Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etno-historias del Isoso

 | 
Isabelle Combès

Capítulo 6. Altibajos.Iyambae frente a los suyos

Texte intégral

1El capítulo que dedicamos a Uchuapi acabó con un episodio poco claro –porque poco documentado– de sucesión entre capitanes grandes, y con la primera mención histórica de un “segundo capitán” en el Isoso. Sólo a título de hipótesis, dada la insuficiencia de los datos, evoqué la posibilidad de una división del Isoso en dos zonas en 1854, pues en la actualidad el título de “segundo capitán grande” está relacionado con la existencia del alto y del bajo Isoso. De la misma manera, evoqué un posible desplazamiento de un capitán grande (Uchuapi, relegado al rango de segundo capitán) por uno nuevo y más joven (José Iyambae); se planteó, finalmente, la pregunta del papel efectivo de la prefectura en estos problemas y en los sucesivos nombramientos de capitanes.

2En otras palabras, los acontecimientos de 1854 nos hicieron encontrar posibles huellas de división del Isoso, trátese de división geográfica y/o de división entre hombres de poder. Dados los datos proporcionados por Mingo de la Concepción a finales del siglo xviii, estas divisiones y desacuerdos entre hombres de poder tampoco parecen ser cosa nueva. A lo largo del gobierno de Iyambae, los datos se multiplican sobre el tema, y ayudan a esclarecer bastante el panorama.

1. “Golpes de Estado” en el Isoso

3El capítulo anterior fue dedicado a los acontecimientos de la conquista karai en el Isoso y a las reacciones indígenas. Sin embargo, paralelamente a estas reacciones, existe una historia interna de la capitanía en la cual los karai sólo son unos actores más, y no siempre de los más importantes. Muchas cosas ocurren en el Isoso, en particular a partir de los años 1865. Para recordar un solo ejemplo, podemos suponer que la venta de Tamachindi, en 1867, no fue del agrado de todos.

4Por más “capitán grande” que sea, Iyambae no está solo en el Isoso; de hecho, ya encontramos a varios de sus acompañantes: segundos capitanes como Agustín Uchuapi (1854), Miguel (1856) y Kosive (1860); capitanes locales como Guaricama o José Bacao. Otros “acompañantes” –bastante diferentes– de Iyambae fueron Kayumbari, Arïgui, Guirati, y Amboco, que vamos a descubrir en estas páginas.

5Hasta donde llega la (a veces escasa) documentación, Iyambae cambió de segundo capitán al menos tres veces en sólo seis años (de 1854 a 1860) y eso sin contar los casos de Arïgui o Amboco. La situación es extraña, pues no podemos suponer que tres segundos capitanes hayan fallecido, uno tras otro, en tan poco tiempo. Es tentador trazar un paralelo entre esta situación y la que tuvo lugar en el Isoso a partir de 1958, bajo el mando de Bonifacio Barrientos Iyambae (más adelante: 302 - 303). Mientras Bonifacio seguía siendo, nominalmente, el capitán del alto Isoso, en la práctica actuaba como capitán grande de toda la zona; frente a él, los capitanes del bajo Isoso se sucedían a un ritmo impresionante, sin que ninguno llegara a tener bastante peso para contrarrestar su poder. De hecho, no faltan razones para hacer esta comparación: los datos de la época de José Iyambae nos autorizan a ello.

1.1. Kayumbari

6Hasta 1865, los acólitos de José Iyambae son sus acompañantes, trabajan y viajan con él; a veces son capitanes locales, a lo sumo son “segundos capitanes”. Luego, la situación cambia con la aparición en el escenario político isoseño de Kayumbari. El 14 de julio de 1865, el prefecto cruceño, escribiendo al sub-corregidor del Isoso, dice:

  • 1 MHSC 2/82, 14 de julio de 1865: énfasis mió.

[Por] la competencia q. se ha sucitado entre José Manuel Yñambae y Gregorio Callumbare [Kayumbari], disputandose entrambos el título de Capitán Grande de todo el Ysoso, y los consiguientes males que pueden surjir de esta rivalidad, esta Prefectura interesada en que se conserve entre esos salvajes la armonia sin la que los propietarios verían siempre amagados sus intereses y vidas: se ordena a U. que se valga por primera vez de los medios mas persuasivos aconsejando á Callumbare desista de su intento, haciendole comprender al mismo tiempo q. su nombramiento es especial para el pueblo que ocupa, y que en caso de insistencia, el suscrito se verá en la dura precisión de valerse de la fuerza y sustituirlo. Así mismo, asegurará Yñambae que su Capitanía hereditaria, nadie se la usurpará y que estoi pronto á sostenerlo en atención á la alianza que tiene establecida con los cristianos1.

7Junto con esta carta, el prefecto de Santa Cruz manda una ratificación del nombramiento de Iyambae como “Capitán Grande de todo el Ysoso”. La alusión a la “capitanía hereditaria” es una referencia al sistema de la Casa real del Isoso, de la que nos ocuparemos más detenidamente en el próximo capítulo. Además de este dato, la carta del prefecto subraya varios puntos de interés.

  • 2 MHSC 2/78. 10 de septiembre de 1866.

8Primero, los nombramientos de los capitanes locales en cada comunidad, también son otorgados por la prefectura que los puede hacer y deshacer a su antojo. Segundo, al menos en ese año, los problemas internos son muy fuertes en el Isoso, al punto de casi provocar la caída del capitán grande. Estos problemas son tal vez fruto de la presencia karai en la zona, enfrentando los que apoyan la política de Iyambae con otros que están en desacuerdo; tal vez son problemas más antiguos, que encuentran nuevos argumentos en la presencia blanca. Son, en todo caso, problemas que se exacerban con la intromisión de estos mismos karai en los asuntos internos de la capitanía, aun si, en la misma época, la prefectura especifica (al menos teóricamente) que las autoridades blancas no deben interferir con la autoridad del mburuvicha guasu2.

  • 3 MHSC 2/85. 4 de noviembre de 1867.

9Finalmente, bajo la expresión que recalca que Iyambae es “capitán grande de todo el Ysoso” parece perfilarse, de nuevo, una división de la capitanía en dos zonas, similar a la que hoy existe entre alto y bajo Isoso: con la salvedad de que, así como tal vez fue el caso en tiempos de Uchuapi, la división existente oponía al actual bajo Isoso con el extremo bajo. En efecto, Kayumbari era originario de Güiraendi en el extremo bajo3, mientras Iyambae vivía en Yovi y Kovei.

  • 4 MHSC 2/82, 26 de septiembre de 1865.

10El intento de Kayumbari no prospera, al menos en ese año. Iyambae sigue siendo capitán grande; una carta de septiembre de 1865, donde el prefecto dice estar “satisfecho” con lo que hizo el corregidor del Isoso, se refiere tal vez al arreglo del problema Kayumbari4. En todo caso, la situación no deja de ser extraña: mientras, en estos mismos años, los ganaderos blancos de la zona quieren socavar la legitimidad de Iyambae, este último logra conservar el poder gracias al apoyo del prefecto.

11Dos años después, la prefectura emite un nombramiento a favor de un tal Tinira Salvatierra, capitán de la comunidad de Ipaguasu en el extremo bajo Isoso. El documento dice:

  • 5 MHSC 2/85, 17de septiembre de 1867; énfasis mío.

Esta Prefectura y Comandancia General teniendo presente de que se halla subordinado al Capitán Grande del Ysoso José Manuel Yñambae, le nombra Capitán de Ypaguasu5.

  • 6 MHSC 2/85, 4 de noviembre de 1867.
  • 7 Recordemos que en 1838, dos capitanes de Ipaguasu también llegaron solos a la prefectura de Santa (...)

12La formulación de este nombramiento suena como una llamada de atención a Salvatierra. De hecho, en noviembre del mismo año, un capitán de “Paguasu” (Ipaguasu) y Gregorio Callumbare se van hasta Sucre para pedir a las autoridades que no entre más ganado al Isoso6. Kayumbari pasa de esta manera por encima de la autoridad de Iyambae, llegando solo a Sucre, y los capitanes locales de sólo dos comunidades del extremo bajo Isoso hablan en representación de toda su zona. La brecha parece confirmarse entre bajo y extremo bajo Isoso7.

13Una ingerencia karai es evidente en todo este proceso pues, gracias a la prefectura, Iyambae conserva su poder en 1865. Sin embargo, tenemos que notar que, en este año al menos, la prefectura no parece contemplar siquiera la idea de una división de poderes en el Isoso; por el contrario, reafirma claramente que Iyambae es capitán grande de todo el Isoso, y no reconoce a Kayumbari más que como un capitán local.

1.2. La primera aparición de Arïgui

14Si bien no prospera el “golpe” de Kayumbari, apenas seis años después, José Iyambae tiene que enfrentarse con otro problema y otro opositor más exitoso. Una nota bastante malograda de la prefectura indica:

  • 8 MHSC 3/96, 4 de mayo de 1871.

[al margen] Nombramiento de Capitán Grande del Ysoso comprensión de la Provincia de Cordillera a favor del natural José Arïngui Bacao.
En atención [al] mérito, ap[titudes], honradez i servicios prestados [por el] natural J[osé] Aringui Bacao, aliado de las autor[idades] bolivia[nas] i amigo de los cristianos, especialmente de los [polbladores de la Provincia de Cordillera: He ve[ni]do en nombrarlo Capitán Grande del Isoso, en comprensión de dicha Provincia8.

  • 9 MHSC 3/96, 4 de mayo de 1871.

15Recordemos que 1871 corresponde a los años de cambio de actitud de José Iyambae, que se vuelve más firme y menos sumiso. En la misma fecha, el prefecto indica al corregidor del Isoso que la nominación de Arïgui se hizo “conforme a los deseos manifestados por los vecinos de esa localidad”9. La pregunta es, sin embargo, si los karai decidieron utilizar a Arïgui para destituir a Iyambae, o si Arïgui fomentó más bien este pedido karai para lograr sus fines. En todo caso, se trate de Iyambae o de Arïgui, la prefectura sigue hablando, en este mes de mayo, de un solo capitán grande para todo el Isoso.

16Sin embargo, la situación no perdura. Poco después, los robos de ganado se multiplican en el Isoso; esta vez, son robos cometidos por los tapii mismos y no (o no solamente) por los ñanaigua. La prefectura llama duramente la atención al flamante capitán grande:

  • 10 MHSC 3/96, 14 de noviembre de 1871.

Con bastante sentimiento he llegado a saber que en los lugares de Isoso, los súbditos de su dependencia están cometiendo el grave delito de hurtar reces de los cristianos q. allí tienen sus haciendas, las mismas q. los indijenas carnean en lugares ocultos. Este hecho, muchas veces repetido con perjuicio de los cristianos y con deshonra de los indijenas Ysoseños, no debe tolerarse por ningun motivo, especialmente por su Capitán Grande que tiene la obligación de vijilar inmediatamente a sus subditos e impedir que ellos cometan cualquier delito. Por esta razón, le prevengo a U. q. procure descubrir y castigar a los subditos q. están carneando reses ajenas, haciendoles entender q. deben respetar la propiedad de los cristianos; porq. de otro modo, ellos y U. se harán responsables y darán lugar a q. esta Prefa los haga castigar con severidad10.

17Creo poder afirmar que estos robos poco tenían que ver con los ganaderos, y mucho con una venganza contra Arïgui. En efecto, es muy probable que hayan sido orquestados por Soporoke, uno de los hijos de José Iyambae. Soporoke vivía en el extremo bajo Isoso, en la comunidad de Yanaigua; según algunos, su padre le habría “dado” prácticamente todo el extremo bajo Isoso, desde la comunidad de Guandare hacia abajo (Albó, 1990: 141). Desde ahí Soporoke, aparentemente inconforme con la actitud pacífica de su padre, empezó a dirigir repetidos asaltos contra los puestos ganaderos, una verdadera guerrilla que muchos recuerdan hoy. Soporoke, dicen, asaltaba caravanas enteras de viajeros, robaba víveres, no solamente en el extremo bajo sino también incursionando hasta el camino que iba hasta Santa Cruz.

18Hijo de Iyambae, Soporoke pudo idear los robos de ganado para desprestigiar a Arigui a los ojos de los blancos; de hecho, tenemos la prueba de que utilizó esta táctica más tarde, contra otro opositor de su padre (más adelante: 205). La estrategia surte efecto, como lo muestra la amonestación del prefecto. Sea por este episodio, sea por otras quejas de Iyambae que no dejaron huellas en los fragmentarios archivos prefecturales, lo cierto es que, el 15 de diciembre de 1871, el prefecto dirige esta carta –fundamental para nosotros– “al Boliviano José Manuel Yñambae”:

  • 11 MHSC 3/96, 15 de diciembre de 1871; énfasis mío.

En atención a la mejor conveniencia del servicio público y al mérito, aptitud i honradez del natural José Manuel Yñambae, aliado de las autoridades Bolivianas y amigo de los cristianos especialmente de los pobladores de la Provincia de Cordillera: He venido en nombrarlo Capitán Grande del Ysoso en dicha provincia, desde el punto de Ariyoé al Norte, con separación e independencia del territorio del Sud que continuará bajo el mando de su Capitán José Aringui Bacao.11

19Este nuevo nombramiento de Iyambae marca un hito para quien intente reconstruir la historia del Isoso. Si bien algunos datos podían sugerir divisiones en años anteriores, ésta es la primera mención histórica clara o la primera prueba indiscutible de una separación del Isoso en dos zonas, cada una con su capitán grande independiente.

20Esta división no corresponde exactamente a la que hoy existe entre alto y bajo Isoso, aunque sí obedece a la misma lógica y tiene la misma estructura. En vez de Tamachindi, el punto de división es Ariyoe, comunidad hoy desaparecida situada cerca de Tamané, en el actual bajo Isoso. De hecho, ya vimos que Tamané era el “punto central” del Isoso en estos años y que a diferencia del alto, poco poblado, el extremo bajo contaba con muchas comunidades. La división opone así, en 1871, al extremo bajo con el bajo y alto Isoso, como ya se podía sospechar en el caso de Kayumbari. Si bien cambia la definición geográfica de cada zona, la situación es exactamente la misma que la que existe en la actualidad. La paulatina desaparición de las comunidades del extremo bajo en el siglo xx, y el correspondiente crecimiento del alto, sólo hicieron cambiar el centro geográfico de la zona, recorriéndolo río arriba hasta Tamachindi.

21Hoy en el Isoso, absolutamente nadie se acuerda de esta primera división. La inmensa mayoría de las personas piensa que la separación entre alto y bajo Isoso nació en 1923 con Enrique Iyambae. Los pocos que sí dicen que en los tiempos de Iyambae existían capitanes “arriba y abajo”, no recuerdan, sin embargo, un poder compartido entre Iyambae y Arïgui; piensan, por el contrario, en una situación más parecida a la que formalizó Bonifacio Barrientos Iyambae en la segunda mitad del siglo xx, con un capitán grande para todo el Isoso y dos “segundos capitanes grandes”, uno para cada zona. Pero en 1871, está claro que no existe ningún “segundo capitán”, sino simplemente dos capitanes grandes.

22El olvido contemporáneo es tal vez un olvido “diplomático”, que no quiere recordar una tajante división del Isoso ni desacuerdos entre “Grandes”; que tampoco quiere cuestionar la autoridad de José Iyambae –referencia obligada de todo aquel que pretende al poder–; o que no quiere insistir sobre el “golpe de Estado” perpetrado por Arïgui, abuelo del actual capitán grande. Pero quizás el olvido se deba simplemente a que esta situación fue efímera.

  • 12 MHSC 3/95.

23En efecto Arigui, capitán grande en mayo de 1871, y relegado al rango de simple capitán del alto en diciembre del mismo año, desaparece luego por completo de la documentación hasta el año 1882. Más aún, en 1872 aparece otro título más para el Isoso: “junio 21 de 1872, se expidió título a favor de Rafael Guirati, de Capitán Grande de la provincia de Cordillera en Isoso”12. De Guirati, nadie se acuerda en el Isoso, y tampoco vuelven a mencionarlo los documentos prefecturales. Posiblemente haya reemplazado, pero también de manera efímera, a Arïgui en el alto Isoso; lo cierto es que no fue nombrado en reemplazo de Iyambae, que sigue apareciendo en los documentos posteriores.

  • 13 MHSC 3/105, 17 de octubre de 1881.
  • 14 MHSC 3/107, 9 de mayo de 1882.
  • 15 MHSC 3/105. 31 de julio de 1882.

24La misteriosa desaparición (temporal) de Arïgui y la (definitiva) de Güirati no solucionan, sin embargo, los problemas de José Iyambae. En 1881, algunos vecinos karai de la provincia Cordillera piden “la destitución de un Capitan de tribus y el nombramiento de otro en su lugar”13. El documento puede ser una alusión a la situación isoseña; de hecho, poco después, Giannecchini nota claramente que la mayoría de los hacendados blancos no están satisfechos con Iyambae (1896: 94). Y en 1882, la historia se repite. Es la reaparición de Arïgui en el tormentoso escenario político isoseño, coincidiendo con la expedición de Miguel Suárez Arana en busca de las salinas. No sabemos qué pudo decir Arigui a Suárez Arana para convencerlo... pero el hecho es que el empresario, quién primero pidió ayuda a Iyambae para abrir el camino, solicita luego, y consigue un nuevo nombramiento prefectural para Arigui, con el codiciado título de capitán grande14. Y no sabemos tampoco qué pasó después... pero al final de la expedición, el mismo Suárez Arana deja sus viejas armas en custodia de José Iyambae, y no de Arïgui15.

1.3. Amboco

  • 16 MHSC 3/113, 8 de junio de 1885.

25Arïgui vuelve a desaparecer de la documentación sobre el Isoso a partir de 1882 hasta 1887. Se pueden atribuir estas repetidas “desapariciones” a su condición de contratista y a sus consiguientes viajes al norte argentino, llevando peones a los ingenios azucareros. De hecho, sabemos que en junio de 1885, Arigui se encontraba en la Argentina16. Sin embargo, la calma no vuelve a la capitanía isoseña: en 1884, José Manuel Amboco [Amboko] se levanta a su vez contra Iyambae.

  • 17 MHSC 3/111, 18 de agosto de 1884.

26La primera mención de este capitán data de agosto de 1884, cuando la prefectura le ordena prestar apoyo al empresario Manuel Jesús Domínguez para abrir un camino entre Isoso y el río Grande17. Este documento califica a Amboco de “capitán grande de Izoso”.

27Amboco es hoy un apellido de la comunidad de Aguarati, en el extremo bajo Isoso; el nuevo capitán grande pertenecía así probablemente a la misma zona geográfica que Kayumbari. Como Arigui en 1871, Amboco goza del favor de los karai. Empero, tiene bastantes problemas con los isoseños mismos, empezando por Iyambae:

  • 18 MHSC 3/111,8 de octubre de 10-1884.

El Capitán Grande de esa comprehension José Manuel Amboco se ha presentado en esta Prefectura reclamando la protección de ese Correjimiento para ser debidamente respetado i obedecido por sus subditos, pues que con frecuencia dice que el ex capitan José Manuel Iñambai trata de sustraerlos de su autoridad, prevalido de su posición antigua. Conviene pues por tanto que U. reuniendolos lo haga reconocer formalmente i los exhorte, sin que por esto dejen de prestarle a Iñambai las consideraciones i servicios voluntarios que le deban, pero no permitiendo que él abuse por sus valimientos18.

28Otro tenaz opositor de Amboco no es otro que Soporoke, cuya actuación contra Arigui ya sospechamos en 1871. En 1885, el prefecto anuncia al corregidor del Isoso:

  • 19 MHSC 3/111, 15 de mayo de 1885.

Marcha el indijena José Soproque Ñambae bien amonestado por esta Prefectura, á fin de que guarde armonia i no ponga obstáculos al Capitán grande de esa Comarca, Amboco19.

29Al mes siguiente, el mismo Iyambae protesta enérgicamente contra Amboco, recordando primero sus méritos pasados, en particular el apoyo prestado a las expediciones a las salinas, desde la de Montero en 1844 hasta la de Miguel Suárez Arana en 1882. Concluye luego:

  • 20 MHSC 3/114, 26 de junio de 1885.

Estos fundamentos dieron mérito para que las autoridades bolivianas me hubiesen reconocido como Capitán Grande del Isoso: esto es respetando la Alianza y amistad contraida con los cristianos, á virtud de aquella alianza selebrada en esa remota época, por lo que hago mi justo reclamo acompañando los tres despachos [= títulos, nombramientosl que se me expidieron en forma legal. Según se ve, estos razonamientos estan en apoyo del derecho que tengo para obtener mi reabilitacion: mientras que el otro capitan nombrado para reemplazarme, carece de las condiciones indispensables para el desempeño de ese pesado cargo, no sólo, porque no tiene servicios prestados a la Patria que lo hagan acreedor, sino también por falta de influencias en los pueblos que no se someten a sus ordenes, que frecuentemente son desobedecidas, lo que traerá a no dudar la insubordinacion y con ella la inmoralidad mas perjudicial20.

30Vale notar que la protesta de Iyambae está redactada en papel sellado, siguiendo todas las reglas de la administración boliviana.

31En este caso, el rol decisivo de la prefectura queda claro. Son los blancos que destituyeron a Iyambae –en estos años cuando circulaban rumores de guerra en el Isoso– y también son los blancos quienes lo van a “rehabilitar”, pues a partir de esta fecha Amboco desaparece de la documentación. Si bien Iyambae menciona de paso su legitimidad interna y su “influencia en los pueblos”, su principal argumento –los “servicios prestados a la Patria” – está claramente dirigido a los blancos.

1.4. La muerte de Soporoke

32Los casos de Arïgui y Amboco muestran con toda claridad que son las divisiones internas de la capitanía las que dominan en estos años, y llegan a ser más importantes que los problemas causados por la presencia karai. Si Iyambae deja de quejarse oficialmente de los ganaderos, es porque se dedica más a defenderse de sus opositores internos. El caso mismo de Soporoke. descrito por Albó y por los isoseños contemporáneos como una “guerrilla anti-karai”, debe leerse, ante todo, como un episodio de las luchas internas que desgarran a la capitanía: los robos orquestados por este personaje tenían como primer objetivo desacreditar a los opositores de su padre, primero Arïgui, luego Amboco.

  • 21 IZO 29.

33En 1887, cuando llega la expedición Thouar, Iyambae sigue siendo capitán grande... pero no sin problemas. Por una parte, reapareció Arïgui, que figura en el relato de Thouar como un capitán muy poderoso al lado de Iyambae. Por otra parte, hay problemas en el extremo bajo Isoso. Thouar cita, en la comunidad de Yagaigua [¿Ñanaigua? ¿Yaguaika? 1 en el extremo bajo Izozog, a un capitán local quien “no reconoce ni el poder de Yambae ni el de las autoridades locales” (1997 [1887]: 356-57). Se trata tal vez del mismo brujo de Ñanaigua recordado hoy por algunos ancianos: “era muy poderoso como un rey (...) era como mburuvicba”21. De hecho, el extremo bajo Isoso es conocido como la cuna de los más grandes brujos y paye (chamanes) del Isoso, entre ellos Käsu que desempeñó un papel importante en la época de la guerra del Chaco. El extremo bajo es “el lugar de los paye grandes, en especial en Ñanaigua”, dice un anciano capitán de Güɨraendɨ. Hoy, dos de los tres o cuatro paye más importantes del Isoso viven en Güɨraendɨ y Aguaratimi respectivamente, es decir en comunidades que son parte del actual extremo bajo Isoso.

  • 22 Albo (1990: 141) señala el año 1887 para estos acontecimientos. Sin embargo a inicios de 1887, est (...)
  • 23 No conocemos, desgraciadamente, el nombre de este “tío abuelo”, como tampoco sabemos si era parien (...)

34Creo que es posible relacionar el brujo de Ñanaigua con la historia de la muerte de Soporoke. Este hijo de José Iyambae vivía, en efecto, en el mismo pueblo de Ñanaigua; en 188622, una mujer falleció en la comunidad, a consecuencia de un hechizo. En el velorio, la propia esposa de Soporoke se enfermó, y falleció poco después. Considerándolo responsable de esta muerte, Soporoke mandó matar al paye que no había sabido salvar a su esposa; se trata, tal vez, de nuestro brujo opositor de Iyambae. Sin embargo, el propio tío abuelo23 de Soporoke lo denunció al corregidor, que lo apresó:

  • 24 Palo borracho, samou en guaraní (Chorisia insignis).
  • 25 Albó. 1990: 141-142.

Lo agarraron, lo ataron a un toborochi24 en el centro de la comunidad y empezaron a chicotearlo. Enseguida su gente se organizó con arcos y flechas y desde el monte rodearon sigilosamente a los karai. Soporoke se da cuenta y avisa a sus verdugos que ellos también están cercados. Pero entonces ocurrió algo que Soporoke no podía creer: el jefe de sus flecheros se acercó para hacer un trato supremo para frenar una mayor penetración karai: “¿Qué quieres? ¿Que matemos a los karai y su sangre ensucie nuestra tierra? Ahora son pocos. Pero detrás de ellos vendrán más”. De esta forma, su propia gente permitió que los karai le dieran muerte25.

35La complicidad aun pasiva de los isoseños en el asesinato del hijo de su propio capitán grande lo dice todo: entre lucha y sumisión, entre guerra y colaboración, el Isoso sufre, aún más que de la presencia karai, de contradicciones en la conducta hacia ellos y sobre todo de desgarros internos. Si bien Soporoke ayudó a su padre contra Amboco, también se oponía a él en términos de estrategia, prefiriendo la guerrilla a los trámites pacíficos; por otro lado, evidentemente, la muerte de Soporoke es un punto a favor para los bandos de Arïgui y/o Amboco. No sabremos probablemente nunca hasta qué punto Soporoke murió por culpa de los karai o de su propia gente; a Thouar quien encontró su cráneo enterrado, al estilo tradicional, en una tinaja, los isoseños sólo mencionaron su nombre, y se negaron a agregar más comentarios (1997 [1887]: 353). La única –y vana– reacción de Iyambae fue elevar una queja al prefecto cruceño,

  • 26 MHSC sin clasificar, 23 de septiembre de 1886.

...con motivo del suceso ocurrido con su hijo Soproque, de los maltratos q. han sufrido otros y de la fuga a que muchos se han entregado por temor de correr la misma suerte que los anteriores26.

  • 27 MHSC 3/113, 22 de noviembre de 1886.

36La única consecuencia que conozcamos de esta queja es una carta del corregidor del Isoso al prefecto, informando “de lo ocurrido en dicho Cantón, i de hallarse restablecido el orden público”27.

37Un último punto sobre Soporoke. En entrevistas realizadas en el Isoso, Antonio Méndez recogió un testimonio aislado sobre la muerte de otro hijo de Iyambae, llamado Minguerai, “Miguelito”, en quien podemos tal vez reconocer el Minguere o Miguel o Miguel Cuellar que ya encontramos anteriormente. Según esta historia, Minguerai mató a un brujo que amenazaba a su mujer. Fue enjuiciado por el corregidor karai y ejecutado. La historia cuenta que José Iyambae no lo defendió, alegando primero que él no autorizó la muerte del brujo y, segundo, que de nada servía matar al corregidor, porque si se mata a un karai, otros llegan más numerosos a vengarlo. Esta historia es muy parecida a la de Soporoke, y es posible que exista una confusión entre ambos hijos de Iyambae; o bien que Minguerai sea, simplemente, otro nombre de Soporoke. En todo caso, esta versión también muestra que Iyambae no sólo tenía problemas con opositores como Arigui o Amboco, sino también con los de su propio bando que preferían la guerra a la lucha pacífica.

2. Alto versus bajo

38Los problemas de José Iyambae con Soporoke y/o Minguerai no se traducen en una lucha de poder entre padre e hijo(s). Son elecciones diferentes sobre la actitud que se debe adoptar ante los karai. Por el contrario, Kayumbari, Arïgui y Amboco quisieron todos ocupar el cargo de capitán grande en vez de Iyambae: todas sus tentativas abortaron pero desembocaron, en 1871, en una partición del Isoso entre norte y sur.

39Los isoseños contemporáneos dicen que la división del Isoso en alto y bajo nació en 1923 con Enrique Iyambae, y que fue una decisión prefectural. Los documentos de archivos muestran, por el contrario, que existía con seguridad en 1871 y probablemente antes, pues los casos de Uchuapi y Mboira, Uchuapi e Iyambae en 1854 e Iyambae y Kayumbari en 1865 hacen sospechar una división entre bajo y extremo bajo Isoso. Sin embargo, en ninguno de estos casos podemos negar la intervención de la prefectura cruceña, que nombra a Iyambae y lo destituye, que no acepta a Kayumbari y que prefiere a Arigui porque así lo deciden los ganaderos.

40Vamos a detenernos en este tema, no sin antes notar dos puntos importantes. Con Uchuapi originario, según algunos, de Yutï, con Kayumbari de Güiraendi y con Amboco probablemente de Aguarati, los opositores de Iyambae pertenecen, en primera instancia, al extremo bajo Isoso, mientras que el capitán grande vive en Yovi y Kovei, en el actual bajo. El caso de Arigui es diferente. Parece probable, aunque no podamos confirmar esta información, que Arigui fuera originario de Aguaraigua/Kovei, como Iyambae. En su caso, además, la división extremo bajo/bajo se desplaza un poco hacia el sur, hacia el alto Isoso, pues su mando abarca todas las comunidades río arriba ele Ariyoe, y llega con seguridad hasta Kopere. La tendencia se incrementará en los años posteriores; en otras palabras, lo que nace en 1923 no es el hecho de la división del Isoso: es la configuración actual de esta división, entre alto y bajo, con el punto de separación en Tamachindi.

41El segundo punto que debemos notar es que esta división geográfica y política coloca las dos zonas en una relación de poder asimétrica. Si la hipótesis de la división es válida para 1854, en esta época Iyambae, capitán grande establecido en el bajo Isoso, era claramente más poderoso que su “segundo capitán” Agustín Uchuapi. De la misma manera, Iyambae del bajo es más importante que Kayumbari del extremo bajo. En 1871, si bien la prefectura estipula que tanto Iyambae como Arigui tienen los mismos poderes sobre sus jurisdicciones, la historia muestra que Iyambae logra mantenerse contra Arigui del alto; en el relato de Thouar, Iyambae es, con toda claridad, más poderoso que Arigui. Dicho de otra manera, si bien con Arigui se perfila el nacimiento del alto Isoso, esta zona sigue subordinada al bajo, de la misma manera que el bajo domina al extremo bajo Isoso.

2.1. ¿Táctica karai o estructura isoseña?

42¿Quién utiliza a quién? ¿Es la división del Isoso una mera estrategia karai para debilitar la capitanía, de dividir para reinar mejor? ¿Obedece a la misma lógica que los nombramientos y destituciones de capitanes decididos por la prefectura? O... ¿puede corresponder esta división a una estructura interna del Isoso, anterior a la presencia blanca? Sabemos, desde Mingo de la Concepción, que los problemas internos no faltaban en la zona, incluso antes de la presencia de los colonos; y no es descabellado pensar que estos problemas se expresaron o se plasmaron en una oposición entre alto y bajo, o entre extremo bajo y bajo Isoso. En este caso, la prefectura, en vez de imponer una decisión propia, sólo habría respondido a solicitudes o sugerencias isoseñas. Dicho más claramente, los ganaderos karai no habrían llegado a imponer a Arïgui, sino que el mismo Arigui los habría utilizado para acaparar el poder.

43Algunos hechos tal vez puedan ayudarnos a resolver el problema, o al menos a entenderlo de manera más cabal. Como ya lo notamos, antes de 1871 y, en particular, en el caso Kayumbari en 1865, la prefectura no parece pensar ni remotamente en la posibilidad de una división de poderes en la zona. Otros hechos confirman la hipótesis: en 1857, es el mismo Iyambae quien divide en cierta forma el Isoso, cuando autoriza los ganaderos a instalarse “de Ipapiau para arriba”. Más tarde, el mismo capitán habría “dado” el extremo bajo Isoso a su hijo Soporoke. En el relato mismo de los “orígenes” del poblamiento del Isoso (más arriba: 76 - 80), las primeras comunidades establecidas por Kaa Poti son Aguaraigua e Ibasiriri. Entonces, son dos las comunidades madres, una en el bajo, otra en el alto... aunque queda, por supuesto, la posibilidad que este relato de los orígenes esté influenciado por la división actual entre alto y bajo Isoso.

44Sin embargo, más allá de estos argumentos puntuales, este modelo asimétrico, donde una zona es más poderosa que la otra y llega, en definitiva, a representar hacia fuera a todo el Isoso, no parece sino otra versión de la asimetría “dumontiana” fundadora de la sociedad chiriguana, una sociedad mixta que integra elementos guaraní y chané, pero donde los primeros dominan a los segundos y definen, en el plano de las representaciones, a toda la etnia hoy conocida como –simple y solamente– “guaraní” (más arriba: 72 - 75). Recordemos, también, el ejemplo ya citado de la capitanía chiriguana del Ingre, dividida en las dos zonas de Ñacamiri e Ingre y claramente dominada, en términos políticos, por esta última.

45Evocamos en el capitulo 2 el probable origen arawak (chané) de esta estructura. De hecho existen ejemplos etnográficos que pueden apoyar esta hipótesis. Los arawak terena del Chaco, a más de tener como los isoseños una verdadera Casa real o aristocrática, estaban divididos en dos mitades, los “pacíficos” y los “bravos” (Susnik, 1981: 199); los guana, es decir los chané más orientales, también estaban divididos en una mitad “buena” y una “mala”; en las luchas rituales, la mitad “buena” salía siempre ganadora (Métraux, 1944). En el Isoso también, la división entre dos mitades jerárquicamente ordenadas puede ser, de esta manera, otra herencia arawak de los tapii.

  • 28 Es cierto que. en términos estadísticos, existen menos matrimonios entre alto y bajo Isoso que al (...)

46Sin que esto constituya un contra-argumento a esta hipótesis, debemos sin embargo mencionar la posibilidad de una herencia guaraní en esta estructura. Existen en efecto sociedades de habla tupí-guaraní organizadas en mitades. Por ejemplo, los parakaná orientales en Brasil, donde el sistema de mitades parece ser reciente, designan a cada una de ellas con términos relacionados respectivamente con la cabeza y con el pie; al analizar el hecho, Carlos Fausto (2001: 181) hace un paralelo con los parintintin y otros grupos tupí-guaraní donde las mitades son nombradas por términos que oponen lo alto con el bajo. Sin embargo, entre los parakaná, el sistema de mitades exógamas, que regula los matrimonios, no se traduce en una jerarquía política. Lo contrario pasa en el Isoso: no se trata aquí –al menos en la actualidad– de un sistema “dualista” de mitades exo- o endógamas (no existen matrimonios preferenciales entre mitades o al interior de cada una”28); se trata exclusivamente de una división y una jerarquía política y tal vez en eso reside su sello arawak.

47Sea herencia guaraní o, más probablemente, chané, la división en dos zonas parece ser, en todo caso, una estructura propia del Isoso antes que un invento de la prefectura cruceña. La intervención karai remodeló y, con seguridad, utilizó esta división, pero no la creó.

2.2. Chané, tapii y ava

48Cómo ya lo sugerimos anteriormente (más arriba: 72 - 75), este modelo asimétrico “interno” bien pudo haber sido el modelo que configuró luego la jerarquía “externa” entre guaraní (amos y dueños) y chané (esclavos, tapii). Así como los mbaya-guaycurú llegaron a dominar a los arawak guana casándose con los miembros de su propia aristocracia (Susnik, 1981: 199, 201), de la misma manera, los guaraní “advenedizos” pudieron dominar a los chané entablando lazos de parentesco con sus Casas reales.

49El matiz étnico de la división en zonas no sólo está muy presente en el Isoso, sino que puede ser visto como una característica de esta zona. Con el caso del Ingre, hemos visto un ejemplo chiriguano de división de una capitanía en zonas, donde los respectivos mburuvicha, aunque generalmente parientes entre sí –miembros de la misma Casa real– estaban unidos en una relación asimétrica. Hasta este punto, entonces, esta estructura puede ser vista como una herencia chané de todos los chiriguanos. El sello propiamente isoseño de este modelo reside, a mi modo de ver, precisamente en su matiz étnico.

50El Isoso fue, lo vimos, muy probablemente poblado originalmente por grupos chané “puros” a los que se agregaron, en el siglo xvi, otros gru-pos chané tapii, es decir ya guaranizados. Los tapii son hoy mayoría indiscutible en el Isoso. Según Kathleen Lowrey, es muy probable que los chané autóctonos hayan sido empujados paulatinamente hacia el extremo bajo Isoso; por ejemplo, la misma investigadora establece un paralelo entre los bañados del norte, llamados Nande Yari (”nuestra abuela”) y los yari que eran los prisioneros de guerra (Combés y Lowrey, 2005).

51Aunque no podamos alcanzar una mayor certidumbre para esta época tan lejana, esto significaría que la primera división que notamos, entre extremo bajo y bajo Isoso, pudo corresponder a una división étnica entre chané “puros” y chané tapii, guaranizados. Correspondería así a una repartición muy antigua de los habitantes del Isoso; en este caso específico, el modelo asimétrico de poder habría sido traducido en términos étnicos. Esta situación explicaría, en particular, porque sigue siendo tan importante hoy la división en dos zonas, cosa que no habría logrado, a mi parecer, un simple decreto prefectural llegado desde fuera.

52Esta división geográfica, política y étnica tampoco es estática. Cuando el centro geográfico se desplaza paulatinamente hacia el alto Isoso, cuando surge verdaderamente el alto Isoso como zona fuerte y poblada, aparece otro elemento étnico: los ava, pobladores de las comunidades de Isiporenda y Karaparí. La estructura no cambia, pero sí su contenido y su sentido. En términos étnicos, diferencia ahora a los isoseños “más ava” del alto Isoso de los tapii “más chané” del bajo Isoso; en términos políticos, la asimetría cambia, poco a poco, hasta llegar a la actual dominación del alto sobre el bajo. Sigue siendo, en todo caso, una relación jerárquica, y también sigue dominando el elemento más guaraní de la zona. Volveremos sobre estos cambios que apenas se perfilan al final del reinado de Iyambae, pero que se afirmarán luego con sus sucesores, a lo largo del siglo xx.

3. De Iyambae a Arïgui

53Volvamos entonces al curso de los acontecimientos, y al agitado final del reinado de José Iyambae.

54El balance de su gestión como capitán grande no es muy alentador y su nombre de “sin dueño”, sea nostalgia del pasado o sueño de futuro, no llega a cobrar sentido en el presente. Iyambae es un capitán ambiguo, que manda queja tras queja a las autoridades al mismo tiempo que regala o vende tierras isoseñas; es un capitán sin éxito, cuya política conciliadora no logra impedir la invasión del Isoso y la esclavitud de su gente, cuya participación en rebeliones armadas se limita a rumores.

  • 29 Los ganaderos del Isoso llegaron a publicar artículos en la prensa en contra de Arthur Thouar. Ver (...)

55En 1887, Thouar describe un Isoso completamente sometido y dominado por los blancos: “los tapuis de la región están sometidos a las autoridades locales, nombradas por la prefectura de Santa Cruz” (1997 [1887]: 343). A las autoridades blancas y a los ganaderos pronto se suman comerciantes que empiezan a entrar a la zona –como el vallegrandino Juan Barrientos– y ladrones que buscan escapar de la justicia (Thouar, 1997 [1887]: 359). La “republiqueta karai” del Isoso sigue sus propias normas, indiferente a las órdenes prefecturales e incluso enfrentándose con el gobierno, por ejemplo cuando se niega a colaborar con la expedición Thouar en 188729.

56A finales del siglo xix, se agudizan los conflictos por la tierra con los propietarios blancos, en especial en la ribera derecha del río, más poblada por indígenas y preferida, tal vez por ser más boscosa, por los hacendados. Es probablemente a fines del siglo xix, y con toda seguridad a inicios del siglo xx, que las comunidades isoseñas empiezan a trasladarse masivamente a la ribera izquierda del río, menos invadida por los puestos ganaderos.

57Agobiados tanto por sus propios problemas internos como por la presencia karai, los isoseños dejan aflorar cierto desencanto, cierto pesimismo. Un hombre comentó en 1887 a Giannecchini:

Sólo poseemos la plaza, y la chacra que sembramos, y a veces aun ésta nos quitan: todo lo demás de nuestras tierras que fueron de nuestros antepasados, se lo ha apropiado el carai. Y nosotros somos sus arrenderos (Giannecchini, 1896: 51).

3.1. La reaparición de Arïgui...

58Los relatos de Giannecchini y Thouar ayudan a esclarecer, aunque sólo sea en parte, el final del reinado de Iyambae. Cuando llega la expedición a la zona el 28 de enero de 1887, Iyambae sigue siendo capitán grande. Thouar dice de él que ya es anciano (1997 [1887]: 346) y Giannecchini indica que tiene algo así como 66 años (1896: 43). Al lado de Iyambae, sin embargo, Thouar menciona a otro capitán, aparentemente bastante poderoso, que no es otro que el ya conocido José Arïgui.

59Tanto Thouar como Giannecchini siguen mencionando al capitán grande Iyambae hasta marzo de 1887. A fines de ese mes, se lleva a cabo una gran asamblea que reúne tanto a los tapii como a los karai isoseños, para proceder a la elección de un nuevo capitán grande. Arigui es elegido, no sin muchas concesiones por ambas partes (Thouar, 1997 [1887]: 373; Giannecchini, 1896: 94, 98). Volveremos sobre esta elección en el capítulo siguiente. Lo que debemos notar aquí es que, según Thouar, la elección tiene lugar porque existen rumores de sublevación entre los tapii debido al reciente asesinato de Soporoke y porque los ganaderos no están satisfechos con Iyambae; en la versión de Giannecchini, por el contrario, Iyambae mismo habría presentado su renuncia voluntaria a Thouar (representante del gobierno en la zona), alegando su avanzada edad. El mismo Giannecchini también nota, sin embargo, que los blancos de la zona no quieren a José Iyambae.

60En todo caso, la asamblea del 20 de marzo de 1887 nombra a Arïgui como capitán grande. Se trata supuestamente en este caso de un remplazo del capitán grande, y no de una partición del Isoso en dos zonas con dos capitanes enfrentados. A partir de esta fecha, ni el diario de Thouar ni el de Giannecchini vuelven a mencionar a Iyambae. Los documentos confirman la presencia de Arigui y su cargo de capitán grande en 1888 (con Cristián Suárez Arana), 1890, 1893,1895, 1897 e incluso 1899 (ver cap. 7).

3.2. ... y la de Iyambae

61De esta manera, la elección de 1887 confirma definitivamente a Arigui en el cargo de capitán grande... Pero esta afirmación debe ser matizada. Lo que hace la elección de 1887 es, más que todo, volcar la relación asimétrica de poder que une a los diferentes capitanes a favor de Arïgui. El es, a partir de entonces, el “más Grande”: pero está lejos de ser el único.

  • 30 MHSC 3/113, 17 de abril de 1890; 3/120, 25 de abril de 1890.
  • 31 MHSC 3/120, 13 de junio de 1890.

62De hecho, si hubo renuncia de parte de Iyambae, fue con seguridad una renuncia forzada por el odio que le tenían los blancos. En efecto, tres años más tarde, vuelve a aparecer José Iyambae –o, al menos “un” Iyambae– en la vida política isoseña. En abril de 1890, las haciendas establecidas en el alto Isoso sufren varios ataques de parte de los toba. Lógicamente, la prefectura pide apoyo al “Primer Jefe de los valientes Izozeños”, José Arïgui30. En la misma fecha, Arïgui contesta al prefecto asegurando que colaborará contra los toba; su carta está escrita desde la “Capitanía Grande del Izozoc”, en la comunidad de Aguaraigua. José Arïgui vive en el corazón político del Isoso, en la sede tradicional del poder de la familia Iyambae; emplea, por primera vez, la expresión de “Capitanía Grande del Isoso (Izozoc)”, que no deja ninguna duda sobre su pretensión de mandar en todas las comunidades de la zona. Sin embargo, apenas dos meses después, el mismo prefecto vuelve a escribir sobre el mismo tema... al “Capitán Grande de la comarca de Izozo, don Juan Manuel Ñambae”; dice esta carta que cuando la prefectura otorgó el título de capitán grande a este personaje, lo hizo teniendo en cuenta “los prestijios (sic) que U. tiene entre los súbditos de su dependencia, su adhesión a los cristianos y el respeto a la propiedad ajena”31.

63¿Reaparición de Iyambae en 1890? Todo indica que de eso se trata, y que el anciano capitán sigue disputándo el poder con José Arïgui. El “Juan Manuel” de la carta del prefecto es probablemente un error ya que los documentos siguientes hablan todos de “José Manuel”; aunque siempre quede la posibilidad que “Juan Manuel” no sea el Iyambae que ya conocemos, sino un hijo suyo, disputando también el poder con Arïgui. Entonces, sería un caso parecido al que recuerda hoy la tradición oral acerca de Sacayande, otro hijo de Iyambae que compitió con Arïgui tras la muerte de su padre.

  • 32 MHSC 3/113, 6 de junio de 1890.

64Los documentos permiten aclarar un poco las cosas. El 6 de julio de 1890, en Ibasiriri (alto Isoso), José Manuel Iyambae, de la “Capitanía Grande del Izozoc”, escribe una carta dando cuenta de la expedición contra los toba32. Recordemos que, según Giannecchini (1896: 43), a inicios de 1887, Ibasiriri es la residencia de José Iyambae: parece así probable que el que escribe en 1890 no es otro que el viejo José Iyambae... lo cual significa que su “renuncia” de 1887 –si es que realmente tuvo lugar– no duró mucho tiempo. Como en el relato de los orígenes del Isoso, vuelven a aparecer las dos comunidades de Ibasiriri y de Aguaraigua, “capitales” respectivamente del alto y del bajo Isoso. Creo posible, e incluso probable, que Jóse Iyambae se haya “refugiado” en el alto Isoso (Ibasiriri), dejando el bajo (y la sede del poder) a Arigui. Así, volvería a aparecer, en 1890, el esquema ya conocido de un Isoso dividido en dos zonas, cada una con su mburuvicha guasu, y cada una luchando por el poder. De hecho, el extraño documento que sigue muestra, una vez más, graves problemas entre Arïgui e Iyambae. En diciembre de 1890, el prefecto escribe al “Capitán Grande de Izoozog José Manuel Yambae”; le recuerda que su papel es conservar el orden, mantener la justicia, dar peones para el trabajo y obedecer al corregidor:

  • 33 MHSC 3/120, 10 de diciembre de 1890: énfasis mío.

Por consiguiente, si José Aringüi proteje i ampara al desgraciado que mató a su padre, es deber del Capitán Grande dar parte al corregidor, para tomar al parricida y al encubridor. Es deber del mismo ser honrado y justo con sus súbditos, por que la autoridad es para hacer bien, no para hacer mal. Que sea así el Capitán Yambae, y continuará en su puesto33.

65Unos comentarios sobre esta información realmente explosiva para quien estudia la historia isoseña. En primer lugar, aclaremos que la acusación de asesinato, con seguridad, debe corresponder a una acusación de brujería como todavía es común en el Isoso. Tomando los datos al pie de la letra y abocándonos sólo al lenguaje, esta carta puede tener diferentes significados.

66Primera posibilidad: Arïgui está protegiendo a un hombre que mató al padre de José Manuel Iyambae. Tendríamos que admitir así que el Juan o José Manuel de 1890 es un hijo del viejo José Iyambae, pues de estar todavía vivo este último en 1890, no podría hablarse de su padre. Y esto significaría entonces que el muerto no es otro que el mismísimo José Iyambae padre, asesinado con la venia o la complicidad de Arigui. De hecho, Arigui tuvo un papel poco claro en la muerte de Soporoke que, de todas maneras, resultó siendo positiva para él; luego, se enfrentó, lo veremos, con otro de los hijos de Iyambae, Sacayande. No es muy extraño entonces que la rivalidad entre ambas familias haya podido desembocar en un asesinato. En este caso, el prefecto escribe a Iyambae hijo para pedir que se haga justicia mediante el corregidor y no se busque una venganza particular: por eso la carta menciona al final que “la autoridad es para hacer bien, no para hacer mal”.

  • 34 34 Tomando este documento al pie de la letra, una tercera lectura es evidentemente posible: Arïgui (...)

67Sin embargo, otra lectura es igualmente posible: Arïgui simplemente protege a un parricida cualquiera, a un hombre que mató a su propio padre. Arïgui puede actuar de esta manera porque el asesino es su pariente, su acólito, etc. Esta hipótesis libra de culpa a Arïgui en el caso del supuesto asesinato de Iyambae, aunque sigue mostrando que existen problemas entre ambos34. Prefiero esta segunda hipótesis, menos melodramática, pues no creo que la tradición oral isoseña hubiera olvidado un asesinato como el de Iyambae. De hecho, algunas personas me aseguraron, por el contrario, que Iyambae había muerto “de enfermedad en Kovei”.

  • 35 MHSC 4/144, 12 de diciembre de 1899.

68En todo caso, dos cosas son seguras: en 1899, José Iyambae ya está muerto, aunque no sepamos desde cuándo35 ; y el nuevo reinado de Arigui, iniciado en 1887, no está menos exento de problemas que el de su antecesor. Poder compartido entre alto y bajo Isoso, rivalidades internas entre bandos isoseños y legitimidad dudosa son los problemas que tiene que enfrentar el nuevo capitán grande, sin lograr nunca solucionarlos.

CUADRO 2. Sucesión de los capitanes isoseños en el siglo xix

CUADRO 2. Sucesión de los capitanes isoseños en el siglo xix

Fuente: Elaboración propia sobre la base de los documentos y/o testimonios mencionados en el texto.
(A): alto Isoso
(B): bajo Isoso
?: identificación no comprobada
(NN): sin nombre
Entre corchetes: comunidad de origen del capitán

Notes

1 MHSC 2/82, 14 de julio de 1865: énfasis mió.

2 MHSC 2/78. 10 de septiembre de 1866.

3 MHSC 2/85. 4 de noviembre de 1867.

4 MHSC 2/82, 26 de septiembre de 1865.

5 MHSC 2/85, 17de septiembre de 1867; énfasis mío.

6 MHSC 2/85, 4 de noviembre de 1867.

7 Recordemos que en 1838, dos capitanes de Ipaguasu también llegaron solos a la prefectura de Santa Cruz a pedir regalos (más arriba: 133 - 134); es muy posible que la rivalidad entre bajo y extremo bajo haya también existido en estos años.

8 MHSC 3/96, 4 de mayo de 1871.

9 MHSC 3/96, 4 de mayo de 1871.

10 MHSC 3/96, 14 de noviembre de 1871.

11 MHSC 3/96, 15 de diciembre de 1871; énfasis mío.

12 MHSC 3/95.

13 MHSC 3/105, 17 de octubre de 1881.

14 MHSC 3/107, 9 de mayo de 1882.

15 MHSC 3/105. 31 de julio de 1882.

16 MHSC 3/113, 8 de junio de 1885.

17 MHSC 3/111, 18 de agosto de 1884.

18 MHSC 3/111,8 de octubre de 10-1884.

19 MHSC 3/111, 15 de mayo de 1885.

20 MHSC 3/114, 26 de junio de 1885.

21 IZO 29.

22 Albo (1990: 141) señala el año 1887 para estos acontecimientos. Sin embargo a inicios de 1887, estando presente Thouar en el Isoso, Soporoke ya había muerto. El mismo Albo dice que su muerte ocurrió en la época fría, por lo que se puede suponer que tuvo lugar durante el invierno de 1886.

23 No conocemos, desgraciadamente, el nombre de este “tío abuelo”, como tampoco sabemos si era pariente de Soporoke por el lado materno o paterno. Estos datos hubieran podido aclarar los problemas internos de la familia de los “Grandes” en el Isoso de finales del siglo xix.

24 Palo borracho, samou en guaraní (Chorisia insignis).

25 Albó. 1990: 141-142.

26 MHSC sin clasificar, 23 de septiembre de 1886.

27 MHSC 3/113, 22 de noviembre de 1886.

28 Es cierto que. en términos estadísticos, existen menos matrimonios entre alto y bajo Isoso que al interior de cada zona. Sin embargo, esto se debe más, en mi opinión, a la distancia que separa las comunidades (el Isoso se extiende sobre más de 100 kilómetros a lo largo del río) que a reglas implícitas o explícitas de matrimonios preferenciales.

29 Los ganaderos del Isoso llegaron a publicar artículos en la prensa en contra de Arthur Thouar. Ver por ejemplo ANB MI 1887 236/60. 2 de febrero de 1887, 25 de junio de 1887.

30 MHSC 3/113, 17 de abril de 1890; 3/120, 25 de abril de 1890.

31 MHSC 3/120, 13 de junio de 1890.

32 MHSC 3/113, 6 de junio de 1890.

33 MHSC 3/120, 10 de diciembre de 1890: énfasis mío.

34 34 Tomando este documento al pie de la letra, una tercera lectura es evidentemente posible: Arïgui esta protegiendo al asesino de su propio padre. Sin embargo, esta eventualidad me parece altamente improbable.

35 MHSC 4/144, 12 de diciembre de 1899.

Table des illustrations

Titre CUADRO 2. Sucesión de los capitanes isoseños en el siglo xix
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4766/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 991k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4766/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 906k
Légende Fuente: Elaboración propia sobre la base de los documentos y/o testimonios mencionados en el texto. (A): alto Isoso (B): bajo Isoso?: identificación no comprobada (NN): sin nombreEntre corchetes: comunidad de origen del capitán
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4766/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 730k

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540