Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los Andes y el reto del espacio mundo

Sistemas en evolución

De Lima al archipiélago megalopolitano mundial. La mirada sobre la ciudad de Olivier Dollfus

Jean-Paul Deler

Texte intégral

1En el curriculum vitae profesional redactado en 1993, enel que presentaba sus actividades científicas desde fines de losaños 1950, Olivier Dollfus las identificaba dentro de un abanico de cuatro grandes campos de investigación —“con intensidadesvariables por campo según las épocas”— : la geografía física delas grandes montañas tropicales y subtropicales, los campesinadosde montaña, el análisis del espacio geográfico dentro de unaperspectiva sistémica y el Sistema Mundo. La ciudad, como objetode investigación específica, está ausente en este auto-inventario. Sin embargo, en tanto que investigador atento “a los conjuntosde lugares en interacción como bases de la organización de losespacios en geografía”, nunca cesó de interrogarse sobre ella yde tomarla en cuenta en la visión global que tiene sobre el áreaandina y sus sociedades, tanto en sus articulaciones internas comoen su relación con el mundo.

  • 1 “La existencia urbana es igualmente una incitación a la búsqueda de espacios silenciosos” escribe (...)

2Cuando Olivier Dollfus llegaba a Quito, en un vuelomatinal, a esas horas en las que, con cielo despejado, laatmósfera presenta una luminosa transparencia, lo que másle urgía era “subir a las antenas”. Era casi un rito y siempreuna emoción. No lejos del aeropuerto Mariscal Sucre, unaestrecha carretera, con curvas cerradas pero cuidadosamenteadoquinada —herencia de la presidencia de García Moreno—asciende a través de los bosques de eucaliptos que protegen el flanco oriental del Pichincha; quince a veinte minutos enautomóvil bastaban para izarnos a los límites del páramo, hasta un rellano en donde se levanta una importante estacióntransmisora hertziana. Sobre este promontorio, a 3 550metros de altura, se descubre un inmenso panorama sobre“la avenida de los Volcanes” tan querida por Alejandro deHumboldt, en la que la mirada, en un ángulo mayor a 180°, abarca el surco andino, flanqueado por las dos cordilleras cuyas cumbres nevadas, en los fulgores del sol naciente, centelleanen el azul del cielo: Cayambe, Antisana, Cotopaxi, Illinizas, Tungurahua, Chimborazo, Altar y Sangay, que cual centinelasdominan el mundo a más de 5 000 metros de altura. Desde este belvedere, la vista sobre la ciudad de Quito es también totalmente excepcional (cf. Fig. 1). Permite captar, de un vistazo, los elementos del sitio y la historia de la aglomeración, los contrastes de su composición sociológica y las olas decrecimiento, el diseño de los planos de urbanismo y las grandes obras en curso, las dinámicas de cambio o de consolidación de los barrios; y además, casi irrisorio, la aproximación o el despegue de un avión semejante a un juguete. El gozo de los amplios paisajes de la sierra y la búsqueda de los espacios silenciosos1 —apenas perturbados, aquí, por el rumor ensordecido que sube de la llanura de Iñaquito, a más de 800 metros más abajo— ofrecían entonces, adicionalmente, la posibilidad de fijar una vista sin equivalente sobre el destino urbano de las sociedades de los Andes. Vistas “totales” como la de La Paz, desde el “balcón” de El Alto, o la de Bogotá, desde el Montserrate son también soberbias, pero en modo menor.

Fig. 1 – Quito y el valle andino, desde la carretera de las Antenas del Pichincha (1973).

Quito ocupa una depresión estructural de orientación meridiana, al piede la ladera oriental del Pichincha (4 794 m, cordillera occidental). El centrohistórico, colonial y republicano, al norte del Panecillo (3 015 m), se encuentraa la derecha en la fotografía. La ciudad se extendió rápidamente a partir de losaños 1960, en particular en la llanura de Iñaquito (2 750 m). En segundo plano, el agreste Valle de Los Chillos (2 500 m), hoy día ampliamente urbanizado. Alfondo, la cordillera oriental, con el cono del Cotopaxi (5 897 m) y el Sincholagua (4 893 m). En 1950, Quito tenía 200 000 habitantes; en 2000, la aglomeración cuenta con 1,6 millones de moradores (foto J.-P. Deler).

Tres momentos en un enfoque de la urbanización del mundo

  • 2 El primer estudio de investigación urbana de Olivier Dollfus fue una memoria de diploma de estudio (...)

3En el vasto registro de cuarenta años de producción científica (más de 200 artículos y una decena de libros), y en atención a sus principales campos de predilección, Olivier Dollfus ha abordado explícitamente el tema urbano tan sólo en una docena de títulos2cf. la bibliografía selectiva—, revelando siempre sus dimensiones y sus problemáticas importantes. Se puede identificar en su obra tres etapas distintas en el enfoque del tema de la ciudad y de sus problemas.

41. En un primer momento, e inmediatamente después de su primera —y fundadora— experiencia peruana (1957-1962) como Jefe del Servicio Cultural y de la Misión Universitaria de la Embajada de Francia en el Perú y también como profesor de la Universidad de San Marcos, Olivier Dollfus nos hace entrega, en los años 1960, de un vasto conjunto de reflexiones y de publicaciones sobre Lima y sobrela urbanización peruana. Al margen de las investigaciones (principales) para su tesis sobre la geomorfología de los Andes centrales del Perú y de sus piedemontes, como ciudadano enterado y como geógrafo familiarizado con esta gran metrópoli mundial que es París, Olivier Dollfus presta atención a las fuertes dinámicas de cambio espacial, económico y social que desquician la antigua capital virreinal y republicana a la que él dedica uno de sus primeros artículos (1958). Luego vendrán otros dos artículos, uno sobre el peso de Lima en la economía nacional (1964) y otro sobre la urbanización peruana (1967a) además de las páginas “urbanas” de su notable libro sobre el desarrollo peruano (1968a). Esta primera etapa culmina y se amplía cuando toma la dirección de una Investigación Cooperativa programada por el CNRS sobre el tema “Ciudades y Regiones en América Latina” (1973) en cuyo marco se comparan los estudios sobre Brasil, Colombia, Ecuador, México y Perú, hechos por una decena de investigadores. A través de la estimulante comparación de los estudios de caso se expresa por un lado el afán de establecer un diagnóstico de los desafíos espaciales y sociales del movimiento de urbanización en América Latina y por otra parte, la necesidad de comprender tanto sus trivialidades como sus especificidades en comparación con otros conjuntos de países en desarrollo o con las grandes dinámicas planetarias.

52. En términos de publicaciones, los años 1970 y 1980 están marcados por un menor involucramiento en la temática de la ciudad, pero la reflexión sobre el hecho urbano está siempre presente, y no sólo en filigrana. La ciudad, la urbanización de los territorios, el peso de las grandes metrópolis aparecen efectivamente como elementos capitales en la comprensión de las dinámicas de los sistemas socio-espaciales andinos, los mismos que Olivier Dollfus aborda en ese entonces más bien desde el punto de vista de los campesinados y de las relaciones que ellos mantienen con su medio, ecológico, económico y social. Las numerosas ediciones sucesivas de su obra de síntesis sobre el Perú (1967b; 1983), publicadas particularmente en el curso de esos años, dan fe de la importancia que otorga a lo urbano para comprender tanto los grandes movimientos de fondo de la larga historia del mundo andino como la aceleración de las evoluciones contemporáneas que modelan el nuevo rostro de las sociedades nacionales y de las estructuras del espacio del área andina.

63. A partir de fines de los años 1980 y durante los años 1990, la globalización ocupa el centro de las reflexiones de Olivier Dollfus y la ciudad, que es “la concentración de las sinergias, la acumulación de los factores en un mismo lugar”, ocupa naturalmente un lugar privilegiado en este enfoque, con una atención específica a la estructuración del “archipiélago megalopolitano mundial” así como al proceso generalizado de metropolización que afecta al mundo, incluso a los países en desarrollo (1990; 1995; 1997). La referencia a la evolución de las ciudades andinas, y más generalmente de las de América Latina —pero también del mundo— proporciona los elementospara entender las formas y modalidades de internalización de los fenómenos cuyo despliegue a escala planetaria realiza la globalización.

7No se pretende hacer aquí un inventario exhaustivo sobrelos diferentes problemas de la ciudad y de la urbanización que han llamado la atención de Olivier Dollfus. En efecto, basta tan sólo referirse a algunos temas para medir la agudeza de su percepción de los movimientos de fondo y de los importantes desafíos que caracterizan la urbanización de las sociedadesandinas (y en general latinoamericanas) en el transcurso de la segunda mitad del siglo xx.

“La urbanización de poblaciones enteras, sin terremotos sociales ni económicos”

8La primera serie de reflexiones que hemos seleccionado se refiere al análisis del fenómeno de urbanización acelerada que los países andinos conocen a partir de los años 1940. Olivier Dollfus realiza este análisis en base a la observación de la situación nacional peruana y del caso de la capital limeña. En los orígenes de los análisis de Olivier Dollfus se encuentran los resultados del censo de población de 1961 (el primero de la segunda mitad del siglo xx, el anterior tuvo lugar en 1940), el acceso a numerosos datos económicos así como su residencia y su práctica profesional en Lima. En la aceleración del fenómeno de urbanización él diagnostica un acontecimientoimportante, a la vez inédito, único y temporal, percibido como el resultado de la concomitancia de tres formas de crecimiento en interacción: demográfica, económica y espacial (1967a). Destaca no sólo el carácter excepcional de una situación deruptura cuya intensidad no tiene equivalente en la evolución de los países industrializados —“las consecuencias demográficas sobre el crecimiento urbano en el Perú no son comparables a las que experimentó Europa en la segunda mitad del siglo xix” (1967a)— sino también la limitación en el tiempo de un fenómeno que se extiende sobre cerca de tres décadas (desde los años 40 hasta los años 60), es decir en el breve lapso de una generación humana.

9El alto crecimiento de la población peruana observadoen ese entonces (alrededor del 3 % anual) corresponde a lafase de inicio de la transición demográfica. Va acompañado de todo un conjunto de efectos y de consecuencias sociales ligadas al aumento global de los efectivos, a la modificación de la estructura de la pirámide de las edades (particularmente el aumento del efectivo de los grupos de edad 15-40 años) y ala creciente inadecuación entre oferta y demanda laboral. Sus efectos espaciales están ligados a las migraciones que suscita, debido al rebose demográfico de los campos sobrepoblados pero también a los movimientos entre ciudades de diferentes niveles jerárquicos; y a la correlativa expansión urbana generalizada. Pero esta ola demográfica sin precedentes coincidecon un periodo de crecimiento económico alto y relativamentesostenido, con tasas anuales del orden del 5 %, gracias al grandesarrollo de las exportaciones de variados productos primarios (productos mineros, harina de pescado, algodón, azúcar). Estecrecimiento económico favorece el desarrollo urbano que loestimula a su vez a través del consumo inducido, del desarrollo del sector construcción y de la respuesta a las necesidadesde equipamiento y de ordenación del territorio. Este periodode crecimiento demográfico y económico genera por lo tantotambién una expansión general del espacio urbanizado, marcadoen particular por el crecimiento periférico del tejido residencialde las ciudades sobre amplias extensiones en donde se establecenlas clases medias y populares y todos los nuevos citadinos, enbusca de bienestar y de trabajo, que los grandes flujos migratorioshacen converger hacia las ciudades, de cualquier nivel jerárquico, pero sobre todo hacia la metrópoli nacional.

10Por otro lado, Olivier Dollfus destaca también hasta qué punto la existencia de espacios de extensión disponibles y ladebilidad de las obligaciones institucionales (desde los planes de urbanismo, poco aplicados hasta la informalidad de lasprácticas) se conjugaron para explicar que esta urbanización acelerada —“este excepcional crecimiento” cuyas tasasanuales medias están comprendidas entre 4 y 6 % y hastamás— se lleve a cabo sin mayor confrontación social o política. En efecto, aunque la urbanización popular se efectúa conpoco costo, lo que permite afrontar necesidades inéditas en términos cuantitativos (vivienda, equipamiento y serviciospúblicos básicos), ella da lugar también, al mismo tiempo, al establecimiento de nuevas relaciones de solidaridad entre la ciudad y el campo que contribuyen a amortiguar los choques y los efectos de los considerables cambios socioculturales que trae consigo una presión urbana de semejante amplitud. Así, elPerú puede absorber, mediante la expansión de las barriadas, “la instalación en el margen de la ciudades de centenas de miles de peruanos con un costo menor para los poderes públicos”. Además, “la importancia relativa de las barriadas es un índice de la amplitud del crecimiento urbano”, pero es conveniente abstenerse de establecer una correlación absoluta entre barriada y población migrante sin recursos porque se sabe también que “familias de Lima, urbanizadas de antiguo prefieren instalarse en barriadas que se equipan y abandonar inmuebles insalubres y costosos del centro de la ciudad” (1967a). En resumen y más generalmente, lo que es relevante es “la sorprendente plasticidad de las grandes ciudades capaces de absorber durante dos décadas un crecimiento anual comprendido entre 6 y 8 %, de donde resulta una duplicación de los efectivos urbanos en una docena de años y un crecimiento correlativo de las superficies construidas” sin que por lo tanto se pueda subestimar “las dificultades propias al ordenamiento urbano, cada vez más difíciles de superar, particularmente por el hecho de la especulación de tierras” (1973).

11La extraordinaria “producción” urbana de las décadas 1940-1970 es así “el fruto de múltiples decisiones individuales o de grupos, de negociaciones locales, de conflictos y de compromisos, en los que tanto los individuos como los grupos afinan su proyecto en función de las estrategias, adaptándose a los medios disponibles y a las capacidades de negociación” (1994). En resumen, sin mayores tropiezos, “sin tragedias”, gracias al espacio disponible y a esta combinación específica de informalidad y de organización, las ciudades andinas (cf. Fig. 2) y latinoamericanas en general, se afirman como los “lugares de una formidable integración y promoción social”, el crisol de una nueva sociedad urbana doblemente marcada por el desarrollo de las clases medias y por la aparición masiva de nuevas clases populares provenientes del campo andino donde, a la vez, nunca fueron tan numerosos los campesinos.

“La promoción masiva de clases medias urbanas”

12El segundo conjunto de estudios que hemos seleccionado se refiere a la reflexión sobre las clases medias consideradas como elementos capitales de una sociedad urbana en movimiento, y sin embargo menos estudiadas, en general, que las poblaciones más pobres de las ciudades. “En América Latina la clase media ocupa un lugar central en la descripción de la vida social y en los debates políticos... lo que se denomina clase media no es ni una clase, ni un estrato social sino más bien una categoría definida por su rol central en el proceso de desarrollo” escribió Alain Touraine (1988: 81). Detrás del término castellano de clase media, tan impreciso como el término francés de classe moyenne, lo que llama la atención de Olivier Dollfus es ese lugar y ese rol central de una categoría social masivamente urbana, que según él “se define a contrario por oposición a la masa pobre y a las categorías dirigentes” (1967b), porque por el hecho de “la mala articulación de una sociedad demasiado desigual, ala masa desvalida se oponen algunos privilegiados separados de ella por el fino tapón de las clases medias dependientes de la oligarquía” (1973). Debido a la diversidad social, el usodel plural es casi sistemático. En efecto, se trata de un amplioabanico de categorías sociales que incluye a los asalariados delsector público (funcionarios del Estado, del sector Educación, área de fragilidad del sector Salud) y del sector privado (empleados de empresascomerciales, industriales y bancarias, obreros calificados, capataces), pero también a los comerciantes de las ciudades ya los artesanos, a las profesiones liberales y a los ejecutivos. A menudo este amplio abanico está formado por dos subconjuntos, los “estratos altos” y “los estratos bajos” (1967b).

Fig. 2 – Metrópolis y ciudades intermediarias en la C.A.N.

13Han ido juntos el crecimiento demográfico, económico, urbano y la promoción de las clases medias: “el incremento de las clases medias se amplificó junto con el crecimiento económico global, el desarrollo urbano y el aumento del presupuesto del Estado” (1968a: 242). En 1961, en el Perú, aquellas representaban de 500 000 a 600 000 activos, es decir 15 a 20 % de un total de 3,1 millones. Sin duda, parte de estas clases (cerca de 20 % del total) están en el campo y en las aldeas —campesinos mediano propietarios, comerciantes, empleados de base del sector educación, del sector desarrollo y de servicios—, constituyendo cerca del 20 % del total, pero su peso económico, social y político se debe a su concentración en las principales ciudades y, en particular, en la capital. “Uno de los aspectos más característicos de la evolución de la población limeña, en el transcurso de los últimos años, es la extensión de las clases medias, producto del desarrollo de la burocracia, de los servicios, de la pequeña industria” (1968a: 199). En la aglomeración de Lima-Callao, que cuenta entonces con 1, 6 millones de habitantes, de los 675 000 activos que aparecen en el censo de 1961, cerca de 400 000 pertenecen a la categoría de las clases medias, constituidas en un 53 % por empleados (bancos, oficinas, comercio y transporte), en un 14 % por funcionarios, en un 16 % por obreros (fuera del sector construcción) y en un 15 %por altos ejecutivos (administradores, gerentes, ingenieros). En otra parte Olivier Dollfus menciona a las 140 000 a 180 000 personas que tienen “ingresos que permiten colocarlos en las diferentes categorías de la burguesía limeña” (1964: 294) así como la presencia, en Lima, de 202 000 asalariados afiliados al seguro social (sobre los 388 000 asegurados de todo el Perú); elementos que en su totalidad corroboran tanto la diversidad de las clases medias como su distribución en subconjuntos jerarquizados. A inicio de los años 1960, estas clases medias limeñas son “más numerosas y más acomodadas” de lo que fueron en los años 1940 cuando “la alta burguesía y la clase media constituían el 1/5 de una población cuyos 4/5 vivían miserablemente” (1958: 12).

14Así, “el aumento de las actividades urbanas, los progresos en la escolarización y el crecimiento del número de estudiantes provocaron el desarrollo cuantitativo de las ‘clases medias’ de las ciudades” (1967b: 112). La educación, la protección social y la organización se combinan con la disposición de ingresos regulares para caracterizar la situación social de estas poblaciones sobre todo urbanas. En efecto, el acceso a la educación en general, en el conjunto de la categoría, y la organización en poderosos sindicatos, sobre todo en el caso de los empleados, de los obreros y los funcionarios, concurren para dar a las clases medias, en particular asalariadas, un peso tanto más importante por cuanto ellas conforman un grupo de presión eficaz capaz de negociar aumentos salariales y la implementación de una adelantada legislación social. El peso alcanzado por los asalariados en la vida política se debe pues tanto al rol de los sindicatos que saben negociar convenciones colectivas y desencadenar huelgas, que proveen una buena parte de los cuadros de los grupos políticos, como a la presión eficaz que su concentración en la capital ejerce sobre el poder (1964: 294). Esta capacidad de organización y de presión se ve redoblada por un peso tanto más grande en la vida política nacional del Perú de los años 1960 cuanto las clases medias constituyen todavía lo esencial del cuerpo electoral de un país en el que, durante mucho tiempo, los analfabetos (vale decirla mayoría de los campesinos indios) estaban excluidos del derecho a voto.

15En los años 1960, estas categorías sociales aparecen pues como “particularmente privilegiadas”, porque “el sistema capitalista ha funcionado de manera particularmente eficaz en el transcurso de estos diez años, pero en beneficio de la oligarquía y de la clase media, en detrimento de los obreros y de los campesinos”. Por cierto, “las nuevas clases medias envidian a la oligarquía cuya opulencia es demasiado visible, pero dependen de ella y se benefician al fin de cuentas con el sistema instaurado por esta última”(1964). Sus modosde vida y las correspondientes necesidades se traducenpor un fuerte impacto sobre el dinamismo de la economíanacional. En efecto, el desarrollo de sus ingresos “favorece laconstitución de un mercado para los productos de consumo”que contribuye a estimular la industrialización por sustitución de importaciones. Pero al mismo tiempo, y paralelamente,“una parte de los créditos consagrados a las importacionesdesde el extranjero es gastada en la adquisición de bienes deconsumo que demanda una numerosa clase media limeña yen plena progresión cuantitativa” (1964). Por otro lado, losaumentos de salarios, a menudo superiores a la progresión dela productividad, obtenidos mediante la movilización socialy “una costosa legislación social de avanzada en un país quese mantiene pobre y poco desarrollado”(1967a) hacen quelo esencial del crecimiento económico sea absorbido por las ciudades, para beneficio, por cierto desigualmente compartido, de la oligarquía y de las clases medias. Esto trae como consecuencia una insuficiencia de la inversión productiva ytensiones inflacionistas estructurales que limitan en parte el desarrollo a largo plazo y debilitan el sistema económico ysocial en su conjunto.

16Esta situación privilegiada de las clases medias, teniendo en consideración la importante masa de las poblaciones rurales y urbanas privadas de estas ventajas, no excluye sin embargo una cierta fragilidad de las situaciones que Olivier Dollfus notó particularmente en el grupo de los “estratos bajos”, pero no solamente en ellos. En Lima por ejemplo, “en una barriada del sur, cerca de Atocongo, entre los habitantes se encuentran abogados, médicos, ingenieros. En lo que concierne a ellos, cabe preguntarse si se trata de una proletarización de la clase media o de una respuesta temporal a problemas de vivienda” (1968a). Pero, sobre todo en el transcurso de las dos décadas de fin de siglo, con la aceleración de las tensiones inflacionistas y luego con la adopción de modelos neoliberales de crecimiento acompañados de un retiro creciente del Estado protector yempleador, se confirma esta fragilidad de la situación deuna gran parte de las categorías medias, asalariados delsector formal, funcionarios o empleados públicos del sectoreducación o del sector salud, en particular. Si bien los altos crecimientos económicos vinculados en buena parte a la urbanización, particularmente entre 1950 y 1980, contribuyeron a la promoción masiva de clases medias urbanas, este ya no es el caso a partir de los años 1980, “la década perdida”; entonces “la desocupación, el subempleo, la pauperización de una mayoría de las poblaciones urbanas y particularmente decapas completas de las clases medias, reducen la capacidad de atracción de las ciudades” (1994), y marcan la disminución del crecimiento urbano de las grandes ciudades en particular.

“Megápolis y megalópolis, nuevas formas urbanas”

17El tercer conjunto de reflexiones seleccionadas se refiere a la observación del desarrollo contemporáneo del proceso de globalización, sobre el cual Olivier Dollfus no ha dejado de señalar dos de sus mayores efectos. Por un lado, el relativo debilitamiento del rol del Estado-nación (cuyo anclaje es relativamente precoz y fuerte en América Latina, con dos siglos de consolidación), acompañado por la emergencia de nuevas dinámicas socio-espaciales, ligadas a la aceleración de la liberalización del comercio internacional y a la afirmación de grandes espacios de libre comercio. Por otro lado, el desarrollo parcialmente autónomo del rol de las regiones y, singularmente, de sus grandes metrópolis en vías de inserción o de articulación con una red urbana planetaria. “En este fin del siglo xx, la América que se extiende al sur del río Grande es un continente urbano: de una población total de cerca de 500 millones, 350 millones de personas viven en las ciudades (los criterios de definición de la ciudad no modifican de manera notable las magnitudes). En 1990, de un producto continental bruto del orden de los 1 000 billones de dólares, 85 % proviene de las ciudades. Estas cifras muestran la evidencia del peso de estas últimas en América Latina contemporánea” (1994).

18Las crisis del Estado nacional de características a menudo populistas y del modelo de desarrollo por sustitución de importaciones, se conjugaron con el vigor de las opcioneseconómicas neoliberales dominantes en el último cuarto de siglo, permitiendo la implementación de un nuevo pavimentogeopolítico compuesto por espacios de transaccioneseconómicas que agrupan a varios Estados. América Centralabrió la vía de las construcciones regionales con ambicionesmás o menos integradoras, al crear en 1960 un MercadoComún Centroamericano (MCCA) que reunía a cinco paísesdel istmo: Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador. El Pacto Andino se propuso, en 1969, organizarun proyecto integrador de los países de la Cordillera de losAndes, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Chile (hasta 1973), y luego Venezuela; proyecto que fue parcialmente reactivadocomo Comunidad Andina de Naciones (CAN) en 1988. En 1973, cuatro estados anglófonos del área caribeña decidierona su vez formar una Comunidad Caribeña (CARICOM) queprogresivamente se fue ampliando con 11 miembros más. Pero el verdadero hito, en este campo, se sitúa en los años 1990 con dos recomposiciones importantes. En 1991, aparece el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) que reúne a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y que al entrar en vigencia en1995 crea un bloque regional de 220 millones de habitantes y1 250 billones de dólares de PBI. En 1992, se firma el Acuerdo de Libre Cambio Americano (ALCA) que une por su parte, desde 1994, a México, segunda potencia latinoamericana, con los Estados Unidos y el Canadá para formar un espacio económico de 380 millones de habitantes que representa más de 8 000 billones de dólares de PBI. Frente al nacimiento de dos gigantes redes económicas como MERCOSUR y ALCA, se hace más patente la fragilidad del bloque regional andino, no tanto porque se pueda ignorar a la Comunidad Andina de Naciones con sus 100 millones de habitantes y aún cuando su PIB llega tan sólo a 250 billones de dólares, sino más bien a causa de las dinámicas centrífugas que la resquebrajan. En efecto, en 1991, en el norte, Colombia y Venezuela han formado una zona de libre cambio con México (Grupo delos Tres) mientras que en el sur, Bolivia ha pasado a ser miembro asociado del MERCOSUR desde 1996 —a semejanza de Chile—, y Perú ha negociado acuerdos bilaterales con el ALCA. Además, los riesgos de extensión regional del conflicto colombiano por un lado y, por otra parte, “la realidad mayor, [que] sigue siendo la influencia de los Estados Unidos que predican la implementación de una zona de libre comercio extendida al conjunto de los continentes americanos”(1995), se añaden a los efectos de la atracción que los dos bloques comerciales recientemente estructurados ejercen sobre una Comunidad Andina de Naciones que tiene dificultades para darse un segundo respiro.

19Entre las configuraciones espaciales que juegan un rol mayor en el desarrollo de la globalización, y junto a estas reagrupaciones que estructuran la división planetaria de estados alrededor de la implementación de vastas áreas de mercados, se impone, por supuesto, el “archipiélago megalopolitano mundial”. El AMM “formado por conjuntos de ciudades que contribuyen a dirigir el mundo, es una creación dela segunda parte del siglo xx y uno de los símbolos más fuertes de la globalización ligada a la concentración de actividades de innovación y de gobierno” (1997). La tríada de las potencias mundiales (Europa occidental, América del Norte, Asia del Noroeste) concentra la media docena de las “islas” del AMM. Se trata de las regiones del noreste y de la costa del Pacífico de los Estados Unidos, de la región de los Grandes Lagos, de la megalópolis europea y de sus anexos, de la megalópolis japonesa y de aquella, en vías de emergencia, que se sitúa a lo largo del arco asiático entre Seúl y Singapur. El resto de megaciudades y metrópolis del mundo se encuentra articuladocon cada una de estas “islas” del AMM.

20América Latina, la más urbanizada de las áreas situadas al sur de las potencias de la tríada, y ésto desde hace bastantetiempo, está también marcada, desde hace medio siglo, por un fuerte movimiento de metropolización. Así es como, cuando en los años 1940 sólo cuatro ciudades sobrepasaban el millón de habitantes, a inicios del siglo xxi ya son una cincuentena, entre las cuales dieciséis capitales nacionales. En la parte superior de la jerarquía, cuatro áreas urbanas sobrepasan los diez millones de habitantes y tres otras los cinco millones de habitantes; estas áreas dominan a una constelación más o menos densa de metrópolis regionales —o nacionales, en los pequeños estados— y un semillero de cientos de ciudades de más de 200 000 habitantes que disponen hoy de servicios de nivel superior y de industrias modernas. “En Brasil como en Argentina, en Chile como en Colombia y en México, ciudades “intermedias” con efectivos comprendidos entre 200 000 y un millón de habitantes relevan las ciudades de varios millones de habitantes: en ellas los costos inmobiliarios son menores, el tiempo de los desplazamientos disminuye, la contaminación se reduce, la seguridad es más fácil de controlar, mientras que las comunicaciones internacionales pueden ser de una calidad análoga a las de las metrópolis y la calidad del personal de las empresas mejora con el desarrollo de universidades técnicas y escuelas de ingenieros” (1995). Se han constituido pues redes urbanas complejas por el doble efecto de los procesos de globalización y de descentralización (cf. Figs. 3 y 4) y son parte de este “mercado de los lugares” que son “bienes localizados” donde se ejerce “esta nueva geografía de las ventajas comparativas [que] funciona cada vez más a nivel mundial” (1997).

21Entre el sureste del Brasil y el área del Río de la Plata, se perfila el bosquejo de una megalópolis sudamericana. En los alrededores de tres de las cuatro megaciudades del subcontinente (Sao Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires), de Rosario a Belo Horizonte pasando por Montevideo y Porto Alegre, se extiende una gran estela urbana con su faja de altas densidades humanas, sus redes de comunicación, sus zonas de agricultura de exportación. Una decena de áreas metropolitanas suman allí más de 50 millones de habitantes y dirigen esta gran región que reúne también dos tercios de la población del MERCOSUR y constituye su área más desarrollada. “Uno puede preguntarse si participan o no en el AMM el conjunto de las metrópolis del Mercosur, Sao Paulo, Río, las ciudades del Plata, alrededor de Buenos Aires. Se observa en esta zona el bosquejo de una megalopolización, con Sao Paulo comocabeza financiera e industrial. Pero la importancia delas prestaciones “cuaternarias” de alcance mundial nocorresponde con la masa demográfica. Por el momentoel conjunto es más bien el polígono pesado del Mercosurque un archipiélago del AMM”(1997). Un segundo granconjunto urbano sudamericano, por cierto netamente más modesto, se desarrolla de Caracas a Guayaquil; esta red macrorregional, en la que Bogotá ocupa una posicióncentral, cuenta con una decena de áreas metropolitanas (cf. Fig. 2) y reúne a más de 25 millones de habitantes; es un motor de dinamismo de este cuarto noroeste de América del Sur, abierto hacia el Mar del Caribe, vecino cercano del ALCA e importante proveedor de los Estados Unidos enrecursos energéticos (hidrocarburos y carbón).

  • 3 En su libro De Babylone à Tokyo Les grandes agglomérations du Monde, François Moriconi-Ebrard, par (...)

22De esta manera las mayores ciudades latinoamericanas son parte integrante de la red metropolitana mundial3 y, por lo tanto, con frecuencia más cercanas unas de otras que desu entorno regional o nacional. Los enlaces directos que las interconectan ocasionan un efecto túnel sobre los territorios periféricos que las rodean, los mismos que son tan sólo sobrevolados o atravesados por los modernos sistemas de comunicación. Esta red urbana, actor y relevo de la globalización, funciona también según el modelo de los hubs and spokes, en los que megalópolis y metrópolis desempeñan el rol de plataformas (hubs) que concentran o difunden flujos rayos (spokes) que los unen a la red de las ciudades intermedias (de más de 200 000 habitantes) de cada una de sus periferias respectivas.

Fig. 3 – Las metrópolis latinoamericanas en la red mundial de ciudades.

Fig. 4 – Panregión Américas en la red mundial de ciudades (según GaWC).

23Para concluir cedamos la palabra a Olivier Dollfus. “La urbanización en los países en desarrollo, en particular bajo su forma de ‘metropolización’, seguirá siendo un hecho capital del siglo xx y uno de los resultados de la globalización” (1997). Si “la extensión de estas inmensas aglomeraciones se ha dado en sociedades en las que la pobreza afectaba y afecta aún a la mayoría de los habitantes” ello ha sido en “un momento único en la historia en el que interactuaban los tres crecimientos, demográfico, económico y urbano” (1995), momento quefue también el de la transición de un sistema dominante de interacciones entre ciudades y campo hacia un sistema dominante de interacciones entre ciudades. “A fines de este siglo, las ciudades comienzan otra etapa de su historia” (1994).

Bibliographie

Olivier Dollfus y la ciudad: bibliografía

(1958) Lima. Quelques aspects de la Capitale du Pérou en 1958. Les Cahiers d’Outre-mer, Año 11 (No 43): 258-271.

(1963) L’agglomération de Lima. In: La population péruvienne en 1961. Les Cahiers d’Outre-mer, Año 16 (No 62): 196-197.

(1964) Lima en 1962. Quelques remarques sur le poids de la capitale dans l’économie péruvienne. In: Le problème des capitales en Amérique latine: 289-302; París: Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien Caravelle No 3.

(1967a) Remarques sur quelques aspects de l’urbanisation péruvienne. In: Publication des Annales de la Faculté des Lettres d’Aixen-Provence (Nouvelle série) No 61: 71-86; Aix-en-Provence: Ed. Ophrys (Colloque d’Études péruviennes).

(1967b) Le Pérou, 126p.; París: PUF Que sais-je ? (tres ediciones).

(1968a) Lima. In: Le Pérou Introduction géographique à l’étude du développement: 191-200 y 325-330; París: Travaux et Mémoires de l’IHEAL No 22.

(1968b) Le rôle des villes sur leur environnement et dans la formation des régions en pays sous-développés. In: Régionalisation et développement: 251-267; París: CNRS (Colloques internationaux du CNRS, Strasbourg, 1967).

(1973) Conclusion sur une recherche (Villes et régions en Amérique latine, RCP du CNRS). Cahiers des Amériques latines, No 7: 1-4.

(1983) Le Pérou, 126p.; París: PUF Que sais-je ? (nueva versión, completamente actualizada).

(1990) Le système Monde. In: Mondes nouveaux (Géographie universelle 1, Brunet R., dir.): 274-529; París: Hachette Reclus.

(1994) La ville et l’Amérique latine. Problèmes d’Amérique latine, No14: 7-12.

(1995) Une urbanisation croissante, le développement des grandes villes. In: La nouvelle carte du Monde: 35-50; París: PUF Que sais-je ?

(1997) Le monde dans ses lieux. Un monde de villes. In: La mondialisation: 21-36; París: Presses de Sciences Po (La bibliothèque du citoyen).

Se puede mencionar, como referencia, los dos libros de metodología: (1970) L’espace géographique, 126p.; París: PUF, Que sais-je ? (1971) L’analyse géographique, PUF, Que sais-je ? Contienen desarrollos breves sobre la ciudad y la urbanización en general.

Bibliografía general

BEAVERSTOCK, J. V., SMITH R. G. & TAYLOR, P. J., 1999 – A roster of World Cities. Cities, 16 (6): 445-458; Globalization and World Cities Study Group and Network (GaWC).

DURAND, M.-F., LÉVY, J. & RETAILLÉ, D., 1992 – Le Monde Espaces et systèmes, 565p.; París: Presses de la F. N. S. P. Dalloz. L’Atlas du Monde diplomatique, 2003 – 194 p.; París: La découverte.

MORICONI-EBRARD, F., 2000 – De Babylone à Tokyo Les grandes agglomérations du Monde, 344p.; París: Ophrys. NATIONS UNIES, 2002 – 2000 Annuaire démographique, 674p.; New-York.

TOURAINE, A., 1988 – La parole et le sang. Politique et société en Amérique latine, 542p.; París: Ed. Odile Jacob.

Notes

1 “La existencia urbana es igualmente una incitación a la búsqueda de espacios silenciosos” escribe Olivier Dollfus en el prefacio de su tesis Les Andes centrales del Pérou et leurs piémonts (Entre Lima et le Perené) Étude géomorphologique, París, 1965.

2 El primer estudio de investigación urbana de Olivier Dollfus fue una memoria de diploma de estudios superiores consagrada a la ciudad de Conakry (1953).

3 En su libro De Babylone à Tokyo Les grandes agglomérations du Monde, François Moriconi-Ebrard, para quien “el umbral de 2 millones de habitantes se presenta como una verdadera ruptura en la historia urbana de la humanidad”, estima que ese límite “argumentado por un doble enfoque histórico y geográfico, permite identificar una categoría de objetos, las ‘grandes ciudades del mundo’ ”(Moriconi-Ebrard, 2000: 41-42). Al conjunto de las aglomeraciones bimillonarias latinoamericanas se añadieron, en la figura 3 las aglomeraciones cuya población sobrepasa un millón de habitantes y que son capitales de Estado (nacional o federal) y/o cuyo Producto Urbano Bruto (ibid.: 212-213) es superior a 5 billones de dólares. Esta representación de la red de las grandes aglomeraciones latinoamericanas es comparada con la de la organización de la “red de las ciudades globales” en la región de las Américas (Fig. 4), cuya clasificación jerárquica en categoría alfa, beta o gama, basada en criterios de producción de servicios a las empresas, ha sido extraída de los estudios del equipo “Globalization and World Cities Study Group and Network” (GaWC : http://www.lboro.ac.uk/gawc/rb/rb5.html#t1).

Table des illustrations

Légende Fig. 1 – Quito y el valle andino, desde la carretera de las Antenas del Pichincha (1973).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/510/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 309k
Légende Fig. 2 – Metrópolis y ciudades intermediarias en la C.A.N.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/510/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 982k
Légende Fig. 3 – Las metrópolis latinoamericanas en la red mundial de ciudades.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/510/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 788k
Légende Fig. 4 – Panregión Américas en la red mundial de ciudades (según GaWC).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/510/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 543k

Auteur

Centre National de la Recherche Scientifique
E-mail: mailto:deler@ades.cnrs.fr

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540