Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Partir para quedarse

 | 
Geneviève Cortes

Conclusión general

Lo que significa partir

Texte intégral

1Desde hace unos treinta anos, el destino del campesino boliviano depende más que nunca de su movilidad espacial. La migración tiende a acentuarse y a generalizarse en las zonas rurales, independientemente de la dirección que toma, la ciudad, la llanura tropical o el extranjero. Sin embargo, aunque las actividades no agrícolas relacionadas a la migración adquieren un considerable peso en las economias familiares, la población rural muestra una enorme resistencia a abandonar definitivamente sus tierras. Una tal paradoja conduce a reconsiderar las modalidades de enfoque del espacio rural. Al integrar la migración en el análisis de dos economias campesinas muy diferentes, los contornos del espacio campesino se encuentran ampliados y la migración se convierte en un componente fundamental del devenir de las sociedades rurales bolivianas.

2Abordada a nivel de los espacios de salida, la migración aparece como expresión de una dinámica de actores en búsqueda de alternativas de subsistencia o incluso de desarrollo. La correlación de los tres niveles de estudio –sistema de migración, sistema de producción, sistema de consumo– pone en evidencia la necesidad de una visión «sistémica» de la economia campesina. Asimismo, al reinsertar el análisis de las lógicas de movilidad y de las economias familiares en la esfera económica y política global, la migración refleja una dinámica espacial en la cual el nivel local, regional, nacional y mundial están estrechamente superpuestos e interdependientes.

3Las estrategias individuales, familiares y comunitarias a nivel local se adaptan permanentemente a los determinantes externos de la esfera nacional e internacional. Una dialéctica compleja entre estos múltiples niveles, indisociables unos de otros, es la fuente de los cambios en el espacio rural.

Partir, si se puede...

4En Bolivia, al igual que en muchos otros países del Sur, la pobreza es un factor evidente de expulsion de las poblaciones rurales. En los valles de Cochabamba, región favorable al aprovechamiento agrícola, pero extremadamente sensible a los efectos coyunturales, los campesinos no pueden vivir sólo de la agricultura. Siendo demasiados para tan poca tierra, sometidos a los riesgos climáticos y a la falta de agua, no reciben prácticamente ningún apoyo de las políticas nacionales de desarrollo, particularmente desde los años noventa: insuficiencia de créditos y de apoyo técnico, de las infraestructuras de transporte y de almacenamiento, malas condiciones de producción y de comercialización, etc. Para cualquiera que tenga su lote de tierra en estas regiones, el «otro lugar» es una promesa de mejores ingresos, una perspectiva de reconocimiento y de ascensión social.

5¿También se puede decir que los que se van son los más pobres? Evidentemente, la migración produce una selección no solamente a nivel de los individuos (no todos se van), sino también a nivel de las elecciones del destino (no todos van al mismo lugar). Los elementos externos (apertura de las fronteras, políticas de inmigración, mercado de trabajo, etc.) condicionan en buena parte los comportamientos migratorios. Sin embargo, la naturaleza del tejido económico y sociocultural de la cual depende la decisión de partir, también es una dimensión fundamental en el análisis del sistema de movilidad. La migración se comprende entonces en términos de predisposición y de viabilidad: uno sólo se va si puede irse. La realización del proyecto migratorio y la elección del destino dependen del origen sociohistórico del campesino, de su nivel de instrucción, de su grado de inserción en el mundo urbano y de la extensión de su red social. Así, los migrantes no son necesariamente los que tienen menores recursos: en el caso de los pueblos de Arbieto y Santa Rosa, por ejemplo, los migrantes más perseverantes son los que tienen las mayores superficies de tierra.

6Existe una geografía de los tipos de migración (y no de la migración propiamente dicha): las modalidades de desplazamiento y la elección del destino obedecen a las particularidades de los migrantes y de la sociedad a la que pertenecen. La migración hacia el Chapare es una estrategia que se articula en torno a las lógicas de subsistencia de un campesinado pobre y «tradicional». En cambio, la migración internacional supone capacidades económicas y socioculturales que sólo dominan los campesinos mestizos, bilingües, más urbanizados y mejor integrados en el espacio regional. La selección tiene lugar también al interior de las comunidades rurales. En Pampa Churigua, los que poseen menos tierras migran hacia el Chapare. En los pueblos de valle, la relación es inversa: el «rico» sale a los Estados Unidos, el menos rico opta por Argentina y el muy pobre no migra.

¿Partir para quedarse?

7El análisis del sistema de movilidad familiar, dicho de otra forma, de la manera en que la población integra la migración en sus lógicas de vida, ha mostrado que los migrantes no tratan de desolidarizarse con su comunidad de origen. La movilidad permite, por el contrario, la articulación simultánea de varios espacios, de varios lugares, contribuyendo así a una ampliación de la esfera socioespacial de vida de los campesinos.

8En la comunidad de altura de Pampa Churigua, la migración hacia el Chapare depende de los factores externos y, especialmente, de las políticas internacionales de lucha contra el narcotráfico. Sin embargo, para el grupo familiar, la migración se inscribe sobre todo en una lógica de división de los lugares de producción: al mismo tiempo que tiene acceso a las tierras bajas de la región, el campesino de Pampa Churigua mantiene su residencia en las tierras de altura, las cuales sigue explotando. El migrante incluso transfiere el sistema socioeconómico y las prácticas socioculturales de la comunidad de origen al Chapare.

9En el caso de la migración internacional, la movilidad de la población adquiere raras veces un carácter definitivo. Como lo ha demostrado el análisis diacrónico de la migración (itinerarios de vida y sucesión de los ciclos de migración), la salida, incluso por un tiempo largo, siempre es reversible (Domenach y Picouet, 1987). La división del espacio de la familia, cuya viabilidad pasa por la movilización de las estructuras comunitarias, obedece a un proyecto colectivo de reproducción socioeconómica. El sistema migratorio se basa frecuentemente en una multiplicación de los lugares de residencia (extranjero, ciudad y lugar de origen) y una diversificación de las actividades familiares, que hacen surgir nuevas relaciones de interdependencia entre ciudades y zonas rurales. Incluso cuando los hogares tienen un lugar de residencia en Cochabamba, mantienen su presencia en su comunidad de origen. Al desarrollar una doble residencia, la célula familiar campesina se comporta como una verdadera mini-empresa, combinando el pequeño comercio, la artesanía, el trabajo asalariado, el transporte y la agricultura (Casanovas y Pabón, 1983).

10Así, esta práctica movediza del espacio regional, que fue observada en otras regiones del país (Albó et al., 1983; Calderon, 1984; Franqueville y Aguilar, 1988; Michaud et al., 1992), se superpone a una misma práctica respecto al espacio mundial. En estas regiones andinas, la migración nunca se vive en términos de ruptura. Partir no significa abandonar. En la mayoría de los casos, la migración remite a una lógica paradójica: al partir, el campesino trata de quedarse en las tierras ancestrales, en su comunidad, en su territorio de pertenencia. El recurrir a la migración permite al campesinado mantener sus tierras de origen e impide el éxodo. En este sentido, la migración es una estrategia de reproducción del campesino como «ser territorial»: «A diferencia de otros países, lo que sorprende en Bolivia es precisamente lo contrario del éxodo rural, es decir, la manera en que la mayoría de los campesinos desarrollan estrategias económicas y sociales que los mantienen en el campo, a pesar de la falta de estimulantes de parte del Estado (créditos, precios, etc.) y a pesar de las reducidas bases materiales (tierras, falta de sistemas de riego, etc.) y la insuficiencia de la infraestructura» (Dandier y Medelros, 1985: 62).

¿Partir para cultivar?

11En los valles de Cochabamba, la migración proporciona los ingresos básicos de la población rural y, en algunos casos, la casi totalidad de los ingresos. En estas condiciones, ¿el campesino migrante es todavía agricultor?

12Incluso en el caso de las migraciones internacionales de larga duración, no se abandona la actividad agrícola. El campesino que se va, no abandona sus tierras, por más reducidas y por poco productivas que sean. Sigue cultivándolas, sacralizándolas y a veces incluso comprando nuevas. En los tres lugares rurales de estudio, la migración se inscribe siempre en proyectos de ampliación del predio agrícola. Los migrantes dedican una parte de sus ahorros a la compra de tierras. Los que migran hacia el Chapare para trabajar en las plantaciones de coca, siempre tienen el proyecto, a un plazo más o menos largo, de tener sus propias tierras en esta región. En el caso de las migraciones internacionales, raros son los que gracias al dinero ganado en Argentina o los Estados Unidos no compran algunas parcelas en su pueblo, a pesar de que el precio de la tierra es muy elevado. La inversión en tierras es más paradójica aún considerando que las parcelas compradas se quedan a veces en descanso por falta de medios de producción. Sin duda, la posesión de tierras va más allá de la simple necesidad económica. Es una señal de prestigio social y un símbolo de identidad. Al comprar tierras, el migrante se arraiga todavia más a esta tierra ancestral con la cual mantiene una relación mística y carnal.

13Por lo tanto, el «campesino migrante», profundamente arraigado a su tierra, sigue siendo agricultor. Los sistemas de aprovechamiento agrícola se encuentran, sin embargo, fuertemente afectados por el proceso migratorio. En los dos ejemplos estudiados, las modalidades y los riesgos de estos cambios son múltiples. En el caso de los pueblos en los que predomina la migración internacional, la aparición de una agricultura a varias velocidades es la principal consecuencia de la movilidad espacial. Entre los migrantes que tienen un buen potencial de ahorro, los ingresos de la migración financian la agricultura y permiten redinamizarla. Por iniciativa de los migrantes más prósperos, la innovación de la agricultura ha trasformado el paisaje agrícola de los valles: construcción de pozos, compra de tractores y nuevos cultivos. Estas innovaciones técnicas y económicas están acompañadas de un fuerte cambio social: ahora las mujeres tienen un papel decisivo en la administración de los predios agrícolas.

14No obstante, estas dinámicas de desarrollo hasta ahora sólo conciernen a una minoría de la población pues suponen al mismo tiempo importantes superficies de tierra y una gran eficacia migratoria. En muchos casos, la administración de los predios realizada sólo por la mujer, así como la monetarización de los sistemas de producción (empieo de mano de obra asalariada y utilización del tractor) conllevan la desestructuración de las lógicas de producción. Entonces la actividad agrícola se mantiene dificilmente, a costa de los cultivos tradicionales de subsistencia.

15En la comunidad de altura, los cambios en la agricultura son menos profundos. La migración hacia el Chapare no afecta los fundamentos mismos del sistema de producción y tampoco conduce a un proceso de modernización о de innovación en la comunidad de origen. Sin embargo, a veces las lógicas tradicionales de producción cambian. Al igual que en los pueblos de valle, la ausencia temporal de los hombres conlleva un trabajo más intenso de las mujeres y los hijos. Algunos migrantes jóvenes, atraídos por los beneficios que genera el cultivo ilícito de la coca, abandonan el aprovechamiento de las tierras de Pampa Churigua. El resultado es el atraso en el calendario agrícola, así como la disminución de las superficies cultivadas y de los rendimientos. Asimismo, las parcelas de altura y algunos cultivos andinos (оса y quinua) son paulatinamente abandonados.

16Sin embargo, estas restricciones son compensadas por el fortalecimiento de las lógicas tradicionales de autosubsistencia. Al encontrar ingresos complementarios en el Chapare, los migrantes pueden dar prioridad a la alimentación familiar en su comunidad de origen; favorecen los cultivos de subsistencia y de autoconsumo, reforzando de esta manera una lógica específicamente campesina.

¿Partir para alimentarse?

17La alimentación de la población fue abordada relacionando los diferentes eslabones del sistema socioeconómico campesino. Las actividades desarrolladas por la población campesina, y entre éstas la migración, están vinculadas en varios niveles con el sistema alimentario familiar. En este sentido, la migración es también una estrategia de reproducción del campesino como «ser biológico».

