Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

No llores, prenda, pronto volveré

 | 
Leonardo de la Torre Ávila

Reconocimientos y dedicatoria

Texte intégral

1Si estas páginas retrocedieran en el tiempo serían apenas un mamotreto desarticulado presto a ser corregido por los precisos consejos de Fernando Lizárraga, Marcelo Guardia y Ana Rebeca Prada, principalmente. Antes del mamotreto contaba apenas con notas dispersas y textos subrayados, que fueron tomando cuerpo gracias conversaciones con Geneviéve Cortes, Alejandra Ramírez, Walter Sánchez, Cecilia Eróstegui, Andrés Uzeda, Gustavo Rodríguez, Gustavo Deheza, Yuri Tórrez, Mónica Briancon, Celia Ferrufino, Martha Giorgis, Roberto Laserna, Alvaro Rivero y otros profesores y amigos. También debo mencionar con afecto a Fabiana Werthei y Bettina Levi, de CLACSO; Angelina Peralva, Alain Tarrius, Olga Gozález y Laurent Faret, allá en Francia, y sobre todo, a Godofredo Sandoval y Nadia Gutiérrez del PIEB. Nada hubiera llegado a puerto alguno, sin embargo, sin el ánimo de Alfonso Hinojosa que en el transcurso de una cena en casa me convenció de que me correspondía trabajar en este libro. Estimado Alfonso, verdaderamente, muchas gracias. De todas maneras, comprenderás si ahora lo pienso dos veces antes de volver a invitarte a comer.

2Los abrazos más grande van para doña Alicia, don Orlando, Rolo, Nino, Anahí, Daniel, Lourdes, Cedania, el sobrino Miguel, el primo Juvenal y el resto de una interminable familia transnacional que fue escribiendo una a una casi todas las páginas de este libro mientras yo no hacía más que seguir sus pasos entre Arlington y Arbieto. Las demás páginas se deben a lúcidas intervenciones de Abdón Linares, por quien yo votaría como diputado por el Valle Alto, Diógenes Escobar, trabajador en todo el sentido de la palabra, José Escobar, Emiliano Moya, Marcelino Becerra, Román Belmonte, Sebastián y Juana Miranda, Jorge Prado, Julieta Orellana, don Osvaldo Sánchez y el incansable Casiano Amurrio.

3En Virgina, fue imprescindible la hospitalidad de don Ricardo Gómez García, su familia y las de muchos otros bolivianos que nos harían quedar bien en cualquier país en el que decidieran o se vieran obligados a vivir. Conversar con todos ellos permitió organizar las ideas que se habían empezado a intuir en nuestras primeras visitas al Valle Alto. Esas ideas surgieron hace cuatro años, en Arbieto, cuando doña Alicia y sus hijas, a petición de las primas Smirna y Dalssy, decidieron rescatarnos de abstracciones inútiles y solitarias para presentarnos una cara real de la migración transnacional. La charla de una tarde en esa casa familiar fue suficiente para empezar.

4Recordando a tanta gente, construyo mi propia explicación de por qué estos textos deben redactarse en plural. ¿Qué habría sido de todo esto —por ejemplo— sin las pistas de mi abuelo Édgar Ávila Echazú, sin el aguante de mis amigos Roberto y Fabricio y sin esa guitarreada con el “Papirri” y Carito Monrroy Chazarreta? Don Nilo Soruco, a quién se le debe el título, también nos regaló una inolvidable conversación en el pasillo de los desayunos del Mercado Central de Tarija; de hecho, su opinión fue la primera que esta libro recibió. “Don Nilo, el libro va a llamarse No llores, prenda, pronto volveré”, le dijimos. “Está bien, buen título”, contesto, antes de despedirse y perderse entre señoras que le pedían que aceptara apis y sopaypillas de invitación.

5Por otro lado, nada podríamos haber investigado sin en el olfato de dos periodistas, en todo el sentido del término: María Cordón, con su taza de café cargado en Madrid, y Juan Carlos Gumucio, que lo dijo todo con el título de un reportaje que nos ha traído hasta aquí. En esto, demás está decirlo, también están involucrados todos los que cometieron el eterno intento del Mal Bicho. Gracias por todo, queridos Roco y Gabo.

6Mi madre y mi padre; Egui y Fabián; mi hermano Karloz, los petizos de los ojos grandes, Luis, los queridos abuelos que están y los que, hace poco, encontraron otras maneras de permanecer, como Merlín. Gracias a la familia extendida y migrante, como todas las familias.

7Finalmente y a manera de celebrar lo mejor que tiene mi vida, la dedicatoria: Para Lorena.

8Cochabamba, 25 de diciembre de 2003 y 19 de julio de 2006

9El tercer capítulo de la primera parte resume la Tesis de Licenciatura No llores prenda, pronto volveré. Migración y movilidad social. La Tercera Sección de la provincia Esteban Arzey los Estados Unidos de Norteamérica, Ciencias de la Comunicación Social, UCB-Cochabamba. La segunda parte es una versión reformulada del artículo “Volveré para regar el campo”, elaborado gracias al Programa CLACSO-CROP de estudios sobre pobreza de CLACSO. Este artículo forma parte de los resultados del Proyecto del mismo título que obtuvo una beca de investigación en el Concurso “Las relaciones internacionales de la pobreza en América Latina y el Caribe”, convocado en 2004 en el marco del Programa CLACSO-CROP de estudios sobre pobreza para investigadores jóvenes de América Latina y el Caribe. El último apartado del Capítulo VI fue publicado bajo el título “Migrantes bolivianos: Trabajadores sin banca” en Los Tiempos (30/Oct./2005), Cochabamba. Contenidos del reportaje “Adiós, muchachos”, publicado en Mal Bicho 2 (Feb., 2002), se encuentran en la Introducción y las Conclusiones.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable