Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

No llores, prenda, pronto volveré

 | 
Leonardo de la Torre Ávila

Segunda parte. Volveré para regar el campo

Capítulo V. “Hacienda Arlington”: Remesas y productividad

Texte intégral

1Don Casiano Amurrio no se cansa de reflexionar sobre cómo las familias de la región empezaron a entender el mundo. “Nada es para siempre. Ya aprendimos que los EEUU se pueden caer como se cayó la Argentina, aunque no creíamos. Los que han sabido querer al campo saben que para ser viejo no hay mejor lugar que éste” (2/8/ 05). En este sentido, algunas familias migrantes se preparan para enfrentar la última etapa de su ciclo de vida sobre la base de inversiones en su tierra. Así como algunas esposas, hermanos menores y otros familiares o allegados imposibilitados de migrar, los ancianos son custodios habituales de huertas que fueron levantadas gracias a la inversión de hijos migrantes. “Los duraznos ya son de ellos [mis padres]. No les pido cuentas ni nada” (P. Sánchez, 4/8/05). El sistema familiar no deja de desplegarse para el cuidado de esas sacrificadas inversiones.

2Otra forma de relación entre la madurez de los sistemas familiares y la inversión es la que se origina cuando el migrante piensa en los años de su propio retiro. De hecho, la inversión en tierras, construcciones, huertas de duraznos y otras decisiones productivas parecerían llevar la carga subjetiva del retorno esperado. Román Belmonte, concejal del Municipio de Arbieto y ejemplo reconocido de un inversor local, lo explicó muy bien al comentar cómo organizaba sus planes de vida mientras trabajaba en la Argentina: “Pensaba que iba a volver a Arbieto, soñaba que algún día regresaría a mi país y estar tranquilo, pero siempre decía que tenía que tener mi capitalcito” (4/8/05).

3Realizado en la década del ochenta para analizar la migración cochabambina hacia la Argentina, el estudio de Dandler y Medeiros ya ilustra el carácter esencialmente inversor de las búsquedas migrantes. Según estos autores, a diferencia de los migrantes urbanos que dirigen la mayor parte del capital trabajado hacia la vivienda, los gastos familiares (incluyendo aquellos propios al matrimonio), la compra de movilidades y otros, los migrantes rurales piensan en la tierra, la agricultura, los gastos familiares y la vivienda, en ese orden, como inversiones principales (Dandler/Medeiros 1985). De acuerdo a las conclusiones de ese estudio y como se verá en el apartado que ahora se presenta en base a un trabajo de campo realizado veinte años después, al centrarse las inversiones rurales en la tierra, la vivienda y los gastos familiares queda revelada la importancia que la familia rural, como unidad con capacidad de decisión y gestión “asigna a la consolidación de la unidad doméstica [...] como seguridad, inclusive como plazo previo para cualquier diversificación económica” (Dandler/Medeiros 1985: 54).

1. LA INVERSIÓN TRANSNACIONAL

Irse para permanecer: La tierra

4Geneviéve Cortes propuso la noción de “ruralidad de la ausencia” como “una realidad socio-espacial en relación con procesos a la vez demográficos y económicos” (2004: 167). Si bien es cierto que en muchos municipios rurales bolivianos la migración es responsable de la partida de gran parte de la población (migración como “enemiga” de la ruralidad), la realidad observada —explica Cortes— es más compleja y a veces contradictoria. La ausencia no significa necesariamente no estar presente. Como se ha venido señalando desde el primer capítulo, son muchas las modalidades de participación familiar, comunitaria y de fines de inversión y productividad u ostentación a través de las cuales los migrantes no abandonan definitivamente sus lugares. Es así que “una dialéctica de la ausencia/presencia nace, en realidad, de una migración ‘funcional’, o sea, estructurante de la ruralidad” (Id.: 169). El camino para lograr la permanencia en el marco de la ruralidad deseada pasa, para muchas familias, por el hecho de ausentarse.

5La tierra, como el más significativo de los bienes de explotación para la familia rural, ha sido en la región el objetivo inicial al que muchas de las familias entrevistadas recuerdan haberle atribuido su primera aventura migrante. “Yo, gracias a la Argentina, me he comprado la mayoría de estas tierras” (E. Moya, 2/8/05). Con palabras casi similares lo contó la esposa del productor Sebastián Miranda: “Nosotros no teníamos ni un poco de tierra, con nuestro trabajo [allá] nos hemos hecho todo. El Sebastián trabajaba doble turno, esa plata ahorrábamos y comprábamos tierra. Así hacemos nosotros” (J. Miranda, 1/7/05). Éstos y otros campesinos mayores con los que se pudo conversar declararon que el objetivo de tener, liberar de deudas o ampliar la tierra propia fue el primero de los eslabones en una cadena organizada de acciones que terminaría con el arribo (o retorno, en el caso de las familias propietarias de grandes extensiones) a una actividad productiva más o menos autosuficiente.

  • 1 La financiera FINSA ofreció intereses inéditos a los pequeños ahorristas cochabambinos durante la (...)

6Naturalmente, este estudio se realiza varios años después de los movimientos más representativos del fenómeno de compra de tierras. Lo permitieron los capitales generados en la mejor época de la migración hacia la Argentina, e incluso a Venezuela; sucedió en la región principalmente entre 1960 y 1980. Al finalizar ese período también se realizaron compras de tierras dirigidas hacia su futura comercialización. Muchas de ellas incluso fueron adquiridas en otras zonas del Valle Alto, en distintos barrios de la ciudad de Cochabamba y hasta en Montero, en el oriente del país. Ese tipo de inversión en compra-venta no se diferenció particularmente ni de la realizada con cierto tipo de casas, como se verá a continuación, ni de la decisión de confiar en financieras privadas, como la conocida FINSA, que cometió grandes desfalcos a las familias de la región1.

7Hoy en día se siguen vendiendo tierras en la Tercera Sección de la Provincia Esteban Arze a precios record para la región, que oscilan entre los 6.000 y los 10.000 dólares por arrobada (3-622 m2) en las áreas de buen riego, cubiertas por el agua de la represa de Laka Laka. ¿Quiénes venden? Pues tal vez ahí se encuentre el otro lado de la ironía entre la ausencia y la presencia de la nueva ruralidad. En muchos casos, quienes venden o alquilan sus tierras a pequeños productores arrendatarios son campesinos empobrecidos que no tienen otra forma de pagar los gastos de su primera aventura migrante. “Es una pena, tienen un terreno que seguramente viene desde sus abuelos, vale 20.000 dólares y lo venden a 8.000 ó 6.000 para poder llegar a Estados Unidos o España” (J. Zubieta, 6/7/05).

La casa

8Caminando por las calles de Arbieto, Tiataco, Villa Mercedes, Santa Rosa y otras poblaciones de la región, es muy difícil no advertir las casas de hormigón armado y paredes de colores brillantes que contrastan con el adobe de las viejas construcciones. A los costados del camino, a veces expuestas y a veces escondidas en callecitas adyacentes, están las grandes construcciones. El cuadro se completa, en la mayoría de los casos, con una pequeña construcción satélite, de más antigüedad y menor calidad, que por general puede verse al fondo o en una esquina del lote. En esa casita pequeña vive una familia campesina contratada en calidad de guardiana, o el padre, la esposa y algunos de los hijos del migrante, cuidando la propiedad para que durante unos breves días al año pueda aprovecharla su dueño. Sólo en contados barrios de la ciudad de Cochabamba podrían encontrarse casas tan imponentes como las de este municipio de extracción campesina.

  • 2 El 1ro de julio de 2005 dos presuntos delincuentes fueron asesinados en la plaza principal de Arbi (...)

9“Yo sé lo que usted piensa al ver estas casas”, aventuró don Diógenes Escóbar, “seguro se está preguntando: ¿Y éstos cómo han hecho?” (2/8/5). Informantes como el Sr. Escóbar hablaron sin ningún tipo de reserva sobre el tema, identificando a la casa como el más importante de los bienes de inversión de las familias migrantes estudiadas; otros, sin embargo, se mostraron herméticos sobre los detalles, imposibilitando que el presente estudio pueda precisar en cifras de generalización representativa los gastos de una casa en la zona. El recelo a entregar información detallada sobre éste y otros aspectos del fenómeno migratorio pudo explicarse a través de una intrincada cantidad de motivos que van desde el miedo a la investigación estatal para nuevas iniciativas impositivas sobre flujos de remesas hasta precauciones, no siempre infundadas, sobre robos a las nuevas casas y propiedades2.

10Todos los habitantes de la región están informados, por supuesto, sobre quién es el propietario de cada vivienda y de dónde es que han llegado los fondos para construirla. También está informado al respecto el Gobierno Municipal. Según comentó uno de sus personeros, el pequeño municipio cuenta ahora con más de 70 casas de dos o tres pisos: “Son lindas y están bien construidas, estilo europeo” (Informante Anónimo, 4/8/05). De acuerdo a sus cálculos, la alcaldía del pueblo no dependería de los recursos provenientes del Estado si empezara a cobrar impuestos a esas grandes casas.

11En la base de esta posibilidad se encuentran el esfuerzo de las familias migrantes y la fijación comunitaria por lograr la casa antes de invertir en nada más, salvo la diaria manutención alimentaria. “Si soy hijo de una familia pobre, mando pues para que mi madre tenga una casa digna; si fui a trabajar para mi propia familia, la casa también es lo primero” (A. M. Guarachi, 30/3/05). Uno de los migrantes más experimentados nos explicó que la tierra y la casa anteceden a otras inversiones por los resabios del miedo a la pobreza del trabajador rural boliviano. Todos esos bienes son frutos de esfuerzo y, salvo algunas excepciones, los negocios suelen llegar luego: “¿Y qué haces si el negocio te sale mal, pierdes los 20.000 dólares que te trajiste?” (Informante anónimo, 2/2/05).

12La importancia de la casa también parecería centrarse en el hecho de que los migrantes trabajan para construirla y concretizar la proyección y las esperanzas de lo seguros y felices que quieren ser en el futuro. Esto puede entenderse mejor mediante la idea de considerar los ámbitos de una casa como cifra de los lugares de la cotidianeidad. Corrobora esto la teoría de Marc Augé que, ante todo, nos pide aprender de nuevo a pensar el espacio. Según su explicación, es inútil conciliar la noción de lugar sin tomar en cuenta la de memoria. Los rincones que concebimos como lugares lo son en parte precisamente por eso: al ser pensados y definidos dentro de ciertas categorías asignadas en el tejido de nuestra mente, ya existen como tales. La construcción de un lugar es concreta en cuanto se refiere a muros e instrumentos, pero es sobre todo simbólica, por edificarse sobre un entramado de recuerdos e ideas (2004).

13El hogar es una construcción que sirve de escenario para que los miembros de la familia cristalicen sus relaciones y desplieguen más aliviadamente sus dinámicas cotidianas, buscando satisfacer sus necesidades, no sólo de supervivencia, sino también de afecto. Cada mueble, cada objeto, tiene en la casa la función de personificar o acompañar las relaciones humanas. Al final de cuentas, la casa expresa el gusto y las características personales de los miembros. La casa termina por proyectar u objetivar los sueños y anhelos de sus dueños (Guadarrama 1999). Los migrantes de la Tercera Sección de la provincia Esteban Arze parecerían trabajar para concretizar el sueño de la casa porque sobre él ya habrían construido una proyección de esperanzas.

14Se hacen necesarias nuevas investigaciones sobre los particulares usos materiales y simbólicos que la familia transnacional hace de su casa. Según se pudo observar, la casa del migrante es construida y respetada por una serie de motivaciones, entre las que se puede citar los criterios de búsqueda de diferenciación, de incorporación de nuevos estilos de vida en intangibles como el gusto y otros valores estéticos y de búsqueda de intervención económica inteligente, entre otros. Si se considera que, como se verá más adelante, el migrante vive buena parte de su tiempo en la nostalgia del pasado, afincado principalmente en la comarca de la infancia, y si se recuerda lo intrincado de las familias migrantes observadas, no debería sorprender que el migrante se preocupe continuamente en convertir el espacio abandonado en el país de origen en un lugar habitable para su familia. El migrante, que también construye su felicidad en el constante repaso narrativo de relatos de la infancia, demuestra su intención de brindar, al menos, las mismas condiciones materiales para que en el futuro sus hijos, o los niños de su familia, puedan algún día tener recuerdos igualmente entrañables:

Hace dos años saldé una deuda que tenía en Bolivia. Me he roto trabajando, a veces hasta 18 horas al día. Tal vez al año ya tenga mi casa; primero he pagado la de mis papás. Mi madre, cuando hablamos, me dice “aquí te estamos cuidando bien tu casa”, y yo siempre le repito “no, ya les he dicho que esa casa no es mía, sino que es de ustedes y que no me tienen que informar qué hacen”... Es un deber que tengo con mis papás y mis hermanos menores (J. Claure, 19/10/02).

  • 3 El perfil de la investigación reservó la técnica de grupo focal para un acercamiento hacia los jóv (...)

15Sabiendo cuán importante es la casa como bien objetivo y simbólico para el migrante, resultó particularmente sorprendente uno de los datos recogidos durante el trabajo de campo. En una de las sesiones de grupo focal sostenida con once muchachos del bachillerato en la Tercera Sección de la provincia Esteban Arze3, todos los jóvenes declararon que considerarían la idea de vivir fuera del país por un determinado período de tiempo, aunque no todos coincidieron en los motivos que impulsarían sus viajes. Cuando el filtro de las preguntas se fue haciendo más estrecho, tres de los once estudiantes definieron su postura asegurando que el único móvil posible para decidir viajar, además de eventuales vacaciones o viajes de visita, sería el de buscar una especialización profesional, una vez concluidos los estudios universitarios. Los restantes ocho alumnos admitieron que se animarían a viajar a trabajar en condición de migrantes, incluso ilegales, pero por un tiempo delimitado y con el objetivo de ahorrar dinero, que luego pudiera ser invertido en Bolivia, y sobre todo, en la propia comunidad.

16Hasta ahí no hay sorpresa alguna, pues, como se sabe, las nociones de la migración internacional, el trabajo fuerte, el envío de remesas y el ahorro para su inversión posterior, rondan por el ambiente de las comunidades escogidas, tentando principalmente a los jóvenes que apenas empiezan a planificar sus vidas. Lo nuevo de la información obtenida en el trabajo con los estudiantes radica en el hecho de que la amplia mayoría asegura que aún logrando una carrera profesional en Bolivia, el esfuerzo posterior de la migración permitiría, recién, acceder a la posibilidad del ahorro: “El dinero que sacaría (en los EEUU) sería para mi casa primero; luego, ya con mi casa, me pondría a trabajar aquí”, dijo Cidia Andia; “Invertir haciendo mi casa aquí me parece buena idea”, dijo Katia Rojas; “Quiero traer mi dinero para la casa y para poder ejercer con mi capital; yo quiero ser programador de sistemas”, dijo León Hermógenes.

17El estudio y el ejercicio profesional son emprendimientos que no despiertan la misma confianza que la arriesgada búsqueda de la migración internacional. Parecería ser que el dinero para las verdaderas necesidades, entre las que sobresalen las propiedades en bienes raíces, no pretende ser obtenido del trabajo profesional en Bolivia, puesto que la experiencia de algunos familiares y amigos obliga a ciertos jóvenes a descartar ese sueño. La migración garantizaría adquirir lo seguro, mientras que el ejercicio profesional se reserva como actividad lejana y más descansada, para cuando ya se pueda volver al lujo de vivir en Bolivia.

18Proyectos de vida similares parecen perfilar la futura construcción de casas similares. Al menos muchas de las construcciones observadas en la región comparten rasgos inconfundibles. El hecho se explica con grandes carteles que cubren esquinas de las calles de Arbieto y Santa Rosa anunciando servicios de empresas constructoras, cuadrillas de albañiles, pintores y otros especialistas que pretenden afincarse en el boom local de la construcción. Luego de terminar una casa, estos constructores pasan a levantar otra, por lo general repitiendo elementos creativos de una construcción en la otra.

19En la entrevista realizada en Virginia a Zenobio Fernández, migrante originario de Tiataco, él no paraba de hablar de su casa, pidiendo que se la visitara cuanto antes. Meses después, ya en Bolivia, el encuentro se dio en sus terrenos, dedicados casi íntegramente a la producción de durazno. En el ingreso de esa pequeña huerta, un letrero la bautiza “Hacienda Arlington”. Esa inventiva parecería condensar en una frase la noción de lugar de Augé. La casa también se construye y se lleva en la memoria. Algunos de los migrantes de la región, de hecho, manifiestan ese proceso incesante en la elección de huellas y marcas relacionadas al íntimo desplazamiento entre lugares distintos y distantes. Lugares, por igual, en los que terminan sintiéndose en casa.

2. REMESAS MIGRANTES Y PRODUCTIVIDAD IRRIGADA: EL DURAZNO

20“Sí, el durazno da”, declaró don Román Belmonte, asegurando además: “En durazno no se pierde” (4/8/05). El duraznero forma parte de una estampa típica del Valle Alto cochabambino y su presencia también es antigua en la memoria de los entrevistados de la Tercera Sección de la Provincia Esteban Arze; sin embargo, su cultivo tradicional no le permitía sobrepasar la función de árbol lindero, confinado a proteger por los flancos las plantaciones de maíz o papa. El verdadero viraje hacia su producción para el mercado en las condiciones descritas por Román Belmonte ocurrió hace no más de 15 años; sin olvidar que unas cuantas familias (quizá menos de cinco) lo cultivaron en una escala media a partir de la década del setenta. El antecedente a mencionar es el proyecto de la Estación Experimental de San Benito, que en la época pretendió aumentar la magnitud de la producción de manzana y durazno.

21Para algunas familias la posibilidad de producción estuvo ligada a créditos blandos de organizaciones como Agrocapital y el propio Banco Agrícola, aunque la anunciada quiebra de esta última entidad truncó esa vía de financiamiento. A continuación, algunos siguieron buscando crédito en fundaciones como el Centro de Investigación y Desarrollo Regional (CIDRE); fue sin embargo una opción comunitaria la que terminó por abarcar la gran mayoría de los casos de inversión productiva. Se trata, confirmando una de las hipótesis principales del presente estudio, del apoyo del capital migrante, principalmente logrado en el área de la construcción por trabajadores de la región residentes en Argentina y, en mayor grado, en los EEUU, entre 1990 y la fecha, sin que el fenómeno muestre señales de detenerse.

22“Ese ya es dinero que han traído de afuera” (M. Becerra, 15-19/2/05); “Sí, pero para eso ya estaban los americanos pues” (C. Amurrio, 2/8/ 05); “Ya la plata la traen de afuera” (A. Soto, 9/8/05); “Sí, Korimayu, Arbieto, toda esa franja [principalmente] es con la ayuda de la migración” (A. Linares, 29/7/05); “De sus inversiones habrán puesto un poquito para el durazno” (Elías Mamani, 3/3/05). Como se ve, siguiendo por la senda de las conclusiones de Cortes (2004), Hinojosa (2004) y Rivero (s/f), la migración transnacional parecería estar generando condiciones básicas para la intensificación de cierto tipo de actividad productiva llevada a cabo por familias partícipes de la llamada nueva ruralidad boliviana.

23En los últimos 15 años, período escogido para la delimitación temporal del estudio, la región se ha convertido en la segunda en producción de durazno en Cochabamba y en una de las más importantes del país. Según Alconz Canqui, el Municipio de Arbieto contaba con 140,5 hectáreas de durazno en la gestión 2003- De acuerdo a nuestro trabajo de actualización sobre esa información con fuentes entendidas en la materia, la zona cuenta hoy con entre 170 y 180 hectáreas productoras del fruto, con una cantidad total de plantas estimada entre 90 y 100 mil (a una densidad promedio de cuatro árboles por cada 16 m2). Las variedades comercializadas son “Gumucio Reyes”, “Ezequiel Saavedra”, “Mazapán”, “Blancona”, “TGB”, “Churka”, “Apote”, “Mosito” y “Almendra”, estas últimas dos producidas aún en el ámbito doméstico sin mayores cuidados.

Escena narrativa 6
Don Ernesto acaba de bajar del vuelo 121 del Lloyd Aéreo Boliviano en Miami para tomar luego la conexión hacia Washington, donde lo esperan sus dos hijos. Los 21 días de su visita a su tierra han sido inolvidables, como siempre. La última semana, dedicada al Carnaval, le ha dejado recargadas las baterías y una resaca que le es muy difícil disimular. Sin embargo, se comporta con propiedad, como lo ha hecho a lo largo de los 16 años de residencia en los Estados Unidos, trabajando casi todos los días y pagando sus impuestos.
Por eso, por tantos años de estabilidad, piensa que es un locura haberse animado a traer lo que ahora lleva en un pequeño paquete cubierto con bolsas plásticas y escondido en su equipaje de mano. Muchas veces se había sentido tentado por hacerlo, como tantos otros bolivianos lo hacen de cuando en cuando, pero siempre terminó desistiendo. Siempre hasta ahora, piensa sabiendo que perdió su última oportunidad de arrepentirse hace una hora, cuando la azafata le entregó una boleta de migración y él declaró que no llevaba en su poder nada fuera de lo normal. Parado en la línea y esperando su turno para enfrentar al agente migratorio, don Ernesto repasa su líneas. Mentirá diciendo que ingresó al país durante la amnistía de Reagan para trabajar en agricultura y cosas por el estilo. De pronto, el momento temido llega, el agente pide apoyo a una mujer policía que habla español y don Ernesto es conducido a un pequeño cuarto para iniciar el interrogatorio.
Luego de que la policía recuerda al sospechoso que ese tráfico está penado por ley, él se disculpa explicando que lo que trae es para exclusivo consumo personal. La discusión se extiende por largos minutos hasta que el boliviano recurre a un argumento auténtico y avasallador: “También fue un pedido de mi jefe, que es constructor de obras para del gobierno”. Después, muchas millas al norte, volando en dirección a Washington sano y salvo, don Ernesto agradece su suerte sin dejar de asombrarse por la eficacia del control: “Qué gringos locos, tanto lío por cuatro duraznos”. Siguiendo el consejo de su esposa, el migrante lleva un buen ejemplar —de los jugosos— para que su jefe sepa de qué fruta habla tanto el empleado. Los otros dos duraznos son para sus hijos y el restante planea comérselo mañana, para no ir muy triste a la construcción.
(En base a datos de doña Inés Moya, Arbieto, 14/4/05.)

24Durante los tres primeros años luego del cultivo a gran escala, el durazno no da ganancia alguna. Este período de inversión es el que no permite acceder a préstamos institucionales que exigen intereses desde el inicio. Según la totalidad de los productores entrevistados, súbitamente las familias migrantes se presentaron como capitalistas habilitados para una inversión inicial sin retorno, que empezaría a rendir buenos dividendos recién a partir del cuarto año. “Traer plata y hacer trabajar” fue una de las frases más repetidas en nuestros registros. Según el cuerpo técnico de la Asociación Productores Agrícolas del Valle Alto, ASPAVAL, hay dos formas que adoptó el sistema: o la persona trajo el capital reunido en largos períodos migratorios (Don Emiliano Moya, Don Abdón Sejas, Don Sebastián Miranda y muchos otros residentes en la Argentina hasta la década del ochenta); o la familia envió los fondos al productor, sin cambiar su residencia más o menos estable en el extranjero. Ahí están los americanos, el grupo inversor más visible del momento, que suele adoptar estrategias mixtas entre las señaladas: envían dinero para la producción en sus tierras familiares o traen un capital de arranque para comprar tierra y empezar la producción intensiva. En la región se observa el levantamiento de huertas que antes —durante los últimos 50 años de agricultura tradicional— hubieran sido impensables.

25Cuentan los responsables de un nuevo programa de asesoría técnica dirigido a 47 socios activos de ASPAVAL que algunos de sus beneficiarios reciben ayuda mensual de parte de sus familiares durante los meses de mayor gasto en el ciclo productivo. Estas huertas teledirigidas se mueven gracias a ese capital mediante comunicaciones semanales de informes precisos. Uno de los productores más grandes de la zona comentó que se hace migrante cuando su huerta lo necesita, aprovechando papeles de residente que logró hace años en los EEUU. Viaja durante la poda y procura no tardar más de tres meses antes de volver. Allá sacrifica sus condiciones de calidad de vida pero puede llegar a traer hasta 8.000 dólares, para seguir produciendo. “Voy llamando a mi gente para preguntar por las plantas y cuando ya empieza a salir la flor, tomo un avión y yo estoy aquí de inmediato” (Jorge Prado, 2/9/02). Don Gerardo S., según cuentan los encargados de ASPAVAL, no revelaba al inicio que dependía de los envíos de su hija residente en el norte para poder comprar fertilizantes. “Nos tenía preocupados por el riesgo de plagas en su huerta. ’Sí, ya voy a comprar’, nos decía; por suerte ahora ya calcula mejor y reserva cada año para sus insumos” (López, 23/6/05).

26Vista también como actividad alternativa para abandonar el proyecto de vida de la migración transnacional, la producción de duraznos parecería no librarse del todo del fenómeno que la hizo posible en muchos casos. Don Abdón Sejas cuenta que después de haber trabajado años en la Argentina, volvió para dedicarse plenamente a sus plantas, ya que por entonces la caja de primera calidad se vendía entre 350 a 400 bolivianos (más del doble de lo que puede obtenerse con esa caja hoy en día) (9/8/05). Sin embargo, muchos de los que hicieron declaraciones de ese tipo olvidaron mencionar que tienen a sus hijos fuera del país. Si bien estos jóvenes trabajan ahora para su propio futuro, no es desatinado pensar que lo hacen reproduciendo un sistema familiar que hasta ahora se ha mostrado eficiente. Quienes optan por abandonar —al menos por un tiempo indefinido— la circulación transnacional son aquellos que han logrado montar huertas lo suficientemente grandes como para generar altos excedentes. Debemos recordar que si algunas de esas plantaciones superan la cantidad de 1.000 y hasta 3-000 árboles, en casos excepcionales, muchas de las familias productoras apenas inician su recorrido de productoras con menos de 200 plantas (Alconz Canqui 2004).

27Las diferentes dimensiones de las huertas también dificultan el cálculo estimado de los gastos que una familia migrante invierte habitualmente en explotación agraria. La diferencia central depende de si la tierra está ubicada dentro o fuera del área de buen riego de la represa de Laka Laka. Esta obra, gestionada por el CIDRE con financiamiento principalmente canadiense, fue uno de los más grandes apoyos que recibió la actividad agrícola de la zona cuando todavía no estaba monopolizada por el durazno. Sin la necesidad de cavar pozos propios, la inversión para una huerta de aproximadamente 1.000 plantas asciende, por lo menos, a entre 4.000 y 5.000 dólares, tomando en cuenta compra de plantines, removido de suelos, cavado de huecos, politubos y material de riego, pesticidas y mano de obra.

28Ahora bien, quienes no se encuentran en áreas de riego (todos los productores de Tiataco y algunas zonas de La Loma, por ejemplo) deben invertir en un pozo. Hace algunos años estas obras eran superficiales, pero la escasez de agua parece estar obligando a realizar perforaciones profundas, de 15 a 20 metros. Al gasto del pozo debe adicionarse, por lo general, el tendido de cables para traer energía eléctrica (entre 500 y 1.500 dólares de acuerdo a la distancia por cubrir), además de las tarifas mensuales por este servicio. Un pozo profundo puede costar 8.000 dólares o más. En conclusión, el montaje de la huerta modelo que describimos podría superar los 12.500 dólares americanos, siempre y cuando no se tenga que comprar la tierra, vendida en zonas de riego a razón de 6.000 dólares o más por arrobada (3-622 m2). La situación permite entender la forma en la que una de nuestras entrevistadas describió las dobles demandas de un típico sistema transnacional: “Ahora veámoslo desde el otro lado: están obligados a quedarse allá o ir [por períodos limitados] porque así pueden comprar los pesticidas y todo lo que se necesita aquí” (A. M. Guarachi, 30/3/05).

29Luego de los años de inversión, como se comprueba con las familias productoras más experimentadas, el huerto se mueve con el capital que generan sus propias ventas. “Creo que si yo pidiera, me seguirían mandando; pero ya me han ayudado bastante”, dice don Emiliano Moya al describir la independencia económica que le ha permitido alcanzar el durazno (2/8/05). “Después, al menos uno [de los miembros de la familia transnacional] tiene que quedarse”, completó doña Ema Fernández, antes de agregar otra de las frases más frecuentes en registro: “Tú sabes que la mirada del dueño engorda al ganado” (3/3/05).

30Para terminar este apartado podría declararse que el futuro de la producción de durazno en la región es tan prometedor como podría haber sido su pasado, según un reclamo del concejal Belmonte que asegura que la falta de visión de las autoridades no abrió las puertas para este fruto 20 ó 30 años atrás. De acuerdo a los técnicos de ASPAVAL, los productores de la zona deberán buscar cosechas más anticipadas o retrasadas para no competir con la producción chilena o de otras regiones del país en los meses de abundancia. La esperanza de las familias de la región apunta a una participación mucho más real en el mercado de Santa Cruz, La Paz y otras ciudades bolivianas, a través de un sistema agrupado y directo de acopio que permita llenar camiones en la propia huerta para evitar los consabidos gastos de intermediación. Sin embargo, Belmonte y otros expertos aseguran que esas proyecciones serán irreales mientras no se cuente con pozos adecuados para aumentar verdaderamente el volumen de producción total y alcanzar altos estándares de calidad. Incluyendo en esta lucha el cuidado de la economía sostenible respecto al riesgo de salinización de los suelos (que ya es una realidad en el municipio vecino de San Benito), la Tercera Sección de la provincia podría acercarse a uno de sus más grandes sueños: la exportación.

El fenómeno del durazno y la generación defuentes de trabajo

31El boom de la construcción de grandes casas, la necesidad de personal para su cuidado y la creciente producción de durazno han ocasionado un crecimiento considerable de la demanda de mano de obra en la Tercera Sección de la provincia Esteban Arze. “Generamos fuentes de trabajo, el Gobierno no”, dice el migrante Claudio Castellón, haciendo referencia a uno de los efectos colaterales más importantes del fenómeno en la región. En todas las visitas a Arbieto y otras poblaciones del municipio durante el trabajo de campo se pudo ver albañiles trabajando en más de una construcción, además de pequeñas cuadrillas de peones contratados en todas las huertas durante los meses de mayor necesidad.

32Las construcciones requieren especialistas que vienen de municipios a veces distantes, como Sacaba, Quillacollo y la propia ciudad de Cochabamba. Don Marcelino Becerra, uno de los primeros en levantar una casa de grandes proporciones en Arbieto, contrató constructores de Colcapirhua (distante a 40 km.) asegurándoles, sobre buenos fundamentos, que de hacer bien su casa serían contratados para muchas otras obras. Por su parte, una plantación de duraznos (de las 334 que se registraron en la región) puede llegar a necesitar entre tres y diez peones, de acuerdo a su extensión. La necesidad crece en época de cosecha, pero se mantiene más o menos estable durante la mitad de los meses del año. Para las plantaciones, a diferencia de lo que sucede en el rubro de las construcciones, es más frecuente contratar a matrimonios (las más de las veces con hijos pequeños) o peones casados o solteros provenientes de las alturas circundantes o del norte de Potosí, la región más pobre del país.

33Si es que no vienen acompañados de sus propias unidades familiares, muchos de los peones contratados bajo la modalidad de jornal (a un sueldo aproximado de 3,5 dólares por día) despliegan el mismo sistema de trabajo a lo largo de pisos ecológicos practicado por sus patrones; con la diferencia obvia de que unos lo hacen en el privilegiado espacio transnacional y otros en el marco de supervivencia que permite la modesta migración interna. Otras tantas de las familias descritas no reciben sueldo alguno, sino que participan en una especie de sociedad sobre los dividendos de la producción agrícola que custodian. Por lo general, el trato con estas familias —cuyos integrantes empezaron a ser conocidos como latinos al servicio de americanos— también incluye el cuidado de la casa de la familia transnacional, siempre y cuando alguno de sus miembros no permanezca radicado en el valle. Pese a estas condiciones que podrían ser interpretadas como cercanas a la explotación, hasta el momento no se ha podido encontrar ninguna declaración de malestar en los trabajadores mencionados, quienes por lo general llegaron a ese puesto de trabajo escapando de situaciones de indigencia. Algunos de ellos reciben chocolates, ropa, y pequeñas cantidades de dinero como regalos frecuentes de sus patrones, con quienes pueden entablar relaciones de compadrazgo.

Escena narrativa 7
Don Leónidas salió a caminar muy temprano y apenas pudo saludar a los pocos que, como él, se habían animado a retar el frío de la mañana. “¿Qué se puede hacer en un día así?”, se preguntaba, sabiendo bien que en pleno invierno los durazneros no dan trabajo y la gente del pueblo apenas sise dedica a sus otros cidtivos. También están las pequeñas tiendas con lo poco que pueden mover—de hecho, Don Leónidas encontró para su caminata la excusa de ir por pan a lo de “la Gaucha”, en la esquina de la plaza—; y también está la construcción.
La gente de Arbieto ha estado inviniendo mucho en levantar grandes edificaciones y a Don Leonidas le gusta pensar que esas casas no pueden encontrarse ni en Tarata. “¿De dónde viene la gente que contratamos?”, se preguntaba, al ver a su pueblo tan vacío. La respuesta estaba en el centro de la plaza. Bajo el techo del pequeño kiosco ornamental, dormían muy juntos, tratando de evitar el frío, unos ocho hombres jóvenes. Al clarear la mañana despertarían para situarse en una de las veredas de la plaza esperando que alguien apareciera para contratarlos, aunque sea por un jornal de trabajo. Don Leonidas miró a esos desconocidos y sorprendido por la pena dijo: “Caramba, nosotros también habíamos tenido nuestros latinos”.
(A partir de una narración de don Casiano Amurrio,
Arbieto, 23/8/2002).

34Cuenta don Emiliano Moya que uno de los objetivos de los visionarios del durazno (muchos de los cuales sumaron esfuerzos en la creación de ASPAVAL) era precisamente el de evitar la migración de esas familias hacia las zonas productoras de hoja de coca, del trópico cochabambino.

35Concebido como tal o no, en cierto sentido ese objetivo se ha cumplido. Ahora bien, según declaran algunos pobladores de la región, el siguiente fenómeno a observar es el desplazamiento de estos migrantes empobrecidos hacia los nuevos destinos de la migración rural-transnacional, entre los que sobre salen, como ya se señaló, España y otras naciones europeas.

36Luego de tener trabajo bien pagado por primera vez, muchas de estas familias empiezan a considerar el plan de vida de sus patrones y se alistan en nuevos oleajes migratorios. Debe mencionarse que algunas de estas familias vuelven a vender, empeñar o alquilar sus empobrecidas tierritas para poder viajar, además de enfrascarse en procesos de deudas y desarticulaciones familiares. El tema de la eventual capacidad de estos nuevos migrantes para generar redes sólidas que a través de prácticas transnacionales permitan la posibilidad de retornos al valle será tratado en el capítulo siguiente.

Asociaciones y proyecciones productivas

  • 4 Con la marca de “Mermeladas San Benito”, ASPAVAL produce dulce y mermelada de durazno de la región (...)

37ASPAVAL, la más grande y antigua de las asociaciones de la región, describió una trayectoria digna de mención bajo la tutela del productor y ex migrante Emiliano Moya y la cooperación principal de Jorge Vallejos. “Dejamos de pensar solamente en familias y volvimos a hablar de comunidad. Eso es cultural para nosotros”, cuenta don Emiliano. Recién llegado, luego de 35 años de trabajo en la Argentina, Moya aceptó el reto de agrupar a muchas familias dispuestas a invertir sus entonces reducidos capitales en una experiencia prácticamente nueva. “En fin, hemos conseguido todos los objetivos, porque ya estamos en las 200 hectáreas [de durazno] que nos propusimos; además de la compra de nuestro terreno propio y la creación de nuestra planta de mermeladas4” (2/8/05).

38En sus épocas iniciales y gracias a distintas cooperaciones, ASPAVAL ayudó con préstamos para la construcción de pozos y entregó a sus socios bolsas de cemento, plantines de durazno y apoyo técnico pormenorizado. En su gestión actual, tratando de recuperarse de pasadas crisis institucionales, la asociación enfrenta nuevos retos. Su directorio amplía un programa de mejoramiento de la calidad del durazno y trata de abastecer el mercado de desayuno escolar obligatorio en las escuelas del municipio con una propuesta a base de un jugo de durazno enriquecido con quinua, tarwi y otros cereales andinos. Frente a planes optimistas para la futura tecnificación de sus diversos productos, ASPAVAL gestiona nuevas formas de organización para mejorar su distribución en el mercado.

39Korymayu agrupa a sus productores en una asociación distinta a la reconocida ASPAVAL. El hecho no es bien visto por quienes aseguran que la fragmentación del cuerpo de productores en pequeñas asociaciones restará fuerza a los futuros proyectos que puedan presentarse ante organizaciones de desarrollo, embajadas y otras instituciones (E. Moya, 2/8/05; A. Linares, 29/7/05). La unificación absoluta es algo difícil según don Abdón Sejas, quien asegura que las demandas serán siempre orgánicamente agrupadas en función a la cercanía natural de áreas de riego, en primera instancia, y a la alta cohesión comunitaria de la proximidad comunal, en segunda (9/8/05). De todas maneras, la investigación ayudó a confirmar que la vida asociativa en las zonas rurales bolivianas es mucho más representativa que en las ciudades del país, de acuerdo a lo señalado por los informes de desarrollo humano de los últimos años (PNUD 1998-2004).

40La forma asociativa parece ser reivindicada como conveniente, sino por todas, al menos por una parte mayoritaria de las familias entrevistadas, dispuestas a llevar adelante su producción bajo el amparo grupal. Como se confirmó asistiendo a muchas reuniones de socios de ASPAVAL o Laka Laka, las familias migrantes también se integran a estas organizaciones, ya sea a través de alguno de sus miembros o empleados o través de otras modalidades de asistencia, frecuentemente aceptadas mediante licencias especiales. El futuro de nuevas asociaciones para la perforación de pozos profundos e incluso para otros rubros de actividad productiva podría contar con la participación, teledirigida o no, de las familias transnacionales y sus importantes capitales. En el capítulo siguiente, de hecho, tratará la participación de estas inversiones familiares en estrategias de desarrollo comunitario local.

41Entre los proyectos que empiezan a ganar adeptos en la región, se pueden citar la cría y engorde de porcinos; la plantación de olivos; el desarrollo de criaderos de peces carpas, y, con una producción cercana en escala media, el cultivo de cepas de uva moscatel blanca de la variedad “Alexandria”. Don Román Belmonte, promotor de estas últimas dos alternativas, asegura que el clima templado de la región puede permitir más de un tipo de explotación, siempre y cuando se organice a productores preparados para el mercado y que cuenten con un adecuado capital de arranque (4/8/05).

42A medio camino entre los proyectos y la realidad también debe mencionarse otra actividad que en la región y en otras zonas del Valle Alto está estrechamente ligada a la inversión transnacional: el transporte público, actividad en la que la inversión inicial lo es casi todo. La nueva línea de taxis que cubre la ruta Arbieto-Cochabamba, también fundada por Belmonte, ya cuenta con más de 100 transportistas afiliados. Muchos de ellos se encuentran en España, la Argentina o los EEUU, pero sus capitales ruedan por las calles de esos pueblos generando excedentes.

3. MIGRACIÓN TRANSNACIONAL, KNOW-HOW Y REMESAS SOCIALES

43Es bien sabido que los migrantes llevan consigo recursos sociales y culturales hacia los países en los que deciden afincar su residencia; pero no se ha escrito tanto sobre las cargas intangibles que estos migrantes traen de vuelta hacia sus lugares de origen, ahora que esas circulaciones se hacen frecuentes en los espacios sociales transnacionales. Según Peggy Levitt, la migración transforma a las poblaciones de donde son originarios los migrantes mediante los efectos de remesas económicas y sociales. Ampliamente comentadas, las remesas económicas no necesitan ser tan desglosadas como las remesas sociales, entendidas como “las estructuras normativas (ideas, valores y creencias), los sistemas de prácticas y el capital social que fluyen de las familias residentes en la sociedad anfitriona hacia su sociedad de origen” (Levitt 2001: 54).

44Por sí mismas, las remesas sociales probablemente motivan efectos tan concatenados como los que despliegan las inversiones del capital económico migrante. A lo largo de las páginas precedentes se ha venido describiendo este tipo de remesas sin haberlas denominado como tales; sin embargo, algunas breves precisiones se hacen necesarias para su probable uso en investigaciones posteriores. Por el momento, podrían mencionarse algunos componentes del complejo concepto de remesas sociales cuya participación en las actividades productivas ha sido detectada como importante a lo largo del estudio.

45Respecto a las ideas, como primer componente de las estructuras normativas, don Emiliano Moya asegura, por ejemplo, que el hecho de haber trabajado como capataz en construcciones argentinas le permitió encarar mejor su condición de responsable de ASPAVAL, cuando llegó del país vecino para convertirse en productor de duraznos con 50 años de edad (2/8/05). Por su parte, Abdón Sejas manifiesta que le hubiera sido muy difícil construir su propia casa y otras obras para su huerta si no hubiese aprendido tanto como técnico metalúrgico durante sus años en el exterior (9/8/05). Similares declaraciones fueron vertidas por buena parte de los entrevistados, quienes no dudaron en relacionar las competencias de los constructores más hábiles de la región con sus respectivas experiencias laborales durante sus años —o desempeño contemporáneo— fuera del país.

46Algunas de las nociones o ideas que los migrantes declaran haber traído consigo exceden al área de la construcción y alcanzan las actividades productivas que se escogieron como objeto de estudio para la presente investigación. Don Román Belmonte trabajó desde niño en los viñedos de Mendoza, Argentina, y desde entonces aseguró que, una vez reinstalado en su pueblo de origen, también apostaría por la producción vitivinícola, aplicando el know-how (el saber-cómo) asimilado como empleado. Su huerta cuenta ahora con 6.000 parras y el ejemplo empieza a ser considerado seriamente por sus vecinos en la localidad de Korymayu. Aún más concreta parecería ser la influencia de saberes relativos a las técnicas y el equipamiento para el riego recogidos por los migrantes en el pasado reciente, u observados y aplicados durante sus continuas idas y venidas. “Sí, ayer fui a ayudar a una señora en su terreno y había un sistema de riego con un aparato que nunca he visto. Me dijo que su esposo lo trajo del extranjero” (M. Luna, 9/8/05).

47Los valores y las creencias, como otros componentes de la noción de estructuras normativas propuesta por Levitt, merecen una discusión más profunda. Comentando únicamente lo relacionado a su influencia en las actividades productivas, se puede mencionar lo que un entrevistado llamó las “formas de pensar que aprendimos trabajando allá” (P. Sánchez, 4/8/05). Frecuentemente, migrantes y productores entrevistados aceptaron que proceder “al estilo ejecutivo y directo” de la actividad empresarial norteamericana, por ejemplo, es una práctica de los trabajadores en la conducción de sus huertas y construcciones. “Mira, si sólo escucharan nuestras ideas”, pide Joaquín “Gato” Zubieta, asegurando que, al haber estado expuestos a situaciones límites de sobrevivencia en el espacio laboral, los migrantes desarrollaron capacidades que ahora podrían ser útiles a sus entornos comunitarios (6/7/05). Muchos de ellos —como en los casos de Román Belmonte y el despliegue de sus ideas emprendedoras, o Abdón Linares y su capacidad de gestión intelectual para la nueva arquitectura organizacional de ASPAVAL— lo demuestran.

48Ante la influencia de lógicas nuevas, lo observado en esta investigación también demuestra la continuidad de lógicas antiguas. Es decir, si bien es cierto que pueden observarse nociones innovadoras en áreas específicas de la actividad de los migrantes, la estructura de sus principales sistemas de prácticas parecería seguir siendo una función de principios estructurantes de inmemorable data cultural. Las prácticas a través de las cuales se viven los pormenores de la migración, que Peggy Levitt llamaría path-dependenty que podríamos entender como dependientes de un camino ya recorrido, llevan la marca de los principios que las anteceden y condicionan.

49A propósito, se ha desarrollado detalladamente en el primer capítulo el tema del llamado Andean dream como cifra de la particular manera en la que los migrantes entrevistados parecen haber hecho frente a las exigencias de los adversos contextos de la diáspora, recurriendo a nociones de solidaridad, a medio camino entre lo tradicional y lo estratégico. En Arlington, por ejemplo, muchos de los migrantes originarios de las Tercera Sección de la Provincia Esteban Arze que hoy gozan situaciones de holgura económica superaron cuadros iniciales de carencia material gracias a prácticas transnacionales de solidaridad por parte de sus familias y su comunidad migrante. Ahora bien, estos sistemas de prácticas que, en primera instancia, serían herederos de tradiciones de solidaridad comunitaria, sufren obvias transformaciones durante su ejercicio fuera del país. Luego de atravesar por esos cambios, esos sistemas de prácticas se convierten, a su vez, en fuente para nuevas influencias una vez que los migrantes los traen de vuelta para ser ejecutados en la tierra de origen.

50Los campeonatos de la ya descrita liga de fútbol de INCOPEA, por ejemplo, despliegan en Virginia una versión propia y particular, como todas las versiones, de lo que en el espacio andino se relaciona con la noción de ayni, o ayuda comunitaria en términos de reciprocidad. En el país del norte se acude al sistema de prácticas heredero de la solidaridad andina con el afán estratégico de recaudar fondos para obras sociales rotativas en las distintas poblaciones cuyos equipos representantes integran el campeonato. Como ya se describió, sobre la base de lo recaudado, los organizadores de INCOPEA acuden luego a la solicitud de cuotas y la organización de una serie de actividades festivas complementarias para engrosar el monto de la donación de cada año. Siguiendo a Levitt, lo que se observa a continuación es que esas mismas lógicas inspiran luego interpretaciones renovadas de la tradición a ser ejecutadas justamente en el valle de origen. Los migrantes que en Virginia aprendieron a desplegar las nociones de solidaridad a través de puntuales cuotas en dólares tratan luego, por lo general durante sus vacaciones o breves estancias en Bolivia, de lograr adscripciones comunitarias para seguir llevando adelante sus proyectos, entre los que podemos citar el empedrado de las calles centrales del pueblo sobre la base de lo recaudado en Virginia. Lo particular radica en que ellos no ejecutan esos sistemas de prácticas en sus formas teóricamente puras, sino que lo hacen tal cual lo harían en los EEUU, es decir, a través de cuotas, listas, controles y otras características particulares.

51De esa manera, cierto conjunto de lógicas que se habría desplegado de acá para allá, en la primera parte del desplazamiento transnacional, se despliega luego de allá para acá en forma de remesas sociales, con los aditamentos que la interpretación de sus actores incorpora durante la residencia en la diáspora. También puede rescatarse al respecto la diversificación laboral que, según Dandler y Medeiros, siempre fue característica de las estrategias de supervivencia de las familias rurales bolivianas, pero que, luego de la residencia de las mismas en la Argentina, se trajo como un nuevo know-how que habilitaba a las familias rurales para adaptar a las dinámicas urbanas (en la ciudad de Cochabamba) saberes de combinación de empleos y el manejo múltiple de recursos y negocios como parte de una nueva estrategia de vida (1985).

52Los sistemas de prácticas encontrarían maneras de reciclarse viajando y cambiando en cada polo del espacio social transnacional. En el tema de lo comunitario, por ejemplo, y de acuerdo a lo ya adelantado en el apartado sobre la bolivianeidad en movimiento, lo importante no es descubrir si la concepción boliviana de la utilidad última de la migración transnacional se sostiene en la reproducción de características culturales propias a la reciprocidad andina, sino comprobar que, en la actualidad, el país registra índices altos, entre los más altos de la región, en inversión productiva de remesas migrantes (Bendixen 2005).

53Respecto al capital social, último componente de las remesas sociales descritas por Levitt, también se ha adelantado contenidos en los apartados anteriores. El concepto de capital social —que en la obra de Pierre Bourdieu viene de la noción de campo y tiene su correlato inseparable en el habitus— es uno de esos poderes eficientes que se derivan de las posiciones objetivas del agente en el entramado social y que, a la vez, sirven para diferenciar unos agentes de otros (1980). En ese sentido, los migrantes, que pronto serán descritos como héroes para comunidades que los esperan, acostumbran hacer efectivas (capitalizar), a su favor y en determinados momentos, cada una de las actividades solidarias de apoyo por ellos realizadas (inversiones) para acceder al bien simbólico y principal del prestigio comunitario.

54El habitus, la historia hecha cuerpo, es la forma en que las estructuras sociales se graban en nuestra mente y nuestro cuerpo por interiorización de lo exterior, a través de habitus primario (primeras experiencias sociales) o secundario (vida adulta). Bourdieu lo define como: “un sistema de disposiciones perdurables y transponibles” (1980: 88). Ahora bien, por más fuertes que sean las disposiciones del habitus del viajero, éste se ve obligado a recurrir a su imaginación para sortear las exigencias de su nuevo contexto. Para Appadurai, los complejos procesos de la diáspora introducen la fuerza de la imaginación (como memoria o deseo) en la vida del migrante. Comentando a Bourdieu, Appadurai explica que “esas mitografías (de imaginación) sustituyen la fuerza glacial del habitus por el ritmo acelerado de la improvisación” (2001: 22).

55El habitus, como productor de prácticas, al mismo tiempo ayuda al agente a recordar cuáles son los criterios básicos que ya tiene interiorizados a la hora de percibir las prácticas de los otros. En este sentido, el individuo puede permitir que las prácticas de los otros, así como las condiciones generales del contexto que le rodea, influyan para transformar sus propias prácticas, siempre y cuando se respeten ciertos márgenes del habitus primario. De acuerdo a lo observado en Arbieto y sus alrededores, los migrantes y sus familias ejecutan prácticas que devienen de principios y lógicas nuevas; es decir, existe creatividad, inventiva y, en ocasiones, hasta improvisación, pero generalmente sólo dentro de ciertos límites.

56Finalmente, en cuanto al capital social como “la suma de recursos actuales o potenciales correspondientes a un individuo o grupo en virtud de que éstos posean una red duradera de relaciones de conocimiento y reconocimiento mutuos, más o menos institucionalizados” (Bourdieu 1990: 52), las remesas sociales observadas destacan en la agilidad de nuestros migrantes para poner en práctica su cohesión comunitaria al servicio de objetivos comunes. Habiendo ya mencionado el ordenado sistema de distribución de recursos de la liga de INCOPEA, puede complementarse la información con el dato de que los migrantes de la región también despliegan prácticas herederas de un sólido capital social sorteando más de una barrera nacional. Los residentes mamanaqueños en los EEUU, por ejemplo, entablaron comunicación con los residentes mamanaqueños en la Argentina y entre ambas colectividades de solidaridad extendida reunieron fondos para la ampliación de la escuela de su pueblo, que espera en el valle como “eje inmóvil” de sus acciones.

Notes

1 La financiera FINSA ofreció intereses inéditos a los pequeños ahorristas cochabambinos durante la década del ochenta. Su quiebra provocó la pérdida de millones de dólares pertenecientes a sus afiliados. Según Jorge Prado y Diógenes Escóbar, muchas personas de Arbieto llegaron a “enfermar” y hasta “morir de pena” al perder buena parte del total de sus ahorros logrados fuera del país (2/9/02; 2/8/05).

2 El 1ro de julio de 2005 dos presuntos delincuentes fueron asesinados en la plaza principal de Arbieto (capital de la región de nuestro estudio) por una multitud de pobladores. El linchamiento culminó a las cinco de la tarde, hora en la que los sujetos fueron colgados sin que los pocos agentes policiales pudieran detener a los comunarios, muchos de los cuales se encontraban en estado de ebriedad. En Arbieto —pese a que el informante Casiano Amurrio declara que aquellos hechos sangrientos no fueron realizados por gente originaria del pueblo, sino por allegados de otras zonas del valle— el rebrote de esta forma de ajusticiamiento tradicional del espacio andino puede relacionarse claramente con el miedo a los robos a la nuevas y lujosas casas, casi siempre pertenecientes a familias migrantes transnacionales. El cuidado de las mencionadas casas hamotivado desconfianza hacia los extraños.

3 El perfil de la investigación reservó la técnica de grupo focal para un acercamiento hacia los jóvenes de la comunidad, considerados como potenciales migrantes internacionales. Las sesiones se llevaron a cabo los días 24 y 28 de noviembre del 2002 con 8 y 11 estudiantes de último año del Colegio Simón Bolívar, única unidad educativa de secundaria del Municipio de Arbieto.

4 Con la marca de “Mermeladas San Benito”, ASPAVAL produce dulce y mermelada de durazno de la región, además de mermeladas de frutilla, guayaba, piña y manzana, siempre sobre la base de fruta fresca.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable