Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Por los linderos de la lengua

 | 
Rosaleen Howard

Capítulo III. Métodos de investigación y análisis de las ideologías lingüísticas en los Andes

Texte intégral

1El discurso verbal es la fuente primordial para investigar el funcionamiento de las ideologías lingüísticas en el discurso de la identidad. Se trata de datos cualitativos que requieren de una metodología particular tanto en la etapa de recolección como de análisis. En este capítulo repaso los métodos utilizados en cada una de estas etapas. Utilizo las herramientas del Análisis Crítico del Discurso (ACD) para revelar los efectos de las ideologías en el discurso de la identidad. Luego de una breve explicación en el acápite §3.1 de lo que quiero decir por “discurso”, en el acápite §3.2 expongo las premisas en las que se basa el ACD. Luego, en el acápite §3.3 detallo los métodos utilizados en el trabajo de campo.

§3.1 El concepto de “discurso”

2Los significados atribuidos al término “discurso” varían de una disciplina a otra y según las diferentes perspectivas analíticas que se adopten (Schiffrin 1994). Mientras la lingüística formal aplica el término “discurso” a toda unidad descriptiva mayor que la oración, la sociolingüística puede utilizar el mismo término para hablar del lenguaje en uso. La teoría crítica utiliza una concepción de “discurso” inspirada por la obra de Michel Foucault (1971). Bajo esta concepción el discurso construye y sostiene un determinado orden de las cosas. Se trata de la expresión verbal —implícitamente articulada-de la posición social, cultural o política que ocupa el hablante o el escritor con respecto a la sociedad. El discurso en este sentido funciona en la interacción social no sólo para manifestar relaciones de poder, sino también para construirlas; y no sólo para manifestar valores dentro del orden social, sino también para implantarlos. El Análisis Crítico del Discurso es un campo de la sociolingüística que se ha desarrollado sobre la base de una visión del discurso como vehículo del orden social. Por “discurso” entiendo no sólo el lenguaje en uso, sino también un argumento con una carga valorativa que apunta a cierto posicionamiento social, cultural o político por parte del hablante. Como tal, el discurso se presta al Análisis Crítico según las pautas que delineo a continuación.

§3.2 El Análisis Crítico del Discurso (ACD) como metodología

3El Análisis Crítico del Discurso (ACD) reúne el análisis social y lingüístico en un solo marco explicativo que busca esclarecer el funcionamiento del poder en la sociedad a través del discurso. El ACD ha sido desarrollado por investigadores de diferentes tradiciones académicas con el propósito común de poner al descubierto la relación entre discurso, poder, dominio y desigualdad social (Fairclough 1989, 1995; van Dijk 1993: 249; Wodak 2001). Estudios latinoamericanos en el campo del ACD incluyen los de Maghalães (2003), Orlandi (1999) y Merino (2005); para estudios en este campo referentes a contextos hispanos peninsulares véase Martín Rojo y Whittaker (1999). El enfoque del ACD se basa en la premisa de que el discurso está arraigado en la vida social; el discurso constituye la interacción social y no puede separarse de ella. Desde una perspectiva crítica, se asume que los participantes de la interacción verbal “construyen” las relaciones sociales y no que dichas interacciones “reflejan” simplemente su marco socioestructural.

4Sin embargo, existe una relación dialéctica entre ambas posiciones: por un lado, las interacciones manifiestan las relaciones estructurales sociales; por otro, constituyen dichas relaciones de tal manera que reproducen, cuestionan o transforman el orden existente de las cosas (Chouliaraki y Fairclough 1999).

5En este estudio aplico algunos elementos del ACD a discursos andinos que manifiestan y construyen las identidades culturales. La construcción de la identidad en el medio poscolonial y pluricultural de los Andes es un proceso de lucha simbólica altamente ideologizado. El ACD proporciona una herramienta indispensable para revelar la interdependencia discursiva entre forma lingüística, imaginario cultural y contexto social. El análisis crítico apunta al papel que juegan las ideologías en el discurso, siendo éste parte integrante del proceso social en su totalidad.

  • 1 En esta sección adapto el argumento de Chouliaraki y Fairclough (1999: 5, citando a D. Harvey 1996 (...)

6Desde esta óptica el discurso se considera una faceta del proceso social, pero no es la única. El discurso no se manifiesta en un vacío y está presente en otras dimensiones del proceso social, siendo a su vez formado por ellas. Entre esas otras dimensiones se encuentran, por ejemplo, las relaciones de poder, la estructura social, las fronteras étnicas, las prácticas materiales, las instituciones del estado, las asociaciones de la sociedad civil y los rituales.1 El discurso y las ideologías (valores, opiniones, actitudes) se implican mutuamente en el proceso social, en palabras de Chouliaraki y Fairclough: “las ideologías son construcciones discursivas, de modo que la cuestión de la ideología tiene que ver con la forma como se relaciona el discurso con otras [dimensiones] de las prácticas sociales” (1999: 26). Es precisamente en esta relación entre lenguaje y práctica que nacen las ideologías.

§3.2.1 Conceptos útiles para la aplicación del ACD

7Algunos conceptos de la teoría social contemporánea nos ayudan a concebir la relación entre el lenguaje y la esfera social, que el ACD busca poner al descubierto. El concepto de “campo” elaborado por Pierre Bourdieu ofrece una forma de hablar sobre las dimensiones específicas del orden social, siendo éste modelado por las instituciones del estado y por la sociedad civil, con esferas de actividad que involucran determinados tipos de grupos y agentes. Desde la perspectiva del ACD, un campo constituye un marco dentro del cual se generan determinados tipos de discursos. El conglomerado de discursos que surgen de un campo se consideran “órdenes del discurso”, concepto que desarrollan Chouliaraki y Fairclough a partir del trabajo de Foucault: “un orden del discurso es el conjunto socialmente ordenado de géneros y discursos asociados a un campo social específico, que se caracteriza por fronteras movedizas y flujos en uno y otro sentido” (Chouliaraki y Fairclough 1999: 58, 89; Foucault 1971). La referencia a “fronteras movedizas” y “flujos” entre géneros y discursos pone hincapié en la esencia fluida del discurso y su potencial hibridez en la práctica. Los discursos no se confinan a los campos dentro de los cuales surgen, sino que se “riegan” de un campo a otro debido al funcionamiento de las ideologías.

§3.2.2 La entrevista como género discursivo: ¿representación o práctica?

8Al tratar el tema de la identidad en el punto §2.1, propuse hacer una distinción entre la “representación” de la identidad en el discurso y su “realización” en la práctica. De hecho, tal distinción es válida para la práctica social y su relación con el discurso en general. Por un lado, el discurso es una dimensión de la práctica, insertada en ella a través del habla, la escritura y otros medios. Por otro lado, el discurso puede representar la práctica, al hablar la gente sobre ella. Éste es el nivel del metadiscurso (cf. Chouliaraki y Fairclough 1999: 37). Las ideologías funcionan en ambos niveles: dan forma a la práctica mediante el discurso; también, influyen en la manera como la práctica se representa en el metadiscurso. En este estudio mi método principal fue la entrevista no estandarizada (non-standardised interview) (Fielding y Thomas 2001). La etnografía —es decir, la observación de y participación en la práctica de parte de la investigadora— se utilizó sólo como herramienta secundaria. En las entrevistas pedí a la gente que reflexionara sobre los temas propuestos. Los discursos que resultan de este proceso se deben calificar de construcciones metadiscursivas porque representan el orden social, no lo realizan. Me interesa identificar las características discursivas genéricas de estas entrevistas para así poder interpretarlas. Para ello conviene tomar en cuenta las premisas en que se basan otros estudios que aplican el ACD.

9El Análisis Crítico del Discurso a menudo toma como objetos de estudio la interacción conversacional o los diversos géneros del texto escrito. Al analizar una muestra de conversación, por ejemplo, Chouliaraki y Fairclough observan que: “en la interacción comunicativa, la gente no representa el mundo de manera abstracta sino a través de sus relaciones sociales con los demás y de la construcción de las identidades sociales” (Chouliaraki y Fairclough 1999: 41).

10Estos autores muestran cómo las relaciones sociales y las identidades no están dadas en el inicio, sino que se van creando conjuntamente durante la interacción. Ésta revela, como dicen los autores, “procesos representacionales, relacionales e identificacionales simultáneos” (ibid.; el énfasis es mío). Sobre la base de esta propuesta se entiende que: (i) la interacción contiene elementos que “representan” el mundo; (ii) las relaciones sociales se manifiestan y se construyen en la interacción; y (iii) al interactuar, los participantes expresan su sentido de la identidad con respecto a los demás. Se trata de saber entonces en qué medida estas funciones de la interacción, que Chouliaraki y Fairclough observan en el análisis de la conversación, son también válidas para el discurso producido en las entrevistas.

§3.2.3 Los rasgos discursivos de los textos de las entrevistas

11La entrevista no estandarizada consiste en una conversación donde la entrevistadora invita al/a la entrevistado/a a describir y explicar aspectos de la práctica social. La entrevistadora utiliza preguntas y sugerencias para obtener una respuesta narrativa. Ahora bien, la presencia y la identidad social de la entrevistadora nunca pueden abstraerse de las respuestas que surgen en la entrevista. La influencia del contexto de la interacción es mayor todavía cuando se dan diferencias culturales bastante marcadas entre entrevistadora y entrevistado/a, como fue mi caso. Para resolver este problema, siempre que las condiciones lo permitieron, facilité entrevistas grupales. La entrevista grupal genera una conversación más espontánea entre dos o más participantes, y la entrevistadora cumple un papel secundario. Las estructuras discursivas que surgen con este procedimiento varían en algún grado de aquellas que se obtienen mediante una entrevista uno a uno.

12En lo que se refiere a las entrevistas uno a uno, mi expectativa era que el discurso obtenido fueta puramente representacional. En la práctica, sin embargo, la entrevista no estandarizada daba a la persona entrevistada la libertad de desarrollar una narración que permitía incorporar las funciones relacionales e identificacionales del discurso en el proceso de representación. Por esta razón, la representación discursiva de la realidad que surge en las entrevistas es más compleja de lo que se podría haber esperado en un primer momento. En las narrativas de las entrevistas también he identificado dos estrategias discursivas que al parecer cumplen funciones de relación e identificación respectivamente. La primera de ellas es el uso de las citas directas; la segunda, el uso de los pronombres personales. Ambas estrategias figuran tanto en las entrevistas uno a uno como en las grupales. Paso a examinarlas por separado.

§3.2.3.1 Las citas directas en la narrativa de los entrevistados

  • 2 Con el término “diálogo construido” sigo el uso de Deborah Tannen para el análisis conversacional (...)
  • 3 Sobre el discurso directo como vehículo de la ideología en la lengua, véase Voloshinov (1986).

13Mediante la cita directa, los entrevistados representan las interacciones que tuvieron con otros individuos, en otros lugares y momentos anteriores a la interacción en la que participan con la entrevistadora. Las interacciones previas se insertan en la interacción actual, formando un “diálogo construido” de parte de la persona entrevistada.2 La cita directa en la narrativa de la persona entrevistada tiene como efecto que se escuchen otras voces, mediadas por la voz de la persona entrevistada. La concepción dialógica bakhtiniana de la lengua nos ayuda a apreciar este fenómeno. Bakhtin utiliza el concepto de intertextualidad, que incluye el discurso indirecto o “representación discursiva”, que no es otra cosa que “el entretejer las palabras de otro u otros con mis propias palabras” (Chouliaraki y Fairclough 1999: 153; Bakhtin 1981). Cuando esto ocurre, el discurso de la entrevista se vuelve, en términos bakhtinianos, “polifónico”. La importancia de la “representación discursiva” es que “no sólo reúne voces diferentes, también las combina y ordena de ciertas maneras, creando, por ejemplo, relaciones jerárquicas entre las distintas voces, de modo que una de ellas sirve de contexto o canal de la otra (Chouliaraki y Fairclough 1999: 153)”. La diferencia entre el discurso directo y el discurso indirecto es importante en este punto, como lo afirman los mismos autores: “mientras el estilo directo nos compromete con las palabras que el otro efectivamente utilizó, el estilo indirecto nos permite traducir las palabras del otro a nuestras propias palabras” (Chouliaraki y Fairclough 1999: 153).3 En el caso del quechua y del castellano andino coloquial, la preferencia por la cita directa sugiere un menor grado de apropiación de la palabra ajena por parte del hablante; la palabra del otro se cita, ostensiblemente, “tal como se dijo”.

14Como se verá más adelante, esta estrategia tiene una serie de efectos en el mensaje. Al crear un “diálogo polifónico”, el entrevistado se esquiva de la jerarquía implícita en la entrevista uno a uno. Se desarrolla así un diálogo donde la voz de la persona entrevistada participa con otras voces, al tiempo que se reduce la importancia de la entrevistadora como interlocutora. El diálogo polifónico también puede ser indicio de una reducción de la influencia de la entrevistadora en la formulación del mensaje. Mediante el uso de la cita directa, el/la entrevistado/a crea un marco de interacción secundario y las ideologías que fluyen dentro de este marco están menos afectadas por la presencia de la entrevistadora. La estrategia también puede considerarse como una forma en que el hablante descarga su responsabilidad como autor de cualquier opinión expresada. Mediante el estilo directo, se atribuye dicha opinión o actitud a la voz ajena. Más adelante daré ejemplos que ilustran estas afirmaciones.

§3.2.3.2 El uso de los pronombres personales

15Así como el uso de las citas directas cumple una función “relacional” dentro de la narrativa de la entrevista, el uso de los pronombres —y en particular del pronombre “nosotros”— constituye una estrategia de identificación. En los Andes, los procesos de autoidentificación e identificación del otro están atravesados por diferentes grados de mestizaje. Un elemento que llama la atención en muchas entrevistas es el posicionamiento ambivalente del mestizo con respecto a las culturas indígenas. Si bien lo indígena es un elemento de contraste con respecto a la estructura social actual (“diferente de” lo mestizo), cuando el mestizo se posiciona frente al pasado, reclama lo indígena como componente de su propia definición y es entonces cuando cobra importancia el criterio de “semejanza”. El “nosotros”, por tanto, atticula simultáneamente semejanza y diferencia en la construcción discursiva de las identidades mestizas andinas. Como tal, podría leerse como una estrategia de homogeneización, aunque no exenta de ambivalencias, como veremos en su momento.

§3.2.3.3 Características del discurso en las entrevistas grupales

16Aparte de los elementos que acabo de mencionar, las entrevistas de grupo generan ciertas estructuras discursivas propias de su género. Por ejemplo, se utiliza menos el modelo pregunta-respuesta. La entrevistadora hace las veces de facilitadora y, una vez iniciada la conversación, permite que el grupo desarrolle su propia dinámica con un mínimo de intervención de su parte. Este marco da cabida a diferencias de opinión, donde los participantes pueden llegar al consenso o no, según el caso. La forma conversacional otorga mayor importancia a las funciones relacionales e identificacionales de la interacción.

§3.2.3.4 La entrevista no estandarizada: observaciones finales

17Como acabamos de ver, en las entrevistas, al igual que en las interacciones conversacionales comentadas por Chouliaraki y Fairclough, surgen estrategias discursivas de representación, relación e identificación. Sin embargo, entre la conversación cotidiana y la entrevista hay una diferencia importante. En el caso de la entrevista la representación de la realidad pasa por la voz mediadora de la persona entrevistada. Se habla sobre la realidad vivida, no se la vive como tal. En este proceso las funciones relacional e identificacional del discurso sirven a la representación y están mediadas por ella. Esta mediación a su vez debe entenderse como un efecto ideológico. En el contexto del metadiscurso, opuesto a la práctica propiamente dicha, la intervención de las funciones relacional e identificacional al servicio de la representación articula ideologías que el Análisis Crítico nos ayuda a descubrir.

§3.2.4 Para un análisis crítico de las ideas aparentemente “contradictorias”

18Los testimonios recogidos presentan muchos casos de contradicción aparente. Por ejemplo, suele haber falta de correspondencia entre los ideales que expresan verbalmente los hablantes y los valores manifestados en sus actos. Así lo demuestra el hecho de que profesionales bilingües que hablan una lengua indígena como lengua materna y trabajan en el campo de la educación bilingüe intercultural, no transmiten esa lengua a sus hijos. O, en otro caso que observé, a pesar de trabajar en un centro de formación de la EIB, los profesionales indígenas prefieren enviar a sus propios hijos a colegios hispanos que gozan de mayor prestigio social. Estos casos pueden ser considerados como efectos de la hegemonía, según observa Gramsci:

[...] ¿No ocurre acaso con frecuencia que haya una contradicción entre nuestra afirmación intelectual y nuestra conducta? ¿Cuál es la verdadera concepción del mundo: aquella que se afirma de forma lógica como acto intelectual, o aquella que nace de los actos de cada individuo y está implícita en su conducta? (citado en Femia 1988: 43).

19También surgen contradicciones aparentes al interior de los discursos. Discursos que se originan en campos sociales divergentes y/o en momentos temporales diferentes, se superponen en nuevos discursos así dando lugar a ambivalencias. Tal ambivalencia puede ser un indicio de la presencia de identidades híbridas, síntoma a su turno del cambio social en marcha. En este sentido, las entrevistas son “sitios de lucha” en la medida en que el entrevistado participa con puntos de vista alternativos que forman parte de un mismo argumento, por lo tanto aparentemente contradictorio. La copresencia en un mismo discurso de valores que provienen de distintos órdenes sociales produce efectos de“interdiscursividad” en los términos de Chouliaraki y Fairclough (1999: 49). Sin embargo, nos tocará preguntarnos si el entrecruzarse de los discursos —o interdiscursividad— constituye realmente un efecto de la contradicción, o si habría otra explicación posible. Por eso, consideraremos la posibilidad de que se trate de contradicciones nada más que “aparentes” (capítulo VIII).

§3.2.5 El discurso como herramienta para el posicionamiento del sujeto social

20Los discursos de la identidad que se examinan en este libro —sobre todo en el capítulo V— revelan cómo el sujeto hablante hace uso del lenguaje para posicionarse en el campo social. La noción de posicionamiento es compatible con el modelo topológico de frontera discutido en el capítulo II. Mediante una serie de estrategias discursivas, los hablantes conciben fronteras entre la semejanza y la diferencia, se posicionan con relación a dichas fronteras, y ponen a prueba la capacidad de las fronteras a ser transgredidas o reubicadas.

§3.2.6 La transculturación en el discurso de la identidad

21El concepto de “transculturación”, asociado con la obra de Ángel Rama dentro de la crítica literaria latinoamericana (Rama 1983), ha sido aplicado al estudio de las culturas andinas en las “zonas de contacto” por Mary Louise Pratt (1992, 1994, 1996). Por “transculturación” entiendo con Pratt la ma-nera como, en contextos de colonización, los significados atraviesan las fronteras culturales para ser apropiados ya sea por el grupo de los colonizados o por el grupo de los colonizadores, y en este proceso son transformados. Cuando el grupo subordinado es el grupo “prestatario”, la transculturación puede conllevar un elemento de resistencia y/o subversión, como en el caso de Santiago “Matamoros”, santo patrón de la Guerra de la Reconquista en la Península, cuyo papel se invirtió al llegar al Nuevo Mundo, donde se volvió defensor de los indios, fusionándose su identidad con la del dios precolombino del rayo (Silverblatt 1988).

22Algo parecido ocurre con las lenguas en contacto. En el capítulo II comenté en este sentido un caso de “translingüística” análogo: la palabra “wirhina” (derivada del castellano “virgen”) se ha adoptado para referirse a la madre tierra en el quechua del Norte de Potosí, Bolivia (§2.2.3). Los efectos translingüísticos se producen tanto en el significado de los préstamos del castellano al quechua, como en dirección inversa. Los comentaré en su momento. Tanto la idea de “transculturación” como la de “translingüística” nos remiten nuevamente al concepto de “frontera” en el análisis cultural.

§3.3 Para investigar las ideologías lingüísticas: métodos de colección y procesamiento de los datos

23Durante la investigación se buscó en lo posible facilitar un diálogo con los entrevistados que sobrepasara el tipo de relación formal que se asocia con-vencionalmente con el intercambio entre entrevistador/a y entrevistado/a.

24Las entrevistas grabadas siempre fueron precedidas por conversaciones no grabadas en las cuales se buscaba establecer un grado de confianza con la persona entrevistada. En esta etapa previa, explicaba los temas de los cuales yo deseaba hablar, e indagaba si había otros temas pertinentes de interés particular para la persona entrevistada. En el apéndice II ofrezco el guión de la entrevista que utilicé.

25La interacción con los participantes en la investigación se produjo no solamente mediante los encuentros de uno a uno, sino también se fue generando en contextos institucionales como congresos, talleres, seminarios y clases, en los que se inscriben las actividades de planificación lingüística, educativa y de formación docente en los países andinos. El apéndice I ofrece un listado de los eventos en los que participé en el curso de la investigación, ya sea activamente o como observadora.

26Busqué facilitar la libre expresión de ideas entre los entrevistados, darles una oportunidad de explayarse sobre temas que posiblemente no habían tenido oportunidad de discutir antes, y —en el caso de las entrevistas grupa-Íes— expresar opiniones en un diálogo con sus pares para suscitar una reflexión crítica de su parte, en la cual la investigadora participaba sólo como observadora.

§3.3.1 Las lenguas de la investigación

27La investigación requirió que las entrevistas se realizaran tanto en castellano como en quechua (y no en inglés, mi lengua materna). Además, al abarcar una importante extensión geográfica, tuve que utilizar una serie de dialectos quechuas. En algunos casos, no quedaba duda de cuál era la lengua más apropiada. El/la interlocutor/a bien mostraba un mayor dominio del castellano o un mayor dominio del quechua, y opté por una u otra lengua desde el inicio. En otros casos, los hablantes eran bilingües y había cierta discusión sobre la lengua en que conduciríamos la entrevista. Siempre procuré dejar la elección de la lengua al hablante, pues dicha elección en sí misma constituye un elemento significativo del discurso. Como normalmente ocurre en el habla de individuos bilingües, hubo casos de alternancia de códigos, que también se toman en cuenta en el análisis.

§3.3.2 Métodos de investigación: la reflexividad

28Un aspecto importante del ACD es que reconoce la necesidad de un enfoque reflexivo y crítico por parte del/de la investigador/a de las ciencias sociales. Por “reflexividad” me refiero al desarrollo de una conciencia crítica en el proceso de investigación: así por ejemplo, explicar cómo se condujo el proceso, ser transparente en cuanto a los objetivos y los resultados, y tener conciencia crítica de la relación entre investigador/a e investigado/a (Chouliaraki y Fairclough 1999: 9). La reflexividad significa también que la investigadora toma en cuenta su identidad y posición social en el proceso de análisis. En palabras de Cromby y Nightingale, la reflexividad sería “la manera como el compromiso del investigador con un estudio específico influye, actúa y da forma a dicha investigación” (Cromby y Nightingale 1999: 228). Durante la investigación contribuí personalmente a la obtención de los datos con preguntas y estímulos. En la medida de lo posible, intenté utilizar la reflexividad como herramienta conceptual y metodológica en el análisis de los datos.

§3.3.3 El procesamiento de los datos

29Después de la transcripción de las entrevistas grabadas, el procesamiento de los datos pasó por varias etapas previas al análisis, como son: (i) clasificación de los temas tratados en las entrevistas; (ii) segmentación de las entrevistas por temas y preparación de archivos temáticos; (iii) definición de los capítulos de acuerdo con los temas identificados; y (iv) selección de los segmentos de las entrevistas a ser analizados en los capítulos.

§3.3.3.1 Criterios para la clasificación y selección de los textos

  • 4 Como ya precisé en el Prefacio, conté con la ayuda de Alfredo Quiroz para las transcripciones.

30Las secciones de las entrevistas que forman la base de los capítulos del IV al VII fueron seleccionadas de 40 horas de grabación transcritas en cerca de 1.500 páginas.4 En el proceso de selección se utilizaron los siguientes criterios:

  1. Que el testimonio tratara sobre los temas que se identificaron para el análisis y que son pertinentes al tema de este trabajo.
  2. Que el testimonio representara la opinión de una categoría de personas definida en el diseño de la investigación.
  3. Que por el lenguaje utilizado, el testimonio se prestara al Análisis Crítico del Discurso.

31Con respecto al criterio (1), nótese que si bien la autora propuso un programa general al inicio, el detalle de los capítulos por temas proviene de los testimonios de las personas y no estuvo dado por la autora. El criterio (2) tiene que ver con el método de muestreo de las entrevistas: en la medida de lo posible, utilicé el sistema de muestreo basado en redes sociales en lugar de un muestreo arbitrario. Se eligió a los entrevistados según las funciones que cumplían en el sistema local y no según variables independientes. En cuanto al criterio (3) los entrevistados utilizan evaluaciones y estrategias retóricas que revelan opiniones, actitudes y creencias que indicarían la posición ideológica del hablante en el campo social.

§3.3.3.2 Sumario de los temas tratados en las entrevistas

32Como punto de partida, se aplicó el mismo guion de entrevista en cada sitio de estudio. Sin embargo, la coyuntura de cada país en el período de la investigación hizo variar la temática en ciertos puntos. Se adaptó así el guion a los elementos específicos de cada situación. Los temas que salieron de las entrevistas llegaron a ser los temas principales de varios capítulos.

33El capítulo IV trata en general del panorama sociolingüístico de cada país. Los entrevistados hablan de sus repertorios lingüísticos, y sus experiencias y actitudes frente a varios fenómenos de orden sociolingüístico: la alternancia de códigos, la diglosia, la lealtad lingüística, la relación entre lengua y estatus social, la discriminación lingüística, la adquisición de la segunda lengua, y la transmisión intergeneracional de las lenguas indígenas, entre otros.

34El capítulo V examina el papel que juega la lengua, junto con otros atributos, en la construcción de la identidad cultural. En este capítulo se trata de los conflictos de valores, la relación entre política indígena y cultura, el discurso de la interculturalidad, la discriminación cultural, el cambio sociocultural, y otros temas. Un tema notable en los datos de los tres países es la forma de imaginar la identidad mestiza.

35El capítulo VI enfoca la relación entre lengua, cultura y educación, poniendo especial atención en los programas de EIB que están en marcha en los tres países. Los testimonios evocan las experiencias negativas de la educación primaria bajo el sistema tradicional, las ventajas pedagógicas de la EIB (en particular el uso de la lengua materna como lengua de instrucción), como también las dificultades de orden sociopolitico que enfrenta el nuevo modelo.

36En el capítulo VII se discuten cuestiones de planificación lingüística desde la perspectiva de las ideologías: el papel de las Academias de la Lengua (quechua y aimara), el papel de los Ministerios de Educación, la normalización del lenguaje escrito (y oral), los alfabetos, el purismo lingüístico, la adaptación lingüística, y el uso de los medios de comunicación masiva para promover las lenguas indígenas.

§3.3.4 Resumen

37Los métodos de análisis que propongo en este capítulo, aplicados dentro del marco teórico esbozado en el capítulo II, me ayudarán a delinear el papel de las ideologías lingüísticas en la formación de la identidad cultural, tal como ésta se construye en los testimonios verbales recogidos. Al ser estos testimonios fruto de entrevistas no estandarizadas, no tienen un estatus de datos etnográficos como tal: representan las prácticas sociales y lingüísticas, no las constituyen. No obstante, en la medida en que la representación verbal de la práctica está influida por las ideologías, los entrevistados hacen uso de estrategias discursivas que imitan las funciones identificacionales y relacionales que se manifiestan en el tipo de discurso propiamente inmerso en la práctica.

38El concepto de posicionamiento también es clave pata el análisis de las ideologías de la lengua y la identidad en los discursos testimoniales. En las sociedades andinas la identidad es dinámica, fluida, híbrida y ambivalente. El Análisis Crítico del Discurso saca a luz la manera como se posicionan los sujetos hablantes en un campo social, cultural y lingüísticamente heterogéneo.

39En mis datos, las estrategias discursivas que más frecuentemente cumplen las funciones de representación, identificación personal, relación interpersonal, y posicionamiento, son el uso del discurso reportado directo y el uso de los pronombres personales. Me ocuparé de estos rasgos en los análisis que siguen. Además, pondré atención al uso del lenguaje evaluador, como por ejemplo, los vocablos que expresan actitudes tales como el aprecio y el desprecio, el paternalismo y la solidaridad, y sentimientos como la nostalgia y la alienación, entre otros. El uso de la metáfora también será objeto de atención.

Notes

1 En esta sección adapto el argumento de Chouliaraki y Fairclough (1999: 5, citando a D. Harvey 1996).

2 Con el término “diálogo construido” sigo el uso de Deborah Tannen para el análisis conversacional (Tannen 1995).

3 Sobre el discurso directo como vehículo de la ideología en la lengua, véase Voloshinov (1986).

4 Como ya precisé en el Prefacio, conté con la ayuda de Alfredo Quiroz para las transcripciones.

© Institut français d’études andines, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540