Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La república instalada

 | 
Luis Miguel Glave

Prólogo

Texte intégral

1Los capítulos que forman este libro corresponden a la segunda parte de mi tesis doctoral presentada en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. El objeto de la tesis es el proceso de formación de la identidad regional y nacional en el paso de la colonia a la república en el Cuzco y su región. Convenía separar el tema de la prensa y de la instalación republicana del de la insurgencia de la patria y de la modernidad popular en el tiempo de la revolución y el tránsito republicano, tratado en la primera parte.

2Para el estudio de la prensa, había empezado a trabajar con un conjunto de periódicos desde hacía muchos años. En la biblioteca de la universidad del Cuzco, en 1978, encontré unas antiguas colecciones de periódicos locales. Los voceros oficiales de la enmarañada época de los caudillos que mi atrevimiento juvenil imaginaba desordenada y culpable de muchos de los males de mi país: El Sol de la independencia, acartonado y solemne con Agustín Gamarra de curioso Prefecto, una suerte de demiurgo del nuevo Estado en una vieja ciudad, la más vieja de todas en los Andes. La Minerva del Gamarra presidente, editado por un gaditano capitulado, casado con una prima de la mujer de Andrés Santa Cruz, ambas descendientes del gallego oidor cuzqueño que estuvo en el centro de las disputas de la revolución de 1814. Cuzco Libre cuando cae Gamarra junto a una serie de paladines de la «libertad», de la «opinión» y de la «pacificación», en medio de la guerra civil y la confusión previa a la Confederación Perú-Boliviana, que fue el mayor ejercicio de ensayo y error del pueblo andino por adaptar sus viejas filiaciones a los nuevos vientos nacionales. La Estrella Federal para la localidad y El Eco del Protectorado para el espacio nacional cuando Santa Cruz pudo por fin llevar adelante el sueño confederal, que Gamarra también tenía. La Libertad Restaurada, cuando Gamarra derrotó a Santa Cruz y el editor podía responder la infamia de decir «Libre» al Cuzco cuando su aceituno caudillo corría de un lado a otro tratando de impedir que le arrebataran el poder, que su ciudad le ayudó a conquistar. El Restaurador y otro Sol cuando Gamarra falló en su intento de reunir nuevamente Perú y Bolivia y se instauró un nuevo autoritarismo. Y así sucesivamente.

3Muy latosos, seguro mentirosos por oficialistas y doble-intencionados, me dije. Pero su figura segura, los lomos marcados con letras de molde, el olor de vieja tinta que no come el papel, conservado cual cartón piedra en el frío de la puna, me mantuvieron atento a sus palpitaciones regionalistas, que yo comenzaba a vivir en mi estancia cuzqueña de siete años, llegado de mi universidad limeña y mi casa miraflorina de veinte y pico años. Llamaron entonces más mi atención otros de esos periódicos, más festivos y atrevidos: La Brújula, El Fiera-Bras, El Correo de Encomiendas, El Cocacho.

4Puse etiquetas numeradas a los tomos y preparé un inventario que el estudio de las haciendas de Ollantaytambo, las exigencias de la investigación en equipo y la curiosidad por la historia económica colonial, dejaron amarilleando entre los nuevos viejos papeles que, al cabo de quince años, todavía guardaba de las muchas cosas que se quedaron en el camino inigualable del aprendizaje en el campo.

5Volví una de tantas veces a la Universidad de San Antonio Abad, en 1996. Quería trabajar más sistemáticamente el siglo xix y conocer con más panorama el proceso histórico. Encontré más periódicos, el mismo día que en el Archivo Histórico vi otros tantos; ¡esos no los conocía! Recordé los «míos» y me puse a buscar los que antes había marcado con devoción juvenil. Estaban entreverados. Los puse en cajas y les pedí a las bibliotecarias que no los refundieran con otros papeles. Había que salvarlos. Pedí ayuda y con ella y mucho entusiasmo, reconstruí la mejor colección regional de prensa que conozco en el Perú por lo menos. Otra será la historia de nuestros países, y más la centralizada y centralizadora del Perú, cuando se la escriba desde esos testimonios. Eso lo leí de Basadre cuando era un estudiante y sentía que era una obligación lo que estaba haciendo.

6Con ayuda de un pequeño equipo ordenamos y catalogamos los periódicos para formar una colección que se conserva en la hemeroteca de la Universidad San Antonio Abad del Cuzco. Luego hice un estudio preliminar que dio como resultado algunos pequeños artículos que se publicaron en periódicos, revistas y folletos de difusión. Animado por las posibilidades que el material ofrecía, diseñé un estudio cultural del Cuzco en el inicio republicano, que pretendía abarcar un periodo más largo del que este libro ofrece, hasta la guerra del Pacífico en 1879. Finalmente, preferí detener el registro en 1839, cuando fracasó el experimento de la Confederación Perú-Boliviana, ya que este arco temporal ofrecía la posibilidad de pensar el surgimiento de sensibilidades que determinarían los contenidos de las identidades nacionales de estos pueblos, que fueron parte de un solo proceso histórico cultural.

7En el transcurso de este estudio conté con el apoyo de muchas personas que es preciso mencionar. En Cuzco, particularmente Jorge Polo y La Borda, entonces Director del Archivo Departamental del Cuzco. También el personal de la Biblioteca y Hemeroteca de la Universidad San Antonio Abad. Especialmente Adrián Valer. Donato Amado fue más que un asistente un buen colega y amigo que se comprometió con el programa. El profesor Dan Hazen, gracias a la sugerencia que nos hizo Herbert Klein, apoyó el proyecto de catalogación a través de una oferta de ayudas de la Harvard University.

8Difundimos también los primeros resultados en la colección de la Fundación Mapfre Tavera, gracias al apoyo de Ignacio González Casasnovas. Entre las iniciativas de la Fundación, la revista Debate y perspectivas nos ofreció luego otra tribuna para incentivar el estudio de la prensa en América Latina, donde insertamos algunos otros avances de este estudio y lo complementamos con otras inquietudes teóricas que lo enriquecieron para esta publicación. En ese trabajo compartimos responsabilidades con el Coordinador General de la revista, Luis Miguel García Mora, quien por su prolijo trabajo motivó algunas otras inquietudes académicas que se incorporan en esta oportunidad.

9En Sevilla, Juan Marchena alentó la elaboración de la tesis doctoral y colaboró en todo sentido para que se llevara adelante hasta su lectura. Los miembros del tribunal: Nicolás Sánchez Albornoz, Bernard Lavallé, Manuel González de Molina, Juan Carlos Garavaglia y Bartolomé Yun, hicieron sugerencias entre las cuales estaba separar el texto en dos partes, como efectivamente lo hago al publicar este libro.

10Desde luego, en el Instituto de Estudios Peruanos, ha sido Carlos Contreras quien patrocinó esta publicación, como parte de un programa editorial que gracias a él, mantiene los más altos índices de calidad e interés en lo que es la difícil tarea de publicar en el Perú. Espero que lo que aporte La República instalada sea una modesta muestra de las calidades de la editorial del Instituto de Estudios Peruanos, donde he trabajado varios de los años de mi carrera profesional. Igualmente, me siento orgulloso de que este libro aparezca bajo el patrocinio del Instituto Francés de Estudios Andinos, con cuyos miembros guardo estrechas relaciones de amistad y colaboración.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540