Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Noticia y proceso de la Villa de San Felipe de Austria. La Real de Oruro

 | 
Adolfo Mier

Tomo I

La iniciativa de Oruro en 1781

Sebastián Pagador

Texte intégral

Los pueblos que olvidan á sus héroes y mártires no están muy lejos de desaparecer de la tierra, castigados en su ingratitud por la justicia de Dios.
(CASTELAR).

1La historia de la humanidad, desde sus primeras páginas, nos muestra héroes y mártires del cumplimiento del deber, del ejercicio de las buenas cualidades. Esos hombres y sus hechos no han sido olvidados, sirven de enseñanza á la posteridad.

2El justo y desinteresado Abel es víctima de la envidia personificada en Caín, su hermano y primer compañero; pero el castigo de Caín es una lección de que el justo es recompensado, y el criminal castigado indefectiblemente.

3Sócrates es muerto con cicuta por haber antepuesto á los trabajos lucrativos, que proporcionan las comodidades, el bienestar, móvil del egoismo, con los trabajos de la inteligencia que busca la verdad para practicar la virtud.

4El rico y popular Anito le calumnia, y el grande Sócrates es condenado como corruptor de los jóvenes, á quienes enseñaba á amar la virtud y creer en Dios. Sócrates bebe la cicuta, pero la humanidad de los siglos posteriores hace su apoteosis.

5Cristo muere enclavado en una cruz, por haber enseñado que se debe amar á Dios sobre todas las cosas y al prójimo como á nosotros mismos, con caridad fraternal. Muere perdonando á sus perseguidores pidiendo, á Dios perdón por ellos; muere crucificado entre dos ladrones, porque así quiso y pidió un pueblo, á quien enseñó una doctrina, cuya observancia es la única que proporciona al hombre, la felicidad á que aspira y que no puede poseerla por otros medios; Cristo, víctima de la ceguera producida por los vicios y la ignorancia de sus contemporáneos, hoy es adorado en el universo.

6Colón, encadenado como un criminal, por sus émulos y contemporáneos no obstante de haber vencido su incredulidad y sus burlas mostrándoles un nuevo mundo, fué víctima de la ingratitud; pero su nombre, inmortalizado por la historia, es bendecido.

7Así perseguidos y calumniados por sus contemporáneos ó no recompensados debidamente, han vivido y muerto muchos sabios y héroes de cuyos trabajos se enorgullece hoy el género humano.- Sólo la posteridad les ha hecho justicia, rindiéndoles el homenaje á que fueron y son acreedores; porque la posteridad es la vida que inmortaliza á los genios.

8¿Pero cuántos de esos héroes, infatigables obreros del pensamiento, formas típicas de abnegación, no nos serán conocidos?

9No recompensar á la virtud con los honores que le corresponden, es privar á los débiles, de los estímulos que necesitan; es dar pábulo á las malas tendencias; es desconocer el mérito de las acciones heróicas; es confundir en el olvido, el vicio con la virtud.

10Eso es lo que ha sucedido en algunos de nuestros héroes.- Sus contemporáneos aún más ingratos que el pueblo judío, que los contemporáneos de Colón y Sócrates no han consignado sus hechos ni sus nombres en esa cartilla de la humanidad que se llama Historia.

11Dejadez aun más vituperable que la ingratitud; porque la posteridad, que siempre es justa, no los conoce. Los pueblos que olvidan á sus héroes y á sus mártires no están muy lejos de desaparecer de la tierra, castigados por la justicia de Dios, como el disperso pueblo judío.

12En este día clásico, aniversario de la fecha en que se proclamó nuestra independencia, se agolpan á la memoria los hechos y nombres gloriosos del pasado. Bendecimos á Calatayud, á los de la Junta Tuitiva, á los héroes de Junín y Ayacucho, á los padres conscriptos de la patria, que firmaron el acta de nuestra independencia: más aquí, en Oruro, así como en los otros departamentos, parece que no se sabe quien fué y qué hizo Sebastián Pagador; puesto que los ensayos sobre la historia de Bolivia, no hacen mención de su nombre ni de sus hechos; defraudando así, á las glorias nacionales, la gloria de Oruro, la gloria de sus hijos.

13Es deber nuestro rectificar los errores y omisiones del pasado; contribuir á la veracidad histórica, exponiendo los documentos fehacientes, para que nuestros héroes y mártires no sean olvidados: para no hacernos reos de incalificable ingratitud.

***

14Las principales ciudades de la República hacen mérito de la parte que les cupo en la gloriosa tarea de la emancipación de la esclavitud, que soportaron durante tres siglos.

15Chuquisaca, La Paz y Cochabamba se disputan la gloria de la iniciativa alegando intenciones, hechos y fechas.

  • 1 El Estudio Histórico de la Revolución de Alejo Calatayud del Sr. E. Viscarra es exactamente igual e (...)

16Cochabamba se adjudica la prioridad, presentándonos á Calatayud como al héroe iniciador de la emancipación americana en 1730; y para apoyar su nobilísimo deseo, sus historiadores, entre ellos los señores Eufronio Viscarra y Luis Mariano Guzmán, nos dicen: "Anunciábase de próximo la llegada de un comisionado español don Manuel Benero y Valero, que traía la misión especial de arreglar el ramo de contribuciones, y de empadronar á los mestizos de la villa sujetándolos á la odiosa contribución personal llamada tasa. A los primeros rumores, el pueblo se alarma y se prepara á la resistencia. Llega esto á oidos del orgulloso español; hace alto en el pueblo de Caraza. Permanece allí ocho días, trata de dismentir los rumores, esperando que el pueblo se tranquilizara; más la efervescencia siempre creciente, le obliga á pedir la fuerza armada para entrar en la villa. Era ya tarde, Calatayud con cerca de 2,000 hombres les cierra el paso, situándose en los arrabales y en las faldas del cerro de San Sebastián, donde se libra el combate. El jefe español que comandaba la columna era el valeroso capitán Juan Matías Gardoye y Messeta, quien sin contar al número atacó á los insurgentes. Calatayud y los suyos, precipitándose sobre el enemigo, triunfaron en sangrienta lucha. Gloria á la excelsa Villa de Oropeza, que se adelantó con un siglo á la libertad de América". (Luis Mariano Guzmán).1

17Es así cómo los hijos conservan respetuoso recuerdo, y ensalzan las acciones gloriosas de sus progenitores.

18El historiador José Manuel Cortés dice que Alonso Ibáñez dió en Potosí á principios del siglo xvii el grito de Independencia, que murió sin eco, pero que debía reconocerse en esa tentativa una idea elevada. Es una afirmación sin comprobantes.

19El mismo historiador, apreciando sin duda el verdadero mérito del hecho referido, asegura - que Chuquisaca fué la primera que se levantó, apellidando la independencia el 25 de Mayo de 1809, y que muy luego siguió La Paz el ejemplo de Chuquisaca el 16 de Julio del mismo año destituyendo á las autoridades y creando la Junta Tuitiva...

20Estas afirmaciones no están conformes con la relación hecha por el señor Urcullo, en la página 36 de la Historia de Bolivia; en la que refiriéndose á los sucesos del 25 de Mayo en Chuquisaca dice: "Ninguno de estos actos tuvo por objeto la independencia. Un respeto supersticioso á la ley y á la adhesión á la monarquía española, fueron únicamente sus causas... las ideas de independencia eran miradas como una quimera por las pocas personas que á ella aspiraban. Los movimientos del 25 de Mayo no se hicieron con esa tendencia, puesto que los oidores en cuyas manos se dejó el poder, así como los demás individuos que ejercían autoridad eran españoles, cuya decisión por la Metrópoli estaba manifiesta".

21En cuanto á la revolución de La Paz el 16 de Julio del mismo año, hace notar que la Junta de gobierno se denominó Tuitiva de los derechos del Rey y del pueblo, pero que sin embargo aspiraba ciertamente á la libertad.

22Esta divergencia de apreciación de nuestros historiadores, en la que indudablemente es más autorizada la palabra del señor Urcullo, por haber sido actor en esos acontecimientos, no amengua el mérito de las nobles aspiraciones que tuvieron su manifestación, más ó menos explícita en Chuquisaca y La Paz; porque es indudable que en esa época, ya eran conocidas, aunque por pocos, las fórmulas sacramentales; la concepción manifestada por medio de raciocinios, de los derechos congénitos del hombre.

23El "Contrato Social" de Rousseau, el Acta de independencia de los Estados Unidos de N. A. y la declaración de los derechos del hombre, hecha por la Convención Francesa, eran ya conocidos por los hombres ilustrados, como afirman unánimemente los historiadores citados é inclusive Cantú.

24Es incuestionable que las resistencias á la autoridad desde principios del siglo, con pretexto del estanco del tabaco, las alcabalas, etc., eran manifestaciones más ó menos explícitas del deseo de libertarse de la servidumbre, que soportaban los señores del suelo.

25Rindiendo respetuoso homenaje á la memoria de todas y de cada una de las manifestaciones populares que tendían á la independencia, así como á los héroes que se distinguieron; sin ánimo de amenguar el mérito de las otras capitales; sin ser inspirado por un provincialismo egoista y exagerado, cumplo con el grato deber de popularizar un hecho histórico referente á Oruro, tan querido por sus hijos, por lo mismo que es tan desgraciado en su modo de ser: hecho histórico del que no se hace relación en las obras de la Historia Nacional, con que cuenta la literatura boliviana.

***

26En la vida de los pueblos hay ciertos hechos que no pueden olvidarse, porque constituyen la base de sus tradiciones gloriosas y sostienen su civismo en las horas de amarga prueba; así como el esplendor de una buena fama, los méritos adquiridos, cooperan á que el hombre venza las malas pasiones que le son inherentes, para practicar la virtud y cumplir con el deber. De ahí nace esa tendencia de perpetuar las acciones gloriosas formando la tradición y la historia.

27Entre las acciones heróicas de los pueblos, las más notables son las que se refieren á su independencia, al origen de su vida espectable; por eso se nota sin duda, cierta satisfacción en rememorar los hechos gloriosos de los pueblos y naciones, é inculcar el mérito de ellos á las generaciones que forman la posteridad. Las heróicas resistencias, por ejemplo, de Numancia de Maturín, de Zaragoza, oportunamente recordadas, servirán siempre de estímulo á los pueblos desfallecidos que luchan por la libertad. Sacrificios heróicos como el de Ricaurte se conservan siempre admirados, como hechos que forman la gloria de una nación.

28Sin embargo de que esta tendencia es natural, hay ciertos hechos y nombres que por la acción de lo que llamamos el curso del tiempo, son olvidados, en los pueblos que carecen de los recursos que proporciona una civilización mediana ó adelantada.

29Sin el prodigioso invento de Guttemberg, ¿cuántos hechos y nombres serían olvidados, como han sido y son muchos rasgos bellísimos de heroismo sublimado de nuestra historia? Como comprobante básteme citar la revolución de Oruro iniciada por Sebastián Pagador, de que no se hace mérito en los ensayos históricos que poseemos.

30Ansioso de saber cómo se había portado la capital y departamento, que ahora se llama de Oruro, en la magna obra de recobrar la libertad, he consultado con avidez las obras nacionales de historia de Bolivia, y en ninguna de ellas figura Oruro en la escala que le corresponde.

31Yo no podía creer, ni conformarme, con que el centro de la parte poblada de lo que se llamó el Alto Perú, con los recursos de que disponía, por su situación, por el carácter levantado de sus hijos, no hubiese influido poderosamente en la emancipación americana. No podía conformarme con que la Real Villa de San Felipe, que posteriormente impuso á la Nación, un Belzu, un Linares; que ha merecido los honrosos dictados de Heróica y denodada, acreedora á la admiración nacional; (Supremo Decreto de 9 de Octubre de 1837), y el de Primer pueblo salvador de las instituciones; (Supremo Decreto de 3 de Abril del 49), hubiese permanecido inerte, tratándose de la libertad de la patria; no podía conformarme con que sus hijos, acostumbrados á respirar el aire más libre de la República, por hallarse en su altiplanicie, no hubiesen señaládose con acciones heróicas, tratándose de su independencia.

32Jóven aún, advertía que los documentos históricos y los organos de publicidad, no ofrecían á la consideración de la República y de la posteridad los hechos de Oruro. Los documentos oficiales y la prensa registran justos y pomposos elogios á los cochabambinos vencedores en Aroma; á los que concurrieron á la Cantería de Potosí; - á los paceños que combatieron á Melgarejo, en diversas fechas y en el memorable 15 de Enero del 71; á la bizarra juventud de Sucre, Potosí, Cochabamba y La Paz, que hizo la campaña de la defensa nacional y combatió en el Campo de la Alianza, &. El nombre de Oruro pasa inapercibido, sin embargo de que sus hijos, voluntarios siempre, vencieron en Aroma sin lamentar deserciones, y murieron en Huaqui en defensa de la libertad; de que su juventud más selecta, se sacrificó en la Cantería de Potosí, después de haber vencido á huestes de línea en Challapata, mientras que el mayor número marchaba á La Paz, para triunfar el 15 de Enero, después de haber obtenido victorias parciales como la del 28 de Noviembre y la de Sicasica.

33No se ha hecho memoria de Oruro, no obstante de que, relativamente, ha contribuido á la defensa nacional en mayor escala que los otros departamentos; porque siendo punto obligado de tránsito, los batallones de Cochabamba y los del Sud, tomaron numerosas altas á su paso; sin embargo de que formó el batallón Dalence, y el escuadrón de jóvenes, que fué incorporado en parte del Regimiento Murillo de La Paz. Su juventud ilustrada, sus artesanos han ido (sin que hubiese habido una sola deserción) á ofrecer sus vidas en defensa de la integridad nacional, defendiendo la costa de la Nación aliada.

  • 2 La gran guardia se hallaba compuesta de dos compañías bolivianas y de dos peruanas: -las primeras d (...)

34El corneta de la primera compañía del "Dalence 1° de Oruro" fué el primero que se dejó ver en la cima del cerro de San Francisco, posesión chilena. Allí lo vimos. Allí murió heroicamente sobre el cañón enemigo; salvando con su heroismo, y con el de la gran guardia2, que fué la única que combatió, la honra del ejército aliado, entregado en inacción al fuego de los cañones chilenos, por orden del General en Jefe, único responsable de ese vergonzoso hecho, que nos obligó á la dispersión.

35En el Campo de la Alianza, Oruro ha sido dignamente representado por su juventud. Han muerto en defensa de la patria, los jóvenes Manuel M. Parrado, Mariano Grandi, Emeterio Montesinos, Belisario Achábal, Aniceto Beltrán, Rafael Cárdenas, Eusebio Lunario, Mariano Rivas, Teodoro Loaiza, Gregorio Espinoza, Valentin Urquieta y otros. Han vertido su sangre por graves heridas los señores I. Murguía jefe del Batallón 1° de línea; Darío Collazos, Fabio Palenque, Fortino Aguirre. No hago mérito de las acciones heróicas de los demás, porque sería muy largo; básteme decir que jóvenes distinguidos como el señor Agustín Ramos, soldado del "Batallón Colorados" I° de línea, Francisco Avila en el "Aroma", Francisco Pérez, Justo Zeballos, han hecho toda la campaña con abnegación ejemplar, en clase de soldados.

36Los hechos heróicos de Oruro, no han sido ni son conocidos; porque sus hijos, moderados hasta la indolencia, ó sin tiempo para los trabajos literarios, por hallarse en el seno de sus cerros, mutuamente han confiado sólo en la satisfacción de su conciencia. Las generaciones pasadas son disculpables, porque carecían de los medios necesarios para hacer conocer sus hechos: carecían de imprenta.

37Si es un defecto la jactancia, la ingratitud á los benefactores es vituperable. Los jóvenes de Oruro deben dedicarse á formar sus anales y su historia, para que hechos y nombres como los de Sebastián Pagador, José M. Dalence, Melchor Camacho, Sagarzurrieta, Juan M. Oblitas, Mariano Ramallo y otros, no sean completamente olvidados, poco ó mal conocidos.

  • 3 Este discurso se hizo en festejo del 6 de Agosto.

38En este día clásico, justo es que rindamos homenaje respetuoso á la memoria de héroes y mártires que iniciaron la obra de dejarnos patria é independencia. En cumplimiento de ese deber, voy á manifestar, con el laconismo que me sea posible, lo que hizo Oruro en 1781.3

  • 4 Cosme Bueno, médico de Lima, autor de varias descripciones del Perú, Cosmógrafo mayor del Rey.

39La que fué en 1781 la Real Villa de San Felipe de Austria de Oruro, y hoy capital del Departamento del mismo nombre, fué descubierta en 1595,4 por don Francisco de Medrano, Cura que fué de Colquemarca, según consta de su testamento, hecho en ese lugar á los dos días de Noviembre de 1638. Fué su primer Alcalde y poblador.

  • 5 E. Villamil y Rada.

40La palabra Oruro es derivación de Uru-uru5, que quiere decir de donde nace la luz.

41En 1606, por cédula de Felipe III fué fundada oficialmente por don Manuel de Castro y Padilla, Oidor y delegado especial para ese objeto por la Real Audiencia de Charcas; y se erigió en Villa con el nombre indicado, el 1° de Noviembre del mencionado año.

42Por la ley de 5 de Setiembre de 1826 se erigió Oruro en Departamento. El mismo año por la ley de 28 de Octubre, se fundó el colegio nacional con el nombre de Colegio Bolívar.

43Han sido necesarias estas brevísimas notas, porque no se registran en ninguna de las pruebas de historia y geografía, ni en la estadística del señor Dalence, que es la única guía para los anales de Oruro.

44El 10 de Febrero de 1781 tuvo lugar la revolución de la Villa de Oruro, contra la dominación española.

45El Corregidor don Ramón de Urrutia, había organizado guardias nacionales, con motivo de la sublevación de Catari y Gabriel Tupac-Amaru.

46Los patriotas de Oruro, acaudalados mineros, que sentían humillada la dignidad de hombres, con la dominación española, creyeron que la ocasión era favorable para hacerse libres; puesto que se hallaban organizados, constituyendo milicia urbana aunque sin armas, y coincidía con la sublevación promovida por los Catari y Tupac-Amaru.

47Como la gallina que defiende á sus polluelos arremete á un león, así Oruro, defendiendo la libertad de sus hijos, derribó el Escudo real, afrontándose al inmenso poder de una vasta y poderosa monarquía, en cuyos dominios no se ponía el sol; desconoció su autoridad, proclamando la libertad de la patria, que tan tiernas emociones provoca, cuando se la ve subyugada.

48La "Relación Histórica" de don Pedro de Angelis, publicada en Buenos Aires, el 2 de Setiembre de 1837, no puede ser más autentica y nada sospechosa para mi propósito; porque además de ser colección de documentos oficiales, es hecha por un historiador realista. Se nota sí la prevención consiguiente contra los que él califica de sediciosos contra S. M. Católica el Rey de España Cárlos III, príncipe justo y magnánimo. Para convencerse de la verdad de esta afirmación, me bastará citar el siguiente pasaje.

49Al hacer la narración del desenlace que tuvo la insurrección de Pocoata, Macha, Challapata, Chichas, etc., dice que en los altos de la Punilla quedaron 4,000 cadáveres de indios y levantado el sitio de La Plata: que así "burla la Divina Providencia las esperanzas de los delincuentes, disponiendo caigan á manos de la Justicia; cuando se creían más exentos de su rigor".

50Aunque la citada "Relación Histórica", atribuye la revolución de Oruro principalmente al aliciente de las riquezas de Endeyza; se contradice, citando hechos y trascribiendo documentos como la proclama de Pagador; y atribuyendo en otra parte, al interés personal de los Rodríguez, á que se divulgaron las fatalidades acaecidas en Chayanta y Tinta. Esos hechos referidos hacen conocer la verdad y el móvil de esos sucesos.

51La trascripción de algunos fragmentos harán conocer el objeto de la revolución de 1781.

52Después de historiar los conflictos de la ciudad de La Plata, para oponerse á los indios de Pocoata, Macha y Chayanta que la amagaban, continúa así... "Cuando estaba para celebrarse en casa del comandante don Ignacio Flores con un banquete, el buen éxito que tuvo la acción de la Punilla, se recibió la infausta noticia del horroroso hecho acaecido en la Villa de Oruro, Con lo que se consternaron los ánimos de todos los convidados y se llenaron de amargura, convirtiéndose en pesar el placer que tenían prevenido. Y como es uno de los acaecimientos más notables de esta general sublevación, no podrá ser desagradable se refiera con extensión, y con todas las circunstancias que requiere un hecho de esta naturaleza".

