Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Tercera parte. La alteridad, el otro desligado, el otro desjunto

Capítulo V. Aproximación a la noción de bemakia

Texte intégral

  • 1 Cf. Kensinger, op. Cit, página 22

1La noción de bemakia y de su complemento kayabi es más difícil de delimitar que la de kuin y de kuinman. La aplicación de la segunda oposición sobre los diferentes campos nos ha demostrado que kayabi está mucho más próximo de kuin, aunque es menos rígido y más amplio. En este sentido se puede decir que kayabi sustituye de alguna manera a kuin cuando pasa de la primera a la segunda oposición. Se podría concluir que bemakia entonces reemplaza a kuinman. Con relación a la primera oposición, kayabi ofrece una flexibilidad y bemakia una rigidez. En razón de la naturaleza incluyente de kayabi se puede pensar que la oposición kayabi / bemakia es una oposición más pragmática y más fácil de respetar que la primera. ¿Es así como la caracteriza Kensinger?1

2Los paralelos entre las dos oposiciones se detienen pronto. Por sus diferencias formales. Kayabi, aparentemente tan próximo a kuin, no ocupa el mismo lugar determinante en esta sesegunda oposición. La primera oposición estaba dominada por kuin que definía una categoría cerrada e inmutable sobre cada campo. En cuanto a kuinman representaba el complemento del kuin sobre el conjunto del campo. Si se dieran las dos oposiciones se podría esperar un grado de dificultad próxima, semejante, en tanto que kayabi se comporta como kuin del cual está tan cerca, y bemakia, en consecuencia, como kuinman. Ahora bien, ocurre exactamente lo contrario. Podemos verlo fácilmente en el ámbito de yuinaka. ¿Que animales son yuinaka bemakia? Son los animales que únicamente los Espíritus comen. En cuanto a los animales yuinaka kayabi representan los animales comidos por los hombres y ocasionalmente también por los Espíritus. En estos animales están incluidos los animales no conocidos tradicionalmente, como la gallina. Está claro que bemakia hace en este caso una categoría cerrada y claramente definida, y kayabi una categoría abierta sobre la totalidad del ámbito.

3Kayabi estructuralmente está más cerca de kuinman puesto que con la misma razón que kuinman es complementario de kuin con relación a la totalidad del campo, kayabi no tiene ninguna definición propia y no agrupa más que los elementos del ámbito que son no-bemakia.

  • 2 Cf. Kensinger, op. Cit, página 22

4Si kayabi se define formalmente en forma negativa, aunque determinando un comportamiento preferido al de bemakia, no puede definir un Sí aun cuando fuese más “realista” o “existencial”2. Kayabi no puede definir más que no/ cualquier cosa, si esta cualquier cosa está caracterizada por bemakia. ¿Qué nos presenta bemakia con relación a los diferentes ámbitos?

  • Los yuinaka bemakia revelan la existencia de los Espíritus en su especificidad alimenticia de la misma forma que yuinaka kuin revelaban a los Huni Kuin.
  • Aplicado a mae, el bemakia distingue los poblados que no son posibles, porque no satisfacen las reglas establecidas por Nete Bekun.
  • Aplicada a los huni, bemakia revela la existencia de los hombres que han pasado al otro lado del mundo para buscar el metal.

5A través de cada campo, bemakia define una noción mucho más clara que kuinman. No se trata en este caso de “todo lo que no es Sí”, sino de un sub/ámbito con características propias. Lo que expresa bemakia es el Otro, el Otro claramente definido en un espacio con hábitos que le son propios y con los que las relaciones, puesto que se dan, no son del orden de la reproducción del cada día, sino de una manera excepcional.

6En cuanto a kayabi, no expresa más que una negación del bemakia. Es decir, un no-Otro que agrupa dentro del mismo campo tanto el Si como todo lo que no entra en la definición del Otro. Por esta razón se dan dos oposiciones: la primera estructurada con relación al Sí, la segunda, con relación al Otro. Las diferencias más o menos idealistas o pragmáticas que se pueden hacer en el sentido de estas categorías son una consecuencia de este hecho y no una elección de comportamiento en una situación concreta.

7Desde un punto de vista formal, bemakia y su opuesto kayabi dividen los diferentes campos en dos sub-conjuntos de la siguiente forma:

  • Discreta: si un elemento del ámbito pertenece a uno de los dos sub-conjuntos, no puede pertenecer en ningún caso al otro.
  • Complementaria: Un elemento cualquiera del ámbito pertenece obligatoriamente a uno de los dos sub-conjuntos. En otros términos, todos los elementos de un ámbito, sin excepción, son calificados como bemakia o como kayabi.
  • La pertenencia a un sub-dominio calificado como bemakia: todos los elementos del sub-conjunto responden a una definición propia del ámbito.
  • La pertenencia al sub-conjunto calificado como kayabi: todos los elementos del sub/conjunto no tienen otra propiedad que la de no pertenecer al sub-conjunto anterior. Es decir, no responden a su definición. En cuanto a él mismo no tiene definición propia.
  • El bemakia es del orden del Otro, en tanto que kayabi es del orden del no-Otro.

8Si se utiliza la segunda oposición implica que no se puede utilizar la primera. La primera kuin I kuinman se reduce al concebir un campo dividido en un Sí reflexivo y un no-Sí. No tener relación más que consigo mismo implica no considerar la existencia del Otro como tal. No considerar que existe el Otro es considerar que todo lo que no es Sí no es más que un no-Sí, sin imagen específica que haga relación a todo lo que en el ámbito no entra en la definición del Sí.

9Si se utiliza la segunda oposición es admitir que el Sí reflexivo en su exclusividad no puede dar cuenta del conjunto de las relaciones. El kuin, al ampliarse hacia el kayabi destruye su reflexión al interior de este kayabi. En este sentido el Sí acepta ampliar el universo de sus relaciones, hasta el momento exclusivamente reflexivas, a este espacio que hemos llamado y definido como no-Otro.

Notes

1 Cf. Kensinger, op. Cit, página 22

2 Cf. Kensinger, op. Cit, página 22

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540