Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Prehistoria de la costa norte del Perú

 | 
Claude Chauchat
, 
Elizabeth Wing
, 
Jean-Paul Lacombe
, 
et al.

Tercera parte. Pampa de los Fósiles

Capítulo II. Pampa de los Fósiles 13

Texte intégral

Fig. 48.- Mapa del flanco norte de Cerro Tres Puntas; sitios de Pampa de los Fósiles 13,14, 18, 19, 27, 28. Las cruces representan los yacimientos paleontológicos.

1El flanco norte del macizo de Cerro Tres Puntas tiene la forma de un vasto anfiteatro de 2 km de ancho entre un pequeño espolón rocoso, situado al oeste y culminando a unos 250 m y la colina 303 en su extremidad este (fig. 48). Sobre el lado este desemboca del macizo un río seco que choca en la vertiente sur de la colina 303, obligándolo a doblar hacia la izquierda. Este río seco atraviesa este anfiteatro para unirse al río seco principal de Pampa de los Fósiles, a poca distancia al oeste del espolón rocoso va mencionado. Estos dos lechos secos diseñan pues una península de forma triangular alargada cuyo ángulo más cerrado está al oeste y el lado más corto se forma por la colina 303 y un río seco afluente que desciende de ella. La distancia entre estas dos extremidades es de aproximadamente 2,7 km. En dirección norte, la mayor dimensión de esta península es de 1,5 km aproximadamente.

2Una diferencia bastante nítida puede observarse entre los restos de aluviones en la península y los que hay en la ribera izquierda. Estos últimos se caracterizan por una pendiente pronunciada, un material grueso y mal estratificado y una dirección general del declive transversal con relación al río seco. En cambio, en la península, el material visible en superficie está más rico en elementos finos (arena), la pendiente es poco pronunciada aunque todavía apreciable, y los riachuelos indican una dirección del declive casi paralelo al río seco saliendo del macizo.

3El ángulo sureste de la península está constituido por una acumulación de aluviones parecidos a aquellos que contiene el sirio 12, pero considerablemente más pequeña. Este cono aluvial fue recortado por el río seco en un período más reciente; se une al resto de la península por una ruptura de pendiente bastante marcada.

4En los lados norte, sur y extremo oeste, se observa restos de un depósito de arena fina que no contiene elemento superior al centímetro en el empedramiento de la superficie, y que está situado a una altitud variable de 1 a 2 m sobre los lechos secos más bajos. Este depósito no posee en superficie restos fósiles de vertebrados ni utillaje del Paijanense, sino sólo un campamento del período cerámico (unidad 36 en la figura 48).

5Los dos niveles de aluviones definidos por la península y esta terraza marginal deben ser identificados con la baja terraza del sitio 12 y el depósito fino situado en el lecho seco hacia abajo. Este depósito fino podría ser atribuido a un período indeterminado, entre el Paijanense y el siglo xv de nuestra era.

Fig. 49.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los talleres.

6Hemos separado varios sitios en el interior del anfiteatro. En primer lugar, el mismo camino que habíamos observado en el sitio 12, prosigue hasta aquí y llega a una estructura de piedra situada sobre el borde noreste de la península (sitio n° 18 de nuestro inventario). El sitio n° 19 fue dado a una concentración de huesos fósiles que fue el objeto de pequeña excavación, pero que no será tratada aquí en razón de la ausencia de testimonios de origen humano. Se trata de huesos de un Edentado (Perezoso gigante) del género Scelidodon (determinación de R. Hoffstetter). Dos concentraciones de artefactos fueron agrupadas bajo el 27, a pesar de su proximidad con el sitio 13. Posteriormente, la más importante de estas concentraciones fue recolectada, subdividiéndola en unidades. El sitio 13 ocupa el resto de la península. Durante el cartografiado, se hicieron intentos de subdivisión sin éxito: aunque agrupamientos más densos de unidades que allí aparecen, no existen límites precisos entre ellos. Al fondo del anfiteatro, es decir, sobre la ribera izquierda del río seco, saliendo del macizo, se hallan los sitios 14 y 15.

Fig. 50.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los campamentos.

7El sitio 13 comprende 98 unidades a las que hay que agregar dos localidades paleontológicas no numeradas. Tres unidades (n° 36, 80 y 86) pertenecen al estadio cerámico.

8Parece que la ocupación de los períodos cerámicos y su influencia sobre el sitio paijanense no haya sido importante. El camino y el sitio 18 están situados en zonas de ocupación poco densas, contrariamente a lo que pasa en sitio 12. Dos de las tres unidades enumeradas más arriba están situadas igualmente a parte. Sólo la unidad 80 se halla en una zona muy densa y a poca distancia del taller 5. Fuera de estas unidades, la cerámica de superficie es casi ausente y no podemos citar sino una botella del Período Intermedio Tardío situada en la pendiente del cono aluvial en los alrededores de la unidad 86.

9Las posibles visitas modernas en el sitio 13, aparentemente, también son débiles. Antes de nuestros propios trabajos, no existía huellas de vehículos en el conjunto de la península. El examen de los talleres, y en particular la presencia de puntas pedunculadas bien evidentes en la superficie, es un elemento convincente para juzgar que las repetidas recolecciones que destruyeron el sitio 12, no llegaron hasta aquí. En cambio, existe varios troncos de algarrobo que testimonian talas en una época indeterminada posterior a la Conquista Española.

10Los planos del sitio por tipos de unidad muestran una organización ligeramente diferente para los talleres y los campamentos. Ciertamente, para estos dos tipos, se tiene una concentración principal sobre la pendiente y al pie del cono en la extremidad sureste. Sin embargo, para los talleres (fig. 49), hay una dispersión sobre la mayor parte de la superficie de la península, con dos grupos en particular: uno, bastante abundante, en la extremidad oeste (13 talleres), el otro más restringido, cerca del talud norte (5 talleres). Los campamentos, en contraste (fig. 50), casi no se encuentran cerca de los bordes sur y norte, pero tienen tendencia a disponerse en un reguero orientado de este / sureste a oeste / noroeste, dando origen a la concentración principal, haciéndose poco menos denso hasta el borde opuesto de la península. En cuanto a la concentración principal, parece también organizada con un centro que comprende los campamentos (en particular las aglomeraciones constituidas por las unidades 17, 93, 95 y 2), alrededor del cual se halla una faja de talleres, sobre todo en el lado norte, en tanto que al oeste la situación es más confusa.

11Algunas piezas interesantes se recogieron fuera de las unidades estudiadas intensivamente. Los datos de la localización de estas piezas son de una precisión variable: algunas de ellas han sido recogidas al momento del descubrimiento del sitio, antes de que fijáramos completamente la metodología de trabajo de campo.

12Generalmente estas piezas son puntas pedunculadas típicas y su rareza en las unidades nos llevó a esta recolección suplementaria con el fin de aumentar la muestra de que disponíamos. Sin embargo, existe un pequeño guijarro alargado, con un cuello longitudinal sobre el contorno, único en todo lo obtenido, del Paijanense (fig. 51, n° 1). Esta pieza fue recogida en un campamento situado sobre el borde sur de la península. Podría tratarse de uno de los campamentos del grupo que comprende la unidad 29, o de la unidad 32, aunque su naturaleza exacta no es precisada, o aún la unidad 46, aunque parece un poco lejos del borde.

Fig. 51.- Pampa de los Fósiles 13: objetos aisladaos.

13El fragmento basal de la figura 51, n° 2, es de cuarzo de filón, lo que explica posiblemente su espesor. Se trata de una pieza aislada cuya ubicación está consignada en el plano (fig. 48). El n° 7, en toba verdusca, sin ubicación precisa, es un buen ejemplar de punta alargada con bordes curvos. Dos piezas (n° 4 y 6) fueron recogidas en el campamento de la unidad 97 y a unos diez metros una de la otra; la punta alargada, en riolita amarilla, y la pequeña punta, en cuarzo ligeramente irregular. Colocamos dos clavos de carpintero en el emplazamiento exacto de este descubrimiento, y a su vez lo señalamos a cada uno por un pequeño pilón de piedras. Un ejemplar particularmente remarcable de parte perforante es el n° 3, en riolita marrón, cuya extremidad muestra que no está terminada. Esta pieza proviene de la unidad 62, un taller. Finalmente, la pieza representada con la n° 5 y que está tallada en una especie de toba verdusca salpicada de manchas, fue igualmente recogida en un taller, la unidad 68, y su ubicación fue señalada con un clavo.

Fig. 52.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: perfil del depósito (escala: 1/10) y plano general esquemático

UNIDAD 1

14Esta unidad se sitúa al extremo oeste de la concentración principal del sitio, es decir en la parte plana de la península (fig. 48). Se presenta como un esparcimiento de artefactos líricos que comprende un batán, y se acompaña con una gran cantidad de restos de caracoles terrestres. Este conjunto está situado sobre la pendiente este de una pequeña cresta formada en su origen por el riachuelo y que está compuesta de aluviones gruesos. Esta cresta mide aproximadamente 50 cm de altura. La disposición aproximada de estos elementos se dá en la figura 52.

15Fue la abundancia de los caracoles en superficie que llamó nuestra atención sobre esta unidad. A fin de excavar aquí, el conjunto del material lítico en superficie fue primero recolectado sin localización, lo que hace que ninguna información sobre la forma, extensión o la estructura del conjunto de artefactos esté disponible. La excavación misma fue bastante reducida en extensión, dada la abundancia de fauna recogida. Un pequeño número de evidentes artefactos fue hallado durante esta excavación, y se unió al material de superficie.

Material lítico

16La composición tipológica del utillaje recogido se presenta en el cuadro 16. Este inventario no distingue entre los utillaje hallados en superficie o en la excavación.

Utillaje ordinario

17En conjunto, la composición del utillaje ordinario se aproxima al de la Pampa de los Fósiles 12, unidad 22 (cuadro 8). Es particularmente notable la fuerte proporción de «pebble-tools», que parece responder a la gran rareza de los denticulados macizos.

18Los núcleos son pocos pero de gran dimensión. El predominio de los núcleos tabulares indica un «débitage» poco avanzado, donde no se utilizó todas las posibilidades ofrecidas por el bloque. La única pieza esquirlada está en cristal de roca - como sucede frecuentemente - y es minúscula. Posiblemente las lascas extraídas de los «pebble-tools» hayan sido tomadas como utillaje. Uno de los núcleos tabulares se une muy bien a un pico, del que se separó por quebradura, antes de su retoque.

19Los utensilios sobre bloque son claramente menos numerosos (11%). En cambio, los utensilios sobre lasca a percutor blando son más abundantes, lo que corresponde a la abundancia de estas mismas lascas en el material no utilizado.

20Los cuchillos de dorso no son muy típicos en promedio. Las lascas utilizadas a menudo son sobre lasca a percutor blando, en riolita amarilla. Las dos chairas son bastante típicas pero sin huellas de uso visible. Las piezas de filo usado son numerosas y típicas; una de ellas se presenta como un disco quebrado, de retoque alternante, que fue afectado por el uso. En general, son los bordes más cortantes que son usados, y cuando hay varios bordes utilizables, siempre es el más agudo el de mayor empleo. La mayoría de estos bordes usados son prácticamente rectilíneos.

21El único unifaz, en toba, es una lasca poco gruesa en la cual un gran lascado ha eliminado el bulbo.

Cuadro 16.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: composición del utillaje.

22Dos de los «becs» son sobre lasca a percutor blando en nolita amarilla, pero ni la morfología, ni la técnica de retoque indica que pueda tratarse de pequeñas puntas de proyectil sobre lasca de bifaces como se encuentra a veces. El único bec lleva dos muescas anchas y bien cóncavas pero una punta muy poco saliente.

23Dos de las escotaduras son del tipo «entre abruptos». En los dos casos, uno de los abruptos está formado por el talón, el otro una quebradura transversal.

24Los denticulados macizos son raros: uno es tabular convexo y podría ser también un núcleo abandonado a causa de la mala calidad de roca. Existe aquí un denticulado muy alto de forma rara, tallado sobre guijarro. El retoque denticulado es rectilíneo pero encuadrado por dos bordes con retoques cortos, el conjunto afecta una forma de trapecio isósceles.

25Tres de las piezas colocadas bajo el tipo «pebble-tools» son sobre bloque y dos de ellas, por las dimensiones de sus lascados, también podrían ser núcleos. De los dos «choppers» sobre guijarro, el que fue hallado en el depósito y que posee un borde retocado abrupto y una «magulladura» intensa, presenta también la característica de poseer una cara absolutamente plana y pulida sobre la cual se observa, bajo la lupa, estrías paralelas que parecen provenir de un uso como mano de moler.

Utillaje bifacial

26Cuatro fragmentos poco interesantes de piezas foliáceas representan, junto con un ciento de lascas de talla, todo lo que queda de la actividad de talla de los bifaces en esta unidad.

Utillaje no tallado

27Este utillaje es bastante variado. El batán es un bloque irregular de andesita, sobre cuyos bordes se observa huellas dudosas de lascados. La cara plana usada mide aproximadamente 40 x 30 cm y muestra en su centro una superficie pulida circular de unos 13 cm de diámetro. Existe también una mano de moler, que es un grueso bloque redondeado pasando a guijarro (dimensiones: 14 x 12 x 9 cm) en andesita: una de sus caras está nítidamente pulida. El fragmento de «rallador» es de dimensión excepcional (19 x 7,5 x 4 cm). Tiene una forma de media luna truncada en una extremidad y una sección transversal redondeada del lado de la convexidad de la media luna. Dos guijarros han podido servir como percutores.

La Excavación

28El estudio de esta unidad rápidamente se concentró en la excavación, que reveló un depósito de interés excepcional. Empero, esta excavación no buscó despejar las estructuras horizontales dado que el material de superficie no había sido ubicado con precisión. La atención se concentró ante todo en la estratigrafía y la fauna.

29Esta excavación afectó una superficie de 14 m2 (fig. 52). Durante el curso de ésta, apareció sobre el corte del depósito una estratificación que no habíamos visto en ninguna otra parte, y como tal, queda aún como un caso único en toda la región. Esta estratificación existe al abrigo de la pequeña cresta de piedras que bordea el sitio, pero desaparece hacia la parte baja de la pendiente. El conjunto del material está enterrado en toda la zona donde se desarrolla esta estratificación, pero aflora en superficie hacia abajo de la pendiente donde los caracoles terrestres son claramente muy visibles.

30De arriba hacia abajo, la estratigrafía observada es la siguiente (fig. 52):

310. Superficie del depósito, el suelo compuesto de pequeños guijarros angulosos.

321. Arena poco compacta sobre un espesor de 5 a 10 cm.

332. Capa de sedimento muy fino de 3 a 5 cm de espesor total y que presenta una fina estratificación en la cual se puede observar:

  1. En la parte alta, una costra delgada de arcilla de 2 mm de espesor máximo;
  2. La parte media de la capa, que está constituida de un sedimento extremadamente fino, comprende delgadas láminas más arcillosas de un espesor del orden del milímetro cada uno;
  3. En la base, una capa de arcilla más gruesa (de 1 cm más o menos), un poco agrietada, habiéndose contraído el sedimento al secarse; un examen más minucioso muestra que esta capa de arcilla está constituida de varias láminas milimétricas superpuestas.

343. Arena compacta conteniendo algunos pequeños guijarros de hasta 3 mm de diámetro, en un espesor de unos 2,5 cm.

354. Arena compacta sin guijarros, de 12 cm. de espesor aproximadamente.

365. Arena conteniendo guijarros angulosos de un diámetro que va hasta 1,5 cm; su espesor es desconocido, pues la excavación se detuvo a ó cm aproximadamente del límite superior de esta capa.

37El material arqueológico puede ser considerado como proveniente exclusivamente de la capa 3. Sin embargo, un descapado (décapage) con pincel sobre 1 m2 hizo aparecer algunas osamentas perteneciendo a la micro-fauna, que aparecen en la costra de arcilla y afloran en la capa 2. Además, algunos menudos desechos de hueso se encontraron aquí y allá en la capa 1. Sin dudas, se debe a las madrigueras perforadas en el depósito por pequeños animales, en particular los escorpiones, cuyos caparazones de muda fueron hallados bastante profundo en el depósito. Estas pequeñas madrigueras fueron visibles en varios lugares sobre el m2 descapado, y en particular en la superficie de la capa 2.

38El corte ilustrado (fig. 52) también muestra un débil y difuso enrojecimiento de la capa 3 en su mitad oeste, y una cubeta conteniendo una mezcla de carbón, osamentas y cenizas al centro del corte. Bajo esta cubeta, el enrojecimiento se extiende sobre algunos centímetros de profundidad en el sedimento estéril sub-yacente.

39El material lítico recogido durante la excavación es relativamente abundante en comparación a la poca superficie excavada. Comprende 8 utensilios ordinarios que fueron agregados al conjunto del material de la unidad. Señalamos particularmente el «chopper» muy usado y poseyendo huellas de uso por frotamiento que ha sido descrito anteriormente. Las lascas a percutor blando en riolita de color claro forman también parte del material recogido en el mismo lugar de la excavación. Aparecen absolutamente frescas, sin ninguna pátina debida a la eolización y pueden atestiguar que este depósito pertenece al Paijanense, en ausencia de las puntas de proyectil características.

La fauna de los vertebrados (E. Wing)

40Una importante muestra de fauna fue recogida en esta unidad. Para el análisis del conjunto, obtenida en la parte de la excavación que fue separado en tres niveles, se han juntado con el total del resto. La muestra comprende pues 3 862 fragmentos identificados y un NMI de 122 (cuadro 17). La vizcacha, el zorro y tres palomas (Columbidae) están representados en este conjunto. Los vertebrados más abundantes son la lagartija Dicrodon sp. y el pescado Micropogonias altipinnis (Corvina dorada). Del total de los huesos, 16% (608 fragmentos) están quemados. Ninguno muestra señal de trabajo o indicaciones de descuartizamiento.

Cuadro 17.-Pampa de los Fósiles13, unidad 1: composición de la fauna de vertebrados.

Fechados absolutos

41Dos fechas radiocarbónicas fueron efectuadas en Gif-sur-Yvette sobre los materiales provenientes de esta unidad. La primera, sobre carbón de madera, dió: 9,810 + 150 años (GIF 4161). La segunda fue hecha sobre conchas de los caracoles terrestres: 7,740 + 150 años (GIF 4163).

42Estas dos fechas son netamente diferentes. Dado que los caracoles no son considerados como un buen material para este género de análisis, conviene mantener más bien el resultado de GIF 4161. Este resultado confirma las fechas obtenidas por Ossa para el abrigo de Quirihuac, aunque ellas sean sensiblemente más antiguas y coloca el Paijanense en el límite del Pleistoceno - Holoceno.

UNIDAD 2

43Esta unidad no habría sido estudiada sin la presencia de osamentas humanas aflorando en superficie, cuyo interés excepcional exigió que sean afrontados los múltiples problemas que presentaba la configuración del terreno y la dispersión del material.

44Se trata de un campamento situado a la extremidad este del sirio 13, en el punto más alto del sitio y dominando a la vez la llanura y la quebrada que desciende del Cerro Tres Puntas. Aunque próximo a la cima del cono aluvial, la superficie está sin embargo en pendiente bastante pronunciada. Además, no se trata de una sola concentración, testimoniando una ocupación bien definida en el tiempo y en el espacio. Por el contrario, existen varias, unas bastante visibles, otras más difusas, de densidad variable y de límites difícilmente apreciables. El estudio del material lírico se llevó a cabo primero sobre la concentración más visible, que resultó ser la más próxima de los restos humanos, luego diversas técnicas fueron puestas en ejecución para recoger o registrar el resto de la unidad. El plano n° 7 dá una idea del aspecto de este conjunto.

45En la parte fotografiada, las uniones entre los cuadros del plano son más difíciles de establecer que de costumbre, a causa de la pendiente. Por lo demás, los datos concernientes a las zonas periféricas son bastante heterogéneos en calidad. En la zona donde no aparecen sino lascas de percutor blando en riolita amarilla, éstas fueron ubicadas en un plano, pero no recogidas. En otras zonas periféricas, los artefactos fueron recogidos sin ubicación, separando solamente algunos grandes sectores. En una zona bastante vasta pero difusa, situada sobre la pendiente del cono aluvial hacia la quebrada, no hicimos recolección alguna. En lo que concierne al estudio del material, señalaremos solamente que la determinación del talón no fue hecha en la mayoría de las lascas de percutor blando.

46Las osamentas humanas visibles en superficie forman parte de la tumba n° 1, que pertenece a un niño. Posteriormente, habiendo descubierto un fragmento de vértebra humana en el riachuelo próximo, se amplió la excavación, lo que dió lugar al descubrimiento de la tumba del adulto (tumba n° 2). No obstante, el esqueleto del adulto estando completo, se hizo una exploración por pequeñas trincheras paralelas, que no dió resultado alguno. Esta vértebra, pues, permanece aislada.

47No hubo otra excavación en el campamento mismo, para completar la recolección de superficie.

Material lítico

48El utillaje recogido en la unidad 2 está inventariado en el cuadro 18.

Utillaje ordinario

49El utillaje de esta unidad plantea numerosos problemas de determinación y de clasificación tipológica, que son habituales en el Paijanense. Hemos escogido algunas de estas piezas, representadas aquí, para mostrar tales dificultades.

50Del punto de vista cuantitativo, las 157 piezas del utillaje ordinario se distribuye de manera casi similar a la que presentó Pampa de los Fósiles 12, unidad 22, no obstante tener un índice de denticulados ligeramente mayor y un índice de utillaje macizo, por el contrario, menor.

51El «débitage» ofrece las características habituales de los campamentos Paijanenses. Los núcleos en su mayoría son discoides; aunque algunos estan hechos sobre lascas, no necesariamente gruesas, lo que particularmente es el caso de los núcleos en silex.

52Una de las tres piezas esquirladas es minúscula y está trabajada en silex rubio. Las otras dos se extrajeron de un mismo bloque pequeño de roca de textura fina que ha sido asimilada aquí a la toba verdusca. De este pequeño bloque (fig, 53, n° 3 a) fue extraída por percusión bipolar una lasca bastante característica de los «bastoncillos» de pieza esquirlada (b), que a su vez es el objeto de un nuevo esquirlamiento así como de un lascado lateral dejando una pequeña muesca (visible en c) y un reroque sobre el borde lateral opuesto (en d). Con ello se confirma que algunas piezas esquirladas del Paijanense resultan de operaciones de «débitage» bipolar. Los poliedros muestran igualmente este tipo de estigmas pero en varias direcciones en lugar de una sola, lo que contribuye a su aspecto globular. Los discos son relativamente numerosos, lo que se debe relacionar a la abundancia de los núcleos discoides (fig. 53, n° 1). Todos son sobre lascas trabajadas por lascados bastante grandes y que pueden ser indiferentemente directos o inversos.

53Los cuchillos de dorso natural están repartidos casi por mitad, en típicos y atípicos. Dos de ellos se distinguen por un dorso retocado y no natural, pero este retoque no es sino semi-abrupto (fig. 53, n° 7). El dorso constituido por un talón liso que ocupa todo un lado, es un rasgo frecuente de este tipo (fig. 53, n° 8). Uno de los problemas inherentes a las uniones entre fragmentos se muestra en la pieza n° 6. Si se considera la quebradura como anterior a la utilización de las dos mitades, tenemos dos cuchillos de dorso natural. Si la consideramos como posterior, entonces se trata de una lasca utilizada, solución que se ha sostenido arbitrariamente.

Cuadro .- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: composición del utillaje.

Fig. 53.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: núcleos y utillaje.

Fig. 54.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: utillaje.

54Las chairas en su mayoría son atípicas: facetas laterales poco abruptas, borde cortante ancho, retoques más fuertes que de costumbre sobre el filo. Las piezas representadas aquí (fig. 53, nos 9 y 10) son las más típicas. En ambos casos, el objeto es transversal con relación al eje de «débitage» y, en la n° 9, se trata posiblemente de una fractura intensional.

55Las piezas de filo usado son numerosas y variadas. El soporte comúnmente es una lasca (n° 11), pero también hay una lasca térmica y un pequeño núcleo piramidal o denticulado muy elevado (n° 5).

56Escasas como siempre, las raederas tienen un retoque marginal (fig. 54, n° 4). Algunas de ellas podrían aún ser simples lascas muy utilizadas. Una sola pieza fue clasificada como raspador, (n° 6). Se presentó un sólo unifaz (n° 3), que se aproxima a los esbozos de unifaces, siendo más plano que el promedio de este tipo técnico.

57Podría clasificarse como unifaz atípico la pieza n° 5, que se halla aquí entre los útiles compuestos, pues el retoque ocupa todo el borde y la forma tiende a ser ovalada.

58Los dos becs representados aquí (nos 1 y 2) son los mejor retocados. El último, es característico de una forma escasa de perforador sobre lasca gruesa. El n° 6, muestra la dificultad de privilegiar una determinación, aquí entre perforador y raspador, sobre objetos probablemente retocados en el momento en vista de un uso inmediato.

59Los denticulados ordinarios presentan una gran variedad de formas: simple convexo (fig. 54, n° 7), circular (n° 9), complejo (n° 8) o entre abruptos (nos 11 y 12). A veces el retoque es atípico pues no es continuo, como en el n° 9. En cuanto al denticulado entre abruptos del n° 7, los abruptos están formados por retoques. El microdenticulado del n° 10 es notable por la regularidad del retoque. El n° 2 de la figura 53 presenta un «chopping tool» sobre bloque de riolita, donde las denticulaciones observables sobre el borde retocado pueden ser por el uso.

Utillaje bifacial

60De los quince objetos que comprende el utillaje bifacial, sólo se cuenta con un fragmento de punta de proyectil (fig. 53, n° 4), que es la parte perforante en aguja de una punta alargada, probablemente de lados rectilíneos. La mayor parte de los bifaces son piezas atípicas o fragmentos a veces apenas reconocibles. Sólo tres objetos podrían ser llamados piezas foliáceas.

Utillaje no tallado

61Esta última categoría comprende dos batanes: el más grande en andesita, es una laja de 49 x 34 x 10 cm, ligeramente rodada; la segunda es un guijarro de granito de 27 x 26 x 7 cm, que presenta un hoyo bastante marcado sobre una cara. Los otros objetos son mayormente guijarros que han podido servir de percutores. Existe sin embargo dos pequeños guijarros, ambos situados en la periferia y cuya ubicación no fue registrada.

Fig. 55.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: estructura de la ocupación.

Estructura de la ocupación

62Los planos de conjunto de la unidad (planos 7, 8 y 9) coinciden al mostrar una concentración principal importante en la zona registrada fotográficamente, y varias pequeñas concentraciones dispuestas hacia el oeste y el suroeste. Otras concentraciones más alejadas, especialmente al este y al norte, fueron recolectadas sin registro de la ubicación de los objetos.

63Ninguna conclusión puede darse en cuanto a la contemporaneidad de estas diversas concentraciones; por lo demás, es lo mismo para las dos tumbas. La concentración mayor (A, B, C, D: figura 55) parece corresponder a una sola ocupación, y las dos tumbas podrían ser contemporáneas, aunque claramente exteriores. Las áreas E y F, individualizadas en el taller de bifaces, pueden perfectamente prolongarse hacia el oeste según se observa en la mitad oeste de la concentración principal (fig. 56). Los tres pequeños grupos G, H e I, son tanto más enigmáticos, que este género de campamento muy pequeño parece escaso en la región, a menos que no se le haya advertido a causa de su poca visibilidad. Podría pensarse que estos tres pequeños grupos se habrían formado posteriormente a las tumbas, por el paso de individuos aislados o de muy pequeños grupos; pero este supuesto es completamente gratuito.

Fig. 56.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: talla de bifaces.

64La concentración principal fue dividida en varias áreas correspondientes a la mayor densidad de artefactos. El área A está compuesta únicamente de pedrisco y pudiera formar el lugar de origen para los guijarros dispersados en todo el alrededor (plano n° 8). Uno de los batanes se encuentra inmediatamente al lado, el otro se halla completamente al exterior de la unidad. El contorno de la concentración principal no parece plantear problema, pero los de las áreas interiores se presentan poco claros. Una única área englobando a B, C y DI, con una zona central vacía, sería posiblemente más conforme a la estructura real de la unidad, es decir en definitiva a los comportamientos que produjeron el depósito de los artefactos. Sea como fuere, no hay que olvidar que en ausencia de excavación, falta una cantidad desconocida de artefactos.

Fig. 57.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1. débitage.

65Los restos característicos de la talla del utillaje bifacial se concentran sobre todo a la mitad oeste de la concentración mayor sin distinción de área (fig. 56). Son igualmente numerosos en E y casi exclusivamente están presentes en E Los bifaces concuerdan con esta distribución, salvo una pieza foliácea en G y el fragmento de punta al sur de I.

66Los testimonios del «débitage» están más dispersos y particularmente hacia el sur / sureste, una disposición frecuente en esta unidad (fig. 57). Algunos objetos están presentes hacia el este, en tanto que todo el extremo oeste y, en particular, el área C se hallan vacíos de esta clase de objetos. Los guijarros están presentes adosados al batán, lo que sugiere un uso como mano de moler a la vez que la de percutor. Las piezas esquirladas y los poliedros están presentes sobre todo en el extremo norte de D. Los discos aparecen en este plano junto a los núcleos discoides; el conjunto así formado, se reparte casi por todas partes, pero estos objetos se presentan, con exclusión de toda categoría de núcleos, en E, G y sobre la parte norte de D. Los dos únicos núcleos globulares se encuentran en D1.

Fig. 58.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2:distribución de los útiles a posteriori

67En la distribución de los útiles a posteriori hay bastante contraste según los tipos. Los cuchillos de dorso natural y las lascas usadas están esparcidos un poco por todos lados. Las piezas de filo usado (fig. 58) están restringidas en la concentración principal y más particularmente en B y D1, salvo tres excepciones en F e I. Las primeras están bien asociadas al batán principal, a unos 3 m de distancia, cuando más. Las chairas (fig. (58) están distribuidas igualmente en la concentración principal y forman un pequeño grupo bien individualizado en el extremo oeste de B. La única pieza «machucada» fue arrojada al borde norte de la unidad.

Fig. 59.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: distribución de los denticulados.

68Es difícil sacar conclusiones seguras del plano de distribución de las raederas y unifaces, becs y escotaduras. En cambio, los dos «pebble-tools» están arrojados hacia la pendiente abrupta dominando el río seco, prácticamente fuera de la unidad.

69Para los denticulados (fig. 59), se observa un relativo agrupamiento de microdenticulados en D3, la presencia de los dos únicos denticulados macizos fuera de estas áreas delimitadas (piezas evacuadas) y un pequeño grupo denso de denticulados ordinarios en I. El área C parece pobre en denticulados.

70Como en los otros campamentos, la impresión de conjunto es que la mayor parte de los tipos se hallan representados por todos lados. Algunos matices existen entre tal o cual zona o área de la unidad. Como esto sucede para pequeños números de piezas cada vez, un eventual tratamiento cuantitativo de estas localizaciones será siempre difícil.

71La distribución de las uniones, que sean verdaderas o técnicas, no hace aparecer ningún trazo verdaderamente nuevo. La interdependencia de áreas de la concentración principal está aquí confirmada. En cambio, ninguna unión enlaza la concentración principal a las áreas exteriores E, F, G, H e I. Sin embargo, el poco número de uniones encontradas (19 en total) no autoriza una conclusión definitiva.

72El estudio de los restos de «débitage» por variedades de roca, no se hizo sino para las menos abundantes. Se evidencia que los restos de «débitage» se circunscriben mejor en las áreas delimitadas, más que los utensilios. Las zonas de mayor densidad que forman estas áreas están entonces constituidas principalmente de «débitage». Particularmente es nítido para el área C, que aparece desde va como un área de talla conteniendo pocos utensilios. Aquello significa además que podríamos posiblemente dibujar otras áreas haciendo abstracción de los productos de «débitage», para tomar en cuenta lo mejor posible la distribución del utillaje.

Las tumbas (J.P. Lacombe)

73En la cima del cono aluvial y a unos 3 m del límite este del campamento, una línea de osamentas de pequeñas dimensiones afloraba en la superficie. La confirmación de su naturaleza humana se debió a R. Hoffstteter, durante una corta visita que nos hizo en 1975 para inspeccionar el conjunto de los sitios de vertebrados fósiles en la región. Las osamentas en superficie, que pertenecían a la tumba n° 1 (T1 sobre la fig. 55), comprendían la paleta ilíaca derecha y diversos huesos del pie derecho. Estaban sujetos en el lugar por una fina costra de arcilla que está inmediatamente bajo el micro-empedramiento de la superficie.

74El descubrimiento y excavación de cada tumba se hizo separadamente y a varios meses de intervalo. Su posición relativa y su ubicación en cuanto al campamento pudieron ser fijadas con precisión gracias a las fotografías verticales en el interior de la cuadrícula. Igualmente, es cierto que la tumba n° 2, y en particular el cráneo, sufrió las operaciones de excavación de la tumba n° 1, en razón de la poca profundidad de los vestigios y del pisoteo alrededor de la primera tumba. La responsabilidad de la excavación fue asumida por Jean y Christiane Dricot, por entonces Profesores en la Universidad de San Marcos de Lima. Las publicaciones preliminares procedieron directamente de estos trabajos (Dricot 1979, Chauchat y Dricot, 1979, Lacombe y Chauchat, 1986). El plano de conjunto de estas dos tumbas se da en la figura 60.

75El esqueleto de la tumba n° 1 es el de un adolescente decúbito lateral izquierdo contraído, la cabeza dirigida al noreste, la cara mirando al sur (fig. 61). Las piernas están fuertemente flexionadas sobre los muslos (sobre todo la derecha), la rodilla izquierda subida contra el pecho y la rodilla derecha ligeramente más adelante. Los brazos son anteriores, los antebrazos flexionados a 30 grados más o menos, con las manos que se encontraron juntas durante la excavación; ante y bajo la región fronto-orbital. El codo derecho descansa sobre la rodilla izquierda. El cráneo muestra su perfil derecho estricto. La mandíbula está en oclusión (al menos para la semi-mandíbula derecha). El cráneo está fragmentado en numerosos pedazos, pero completo. El esqueleto está en conexión anatómica, lo que muestra una inhumación de tipo primario, sin arreglo aparente. Sólo la pierna, el antepié izquierdo, así como las clavículas parecen ligeramente desplazadas. El raquis está en flexión, así como el cráneo. La figura 60 muestra un intento de reconstitución del cadáver durante la inhumación. A pesar de la posición contraída del esqueleto, no parece que el cadáver haya estado atado.

76No existe propiamente un ajuar asociado a este esqueleto, sin embargo, se halló una vértebra de pescado perforada al nivel de la tercera vértebra sacra (fig. 65, izquierda). La situación de este objeto sugiere un uso como botón u elemento de fijación de una ligadura actuando como cinturón. Esta vértebra fue clasificada como de Micropogonias sp. (E. Wing). El conjunto del relleno del hoyo, o más bien de lo que allí quedaba, no contuvo sino raros carbones minúsculos.

77La tumba n° 2 (fig. 60, 62, 63 y 64) es la de un adulto en posición decúbito lateral derecho no contraído, el tórax descansando sobre su cara dorsal (así como la cintura escapular); la cabeza expone su perfil izquierdo, con el raquis cervical en ligera flexión. La pelvis descansa sobre el ilion derecho. La cintura pelviana está, en efecto, en posición oblicua anterior izquierda. Los antebrazos están en extensión. La muñeca derecha está en pronación, la palma de la mano derecha extendida sobre el suelo, la muñeca izquierda está en supinación, la palma de la mano izquierda descansando sobre el tercio distal del antebrazo contro-lateral.

78El húmero izquierdo esta dislocado hacia afuera, la superficie articular proximal se le ve desviada hacia el exterior. Las piernas están casi flexionadas a unos 45° sobre los muslos, las dos piernas casi paralelas, con un ligero desplazamiento anterior de la rodilla derecha. Las rótulas están en su sitio, así como los peronés.

79Los muslos forman un ángulo de 90° con el raquis dorso-lumbar. El pie derecho está en posición casi anatómica; en cambio, el pie izquierdo está en flexión (punta del pie en la prolongación de la diáfisis tibial).

80La orientación general es noroeste / sureste, la cabeza ligeramente flexionada mirando al norte. La cima del cráneo esta a menos de 50 cm de la cavidad pelviana del niño. Aunque el esqueleto haya sido invisible desde la superficie, algunos elementos estuvieron próximos, en especial el ala iliaca izquierda, que se quebró durante el descubrimiento, y el cráneo, que estuvo a tan sólo unos 5 cm de profundidad.

81El cuerpo había sido colocado sobre una capa de cenizas y brazas lo suficientemente calientes para haber enrojecido ligeramente el sedimento subyacente. Los carbones encontrados en esta capa se tomaron para una datación radio-carbónica. Las cenizas provenían sin duda de un fogón doméstico porque comprendían algunos restos de micro-fauna cuyo inventario se da en el cuadro 24. Una minúscula cuenta cilíndrica en hueso (fig. 65, derecha) se la encontró mezclada a estas cenizas, así como un pequeño fragmento de ocre.

Fig. 60.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: Plano de conjunto y reconstitución de los tumbos en lo cuadrícula de la unidad (dibujo de B. Castel).

Fig. 61.- Dibujo de lo tumba del adolescente (tumba n° 1).

Fig. 62.- La tumba del adulto (tumba n° 2) en el curso de la excavación.

82Sobre el pecho, se observa una segunda capa de cenizas, más delgada, con un poco de arena enrojecida. El relleno del hoyo al ser tamizado proporcionó algunas lascas diminutas de riolita rosada sin pátina, que pudieran provenir de un retoque por presión. Finalmente, los huesos largos de la parte superior del cuerpo muestran huellas marrones en forma de bandas transversales que recuerdan fuertemente la impronta de una especie de tejido tosco o de estera (fig. 64). Suponiendo que estas bandas van de un brazo al otro, parece más probable que sea un sudario más bien que un vestido. La figura 60 muestra un ensayo de reconstitución del cadáver al momento del entierro.

83Las relaciones entre estas dos tumbas son difíciles de interpretar. Su proximidad parece indicar que son relativamente próximas en el tiempo. ¿La diferencia de orientación, si no se debe a una intención precisa, podría indicar que transcurrió entre estas dos sepulturas un lapso suficiente como para que la posición exacta de la primera haya sido olvidada? Los hoyos nunca fueron muy profundos, si se les compara con los hoyos observados en los campamentos, que no parecen haber perdido mucho de su profundidad. ¿No sería mejor pensar en un ligero túmulo, apenas más grande que las dimensiones del hoyo y que habría sido poco a poco erosionado?

Fig. 63.- Dibujo de la tumba del adulto.

Fig. 64.- El esqueleto del adulto; vista de cerca mostrando los bandas oscuras transversales impresas en los huesos.

Fig. 65.- Ajuar de los tumbas paijanenses: o la izquierda, vértebra de pescado agujereada; o lo derecha, cuento de hueso (lo silueta da los dimensiones exactas).

84Se encontró una vértebra humana aislada, hallada durante el descubrimiento de los dos esqueletos, en un riachuelo próximo, vértebra muy alterada que no pertenece a ninguno de los sujetos. La sepultura del tercer sujeto no ha sido aún hallada, a pesar de las investigaciones en la periferia de las dos tumbas. Ciertamente debe hallarse a algunos metros de distancia.

Estudio antropológico de los esqueletos

1) El cráneo de la tumba n° 1 (fig. 66 y cuadros 19 y 20)

85En el laboratorio hemos reconstruido el esqueleto cuyo cráneo está muy fragmentado y aplastado. Al final de la restauración y consolidación, pareció prácticamente completo, pero ligeramente deformado por su estadía en el sedimento; por lo demás, la oclusión no pudo obtenerse de manera perfecta.

86En norma anterior: el macizo facial es estrecho y alto (índice facial total de 100 y el índice facial superior de 57,5), así pues, hiperleptoprosopo y lepteno. Las órbitas son casi circulares con un índice promedio de 86,5, hipsiconcas con tendencia mesoconcas. La escotadura nasal es mediana pero con una clara tendencia a la leptorrinia (índice 47,5). La frente está bien contorneada, grácil y más bien alta, sin protuberancia frontal individualizada, sin ninguna depresión en la región supra-glabelar. Los huesos nasales están en continuidad de curvatura con relación al frontal, sin prominencia de la glabela, se abren regularmente hacia abajo, luego de un ligero angostamiento cerca de la raíz.

87En norma lateralis: el cráneo aparece muy largo con un diagrama sagital regular, sin epresión sagital mediana pre-lambdática. El occipital es liso con un poco de asperezas nucales. Los mastoides son pequeños, finos y gráciles. Las regiones ptéricas son en forma de «H» con contacto parieto-esfenoidal sobre 10 mm a la izquierda y 15 mm a la derecha. El volumen del hemisferio izquierdo es superior al derecho (sujeto diestro?). El arco más grande es el arco sagital (132) seguido del arco frontal (123) y el arco occipital (121).

Fig. 66.- Dibujos antropométricos del cráneo del adolescente (tumba n° 1).

88En norma superior: la fuerte dolicocefalía es evidente (índice 63,5) correspondiendo en la clasificación de Olivier (1960) a un valor ultradolicocráneo. El ancho bicigomático es de 101 mm (fenozigio). El frontal es del tipo intermedio (índice 93.6), con crestas medianamente divergentes. En cambio, la frente aparece ancha (índice fronto-parietal de 72,5, por tanto eurimetopo) pero aquello viene de la estrechez relativa del bi-parietal (121 mm). El aspecto general del cráneo es ovoide, sin saliente al nivel de las arcadas de las cejas.

89En norma occipitalis: esta vista muestra una bóveda pentagonal con protuberancias parietales situadas altas, dando un aspecto carenado a la bóveda craneana, con ligeras depresiones para-sagitales sobre todo visibles en la parte posterior de la sutura coronal. Los relieves musculares (línea suprema, protuberancia occipital externa, línea superior y tubérculo lineal) están muy poco marcados.

90En norma basilaris: encontramos la fuerte dolicocefalía con una escama occipital alargada y lisa de toda aspereza. Su parte basilar está presente, no soldada al esfenoide. El foramen magnum es casi circular (36 mm de largo por 37 mm de ancho), los cóndilos son poco marcados, su forma es más bien ovalada. La arcada dentaria está en su lugar, mostrando un paladar corto (índice: 95?, braquistafilino), lo que es habitual pata un adolescente. Los segundos molares están en su sitio sobre la arcada, y no tienen huellas de uso.

91La mandíbula es fina y grácil, presenta una dentadura poco usada, los segundos molares están en su sitio sobre la arcada. Su índice largo total / ancho bicondiliano es de 92,9 (dolicognatia). El ángulo goniaco derecho es de 120°, el ángulo sinficiario de 80°.

92Del estudio de este cráneo, en conclusión, podemos decir que este sujeto murió a una edad de 13 años.

2) El cráneo de la tumba n° 2 (fig. 67 y cuadros 19 y 20)

93Este cráneo fue restaurado por nosotros en 1978 y 1984. Se trata de un cráneo adulto en muy buen estado de conservación a pesar de algunas ausencias óseas.

94En norma anterior: el conjunto cráneo-facial es alto (índice facial superior de 58: lepteno, e indice facial total de 92: leptoprosopo). El frontal muestra crestas divergentes con un perfil regular (índice trontal: 79,5), alto y bien desarrollado. Las órbitas son circulares (índice promedio de 86, por lo tanto hipsiconcas con tendencia a mesoconcas) con un aspecto cuadrangular. La escotadura nasal es estrecha y alta (índice: 41,5, leptorrinio). Visto de cara, la mandíbula es robusta y alta (altura sinficiaria: 31 mm).

95El cráneo tiene una bóveda alta (índice altura/ancho de 95,1, calculado sobre la altura aurículo-bregmática: acrocráneo). El índice tronto-parietal da un valor de 71,5, eurimetopo. Este valor elevado tiene relación con la estrechez relativa del cráneo cerebral (122 mm). El índice fronto-cigomático da un valor de 71,3. El índice cráneo-facial transversal es de 100.

96En norma lateralir: el diagrama sagital es mucho menos regular que el del adolescente (sujeto n° 1). La curvatura metópica está más acentuada (índice de curvatura flecha / arco de 21). La curvatura del arco sagital es también marcada, con un valor de 20,3. En cuanto a la curvatura occipito-escamosa es de 17,6. Pero el diagrama sagital se caracteriza por una depresión post-bregmática y una depresión pre-lambdática. Estos dos rasgos anatómicos sobreelevan el sagittum, acentuando así la curvatura del arco sagital.

97El índice altura / largo es de 60,7 (ortocráneo) calculado sobre la altura reconstruida a partir de los diámetros porio-bregmáticos. La glabela es prominente pero sin dibujar una concavidad por encima de la región glabelar. El nasión está enclavado al fondo de una depresión formando un ángulo recto entre el dorso de los huesos propios de la nariz y el reborde glabelar. Los mastoides son más bien gruesos y altos (altura promedio al porion: 32,5 mm). La mandíbula es fuerte con una rama ascendente ancha (32 mm la izquierda y 34 mm la derecha).

Fig. 67.- Dibujos antropométricos del cráneo del adulto (tumbo n° 2)

98En norma superior, el cráneo aparece muy largo y estrecho (índice craneal horizontal de 64, ultra-dolicocráneo). Es de forma ovoide, con arcadas cigomáticas visibles (fenozigia). Como en vista anterior, la frente es ancha (eurimetopo). Existe sólo un hueco parietal, a 6 mm a la derecha del eje sagital. Un inicio de obliteración de las porciones S1, S2, C1G y CID aparece, pero muy parcialmente (estadio 1 de Broca).

Cuadro 19.- Medidos de los cráneos y mandíbulas de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

Cuadro 20.- Principales índices cráneo-faciales de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

99En norma posterior: desde esta vista se muestra una bóveda muy alta, acrocráneo con aspecto en carena, sobreelevando la sutura sagital. Esta angulación del vértice provoca dos depresiones simétricas, para-sagitales. La vista occipital da una forma pentagonal con un diámetro bi-eurial situado alto. Además, las prominencias parietales están bien marcadas, el perfil se acentúa por las depresiones post-coronal y pre-lámbdica. Existe cuatro huesos wormianos: tres en la sutura lambdática izquierda, cuyas dimensiones son respectivamente: 20 x 17 mm, 17 x 5 mm, y 11 x 7 mm, y uno en la sutura lambdática derecha, 19 x 11 mm. Hay que anotar que los relieves musculares están poco marcados.

100En norma basilaris: encontramos la fuerte dolicocefalía: el paladar es largo (ancho de 39 mm por 53 mm de largo, siguiendo las técnicas clásicas: punto oral, estafilino y endomalar), el índice es de 73,6 correspondiendo a un paladar estrecho (leptostafilino), la dentadura de los maxilares está completa.

101La mandíbula es fuerte con una longitud de 101 mm. y una altura de la rama ascendente de 63,5 mm., dando un índice mandibular elevado (91: dolicognato). El ángulo goniaco es de 114°, el ángulo sinficiario de 71°, la dentadura está incompleta: faltan el incisivo lateral derecho, el segundo molar izquierdo y los terceros molares.

102En conclusión, del estudio del cráneo, podemos decir que se trata de un cráneo de adulto (de casi 25 años de edad) presentando los rasgos masculinos (Férembach, 1979).

3) Las dientes y el aparato masticador:

103El cráneo n° 1 (adolescente) presenta incisivos en forma de pala. El largo del bloque premolares-molares superior derecho es de 37,2, el izquierdo de 37,5. Para la mandíbula, los valores son de 38,8 (izquierda) y 38,5 (derecha). No podemos comparar los valores a causa de la ausencia de los terceros molares, pero estas dimensiones corresponden a los más elevados de la clasificación de S. de Felice (Olivier 1960, p. 182). Es decir, a valores comparables a los megadontes australianos y melanodermos de Oceanía. Además, los maxilares presentan dientes supra-numerarios: un odontoma contra la cara mesial del primer premolar superior izquierdo contribuye a dificultar el descenso del canino incluso; su diámetro coronario es de aproximadamente 2,5 mm por una altura de 5 mm; un segundo diente supra-numerario sobre la cara mesial en el ángulo vestibular del primer molar inferior derecho y cuyo diámetro promedio es aproximadamente 2 mm por una altura de 4 mm; un tercero (residuo de diente lacteal?) se sitúa entre los dos premolares inferiores derechos, su forma es aplanada en su diámetro vestíbulo-lingual, su altura coronaria no excede de 4 mm, su forma está definida por la parte mesial del segundo premolar. Existe una caries penetrante sobre el molar de 6 años inferior izquierdo. Sobre el cráneo n° 2 (adulto) el largo del bloque premolares-molares superior izquierdo es de 44,8, y el derecho de 44,1. Estas dimensiones están comprendidas entre los valores megadontes de una parte, de los Ameroindios de América, y de otra parte, de los australianos y melano-oceánicos.

104Los valores mandibulares son de 36,2 a la derecha (sin el tercer molar) y de 25,6 a la izquierda (sin el segundo y el tercer molares). Los valores estimados del bloque premolares-molares están un poco más débiles que los australianos, pero comparables a los melanodermos en general y a los amerindios recientes.

105Los índices de Bolton están calculados a partir de los diámetros mesio-distales de los dientes (Pujol, 1977).

106Índice de Bolton anterior = suma de 6 dientes mandibulares x 100 suma de 6 dientes maxilares

107Índice de Bolton total = suma de 12 dientes mandibulares x 100 suma de 12 dientes maxilares

108El índice de Bolton anterior del adulto concuerda con su índice de Bolton total. En cambio, la cifra obtenida para el adolescente es demasiado elevada, lo que explica en parte la desarmonía dento-dentaria de este joven sujeto. Según estos índices, el adolescente presenta dientes mandibulares relativamente voluminosos, en relación a los dientes maxilares, mientras que el adulto presenta una relación inversa (cuadro 21).

109En las teleradiografías de los cráneos hemos hecho los estudios clásicos de Steiner, de Ricketts y de Sassouni (de perfil y de cara) a 4 m para el adulto y 1,50 m para el adolescente (Muller, 1962). Los calcos fueron efectuados sobre la reconstrucción de los maxilares en oclusión con estimación de la forma de la base del cráneo (fig. 68 y cuadro 22).

110El cráneo n° 1 muestra una desarmonía dento-maxilar importante, con mala posición de los incisivos y los caninos. Por falta de lugar en la arcada, el canino superior izquierdo no ha descendido. El articulado dentario está en clase 1 molar, según la clasificación de Angle (Muller, 1962). Sobre el plano tipológico sería más bien mesodivergente (GoGn, formando un ángulo de 18° con el plano de oclusión). El ángulo formado por el eje del incisivo interior y GoGn es de 104° (ligeramente superior a la normal caucasiana). El incisivo superior está hacia adelante de la línea Nasión-Punto A. Aquello se traduce por una oclusión de un extremo a otro de la clase 1, con una base apical relativamente reducida con relación a la arcada coronaria y una biproalveolia. El ángulo interincisivo es de 117°, por lo tanto, relativamente reducido comparado a los normales. Estamos en presencia de una biprognatia de tipo transfrontal, diferente del tipo melanodermo de África, que presenta una prognatia alvéolo-subnasal con mandíbula reducida.

111Los dientes de 6 años están muy desgastados. El canino superior izquierdo (a causa de su retención) y los molares de 12 años no están usados (emergencia ocurrida poco tiempo antes del deceso). Sobre el plano dentario, los ápices de los dientes de 12 años no están calcificados, lo que confirma la edad de 13 años. Sobre el plano tipológico, la forma de las arcadas dentarias recuerdan el tipo mongoloide.

112El cráneo n° 2 (adulto) es hipodivergente con una inserción maseterina muy anterior y ancha. La rama ascendente es ancha, como el cuerpo, con un ángulo goniaco cerrado (110° en la teleradiografía). Sobre el plano antero-posterior, el desplazamiento está ligeramente aumentado (ANB = 6), el ángulo interincisivo es de 121° con una ligera biproalveolia (en relación al adolescente).

113Los dientes son voluminosos (las dimensiones reales deben apreciarse en función de la abrasión). Como el adolescente, el adulto presenta una biprognatia (transfrontal). Hay pérdida del segundo molar izquierdo inferior; el tercer molar se ha mesializado de 2 a 4 mm, mostrando que el descenso de M2 ocurrió de 3-4 años antes del deceso del sujeto. La corona de M3 inferior derecha del adulto esta cariada; su ausencia debe remontar en varios años antes, pues hay egresión de M3 superior derecho. Los desechos radiculares de M3 interior derecho están en su sitio (visibles sobre las radiografías panorámicas). El diente antagonista presenta una destrucción periradicular. Existe una carie penetrante en M1 interior izquierdo.

4) radiografías estandarizadas

114En las radiografías estandarizadas del cráneo del adolescente, es visible una corona ectópica proyectada sobre el sinus maxilar derecho. En los clichés de perfil del adulto, remarcamos un aspecto en «pelo de cepillo», nítido sobre todo en la región post-coronal, que puede estar en relación con una hipérplasia medular determinada por una alteración del alineamiento eritocitario, sea de tipo cuantitativo (paludismo), sea de tipo cualitativo (hemoglobinopatía). En estos dos casos, podemos adelantar la noción de anemia. La bóveda metópica y los parietales del adulto presentan lagunas óseas correspondientes sin duda a las granulaciones aracnoidianas.

5) Los miembros (cuadro 23)

115El húmero del sujeto n° 2 (adulto) presenta una perforación olecraneana bilateral (a la derecha de 3 x 3 mm, a la izquierda de 6 x 3 mm en el gran eje transversal). El sujeto adolescente (n° 1) no lo presenta. El valor del índice muestra un aplastamiento diafisario marcado (platibraquia). El índice de robustez se coloca entre los valores (débiles a moderados) de los hombres modernos (D. Férembach, 1962).

116Los cubitus (ulnas) son muy largos, con un aplastamiento transversal importante (platolenia), R. Verneau (1903) había anotado una platolenia entre los antiguos Patagones.

117El índice de robustez (14 y 12,8 para el adulto) no muestra un valor significativo (14,5 para los caucasianos y mongoloides, 12 para los melanodermos según G. Olivier, 1960). Como para el cubitus, el radius es largo, dando una preponderancia del ante-brazo. El índice braquial es muy elevado para el adulto, mediano para el adolescente.

Cuadro 21.- Indice de Bolton anterior y total de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2, comparados con los medianas de algunas poblaciones (Pujol, 1977).

Cuadro 22.- Medidas tele-radiográficas de los dos individuos de Pompa de los Fósiles 13, unidad 2 segun los métodos de Steiner, Ricketts y Sassouni.

Fig. 68.- Análisis cefalo-métrico sobre los tele-rodiografías: arriba, cráneo del adolescente (tumbo n° 1); abajo, cráneo del adulto (tumba n° 2).

Cuadro 23.- Medidas de los principales huesos de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

118Los fémures de los dos sujetos paijanenses se muestran más bien largos comparados con los de otras series antiguas del Perú. Para los precerámicos de Asia-Culebras (Hamveg, 1958) esta medida es de 402 y 375 respectivamente para los hombres y las mujeres (promedio), y para los hombres de Cabezas Largas 406 (Hartweg, 1961).

119Según Beynon y Siegel (1981), los valores obtenidos a partir de los largos máximos son, para la tumba 1 de Kiqche: 417, para Santo Domingo tumba 1: 412, tumba 2: 392, y en fin Quipa-Pucusana tumba 1: 439.

120Para el sujeto adulto n° 2, el índice pilástrico es elevado, mostrando una línea áspera muy desbordante, testimonio de un aparato muscular fuerte y robusto. En comparación, los fémures de la serie de Cabezas Largas (R. Hamveg, 1958) dan un índice de 108,3, correspondiendo a una pilastra débil. El índice de platimería de los sujetos paijanenses es de 81,6 (valor promedio). Los sujetos de Cabezas Largas tienen un promedio de 76,9 (aplastamiento más marcado). Para la serie precerámica tardía de Asia y Culebras, el promedio es aún más débil: 73,2 (hiperplatimería). Los fémures del adulto (n° 2) presentan una fosa hipotrocanteriana bien delimitada (sobre todo en el fémur derecho) por la cresta de inserción del músculo glúteo mayor, mediano y posterior.

121Las tibias del sujeto n° 2 son nítidamente más largas (386 para el izquierdo) que las de las series pre cerámicas del Perú (cuadro 23).

122Asia y Culebras 322,5 (Hartweg, 1961)

123(Hombres 334 / Mujeres 311)

124Cabezas Largas (sólo hombres) 348 (Hamveg, 1961)

125KiqcheT.1 347,5 (Beynon y Siegel, 1981)

126Santo Domingo T.1 341,5 (Beynon y Siegel, 1981)

127Santo Domingo T.2 343 (Beynon y Siegel, 1981)

128Quipa-Pucusana T.2 383,5 (Beynon y Siegel, 1981)

129Es lo mismo para las series recientes más diversas:

130Antiguos Mejicanos 348

131Antiguos Peruanos 347

132Antiguos Bolivianos 347

133Antiguos Ecuatorianos 343

134Araucanos 334

135Esquimales 334

136Japoneses 311

137Las diáfisis tibiales presentan un aplastamiento poco marcado, sino nulo. El índice crural es elevado (promedio: 85,9) parecido a la media obtenida por R, Hartweg en los esqueletos de Cabezas Largas (87,5) y los de las series de Asia-Culebras (84,5). El índice tibio-femural de los huesos de Kiqche T.1 da 83,3; para Santo Domingo T.1, el valor es de 82,9; para Santo Domingo T.2 es de 87,5; para Quipa-Pucusana es de 87,4.

138La tibia izquierda del adulto presenta una faceta super-numeraria que forma una depresión de 9 x 16 mm sin reacción inflamatoria a éste nivel. Esto se ha de relacionar con la rutinaria posición de cuclillas utilizada por numerosas poblaciones del globo. La faceta articular anterior de la tibia apoyada sobre el cuello de! astrágalo determina ésta faceta articular super-numeraria «postural». En las tibias del adolescente las facetas super-numerarias no son muy marcadas, pero va están presentes.

139En los astrágalos se encuentran las facetas super-numerarias con relación a las de la tibia sobre el reborde anterior de la superficie articular inferior, pero con un ligero aumento de los agujeros vasculares mostrando quizás el inicio de procesos inflamatorios. Tenemos pues una prueba de la fuerte flexión del pie sobre la pierna que el examen del pilón tibial nos había ya sugerido. El índice ancho-largo es muy elevado (promedio: 91,7) y es superior a los valores de los Neandertalenses (promedio: 87). En los hombres modernos varía de 75 a 80 (G. Olivier, 1960).

140El índice altura-largo es de 54,2 (promedio derecho / izquierdo), valor comparable a las cifras actuales (55 a 60) y claramente inferior, ésta vez, a los valores Neandertalenses (61) (Olivier, 1960).

141En conclusión, el talón se caracteriza por su anchura acentuada, dándole un índice ancho-largo muy elevado. El largo y el ancho de los calcáneos del adulto de Paiján son importantes, claramente superiores a los valores comunes (Férembach, 1962). La altura mínima del talón (39 mm) está en proporción. Los índices ancho mínimo-largo y altura-largo son medios (cuadro 23).

6) Las cinturas escapular y pelviana; la columna vertebral

142Las clavículas del adolescente son muy finas y poco sinuosas; la derecha posee una abultada tuberosidad interna (ancho interno = 17 mm); la de la izquierda no mide sino 12 mm. Las clavículas del adulto presentan un índice de robustez más débil (clavículas gráciles, valores interiores a 23,4). Además, la gotera clavicular está fuertemente marcada, lo que para Olivier (1960) es un rasgo frecuente en los Amerindios tardíos.

143En el adulto, la escotadura coracoidiana está ausente (tipo 1 de Olivier), la espina escapular es más bien gruesa en el borde dorsal, sobre todo en el escapulum izquierdo, así como el tubérculo trapeciano, que es macizo y cuadrangular, recordando el tipo melanesio de Olivier. La cavidad glenoidal es muy estrecha y de forma ovoide.

144El raquis del adulto se encuentra dentro de su conjunto, en muy buen estado, salvo L2, L3 y L4 que están incompletas, en particular sus partes posteriores. Su fórmula es del tipo clásico, (7-12-5-5) con una anomalía de la primera vértebra sacra (lumbarización), conllevando una escoliosis lumbar con rotación de los cuerpos vertebrales. Lista escoliosis es de una concavidad derecha (fig. 69).

145La primera vértebra sacra está lumbarizada de manera asimétrica, soldada a S2 en su lado derecho (tipo sacro), libre a la izquierda (tipo lumbar). Las vértebras sacras no están soldadas entre sí, lo que permite suponer al sujeto adulto, una edad bastante joven (quizás, interior a los 25 años?). El débil valor de la flecha sacra (6 mm) viene del hecho que S1 está lumbarizada, dando una forma hipobasal al sacrum.

146Hay que anotar una hernia de Schmórl en la parte posterior de la meseta vertebral de S1. La desviación de ésta meseta debió conllevar una constricción discal L5 S1. El índice de Cunningham calculado sobre las vértebras lumbares da los valores siguientes:

147L1 =92,3; L2=96,4; L3=80; L4=96,3; L5=100.

148Salvo para L5 que es del tipo ortorráquico, las vértebras lumbares son del tipo cuneiforme de base anterioro cirtorráquico, con un índice muy débil para L3 (80).

149Asimismo, el índice lumbar total, calculado con la misma técnica (altura de la cara anterior / altura de la cara posterior) x 100 dá un valor de 91,9 (columna lumbar cirtorráquica). En su conjunto, las vértebras no presentan alteración patológica mayor adquirida, ni los cuerpos vertebrales, ni las superficies articulares posteriores.

150Los clichés radiográficos muestran una osteo-condensación aparentemente centrada sobre el eje raquídeo y la pelvis (el cráneo está exento). Esta osteosclerosis entramada forma capas regulares; lo cual podría tratarse de una osteopatía adquirida, tóxica condensante, alcanzando el raquis lumbar y la pelvis, pero respetando el cráneo. El primer diagnóstico que esto sugiere, y con prudencia, sería una eventual fluorosis adquirida. Para confirmar éste diagnóstico, es necesario, por una parte verificar la escala de tomo-densitometría para eliminar un artefacto radiológico, y por otra parte, radiografiar todas las vértebras y huesos largos. Sin embargo, el flúor no es el único elemento en provocar este género de condensación: el plomo, el fósforo y el bismuto puede provocar tales lesiones. Sólo un dosaje de estos elementos al interior del hueso permitirá obtener una respuesta.

Fig. 69.- La pelvis del adulto.

Determinación de la estatura
Esqueleto n° 1:

151Este esqueleto pertenece a un adolescente de 13 años aproximadamente. Según las tablas de Olivier y Tissier (Olivier et Demoulin, 1976) hemos obtenido una estatura media de 136 cm (a partir del largo de los fémures, húmeros y tibias). Según las tablas de Sempé (1979), para 13 años, podemos considerar que la talla de los muchachos es de 151,6 cm y la de las jóvenes de 153,3 cm (promedio en los franceses actuales). Una talla de 136 cm correspondería a una edad entre 10 y 11 años.

Esqueleto n° 2:

152La estimación de la estatura del adulto pudo efectuarse a partir del esqueleto entero. La suma de la altura basio-bregmáfica, del raquis, del sacrum, del fémur en posición, de la tibia y del tarso dan un valor de 153 (talla del esqueleto) lo que, aplicando el método de Fully y Pineau (Olivier, 1960) corresponde a 163,8 cm + = K 2,05 (talla del sujeto viviente).

153Con las tablas de Olivier y Tissier (in Olivier y Demoulin, 1976) y a partir de la suma de los largos de los fémures, húmeros y tibias, en posición, obtenemos:

154Valor masculino: 167,8cm + K3,2

155Valor femenino: 165,5 cm + K 2,7

156Comparaciones:

157Paiján: 165 (promedio)

158Sujeto masculino Asia: 155 (Manouvrier, in Hartweg, 1958)

159Sujeto masculino de (Aliebras: 158 (Manouvrier, in Hartweg, 1958)

160Sujeto femenino de Asia: 145 (Manouvrier, in Hartweg, 1958)

161Sujeto femenino de Culebras: 147 (Manouvrier, in Hartweg, 1958)

162Sujeto de Cabezas Largas: 157 (método Olivier y Tissier, in Hartweg, 1961).

Capacidades craneanas

163La capacidad craneana de los precolombinos tardíos es, en general, pequeña (pequeña capacidad entre 1,150 y 1,449 cm3, siguiendo la clasificación de Broca). El problema de una eventual correlación entre la deformación craneana cultural y el volumen encefálico, por los demás, fue por mucho tiempo debatido por numerosos autores (Broca, Delisle, in Prudon y Prudon, 1975) y actualmente está admitido que no existe ninguna relación.

Cuadra 24.- Fauna de vertebrados encontrada en las cenizas de la tumba del adulto (T. 2), Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.

164Las capacidades craneanas de los dos individuos paijanenses (1,328 cm3 para el adulto y 1243 cm3 para el adolescente), entran en la misma categoría oligocéfalo en los cráneos precolombinos de los períodos cerámicos, a pesar de su forma totalmente diferente. Por lo demás, hemos calculado la capacidad craneana de una población fechada del Período Intermedio Tardío, cuyos cráneos estaban poco o nada deformados (provienen de Puerto Chicama). Obtuvimos 1,379 cm3 para los hombres (N = 11) y 1.257 cm3 para las mujeres (N = 14); estos resultados confirman lo que decíamos anteriormente.

Sexo

165Es difícil precisar el sexo del adolescente. Para el adulto, vimos que el cráneo presenta los rasgos de robustez, inserciones musculares marcadas, mastoides voluminosos y cráneo de grandes dimensiones. En cuanto se refiere a la pelvis, los índices de altura (80) e ilio-pelviano (47,2), el ancho cotilo-ciático (36,5), el ángulo sub-pubiano (83°), la forma del estrecho inferior, son por tanto valores indicativos de la condición masculina en el sujeto adulto.

Datación absoluta

166El carbón hallado debajo del esqueleto de la tumba n° 2 fue fechado en Gif-sur-Yvette y el resultado que se obtuvo es el siguiente:

167GIF 3781: 10.200 + 180 antes del presente.

168Este resultado es del mismo orden de antigüedad que los precedentes.

Restos de fauna de la tumba n° 2 (E. Wing)

169Esta muestra, que es insuficiente, con 54 fragmentos identificados y un NMI de 11, no comprende ni aves ni mamíferos (cuadro 24). Los reptiles y peces están representados casi por igual. La única especie presente aquí y ausente en la unidad 1 es el bagre (Arüdae).

UNIDAD 3

170La unidad 3, que es un taller para puntas, se halla en la extremidad noroeste del sitio 13 y sobre una ligera prominencia entre dos riachuelos. Esta unidad ha sido estudiada después de la unidad 5, asimismo un taller, cuya descripción seguirá a ésta. El estudio de la unidad 3 se benefició de la experiencia adquirida en el de la unidad 5 y por eso ha sido más detallado, sin estar completo. Por lo demás, la unidad 5, que hemos ilustrado más extensamente, no difiere de ésta sino por matices y por tanto podemos referirnos a ella, desde este punto de vista.

171El estudio de este taller en el campo consistió, luego de una cobertura fotográfica y recolección de los utensilios visibles en superficie, en la realización de una recolección exhaustiva de los desechos de talla, luego una ligera excavación según la técnica va descrita precedentemente. Durante esta pequeña excavación, todo nuevo utensilio hallado fue dibujado sobre un plano para ser finalmente unido al plano de conjunto, y cualquier otro objeto tallado se juntó a las lascas de superficie. Durante este trabajo, la inexperiencia de algunos de los participantes hizo que 14 piezas anteriormente enterradas fueran colocadas por error en las bolsas de las lascas y allí fueron vueltas a encontrar durante la selección en el laboratorio. Estas piezas se ubicaron en la parre central del cuadro del plano, en el cuadro donde habían sido encontradas. Son las piezas numeradas de 228 a 241.

  • 1 Nota 2005: desde entonces un estudio más cuidadoso sobre la unidad 1 del sitio 14 fue llevado a ca (...)

172Además de la investigación de las uniones entre las piezas, consideradas prioritariamente y que se hizo lo más exhaustiva posible, el examen en laboratorio consistió) sobre todo en bosquejar un estudio de los desechos de talla. Este fue el primer ensayo, perfeccionado posteriormente por S. Uceda y C. Deza en la Unidad 11 de este sitio. Los resultados son prometedores y las posibilidades de-investigación lejos de estar agotadas.1

173Este taller mide 200 m2 aproximadamente y afecta una zona bilobada comprendiendo una parte vacía de unos 20 m2 al centro, lo que deja suponer que podría haber allí en realidad dos talleres conexos. El material utilizado es principalmente de riolita amarilla que es predominante en los talleres del sitio 13, en tanto que la riolita rosada predomina en el sitio 12. Sin embargo, una proporción notable de riolita marrón fue también utilizada, lo que distingue a este taller de la unidad 5. Las otras rocas no existen sino en el estado de lascas aisladas.

Cuadro 25.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 3.

El material lítico

174Los restos de la ocupación humana en esta unidad son exclusivamente líticos. En particular, ningún resto de fauna y ningún fogón pudieron ser descubiertos, a pesar de la excavación sistemática. La composición cuantitativa de este utillaje está dada en el cuadro 25.

Utillaje ordinario y no tallado

175Estas dos grandes categorías de utillaje son poco abundantes. Cinco objetos fueron clasificados como núcleos, pero ninguna lasca proveniente de ellos se pudo hallar. Varios fragmentos del mismo unifaz en toba negra fueron hallados pero la pieza no está completa. Otro objeto está igualmente retocado sobre todo su contorno a la manera de un unifaz, pero uno de los lados está microdenticulado. Un objeto parecido existe en la unidad 2 (fig. 54, n° 5). Pudiera tratarse de un unifaz usado y retallado. La determinación del estado actual es difícil: siendo el borde totalmente retocado, puede pensarse que es un utensilio compuesto (microdenticulado más raedera, y aún posiblemente raspador).

176El utillaje no tallado está representado solamente por un guijarro de meta-andesita, de dimensiones adecuadas para servir de percutor, y dos pequeñas gravillas muy redondeados de 1,5 cm de diámetro aproximado.

Fig. 70.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: pieza foliácea.

Utillaje bifacial

177Esta gran categoría de utillaje es, por supuesto la más numerosa, y está presente en ella todas las categorías anteriormente distinguidas. Es difícil describir en detalle las piezas foliáceas que constituyen aquí la mayoría del utillaje bifacial. A lo sumo hay que advertir que el número de fragmentos de todas las dimensiones es muy superior, no solamente en cuanto a las piezas enteras sino, aún más, en las piezas reconstituidas enteramente.

178Además, una cierta estandarización de forma se presenta, por lo menos en algunos especimenes (por ejemplo, comparar las formas de la pieza de la figura 70, y de la figura 19, n° 9: unidad 22 del sitio 12). Además, puede observarse que la búsqueda del adelgazamiento máximo de la pieza no parece evidente en estos objetos. Lo que se concibe perfectamente si se le refiere a las puntas de proyectil. En cambio, algunos raros ejemplos muestran que, llegado el caso, podrían haberse obtenido piezas muy delgadas. Parece más bien que se buscaba un grosor medio, suficientemente débil para que se pudiera lograr en forma definitiva por presión mediante un retoque corto, pero sin exceso, para no fragilizar la punta definitiva.

179Las puntas de proyectil son menos numerosas pero más variadas. Existe una sola punta casi típica (es decir terminada), donde taita la parte perforante. Los lados son rectos, dando sin duda una silueta triangular al limbo; el ancho es más grande que de costumbre y el largo total puede ser estimado en 10 cm aproximadamente. El pedúnculo es ancho y redondeado, con muescas laterales estrechas sobre tres fragmentos.

Fig. 71.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: estructura de la ocupación.

180Tres piezas son de cuarzo, una de las cuales en cristal de roca de calidad mediocre. Todas las piezas son de pequeña dimensión donde el retoque por presión está poco desarrollado y el contorno aún mal definido. Una parte de estos rasgos evidentemente se debe al material: sólo una de estas piezas posee un esbozo de pedúnculo.

Estructura de la ocupación

Utillaje

181El plano de conjunto de la unidad (plano n° 10), muestra los límites de la extensión de los desechos de talla, el conjunto del material recogido, así como las uniones entre fragmentos acoplados. Hemos delineado en el plano los desechos de talla limitándolos en el extremo norte, no obstante que continúan regados algunos metros más en esta dirección. Este fenómeno, que hemos denominado «cola» se debe a la acción de los fuertes vientos del sur que soplan diariamente. Como no parece que las lascas en superficie actualmente sean desplazadas por este viento, podríamos suponer que este desplazamiento se produjo durante la talla. Sin embargo, sería suficiente que una lasca fuera desplazada de su sitio de tiempo en tiempo, para que este fenómeno repetido continuamente durante 10,000 años terminase por producir un esparcimiento sensible.

Fig. 72.- Pampo de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los bifaces.

182La distribución de los utensilios permite poner en evidencia al por lo menos cuatro concentraciones (fig. 71). Las dos más importantes se sitúan en el lóbulo oeste y se presentan bajo la forma de reguero, la una, cerca del borde sur (A), la otra un poco más al norte (B) y pudiendo prolongarse en dirección noroeste sobre el lóbulo norte. Un tercer reguero, más corto y menos denso, se extiende sobre el lóbulo norte (C). Además, podemos observar una concentración de piezas débilmente marcada en el lóbulo norte, un poco al oeste de C (D), y una banda siguiendo los extremos sureste y suroeste del taller. Esta disposición no hace aparecer claramente los dos talleres conexos supuestos, sino más bien, un contraste entre el lóbulo oeste, rico en piezas, y el lóbulo norte que es escaso en ellas.

Fig. 73.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de las piezas foliáceas.

183Las uniones son más difíciles de entender. Cuatro de ellas relacionan a fragmentos interiores al taller, con otros recogidos al exterior. Aunque el mayor número se encuentra al interior de las áreas que ya hemos definido, existen algunos fragmentos que relacionan dos áreas separadas. A esta altura, podemos señalar que la mayoría de las piezas de D están relacionadas con otros fragmentos colocados fuera de esa área. Los otros casos de uniones entre áreas diferentes concierne A con el extremo sureste (dos uniones) y A con la extremidad oeste de B. El plano de conjunto de la unidad hace resaltar bien la débil proporción de los fragmentos unidos con relación a los objetos aislados que son, a su vez, en su inmensa mayoría también fragmentos.

Fig. 74.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los puntas de proyectil.

184La distribución del utillaje no tallado y del utillaje ordinario no nos informa gran cosa, dado la escasez de objetos (9 en total) y distribuidos en la mayoría de las áreas reconocidas. El utillaje bifacial fue subdividido no solamente entre piezas foliáceas y puntas, sino también, dentro de la primera categoría, siguiendo el estadio de la fabricación. Las piezas con retoque mínimo están aisladas en el extremo suroeste y en A (fig. 72). Los bifaces Chivateros tienen una distribución similar, sobre todo en A, con una pareja en el extremo sureste y una unión entre esta pareja y un fragmento en A. Sólo uno de estos bifaces se halla en la extremidad oeste de B. La distribución de los Chivateros regularizados es bastante curiosa por el hecho que pequeñas concentraciones de dos o tres objetos parecen haber sido puestas en evidencia en BP 13, BQ 21-22, BG 23, BF 25-26, BC-BD 22, BB-BC 19. Una concentración bastante rala existe también en el centro de B, en BG-BF 19-20 y la citamos solamente por contraste con el vacío en el resto de B.

fig. 75.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos totales de los desechos de talla. Los cuadrados marcados con una cruz no tienen medida a causa de un error.

185Las piezas desviadas son poco numerosas (12 piezas) pero están bien concentradas en C; dos parejas se hallan igualmente en las extremidades de A.

186Las piezas foliáceas, que constituyen evidentemente la categoría más numerosa, están distribuidas un poco en todas partes (fig. 73). Es posible distinguir en A, tres concentraciones de área restringida, que podrían ser de puestos individuales de talla. Sin embargo, dos conjuntos de uniones enlazan a dos de estos emplazamientos entre si y la distribución de cuatro fragmentos de la misma pieza en una distancia de aproximadamente 3 m es difícilmente explicable por un fenómeno simple.

Cuadro 26.- Pampo de los Fósiles 13, unidad 3: distribución por m2 de los pesos (en gramos) del total de los desechos de talla.

187Las puntas están igualmente muy esparcidas, en particular en A, y tan sólo la extremidad este se halla desprovista (fig. 74). Los dos extremos sureste y suroeste están igualmente vacíos de puntas, en tanto que prácticamente todas las otras categorías allí se encuentran. Un B, es visible particularmente una concentración sobre la extremidad este, contrastando con el vacío del resto de esta área.

Desechos de talla

188Las lascas de talla, recogidas por metro cuadrado, no han sido completamente estudiadas, sino solamente pesadas. La idea directriz de este estudio fue obtener una medida de la masa total de los materiales utilizados. Sin embargo, los datos obtenidos no dan muy buenas informaciones sobre las operaciones técnicas. El número de lascas extraídas sería sin duda también importante. No se hizo este conteo de lascas, aunque un estudio completo debería tener entre sus fines estas medidas para compararlas eventualmente.

Cuadro 27.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución por m2 de los pesos (en gramos) de los desechos de tollo de riolita marrón (variedad 02).

189Los pesos de los desechos de talla fueron efectuados para cada variedad de roca reconocida siguiendo la lista dada anteriormente. La variedad 01, riolita amarilla, incontestablemente es la más abundante, seguida de la variedad 02 (riolita marrón). Las otras variedades pueden ser consideradas como raras.

190El peso total de los desechos de talla por metro cuadrado está indicado en el cuadro 26 y la transferencia en el plano de la unidad se presenta en la figura 75. Aunque el número de clases distinguidas sea pequeño y la malla de la cuadrícula muy grande para una buena apreciación de los detalles, podemos notar una coincidencia general entre las áreas de concentración de los utensilios y las zonas de más grande peso de desechos de talla. El contraste ya observado entre el lóbulo norte, pobre, y el lóbulo oeste, más rico, es aquí igualmente visible. El extremo sureste del taller contiene desechos de talla en mayor cantidad, lo que no es el caso para el extremo suroeste. Sin embargo, en el detalle, esta coincidencia entre los desechos de talla y los utensilios no es perfecta. En A, es posible que las tres o cuatro zonas de concentración de desechos de talla correspondan a los grupos de piezas foliáceas va señaladas (fig. 73). En B, toda la mitad este del área está relativamente poco provista de desechos de talla, pero por el contrario, la fuerte concentración de la mitad oeste desborda claramente sobre la zona intermedia entre A y B, zona donde se hallan por lo demás bastantes fragmentos de utensilios. Finalmente, en el lóbulo norte, las concentraciones de desechos de talla están advertiblemente desfasadas con relación a las áreas C y D.

Fig. 76.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos de desechos de tollo de lo riolita marrón.

191En lo que concierne a los materiales tomados aisladamente, la riolita amarilla no ofrece una distribución muy diferente del plano de conjunto, dado que es mayoritaria en el taller. La riolita marrón no parece tampoco tener una distribución diferente (cuadro 27 y fig. 76), salvo una concentración más fuerte en la extremidad oeste de A y aún fuera de esta área. El área C, por el contrario, está completamente desprovista.

Fig. 77.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla y útiles de cuarzo.

192Las variedades raras fueron representadas esquemáticamente con símbolos localizados al centro de cada cuadro (fig. 77 y 78).

193El cristal de roca (05) y el cuarzo de filón (06) tienen dos zonas de distribución bien claras, una alrededor de D donde sólo hay cristal de roca, la otra, mixta, alrededor de la parte mediana de B. Los raros utensilios de estos materiales están por lo tanto netamente al exterior de estas zonas (fig. 77). La meta-andesita (04) que nunca fue utilizada para la fabricación de puntas, está concentrada en la extremidad oeste de B y entre B y A.

Fig. 78.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla de la meta-andesita (04), de la cuarcita (07), de la toba volcánica verdusca (08).

194Las tobas (09) están, por el contrario, diseminadas un poco en todas partes del área D, la cual está bien provista de ellas.

195De este bosquejo de estudio, podemos retener que el lóbulo oeste es ligeramente más variado en la composición de los desechos, al mismo tiempo que testimonia una actividad de talla, más importante. Otro hecho sobresaliente es el aparente desfase espacial entre los desechos de talla y los objetos dejados en el lugar. Este desfase se explica sin dudas por una diferencia de comportamiento: los desechos caen directamente sobre el suelo y su distribución no está afectada sino por la gravedad, el viento y los diversos factores que proceden directamente del golpe con que se les extrajo. Los utensilios pueden ser colocados, arrojados o transportados. El estudio de los desechos de talla debe, pues, requerir toda la atención si se quiere tener una idea del número de puestos individuales de talla.

Fig. 79.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: plano general, extensión de las zonas fotografiadas (en blanco), y excavadas (líneas y puntos). En la zona central con líneas, los desechas de talla no han sido separados por m2.

UNIDAD 5

196Este taller se halla a unos 250 m al suroeste de la unidad 3, en la parte plana del sitio 13, pero a muy poca distancia del pie del cono aluvial. Está pues situado en la zona más densa del sitio y fue el primero en ser descubierto en 1974; desde este momento, la presencia del utillaje bifacial (en particular las puntas pedunculadas), bien en evidencia en la superficie, fue considerada como una prueba que el conjunto del sitio 13 no había sufrido visitas recientes.

197La unidad 5 está distante apenas de unos 7 u 8 m de un taller más pequeño, la unidad 4, y desde el inicio, fue considerada la posibilidad que piezas arrojadas de un taller hayan podido caer en el otro. Sin embargo, la unidad 4 es muy pobre y su utillaje se concentrará en su extremo este, donde está recubierto por la arena acumulada alrededor de un arbusto de zapote. La unidad 4 fue pues estudiada superficialmente y es posible que una parte importante del utillaje esté aún bajo la arena. Un sólo fragmento proveniente de la unidad 4 pudo ser empatado a otro de la unidad 5. La unidad 4 no será descrita aquí.

Cuadro 28.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 5.

198La unidad 5 fue estudiada menos completamente que la unidad 3. Si se realizó una excavación aquí, fue solamente al final y con resultados decepcionantes puesto que muy pocos de los fragmentos hallados se empatan con aquellos recogidos en superficie. Sin embargo, en la zona más rica, una recolección de las lascas seguida de un cateo fue practicada poco después de la primera recolección de los objetos de superficie, con la finalidad de encontrar la parte perforante que faltaba en una pequeña punta sobre lasca cuya rotura era visiblemente fresca (fig. 82, n° 5). No solamente este fragmento se recuperó, sino también otros dos fragmentos medianos, que permitieron completar las piezas de la figura 82, n° 1, y 2. Desafortunadamente, durante estas operaciones, la primera de su género, las lascas de un área de 17 m2 fueron recogidas en conjunto. Esto deja en el centro del taller una evidente zona importante para la cual no sería posible de tener sino un promedio por m2 de las cantidades de desechos de talla. Es la razón principal por la cual los desechos de talla recogidos enseguida, no han sido estudiados, aunque hayan sido separados por m2.

Fig. 80.- Pompo de los Fósiles 13, unidad 5: núcleos, utillaje ordinario.

199La figura 79 es un plano de conjunto de la unidad 5 mostrando las zonas fotografiadas y excavadas.

200En cambio, la localización de piezas o fragmentos situados al exterior de las dos unidades tuvo un cuidado particular, con la esperanza de empatar los numerosos fragmentos observados al interior de los talleres.

Material lítico

201La composición cuantitativa del utillaje lítico de la unidad 5 se dan en el cuadro 28. La comparación con el utillaje recogido en la unidad 3 permite observar evidentes diferencias, pero difícilmente interpretables en el estado actual de las investigaciones. Con un total de piezas menor, la unidad 5 muestra cantidades de utillaje ordinario, núcleos y utillaje no tallado más importantes. En el propio utillaje bifacial, las puntas son más numerosas, en tanto que los bifaces son claramente más raros. Finalmente, el detalle de los bifaces muestra una casi ausencia de fragmentos no reconocibles y de piezas desviadas que contrasta con los efectivos importantes de estas categorías en la unidad 3. Aquí, puede ser que nos encontremos con un efecto de circunstancias en el estudio de estas unidades. Las determinaciones efectuadas luego de la recolección fueron revisadas solamente una vez y separadamente para la unidad 3 y la unidad 5. La abundancia de fragmentos no reconocibles en la unidad 3, refleja pues posiblemente un examen somero del material, lo que hace sospechosa toda interpretación sobre estas diferencias cuantitativas. En todo caso, una revisión conjunta de estas dos colecciones se impone para asegurar la uniformidad de los criterios de determinación. Sin embargo, los efectivos de las otras categorías son sin dudas casi válidas y existiría pues diferencias reales en el material abandonado en cada uno de los talleres.

Fig. 81.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: piezas foliáceas.

Fig. 82.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: puntos de proyectil.

Utillaje ordinario y no tallado

202Este utillaje comprende casi las mismas categorías que el de la unidad 2; es decir, principalmente denticulados. Como en la unidad 3, un fragmento de unifaz esta incluido en esta colección, pero aquí, es posible de empatarlo con el fragmento faltante que fue retocado en denticulado (fig. 80, n° 4). Al menos uno de los otros denticulados(n° 2) se obtuvo de una roca prácticamente idéntica, que se podría creer haber salido de un fragmento de este mismo unifaz. Una novedad con relación a la unidad 3 es la presencia de denticulados macizos. Uno de los «choppers» es un buen ejemplo de los «pebble-scrapers» (raederas sobre guijarros) mencionados por Ossa (fig. 80, n° 3).

203Aunque las lascas a percutor duro sean poco numerosas, existe aquí un buen número de núcleos de los cuales algunos son en riolita amarilla como el de la figura 80, n° 1.

204El utillaje no tallado está débilmente representado y no comprende sino algunos guijarros asimilables a los percutores y un pequeño guijarro.

Utillaje bifacial

205Las piezas foliáceas de esta unidad son mucho más numerosas que en la unidad 3, mientras que el conjunto de las piezas talladas a percutor duro está mal representado. Así pues, la mayor parte de intentos de talla sobre bifaces Chivateros, o directamente sobre bloque o lasca, tuvieron éxito y el bifaz fue retocado hasta alcanzar el estadio de la pieza foliácea. El material para tallar pudo ser también traído de la cantera en forma de piezas foliáceas grandes y gruesas, como la de la figura 81, n° 3. A un estadio más elaborado, representado quizás por una decena de lascados más, la pieza foliácea es más esbelta y más delgada (fig. 81, n° 2), el ancho máximo se desplaza hacia la base y los lados superiores se enderezan (fig. 81, n° 1). En el curso de este trabajo de fabricación se produjeron a menudo las rupturas.

206No más en este taller que en la unidad 3, es posible apreciar la frecuencia de retallas de fragmentos para obtener una pieza más pequeña. Sin embargo, tenemos un ejemplo en la figura 81, n° 4, que está rota aproximadamente en la parte mediana. La parte superior fue retallada por angostamiento de los bordes próximos a la rotura, para formar una nueva base. Este intento debió haber sido prontamente abandonado porque de la quebradura queda una superficie suficiente para que el empate con la antigua base no presente ningún problema. Existe en el Paijanense algunas piezas foliáceas y puntas de dimensión comparable, pero son raras y las puntas cortas parecen más bien fabricadas a partir de puntas más largas cuya parte perforante está ya quebrada.

Fig. 83.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: estructura de lo ocupación.

207Las puntas de proyectil son igualmente de un gran interés por su variedad y las diversas formas que se observa. La riolita amarilla es aquí la regla en lo que concierne la materia prima. Una de las sorpresas de este taller fue la longitud de ciertas piezas que jamás se había visto antes. Es el caso de la punta de la figura 82 n° 1, va publicada (Chauchat, 1979). Los dos fragmentos de la parte perforante y el fragmento basal eran visibles en la superficie. El fragmento mediano se halló enterrado y no erosionado. La pieza mide 22 cm de largo por un ancho máximo de 2,8 cm y un espesor de 1,2 cm. Es probable que esta pieza se haya quebrado en dos, en su parte mediana, y que la mitad superior también se quebró al mismo tiempo, más bien que al caer al suelo, en razón de la distancia entre los dos fragmentos superiores (casi 1,50 m). En ese momento, el artesano, que había logrado ya lo que podemos considerar como una hazaña, juzgando sin duda que la mitad inferior era aún bastante larga para una punta, intentó angostar la parte superior para hacer una nueva parte perforante. Sin embargo, la pieza se quiebra de nuevo apenas el trabajo iniciado con una serie de retoques alternos, visibles sobre ambos bordes de la figura. En todo caso un examen cuidadoso de las dos caras de la quebradura mediana nos permite verificar el contacto perfecto entre ellas, y la realidad de esta pieza.

Fig. 84.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de los núcleos, útiles ordinarios y útiles no tallados.

Fig. 85.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribucion de los piezas foliáceos.

208Es difícil caracterizar el retoque visible sobre esta pieza. Parece haber sido por presión, pero incontestablemente es más larga y ancha que sobre las otras puntas conocidas. Aunque un percutor blando ligero permite obtener lascados parecidos a los de la parte inferior, las vibraciones ocasionadas ponen la pieza en peligro a cada vez. Parece que las propiedades mecánicas de esta riolita permiten los lascados por presión más grandes, obtenidos localizando el punto de aplicación más al interior de la pieza (J. Pélegrin, comunicación oral).

Fig. 86.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de los pontos de proyectil y piezas desviadas.

209Otra punta bastante grande es aquella de la figura 82, n° 2, igualmente en riolita amarilla y encontrada en cuatro pedazos, pero que es de concepción más habitual. El retoque a presión es corto y la hechura del pedúnculo está en su inicio. El largo de la pieza, 15 cm, la sitúa sin embargo entre las puntas paijanenses más grandes.

210Una de las novedades de la unidad 5, con relación a la unidad 3, es la presencia de puntas de muy pequeñas dimensiones, fabricadas -a veces únicamente esbozadas- sobre lascas de talla de bifaz. El retoque es a menudo aquí por presión y, las características de las grandes puntas se encuentran visibles en menor tamaño, en particular el pedúnculo y la parte perforante. Estas puntas son muy parecidas a los esbozos hallados en la unidad 42 del sitio 12 (fig. 31, n° 4 y 5) y la pequeña muestra recogida aquí no permite dudar en cuanto a su naturaleza de punta de proyectil (fig. 82, n° 3, 4, 5). El n° 3 posiblemente está fabricado sobre yunque, porque un simple mordisqueo parece difícil sobre semejante grosor. El n° 5 es claramente del tipo desviado, pues no se ve bien la posibilidad de darle la simetría correspondiente a una punta de flecha.

Estructura de la ocupación

211A causa de las condiciones de la recolección, el estudio de la distribución de los desechos de talla no fue realizado. Por lo tanto, no será tratado aquí sino del utillaje.

212El plano de conjunto de la unidad (plano n° 11) muestra al utillaje recogido y las uniones entre los fragmentos acoplados, así como el límite de la extensión de los desechos de talla. La distribución de este utillaje en regueros es también visible como en la unidad 3. Sin embargo, la zona más densa, no por un reguero, sino como un anillo alrededor de una zona vacía de aproximadamente 4 m2, se centra en BO 33. Es posible que exista allí una concurrencia de varios de estos regueros. La mitad oeste está menos densamente poblada de utensilios. Sin embargo, una concentración débil pero bien individualizada de 13 objetos ocupa la margen suroeste.

213Las uniones entre los objetos acoplados evidentemente son mucho menos numerosas que el número de fragmentos susceptibles de acoplarse. Volvemos a encontrar aquí el fenómeno ya constatado en la unidad 3: muchos de los fragmentos de dimensión importante no pueden ser acoplados a nada, aunque el fragmento que les falte sea sin duda demasiado pequeño para fabricar un nuevo utensilio. La disposición de las uniones en el plano parece seguir una dirección preferencial este-oeste, pero esto puede referirse un pequeño número de uniones de longitud mediana o grande (superior de 4-5 m), que son mucho más visibles que las otras. El test de Khi 2 fue calculado sobre la distribución de las orientaciones agrupadas en clases de 20 grados, en comparación con una distribución uniforme. Para un total de 45 uniones y 9 grados de libertad, se obtiene un Khi 2 de 12,11, lo que es muy por debajo de los valores admitidos para rechazar la hipótesis de una distribución al azar. No es posible de tratar separadamente las uniones largas y las cortas, pues las muestras son muy pequeñas.

214El utillaje de la unidad 3 fue dividido en 8 áreas principales denominadas con las letras A a H (fig. 83). Las áreas A y H son, sin embargo, pequeñas y constituidas con pocos objetos. El área E concierne a la zona poco densa situada entre D, F y G, se trata sobre todo un débil reguero situado en esta zona. El área F concierne solamente al anillo, dividido en tres secciones, pero no la zona central vacía.

215El utillaje ordinario y el utillaje no tallado, que representan en principio actividades diferentes de la talla de puntas, no parecen claramente asociadas a las áreas reconocidas (fig. 84). La mayor parte de ellos están concentrados en la extremidad suroeste del taller y una minoría sobre el lado norte. Sólo A es una concentración compuesta exclusivamente de este material, pero no se trata sino de 4 objetos. Uno de ellos, que se acopla con otro fragmento incluido en D, podría por lo demás formar parte del utillaje bifacial. Este utensilio fue clasificado como «diversos», pero la descripción indica que se trata de una plaqueta de riolita marrón retocada sobre el contorno a manera de una pieza con retoque mínimo. En la extremidad suroeste se hallan en realidad dos concentraciones distintas. La primera está repartida entre F3 y H; la segunda se extiende entre F1, F2, la extremidad sur de D y la zona marginal adyacente. El pequeño guijarro se sitúa claramente en F3. La mayoría de los núcleos se distribuyen entre estas dos concentraciones, así como dos de tres guijarros (percutores) hallados en el interior del taller.

216Las piezas bifaciales talladas a percutor duro están sobre todo distribuidas en B y F, más algunas piezas aisladas.

217Las piezas foliáceas, que integran la categoría más numerosa, están distribuidas sobre la mayoría de las áreas que, evidentemente por su número, han contribuido a formar (fig. 85). Sin embargo, A está vacía y B muy poco aprovisionada.

218Las puntas fueron divididas en dos categorías, dado la distinción fácil de las pequeñas puntas sobre lascas (fig. 86). Estas están en efecto bien localizadas, principalmente en E, pero también alrededor de F. La distribución dibuja bastante claramente el exterior de las principales concentraciones. En cambio, las grandes puntas se hallan reunidas principalmente en G y F2 en tanto que D, rica en piezas foliáceas, está desprovista de aquellas. Esta relativa concentración habla en favor de una especialización de las áreas. Un lote importante de piezas foliáceas pudo ser fabricado antes de pasar a la fase del retoque por presión, que podría pues eventualmente, efectuarse un poco más lejos. La existencia de localizaciones restringidas no sería más que una consecuencia de esta organización. Las pequeñas puntas sobre lasca no parecen estar fabricadas al mismo momento o por las mismas personas.

UNIDAD 11 (S. Uceda y C. Deza)

219Se ubica en el centro del sitio y a unos 500 m de la quebrada seca que nace del Cerro Tres Puntas (fig. 48). Presenta un relieve plano, casi uniforme, salvo en sus extremos norte y sur, donde existen sendas depresiones de antiguas escorrentías.

220Esta unidad tiene la forma alargada, orientada de sur a norte; sus límites son bastante fáciles de determinar por el color rosado y amarillo de la roca utilizada en la talla, que resalta nítidamente del color gris claro del suelo natural. El sedimento es de origen aluviónico, aunque en la superficie exista arena eólica proveniente del litoral marino.

Cuadro 29.- Composición del utillaje de Pampo de los Fósiles 13, unidad 11.

221La superficie estudiada cubre 284 m2. Algunas zonas marginales, en particular al norte de la unidad, donde existen fundamentalmente esquirlas, no fueron recolectadas, dado que su talla era interior al tamiz utilizado (0,5 cm de lado).

222La elección de esta unidad se hizo por dos razones:

  1. La extensión y concentración de las lascas nos permitiría tener una buena muestra para el tipo de estudio proyectado: la estructura de ocupación del sitio.
  2. Su aislamiento de otras unidades nos permitiría considerarla como una sola ocupación.

Material lítico

Utillaje ordinario

223De igual manera que en las unidades 3 y 5, es el material bifacial que domina claramente (cuadro n° 29). Los pocos utensilios ordinarios son semejantes a los descritos en las unidades antes citadas, es decir, las lascas utilizadas y denticulados. En esta unidad están ausentes las raederas y unifaces, pero se registran dos becs. En las lascas utilizadas, las huellas de uso se presentan sobre una fractura intencional del soporte.

224Uno de los beces es sobre lasca y con muesca simple; el otro está hecho sobre un pequeño bloque de riolita amarilla; estando el bec determinado por dos muescas retocadas (fig. 87, n° 2). El microdenticulado está hecho sobre un bloque no muy grueso.

Utillaje bifacial

225Existen 142 piezas antes de efectuar los acoplamientos de los fragmentos. Las cantidades son diferentes en el cuadro por cuanto las uniones se tomaron en este caso como una sola pieza. De este total 42 son pequeños fragmentos. La relación entre los bifaces y las puntas de proyectil es comparable a aquella de la unidad 3. Los fragmentos constituyen la casi totalidad del material; algunos de estos fragmentos se unen para formar fragmentos mayores o piezas «enteras». Las causas de fractura son, en su mayoría, por lascado profundo o vibración de la pieza.

Fig. 87.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: utillaje.

Fig. 88.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: pieza foliáceo.

226Las piezas con retoque mínimo y bifaces tipo Chivateros son pocos. La pieza de la figura 87, n° 5 presenta las características típicas del bifaz Chivateros: lascados profundos a percutor duro, sección lenticular gruesa, bordes muy sinuosos. En esta unidad están presentes todas las formas intermedias entre el bifaz Chivateros y la pieza foliácea regular apta para la aplicación del retoque a presión con el fin de elaborar una punta paijanense.

227De las piezas foliáceas una sola está entera, 18 reconstituidas y el resto formado por fragmentos. La única pieza entera, fig. 87, n° 3 presenta un grosor excesivo, que puede ser la causa de su abandono. La figura 88 ilustra una pieza foliácea mostrando una pequeña superficie de cortex en ambas caras. La fractura no está asociada a un lascado profundo y ella debió producirse por vibración de la pieza ya sea a causa de una mala aprehensión del artesano o a causa de un golpe fallido. Su sección es lenticular y sus bordes aún sinuosos. Es muy posible que esta pieza haya sido trabajada a partir de una laja delgada, dada la existencia de cortex en ambas caras.

228En la figura 87, n° 1 sólo una pequeña superficie de cortex en una de sus caras es visible. La zona inferior es relativamente gruesa y presenta un borde «machucado»; su sección es lenticular y sus bordes mejor regularizados, a excepción de su parte superior donde existe una torsión de la pieza. La fractura del mismo modo que la precedente se produjo por vibración.

229Los fragmentos presentan las mismas características técnicas mencionadas. Dominan los fragmentos con grosor excesivo y fractura tipo «lengüeta», la cual es dominante. En nuestras experiencias de talla, este tipo de fractura la hemos registrado, cuando tallando las extremidades de una pieza bifacial el golpe se hizo muy al interior del borde, lo que provoca una flexión de la pieza y su fractura al nivel de la aprehensión.

230Las puntas de proyectil se componen de tres piezas fragmentadas e incompletas. Una de ellas, cuyo pedúnculo y parte perforante no existen, representa mejor la técnica de esta fase de fabricación (fig. 87, n° 4). Ambas caras están trabajadas a percutor blando y los bordes finamente regularizados a presión.

231En esta categoría de puntas se incluyen dos piezas sobre lasca donde la forma de la punta (en particular el pedúnculo y la parte perforante) se obtuvo directamente por retoque a presión como en las puntas pequeñas sobre lasca de la unidad 5.

Núcleos

232Existen dos núcleos, uno de forma piramidal y el otro informe. Ningún ensayo fue realizado para ver si entre las lascas de percutor duro, algunas provenían de estos núcleos.

La excavación

233Se trata de ligeras remociones del sedimento que afectan tan sólo los 10 primeros centímetros. Ellas se realizaron con el objeto de recuperar parte del material lítico hundido. Luego de registrar los utensilios, tanto de la superficie como los enterrados, todo el sedimento de cada m2 se pasaba por un tamiz de 0,5 cm de malla. Ningún resto de alimentación se encontró; sin embargo, cinco fogones fueron descubiertos a partir de una profundidad de 4 cm. Se presentaban como manchas rojizas o grises en el sedimento. En primer lugar se procedió a limpiar la superficie a fin de definir su forma para dibujarla; posteriormente se efectuó la excavación de una parte del fogón con la finalidad de recuperar material para datación C14 y dibujo del perfil.

234Un dato no registrado, y cuya información hubiese sido sumamente importante estudiar, fue la cantidad de material lítico enterrado. Esto nos hubiera permitido saber que porcentaje de material se deja de recoger, si no se emplea una metodología como la nuestra.

Los fogones

235Ellos son en número de cinco, que aparecieron como manchas de cenizas o arena enrojecida y sin ninguna estructura especial. Se trata pues de simples cavidades hechas en el sedimento.

236Para su descripción se les ha dado el número del cuadro donde se localizan:

237BH 40: Consiste en una gran bolsonada de cenizas conteniendo pequeños trozos de carbón. Visto en planta tiene la forma rectangular y de perfil a un cono invertido. La profundidad alcanzada fue de 45 cm. Además, la arena adyacente a la cavidad esta enrojecida en un espesor de unos 3 cm.

238BI 34: De forma circular visto de planta, y de perfil semejante a una bota. Se compone de ceniza y pequeños trozos de carbón; este fogón alcanza 40 cm de profundidad.

239BG 34: Muy cercano al anterior y con una mayor cantidad de carbón. Tiene la forma de una pera con su parte angosta dirigida al norte. El fondo del fogón se encuentra a 38 cm de la superficie.

240BG 31-32: Vista de planta tiene la forma ovalada. Posee una gran cantidad de carbón, algunos trozos de buen tamaño. Las paredes de la concavidad se encuentran enrojecidas en un espesor superior a los 5 cm, lo que indicaría un fuego prolongado o intenso. El fondo del fogón se halla a 30 cm.

241BM 30: Fogón bastante grande, de forma irregular. Por la cantidad de carbón es el segundo en importancia después del anterior. La mayor cantidad de carbones se encontró a partir de los 30 cm de profundidad; su base está a 50 cm.

242El hecho que los fogones se encuentren bajo la superficie pudiera servir de argumento para considerarlos como pertenecientes a una ocupación diferente al taller, y por cierto anterior. Sin embargo, no se ha encontrado ningún tipo de vestigio que no sea el material lítico en el sedimento, y éste corresponde a aquel de la superficie. Esto se comprueba por las uniones de varios fragmentos de la superficie y aquellos enterrados en el sedimento; entonces, sólo quedan dos posibilidades: de una parte, considerar los fogones y el taller (material lítico) coetáneos, por el otro postular dos ocupaciones diferentes, donde los fogones serían el único testimonio de esta supuesta ocupación. Por las evidencias existentes la primera hipótesis es la más consistente. Además la fecha obtenida para uno de los fogones concuerda con otras fechas obtenidas para el paijanense de Cupisnique.

243Habría que explicar el hecho por el cual los fogones se encontraron enterrados: consideramos que para usar el fuego en estas zonas de extensas pampas (esto es válido para cualquier sitio al aire libre), donde el viento sopla fuerte e intensamente a ciertas horas del día, se hace necesario proteger la llama y el combustible. Esto se puede lograr sea colocando piedras o haciendo una concavidad en el suelo. Si no existe este acondicionamiento se corre un doble riesgo: de un lado, mayor dificultad en la iniciación de la llama, del otro, la combustión violenta. Al finalizarse el uso de los fogones y producirse el abandono del taller ellos fueron recubiertos por el sedimento, sea lentamente en el transcurso de los siglos, o lo hicieron los paijanenses.

244Finalmente, es interesante resaltar que ningún útil se ha registrado sobre los fogones. No podemos decir lo mismo para las lascas, ya que ellas se registraron por metro cuadrado.

Función

245En principio, la ausencia de restos alimenticios, elimina su posibilidad de uso como cocina. ¿Los fogones sirvieron para tratamiento térmico de la roca utilizada en el taller? Varios argumentos están en contra de esta hipótesis:

  1. Tratándose la riolita de una roca volcánica, formada a altas temperaturas, no vemos cual pueda ser su mejoramiento someterla a temperaturas de 200 a 300 °C.
  2. Experiencias de talla a presión efectuadas en esta roca por J. PELEGRIN a Valbonne (Francia) en abril de 1985, indican que es factible la talla a presión en dicha roca al estado natural, con resultados parecidos a aquellos obtenidos por los paijanenses.
  3. Es usual en el registro arqueológico de fogones para uso térmico, encontrarlos vacíos o el material de combustión disturbado; y esto no es el caso aquí.

246En cambio es posible de postular la hipótesis de uso en la estación de invierno, para el abrigo de los artesanos cuando tallaban las piezas bifaciales.

247Esto presupone que los fogones deben estar al centro del o de los puestos de talla, en torno al cual se emplazaron los o él artesano. El registro arqueológico debe presentar una correspondencia de distribución de los materiales en torno a los fogones.

Estructura de la ocupación

248Este estudio se efectuó a partir del análisis de la distribución espacial de los utensilios y desechos de talla, en particular las lascas. Este último elemento puede ser un mejor indicativo de los emplazamientos originales de talla, ya que los utensilios son más propensos de haber sido desplazados en el transcurso de la ocupación del sitio, como posteriormente a su abandono. Un tercer elemento que nos servirá para discutir este punto es el hallazgo de los cinco fogones.

249El estudio de la distribución de los utensilios se efectuó a partir de las categorías tipológicas, es decir utensilio ordinario, bifaces tipo Chivateros, piezas foliáceas y puntas de proyectil, así como según la variedad de roca. En el caso de la distribución de las lascas, estas se efectuaron a partir de tres categorías:

Fig. 89.- Pampa de tas Fósiles 13, unidad 11: áreas de distribución del utillaje.

  1. Tipo técnico de lasca: a percutor duro o blando. Las lascas de percutor blando se subdividieron en talones liso y «diversos» (comprenden los talones diedros, faceteados, puntiformes, etc.).
  2. Dimensión, tres categorías: grandes, medianas y chicas va utilizadas (fig. 10).
  3. Variedades de roca (pag. 000).

Utillaje

250Tomados en conjunto existen cuatro áreas de concentración de utensilios dibujados a partir del plano de distribución (fig. 90) y denominadas por letras mayúsculas y combinación de una letra y un número arábigo si son subdivisibles (fig. 89).

  1. Esta área se localiza en el extremo suroeste del taller y se compone de dos sub-áreas separadas por un espacio vacío de utensilios donde se encuentra el fogón BH 40. En la sub-área A1, los utensilios abundan y están bien concentrados; mientras que en A2, éstos están más dispersos y con una distribución uniforme.
  2. Esta área tiene la forma alargada de este a oeste e incluye los fogones BG 34 y BI 34.
  3. Muy cerca y al norte de la anterior, esta área cubre una extensión más importante que la primera. Dos fogones se asocian a ella, BG 32 al suroeste y BM 30 al noroeste. Ella ha sido subdividida en dos sub-áreas: C1 que incluye el fogón BG 32, con los útiles localizados al sur del fogón; y C2, comprendiendo el fogón BM 30 y útiles concentrados más bien al oeste. Las uniones técnicas, por otra parte, presentan distancias más importantes, y tienden a sobrepasar los límites del área.
  4. Los útiles de esta área, en su mayoría pequeños fragmentos, se encuentran más dispersos y ocupan una gran superficie del taller. Los materiales se distribuyen siguiendo dos regueros paralelos de sur a norte, por lo que hemos separado esta área en dos, D1 y D2, estando la primera al este de la segunda. No existe ningún fogón asociado a esta área.

251En cuanto a la distribución de las piezas bifaciales en categorías, ellas presentan efectivos muy diferentes: las piezas foliáceas son dominantes, las puntas de proyectil y los bifaces tipo Chivateros son los menos representados. De ello se desprende que la estructura de ocupación está mejor definida por la distribución de las piezas foliáceas. A excepción de la concentración central B, donde dominan las puntas de proyectil, las otras áreas tienen una composición por categorías que refleja la del conjunto del taller.

Las lascas

252En esta unidad fueron estudiadas más de 30,000 lascas, donde dominan las lascas de percutor blando mayormente pequeñas (cuadro 30).

253En los cuadros 31 y 32, se dan las cantidades y pesos de las lascas por metro cuadrado. Sólo los cuadros con más altos valores intervienen en la definición de las concentraciones.

Fig. 90.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución del utillaje bifacial.

Cuadro 30.- Composición de los desechos de talla de Pampa de los Fósiles 13, anidad 11.

Cuadra 31.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución por m2 de los pesos (en gramos) del total de los desechos de tollo.

Cuadro 32.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución por m2 de las cantidades de lascas.

Fig. 91.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades totales de lascas por m2.

254Dos concentraciones de forma alargada y orientadas de sur a norte se individualizan. La concentración del lado oeste presenta dos áreas cuyos cuadros con mayores efectivos de lascas se ubican entre las filas 30 a 31 y 34 a 36. En la concentración este -la más grande y compleja- varias zonas con mayores efectivos se individualizan. Por último, una pequeña concentración aislada existe al sur (cuadros BE-BF 40).

255La distribución por peso es ligeramente diferente a la anterior (fig. 98). Aquí se individualizan tres concentraciones. Una al sureste en los cuadros BE-BH 34-42, con una zona de más altos valores alrededor de BE-BF 40-41; la segunda concentración se ubica en la parte central del taller, con un máximo en BK-BL 28-30; la tercera se encuentra al norte de la precedente, tiene la forma alargada, con un máximo en BL 23 y otros valores fuertes aislados hacia el norte.

256Estos dos tipos de concentraciones, diferentes entre si, presentan algunos problemas metodológicos que se deben tener en cuenta: en el caso de la distribución por cantidad, es la variable «dimensión» de las lascas que no es controlada. En la distribución por peso, dos variables no son controladas, la cantidad y el tamaño de las lascas. Evidentemente aquí la variable tamaño en cierta manera se ve reflejada.

1/ Distribución según tipo de percutor

257Las lascas de percutor blando representan el 99,43% del total y las lascas de percutor duro a penas el 0,57%. De las lascas de percutor blando, cerca del 10% pertenecen a aquellas de talón liso, que en su mayoría es sobre lascado.

258La distribución espacial de las lascas de percutor duro, por su poca cantidad, da la impresión de responder a una distribución aleatoria. En cuanto a las lascas de percutor blando talón «diversos», siguen el mismo patrón que la distribución hecha para la cantidad total. Las lascas de percutor blando talón liso se incluyen en las concentraciones de talón «diversos», siendo de extensión más reducida, a causa de los efectivos más débiles.

259En resumen, este tipo de distribución no nos permite avanzar más de lo que ya hemos descrito en la distribución por cantidad y peso total. Aquí, del mismo modo que en el caso anterior, el variable «dimensión» de las lascas no ha sido controlada.

260Varios ensayos se han efectuado para plantear el control de esta variable, pero ninguno ha dado resultados satisfactorios. Vamos a describir algunos de sus detalles, para que otros investigadores puedan mejorarlos o simplemente evitar su uso sabiendo los resultados que han brindado.

261El primer ensayo fue la distribución de los promedios de peso. Una forma fue calcular los promedios de peso para cada metro cuadrado y luego efectuar la distribución por intervalos; el resultado fue totalmente aberrante, los valores más altos se hallaban en la periferia de la unidad, donde los efectivos eran más débiles.

262Otro ensayo fue de tomar sólo los cuadros con más alta densidad de lascas para calcular sus promedios. Este procedimiento, si bien es cierto, evita de comparar promedios con efectivos muy diferentes - se tiene un mejor control de la variable «cantidad»-, también presenta sus limitaciones. En particular, los valores obtenidos son de variaciones de décimos de gramo, lo que no es muy objetivo para postular un modelo de ocupación (puestos de talla). Sin embargo, estos valores fueron utilizados en nuestro trabajo original (Uceda y Deza, 1979).

2/ Distribución según dimensión

263En esta unidad el más alto porcentaje corresponde a las lascas chicas, 88,93%; las lascas medianas alcanzan el 10,44% y las grandes apenas el 0,73%. Estos porcentajes, a todas luces, influirán en el estudio de la distribución espacial. Desde va debemos señalar que las lascas grandes por su bajo porcentaje serán utilizadas sólo a título referencial. Esta categoría esta mejor representada en el sector sur, cuadros BE-BH 37-41. En el resto de la unidad su distribución parece aleatoria.

264Las lascas medianas presentan dos concentraciones importantes, una al sur y la otra en la parte central del taller, así como, otras tres pequeñas en la parte norte.

265La concentración sur se encuentra en los cuadros BE-BF 34-42 y tiene la forma alargada, donde los cuadros BE-BF 40-41 poseen los mayores efectivos. La concentración central-este se ubica en los cuadros B|-BO 27-33, tiene la forma semicircular.

266Estas concentraciones son comparables, en cierta medida, a las obtenidas a través de los pesos. Sin embargo, la concentración central es más amplia y las pequeñas concentraciones del extremo norte del taller son mejor individualizadas con una coincidencia en su localización con relación a la distribución de los pesos.

267La distribución de las lascas pequeñas no presenta diferencias con aquella del total de lascas. Sin embargo, las concentraciones de las lascas pequeñas se ubican sistemáticamente al norte de las medianas y, de otra parte, las lascas pequeñas dominan en la parte norte del taller, ausentes en la parte sur y su presencia en la parte central-oeste es discreta. La primera diferencia fue explicada como producto del viento (Uceda y Deza, 1979, p. 41). En este sentido veíamos en el viento el agente natural que hizo desplazar las esquirlas de sur a norte. Siguiendo esta lógica, postulamos que las concentraciones de lascas con promedios de peso superiores a dos gramos o aquellas obtenidas para los tamaños «grandes» y «medianos» representarían, grosso modo, los lugares originales de talla.

268Sin embargo, como el estudio de los promedios de peso no permite hacer afirmaciones definitivas, quisimos ampliar el estudio siguiendo otras vías de análisis, en particular estudiar las relaciones lascas grandes / chicas y medianas / chicas. Para este estudio se tomaron los porcentajes de cada categoría y luego a partir de ellos se calculó la relación: la unidad significaba el 50% para cada categoría analizada y un valor menor a la unidad el dominio de las lascas chicas. Los resultados obtenidos no han sido satisfactorios, porque la variable cantidad no es controlada. Es decir que al igual que como para el caso de los promedios, las gráficas resultantes favorecen los cuadros marginales donde los débiles efectivos son sobrevalorados en la relación.

3/ Distribución según variedades de roca

269Dos tipos de roca de la misma variedad dominan; ellas son la riolita amarilla que alcanza el 88,08% y la riolita gris con sólo el 8,83% según cantidad. Las otras variedades, como la cuarcita, cuarzo, toba volcánica, etc. No alcanzan al 1% cada una.

270Los porcentajes por tipos de percutor son semejantes en ambas rocas, en cambio, los tamaños grandes y medianos -sobre todo este último- están mejor representados en la variedad marrón. Posiblemente estas diferencias sea el producto de la talla de piezas más grandes, esta hipótesis es provisional y de acuerdo a los datos obtenidos al presente.

271La distribución espacial de las rocas cuyos porcentajes son reducidos, no presenta una localización determinada, a excepción de las toba volcánicas verdusca y gris que se registran en la parte central y norte. Sin embargo, una explicación a esta dispersión sería que, como estas rocas se componen de lascas chicas y esquirlas, ellas pudieron haber sido desplazadas por el viento.

272En el caso de las riolitas amarilla y marrón, sólo dos tipos de distribución serán tratados aquí: la cantidad y categorías de dimensiones grandes y mediano en conjunto.

Cantidad

273En el caso de la riolita amarilla exisren tres concentraciones bien discernibles (fig. 92), una en la parte central-oeste en los cuadros BG-BH 30-36, de forma alargada con su parte más ancha al norte. La segunda concentración de forma rectangular, en la parte central-este en los cuadros BL-BM 27-30. La tercera concentración, al norte de la precedente se ubica en los cuadros BI-BM 15-25, es de forma alargada y orientada de sureste a noroeste.

274La riolita marrón posee sólo dos concentraciones (fig. 93), en la parte sur y hacia la parte central-oeste. La más pequeña de las dos se ubica en los cuadros BE-BF 38-40; la otra en los cuadros BE-BG 27-40. En esta última, dos zonas con efectivos máximos se registran en BF-BG 33-35 y BE-BG 30-31.

275Si se comparan las distribuciones de estas rocas, se observa que la riolita marrón ocupa la parte oeste de la unidad, compartiendo este lugar con la riolita amarilla. Sin embargo, la riolita amarilla es dominante en el sector este. Estas evidencias señalan desde va dos zonas de talla, según la preterencia de roca trabajada.

Categoría dimensión

276Hemos reunido las dos categorías grandes y medianas a fin de obtener efectivos más importantes. De este modo, para la riolita amarilla, se han discernido dos concentraciones importantes, por su extensión, y otras pequeñas, de tres a cuatro metros cuadrados (fig. 94). Una de las concentraciones más importantes se ubica en los cuadros BF-BH 35-41, donde existen dos zonas con efectivos máximos (BF-BG 40-41 y BG-37). La segunda concentración se localiza en la parte central-este en los cuadros BJ-BN 27-32, de forma irregular en la cual tres cuadros poseen los más altos efectivos: BL 30, BM 29 y BK 28. De las concentraciones pequeñas ubicadas en la parte norte de la unidad, dos merecen ser mencionadas, una en BM-BL 23-24 y la otra en BI 25.

Fig. 92.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas de riolita amarilla.

Fig. 93.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas de riolita marrón.

277Dos concentraciones principales son definidas para la riolita marrón: (fig. 95) una de ellas se ubica en los cuadros BE-BG 37-41 y la otra, más pequeña, en los cuadros BF 34-35. Pero una concentración pequeña y aislada aparece al noroeste, en BP 24.

278Terminaremos el estudio de las lascas con algunas conclusiones.

  1. La distribución por tipos de percutor no ha brindado ningún resultado positivo que nos permita suponer que el empleo del percutor duro o blando se efectuó en zonas diferentes. Por el contrario, la presencia de lascas de percutor duro en las mismas zonas que las lascas de percutor blando implica el uso de percutor duro en pequeña proporción en la secuencia de fabricación de las piezas bifaciales.
  2. La distribución por categoría de dimensiones en zonas consecutivas fue explicado por el resultado de agentes naturales. La distribución de las lascas medianas permite precisar las concentraciones, por lo que suponemos que ellas bien pueden indicar los lugares originales de talla. Si esto es correcto, se tendría tres grandes concentraciones, las cuales a su vez pueden subdividirse. Estas últimas podrían indicar los puestos de talla.
  3. La distribución por variedad de roca, si bien es cierto repite las distribuciones va vistas en el estudio por cantidad y dimensión, permite de otra parte, diferenciar dos grandes sectores según la preferencia de la materia prima empleada en la talla. Este dato puede ser interpretado como el producto de dos artesanos, o bien dos momentos diferentes de ocupación por una misma persona.

Estudio comparativo de las concentraciones de útiles y lascas

279Las concentraciones de lascas a percutor blando presentan ciertas coincidencias con la distribución de los utensilios bifaciales, en particular en la parte central de la unidad. En cambio, la concentración norte de lascas (la más densa) se localiza al este de los utensilios. De aquí se desprende que la densidad de las lascas no tiene una correspondencia directa con las concentraciones de los utensilios. Sin embargo, cuatro de los cinco fogones se «asocian», por así decirlo, con las concentraciones de las lascas (fig. 96 y 97).

280Las concentraciones de las lascas chicas presentan coincidencias en la parte central con los útiles, pero de manera restringida. La concentración norte de las lascas se halla al este de los utensilios. Las lascas chicas, de otra parte, están ausentes en la parte sur de la unidad.

Fig. 94.- Pampa do los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas grandes y medianos de riolita amarilla

Fig. 95.- Pompo de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de las cantidades de lascas grandes y medianas de riolita marrón.

281Las lascas medianas presentan coincidencias importantes con las concentraciones de los utensilios. Sólo en una parte de las concentraciones central-oeste y norte de los útiles, ellas son ausentes (fig. 96). Es interesante ver que en el sector central-oeste, donde se centran la mayor parte de las puntas de proyectil, son mejor representadas las lascas chicas.

282Antes de comparar las concentraciones de lascas y utensilios según la variedad de la roca, una observación sobre la distribución de los utensilios de riolita marrón merece la pena ser señalada: si bien los utensilios en riolita marrón son pocos, ellos se distribuyen preferentemente al oeste de la sub-área A2, coincidiendo con las concentraciones de lascas de la misma variedad. Los utensilios de esta concentración lo conforman tres bifaces de riolita marrón y dos fragmentos de riolita amarilla. Si eliminamos las piezas de la riolita amarilla por ser la primera un fragmento pequeño y la otra por unirse con uno de la sub-área A1. Tendríamos en A2 pues, un puesto de talla de la riolita marrón.

283Para la confección de las figuras 96 y 97, se han utilizado los cuadros poseyendo los valores más altos de cantidad; así en el caso de riolita amarilla los cuadros con más 151 lascas, la riolita gris aquellos con más de 26 lascas; para las lascas pequeñas los cuadros con más de 146 lascas y para las medianas aquellos cuadros con más de 16 lascas.

284La distribución espacial de los fogones, utensilios y lascas (en particular las medianas y las dos variables de riolita), presentan concordancias importantes (fig. 97). Las diferencias de extensión de las concentraciones para las categorías de lascas se deben tanto a los efectivos diferentes como a la selección de los intervalos. Esta selección es intuitiva y ningún análisis de comprobación estadística se ha realizado.

285La distribución de utensilios y lascas (según dimensión y peso) representan mejor el modelo de ocupación (fig. 96 a 98): las concentraciones de lascas se ubican en torno y raramente sobre los fogones. Por otro lado, en el interior de cada área de talla los utensilios y las lascas comparten áreas comunes. Esta distribución de los materiales nosotros lo interpretamos a partir del modelo de taller de invierno, expuesto anteriormente.

286De este modo el área A estaría compuesta de tres posibles puestos de talla: uno en BG 40, otro en BE 38 (aquí se talló la riolita marrón) y el tercero en BH 40.

287El área B poseería dos puestos de talla; uno en BG 35 y el otro en BJ 34, el cual se asociaría a las puntas de proyectil.

288Para el área C puede aislarse hasta cuatro puestos de talla; uno en BH 31, otro en BH 33, el tercero en BL 31 y el cuarto en BM 29. El puesto BH 33 sólo se explicaría si funcionó asociado al fogón BI 34.

289El área D no corresponde bien al modelo de taller de invierno por no existir ningún fogón en dicha área. La sub-área D2 se compone de pequeños fragmentos y carece de lascas medianas; sólo en D1 podría considerarse que existió dos puestos de talla, uno en BJ 25 y otro en BK 22.

Fig. 96.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comparada de los utensilios y de los lascas medianas y chicas.

Fig. 97.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comparada de los utensilios y de las lascas de riolita amarilla y marrón.

Fig. 98.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comporoda de los utensilios y del peso total de los lascas.

290La distribución de los utensilios y la de las lascas presentan grandes coincidencias con el modelo de taller de invierno, salvo el área D. De esta manera proponemos que el número de fogones indicaría los centros de las áreas de talla y que la importancia del combustible usado en cada fogón tendría relación con la duración de la talla. Si consideramos que los fogones BG-34 y BI 34 se asocian a la talla de las puntas, tendríamos cuatro áreas de talla, tres de las cuales se relacionarían con la fabricación de piezas foliáceas.

Conclusiones

291Como todos los talleres examinados en Pampa de los Fósiles (sitio 12, unidad 42; sitio 13, unidades 3 y 5), este taller ofrece, sin ninguna posibilidad de controversia, todas las evidencias del proceso de talla de los utensilios bifaciales como principal factor de la ocupación. El utillaje bifacial, de otra parte, registra los problemas técnicos que presentó la elaboración de las puntas de proyectil; en particular, muestra el proceso seguido y las causas más comunes de las fallas. La poca cantidad de puntas de proyectil (fragmentos y esbozos) puede deberse a dos causas: primero, la gran mayoría de intentos de elaboración de puntas a partir de piezas foliáceas fue exitosa y las piezas terminadas, por lo tanto, fueron llevadas fuera del taller. Segundo, el taller sirvió para elaborar algunas puntas pero fundamentalmente se produjeron piezas foliáceas aptas para aplicar el retoque a presión. Estas piezas foliáceas habrían sido transportadas, y terminadas en otro lugar.

292Una área es la definición convencional de una concentración de material para las necesidades de estudio. Un puesto de talla, por el contrario, es el lugar real de una actividad de parte de un artesano y, en este sentido, en un sitio arqueológico una inferencia a partir del contenido y de la estructura de las áreas reconocidas. ¿Cuál es la significación en esta unidad de las áreas definidas por los utensilios y los desechos de talla?. Dos posibilidades existen:

  1. Cada área representa un momento de ocupación del taller por una o dos personas durante un cierto tiempo (días).
  2. El taller fue ocupado un período corto y por varias personas al mismo tiempo.

293La primera hipótesis parece más probable, con las reservas necesarias hasta que estudios de talla experimental nos dé nuevos elementos de análisis.

294Sólo el peso de las lascas representa 44 kgs. Como no tenemos el peso de los utensilios restantes, un cálculo reservado de la materia prima transportada al taller desde la cantera sería cercano a los 60 kgs. Existe una cantera a unos tres kilómetros. Este peso, o el volumen que él representa y la distancia a efectuar no puede ser transportado en un sólo viaje. Si fueron cuatro ocupaciones consecutivas y por dos personas, ello significaría que cada persona transportó un promedio de 7,5 kgs de roca, lo que es fácil de realizarse sin pensar en grandes esfuerzos ni depósitos especiales para el transporte.

295En consecuencia, cada área representaría un día de ocupación y los fogones el tiempo de trabajo de cada jornada en el taller. Esto último tendría su correspondencia en el tamaño de los fogones y la cantidad de material tallado. En este sentido sería el área C que más larga duración tuvo, le seguiría el área A y el área B sería la de más corta duración, pues los dos fogones son pequeños y tienen poca cantidad de material lítico en su alrededor.

Datación absoluta

296Una datación ha sido efectuada para la muestra del fogón BM-30 de su nivel más profundo. La muestra consistió en trozos de carbón vegetal que fue analizada por el laboratorio de Gif-sur-Yvette (Francia), dando la medición siguiente:

297GIF 4914: 9490 + 170 años antes del presente.

298La importancia de esta fecha procede de que por primera vez se aplica a un taller de puntas de Paiján, tipo de sitios que hasta ahora venía siendo considerado dependiente a la asociación con otras facies ocupacionales paijanenses.

UNIDAD 29

299Este campamento es por muchas razones una de las unidades más importantes que hayan sido estudiadas en la zona de Pampa de los Fósiles. Se halla en la parte plana de la baja terraza y sobre la ribera del río seco que cruza el anfiteatro en un lugar bien alejado del grupo principal de las unidades del sitio 13 (fig. 48).

300Se distingue primeramente por la presencia de un batán hecho de una laja de riolita marrón y de otras dos más pequeñas situadas al Lado. El material es abundante pero ha sufrido considerablemente por la erosión eólica, sobre todo por el hecho que las materias primas elegidas por los ocupantes de esta unidad, son atacados más rápidamente por este fenómeno que otras. El aspecto del utillaje resultante de esta deterioración, es un obstáculo real para un estudio cuidadoso.

301Otro rasgo importante de esta unidad apareció durante las ligeras excavaciones destinadas a completar el estudio de la superficie. Se trata de pequeños fogones en cubeta, que ofrecen puntos de referencias suplementarios en el análisis de la estructura de la ocupación.

El material lítico (cuadro 33)

Utillaje ordinario

302Los cuchillos de dorso natural presentan aquí las mismas variaciones que en las otras unidades. A menudo son de buena calidad en contraste con el aspecto de otras categorías del utillaje de este campamento. Los dorsos formados por accidentes de Siret son ligeramente dominantes con relación a los dorsos corticales, a los talones anchos y a los otros tipos de quebraduras. El n° 1 de la figura 99, atípico a causa de su contorno irregular del filo, parece contener un accidente de Siret, quizá abierto por una fractura. El filo lleva sobre la parte más cóncava minúsculas huellas de uso, visibles con una lupa. En cambio, ninguna huella de uso es visible sobre el n° 2, que es una lasca con talón ancho, muy erosionado. La gran lasca dibujada en el n° 3 comprende en realidad tres utensilios separados, obtenidos por fracturas intencionales. El pequeño fragmento que falta no hay duda que no se advirtió) como tallado durante la recolección. Es posible que la operación haya intentado obtener únicamente una chaira (pieza central) pero el fragmento superior es un cuchillo de dorso natural excelente y el fragmento inferior podría pasar por una segunda chaira, aunque la segunda faceta abrupta (en la parte baja) sea minúscula. Por otro lado, las dos chairas están situadas en otra área que la del cuchillo de dorso natural (fig. 103). La otra (se trata tan sólo de dos objetos) chaira representada (n° 4) está formada por fracturas intencionales, no muy abruptas.

Cuadro 33.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 29.

303Las lascas utilizadas son numerosas y de una gran variedad de formas, dimensiones y materiales. Como en el caso de los cuchillos de dorso natural, cierto número de piezas macizas concuerdan bien con las dimensiones promedio de los artefactos de este campamento. Se encuentra una buena proporción de piezas en toba volcánica (variedad 09), quizás porque las huellas de uso se producen más rápido en este material.

Fig. 99.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: útiles a posteriori, raedera, becs, útiles compuestos.

304Las piezas de filo usado son poco numerosas, probablemente a causa de la eolización, pues un cierto número de piezas fue eliminado luego de un examen cuidadoso con lupa.

305Solamente existe dos piezas «machucadas» de las cuales una es dudosa, pues la roca es esquistosa y se desprende de todas maneras formando un retoque escalariforme. La segunda, en cambio, es típica, aunque el uso no sea visible sobre la cara superior a causa de la eolización (fig. 99, n° 7). La extremidad distal lleva un retoque abrupto y el lado opuesto al borde útil, un pequeño dorso natural.

306Los becs están bien representados en el utillaje. En el primero (fig. 99, n° 6) el retoque del lado derecho es muy corto y el utensilio se halla, pues, próximo al tipo de escotadura simple. El n° 5 pertenece plenamente a este tipo; el abrupto opuesto al retoque es un accidente de Siret. El n° 8 es un «bec» más corto, más grueso y menos puntiagudo. Las esquirlas visibles sobre la cara superior pueden ser el producto del uso.

307Entre las escotaduras, las clactonienses están en una abrumadora mayoría. La mayor parte tiene la morfología habitual, poco cóncava, ancha, de borde cortante (fig. 100, n° 1)

308Los utensilios compuestos son todos del tipo escotadura-denticulado y todos microdenticulados, salvo uno (fig. 99, n° 9). El n° 10 sería una típica escotadura entre abruptos, de no ser la microdenticulación bien nítida en el borde izquierdo.

309Entre los denticulados macizos, los soportes tabulares verdaderos (plaquetas) están ausentes en provecho de los soportes más bien prismáticos o simplemente poco elevados, guijarros, lascas gruesas, etc. La pieza representada en la figura 101 es un denticulado macizo obtenido a partir de un «chopper». Las lascas producidas en la transformación del uno al otro fueron casi todas encontradas, pero no las lascas de hechura del «chopper», que por lo tanto, fue tallado fuera del campamento. Las lascas de talla del denticulado macizo están situadas principalmente en BF 23, salvo dos lascas que fueron llevadas hacia lo que fue denominado el área E (ver más abajo), allí donde probablemente fueron utilizadas (ver los planos de las fig. 102 y 108). A pesar de la diferencia de delineación en el borde útil, el ángulo de éste no fue sensiblemente modificado (fig. 101, a y b).

310Los denticulados ordinarios comprenden objetos variados muchas veces irregulares, como los n° 2 y 3, a veces con retoque alternante (n° 4). Uno solo es complejo (n° 7); el n° 5 de la misma figura ha sido clasificado como circular a pesar de su irregularidad.

311Los microdenticulados son mayormente simples rectos; solamente algunos son múltiples, con bordes retocados en cualquiera disposición (fig. 100, n° 8), o complejos (n° 9) pudiendo ser este último un unifaz retallado.

Fig. 100.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: escotaduras, denticulados, pieza esquirlada, núcleo usado.

Fig. 101.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: chopper trasformado en denticulado macizo, estado inicial y remontaje de los lascas; o y b: perfiles de los filos cortante del chopper y el denticulado macizo.

312Discos y poliedros están únicamente hechos en toba, roca que parece haber sido suficientemente preferida por los Paijanenses para que haya sido desbastada (débitée) en muy pequeñas lascas.

Utillaje bifacial

313Está constituido por una sola pieza que podría ser un pequeño fragmento mediano de punta de proyectil en cuarzo.

Núcleos

314En general, los núcleos son numerosos y a menudo de gran tamaño. Se puede agregar allí, en primer análisis, la pieza de la figura 100, n° 10, que es una forma atípica de núcleo prismático. Los núcleos discoides, a los que hay que agregar los discos, igualmente son numerosos. Las piezas esquirladas están en número de dos, de las cuales una se ilustra aquí (fig. 100, n° 6). Se debe considerar otra función que núcleo para un objeto tan pequeño. El material es una especie de silex blanco.

Utillaje no tallado

315Los guijarros son bastante abundantes y no poseen huellas de uso como percutores. Sin embargo, el único que está fragmentado lleva huellas violentas de percusión sobre una cara ligeramente cóncava que podría hacer pensar en una utilización como yunque durante el «débitage» bipolar. Estos tres fragmentos se hallan cerca de la piedra de moler y no hay asociación espacial ni con las piezas esquirladas ni con los poliedros.

316Una de las características más visibles de este campamento es la presencia de varios batanes formando un grupo alrededor del cual se halla una gran parte del material lítico. El más grande de estos batanes es una laja de riolita marrón de 48 x 45 x 10 cm, poseyendo una zona de uso circular muy visible en su centro. Esta zona de uso tiene un diámetro de 15 cm aproximadamente. El segundo es una laja un poco redondeada de meta-andesita con su parte principal muy usada y ligeramente hundida; sus dimensiones son de 34 x 27 x 10 cm. Finalmente, el tercer objeto es más bien una paleta de 28 x 19 x 6 cm, sobre un bloque de meta-andesita ligeramente redondeado pero sin parte usada. Es necesario agregar una pequeña plaqueta de meta-andesita situada aparte de este grupo de objetos y que tampoco tiene superficie usada.

317Hay dos objetos más, cuyo uso muy particular nos hizo clasificarlos aparte. Se trata respectivamente de un núcleo y de un guijarro encontrados próximos el uno del otro en lo que se denominó el área E (ver más adelante). Esta proximidad unida a la similitud de su uso incita a suponer que tuvieron un empleo semejante. El núcleo fue brevemente mencionado anteriormente (fig. 100, n° 10). El uso producido por el frotamiento de un objeto duro contra las aristas obtusas del núcleo, dejó estigmas muy parecidos a lo que se observa sobre las piezas de filo usado. Estaríamos tentados de ver aquí la acción de los mismos materiales, es decir de otra piedra. Este uso afecta igualmente la concavidad de los lascados, con una menor intensidad pero de manera que deja suponer un objeto de pequeño tamaño que calza sobre las concavidades. El guijarro posee una faceta producida por una fisura (acción del fuego?) y no por un lascado. Esta faceta tiene una superficie rugosa ligeramente cóncava; el uso ha afectado no solamente la arista que la limita, sino también la parte interna. Un gastado semejante, pero solamente para las concavidades se encuentra en Pampa de los Fósiles 14, unidad 2 (fig. 114, n° 5).

La excavación

318El examen del depósito bajo la superficie llevó al descubrimiento de un pequeño número de artefactos enterrados y dispuestos de manera muy particular. Son muy numerosos dentro y alrededor del riachuelo, sobre la extremidad sureste de la unidad, pero estos objetos no han podido ser enterrados por el riachuelo: sólo una muy pequeña minoría se halla en el fondo de aquél y la concentración de objetos enterrados desborda sensiblemente, en particular en BI 24, donde sigue el borde interno del anillo que limita el área C (definida más adelante). Estos objetos enterrados igualmente son numerosos en la concentración con que termina este anillo al este, y el conjunto se prosigue con un reguero menos denso, rectilíneo, que se termina en BO 20.

319Otros grupos, más restringidos pero bien definidos, fueron encontrados en la proximidad inmediata de cada uno de los batanes y de la paleta de BI 21. Esto se ve particularmente claro alrededor del batán de BJ 20, donde se encuentran cinco artefactos a menos de 50 cm. Para el batán más grande el asunto está menos claro; los objetos enterrados allí forman un grupo de seis más próximos a un pequeño fogón redondo que fue descubierto en esta ocasión.

320Tres fogones enterrados han sido descubiertos durante la excavación:

321BI 22: pequeño hoyo de 30 cm de diámetro por 20 cm de profundidad. Esta llena de un depósito pulverulento y negruzco hasta unos 5 cm de la superficie.

322BH 21: estructura en forma tubular, alargada pero de forma mal definida, de 8 cm de diámetro aproximadamente, que comprende una capa externa de ceniza blanca envolviendo una capa de carbón muy deleznable. Al centro, se observa un nódulo de sedimento pardusco pulverulento que podría ser un resto de madera no carbonizado. Huellas de ceniza igualmente cilíndricas y de un diámetro del orden de 3 cm están dispuestas de manera radial alrededor de esta gruesa rama.

323BE 14-15: también es un leño, muy nítido, de 12 cm de diámetro promedio. Su forma está mejor definida que la precedente: el leño es sensiblemente recto, con una nudosidad importante en la extremidad sur, que podría significar una rama cortada al ras. La sección es claramente semicircular, la cara plana situada hacia arriba, como si la pieza hubiese sido erosionada al ras de la superficie. Sin embargo, la zona cenicienta aflora solamente a 5 cm bajo la superficie.

Estructura de la ocupación

324Los diversos planos de conjunto del material en esta unidad hacen aparecer una estructura compleja que puede deberse a ocupaciones sucesivas yuxtapuestas más bien que superpuestas. El plano general (plano n° 12) muestra una zona central densa alargada en dirección este-oeste y dos zonas desiguales pero más ralas situadas al sur y al norte y separadas de la principal por zonas vacías.

325El plano de pedrisco (plano n° 13) revela la misma disposición pero también una variación importante en las dimensiones y las distancias entre las piedras: estas son más apretadas y más pequeñas en la mitad oeste de la zona central, en tanto que parecen de dimensiones variadas y más dispersas en el resto de la unidad. Esto podría atribuirse a la fragmentación por el fuego y después la dispersión de un depósito de cantos rodados perteneciente a un área vacía de artefactos pero rica en piedras, que se encuentra en BE-BD 21 (plano n° 15). Una concentración de aquellos, bastante parecida, ocupa la zona noroeste y contribuye a hacerla resaltar sobre el plano general, pues esta zona es pobre en artefactos.

326El plano de aspecto y el plano de artefactos muestran un límite bastante claro al sur de la concentración central, límite que parece formarse de dos líneas curvas que se juntan en BG-BH 23.

327La comparación entre el plano de los artefactos (plano n° 15) y el plano del utillaje tallado (plano n° 14) hace aparecer una diferencia importante entre estos dos «lóbulos». El lóbulo oeste comprende en efecto una gran cantidad de pequeños objetos que no se les encuentran en el plano del utillaje. Su límite hacia el sur se torna entonces difícil de seguir. En cambio, el lóbulo este, donde se encuentran las piedras de moler, posee una disposición de los artefactos en grupos densos separados por vacíos y, en el plano del utillaje, el límite sur está subrayado por un anillo de utensilios extremadamente claro. Hay pues predominancia del «débitage» en el lóbulo oeste y predominancia del utillaje en el lóbulo este. Además, este utillaje está asociado por lo menos a uno de los fogones. Finalmente, si se dibuja cada uno de estos anillos en el plano del utillaje, puede notarse una concentración de utensilios en la extremidad este de cada una de ellos y claramente en el interior.

328Las otras concentraciones de utensilios están bastante débiles y recuerdan las de la unidad 2.

329Del examen de estos planos, hemos sacado la estructura de la ocupación ilustrada en la figura 102. Las áreas C y D, que forman los dos lóbulos anteriormente mencionados, no fueron delimitados sino en el arco de círculo sur, dado que en el resto su límite es muy incierto. El área C comprende el fogón BH 21, así como dos batanes y una paleta, en tanto que D comprende la zona vacía de BO-BE 21 que se considera como origen de los cantos dispersos sobre el resto del área. No se juzgó posible subdividir el área F cuya estructura interna es compleja pero difícilmente inteligible. Cada uno de los planos incluidos en la descripción subsiguiente comprende, además de los contornos de las áreas que vienen de ser definidas, un cierto número de puntos de referencia importantes que son los batanes y las paletas (en negro) y el contorno de los fogones (en puntillado).

330La actividad de talla de bifaces es extremadamente discreta aquí puesto que sólo un fragmento mediano de punta fue recogido. Las lascas de talla de bifaces están principalmente situadas en el margen suroeste de C y en el margen central de D, donde forman una concentración resaltada por uniones entre fragmentos de lascas. El fragmento de punta es de cuarzo, material del cual no existe otro artefacto en la unidad.

Fig. 102.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: estructura de la ocupación.

Fig. 103.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los útiles a posteriori.

331En cambio, las lascas testimonian la talla de la toba verdusca (6 lascas), la toba gris, la riolita marrón y la microdiorita (3 lascas en cada variedad).

332Los cuchillos de dorso natural se encuentran reunidos más bien dentro y a proximidad inmediata del área C (fig. 103). En particular, se les encuentra alrededor de los batanes y el fogón BI 22, en la mitad oeste del anillo semi-circular. Un poco más allá, se encuentra igualmente un grupo de tres, en BG 21, es decir, en el límite entre C y D en la proximidad del fogón BH 21. Por otra parte, dichos cuchillos están presentes en todas partes pero raramente. Las lascas utilizadas igualmente están bien concentradas en C y con la misma distribución. El área D comprende cuatro de ellas, pero muy dispersas. El área F comprende también un buen número que aparece en forma de arco, de BD 31 a BI 26. Las chairas son numerosas al interior del anillo C y ampliamente dispersas en F. Son escasas en D, B y A. Finalmente, las piezas de filo usado se hallan muy dispersas pero aparecen más numerosas en D. Sin duda, se puede también enlazar a D la pieza aislada situada a poca distancia en su límite con F.

333También están bastante dispersos los becs, en particular en el área F (fig. 104). Por el contrario, en C fueron arrojados prácticamente sobre el límite sur de la concentración, salvo un ejemplar cerca del fogón y del batán grande. En D, se ubican sobre todo en la concentración sureste.

334Las escotaduras se encuentran también sobre toda la superficie de la unidad; sólo un pequeño grupo de cinco está mejor concentrado, siempre al interior de C.

335La distribución de los denticulados es diferente según las categorías, pero también según las áreas en las cuales se encuentran. Los denticulados ordinarios cubren la superficie de F, pero allí no se encuentran sino dos microdenticulados (fig. 105). Igualmente están muy dispersos en D, generalmente, arrojados hacia adelante, y en particular con un posible reguero proveniente de la pequeña zona vacía y orientada hacia el noroeste. En cambio, se observa de nuevo una concentración al interior de C. En las dos áreas C y D, los microdenticulados están situados bastante al interior, pero de manera dispersa. Su número es mucho más elevado en D. En cuanto a los denticulados macizos, están distribuidos en B, C y D, sin agrupamiento particular (fig. 106).

336Los tres «pebble-tools» son todos relativamente próximos del conjunto formado por los batanes y fogones de C, así como una de las piezas «machucadas». El área F está totalmente vacía de este utillaje macizo. Las figuras 107 a 111 muestran la disposición de algunas variedades de rocas poco abundantes.

337La riolita amarilla se concentra alrededor de la zona vacía de D, con algunos testimonios, en particular un núcleo y tres lascas a percutor duro en F o pudiendo provenir de él (fig. 107). La cuarcita fina negra en guijarros es más abundante (fig. 108), Se constata una diferencia neta entre C y D: el área C contiene una mayor cantidad de utensilios, en tanto que las lascas dominan en D. Esto podría indicar que los utensilios fueron fabricados en D y luego llevados a C. Eso es particularmente evidente en el caso del denticulado macizo descrito anteriormente, que parece haber sido transformado de «chopper» en denticulado macizo en los alrededores de BE-BF 23, luego llevado en este estado a C. Pero también algunas lascas se hallan en el centro de F y un pequeño número, procedente del utensilio ya mencionado, se halla alrededor del fogón de E. La meta-andesita, por el contrario, está agrupada en C y en particular en la vecindad inmediata del batán más grande y del pequeño fogón de BI 21 (fig. 109). Sin embargo, un grupo de cuatro objetos se halla al interior de D. La toba verdusca está casi exclusivamente presente en D (fig. 110). Las lascas de percutor blando de éste material no son en realidad muy numerosas, pero están muy fragmentadas, del mismo modo que los utensilios. Ninguna unión técnica fue encontrada entre las diferentes piezas de este material. Las lascas de percutor duro tienen el mismo comportamiento que los precedentes, a pesar de la ausencia de quebraduras, y todas se hallan en D. En cambio, los dos únicos núcleos (o desechos?) están en C. Finalmente, la micro-diorita se encuentra en todas partes, lo que sin duda es una consecuencia de su abundancia. Los otros materiales parecen sub-representados en A, B, E y F (fig. 111). En la medida que se pueda distinguir una distribución inteligible, parece que hay un comportamiento inverso en C y D, en particular para los utensilios y los núcleos que están más bien incluidos en el anillo sur de C, y parecen arrojados hacia el norte de D. Las lascas son igualmente numerosas en las zonas norte de cada una de estas dos áreas, pero están ausentes en el anillo sur de D, en tanto que son abundantes en C. Hay que señalar, en particular, ya que es un hecho raro, la concentración de 4 utensilios y un núcleo en BD 20. La complejidad de la red formada por las uniones técnicas así como sus longitudes, son aquí notables, puesto que las uniones entre áreas distintas no son raras. Así como para los materiales precedentes y también para el conjunto de los utensilios, el área F no ofrece una estructura neta, aparte de un reguero orientado sureste noroeste.

Fig. 104.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los becs y escotaduras.

Fig. 105.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los denticulados y escotaduras-denticulados

Fig. 106.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución del utillaje macizo.

Fig. 107.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la riolita amarilla (01).

Fig. 108.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de lo arenisca-cuarcita (03).

Fig. 109.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la meta-andesita (04).

Fig. 110.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la toba verdusca (08).

Fig. 111.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la micro-diorita (13).

Fechación absoluta

338Una muestra de carbón de madera mezclada con cenizas y tomada entre 14 y 22 cm de la superficie actual, en el fogón en hoyo de BI 22, ha dado la siguiente fecha:

339GIF 4915: 9 300 + 170 antes del presente.

340Otra muestra fue tomada en el fogón de BH 21, pero no pudo ser analizada.

Notes

1 Nota 2005: desde entonces un estudio más cuidadoso sobre la unidad 1 del sitio 14 fue llevado a cabo en el marco de un programa de tecnología lítica en colaboración con J. Pelegrin (ver Chauchat et al 2004).

Table des illustrations

Légende Fig. 48.- Mapa del flanco norte de Cerro Tres Puntas; sitios de Pampa de los Fósiles 13,14, 18, 19, 27, 28. Las cruces representan los yacimientos paleontológicos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 809k
Légende Fig. 49.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los talleres.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 580k
Légende Fig. 50.- Pampa de los Fósiles 13 y 27, distribución de los campamentos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 502k
Légende Fig. 51.- Pampa de los Fósiles 13: objetos aisladaos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 422k
Légende Fig. 52.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: perfil del depósito (escala: 1/10) y plano general esquemático
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 452k
Légende Cuadro 16.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1: composición del utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 688k
Légende Cuadro 17.-Pampa de los Fósiles13, unidad 1: composición de la fauna de vertebrados.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 473k
Légende Cuadro .- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: composición del utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 575k
Légende Fig. 53.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: núcleos y utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 800k
Légende Fig. 54.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 866k
Légende Fig. 55.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: estructura de la ocupación.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 732k
Légende Fig. 56.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: talla de bifaces.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 634k
Légende Fig. 57.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 1. débitage.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 668k
Légende Fig. 58.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2:distribución de los útiles a posteriori
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 607k
Légende Fig. 59.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: distribución de los denticulados.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 643k
Légende Fig. 60.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 2: Plano de conjunto y reconstitución de los tumbos en lo cuadrícula de la unidad (dibujo de B. Castel).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 507k
Légende Fig. 61.- Dibujo de lo tumba del adolescente (tumba n° 1).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 774k
Légende Fig. 62.- La tumba del adulto (tumba n° 2) en el curso de la excavación.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 993k
Légende Fig. 63.- Dibujo de la tumba del adulto.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 576k
Légende Fig. 64.- El esqueleto del adulto; vista de cerca mostrando los bandas oscuras transversales impresas en los huesos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Légende Fig. 65.- Ajuar de los tumbas paijanenses: o la izquierda, vértebra de pescado agujereada; o lo derecha, cuento de hueso (lo silueta da los dimensiones exactas).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Légende Fig. 66.- Dibujos antropométricos del cráneo del adolescente (tumba n° 1).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 415k
Légende Fig. 67.- Dibujos antropométricos del cráneo del adulto (tumbo n° 2)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 517k
Légende Cuadro 19.- Medidos de los cráneos y mandíbulas de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 506k
Légende Cuadro 20.- Principales índices cráneo-faciales de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Légende Cuadro 21.- Indice de Bolton anterior y total de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2, comparados con los medianas de algunas poblaciones (Pujol, 1977).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 247k
Légende Cuadro 22.- Medidas tele-radiográficas de los dos individuos de Pompa de los Fósiles 13, unidad 2 segun los métodos de Steiner, Ricketts y Sassouni.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 367k
Légende Fig. 68.- Análisis cefalo-métrico sobre los tele-rodiografías: arriba, cráneo del adolescente (tumbo n° 1); abajo, cráneo del adulto (tumba n° 2).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 415k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 650k
Légende Cuadro 23.- Medidas de los principales huesos de los dos individuos de Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 621k
Légende Fig. 69.- La pelvis del adulto.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 181k
Légende Cuadra 24.- Fauna de vertebrados encontrada en las cenizas de la tumba del adulto (T. 2), Pampa de los Fósiles 13, unidad 2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 215k
Légende Cuadro 25.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 3.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 382k
Légende Fig. 70.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: pieza foliácea.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 186k
Légende Fig. 71.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: estructura de la ocupación.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 623k
Légende Fig. 72.- Pampo de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los bifaces.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 492k
Légende Fig. 73.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de las piezas foliáceas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 737k
Légende Fig. 74.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los puntas de proyectil.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 560k
Légende fig. 75.- Pompa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos totales de los desechos de talla. Los cuadrados marcados con una cruz no tienen medida a causa de un error.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Cuadro 26.- Pampo de los Fósiles 13, unidad 3: distribución por m2 de los pesos (en gramos) del total de los desechos de talla.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 731k
Légende Cuadro 27.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución por m2 de los pesos (en gramos) de los desechos de tollo de riolita marrón (variedad 02).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 735k
Légende Fig. 76.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los pesos de desechos de tollo de lo riolita marrón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 773k
Légende Fig. 77.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla y útiles de cuarzo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 691k
Légende Fig. 78.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 3: distribución de los desechos de talla de la meta-andesita (04), de la cuarcita (07), de la toba volcánica verdusca (08).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 606k
Légende Fig. 79.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: plano general, extensión de las zonas fotografiadas (en blanco), y excavadas (líneas y puntos). En la zona central con líneas, los desechas de talla no han sido separados por m2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 397k
Légende Cuadro 28.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 5.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 401k
Légende Fig. 80.- Pompo de los Fósiles 13, unidad 5: núcleos, utillaje ordinario.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 579k
Légende Fig. 81.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: piezas foliáceas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 994k
Légende Fig. 82.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: puntos de proyectil.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 787k
Légende Fig. 83.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: estructura de lo ocupación.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-50.jpg
Fichier image/jpeg, 783k
Légende Fig. 84.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de los núcleos, útiles ordinarios y útiles no tallados.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-51.jpg
Fichier image/jpeg, 733k
Légende Fig. 85.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribucion de los piezas foliáceos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-52.jpg
Fichier image/jpeg, 813k
Légende Fig. 86.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 5: distribución de los pontos de proyectil y piezas desviadas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-53.jpg
Fichier image/jpeg, 775k
Légende Cuadro 29.- Composición del utillaje de Pampo de los Fósiles 13, unidad 11.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-54.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Légende Fig. 87.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-55.jpg
Fichier image/jpeg, 979k
Légende Fig. 88.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: pieza foliáceo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-56.jpg
Fichier image/jpeg, 491k
Légende Fig. 89.- Pampa de tas Fósiles 13, unidad 11: áreas de distribución del utillaje.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-57.jpg
Fichier image/jpeg, 734k
Légende Fig. 90.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución del utillaje bifacial.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-58.jpg
Fichier image/jpeg, 873k
Légende Cuadro 30.- Composición de los desechos de talla de Pampa de los Fósiles 13, anidad 11.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-59.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Légende Cuadra 31.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución por m2 de los pesos (en gramos) del total de los desechos de tollo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-60.jpg
Fichier image/jpeg, 785k
Légende Cuadro 32.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución por m2 de las cantidades de lascas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-61.jpg
Fichier image/jpeg, 913k
Légende Fig. 91.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades totales de lascas por m2.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-62.jpg
Fichier image/jpeg, 964k
Légende Fig. 92.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas de riolita amarilla.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-63.jpg
Fichier image/jpeg, 910k
Légende Fig. 93.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas de riolita marrón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-64.jpg
Fichier image/jpeg, 734k
Légende Fig. 94.- Pampa do los Fósiles 13, unidad 11: distribución de los cantidades de lascas grandes y medianos de riolita amarilla
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-65.jpg
Fichier image/jpeg, 939k
Légende Fig. 95.- Pompo de los Fósiles 13, unidad 11: distribución de las cantidades de lascas grandes y medianas de riolita marrón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-66.jpg
Fichier image/jpeg, 750k
Légende Fig. 96.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comparada de los utensilios y de los lascas medianas y chicas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-67.jpg
Fichier image/jpeg, 962k
Légende Fig. 97.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comparada de los utensilios y de las lascas de riolita amarilla y marrón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-68.jpg
Fichier image/jpeg, 894k
Légende Fig. 98.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 11: distribución comporoda de los utensilios y del peso total de los lascas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-69.jpg
Fichier image/jpeg, 927k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-70.jpg
Fichier image/jpeg, 668k
Légende Cuadro 33.- Composición del utillaje de Pampa de los Fósiles 13, unidad 29.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-71.jpg
Fichier image/jpeg, 283k
Légende Fig. 99.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: útiles a posteriori, raedera, becs, útiles compuestos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-72.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Fig. 100.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: escotaduras, denticulados, pieza esquirlada, núcleo usado.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-73.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Fig. 101.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: chopper trasformado en denticulado macizo, estado inicial y remontaje de los lascas; o y b: perfiles de los filos cortante del chopper y el denticulado macizo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-74.jpg
Fichier image/jpeg, 817k
Légende Fig. 102.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: estructura de la ocupación.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-75.jpg
Fichier image/jpeg, 554k
Légende Fig. 103.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los útiles a posteriori.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-76.jpg
Fichier image/jpeg, 615k
Légende Fig. 104.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los becs y escotaduras.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-77.jpg
Fichier image/jpeg, 574k
Légende Fig. 105.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de los denticulados y escotaduras-denticulados
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-78.jpg
Fichier image/jpeg, 594k
Légende Fig. 106.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución del utillaje macizo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-79.jpg
Fichier image/jpeg, 531k
Légende Fig. 107.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la riolita amarilla (01).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-80.jpg
Fichier image/jpeg, 633k
Légende Fig. 108.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de lo arenisca-cuarcita (03).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-81.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Légende Fig. 109.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la meta-andesita (04).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-82.jpg
Fichier image/jpeg, 594k
Légende Fig. 110.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la toba verdusca (08).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-83.jpg
Fichier image/jpeg, 568k
Légende Fig. 111.- Pampa de los Fósiles 13, unidad 29: distribución de la micro-diorita (13).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/5155/img-84.jpg
Fichier image/jpeg, 588k

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540