53"El origen y la causa de esta tragedia fueron haberse divulgado en aquella villa las fatalidades acaecidas en las provincias de Chayanta y Tinta, con un edicto que expidió José Gabriel Tupac-Amaru, en que expresaba todas sus crueles y ambiciosas intenciones: lo que, llegado á noticia del Corregidor, don Ramón de Urrutia le determinó á prevenirse para cualquier acontecimiento. Formó compañías de los cholos y vecinos, para disciplinarlas en el manejo de armas, destinando diferentes sitios para la enseñanza, donde concurrían semanalmente dos veces. Estos tales sólo concurrían á aquel acto para emular á los que enseñaban que eran europeos, y á formar diferentes críticas sobre sus operaciones, al mismo tiempo que con insolencia fijaban pasquines opuestos á la corona censurando el gobierno del corregidor y demás jueces. Entre ellos amaneció uno el 25 de Diciembre de 1780 en que se anunciaba el asesinato, que después ejecutaron con los europeos, y zaherían la conducta de don Fernando Gurruchaga, Alcalde ordinario, que acababa aquel año, con dicterios denigrativos á su persona y de la justicia. También prevenían en él á los individuos del Cabildo, se abstuviesen de elegir Alcaldes europeos, porque si tal sucedía, no durarían ocho días, porque se sublevarían y serían víctimas de su enojo, por ser ladrones...

54"El Corregidor, cuidadoso con estas públicas amenazas, é insolentes pretensiones, obraba vigilante en la averiguación y pesquisa de los autores, pero por más exactas diligencias, así judiciales como extrajudiciales que practicó, nunca pudo saber la verdad para castigar á los delincuentes, á fin de mantener á todos en la quietud y buena armonía á que siempre pretendió desde el ingreso á su corregimiento"...

55El historiador hace la relación de los sucesos que tuvieron lugar con motivo de la elección para el año de 1781, en la que fueron proclamados los señores: don José Miguel Llano y Valdez, patricio, don Joaquin Rubín de Celis y don Manuel de Mugrusa, europeos, propuestos por el Corregidor don Ramón Urrutia.

56Manifiesta la dificultad que hubo de proporcionar los fondos suficientes para organizar milicias y continúa de este modo:

57"En estos apuros se manifestó el celo del tesorero don Salvador Parrilla, dando al contado 2,000 pesos de sus propios intereses para que se acuartelasen las milicias, y se previniesen municiones de guerra, entre tanto se daba parte á la Audiencia, para que deliberase lo que tuviese por conveniente. Con esta cantidad se dió principio á los preparativos: pusiéronse á sueldo á 300 hombres: se nombraron capitanes y demás oficiales, para hacer el servicio; don Manuel Serrano, formó una compañía de la más infame chusma del pueblo, y nombró por su teniente á don Nicolás de Herrera, de genio caviloso, que después fué uno de los que mas sobresalieron en esta trágica escena".

58"Acuartelada así la tropa se suscitaron muchas disensiones...

59"El día 9 de Febrero á las 10 de la noche, salieron del cuartel algunos soldados de la compañía de Serrano, pidiendo á gritos socorro á los demás; y preguntada la causa, respondió en voz alta Sebastián Pagador: (Con la siguiente proclama).

60"Amigos, paisanos y compañeros: estad ciertos que se intenta la más aleve traición contra nosotros por los chapetones; esta noticia acaba de comunicárseme por mi hija; en ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor á la patria, sino en éstas: no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la libertad; convirtiendo toda la humildad y rendimiento que hemos tenido con los españoles europeos, en ira y furor...

61"Se exparció inmediatamente por todo el pueblo este razonamiento y la moción en que estaban las compañías milicianas, no descuidándose don Nicolás Herrera en atizar el fuego, contando en todas partes con los colores más vivos, que su malicioso intento pudo sugerirle... y continuando sus diligencias, entró en casa de don Casimiro Delgado, que á la sazón estaba jugando con don Manuel Amésaga, cura de Challacollo y con fray Antonio Lazo, de la orden de San Agustín. Alborotáronse todos con las novedades y resolvieron ir á avisar á los milicianos la desgracia que les amenazaba: determinación á la verdad impropia de aquellos sujetos y que tiene muchos visos de sediciosa; porque sin reflexionar en consecuencias pasaron al cuartel, llamaron al capitán don Bartolomé Menacho y otros, y les dieron noticias de lo que sabían, haciendo la prevención de que se guardasen"

  • 6 Relación Histórica -página 15 y siguientes, tomo 5° de la Colección de obras y documentos relativos (...)

62"Con esto y la voz de traición de parte de los europeos que Herrera había exparcido, acudían en crecidas tropas al cuartel, las madres, mujeres y hermanas de los que estaban acuartelados; unas llevaban armas para que se defendiesen, y otras con las más tiernas voces, pedían con las lágrimas dejasen aquel recinto. Todo era confusión, desórden y alboroto. De esta conformidad pasaron aquella noche de continuo sobresalto, y luego que aclaró el día 10, desampararon el cuartel; unos se dirigieron á sus casas, y otros reunidos por Pagador, se presentaron á don Jacinto Rodríguez, pretextando que como á su Teniente Coronel debían comunicarle lo que se premeditaba contra ellos; que estaban prontos á obedecerle ciegamente, con lo que daban unas pruebas nada equívocas de la subordinación que le tenían: al oir las quejas, les dijo que no volviesen al cuartel y quedándose con algunos de mayor confianza, les previno sigilosamente se amotinaran aquella noche y les advirtió el cómo lo habían de practicar".6

63"A las cuatro de la tarde mandó el Corregidor tocar llamada, para que las milicias se juntasen; en efecto obedecieron, siendo muy pocos los que hicieron falta; pero con la circunstancia de no querer entrar en el cuartel, hablando entre ellos de la supuesta traición, y lo que habían de practicar; y no descuidándose Pagador en su comisión, recordó los hechos de José Gabriel Tupac-Amaru, apoyando su conducta contra el Soberano, las vejaciones que sufrían por el mal gobierno de sus ministros, los insoportables pechos, que con motivo de la guerra con los ingleses, imponían á los pueblos, y otras razones eficaces para conducir los ánimos al fin de que se había propuesto"...

64"Estas son las causas de donde se originó tan cruel rebelión contra S. Majestad y los europeos"...

65[Sin duda Pagador no era un pobre diablo borracho como lo califica la Relación Histórica, cuando procedía de ese modo y producía tales razonamientos].

66"Obligados los milicianos, de las muchas súplicas y persuasiones que se emplearon por varios sujetos entraron en el cuartel, después de la oración del 10 de Febrero, no para permanecer en él... sino sólo para engañar á sus capitanes"... "Mientras se les pagaba, se oyeron por las calles y plazas muchas veces alaridos de muchachos y demás chusma, quienes despidiendo piedra con las ondas, pusieron al pueblo con bastante consternación. A este tiempo tocaron entredicho con la campana de la Matriz, según se había prevenido, para que todos se juntasen al puesto señalado. Practicaron así pero sin poder averiguar quien hubiese tocado, ni con qué orden".

67Continúa la minuciosa relación de los hechos ocurridos, que me privo de transcribir, por no alargar demasiado este trabajo.

68Estallada la revolución, el corregidor Urrutia fugó á Cochabamba á pedir auxilio; pero los españoles, los funcionarios públicos, los vasallos del Rey, se asilaron en la casa de don José Endeyza, que por su estructura de altos con balcones, dominando tres calles y por su extensión, era una especie de fortaleza ó castillo inexpugnable.

  • 7 La casa mencionada se halla recién en estado de reconstrucción, esquina de las calles de Artes y Bo (...)

69Esta es la casa que se halla frente al templo de la Merced y que conserva hasta ahora los vestigios de su ruina.7

70Allí se trabó un combate tenaz, del pueblo desarmado contra los vasallos del Rey que según confesión de la citada relación histórica, disponían de numerosas armas de fuego. Los niños, aún las mujeres, tomaron parte en esta acción, conduciendo piedras para los combatientes.

71La tradición ha conservado memoria de que en el ardor del combate, se le ocurrió á don Juan Montesinos arrojarles cestas incendiadas de ají, para contrarrestar á las armas de fuego. La "Relación Histórica" dice que Montesinos instigaba y ordenó á la multitud á que fuera á su casa y sacasen leña y paja para pegar fuego á la casa de Endeyza".

72Lo que sí no es creible; es que, por insinuaciones de don José Endeyza, los doscientos disparos que hicieron los españoles hubiesen sido dirigidos al aire, sin ánimo de ofender, como se afirma en la "Relación Histórica".

73Indudablemente la casa de Endeyza se quemó puesto que hasta ahora existen sin repararse los vestigios de la ruina.

74No seguiré al historiador en la larga, detallada y minuciosa relación que hace del modo, cómo y dónde fueron victimados muchos españoles notables, porque sería tarea muy larga, sólo haré notar que como una grave acusación dice... "los sediciosos al pasar, por la calle del correo, quitaron las armas del Rey, que estaban fijadas sobre la puerta, pisándolas y ultrajándolas, con cuyas atretrevidas demostraciones querían dar á entender que había fenecido el reinado de Nuestro Augusto Soberano don Carlos III.

75A este respecto agrega: que "no obstante de que por órden del Corregidor de Cochabamba don Félix José de Villalobos, marchó á Oruro don José de Ayarza, con fuerza competente y restableció el órden y el escudo real, luego que se verificó su salida, se quitó por segunda ves el escudo de armas del Rey, por este pueblo sedicioso que proclamó patria y libertad.

***

76La Revolución de Oruro en 1781 no tuvo las mismas tendencias que la insurrección de Catari y la sublevación de Tupac-Amaru, como generalmente se ha creído. Esos hechos fueros resistencias armadas de la raza aborígena contra las exacciones de los curas y corregidores; contra los repartimientos, la mita, etc., y por el interés particular de Tupac-Amaru, descendiente de los Incas, que pretendía recobrar su dominio.

77Esas sublevaciones y resistencias fueron como las que se promovieron en nuestros días por la operación del catastro, que inició el estadista Benedicto, Trifón Medinacelli y después, por las revisitas de tierras (alzamiento de indios).

78La revolución de Oruro no secundó á la resistencia de Catari, ni á la sublevación de Tupac-Amaru; fué verdadera iniciativa de la guerra de la independencia; deseo manifestado de constituir una patria libre. Los hechos referidos por un historiador realista, los documentos oficiales, y el parte del corregidor Urrutia, nos convencen de ello; así como el combate que sostuvieron los revolucionarios contra los indios, á quienes derrotaron en Chusequeri, á un cuarto de legua de Oruro, no obstante de que su número pasaba de 6,000.

79La verdadera causa de esa revolución se deja conocer en la proclama de Sebastián Pagador, sobre la que me permito llamar la atención, [tomo 5°"Relación Histórica", página 18]. El había dicho:- "Amigos, paisanos y compañeros: en ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor á la patria sino en ésta; no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la libertad".

80He ahí la prueba de que no fué una resistencia armada de indios ni el interés personal de los Rodríguez, ni el aliciente de las riquezas de Endeyza, á que, en su pasión, atribuye el historiador realista la revolución de Oruro; la verdadera causa fué "el amor á la patria que exigía el sacrificio de las vidas en defensa de la libertad": se consumó un sacrificio heróico.

81El mismo historiador dice en la página 5a de su "Relación Histórica": "Por otra parte desde los principios del año 1780 se vieron en todas las ciudades, villas y lugares del Perú, pasquines sediciosos contra los ministros, oficiales y dependientes de rentas con el pretexto de la aduana y estanco de tabaco".

82Eso prueba que los americanos sentían el amor á la patria y el deseo de ser libres, sacudiendo el yugo extranjero que envilece.

83Esos pasquines sediciosos, según la "Relación histórica", corroborados por la proclama de Pagador, prueban que la revolución de Oruro, tuvo por objeto único constituir una patria independiente y libre. Los promotores de la revolución, fueron los vecinos más acaudalados de Oruro, como los Rodríguez, Delgado, el cura Amezaga, fray Antonio Lazo, Serrano, José A. Gardun; Menacho, Montesinos, Azurduy, los Herrera y Galleguillos; todos los criollos, inclusive los niños y mujeres.

84No es creible que una revolución tan popular, que se inició derribando el escudo real, hubiera tenido por objeto la presa de las riquezas de Endeyza: esa afirmación apasionada, esta desmentida por la proclama de Pagador, y por los hechos referidos por la misma "Relación Histórica".

85Si hubieron algunos desórdenes, hechos crueles y reprobados, fueron consecuencias de la lucha de un pueblo esclavo contra sus opresores. ¿En qué revolución popular no hay desórdenes?

86La revolución de Oruro, sintetizada en la proclama de Pagador, no tuvo más objeto que el nobilísimo de sacrificar la vida por amor á la patria y en defensa de la libertad. Fué la agresión expontánea, natural é irresistible del hijo que ve ultrajada á la madre: del hombre que siendo esclavo vislumbra la libertad que perdió.

87No fué como la promovida por Calatayud, resistencia armada contra la tasa; fué la explosión del patriotismo, que derribó el escudo real, emblema del despotismo ominoso de la monarquía: fué la protesta del sentimiento de libertad e igualdad, de que Dios ha dotado á los hombres, contra los privilegios de los opresores, que pretendían mantener á numerosos pueblos en la ignorancia y abyección, para explotar sus fuerzas, como se aprovecha de la de los brutos.

88La revolución de Oruro, promovida por sus acaudalados mineros, fué la protesta firmada con sangre, de la dignidad del hombre libre, contra la conquista, contra la indisculpable conducta del opresor, que creó los repartimientos, las contribuciones y las mitas.

89Oruro, en esa época, era la Real Villa de San Felipe, el segundo mineral del reino, digna competidora de la grandeza de Potosí, [según el doctor Barba, citado por el señor Dalence en su Estadística], tanto por el ilustre concurso de sus habitantes, cuanto por el número y riquezas de sus minas. Su población alcanzaba á 75,920 habitantes según el padrón original levantado en 1678 á que se refiere el señor Dalence. Indudablemente Oruro era villa de importancia, por su situación, su riqueza y por ser el asiento de la Caja real.

90La revolución de Oruro difiere de las demás, que se consideran como la iniciativa de la emancipación sud-americana; por el objeto que se propuso; por la franca y valiente manifestación que hizo, de desconocer la autoridad de la Metrópoli. Quizá fué temeraria: pero fué muy heróica: En ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor á la patria sino en ésta: no estimemos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la patria y de la libertad, dijeron con Pagador, los que la promovieron; ocho años antes que la Convención francesa hiciera su célebre y afamada declaración de los derechos del hombre, que tanta bulla ha hecho en el mundo culto.

91Realmente, la ocasión era favorable; porque la sublevación de Tupac-Amaru y los Catari, se ofrecía como un poderoso auxiliar.

92Sensible es que un hecho de tan notoria importancia no se hubiese consignado en los ensayos de la historia de nuestra patria, que se han ofrecido por los nacionales; y que esta relación, y otros datos, las debamos á la apasionada pluma de un realista fanático.

93Cuántos rasgos bellísimos del mas acendrado patriotismo; cuántos hechos heróicos y ejemplares; cuántas frases elocuentísimas; cuántos nombres que hubieran honrado á Oruro y á Bolivia, habrán desaparecido en ese abismo, que se llama tiempo!... olvido!...

94Ojalá que nuestros jóvenes, comprendiendo la importancia de conservar la verdad histórica, se preocupen de investigar los restos de los antiguos archivos, donde pueden encontrarse datos importantes para los anales del departamento, y quizá para la historia de la República.

95Sin exagerar los hechos y méritos de los hijos de Oruro, procuremos consignarlos por la prensa, para que no suceda lo mismo que con Pagador. Por lo general la historia no es más que la recopilación de los hechos y datos suministrados por las publicaciones hechas en forma de libros, folletos, gacetas y diarios.

96Los historiadores no siempre buscan personalmente el origen de los hechos cuya relación hacen.

97Indudablemente es más fácil reproducir los hechos compaginados en un libro de historia, que buscar esos mismos hechos en su origen aislado, oyendo la relación de los actores y testigos oculares; ni sería posible tal tendencia; tarea larga y laboriosa que haría insuficiente la vida e insignificantes los trabajos anteriores; especialmente si se trata de la historia de un pueblo diseminado en un vasto territorio, como lo está el boliviano.

98Abstracción hecha de esa dificultad invencible á los historiadores, muchos de ellos no se tomnan el trabajo de investigar los hechos con la paciente laboriosidad que requiere la veracidad histórica; generalmente se copian los unos á los otros: tales son, por ejemplo, entre otras, las llamadas historias de Bolivia, de los chilenos Sotomayor, Valdez... Cortés y otros.

99La falta de esa fuente de la historia, la recopilación de hechos descritos por las publicaciones de la prensa en sus diferentes formas, por una parte; y por otra, la falta y escasez de esos mismos datos que debieron ser conservados y publicados por los actores y testigos presenciales, ha contribuido á que hasta ahora se defrauden las glorias de Oruro. Téngase presente que Oruro, sólo desde 1850 tiene imprenta.

100¿Qué importa á los habitantes de Peckin de lo que pasa en Sucre ó Tarija?

  • 8 Sentencia del Visitador don José Antonio Areche.

101Restablecida la dominación española, como no podía menos que suceder; realizada la paz de las tumbas por las fuerzas de Reseguin, y los 15,270 del Mariscal José del Valle,- casi todos los principales vecinos de Oruro, fueron, ya muertos, ya desterrados á Buenos Aires, confiscados sus bienes, arrasadas sus casas y sembradas de sal. Ese largo cautiverio del que nadie regresó, la atroz persecución ejercida por los vasallos del rey, y su vigilancia impidieron la publicación de los hechos de esa época. En la sentencia pronunciada en el Cuzco por el Visitador don José Antonio Areche contra los reos de la sublevación, entre castigos atroces que se impusieron á Tupac-Amaru y su familia,- se prescribe la confiscación de los bienes, la requisa y pesquisa de todos los documentos de los sublevados, su destrucción completa, así como la extirpación de cuanto pudiera hacer conocer esa lamentable historia, los retratos, trajes y anales.8

102El glorioso hecho de Oruro en 1781 no ha sido conocido por esas causas; felizmente, la Colección de documentos y la relación apasionada y parcial en favor de los súbditos del rey Cárlos III, nos han legado noticias que nos revelan la verdad, al través de sus apreciaciones apasionadas.

103Si la juventud de Oruro, si sus hombres ilustrados no se interesan por la veracidad de su historia, sucederá lo que con Pagador.

104Las glorias de Oruro quedarán ignoradas.

105No sigamos el mal ejemplo de algunos que exageran los hechos y méritos de sus conciudadanos, incurriendo en notoria injusticia, efecto de un provincialismo apasionado.

106Por espíritu de paisanaje se hace la apoteosis de hombres insignificantes, que no han prestado ningún servicio, á la República, que nada útil han dejado; mientras que hombres de verdadero mérito, á quienes debe el país inmensos servicios; hombres que han adquirido verdadera gloria, puesto que la gloria consiste en ser útil, yacen en ese panteón del olvido, que es el oprobio de los pueblos cultos, porque significa -ignorancia ó ingratitud.

107Hechos tan meritorios como los de Sebastián Pagador, que forman la gloria de un pueblo, de una nación, no deben ser olvidados; como por desgracia fueron y habrían continuado siéndolo, si una feliz casualidad no me hubiese proporcionado la lectura de la escasísima obra "Relación Histórica" de Angelis.

108Hasta esta fecha, yo no sabía quién era Pagador, ni qué había hecho. Jamás había oido hablar de él, ni había visto consignado su nombre, ni su gloriosa iniciativa en nuestras obras de historia - Oía noticias vagas de que en la guerra de la independencia un Montesinos había incendiado la casa que ahora es de doña Manuela Velasco; que había asfixiado á los chapetones con humo de ají; y que las mujeres y niños habían combatido por la libertad.

109Estas noticias vagas despertaron mi curiosidad que no pudo satisfacerse en nuestras obras clásicas de historia

110Sin la "Relación Histórica" de Angelis, en la única quizá en que se mencionan esos hechos, por ser realista, indudablemente, la gloriosa iniciativa de Oruro en la guerra de la independencia, el pensamiento redentor de este pueblo heróico, que debe enorgullecer á sus hijos, hubiera desaparecido en las fauces del tiempo y del olvidó, como desaparecen á nuestra vista los vestigios de su pasada grandeza y opulencia.

111La presente generación de Oruro, para corresponder al noble sacrificio de sus antepasados, debe erigir un estátua á Pagador, que inmortalice la gloriosa iniciativa de 1781; que inmortalice al pueblo heróico; que en el siglo pasado se sacrificó entre los primeros, por legarnos patria, independencia y libertad.

112El resultado de esa protesta sangrienta y decidida, no sólo fué la nueva organización que la Corte de España dió á la administración de sus provincias y colonias de ultramar, y la abolición de los repartimientos, sino que la idea de patria y libertad, la idea de los derechos y garantías, se desarrolló en proporciones colosales, originando héroes como Murillo, los Lanza, Arce, Padilla y tantos otros que, como Pagador, dieron su vida por legarnos patria.

113Ese sacrificio no fué insignificante. Esa sangre generosa, vertida por una causa justa no fué estéril: fué la parabólica simiente de mijo, fué la semilla fecunda de la libertad y la democracia, depositada en el seno de la virgen y vigorosa América.

114Fué el talismán que creó héroes y hombres libres. Fué el agudo grito del niño que nace rebosando vida.

115Fué sangre arterial vivificante, derramada por tí ¡patria adorada! por tí! ¡oh libertad!

116¡Gloria inmarcesible á Oruro! ¡Gloria á Sebastián Pagador!

117Oruro, 10 de Febrero de 1884.

118ADOLFO MIER.

***

119Post Scriptum

120Posteriormente he tenido ocasión de leer en la selecta librería de los señores Pinilla de La Paz, el autógrafo de don Patricio de Gaioso y Martínez, autor del "Diario de la ciudad de nuestra Señora de La Paz",- fechado en 1793, en que se registra la relación referente á la revolución de Oruro en 1781, conforme con la de Angelis, menos apasionada, y más explícita la proclama de Pagador.

121Ultimamente he encontrado en el Archivo Nacional de Sucre, un expediente original, que contiene las declaraciones de varios testigos, vecinos de Oruro y las de los capitanes del ejército que vino con el Intendente Ayarza á sofocar la revolución, recibidas en Marzo de 1781.

122Esas declaraciones confirman la "Relación Histórica" á la que me refiero. Conservo una copia certificada por el señor Ernesto O. Rück, Director del Archivo Nacional.

123Respecto á los Rodríguez, Herrera y otros acaudalados mineros, acusados de inopia, debe también constar que actualmente se descubren sus minas tapadas con motivo de los acontecimientos de esa época.

124Mientras esos héroes descansan, en la inmortalidad, tributémosles respetuoso homenaje, y bendigamos los nombres de Pagador, los Rodríguez, Herreras, Montesinos, Azurduy, Galleguillos, Menacho, Serrano y Nicolás Caro, abogado, que desempeñó el cargo de procurador General, Pablo Espejo y Tadeo Arze.

125Oruro, 10 de Febrero de 1887.

126ADOLFO MIER.

***

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE 10 DE FEBRERO.

127Señores:

128Es un hecho que el orgullo se irrita contra el que rectifica un error generalmente aceptado, contra el que pretende destruir una opinión arraigada y vulgarizada por personas respetables. La crítica mordaz y la critiquización de los que se creen doctos, tratan de desprestigiarlo, y en un gran número de casos consiguen su objeto, cuando falta el apoya de la convicción, íntima. Más, poseyendo tal convicción de la verdad, es necesario hacerla conocer. Abstenerse por temor á la vocinglería de los malévolos á la crítica de los procaces, sería una cobardía. Bien dice Cantú, cuyas palabras reproduzco, que condición de la victoria es la batalla, y que no se arrancan los abrojos del error sin ensangrentarse los dedos.

129Combatamos la ignorancia de los que se creen doctos; y rectificando los hechos históricos referidos, demos al César lo que es del César, y a Oruro la gloria que legítimamente le pertenece.

130Los fariseos de la honra local y de las glorias nacionales, creen que el hecho del 10 de Febrero de 1781, es una impostura inventada por nosotros, porque no se registra en los ensayos de la Historia de Bolivia que poseemos.

131Ese hecho no se ha consignado, sin duda, porque los eminentes bolivianos que se han ocupado de escribir la historia de nuestra patria, no conocieron los hechos del 10 de Febrero en todos sus detalles; y es por eso que pasó inapercibido en esas rápidas ojeadas que se han hecho de la conmoción general promovida por Tupac-Amaru y los Cataris, confundiéndosele con la sublevación de los aborígenas.

132No conocieron esos hechos porque es cumplimiento de la sentencia de Areche se quemaron todos los documentos referentes á esa época y á la sublevación, para que no queden vestigios de esa tentativa, como se prescribió por la mencionada sentencia; y si salvaron algunos datos, y autógrafos como el de Patricio Gaioso y Martínez, debieron estar cuidadosamente guardados y ocultos, y quizá olvidados.

133Tampoco conocieron la gran obra "Colección de Documentos Oficiales para la Historia Antigua y Moderna del Río de La Plata", cuya edición sólo terminó en 1857, ó 37; y si la conocieron no se resolvieron á leer esos seis gruesos volúmenes de á folio, que por cierto requieren tiempo y paciente laboriosided. Quizá también no fué consultada con proligidad por el título que lleva y por ser escasísima, no sólo en nuestro país, sino también en el mismo Buenos Aires donde se editó.

134Además de esas causas falta de datos, quizá creyeron, como el señor Cortes que los pueblos esclavos no tienen historia, y solo se ocuparon de la vida espectable de Bolivia desde su nacimiento en 1824, dedicándole pocos reglones á su pasado, como en los apuntes del señor Urcullo.

135Sin desconocer los hechos gloriosos de las otras capitales, sin ánimo de menoscabar sus gloriosas iniciativas, sus sacrificios heróicos, sólo deseamos hacer constar que Oruro tuvo Historia, y un glorioso pasado.

***

136Pretendo restablecer la verdad en la historia patria, en lo que es referente á esta capital de Oruro, sin perder de vista la dependencia que existe entre los pensamientos y las acciones, en la historia de los pueblos; sin perder de vista las opiniones arbitrarias, las afirmaciones inexactas, y la narración de hechos, en obras clásicas como la "Colección de Documentos Oficiales para la historia antigua y moderna del Río de La Plata", de don Pedro Angelis; conocida merced á una feliz casualidad; sin perder de vista que los Aristarcos, manifiestan, su envidia en difamaciones encubiertas y con mal disimulada rabia; ¿contra qué? Contra una aspiración natural, obligatoria, y laudable si se quiere; sólo referente al buen nombre del país natal; al sentimiento más repetado: al amor del hijo á la madre.

137No hago la apoteosis ni el panegírico de un potentado sin méritos; ni me coloco entre su servidumbre, para obtener ventajas personales; para que mis trabajos pudieran atribuirse a móviles indignos apoyados en la impostura, como se ha dicho en un artículo anónimo publicado en "El Tagarete". Dedico mi paciente labor, improductiva para mí, á investigaciones sérias; para que mi pueblo conozca su historia, su glorioso pasado, y el brillante porvenir que le espera: para que no se le califique de ignorante ó de ingrato: para que no se diga de él lo que Cantú dice de la raza negra ó de ciertos pueblos: "La Historia no alcanza sino á lamentar sus padecimientos; ni le es dado más que compadecer la estúpida infelicidad del Samoyedo ó del Siberiano, de cuya vida es único consuelo, la esperanza de hallar después de su muerte más abundante casería de renos.

138Cuando á la ignorancia, ó malevolencia que se mofa de los sacrificios de los esfuerzos desinteresados, reemplace el respeto y gratitud á las acciones heroicas la consideración á todo lo que demuestra inteligencia, trabajo, dignidad, abnegación; cuando el mayor número conozca, que Oruro se sacrificó deliberadamente, por dejarnos patria y libertad; cuando conozca, que esa acción heróica, producto de la abnegación originada por el genio, influyó en la emancipación americana, en el bienestar de que hoy disfrutamos: cuando libres de la pasión del momento, del deseo de amenguar una pobrísima reputación que creen que perjudica á sus Pequeñas ambiciones; cuando dejen de denigrar las intenciones porque no pueden contradecir los hechos referidos: cuando dejen de atribuir á aspiraciones personales, los impulsos generosos originados por el sentimiento que inspira el amor al país natal; cuando sin las pasiones del momento se aprecien los hechos de Oruro en 1781 y mediten sobre los alcances de las palabras inmortales con que formuló su credo político; entonces la gran masa del pueblo, amará las bellezas del sentimiento y del deber identificadas con las prescripciones de la doctrina cristiana: amará la virtud y los medios de conocerla y practicarla; se instruirá, dando como resultado el respeto á las leyes divinas y positivas; el cumplimiento del deber del ciudadano libre, que no vende su conciencia para servir de vil instrumento y entonces, el pueblo digno y capaz de las acciones más heróicas, cumplirá con su grandioso destino, de ser el modelo de los pueblos libres, enalteciendo las glorias de sus antepasados, vivirá en la posteridad, por la vida inmortal á que todos aspiran. No vivirá en la molicie de Capua ó de Pompeya para ser presa de los vicios de Heliogábalo ó Epicuro: reanimado con el ejemplo de su glorioso pasado, se esforzará y será digno y capaz de realizar la perfección social á que llegarán los pueblos cultos; y los que hoy pretenden ridiculizar nuestros esfuerzos; dejarnos sin la cooperación de quienes pueden prestárnosla; recobrando la fé y la sinceridad que inspira, la consideración de nuestra miseria y la grandeza de la vida del espíritu que contempla el grandioso espectáculo de su origen, harán coro con la juventud inteligente, que, siempre noble y abnegada, entonará como hoy himnos en honor al sublime sacrificio consumado por este pueblo, en aras de la patria y el amor.

139Y cuando se llegue á conocer que la "Relación Histórica", conforme con el Diario de Gaioso y Martínez, apoyada en declaraciones auténticas que se conservan en el Archivo Nacional de Sucre, no podía adivinar nuestras aspiraciones, ni ser parcial para el objeto que nos proponemos: cuando por inducciones racionales, se despoje a la "Relación Historica" del colorido con que se presenta á los sediciosos, y solo se aprecien los hechos referidos; entonces ya no se dirá, que con imposturas nos empeñamos en dar, al hecho del 10 de Febrero, alcances que no tuvo y convertir la culpa en heroísmo: la presuntuosa vanidad quedará confundida.

140Nosotros, que formamos la posteridad de esa época, no inventamos los hechos referidos; sólo los apreciamos y popularizamos: hacemos conocer, porque no se conocía ni se refería por los que debieron hacerlo, lo que se hizo y lo que se dijo. Nosotros no aplaudimos todas las frases vertidas, en esos raptos de exaltación patriótica, ni canonizamos los extravíos y desbordes de la chusma: ardientes admiradores de las producciones del génio, elogiamos porque es gloria de Oruro, las felices frases con que Pagador interpretando los sentimientos del pueblo dijo: "En ninguna ocasión podemos mejor dar evidentes pruebas de nuestro amor á la patria, sino en ésta, no estimemos nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la libertad".

141El amor á la patria por nosotros, el amor á la libertad para nosotros, decidieron á nuestros progenitores á ofrecerse en sacrificio.

142Ese hecho, referido como auto de acusación por un realista, no puede ser más auténtico y fehaciente: es transcripción literal de lo que se hizo y dijo:

143El autor de la "Relación Histórica" merece completa fé; porque refiere hechos minuciosos, detalles que sólo un testigo presencial, ó por datos proximadamente recogidos podían relacionarse. Sólo sí, se nota que su tendencia de recriminar á los sediciosos, dominado por las ideas de su época, hace inculpaciones temerarias, atribuye á tendencias viles la revolución del 10 de Febrero de 1781, por los desórdenes que hubieron; consiguientes á esas explosiones de los pueblos esclavizados y oprimidos: no obstante nos hace conocer la ver- de esos sucesos con su propia relación.

144En la página quinta principia por manifestar que las causas de esa sublevación fueron haberse divulgado las fatalidades acaecidas en Tinta y Chayanta, que desde principios del año 1780 se notaron tendencias subversivas á la Corona, con motivo de la aduana y estanco de tabacos. Que en todos los centros poblados aparecieron pasquines sediciosos. Que el 25 de Diciembre apareció un pasquín en esta Villa anunciando la sublevación que tuvo lugar el 10 de Febrero del año siguiente: pasquín en el que se advertía que no consentirían que fuesen electos Justicia Mayor y Alcaldes, los europeos, porque eran ladrones, amenazando que se sublevarían y haciendo presente como reproche á la conducta del Corregidor y Justicia Mayor, las gabelas, los pechos que soportaban con motivo de la guerra con los ingleses: el estado de ignorancia en que se mantenía á los naturales, evitando todo medio de instrucción, hasta de los más rudimentales, como la lectura y escritura.

145Después de esas declaraciones, tan explícitas hechas por el historiador, que hacen conocer la verdadera causa de la revolución de 1781, trascribe la proclama de Sebastian Pagador: ese espécimen, súmula ó esencia de las aspiraciones del pueblo, que confirma el juicio del historiador y hace constatar el objeto que se propuso la revolución.

146El amor á la patria y el deseo de ser libres, fueron los poderosísimos móviles que decidieron á Oruro á sacrificarse, como se expresa en la proclama.

  • 9 Páginas 15 y siguientes.

147La "Relación Histórica" en fuerza de los hechos, refiere que Pagador continuando con su tarea, recordó las vejaciones que sufrían por el mal gobierno, los insoportables pechos que con motivo de la guerra con los ingleses imponían á los pueblos y otras razones eficaces para conducir los ánimos al fin que se había propuesto.9

148Estas citas manifiestan, con toda evidencia, que el historiador al apreciar los hechos referidos por el mismo, no ha procedido con la severa imparcialidad del historiador; indudablemente era vasallo ó súbdito y juzgaba bajo la influencia de las creencias de la época, no le era dable comprender, la conducta de los hombres libres. Recrimina á los sediciosos contra el magnánimo Soberano Carlos III, y por los desórdenes de la muchedumbre, acto secundario, subsiguiente, imputa la revolución á móviles indignos.

149En esos tiempos en los que se creían que los reyes eran de origen divino, y se consideraba como un crimen, pronunciar el nombre del soberano sin destocarse, sin duda la conducta de los que quisieron ser libres fué considerada como un atentado: por fortuna, abstracción hecha de sus apreciaciones, el historiador merece nuestra gratitud: porque ha conservado y nos ha transmitido la relación de los hechos; que nos hacen conocer la verdad. Bendita sea la memoria del autor de la "Relación Histórica". Sus juicios y apreciaciones son los de un realista fanático pero los hechos que relaciona, la proclama que trascribe, nos hablan con el lenguaje de lo sucedido; de los hechos, y nos manifiestan la verdad.

150Para no cansar con una larga relación de apreciaciones, me bastará hacer notar: que hecha la relación de las causas, como se ha manifestado, se atribuye la Revolución al deseo de apoderarse de las riquezas de Endeyza y demás españoles, por acriminar á los sediciosos, sin advertir que en su misma relación aparecen esos rateros distribuyendo á los indios más de 25,000 pesos fuertes y obsequiando al Párroco, piezas de plata por el valor de 2,000 pesos.

151Los Rodriguez y Pagador son calificados de borrachos: los Herreras de ladrones públicos; y sin embargo, la misma Relación, en la página 21, afirma que fueron acaudalados mineros; que el Corregidor Urrutia pasó á casa de don Manuel Herrera á rogarle encarecidamente que saliera con él por las calles á apaciguar el tumulto, para ver si con su respeto conseguía lo que no había podido lograr después de haber empleado muchos medios [página 23]. Lo que prueba que eran personajes de influencia, puesto que siempre habían desempeñado los primeros cargos de Justicia Mayor, Alcaldes, etc., como se afirma por la misma Relación.

152Indudablemente, hubieron robos y actos reprobados. Más, ¿en qué revolución no se deploran esos abusos del populacho?

153En cuanto al hecho fundamental, de que la revolución de Oruro en 1781, fué originada por los vecinos naturales de Oruro, invocando la independencia, además del testimonio de la citada obra "Colección de Documentos oficiales para la historia antigua y moderna del Río de La Plata"; gran obra en siete gruesos volúmenes de á folio, existe el autógrafo "Diario de la ciudad de Nuestra Señora de La Paz", de Patricio Gaioso y Martínez, fechado en 1793, que se conserva en la librería de los señores Pinilla de La Paz, conforme con la obra ya citada, y sobre todo, existe en el Archivo Nacional de Sucre, un expediente original que contiene las declaraciones del Capitán don Salvador Conde y Gari, que vino á ésta, con el ejército destinado á combatir esa sedición; la del Comandante de Artillería don Antonio Moreno, que igualmente vino con el ejército comandado por el Intendente don Josef de Ayarza; la del Comandante don Pedro Gari, segundo Comandante del ejército expedicionario á esta Villa; la de don José M. Montesinos, Escribano de Su Majestad, testigo presencial de la revolución del 10 de Febrero; la de don Manuel de Soto, vecino de Oruro, propietario de las haciendas de Atita y Querarani; declaraciones recibidas por el señor Maestre de Campo don Gregorio Martinez, Alcalde Ordinario de segundo voto, Administrador de la Real renta de Correos y Juez Diputado de Comercio; declaraciones recibidas tres meses después de la revolución, en 27 de Abril do 1781, por ante el Escribano de Su Majestad Real Hacienda y Registros don Diego Guzmán, á pedimento de don Manuel Parrilla, Procurador de la Villa de Oropeza, cuyos testimonios autorizados fueron pedidos por don Santiago Royo, Procurador General de la Villa de Oruro, y remitidos á la Real Audiencia, con un escrito de queja, reclamando sus oficios; firmado por Ramón Urrutia y Las Casas, Corregidor de Oruro, don José Miguel Llano y Valdez, Alcalde Ordinario y don Santiago Royo, Procurador General.

154Esas declaraciones apoyan y confirman los hechos referidos por la "Relación Histórica", especialmente el hecho fundamental de que la rebelión tuvo lugar la noche del 10 de Febrero de 1781, promovida por los vecinos y naturales de Oruro; que se desconoció la autoridad del augusto Soberano Carlos III, públicamente, que se arrojó por los suelos y pisoteó el Escudo de las armas reales, que estaba fijado en la puerta de la administración de correos; y en la declaración de Montesinos consta: que Pagador fué muerto por los indios á puñaladas, llamándole traidor, porque sentía la muerte de los chapetones, en ese momento en que se arrancó el Escudo Real; en fin consta que se eligieron nuevas autoridades.

155Sin duda Pagador fué un génio; por que en esa época, en medio de esa densa oscuridad, producida por la abyección y la ignorancia, conoció que la ocasión era favorable para desconocer la autoridad de la Metrópoli; porque se aprovechaba de la sublevación general promovida por Tupuc-Amaru, y los Catari de Chayanta: conoció merced á la Doctrina Cristiana, bien inestimable difundida por sacerdotes como Las Casas, que siendo todos los hombres iguales, hermanos, no podían ni debían ser esclavos abyectos los señores de suelo, ni soportar las mitas, alcabalas, repartimientos y otras gabelas; la exclusión del ejercicio de los cargos públicos y de los bienes que proporciona la instrucción.

156Conoció que se necesitaba de mártires para dar vida exhuberante á la idea, á esa aspiración, atrevidísima y quimérica en esa época, de proclamar patria é independencia del yugo de la Metrópoli; vasta y poderosa monarquía, en cuyos dominios no se ponía el Sol y por eso dijo, con conocimiento íntimo de las consecuencias: "Sacrifiquemos gustosos nuestras vidas por amor á la patria y en defensa de la libertad". Conoció que iniciada la aspiración, confirmada con el martirio, debía tener indefectiblemente las consecuencias que tuvo, y el resultado definitivo que hoy bendecimos: los efectos no existen sin causas.

157Pagador no fué, sin duda, un pobre diablo. La proclama, sus razonamientos, prueban la grandeza de su alma, de sus concepciones, de su inteligencia y de su voluntad. El historiador lo califica, como en nuestros días se ha calificado por algunos al General Campero, de criminal de alta talla; pasión manifiesta, injusticia notoria y calumniosa.

158Como los doce pobres pezcadores de Galilea, que sin más armas que su cayado, ni más riquezas que su fé y pobreza, se afrontaron al inmenso poder legal de Nerón, Domiciano, los Césares, para vencer de ellos y de su inmenso poder, muriendo en los circos, destrozados por las fieras; así Oruro, con el sacrificio de sus hijos, con sus casas arrasadas y sembradas de sal, inició el modo de vencer de la enorme fuerza material de la monarquía española, que parecía eterna, inconmovible; y lo que es aún más, el modo de vencer, de la abyección, del embrutecimiento de los naturales; que en más de dos siglos, se acostumbraron á la servidumbre, y se cría un imposible, una quimera el pensar en la independencia.

159¿No habrá mérito en acción tan heroica? ¿No habrá obligación de gratitud de nuestra parte, hoy que libres republicanos demócratas, gozamos de esos derechos civiles, por cuya adquisición se ofrecieron deliberadamente en holocausto nuestros antepasados?

160El mérito no sólo está en el sacrificio consumado, sino en la concepción de la idea, en la iniciativa explícita de tener patria y libertad; en esa época en que se cría en el derecho divino de los reyes, dueños de vidas y haciendas, en los derechos de la conquista; en esa época en que la misma Europa se hallaba á merced de la fuerza bruta, sin derechos ni garantías.

161En esa época en que los temidos por sabios declaraban que los americanos no éramos hombres, de la especie humana, sino monos: ocho años antes de que la célebre Convención francesa hiciera la declaración de los derechos del hombre, que tanta fama le ha dado en el mundo culto.

162El hecho de Oruro fué el descubrimiento del genio, que vislumbró una patria libre, como consecuencia del martirio. El génio fortificado por la fé que purifica el alma, se aproxima á su creador, vence las imperfecciones de la materia; y tiene ese vigor que es la fuerza de los mártires y de los héroes.

163Colón despreciado, mendigo abandonado en medio de ese elemento poderoso y desconocido, el océano, no retrocedió ante los peligros. Después de que descubrió el Nuevo Mundo y construyó la Española en la isla de Haití, ante un peligro inminentísimo, se preocupaba más que de su vida, delegar á la posteridad sus descubrimientos, encerrando la relación de sus viajes, en diferentes barriles para que la llevase á alguna plaza civilizada, las olas que amenazaban sumergir sus destrozadas naves. Asi mismo Oruro, encerrado en ese círculo de fuego, inmenso corno el océano, que constituía la monarquía española, pudo vivir en la paz de la servidumbre, si es que ese estado se llama vivir, sin más que callar; más sostenido por la fé del genio, quizo morir por nosotros sus hijos, como Cristo murió por la humanidad, como Sócrates murió por la verdad; Oruro hizo oir su potente voz de protesta, con un ¡viva! á la libertad, que resonó en los Andes, y el choque que produjo se dejó sentir en todo el Universo; y aún hoy después de ciento seis años, resuena esa voz poderosa, conmoviendo el trono de los autócratas, y emocionando á los hombres libres con los sentimientos de respeto de gratitud, de veneración y de amor. Si hoy que familiarizados con la libertad nos produce ese efecto, cuál sería la emoción que produjo esa descarga eléctrica, esa palabra mágica de patria y libertad en el siglo pasado? ¿Qué sentimientos, qué resoluciones provocaría el martirio de Oruro?

  • 10 Sentencia del Visitador Areche.

164Muerto Pagador, por el puñal de manos abyectas confiscados los bienes de todos los ricos criollos, desterrados á Buenos - Aires, ahorcados unos, encarcelados otros, arrasadas sus casas, sembradas de sal10 se creyó que en Oruro morirían las ideas de patria y libertad; más Oruro renace de sus propias cenizas para ser el atalaya de las libertades públicas. Todas las tendencias y manifestaciones de independencia tienen su cooperación en Oruro, y hoy se glorifica su iniciativa que le asegurará la inmortalidad en el porvenir.

165Muy bien se dice que la grandeza de los pueblos no se mide, tanto por la extensión de sus calles, lo espacioso de sus plazas, lo grandioso de sus monumentos ni por su numerosa población; cuanto por la grandeza de alma de sus habitantes, por el sentimiento de su dignidad, por su ilustración y virtudes cívicas.

166Como hace notar Cantú: Corinto y Ausburgo; ciudades pequeñas, alcanzaron más poder ó influencia que algunos vastos imperios; y los cien mil venecianos que se resistieron á la liga de Cambray, atraen é instruyen con su ejemplo, más que las 200,000 millones de almas que en la China, trabajan, procrean y obedecen.

  • 11 Uru-uru - De donde nace la luz.

167La materia y sus formas, si bien partes complementarias, no definen la grandeza de los pueblos; así como una pasta lujosa no dá mérito á obra, ni la baina de una espada decide del temple de la hoja. Oruro en su pequeñez fué grande en su iniciativa. Verdadero Uru-uru11 hizo nacer la luz de la libertad.

168Por ese hecho heróico, tendrá gloria inmarcesible, vivirá en la inmortalidad corno viven los génios. Oruro, será bendecido y glorificado por la posteridad más remota.

169¡Gloria á Oruro! ¡Gloria á Pagador!

170Oruro, 10 de Febrero de 1887

171ADOLFO MIER.

***

EL PRIMER GRITO DE LA INDEPENDENCIA [DE LA JUSTICIA N°. 7]

172La historia es la relación de los hechos acaecidos, no de suposiciones ni deseos.

173Desconocer los hechos por un provincialismo exagerado, es incurrir en infragante delito de lesa humanidad; porque se hacen afirmaciones inexactas, que subvertirían el juicio del género humano en el porvenir: cometiendose un atentado contra la justicia y la verdad.

174Chuquisaca y La Paz en su entusiasmo por adjudicarse la iniciativa de lo que llaman el glorioso primer grito de la independencia, incurren en el error é injusticia de desconocer la verdad histórica, referente á la prioridad de esa iniciativa.

175Y tanta bulla han hecho y hacen todos los años, en publicaciones repetidas por la prensa, en forma de periódicos, folletos y aún libros, que han conseguido oscurecer la verdad, hasta cierto término, ocultando con ese hacinamiento de papeles programas de festejos, la existencia de un hecho histórico de importancia superlativa.

176Como los datos históricos se toman de las diversas publicaciones de la prensa, no es extraño que extrangeros como D. Orbigni, Letrone, Pelliza, Mitre, Vicuña Mackena y otros que nos citan como opiniones autorizadas, y aun muchos bolivianos ilustres, hubiesen incurrido en el error de aceptar, como verdad, afirmaciones inexactas, propaladas en todas las formas de publicidad; tanto más cuanto que fueron las únicas, hasta hace poco, 1884; en que recien se dió á conocer la verdad histórica, referente á la prioridad de la iniciativa de la proclamación de la independencia en Sud América, con el apoyo de documentos irreprochables por su antigüedad, autenticidad y veracidad; por los documentos oficiales que contiene, por la relación de los detalles, por su origen nada sospechoso.

177La ignorancia de esos hechos fué ocasionada por la sentencia de Areche, que ordenó la pesquiza y requisa, la destrucción por medio del fuego de todos los escritos, documentos, retratos, vestidos, etc., que pudieran dar á conocer los sucesos de 1781, en general, para que no queden vestigios (Sentencia del Visitador don José Antonio Areche en el Cuzco 1781).

178(Véase el folleto GLORIAS NACIONALES.– La iniciativa de Oruro en 1781).

179Cuando por ignorancia se afirmaba y enseñaba que el agua, el aire eran cuerpos simples, que el rayo era la manifestación de la cólera de Júpiter, que las Columnas de Hércules formaba el nom plus ultra de la Tierra, que el Sol giraba á su rededor, etc. etc., se aceptaban esas afirmaciones como axiomáticas é incontrovertibles, por millones de hombres, y muchos de ellos considerados sabios; pero cuando Lavoisier demostró que el agua y el aire eran cuerpos compuestos, cuando Franklin arrebató el rayo á Júpiter, y Edison le hace servir de mensajero, cuando Colón pasó las Columnas de Hércules y regresó de América llevando pruebas convincentes; en fin cuando Galileo con Copernico, demostró que la Tierra daba vueltas al rededor del Sol, la antigua verdad aparente cedió su puesto á la verdad real. La sonrisa de compasión en aquellos tiempos, se ha convertido en la apoteosis de esos génios calificados de locos: las burlas de que eran objeto, les han granjeado la inmortalidad. La verdad ha triunfado sobre el error sostenido en aquella época por el asentimiento universal.

180La propaganda de José Rosendo Gutiérrez referente al 16 de Julio, aceptada con frenesí por sus conciudadanos, por la fama que gozaba, es como la que hizo el sabio Galeno, en su época, relativa á la circulación de la sangre. Su doctrina errónea, fué aceptada como un oráculo por todos, sin excepción. Vesalio, Servert, y después Harvey descubrieron la verdadera circulación de la sangre; esa verdad chocaba tan abiertamente con el error aceptado, que fué universalmente rechazada, por todos los anatómicos.

181Riolano, el sabio decano de la facultad de París, llamado el príncipe de los anatómicos, y después Patín su sucesor, calificaron de absurdo el gran descubrimiento. Sólo diez años después de la muerte de Harvey, Malpighi, merced al descubrimiento del microscopio, confirmaba el descubrimiento de la circulación de la sangre.

182Y sólo á la muerte de Harvey, 42 años después de su descubrimiento, el Real Colegio de médicos de Lóndres, le hizo erigir una estátua de mármol. Tal es la humanidad.

183Cuando el talentoso doctor José Rosendo Gutiérrez inició la apología del hecho del 16 de Julio de 1809, no se conocían los hechos históricos referentes al 10 de Febrero de 1781, acaecidos en Oruro: por consiguiente merecieron completa fé; pero aferrarse, posteriormente en ese error, sólo porque dijo Gutiérrez es incurrir en falta de patriotismo, tanto más cuanto que es el talentoso doctor José Rosendo Gutiérrez, tan conocido en Bolivia por sus tendencias, no merece fé en sus juicios sobre hechos históricos: y como muestra y comprobante basta el siguiente hecho referente al déspota feroz del sexenio que dá á conocer el criterio del señor Gutiérrez.

AL EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON MARIANO MELGAREDO

184Señor:-Vuestro brazo poderoso ha detenido la patria al borde del precipicio: vuestra firmeza la sostiene; vuestras dotes cívicas harán amar á los bolivianos la estabilidad de ¡as instituciones y los apartarán para siempre de los trastornos. La Constitución del 68 marca una era en la patria; y vuestro nombre va inscrito al frente de ella. La constitucionalidad de Bolivia será y es vuestra obra - por eso os dedico este libro.- Vuestro sincero amigo S. S. -J. R. GUTIÉRREZ.

185(Derecho Constitucional de Bolivia)

186Exe homo...

***

187Los sucesos acaecidos en Chuquisaca el 25 de Mayo de 1809; con el pretexto de adhesión á Fernando VII, contra las aspiraciones de la princesa Carlota, divulgadas en secreto por su agente Goyoneche, fueron sin duda inspirados por el deseo de sacudir el yugo del conquistador que envilece, recobrar la libertad y con ella la patria.

188Sin duda, con ese objeto se enviaron comisionados á Potosí y La Paz, con instrucciones de la Audiencia Gobernadora de Charcas.

189Los hechos acaecidos en La Paz el 16 de Julio de 1809 son más explícitos. Se organizó la Junta Tuitiva de los derechos del Rey y del pueblo; nuevo gobierno. Se desconoció la autoridad de la Metrópoli á mano armada y se confirmó ese deseo con el hecho; pero se incurre por los apologistas apasionados de ese glorioso hecho, en la falta de desfigurarlo, afirmando que se organizó el gobierno con el nombre de Junta Tuitiva de los derechos del pueblo.

190Suprimen maliciosamente en todas sus publicaciones la palabra del Rey, para dar mayor vigor á su propósito, sin advertir que en los documentos que trascriben, citan y se apoyan, como el "Diario de un emigrado de la ciudad de La Paz, testigo ocular de los acontecimientos de Julio de 1809", en la proclama de Murillo, en los "Apuntes históricos de Urcullo, etc., se refiere; que la Junta se denominó Tuitiva de los derechos del Rey y del pueblo; que los facciosos proclamaban á Fernando VII dando mueras á los traidores, que se obligaba á jurar fidelidad ante el sagrado busto de S. M. el señor don Fernando VII

191Indiscutible es que el movimiento de La Paz, secundó la idea trasmitida de Chuquisaca, sea en favor del Rey Fernando, ó con ese pretesto, por la independencia.

192Plausible es también y digno de elogio que Chuquisaca y La Paz festejen su fecha gloriosa; el primer grito de la independencia que dieron en su localidad en 1809; pero no es justo, no es patriótico, no es la verdad histórica, que se adjudiquen la propiedad de la iniciativa en Sud América, como afirman; porque esa gloria corresponde á Oruro.

193Pruébalo: la "Relación Histórica" de la obra citada de Angelis; (Colección de obras y documentos relativos á la historia antigua y moderna de las provincias del Río de La Plata), en siete gruesos volúmenes de á folio, escrita en aquellos tiempos, en los que no se presumia que llegarían estos días en los que se disputa la gloria de esa iniciativa, y publicada en Buenos Aires en 1837); el informe del Consejo de Indias al Rey; el requerimiento del Fiscal de S. M. en Buenos Aires doctor Pacheco, contra los reos de la sublevación de Oruro; el oficio del Corregidor Urrutia, al Presidente de la Audiencia; la reclamación que hizo; las declaraciones de los testigos etc. etc.

194En la citada "Relación Histórica" se halla trascrita entre comillas la siguiente proclamada de Pagador:

195Amigos, paisanos y compañeros: en ninguna ocasión mejor podemos dar evidentes pruebas de nuestro amor á la patria sino en ésta: no estimamos en nada nuestras vidas, sacrifiquémoslas gustosos en defensa de la libertad.

196Recordó las vejaciones que sufrían, los insoportables pechos que se imponían al pueblo, el estado de abyección é ignorancia en que se le mantenía, esclavo en su propia casa, sin ingerencia en el desempeño de los cargos públicos, y otras razones eficaces, como dice la obra citada, para conducir los ánimos al fin que se había propuesto: el desconocimiento de la autoridad de la Metrópoli, del Rey, la creación de un gobierno del pueblo, la abolición de las mitas, repartimientos y demás gabelas y vejaciones que soportaba.

197El 10 de Febrero de 1781, Oruro declaró guerra á muerte á los opresores. El glorioso primer grito de independencia se selló con sangre heróica. Derribado el escudo de las armas reales, el pueblo de Oruro armado de hondas y palos, destituyó á las autoridades establecidas proclamando franca y explícitamente patria y libertad:-consumó su sacrificio.

198La represalia del inmenso poder del Rey fué atroz. Oruro quedó en ruinas: destruidas sus casas, sembradas de sal, muertos sus hijos, desterrados otros á Buenos Aires, murieron en esas cárceles llamadas de Oruro, de inanición unos y otros locos, entre esos desterrados dos heróicas señoras.

199Así se selló el primer grito de independencia que se dió en Oruro en 1781.

200El 10 de Febrero de 1781 es anterior al 25 de Mayo y al 16 de Julio de 1809. Por consiguiente, el primer grito explícito de independencia, se dió en Oruro.

201Gloria á Oruro por su inmortal iniciativa.

202Oruro 10 de febrero de 1887.

203ADOLFO MIER.

***

EL 10 DE FEBRERO

204Oruro en 1781

205Cuanto más tiempo pase; cuantos más años trascurran, el hecho realizado por Oruro el 10 de febrero de 1781, adquirirá proporciones colosales, como la sombra proyectada por los objetos, aumenta cuanto más se aleja del foco luminoso que diseña sus formas.

206El luminoso foco de la razón humana, de la generación del próximo siglo xx, proyectando sus rayos sobre el hecho del 10 de febrero de 1781, hará visibles sus siluetas, para la jente culta del nuevo y viejo mundo, al traves de los siglos, mientras que la humanidad subsista: hará conocer su importancia, por la época en que se concibió y realizó; rectificará los errores, descubrirá la verdad, para honra y gloria de Oruro, de Bolivia, de la América; interpretará fielmente el heróico sacrificio de un pueblo en aras de la libertad y la justicia.

207En aquella época en que los grandes Estados de Europa, deslumbrados, adoraban á sus monarcas, un pueblo naciente, desconocía ese pretendido derecho divino de los reyes, de disponer de los hombres como de cosas; proclamaba la igualdad de sus derechos.

  • 12 URU-URU de donde nace la luz es su significación etimológica.

208Ese Uru-uru12 de donde nació la luz durante el oscurantismo de la dominación española en América, será saludada por las generaciones venideras, como nosotros saludamos los nombres inmortales de los héroes de la ciencia y de las artes; á esos abnegados semidioses que practicaron la virtud.

209Más justas, ménos apasionadas, con el trascurso del tiempo, las demás capitales de Bolivia, reconocerán la prioridad incontestable de la iniciativa de la emancipación Sudamericana, hecha por Oruro; que, como todos los mártires selló con sangre heróica su fé en el porvenir.

210Para apoyar esa afirmación, basta indicar los hechos realizados, referidos en documentos oficiales, como auto de acusación, para condenar la actitud de Oruro contra el inconmovible poder de la inmensa monarquía de Carlos III.

211No es un orureño, no es un boliviano, no es un americano, el que relaciona los hechos consumados por Oruro el 10 de febrero de 1781, es un vasallo español, de aquella época, con las ideas de su tiempo, que colecciona documentos auténticos, originales fehacientes, que tienen en su existencia la autorizada veracidad de los documentos oficiales, que han sido de dominio público. Documentos cuidadosamente recojidos y cuyas copias se remitieron al virey de Buenos Aires, Juan José de Vértriz, en cumplimiento de sus estrechas órdenes para que de cada acontecimiento en particular y de todos los que tuvieron lugar desde 1780 si ingiera la causa con especial cuidado, si dimanan de algún extrangero influjo etc., como consta de la carta que dirigió al Ministro de las Indias, en 30 de abril de 1781, que registra el tomo 5°, página 256, de la obra de don Pedro Angelis (Colección de obras documentos relativos á la historia antigua y moderna de las provincias del Río de la Plata), carta que tiene por objeto como en ella se dice, apuntar con ingenuidad las causas á que generalmente se atribuían los sucesos acaecidos en las provincias de ambos virreynatos.

  • 13 Página 3a.
  • 14 Página 9a.
  • 15 Página 75.

212La relación histórica de los sucesos acaecidos en Oruro el 10 de febrero de 1781, que registra el tomo 5°. de la obra citada no es ni pudo ser parcial en favor de Oruro; porque al contrario, el historiador al hacer la minuciosa y detallada relación, dominado por las creencias é ideas de esa época, condena el hecho de la sublevación, atribuyendo el origen á la general corrupción de costumbres,13 elogia la conducta de los traidores, caciques de Tinta y Chicheros, Rosas y Pumacagua,14 manifestándose parcial en sus apreciaciones en favor del Rey Carlos III, aquien califica del más cristiano Justo Magnánimo y el más clemente de los soberanos:15, no obstante de que Carlos III fué autor de aquel tratado, pacto de familia á que se atribuye la decadencia de España en aquella época desde 1761.

  • 16 Página 1a.
  • 17 Proclama de Pagador.

213Sin embargo de que reconoce como causa de la sublevación la insaciable codicia de los corregidores con inútiles repartos,16 la de los curas, las extorciones y violencias que sufrían los indios etc,; sin embargo de que, en la página 5a. dice: "Por otra parte, desde los principios del año 1780 se vieron en todas las ciudades, villas y lugares del Perú, pasquines sediciosos contra los Ministros oficiales y dependientes de rentas con el pretexto de la aduana y estanco de tabaco". Sin embargo de que en la página 15, asevera que el origen de la sublevación de Oruro fué haberse divulgado las fatalidades acaecidas, en Tinta y Chayanta: que los vecinos con insolencia fijaban pasquines opuestos á la corona; que entre ellos amaneció uno, el día 25 de diciembre de 1780, en que se anunciaba el asesinato que después ejecutaron, previniendo á los individuos del Cabildo, que se abstuviesen de elegir Alcaldes europeos, porque si tal sucedía no durarían ocho días, porque se sublevarían y serían víctimas de su enojo por ser ladrones. Sin embargo, en fin, de que en la proclama de Pagador, y en sus razonamientos, que literalmente trascribe, manifiesta el origen y objeto de la sublevación, el historiador, por los hechos subsiguientes, que se consumaron como consecuencia forzoza en esos casos, pretende hacer odiosa la sublevación atribuyendo el hecho á móviles indignos; más la misma relación los hechos referidos hacen conocer que el juicio del autor es apasionado; que la iniciativa de Oruro fué sublime; porque reconocida con toda certeza el inmenso poder de la Monarquía Española, el embrutecimiento y abyección de la raza conquistada; la sublevación de Oruro desconociendo ese poder, proclamando patria y libertad, fué una acción heróica, un deseo una aspiración, considerada imposible. Más el hecho se consumó; los hijos de Oruro armados de ondas, palos y cuchillos protestaron contra sus opresores, sacrificando gustosos sus vidas en defensa de la libertad17.

214Sabían con certeza, como dijeron entonces, que morirían que serían víctimas, mártires de la idea concebida; pero sabían también que, iniciada la idea, declarada la guerra á muerte á los conquistadores, matándolos, como en efecto los mataron, provocarían la represalia, como recurso para conmover á ese inmenso cadáver, á ese pueblo embrutecido por la abyección y la ignorancia; por el hábito de la servidumbre durante siglos.

215Así fué, en efecto. Bien pronto ejércitos organizados en Lima y Buenos Aires convergieron al teatro de la sublevación: diez y siete mil hombres salieron del Cuzco bajo las órdenes del Mariscal de Campo don José del Valle, y cinco mil hombres avanzaron á La Paz, conducidos por el intrépido Reseguin; mientras que otro ejército de Cochabamba, de mil doscientos, comandado por don Josef Ayarza, restauraba en Oruro el escudo de armas del Rey, que fué derribado por los revolucionarios.

216La sublevación quedó vencida, la represalia fué atroz. Innumerables víctimas fueron sacrificadas al furor de la venganza, á las absurdas creencias de esa época.

217Confiscados los bienes, arrazadas las casas, sembradas de sal, ahorcados los unos, muertos á garrote los otros, desterrados para siempre los que á merced de su riqueza consiguieron salvar la vida, realizábase la aspiración de ese héroe mártir de la patria y la libertad: quedó latente en el seno de las madres, de las esposas, de las hijas y los niños huérfanos la idea de independencia, de sacudir esa tiranía que les privaba de cuanto se ama en la vida.

218Consérvose latente la declaración de guerra á muerte, confirmada con sagre generosa; crecía el gérmen de ese coloso, para manifestarse después en una lucha épica de 15 años, que tuvo como resultado la independencia americana. Desconocer esos hechos es negar que Bolivia existe: negación que pone de manifiesto la falta de buena fé.

219Existe la gran obra de don Pedro de Angelis "Colección de obras y documentos relativos á la historia antigua y moderna de las provincias del Rio de la Plata" en siete gruesos volúmenes de á folio que se publicó en Buenos Aires en 1836.

220Para que esa obra se hubiese impreso en esa fecha, era indispensable que hubiese comenzado á escribirse á principios de este siglo; poco tiempo después de los sucesos acaecidos el 10 de febrero de 1781; por consiguiente puede afirmarse, con certeza, que la relación histórica de los sucesos del 10 de febrero de 1781, que, contiene el tomo 5°. fué escrita en aquella época; que es auténtica, verídica, y merece completa fé, por los detalles minuciosos que refiere, así como por los documentos que acompaña. Probablemente se conocieron por el autor en este mismo lugar, ó por la relación hecha por personas que presenciaron aquellos sucesos.

221Si es verdad indiscutible la existencia de la gran obra de Angelis citada, no lo es menos la de la Relación Histórica que registra el tomo 5°. y en la que, de un modo explícito convincente como la verdad, se hace conocer el origen, las tendencias y aspiraciones de esa verdadera revolución; los hechos que acaecieron, con detalles minuciosos, interesantísimos para la historia de Oruro.

222Trascrita literalmente entre comillas, se halla la proclama de Sebastian Pagador, así como los razonamientos que había producido, para inducir al pueblo á que consumara la sublevación.

223En la proclama se expresa que la ocasión era favorable. Sin duda; por que la difícil situación de la Península, por la guerra que aliada á la Francia sostenía con desventaja contra Inglaterra, cuya escuadra destrozó á la española compuesta de once navios de línea en la altura del Cabo de San Vicente el 2 de enero de 1780, coincidía con la sublevación de Tupac-Amaru y los Catari, para que diesen evidentes pruebas de su amor á la patria: que no estimasen sus vidas, que las sacrificasen gustosos en defensa de la libertad; En sus razonamientos había recordado las vejaciones que sufrían por el mal gobierno de los ministros del Rey, las mitas odiosas, los repartimientos (que serían inconcebibles en el día) los insoportables pechos que, con motivo de la guerra con los ingleses, imponían á los pueblos, y otras razones eficaces, como dice el autor de la Relación Histórica, para conducir los ánimos al fin que se había propuesto; de desconocer la autoridad del monarca Carlos III.

224Si tenemos á la vista, la obra de Angelis, esa colección de obras y documentos ciu-dadosamente publicados. Si en esa obra tenemos también, entre nuestras manos, bajo el dominio de nuestra razón, de nuestra vista, de nuestro criterio, la relación historica de los sucesos acaecidos en Oruro el 10 de febrero de 1781. Si en esa relación, hecha en aquella época por un realista fanático, decidido, se destaca, el alma y cuerpo, el alpha, y omega de esa sublevación, con los colores y matices con que la pintura representa los objetos, con los relieves con que la escultura perpetúa las formas, con las sombras con que la fotografía reproduce con exactitud cuando hiere la luz: ¿Por qué aberración inconcebible nos atreviéramos á negar la existencia de ese hecho? Podríamos decir que todo lo sucedido es falso? ó que son falsas las verdades?

225En la obra citada, consta que Oruro el 10 de febrero de 1781, desconoció la autoridad de la Monarquía Española, proclamando patria y libertad: que destituyó las autoridades del Rey; derribó y pisoteó el escudo de las armas reales. Consta que rechazó la conquista con mano armada, aunque solo de hondas, palos y cuchillos, dando muerte á los conquistadores. Consta que después confirmó su fé, muriendo en el patíbulo, en la horca. Nos consta que no regresaron los que fueron desterrados á Buenos Aires y Ceuta. Nos consta con la certeza que ahora tenemas de hallarnos en Oruro, que esos hechos se realizaron; no solo porque se refieren en la citada "Relación Histórica" por el parte dirigido al Virey de Buenos Aires por el corregidor de Oruro don Ramón Urrutia y las Casas que se registran en la obra mencionada, sino tambien por otros documentos, que otras veces he citado, como el autógrafo de don Patricio Gaioso y Martínez: "Diario le la ciudad de nuestra Señora de La Paz", con fecha de 1793, que se conserva en la librería de los señores Pinilla de La Paz: por el expediente original que existe en él archivo nacional de Sucre, cuyo testimonio se publicó en el periódico "10 de Febrero", expediente en que el corregidor de Oruro don Ramón Urrutia y las Casas y los Alcaldes ordinarios don José Miguel Llano y Valdéz, Manuel de Mugrusa, el Procurador general don Santiago Royo, reclamaron los oficios y beneficios de que fueron desposeidos; haciendo constar que la sublevación de los naturales de Oruro, no de los indios, tuvo por objeto desconocer las regalías de la real persona de su Majestad don Carlos III que en consecuencia fueron destituidos sus ministros: comprobando su afirmación con las declaraciones de testigos irreprochables, recibidas tres meses después de los sucesos del 10 de febrero, el 27 de abril de 1781: testigos presenciales como don Manuel Montecinos, escribano de su Magestad, don Manuel Soto, vecino de Oruro, el Comandante y Jefes que vinieron á esta ciudad de la de Cochabamba con el ejército, pocos días después del 10 de febrero.

226Los hechos referidos por la "Relación Histórica" citada, se hallan confirmados con todas las circunstancias concomitantes á su autenticidad y veracidad por los documentos enunciados.

227Tenemos certidumbre, evidencia, de que se realizaron en Oruro el 10 de febrero de 1781, los hechos referidos por la relación histórica; porque por medio de nuestros sentidos, conocemos la relación de esos sucesos, en los documentos citados, conforme con las noticias que conservó la tradición, tenemos certidumbre física: la tenemos metafísica, porque nuestra razón no puede menos que conocer la verdad de lo referido por los detalles y circunstancias concomitantes á la relación histórica de esos sucesos: tenemos certidumbre moral, porque el testimonio de los hombres de aquella época, que no tenían ningún interés en engañarnos, nos convence de que el 10 de febrero de 1781, Oruro proclamó patria y libertad, desconoció la potestad del conquistador, derribó el escudo de las armas reales, destituyó á las autoridades con el hecho, declaró guerra á muerte á los subditos de la Corona de España, matándolos; sufriendo después, con conocimiento de causa, atroz represalia. ¿Qué interés tenían en esa época para haber mentido ó inventado hechos y dichos como la proclama de Pagador, que además tiene en su apoyo documentos oficiales, relaciones autógrafos, expedientes originales, que se imponen con toda la fuerza y claridad de la verdad?

228¿El autor de la "Relación Histórica", (escrita sin duda en su época, poco tiempo despues de aquellos sucesos, como no puede menos que convencernos la inducción y deducción relativa á su publicación en Buenos Aires) el correjidor Urrutía, el procurador general Royo, los alcaldes Llano y Valdés y Mugrusa, el procurador general de la villa de Oropeza, don Manuel Parrilla, los testigos Salvador Conde, Moreno, Gari, Monteinos, Soto, el escribano de su Magestad Diego Guzman, el general corregidor y justicia mayor de la villa de Oropeza, Villalobos, los oidores de la real audiencia de Charcas etc. etc., en aquella época, tendrían algún interés en que Oruro aparezca como la iniciadora de la revolución de la independencia Sud-americana? ¿adivinaron que llegaría esta época, en la que, las capitales de Bolivia se disputan el honor y la gloria de la iniciativa? ¿Con esa intención se inventaría la proclama de Pagador, la declaración esplícita que contiene de sacrificar sus vidas en defensa de la patria por amor á la libertad?

229Risible sería tal suposición...

230La tradición, la historia, los documentos citados, la inducción y deducción, los vestigios y ruinas que aún hemos conocido del edificio que se halla frente á la Merced, que fué la casa en que se refugiaron los vasallos de su Magestad, testifican con la evidencia de la certidumbre, la verdad de la sublevación de Oruro en 1781, proclamando patria y libertad; testifican su gloriosa é inmortal iniciativa.

231Oruro; verdadera atalaya colocada sobre la cordillera real de los Andes; la Asturias boliviana, servida por los vientos que le traen noticias del mundo, respirando ese aire libre que predispone á la libertad, debió iniciar, como aquella, la idea de independencia.

  • 18 Diario de las tropas dirigidas á operar contra el revelde Tupac Amaru.

232Sociedad creada por la fusión de dos razas vigorosas en Sud-América, los incas y collas, quichuas y aimaraes con la española, debió manifestarse como ellas: debió morir como los defensores del Condorcunca18 que sobrepujaron en heroísmo á los 300 espartanos de los Termópilas; debió dar pruebas de que descendía de la raza de los Pelayo, el Cid y Riego; de esa raza heróica que sacudió el yugo de los cartajineses, de los romanos, de los visogodos, de los árabes de la culta Francia de Napoleón Bonaparte; debió legar á la historia, hechos gloriosos como la madre patria; sacrificios como los de Numancia y Zaragoza; hechos como el de Madrid en 2 de mayo de 1808; con tanta más razón, cuanto que, la causa fué más justa, las ideas más avanzadas, como fruto de los esfuerzos de la humanidad en 18 siglos de cruel esperiencia.

***

233Que esos hechos no hubiesen sido referidos por los que han escrito ensayos de la historia de Bolivia y que aun no hubiesen sido conocidos, se esplica satisfactoriamente por los hombres ilustrados: solo la ignorancia con la altivez y presuntuosa vanidad que le es característica podría negar y argüir con la palabra - no.

234Sabido es que el Visitador Areche en la sentencia que pronunció en el Cuzco el 15 de mayo de 1781, contra Gabriel Tupac Amaru y su familia, ordenó que se hiciese la pezquiza y riqueza de todos los documentos, escritos, retratos, besti-dos etc. de todo lo que pudiera dar á conocer los sucesos de 1781 y se quemasen para que no quede vestigios.

235He ahí porque no se conocieron con facilidad los hechos acaecidos en Oruro el 10 de febrero de 1781 así como no se conocen los episodios heróicos de un pueblo que murió por las ideas de patria y libertad. Pero cuando se presentan obras como la colección de documentos de Angelis, expedientes originales, con declaraciones de testigos oculares, como el que se ha publicado en el periódico "10 de Febrero" sería más que necia terquedad, el dudar de la veracidad de esos hechos.

236Por fortuna, el ejército expedicionario contra Tupac Amaru, que salió del Cuzco en el número de 17,611, en seis columnas, al mando del Mariscal de Campo don José del Valle, tuvo un funcionario encargado de llevar ó escribir el diario de la expedición y recopilar todos los documentos referentes á aquellos sucesos, como consta, ánuestra vista de la mencionada obra de Angelis y documentos que le son anexos.

237Ahí están: el "Diario de las tropas dirigidas á operar contra el revelde Nupac Amaru", sus cartas, los edictos y oficios que dirigió á los Obispos y Cavildos, las providencias de los virreyes, la relación histórica referente á Oruro estados en que se apuntan los nombres y graduaciones de los comandantes y oficiales de cada columna, oficios del Visitador general don José Antonio Areche, listas de los rebeldes que se hallaron presos en el Cuzco, oficios y partes de los corregidores, entre los que está el dirigido por el de Oruro, Urrutia y las Casas, al Virrey de Buenos Aires, comunicando lo aóaecido el 10 de febrero de 1781, el importante informe de Miguel Bastidas, el de Tomás Catari, las sentencias pronunciadas, los nombres de centenares de reos, los certificados de su ejecución, la relación del casique de Puno y otros documentos que prueban que esos datos fueron oficialmente recojidos y recopilados.

238Consta además de la carta dirigida por el Virrey de Buenos Aires al Ministro de Indias don José Galves, que se ha citado al principio, página 2a. que aquel ordenó con recomendación especial que le remitieran todos los documentos referentes á cada acontecimiento en particular; lo que sin duda se cumplió.

239Si á los comprobantes citados, se agrega el autógrafo de Gaioso y Martínez, conforme con la relación histórica de la colección de Angelis, y el expediente, de que he hecho mérito, que existe en el Archivo Nacional de Sucre, no se puede menos que reconocer, que siendo auténtica, verídica, fehaciente la relación de los hechos acaecidos en esta capital, el 10 de febrero de 1781, le corresponde la gloria de la iniciativa de la independencia Sud Americana.

240Debe constar además que Angelis en su discurso preliminar á la "Expedición á los Campos del Sud" obra inserta es el tomo 5°., á continuación de la relación histórica y sublevación de Tupac Amaru, afirma que esos documentos le fueron franqueados por el Canónigo don Saturnino Segurola, á cuya generosidad debe tambien la descripción de la Misiones de Tarija que encabeza el tomo 5°.

241Se puede colejir que el coleccionista adquirió esas obras y documentos especialmente la relación de los sucesos de Oruro, poco tiempo despues de que acaecieron, y pudo completar en Buenos Aires con los que pedía el Virrey como se ha hecho notar.

242Don Saturnino Segurola, hermano sin duda de don Sebastián Segurola, el intrépido jefe que defendió. La Paz durante los dos sitios á esa ciudad por los indios, tuvo ocasión de recojer esos datos; se puede decir que era actor realista en esos acontecimientos.

243En cuanto á la afirmación que se hace de que nuestros ensayos de historia no hacen mención de los sucesos del 10 de febrero, ellos solo demuestran que nuestros historiadores ignoraron esos hechos por la causa manifestada, la orden de Areche. Las obras posteriores, especialmente las de los chilenos, son copias serviles de Cortés, como otra vez tuve ocasión de manifestar.

244Las noticias referentes á esos sucesos solo se conservaron oficialmente y se publicaron en la colección de Angelis: obra escasísima en nuestra República y en la misma Buenos Aires, donde se publicó: esa causa y quizá también el título que lleva de "Colección de obras y documentos relativos á la historia antigua y moderna de las provincias del Rio de la Plata", asi como su volúmen en seis gruesos tomos de á folio, impidió que nuestros historiadores recojiesen esos datos, confundiendo la esplícita declaración de los vecinos de Oruro con la sublevación indigenal de Tupac Amaru y Catari. O quizá creyeron como dice Cortés en su Ensayo de la historia de Bolivia, que los pueblos esclavos no tienen historia; lo cierto es que la ignorancia de un hecho comprobado, no destruye ni puede destruir el hecho mismo. Lo único que prueba esa omisión, es que nuestra historia es incompleta, imperfecta, como toda obra que sirve de ensayo, y que recien está formándose.

245Improbo trabajo se impone un individuo que pretende escribir nuestra historia y disculpable es que no se hubiese resignado á leer los gruesos volúmenes de á folio de la obra de Angelis, ¿ó de que otro modo hubiese referido esos hechos sin conocerlos?

246La ignorancia no es razón, no es prueba de que un hecho no se hubiese realizado; no tiene, no puede tener mas representación ni valor que la ignorancia. No porque el Emperador de la China ó el Sultán de Marruecos ignoren que existe Oruro, dejará de existir esta Capital.

247Los documentos citados, referentes á Oruro son clásicos, irreprochables. Tienen en su apoyo su antigüedad, su carácter oficial, el haber sido ofrecidos como auto ó comprobante de acusación, en aquellos tiempos, en que se verificaron esos hechos, corroborándose mútuamente, no obstante su manifiesta adhesión al Rey, á las ideas y creencias de esa época.

248La historia de los sucesos del 10 de febrero es para Bolivia lo que la Historia Universal para la humanidad; enseñanza utilísima, influencia positiva.

249Mucho tiempo olvidada y aún desconocida reclama hoy el lugar que le corresponde en la historia de nuestra patria.

250A los jóvenes inteligentes, que no han cegado sus nobles sentimientos de abnegación y patriotismo, les corresponde vigilar por la honrosa fama de Oruro, por el buen nombre de su madre, haciendo conocer su glorioso pasado, su historia heróica.

***

251Limitada esta tarea al estrecho perímetro que exije la actualidad, deploro no poder dar más estención á nuestra propaganda justísima.

252Mañana, cuando Oruro, por su situación, por sus condiciones, por su inmensa riqueza, por su industria, por la cultura y honorabilidad de sus habitantes se engrandezca, será glorificada por su heróica iniciativa; que, incontrovertible, se impone con el prestigio de la verdad, con la fuerza de los hechos.

253El derrotero está fijado, rectificada la veracidad histórica, correjida la ignorancia pasada, queda de pié victoriosa la Justicia, señalando á Oruro como al Sol que dió luz y vida á la redención americana.

254Oruro, 10 de febrero de 1887.

255ADOLFO MIER.

EL 10 DE FEBRERO DE 1781

256El 10 de febrero, de 1781 la que fué Real Villa de San Felipe de Austria de Oruro, consumó un hecho de transcendental importancia: desconoció la autoridad de la Monarquía Española, derribó y pisoteó el real escudo de armas; destituyó al Corregidor Justicia Mayor, Alcaldes y demás funcionarios, esplícitamente, sin los rodeos de la Junta Tuitiva de los derechos del Rey y del pueblo, proclamó patria y libertad.

257Ese hecho realizado en el siglo pasado, sin más perspectiva ni recompensa q' el cumplimiento del deber innato en todo hombre, conmovió profundamente el trono, emblema de la autocracia; e hizo conocer á pueblo esclavo que podía ser libre. Presentó ante su vista en alto relieve al señor del suelo, convertido en bestia de carga; manifestó las vejaciones que sufría con los repartimientos, las mitas y demás exacciones que sufría de los corregidores y de los curas.

258Hizo revivir el casi extinguido sentimiento de amor á la patria, y de dignidad humana. En su impotencia, apeló al sublime recurso de hacerse matar antes que continuar viviendo esclavo.

259Un pueblo naciente, de menos de diez mil almas, armado de hondas, palos y piedras, se afrontó contra el inmenso poder de una de las naciones más poderosas del Viejo Mundo. Un David desarmado combatiendo con un Goliat, cubierto de cota de bien templado acero; aún menos que eso; un corderillo maniatado desafiando al León de Iberia.

260¿Que era Oruro, el pueblo americano, embrutecido por la abyección y la ignorancia durante siglos, ante las aguerridas huestes que espulsaron á los moros? ante esa poderosa Monarquía en cuyos vastos dominios no se ponía el sol? Un grano de arena imperceptible.

261Sin embargo, ese grano de arena bien colocado sostiene á otro, y este, atrae á otros y otros muchos, y con el tiempo desvían el curso de caudalosos ríos.

262Tal fué la actitud de Oruro. Su protesta armada hizo comprender, á opresores y oprimidos, que no era un imposible la aspiración del pueblo esclavo. Podría ser libre luchando y muriendo por la libertad.

263Hizo comprender y manifestó que la conquista y la imposición por la fuerza, es un recurso ilícito, injusto; por consiguiente reprobado por la naturaleza del hombre, por Dios; hizo comprender que es deber sagrado combatir sin tregua, al poder estraviado de la fuerza, y morir antes que vivir esclavo...

264El resultado de ese sacrificio, no fué estéril

265La Corte de España dió nueva organización á sus colonias de ultramar; avolió el repartimiento, las encomiendas, las mitas y otras gabelas y les dió representación en su seno.

266Las víctimas heróicas de la patria, reviviendo en sus hijos, crearon hombres libres que lucharon sin tregua durante 15 años.

267Con las salvas de Tumusla, la antigua Charchas recibió dignamente á los inmortales Bolivar y Sucre.

268El ejército libertador ingresó en una nación libre por sus propios esfuerzos. Y el gran Bolivar la saludó con el decreto dado en Arequipa el 16 de mayo de 1825, reconociendo su soberanía.

269Oruro por su sacrificio heróico, por su glorioso hecho del 10 de febrero de 1781, merece mención especial en la historia de nuestra patria, y un entusiasta hurra– en este día.

***

270Glorias Nacionales

LA INICIATIVA DE ORURO EN 1781

271Conocemos ya el orijen y el móvil que ha guiado á un mal aconsejado que procuró desprestijiar y hacer dudar de la gloriosa iniciativa de heróica villa de San Felipe de Austria de Oruro en 1,781.

272En el mismo "Tagarete", N°. 63 el defensor de Don Emeterio Továr, afirma, que ese señor estuvo en su derecho para oponerse á que se festejara el glorioso día de Oruro, al falso ídolo, por qué creyó que con ese motivo ganaba popularidad el Presidente de la "Sociedad 10 de Febrero".

273Por propia confesión de nuestros detractores, de los que decian en "El Tagarete" que con imposturas pretendiamos dar al hecho de 10 de Febrero de 1,781, alcances que no tuvo, y convertir la culpa en heroismo, sabemos, y queda demostrado, que el único objeto que se propusieron, fué el de evitar que ganasen popularidad los iniciadores de la propaganda de las glorias de Oruro.

274Celebramos que conste para los anales de Oruro, que si se pretendió amenguar y hacer dudar de su glorioso hecho en 10 de Febrero de 1,781, solo fué por que asi convenia á los pobres, pasajeros intereses personales del momento. La única voz de cascalote, discordante, que se dejó oir por "El Tagarete" acaba de hacernos conocer su auto de acusación. Se pretendió sacrificar la gloria de un pueblo, la gloria de la Nación, á la conveniencia personal por envidia.

275El glorioso hecho de Oruro, su inmortal iniciativa del 10 de Febrero de 1,781, proclamando pátria y libertad, franca y esplicitamente; y su heroico sacrificio, sino fueron bien conocidos; lo son yá. Esos hechos, que inmortalizan á los pueblos, estan apoyados en documentos fehacientes, incontrovertibles, que solo la pasión del medio personal, podria aventurarse á ponerlos en duda, para resalte más la estela luminosa que ha dejado como huella.

276Perdonamos y compadecemos á esos hijos que abofetean y ultrajan á la Pátria, por dañar la reputación de sus hermanos. Le cedemos el mérito de la iniciativa que pretenden desfigurar, y continuamos, sin resentimientos, nuestra tarea de hacer conocer los documentos que confirman y apoyan la gloriosa iniciativa de Oruro en 1,781.

277Oruro, mayo de 1887.

***

DOCUMENTOS QUE ATESTIGUAN

278Que el 10 de Febrero de 1,781, tuvo lugar el levantamiento de la villa Oruro proclamando pátria y libertad.

Declaraciones de los testigos que se mencionan, según consta de la copia de los orijinales que se conservan en el Archivo Nacional de Sucre.

ANTECEDENTES

279Diputación de la Capital y cercado de Oruro.

280Sucre, 14 de setiembre de 1886.

281Al señor M. de E. en el D. de Hacienda. Señor Ministro.

282En el número 4°. del Boletín y Catálogo del Archivo Nacional, se rejistra un oficio dirigido al señor Director General del Archivo, en el que se sirve U. comunicar que queda autorizado, por orden del señor Presidente de la República, para proporcionar al Honorable Consejo Departamental de Sucre, cópia testimoniada de los documentos relativos á la cuestión de Cuebo é Ivo; debiendo en lo sucesivo toda autoridad ó individuo particular que desee tener cópias de documentos existentes en al archivo, recabar previamente para el efecto, especial autorización de ese Ministerio.

283Con ese antecedente y deseando obtener algunos apuntes relativos á los sucesos de 1,781 en Oruro y otros referentes á esa Capital, á su fundación y su Cabildo, solicito especial autorización de ese Ministerio, para que en atención á que no me es posible concurrir á la oficina del Archivo Nacional, á las horas de despacho, por el cargo que ejerzo, y siendo mi residencia en esta Capital por poco tiempo, se me permita obtener, previo recibo, uno ó más documentos para que pueda leerlos por las noches.

284Con este motivo tengo el honor de ofrecer á U., señor Ministro, mi estimación y respecto.

285Señor Ministro.

286ADOLFO MIER.

***

COPIA MINISTERIO DE HACIENDA E INDUSTRIA

287Sucre, setiembre 15 de 1886.

288Al señor Director del Archivo Nacional.

289Presente.

290Señor.

291Con esta fecha se ha dictado en este Ministerio el decreto que sigue - Ministerio de Hacienda - Sucre, setiembre 15 de 1886.- Atentas las razones espuestas en el anterior oficio, se concede al señor Adolfo Mier, Diputado por Oruro, autorización especial para obtener del Archivo Nacional los documentos á que se refiere; debiendo el señor Director de aquella oficina hacer la entrega de ellos, bajo de recibo y por término limitado - Tómese razón y trascríbase al señor Director del Archivo Nacional.- Lo que trascribo á U. para los fines consiguientes

292Dios guarde á U- D. Calbimonte- (N° 6°. Boletín y Catálogo del Archivo Nacional.)

***

BOLIVIA

293Ministerio de Hacienda é Industria

294Sucre, setiembre 15 de 1886.

295Al Honorable Diputado señor Adolfo Mier.

296Señor

297En contestación á su oficio de 14 del mes en curso, trascribo á U. la siguiente resolución:

298«Ministerio de Hacienda, Sucre, setiembre 15 de 1886.- Atentas las razones espuestas en el anterir oficio, se concede al señor Adolfo Mier, Diputado por Oruro, autorización especial para obtener del Archivo Nacional los documentos á que se refiere; debiendo el señor Director de aquella oficina hacer la entrega de ellos bajo de recibo y por término limitado. Tómese razón y transcríbase al señor Director del Archivo Nacional».

299Dios guarde á U.

300D. CALVIMONTE

***

301CAROLUS III D.G.-Hispanarun

  • 19 NOTA. Publicamos estos documentos sin variar su ortografía.

302UN QUARTILLO.19

303Sello cuarto.Un quartillo

304años de mil setecientos ochenta y uno.

305Escrito - Señor Alcalde 2° voto.– Don Santiago Royo Procurador de la Villa de Oruro, como mejor convenga al derecho que tengo de pedir, por ella Ante Vuestra merced paresco y digo: que á llegado á mi noticia que á pedimento del señor Procurador Jeneral de esta Villa, se dió cierta información sobre que del alzamiento y sublevación de Oruro resultó la convocación de todos los Indios, llegando á sufrir esta Provincia no poco daño, y para efecto de instruir lo acaecido en aquel lugar, ante V. M. donde me convenga, en fuerza de mi oficio.– V. M. se hade servir mandar con citación de dicho señor.– Procurador Jeneral se me den por el presente Escribano el auto y testimonios que fueren necesarios, autorizándolos en pública forma y manera q' haga fé. Por tanto á Vuestra merced pido y suplico se sirva proveer y ordenar como llevo pedido por ser de justicia y para ello etc.– Santiago Royo.– Cochabamba y Octubre diez y siete de setecientos ochenta y uno. El presente Escribano dará á esta parte el testimonio ó testimonios que pidiere autorizados en pública forma auto é información que se dice haber producido el señor Procurador Jeneral que hará previniendo mismo señor Procurador Jeneral lo que hará presediendo el pedimento del mismo señor Procurador Jeneral (ilejible) Martinez.– Provió, mandó y firmo (ilejible) el señor Alcalde de Segundo Voto en el día mes y año de su fecha.– Ante mi Diego Guzmán, Escribano de su majestad Real Hacienda y Registros. Yo el presente Escribano ante el señor Procurador General con la Providencia antecedente en Cochabamba á los diez y nueve de octubre de setecientos ochenta y uno de que doy fé Guzmán.

306Escrito.– Señor Alcalde Don Manuel Parrilla Teniente Coronel de Milicias, Procurador Jeneral de esta Villa y su distrito. Uzando de la calidad facultativa en este oficio á beneficio de la causa pública y servicio del Rey como más convenga parece ante V. M. y dice: Que las circuntancias y movimientos de alzamientos que han tenido lugar en esta Provincia de los Naturales en los altos de Tapacarí y Arque á dado mérito á diferentes expediciones para contenerlos ya sea por la unión que deben á otras Provincias ó por el influxo de la sublevación de Oruro, se mantienen amenazando con frecuentes embestidas y perturvando á que nadie entre á comprar los frutos de esta Provincia y sin que sacar puedan la substancia á la circulación de bastimentos, haciendose necesario y forzoso para otros usos y giros necesarios, de tal suerte que más de tres meses que se hallan sufriendo y padeciendo en la falta de compradores y con más el temor de que los granos se pierden y más hallandose ya tan próxima la cosecha del presente año: A fin de evitar maiores daños en la parte que pueda hacerle y para lo sucesibo se bé el procurador Jeneral en la presisa obligación de buscar su remedio al presente en los tribunales políticos Militares que existen, y á fin de que se consiga la desaparición en los términos que posehen los Indios Alzados de esta Provincia y los de la inmediata y Villa de Oruro para que con libertad puedan trancitar los frutos á aquel lugar, siendo tan útil á esta Provincia la tranquilidad y sociego de la de Oruro por resibir de aquella el beneficio de la venta, comercio de grano con que esta se mantiene, no es estraño del Procurador Jeneral el que ajite los medios más convenientes á auxiliar á aquel lugar, aun quando la causa no fuese tan comun á todo Ministro por seder en tanto Daño á los intereses y regalías de su Majestad, por hallarse fomentada la cedición general de los Naturales, con el infame espíritu de negar sumision y obediencia, como lo han hecho á toda autoridad que dimana de nuestro mui amado Catolico Rey y señor don Carlos Tercero (que Dios guarde) Ya los muy R. R. Ministros Sagrados de nuestra Santa Madre la Iglesia: La ninguna comunicación q' desde principios de febrero á habido de unas Provincias con otras á ocasionado estar este lugar en especial decaimiento. I sus celosos Ministros al Real Servicio como tienen acreditado sin poder fomar cabo á la sedición de Oruro, q' luego trascendió á esta Provincia por los influxos que de ella se dirijieron, como consta de varias declaraciones que se han tomado, y públicamente los naturales de allí lo expresan de que caemos en un punto de la jurisdicción bastante á que las justicias de esta, para conocer en lo informativo á hacer constar ante los superiores la verdad para el mayor acierto y castigo de aquellos excesos que tanto daño an causado con las Ruinas de las haciendas citas en las Quebradas de Arque, Tapacarí y Ayopaya, pues siendo cierto que en tribunal superior ó inferior en donde se radica el conocimiento de lo principal se extiende á sus incidencias y ser la más pública haber recibido los Naturales de esta Provincia el influxo para el alzamiento de algunos vecinos de Oruro también lo es sobre jurisdicción en V. merced, no sólo para lo informativo, sino es para más, sobre subsecuente procedimiento. Habiendo salido de esta Villa con jente el Comandante don José Ayarza á apasiguar dicha quebrada de Arque y altos de Quirquiabe, puesto en las cercanías con su batallón en la raya estubo adquiriendo noticias el día seis del corriente y supo que dicha Villa Citiada por multitud de Indios y en falta de bastimentos hasta el extremo de decirse lo que hasta aquí no han oido de usual y común de la naturaleza humana. Este jefe con la pericia que tiene acreditado resolvió pasar á la citada Villa conduciendo porción de bastimentos con su tropa y con ellos y sus armas como en efecto entró el día nueve Domingo de Ramos y con su vuelta se sabe por él como por sus subalternos Jefes y otras personas que con el vinieron de distinguido caracter, se ha entendido radicalmente haberse fomentado la sedición en el propio lugar y por algunos de sus propios habitantes adhiriendose á la voz del insurjente alzado Tupacamaru con q' seducieron á la jente que se halla hasta oy desconcertada sin obediencia á ningun Majistrado.– En estos terminos para los fines expresados se ade servir V. M. mandar recibir Información con los testigos demás exepcion Jefes Militares que entraron en aquel lugar y particulares del mejor crédito que se han trasladado y que sean examinados al tenor de las preguntas del interrgatorio siguiente:

  1. Si saben y les consta los motivos que hubo para el alzamiento que se experimentó en Oruro el día 10 de febrero por la noche.

  2. Iten si saben conocen ó han oido decir qué personas fueron partes conducentes á la plebe para el.

  3. Iten si saben que al tiempo que persiguieron á los europeos de más honor, les robaron sus bienes expresando era órden de su falso rey.

  4. Iten si saben, les consta ó han oido decir que el catorce de dicho mes se reunieron los cabildantes y Gefes Militares en la Iglesia Matriz y Plaza pública con la Vestimenta del Inca, haciendo concurrir á todo el vecindario de uno y otro sexo en la misa y publicaron la voz del revelde Tupacamaru desconociendo la její-tima y sagrada de nuestro Soberano Natural, corriendo en esta forma por todas las calles y Pampas en Públicas aclamaciones á favor del traidor alzado.

  5. Iten si saben, les consta ó han oido decir que de aquella Villa salió el influxo y por quien ó quienes para que los Indios de esta jurisdicción en los altos de Tapacarí y Ayopaya entrasen asolando sus quebradas con robos y muerte de toda jente española como lo ejecutaron.– I dejando otras muchas circunstancias para el tiempo que su alteza resuelva la formal averiguación de estos hechos; Recibida dicha información se ade servir V. M. mandar se me devuelva el orijinal con los testimonios que necesitare para el fin expresado.– Por tanto.– A. V. M. pido y suplico se sirva proveer según y como llevo pedido por convenir así al servicio del Rey y Beneficio de la República etc.– Manuel Parrila.– Cochabamba y abril 24 de 1,781. Por presentada en quanto haya lugar en derecho y Recíbase al señor Procurador General la información que ofrece producir para cuio efecto presentará los testigos que deben exponer sobre los puntos que se deducen del interrogatorio, y con arreglo á ellos sean examinados conforme á derecho al tenor de las preguntas preinsertas en esta Petición y fecha se le devuelva original como lo pide el presentante por el presente Escribano, el testimonio, auto y testimonios que fueron necesarios.– Gregorio Martinez.– El señor maestre de campo don Gregorio Martinez, Vecino y alcalde ordinario de segundo voto, Administrador de la Real Renta de correos y Juez diputado de Comercio de esta Villa de Oropeza y su Provincia por su Majestad en ella Proveió el auto de uso en Cochabamba y Abril 24 de mil setecientos ochenta y un años.– Por ante mí Diego Guzman Escribano de su Majestad Real Hacienda y Guerra.

307En la Villa de Oropeza Valle de Cochabamba, en 27 días del mes de Abril de 1,781 años.– En conformidad de lo mandado en el Decreto antecedente su merced el señor Alcalde 2°. voto se hizo comparecer al Capitán don Salvador Conde y Gari y por que ante mí el presente escribano se le recibió juramento que lo hizo por Dios nuestro Señor y una señal de cruz según forma de derecho y bajo del cual prometió decir verdad de lo que supiere y fuere preguntado y siéndolo al tenor de los Capítulos del escrito dijo que los que se alzaron fueron los naturales de aquel vecindario después de encuartelados para la defensa contra los Indios, que el caudillo fué don Jacinto Rodriguez que se ha intitulado Justicia Mayor, así como su hermano Juan de Dios Rodriguez y un tal Menacho fueron los principales cabezas. Que los alzados proferían públicamente el desconocimiento de la autoridad de nuestro Augusto Soberano don Carlos Tercero. Que el mismo don Jacinto incitó é influyó en la Sublevación de Tapacarí que él fué á Oruro para calmar la sedición con el ejército que marchó con ese objeto, confirmando las demás preguntas del interrogatorio- Impuesto de su tenor firma con el presente Escribano etc. diciendo ser la verdad y de 38 AÑOS.– Martínez –

308Salvador Conde.

309Ante mí Guzman.

310Presentado el testigo, Capitan Comandante de Artillería Don Antonio Moreno, vecino de esta Villa... dijo: que fué á Oruro en ejercicio de su empleo con el Intendente, Comandante Don Joséf de Ayarza, llevando más... ( esta parte convertida en polvo, ilejible en el orijinal y continua claro) doscientos soldados de infantería.

311Por la parte destruida antes de la palabra doscientos se colije que el número seria cuando menos de mil hombres; por que además en el curso de la declaración se refiere al ejercito que marchó.

312Que nadie parecio en Oruro. Que el Intendente Ayarza á grandes voces dijo si no habian jueces en esa Villa para recibir á su éjercito del Rey, Que entonces por instancias de Don fulano Boyburo que servía de Comandante en aquella Villa, salió Don Juan de Dios Rodriguez. y se acojió á la bandera del católico Monarca, menos Don Jacinto su hermano.

313Que se negaba la obediencia á nuestro Monarca, Carlos III por órden de Don Jacinto Rodriguez, que hizo bestir á todos con los bestidos de los indios con Uncos y Acsos. Que es notorio que el alzamiento sucedió el día 10 de febrero por lo mismos que se hallaban encuartelados.– Que se habian cometido muchos robos y saqueos de las riquezas de los europeos.– Que Pablo Espejo (que se halla preso en la cárcel de esta Villa,) como tambien un Tadeo Arce, fueron los que capitanearon á la pleve Que Don Jacinto Rodriguez, hizo sacar $. 25,000 de las cajas reales, que mando repartirlos. Que los Rodriguez publicaron un bando, pena de vida, que ningun vecino saliera fuera de esta Villa– Que esta es la verdad en que se afirma y ratifica.– Martinez.– Antonio Moreno.– Ante mí Guzmán.

314Otro de los testigos el Comandante Don Pedro Garí... etc dijo, que con motivo de haber ido de Segundo Comandante en la expedición á Oruro á socorrer con bastimentos y libertad á su vecindario... del acometimiento que se dijo habian hecho los naturales reveldes se imformó por varias personas de aquel vecindario y especialmente por los curas de Challacollo, Chayanta y otras Doctrinas inmediatas que causas fueron las que tuvo la pleve para ejecutar el atroz alzamiento y estragos de muertes de muchos europeos que residian en dicha Villa, fueron haber visto que estos manejaban y tenian en su poder bastante caudal y por robarlos, como con efecto lo hisieron despues de quitarles las vidas aun violando los sagrados -y responde á la segunda- que por vez pública y comun sabe que los autores fueron Don Jacinto y Don Juan de Dios Rodriguez y tambien un Don fulano Menacho, lo que así tambien le aseguraron los dichos curas con el aditamento de q' aquella noche en que se ejecutó estuvo dicho Menacho alcanzando piedras á los cholos para que estos acabasen de matar á los chapetones y tambien estuvieron preocupados en la misma dilijencia otras mujeres españolas, y responde- A la tercera pregunta dijo que no sabe sí al tiempo de robar los caudales de los que así mataban proferian era órden del revelde Tupacamaru, pero si á ido decir con la misma públicidad, que aquella noche daban sus gritos diciendo viva la libertad.– A la cuarta responde que no sabe nada de su contesto y respondiendo á la quinta pregunta dijo que solo supo que despues de haber rechazado á los indios que presentaron batalla en la Quebrada de... (ilejible) fueron los principales caudillos de ellos... (ilegible) ...un saco, y un indio tuerto conocido por el Catari... (falta papel)... que con diez indios sus secuases fuesen á pedir auxilio á Don Jacinto Rodríguez, que aunque este no les dió dicho auxilio pero sabiendo y constandole que eran los principales alzados los consentió estarse paseando muchos días en aquella Villa sin prenderlos ni hacer movimiento contra ellos. Que esta es la verdad socargo del juramento que tiene hecho en que se afirma... (ilejible)... esta su declaración– Martinez.– Pedro Gari.– Ante mí Guzmán.

315En la Villa de Cochabamba en ocho días del mes de mayo de mil setecientos ochenta y un años— En prosecución de la información que está mandada recibir. El Señor Procurador jeneral Don Manuel Parrilla, presentó por testigo á Don José Manuel Montecinos, Escribano de su Majestad quien bajo del juramento que prestó al ingreso de su oficio dijo que certificaba y certifico á los señores q' la presente viesen en quanto puede y ha lugar en derecho al tenor de las Posiciones interrogatorio en el escrito que esta por cabeza- á la «pregunta dijo: ignora los motivos que hubiesen habiendo para el Alzamiento de los naturales en la noche del día 10 del pasado mes de febrero en la Villa de Oruro, á causa de que el declarante se hallaba de forastero y recien llegado á ella y aunque aquella tarde habiendo concurrido con el correjidor de la villa y los Curas de Challapata y Chayanta en la esquina de la Plaza mayor asia el Quartel halló que todos los cholos se resistían á entrar á él quienes alborotados y enfurecidos decian no queremos entrar al Quartel porque los chapetones nos quieren matar con traición. El certificante por sosegarlos les dijo que no creyesen una voz tan infundada y por que era acreditarse de necios y hombres de poco seso persuadirse á que los chapetones siendo tan pocos quisiesen matar á los criollos que eran en multitud cresidos, que aquellos no eran locos para matar sin motivo que eran cristianos y hombres de bien que antes necesitaban de más gente para resistir la invacion de los Indios, de que se hallaba amenazada la Villa que el Correjidor segun ellos mismos lo confesaban era muy bueno, los trataba con amor y caridad y no habia de permitir semejante desatino aunque estuviese Loco ó fuera de juicio y que asi se sosegazen- que aquella voz la habia sucitado Pagador para desavenirles con los europeos los que necesitabamos para que nos disciplinen en la tactica el ejercicio de las Armas, con otras razones de esta clase lo mismo que dichos curas decian dirijiendo su connato á quitarles de su cabeza aquel infundado y maldito temor que se idearon para tan crueles hechuras segun lo podrán declarar dicho Correjidor y Curas (ilejible)... y que en una sumaria que se recibió ante los jueces que diputó el Cavildo, que lo fueron Don Manuel de Herrera y Don Domingo Urquieta en la que (ilegible)... presisado como Escribano, los testigos de ella declararon aunque con alguna diversidad expucieron que el motivo del alzamiento habia sido el que los europeos habian pretendido matar á los de la Patria, y por los que se remite á dicha Sumaria y responde.– A la 2a. dijo ignora su contenido por la causa arriba expuesta y responde.– A la 3a. Dijo que aunque el certificante la noche del suceso desde poco despues de las Avemarias se mantuvo recojido en su casa con los de su familia segun que es notorio, al siguiente dia once por la mañana salió de ella, y vió el extrago de las muertes de los europeos cuyos cuerpos estaban tirados en la Plaza mayor y la casa donde serecojieron con sus caudales quemada destrozada y saqueada como también la tienda de Don Pantaleón Martinez, (según la Relación Historica de la Obra de Angelis); (ilejible) criollo, ya los cholos y los más chusmas de al (ilejible) rados ocarreando los restos de dicha tienda lo que es evidente que el Pueblo supo el saqueo y robo de los caudales de dichos europeos, despues de haber muerto segun se sabia de público.– A la 4a. dijo que es cierto que con la entrada que hicieron á a la Villa considerable multitud de Indios, que extraiendo de los sagrados á los europeos donde se habian acojido los mataron y robaron sus caudales y que en uno de aquellos días que no tiene presente por lo sorprendido que se hallaba el certificante se levanto un rumor ó voz pública que decía que el blanco, que bistiese á la Española havia de morir precisamente por lo que todos generalmente hombres y mujeres á esepción de las que estaban escondidas en las Recojidas, vistieron el ropaje del Indio y anduvieron por las calles y pampas, comiendo coca, y entre ellos Don Jacinto Rodriguez, quien á voces dijo viva Tupacamaru y el pueblo respondia que viva y así handando las calles un hombre á quien no conoce llegó á la Puerta del Correo y arrancó el escudo de armas de nuestro Monarca (que Dios guarde) (ilejible) siendo al certificante tan doloroso que no pudo menos que prorrumpir en lágrimas contra uno de aquellos alzados á quienes los (ilejible) Indios mataron llamado Pagador, le quitaron la vida de Puñaladas Llamandole traidos y otros por que sentia la muerte de los chapetones... cuyo furor pudo mitigar á rruego y suplicas ofreciendoles pagar si callaba la boca temeroso de que le quitasen la vida los compañeros de aquél y responde.– A la 5a. dijo que ignora el contenido de la pregunta pero que en verdad y se persuade que á ejemplo de lo ejecutado en Oruro ejecutaron los Indios los propios hechos sangrientos en los demás pueblos. Que también quiere acordarse haber oido decir en Oruro que los vecinos de Arque habían escrito cartas á Don Jacinto Rodriguez, preguntandole si era cierto habia dado orden á los Indios para matar á todos los blancos sin distinción de personas, que este contestó diciendo era falzo y supuesta la citada orden.– Que es cuanto puede y debe certificar señido á las interrogaciones que se le ha hecho y firma con su merced de que doy fé.– Martínez, Josef Manuel Montecinos Escribano de su Majestad.– Ante mí Guzmán.

  • 20 Probablemente se refiere á la hacienda de Atita.

316En Cochabamba á a los diez días del mes de mayo de 1,781.– En Continuación de la información que se está recibiendo ante su merced el Señor Alcalde, Compareció Don Manuel Soto, vecino de la Villa de Oruro, de quien ante mí el presente Escribano le recibió el juramento que lo hizo por Dios nuestro Señor y una señal de cruz, segundo forma de derecho vajo del cual prometió decir verdad de lo que supiere y fuere preguntado y habiendo sido al tenor de los capítulos del escrito que esta por cabeza de este expediente declaró lo siguiente: A la 1a. de ellas dijo que no sabe los motivos que han avido para semejante alzamiento.– A la 2a. Dijo q' con el motivo de tener en su hacienda del Astpita20 i Querarani un indio mayordomo llamado Andres Calle, que ya se ajustició en aquella Villa de Oruro, vino este á su casa del declarante y preguntando por el y por su cuñado el Alcalde de primer voto Dijo Queria sacarlos de aquella Villa y ponerlos en la de Cochabamba y diciendole la familia de casa que como habia de transitar el camino hallandose este enteramente serrado por los indios respondió que tenia pasaporte de Don Jacinto Rodriguez, y cuando este no sirviera servirian las tres cartas de convocatoria que tenia en su poder para... (ilejible) á los indios y que determinase pronto su salida por que de no hacerlo se hallaba... á caminar de propio para Tupacamaro despachado por dicho Don Jacinto Rodríguez.– A la 3a. dijo que es cierto que persiguieron á los europeos despues de darles muerte le robaron sus bienes y responde - á la 4a. pregunta dijo que es cierto cuanto en ella se comprende, añaniendo que en el día que las señoras se vistieron de traje de indios para recibir en la pampa á Don Jacinto de Rodriguez, y á los Casiques de Challapata el día 14 de febrero, no habiendose verificado la llegada de estos nominados este día regresaron dichas señoras á sus casas por la calle de la Administración de Correos y uno de los q' acompañaba montado en su caballo arrancó con violencia las reales Armas q' estaban sobre la Administración de Correos y las arrojaron al suelo.– y responde á la 5a. pregunta dijo que de aquella Villa y de la casa de Jacinto Rodriguez salió todo el influjo para que los indios hicieran en esta jurisdicción tantos estragos de muertes y robos que esta es la verdad socargo del juramento que fecho tiene en que se afirmó y ratifica. Leida estadeclaración diciendo ser de treinta y ocho años y lo firmó con su merced que doy fé Martínez.

317Juan Manuel de Soto.– Ante mí Diego Guzmán Escribano de su Majestad real Hacienda y rejistros.

318Concuerda en el espediente orijinal de su contesto que existe en el oficio de mi cargo á que en casi necesario me remito y de espediente de parte y mandato judicial doy el presente en Cochabamba y octubre veinte de mil setecientos ochenta y uno. Siendo de testigos Rasfael Rodriguez y Bernardo... (ilejible)...

319En testimonio de verdad Diego Guzmán. Escribano de S.M.R.H. y rejistros.

320Señor General, Correjidor y Justicia Mayor, Don Ramón de Urrutía y Las Casas Correjidor y Justicia Mayor de la Villa de Oruro como más hay lugar en derecho parezco ante V.M. y dijo: que conviene al mio para los efectos que haya lugar el que la justificación de V.M. se sirva mandar que el Escribano Real Josef Manuel Montecinos me de los testimonios que necesitare y pidiere del expediente que en debida forma presento autorizado en pública forma y manera que haga fé, por tanto A.V.M.pido y suplico se sirva proveer y mandar como levo pedido que sera justicia jurando lo necesario en derecho no proceder de malicia y para ello etc.– Ramón de Urrutia y Las Casas.– Cochabamba y Noviembre cinco de 1781.– El Escribano Josef Manuel Montecinos dará á continuación los testimonios que necisitare y pidiere con citación del señor Sindico Procurador General de esta Villa devolviendose el original.– Villalobos.– Provio y firmó... el señor General don Felix Jhpe de Villalobos Correjidor y Justicia Mayor de esta Villa de Cochabamba y su Provincia por su Majestad, el día mes y año yo el presente Escribano cite con petición y decreto presedente á don Manuel Parrilla Procurador General de es Villa en su persona de que doy fé.– Montecinos.

321Concuerda este traslado con el orijinal de su contesto con el que correjí y con-serté lo cierto y verdadero á que en caso necesario me remito y Para que conste en cumplimiento de lo mandado doy el presente en esta Villa de Cochabamba á seis días del mes de noviembre de 1781 años siendo testigos al ver y correjir y confrontar General don Joaquín Cabezas y Gasca. Mariano Paca y Diamantino. En testimonio de verdad Josef Manuel Montecinos Escribano de su Majestad.

322M. P. S.

323El dilatado tiempo que ha mediado desde el 10 de febrero hasta la fecha en que se vido el alzamiento sublevación general en la Villa de Oruro contra el público y regalias de vuestra real persona, con los asesinatos en europeos, robos de todos sus caudales y atropellamientos aun de lo demás sagrado con violación de templos; de que ya V.A. por diferentes vias tiene conocimientos é ideas y que hasta hoy no seha visto ó logrado averiguar para el debido castigo de tan ex-secrables hechos, sin duda (ilejible) el comisionado por Vuestro Superior Gobierno para esto el señor General don Ignacio Flores, se halla celosamente ocupado en lo que á la tranquilización de los Indios en las provincias alzadas enviado repetidos auxilios á la ciudad de La Paz como asi lo ha creido siempre por las partes damnificadas se ha solicitado providencia, por concebir que el tratar de tan importante villa podia ser de algun modo e barazó a dificil la pacificación y sosiego de los naturales de la Villa de Oruro. Y á fin de que nuestra idea forman concepto si es acertado el procedimiento de dicho celoso jefe para dilatar tan urjente medida en favor del servicio, satisfacción de partes, tranquilidad del ejercicio más importante que en ella debe hacerse con sus lejítimos Ministros por S.M., como son vuestro Correjidor, Alcaldes ordinarios y Procurador General que dirijimos á Vuestra Real Alteza este oficio, por hallarse aquella Villa gobernada por la Justicia Mayor y demas Ministros que la sublevación en el acto aclamó por que asi ya lo tendran consultado; de que á resultado manejos con apariencia de subordinación en lapropia inquietud: de la pleve sostenida de las cabezas que la gobiernan sin que puedan ni el Correjidor propietario, ni los Alcaldes Ordinarios y Procurador General posesionarse de sus oficios y beneficios que á cada uno de ellos segun derecho le toca usar amparada en tan repetidas leyes sentadas en defensa de la Real Jurisdicción y últimamente aun en el presente caso por nuestro glorioso invicto Rey y Señor Don Carlos en su Pracmatica con fuerza de ley de 17 de abril del año pasado de 74 en la nueva recopilación Libro 8°. 715, llevando la idea que se proporcionaron en aquel acto de reconocer más jurisdicción que aquellos que dieron en las sublevación á su nombrado Justicia Mayor ya que no pudieron conseguir quitaron la vida. Esto le hemos visto practicamente pues habiendo concurrido á en aquella villa al tiempo de la primera entrada de vuestro Comandante General y Comisionado Don Ignacio Flores con la idea de que habriendose juicio, castigando á los delincuentes, fuese auxiliada vuestra Real Jurisdicción, en los lejitimos Ministros para que la ejerciese con la libertad que previenen nuestras leyes, hallamos una más que depravada resistencia á no ceder aquellos ministros el uso de las supuesta jurisdicción, en la pleve el espiritu de no prestar ninguna subordinación ni respeto más que aquellos, no habiendo recibido ningun auxilio militar estando en el propio lugar al fin de nuestros oficios con dictamenes del mismo Comandante nos retiramos hasta el tiempo oportuno de que se ha propuesto aquel juicio. Por los documentos que en testimonio acompañamos la suprema comprehesión de V.M. hallara acusado á Don Jacinto Rodriguez y otros como principales motores cabezas en aquella sublevación, quecon los mismos que tienen abrazadas en si sin más autoridad que la suya y la de la pleve de jurisdicción ordinaria privativa de Correjidor usando con Don Manuel de Herrera la de los Alcaldes ordinarios sin haber dejado de apropiarse tambien lo facultativo del Procurador General en la elección que hicieron en el Doctor Nicolas Caro, Abogado de esa Real Audiencia director y patrono de ellos mismos en tan desarregladas operaciones.

324Viendo aproximarse el tiempo de la elección de Alcaldes y demás oficios concejibles que se debe celebrar en aquel Cavildo el día primero de enero con asistencia del Correjidor, Alcaldes ordinarios y demás vocales, hallándose los principales retirados á esta villa por lo espuesto en este oficio, como tambien Don Domingo Urquieta y Don Josef Antonio Ramallo Rejidores, de modo que no existe en aquel Cavildo más que Manuel de Herrera Alcalde Provicional, Don Gregorio Salamanca Alguacil mayor, Don Jacinto Rodriguez, Don Isidoro Rrodriguez y Don Manuel Serrano Rejidores, ejerciendo dicho Don Jacinto el cargo de Justicia mayor impedido por la voz de haber sido cabeza influente en el alzamiento como en el mismo acto en que fué publicado el día once de febrero, Don Jacinto Rodriguez de Justicia Mayor fué tambien declarado por la misma pleve por capitan de los Indios en movimiento. Estos antecedentes y el hecho de el mismo Rodriguez de haberse congregado en la Plaza pública con Don Sebastian Pagador y el vecindario de uno y otro seyo á salir en alcance de los indios, de uncos y demás vestimentas rigorosas de los incas andando en las calles hasta la pampa, con vivas á los jefes que los proclamaron con caracter político Militar, como al Revelde Tupacamaro, cuya notoriedad consta en los documentos que demuestran que son reos del Lsa Majestad, por más que hayan dicho lo contrario en el juicio donde en buena administración se hace conocer la parte de leales de aquella villa, mejor consta quienes los son impedidos en todo auto jurisdicio-nal como mejor lo reconozca la sabia penetración de V.A. y con mas razon en el servicio del Cabildo para la ejecución de los oficios concejiles el día primero de enero, en el que sospechas de menos gravedad se ha usado impiden la voz activa y pasiva. Segun el espirítu de aquellas cabezas es consiguiente se hallen meditando dar á personas que sean de su entera satisfacción y confianza y tener asi las varas de Alcaldes ordinarios en sue propias manos, cortar la libertad del pueblo con sus hechos, y que nunca se consiga el castigo en las lelitimas cabezas que lo merecen, dejando siempre en la República el daño de el mal ejemplo que ha dado en su sublevación con el perjuicio para lo subcesivo que se deja en tener en la menos cuerda reflección.

325Con estas rectas consideraciones y la de la obligación en la que nos hallamos constituidos por nuestro oficio a mirar [ilegible] de aquella Republica tranquilidad y sosiego y que los oficios de administrador de Justicia y demás concejiles recaigan en personas de mas idoneidad sin vicios de nulidad por los electores caso que en aquel tiempo se hallen expurgados, en el juicio recto que se espera se sirva la superioridad de V.A. mandar librar la Providencia que hallase más conforme, auxiliando la libertad del Correjidor, Alcaldes ordinarios y Rejidores retirados por experimentar vegaciones en las personas con menos cabo de la autoridad de sus oficios para que sean restituidos en el lejitimo uso de sus jurisdicciones y que en aquel acto no puedan ni deban tener ni gozar voto activo ni pasivo los que con tanta notoriedad fueron complices cabezas y motores de la sublevación con los auxilios del vecindario, y ultraje de vuestras Reales armas, como para estos casos se halla mandado en la pragmatica citadasobre que V.A. resolverá lo que hallase conforme al mejor servicio de Vuestra Real persona, tranquilidad pública, autoridad y respeto en lo subcesivo de la Real jurisdicción.

326Dios nuestro Señor guarde las Reales personas de sus Altesas muchos años que ha menester la cristiandad en aumento de mayores reinos y Señorios.

327Cochabamba y noviembre 6 de 1,781.

328(Firmado) Ramón de Urrutia y las Casas.– Josef Miguel Llano y Valdez.– Manuel de Mugrusa.– Santiago Royo.

329(Plata y Noviembre 19 de 1,781.– Vista al señor Fiscal con los documentos que acompaña tres rubricas)...

330Provieron y rubricaron lo de uso los señores Pte. yoidores de esta Real Audiencia y fueron jueces los señores Don Juan de Dios Calvo y Antequera, Don Alonso Gonzales Perez y Don Lorenzo Blanco Ciceron: Oidores en la Plata en el día mes y año de su fecha.– Sebastían.– Antonio Torre.– Responde.

331El Fiscal ha visto el informe dirijido por el Corregidor. Alcaldes Ordinarios y Procurador General de la Villa de Oruro, los que hasta el presente espresan hallarse residiendo en la de Cochabamba separados del uso de sus respectivos empleos desde la sublevación acaecida en aquella villa, refiriendo los principales autores de ella pidiendo en conclusión se sirva V. A. expedir la providencia correspondiente para que restituidos al uso y exercicio de sus oficios puedan pasar con libertad á las próximas elecciones en Oruro donde se halla el Doctor Ignacio Flores, quién al presente se halla actuandola y quando no lo esté la Providencia que aquí se diese pudiera tal vez ser perjudicial ó los encargos que le tiene hecho el señor Virrey á cerca de dicha villa: por lo que siente el Fiscal que debería V. A. mandar que sacandose testimonio de este Expediente se agregue á los antecedentes de la materia y que fecho se remita el original en primera oportunidad al Sr. Dn Ignacio Flores para que en su vista con arreglo al actual estado y circunstancias de aquella villa y en presencia de las cosas se sirva tomar la resolución que le dictare su acreditado zelo y amor al Real Servicio.– Plata y Noviembre 24 de 1781.– Pino.

332Vistos con lo expuesto por el Sr. Fiscal, Sacandose testimonio íntegro del expediente se agregagará á los antecedentes de la materia y fecho remitase el original en primera oportunidad al Sr. Don Ignacio Flores, para que en vista y en consideración al actual estado y circunstancias de la villa de Oruro y en presencia de las cosas tome la resolución que le dictare su acreditado zelo y amor al Real Servicio... [Cuatro rúbricas]

333Provieron y rubricaron el Sr. Pte. y Oidores de la Real Audiencia los Srs. Doctores Dn. Juan de Dios Calvo y Antequera, Dn. Alonzo Gonzales Peres, Dn. Manuel... (ilegible) y Dn. Lorenzo Blanco Ciceron.

334La Plata 26 de noviembre de 1781.– firmado Sebastian Antonio Torre.

335En La Plata en 29 de dicho año pasé nómina del auto antecedente al Sr Fiscal de esta Real Audiencia á de que doy fe.

336Certifica la autencidad del contenido de las doce fojas que anteceden como coformes con el expediente original que existe en este archivo, deteriorado y referente al año de 1781 bajo el rótulo siguiente: Sobre el retiro de los empleados de la Villa de Oruro á la ciudad de Cochabamba, con motivo de la Sublevación del 10 Febrero de 1781, y que contiene las declaraciones de varios testigos con arreglo al interrogatorio que registra.– Notase que son originales las firmas de los peticionarios Ramon

337Urrutia y las Casas, José Miguel Llano y Valdes, Manuel de Mugrusa, Santiago Royo, de noviembre 6 de 1781.

338Dirección general.– Archivo Nacional.

339Sucre, Octubre 21 de 1886.– E. O. Rück.

LA REVOLUCION DE 1781. SUS TENDENCIAS. LOS HECHOS PRODUCIDOS

I

340Los documentos trascritos, que originales se conservan en el archivo Nacional de Sucre, prueban evidentemente los siguientes hechos:

  1. Que el 10 de Febrero de 1781 tuvo lugar la sublevación ó alzamiento de la Villa de Oruro promovida por sus naturales, que se hallaban encuartelados, formando milicia urbana, para resistir á los indios, cuya invación se temia.

  2. Que el promotor de la idea como se califica por la declaración de Montesinos, fué don Sebastian Pagador.

  3. Que el mismo Pagador ú otro, arrancó el escudo de las Reales Armas, que se hallaba fijado ensima de la puerta de la oficina de correos, lo arrojó Por los suelos, donde lo pisotearon desconociendo la autoridad real, la del Corregidor, Alcaldes, regidores y Procurador General.

  4. Que se organizó el gobierno de la Villa con los naturales de Oruro y se proclamó de Justicia Mayor á don Jacinto RodrIguez.

  5. Igualmente quedan confirmados los demas hechos referidos por la «Relación Histórica» en la cara de don Pedro de Angelis «Colección de Obras y documentos relativos á la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata»; y mereciendo la relación histórica completa fé por los detalles minuciosos que refiere; queda demostrado que es auténtica y verídica la proclamación con que Oruro inició la emancipación Sud-americana en 1781. En el se interpretan y sintetizan las aspiraciones del pueblo; se dá á conocer el objeto que se propuso y el movil que dio el impulso.

341Conocido ese documento histórico, apreciadas las ideas que contiene, no se puede negar, el grandioso objeto que se propuso. Si en esa época se ofreció como auto de acusación eficaz, para condenar al pueblo al sacrificio heróico que sufrió, presenciando la confiscación de los bienes de todos sus ciudadanos el arrasamiento de sus casas, la muerte y destierro de su patricios; ese documento, que en la forma y en el fondo reviste todos los detalles y circunstancia concomitantes de la más estricta veracida, es netamente autorizado por ser reproducido por un historiador apasionado y adicto á la causa del rey; por que es la prueba acusadora del enemigo: y por que cuando se publicaban esos documentos, por un español, no se concibió la idea de que en un día lejano no quizá los centros poblados de la antigua Charcas se disputarían la gloria en la iniciativa de la proclamación de patria y libertad. En una palabra: ese documento, la proclama, no es otra cosa como no pudo menos que ser que la revelación sincera de lo que realmente se pensó! Las apasionadas y exajeradas frases en que el historiador reviste su narración sus contradicciones al atribuir á indignos móviles la sublevación del 10 de Febrero, sus parciales juicios etc. quedan victoriosamente contestados por los mismos hechos referidos. La proclama en la que Oruro espresó su credo político no pudo ser formulada posteriormente el hecho, y solo por el autor de la «Relación Historica» como medio para inmortalizar la gloriosa iniciativa de Oruro; porque al contrario, su objeto es manifiestamente hostil, al deseo y á los hechos que lo revelaron: su criterio no es la deducción fiel de los hechos referidos; es apasionado en favor de la corona y de las ideas y preocupaciones de esa época, respecto á la autoridad del monarca, á su derecho divino divino; lo que prueba que esa proclama no pudo haberse inventado para favorecer á Oruro sino que auténtica y verídica, sirvió de prueba irrefutable de acusación por su pública notoriedad.

II

LAS DECLARACIONES

342Como el objeto que se propusieron el Correjidor Urrutia, los Alcaldes Ordinarios y el Procurador Royo, al solicitar el testimonio de las declaraciones referentes al hecho del 10 de Febrero, solo fué el de manifestar ante la Real Audiencia, que se hallaban desposeidos de sus oficios y beneficios por los que fueron proclamados por el pueblo sublevado, en la petición de testimonios se limitaron como siempre sucede en la vida ordinaria, á su óbjeto; á hacer constar que don Jacinto Rodríguez (que fué proclamado por el pueblo Correjidor y Justicia Mayor), su hermano don Juan de Dios, el abogado Caro y otros, desempeñaban ilegitima-mente el cargo de Ministros de la Villa de Oruro, sin embargo de haber sido ellos promotores de la sublevación. De modo que pasa inapercibido el nómbre de Pagador, y solo se hace mención delheróe de la revolución, incedentalmente en las declaraciones. La razón es muy clara: Pagador ya había muerto no desempeñaba ninguna función pública, no habia objeto para ocuparse de él y del papel que representó en esa trajedia patriótica. Felizmente, la minuciosa «Relación Histórica» se nota la tendencia de reagrabar el crimen de los alzados, atribuyéndoles deseos indignos, y como causa eficiente, la intención de robar los caudales de los españoles. Esa acusación hecha por los parciales adictos al rey es consiguiente; pero es manifiestamente arbitraria y calumniosa, por que se halla contradicha por los hechos referidos y atestados ellos mismos.

343Los Rodriguez y Herreras acaudalados personajes de Oruro, poseían grandes riquezas.

III

344¿«La Relación Histórica» en la gran obra de don Pedro de Angelis, es verídica, es auténtica? ¿Merece completa fé?

345Sin duda, es realmente una relación histórica apoyada en documentos oficiales. En esa obra se registra el oficio ó parte del correjidor de Oruro don Ramón Urrutia y las Casas, se refieren minuciosamente los hechos acaecidos, se mencionan los nombres de todos los españoles victimados, los lugares y el modo como fueron muertos, con todos los detalles que puede dar el que presencia un hecho ó lo ha oido relacionar próximamente; se trascribe entre comillas las proclamas de Pagador etc.

346Los hechos referidos en la «Relación Histórica» se hallan confirmados por otros documentos; las declaraciones que se han trascrito como antecedente de este comentario; documento fehacientes por que se produjeron en esa misma época, se puede decir en esos mismos días, puesto q' su fecha es de 1781.

347Lo hechos referidos, apreciados aisladamente en su carácter de hechos producidos, prueban; que los naturales de Oruro se sublevaron desconociendo franca y explícitamente la autoridad del Monarca Carlos III y por consiguiente la de sus Ministros; prueban que el objeto primordial, la intención declarada y que consta en la proclama de Pagador, fué la de sacrificar sus vidas en defensa de la patria y de la libertad, por que la ocasión les pareció favorable; prueban que hubo premeditación y amenaza anticipada, puesto que anunciaron por medio de pasquines subversivos, en diciembre del año anterior, su intención de revolucionarse; manifestando, no solo su triste condición por los pechos y las mitas que soportaban siendo los señores del suelo, sino que también reclamaban la participación en el desempeño de los cargos públicos, se quejaban del estado de ignorancia en que se mantenía á los naturales, evitando todo medio de instrucción, hasta: de los más rudimentales, como la lectura y escritura como consta deja mencionada «Relacion Histórica» en la pájina 5a y siguientes.

348Los hechos producidos prueban también que hubo combate sangriento entre los naturales y los españoles y funcionarios públicos: y como consecuencia, robos, actos crueles y sanguinarios.

349Esos son los hechos producidos y fielmente relacionados con todos los detalles de la más auténtica veracidad.

350Los hechos producidos prueban, sin contradicción, que se desconoció por los naturales de Oruro, la autoridad de la Metrópoli y se proclamó francamente patria y libertad, puesto que así consta de las proclamas de Pagador, trascritas en esa Relación, como comprobante de esos sucesos.

351Que el historiador al apreciar esos hechos, al hacer su juicio crítico, atribuya esas manifestaciones al móvil de apropiarse de las riquezas de los españoles, acumuladas en la casa de don José Endeiza, no destruye la veracidad de los hechos que se produjeron, relacionados por el mismo; el desconocimiento de la autoridad de la Metrópoli y la autenticidad y veracidad de las declaraciones de la proclama de Pagador; al contrario, manifiéstase contradicción en sus apreciaciones; puesto que si bien los robos y saqueos se consumaron por el populacho, como generalmente acontece en esos casos, y es la historia de todas las revoluciones populares, los promotores aparecen, segun la misma Relación, distribuyendo 25000 pesos fuertes al populacho y haciendo valiosos obsequios al Cura de la Matriz; luego la revolución no se hizo con la intención que le atribuye el historiador: porque á ser asi no habrían distribuido esos caudales.

352El hecho de los robos y saqueos, es acto secundario consecuencia del primero que constituye la fisonomía caracteristica de la iniciativa del 10 de Febrero.

353Asi como hubieron robos, ocasionados por el desorden consiguiente á una lucha de esa naturaleza, hubieron sin duda otros hechos reprobados: más no por eso debe atribuirse el hecho primitivo á causas distintas de las que lo produjeron; puesto que esas causas se espresaron esplícitamente en la proclama de Pagador, que literalmente ha trascrito la «Relación Histórica».

354Si se espresa el motivo y la aspiración que origina un hecho, solo la pasión, el criterio erróneo una apreciación equivocada, puede atribuir á otros móviles, tanto más, cuanto que el desorden del populacho consiguiente á esos raptos de locura que origina la lucha entre esclavos y opresores, no puede atribuirse al promotor de una idea manifestada. ¿El promotor fué el que consumó todos esos robos? ¿fué siquiera una mayoría del pueblo? No tal. Los criollos que figuraron en la sublevación del 10 de Febrero de 1781, fueron acaudalados mineros y cuyos cuantiosos bienes se confizcaron. La misma Relación y las declaraciones confirman que esos desordenes se consumaron por una parte del populacho, como se consumaron en París en 1789, en la toma de la Bastilla, como se consumaron en todas las revoluciones populares de que hacen merito á la Historia. ¿No sucedió igual cosa cuando el alzamiento promovido por Calatayud y cuando la organización de la Junta Tuitiva de los derechos del Rey y del pueblo en la Paz?

355No debe ni puede confundirse la consecuencia de un hecho con la causa que lo produjo.

356El 15 de enero del 1871 el pueblo boliviano peleaba por derrocar á un tirano; en el fragor del combate se quemo una casa: ¿por eso se dirá que el objeto, el móvil, la intención de ese hecho glorioso fué el de incendiar esa casa?

357Sin duda, si hubiese vencido Meljarero, sus escritores pagados hubieran atribuído esa lucha patriótica al funesto intento de saquear las propiedades y al de incendiar la casa de fulano ó mengano y hubieran aplaudido la conducta protectora del Gobierno y su eficaz intervención en el resguardo del órden público y los intereses particulares.

358Esas apreciaciones ú otras más apasionadas y falsas se hubieran consignado en los periódicos de la prensa oficial, en el Mensaje del Presidente, en las memorias de los Ministros de Estado y quizá en algun libro publicado en Chile ú otra parte con el nombre de Historia de Bolivia. Ese es el procedimiento de los tiranos.

359Para juzgar con sano criterio sobre la Revolución de 1781, es necesario tener presente que el mes de diciembre del año anterior, aparecieron pasquines en los que se amenazó con la sublevación que se realizó después en febrero, si nó se daba participación en los empleos públicos á los hijos del lugar. Se enrostró á la Monarquía sus abusos; se protestó contra los pechos, las mitas, los repartimientos; se hizo conocer que el señor del suelo reclamaba sus derechos; por consiguiente no hay por que estrañar ni se puede dudar, de que en la proclama de Pagador se hiciera la franca y explícita manifestación de sacrificar las vidas en defensa de la patria y de la libertad.

360Esa fué la idea dominante que originó la revolución del 10 de febrero de 1781; y esa gloriosa iniciativa le corresponde á Oruro.

361Por la declaración, de Montecinos se tiene conocimiento de que Pagador murió pocos dias después y se esplica satisfactoriamente por que la grande idea no tuvo mayor desarrollo y murió con su creador.

362No podía ser otro el resultado, atentas las condiciones é inmenso poder de la monarquía española; el atrazo, la falta de recursos y medios de sostener una lucha armada de parte de los naturales de Oruro. Es por eso que el genio de Sebastian Pagador, que abarcó el resultado y las consecuencias forzosas, ineludibles; como único recurso para vencer en el porvenir, vió que era necesario morir. Con esa convicción, con voz profética dijo: «Paisanos, amigos: la ocasión es favorable: sacrifiquemos gustosos nuestras vidas en defensa de la patria y la libertad».

363El sacrificio se consumó. El resultado en esa época no pudo, ser otro; pero hecha la iniciativa, sembrada la semilla, regada abundantemente con sangre generosa, tuvo y debió germinar forzosamente. Sin ese abnegado proceder; sin esos mártires de la patria y de la libertad, que mantuvieron latente esa grandiosa idea, con su muerte, con la confiscación de sus cuantiosos bienes, con el arrasamiento de sus casas, que formaban una gran población; sin la esperanza de toda una jenera-ción que ansiaba por volver á ver á sus padres desterrados en masa á las cárceles de Buenos Aires y de Ceuta; sin ese poderoso incentivo; sin esa fiebre patriótica; sin esa sublime locura que producen los sacrificios heroicos de todo un pueblo, quizá Bolivia aun continuaría en la triste y degradada condición de los pueblos esclavos.

364La sublevación de Oruro en esa época causó gran conmoción en todo el continente, como se afirma por la misma «Relación Histórica» ya citada de la obra Angelis. Esa iniciativa fué prodigiosa: declaróse con el hecho, la guerra á muerte á los conquistadores; ese último recurso, con que Bolívar, en sus angustias patrióticas venció, y pudo contener las defecciones de su ejército, dando el decreto de Trujillo de guerra á muerte á los enemigos armados contra la patria: de ese modo, dióse vida á esa locura, á esa quimera de imposible realización al parecer en esa época; de libertarse de la dominación del inmenso poder de la monarquía española.

365Imposible parecía que tímidos corderos pudiesen vencer á un leon furioso, sin más recurso que dejándose matar.

366Gastadas y embotadas sus garras en tanta sangre, agotadas sus fuerzas en matar sin tregua durante medio siglo, el león de iberia cayó exánime y libres de su furor los que debieron su libertad al generoso sacrificio de sus padres.

367Tal fué la grandiosa idea concebida por Oruro y consumada con su heroico sacrificio; única, escepcional en los fastos de la historia. Gloriosa iniciativa que después originó mártires como Murillo.

368El escrito á la Real Audiencia de Charcas por el Correjidor de Oruro don Ramon Urrutia y Las Casas, por los Alcaldes ordinarios don José Miguel Llano, y Valdez, Manuel de Mugrusa, y el Procurador General don Santiago Royo; que original se conserva en el archivo nacional de Sucre, prueban de un modo incontrovertible, que la sublevación de Oruro no tuvo otro objeto que desconocer las regalías de la real persona de su Majestad don Carlos III, destituyendo á sus Ministros, como se afirma en el mencionado escrito.

369He ahí el móvil, la causa y el objeto que se propusieron los héroes del 10 de Febrero; ó como decía Pagador, tener patria y libertad.

IV

370Bien se dice que el esfuerzo supremo; las grandes ideas; el patriotismo; el sacrificio, no se estiman sino cuando ciñen las palmas de la victoria.

371El mundo se ha habituado á confundir la fortuna con la inteligencia; y solo cree que son obras meritorias, las obras de éxito: he ahí por que la iniciativa de Oruro, ha pasado inapercibida hasta ahora, el éxito inmediato fué fatal.

372Mas ahora que imparcialmente apreciamos los hechos del 10 de Febrero, en vista de documentos auténticos y originales solo la perversidad, la falta de buen criterio, la ignorancia ó la ingratitud, la obstinación personificada en la negra Envidia, se atreverían á dudar de las legítimas esplendentes glorias de Oruro. Ningún pueblo puede disputarle el mérito de la iniciativa.

373Por nuestra parte, los que constituimos la Sociedad 10 de Febrero, creemos haber rendido nuestro homenaje de gratitud á este pueblo heroico, popularizando sus glorias.

374Viva la memoria de Sebastian Pagador, que se dejó matar por legarnos patria y libertad.

375Viva por siempre la hazaña de Oruro, que con la muerte de sus hijos, con el arra-zamiento de sus casas, sembradas de sal, con el destierro de sus patricios, con la confiscación de sus bienes, inició la regeneración de un mundo.

376Oruro, 10 de Febrero de 1888.

377ADOLFO MIER.

Notes

1 El Estudio Histórico de la Revolución de Alejo Calatayud del Sr. E. Viscarra es exactamente igual en cuanto al fondo.

2 La gran guardia se hallaba compuesta de dos compañías bolivianas y de dos peruanas: -las primeras del Dalence é Illimani, y las del Zepita y Ayacucho- su jefe el Coronel J. M. Lavadenz.

3 Este discurso se hizo en festejo del 6 de Agosto.

4 Cosme Bueno, médico de Lima, autor de varias descripciones del Perú, Cosmógrafo mayor del Rey.

5 E. Villamil y Rada.

6 Relación Histórica -página 15 y siguientes, tomo 5° de la Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las provincias del Río de La Plata- por Pedro de Angelis.

7 La casa mencionada se halla recién en estado de reconstrucción, esquina de las calles de Artes y Bolívar y con tres frentes á las mencionadas calles y la Plaza "Castro de Padilla".

8 Sentencia del Visitador don José Antonio Areche.

9 Páginas 15 y siguientes.

10 Sentencia del Visitador Areche.

11 Uru-uru - De donde nace la luz.

12 URU-URU de donde nace la luz es su significación etimológica.

13 Página 3a.

14 Página 9a.

15 Página 75.

16 Página 1a.

17 Proclama de Pagador.

18 Diario de las tropas dirigidas á operar contra el revelde Tupac Amaru.

19 NOTA. Publicamos estos documentos sin variar su ortografía.

20 Probablemente se refiere á la hacienda de Atita.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540