Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Prehistoria de la costa norte del Perú

 | 
Claude Chauchat
, 
Elizabeth Wing
, 
Jean-Paul Lacombe
, 
et al.

Quinta parte. Sintesis, comparaciones, conclusiones

Capítulo VI. Conclusión

Texte intégral

1Por fragmentarios que sean, los datos arqueológicos recogidos en la región de Cupisnique forman un cuadro coherente que modifica de manera singular nuestras ideas sobre la prehistoria más antigua de la costa del Perú.

2Las concepciones que prevalecieron antes de estos trabajos eran un fiel reflejo del estado de las investigaciones en el campo. La importancia del Paijanense fue generalmente subestimada (por ejemplo, Cardich, 1980) y la prehistoria de la costa era pulverizada en «complejos», o aún en «tradiciones» representadas cada una por un pequeño número de sitios cuyas relaciones eran a menudo arbitrarias. El ejemplo más saltante fue dado por Lanning (1970) en el cual la prehistoria de todos los Andes es tratada de este modo, lo que nos da una tradición de borde retocado, una tradición de buril, una tradición de bifaz, una tradición de punta acanalada, etc. En esta interpretación, el único sitio de El Inga, en Ecuador, participa por lo menos de dos tradiciones, la del buril y la de la punta. Esta caricatura del enfoque de los «fósiles directores» fue fuertemente criticada por Lynch (1974), así como otros errores o concepciones faltos de todo rigor que obstaculizan la prehistoria sudamericana.

3A partir de estas interpretaciones erróneas, basadas a menudo sobre malos documentos o conocimientos débiles en tecnología y tipología lítica, se han expuesto síntesis ambiciosas a escala del Perú o aún continental. Además de las publicaciones de Lanning, es difícil no citar aquí la más imaginativa de estas síntesis: Macneish et al. (1975), más modesta en su amplitud geográfica pero más ambiciosa en su meta, que es la de reconstruir no solamente una o dos secuencias culturales sino también ofrecer reconstrucciones ecológicas y sociológicas sobre un área que engloba la porción central de los Andes Peruanos y su piedemonte occidental.

4Siendo los datos a la vez más numerosos y más precisos, pero también más complejos, se hace más y más difícil de entregarse a esta clase de ejercicios.

5La importancia del Paijanense en la Prehistoria antigua de la costa del Perú nos parece definitivamente testimoniada por la abundancia de la ocupación en Cupisnique y sobre el conjunto de la costa norte, y también por los indicios encontrados en otras partes, a pesar de las pocas investigaciones efectuadas. Los sitios de Cupisnique nos ofrecen probablemente el cuadro del apogeo de esta cultura en la costa norte. Con un equipamiento tecnológico todavía acentuadamente paleolítico, los Paijanenses se empeñaron en la vía de la explotación de los recursos marinos, con todo lo que aquello supone en innovaciones técnicas e ingreso en un medio geográfico y ecológico poco familiar, lista explotación de los recursos marinos no es pues una invención del Precerámico tardío. No podemos extrapolar sino prudentemente a partir de Cupisnique hacia otras regiones de la costa, donde el medio y las condiciones de vida podrían haber sido sensiblemente diferentes. Finalmente, no sabemos nada, ni de la emergencia de esta cultura, ni de su evolución ulterior y de la posible transición con el Precerámico tardío de la costa.

6En lugar de la multiplicidad de complejos a los cuales hemos hecho alusión, la prehistoria antigua de la costa, al menos en estas porciones norte y central, se clarifica considerablemente. La mayor parte de complejos a los cuales se puede asignar una relativa antigüedad son facies de actividad del Paijanense, siendo la única excepción el complejo Arenal, tan mal definido y fechado como los otros de la secuencia de Lanning. Estos otros complejos, más la totalidad del Precerámico final, tienen los utillajes líticos mostrando claras afinidades con las industrias de la Sierra, «Lauricochense» de Cardich (1958,1964).

7Mediante algunas reservas debidas a la debilidad de nuestras informaciones, propondríamos pues para el conjunto de los Andes del norte del Perú, el esquema siguiente:

  • Hacia 10,000 -12,000 años antes del presente, existían dos tradiciones separadas, una en los valles y en las altas planicies de los Andes y la otra en la costa.
  • En una época más tardía, la costa central comienza a ser poblada por inmigrantes provenientes de la Sierra y que sin duda mantienen relaciones con su región de origen. La evolución local de estos grupos producirá una mezcla característica de explotación marina y agricultura del Precerámico costero, luego la civilización del estadio cerámico.

8Este esquema tiene numerosas interrogantes y afirmaciones poco fundadas. Está basado esencialmente sobre nuestras propias investigaciones en la costa, así como sobre la comparación con los datos publicados concernientes a la sierra. Lo proponemos como una hipótesis que deberá ser confirmada por investigaciones rigurosas.

9Los trabajos efectuados en Cupisnique dieron, en general, dos clases de informaciones. La primera concierne a los descubrimientos que se extrajeron directamente al Paijanense, los cuales se pudiera decir que tienen desde luego, un valor evidente. Es el caso, por ejemplo, del hallazgo de dos tumbas en Pampa de los Fósiles. La segunda clase concierne a las investigaciones sobre los documentos encontrados que necesitan, luego del descubrimiento de campo, estudios en laboratorio muy elaborados. Así es, en particular, para los estudios de las distribuciones de los artefactos o de la tecnología y de la tipología lírica, que no nos han aportado mucho directamente en el conocimiento del Paijanense, pero tienen consecuencias generales o teóricas sobre los medios que usamos para comprender las sociedades prehistóricas.

10No es necesario señalar la amplitud de las investigaciones que quedan por hacer. En el mismo Cupisnique, todas las fuentes de terreno están lejos de haber sido agotadas. Asimismo, si los talleres han sido preferencialmente rastreados por los coleccionistas, su totalidad no ha sido conocida. Sólo una muestra mínima de los campamentos ha sido realmente estudiada. Un número mucho mayor de unidades debe ser estudiado, sea en el dominio de la tecnología lírica, en el de la tipología del utillaje ordinario o en el de las distribuciones de los artefactos en los sitios de vivienda. La metodología de recolección y del estudio debe ser todavía perfeccionada o aún completamente cambiada.

11La tecnología lírica es un dominio que no puede prescindir de la experimentación. En esto, es necesario dilucidar toda la economía de la materia prima utilizada por los Paijanenses, desde la localización de los afloramientos y la dispersión de los talleres provenientes de un mismo afloramiento, hasta los detalles de la dispersión de las lascas en el taller, las técnicas y métodos utilizados, y aún, si fuera posible, una evaluación de lo que ocurrió en un taller de superficie después de su abandono.

12Hemos subrayado en varias oportunidades, debido al muy pequeño número de utensilios examinados, que los criterios de descripción y clasificación del utillaje ordinario eran provisionales, y deberían ser modificados. Numerosos rasgos se combinan a menudo sobre el mismo utensilio y hacen difícil y artificial su asignación como elemento exclusivo de una lista tipológica. Concurrentemente a la tipología clásica, una aproximación informática por lista de atributos debe pues ser puesta en marcha. La descripción de los utillajes en Cupisnique ha sido ya iniciada pero el sistema debe ser completado y perfeccionado.

13No es seguro que el enfoque seguido aquí para el estudio de las distribuciones de los objetos en las unidades sea el mejor. Dió algunos resultados, pero otros están sujetos a revisión. Tampoco es seguro que las áreas que fueron definidas en las unidades, fundadas únicamente sobre la impresión que da el plano de una categoría de objetos, sean las mejores posibles. Para este propósito, una automatización de la elaboración de los planos aligerará el trabajo del análisis y si uno o varios procedimientos de cálculo permiten evaluar mejor lo que ve el ojo, no habría razón de prescindir de ello.

14La distribución de los sitios estudiados en la región de Cupisnique muestra que el interior de la región es aún muy mal conocido, en tanto que oculta muchos sitios importantes. Los sitios de vivienda contienen allí, casi todos, restos de fauna y ya se ha ubicado varias rumbas aflorando en superficie.

15El estudio de los restos de fauna y en particular de los peces no está sino en sus inicios, en razón de la dificultad para obtener los especimenes de comparación. Informaciones valiosas sobre el clima y las estaciones de ocupación de los campamentos, para no citar sino dos temas, pueden ser obtenidos a partir del estudio de la fauna. Será igualmente posible conseguir algunas informaciones sobre las diferencias ecológicas existentes entre diferentes zonas de la región.

16Fuera de Cupisnique, es evidente que las investigaciones efectuadas en diversos puntos de la costa deberían llevar al descubrimiento de otros establecimientos paijanenses así como condiciones de yacimiento y secuencias arqueológicas locales diferentes, lo que permitiría, quizás, no sólo estudiar la variabilidad del Paijanense a lo largo de la costa del Perú, sino también proponer soluciones a los problemas de su origen y su desaparición.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540