolis occidentales que aquel de las islas de comienzos de la teoría darwiniana: el de Robinson es el adecuado. Una isla desierta, perdida en el Pacífico y que alberga a una fauna extraña que no le teme al hombre, es vista, a partir de los años 1930, como un pequeño paraíso con el que sueñan muchos citadinos de las metrópolis occidentales:

  • 36 ídem: 19.

Cuando estábamos camino a Floreana, me imaginaba una isla romántica de los Mares del Sur, un paraíso de paz y de abundancia donde el trabajo tendría poco lugar. Los libros y los reportajes que habíamos leído en Alemania no nos previnieron adecuadamente que sería una tarea titánica hacer nuestra vida en nuestra nueva morada36.

69En efecto, los Wittmer se decepcionan enseguida. Para comenzar, la acogida de sus compatriotas es muy fría. Luego, todo está por hacer: encontrar un refugio, que escogen en grutas utilizadas por los piratas, cerca del único punto donde hay agua en la isla; cazar para alimentarse; desbrozar la maleza y plantar las semillas traídas desde Alemania; vigilar las cosechas y abatir a los toros salvajes que llegan regularmente a pisotearlas; domesticar un asno y una vaca; construir una cabaña, luego una casa, luego un barco de pesca... Los Wittmer se aferran a su isla con una tenacidad digna de admiración: ¡ya son cuatro generaciones en Floreana!

70Esta lucha cotidiana por la existencia ha sido el destino de todos los pioneros europeos y fueron mucho más numerosos, como los noruegos, los que renunciaron muy pronto. Los que lograron quedarse en las Galápagos son, por ende, gente de un temple poco común, tan adaptada a esta vida difícil que podrían servir de ejemplo a un darwinismo social predicador de la «sobrevivencia del más apto»... Desde luego, aquí no tuvo lugar ninguna «selección natural» sino una selección por la manera de vivir en la naturaleza, de la que saca todo sin contar con nadie. ¿Quién más sino citadinos cansados de la promiscuidad habrían podido así jugar a los Robinsons? La idea de vivir de su trabajo solitario en la naturaleza es una idea occidental, es el viejo mito de Prometeo aplicado a una isla asimilada al mundo. Pero aquí Prometeo es moderno: es Robinson, solo y provisto de herramientas manufacturadas...

«Asilo de la Paz»: en las alturas de Floreana y cerca de la única fuente y de grutas que antaño eran guarida de los filibusteros, este lugar fue escogido por la familia Wittmer para construir su primera casa, con ocasión de la colonización definitiva de la Isla en los años 1930. Estos alemanes, que desde entonces habitan la orilla pues viven sobre todo del turismo, arriendan esta barraca a una familia de peones encargados de cultivar sus tierras de la parte alta.

  • 37 Tres navíos estadounidenses, uno alemán, uno británico y uno polaco: la situación estratégica de l (...)

71Sin embargo, estos pioneros no están realmente solos: en el libro de M. Wittmer se registran veintiséis visitas de navíos extranjeros a Floreana, frente a seis solamente del barco del gobierno, entre 1932 y 1942, fecha a partir de la cual los militares estadounidenses llegan frecuentemente a la isla. La proporción entre navíos extranjeros y nacionales es otra prueba de que las Galápagos siguen siendo un espacio abierto. Estos barcos extranjeros son diversos: la mayoría pertenecen a millonarios estadounidenses, pero hay también dos atuneros californianos, algunos veleros y seis buques militares37. Para los pioneros, las visitas de extranjeros tienen una importancia que puede resultar paradójica tratándose de exiliados voluntarios de la civilización. El contraste entre la dureza de la vida cotidiana en la soledad de la isla y el lujo de los yates de paso torna difícil, una vez que los visitantes se van, el regreso a la realidad del exilio. Robinson abandonó su isla en el primer barco que lo aceptó; los pioneros de Floreana oscilan entre la vida del célebre recluso y la de anfitrión de sus visitantes de marca, según un ritmo que los desorienta:

  • 38 ídem: 77.

Una de las características de la vida en Floreana parecía ser que a veces ningún navío asomaba durante meses mientras que en otros períodos llegaban uno tras otro, como si la isla fuese el sitio de veraneo favorito de los millonarios38.

72A través de estos visitantes, es el «afuera» que se invita periódicamente bajo la forma de bienes materiales, comida, personas originarias del mismo mundo que el que se ha dejado atrás y del que traen noticias, correo o periódicos. Y cuando otros habitantes se instalan en la isla, hay que compartir este maná:

  • 39 ídem: 65.

Hancock había traído generosos regalos para Ritter, cosas que nosotros, insulares, considerábamos como tesoros: zapatos, ropa, comida en conserva y leche, herramientas. Cuando la Baronesa escuchó hablar de estos regalos, fue a verlo a fin de organizar un «reparto equitativo». «Mi querida baronesa, respondió fríamente Ritter, estas cosas me han sido dadas personalmente y no tengo ninguna intención de distribuirlas»39.

  • 40 Es así como el presidente Roosevelt, además de los numerosos regalos que hiciera a los Wittmer con (...)

73Las malas relaciones que reinan entre los pioneros tienen como causa primera su competición para captar los regalos de afuera... Es la triste paradoja de Robinsons encerrados en una isla que pertenece a un espacio abierto: no sólo que el «afuera» está siempre presente sino que su influencia es tan grande que determina, en gran medida, la vida de los pioneros. Una vez desaparecidos los otros dos otros grupos, los Wittmer se beneficiaron, ellos solos, de los regalos de ultramar y pudieron establecer con algunos de sus visitantes vínculos que les serán preciosos40.

74Las interferencias del mundo exterior no se limitan a los «Papas Noel»: M. Wittmer menciona seis visitas de periodistas entre 1932 y 1942. La vida de los pioneros de Floreana se desarrolla casi ante los ojos de los lectores de la prensa estadounidense o alemana. Así, la misteriosa desaparición de la Baronesa da lugar a innumerables artículos:

  • 41 ídem: 92.

Poco tiempo después de que M. Hancock se fuera, llevándose a D. Strauch con él, Floreana fue invadida por periodistas estadounidenses, que bebían cada palabra que soltábamos sobre estos sucesos trágicos, a fin de utilizarlas para construir un excitante «Drama de las Galápagos» para sus lectores ávidos de sensaciones41.

75Los periodistas pagan para obtener estos relatos sobre Robinsons que fascinan a sus lectores: las confidencias tarifadas de M. Wittmer financian su viaje a Alemania en 1935. Los Robinsons de Floreana son, pues, híbridos: por un lado bregan por asegurarse su subsistencia cotidiana y, por el otro, publican artículos en periódicos del Norte. Y es así como, de lugar de retiro y de labor solitaria, la isla va a convertirse en sirio de acogida turística: ya no serán exclusivamente los recursos de la tierra los que garantizarán la vida de los pioneros, sino la isla como tal.

76Con ello, la singularidad de las Galápagos no es sino más respetada: hay una diferencia esencial entre pioneros europeos y colonos ecuatorianos. En efecto, los primeros saben que sus compatriotas visitan las islas por las mismas razones que los motivaron a instalarse allí, sean estas, para los turistas, el deseo de un efímero retorno a la naturaleza o una huida provisional de la civilización. Los ecuatorianos, en cambio, consideran el atractivo de las Galápagos para los turistas como el signo de la apertura tan esperada de sus islas a la civilización: su razonamiento es inverso.

Santa Cruz o la Babel de las Galápagos

  • 42 En 1950, Le Toumelin anota que «al lado de Academy Bay, Puerto Chico parece una gran ciudad. No ob (...)

77Algunas familias noruegas sobrevivientes de la desafortunada tentativa de colonización de Floreana se instalan, en 1929, en Academy Bay: son los primeros habitantes permanentes de Santa Cruz, donde practican la pesca y cultivan, además de frutas y legumbres, café en las alturas de la isla. A fines de los años 1930, se les unen alemanes —los cuatro hermanos Angermeyer—, luego, después de la guerra, otras familias: una belga, una suiza y varias alemanas y estadounidenses42... Hoy en día estos pioneros de la primera, segunda y tercera generación, totalizan unas cincuenta personas en Santa Cruz.

78Estos pioneros distinguen dos periodos en su vida en Santa Cruz: el anterior al turismo organizado y el posterior a la llegada masiva de turistas y migrantes a las islas. Todos recuerdan su vida «de antes», que los separa de los ecuatorianos y de unos cuantos extranjeros instalados en las Galápagos desde fines de los años 1960, con una nostalgia en la que se mezclan el recuerdo de la dureza de los tiempos y aquel de una tranquilidad irreemplazable. Jacqueline De Roy, llegada a las Galápagos en 1954, y su hijo Gil, que nació allí en 1956, evocan la vida de antaño:

  • 43 J. y G. De Roy, comunicación personal, 1994.

Cuando llegamos a Santa Cruz vivimos primero en la parte alta, donde éramos empleados en la cosecha del café, pero en cuanto pudimos hacerlo, bajamos a instalarnos en la costa, pues habíamos venido para estar al borde del mar. Al comienzo vivíamos en una tienda de campaña, luego nos construimos una casita. En esa época, había algunas familias ecuatorianas, las últimas familias de la colonia noruega, así como los Angermeyer y los Schreyer. Fuimos bien acogidos por una familia noruega pero no por los alemanes, que nos consideraban como intrusos, sin que al comienzo entendiéramos por qué. En realidad, todos estos colonos europeos se sentían muy aislados en las islas y cuando los veleros atracaban, era un acontecimiento: noticias, conversación y sobre todo donaciones de ropa, libros, herramientas. Las familias alemanas no querían compartir ese maná con nosotros e intentaban reservarse a los visitantes para ellos; tuvimos que constituir nuestra propia red de visitantes extranjeros.
Mi padre llegó a Santa Cruz solo, en 1954. Con mi madre, venían de Bruselas, donde habían reunido suficiente dinero como para embarcarse a bordo de un carguero, pero no como para regresar si la experiencia salía mal. Habían pensado al comienzo en el Congo belga, pero mi padre tuvo el suficiente olfato para sentir que las cosas iban a terminar mal allá y se decidieron entonces por las Galápagos. Querían vivir la vida del pionero, no pasar su tiempo en una oficina y depender de otros: Congo belga o Galápagos suponían dos tipos de colonización diferente pero la misma elección de vida. En ese tiempo sólo había un barco cada seis meses: al cabo de seis meses, mi padre fue a buscar a mi madre y mi hermana que se habían quedado en Guayaquil. En los años 1960 vimos desfilar ante nosotros a periodistas, científicos, viajeros más o menos ricos u originales. Durante un tiempo mis padres vivieron de la recolección de conchas endémicas para venderlas a los coleccionistas o a los científicos que a veces les dieron nuestro nombre. También vivimos de la pesca de langosta: yo iba a recogerlas en la bahía frente a nuestra casa, donde ahora ya no queda ninguna, y a veces me hacía arrastrar por una tortuga de mar para volver... íbamos asimismo a la caza de chivos salvajes, que pululaban en esa época por el lugar; mi padre tenía un fusil pero mi hermana y yo los perseguíamos a la carrera, descalzos. La educación de los niños se hacía en la casa y entre vecinos europeos, sobre todo para el aprendizaje de los idiomas: aquí todos hablamos inglés y alemán, y en mi familia francés, y, cuando niños, también aprendimos el español, mientras que nuestros padres no lo hicieron sino muy tarde y siempre lo han hablado con reticencia43.

79Puerto Ayora acoge rápidamente a una población más numerosa que la isla de los Wittmer: Santa Cruz, que había sido escogida para llevar una vida alejada de todo, resulta ser la escala favorita de los navegantes, a la espera de los científicos de la estación Darwin y luego de los turistas y los migrantes... Pero los pioneros han guardado el recuerdo de los tiempos en que había que subir a pie a la parte alta, por un sendero de unos diez kilómetros a través de los cactus, a buscar la tierra para los jardines costaneros y las frutas y legumbres que cambiaban por pescado con «los de arriba»; del agua salobre que iban a recoger todos los días, remando, al otro extremo de Academy Bay; de la época en que debían construir ellos mismos casas y barcas de pesca...

80Invidualistas en exceso, estos pioneros continúan confiando solo en ellos, como siempre ha sido el caso desde que se instalaron en las islas. Su identidad está ligada a un territorio que, literalmente, han construido: abandonaron, jóvenes, sus sociedades por un mundo «virgen» en el cual, humanizándolo con su trabajo de subsistencia individual, se constituyeron como personas. Lo que han edificado con sus manos, su propiedad, se inscribe en los lugares y forma su territorio, in-disociable de sus personas. Llegada la comodidad gracias al turismo, estos pioneros pudieron construir hermosas villas rodeadas de jardines suntuosos; en algunas de ellas se reencuentra el país de origen: por ejemplo, una casa rodeada de cactus, con el techo inclinado y un mobiliario de madera maciza adornado con motivos sacados del mundo rural bávaro... Estos pioneros europeos y sus descendientes tienen un apego visceral por las Galápagos, pero si bien se lamentan por su desarrollo, han sacado demasiado provecho de él como para ponerlo verdaderamente en tela de juicio. Efectivamente, desde que se inicia el turismo hacia el archipiélago, tienen ventajas ciertas sobre los colonos ecuatorianos: hablan varios idiomas, conocen la mentalidad de sus compatriotas y saben lo que vienen a buscar en las islas; en fin, todos constituyeron, como dice J. De Roy, «redes de visitantes extranjeros»...

81El Estado ecuatoriano, aunque ve con buenos ojos esta participación europea en el poblamiento de las Galápagos, se inquieta en cambio por las injerencias permanentes de las misiones científicas, de los cruceros turísticos y de los pesqueros extranjeros en el archipiélago. A partir de los años 1940, los gobiernos ecuatorianos, ayudados por coyunturas nacionales e internacionales favorables, ponen en práctica una nueva política: situándose en el campo de las relaciones internacionales entre Estados, Ecuador quiere integrar definitivamente las Galápagos al territorio nacional.

La nacionalización de la Galápagos mediante su internacionalización (1942-1959)

82La irrupción de las Galápagos en el campo internacional se hace en menos de veinte años: en 1942 Quito permite a Estados Unidos instalar una base militar en Baltra; en 1952 Ecuador participa en la conferencia de Santiago sobre las 200 millas marinas; y en 1959 se crea, con el apoyo de la UNESCO, el parque nacional de las Galápagos. En cada uno de estos acontecimientos, se toma a la comunidad de naciones por testigo de la soberanía ecuatoriana sobre el archipiélago: el Estado apela así, para nacionalizar el espacio insular, al derecho público internacional antes que al derecho nacional, cuyos decretos y leyes sobre las islas han seguido siendo en su mayoría letra muerta.

83Más que una gesticulación legislativa suplementaria que no habría sino disfrazado la impotencia del Estado, es un cambio de estrategia de Ecuador para afirmar su soberanía sobre el archipiélago. El Estado ecuatoriano constata cuánto interesan estas islas a los extranjeros, y de lo que se trata es de implicarlos en las leyes y los tratados internacionales sobre las modalidades de uso del archipiélago. El alquiler de Baltra, la ley de soberanía sobre las 200 millas marinas y la creación del PNG se apoyan así en los tres tipos de recursos de las Galápagos utilizados en el espacio abierto: situación, pesca, naturaleza. Lo que las leyes de Ecuador nunca pudieron hacer respetar debe ser, a partir de entonces, garantizado por los Estados cuyos ciudadanos son los usuarios tradicionales del archipiélago. Ello crea un marco jurídico nuevo, en el cual Ecuador está en su derecho, en adelante reconocido a escala internacional, al defender su soberanía patrimonial sobre los recursos naturales de las Galápagos. Ahora bien, esta última sirve para consolidar la soberanía territorial de Ecuador sobre el archipiélago, haciendo pagar a los países occidentales por el uso, esta vez codificado, que hacen de él. Así, el Estado extrae de estas islas una doble renta a escala mundial: renta de situación —su interés estratégico— o de rareza, por su naturaleza singular.

Baltra, una situación estratégica negociada

84En 1940 Ecuador es un país donde el poder del Estado casi no supera, en la práctica, los límites del «núcleo central del espacio nacional» (Deler, 1981), un triángulo formado por las tres cabeceras fundadoras de la República: Quito, Guayaquil y Cuenca. El problema es la capacidad que tiene o no el Estado de construir y hacer funcionar redes de transportes y comunicaciones que le permitan ejercer, de hecho, su soberanía sobre toda la superficie del territorio nacional reivindicado. Ahora bien, la Amazonia y las Galápagos siguen siendo espacios abiertos pues, en ambos casos, obstáculos físicos importantes —los Andes y la selva amazónica al este, el océano al oeste— impiden a un Estado ecuatoriano, que dispone de precarios medios, controlar, poblar y hacer producir esos territorios marginales respecto del «núcleo central» del país. Al este, es muy tarde: Perú se lanzó, desde la segunda mitad del siglo xix, a una política de conquista de la Amazonia, aprovechando la ventaja que ofrece la navegabilidad aguas abajo, mientras los ecuatorianos tienen dificultad para descender de los Andes (Deler, 1981). A fines de los años 1930, se descubre petróleo en esta Amazonia «ecuatoriana», donde compañías anglosajonas rivales logran inmensas concesiones: en julio de 1941 el ejército peruano invade y ocupa el sur de Ecuador, hasta que Pearl Harbour provoca la convocación a una conferencia interamericana en Río de Janeiro, en enero de 1942, con el fin de organizar la «solidaridad continental» contra Japón. Quito se ve entonces obligada, bajo la presión de Estados Unidos, a aceptar los términos de un tratado que le hizo ceder las cuatro quintas partes de su Amazonia a Perú.

  • 44 Deler, 1981: 96.

La historia de la Amazonia ecuatoriana plantea el problema de la considerable distorsión que puede existir entre el espacio nacional reivindicado y el espacio nacional de hecho44.

85Su pérdida hace tomar conciencia a Ecuador de la urgente necesidad de integrar las Galápagos al espacio nacional:

  • 45 Vera, 1941:4.

Nunca hemos tenido barcos adecuados para una vigilancia, incluso mínima, de los intereses nacionales en las Galápagos, ni para establecer un servicio de transporte regular, ni menos aún para crear flujos turísticos y colonizadores45.

86Desde entonces, la solución se impone por sí sola:

  • 46 ídem: 8.

Si los yanquis piden las Galápagos, podríamos cederles una o varias posiciones en estas islas para que establezcan ahí sus bases, a condición de que paguen un buen precio46.

87Ahora bien, el ataque a Pearl Harbour prueba que los japoneses están en posibilidad de proyectar sus fuerzas aeronavales muy lejos de su país: pese al tedio de los «GIs» acantonados en lo que apodan «The Rock» —como Alcatraz, otra prisión insular—, no era absurdo establecer una base en las Galápagos para vigilar Panamá. En efecto, esta sirvió sobre todo para aclimatar a los soldados estadounidenses al trópico antes de enviarlos a luchar en el Pacífico sur. Los estadounidenses esperaban conservar Baltra después de la guerra, pero en 1944 un cambio de régimen en Quito decide de modo diferente: el Estado ecuatoriano rechaza la oferta de Washington de arrendar Baltra durante 99 años contra diez millones de dólares y, en 1946, la base es desmantelada y todo lo que no pueden llevarse se echa al océano. Pero lo esencial, lo que justificaba arrendar una isla a los estadounidenses para que construyan en ella una base militar, permanece: dejan en Baltta una pista de aviación asfaltada de 1.800 metros y un muelle en aguas profundas, que permitirán establecer comunicaciones regulares entre el continente y las Galápagos e integrarlas, así, al territorio nacional.

La soberanía territorial mediante la conservación del patrimonio natural

  • 47 «Tuvimos un día la buena fortuna de visitar en Wreck Bay uno de los más grandes de la flota de los (...)

88Desde principios de los años 1930, numerosos pesqueros californianos van a las aguas de las Galápagos, donde abunda el atún en ciertos periodos del año: en 1932, el 65% del pescado en conserva en San Diego proviene de las Galápagos, y este índice alcanza incluso el 100% en 1933-1934 (Veta, 1941). Ahora bien, después de la guerra el movimiento se acentúa: el agotamiento de los bancos a lo largo de las costas californianas marca el comienzo de la avalancha de pescadores estadounidenses hacia el litoral pacífico de América del Sur, y hacia las Galápagos47 (Deler, 1981; Silva, 1986; Weber, 1995). Iniciada a fines de los años 1940, la «guerra del atún» entre Estados Unidos y Ecuador ilustra la nueva determinación de Quito de afirmar su soberanía sobre las Galápagos. Es para reaccionar contra el saqueo que de sus recursos pesqueros hacen las flotas de pesca de los países ricos que los representantes de Chile, Perú y Ecuador se reúnen en 1952 en Santiago. La primera «Conferencia sobre la explotación y la conservación de las riquezas marinas del Pacífico Sur» desemboca en una declaración en la cual estos países, considerando que «es su deber velar por la protección y la conservación de sus recursos naturales» en nombre de «la subsistencia de sus pueblos», reivindican una «soberanía y jurisdicción exclusivas» sobre 200 millas a partir de sus costas (Valencia Rodríguez, 1977). La declaración de Santiago aclara la política de soberanía patrimonial seguida por estos Estados: en efecto, para hacer valer sus derechos sobre las 200 millas (extensión correspondiente al ancho de la corriente de Humboldt y sus recursos pesqueros), los signatarios evocan «los factores geológicos y biológicos que condicionan la existencia de la fauna y de la flora marinas». Esta soberanía patrimonial se fundamenta entonces en una necesidad social y se apoya en argumentos ecológicos: equivale efectivamente a una conservación de la naturaleza con fines económicos.

  • 48 Esta «región» dota a Ecuador de un espacio marítimo de más de un millón de km2 y le permite, media (...)

89Para el Estado ecuatoriano la «conservación de los recursos naturales» remite aquí a la soberanía nacional sobre «la quinta región natural» del país, el mar48 (las otras son el Oriente, la Sierra, la Costa y las Galápagos). Esta concepción emerge así en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1952 (Chemillier-Gendreau, 1995); al igual que las políticas basadas en el provecho privado, compatibles con ella, esta concepción no da paso a una conservación de la naturaleza a escala mundial: ni por un derecho de fiscalización internacional en el seno de un país dado, ni por un tratamiento de los problemas ecológicos globales por parte de la comunidad de naciones (Hurrell y Kingsburry, 1992; Ost, 1995).

90Los considerandos del decreto presidencial por el cual se instituye el PNG en 1959 confirman el carácter precursor de la conferencia de Santiago. Califican a las Galápagos a la vez de «territorio insular ecuatoriano» y de «tesoro natural», que Ecuador debe explotar continuando con los programas científicos emprendidos con ocasión del «Año geofísico internacional». Y ello, dotando a las Galápagos de un

  • 49 en Larrea, 1982: 87.

organismo permanente [...], cuyas actividades serán un aporte considerable para sacar mejor partido de las riquezas nacionales del país y contribuirán, como tales, al mejoramiento de su economía49.

91Se recurre a la ciencia —representada aquí por este «organismo permanente» también creado en 1959, la Fundación Charles Darwin (FCD), que proyecta la instalación de una estación biológica internacional en el archipiélago— como auxiliar de la economía. Es pues una conservación económica el objetivo del Estado ecuatoriano en las Galápagos:

  • 50 ídem: 88.

Dada la geología del archipiélago, la mayor parte de la superficie de las islas se compone de tierras no aptas para la agricultura, pero que constituyen una riqueza nacional que es necesario proteger para aprovechar de las islas en el futuro como centro de investigación científica y como polo del turismo mundial50.

92El axioma inaugurado con la creación del primer parque nacional americano, según el cual el espacio protegido debe ser «sin valor» agrícola o minero (Runte, 1992), es aquí explícito: es porque son «no aptas para la agricultura» (aunque el Estado haya lanzado una campaña de colonización agrícola en Santa Cruz en 1956) que se transforma a estas islas en parque nacional. Las autoridades ecuatorianas inscriben esta ley en el largo plazo, puesto que se trata de «aprovechar las islas en el futuro»: ¿un «desarrollo sostenible» por adelantado? La respuesta se encuentra más bien en el «polo del turismo mundial» por crearse al mismo tiempo que la base biológica: el objetivo es claramente la ganancia en un mercado mundial.

