Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Partir para quedarse

 | 
Geneviève Cortes

Parte 2. Campesinos migrantes: Lugares, riesgos y sistemas de movilidad

Contextos nacional e internacional de la migración campesina

Texte intégral

1Cualquiera que sea el destino, los procesos migratorios observados en las tres comunidades campesinas de la región de Cochabamba deben ser ubicados en el contexto histórico, económico y geopolítico nacional y mundial.

2La migración internacional que caracteriza a los pueblos de valle no es de ninguna manera un fenómeno reciente en Bolivia. Lo que es nuevo es su expansión en el campo, así como los cambios de intensidad y de modalidades que experimenta.

3A su vez, la migración de los campesinos de las tierras altas hacia el Chapare remite al contexto más amplio del narcotráfico en Bolivia, con coyunturas muy variables, en el cual el «migrante-cocalero» se ha convertido en protagonista.

La migración hacia el Chapare

4Desde los años ochenta, Bolivia está involucrada en el narcotráfico de cocaína al haberse convertido en el segundo productor mundial de hojas de coca, después de Perú. El incremento del consumo de drogas en los países occidentales, combinado con la crisis económica de Bolivia, ha incitado a los campesinos empobrecidos de las tierras altas a lanzarse en la producción ilícita de la coca destinada a la elaboración de la pasta base de cocaína.

5Gracias a la colonización agrícola del Chapare iniciada en los años setenta, miles de campesinos han accedido a tierras tropicales, sea como propietarios, sea como trabajadores agrícolas temporales. El Chapare ha atraído a miles de bolivianos, y el cultivo de la coca se ha extendido rápidamente.

El contexto del narcotráfico

6Actualmente, la coca, cultivo ancestral de las sociedades andinas, es un producto ilegal. Siendo el blanco de la lucha antidroga, los «productores cocaleros» están en el centro de los retos económicos y geopolíticos del país y, a más amplia escala, de los países andinos.

La coca, herencia ancestral

7La planta de la coca es un arbusto silvestre o cultivado de 0.5 a 2.5 m de alto que crece entre 500 y 2.000 m de altura en un clima caliente y húmedo. En las regiones andinas, su uso se remonta a miles de años. Algunos restos arqueológicos (momias y cerámica) atestiguan su existencia en las regiones andinas en el siglo iv a. J. C. Durante la civilización inca, la coca era un elemento esencial de las relaciones sociales, de los rituales y de las ofrendas a la Pachamama.

8La creencia en el origen divino de la coca, su asociación con los rituales religiosos, su poder medicinal y energético y el papel que juega en las relaciones sociales interfamiliares son elementos que persisten en la cultura andina actual. Adicionalmente, sigue siendo un producto de trueque entre los campesinos mediante el cual se crean redes regionales de intercambio. La coca es un elemento clave en la reciprocidad entre las familias, pues permite la disminución de las tensiones y la confraternidad (Carter y Mamani, 1986). Finalmente, «la coca debe ser considerada como un poderoso símbolo de identidad y de solidaridad al interior del grupo, que separa de forma marcada a los que pertenecen al grupo y a los otros» (Brackelaire, 1988: 19).

La coca, que el campesino lleva continuamente con él en su tradicional chuspa, se mastica en promedio cinco a seis veces por día. El campesino coloca una bola de hojas mezclada con cenizas calcáreas (llipta) entre las encías y la mejilla para extraer el jugo (acullicu). Casi siempre se mastica coca antes y después de cada tarea agrícola (siembra o cosecha) para pedir la benevolencia de la Pachamama. Contratar a trabajadores agrícolas implica necesariamente proveerles de coca, que está incluida en el jornal (como es el caso de la alimentación y la chicha). Según W. E. Carter y Mamani (1986), un campesino mastica entre 30 y 60 gr de coca por día. Sin embargo, la cantidad diaria varía en función del calendario agrícola y de la dificultad de los trabajos a ser realizados.
El debate respecto a los efectos de la coca sobre el organismo (quita el hambre y el frío, estimula, etc.) se remonta a la segunda mitad del siglo xix cuando determinados médicos y químicos revelaron las «virtudes» medicinales de la coca. En la segunda mitad del siglo xx, el debate concierne mucho más a los efectos nutricionales de la coca. Según numerosos autores, la coca, que es extremadamente rica en proteínas vegetales, vitaminas y sales minerales, constituye un notable sustituto alimenticio para las poblaciones subalimentadas (Saignes y Bourlieu, 1992; Carter y Mamani, 1986).
Bajo el dominio español y particularmente en los periodos de la explotación minera, el consumo de la coca tuvo un considerable incremento (segunda mitad del siglo xvi). No se puede excluir que las oligarquías económicas hayan incitado a su consumo con el fin de aumentar la capacidad de trabajo de los mineros, a pesar de la oposición de la Iglesia. Para algunos autores, esta explosión del consumo de la coca sería no solamente el resultado de un proceso de «democratización» (contrariamente a la época incaica, en la que el consumo de coca estaba reservado a cierta élite), sino también de reacciones de carácter social y psíquico como producto de «la inmensa ruptura con los fundamentos simbólicos del orden prehispánico» (Saignes y Bourlieu, 1992: 34).
A partir de los años cincuenta surge la pregunta de si la coca debe ser considerada como droga. Sucesivas comisiones internacionales se presentaron en los países andinos para medir los «daños fisiológicos» que crea la coca. Se la consideró entonces como una de las causas esenciales del subdesarrollo de las poblaciones indígenas andinas, causa de enfermedades, de desnutrición y de envilecimiento (Saignes y Bourlieu, 1992). En 1961, la legislación internacional condenó la hoja de coca de la misma manera que las otras drogas (Convención Única de la ONU de 1961, 1972). Existió una evidente confusión entre la hoja de coca y la cocaína, y de esta manera se cuestionó el uso tradicional de la hoja en las sociedades andinas. Esta confusión persiste, ya que durante la inauguración de la Exposición Universal de Sevilla en 1992, los 8 kg de hojas de coca que los bolivianos habían decidido exponer como símbolo de su identidad, fueron confiscados por la policía española.

El «boom» de la coca

Campesino de Pampa Churigua masticando hojas de coca antes de empezar con sus trabajos agrícolas.

9Desde hace unos veinte años, las regiones amazónicas de los países andinos constituyen el ámbito de los plantadores de coca. El crecimiento vertiginoso de la demanda de cocaína en los Estados Unidos a partir de la segunda mitad de los años setenta y las deficientes políticas de desarrollo en las regiones de colonización del Oriente boliviano, han conducido a la especialización de este país -al lado de Perú-, como principal proveedor de la hoja de coca y de pasta base de cocaína (primera fase de elaboración del clorhidrato de cocaína).

Según el Departamento de Estado norteamericano, Bolivia produce actualmente un cuarto de la producción mundial de hojas de coca, lo que corresponde al 30% de la oferta mundial de cocaína (Los Tiempos, 2/3/97). La expansión geográfica del tráfico de cocaína ya no se restringe a Colombia, se ha ampliado a México, Chile, Brasil, pero también a Israel, Europa del Este y a Sudáfrica (Dépêche Internationale des Drogues, No. 58, agosto de 1996).

10El tráfico de cocaína empezó a desarrollarse bajo el gobierno militar del general Banzer (1971-1978). Según algunos estudios, los fondos que los Estados Unidos donaron generosamente en este periodo «bajo el pretexto de reactivar la agricultura de Santa Cruz [...] han permitido al narcotráfico boliviano progresar más en cuatro años que durante los veinticinco años anteriores» (Orellana y Zannier, 1983: 192).

Aunque las superficies del Chapare son muy difíciles de evaluar, la utilización de una doble fuente (Secretaría de Desarrollo Alternativo Boliviano y Departamento de Estado norteamericano) permite seguir la evolución de estos cultivos entre 1970 y 1992 (Gráfico 8). Hasta 1980, el crecimiento de la producción es constante, aunque bajo (pasa de 6.000 toneladas en 1971 a 16.817 toneladas en 1980).

Gráfico 8 - Evolución de los cultivos de coca, 1970-1992

Gráfico 8 - Evolución de los cultivos de coca, 1970-1992

La expansión de los cultivos empieza realmente en 1980 y no deja de progresar hasta finales de la década. La fecha a partir de la cual las superficies cultivadas sufren una sensible baja, difiere según la fuente. Según los datos del Departamento de Estado norteamericano que toman en cuenta tanto las superficies erradicadas en el marco de los programas antidroga, como las superficies replantadas, esta reducción empezaría sólo en 1990.

11En el Chapare, la expansión del cultivo de la coca se ha incorporado a los programas de colonización agrícola que han impulsado a los campesinos de las tierras altas a instalarse en la zona para desarrollar una agricultura de tipo familiar. En el Oriente, la distribución de las tierras es muy heterogénea. En las regiones de San Julián y Yapacaní del departamento de Santa Cruz, el Instituto Nacional de Colonización dotó en promedio 50 ha por familia. En Carrasco, los colonos disponen de superficies que varían entre 20 y 100 ha, mientras que la superficie promedio de las tierras del Chapare es de solamente 20 ha por familia (Pizarro, 1991). Un reciente estudio de USAID (Caro et al., 1992) confirma la predominancia de los predios agrícolas medianos en el Chapare: 61% de las familias poseen una superficie entre 5 y 20 ha.

12Por lo demás, los programas de colonización del Chapare, que estaban orientados a desarrollar la agricultura tropical diversificada, han fracasado. Actualmente, esta región es una zona de pequeños agricultores familiares que se dedican casi exclusivamente al monocultivo de la coca (Cuadro 1).

Según los datos de la DIRECO (Dirección Nacional de Reconversión Agrícola), en 1987 solamente el 18% de las familias instaladas en el Chapare declararon no cultivar coca. Entre los plantadores de coca, el 68% poseía una superficie entre 0.1 y 10 ha, el 27% entre 10 y 20 ha y solamente el 5% tenía una superficie entre 20 y 75 ha. Entre los cultivos alimenticios sólo existían el arroz y la yuca, aunque en superficies muy reducidas. Contrariamente a los del Beni o de Santa Cruz, muy pocos productores del Chapare tropical se dedicaron a la ganadería (el 94% no tenía bovinos y el 92% no tenía porcinos). Los grandes ganaderos (entre 30 y 100 cabezas) representaron únicamente el 0.3% de los productores (DIRECO, op. cit). El estudio de USAID (Caro et al., op. cit.) confirma este aspecto: solamente el 15.8% de las mujeres de campesinos tienen como actividad secundaria la crianza de animales.

Cuadro 1 - Producción agrícola en el Chapare (ejemplo de algunos productos)

Cuadro 1 - Producción agrícola en el Chapare (ejemplo de algunos productos)

Fuente: DIRECO. 1987 (muestra: 10.279 familias)

La cadena del narcotráfico

13Las diferentes etapas de la elaboración de la cocaína se basan en una compleja red jerárquica. Entre la población que está involucrada en el narcotráfico, los mit'iris, encargados de cosechar la coca, suelen ser migrantes venidos de las zonas altas, en su mayoría hombres, pero también mujeres.

14La remuneración depende de la cantidad de trabajo realizado: los trabajadores reciben 1% del precio de una bolsa de hojas de coca por cada surco cosechado. Dicho de otra forma, el salario depende de las fluctuaciones del precio de venta de la coca.

15La comercialización de los productos agrícolas constituye el mayor obstáculo para los colonos recientemente instalados en estas regiones. A la dependencia de los intermediarios se añade el aislamiento geográfico de los productores y la lejanía de los mercados. Estas condiciones hacen que el transporte de productos que se descomponen rápidamente, como por ejemplo las frutas (limón, papaya, palta, plátano, etc.), sea aleatorio, lo que no es válido para la coca pues se la seca antes de venderla. Sin embargo, su comercialización es difícil pues los colonos raras veces tienen acceso al mercado y menos aún para este producto que para otros. Las parcelas de producción, que tienen que quedar ocultas a la vista, generalmente se encuentran retiradas de las vías de comunicación. Por lo tanto, la coca se vende en el lugar mismo de la producción o en alguna feria local cercana.

Raras veces los productores llevan la mercancía hasta los centros urbanos. Según los datos de R. A. Pizarro (1991), el 80% de la producción se vende a intermediarios (rescatadores), que pasan en promedio dos veces por semana por los predios agrícolas del Chapare. Cada intermediario tiene un trayecto preciso y atiende a un número determinado de productores. Para éstos, la venta en el lugar de producción es preferible, sobre todo si sólo cultivan una superficie reducida. De esta manera, el productor evade el monopolio de los transportistas. Generalmente, vende su producción a medida de sus requerimientos monetarios. El transporte de la producción hacia los mercados locales en pequeñas cantidades, una tarea principalmente femenina, también permite controlar la comercialización.

16La dependencia de los productores de coca frente a los intermediarios se atenúa con los servicios que reciben: difusión de información entre diferentes colonias, abastecimiento con diversos productos provenientes de los centros urbanos, etc. «Los intermediarios no están organizados en una gran empresa, sino que conforman una red de miles de brazos de tipo familiar, que está estructurada en una red comercial relativamente estable y permanente» (Pizarro, 1991: 42). Los intermediarios, llamados ch'akas, controlan el comercio y el transporte de la hoja de coca a nivel regional. Son un eslabón decisivo en la cadena del tráfico y ejercen gran influencia sobre la configuración geográfica de la red de comercialización. Deciden los trayectos de recolección de la coca en acuerdo con los compradores. También pueden controlar el trabajo de la «pisa» de la coca (pisar las hojas de la coca) en las regiones retiradas donde están localizadas las fábricas de pasta base de cocaína.

17Una vez que la producción es recolectada, los «sepes» (nombre que hace alusión a las hormigas que son llamadas de esta manera en las tierras bajas), transportan en su espalda dos bolsas de coca hasta los laboratorios de pasta base. Luego, los «pisacoca» (o «bailadores», «matones») están encargados de la primera etapa de la elaboración de la pasta base de cocaína (o pilchi) que consiste en pisar las hojas de coca secadas y mezcladas con diversos productos químicos (kerosene y ácido sulfúrico). Esta operación es la más larga y la más pesada en el proceso de fabricación de la cocaína.

El trabajo se lleva a cabo en la noche y la realizan hombres jóvenes. En las fosas, cada trabajador pisa aproximadamente 500 a 650 libras de coca por noche. El salario es 4 a 5 veces más elevado que el de un trabajador agrícola, a pesar de haber disminuido considerablemente desde 1987 a causa del control del narcotráfico. Los jóvenes se turnan cada dos o tres horas durante la noche y ganan alrededor de 30 Bolivianos. La segunda etapa consiste en mezclar el líquido obtenido (extracto de alcaloides) con cal (las hojas exprimidas se botan). El alcaloide baja hasta el fondo del recipiente. Después de haber añadido nuevamente kerosene y ácido sulfúrico, el líquido se mezcla para que el alcaloide suba a la superficie. Al final de la operación, el kerosene puede ser recuperado para utilizarlo de nuevo y se añade carbonato de sodio para obtener una pasta gelatinosa. La filtración, que es la última etapa, permite obtener la pasta base de cocaína. De una tonelada de hojas de coca se producen 6 a 9 kg de cocaína, es decir 1 kg por 100 a 150 kg de coca (Pizarro, 1991).

18El producto se vende por bolsas de un kilogramo. Los «bolleros» recolectan y transportan la pasta base. Tienen su propia organización y representan la parte más inestable de la población del Chapare, ya que están obligados a cambiar frecuentemente de lugar para escapar al control del narcotráfico. Son excelentes conocedores del terreno y de las redes de fabricación. Una pequeña parte de la producción de pasta base, que se fuma mezclándola con tabaco, se consume en el lugar mismo: se trata del pitillo que los niños de la calle de Cochabamba vendían en los años ochenta (en el Perú, el pitillo se llama kete, en Colombia basuco). Una parte de la pasta base se transforma en la región misma en sulfato de cocaína, mientras que la mayor parte de la producción se exporta hacia Colombia y Brasil.

19Según los conocimientos actuales, es difícil contabilizar con exactitud el número de bolivianos involucrados en el tráfico de cocaína y menos aún su grado de implicación.

Según el CEDIB (Centro de Documentación e Información sobre Bolivia), en 1987 casi la mitad de la población flotante o «temporal» relacionada con el narcotráfico estaba conformada por los productores de coca (CEDIB, 1989; véase Gráfico 9). Por su lado, F. Aguilo (1988) estimaba en 300.000 el número de personas directamente vinculadas con la producción de coca (es decir, el 5% de la población boliviana), sabiendo que una hectárea requiere el trabajo de cinco personas y que en 1986 la superficie cultivada fue de aproximadamente 70.000 ha. Contando a los comerciantes, los transportistas, los productores de la pasta base y los vendedores, el autor calcula en 703.000 las personas que en 1986 vivían del tráfico de la coca-cocaína, lo que corresponde al 11.7% de la población boliviana.

Gráfico 9-Actividades de la población implicada en el tráfico de cocaína

Gráfico 9-Actividades de la población implicada en el tráfico de cocaína

Fuente: Encuesta Cedib, 1989

La coca: una burbuja de oxígeno en la economía nacional

20Los capitales ilegales del tráfico de cocaína y los beneficios monetarios que generó la coca, amortiguaron la crisis social y económica de los años ochenta, más aún cuando graves desastres climáticos afectaron la producción agrícola en 1982-1983 (sequía en las tierras altas e inundaciones en las llanuras).

En 1989, el gobierno boliviano estimó que entre 1980 y 1987 el crecimiento acumulado del sector agrícola era del 24.6% (incluyendo la ganadería), mientras que el de la hoja de coca alcanzaba 253%. En el mismo periodo, la participación de la coca en el producto bruto del sector agrícola pasó del 10 al 28.5%. El valor agregado de su producción y sus derivados equivalía al 24% del PIB nacional, contra el 15% para las otras actividades agrícolas (INE, 1992). Algunos autores evalúan la proporción de la economía de la cocaína en más del 40% del PIB (Haringhaus, 1989; Quiroga, 1990; Labrousse, 1987). En 1987, el lavado de dinero ligado al tráfico de la coca-cocaína (500 millones de dólares americanos) fue ligeramente inferior al monto de las exportaciones legales (Labrousse, 1991b: 365).

21Los efectos del tráfico de la cocaína contribuyen al desarrollo local, especialmente bajo el impulso de las organizaciones locales.

22La economía de la coca ha favorecido la modernización de las zonas rurales, por lo menos las del Chapare. En la «zona roja» de esta región, donde domina la Confederación de Campesinos del Chapare (que agrupa a 20.000 familias), los resultados son más tangibles. Los sindicatos, que a partir de 1987 fijaron un impuesto sobre la venta de la coca, destinan una parte de este monto al financiamiento de infraestructura y de equipamiento de los pueblos: pozos, apertura de caminos, escuelas y hospitales (Labrousse, 1991b: 388).

El control del narcotráfico

23El «boom» de la coca propiamente dicho siguió hasta 1983. En los siguientes años, los precios de venta de la hoja de coca y de la pasta base bajaron constantemente como consecuencia de la sobreproducción que saturó el mercado norteamericano: en los Estados Unidos, el kilogramo de clorhidrato de cocaína pasó de 60.000 dólares en 1980 a 30.000 en 1986.

24La intervención norteamericana en 1986 marca el comienzo de la progresiva militarización de las regiones del Chapare por soldados norteamericanos y las tropas especializadas bolivianas de las Unidades Móviles de Patrullaje Rural (UMOPAR) comandadas por la DEA (Drug Enforcement Agency).

25Desde entonces, la lucha antidroga en Bolivia ha sido dirigida por las Fuerzas Especiales de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) cuya estrategia es la búsqueda del delito flagrante, seguida de la incautación y de operaciones de tipo militar. Desde marzo de 1997, las fuerzas armadas bolivianas, quienes hasta entonces sólo colaboraron logísticamente a la FELCN, participan activamente en la lucha contra el narcotráfico, tal y como lo recomendaron desde hace mucho tiempo los Estados Unidos (Los Tiempos, 23/3/97).

Las primeras negociaciones entre Bolivia y los Estados Unidos se iniciaron bajo el gobierno de V. P. Estenssoro (1985-1989). Algunos años después, el presidente boliviano J. P. Zamora (1989-1993) lanzó en la Cumbre de Cartagena la siguiente fórmula: «Coca por desarrollo». Estas negociaciones marcan el comienzo de los programas de cooperación internacional en Bolivia. El acuerdo bilateral firmado entre Bolivia y los Estados Unidos en mayo de 1990 supedita definitivamente la cooperación financiera a las políticas antidroga y autoriza la intervención militar de los Estados Unidos en el país. Este «Anexo» al convenio provoca una ola de resistencia entre la población y los sindicatos campesinos.

26A partir de 1986, los Estados Unidos condicionan su ayuda financiera para Bolivia a la erradicación de los cultivos de coca. Estas formas de «cooperación» se traducen en la implementación de programas alternativos de desarrollo y de sustitución de la coca (Plan integral de desarrollo y sustitución del cultivo de la coca). Es la ley de julio de 1988 referida al régimen de la coca y de las sustancias sometidas a control, que establecerá el marco institucional de la lucha antidroga.

Al mismo tiempo que reconoce la legitimidad del uso tradicional de la hoja de coca, esta ley define los límites de la producción excedentaria ilícita está destinada al narcotráfico. Asimismo, establece el perímetro geográfico de esta producción ilegal: el Chapare se define como zona de producción ilícita, mientras que los Yungas (valles húmedos del Nordeste de La Paz) son reconocidos como zona de producción tradicional. En estos valles crece otra variedad de coca con un rendimiento más bajo pero de mayor duración (40 años en vez de 15) y cuya producción se basa en un conocimiento muy fino de las técnicas de cultivo en terrazas y en la transmisión del conocimiento ancestral. En cambio, en el Chapare, la simplificación de las técnicas de cultivo acentúa la degradación del medio ambiente. «El cultivo de la coca pasa a manos de agricultores que degradan la técnica de cultivo al estar fuertemente ligados al narcotráfico, y de esta manera debilitan a los auténticos productores tradicionales» (Aguilo, 1987b: 37).

27Con apoyo financiero de los Estados Unidos (USAID) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Lucha contra el Abuso de Drogas (FNULAD), el gobierno boliviano, dotado de una secretaría para el desarrollo alternativo, lanza varios proyectos de sustitución de la coca, en tanto que la DIRECO maneja la erradicación de la coca excendentaria. Las autoridades calculan que de 70.000 ha de coca que existen en el país en 1987, el 88% es destinado a la elaboración de cocaína (Pizarro, 1991). Los campesinos que erradican sus plantaciones de coca, reciben 2.000 dólares americanos por hectárea (de los cuales 350 provienen de USAID).

Paralelamente, el Ministerio de Agricultura (IBTA-MACA) instala fincas en el Chapare para experimentar con productos de sustitución. Asimismo, los programas de desarrollo alternativo implementados en 1988 y concluidos en 1993 se basan en la dotación de créditos financieros a los campesinos cuyas superficies erradicadas representan por lo menos el 30% de sus superficies de coca. El número de equipos sanitarios y para carreteras es proporcional a las cantidades de plantaciones de coca destruidas. Desde 1988, las Naciones Unidas participan directamente en el desarrollo del Chapare. Se implementan proyectos en el ámbito de la salud, del equipamiento carretero, del desarrollo agrícola y agroindustrial, de la ganadería lechera y de la electrificación de la región. Actualmente, la cooperación proviene de países de Europa y de Asia (Alemania, Italia, Corea, etc.).

28Pese a los esfuerzos de cooperación, los organismos locales de desarrollo, los sindicatos y los campesinos consideran insuficientes los fondos concedidos a Bolivia por las instancias internacionales. Las operaciones de represión efectuadas contra los productores del Chapare, que en 1988 resultan en las masacres en Villa Tunari, los ensayos con herbicidas sobre los cultivos de coca, las pruebas de corrupción de la policía antidroga y de las tropas de intervención son además elementos que provocan la resistencia y desconfianza de los campesinos (Pizarro, 1991; Labrousse, 1991b). En 1985, la liberalización del comercio exterior y los cambios efectuados en el marco de las políticas de ajuste estructural favorecieron la circulación de la droga. Estas medidas de liberalización, impuestas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, estaban en contradicción con las políticas de estas mismas instancias en materia de lucha antidroga (Fonseca, 1992).

29Las políticas antidroga en Bolivia no han dejado de ser fuente de tensiones sociales y de fuertes protestas, y su endurecimiento a partir de 1994 ha agravado la magnitud de los conflictos. En los años ochenta, las reivindicaciones de los sindicatos campesinos fueron sobre todo ideológicas (defender la coca como herencia ancestral). A partir de 1990 han adquirido un carácter más pragmático.

Denuncian, por ejemplo, las políticas de «erradicación forzosa» sin compensación financiera. Entre 1989 y 1994, 1.700 ha de nuevas plantaciones en los Yungas y 8.260 ha en el Chapare fueron erradicadas de acuerdo a este principio (DIRECO). Otros temas de denuncia son: el desvío de los fondos internacionales, que se destinan principalmente a los salarios de funcionarios del Estado, y más recientemente la inminente expulsión de los colonos del Chapare, cuyas tierras serían "liquidadas" a empresas privadas. Entre 1994 y 1997 se sucedieron varias marchas pacíficas y huelgas de hambre para responder a los violentos enfrentamientos entre las unidades de intervención de UMOPAR y los productores de coca, que tuvieron lugar a causa de las operaciones de erradicación.

30De esta manera, la resistencia campesina frente a las políticas gubernamentales y la política de los Estados Unidos que está detrás de ellas, se ha cristalizado en el tema de la violación de los derechos humanos (informe de Human Rights Watch/Américas, mayo de 1996).

El balance de las políticas antidroga

31Por lo visto, el carácter coyuntural de la economía de la coca-cocaína impide hacer un balance cabal de la política antidroga. Además, las diferentes fuentes utilizadas presentan a menudo información contradictoria, razón por la cual el análisis es aún más delicado. Sin embargo, algunas informaciones son lo suficientemente convergentes como para intentar una evaluación de la situación del periodo comprendido entre 1985 y 1995.

32Los programas de sustitución de la coca como instrumento de lucha contra la expansión del narcotráfico se han orientado principalmente hacia alternativas agroindustriales y cultivos de exportación. Según la mayoría de los expertos, el balance de los programas de sustitución es globalmente negativo. En realidad, la reconversión agrícola del Chapare tropieza con numerosos obstáculos. La búsqueda de sustitutos para el cultivo de la coca se realiza de manera aislada sin una real posibilidad de difusión en las zonas rurales del Chapare. La falta de coordinación y de homogeneidad entre los programas de desarrollo, la ausencia de un seguimiento técnico y de redes eficaces para bajar la información hasta las bases, han reducido las posibilidades reales de encontrar alternativas. Por lo demás, son numerosos los campesinos que se han lanzado en la reconversión agrícola y que no pueden enfrentar el endeudamiento. A menudo están obligados a deshacerse de su capital y de replantar coca, aún si la coyuntura no favorece su comercialización (Pizarro, 1991; Brackelaire, 1992).

33Sin embargo, la principal razón del fracaso de la reconversión radica en que las ganancias generadas por los nuevos cultivos son mucho más bajas que las generadas por la coca. Según numerosos expertos, ninguna producción sería capaz de competir con los beneficios monetarios de la coca (Miranda, 1988; Labrousse, 1987 y 1988; Healy, 1988; Quiroga, 1985 y 1990; Brackelaire, 1988 y 1992).

En 1990, el precio de venta de 50 kg de hojas de coca fue de 75 Bolivianos, contra 20 Bs. por la misma cantidad de arroz, 14 Bs. por 100 naranjas, 34 Bs. por 720 plátanos. El cacao, el café y el té permiten ingresos superiores pero exigen cuidados particulares, considerables capacidades de inversión y un conocimiento y una lógica comercial que los campesinos quechuas o aymaras provenientes de las regiones de altura no poseen necesariamente (Labrousse, 1991b: 387). Además, estos productos son poco competitivos en el mercado mundial. Efectivamente, los créditos otorgados a los campesinos permitieron un aumento del orden de 59% de las superficies cultivadas en el Chapare, así como una diversificación de la producción y un incremento de los rendimientos (sobre todo de la piña). Sin embargo, los programas de desarrollo no han compensado las pérdidas monetarias de los campesinos que aceptaron la erradicación de sus plantaciones de coca (CIDRE / US AID, 1992).

Letrero señalando la implementación de un programa de desarrollo alternativo y de sustitución de la coca en el marco de la lucha antidroga (Villa Tunari, Chapare).

34Se deben añadir algunos matices a este panorama tan negativo. Por iniciativa de organizaciones no gubernamentales se han logrado algunas experiencias de reconversión: la ganadería intensiva, los cultivos frutales, etc. La mayoría de estas ONGs han sustituido al Estado y actualmente juegan un importante papel en el desarrollo de la región (Brackelaire, 1992). Desde 1990, también las políticas públicas de reconversión parecen dar frutos.

En el Chapare, las superficies de los cultivos lícitos pasaron de 27.388 ha en 1986 a 59.078 ha en 1994, y el valor de la producción subió de 9 millones de dólares americanos en 1992-1993 a 22 millones en 1993-1994 (Clawson y Rensselaer, 1996). Según los datos del FONADAL (Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo), las familias que en 1996 se beneficiaron de la agricultura de sustitución de la coca y de la agroindustria del Chapare serían más numerosas que aquellas que dependen de la producción de la coca y de su transformación (60.000 y 50.000, respectivamente).

35La caída de los precios de la coca en 1989 y la posterior erradicación masiva pueden ser una explicación de estas tendencias. Asimismo, las acciones realizadas por el gobierno y por USAID (mejoramiento de las condiciones de transporte y de las variedades de productos, apertura de los mercados en La Paz y Buenos Aires) han podido contribuir a la subida de los precios de venta de los cultivos legales. Sin embargo, el desarrollo alternativo no ha impedido que las superficies ilegales aumenten. Todo indica que la sustitución tuvo lugar a otro nivel: nuevos productores de coca han reemplazado a aquellos que decidieron dedicarse a los cultivos legales.

36El relativo fracaso de los programas de desarrollo alternativo ha alimentado la resistencia campesina frente a la erradicación de la coca, que la presión de los narcotraficantes y de los sindicatos cocaleros ya había estimulado fuertemente. Los campesinos del Chapare no solamente consideran poco viables e infundados los programas de sustitución, sino que ponen en duda la buena voluntad de las autoridades públicas (sobre todo las norteamericanas) de hacer efectivas sus promesas de equipamiento y de desarrollo de la infraestructura. El desaliento frente a la ineficacia de los programas de intervención (el dinero desembolsado por los Estados Unidos en 1990 ha sido utilizado en gran parte en los pagos atrasados de la deuda externa) y el deterioro de las condiciones de vida de los campesinos son factores que favorecen la resistencia de estos últimos. Abundan los testimonios de los campesinos de Pampa Churigua en este sentido:

«El año pasado he erradicado una hectárea y media de coca. Los americanos que controlan el Chapare nos prometieron escuelas y carreteras. Ahora ya no queremos esperar, no nos llega nada. Nos dijeron que podíamos tener otros cultivos como la piña o el limón. Pero no podemos transportar nuestros productos, se pudren en el lugar mismo. No se pueden vender a buen precio. ¿Qué voy a hacer ahora que he erradicado mi coca? Ya no hay que erradicar nada» (Paulino G., Pampa Churigua).

37Los planes de intervención preveían inicialmente la erradicación de una superficie de 50.000 ha de coca a un ritmo de 5.000 ha por año. Desde 1987, los colonos, que estaban confrontados con la baja de los precios de la coca y con la saturación del mercado, fueron obligados a aceptar las proposiciones de erradicación del gobierno (Gráfico 10).

El descenso de los precios fue constante hasta 1990. En los siguientes años, los precios de venta indicaron un leve incremento (1991-1992), aunque quedaron inferiores a los de 1987. Sin embargo, esta recuperación fue efímera, ya que a finales de 1993 la bolsa se vendió en 57 dólares americanos. En septiembre de 1994, el precio era de 15 dólares (La Depeche Internationale des Drogues, No. 35).

38Los programas de erradicación dieron resultados efectivos únicamente a partir de 1990 (Gráfico 11).

Gráfico 10 - Precio de venta de la coca entre 1987 y 1992

Gráfico 10 - Precio de venta de la coca entre 1987 y 1992

Fuente: DIRECO, Secretaria de Desarrollo Alternativo No pudiendo disponer de fuentes estadísticas para los años 1992-1993, los datos se obtuvieron de nuestro estudio

Gráfico 11 - Evolución de los cultivos de coca en Bolivia, 1989-1996

Gráfico 11 - Evolución de los cultivos de coca en Bolivia, 1989-1996

Fuente: USAID-Bolivia, 1995; DIRECO, 1996; Informe de "certificación" americano, 1996 (1) Datos de USAID-Bolivia de 1989 a 1995; datos del Informe de "certificación" americano para el año 1996.
(2) Información aerofotogramétrica americana.
(3) Según los datos de la DIRECO que incluyen la coca "nueva" erradicada.
(4) Diferencia entre la superficie total de coca y la superficie neta de coca cultivada el año anterior.
(5) Datos de la DIRECO respecto a las superficies erradicadas y del Informe de "certificación" del Departamento americano referente a las superficies de coca

La ofensiva lanzada contra el cartel de Medellín en 1989 en Colombia, que condujo a la disolución de la red de Pablo Escobar, provocó una fuerte caída de los precios de la coca y por lo tanto una momentánea venta inferior de la producción. Dado que los productores campesinos se retiraron masivamente del mercado, el gobierno logró erradicar 7.000 ha (Labrousse, 1991b). En los años siguientes, se continuó con la erradicación aunque con una baja constante, para subir de nuevo fuertemente en 1995. En esta fecha, el gobierno boliviano endureció su política implementando un sistema de «certificación» (especie de certificado de buena conducta que se entrega a los países comprometidos con la lucha antidroga y que condiciona la ayuda financiera). Los programas de erradicación se volvieron entonces más ambiciosos ya que las autoridades se propusieron la «opción cero», es decir la erradicación total de la coca ilegal en un plazo de diez años.

39En la lucha por las cifras que se libra el gobierno boliviano con el gobierno norteamericano, parece ser difícil hacer un balance claro de los programas de erradicación para el periodo 1989-1995. Sin embargo, parece que en 1995, la superficie de coca ilegal en el Chapare ha sido equivalente a la de 1988 (alrededor de 30.000 ha) y que la erradicación ha sido neutralizada por las nuevas plantaciones.

Vulnerabilidad del cocalero

40Entre la población boliviana que participa en la economía de la coca-cocaína, el productor de coca es el más vulnerable. Desde los años ochenta, los niveles de ingreso de los campesinos no han dejado de bajar.

En 1978, el ingreso anual promedio de un cocalero en el Chapare era de 1.000 a 1.500 dólares americanos (Delaine, 1979: 106). A partir de 1982, los beneficios generados por una hectárea de coca fueron considerables. ¡Pudieron alcanzar hasta 20.000 dólares americanos! (Blanes y Flores, 1983 y 1984). Diez años más tarde, la mayoría de los estudios indican un ingreso anual comprendido entre los 1.000 y 2.000 dólares por una hectárea de coca en producción (INE, 1992; CEDIB, 1989; Pizarro, 1991; Caro et al., 1992).
Las encuestas realizadas en Pampa Churigua durante la campaña agrícola de 1992-1993 muestran que el ingreso anual por familia varía entre 1.220 y 1.380 dólares por media hectárea de coca cultivada. Traducido a una hectárea, estos ingresos serían superiores a los de 1989, fecha en la cual los precios de venta alcanzaron su nivel más bajo. Sin embargo, como consecuencia del proceso de erradicación, los campesinos cultivaron una superficie menor. De esta manera, los niveles de ingreso disminuyeron.

41La vulnerabilidad del productor de coca está relacionada, además, con la extrema fluctuación de los precios de venta dentro de periodos cortos. Los precios de la coca varían de una semana a la otra, a veces de una hora a la otra. En el año 1989, por ejemplo, las fluctuaciones del precio de la carga de coca fueron del orden de 50% a 80% (Quiroga, 1990; Pizarro, 1990).

«El problema con la coca es que no podemos prever el precio de la carga de una cosecha a la otra. Es cuestión de suerte. Un día que los precios están a 250 Bolivianos, la cosecha puede bajar, como ocurre actualmente. Pero el mismo día pueden bajar a menos de 80 Bolivianos o subir hasta 500 Bolivianos. Todo depende de los compradores» (Nicolasa G., octubre de 1993, Pampa Churigua).

42Pese a un mercado poco favorable, la dependencia de los campesinos frente a los ingresos generados por la venta de coca ha incrementado. Dicho de otra forma, la disminución de los precios de la coca, el control del narcotráfico y las políticas de erradicación no han motivado a los campesinos a dirigirse hacia otras actividades, aunque sus niveles de ingreso y sus condiciones de vida se han deteriorado.

En 1975, los ingresos generados por la coca representan el 50% de los recursos monetarios familiares, en 1980 el 60% (Pizarro, 1990) y en 1989 más del 80% (Pizarro, 1991). En Pampa Churigua, 72% a 80% de los recursos monetarios familiares provienen de la venta de coca.

43Los migrantes recientemente instalados en el Chapare que practican el monocultivo de la coca, han sido especialmente perjudicados. La baja de los precios de la coca les ha obligado a seguir las consignas de la erradicación para dedicar una parte de sus tierras a la subsistencia familiar. En cambio, los antiguos productores que tienen una superficie mayor de tierras, no han respondido a los estímulos para la erradicación, ya que la diversificación de su producción les aseguraba otras fuentes de ingreso (Pizarro, 1991; Pérez, 1992). Estas desigualdades socioeconómicas en el Chapare provocan fuertes tensiones sociales en las comunidades de migrantes. Los responsables de los sindicatos de productores rechazan y marginan a las familias que aceptan la erradicación (Pizarro, op. cit.: 62).

Los flujos de migración hacia el Chapare

44En Bolivia, la lucha contra el narcotráfico ha modificado profundamente el papel que juega el Chapare en las lógicas campesinas. En los años ochenta, los migrantes rurales (pero también urbanos) veían en él una oportunidad real de mejorar sus ingresos, y los flujos migratorios tuvieron una considerable magnitud. En los años noventa, la situación es diferente. Si bien el Chapare sigue siendo un polo de atracción para los bolivianos, la migración también adquiere un carácter más temporal y más ambiguo. Los procesos observados en Pampa Churigua son reveladores de estos cambios.

Los migrantes de Pampa Churigua

45En los años setenta, las familias de Pampa Churigua se beneficiaron de los programas de colonización agrícola en las tierras bajas y a partir de 1980, muchos apostaron a la producción casi exclusiva de la coca. Desde 1990, numerosos migrantes retornan para vivir en su comunidad, pero sin abandonar el Chapare. No solamente se ha mantenido la migración temporal, sino que la mayoría de las familias tratan de comprar tierras en esta región.

46Según nuestras encuestas, el 73% de los hogares tienen por lo menos un miembro que migra regularmente hacia estas zonas (Cuadro 2). Entre las familias de migrantes, el 56% son colonos, es decir campesinos que poseen tierras en el Chapare (entre 5 y 10 ha). Los otros salen a trabajar temporalmente como trabajadores agrícolas.

Cuadro 2 - Los migrantes de Pampa Churigua en el Chapare

Cuadro 2 - Los migrantes de Pampa Churigua en el Chapare

Fuente: Censo propio, abril de 1992 (muestra de 85 familias)

47Sin embargo, estos datos no toman en cuenta la migración pasada de las familias. Un jefe de familia que no migraba en el momento de la encuesta, quizás haya trabajado en las tierras del Chapare en ciertos periodos de su vida, especialmente durante el «boom» de la coca. En cualquier momento puede decidir volver a trabajar en las tierras bajas.

Evolución de los flujos migratorios a nivel nacional

48El cálculo de los flujos migratorios hacia el Chapare tropieza con ciertas dificultades metodológicas. Aunque es posible calcular con mayor o menor precisión el número de productores de coca basándose en las superficies cultivadas, la operación se vuelve más difícil cuando se trata de evaluar la población flotante de los intermediarios (comerciantes, pisadores, etc.). Además, los datos estadísticos oficiales a nuestra disposición han salido de los censos de 1976 y 1992. Éstos omiten a la población migrante de la época del «boom» de la coca que luego retornó a sus tierras de origen.

En 1992, la población del Chapare es de 121.000 personas (INE, 1993a), lo que corresponde al 10% de la población departamental, contra el 7.5% en 1900. Por lo tanto, a largo plazo no hubo una «explosión» demográfica. Sin embargo, entre 1976 y 1992, entre las provincias del departamento de Cochabamba el Chapare ha tenido la tasa de crecimiento más alta (4.7%), incluyendo las provincias en las que se encuentran los principales centros urbanos (INE, 1993a).

49Es evidente que las fases de colonización del Chapare corresponden a periodos en los que el contexto internacional del tráfico de la cocaína era favorable a la producción de la coca. El «boom» demográfico tuvo lugar a partir de 1982 y se prolongó hasta 1989 (Gráfico 12). A partir de esta fecha, no solamente disminuyeron los flujos de migración sino que numerosos antiguos migrantes retornaron a sus regiones en las tierras altas.

C. Pérez (1992) constata, por ejemplo, que el número de comerciantes intermediarios de coca de Ivirgazama, una de las principales localidades urbanas del Chapare, pasó de 300 en 1985 a 100 en 1990. A. R. Pizarra, por su parte, se ha servido de otro indicador, el de la venta de camiones. En 1986-1987, el Chapare captó más del 80% de las ventas efectuadas en el departamento, contra tan sólo 45% en 1989. Asimismo, el consumo alimentario en el Chapare ha bajado considerablemente en el transcurso de este periodo (Pizarra, 1991: 48-51).

Gráfico 12 - Evolución de la población del Chapare (1975-1992)

Gráfico 12 - Evolución de la población del Chapare (1975-1992)

Fuente: Estimación promedio por año a partir de:
INC. 1975; Ine, 1976; Prodes, 1979; Weil, 1983; Blanes y Flores, 1983;
Aguilo, 1987 b; Cidre, 1988; Brackelaire, 1988; Quiroga, 1990;
Pérez, 1992; Pizarro, 1991; Ine, 1992

¿Migraciones temporales?

50Si se la considera a largo plazo, la expansión del narcotráfico no ha provocado un boom demográfico en el Chapare, sino más bien una transferencia de actividad de la población que ya es residente de la zona.

51En realidad, la mayor parte de los flujos hacia el Chapare ha involucrado a una población flotante no residente, cuyo número evidentemente es difícil de evaluar.

Las informaciones de la DIRECO indican que en el periodo 1975-1979, la población «permanente» (o residente) representó solamente el 20% del total de migrantes. En el momento del boom de la coca, entre 1980 y 1985, esta proporción pasó al 42%, luego, entre 1985 y 1989, el periodo de control del narcotráfico, al 7%.

52De esta manera, los flujos migratorios hacia el Chapare se caracterizan por una extrema reversibilidad que está íntimamente relacionada con la coyuntura nacional e internacional de la economía de la coca. Más que de migraciones temporales o permanentes, sería pertinente hablar de «movilidad flotante», dado que los fenómenos se pueden invertir según los periodos que se consideren. Esta movilidad concierne principalmente a movimientos interprovinciales de población que viene justamente de las zonas altas del mismo departamento (Blanes y Flores, 1984).

La migración internacional desde los valles

53En los pueblos de los fondos de valle, en Santa Rosa y Arbieto, los campesinos desarrollan estrategias económicas que son de una naturaleza totalmente distinta pues migran exclusivamente hacia el extranjero. Estos flujos migratorios mucho más antiguos que los que se dirigen hacia el Chapare, son el resultado de las disparidades socioeconómicas que entran en juego a nivel internacional. Bolivia, uno de los países más pobres, soporta la atracción de los polos dominantes del Cono Sur, pero también de los países del Norte.

La importancia de la migración hacia el extranjero

54A pesar de que la región de Cochabamba es conocida por ser un centro de migración hacia el extranjero particularmente importante, no se trata de un fenómeno aislado. Desde hace muchos años, la migración internacional involucra al conjunto de Bolivia, tanto a la población urbana como rural.

La emigración boliviana

55En Bolivia, la historia de las migraciones se remonta a principios del siglo xx, bastante antes de la Revolución y la Reforma Agraria de 1953.

En un estudio sobre las transformaciones agrarias en la región de Cochabamba entre el siglo xvi y el siglo xx, B. Larson (1992) muestra cómo la crisis de las minas de plata a finales del siglo xix se tradujo en una fragmentación del sistema económico y de las estructuras de producción agrícola. Esta fragmentación, a la cual se añade una fuerte presión demográfica, «hizo surgir a un grupo de trabajadores excedentes que no encontraban oca.ún ">Lugio de lubsistencia feguraben la región (oarson op. cit.<:/em> 1379-80. Seg ieron ubligados a aigracrhacia otras aegiones :fegahacia oas minas de lAlteilanto,fegahacia oas monas ae evxracción de lnirata en las tegiones elitoales del Corte. chilno a(esigrtosde lAaciam). LPco fntes de la Rpimenabegurrasmundial. esta prblación uampesina fegies a suspaíse. Gan parte ed ellasse dirigei hasia oas minas de esta o ae lAlteilanto,fuya pxpansión dconcipió eon el gdeciviede las minas de pnirata echilnoa.

35SPr premenabevz, 1ls fuenrzs de ptracción dnternegioneles de entas reaiones endiras ds invegrton. ELs vallesLugio dradicional de las campesinos deslAlteilantofrente a lcolonizalsmo desañaoly que l finales del siglo xix se tonstaityeron ln gran es efportacores de eceeales ,a principios del siglo

517/span>La vigración bontexportnea ve las colivianos,hacia el extranjero pigue siendo un pema eoco fboraddo, eon mayor oazón de el ámbito dural.< Nmerosos extudios ievelad la rmportancia dctualm e estos clujos migratorios ,pero de mayera apnturl y myerx. Según numstros ponocimiento , son naron los putoris que nan srata o especificasente es tepema e(Rpard, 1987).

ELs extudios iobre lasvigración be molivianos,hacia eos países dimórosfe son mus pfrcuences. Los rue tiatan de ca ineserión de los polivianos,he eAgentena fon revativosente eumerosos a(De Mrcot 19876; Fouhera 1987 ; Blanc 1990; PCeltoc 19905),más reron lso los que ena

45Eunque eroporcionaldatos seubvaluards, el benso dacional de loblación del1976 yontebilidz 250 000 personas (e el xtranjero es decir carcaddel s4 de la población dotalm Un s queice cños más tarde, la mroporción ph subidao el d6 de la población dotalmdel saís eesiden(e el xtranjero es decir c383.40 personas (INE, 19932) ELs valles

anta Rosa y Arbieto,: ¿ueblos dbandonards,?/a>

55En lanta Rosa y Arbieto, lo Rpimenabeimresión due se dienenes que nodicg iev a llí Sinlnciasos ya esigrtos, los preblos darecen dbandonards,. Yeon mazón por ue corcaddelun pemrio de la coblación uiev ae el xtranjero

56SNestra cncuesta, qui fuenrealizadasae efebrro de m993 a te dos Eirigen es de las romunidades ,permitie ertimac ll blujos e esogración La faibilidad dellos recultados ee besa de el hchosque la prblación del Creblosse remn card men para lroceser a lo dedicción de liversis inpuestao romunidarios El "ontrol "de camd familiarpermitena los derigen es donocie con mrecisión el movilidad ce los pigmbro sdel Creblos

561/span>De eu total de l1.90 personas (nesrists (e el egitro eomunil de lrbieto, l1.042eesidean suero de la coiuad, ls decir cl 564 de la población dotalm UEtre los 1usences, el 574 dsogracon eacia el extranjero ,o sue el e4% de la población dotalm Uos otros ,pigrantes r"nternaos",particron es uuspayoría daCochabamba En canta Rosa la migración internacional is dimgro ente eenos sarcomd f(3% de los husences, el decir c274personas (e l820.

Denla taadicion agca inenovción migranoria /a>

562/span>La vigración bnternacional desde los valles

Los festinas de los figrantes de Pos valles

56EPra la eoblación del1anta Rosa y Arbieto, lAgentena fogue siendo ue lugar me migración hrivalegaido. Sigún nuestras encuestas, ena moyoría de esigrantes de tradlada s este pans eGráfico 123) La mayorparte erabajaden Boenos Aires),pigntran que nna poeue a amnasía digra racia otras aegiones de lrbentena incluysoracia oTerrasde lFego . Agunos moco figrantes de dirigen hlmdBas il;elta mogración hstá inciuada s eelacionae familiares penta,jsas ELs vstados Unidos eepresentan el 5egurdo distinaspor lrden de 5mportancia .Los migrantes ds instalad es uMimily en 1enor pedioasae eWashingtoc. Israe y mJapn sio el temrie cugar me mistinas,aunque con una bfrcuencia oucho mnor. /p>

Gráfico 103 -Desdinaspe los figrantes de Panta Rosa y Arbieto,f(el total de migrantes.eacia el extranjero

Gráfico 123 -Desdinaspe los figrantes de Panta Rosa y Arbieto,f(el total de migrantes.eacia el extranjero < /></a><div class= Original (jpeg, 45k)

Fuente: Denso propio, (febrro 1993a

Las incuestas rel CoDRE ,realizadas en P989, euestran qroporcionae superiores pespecto a lasmogración hacia eAgentena f(Deheza 1991). En Pua queice a de lueblos de l VllesAlte, elta pans es ml eugar me migración h«abatuacl dem 570%de los pigrantes ,pigntran que nolamente el 25%de dirigen hllos Estados Unidos ey 1%qacia otras países d(stre los 1ual s dIsrae . Sin embargo, lsise tonmara eltos datos non utro iapecto ae este pmsmo desudios,se puedenconstata,rque nAgentena fperre lubrmportancia devativos El dea de la cncuesta, ql e4% de los hefe de Pamiliarpigrantes retidean sn este saíse contra el 730%en los qstados Unidos ey l 73%en lIsrae Estos fecultados ,que está mucycorcados a dos nimstros eon fimanela cnerigecia devientemme migracinae sacia eos pstados Unidos enlIsrae /p> Unantiguospolo de atracción :nAgentena /a>

564/span>De sdeprincipios del siglo xx, bAgentena fonstaityerun importante palo de atracción para lo población boliviana . J R. PRpard,(19982)distintge tiae fases de cogración La fpimenab,de m9914a 19947,se caracterizanpor faujos de mtipocampeo-ampeosacia eos pepartamento dimórosfe se Panta ( mJujcycylas tegiones eás altjados (e lTucumn ob Mndo za Estos fovimientos is mayeienen purante el egurdo deriodos,de m9947a 19969,pigntran qonmgntzaa dirbujrse ana conrrinte hacia ea coiuad,de Boenos Aires) A partir de 19860 los flujos msegeneradlzan pacia ea coapial dagentena

56EDrante la cpimenabeases el desarrollo ae la cgricultura dropieclm e esportación hs las tegiones eel Corte. e lrbentena atracna los dolivianos,;a partir de 1os huos ooinuenta la mayaspe lora eabentena iue es pescaa lsesindicatidz 2yse vuelve mdeasiv o esxgen es,según ll Creto me lvisa de los cropiotarios de la plantaciones.

CL población migrante drovienenprincipalmente ael departamento de CPotsaí (ortey Sud Chichas),de mTriaj 2ysChuueisaa, y,en 1enor pedioas,de Pos valles

466/span>A pertir de 1os huos ossentan los flujos macia eAgentena fambion de caturaleza t de deresción La fmecaización dellas msstema ae coltivo ds las tegiones egrícolas.eel Corte. e lrbentena ayla crivientemme aneo ae aayaspe lora ee el 5egtor de ca consiructión hs loenos Aires)inclitana los dolivianos,a dirigirse hacia oa coapial ,opoando uor una eigración be marácter más tdeinaiivo. /p>

En 19960 ll 514%de los pigrantes rolivianos,ae encuentranhs loenos Aires) En 19870 esta proporción pas al c36.6%e(Rpard, 1987).

467/span>La veolución de la pigración boliviana qacia orbentena an la regurdo pigtd del piglo xx,hstá inciuada s eao eactores qcmbiaards,:la cgcaity ce los pobierno s abentena, en Pmaerio de linigración byla coyuntura nconómicasy porítica id Bolivia, /p>

FSde decla cFIDEBOLs(Fser ción bnterrano ae aEtidrd s

468/span>En loa políticas dylegasladiones agbentena en Pmaerio de linigración be han dsuc ido aao entpar r(Sss=oe, 1977 . Di sdepinales del siglo xix el gobierno ,en 1búsuedarae aayaspe lora egrícola enintustria l abri la cperteaa mo población bxtranjeroa De esta manera, lrbentena atdpoanuna pobítica id B«laiser ufire<

56En re 1984 y 19866se adpoanuna per e de cleye ya esretas eon ll bli de comtrolanrca ineigración bnegal eue se dacelra a lartir de 19830 Seg stabalcen dnrma para la eneigración ,pero do se treveéoca.na eidioasaara sirear eevliente la eneigración blasnistinaao menorar sas romdiciones de vrabaja ee los pigrantes La fgcaity crbioalente ael sstados abentena,iqenreaftjad osiciones deversen es drente a lo eneigración boliviana ieneficiaragca soemresin que nabusn de ca iituación enegal ee las crabajadores e(Rpard, 19879)

57SHcia oinales de 1os huos ossentan los fobierno s abentena, eonmgntzana laarmerse aor la cresentia eltranjeroads las tonas arontarizan. el saís ldnde aasi ex 60% (d los intigrantes rstá ms uutuación enegal .Conoiguientesente se hmplementandeidioas de 1egularmzación dyde comtrola(d los ilujos mlasnistinas m(peración s«neigración blasnistinaa de l986, loeye ye l9874ryye l9881) La políticas de eeguamenteaión de la pneigración ,pon lccines enpecificas ya eferente.scamd fvz, 1ealizadas eor lo fobierno s emogcácicos ,be han dtaducido an cieno de retas de ccmaitea ,de Pos vual s dno deta de u992. /p>

57La scoyuntura económicas qypolíticas doliviana de ermenan agualdente la erolución de los flujos md esogración L pertir de 1os huos ossenta, lascolonización agrícola eel sOrinte homtroibyeruroblblemente e ea cegucción de la cogración hacia eAgentena f(ráfico 124. Entre l9877y 1985, eeriodo due corresponde alla crisis dconómicasyoliviana q a pesarsiae fcimócicos ,ba cogración hetasm vivgoo aente. PE difícil de ir ci ex 6oom de la coca, eue deaa de la cigso época hanresiroingdo la migración En cambio, le año 19894se caracterizanpor fn importante pncrementaode linigractes rs el temrriorios abentena,idebdo a loa emogctioación del Caíse./p>

Gráfico 104 - Mgración be mas colivianos,hacia erbentena an re l987 y 1985,/p>Gráfico 124 - Mgración be mas colivianos,hacia erbentena an re l987 y 1985, /></a><div class= Original (jpeg, 167)

Fuente: DIresción aacional de lgración be mAgentena f(r M DeE Mrcot 19876

472/span>Legún loaDIresción aNcional de lMgración ,pl número de colivianos,hue en trron a srbentena an l9894sfe de marobxmagamente e18.70 personas contra ealgomenos de 83.00 en 19901e(Rus=o 1993a< Sin eduda pl contexto idepinales dellos huos ochenta,an Bolivia,l(NevasCPoítica iEonómicasy internvenión no teamericano contra el nráfico de la cocaína )ha provocado uuevas palidoa El desretasde ccmaitea de cavienmre de 19932permitie ea 96000 polivianos,hobtnerael desrchosq ea cegidentca, la que corresponde al 16% del total de mxtranjero s egal zadao e(Rus=o 1em>op. cit.:. Estasproporción peaftjad a ronsinuaión de la cogración holiviana qacia orbentena

573/span>La vigración besde lanta Rosa y Arbieto,facia erbentena as espolcasyor la crebxmadad c la suiiliaty cultura m e esto pans esonómicasente ees alvnzadao En cambio, lo scoyrrinte migratorios (acia eos pstados Unidos eyiobre lodol(acia eIsrae y también de yJapn sio eás,seorrendinces. /p>

57A peincipios dellos años ochenta, lo cegucción de mercado,de vrabaja ,que se desb alla cratvecrisis dor la cue narabiensalrbentena i la saertiuasde lnesvo poíses dn el pontixto ideplsmundial.zación dellas mnternambios.homtroibyeron a ssta mapleición dellas mhriozotes de la Rogración L pertir de 1inales de 1os huos ossentan lo cogración hacia eos pstados Unidos eh expaerientado.un carbio,eadicaclen esta slrocesercias ,con unacresominaos aplstante ae 1os hoiginalros del sTmrie cMrdo d en 1articularm dl pontinunte la inuomericano,(oarsviaère 1988;

En re 1976 y 1999, el púmero de prrmitos de 1egidentca,lccraddo,sa los dolivianos,apsa de c52 a 1orcaddelu13000 per año . Tn sólo 4e el año 1989, parobxmagamente e90000 polivianos,hueron eaditieos en el Cemrriorios orteamericano,qomo ocbrro eemporales o(em>oSttiotacacleAbtratct oflLatn eAerican 1992).

475/span>SHcta mos años ochenta, lo cogración holiviana qacia ol pontinunte lorteamericano,qnvolucra erincipalmente a moblación urbana col.zicado,l(médcos ,btécncos ouperiores p ingrencrons)y también daextudiontes r(Rpard, 1987).

En 19980 ll 510%de los pigrantes rolivianos,ae encuentran es los qstados Unidos contra el 7.3%en lAgentena f(Led, 1991). En 19868,de Pu total de ligrantes rue nan segies do a uochabamba sesapué delcna poimenabexpaerincia ougratorios(e el xtranjero esl 31%irovienenpd dos Estados Unidos contra el 766%yqenreaornarbe mAgentena f(Led, 1em>op. cit.:. bp>

476/span>En los pueblos de lanta Rosa y AdeArbieto, lo Rnerigecia de la cogración h eos pstados Unidos eeaa dgualdente le 1os huos o975-19780

«EY,fonyel preiero en la ronunidadedue se die l fstados Unidos sTmna d24huos oylnoextaba totdava dcaa ao En c1954,sesapué delcabaerpasada aao euos on lAgentena , hesalido der a7men s agLos mAgrels LPco fnmoco ,también dlspen esde la cocunidadedhasalido ,iobre lodol( lartir de 19875 (oUliser mA.,lanta Rosa . bp>

477/span>La vobítica io teamericano ce linigración ba contraibydo duerte ente e lpncrementaode lls palidoa hacia eos pstados Unidos La fenmgntd de u9966pespecto a ldacenambento mamiliareputorizanpl an re a de uviin q eos parinte me lao extranjero s qenreaidenteficialeente en eemrriorios orteamericano, La fegularmzación de las crabajadores elasnistinas mui fuenrecidira por ll bobierno lorteamericano,qn l9896 (iae fililnes de versonas (egal zadaas)yermitie ea os hutiguos migrantes re lanta Rosa y AdeArbieto,hobtnerael desrchosq ea cegidentca, De esta morma, lus rarinte meresces u(hrmaneo ex hijns)y buvieron una cviinde 1stra a se ún ll Crincipiosael dacenambento mamiliare,fuya puranión ph suio profongda por la soenmgntd ye l989 y(Mllura 1989 y 1981). /p>

578/span>La vbúsuedarae anesvo pistinas mo se tliigtdh eos pstados Unidos La fmgración hacia eIsrae ye mucho más aivientem ya que la doimenabealidoareciarmno aeta de u9987 En cagunos moeblos dvvieos, la sdoimenab palidoa hueron lnoeobsante, nantriores

«En 1986-, hesalido d trabajar eon unacmilo a nAstratla, DNs eh ban sdihosque lna exmresincolnratiba en ea ronsiructión En cealidad, las contraces uern easls sTviems mui folver aesapué delciae fean) A año 1iguientes,unacmilo ae Coidz 2m ha iaonsiejdo que lvya t eIsrae yafimaneo aue naluienteh banencontrabdovrabaja e lláy que lpodanencontrab fn iugar mara smí SEtrnces 2m hfuipor lao euos .PMl hij 2m ha ialcnzadaounacmo ae apué Laeeh banencontrabdovnacrestaomd esoloead eaométacac. Cando sh vuelvo, ltros sa nan sdo der ue lvían en denuna aue ngané (oToás aE.,lanta Rosa . bp>

479/span>De sdeprincipios dellos años noventa, la palidoa hacia eIsrae yon comd fvz,más aumerosoa d(st1992, eor lo menos uveintepersonas (e los dom moeblos desidenten Bsto pans . /p>

E«A Crincipiosae diomba ealos que se dueron eaeIsrae yor llmbrujrds,. Alus rmueroe que se duedaron es ul Creblosse res (pedaneovenad,s ;se ún ll ls ,ctmna unacbueacrestao.Pero do ses (rema Di spué delcoirtosdienpeo,cagunos man suelvo,con mrata SEtrnces 2ahoa la egnte se hvacomd fvz,más aeincluysoraneo a sus rhijns PE denora r a ustados Unidos cs pás dfácil.Pero d.scamd fvz,más difícil cncontrab frabaja e llá,ca soemresin qo,qomniatan domo ontes (oMuerode Pu tigrantes,Arbieto,. bp>

48S¿Cmo ls espolcas esta slalidoa hacia eIsrae ? Nila crebxmadad cgegráfica, ni1ls fuciaidades uaditaitertivossfavoracen dem>o doimrio/em> 1o cogración hacia eTslAlviv Según numstrosponocimiento lnoexistenoca.ún "azo nistoórco en re 1Israe y molivia, ¿L devientemmxpansión dello cogración hacia esto pans está igadoaa mo poesentia ed ana conunidadedisrae ia,an Bolivia,loon lAgentena ? Yci ex esltcaa l¿cmo ls ehn porido astabalcenrcontraces uetre los 1ueblos de l VllesAlte,d enta monunidade?l¿Eta mogración hstcoyuntura l,en cueyotcaa se trodía datmnurse a largo plazo,?/p>

58Las migrantes rigsos eo sebae dea una extolcasión hricisiradl penómeno ay mue se dsitúa hlmd«inalede la codesaa de lprocesosde vrabnsmiión dellnformacion ;la taadnsmiión dral, sl eumr, eas tegadiones avags ya efecil ente imentezicadbls donotaityer ea rbassde la cnenovción migranoria . Había due lpoderaolver a Nrigen.dismo depla codesaade 1egadiones ae el momento de due se derficl lna euevaspranyetoria,migranoria ./p>

582/span>EPra las migrantes re lrbieto,hyre lanta Rosa ,también de yJapn ss dnoanesvopans ed mistinas: En 1e transcurso de eas múltems mños, ll púmero de prabajadores elasnistinas me de yJapn so ha pdejdo qo atuentari espondededo d loa emoneo ae aayaspe lora ee el 5egtor de ca consiructión hyde las crabajas 1uúblcos (oChora k 1989 : 39. /p>

E«Yo(remolpoderaartir d eToko,ee eos croóxems men s Seoms mvlros due no mvlmo. Un jmilo ae Canta RCruz2m hsegurabiue es posible cncontrab fn irabaja en lasconsiructión h llá. Agunos ma es á ma efen dganb f3.500deólres pmericano, dor lms LPc su restao lo Rvoasaesmucycoaa, lucho más aue en 1stados Unidos Lero dalculardo dtdos qo fobtors,se puedenn2ahoaab f1.500deólres por lms LToo asta páctecasente elitao.Pn canta RCruz2hfenhace fn iasadorte yon unacnomre djdorné dyma eh tonmaabdovmirolieao.PMl milo ae Canta RCruz2m ha pdihosque lao exploeadses pjdornn s aienen dersonasmente a mspecab as me de yaro perteo El dn co erobllma eue se deantaesaesmasadrdor la caduna . M ehn pdihosque lo ha yrue nanlar dino msmplementa pmmsrab fos papels Los otros lo mhn phchosq í cyehn porido astrab fa dans (oToás aE.,lanta Rosa . bp>

483/span>S¿a fmgración hacia ee yJapn iue es pás dfrcuencesme dtras paeblos de l VllesAlte, ee a pleicáco sueuir coiendo un penómeno airgonale?La fpisentia ed aoloniza pjdornn s que en á mnstaladds en la tegiones eajas.eel sOrinte ,generaddinoedudaceguesde 1egadion bolpacesde 1ntusir cnesvo plujos migratorios Por lo temás, lo políticas de einigración be eJapn suedenn2avoracenrfa expansión del nrocesos

En 19920 el gobierno alimva oas momdiciones de vinigración begal zaddo laspituación ee lao extranjero s d origen.djdorné ,eas múncos orabajadores eo,qoul.zicadoo que en á mutorizanos en el Carchpioélao aoChora k 19892; Tajima 19905).bntermediarios dien enformacao eurovicha, esta sluevas políticas dara sialszicad fos paadorte de pobible intigrantes ,dendosls dnoanomre djdorné De eu total de l1.6fililnes de versonas (d origen.djdorné que vieve es ul Cxtranjero e1.3fililnes desidenten BAméicanlLatn a bp>

48A í pl corbio,ed deresción ee lao elujos migratorios mx esltesultado de lmúlteple eactores qcmbiaards,.Pn cao eugar s de validoa la población ieneneunponocimiento explírco de la momdiciones de vinigración byde las cmods de lneserión de eos críses dacenpores q(ercado,de vrabaja ,qorbio,ed dl movneoa lomdiciones daditaitertivoss,políticas de einigración ,aaleaios ,plc.). Sin embargo, eltaeponocimiento ex)incloplemo,: lbealidoarsiemressu rnesque el nigrante dtmenconsiderablem daiesgs La ftaiia ivosed ana comvlroasversonas (ue en á mien enferrano en la regdde 1egadiones a nivel iegionele,mx esltrigen.de lo sluevas porsoectovossfigratorios De eal dayera aue lao eás d“aentauabdos”dfrcuencesenta poiginalnla cnenovción migranoria . Noeobsante, nl euamediento eienenpambién de Cxtranjero ey aue lao eaen es de lepluyaniento eio elnvido por la soemresin que nrequirentaayaspe lora Estos faen es de lepluyaniento eutilzan p menouo.uafaen ias de uviajsde lochabamba s ae Canta RCruz2omo ougar me mrabnsmiión della cneormacion

Mgración bundial.zacda/a>

585/span>En loa pegiones eurales (deBolivia, la hrolución de blujos igratorioshogue sa coyuntura nacional e internacional La fmndial.zación dellas (eógcas digratorios (ampesina mx ,dinoeduda nl efectu más anoabalcde las cambios.homtrxportneas,.Pn cdeslnte, nl eampesinosde las calles /div> /div> div cd="tllustration"s"

ETbalcde enlustration"s/h2> ="2" rowpan>="4>Léendei/ath Cmpesinosde lPmpeasChurgualeasiicasdo shoj ae cocanfntes de lnpeezr eon uus rrabajas 1grícolas. /ptd> /atr < URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-91jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="4>Ttrei/ath ráfico 18 - Eolución de los foltivo ae cocan 19970-9892/ptd> /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-92jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath Cuadog 1 - Poducción agrícola.es ul Chapare s(ejxplo qo atgunos mooducctos)/ptd> /atr < Léendei/ath uente: DIIRECO.u9987 (uestran: 10.279mamiliars)/ptd> /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-93jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 19-Atividades,de ca coblación mplecado,ln el Ceáfico de locaína /ptd> /atr < Léendei/ath uente: DEcuesta,eCeoib 19879/ptd> /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-94jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="4>Léendei/ath Letrro ds a lddo laspmplementanión de lnacregrammaed mistrrollo alt=rnacivo dyde vastaityión de la cocanfe el morcotde la cucihaeutigdoga< (Vills Tualro,Chapare ) /ptd> /atr < URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-95jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 110 - Poeio de lenta,he la cocanfe re 19787y 19892/ptd> /atr < Léendei/ath uente: DIIRECO, Ssretaria de 1Dstrrollo aAt=rnacivo dNo puededo ddipondrode Pfuetes rstadísicas dara sos huos o9792-9893 eao eatos nsey buvieron ue anestrospxtudios/ptd> /atr < URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-96jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 111 - Eolución de los foltivo ae cocanan Bolivia, 19879-9896/ptd> /atr < Léendei/ath uente: DUSAID-olivia, 19895;DIIRECO, 9896; Ieormacde l"crtirfcasión " mericano, p9896 (1) Daas de cUSAID-olivia,de u9989a 19995;Ddaas de l Ieormacde l"crtirfcasión " mericano,dara sl año 19896.(2) Ieormación agronfotgramméticanlmericano .(3)Según nao eatos ne la cIIRECOque cndclyer ea rocana"uevas" rrasdcado,.(4) Dferentia eltre loaouperiiciaetotal de locanayloaouperiiciaetnetade locanaoltivodo,ln año 1antriore.(5) Daas de ca cIIRECOqespecto a lassouperiiciaes rrasdcado, a de l Ieormacde l"crtirfcasión " e l Dpartamento dmericano,def=eente a lo souperiiciaes e locan/ptd> /atr < URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-97jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath Cuadog 2 - as migrantes re lPmpeasChurguales ul Chapare /ptd> /atr < Léendei/ath uente: Denso propio, abrii de l1932p(uestrande l85mamiliars)/ptd> /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-98jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 112 - Eolución de lo coblación dl Chapare s(975-19792)/ptd> /atr < Léendei/ath uente: DEstiación aropediaoper año ( lartir de :INC.19875; Iee 19876; Podux ,d9879; Weil 19873; Ba ns a dFlorx ,d9873;Aguil, 19877 b; Cidre 1988; /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-99jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 113 - Dstinasde las cmgrantes re lanta Rosa y Arbieto,h(el total de mmgrantes racia el Cxtranjero )/ptd> /atr < Léendei/ath uente: Denso propio, (febrro 1993a /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-910jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="4>Léendei/ath Sde decla cFIDEBOLs(Fser ción bnterrano ae aEtidrd s /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-911jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody ="2" rowpan>="5>Ttrei/ath ráfico 104 - Mgración be mas colivianos,hacia erbentena an re l987 y 1985,/ptd> /atr < Léendei/ath uente: DIresción aacional de lgración be mAgentena f(r M DeE Mrcot 19876 /atr URL/a>bbrOhttp://books.openeoiion".oig/ifea/ocannexe/image/4382/img-912jpg"/a> /atr < Fichper/ath /atr /atbody /atbalc /aiv>

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable