Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El naturalista francés Alcide Dessaline d’Orbigny en la visión de los bolivianos

 | 
René D. Arze Aguirre

El viajero francés Alcide d'Orbigny

Jorge A. Ovando Sanz

Texte intégral

I. El redescubrimiento de la composición nacional de Bolivia

  • 2 Nosotros empleamos para nuestro trabajo la traducción castellana publicada por Editorial Futuro (B (...)

1Para nuestro estudio vamos a emplear con preferencia el libro del sabio francés Alcide d'Orbigny: El Hombre Americano (Alcide d'Orbigny: L'Homme Americain. París 1839).2

2Seguimos a este autor, porque consideramos que hasta el presente, después de más de un siglo de la publicación de dicha obra, no existe ninguna otra que la supere en cuanto a exactitud científica, por estar desprovista de todo prejuicio racista y, principalmente, porque se pronuncia a favor de la libertad del ″hombre americano″, de los quechuas, aymaras, yuracarés, etc. Dice al respecto [d'Orbigny]:

  • 3 Alcidcs D'Orbigny. El Hombre Americano. Buenos Aires, 1944. Págs.177 y 118. No hay una edición hec (...)

3″El americano no está privado de ninguna de las facultades que poseen los otros pueblos; sólo le falta la oportunidad para desenvol verlas. Cuando esas naciones sean libres, mostrarán mucha más facilidad en todo género de actividad intelectual, y si hoy algunas de ellas no son más que la sombra de lo que han sido, ello se debe solamente a su posición social actual... Sin querer parangonar el desarrollo de las facultades intelectivas de los americanos con las de los habitantes de Europa, las creemos que pueden formar un pueblo esclarecido, y no cabe duda de que, tarde o temprano, la marcha de la civilización demostrará lo que decimos de acuerdo con hechos bien establecidos y observaciones personales″3.

  • 4 No obstante de que d'Orbigny recibió la ciudadanía boliviana durante el Gobierno del Mariscal Sant (...)

4Es precisamente a causa de esta suposición progresista que d'Orbigny ha sido sistemáticamente ″olvidado″ durante más de un siglo por las clases gobernantes bolivianas4.

5D'orbigny hace la siguiente clasificación de la población indígena de la América meridional:

  • 5 Alcide d'Orbigny. Ob. cit. Pág. 38. En el presente cuadro se han suprimido las sumas por ramas y p (...)

Note 5

6Sobre el cuadro anterior es necesario hacer los siguientes comentarios :

  1. De acuerdo con el autor, el cuadro sólo contiene cifras ″recogidas por nosotros con el mayor cuidado″, porque ″los actuales gobiernos se resisten a hacerlas conocer″6
  2. El concepto de ″raza″ que tiene d'Orbigny es el siguiente: ″Llamamos raza a todo conjunto de naciones que reúne una identidad de sus características físicas generales. Empleamos así esta palabra en un sentido mas restrictivo que los autores″7. Es notable la honradez científica de esta definición que se aparta de toda idea de superioridad o inferioridad racial y sólo contempla las características físicas generales. D'Orbigny parte de la base de que ″los hombres no pertenecen más que a una sola misma especie. Una vez admitida esta base, sin indagar cómo ni dónde el hombre ha arribado hasta los lugares que habita, considerándolo tal como se presenta en la actualidad o, al menos, no remontándose mas allá de los límites de las tradiciones históricas, se descubrirá que las formas principales están más o menos rigurosamente circunscriptas en los límites geográficos generalmente aceptados y que aparecen en relaciones con los hechos. El hombre del Nuevo Mundo ha recibido legítimamente el nombre de hombre americano; y nada dispuestos a modificar esta denominación de uno de los grandes sectores de la especie humana, lo adoptamos con entusiasmo, puesto que de ellas hemos de ocuparnos″.8

7Este concepto de ″raza″ se halla plenamente corroborado por el que sustentan los más modernos antropólogos y especialistas. Así, por ejemplo, el sabio Alejandro Lipschütz expresa:

  • 9 Alejandro Lipschüts. El indoameriamismo y el problema racial en las Americas. Santiago de Chile, 1 (...)

8″Nosotros resumiremos con el término raza el hecho de que existen rasgos fisiológicos hereditarios, por los cuales se puede distinguir a diversas agrupaciones de la especie humana. En la especie humana todos somos mestizos″.9

9[F.V. Konstantinov] de la Academia de Ciencias de la U.R.S.S. expresa:

  • 10 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Instituto de Filosofía. El Materialismo Histórico. Redacción g (...)

10″Las diferencias raciales entre los hombres se basan en rasgos biológicos externos como el color de la piel, del cabello, etc. Estas diferencias son el resultado de una larga existencia de los hombres en medios geográficos diversos y se manifestaban ya antes de aparecer las tribus y nacionalidades, y antes, por supuesto, de que surgieran las naciones″.10

113. El concepto de ″nación″ que sustenta d'Orbigny es el siguiente: ″Llamamos nación a toda reunión de hombres que hablan un idioma que proviene de una fuente común″. Esta definición es estrictamente lógica y científica, de acuerdo a los conocimientos de la época en que vivió el autor (1802-1857). Es la época de la liquidación del feudalismo y del triunfo del capitalismo en Europa Occidental; es el periodo de la aparición de las naciones burguesas y de los estados nacionales en el Occidente, así como de los estados multinacionales en Europa Oriental; es el período de las revoluciones democrático-burguesas y de los movimientos de liberación nacional vinculadas a ellas. Esto, no obstante, conviene advertir que en aquella época se había elaborado únicamente el concepto jurídico de la nación, pero no se había llegado aún al estudio del desarrollo de los movimientos nacionales y las distintas formas de resolver el problema nacional. La teoría de la nación, como teoría histórico-económica (no como teoría jurídica basada en principios generales de derecho), empieza a elaborarse científicamente recién en las obras clásicas del marxismo y, particularmente, con la publicación del libro El origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado, de Federico Engels, en 1884.

12La definición [de] d'Orbigny no es ni jurídica ni histórico-económica. Puede decirse que es histórico-antropológica, o quizá, con mayor propiedad, simplemente lingüística, porque toma como base el idioma común, sin incluir ningún otro elemento, y, en esta forma, llama ″naciones″, por ejemplo, a los aymaras, porque hablan el idioma aymara; a los yuracarés, porque hablan el idioma yuracaré; a los moxos, porque hablan la lengua moxa, etc.

  • 11 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Pág. 245.

13Para nosotros este criterio está totalmente superado, pues ahora consideramos la nación como ″una comunidad estable, históricamente formada y surgida sobre la base de la comunidad de cuatro rasgos principales; a saber: la comunidad de idioma, de territorio, de vida económica y de psicología, manifestada ésta en la comunidad de peculiaridades específicas de la cultura nacional″11. Sin embargo, es interesante anotar que, no obstante las restricciones de concepto de la definición de d'Orbigny, este autor no descuidó en ningún momento y, por el contrario, hizo hincapié en todos los rasgos esenciales de cuya conjunción se tiene el concepto de nación. Es decir, al estudiar a los aymaras, a los quechuas, a los chiquitos, etc., d'Orbigny estudió: 1) La comunidad de idioma; 2) La comunicad de vida económica; 3) La comunidad de territorio; y 4) la comunidad de psicología manifestada en una comunidad de cultura.

14¿Quiere decir, en consecuencia, que todas las comunidades humanas consideradas por d'Orbigny como ″naciones″ son real y efectivamente naciones de acuerdo al criterio que tenemos ahora sobre la materia? ¿Existe una ″nación″ aymara, una ″nación″ quechua, una ″nación″ yu-racaré, etc.? Si son ″naciones″, ¿por qué no tienen vida estatal independiente? Y si no son ″naciones″, ¿qué otra cosa son? ¿Qué es, según este criterio, la población no indígena de Bolivia?

II. Algunas aclaraciones teóricas y una división provisional

15Para aclarar teóricamente estos problemas vamos a sintetizar previamente el concepto histórico de gens, tribu, nacionalidad y nación.

16″El desarrollo de la sociedad, determinado por el desarrollo del modo de producción, engendra comunidades humanes como son la gens, la tribu, la nacionalidad y la nación.

17″Al modo de producción de la comunidad primitiva corresponde la organización gentilicia de la sociedad. La gens era un grupo económico-social aparte, independiente, formado por personas unidas entre sí por vínculos de descendencia común.

18″Al desarrollarse las fuerzas productivas, las 'gentes' crecieron, se desarrollaron, se separaron unas de otras y se agruparon en reuniones, en tribus, las cuales, a su vez, pasaron a formar agrupaciones tribales.

19″Con la aparición de la propiedad privada y de las clases, declinó el régimen de la comunidad primitiva. Los individuos de las distintas 'gentes' y tribus agrupados por vínculos de descendencia común, fueron mezclándose cada vez más entre sí y estableciéndose en el mismo territorio; y así surgieron las llamadas tribus territoriales.

20″Las tribus salieron de su aislamiento y perdieron su existencia independiente, y el gobierno tribal fue transfiriéndose al Estado, la organización de la clase dominante de la sociedad. Dentro del Estado, los individuos ya no se agrupan por el parentesco, sino sobre bases territoriales. Las nacionalidades surgieron de las tribus unidad por la comunidad de lengua, en el período de transición del régimen de la comunidad primitiva al de la sociedad de clases.

21″La sociedad esclavista era un conglomerado de tribus y nacionalidades. La nacionalidad rusa, al igual que otras del mismo país, surgió en la transición del régimen de la comunidad primitiva al modo feudal de producción, la alborear la Edad Media. Así nacieron también las nacionalidades de muchos países.

22″La nacionalidad no es todavía la nación, sino una agrupación de tribus afines por su idioma y origen, que viven en el mismo territorio.

  • 12 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Ob. cit. Págs. 242 y 243.

23″Las naciones surgen al desaparecer la dispersión feudal, en la época del capitalismo ascencional, sobre la base de la comunidad de vida económica, relacionada, a su vez, con la creación del mercado nacional″.12

24Del anterior resumen, nosotros vamos a extraer, simplemente a título de aclaración teórica, las siguientes definiciones:

  1. La gens es un grupo económico-social aparte, independiente, formado por personas unidas entre sí por vínculos de descendencia común, y que corresponde al modo de producción de la comunidad primitiva.
  2. La tribu es la agrupación de gens con vínculos de descendencia común establecidas en un mismo territorio, y que corresponde a un mayor desarrollo de las fuerzas productivas y a la aparición de la propiedad privada y de las clases.
  3. La nacionalidad es una agrupación de tribus afines por su idioma y origen que viven en el mismo territorio, y que corresponde al período de transición del régimen de comunidad primitiva al de la sociedad de clases.
  4. La nación es una comunidad humana estable, surgida en la época del capitalismo ascencional, y formada sobre la base de la comunidad de idioma, de territorio, de vida económica relacionada con la creación del mercado nacional, y de comunidad de psicología, manifestada en la comunidad de cultura.

25Aparte de d'Orbigny, ningún otro autor ha intentado seriamente hacer una clasificación científica de la población de Bolivia, en cuanto se halla formada por comunidades humanas diferentes. A lo sumo, algunos autores han aceptado la clasificación de d'Orbigny en ″naciones″, desde el punto de vista lingüístico, para aplicarla a los pueblos del Oriente del país, pero no para aplicarla a los aymaras y quechuas, que forman la inmensa mayoría de la población de Bolivia, porque el hecho de darles categoría de ″naciones″ aunque sólo sea desde el punto de vista de su idioma, no ha convenido a los intereses de las clases gobernantes de la minoría boliviana.

26La generalidad de los autores, situándose en el terreno de los principios generales del derecho público y en el campo de las teorías jurídicas, consideran a la totalidad de la población de Bolivia como integrante de una sola nación, pasando por alto hechos tan importantes tales como las diferencias de idioma, de cultura, de psicologías y de distribución territorial, y dando a estos problemas un escape fácil, no científico, por el cual se considera a la población de Bolivia dividida en ″blancos″, ″mestizos″ e ″indios″.

27Nosotros no podemos aceptar este criterio simplista que pretende encuadrar una realidad tan especial y característica como es la de nuestro país dentro de principios generales de derecho válidos sólo para otros casos.

28El Partido Comunista, desde su fundación en 1950, ha planteado el problema nacional de Bolivia partiendo de la base de que nuestro país no está constituido solamente por una nación, sino que además existen nacionalidades, tribus y grupos etnográficos oprimidos, y que Bolivia es una colonia norteamericana. Ha planteado la solución del problema de acuerdo con las particularidades concretas que distinguen al país de conformidad con la teoría y la experiencia mundial.

29Para estudiar los diversos problemas que plantea la cuestión nacional de Bolivia, conviene elaborar un cuadro de la composición de su población tomando como base el cuadro de Alcide d'Orbigny, citado en la pág. 13 [págs. 11-12 del original]. Sería el siguiente:

30El cuadro anterior requiere los siguientes comentarios:

311. La población de Bolivia se halla dividida en 5 razas históricas, es decir, razas que han habitado durante siglos el territorio de nuestro país.

  • 13 Alcide d'Orbigny. Ob. cit. Pág. 31.

322. Dejamos constancia una vez más de que en la especie humana todos somos mestizos, que no existen razas puras. Por esta razón, al consignar las razas ″blanca″ o ″negra″, por ejemplo, tenemos presente el principio anterior. Por esta razón, igualmente, hemos respetado las 6 ramas consignadas por d'Orbigny, porque es posible distinguir en las razas peculiaridades especiales, según este autor. ″Llamamos rama a un grupo más o menos numeroso de naciones (ver la crítica de este término en la pág. 15) distintas que presentan en las razas características físicas o morales que determinan esas divisiones, casi siempre con la geografía local″13.

333. Encabezamos la columna de Naciones, Nacionalidades, Tribus y Grupos Etnográficos con la nación boliviana, cuya conformación y denominación se halla fundamentada en el Capítulo II de esta tesis. Al respecto, conviene hacer dos observaciones:

  1. Es necesario no confundir el criterio de la Constitución Política de Bolivia que considera ″bolivianos″ a todos los nacidos en el territorio de la República, así sean ″aymaras″, ″canichanas″, ″chipayas″, etc., con nuestro criterio histórico-económico del problema nacional. Algunos autores que han comprendido esta contradicción entre los criterios constitucional e histórico-económico, como Mr. Keenleyside, por ejemplo14, han optado por inventar denominaciones como las de ″boliviano aymara″, ″boliviano quechua″, etc. Con las que se trata de conciliar ambos criterios. Este es un problema común de los Estados de composición abigarrada desde el punto de vista nacional. Antes de la Gran Revolución Socialista de Octubre, que solucionó el problema nacional y dio fin con el sistema de opresión nacional, la monarquía de la nación dominante rusa practicada una política de opresión, de explotación económica y de obligada rusificación de todas las naciones, nacionalidades, tribus y grupos etnográficos comprendidos dentro de su Imperio. Todos eran considerados ″rusos″, así se tratase de ucranianos, armenios, georgianos, uzbecos, nenets, kalmucos, buriatos, etc.15
  2. También es necesario no confundir el concepto de nación, nacionalidad, tribu o grupo etnográfico con el concepto de raza, porque una nación, por ejemplo, puede estar compuesta de muchas razas, así como una raza comprende a muchas naciones. Es el caso de la nación boliviana, que comprende a individuos de diversas razas, incluso un gran porcentaje de Negros de Yungas. Otro gran sector de negros se halla asimilando a la nacionalidad aymara.16
  • 17 Véase Apéndice No. 4 ″Algunos capítulos de la historia de la nación boliviana″.

344. Hemos mantenido en este cuadro a los Changos y Atacamas por razones históricas, porque a la fecha en que fue elaborado el cuadro de d'Orbigny, que nos ha servido de base para nuestro estudio, estos pueblos ocupaban los alrededores del puerto de Cobija y toda la provincia de Atacama, respectivamente, que posteriormente fue vendida por el Gobierno boliviano a la República de Chile con su población de bolivianos, changos, atacamas y todo.17

  • 18 Una interesante monografía sobre este grupo etnográfico es la de Jean Vellard ″El problema Uru″, p (...)
  • 19 Véase Jorge Ruiz y Augusto Roca, ″Los Chipayas″, artículo publicado en KHANA (Revista Municipal de (...)

355. Incorporamos a los urus18 y chipayas19 que no fueron estudiados por d'Orbigny no en razón de su número que es escaso, sino por su gran importancia etnográfica.

366. Hemos incorporado también a nuestro cuadro a los chiriguanos, guarayos y sirionós, que d'Orbigny considera ″tribus″ de la ″nación″ guaraní. Este autor define la tribu como ″toda reunión de hombres que hablan distintos dialectos derivados del idioma de la nación″.

37Conviene recalcar una vez más que los conceptos de ″nación″ y de ″tribu″ dados por este autor [d'Orbigny] no corresponden a los conceptos que tenemos ahora, de acuerdo con la ciencia del marxismo-leninismo, y que, por tanto, la división de la población de Bolivia en naciones, nacionalidades, tribus y grupos etnográficos será dada en este estudio.

387. Es necesario, por último, no confundir el criterio constitucionalista y civilista que se tiene de la ″nacionalidad″, como un atributo de la persona natural, como un vínculo jurídico que liga a una persona determinada con un Estado, con nuestro criterio histórico-económico de la nacionalidad considerada como una comunidad humana. Al presente, dentro del actual régimen de opresión nacional, los quechuas, los aymaras, los chiriguanos, etc., tienen legalmente la ″nacionalidad″ boliviana, porque viven dentro del Estado que se llama Bolivia, pero eso no quiere decir que los quechuas, aymaras, chiriguanos, etc., dejen de ser nacionalidades como comunidades humanas. En este sentido, los quechuas del Perú, por ejemplo, no son bolivianos, sino que son peruanos, porque viven dentro del Estado que se llama Perú, tienen la ″nacionalidad″ peruana, sin que esto quiera decir que dejen de ser una nacionalidad como comunidad humana. Los bolivianos, como comunidad humana, no son una nacionalidad, sino una nación, pero tienen la ″nacionalidad″ boliviana.

39Fuera de la clasificación de la población indígena hecha por d'Orbigny y que nos ha servido de base para elaborar nuestro cuadro de la página. 20 [págs. 17 y 18 del original], se han hecho numerosas clasificaciones que nosotros sintetizamos por vía de ejemplo a dos:

40I. Gustavo Adolfo Otero cita el siguiente cuadro tomado del Anuario Estadístico y Geográfico de Bolivia de 1919:

  • 20 Gustavo Adolfo Otero. Figura y Carácter del Indio. Barcelona. Editorial Helios, 1935. Pág. 48.

Note 20

41Desgraciadamente, Gustavo Adolfo Otero no se toma la molestia de hacer los comentarios que puedan orientarnos sobre el significado de este curioso cuadro. Nosotros diremos:

  1. Al parecer, el criterio adoptado para la columna de ″naciones″ es el criterio lingüístico; pero lo raro es que se consigne a ″cholos aymaras y quechuas″ como una ″nación″, es decir, como personas que hablan un idioma diferente al castellano, al quechua y al aymara. Como es sabido, este idioma no existe. La población de Bolivia resultante del cruce de las poblaciones no indígenas con las poblaciones indígenas y que la ciencia oficial racista la denomina de ″cholos″ o ″cambas″, está repartida entre la nación boliviana y las nacionalidades indígenas; por tanto, hablan el idioma castellano, o el quechua, o el aymara, o el yuracaré, etc. En consecuencia, pertenece a la nación boliviana, a la nacionalidad quechua, a la nacionalidad aymara, o es yuracaré, etc.
  2. Los quechuas han desaparecido como por arte de magia.
  3. Los mojeños y chiquitanos no son guraníes.
  4. No conocemos a los payaguas y machicuys. Se trata seguramente de tribus con nombres arbitrarios.
  5. En cuanto a los Apolistas, Maropas, Tacanas, Mosetenes y Yuracarés, evidentemente se ha seguido la clasificación de d'Orbigny, pero mientras este autor considera a los Antisianos como una rama de la raza Ando-peruana, el cuadro inventa la raza Anti o Atlantoide.
  6. En cuanto a los ″criollos de origen hispano, lusitano y de otras nacionalidades europeas″, agrupados en la raza ″blancoide″, coincide en parte con nuestro criterio de la nación boliviana, con la diferencia de que nosotros no limitamos el origen nacional ni racial.
  • 21 Ministerio de Hacienda y Estadística. Dirección General de Estadística y Censos. Resultados genera (...)
  • 22 Nosotros rechazamos la denominación de ″selvícola″, porque además de no corresponder a un criterio (...)

42II. El folleto sobre los resultados del Censo de 195021, consigna otro cuadro que se reduce simplemente a la población llamada selvícola de Bolivia22 y que, por tanto, excluye a los bolivianos negros de yungas, quechuas, aymaras, urus, chipayas, etc. Enumera las siguientes ″tribus″:

43El único comentario que se puede hacer sobre esta enumeración es que sus autores desconocen la clasificación de d'Orbigny. Ya este autor llamó la atención sobre la necesidad de poner término a la arbitrariedad y a la anarquía imperante sobre la denominación de los pueblos de Bolivia. Cita casos de pueblos que tienen más de 100 nombres, dados por cronistas, exploradores, autoridades o simples ciudadanos. Por esta razón, la lista anterior tiene un valor muy relativo, porque está a las claras que los empadronadores de 1950 no han procedido con ningún criterio científico y han procedido a hacer una clasificación en ″tribus″ de la población ″selvícola″, dejándose arrastrar por denominaciones arbitrarias. Y quizá también por un espíritu de novelería, muy frecuente en Bolivia con respecto a los pueblos indígenas. Pero más probablemente con el fin premeditado de negar importancia a estas poblaciones. Total, ″tribus″ más o ″tribus″ menos, eso no tiene importancia para los bolivianos. Todas están condenadas por ellos a la extinción.

44Nosotros reiteramos nuestra opinión de que la clasificación del hombre americano realizada por Alcide d'Orbigny no ha sido superada hasta la fecha. Compartimos igualmente la opinión de este autor en el sentido de que la mencionada clasificación, especialmente en lo referente a los pueblos indígenas de Bolivia, es incompleta.

  • 23 El escritor norteamericano Corliss Lamont nos explica cómo se ha resuelto este problema en la Unió (...)

45Una división científica de la población de Bolivia en naciones, nacionalidades, tribus, grupos etnográficos es esencial para el planteamiento de una solución al problema nacional-colonial de nuestro país. Nosotros proponemos el cuadro provisional de la página 20 [págs. 17-18 del original], que tiene la ventaja de terminar con la anarquía, común a todos los países multinacionales, sobre la denominación de los pueblos.23

46Del examen de la población de Bolivia que hemos realizado en este Capítulo se puede concluir que estamos en presencia de un país que tiene una especial estructura demográfica, que tiene un ″intrincado problema humano″, que en suma Bolivia no es un Estado Nacional, de acuerdo con el criterio que sustentamos sobre el concepto histórico-económico de la nación, sino que es un Estado complejo, de composición abigarrada desde el punto de vista nacional, un Estado compuesto de grupos etnográficos, tribus, nacionalidades y una nación. En suma, un Estado de nacionalidades o, más propiamente, un Estado multinacional.

47Nuestro cuadro de la página 20 es hasta este momento simplemente enunciativo. Antes de pasar a proponer una división de la población de Bolivia en naciones, nacionalidades, tribus y grupos etnográficos, es decir, antes de proceder a ordenar la columna respectiva de acuerdo con este criterio, conviene determinar con mayor precisión qué entendemos por Estado Nacional y qué entendemos por Estado Multinacional.

48″En todo el mundo, la época del triunfo definitivo del capitalismo sobre el feudalismo estuvo ligada a movimientos nacionales. Económicamente, estos movimientos se basan en que, para que sea posible un triunfo completo de la producción mercantil, es preciso que la burguesía conquiste el mercado interior, es preciso que territorios con población de un solo idioma adquieran cohesión estatal, quedando eliminados cuantos obstáculos se opongan al desarrollo de ese idioma y a su consolidación en la literatura. El idioma es el medio esencial de trato entre los hombres; la unidad de idioma y su libre desarrollo es una de las condiciones más importantes de una circulación mercantil realmente libre y amplia, que responda al capitalismo actual, de una agrupación libre y amplia de la población de todas las diversas clases; es, por último, lo que condiciona la estrecha relación del mercado con todo propietario o pequeño propietario, vendedor o comprador.

  • 24 V. Lenín. Obras Escogidas. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Moscú, 1941. Tomo II. Pág. 241.

49″Por ello, todo movimiento nacional tiende a la formación de Estados Nacionales, que son los que mejor responden a estas exigencias del capitalismo actual. Impulsan a ello los factores económicos más profundos, y para toda Europa Occidental, es más, para todo el mundo civilizado, el Estado Nacional es por ello lo típico, lo normal en el período capitalista″.24

50Tal es el magistral concepto dado por Lenin sobre el Estado Nacional y sobre los poderosos factores económicos que originan la tendencia a crear Estados nacionales. De esta forma, han surgido en Sudamérica naciones como Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, en las cuales no está excluido, sin embargo, el problema de la opresión nacional.

  • 25 Véase Apéndice No. 5: ″Esbozo para una historia de las luchas agrarionacionales de Bolivia″. En la (...)

51El problema de Bolivia y de otros países americanos es diferente. Bolivia es un Estado en que no se habla un solo idioma, sino varios idiomas, como el quechua, el aymara, el chiquito, etc., o sea, es un estado de composición abigarrada desde el punto de vista nacional y en el cual la nación boliviana, que tiene el idioma castellano, no ha constituido ni puede constituir un Estado Nacional, sino que ha seguido el camino de la opresión nacional de la inmensa mayoría de la población del país, constituida por aymaras, quechuas, etc. La historia del surgimiento y consolidación de la nación boliviana no es sino la historia de la lucha por mantener bajo su opresión a las nacionalidades, tribus y grupos etnográficos indígenas. Y lo característico y propio en esta historia es que la nación boliviana, a medida que va desarrollándose en el sentido capitalista, va desarrollando y ampliando también el régimen de propiedad feudal de la tierra a expensas de los indígenas. Esta es una contradicción real y no inventada de la historia de nuestro país durante todo el siglo xix y hasta nuestros días25.

  • 26 ″El Estado nacional es regla y 'norma' del capitalismo; el Estado abigarrado en sentido nacional e (...)

52Por esta razón, la estructura interna del país es una estructura compleja, atrasada en el sentido capitalista, que no corresponde a las exigencias del capitalismo en desarrollo en lo referente a la unidad de idioma que permita una amplia circulación mercantil. Es una estructura de Estado Multinacional, de excepción, que no podrá avanzar por el camino del progreso mientras no se resuelva el problema de la opresión nacional determinado por esta estructura.26

53Pues bien. Si Bolivia es un Estado multinacional, ¿qué naciones, nacionalidades, tribus y grupos etnográficos entran en su composición? Nosotros consideramos que Bolivia está constituida por:

54En el Capítulo II de la presente tesis fundamentaremos, en primer término, la existencia de las cinco nacionalidades principales, en razón de que constituyen el grueso de la población de Bolivia, examinando cada uno de los elementos constitutivos de la nacionalidad y las condiciones históricas concretas de desarrollo de cada una de ellas.

55Es preciso llamar la atención sobre el hecho de que no hay en Bolivia sino muy pocos estudios especializados sobre cada uno de los grupos etnográficos, tribus y nacionalidades. Una excepción son los merituados libros del sabio Alcide d'Orbigny que seguiremos en nuestro estudio. La historia completa de todos y cada uno de los pueblos de Bolivia está todavía por escribirse.

56De los pocos libros especializados que hemos podido consultar nos complacemos en destacar los siguientes:

57Para el estudio de la nacionalidad chiquita: José Esteban Grondona ″Descripción Sinóptica de la Provincia de Chiquitos″, 1833. Publicado en la Revista de la Universidad de San Francisco Xavier. Enero-diciembre 1942. Tomo XI. Nos. 27 y 28. Sucre. Bolivia.

58Para el estudio de la nacionalidad chiriguana: Bernardino de Nino. Etnografía Chiriguana. La Paz, 1921.

59Para el estudio de la nacionalidad guaraya: Walter Hermosa Virreira. Los pueblos guarayos. La Paz, 1950.

60Finalmente queremos remarcar lo siguiente: dada la ausencia de material bibliográfico especializado y la imposibilidad mayor de conocer a todos y cada uno de los pueblos de Bolivia, y considerando que los nuevos conceptos que sustentamos sobre las comunidades humanas no ha podido ser utilizado por anteriores autores, estimamos que nuestra enumeración de nacionalidades pequeñas, tribus y grupos etnográficos es susceptible de revisión, tanto por restricción cuanto por ampliación.

***

1. La nacionalidad quechua

61Según el Informe Confidencial de la Misión Andina Indigenista, los quechuas en Bolivia, Perú y Ecuador suman 5 ó 6 millones de personas, de los cuales no sabemos con exactitud cuántos corresponden a Bolivia. De acuerdo con un examen de las diferentes estadísticas del país, que adolecen de defectos esenciales, y especialmente por el conocimiento directo que tenemos de los grandes núcleos de población, se puede afirmar que por lo menos hay en Bolivia 1.500.000 quechuas. Jorge Pando Gutiérrez, en su citada Monografía Estadística de la Población Indígena de Bolivia, tomando como base el Censo de 1950, afirma que los quechuas ascienden a 921.511 personas y que constituyen el 54% de la población indígena del país. Ya hemos hecho nuestras objeciones a las cifras arrojadas por el mencionado Censo.

62Surge de inmediato el siguiente problema: ¿la nacionalidad quechua comprende a todos los que habitan en los tres países citados o habrá una nacionalidad quechua diferente en cada uno de ellos?

63Nosotros no podemos juzgar la opinión que al respecto se tenga en Perú y Ecuador, no sólo por falta de absoluta información bibliográfica sobre este problema, sino porque estimamos que en esta materia uno debe atenerse exclusivamente a los hechos sin herir los complejos sentimientos de los pueblos. Por esta razón es que nosotros nos limitamos a considerar la nacionalidad quechua sólo dentro de los límites geográficos de Bolivia, porque como tal existe desde más de un siglo y medio atrás (desde la revolución de Túpac Amaru en 1780, que fue la última vez en que los quechuas, de acuerdo con nuestro criterio, actuaron como una nacionalidad única) y porque los quechuas de Bolivia no mantienen ya desde entonces ningún vínculo inmediato con los quechuas de esos países [...] Precisamente el objetivo de la Misión Andina Indigenista, al englobar a los quechuas de los tres países bajo la dirección de una entidad [...] es negar la existencia de las nacionalidades quechuas y, sobre todo, prevenir e impedir su ulterior desarrollo, controlar el movimiento de las nacionalidades e impedir que éstas se transformen en naciones en el futuro [...]. No obstante el sistema de opresión que ha sufrido y sufre, la nacionalidad quechua se desarrolla y crece, habiendo triplicado o cuadruplicado su población desde los tiempos de la fundación de la República de Bolivia hasta nuestros días.

  • 27 Oficina Internacional del Trabajo. Poblaciones Indígenas. Ginebra, 1953. Págs. 31, 32 y 33.

64Sobre la evolución demográfica de la población indígena de América es de la mayor importancia la teoría sustentada por Angel Rosenblat en su libro La población indígena de América desde 1492 hasta la actualidad (Buenos Aires, 1945). Copiamos a continuación una síntesis de esta teoría, elaborada por la Oficina Internacional del Trabajo:27

65″Rosenblat distingue dos zonas diferentes en lo que podría denominarse cuerpo demográfico de la población indígena del continente: una 'zona periférica', de extinción, y una 'zona nuclear', de aumento. Describe la primera como zona de conflicto o de choque en la cual el elemento autóctono, constituido por núcleos relativamente pequeños de cazadores nómades, o que alternan la caza con la agricultura primitiva, ha estado sufriendo el empuje arrollador del blanco, que ha ido adueñándose de sus tierras y campos de caza para someterlos a nuevas formas de producción. El indígena se ha visto obligado a replegarse hacia tierras menos accesibles y, por lo general, mucho más pobres, o se ha ido extinguiendo debido, entre otras causas, a su inadaptación a las nuevas condiciones de vida y de trabajo que le han sido impuestas por el colonizador, a la falta de inmunidad contra las enfermedades importadas por éste, y en algunas regiones, a la acción constante del mestizaje. En partes importantes de esta zona, el aborigen ha sido suplantado por el negro que, en opinión del autor citado, se adapta mejor a las formas de trabajo moderno en las regiones de la costa y del trópico. En la segunda zona, el blanco goza de hegemonía económica y política, pero desde el punto de vista étnico representa escasa minoría, pues la población, en su mayor parte, está compuesta de densos núcleos indígenas que siguen hablando sus lenguas autóctonas y mantienen, en una situación de estancamiento, sus formas tradicionales de organización económica y buen número de sus rasgos e instituciones culturales. Parece que esta población está en vías de continuo aumento y que la natalidad compensa, con ligero exceso, la disminución en la de la primera zona... Naturalmente, en cifras absolutas, el aumento de la población indígena continental es considerablemente menor que el del resto de la población. Como hace observar Rosenblat, el crecimiento en el número de seres que pueden contarse en nuestros días como constituyendo el elemento autóctono corresponde a una merma en su integridad racial. El indio es cada vez menos indio y más mestizo″. Cabe formular las siguientes observaciones:

  1. La llamada ″zona nuclear″ en Bolivia está constituida por los quechuas y aymaras. No es una novedad que la población aumenta.
  2. La llamada ″zona periférica″ está constituida en Bolivia por los pueblos que oficialmente se denominan ″selvícolas″: chiquitos, yuracarés, canichanas, etc. No es evidente que sea una ″zona de extinción″, pues los chiquitos, yuracarés, canichanas, etc., lejos de extinguirse, aumentan. Esta teoría puede ser evidente en otros países americanos, pero no en Bolivia. Por lo demás, constituye una formulación peligrosa en cuanto justifica la política de extinción sustentada por el Gobierno boliviano y los imperialistas yanquis. Al parecer, Angel Rosenblat, que nos merece el mayor respeto y admiración, ha formulado esta teoría pretendiendo darle un carácter objetivo, general, inexorable; lo cual en materia demográfica es muy relativo, pues olvida tener en cuenta la voluntad de supervivencia de los pueblos y la aplicación de una política contraria a la actual. No de extinción, sino de salvación y de desarrollo.
  3. El aumento de población no indígena de Bolivia es considerablemente menor que el aumento de la población indígena. Es decir, en Bolivia rige una ley demográfica totalmente contraria a la que rige en el continente tomado en su totalidad.
  4. El problema de la ″merma de la integridad racial″ y de que ″el indio es cada vez menos indio y más mestizo″ no es ninguna novedad desde el punto de vista racista, del cruce de razas. En nuestro criterio, suponer que los quechuas de hoy, por ejemplo, tengan la ″integridad racial″ de los quechuas del siglo xv sería un absurdo. Los quechuas son tan mestizos como los bolivianos. Pero esto no quiere decir que formen una sola nacionalidad o una sola nación. La nacionalidad quechua crece y se desarrolla como tal, así como la nación boliviana crece y se desarrolla como tal nación boliviana.
  • 28 Véase el Mapa de Lenguas Indígenas de Bolivia de la Monografía Estadística de Bolivia de Mario Arz (...)

66I. El territorio de los quechuas28 abarca aproximadamente una cuarta parte del territorio de Bolivia y comprende principalmente los departamentos de La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Chuquisaca. Este territorio ha sido ocupado por los colonizadores españoles y bolivianos que viven [en] las respectivas ciudades capitales del departamento y en algunas aldeas de provincias.

  • 29 A. d'Orbigny. El Hombre Americano, Pág. 165.

67II. ″La Lengua quechua es muy rica; responde por completo a la civilización del pueblo que la hablaba y que la habla aún hoy″29. Existen impresas numerosas gramáticas y diccionarios de este idioma, pero como se trata del idioma de una nacionalidad oprimida que sufre infinidad de obstáculos para su desarrollo, no ha llegado siquiera a tener un alfabeto propio y a consolidarse firmemente en la literatura. Existen Biblias y otros libros en quechua con alfabeto latino. Es hablado no solamente por los quechuas, sino también por una inmensa mayoría de los bolivianos que habitan en territorio quechua [...]. [S]obre el problema lingüístico [...] nos remitiremos a una explicación sacada de la observación real y directa del problema general para todo el territorio donde conviven quechuas y bolivianos [sic]: los españoles, en su lucha por la dominación de los pueblos indígenas, y los bolivianos, en la conquista de un mercado interior y en la implantación del régimen feudal, en razón de que constituyeron y constituyen una minoría, no han podido por regla general, pese a todos sus esfuerzos, imponer el idioma castellano, sino que han tenido que aprender a través de múltiples formas de convivencia el idioma quechua. Los quechuas, por su parte, en su lucha contra la colonización y el saqueo de sus opresores españoles y bolivianos, así como en su incipiente mercado interior y por el acceso a la cultura y a la técnica detentada por los opresores, aprenden muchos de ellos el idioma castellano. De ahí que en las ciudades bolivianas se hable también en idioma quechua y que entre la población quechua se hable también en gran medida el idioma castellano. De este hecho, aprovechando su posición dominante, las clases gobernantes bolivianas quieren sacar partido a su favor, persiguiendo, ridiculizando, fomentando el odio contra el idioma quechua y tratando de imponer el principio nacionalista y opresor de ″castellanizar″, ″bolivianizar″, ″nacionalizar″ o ″integrar″ a los quechuas y liquidar su idioma. Naturalmente que tal objetivo, que expresa dramáticamente el problema de la opresión nacional en Bolivia, no pasará de ser el deseo que acariciaron hace siglos los colonizadores españoles y que hoy acarician los colonizadores yanquis en orden a liquidar física y culturalmente al pueblo quechua, a la nacionalidad quechua. Nosotros defendemos el idioma quechua que lucha por su libertad y que se transformará en la nación quechua avanzada económica y culturalmente y con plena independencia política. [...]. Los bolivianos tienen su propio idioma nacional, el castellano. Los quechuas tienen su propio ″verbo nacional″, el quechua. Los aymarás tienen su propio ″verbo nacional″, el aymara [...]: idiomas mayoritarios en Bolivia frente al castellano; lo natural y lo lógico es que no se los persiga, que no se los condene a la extinción [...] que sigan su desarrollo y progreso natural hasta ser un día el ″verbo nacional″, la lengua nacional de los quechuas y de los aymaras, en igualdad de condiciones con el idioma castellano...

68III. La economía de los quechuas es una economía agropecuaria atrasadísima, debido a la usurpación de sus tierras por los bolivianos, que los convierten en siervos feudales. Desarrollan una gran cantidad de actividades artesanales para satisfacer sus propias necesidades y desarrollar un comercio muy activo. Los terratenientes bolivianos han condenado a los quechuas a la condición de campesinos, prácticamente sin acceso definitivo a otras actividades económicas. Como los bolivianos controlan además el gran comercio y la industria del país, orientan su actividad en el sentido de convertir a los quechuas en simples consumidores en su mercado nacional exclusivo, impidiendo en esta forma el desarrollo independiente de la economía de los quechuas. Pero como los bolivianos son una minoría, tienen que recurrir a la mano de obra barata, casi gratuita de los campesinos quechuas, para las obras viales, de la construcción, del servicio doméstico, etc. Especial importancia tiene en este sentido la industria minera [...]; un gran sector del proletariado [minero] de Bolivia, precisamente el más importante desde el punto de vista económico, está constituido por obreros quechuas explotados [...]

69Los quechuas, así como los aymaras y demás pueblos de Bolivia, incluido el pueblo boliviano, soportan el peso de los impuestos para el sostenimiento de la burocracia estatal boliviana y el pago de la deuda externa a los banqueros norteamericanos. Como consecuencia de las maniobras imperialistas en torno a la Reforma Agraria de 1953, la tierra de los campesinos quechuas se halla hipotecada en su totalidad al Punto IV de Truman.

  • 30 A. d'Orbigny, El Hombre Americano. Págs. 168-9.

70IV. Con respecto a la fisonomía espiritual de los quechuas copiaremos a continuación [de A. d'Orbigny] un ilustrativo pasaje: ″En relación a sus facultades intelectuales, creemos que los quechuas no están por debajo de los pueblos de otros continentes; tienen un concepto de la vida; aprenden con facilidad lo que se les enseña, y diversas observaciones no permiten afirmar que poseen todo lo necesario para constituir un pueblo esclarecido. Hombres que conocen el año solar, y la arquitectura; que hicieron grandes progresos en el arte de la escultura; hombres capaces de reproducir los recuerdos de su historia por medio de signos simbólicos y de quipus; que tenían leyes tan sabias, el gobierno mejor organizado e ideas de medicina, ¿no muestran tales hombres todas las disposiciones que pueden esperarse de un pueblo aislado, que no debe más que a sus propias fuerzas una civilización necesariamente lenta en su marcha, en razón de su mismo aislamiento? Es sabido que los Incas o quechuas eran oradores y que sabían agitar a las masas mediante la elocuencia; es sabido también que sus historiadores debían tener memoria y juicio; sus poetas y músicos, inspiración y genio; su lengua está llena de figuras graciosas, de comparaciones justas y de proverbios ingeniosos, y refleja con fuerza y elegancia las pasiones vivas, sobre todo el amor, la más atrayente de todas. ¿No prueba tales hechos hasta la evidencia que [a] los quechuas no les faltaba inteligencia natural y a una cierta elevación de pensamiento que están lejos de tener al mismo grado los otros pueblos americanos? Es cierto que muchos de ellos vivían aislados en el campo y carecían generalmente de un centro de cultura, y se hallan actualmente más o menos en el mismo estado que nuestros campesinos bajo-bretones″.30

71[...]

72Una de las manifestaciones más sorprendentes de la opresión que sufre la nacionalidad quechua es el saqueo sistemático que se hace de sus manifestaciones culturales. Los bolivianos se apoderan de su música [sic], de sus danzas, de sus proverbios y refranes, de sus poetas, de sus héroes y de su historia para utilizarlos en su provecho, como si fueran manifestaciones de la fisonomía espiritual de los bolivianos [sic]. Con el mismo criterio con que usurpan las tierras y explotan económicamente a los quechuas, los ″nacionalistas″ bolivianos se apoderan de su cultura. Embellecen todo aquello que les conviene de su historia antigua al mismo tiempo que aplican en el presente una feroz política de opresión y sojuzgamiento...

***

2. La nacionalidad aymara

  • 31 Mario Arce Vargas. Monografía Estadística Indígena de Bolivia. La Paz, 1954.

73Según el Informe Confidencial de la Misión Andina Indigenista, los aymaras en Bolivia y Perú alcanzan a ″unas 600.000 almas″. Sin embargo, de acuerdo a los datos proporcionados por el señor Jorge Pando Gutiérrez relativos al censo de 1950, la población aymara, solamente en Bolivia, llega a 640.521 personas, lo que equivale al 37,6% de la población indígena total. Ya hemos expresado nuestro criterio de que tales cifras son susceptibles de aumento notable, especialmente en el caso de los aymaras que habitan regiones inaccesibles para la burocracia encargada de practicar los censos. A este respecto, cabe hacer notar también una falla en el mapa de lenguas indígenas de Bolivia del señor Mario Arce Vargas31 que no incluye las provincias de Chayanta y Bustillo del departamento de Cochabamba dentro del territorio de los aymaras. Sabido es que en tales provincias existen núcleos de población aymara tanto o más importantes que en otros lugares. Por estas razones es que nosotros estimamos que la población aymara no es inferior en ningún caso a 800.000 personas.

74Sabido es que en Chile y Perú existen también núcleos aymaras. Pero nosotros nos atenemos solamente a la población de Bolivia para el estudio de la nacionalidad aymara, en razón de que su territorio se halla dentro de esta República.

  • 32 Gustavo Adolfo Otero. Figura y Carácter del Indio. Editorial Helios, Barcelona, 1935 (?). Págs. 52 (...)

75Con respecto a la nacionalidad aymara algunos escritores bolivianos han planteado el problema de que no constituye un grupo diferente de los quechuas, de que aymaras y quechuas son la misma cosa. Los argumentos esgrimidos son simplistas, pero su objetivo político es muy importante: negar la existencia de la nacionalidad aymara, considerar a los pueblos indígenas coma masas amorfas, susceptibles de un exterminio rápido; abonar la teoría norteamericana de la asimilación. El principal sostenedor de esta ″teoría″ es Gustavo Adolfo Otero que expresa32:

76″En la presente monografía nos referimos al indio-ando-boliviano, término con el cual hemos querido significar la identidad antropológica y psicológica de los aymaras y quechuas. Los diversos reconocimientos que hemos realizado para la comprensión de los indígenas bolivianos que pueblan la región cordillerana de Bolivia y los estudios de sabios americanistas nos han llevado a la conclusión que, siendo mayores las analogías y semejanzas entre los aymaras y quechuas, en lo que se refiere a su morfología y psicología, es más indicado realizar una investigación sobre la psicología colectiva de los indígenas aymaras y quechuas, uniendo las características de estos grupos del mismo modo que están unidos en la prehistoria y en la cultura y, sobre todo, por la fusión constante y permanente de sus sangres, de tal suerte que, el lenguaje y ciertas manifestaciones proyectadas por las influencias del medio circundante que les hacen ofrecer ciertos matices diferenciales, no pueden ser suficientes elementos para llegar a establecer una barrera infranqueable entre los aymaras y los quechuas e inclusive para llegar a alimentar le existencia de dos razas distintas cuando, en realidad, sólo forman un núcleo humano fundido bajo el signo de un solo grupo que en el momento histórico actual ofrece determinadas características somáticas y anímicas.

77″Esta concepción fusionista de los dos núcleos indígenas de Bolivia, que habitan idénticas regiones y que están sometidas a un idéntico control demográfico, ha adquirido en nosotros una expresión sensible, objetivada por la realidad, en el hecho social que se produce en la provincia de Muñecas, del departamento de La Paz. Allí vive un haz indígena que para nosotros es genuinamente ando-boliviano y que es la encarnación de la vinculación indisoluble de los aymaras y los quechuas, sólo diferenciados por el lenguaje. En esta isla social, que puede ser un resto de los antiguos ″mintimacus″, se encuentra un núcleo indígena importante que no sabrían los partidarios de la diferenciación de las razas aymara y quechua en qué sector clasificarlo, pues estos indígenas hablan simultáneamente el aymara y el quechua: el aymara para sus relaciones sociales y el quechua para sus relaciones familiares, militares y viceversa. Luego, todo control antropológico y psíquico se escapa al tratar de buscar diferencias, porque todo lo que se presenta son precisamente nada más que analogías. En el departamento de Oruro y en Potosí se encuentran otros núcleos parecidos″.

78Pretendiendo ″fundamentar″ esta ″teoría″, el autor se permite invocar la autoridad de Alcide d'Orbigny, pero con tan mala fe que no se atreve a copiar en su integridad el pasaje respectivo de d'Orbigny que textualmente dice:

79″Los aymaras en nada se diferencian de los quechuas, en lo que se refiere a las características físicas; son absolutamente del mismo tinte, de la misma talla mediocre, de las mismas formas cortas; y, como habitan mesetas todavía más elevadas, se destaca más en ellos el largo y volumen del pecho. Sus facciones son también iguales a las de los quechuas, con quienes participan de la característica nariz aquilina y otros rasgos del rostro. En una palabra, es imposible descubrir una similitud más completa que la que presentan esas dos naciones, que sólo se diferencian realmente por sus lenguas, las que, sin embargo, creemos que han surgido de una fuente común, como lo veremos más adelante″.

80En primer término, cabe destacar que d'Orbigny encontró similitud de características físicas entre aymaras y quechuas, lo cual no constituye nada extraordinario, pues pertenecen a la misma raza ando-peruana y a la rama peruana, según la clasificación de d'Orbigny. En este sentido, la similitud puede ser no sólo completa, sino absoluta. Pero ni siquiera esto constituye un argumento en favor de la ″concepción fusionista″, pues la raza no es un elemento constitutivo de la nacionalidad ni de la nación. Hombres de la misma raza forman nacionalidades y naciones distintas. Por lo demás, la similitud entre aymaras y quechuas no es absoluta; cualquier persona que haya vivido entre aymaras y quechuas podrá fácilmente decirnos que entre ellos existe tanta diferencia como entre en alemán y un norteamericano o entre un chino y un japonés.

81En segundo lugar, Gustavo Adolfo Otero hace una arbitraria abstracción del concepto de ″nación″ sustentado por d'Orbigny y se remite simplemente a las ″características somáticas y anímicas″ que nada tienen que ver con este concepto. D'Orbigny separa a los quechuas y aymaras como dos ″naciones″ diferentes, y como tales las considera en el estudio que realiza de sus idiomas, territorios, economías y rasgos psicológicos o culturales. Ya hemos expresado que el concepto de ″nación″ sustentado por el sabio francés no corresponde al concepto que tenemos actualmente sobre la materia, según el cual no se puede decir que los quechuas y aymaras constituyan ″naciones″ sino que aun, por su incipiente desarrollo económico capitalista que es consecuencia de la opresión que sufren por parte de las clases gobernantes bolivianas, son todavía nacionalidades oprimidas.

  • 33 En un latifundio de la provincia de Ayopaya tuvimos la oportunidad de estudiar en 1953 el sistema (...)

82En tercer lugar, el bilingüismo de algunos núcleos aymaras que viven confundidos con los quechuas o de núcleos quechuas que viven confundidos con los aymaras, no es tampoco ningún argumento en favor de la ″concepción fusionista″. Se trata simplemente de un hecho histórico, una consecuencia de antiguas y modernas migraciones y de las forzosas relaciones de vecindad y amistad. Es sabido por ejemplo, que las minorías quechuas que habitan en la provincia Muñecas son restos de guarniciones militares del Imperio de los Incas, y que los grandes núcleos de población aymara de la provincia Ayopaya sólo se han formado a partir de 1874 por campesinos del Altiplano expulsados de sus tierras de comunidad por los usurpadores bolivianos33. Tales núcleos son aymaras o son quechuas, pese a que exista el mestizaje racial más íntimo y se hablen dos, tres o más idiomas, fuera del idioma quechua o del idioma aymara, que son los idiomas propios, maternos o de las ″relaciones familiares″, como dice el mismo Gustavo Adolfo Otero, siendo los demás de ″relaciones sociales″, de convivencia, de aprendizaje obligado principalmente por razones económicas. Por las mismas razones que los bolivianos, que hablan castellano, aprenden el idioma quechua o aymara, caso en el cual el señor Otero no mete las narices, porque según su teoría ″fusionista″ todo el mundo en Bolivia debería tener ″figura y carácter de indio″.

  • 34 J. Estalin EL problema nacional y colonial. Editorial Lautaro. Buenos Aires, 1946. Pág. 12.

83Es sabido que ″no hay ninguna nación que hable a la vez diversos idiomas″34. Ni nacionalidad, ni tribu. Pero el autor que comentamos no quiere dar importancia a un elemento tan esencial como el idioma. No interesa mayormente que un idioma sea derivado de otro. El mundo conoce numerosos idiomas nacionales con una raíz común, pero a nadie se le ha ocurrido, por ejemplo, considerar a los franceses, italianos, rumanos, portugueses, etc., como una sola nación porque su idioma sea de origen latino. Y en lo que respecta a los quechuas y aymaras la situación es similar, pues poco importa que el quechua sea derivado del aymara, o el aymara derivado del quechua. Tales idiomas existen, pertenecen a nacionalidades vivas y este es el problema que nos interesa, y consideramos como una situación excepcional, históricamente explicable, la existencia de núcleos o minorías aymaras dentro de la nacionalidad quechua o de núcleos quechuas dentro de la nacionalidad aymara. Pero de esta excepción, el señor Otero ha querido sacar una ″ley general″ para su concepción ″integralista″, inventado el término de ″ando-bolivianos″ para englobar a los quechuas y aymaras.

  • 35 Corliss Lamont en su libro Los pueblos de la Unión Soviética (Editorial CLARIDAD. Buenos aires 194 (...)

84Cuando d'Orbigny considera la existencia de la raza ando-peruana y comprende en ella 3 ramas y 11 ″naciones″, no lo hace por capricho, sino porque es el resultado de una investigación de la realidad etnográfica. En cambio el señor Otero, sin mayores explicaciones, inventa a los ″ando-bolivianos″ eliminando de una plumada nada menos que nueve pueblos. D'Orbigny llama ando-peruanos aun a los araucanos, y ningún ″nacionalista″ chileno o araucano ha puesto obstáculos a tal denominación, pues obedece a razones geográficas, etnográficas e históricas. Pero, ¿se puede llamar ando-bolivianos a los quechuas de Perú y Ecuador, por ejemplo? Naturalmente, no. ¿Y se puede reducir la denominación científica de d'Orbigny inventando una definición anticientífica? Tampoco. Los dos extremos no son nada más que una demostración del ″nacionalismo puro″ del señor Otero.35

85Finalmente, para fundamentar su concepción ″integralista″, Otero sigue inventando cosas. Inventa que se ha establecido una barrera infranqueable entre quechuas y aymaras en razón de que ambas nacionalidades pertenecen a ″dos razas distintas″. No creemos que nadie haya establecido una diferenciación racial entre ellos, que los quechuas sean negros y los aymaras blancos, por ejemplo. El señor Otero inventa cosas.

86La nacionalidad aymara se formó de la unión de muchas tribus, de las cuales ya no restan sino los nombres geográficos de los territorios que ocupaban. Formó parte del Imperio de los Incas, como nacionalidad oprimida.

  • 36 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 181

87I. El territorio de los aymaras fue respetado por los conquistadores quechuas. ″Si la nación aymara hubiera sido poco numerosa, si ella no hubiera cubierto una gran superficie, su lenguaje se hubiera mezclado al de los conquistadores, cuyo principio era establecer la unidad idiomática en su Imperio; y no nos quedaría tal vez más que un nombre para citar, como para machismos otros pueblos que se encuentran en los relatos de los primeros historiadores de la Conquista. Pero siendo una de las más numerosas y cubriendo toda la meseta andina desde el 15 al 20 grados de latitud sur, esa nación pudo conservar su idioma hasta nuestros días. Actualmente el aymara se habla no solamente en todos los lugares habitados por los indios, sino también en las ciudades de La Paz y Oruro. Todos los descendientes de españoles lo conocen. El aymara es, por consiguiente, la lengua más usada y natural en esos lugares. Unicamente los extranjeros hablan el castellano″36.

  • 37 Véase Mario Arce Vargas. Ob. Cit.

88El territorio aymará comprende varias provincias del departamento de La Paz, principalmente, y de los departamentos de Oruro, Potosí y Cochabamba37. Este territorio se halla ocupado por el más importante núcleo de población boliviana que es la ciudad de La Paz (300.000 habitantes, incluidos los aymaras que viven en esa capital).

  • 38 A. D'Orbigny El Hombre Americano. Pág. 190.

89II. ″La lengua aymara, por su riqueza, por sus combinaciones y por la variedad de sus formas para expresar el mismo pensamiento, es muy semejante a la de los quechuas, es elegante y poética, pero también una de las más duras del mundo... Un vigésimo de ambas lenguas tienen el mismo origen, sobre todo aquellas que expresan ideas religiosas. Por consiguiente, aunque hemos encontrado numerosas palabras cuya raíz es diferente, creemos que la lengua aymara es la fuente de la lengua quechua, que la influye por todos lados y que con el tiempo ha podido esta última modificarse. Esta hipótesis estaría en relación con la posición geográfica de la meseta del Titicaca, donde viven los aymaras y más aún con los monumentos de esa nación, que parecen ser el punto central de la civilización primitiva. Podríamos preguntarnos también si la lengua sagrada que los Incas transportaron de las orillas del Lago Titicaca al Cuzco y que conservaron en su familia, no sería la lengua aymara″38.

90De estas hipótesis y de otras similares, que a los quechuas y aymaras los tienen sin cuidado, los políticos nacionalistas bolivianos sacan argumentos para su arsenal regionalista.

91Existen numerosas gramáticas y diccionarios aymaras. También conocemos algunos catecismos. No obstante de que este idioma es hablado también por un gran número de bolivianos y quechuas, por las mismas razones que hemos detallado al tratar la nacionalidad quechua, es un idioma perseguido, ridiculizado y odiado por las clases gobernantes bolivianas.

92III. En términos generales, los aymaras tiene una economía semejante a la de los quechuas, en razón de que estaban sometidos a igual régimen de opresión por los españoles y sufrieron conjuntamente la misma suerte durante la República con la usurpación de sus tierras y el reclutamiento de mano de obra barata por las empresas mineras imperialistas.

  • 39 A. D'Orbigny El hombre Americano. Pág. 190.

93IV. En cuanto a su fisonomía espiritual ″por el carácter, las facultades intelectuales, los hábitos, las costumbres, los usos privados y sociales, la industria agrícola y manufacturera y los vestidos, los aymaras se asemejan y se asemejan todavía en todo a los quechuas, a los cuales, por otra parte, estaban sometidos″.39

94Conviene destacar la gran riqueza artística y musical de la nacionalidad aymara, cuyas danzas y canciones son notables por su belleza y variedad.

95Sus héroes del pasado y muchos de sus dirigentes actuales se han destacado y se destacan por su valentía, por su intransigencia y por su fidelidad a los intereses de sus pueblos. La nacionalidad aymara ha dirigido y dirige la lucha de todas las nacionalidades oprimidas del país. Por esta razón, las clases gobernantes bolivianas la odian a muerte. Una de las razones fundamentales por las que los bolivianos han establecido la capital de la República en 1898 en territorio aymara ha sido precisamente la de tener allí una poderosa plaza de armas para reprimir el movimiento nacional de los aymaras. Hoy los imperialistas yanquis han instalado su centro de operaciones de la Misión Indigenista en el Lago Titicaca″.

3. La nacionalidad Chiriguana

  • 40 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 367.

96Dentro de su clasificación del hombre americano, d'Orbigny considera a los chiriguanos como una tribu de los guaraníes, basándose en consideraciones de orden lingüístico e histórico. Expresa a este respecto: ″De acuerdo con la información de los historiadores es de ese lugar (del Paraguay) que en 1541, una de sus últimas migraciones atravesó el Chaco y, con el nombre de chiriguanos, fue a poblar al pie de los últimos contrafuertes de los Andes, del grado 17 al 19 de latitud, donde los hemos encontrado. El estudio que hemos realizado nos ha demostrado que su lengua primitiva no se ha modificado en lo más mínimo. Nuestra experiencia personal y los informes de los ecritores nos demuestran que... las tribus pertenecían positivamente a la fuente madre de los guaraníes, de la cual tienen las costumbres y la lengua, casi sin ninguna modificación″.40

97El criterio de d'Orbigny deriva exclusivamente de su concepto de ″nación″, que hace hincapié solamente en el idioma, concepto que para nosotros es anacrónico, como ya hemos indicado, pues existen naciones y nacionalidades diferentes no obstante de que hablan el mismo idioma, tales como los ingleses y norteamericanos, los quechuas del Perú y de Bolivia, etc.

98Nosotros no podemos considerar a los chiriguanos como una tribu guaraní, sino como una nacionalidad, por las siguientes razones:

  • 41 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 402.

99a) Por su territorio. Los chiriguanos han ocupado con exclusividad por muchos siglos un enorme territorio. El mismo d'Orbigny expresa: ″No solamente habitan los chiriguanos al pie de las montañas del Departamento de Santa Cruz de la Sierra y Chuquisaca, sino también se extienden por el curso del río Grande, hasta los primeros bosques tupidos que separan la provincia de Santa Cruz de la de Chiquitos. Empero la mayor parte se ha establecido al pie de las últimas colinas de los contrafuertes de los Andes. Divididos en numerosas aldeas en llanuras próximas a los bosques, ocupan, desde el grado 17 al 21 de latitud y el 65 de longitud occidental de París, una inmensa superficie comprendida entre el río Pilcomayo y el Piray″.41

100Este territorio ha sido ocupado por los colonizadores bolivianos principalmente a partir de 1875 y han fundado allá algunas aldeas y se han apoderado de las mejores tierras. Los chiriguanos han defendido su territorio durante siglos, luchando contra el Imperio de los Incas, contra el Imperio español y contra los usurpadores de tierras bolivianos.

101b) Por su economía. Los chiriguanos han tenido una vida económica totalmente independiente desde la época de su instalación en su actual territorio. No fueron sometidos al régimen de las misiones jesuitas, como lo fueron sus antecesores guaraníes del Paraguay, y vivieron durante siglos de la agricultura, del pastoreo, de la caza y de la pesca. Los frailes que ingresaron, con carácter definitivo, a su territorio a fines del siglo xix, les han enseñado diversos oficios artesanales obligándolos a trabajar bajo el régimen de las misiones. Los bolivianos, que ingresaron con posterioridad, les usurparon sus mejores tierras estableciendo el sistema feudal de producción. Muchos millares de chiriguanos fueron capturados y vendidos como esclavos a los caucheros del Beni y a los grandes latifundistas y mineros bolivianos. Durante la insurrección chiriguana de 1892, fueron tomados prisioneros varios millares y vendidos como esclavos a los aristócratas de Sucre, para el servicio doméstico.

102Se calcula que más de la mitad de la población chiriguana emigró a fines del siglo pasado a los ingenios azucareros del norte de la República

  • 42 Véase el merituado libro Etnografía Chiriguana (La Paz, 1951) de Bernardino de Nino, obra maestra, (...)

103Argentina. Muchos millares también fueron masacrados durante las llamadas ″guerras chiriguanas″.42

  • 43 A. d'Orbigny. El Hombre Americano, pág. 404.

104c) Por su fisonomía espiritual. D'Orbigny da la siguiente característica de la fisonomía espiritual de los chiriguanos: ″El carácter de los chiriguanos es una mezcla de soberbia salvaje y ciega sumisión, cuando aceptan un principio. Los Incas y los antiguos misioneros los han presentado como hombres terribles en el estado salvaje más completo, comiéndose entre sí, cuando no tenían cautivos, viviendo sin abrigo, falsos, inconstantes, sin palabra, sacrificando todo a sus intereses. La verdad es que son hombres sensibles en su proceder, que reciben a los extranjeros con sincera hospitalidad, buscando ser agradables en todo; pero no les place que se abuse de su generosidad, sea violado el derecho de gentes, sea tratando de hacerles cambiar costumbres que hacen su felicidad. No dudamos que se hubiera hecho de los chiriguanos, como de los guaraníes del Paraguay, los neófitos mas ardientes, si se hubieran mostrado justos con ellos. Consideramos a los chiriguanos hombres reflexivos... que poseen costumbres completamente patriarcales″43.

105″Son poco belicosos por naturaleza y jamás atacan, pero su nación muy unida ha mostrado, cada vez que se le ha obligado, que podía vencer sucesivamente a los Incas, a los españoles y a los pueblos vecinos. (En este pasaje d'Orbigny evidentemente se contradice, pues ya no los considera como ″tribu″, sino como ″nación″).

  • 44 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 384.

106Y agrega d'Orbigny, refiriéndose conjuntamente a los pueblos de origen guaraní que habitan en Bolivia (chiriguanos, guarayos y sirionós), en contraposición a los pueblos guaraníes de otros países: ″Los guaraníes sometidos, casi esclavos de los colonos, del Paraguay y de Corrientes, tienen un aspecto triste y abatido, la indiferencia pintada en sus facciones y no muestran exteriormente ni pasiones ni vivacidad en el pensamiento. Si los comparamos con los guarayos libres descubriremos en estos últimos un rostro interesante, lleno de soberbia pero, a la vez, de dulzura, y su aspecto basta para notar la presencia de hombres espirituales, mientras que los sirionós y los chirigunos tienen la sober bia pero no la dulzura característica de los guarayos. Cada individuo de estas tres tribus parece lleno de conciencia de su valor personal, mientras que, en las misiones, el espíritu de servidumbre asfixia todo sentimiento de amor propio y dignidad″.44

107Este retrato de la fisonomía espiritual de los chiriguanos era correcto en el tiempo en que se escribió, es decir en 1833, cuando esa nacionalidad era todavía libre.

108Cuando fue sometida a sangre y fuego por los bolivianos a fines del siglo pasado, es posible que ya no pudiera decirse lo mismo de aquellos chiriguanos que fueron esclavizados en las caucheras, en las haciendas, en las minas, en los salones y en los ingenios. Bernardino de Niño exclama con pesimismo:

109″Hoy parece que ya no es fácil una nueva sublevación por ser pocos y por estar el territorio poblado de blancos que se han apoderado de los terrenos a título de conquista y por compra hecha ante el Supremo Gobierno, pero no se resignan los indios a permanecer servidores habiendo sido dueños de su casa y terruño, su altivez se ve abatida por una fuerza superior y la mayoría sufre resignada en su suerte. Es por cierto un hecho que el chiriguano de hoy no es el de otros tiempos, no es aquel que luchó con tenacidad contra el soldado del ejército del Inca, contra el español y contra el mismo soldado boliviano. Este cambio se ha verificado, diré nuevamente, por la pérdida del territorio y su independencia, y en los esfuerzos repetidos con tesón extraordinario sólo consiguieron agravar el mal, perder a los seres más queridos y sus haciendas. De a buenas o de a malas han tenido que sujetarse a las leyes del Gobierno republicano que ejerce su autoridad suprema aún sobre ellos″.

110Pero no se crea que está apagado el fuego de la libertad chiriguana, y la demostración más palpable de esto es el odio que siguen manteniendo contra ellos los latifundistas bolivianos que, como los Incas, todavía los tratan con el adjetivo de ″salvajes″, para justificar sus crímenes.

111Precisamente hoy, en los pozos petrolíferos de las extensas concesiones otorgadas a los imperialistas yanquis en esta región, se va formando un núcleo de proletariado chiriguano junto al proletariado boliviano. Y estos trabajadores serán los que dirijan en el futuro la lucha por la libertad definitiva de su pueblo.

112d) Por su número. Sobre el número de chiriguanos existe la más completa anarquía de informaciones. D'Orbigny los reduce a 18.966, de acuerdo con el censo de 1831. Bernardino de Nino consigna 26.405 en 1912, y señala al mismo tiempo que la población chiriguana en el siglo xix ascendía a más de 200.000 individuos, que fueron exterminados por las epidemias, el hambre, la captura y venta de esclavos y las matanzas durante las guerras emprendidas por los gobiernos bolivianos contra ellos en 1875 y 1892. Cabe mencionar además la emigración masiva. En homenaje a este autor, clásico de la ciencia etnográfica de nuestro país, aceptamos las cifras anotadas.

  • 45 Con respecto a los tobas, cabe decir que no son una sola tribu, sino varias. Bernardino de Nino ex (...)

113e) Por la existencia de tribus chiriguanas aún no incorporadas. Dentro del núcleo de la nacionalidad chiriguana, y protegidas por ésta, viven algunas tribus no incorporadas aún a esa nacionalidad. Bernardino de Nino cita a los izoseños, a los yanaiguas, a los tobas y a los sirácuas o empelotos, cuyo idioma se desconoce hasta la fecha.45

114Por todas estas razones, porque poseen un territorio común mantenido desde hace muchos siglos, porque poseen una lengua única, una economía propia y rasgos espirituales e históricos bien diferenciados, es que nosotros consideramos a los chiriguanos como una verdadera nacionalidad oprimida, cuya población actual estimamos en no menos de 100.000 personas, si se toman en consideración las estadísticas demográficas correspondientes a su territorio y a la circunstancia de que los chiriguanos se hallan en lugares inaccesibles para los funcionarios de los censos. Hay que tomar también en consideración el gran número de chiriguanos emigrados a la República Argentina durante los últimos 5 años, de los cuales sólo un pequeño porcentaje regresa al país.

115Al mismo tiempo, estimamos que es una nacionalidad oprimida de un tipo especial, una nacionalidad que ha sido y es atada con una saña y una violencia inigualables, una nacionalidad que vive y lucha a pesar de todas las adversidades de su historia″.

4. La nacionalidad Chiquita

116Al copiar la clasificación del hombre americano de d'Orbigny, hemos respetado todos los nombres consignados para la rama chiquiteana, elaborada por el autor sobre la base principal de la diferencia de idiomas.

117Para nuestra clasificación, sin embargo, es necesario adoptar otro criterio, cuyos elementos se hallan también en la obra de este insigne autor.

  • 46 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 298.

118Primer elemento. ″Si la confusión que reina en los primeros historiadores acerca de los nombres que se multiplican de los pueblos de la Provincia de Chiquitos, no permite reconocer a aquellos que deben ser considerados como nación o como simple tribu, es más difícil asignar todavía el lugar de su habitación″.46 Y como este autor consideraba ″naciones″ a todos aquellos grupos que hablaran un idioma determinado, resultó que vino a considerar como tales ″naciones″ aun a aquellos como los curucanecas o curuminacas, cuyo número no pasaba de 100 a 50 individuos que hablaban todavía su lengua propia, presumiblemente la lengua de la gens. Respetamos este criterio, porque así se debe proceder en materia etnográfica, sin pasar por alto ninguna de las complejidades de esta ciencia.

119Segundo elemento. Como resultado del anterior criterio, d'Orbigny llegó a distinguir 11 ″naciones″ en la rama chiquiteana, de las cuales sólo una de ellas, la chiquita, representaba la inmensa mayoría, siendo más numerosa que todas las restantes reunidas, con una cifra de 14.925 personas en esa época (1833). No conocemos el número de chiquitos en la actualidad, pues estimamos que todo cálculo basado en las estadísticas oficiales resulta reducido, porque nunca en Bolivia, desde los tiempos de las misiones jesuitas, se han practicado censos con el criterio de conocer el número de individuos de cada nacionalidad o tribu, ni la burocracia boliviana está en condiciones materiales de realizarlos.

120De los elementos anteriores concluimos que el peso específico de la población chiquita es determinante para considerarla en la categoría de nacionalidad entre los grupos de la rama chiquiteana.

  • 47 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 297

121I. El territorio de los chiquitos comprende todo el territorio de la rama chiquiteana. ″Sus límites son: al Norte, las colinas situadas al Septentrión del curso del Guaporé; al Este, el río Paraguay; al Sur, las llanuras del Chaco y al Oeste, los bosques que se prolongan hasta el río Grande″.47 Este territorio ha sido invadido por algunos bolivianos sólo a fines del siglo xix que se han establecido en él usurpando las mejores tierras de los chiquitos y estableciendo algunas aldeas en medio de los núcleos de mayor población indígena.

  • 48 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 315

122II. ″La lengua de los chiquitos es una de las más difundidas y completas de América. Se distingue completamente de los otros idiomas del Chaco y del guaraní, y puede ser considerada la única fuente de las lenguas de otras tribus de las mismas comarcas″48. A este respecto quizá convendría también invertir la hipótesis de d'Orbigny y preguntarse si la lengua chiquita no es más bien el resultado de la conjunción de las lenguas de diversas tribus sobre la primitiva tribu chiquita mayoritaria, hipótesis que parece haber sido la base del trabajo lingüístico de los misioneros jesuitas.

  • 49 A. d'Orbigny. Viaje a la América Meridional. Editorial Futuro. Buenos Aires, 1945. Tomo III. Pág. (...)

123En el idioma de los chiquitos también se reflejó el peso específico de esta nacionalidad frente al idioma de los otros grupos etnográficos chiquiteanos, y fueron los lingüistas jesuitas quienes, tomando en consideración este hecho, aceleraron el desarrollo y progreso del idioma chiquito. ″Para obtener la desaparición gradual de los diferentes dialectos, se tomaban el cuidado de mezclar a los indios que los hablaban con la nación dominante, de los chiquitos, exigiendo que las oraciones y todas las relaciones entre ellos se efectuaran en dicho idioma. Se produjeron muchas alteraciones en las otras lenguas, y si actualmente esas naciones todavía emplean sus dialectos en el seno de las familias, ya empiezan a olvidarlos, como sucedió con muchas. Antes de medio siglo, no existirá sino una lengua en esa misión, y el propósito de los jesuitas vendrá a realizarse más de un siglo después de su expulsión. Humboldt aprueba este sistema introducido por los jesuitas″.49

124[...]

125Nosotros consideramos que esta experiencia lingüística de los jesuitas es de extraordinaria importancia. Fue realizada sobre la base del hecho concreto de existir una mayoría abrumadora de chiquitos sobre otros grupos dispersos que hablaban idiomas diferentes, presumiblemente del mismo origen chiquito o raíces antiguas del idioma chiquito, y lo que se hizo no fue más que volcar el caudal de esos idiomas hablados por pequeñísimos núcleos a su cause común, al grueso del idioma general del territorio. Se perdieron muchas lenguas, es cierto; pero algún día tenían que perderse.

  • 50 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 315.

126Los jesuitas en ningún momento se plantearon la tarea de liquidar el idioma chiquito, sino por el contrario de desarrollarlo y extenderlo, de darle una gramática científica y sentar las bases de la literatura chiquita. Las gramáticas y los diccionarios del idioma chiquito son las mejores y más completas obras sobre un idioma americano.50

  • 51 José Esteban Grandona en su ″Descripción Sinóptica de la Provincia de Chiquitos. 1833″ (Revista Un (...)

127Los jesuitas en ningún momento pretendieron imponer a los chiquitos el idioma castellano o cualquier otro, sino que por el contrario afianzaron y divulgaron solamente el idioma chiquito, basados en el respeto a los idiomas indígenas. Los chiquitos en su totalidad aprendían a leer y a escribir en su propio idioma, y por esta razón fundamental el analfabetismo fue exterminado en las misiones. Sobre esta base de respeto a su idioma y de alfabetización previa en su propio idioma, los chiquitos más estudiosos aprendían también voluntariamente el idioma castellano, a leer y escribir el idioma castellano. Y otros más avanzados aprendían también el latín o el italiano u otros idiomas.51

128Tal criterio científico de los jesuitas, en lo que respecta al idioma chiquito, es diametralmente opuesto a la política actual del Gobierno boliviano que tiende hacia el exterminio total de esas lenguas y su reemplazo por el castellano o por el inglés...

129III. En cuanto a su economía, los chiquitos fueron sometidos al régimen especial de las misiones jesuíticas, régimen sobre el cual, desgraciadamente, no existe hasta hoy un estudio crítico en Bolivia no obstante su extraordinaria importancia. Después de la expulsión de los jesuitas en 1767, los chiquitos fueron sometidos a un sistema combinado de opresión por otras misiones religiosas y por Gobernadores de la Corona Española, sistema que es mantenido hasta hoy por los bolivianos sucesores de los españoles.

130El territorio de los chiquitos fue saqueado en el siglo xvii por los portugueses de San Pablo (Brasil) que cazaban a los indígenas para venderlos en el mercado de esclavos de esa ciudad; los españoles hacían lo mismo para venderlos en las minas. Con posterioridad a la expulsión de los jesuitas, los españoles y bolivianos han ocupado su territorio, apoderándose de las mejores tierras. Millares de chiquitos también fueron vendidos, a fines del siglo xix, a los caucheros del Beni. Estas son las razones por las cuales la nacionalidad chiquita no ha podido desarrollarse y vive hoy oprimida por los bolivianos llevando una vida miserable bajo el dominio de los terratenientes y de la burocracia oficial boliviana.

131Un testimonio especializado del mayor interés sobre la vida económica de los chiquitos en el siglo xix nos proporciona los siguientes pasajes fundamentales:

132″Están sujetos los naturales de Chiquitos a la pesadísima faena de un trabajo personal de 3 días por semana al servicio del Estado... imposición enorme, enormísima, triple y cuádruple de la que sufren los demás ciudadanos de Bolivia con riquezas y goces de vida décuplos de los que disfrutan los naturales de Chiquitos (Pág. 316). El trabajo personal, considerado generalmente, es un derecho feudal, representa al barón señor del feudo... Ese andar y volver sin cesar (entre sus tierras y las del Estado) constituye a los chiquitos en una nación que se parece más bien a unas hordas perpetuamente andantes que a pueblos arraigados y organizados socialmente. Queda todavía una causa más que concurre a hacer, no menos que las precedentes, ilusorio el trabajo personal... Esta causa es la del sinnúmero de exenciones que divide la nación en dos. En primer lugar, un crecido número de familias, que son las relacionadas con los empleados de toda clase, no presta ningún trabajo; siguen a éstos una peste de solfas (músicos), sacristanes, criados, cocineros, pastores y otros semejantes zánganos que también andan exentos. Y por último viene la chusma de los consejiles, con sus parientes, amigos, amigas y sus respectivas familias (Pág. 319). La provincia es regida o más bien (mucho más vale callar) por un Gobernador dependiente, de nombre del Prefecto de Santa Cruz... Cada pueblo, sin embargo de ser los chuiquitos poco velludos, es trasquilado por un Administrador, que suele ser un macollo del Gobernador... Viene, en séquito, un enjambre de langostas o empleados consejiles, que forman un simulacro de Cabildo, todo compuesto de indígenas... (Pág. 328). Prácticas jesuíticas, medidas de policía y reglamentos inquisitorios que forman de Chiquitos tan pronto un monasterio como un burdel... (Pág. 336). Se los ha obligado a vivir y a respirar como por contrabando (Pág. 319). Relegar una nación entera a la triste condición de una perpetua infancia...″ (Pág. 323).

133Los pasajes citados tienen extraordinaria importancia por cuanto reflejan el carácter feudal asumido por el Gobierno boliviano en cuanto a la propiedad de la tierra de los chiquitos, a la división de las clases sociales y al sistema de opresión nacional.

  • 52 A. D'Orbigny. EL Hombre Americano. Pág. 316.

134IV- En cuanto a su fisonomía espiritual ″se destacan los chiquitos por su alegría extrema, por su afición a la música y a la danza, por su bondad a toda prueba, su sociabilidad, su hospitalidad... Su carácter consiste generalmente en un fondo de bondad a toda prueba, son de gustos sociables, de constancia en las ideas... Por buenos procedimientos puede obtenerse de ellos lo que se quiera. A primera vista inspiran confianza, llevan la hospitalidad al extremo... En una palabra, son semejantes a niños grandes, sin voluntad, dotados sin embargo de un juicio sano y de un espíritu natural que se manifiesta a cada instante; pero también, como los niños, aman poco el trabajo; librados a su escasa previsión no es raro que siempre estén expuestos a que les falte lo necesario en años de malas cosechas... En la medida en que son poco trabajadores y se entusiasman con el placer, se entregan sucesivamente al baile y a los juegos de destreza, sobre todo en las reuniones motivadas por el deseo de beber licores fermentados, que exaltan aun más su hilaridad. Todos son músicos natos y componen aires y cantos″52.

135Los chiquitos han luchado contra los españoles, contra los portugueses y contra los bolivianos defendiendo su libertad. Esta lucha continúa hoy contra los terratenientes bolivianos en defensa de sus instituciones nacionales y de su idioma. Se forma un proletariado chiquito junto al proletariado boliviano en las obras del ferrocarril Corumbá-Santa Cruz que atraviesa su territorio.

5. La nacionalidad Moxa

136D'Orbigny clasifica a la rama moxeña en 8 ″naciones″, clasificación que nosotros hemos respetado en razón de que obedece principalmente a la diferencia de idiomas. Sin embargo, conviene advertir que nosotros, de acuerdo a los principios que sustentamos sobre el concepto de nación, nacionalidad y tribu, no podemos admitir esa enumeración, ni podemos considerar a dichos pueblos como absolutamente iguales.

137Tomando siempre como base los elementos proporcionados por el mismo autor, hemos dividido a la rama moxeña en la siguiente forma:

138Una nacionalidad principal: la nacionalidad moxa.

139Siete nacionalidades pequeñas o grupos etnográficos: chapacuras, itomas, canichanas, movimas, cayuvavas, pacaguaras e iténez.

140Para esta clasificación hemos tomado en cuenta los siguientes elementos:

  1. El mayor peso específico de la población moxa, que equivale a más del total de las otras nacionalidades o grupos etnográficos reunidos (13.620), según el censo practicado por D'Orbigny en 1831.
  2. El hecho de haberse formado la nacionalidad moxa por la unión de muchas tribus, en especial la de los baures y muchojeones.

141Al presente, desconocemos el número de miembros de la nacionalidad moxa. De acuerdo a una estimación personal sobre la base de los datos del censo de 1950, puede admitirse que su población en ningún caso es inferior a 50.000 personas.

142I. El territorio de los moxos se extiende entre el curso del Guaporé y el del Mamoré hasta el límite de los bosques al pie de los Andes y de las serranías de Santa Cruz. Este territorio fue invadido por los portugueses en el siglo xvii. Fueron expulsados por los moxos, que hasta la fecha celebran anualmente su victoria en el lugar de Carayanao. Los españoles durante la Colonia no penetraron a este territorio; apenas contados frailes jesuitas. A partir de 1840 el territorio fue invadido por los bolivianos que se instalaron en los poblados indígenas usurpándoles sus tierras y sometiéndolos al régimen del latifundio.

143II. La lengua moxa merece comentario especial. D'Orbigny expresa:

  • 53 A. D'Orbigny. Viaje a la América Meridional. Tomo IV. Pág. 1446.

144″La población indígena actual (de la Provincia de Moxos), de 22.883 habitantes, pertenece todavía a nueve naciones distintas que conservan su idioma particular. La nación de los moxos, con sus tribus de baures, es la más numerosas; pero ella no dio su idioma a la provincia, como la de los chiquitos a la provincia vecina. Parece que los jesuitas no adoptaron en Moxos el excelente sistema de fusionar las naciones con el objeto de reducir los dialectos y que conservaron todos los que encontraron en este territorio. De donde resultó que, con excepción del cura, del administrador y de algunos indígenas intérpretes, nadie habla el español. Los curas y los administradores se comunican con los indios por medio de los intérpretes, a menos que los primeros no utilicen, para sus deberes religiosos, los formularios dejados por los jesuitas, en los que las preguntas y las respuestas están expresadas en las lenguas indígenas. El incendio de San Pedro (1822) destruyó vocabularios indígenas dejados por los jesuitas. De las lenguas de la provincia sólo quedó el Diccionario de la Lengua Moxa del padre Marbán, impreso en 1701. y una gramática de la lengua baure que conservo en mi poder″53.

145Así, pues, éste es un interesante ejemplo de cómo en el problema de las nacionalidades y naciones no se pueden aplicar ″recetas″ uniformes. Lo que es bueno para un pueblo puede resultar malo para otro. Si los jesuitas lograron desarrollar la lengua chiquita y convertirla en lengua única, fue porque los pueblos que rodeaban a la nacionalidad chiquita o eran pequeñas tribus o eran grupos etnográficos de origen común. En cambio, fracasaron al tratar de convertir el idioma moxo en el idioma general, porque los demás pueblos no eran simplemente tribus, sino nacionalidades en formación que se resistieron a aceptar un idioma ajeno. El peso específico de los moxos no era tanto como para determinar la adopción de su idioma.

  • 54 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 349

146III. El estudio de la economía de los moxos está ligado con el sistema de las misiones jesuíticas a que estuvieron sometidos hasta 1767. Durante el período jesuítico, la provincia de Moxos era indudablemente la más desarrollada en materia de manufacturas y artesanías de todo el Perú. Dice al respecto d'Orbigny: ″La industria de los moxos debía ser adelantada, si se juzga, por lo menos, por lo que hacen hoy. Los hombres fabricaban sus armas, cultivaban las tierras con paletas de madera, cazaban, pescaban con flechas y construían sus piraguas. De acuerdo con un autor poco antiguo, aunque notable por su exactitud, habrían conocido una especie de escritura, por medio de líneas trazadas sobre planchas (Francisco Viedma. Informe General de la Provincia de Santa Cruz 1787, p. 88: un indio moxo escribe los anales de su pueblo en una tabla o en un pedazo de caña por medio de varios signos, cuya inteligencia y manejo pide mucha combinación y una memoria feliz). Eran músicos. Sus mujeres hilaban y tejían sus vestidos, así como las hamacas, que resultaban indispensables en un país siempre inundado. Confeccionaban la alfarería, ayudaban a sus maridos en las cosechas y se ocupaban de la casa. Eran buenos dibujantes y sus pinturas representaban no solamente grecas, sino también animales y plantas pasablemente realizadas; escultores, torneros, ebanistas, tejedores diestros, confeccionaban muchas obras y tejidos que se exportaban a las ciudades del Perú. Muchos han aprendido el español y el latín y saben escribir correctamente. En una palabra, es la nación más capaz de civilizarse″.54

147Cuando los jesuitas fueron expulsados, los españoles mantuvieron el régimen de misiones con otras órdenes de frailes en combinación con autoridades civiles. Era un régimen de comunidad de producción en beneficio de la Corona Española, que los bolivianos, después de la Independencia, lo mantuvieron en beneficio del Estado boliviano, hasta 1842.

148A partir de esta fecha, los bolivianos se apoderaron de las mejores tierras y sometieron a los moxos a la servidumbre en los latifundios feudales y a la esclavitud en la explotación de la goma.

149IV. En cuanto a su fisonomía espiritual, no obstante la terrible explotación de que han sido víctimas durante siglos, en especial por los bolivianos, los moxos mantienen como ningún pueblo latente el espíritu de la libertad. Su historia llena de insurrecciones y de luchas contra los dominadores les ha dado un carácter nacional muy acentuado, y su arte musical, sus leyendas, su hermosa artesanía su naciente literatura y sus héroes nacionales destacan la fortaleza del pueblo moxo.

150Tales son las cinco principales nacionalidades de Bolivia. Dejamos constancia de que nuestra clasificación del Capítulo I es susceptible de modificaciones de un día para otro. Insistimos en que para estudiar los problemas de las naciones, nacionalidades, tribus y grupos etnográficos nos guiamos por el principio de que no constituyen algo que exista por sí mismo y fijo de una vez para siempre.

151Cada una de las pequeñas nacionalidades, tribus y grupos etnográficos es merecedora de un estudio especial que nosotros nos vemos privados de realizar en el presente capítulo a fin de no hacer una exposición que pueda pecar de ″sistemática″, y, por esta razón, procuraremos tratar de ellas en otros capítulos del presente trabajo, al tratar de los diversos problemas de la opresión nacional y colonial, y porque consideramos que ellas, al formar parte de la inmensa mayoría de la población indígena de Bolivia, se hallan por nuestra parte plenamente garantizadas contra cualquier intento de olvido.

152Especialmente importante es el estudio de los siguientes pueblos:

  1. El pueblo Yuracaré. Conoció la impresión mientras los Incas y los demás pueblos americanos la ignoraban por completo. Ultimamente se han descubierto nuevos núcleos de este pueblo en la vertiente norte de la cordillera de Cochabamba, en las inexploradas regiones de la Provincia de Carrasco. D'Orbigny, que admiraba a este pueblo como a ninguno, decía: ″Existen, hasta cierto punto, relaciones entre el carácter de los Yuracarés y el sistema de la educación, que les son comunes″55.
  2. El pueblo Guarayo. Pueblo magnífico de nuestra especial predilección. D'Orbigny decía de los guarayos: ″Se descubre en ambos sexos un exterior casi europeo, aunque algo más macizo...; no tememos afirmar que, de todos los Americanos que hemos visto, los guarayos son los que más nos han impresionado por sus características físicas y morales... Presentan el tipo bondadoso, afable, franco, honesto, hospitalario, con la soberbia del hombre libre que contempla a los otros por encima del hombro, aun a los cristianos, porque los cree esclavos, y porque estos últimos tienen vicios desconocidos por ellos, como el robo y el adulterio″56.
  3. El pueblo Moré. Es el mismo pueblo Iténez de nuestro cuadro del Capítulo I; aceptamos esta nueva denominación porque está más divulgada hoy. D'Orbigny dice de este pueblo: ″Han preferido dejarse diezmar durante un siglo, a someterse al celo religioso de los jesuitas o al yugo de los españoles. Siguen siendo hoy lo que eran en la época del descubrimiento y deben el mantenimiento de su independencia a la unión que reina entre ellos″57. Conviene agregar que este formidable pueblo tampoco se ha sometido al yugo de los bolivianos. Recientemente una comisión de caciques mores viajó a la ciudad de La Paz y obtuvo la dictación de la Resolución Ministerial No. 384/54 por la cual se consolidan los límites territoriales de este pueblo y se prohibe el ingreso de elementos extraños. Los indígenas morés que habían sido dispersados por los bolivianos en el Departamento del Beni o que habían huido al Brasil, han retornado a su territorio. De ellos tienen que aprender los bolivianos mucho de patriotismo. Son los únicos que izan la bandera de Bolivia frente a la Fortaleza do Príncipe de Beira.

153Tenemos la plena seguridad de que un estudio particular y detallado de cada uno de los pueblos de Bolivia, de acuerdo con los principios que sustentamos en la presente Tesis, tendrá que realizarse a breve plazo [...] Presumiblemente tal estudio tendrá por ahora que efectuarse por especialistas progresivos interesados en la solución del problema nacional y colonial de nuestro país.

Notes

2 Nosotros empleamos para nuestro trabajo la traducción castellana publicada por Editorial Futuro (Buenos Aires, 1944).

3 Alcidcs D'Orbigny. El Hombre Americano. Buenos Aires, 1944. Págs.177 y 118. No hay una edición hecha en Bolivia(¡)

4 No obstante de que d'Orbigny recibió la ciudadanía boliviana durante el Gobierno del Mariscal Santa Cruz. Es muy interesante también este dato que proporciona el señor Fabián Vaca Cháves: ″Muerto ya d'Orbigny, su viuda ofreció a Bolivia, primero que a su patria, los documentos manuscritos y colecciones que dejara el gran sabio. El gobierno boliviano de entonces contesta que el país no tenia dinero para hacer esos gastos″ (A d'Orbigny. Descripción de Bolivia. La Paz 1946 Pag.6).

5 Alcide d'Orbigny. Ob. cit. Pág. 38. En el presente cuadro se han suprimido las sumas por ramas y por individuos de cada rama.

6 Alcide d'Orbigny. Ob. cit. Pág. 39.

7 Idem. Ob. cit. Pág. 39.

8 Idem. Ob. cit. Pág. 29.

9 Alejandro Lipschüts. El indoameriamismo y el problema racial en las Americas. Santiago de Chile, 1944. Pág. 55.

10 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Instituto de Filosofía. El Materialismo Histórico. Redacción general de F.V. Konstantinov. Editorial Grijaldo S.A. México D.F. 1957. Pág 243.

11 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Pág. 245.

12 Academia de Ciencias de la U.R.S.S. Ob. cit. Págs. 242 y 243.

13 Alcide d'Orbigny. Ob. cit. Pág. 31.

14 ″Informe Keenleyside″. La Razón, La Paz, 19 de agosto de 1951. Pág. 3.

15 De cómo se ha solucionado este problema en la Unión Soviética, nos da un interesante testimonio el escritor norteamericano Corliss Lamont en su libro Los pueblos de la Unión Soviética (Editorial ″Claridad″. Buenos Aires, 1947): ″La política soviética de las minorías se remonta a los primeros días de la Revolución Comunista y fue enunciada por primera vez por el Gobierno Soviético el 15 de noviembre de 1917, poco más de una semana después de su llegada al poder. En ese tiempo fue formulada con las firmas de Lenin, como Primer Ministro, y Stalin, como Comisario, para las Nacionalidades la ″declaración de los derechos de los pueblos de rusia″. Esta declaración de emancipación de las minorías soviéticas prometió que el nuevo régimen sostendría los cuatro siguientes principios básicos: ″la igualdad y la soberanía de los pueblos de rusia; el derecho de los pueblos de rusia a la libre autodeterminación, incluso hasta el grado de separación, y la formación de estados independientes; la abolición de todos los privilegios y restricciones nacionales y el libre desarrollo de las minorías nacionales y los grupos etnográficos que habitan en rusia″. En su debida oportunidad, Lenin y sus camaradas idearon para el nuevo régimen el título oficial de Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, abreviado como U.R.S.S. Y este nombre en sí encerraba en parte las implicaciones de la política soviética hacia los pueblos minoritarios. (Soviet es simplemente el vocablo ruso que significa ″Consejo″, mientras que ″Socialista″ se refiere al nuevo sistema económico-social del país). Adviertan que la palabra ″Rusia″ fue omitida enteramente. La razón para esto fue que el gobierno soviético quiso dejar sentado que las numerosa razas y nacionalidades del antiguo imperio de los zares se hallarían en una base de igualdad y libertad en el Estado Socialista y que en modo alguno se sentirían subordinadas como en los antiguos tiempos del zarismo, a la gran mayoría rusa. Al mismo tiempo, los Soviets, siguiendo el principio federativo, como en los EE.UU., dejaron la puerta abierta para las nuevas repúblicas que quisieran incorporarse a la Unión, lo mismo que nuevos Estados se han incorporado a los EE.UU.″.
La Unión Soviética es un Estado socialista federativo multinacional integrado por más de 100 naciones y nacionalidades, organizadas actualmente en 15 Repúblicas federadas, 17 Repúblicas autónomas, 9 Regiones autónomas y comarcas nacionales.

16 Nada se ha escrito sobre la tragedia de los negros de Bolivia que habitan principalmente en las provincias de Yungas, La Paz, explotados por los grandes terratenientes productores de coca. El Programa Agrario (Inédito) aprobado por la Cuarta Conferencia del Partido Comunista de Bolivia celebrada en 1953, incluyó las siguientes reivindicaciones: ″Liquidación definitiva del esclavismo en los cocales″; ″Defensa y organización de la población negra″.

17 Véase Apéndice No. 4 ″Algunos capítulos de la historia de la nación boliviana″.

18 Una interesante monografía sobre este grupo etnográfico es la de Jean Vellard ″El problema Uru″, publicado en la Revista Kollasuyo. La Paz, julio-septiembre de 1951. La película documental de Bolivia Films ″Los Urus″, realizada en 1950, es también de mucho interés.

19 Véase Jorge Ruiz y Augusto Roca, ″Los Chipayas″, artículo publicado en KHANA (Revista Municipal de Arte y Letras). Vol. III, Nos. 11 y 12. La Paz, octubre de 1955. En este mismo volumen se publican también otros estudios y documentos sobre los grupos uru y chipaya. Los señores Ruiz y Roca son, además, los realizadores de la maravillosa película en colores de largo metraje ″VUELVE SEBASTIANA″, basada en la vida y costumbres de los chipayas, filmada en su propio territorio, y que refleja muy bien sus luchas contra los usurpadores de sus tierras, los aymaras. Los ″artistas″ de esta película son todos chipayas. Mientras los bolivianos no han producido todavía un solo artista cinematográfico, los chipayas ″primitivos″ ya tienen varios.

20 Gustavo Adolfo Otero. Figura y Carácter del Indio. Barcelona. Editorial Helios, 1935. Pág. 48.

21 Ministerio de Hacienda y Estadística. Dirección General de Estadística y Censos. Resultados generales del censo de población de la República de Bolivia, levantado el 5 de septiembre de 1950. La Paz, 1951. Págs. 28-30.

22 Nosotros rechazamos la denominación de ″selvícola″, porque además de no corresponder a un criterio científico, es sinónima de ″salvaje″ en la terminología oficial boliviana, que considera salvajes a todos los que no son bolivianos o ″blancos″.

23 El escritor norteamericano Corliss Lamont nos explica cómo se ha resuelto este problema en la Unión Soviética: ″Los Soviets han insistido en dar a estos pueblos (a los pueblos de la U.R.S.S.) sus nombres exactos y esto ha tenido como resultado que en la mayor parte de los casos se les aplique designaciones nuevas. En algunos casos, los nombres antiguos eran francamente insultantes, como en lo que respecta a los neutsis que antes eran llamados samoyedos, que significa ″gentes que se devoran unas a otras″. Por lo común, el nombre correcto para cada grupo, como en el caso de los netsis, es simplemente la palabra nativa para ″hombres″ o ″pueblo″ (Los pueblos de la Unión Sociética. Buenos Aires, 1947).
Hace más de un siglo d'Orbigny clasificó y denominó a los pueblos indígenas de Bolivia con este mismo criterio. Pero todavía hoy los ″científicos″ bolivianos les siguen dando nombres insultantes y ridículos, como ″guatoses″, ″chulupis″, etc. Creemos, sin embargo, que el problema de la denominación correcta de los pueblos de Bolivia sólo podrá solucionarse definitivamente en el régimen socialista, cuando se haya puesto fin a la política de opresión nascional y colonial.

24 V. Lenín. Obras Escogidas. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Moscú, 1941. Tomo II. Pág. 241.

25 Véase Apéndice No. 5: ″Esbozo para una historia de las luchas agrarionacionales de Bolivia″. En la presente Tesis y en los apéndices hacen también numerosas referencias a este problema.

26 ″El Estado nacional es regla y 'norma' del capitalismo; el Estado abigarrado en sentido nacional es atraso o excepción″. V. Lenin. Obras Escogidas. Ediciones en Lenguas Extranjeras. Moscú 1941. Tomo II. Pág. 245.

27 Oficina Internacional del Trabajo. Poblaciones Indígenas. Ginebra, 1953. Págs. 31, 32 y 33.

28 Véase el Mapa de Lenguas Indígenas de Bolivia de la Monografía Estadística de Bolivia de Mario Arze Vargas. La Paz, 1945.

29 A. d'Orbigny. El Hombre Americano, Pág. 165.

30 A. d'Orbigny, El Hombre Americano. Págs. 168-9.

31 Mario Arce Vargas. Monografía Estadística Indígena de Bolivia. La Paz, 1954.

32 Gustavo Adolfo Otero. Figura y Carácter del Indio. Editorial Helios, Barcelona, 1935 (?). Págs. 52-4.

33 En un latifundio de la provincia de Ayopaya tuvimos la oportunidad de estudiar en 1953 el sistema de convivencia de quechuas, aymaras y mosetenes. El sindicato campesino que había tomado a su cargo la administración del latifundio estaba formado por aymaras y quechuas exclusivamente, que en las reuniones empleaban sus respectivos idiomas, entondidos por todos. También se empleaba el idioma castellano. Los latifundistas trataron de romper la unidad sindical inventando intrigas contra los aymaras que tenían la mayoría en la directiva, pero sus intentos fueron desenmascarados y derrotados.

34 J. Estalin EL problema nacional y colonial. Editorial Lautaro. Buenos Aires, 1946. Pág. 12.

35 Corliss Lamont en su libro Los pueblos de la Unión Soviética (Editorial CLARIDAD. Buenos aires 1947), nos ilustra sobre la forma en que en dicho país se ha solucionado el problema de las minorías nacionales: ″Muchas de las minorías que se hallan dentro de otras minorías están organizadas en soviet especiales, por aldeas o pequeña región. Así, por ejemplo, la república rusa además de las principales subdivisiones, tiene más de 150 regiones nacionales y más de 3.000 soviet nacionales de aldea. En la Ucrania hay igualmente un gran número de regiones nacionales y soviet de aldea, establecidos sobre una base étnica, incluso grandes rusos, bielorrusos, moldavios, griegos, judíos, búlgaros, checos y polacos. Estos soviet nacionales de aldea y de región no se hallan representados como tales en el soviet de las nacionalidades o ningún otro cuerpo legislativo. Dentro de los límites de este mundo soviético, hay 177 razas, nacionalidades y tribus distintas que hablan unos 125 lenguajes y dialectos diferentes y practican nada menos que 40 religiones distintas. Sólo 95 de estos grupos, sin embargo, alcanzan una cifra superior a 10.000 y éstos no constituyen más que una pequeña fracción del total de la población soviética, 202 millones, tal como fue calculada en julio de 1941. 44 son mencionados oficialmente en la constitución soviética y 54 tienen sus propios territorios autónomos de una u otra espacie″. Véase, además, nuestro Apéndice No. 6 ″La Unión Soviética, Estado Socialista federativo multinacional″.

36 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 181

37 Véase Mario Arce Vargas. Ob. Cit.

38 A. D'Orbigny El Hombre Americano. Pág. 190.

39 A. D'Orbigny El hombre Americano. Pág. 190.

40 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 367.

41 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 402.

42 Véase el merituado libro Etnografía Chiriguana (La Paz, 1951) de Bernardino de Nino, obra maestra, no obstante su carácter religioso, de consulta indispensable para el estudio de este pueblo.

43 A. d'Orbigny. El Hombre Americano, pág. 404.

44 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 384.

45 Con respecto a los tobas, cabe decir que no son una sola tribu, sino varias. Bernardino de Nino expresa que ″en la guerra de 1875, todos los chiriguanos de Cuevo-Ibo y Hancaya, unidos a los alevosos tobas y guiados por el gran cacique Carone, que perdió la vida en el torrente de Baecua, frente al pueblo de Igüembé, se levantaron como un solo hombre para anonadar a todos los blancos de la comarca... En estas críticas circunstancias, el intrépido Subprefecto de la Provincia de Azero, D. Antonio Menduiña, con los nacionales de Monteagudo, San Juan del Piray, Huacareta e Ingre, voló a la región Igüembé y con dicha gente derrotó a la innumerable y feroz hueste, reduciéndola enseguida a la impotencia con la matanza de Caipipendi. Cuevo pertenecía por ley desde mucho antes de la Independencia y perteneció también, desde la derrota de los bárbaros por derecho de conquista, al Departamento de Chuquisaca, pero la representación cruceña ha reclamado constantemente la región de Cuevo e Ibo como parte integrante del territorio de Santa Cruz″.

46 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 298.

47 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 297

48 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 315

49 A. d'Orbigny. Viaje a la América Meridional. Editorial Futuro. Buenos Aires, 1945. Tomo III. Pág. 1153. La frase final que en el original aparece en forma de cita, debe decir: ″Humboldt. Relación Histórica, T. VIII p. 65, aprueba este sistema introducido por los jesuitas″.

50 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 315.

51 José Esteban Grandona en su ″Descripción Sinóptica de la Provincia de Chiquitos. 1833″ (Revista Universidad San Francisco Xavier. Enero-diciembre 1942. Tomo XI Nos. 27 y 28. Sucre. Bolivia, expresa: ″No desconfían nada los chiquitos de los que estudian y aprenden a leer y escribir y por consiguiente a hablar en castellano. En lo general no saben este idioma, ni lo hablan; pero todos lo entienden y se esfuerzan a decir en él las cosas más necesarias y usuales. Sin embargo, hay algunos viejos de aquellos aún que fueron enseñados por los jesuitas y uno que otro joven de los que han hecho algún viaje fuera de la provincia que hablan, leen y escriben regularmente y traducen del uno al otro idioma con mucha precisión. En la lengua del país hay mayor número de individuos que saben leer y escribir, cosa que se enseñan entre ellos y que hacen con bastante expedición y facilidad, por ser la lengua chiquita muy rica en vocablos″ (Pág. 298) [...] el único camino seguro para la liquidación del analfabetismo en nuestro país -añade Ovando en esta cita- es el empleo de los idiomas nacionales [...] ″Se enseñan entre ellos a leer y escribir en la lengua del país″. ¡Qué grandioso programa educativo encierra este concepto! ¡Qué poderosa palanca para levantar hacia el progreso y la libertad a todas las nacionalidades de nuestra patria!

52 A. D'Orbigny. EL Hombre Americano. Pág. 316.

53 A. D'Orbigny. Viaje a la América Meridional. Tomo IV. Pág. 1446.

54 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 349

55 A. d'Orbigny. El Hombre Americano. Pág. 209.

56 Idem. Págs. 397-8.

57 Idem. Pág. 361.

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540