Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Macro-ecología de los Andes peruanos

 | 
José A. Salaverry Llosa

Anexo A. Componentes metodológicos

Texte intégral

1Nos referirnos en este anexo a tres componentes metodológicos utilizados ampliamente en nuestro trabajo que nos han ayudado en el entendimiento de los factores y condiciones macro-ecológicas que explican la evolución de los Andes hacia la situación actual. Ellos son los siguientes:

  1. Las principales dificultades o «barreras» que caracterizan las diversas zonas hidrológicas de los Andes y que limitan las actividades humano-económicas que se realizan en ellas.
  2. Los tipos de registros o archivos paleo climáticos clasificados por los -ambientalistas.
  3. Clasificación de los largos períodos en el tiempo utilizados en la especificación de la dinámica de cambio climático en los Andes.

A.1 Principales dificultades o «barreras» que caracterizan las diversas zonas hidrológicas de los Andes y que limitan las actividades humano-económicas que se realizan en ellas.

2Nos referimos a las, denominadas dificultades o «barreras» de origen natural (de carácter físico y ambientales) determinadas por las propias características y condiciones que imprime la cordillera de los Andes: su orografía, topografía, hidrología y el clima–vegetación que modelaron en el pasado -y caracterizan hoy en díalas diversas zonas geo-hidrológicas de los Andes (J. Pulgar Vidal, 1996; C. Peñaherrera, 1986; M. Tapia, 1996; L. Masson, 1984; O. Dollfus, 1991; P Morlon et al,1982). Dificultades o «barreras» de origen natural a las que se añaden aquellas de origen humano, las denominadas «barreras culturales» que condicionan o limitan aún más el desarrollo de las actividades humano-económicas en los territorios de los Andes peruanos (H. Araujo, 1986).

3Las principales dificultades o «barreras» las clasificamos en las siguientes:

  1. Aquellas relacionadas con las grandes extensiones de los espacios de territorio ofrecidos por la naturaleza en sus cuencas y sub-cuencas y micro-cuencas hidrológicas y, en particular, con la diversidad y heterogeneidad de sus espacios reales o efectivos de ocupación territorial conformados por decenas de miles de microespacios, caracterizados, fundamentalmente, por una notoria escasez de recursos de suelos de cultivo y de aguas de riego de fácil acceso para su aprovechamiento humano–económico en su estado natural.
  2. Las relacionadas a las grandes dificultades que significa la altitud de los Andes, las pendientes y las diversas condiciones fisiográficas y climáticas señaladas, tanto para su uso agrícola, como para sus comunicaciones terrestres; referidos al aislamiento físico y pobre movilidad de las poblaciones, en relación con las vastas extensiones de territorio y enormes dificultades determinadas por los accidentes geográficos e hidrológicos.
  3. Las enormes disrupciones producidas por la ocurrencia periódica y cíclica de desastres naturales, de fenómenos climáticos –y telúricos- directamente relacionados a la orografía, geografía y topografía de los medios ambientes andinos.
  4. A las que se añaden las «barreras» o dificultades y limitaciones de origen humano, las denominadas «barreras» culturales, fundamentalmente referidas a las condicionantes demográficas1 las que limitaron y condicionaron los procesos de expansión y el propio desarrollo de los grupos y poblaciones en sus diversas zonas y áreas de ocupación territorial.

A.2 Tipos de registros o archivos paleo climáticos clasificados por los paleo-ambientalistas

4Los paleo-ambientalistas se refieren a los diferentes tipos de registros o «archivos» paleo climáticos para señalar los elementos que proporcionan las múltiples evidencias de diferente tipo (glaciológicas, geo-morfológicas, paleo-hidrológicas, sedimentarias, edafológicas y similares) e interpretaciones basadas en dichas evidencias, acerca de las condiciones hidro-orográficas y de clima-vegetación que caracterizaron en el pasado un área geográfica de ocupación territorial o, zona, región o continente específico.

5De acuerdo a la especificación realizada por los expertos J. Macharé y L. Ortilieb (1993: 35-52) los tipos de registros o archivos paleo climáticos, son los siguientes:

6a- Archivos paleo-climáticos naturales de carácter biológico y geológico, cuyas modificaciones testimonian efectos de los cambios oceánicos y climáticos propios de ‘El Niño’. Comprende la fauna marina y terrestre; los anillos de crecimiento de los árboles; los sedimentos marinos, litorales (cordones litorales), lacustres y glaciales, eólicos y aluviales (huaycos y conos aluviales), los casquetes de hielo y formaciones de suelos.

7b- Archivos paleo-climáticos asociados con la presencia del hombre, sea porque él lo confeccionó, o porque ellos registran actividades u obras humanas afectadas por el fenómeno océano-climatológico de ‘El Niño’. A esta categoría pertenecen:

  1. Los archivos históricos conformados por los registros de fuentes escritas en los últimos 500 años, desde la llegada de los españoles al Perú;
  2. los archivos arqueológicos referidos a los vestigios o «huellas» del pasado encontrados en las excavaciones y observaciones arqueológicas de las múltiples construcciones e innumerables expresiones y objetos, petroglifos y pictografías, cerámica, textiles, materiales y restos de alimentos, herramientas, entre muchos otros;
  3. los archivos instrumentales de fenómenos físicos atmosféricos y oceanográficos, tales como temperatura, precipitaciones pluviales, etc.

8Consideramos que la referida definición y clasificación de los denominados registros o archivos paleo ambientales tiene especial importancia:

  • En el entendimiento del fenómeno de ‘El Niño’.
  • En la especificación de los periodos de cambio climático.
  • En el entendimiento de la dinámica de cambio que ha impuesto la naturaleza sobre las condiciones macro-ecológicas de los Andes.
  • En la determinación de los hechos «históricos» que señalan la decadencia y colapso de culturas ancestrales, hechos relacionados con la ocurrencia de grandes eventos de ‘El Niño’.

A.3 Clasificación de los largos períodos en el tiempo utilizados en la especificación de la dinámica de cambio climático en los Andes

9Los largos periodos en el tiempo utilizados en la especificación de la dinámica de cambio climático en los Andes están referidos al horizonte comprendido los últimos 20 000 años en que se reporta la llegada del Hombre a Sudamérica e ingreso de los primeros pobladores a los Andes. Dentro de dicha clasificación intentamos proporcionar una visión integral -de «vuelo a gran altura»- acerca de los grandes periodos de ‘cambio climático’ que se han producido en los Andes, los que abarcan:

  • Desde la llegada de los primeros pobladores a los Andes señalada por los estudiosos hace unos 20 000 años del presente (años ap).
  • Los periodos en que encontramos testimonios de los grupos humanos de la era pre-agrícola en el Perú, (que se remonta a más de catorce mil años ap) y avanza hasta hace unos siete mil años, periodos considerados por los arqueólogos como la eras arcaica y formativa de las culturas que ocuparon sus territorios2.
  • Pasando por los estadios pre agrícolas, hace unos 9 000 a 7 000 años ap (entre los años 7 000 a. C. a 5 000 a. C).
  • Al inicio de la agricultura sedentaria, pero incipiente, hace unos 7 000 a 4 000 años: ap (entre los años 5 000 a. C. a 2 000 a. C).
  • A la era de desarrollo agrícola, desde el estadio cultural que denominamos «de inicio del riego» a partir de hace unos 2 100 a 2 500 años; pasando por largos periodos de unos 2 000 años.
  • Hacia el desarrollo cultural y apogeo de las culturas que tardíamente formaron el Tahuantinsuyo incaico a partir de los años 1 350-1 400 d.C. de nuestra era.
  • Su evolución, prácticamente en los últimos 500 años, desde la conquista, el virreinato y durante la república, hacia la situación actual.

10Los referidos componentes metodológicos tienen especial importancia:

  • En la especificación de los periodos de cambio climático que se han producido en los Andes relacionados por los expertos a la ocurrencia de eventos de naturaleza catastrófica del fenómeno denominado ‘Super-El Niño’ o, quizá de uno o más eventos del tipo ‘Mega-El Niño’.
  • En el entendimiento de la dinámica de cambio que ha impuesto la naturaleza sobre las condiciones macro-ecológicas de los Andes.
  • En la determinación de los hechos «históricos» que señalan la decadencia y colapso de culturas ancestrales, hechos relacionados con la ocurrencia de grandes eventos de ‘El Niño’. Como nos enseñan los estudiosos del pasado, los grandes periodos de ‘cambio climático’ en los Andes han significado cambios radicales en el medio ambiente y el paisaje en las zonas de ocupación territorial de las poblaciones y culturas andinas. Los estudios muestran cómo dichos períodos están relacionados con eventos de carácter catastrófico que significaron el abandono de las zonas iniciales de ocupación y la propia desaparición de poblaciones y culturas enteras, su traslado hacia otras zonas e inicio de nuevas culturas dominantes.

Notes

1 Condicionantes demográficas caracterizadas por bajas tasas de crecimiento poblacional y relativa corta expectativa de vida; a las propias concepciones de sus espacios humano–económicos y culturales (la ocupación de espacios vacíos en función del crecimiento demográfico); y a los accidentes geográficos e hidrológicos que determinan las grandes dificultades para sus comunicaciones terrestres.

2 Según los arqueólogos e historiadores (F. Kauffmann Doig, 1968; Lumbreras, 1969; E. Alarco, 1971), entre otros, testimonios de los grupos humanos de la era pre-agrícola han sido encontrados en el Perú en Lauricocha, en las serranías de Huánuco, con una antigüedad de hace unos diez a doce mil años; de igual antigüedad se señalan las pinturas rupestres de Toquepala y los yacimientos de Chivateros en la desembocadura del río Chillón. Según Kauffmann Doig (1968:125) la era pre-agrícola se remonta a más de diez mil años y avanza hasta hace unos siete mil años. La agricultura se inicia, de acuerdo a diferentes autores, entre ellos Kauffmann Doig (1986), Lumbreras (1969), entre otros, hace unos siete mil años del presente (alrededor de 5 000 años a. C.). El señalamiento corresponde al estadio cultural de agricultura incipiente durante la era formativa de la agricultura andina.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540