Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Primera parte

Capítulo III. Trabajando en las chacras

Texte intégral

1Las chacras las hacen los hombres para las mujeres. La chacra es personal y pertenece a una sola mujer. Si un hombre tiene varias mujeres, deberá hacer tantas chacras como mujeres tiene. El trabajo en las chacras se desarrolla de la siguiente manera:

  • Tiene lugar entre julio y setiembre. Las chacras deben estar terminadas a finales de octubre, momento en que comienzan las grandes lluvias necesarias para el crecimiento de las plantas. Cuando un hombre quiere hacer una chacra antes debe cazar, y más de lo ordinario, con la finalidad de poder invitar a los otros hombres para que le ayuden a desbrozar el terreno. El desbroce es una tarea grupal. Cuando un hombre decide hacer su chacra avisa al jefe para que él lo comunique en las reuniones cotidianas
    • 1 Esto depende directamente de las alianzas del hombre así como de su influencia política en el pobl (...)

    1.

  • Será necesario mostrar toda la carne que ha cazado y ahumado desde hace algunos días, para reunir el mayor número posible de hombres. Después de la reunión de la mañana, durante la cual el jefe invita a cada uno a participar en el desbroce a cambio de un festín de carne, todos los que lo desean van a la casa del hombre. Allí toman su primera comida de carne acompañada de maní mutsa, bebida de plátano.
  • A continuación todos se van a la chacra. El desbroce se hace de manera secuencial. Los Huni Kuin cogen tabaco mezclado con ceniza de corteza de árbol, después se lanzan sobre sus instrumentos para derribar lo más pronto posible los abrojos. El trabajo de desbroce va acompañado de grandes gritos. Este punto es muy importante, porque se trata verdaderamente de atacar a la selva para abrir un nuevo espacio social. De cualquier modo que se mire es un acto de agresión contra la selva. El tabaco y la ceniza de corteza sirven para dar a los hombres la fuerza física y espiritual que necesitan para afrontar una tarea así. Más tarde, cuando la selva vuelva a brotar, cuando los abrojos comiencen de nuevo a invadir el espacio de esta nueva chacra, los Huni Kuin recogerán las últimas plantas de yuca y los últimos racimos de plátano para abandonar definitivamente este lugar.

2La selva ha vuelto a ganar su espacio; ellos le ceden el sitio y no desbrozarán más este espacio. Los Huni Kuin no mantienen sus chacras. Cuando la selva vuelve a ganar su territorio, se dan por vencidos. Comenzarán una nueva chacra en otro lugar.

3Se desprende de esta práctica que en un período más o menos de diez años se acaban las posibilidades de hacer una nueva chacra alrededor del poblado. Por otro lado, se hacen sentir en los poblados los primeros síntomas de debilitamiento del espacio social desbrozado. Los techos de palmera comienzan a caerse, los pisos se agujerean, etc. Son las señales de la partida. Aquí, como en las chacras, la selva reivindica su territorio. Entonces los Huni Kuin cambian de poblado para conquistar nuevos espacios a la selva, muy lejos de los anteriores, hasta el momento en que de nuevo......

  • Después de esta primera fase de desbroce, el terreno se deja una o varias semanas, para que los abrojos estén bien secos. Viene ahora la segunda fase: la de la quema y el derribo de los grandes árboles. Este trabajo lo hace el hombre, acompañado de uno o varios de sus hijos jóvenes, o también de uno o varios de sus yernos. Depende de la edad del hombre y de la de sus hijos. Un recién casado no podrá hacer la chacra para su esposa todavía; ayudará a su suegro. Cuando se haya "estabilizado" el matrimonio trabajará solo, o tal vez ayudado por su propio hermano. Finalmente, cuando los hijos crezcan, son ellos quienes ayudarán a su padre en su chacra, hasta el día en que salgan para vivir en la casa de sus suegros; al mismo tiempo las hijas de este hombre estarán ya en edad de tener esposo y son éstos, sus yernos, quienes ayudarán en este trabajo.
  • La tercera fase de este trabajo es la de la siembra y diversas plantaciones. También las hace el hombre solo, o excepcionalmente asistido por los que le han ayudado en la quema. No hay en la chacra ningún espacio propio para cada planta. El hombre planta juntos plátano (maní), yuca (atsa), sachapapa (pua), caña de azúcar (tahua), etc., de tal manera que cada espacio contiene al mismo tiempo todas las especies necesarias para la alimentación cotidiana. La única excepción es la del algodón, propiedad exclusiva de las mujeres; cada una vendrá a sembrar sus propias semillas en su chacra.
  • A esta fase le sigue el largo período de espera de la época de las lluvias. La recolección es trabajo casi exclusivo de las mujeres, que van todos los días a la chacra para buscar los alimentos necesarios.

Notes

1 Esto depende directamente de las alianzas del hombre así como de su influencia política en el poblado. Se desarrollarán estos dos puntos más adelante.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540