  • 51 Esta política de transformar en santuario las fronteras mediante parques nacionales ha sido sistem (...)

93Pero el establecimiento de la reserva natural es también un medio para hacer que las Galápagos logren un reconocimiento internacional como parte del territorio ecuatoriano: ¿qué mejor denominación que la de parque «nacional» para afirmar la soberanía de un Estado sobre una parte marginal de su territorio51? La fundación del parque nacional de las Galápagos tiene lugar bajo la égida de la UNESCO y la Fundación Charles Darwin (FCD) se crea para servir de tutela internacional a la conservación de las islas. Así, la confirmación de la soberanía ecuatoriana sobre el archipiélago se hace mediante un acuerdo entre el Estado y organismos internacionales, inscribiéndose en el campo, de dimensión mundial, de la conservación de la naturaleza.

94Toda la historia de las Galápagos es una dialéctica entre su pertenencia a espacios reticulares organizados por actores extranjeros y su integración a un territorio estatal centrado en el continente, del que están alejadas. El espacio de las Galápagos estaba abierto a los occidentales pero cerrado a los colonos ecuatorianos, prisioneros en sus islas y, por tanto, con poca probabilidad de que se les unan compatriotas voluntarios. A partir de los años 1940, el Estado quiere cambiar el juego: las Galápagos deben cerrarse a los extranjeros o, más exactamente, estos tienen, desde entonces, que pagar por hacer uso de ellas, mientras estas deben, por el contrario, abrirse a los ecuatorianos. Para lograrlo, el Estado procede a la internacionalización de las jurisdicciones relativas a los usos tradicionales de las Galápagos por parte de los extranjeros, de manera que se oficialice una participación ecuatoriana, que se espera crecerá, en todos estos tipos de explotación. Y esto, transformando este patrimonio insular en territorio, es decir en espacio donde la sociedad nacional, por intermedio del Estado, debería

  • 52 Godelier, 1984: 112.

garantizar a todos o a parte de sus miembros derechos estables de acceso, de control y de uso de todos o parte de los recursos que allí se encuentran52.

95Pero para ello es necesario aumentar la población ecuatoriana de las Galápagos creando y desarrollando en ellas una economía capaz de atraer migrantes. Se conseguirá hacerlo aprovechando el entusiasmo de los occidentales por la naturaleza de las Galápagos, que el parque nacional y la estación científica deben estimular: esta economía será pues el turismo. En efecto, este permitirá a la vez el poblamiento del archipiélago y la búsqueda del beneficio privado y público, sin dejar de ser una actividad valorizada por una comunidad internacional que garantiza, a través de la FCD y de un parque nacional donde científicos estadounidenses y europeos realizan investigaciones, que tal actividad no causa perjuicio a la naturaleza.

Notes

1 en Hickman, 1985: 19.

2 El segundo visitante europeo al archipiélago es el español Rivadeneira, en 1546: partiendo desde Perú, llega a las Galápagos empujado por la corriente de Humboldt. Al arribar a Guatemala, escribe a Felipe II para solicitarle el derecho de gobernar estas islas, de las que señala la ausencia de agua y la presencia de tortugas gigantes. No recibe respuesta.

3 Importante paradero de los filibusteros, esta isla sin embargo no ofrecerá jamás las ventajas de las Galápagos: está muy alejada de la ruta de los galeones.

4 en Hickman, 1985: 361.

5 Melville (1854), quien retoma esta denominación, describe las dificultades de la navegación en las Galápagos: «Nadie se sorprenderá de encontrar ahí tantos restos de barcos luego de haber observado las corrientes contrarias que remolinean en casi todos los estrechos del archipiélago. Los caprichos del aire sólo pueden compararse con los del mar. En ningún lado como en las Encantadas el viento es tan caprichoso, desconcertante, nada confiable y con relevos de extraña calma. Nos ha llevado casi un mes ir solamente de una isla a otra, aunque jamás distan en más de 90 millas» (op. cit., 1985: 133).

6 en Rose, 1924: 348.

7 ídem: 362.

8 ídem: 205.

9 en Epler, 1987: 86.

10 Los científicos las utilizan hasta ahora: «Esta región, donde la corriente de Cromwell es empujada hacia la superficie por las islas de Isabela y de Fernandina se convirtió en el centro de nuestra área de investigación. Los grupos de cachalotes se desplazaban a veces un centenar de kilómetros hacia el sur o hacia el oeste, pero era entre Fernandina y Roca Redonda donde se encontraban en mayor número [...]. Fue muy interesante leer los diarios de viaje de los balleneros que nos habían precedido. Un buen número de sus observaciones sobre el comportamiento de los cachalotes habrían podido estar en nuestros propios diarios. La principal diferencia provenía de consideraciones sobre la densidad de las poblaciones de cachalotes: las nuestras parecen situarse entre las del capitán Colnett, que señala “enormes cantidades”, y las de balleneros frustrados de la segunda mitad del siglo pasado, que ya casi no los veían» (Whitehead, 1985: 19-21).

11 En 1797 el segundo ballenero que caza en las Galápagos lleva de las islas 42 cachalotes, del total de 100 que captura en el Pacífico. El tercer ballenero, el mismo año, efectúa todas sus capturas en el archipiélago (Epler, 1987).

12 Porter, en Rose, 1924: 208.

13 Melville da testimonio del éxito de los «Galápagos Grounds»: «Al día siguiente de haber cazado en Redondo Rock, tuvimos un buen viento y, dirigiéndonos hacia Albermale, de repente divisamos 30 veleros que remontaban todos contra el viento, como una escuadra en línea.» (1985: 151).

14 El inventario de los cuadernos de bitácora de 79 balleneros norteamericanos que efectuaron en total 189 visitas a las Galápagos entre 1831 y 1868 indica 13.000 capturas: así, el Isabela se apodera en Española de 335 tortugas en 5 días; el Moss, de 350 en Floreana en 9 días, en 1834... (Epler, 1987).

15 Deler, 1981.

16 La Audiencia de Quito se extendía en más de un millón de km2; en 1830, el territorio del Ecuador continental comprendía 700.000 km2, frente a 276.000 km2 en la actualidad.

17 Este, no obstante, vuelve a la actualidad algunas décadas después. Villamil, sumamente endeudado con Iturburu e incapaz de reembolsarle, donó la isla de Floreana a su acreedor, que la legó a su pueblo natal del País Vasco, Barcus: ello incitó a Francia, en 1884, a reclamar nuevamente las Galápagos y, otra vez en 1951, la comuna de Barcus intentó hacer valer sus derechos sobre Floreana...

18 El representante de Perú hizo pérfidamente observar en esa ocasión que arrendar las Galápagos a Gran Bretaña equivaldría, en realidad, a abandonarlas, pues «¿qué otro control que no sea nominal podría ejercer Ecuador sobre un territorio sin autoridades nacionales y sin habitantes ecuatorianos?» (en Villacrés Moscoso, 1985: 132).

19 Villacrés Moscoso, 1985: 142.

20 Darwin, 1985:161.

21 Silva, 1992: 1990.

22 Los nombres de «Isabela» y «Fernandina» fueron dados en honor de los Reyes de España; «Genovesa», por la ciudad de origen de Colón; «San Cristóbal», en recuerdo de su nombre; «Pinta» y «Santa María» [Floreana], por dos de las carabelas del navegante; «Pinzón», en homenaje a uno de sus pilotos; «San Salvador», para recordar la primera isla que el descubridor bautizó en América; «Rábida», por la abadía donde Colón maduró su expedición, y «Marchena», para honrar la memoria de su abad; «Santa Fe», en referencia a la ciudad de Andalucía donde Colón recibió el mandato de los Reyes de España; «Española», porque su expedición era española, y «Santa Cruz», porque era católica...

23 en Bognoly y Espinosa, 1904: 198.

24 De ello da testimonio un viajero ecuatoriano a comienzos de siglo: «Cuando oí hablar de una colonia en la isla de San Cristóbal, creí encontrar ahí algo que se le pareciera, pero me equivoqué. En realidad, la única cosa que ahí se encuentra es una hacienda y todos los habitantes de la isla, incluidos el Jefe territorial y las otras autoridades, hasta el peón más infeliz, dependen de ella [...]. Hoy, las autoridades que residen en la isla no son sino simples marionetas y sirven solo para decir que hay representantes del gobierno, pero nada pueden hacer» (en Latorre, 1991: 71).

25 en Bognoly y Espinosa, 1904: 202.

26 ídem: 198.

27 Wittmer, 1989: 168-169.

28 El navegante J.Y. Le Toumelin da testimonio de la marginalidad de San Cristóbal en 1950: «Puerto Chico es la capital, el pulmón de las Galápagos. Allí se respira pobreza pues los recursos del archipiélago son más que modestos [...]. Puerto Chico no tiene ni calles trazadas ni almacenes. Por eso, no hay que aspirar a encontrar las cosas más usuales. Como los habitantes están desprovistos de todo, la llegada de un barco -acontecimiento poco frecuente- es siempre considerada como una ocasión de intercambios interesantes. Apenas desembarcamos, todos se nos acercaron» (1953: 141-142).

29 término de la geografía francesa: que comprende la totalidad del especio, del área, de la superficie, contrariamente a una red (reticular) que no considera sino ciertos puntos.

30 «Pionero» remite aquí a una iniciativa individual, «colono», a una estructura enmarcada colectivamente (por el Estado o por una sociedad de colonización)

31 Es el caso de los cruceros al archipiélago del magnate Vanderbilt en 1931 y 1932, del industrial Astor en 1933, del petrolero Hancock en 1928, 1932, 1933 y 1934...

32 Retomo aquí la siguiente observación: «La wilderness es un término abstracto que evoca la ausencia de toda marca humana en la naturaleza y no tiene equivalente en español. Nos pareció preferible conservar este término que abarca un concepto típicamente anglosajón» (P. Grenier y B. Gould, 1992: 308).

33 Hickman, 1985: 118.

34 En 1934, la Baronesa desapareció con Philipson, uno de sus amigos, sin dejar huella; Lorenz, el segundo, abandonó la isla poco después, en la barca de un noruego de Santa Cruz: sus cadáveres se encontraron momificados por la sal en una playa de Marchena; finalmente, Ritter murió envenenado. Los Wittmer sospecharon que Lorenz asesinó a la Baronesa y a Philipson, y que Strauch mató a su compañero, que había acusado a los Wittmer de la muerte de la Baronesa. Todo contribuye a volver el asunto misterioso: desapariciones, muertes no dilucidadas, fuga del único testigo (D. Strauch, que partió a Norteamérica a sacar partido de su versión de la historia); pero, sobre todo, el espacio cerrado de la pequeña isla, escena donde aparecen y desaparecen actores sin público, venidos de fuera y que vuelven a partir...

35 op. cit.: 17.

36 ídem: 19.

37 Tres navíos estadounidenses, uno alemán, uno británico y uno polaco: la situación estratégica de las Galápagos interesa a las potencias del Norte incluso antes del desencadenamiento de la guerra.

38 ídem: 77.

39 ídem: 65.

40 Es así como el presidente Roosevelt, además de los numerosos regalos que hiciera a los Wittmer con ocasión de su visita a Floreana a bordo del acorazado USS Houston en 1938, intervino a fin de que estos ciudadanos alemanes no fueran echados de las Galápagos cuando la construcción de la base de Baltra; los Angermeyer, pioneros alemanes de Santa Cruz, no tenían estos apoyos: fueron deportados al continente mientras duró la guerra.

41 ídem: 92.

42 En 1950, Le Toumelin anota que «al lado de Academy Bay, Puerto Chico parece una gran ciudad. No obstante, ahí se encuentra, en una miserable cabaña de tablas, a un representante del gobierno. A diferencia de Puerto Chico, la población de Academy Bay es más bien de origen europeo. No se trata, por cierto, sino de algunas familias [...]. Esta gente venida de distintos rincones de Europa tuvo como móvil común el deseo de huir de una agitación malsana y buscar una isla donde vivir a su guisa» (op. cit.: 159).

43 J. y G. De Roy, comunicación personal, 1994.

44 Deler, 1981: 96.

45 Vera, 1941:4.

46 ídem: 8.

47 «Tuvimos un día la buena fortuna de visitar en Wreck Bay uno de los más grandes de la flota de los tuna-clippers norteamericanos: el Normandía, de 160 pies de largo y capaz de transportar 430 toneladas de pescado» (Le Toumelin, 1953: 142).

48 Esta «región» dota a Ecuador de un espacio marítimo de más de un millón de km2 y le permite, mediante una proyección meridiana realizada a partir de las Galápagos, reivindicar una parte de la Antártica.

49 en Larrea, 1982: 87.

50 ídem: 88.

51 Esta política de transformar en santuario las fronteras mediante parques nacionales ha sido sistemática en Argentina, particularmente respecto de Chile y sobre todo en las zonas en litigio de la Patagonia (Fourcade y Uribe Larrea, 1992).

52 Godelier, 1984: 112.

Table des illustrations

Titre Mapa 4. Primer mapa de las Galápagos (1684, en Beebe, 1924)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5530/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 688k
Titre Mapa 5. Mapa de las Galápagos por Fitzroy (1835)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5530/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Légende Desde las campañas de los balleneros de Nantucket en el siglo xix, la bahía de Banks es reputada por la profusión de cachalotes que albergan sus aguas muy ricas en plancton, gracias a la conjunción del «upwelling» de la corriente profunda y fría de Cromwell y del sol ecuatorial. El pequeño volcán Ecuador, al fondo, marca el extremo noroeste de Isabela: muy pocos cruceros turísticos atraviesan esta región de las Galápagos, muy aislada y nunca visitada por los barcos del SPNG, aunque muy frecuentada por numerosos barcos pesqueros clandestinos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5530/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 706k
Titre Mapa 6. Las colonizaciones de un espacio abierto
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5530/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 667k
Légende «Asilo de la Paz»: en las alturas de Floreana y cerca de la única fuente y de grutas que antaño eran guarida de los filibusteros, este lugar fue escogido por la familia Wittmer para construir su primera casa, con ocasión de la colonización definitiva de la Isla en los años 1930. Estos alemanes, que desde entonces habitan la orilla pues viven sobre todo del turismo, arriendan esta barraca a una familia de peones encargados de cultivar sus tierras de la parte alta.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5530/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540