18¿La migración conduce entonces a una mejora de la seguridad alimentaria campesina? En los pueblos de valle, la reducción de la actividad agrícola de algunos, el paso a una agricultura comercial de otros, conllevan en todos los casos una monetarización y una dependencia de las estrategias de abastecimiento frente al mercado alimentario. En este contexto, los ingresos generados por la migración permiten un mejor acceso a los alimentos. Así, las familias de migrantes ricos presentan generalmente las mejores tasas de cobertura calórica y proteica. Asimismo, la migración permite la diversificación de la alimentación.

19No obstante, el sistema alimentario de los campesinos de los valles se encuentra fuertemente debilitado уа que, por una parte, mejores ingresos no implican que se dé prioridad a la alimentación y por otra, el endeudamiento de las familias conduce a veces a una severa restricción alimentaria. Es uno de los factores de explicación de la diferenciación nutricional en los pueblos del Valle Alto. La monetarización de las estrategias alimentarias va de par con la creciente urbanización de los modelos de consumo, en los cuales alimentos de menor calidad son sustituidos por productos locales más nutritivos. A esto se añade un consumo de tipo ostentoso que expresa la voluntad de identificación con modelos alimentarios externos. Incluso si los alimentos importados son reapropiados por los campesinos según sus hábitos culinarios tradicionales (Delgado, 1991), estos comportamientos reflejan una desestructuración cultural que perjudica el equilibrio monetario de la familia. Finalmente, los ritmos alimentarios están sometidos a cambios progresivos. La simplificación de las comidas (desaparición de una comida y preferencia por alimentos de cocción rápida) es una consecuencia directa de la movilidad espacial.

20Contrariamente a las migraciones internacionales, los desplazamientos hacia el Chapare no trastornan el sistema alimentario de la población. Por el contrario, lo refuerzan. Este efecto no está directamente relacionado con el aumento de los ingresos monetarios, sino que se explica por la apertura de nuevos espacios de abastecimiento y la diversificación de los modos de abastecimiento no monetarizados que impiden la dependencia del mercado urbano. Los fuertes déficits nutricionales que caracterizan a la población de altura, se deben en gran medida a problemas de disponibilidad de alimentos. Sin embargo, estos productos cultivados en varios pisos ecológicos compensan la insuficiencia de la producción agrícola familiar y atenúan los riesgos nutricionales durante los periodos de escasez.

21La migración hacia el Chapare se parece a un retorno al «ideal vertical andino», sistema de utilización del espacio propio de las sociedades preincaicas (Murra, 1972). Tradicionalmente, la seguridad alimentaria de las poblaciones andinas se basaba en la utilización simultánea de varios pisos ecológicos, a veces separados por varias centenas de kilómetros, con el fin de lograr un ideal de autosuficiencia alimentaria. Algunos autores han mostrado tanto la permanencia, como las transformaciones contemporáneas de este modelo de complementariedad vertical en los Andes centrales (Golte, 1987; Brougère, 1984). Para J. A. Aguilo, por ejemplo, la migración hacia el Chapare conduce al «desarraigo, la desintegración sociocultural, un cambio de las relaciones de trabajo y el surgimiento de la individualidad» (1987b: 4) que rompen el modelo de los pisos ecológicos de tradición andina debido a una producción exclusivamente orientada hacia la coca.

22Sin embargo, para los campesinos de Pampa Churigua, el acceso al Chapare permite un nuevo tipo de interdependencia vertical del espacio pues los migrantes basan su lógica económica de subsistencia en la combinación de los pisos ecológicos. El sistema migratorio del Chapare perpetúa un modo ancestral de utilización del espacio que contribuye a reducir los riesgos de inseguridad alimentaria de la sociedad campesina boliviana.

23Todas estas observaciones abren el camino a la pregunta sobre la orientación de las políticas de desarrollo en el medio rural. Suponiendo que el objetivo es reducir los riesgos nutricionales de la población, ¿cuáles pueden ser las perspectivas de intervención? ¿En estas regiones de emigración, el aumento de la producción agrícola, la introducción de cultivos a vocación comercial o la modernización de las estructuras de producción son alternativas susceptibles de mejorar la seguridad alimentaria campesina?

24Primero: no es seguro que los esfuerzos financieros y técnicos realizados para desarrollar el sector agrícola puedan realmente competir con los ingresos generados por la migración. ¿El trigo, el café o la pina pueden sustituir a la coca? ¿El cultivo de duraznos puede competir con el salario percibido en la construcción en Miami? El futuro de la agricultura en estas regiones de emigración dependerá en gran parte de la orientación de las políticas nacionales en materia de apoyo financiero y técnico a los pequeños productores, pero también de las políticas internacionales en el marco de las relaciones Norte-Sur, que determinan en gran medida los términos de intercambio y las condiciones del mercado agrícola mundial.

25Después: es conveniente tener en cuenta la diversidad de las situaciones «agronutricionales» locales. Cuando se intenta aislar los factores de riesgos nutricionales en las economias familiares de los pueblos estudiados, los «diagnósticos» son divergentes (Gráficos 74 y 75).

26En el caso de la migración internacional, estos riesgos están relacionados con la monetarización de las economias familiares y dependen de los modos de utilización de los recursos monetarios. Aquí, los referentes culturales y la identificación con modelos de consumo externos juegan un papel bastante importante. En el caso de Pampa Churigua (Gráfico 75), la disponibilidad de alimentos (relación entre las cantidades de productos disponibles y la composición de la familia), así como la oscilación entre una lógica de autoconsumo y de comercialización, son los principales determinantes de la situación nutricional de las familias.

27Cualquiera que sea el caso de economia campesina considerado, el análisis del sistema alimentario y de su grado de eficacia nutricional ha mostrado la importancia que se debe conceder a la autosuficiencia de la familia (producción, trueque y productos obtenidos mediante la mink’a). Evidentemente, «ni la producción autoconsumida, ni el consumo autoproducido son indicadores confiables del grado de satisfacción de las necesidades nutricionales» (Sautier, 1991b: 182). Como lo recuerda el mismo autor, la distinción entre autoconsumo y autoproducción es fundamental, pues no siempre están relacionadas (op. cit.: 181). El hecho de que el campesino vende su producción, no significa que sea suficiente para cubrir las necesidades alimentarias anuales de la familia, y viceversa. Por ejemplo, las familias de Pampa Churigua venden una parte de su producción sustrayéndola de su reserva de alimentos. En los pueblos de valle, los campesinos conceden frecuentemente prioridad a las necesidades no elementales (casa, ropa, consumo ostentoso, etc.). Asimismo, cuando se favorece la producción comercial a costa de los cultivos de subsistencia, la disminución de la autoproducción no siempre es compensada por la compra de productos alimenticios, tanto en términos de cantidad como en calidad nutritiva. Entre los migrantes que optan por la innovación agrícola, los que logran preservar paralelamente los cultivos alimenticios están mejor dotados para enfrentar los riesgos coyunturales (climáticos o económicos).

Gráfico 74 - Impacto de la migración Internacional en el sistema alimentario campesino

Gráfico 74 - Impacto de la migración Internacional en el sistema alimentario campesino

Gráfico 75 - Impacto de la migración hacia el Chapare en el sistema alimentario campesino

Gráfico 75 - Impacto de la migración hacia el Chapare en el sistema alimentario campesino

28Estas consideraciones muestran que, para una mayor eficacia, la toma de decisiones y las acciones de desarrollo efectuadas en el medio rural, especialmente en zonas de fuerte emigración, requieren un detallado conocimiento de las estrategias alimentarias campesinas guiadas tanto por las necesidades biológicas y económicas como por las exigencias sociales y culturales.

¿Partir para existir?

29La migración está incorporada en un tejido sociocultural propio de cada sociedad local. Por los contactos que crea con el «otro lugar», contribuye a modificar cierta forma de existencia, cierto sistema de valores. También puede crear un nuevo proceso de identificación. ¿En la región de Cochabamba, la migración favorece una estrategia de reproducción de la identidad campesina о, por el contrario, contribuye a la desestructuración sociocultural del campesinado andino?

30En vez de hablar de desestructuración, parece más pertinente hacer referencia a una oscilación entre dos diámicas opuestas: permanencia y ruptura. Esta coexistencia dialéctica, como lo sugiere X. Izko (1986), es el motor para nuevos comportamientos. Es en las relaciones de los individuos con su comunidad de origen o, dicho de otra manera, en los modos de expresión de su identidad comunitaria, que han surgido las formas más significativas de cambios socioculturales.

31Cuando el campesino quechua migra al extranjero, demuestra un considerable potencial de adaptación y una predisposición por la innovación que pueden parecer sorprendentes. Para asegurar su vida diaria, integra espacios lejanos en su modo de vida (Estados Unidos, Japón e Israel), al mismo tiempo que sigue «anclado» a su pueblo de origen. El migrante pasa alternativamente de un país a otro, de un mundo a otro, mientras que su comunidad sigue siendo el lugar de referencia social y cultural. No solamente mantiene lazos estrechos con sus parientes que permanecen en el pueblo, sino que trata de conservar su pertenencia a la comunidad financiando la infraestructura de su pueblo, pagando derechos de uso de los recursos colectivos, asistiendo a las fiestas locales, etc.

32Sin embargo, surgen nuevos criterios y factores de diferenciación. El reconocimiento social al interior de la comunidad ya no se basa en el acceso a los recursos (superficie de tierras disponibles y tamaño de la familia), en la constitución de un capital en ganado (tamaño del rebaño) o también en la capacidad de asumir responsabilidades de interés colectivo (como los cargos cívicos). En adelante, el reconocimiento pasa por los gastos ostentosos que reflejan la ascensión socioeconómica.

33Por lo demás, la migración es una fuente de conflictos interfamiliares. Algunos enfoques antropológicos recuerdan que el conflicto es inherente a la organización social de la comunidad andina, en la cual coexisten intereses colectivos e individuales (Pratlong, 1989; Albo et al., 1990). Consecuentemente, el conflicto interfamiliar al interior de la comunidad campesina no es una señal de desestructuración. Sin embargo, en lo sucesivo, en estas regiones los conflictos se inscriben en un contexto de diferenciación socioeconómica fuertemente marcada que trastorna las tradicionales reglas de solidaridad y de intercambio.

34La creciente monetarización de las economias familiares pone en tela de juicio los fundamentos mismos del sistema comunitario. Como lo han puesto de manifiesto algunos autores para las regiones andinas (Rodas, 1985; Nelson, 1988), la compra del derecho comunitario respecto a las faenas de riego muestra a qué punto la relación entre los emigrantes y el resto de la comunidad tiene un doble filo. Si el migrante no quiere provocar la ruptura con su comunidad, está obligado a modificar algunas reglas comunitarias.

35Los cambios socioculturales son mucho menos marcados en la comunidad de altura, en la cual predomina la migración hacia el Chapare. No obstante, estes se manifiestan en las prácticas festivas comunitarias. Por ejemplo, los colonos que poseen un predio agrícola en el Chapare, reducen su contribución monetaria para las ceremonias colectivas de su comunidad de origen. La migración estimula igualmente un cambio en las identidades culturales relacionadas a las creencias religiosas. La penetración del evangelismo pone en duda la cohesión sociocultural de los grupos comunitarios, porque supone prohibiciones y la integración del individualismo.

36Partir para existir, cierto, pero según nuevas formas. La comunidad campesina andina bajo el efecto de la migración perdura, al mismo tiempo que se recompone. Sigue siendo el lugar de referencia, lugar de identificación, lugar del aparentar, pero se vuelve al mismo tiempo lugar de nuevos desafíos y de nuevos comportamientos. ¿Esta fragmentación de la identidad que se expresa a nivel local, favorece a cambio un proceso de integración del campesinado en la sociedad global? El campesino «emerge en la escena social, económica y política como un actor de importancia decisiva para cualquier tipo de gobierno. Estos procesos fueron precedidos y acompañados por un fuerte movimiento migratorio», escribe J. Blanes (1983a: 21). Evidentemente, al superar los limites del territorio regional y nacional, el campesino migrante se provee de un poder económico de acción y de una reivindicación política. En el contexto internacional de la lucha contra el narcotráfico, la migración hacia el Chapare es, en este sentido, demostrativa. Aunque sus márgenes de reivindicación siguen siendo reducidos, en adelante los campesinos «cocaleros» se imponen como actores en la vida económica y política del país.

37A pesar de ello, la «fuerza viva campesina» (Linck, 1985) puede engañar. La migración constituye un medio de integración, aunque siempre selectivo. La capacidad de la población de desarrollar estrategias de movilidad porque tiene que encontrar alternativas viables para su devenir, no puede servir de pretexto para una política de la indiferencia, dejando actuar sólo el principio creativo de un estado de crisis. Los gobiernos y los poseedores del poder, más allá de cierta toma de conciencia, subestiman la dinámica migratoria, considerándola como puntual y controlable. Pues bien, en esta región de Bolivia, la migración prevalece sobre cualquier coyuntura. La migración es estructural de las economías campesinas y constituye una opción permanente, siempre disponible, frente a las fallas de un sistema. Las políticas restrictivas de la migración no pueden alcanzar sus objetivos si paralelamente no están acompañadas de verdaderas acciones de desarrollo económico y social. Pues la migración sigue siendo, sobre todo, una consecuencia de la ineficacia, para no decir de la ausencia, de una política agrícola que permita lograr una seguridad alimentaria real a nivel nacional.

38¿Puede esperarse algún cambio? En el transcurso de los años noventa, la exclusión de los campesinos de la vida económica y social del país continúa inexorablemente. La oposición entre una agricultura a gran escala en las llanuras del Oriente, orientada hacia la exportación, y una agricultura campesina tradicional andina, que resiste mal que bien, está lejos de desaparecer. Las políticas gubernamentales, lejos de apostar en el desarrollo de la agricultura campesina (la cual, ¿hay que recordarlo? proporciona el 70% de la producción interna del país), continúan impulsando el desarrollo del agrocapitalismo a cualquier precio. Además, con todo derecho se puede dudar de los efectos de la nueva Ley del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) de octubre de 1996, que por medio de una serie de medidas que modifican la antigua legislación de 1953 (redefinición de los regímenes de la tierra, establecimiento de un catastro y del impuesto sobre la tierra, nuevas formas de distribución de la tierra, etc.), pretende «mejorar el acceso a la tierra, reducir la pobreza rural y crear las bases de un desarrollo sostenible» (Zoomers, 1998: 455). Sin embargo, fiel a los principios neoliberales vigentes en las esferas económicas internacionales (reforma impulsada y apoyada por el Banco Mundial), la ley permite sobre todo a los inversionistas privados comprar libremente tierras en Bolivia. Si bien es cierto que la ley reconoce el carácter inalienable de determinadas tierras como bienes de tipo comunitario, es poco probable que la reforma beneficie al campesinado tradicional de las regiones de altura, que son las más afectadas por la pobreza: «La Ley INRA contribuirá a la profundización de la brecha social existente, la privatización de las tierras en el Oriente abrirá nuevas oportunidades a los que tienen suficiente capital [...], pero no cambiará gran cosa para los campesinos de las tradicionales regiones de minifundio» (Zoomers, op. cit.: 470).

39¿Cuál será en los próximos años el destino de más de tres millones de campesinos que viven en el país? Aunque la migración es una respuesta posible, no puede ser considerada como una solución duradera al devenir incierto de las sociedades campesinas, menos aún como una solución admisible por los poseedores del poder para satisfacer las necesidades de una economía «modernizante». A no ser que se acepten las consecuencias: la posible desaparición, a un plazo más o menos largo, de otra forma de existencia, de cultura, de creencias, de maneras de pensar, es decir de una alternativa al modelo de desarrollo dominante.

40Obligar a un grupo social a adaptarse, a integrarse a cualquier precio cuando su supervivencia está en juego, excluyéndolo de los centros de intereses colectivos o apartándolo de las políticas nacionales, es negar un derecho fundamental, el de integrarse al mismo tiempo que conservar su autonomía.

Table des illustrations

Titre Gráfico 74 - Impacto de la migración Internacional en el sistema alimentario campesino
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4390/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Titre Gráfico 75 - Impacto de la migración hacia el Chapare en el sistema alimentario campesino
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/4390/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 92k

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable