Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Quito inesperado

 | 
Karine Peyronnie
, 
René de Maximy

Conclusión. El porvenir en debate

Texte intégral

1El patrimonio es un bien transmitido. No es inmutable. Puede ser restaurado, preservado, dejado al abandono, dilapidado o incluso intencionalmente destruido. Su uso es circunstancial, su valor puede ser no solamente comercial sino también afectivo, simbólico, identitario o significativo en muchas otras dimensiones. Es el caso del centro de Quito, al que los ecuatorianos atribuyen toda esta gama de valores. Cargado de esa historia sutil que impregna las casas, las calles y las plazas públicas, este patrimonio es un testimonio digno de atención y respeto. Su peso trasciende los derechos restrictivos que pueden originar intereses legítimos, pero también contradictorios y hasta conflictivos, entre propietarios de jure y usufructuarios de jacto, ya que los comportamientos de la colectividad no son inalterables ni rígidos. Entre las prácticas y los discursos, los actos y las leyes, el patrimonio se ve sometido a opciones de trato y uso que ponen en juego su devenir. Pese a su catalogación por la UNESCO, el centro histórico es ante todo un asunto privado de los quiteños que experimentan con respecto a él un sentimiento de pertenencia, pero también de posesión. La pertenencia impone que se le tenga en cuenta en nombre del axioma “el Centro es un patrimonio”. Su reconocimiento mundial recoge la adhesión de la gran mayoría de los habitantes de la capital ecuatoriana. Por lo menos el 75 % de ellos, cualquiera que sea el barrio donde residen, aprueba el principio de su conservación. Pero a partir de esta opción se desarrolla un gigantesco malentendido que se manifiesta tanto en las prácticas como en las palabras.

2Por un lado están los que no tienen ninguna idea estructurada de lo que habría que emprender para cuidar este patrimonio. Son los más numerosos, pero no tienen proyecto alguno que defender, a pesar de que constituyen la mayor parte de los que viven en el Centro, o que viven de él. Este patrimonio es su entorno espacial, social, político (en el sentido primero de la palabra). El manejo de su vida, profundamente ligada a la realidad presente de su espacio geográfico cercano, es su argumento no formulado pero evidente. También es su medio de acción y de presión, centrado en su actividad que transcurre y no en la conservación de un centro de carácter sagrado, objeto de culto y de exaltación. En sus actos usan y abusan de él. Tienen la posesión social de su uso pero sólo se consideran encargados de su vida, no de su mantenimiento.

3Por otro lado están los pocos que tienen una conciencia estructurada de lo que convendría emprender. En nombre de la colectividad, ellos determinan el devenir del centro histórico. Tienen el poder de proponer el derecho y de ser escuchados por el legislador. Sin embargo, sus medios de acción, limitados, no se basan en la cotidianeidad laboriosa y residencial, sino en su capacidad para conseguir créditos a fin de poder iniciar la conservación del capital patrimonial. Sólo unos pocos están ligados al Centro por sus actividades diarias, como los anteriores, pero a diferencia de ellos ponen la reflexión en primer término, no sus actos, y buscan un sincretismo que no sea una aculturación captadora, sino un acuerdo armonioso entre la permanencia de la vida urbana corriente y el mantenimiento de la dimensión histórica testimonial. Los demás no se preocupan tanto por su actual funcionamiento como de la realización de sus presuposiciones analíticas.

  • 1 Del latín haber?, tener. Pierre Bourdieu, al abordar los usos en La Distinction, habla de habitus (...)

4Un tercer grupo de quiteños ostenta una verdadera indiferencia hacia el centro histórico, cuando no una hostilidad declarada. La indiferencia viene de los que consideran el centro como una especie de abstracción, pese a que viven permanentemente en Quito. Su ignorancia es grande, pues prácticamente desconocen esta parte de la ciudad. La hostilidad abierta proviene de los que consideran que el mantenimiento del Centro es un lujo inútil para un espacio urbano cuyo funcionamiento es obsoleto. Además de que nunca han tenido desde los inicios del siglo xx los medios de su opción, no pueden ya creerse los dueños dominantes de este conjunto urbano, porque ellos mismos o sus padres lo abandonaron, siendo quiteños de origen, o porque nunca tuvieron nada que ver con esta parte de la ciudad, siendo oriundos de otros lugares. La democratización de la sociedad ecuatoriana ha hecho posible que cualquier habitante del Centro tenga la posibilidad de adquirir el poder de escoger quién administrará su haber, es decir, su hábitat, sus costumbres y su habitus1.

5Finalmente, los que recibieron el cargo de conservar el centro histórico no saben muy bien cómo actuar. Su lógica se fundamenta en una manera, ahora arcaica, de concebir la conservación de un patrimonio que no es, como la mayoría de las veces, un paisaje, un objeto o un monumento, sino un espacio social muy densamente ocupado y cuyo uso es marcadamente apropiado. En este patrimonio hay una virulencia vital que sobrepasa la percepción, la comprensión y la competencia de cada cual. Para esta clase de misión se está presentando una situación nueva muy difícil de controlar. Cuando hace veinte años el Centro fue inscrito en el inventario del patrimonio mundial, no entró en los proyectos de puesta en valor de las zonas históricas la consideración de las actividades humanas y de los problemas específicos ligados a la antigüedad de la trama urbana y de las construcciones. En esa época no se dijo nada sobre ello. Veinte años después, los habitantes del Centro siguen viviendo en la cotidianeidad que para ellos es más importante que la historia; y las ambiciones de los conservadores titulares así como la noción de patrimonio que defienden han experimentado variaciones significativas. Éstas traducen la importancia de lo que está en juego a nivel de poder y merecen una atención muy particular.

6A veces se organizan en Quito conferencias-debates públicos sobre el centro histórico y su devenir. Asistimos con mucha atención a la que tuvo lugar el 14 de mayo de 1996, en la que se habló sobre el “centro histórico: una ciudad en la ciudad”. Hizo las veces de moderador el arquitecto Alfonso Ortiz Crespo, Director del Patrimonio Cultural del DMQ. Cuatro conferencistas formularon sus puntos de vista o el de la institución que representaban: el Embajador Filoteo Samaniego, entonces Director del Instituto Nacional del Patrimonio Cultural; el profesor universitario Rafael Quintero, Consejero Municipal y Presidente de la Comisión de Áreas Históricas definidas por la Municipalidad; el economista Germanico Salgado, Director General de la Fundación Caspicara; el arquitecto Francisco Naranjo, Director de Cooperación y Asistencia Técnica, profesor en la FAU de la Universidad Central de Quito.

7En una forma didáctica, y por lo tanto formal, hacemos un paralelo entre los discursos de cada uno de estos interventores, así como de los comentarios basados en lo que fue recogido de las personas que encontramos durante las encuestas y entrevistas. Esto permitirá poner en evidencia las discrepancias expresadas sobre el centro histórico y su “sitio” en la capital, y alimentará además una suerte de reflexión a manera de conclusión de este trabajo.

La modernidad del Centro y su devenir: ¿un discurso o un asunto urbano?

  • 2 En realidad, estos vendedores “informales” no tienen mucho de ambulantes. La mayor parte regresa c (...)

8Alfonso Ortiz introduce el encuentro circunscribiendo el objeto. Hasta 1970, sin que se hayan observado cambios significativos, el Centro estuvo rodeado de barrios pobres. La demanda de viviendas, antes sostenida, dio paso al abandono de éstas acompañado de una necesidad creciente de locales comerciales y administrativos. Al mismo tiempo que la clase acomodada de la población del Centro se desplazaba hacia el norte, los comercios y actividades que manejaban cambiaban de lugar, de manera que el relevo fue asegurado por nuevos comerciantes que sólo pensaron en enriquecerse. “Se comportan como conquistadores, se aprovechan del lugar sin realmente mantenerlo, menos aún renovarlo. Se puede temer que, como durante la Conquista, se irán sólo después de haber sacado la mayor utilidad posible, dejando detrás de ellos un Centro cuyos recursos se habrán agotado. Una muestra de ello es el uso anárquico del espacio público por parte de los ambulantes2, las tiendas con escaparates desbordantes, el tránsito motorizado, sobre todo de los buses”. (Un discurso similar, mutatis mutandis, se publicaba ya en El Comercio a comienzos del siglo xx: ambulantes que se desplazaban mucho por las calles en ese entonces, es cierto, puestos que obstruían la calzada, coches de punto y automóviles en gran cantidad.). Luego de años de indiferencia consecuente, aunque relativa de parte de la Municipalidad, los dos últimos alcaldes promovieron y siguieron una política activa y nueva de restauración del centro histórico.

9No obstante lo mesurado del tono y de la palabra del moderador, lo expuesto es cierto solamente para el centro-Centro y las 14 manzanas en la zona de influencia del mercado del Tejar, más conocido con el nombre de Ipiales. Para quien recorrió y estudió el centro histórico como lo hemos hecho nosotros, la afirmación de la disminución de las viviendas que allí se observaría debe matizarse. En el resto, se construyeron conjuntos habitacionales, y muchos otros, más antiguos, se dividieron y subdividieron para albergar una población sedentaria que ha alcanzado densidades muy altas, teniendo en cuenta la poca altura de las casas, tal como ya se podía leer en 1982 en el mapa “Densidades de la población”, publicado en el AIQ.

10Pero volvemos a los conferencistas y a sus declaraciones que, por momentos, cobraron la forma de un discurso o de un alegato, de tanta convicción -más que ciencia- que pusieron en sus palabras. Hemos transcrito lo esencial antes de interpretarlo, comparando la quintaesencia con lo que fue abundantemente expuesto anteriormente.

11Para Filoteo Samaniego, sin duda alguna el centro histórico es “una ciudad en la ciudad”; se confunde con el “casco colonial”, que debe ser conservado y mantenido a fin de evitar que la pérdida de un patrimonio arquitectónico y de un lugar que es en sí la memoria de la ciudad sea el precio de la modernidad. Destruirlo sería tener un comportamiento parecido al de la Conquista la que, como se sabe, hizo poco caso de la dimensión cultural de las poblaciones que la antecedieron en esas tierras. “Los quiteños se enorgullecen de la inscripción de su centro histórico en el patrimonio de la humanidad y de tener un ciudad tan importante. Sin embargo, los testimonios portadores de la memoria patrimonial sufrieron a causa de las modas generadas por los discursos sobre la modernidad y de los movimientos sísmicos que se añaden a la pérdida de los testimonios preincaicos e incaicos que fueron devastados”. En resumen, “las calamidades naturales y la acción humana han alterado fuertemente las calles, edificios, etc. de la ciudad antigua. Hoy en día hay que pensar en mantener lo que subsiste de los testimonios del pasado (...). También es preciso preservar el marco del Quito metropolitano, dando preferencia al centro histórico y a las aldeas de los alrededores de la ciudad: Sangolquí, Guápulo, Pomasqui”.

12Sucediéndole, Rafael Quintero se extiende sobre la política formal e institucional progresivamente implementada. “La política de conservación del centro avanza lentamente. Se instaura un diálogo con un público de profesionales y comerciantes. (...) Existe mucha transparencia en los intercambios”.

13Insiste en la espiritualidad del pueblo quiteño, pide que se reflexione sobre la quite-ñeidad y se pregunta: “¿Hay que conmemorar el 6 de diciembre, día de la Conquista de Quito por Benalcázar, o el 1o de diciembre, día de la resistencia indígena de Ruminahui? Para afirmar después: “fueron evacuadas las poblaciones anteriores, protagonistas de los primeros conquistadores. Hay que restaurar sus derechos.”

14Con este rodeo el conferencista quiere recordar que la memoria del lugar es más antigua que los monumentos que allí se levantan, sin que a través de su exposición se logre entender de qué manera el centro histórico da fe de ello. Luego, amplía el campo del encuentro: “El Centro no es una ciudad en la ciudad, sino un multicentro dentro de Quito. En efecto, se debe considerar al hombre en su ambiente y la protección monumental debe ir acompañada de la del entorno. El concepto de regionalidad de Quito es por lo tanto más amplio que el del llamado centro histórico de Quito”.

15Acorde con esta afirmación vuelve a tratar sobre la historia, la naturaleza, el entorno y cómo se articulan, aprobando la exoneración para los propietarios que restauran sus bienes y piensa que se debería hacer lo propio para los que cuidan un jardín: “si hay un jardín, hay que introducir de nuevo la flora inicial”.

16Concluye con el problema de la migración y se alegra de que “la Comisión del centro histórico actúe desde hace cuatro años y elabore ordenanzas para conservar los testimonios históricos de la ciudad”. Como muestra de lo que hace esta Comisión, menciona la denuncia, por el presidente de entonces, de la demolición de una casa del barrio Mariscal Sucre, como prueba de la eficacia y de la transparencia que recomienda.

17Un economista, Germánico Salgado, plantea entonces las preguntas centrales del debate. “Ya que la Municipalidad no pudo asumir la rehabilitación sino con capitales de la cooperación internacional, ¿cómo proseguir con esa tarea? ¿Dónde encontrar nuevos capitales?”. En el mismo espíritu, una vez planteadas estas preguntas, pronuncia el discurso de la modernidad. “La ciudad no es maleable, soporta los efectos del cambio social. Necesita tiempo para adaptarse. Si no puede hacerlo, estará condenada a morir. (...) La evolución económica impone la adecuación de los servicios, en consecuencia la ciudad debe cambiar su organización sociopolítica que une los poderes. (...) Cualquier ciudad debe responder a la vida actual, pues todas las ciudades antiguas integran ciudades de épocas sucesivas: colonial, republicana, moderna. Es cierto que son complementarias, pero resulta difícil armonizarlas. (...) Además, Quito fue destruida varias veces y reconstruida después de terremotos, lo que aumenta más la dificultad”.

18Luego viene una especie de lección sobre la historia de la ciudad, de la que daremos lo principal. “Hacen falta testigos. A propósito del Quito precolonial, se sabe que durante la Conquista la ciudad fue destruida, pero nada más. El legado indígena se limita al emplazamiento, a su establecimiento en el Camino del Inca. El plano en damero, anterior al español, coincidió sin embargo con las visiones de los conquistadores. (...) Al principio de la época republicana Quito era una pequeña ciudad provinciana de 35 000 habitantes. El crecimiento urbano comenzó a extenderse hacia el norte a partir de 1930. Se acentuó a fines de los años 60, al mismo tiempo que la clase acomodada se iba y que la ciudad se tugurizaba (...).

19Actualmente existen tres Quitos: el Norte, el centro histórico y el Sur. El centro histórico es anacrónico, disfuncional. Las calles no sólo son inadecuadas para el tránsito sino que además son de difícil acceso. La conservación de las casas supone grandes inversiones. Para evitar su deterioro, la solución sería subvencionarlas mediante un esfuerzo fiscal. (...) Por otra parte, esta gran esponja que es el Centro absorbe la pobreza. (...) La topografía larga y estrecha de Quito es intrínsecamente limitante. Actualmente, este Centro, lugar de cruce obligatorio, es un verdadero cuello de botella. (...) Es preciso conservar el símbolo que representa y adaptar el funcionamiento de la ciudad a las necesidades que impone la vida moderna. (...)

20¿Qué hacer? Hay que evitar un mayor deterioro del Centro, pues si continúa ocasionará su destrucción, causada principalmente por las actividades informales o clandestinas, el contrabando, la extorsión y el racket que se ejercen en esta zona delictiva. Hay que reducir las actividades, crear otros centros, sobre todo centros comerciales y retornar por todos los medios a actividades más legítimas. (...) También es necesario favorecer la función residencial (...), multiplicar el caso de la casa de los 7 patios (...), crear ciudades satélites (...), romper el eje longitudinal (...), reorganizar la ciudad de Quito de tal manera que el centro histórico se convierta en una zona periférica de la ciudad”.

21Según él, además, en caso contrario, es decir, si el Centro sigue siendo un paso obligado para el tránsito norte-sur, se tornará “invivible”. En resumen, propone que se hallen otros puntos de fijación fuera de Quito y que el centro histórico se convierta en una “periferia que sólo hay que preservar”.

22El último conferencista, Francisco Naranjo, puntualiza que el Centro adolece de otros males y fue motivo de otra lección profesoral sobre control, delincuencia, funcionamiento de la ciudad, etc.

23“Calle por calle la ciudad (sobrentendido el Centro) va destruyéndose debido a las acciones clandestinas. (...) Esto plantea a la Municipalidad un enorme problema de control (...), pues las acciones clandestinas sobrepasan las acciones legales, que rara vez se hacen como se había previsto (...).

24Todo el mundo concuerda en decir que el cambio empezó en los años 1950-60. Pero ahora se habla de globalización de la economía y de su repercusión en la ciudad y su centro histórico. ¿Se trata de un modelo funcionalista, de un sistema urbano integral? ¿Es preciso hacer una identificación del hábitat con la ciudad, tal como parece indicarlo el discurso oficial de la Municipalidad?

25Además, los vendedores ambulantes son un enorme problema, pero no son sino la expresión de un poder débil y de una carencia política, de una inadecuación urbana. Lo mismo respecto a la violencia, el transporte, etc. Admite sin embargo que la gestión de la política “metropolitana” ha mejorado, que controla mejor las actividades comerciales. “La política del centro histórico debe hacerse en forma paralela con una política territorial; debe ser una acción de política global. Es absolutamente necesario”.

26Declaran unánimamente que el centro histórico es un símbolo, una representación, una referencia de identidad.

27Estas cuatro intervenciones fueron seguidas por un debate que, como ocurre a menudo en esta clase de manifestaciones, sólo trató de precisiones que hicieron algunos auditores más o menos enterados, y sobre puntos específicos. Lo dicho en este debate no alteró ni enriqueció el fondo ni el sentido de la exposición. Hubo un solo intercambio de opiniones, a propósito de la respuesta a una pregunta sobre las soluciones que, a la luz de sus análisis, los conferencistas recomendaron para adaptar el uso y el funcionamiento del centro histórico, supuesta “ciudad en la ciudad”, a su situación de “patrimonio de la humanidad”. Fue motivo para que ellos recordaran que lo mejor sería hacer de este centro un lugar de cultura y memoria, actuando principalmente en la utilización de los monumentos y construcciones de interés arquitectónico, restaurados o rehabilitados, en las actividades económicas que hay que prohibir o apoyar, en el tránsito y la frecuentación del lugar. Así fue como se volvió a hablar de la continuación de los programas de restauración de edificios, de la idea de establecer una universidad y una ciudad universitaria en el perímetro sensible, utilizando los edificios restaurados, o instalando allí museos, exposiciones permanentes, centros culturales y otros lugares de manifestaciones festivas ejemplares. Se habló una vez más de la erradicación de la delincuencia generada por los ambulantes y demás comerciantes de los mercados, responsables de la proliferación de depósitos que alteran para su beneficio propio la función de vivienda de las casas.

  • 3 Persona que viaja con su mochila. Es generalmente joven, curiosa del mundo, “pelada”.

28Se llegó así al proyecto, previsto por la planificación, de desplazar la actividad de esta gente, que no puede seguir transformando el centro en un bazar incalificable, metiendo en el mismo saco a ambulantes y a algunos artesanos, como chapistas, soldadores, herreros, todos generadores de contaminación de cualquier tipo. Hubo también una curiosa diatriba en contra de un turismo popular personificado por el “mochilero”3 cuyo comportamiento es al parecer a priori, potencialmente asocial: suciedad, toda clase de tráficos, costumbres relajadas, y frecuentando hoteles de mala muerte que también se debería pensar en cerrar. En cambio, hoteles y restaurantes de calidad, comercios de lujo, salas de teatro, conciertos y exposiciones, museos, universidades serían bienvenidos. Habría que prohibir el acceso de automóviles particulares al Centro y construir estacionamientos para poder aplicar esta medida. También debería prohibirse que las unidades de transporte masivo crucen el centro. Finalmente, sería necesario encontrar una solución a los problemas de deterioro continuo de muchas casas sobreocupadas, sobrepobladas, lugares carentes de higiene y guaridas de ociosos. En resumen, todos los discursos sobre seguridad y todos los antiguos temores recurrentes.

29Estas palabras provocaron una reacción del arquitecto Fabián Patino Crespo, tan mesurada aunque firme como su mismo autor, quien fue promotor en 1967 de una actualización del Plan Regulador de Quito: “No tenemos nada que hacer de una ciudad muerta. Hay que conservar la vida en el centro histórico”. Fue también la opinión del moderador, que supo exponer claramente la necesidad de mantener sectores residenciales en el Centro y actividades económicas tales como comercios, artesanía, servicios, etc. que las acompañan necesariamente.

Análisis de estos discursos

30Los invitados a la conferencia del 14 de mayo de 1996 marcaron fuertemente el espíritu y el contenido de las declaraciones de ese encuentro. Son hombres que han tenido o aún tienen hasta la fecha algo que decir sobre la política de conservación del patrimonio, del que Quito es el principal objeto. En consecuencia, es legítimo pensar que están muy bien informados y que su acción se fundamenta en un conocimiento preciso del estado en que se encuentra todo lo que valdría la pena proteger del centro histórico: el mismo sitio, la composición urbana, los monumentos que son testigos de la organización de los poderes, del hábitat y de los modos de vida. Se puede creer además que aprueban más o menos la política nacional recomendada y la política municipal aplicada. Finalmente, se supone que tienen un conocimiento objetivo de la función asumida diariamente por el centro y de la forma de usarla de los quiteños.

31Ahora bien, lo que dijeron causa cierta perplejidad; ¿dónde encontraron las pruebas de sus afirmaciones? Volvemos a examinarlas brevemente, con algunos comentarios

32El primer orador, persona amable, elocuente y muy sociable, hace gala fácilmente de su cultura. Se preocupa por la conservación y el mantenimiento del centro histórico y en nombre de ello censura el uso que se le da y que carecería de reglas. Es ignorar su importancia funcional y su peso urbanístico. El discurso de este señor parece fuera del tiempo, traduciendo un grave desconocimiento del enorme trabajo de control y reglamentación cumplido por la Municipalidad, sobre todo por la Dirección de Planificación. Por eso cree que este marco geográfico íntegramente construido no debe ser sino el testimonio de una historia detenida, una ciudad museo. Pero la parte colonial de la ciudad, corazón de la ciudad republicana del siglo xix, no es una entidad urbana separada del resto de la ciudad. No estamos aquí en la Cartagena colonial encerrada en sus murallas y su isla, con respecto a la Cartagena moderna. Es el centro de Quito, un lugar de actividades administrativas, religiosas, culturales y económicas intensas que colinda con barrios frecuentemente sobre-poblados donde reside gran cantidad de gente de modestos ingresos. En este sector de la ciudad también trabajan y se abastacen decenas de miles de personas que residen en su perímetro o en los alrededores. Además, resulta difícil no frecuentarlo, cuando trámites administrativos imponen acudir a la Municipalidad o a ciertas administraciones centrales. Al parecer, esta dimensión social escapa totalmente a quien era entonces Director del INPC, donde también lo hemos encontrado.

33El segundo orador, consejero municipal y consejero político, quiso visiblemente mostrar su voluntad de diálogo. Nombra además a sus interlocutores: comerciantes, profesionales, es decir, los ejecutivos que trabajan en los diversos servicios del sector moderno de la economía. Afirma que la transparencia es efectiva. Sin embargo, no es lo que dicen las personas entrevistadas en las tiendas, plazas, barrios del Centro y durante las 1 584 encuestas del estudio EBAQ.

34Aquí nos enfrentamos a la política desarrollada por la Municipalidad que, a través de la Dirección de Planificación Urbana, multiplicó las publicaciones, encuentros, invitaciones y exposiciones sobre la ciudad, las presentaciones de proyectos y los intercambios sobre cuestiones de reglamentación. Las asociaciones también fueron recibidas y se publicaron regularmente artículos en la prensa de la Capital. Existe pues una voluntad claramente mostrada de informar y hasta de consultar a los quiteños. Pero, y es aquí donde aparece el malentendido, por una parte no hay cultura política de la población cuyos espacios de vida y actividades se quiere organizar, pues la carencia de la educación nacional y privada es grande en este campo, y por otra, nada de lo que se hace en los servicios de una gran municipalidad como la del Distrito metropolitano no será jamás conocido del ciudadano común y corriente, aun cuando quisiera informarse, si los urbanistas, administrativos y políticos encargados del urbanismo no se desplazan de modo sistemático a su barrio para hablar y debatir sobre el asunto, lo que nunca hacen.

35Sea lo que sea, las palabras de Rafael Quintero parecen ser desmentidas por las quejas, reivindicaciones, interpretaciones fantasiosas y declaraciones de ignorancia de las personas que fuimos a visitar a sus casas o que hemos abordado en los lugares de sus actividades y desplazamientos. ¿Hay que recordar que el 71 % de los entrevistados del EBAQ, estudio que consideró una muestra representativa de los quiteños en su conjunto, admitió no saber nada de la existencia de una reglamentación urbana?

36Su opinión de que la ciudad antigua es en realidad un multicentro -si se entiende bien lo que quiere decir con eso- concuerda con lo que se observa referente a la sectorialización y la diversidad de localización de las funciones del Centro. También es el sentimiento de muchos quiteños que lo frecuenten justamente por eso. Sin embargo, Rafael Quintero no analiza la dinámica urbana expresada por una relación funcional entre este “multicentro” y los habitantes de la ciudad que acuden diariamente allí. Por el contrario, parece ignorar a los hombres para hablar solamente de naturaleza, región y entorno, en una digresión que no entendemos lo que pretende explicar y a qué apunta. A menos que, pero esto no es sino una especulación, haya querido advertir sobre el riesgo de un deterioro irreversible si las acciones de salvamento por venir no toman en cuenta al mismo tiempo el sitio ampliado, la situación regional, es decir, el entorno.

37El tercer orador, economista, ex embajador y ex ministro, pronunció un discurso muy orientado, insistiendo en que había que tomar en consideración la “maleabilidad” del hecho urbano, su capacidad de adaptación y el costo de su conservación. Contradijo al primer orador que sólo recomendaba la museificación organizada de esta parte de la ciudad, a pesar de ser muy activa y cambiante. Sin embargo, su idea de hacer del centro histórico un barrio periférico de la ciudad moderna, lo que debe entenderse como una marginación de este centro, lo acerca, a pesar de su análisis, a las conclusiones del primer orador.

38Francisco Naranjo, arquitecto, hizo un descripción bastante alarmante de la situación en que se encuentra el patrimonio del centro histórico. Admitió el interés de preservar su cotidianeidad social y económica y no disoció, como lo hicieron algunos, esta parte de Quito del resto de la ciudad. Es una pena que en su exposición, bastante objetiva pero sin dimensión geográfica, y aun presintiendo que el centro histórico es parte íntegra de Quito, no haya sabido entablar una reflexión sobre la política de conservación dinámica que esto implica.

39Lo que antecede evidencia la brecha que existe entre las convicciones de una parte notable de la intelligentsia quiteña y las que recogimos durante nuestros intercambios con la población de la ciudad en general. Confrontados a estas dos entidades muy desiguales -una elitista y no representativa, aunque ocupando funciones prestigiosas, que pretende más o menos oficialmente orientar las acciones y modelar la opinión de la otra- los sociólogos, arquitectos y urbanistas, tanto de la Municipalidad como de los diversos organismos de investigación públicos o privados, intentan con una suerte variable remodelar las ideas preconcebidas, produciendo información acompañada de soluciones aceptables. El resultado de sus investigaciones y acciones de sensibilización no pasa sino muy lentamente en el discurso que los medios de comunicación transmiten y que todos comentan.

40El descontento de un ciudadano común y corriente. Los oradores del encuentro del 14 de mayo de 1996 son de esos que tienen una idea estructurada de lo que convendría iniciar. Pero, obviamente no viven o han dejado de vivir en el Centro que, para dos de ellos, sólo puede ser un conjunto prestigioso, testigo identitario de la historia nacional. Por lo tanto hay que considerarlo con respeto y destinarlo a una noble utilización, lo que excluye lo vulgar, ya sea el turista sin medios, el ambulante, los vendedores callejeros, etc. Tampoco es deseable la presencia de artesanos y de ciertos comercios ya instalados. Es un lugar privilegiado y debe ser sagrado. Para los otros tres su función urbana no debe ser ignorada; el economista, sin embargo, está convencido de que, siendo simbólica, está destinada a volverse periférica.

41Investidos de cierta autoridad oficial y muy al tanto de la política desarrollada por la Municipalidad en colaboración con una asistencia técnica internacional, estos oradores sólo proponen, finalmente, una sola forma de acción, intervencionista y acordada entre ellos. Existen, sin embargo, ciudadanos y actores potenciales nunca consultados que tienen también esta consciencia estructurada de lo que convendría hacer (o no hacer...). Pero, quizás porque no están investidos de una misión salvadora -o estiman que no lo están- si bien comparten el análisis de F. Naranjo: “el Centro no puede ser separado del resto de la ciudad”, y parcialmente el de G. Salgado: “toda ciudad debe adaptarse”, no se arriesgan a recomendar soluciones ideales. Como todo el mundo, hacen sus observaciones; pero también evalúan, juzgan, aprecian y al hacer sus gestiones a veces tropiezan con la incompetencia administrativa, o con su incoherencia cuando se trata de una acción privada de restauración de una casa catalogable -o catalogada, pues nadie es capaz de precisarles este punto, dicen- ubicada en un sitio declarado de interés histórico. Aparentemente, estos ciudadanos están demasiado implicados en la cotidianeidad de la ciudad como para tener soluciones definitivas que proponer. He aquí lo que dice uno de ellos que se encarga del mantenimiento de una casa muy bella y representativa construida en la época republicana y situada en San Marcos, barrio aún residencial del Centro. Restituimos esta entrevista en su espontaneidad, con retrocesos y desarrollos que transcribimos como salieron. Todo fue dicho en el tono de una conversación amistosa y sin preocuparse por la lengua.

42P. ¿Existe una política de conservación del patrimonio, o sólo acciones de conservación?

  • 4 Hubo varios períodos. En efecto, en los años 50 las fachadas de colores suaves estuvieron de moda, (...)

43R. Hay sin duda directivas. No son nuevas. Por ejemplo, antes había muchas fachadas de color pastel en el Centro4. Luego, en los años 50 me parece, hubo una ordenanza mandando pintarlas de blanco y los marcos de puertas y ventanas de azul, para dar más elegancia y armonía a las calles. Era, además, una forma inmediata de reconocer el centro histórico y sus límites.

44Pero, ¿una política verdaderamente decidida de restauración? Hasta el terremoto de 1987, no la había; o bien era ineficiente. El terremoto ocasionó daños considerables a las iglesias y demás edificios públicos y dio inicio a un proceso oficial de conservación de éstos. Pero para los bienes privados, quiero decir cuyo uso no es ni público, ni militar, ni religioso, no hubo ninguna política efectiva nueva.

45P. La deserción del Centro de parte de la burguesía establecida explica tal vez esta indiferencia.

46R. Tal vez sí... El principio de este abandono se sitúa en los años 40. Fue la época de creación y auge de la Mariscal y luego, al correr del tiempo, de la González Suárez (la avenida más elegante del Quito moderno), de Quito Tenis, etc. La mudanza corresponde a una revolución de los modos de vida. Se le dio al modelo norteamericano un carácter casi sagrado y los que tenían los medios quisieron adoptarlo: viviendas más amplias, más espacio exterior, un garaje para los automóviles, menos empleados domésticos, menos obligaciones de vecindario, etc. Vuelvo a la pregunta anterior: ¿existen leyes referentes a la preservación del patrimonio cultural? Sí, en teoría... Pero tropezamos con el problema económico: un gran espacio que hay que conservar y por tanto mayores inversiones. Fue necesario entonces negociar de una manera más estricta con este capital que había que salvaguardar. Se conservaron las estructuras de las casas y se cambió su uso. En el Centro, éstas se han convertido en una especie de alacenas, de depósitos. Fuera del Centro, en la Mariscal, las casas -algunas de ellas catalogadas, según nos dicen- se ven reemplazadas cada vez más por edificios. Al principio las oficinas tenían vitrinas presentables; ahora, ni siquiera se oculta la dejadez. La imagen que se ofrece al transeúnte se ha vuelto miserable, las apariencias son desastrosas. La administración se lava las manos.

47P. Volviendo al Centro ¿qué ocurre con el Instituto Nacional del Patrimonio Cultural?

48R. No existe. Para ellos (los responsables del INPC), todo es patrimonio: artefactos, construcción y objetos de menos de 30 años de antigüedad, animales disecados ¡y hasta polvo de sus desvanes! Hay una burocracia ineficiente. Por lo menos doscientas personas trabajan en esto, que sólo saben dar informaciones sobre restauraciones de edificios públicos, en curso o ya hechas, y nada más.

49Finalmente, la acción del INPC se confunde sobre todo con la creación y el funcionamiento de talleres de restauración que se establecieron en varias ciudades del país. Gracias al terremoto, llegó de España, Bélgica, Alemania y Polonia una asistencia técnica que promovió técnicas diversificadas de restauración, y cada país formó escuela. Fue algo bueno. Pero no hay dinero para hacer las restauraciones anunciadas. No tenemos un instituto que merezca este nombre, ni inventarios; o si por casualidad los hubo, se perdieron.

50De todos modos, si un particular quiere iniciar la restauración de su casa, no podrá obtener la garantía del respeto de los compromisos teóricos previstos por la Municipalidad.

51P. ¿Debe deducirse de esto que Ud. está terriblemente pesimista?

52R. ¿Cómo ver las cosas de otra manera? Se podrían hacer planes más coherentes antes de que todo se derrumbe. Pero ¿quién decide lo que es patrimonio? Para el Instituto, como he dicho, todo es patrimonio. A la Municipalidad le importan un pepino los inventarios de casas particulares. Si por casualidad hacen uno, no se les informa a los propietarios.

53P. ¿Está catalogada su casa?

54R. No sé si mi casa figura en el patrimonio de Quito. Aparentemente, no. Pero un buen día dirán que lo está. Para mí, mientras menos contactos se tenga con las instituciones, mejor. Si figuro en el inventario, estaré sujeto a obligaciones y prohibiciones. Tomemos el caso de la casa de San Marcos que Ud. conoce. Fue completamente renovada y ha conservado todo su carácter, pese a que se hicieron profundas modificaciones para adaptarla a las comodidades y atractivos de la vida moderna. Todos concuerdan en que fue un éxito. Y bien, ¡de haber sido catalogada, se habría prohibido hacer las modificaciones proyectadas! Quisimos abrir un portón hacia la calle. Es posible sin desfigurarla y esto permitiría habilitar un garaje. Hemos iniciado las gestiones administrativas reglamentarias. Un día nos dicen “sí”, al día siguiente “no” y dos días después de nuevo “sí”. Un juego de yoyo sin fin. El arquitecto me dice: “Estoy negociando”. Negociando: ¿pero con quién? Nadie sabe quién puede zanjar el problema...

55P. ¿Y el Fonsal?

56R. Con el Fonsal, no sé si resultaría más fácil. No es claro. Se hace lo que se quiere, es decir que también puede ser nada.

57A través del descontento de un ciudadano común y corriente, vemos que la indecisión, la ineficiencia, las evasivas son la regla. Nadie sabe quién hace qué. Todo funciona mediante redes informales; así fue como el proyecto de los franciscanos de construir un edificio de cinco pisos pudo ser detenido (cf. cap. 6). A pesar de las afirmaciones de las autoridades, no hay control posible, al punto que R. Quintero, Presidente de la Comisión de Áreas Históricas y ex consejero municipal, ¡considera una hazaña el hecho de haber denunciado en la prensa, pero después de ocurrida, la demolición de una casa representativa de lo que se construyó en los años 30 en la Mariscal Sucre!

58No hay financiamiento: sin embargo, el país es rico. A inicios del siglo xx, la falta de dinero impidió la destrucción del Centro, a la inversa de lo que ocurrió en Lima y Bogotá. A fines de siglo ¡esta carencia impide el rescate sistemático del Centro! Pero a principios del siglo xx la situación económica era muy diferente, el país no era, como hoy, explotado de modo abusivo y sin escrúpulo por menos del 20 % de la población que pone su dinero, ganado en detrimento de una justa repartición de los beneficios del trabajo, en cuentas en dólares en el extranjero, y que hace buenos negocios dentro del país especulando con la inflación.

59Entonces, queda el encantamiento. Más del 70 % de los quiteños, sin diferenciar estratos, dicen que la restauración del Centro: “está bien”. ¡Sin embargo!... ¿Cuántos notables hubieran podido ser, debido a su cargo, los iniciadores de acciones eficaces, en vez de satisfacerse con amplificar en el papel la importancia de su notoriedad? Año tras año el “patrimonio de la humanidad” engloba así nuevos espacios quiteños. Todo es patrimonio. Sin embargo, personas que se han comprometido a defender esta causa no pretenden tanto. Para ellas, el patrimonio de la humanidad se inscribe íntegramente en el Centro, histórico por su conjunto arquitectónico. No se cuestiona la posición inicial de la UNESCO. Dentro de estos límites estas personas hacen lo que pueden. La mayoría son arquitectos, algunos de ellos muy apasionados e ingeniosos. Entre ellos el Director del Patrimonio Cultural de la Municipalidad y los responsables de la Dirección de Planificación de la misma, si se consideran los reglamentos promulgados, las publicaciones, conferencias y numerosos encuentros seguidos de debates. A pesar de ello, aún no han podido hacerse escuchar de la población quiteña, en una época en que las opiniones públicas hacen y deshacen los gobiernos de las ciudades, como los de los Estados. Después de cada nueva entrevista se escucha a la gente decir: “No hay planificación”. Sí, hay una, pero nadie la conoce. El fenómeno es más general todavía. La ciudad ha crecido rápidamente, pero las mentalidades no se han abierto cívicamente al mismo ritmo. Es probable que se deba en parte a que los asuntos de gestión, es decir, de funcionamiento, evolución de la urbanización de Quito y su adaptación a la vida moderna, no son objetos mediáticos. Excepto, claro está, si se trata de los desplazamientos en la ciudad y de la red vial puesta a disposición de los automóviles, juguetes para adultos y, en el Ecuador como en todas partes, signos domésticos de cierto poder económico.

60Así, para el centro histórico estas cuestiones son superficiales, en todas las acepciones de la palabra; no sobrepasan el proyecto de conservación, captado solamente a través de la renovación o restauración de algunos monumentos prestigiosos. Se trata, en efecto, de conservar estos monumentos y un modo de composición urbana heredado de la historia, pero no de poner el Centro en conserva. Si durante una renovación se respetan los volúmenes, alineamientos y perspectivas, no hay ruptura de la trama urbana, objeto primordial de la catalogación por la UNESCO. Esto sería materia de un debate público muy abierto que aún no ha comenzado, paralelamente al que se desarrolla sobre las funciones urbanas del Centro. Es cierto que la Municipalidad consulta, expone, informa, pero ella decide sin que haya una encuesta pública en la que cada uno pueda expresarse libremente y, en algunos casos, largamente. Ahora bien, toda la historia de las ciudades enseña que los estilos y épocas se superponen siempre, sin que necesariamente esto sea desastroso, ya que el tejido urbano tiene una gran flexibilidad arquitectónica de adaptación, si es que se tiene muy en cuenta el juego de las transiciones espaciales, entre calles y edificios por ejemplo. Los propietarios que quieren renovar y adaptar sus casas no están de acuerdo con este punto, pero consideran que la fosilización de las apariencias hasta el más mínimo detalle resulta más nefasta, a la larga, para el futuro de un centro bien integrado en el funcionamiento global de la Capital, que la adaptación inteligente de un modernismo discreto y funcional. No entender esto es sin duda actuar en el sentido de la marginación, del alejamiento del centro histórico hacia la periferia. Por ahora, cuando una casa se desploma la tendencia es volver a levantarla idéntica, sin modificación en la distribución de los volúmenes, aunque rara vez es utilizada luego para las mismas funciones. La falta de claridad de las decisiones y la dificultad de comunicación democrática siguen siendo los obstáculos que impiden la aceptación de la política municipal.

61Es lo que dice a su manera el gerente de la casa de San Marcos: “¿Se necesita un lenguaje del tiempo pasado o un lenguaje actual, es decir, adpatado? Realizaciones arquitectónicas distintas han coexistido en el pasado. El Centro no está desfigurado porque el Correo Central, el antiguo Banco Central, el antiguo Círculo Militar, tantas construcciones de la primera mitad del siglo xx se codean con las iglesias o los conventos. Ahora se quiere congelar el Centro, ¿pero a partir de qué fecha debe paralizarse todo? ¿Qué tiempo de envejecimiento corresponde al otorgamiento de la etiqueta histórico: ¿50 años? ¿25 años? El hecho de ser solamente un objeto representativo de un estilo de vida o de construcción de una época, de un tipo de sociedad ¿es lo que autoriza el calificativo de histórico? ¿O es la forma de urbanización la que más cuenta?”

  • 5 Según EBAQ, en Chimbacalle la cuarta parte de los habitantes no opina sobre la política de conserv (...)

62Este descontento común confirma que hay algo de “angelismo” e irrealismo en algunos de los oradores mencionados. Destaca también el fracaso de la pedagogía de los políticos y responsables de los servicios municipales, que nunca están muy comprometidos en las campañas de información destinadas a un público amplio. Una serie de cuestionamientos se quedan así en el aire. Pero al mismo tiempo hemos visto que la política municipal, en colaboración con la asistencia técnica internacional, es la única que aporta respuestas, muy fragmentadas es cierto, cuya multiplicación comienza a dar frutos. Es cierto también que en la actualidad ningún proyecto coherente para el porvenir funcional del Centro parece satisfactorio. Es probablemente porque son muy pocos los responsables de la vida económica de la ciudad que tienen interés en él. No se puede decir que el patrimonio cultural del Centro les preocupe más allá de la habitual petición de principio proclamada como un leitmotiv. “Es nuestra historia, nuestra identidad, preservarlas está bien”, que no es sino la expresión de una indiferencia apenas velada. Con excepción de algunos -cuyas declaraciones hemos analizado- de los habitantes del Centro y de los barrios populares simbióticos del Centro, o de los que ejercen allí una actividad económica habitual, esta indiferencia es general. Los moradores de los barrios populares relativamente antiguos, pero no colindantes con el Centro, como Chimbacalle y Chiryacu, que se consideran no sin razón como abandonados por los poderes públicos, o los de los barrios populares recientes y “marginales” como se los denomina en Quito, tales como el Comité del Pueblo o la Ecuatoriana, son los que más declaran su hostilidad o indiferencia a su restauración-renovación5. Pero también un fuerte porcentaje de esta mediana y pequeña burguesía que ha poblado las innumerables urbanizaciones creadas sobre todo en la época de la dictadura militar, se desinteresa de esta cuestión. Estos muy modestos burgueses que constituyen una clase media muy apegada a un confort material difícilmente adquirido, por conformismo declaran que “la conservación, ¡está bien!”, pero se preocupan muy poco por ella. Los estudiantes de arquitectura que participaron en el estudio de barrios arquetípicos de Quito expresan claramente la dimensión cultural e identitaria de este olvido que afecta al Centro, convertido en una ciudad desconocida de la mitad de los habitantes de la Capital, que saben de ella pero donde nunca han ido, o solamente la cruzaron. Si se toca la cuestión diciendo: ¿Qué se puede decir del Centro? Infaliblemente, la primera respuesta, y generalmente ahí queda, será este lugar común que G. Salgado (cf. arriba) adoptó: “Actualmente existen tres Quitos: el Norte, el Centro y el Sur”. Respuesta tan escueta y reductora como el Reglamento Urbano promulgado por la Municipalidad, que antes que nada define cinco grandes sectores bien diferenciados sujetos a esta reglamentación, añadiendo a esta distribución un centro-norte y un centro-sur, cuya determinación fue bastante arbitraria. Pero los estudiantes entrevistados, críticos frente a este primera respuesta, precisaron que antes de comenzar sus estudios de arquitectura la ciudad terminaba para ellos en la Patria, avenida en el límite de la Mariscal y que bordea al norte el parque del Ejido. Así Yadhira, joven arquitecta recién egresada que participaba en la restauración de la Biblioteca Municipal en el momento de esta conversación, puntualiza: “Sabía que el centro histórico existía. Era un lugar de visita para los turistas y la gente que venía a Quito; había escuelas secundarias renombradas, se podían comprar muchos productos que no se encontraban en otras partes, a los mejores precios, y también ver casas muy especiales por su arquitectura. Pero cuando a los 17 años fui al Centro, me quedé impresionada al descubrir esta otra ciudad. Debo decir que cuando era niña vivíamos a un ritmo muy diferente, mucho más lento, más calmado, y nos desplazábamos muy poco”.

63Todos los jóvenes arquitectos entrevistados mencionaron una diferencia de comportamiento entre los habitantes del norte de Quito y los del sur. Para los primeros el Sur es otra ciudad donde habría pandillas de jóvenes bastante pendencieras; en el Norte, no. Pero, sobre todo, en el Sur el espíritu comunitario y la solidaridad son muy vivos, mientras que en el Norte no es así, o ya no lo es. Esta comprobación es muy subjetiva, y sólo es pertinente para los barrios de pequeña burguesía ascendente y de burguesía ya bien establecida, generalemente situados al norte del centro histórico. En los barrios que se construyeron fuera de toda reglamentación, los marginales, que se encuentran tanto en el Norte como en el Sur, la solidaridad y el espíritu comunitario persisten. Muchos de los mapas del Atlas infográfico de Quito evidencian estas rupturas, si se leen atentamente.

64Pero estas observaciones se refieren también a otra dimensión que se le reconoce al Centro: no se le puede incorporar ni al Norte ni al Sur. Los jóvenes arquitectos (de mucho menos de treinta años en el momento de nuestras entrevistas) consideran el Centro como un lugar del cual ignoran casi todo, pero que no puede ser rebajado al nivel del Sur, parte de la ciudad que atemoriza a los del Norte. Tampoco forma parte de ese Norte mejor protegido y más acomodado. Éste termina en la avenida Patria, es decir, al final de la avenida Amazonas que une el aeropuerto donde llegan los vuelos internacionales al Hotel Colón, preferido del jet set que llega a Quito por negocios. La modernidad, o lo que es representativo del modo de vida que aprecia ahora la burguesía de la Capital ecuatoriana, excluye al Centro pero no lo rebaja al nivel de los barrios infrecuentables del Sur. Este Sur que inquieta: obrero, pobre, poco accesible desde el Norte y donde, según ellos creen, las pandillas de jóvenes actúan en los límites de la legalidad, al tiempo que -sorprendentemente o debido a comportamientos arcaicos (?)- son más solidarios que en el Norte, es decir, más que “de nuestro lado”. En resumen, para ellos -y reflejan los sentimientos y valores que defienden los de su medio cultural y social- el Centro desempeña un papel muy particular, aunque mal definido: es un “lugar” quizá arcaico y obsoleto a los ojos de los ricos y de aquéllos que han elegido la modernidad, pero que merece cierta consideración.

65Nosotros afirmamos que el Centro, recorrido a lo largo de los meses en que vivimos en Quito, en contacto directo con situaciones urbanas captables, dista mucho de lo que nos dijeron personas de toda clase -pese a que casi siempre estaban dispuestas a conversar sobre su entorno y los acontecimientos cotidianos de su existencia-, cuando contestaban nuestras preguntas sobre lo que llamamos la política patrimonial o urbana oficial. Todo lo que atañe a ésta se les escapa indudablemente y los lleva a repetir solamente lo que la opinión pública, en este punto muy orientada, repite todo el tiempo.

La ciudad y su Centro

66El Quito de 1908, ciudad de paisaje homogéneo donde todo el mundo se conoce, donde el más mínimo acontecimiento doméstico se convierte en un momento de la vida de cada uno y la menor excentricidad en el objeto de un asombro sin fin de todo el barrio, donde hay que mantener su rango e identificarse sin vacilaciones, dejó paso en 1996 a una ciudad extendida a lo largo de más de 40 kilómetros, con paisajes compartimentados, imbricados, heterogéneos y a veces violentamente contrastados. Los pueblos y aldeas suburbanos se ven sucesivamente rodeados y absorbidos por urbanizaciones de chalets confortables y sub-barrios de casitas. La ciudad, ampliada por sus alrededores, se ha convertido en un distrito metropolitano donde condominios estrictamente privados, cerrados a los no residentes, resguardados por vigilantes armados, reemplazan a las antiguas aldeas donde todos se sentían propietarios del mismo espacio urbano. Al no seguir esta fragmentación y esta tendencia al recluimiento, la ciudad inicial no es sino un centro histórico que algunos imaginan ya como lugar de derivación de las actividades económicas de una capital. Sin embargo, este centro, antes de ser histórico es sobre todo comercial, productor de objetos y servicios comunes, lugar de equipamientos funcionales: políticos, administrativos, culturales y de culto. También sigue siendo marcadamente residencial. A lo largo de estas páginas no hemos dejado de comprobarlo y exponer las dimensiones vitales y societales cotidianas.

  • 6 Hay que tomar estos términos en su sentido etimológico o funcional: popularidad, ya que el pueblo, (...)

67Permanece como centro histórico, pero genético, un lugar de identidad y popularidad, no un lugar de publicidad y centralidad6. A comienzos del siglo xx, al ver cómo vivía lo que es el centro actual, se veía cómo vivía Quito. Una sola mirada podía abarcar la casi totalidad del fenómeno urbano. A fines del mismo, desde un punto alto, Itchimbia por ejemplo, uno tiene a sus pies este mismo espacio y es solamente el centro histórico de una gran ciudad, aparentemente el mismo Quito del año 1908, pero al levantar los ojos se ve todavía la ciudad en la parte baja de las pendientes que la dominan; al voltearse hacia el sur, hasta el horizonte, la mancha blanca de las construcciones que se ordenan en un paisaje accidentado, cortado y fragmentado por barrancos y distribuido también en las pendientes ascendientes; al voltearse hacia el norte, la misma extensión, pero menos compartimentada y más densamente ocupada, con grupos de edificios que se amontonan como torres y muros de fortaleza, la alfombra de las casas que muestran la blancura lejana de sus fachadas captadas oblicuamente por la mirada. Y más allá del horizonte rampante, se intuye que hay todavía grandes extensiones de la ciudad que sólo se pueden contemplar desplazándose por la cima de los cerros orientales que bordean el Quito de los años 80.

68Entonces, ¿qué ha sido de este Centro establecido en este espacio urbanizado rodeado de montañas? ¿Es solamente un patrimonio periférico polvoriento, maloliente, impracticable y casi inaccesible en automóvil, abandonado por los ricos desde hace tiempo y que se derrumba lentamente? ¿O bien es uno de los elementos primordiales, necesarios e impulsores de una gran ciudad? Los lugares de vida cercanos ¿acaso no tienen un espacio en donde insertarse y jugar un papel predominante?

69El Atlas infográfico de Quito, terminado y publicado en 1992, sintetiza, mediatiza e instrumentaliza la Capital ecuatoriana. Consultar sus imágenes y comentarios constituye en sí un acto que permite aprehender la ciudad. Los mapas del AIQ muestran bastante bien todo eso; se tomaron los datos cuantificables y descriptivos de las masas, volúmenes, redes que los articulan, características económicas (demográficas, profesionales) referentes a las ocupaciones y actividades de la gente; luego fueron ingresados en la computadora, ordenados y estructurados en función de las opciones de análisis, decisiones de síntesis y después restituidos en forma de imágenes codificadas, numéricas o rasterizadas, cuya semiótica es portadora de interpretaciones. Con la condición de no olvidar la vida social muy activa que ha moldeado la realidad puesta en mapa de estas imágenes, se puede emprender el ejercicio de lectura geográfica de la ciudad y de su centro histórico, que permitirá situarlo, destacar el ejercicio de sus funciones y comprender su identidad urbanística.

  • 7 H. Godard, J. Vega, “La distribución de la población urbana ecuatoriana y el crecimiento de la cap (...)
  • 8 M.A. Fernández, M. Souris, “Situación y sitio: los modelos numéricos de terreno”, AIQ- lám 2.
  • 9 R. de Maximy, “Densidades de la población”, AIQ-lám. 10 (Categorías socioprofesionales), AIQ-lám. (...)

70La evolución de la mancha urbana7 evidencia la linealidad del sitio geográfico, en estrecha dependencia del relieve. La ciudad del siglo xviii se presenta apretada, cuadrada, densa. Se ve que su espacio de expansión natural es hacia el norte y es éste el que se escoge, a principios del siglo xx, cuando la expansión de Quito se hace una necesidad urbanística absoluta. Luego, como si el tapón tuviera que saltar para que la ciudad se extendiera, entre las dos primeras guerras mundiales esta expansión hacia el norte se amplía y consolida. También se inicia hacia el sur que, pese a su clima y acceso más difíciles, ha comenzado a crecer de modo significativo (con la llegada del ferrocarril: cf. 1a parte), dando la vuelta al Panecillo. Pero lo fragmentado del sitio debido a quebradas muy activas frena su expansión. El Centro sigue siendo el corazón accesible de la ciudad. Se sabe que el Plan Regulalador de 1946 propone una extensión urbana controlada, una organización urbanística de los espacios por conquistar y un desplazamiento de las funciones administrativas de la Capital. Los efectos son rápidos. En 1970 un tejido urbano continuo une el Centro -que conserva toda su función de centralidad- al aeropuerto del norte, a los terrenos más o menos aprovechables del sur donde una muy pequeña burguesía se va instalando en ciertos barrios. Además, gracias a los recursos económicos y técnicos, en 20 años se ocupó todo el espacio fácilmente urbanizable8 o por lo menos destinado a funciones urbanas. El análisis de la densidad de las poblaciones y categorías socioprofesionales9 aclara el fenómeno de segregación social que será la nueva dimensión política y económica de la ciudad, progresivamente instaurada desde el momento en que Quito se escapa del espacio marcado por cuatro siglos de historia. Esta nueva distribución es patente, sobre todo luego de que el Plan Regulador de 1946 reforzó esta tendencia. Los trabajadores manuales (peones sin calificación, obreros) y sus familias se hacinan al sur en casas y pequeños edificios colectivos. En los barrios ya consolidados la densidad alcanza rápidamente 300 a 600 habitantes por hectárea. En cambio, en el norte viven ejecutivos y empleados. La densidad por hectárea, con frecuencia inferior a 160 personas, rara vez sobrepasa las 300 personas. El Centro tiene todavía una densidad de ocupación muy alta que puede alcanzar las 800 personas por hectárea en algunos de sus barrios excéntricos construidos en la primera mitad del siglo xx, lo que se puede encontrar también, pero en forma aún más excepcional, en algunos barrios del sur de similar antigüedad. La función de centralidad del Centro, en el sentido moderno que le dan los urbanistas, se está aminorando; la función residencial se mantiene y es probable que la promiscuidad impuesta por una fuerte cohabitación, ya muy alta, se esté incrementando aún más. Por otra parte es posible que este incremento se deba también a la llegada permanente y siempre renovada de nuevos pobladores urbanos que se van hacinando en el Centro antes de reubicarse en uno de los barrios que se construyen en la periferia, algunos de los cuales son calificados de “marginales” por ser ilegales. Es por lo menos una de las explicaciones aceptables del alto porcentaje de personas que declararon en el momento de nuestras encuestas (EBAQ) ocupar su vivienda sólo desde hace unos años. Sin embargo, este fenómeno no es observable únicamente en el Centro.

  • 10 A excepción de la barrios “marginales” que, sin respetar el Reglamento Urbano -que por otra parte (...)

71Es indiscutible que en 1982, época de la recolección de los datos censales cartografiados en el AIQ, el Centro ya se había convertido en un conjunto de barrios casi exclusivamente populares. Lo confirma la vida social de los fines de semana. Mientras que en el norte de Quito10 prevalece una fuerte tendencia a desplazarse, a salir de la ciudad el fin de semana y a establecer relaciones sociales geográficamente dispersas, en el Centro, como en el sur, son fuertes las relaciones de vecindario y los intercambios entre barrios. Los datos estadísticos sin dimensiones impresionistas confirman que el abandono del Centro por los que tuvieron los medios para hacerlo, desarrolla su indiferencia hacia él, lo que evidenciaron las entrevistas.

  • 11 R. de Maximy, Jerarquización socioeconómica del espacio quiteño, AIQ-lám. 38; Accesibilidad, fig. (...)
  • 12 H. Godard, R. de Maximy, Transportes y red vial, AIQ-lám. 24.
  • 13 Plan Maestro, Municipio de Quito, 1991.

72¿Hay que aceptar entonces las lecciones difundidas por los conferencistas del 14 de mayo? La representación cartográfica de la jerarquización socioeconómica del espacio quiteño y la accesibilidad de los diversos puntos de la ciudad en 1990 van en la misma dirección.11 En estos mapas aparece claramente la marcada separación entre los ricos, la clase media más o menos acomodada, en plena expansión en Quito, y la población de los necesitados. Sin embargo, es preciso matizar un poco: existe fluidez de circulación en el norte, difícil accesibilidad en automóvil hacia el Centro, notorio subequipamiento de la red vial del sur. Observación reforzada por el mapa de los transportes públicos y principales características de la red vial12. Se puede apreciar en este mapa que la red de vías interbarrios está bien desarrollada en el norte, con un trazado regular, que el cuello de botella del Centro impone una reglamentación pesada y que el sur desarrolla una red separada, menos densa, incompleta, donde las vías de evitamiento son insuficientes, salvo un by-pass que permite a los que vienen del norte evitar esta parte de la ciudad para alcanzar, a la salida de Quito, la carretera que pone en comunicación la Sierra y la Costa al sur. Desde que se confeccionaron estos mapas la situación ha mejorado aún más en el norte, no ha cambiado prácticamente en el Centro -salvo el acceso por túnel del oeste al este, por la antigua quebrada Jerusalén (Av. 24 de mayo)- y ha mejorado un poco en el sur, gracias a la apertura de la sección sur de la vía perimetral, la Avenida Oriental. La lectura de estos mapas permite darse cuenta del impacto del Plan Regulador de 1946. Es indudable que este plan permitió que el Quito moderno se construyera en las mejores condiciones posibles. En efecto, las grandes vías diseñadas por el arquitecto-urbanista funcionalista Jones Odriozola han dado grandes ejes de urbanización correctamente dimensionados, punto de partida del crecimiento espacial de la parte norte de la ciudad. Los urbanistas de la Direccción de Planificación de la Municipalidad del Distrito Metropolitano continuaron obrando en el mismo sentido. Pero este plan de 1946 también ha reforzado la segregación social al asentarla con más fuerza que nunca en el espacio quiteño. Y los urbanistas actuales, a pesar de sus esfuerzos para estructurar el sur y reestructurar el funcionamiento global de la Capital, no logran corregir esta fractura social y económica entre el norte y el sur de Quito13. Además, su Centro, aunque es tratado en su dimensión histórica, sigue siendo un cuello de botella que impide establecer intercambios diarios fluidos de personas y bienes, de un extremo a otro de la ciudad. El retraso para concluir la construcción de la vía perimetral que rodeará el Centro hace que los usuarios de los transportes públicos tengan que atravesarlo necesariamente. Es probable que este tránsito le traiga clientes, pero también lo satura y paraliza, haciendo que su función comercial sea cada día más difícil. Lo preocupante es que los defensores del patrimonio de la Humanidad se equivocan de objetivo. Ellos acusan a los comerciantes y artesanos, especialmente a los ambulantes, cuando el problema está más allá del Centro, en la urbanización más rigurosa y la viabilización jerarquizada del sur. El día en que cruzar el Centro ya no sea un problema, al duplicar los tuneles del lado oeste y prolongar la vía periférica a su salida meridional, desaparecerán los atascos causados por esta falta de prolongación y de ordenamiento en el funcionamiento de los mercados y en las inmediaciones de San Roque y el Tejar. El Centro, ya no ineludible, será otra vez fácilmente accesible, su grado de contaminación soportable y las actividades comerciales, artesanales y de servicio, indispensables para la conservación de su rol central ya no estarán amenazadas por la asfixia.

  • 14 Ph. Cazamajor d'Artois, “Tipología de los mercados, centros comerciales y articulación del espacio (...)

73A pesar de todo, estas actividades siguen siendo muy vivas. Considerar el Centro como un espacio que habrá que relegar a la periferia del funcionamiento general de Quito aparece, por ahora, y por mucho tiempo más, como un grave error de apreciación. Es lo que muestran los mapas referentes ya no a los grandes equipamientos, sino a las actividades manufactureras y de barrio. Las primeras se desarrollan en las extremidades norte y sur de la ciudad, pero también en el borde oriental del Centro y más allá del Panecillo, a pesar de la pérdida de dinamismo de estas dos últimas zonas industriales. Pero al referirse a las actividades de servicio, comercio y producción artesanal (en Quito son muchas las pequeñas empresas de producción artesanal perfectamente viables), la importancia del Centro salta a la vista. Es lo que permite apreciar y cuantificar el mapa14 y el análisis de los grandes conjuntos comerciales establecido a partir de los datos recolectados en 1983, actualizados en 1990 y confirmados en 1992 por el estudio del CEDIME (cf. cap. 4). Estos datos revelan el formidable espacio comercial ubicado en este conjunto urbano muy antiguo. Fueron inventariados más de 10 000 puntos de venta y 900 talleres. La gente de modestos ingresos acude allí de todos los barrios de la ciudad para hacer sus compras. No se le puede marginar.

74Pero desde hace unos veinte años se ha desarrollado un central business district que abarca un doble centro de negocios en forma de diábolo. Este CBD va de la Mariscal, al que ha invadido casi totalmente, hasta Naciones Unidas. Se extiende a lo largo de 3 km, ocupa alrededor de 4 km2 y se articula en tres grandes ejes interbarrios de circulación: la Diez de Agosto, la Amazonas y la Seis de Diciembre. Su lujo y la modernidad de los servicios de confort que proporciona están fuertemente insertados en la mundialización de los intercambios, sobre todo a través de una economía vuelta hacia el modelo norteamericano del que constituye una extensión periférica. Estas actividades y el elitismo de su clientela -necesaria consecuencia de las mismas- lo han convertido en el área de centralidad de la ciudad moderna, el espacio de convergencia de unos 200 000 consumidores potenciales cuyos ingresos están a la altura de las actividades que desarrolla. Sólo quedan en el Centro las actividades de restauración y hotelería que comparte con la Mariscal, pero también la enorme actividad del comercio mayorista, intermedio y al por menor, muy ligada a la vida diaria de los quiteños y cuyos productos están al alcance de todos los bolsillos. Dado que sus clientes potenciales llegan por lo menos a 300/400 000 consumidores y sus clientes de cada día útil seguramente son decenas de miles correspondientes a más o menos 200 000 consumidores efectivos, su rol económico y social sigue siendo considerable. No hay una persona enterada y sensata que pueda creer por un instante que solamente la dimensión histórica es el porvenir de este Centro, cuando no es sino un componente apreciable del mismo.

75Sin embargo, es muy evidente también que más allá de este CBD, en los barrios norte y sur de Quito, la Municipalidad ha programado áreas centrales de actividades y abastecimiento, de la misma naturaleza que las que existen en el Centro. Estas áreas de centralidad potenciales se justifican por los centenares de miles de personas que comienzan a frecuentarlas, y lo harán, cada vez más, conforme estas zonas centrales se vayan reforzando. Estas poblaciones, por otras causas, tendrán aún más razones que las del Quito burgués para no acudir al Centro. Pues si bien se puede esperar que la dimensión cultural e histórica no dejará indiferentes para siempre a los descendientes de los pequeños burgueses para quienes el make money norteamericano es el primer mandamiento, en cambio se puede apostar que los neoquiteños de los barrios pobres de la ciudad se demorarán décadas hasta ver una mejoría en su nivel de vida, que su cultura, aunque pueda ser permeable a los discursos patrióticos, probablemente no se referirá a los testimonios quiteños, urbanos y monumentales de la historia nacional. En consecuencia, el centro histórico, en la medida en que sus actividades e imagen no se “norteamericanicen” en un futuro próximo, no será para ellos un lugar que frecuentarán. Pasaron diecisiete años para que una joven arquitecta de clase media con brillantes estudios secundarios descubriera el centro histórico, del que siempre había oído hablar, vagamente, como de una parte de la ciudad que se visitaba. ¡Cómo creer, entonces, que este paso lo dará rápidamente un joven quiteño cuyos padres sólo conocieron de Quito el viacrucis de encontrar trabajo, alojarse y dar un mínimo de educación a sus hijos!

76En definitiva, el atlas infográfico de Quito ratifica plenamente la existencia de un Quito moderno, rico, situado al norte del Centro y cuyos habitantes tienen modos de vida casi iguales a los de su gran modelo soñado norteamericano: viviendas espaciosas, automóviles, red vial adecuada, centros comerciales bien abastecidos, etc., e instalaciones de infraestructura pública más o menos satisfactorias. El sur es el gran olvidado del urbanismo y de las inversiones públicas. El Centro se está envejeciendo y no participa verdaderamente en la norteamericanización que afecta al norte. Sin embargo, teniendo en cuenta el peso de su población y de la que se abastece y trabaja allí, el Centro conservará su dimensión comercial y residencial por mucho tiempo más. Además, es innegable que tiene un peso histórico, económico y social, por no decir doméstico, regulador por su particularismo aceptado por todos, que lo convierte en el lugar por excelencia donde el Norte y el Sur pueden codearse y tratarse sin que las diferencias de situación social de sus habitantes creen una distancia difícilmente franqueable.

Más allá del discurso, un asunto urbano...

77Si hubiera que concluir, -pero ¿acaso es necesario?- se diría que la etiqueta “patrimonio de la humanidad” que lleva el centro histórico de Quito, tan apreciada por los restauradores y responsables de la gestión del patrimonio, implica obligaciones de conservación y preservación que los citadinos no comparten en forma unánime. Según los barrios y sus ocupantes, el interés por el Centro y sus lugares cargados de historia es discrepante. La adhesión a la política promovida o su rechazo es cultural o identitario.

78Marcador identitario, el centro histórico no lo es necesariamente de la manera esperada. Si bien lo es indudablemente como referente histórico, en el sentido del valor que se otorgaría a un legado, lo es ante todo como lugar conocido cuyo uso es comprensible, fácilmente delimitado y dominado. Aunque el ejercicio de múltiples actividades, la posibilidad de múltiples compras son los primeros motivos de esta práctica, existen otros, más interiorizados, basados en los ritmos autorizados por este espacio urbano creado para el encuentro más que para las working sessions. Allí, tomar su tiempo tiene sentido. Es cierto que es el comportamiento de un citadino, impuesto por el modo de composición urbana, que marca el espacio, pero es casi natural. Alguien que viera en el Centro a una persona apresurar exageradamente el paso, estaría sumamente sorprendido y preocupado por ella. Si bien en el sector de Naciones Unidas, al norte del CBD, un extranjero se ubica fácilmente y encuentra edificios funcionales conformes a lo que puede encontrar en Hong Kong, New York o Tokyo, y en el centro histórico el placer de una visita sorprendente de interés histórico, en este mismo Centro, histórico según se proclama, el ecuatoriano de cualquier pue-blito, aldea o pequeña ciudad se ubica sin dificultad en un espacio urbano que concuerda con la idea que tiene del centro de una gran ciudad. Él mismo se quedaría sorprendido si se le anunciara que el porvenir de este espacio, incómodo para las actividades comerciales y de servicios de la vida moderna, se resume en ser un marco histórico de la americohispanidad, ofrecida a las miradas nostálgicas y fortuitas de transeúntes venidos de otras partes para admirar un “Patrimonio de la Humanidad”.

79Eso no quiere decir que haya un desacuerdo entre estas dos percepciones, que el futuro del Centro pasará obligatoriamente por una o por otra. La sensibilidad de cada uno es mucho más confusa. Una multitud de habitantes de la ciudad se dedican al ejercicio diario de actividades de subsistencia o a la conquista lenta y tesonera de un mejoramiento de sus condiciones de confort y vida y no se preocupan sino teóricamente por el Centro... ¡Si es que se preocupan! Una clase estrecha de intelectuales y “notables” considera la transmisión de una cierta idea de la historia de su ciudad como un deber sagrado que incluye necesariamente la conservación y embellecimiento del centro histórico, en perjuicio de otras actividades económicas y urbanas, como su función de centralidad, si fuese necesario. Finalmente, una minoría importante de habitantes no disocia la ciudad antigua de su vida cotidiana. Para ella, es una parte muy animada, un lugar de intercambios y de vida especialmente concurrido y con el cual se identifica. Muchos de los que van al Centro no se preguntan acerca de la cuestión patrimonial, pero si se solicita su opinión, manifiestan su apego al lugar sin entusiasmarse sobre su necesaria conservación por ser un Patrimonio de la Humanidad. Es más bien su espacio vivido, cuyo uso es un patrimonio que legarán de manera muy natural a sus hijos.

80En cambio, entre los que optaron por las comodidades de una ciudad bien dotada de infraestructuras, son bastante numerosos los indiferentes a los barrios antiguos. Para ellos sólo se trata de lugares dejados atrás por la modernidad, que hay que conservar por principio, pero a los que rara vez se acude. El centro histórico es el testimonio de una época pasada, esa ciudad-museo que tienen en mente, sin admitirlo, un gran número de notables. Además, se le tiene cierta desconfianza pues tiene fama de ser mal frecuentado. Estos barrios abandonados antaño por las clases acomodadas, no fueron luego reconquistados por ellos.

81El discurso de los transeúntes encontrados en las plazas, por ende personas que frecuentan estos lugares, es diferente: el valor de uso del centro histórico es evidente para ellos. Lugar de encuentros, de trabajo, de compras, que vive plenamente: activo por sus comercios y administraciones y recogiendo las esperanzas de los neocitadinos que llegaron para buscar un empleo o una vivienda, en espera de algo mejor.

82El hecho de que un gran número de habitantes de Quito integren el Centro -lugar de frecuentación habitual- a su geografía identitaria, no significa necesariamente para ellos que sea también un lugar de memoria. En efecto, esta dimensión incluye por lo menos dos formas de adhesión.

83La primera gravita, es cierto, alrededor de la dimensión identitaria con la que está relacionada. Implica al Centro como parte antigua de la ciudad cuyo modo de composición urbana y monumentos son el objeto y la expresión de esta forma. Más que de la historia en sí, se trata de lo que significa el marco material dentro del cual se hizo esta historia. Así, de sólo deambular por sus calles y plazas, de Santo Domingo a San Francisco, de la Plaza Grande a la Plaza del Teatro, de San Diego o San Juan de Dios a La Merced, se pueden imaginar muchos modos de vida, las fiestas pasadas, las procesiones, como la del Viernes Santo que cada año vuelve a representar el ritual y la frecuentación, la cotidianeidad de los acontecimientos habituales de ese entonces. Esta memoria, enseñada y aprendida, nutre aún con frecuencia al quiteño, ya sea un asiduo de los lugares o el guía accidental de amigos venidos de otras partes y deseosos de vagar por estos barrios conservados. Ella sustenta una identidad cultural inculcada y superficial que se expresa a través de un discurso convencional.

84La segunda forma es otra memoria, profunda, íntima, hasta no razonada que nutre la identidad de ciertos quiteños, los que consideran el centro histórico como la matriz, la cuna, la adolescencia, todavía el presente para algunos, o solamente un momento intenso y un espacio de vida. Todos los que nos hablaron largamente sobre eso, a veces con pasión, generalmente de un modo sencillo y sobrio, eran parte de éstos. Recordaban el pasado más o menos próximo del Centro, pero era también del suyo o el de sus padres del que, en cierto modo, nos hablaban. Los lugares llevan esta memoria cuyos soportes son la animación de los talleres, comercios, escaparates exteriores y la noria incansable de los peatones recorriendo las calles del centro-Centro que son de su uso exclusivo.

  • 15 Los quiteños llaman así a todos los no nativos de Quito.

85La encuesta EBAQ evidenció claramente estas dos dimensiones. Todos los auténticos quiteños se reconocen en el centro histórico que para ellos es un lugar de identidad y de memoria. Muchos chagras15 comparten también esta opinión. Pero a medida que crece la ciudad, esta población se diluye cada vez más en medio de los recién llegados. Es por eso que entre las personas bien instaladas y que se suponen modernas, este Centro puede ser un lugar de memoria -es la expresión de un hecho histórico- y resulta de buen gusto decir que es identitario. Para los nuevos migrantes sin muchos recursos, instalados en los barrios obreros abandonados por gran parte de sus antiguos residentes o, con más frecuencia, en barrios lejanos, identidad y memoria no tienen nada que ver con el centro histórico. Sin embargo, el porcentaje de los que se atreven a expresarlo es todavía minoritario, incluso en los barrios donde algunos habitantes no se sienten considerados como verdaderos ciudadanos. Un ejemplo bastante representativo es Chimbacalle. Ocurre lo mismo en otros barrios periféricos, geográfica y socialmente considerados durante mucho tiempo como marginales. Algunos de sus habitantes, recién llegados, empujados por la miseria y que viven muy lejos del Centro, rechazan simple y llanamente cualquier discurso referente al centro histórico.

86También está en juego la dimensión histórica del Centro. Quien la organice y la maneje tiene un poder culturalmente gratificante que se disputan de manera velada y cortés algunos actores de la conservación: notables que se consideran intelectuales, instituciones u organismos de cualquier parroquia, servicios municipales o nacionales, asociaciones, etc. Para ser real, el ejercicio de este poder necesita un territorio en donde dejar su huella. Es el centro histórico. El que tiene jurisdicción sobre su territorio puede distribuir los roles y sacar un provecho moral de las realizaciones de renovación que se realizan. Los arquitectos son los maestros de obras. En Quito, su profesión sigue siendo prestigiosa y confiere una aureola indiscutible a los que la ejercen en la materia que tratamos. Ello acarrea algunos riesgos de cuestionamiento y sospechas, a juzgar por las palabras agridulces, irónicas o sumamente críticas que surgen y de las cuales muchos de nuestros interlocutores se hicieron eco. Hay que decir que algunas veces están en juego importantes sumas de dinero cuyo uso es motivo de controversia: necesidad operativa más o menos urgente, opción y orientación de las acciones programadas más o menos justificadas. Una evidencia que frecuentemente nos fue señalada: la concertación es difícil, a veces imposible. Hay sin duda una verdadera dificultad para ponerse de acuerdo e instaurar una política de intervención común.

87Es justamente esta política la que resulta más difícil de establecer. Generalmente se acepta bastante bien el principio de renovación de tal o cual edificio, restauración de tal o cual monumento, aun cuando siempre existe discrepancia en las opciones y prioridades. Son las opciones urbanistas de gran envergadura, el nuevo uso de ciertos espacios y su re-modelamiento los que provocan conflictos de influencia o la parálisis operativa. Hemos leído el informe, fiel de la clase de discursos llenos de buenas intenciones y lugares comunes que pronuncian algunos señores adictos a los honores y además muy honorables. Pero sólo representan la opinión de ellos mismos. La Dirección de Planificación de la Municipalidad del Distrito Metropolitano es donde se prepara y elabora la política urbana del Quito de los veinte o treinta próximos años, la que involucra al conjunto de lugares habitados de la región más urbanizada del Ecuador y a las múltiples redes que la recorren. El Centro tiene derecho a un plan particular de ordenación, pero ningún urbanista concienzudo lo disocia del conjunto urbano del cual es el primer núcleo y el mayor escollo. Para ellos se trata de permitir que la ciudad, que se reparte de uno y otro lado de su centralidad, funcione lo mejor posible, sin por eso aislar este centro tan poco adaptado a la vida urbana moderna. Eso pasa por una redefinición de sus funciones productivas y comerciales, implica un reordenamiento de sus calles y otras redes, una adecuación flexible de su arquitectura y arquitextura (las estructuras de su organización espacial) y supone una reglamentación drástica del ejercicio de las actividades económicas que generan el bullicio efervescente de la vida diurna, así como la posibilidad de disfrutar apaciblemente de los lugares propicios a los encuentros entre vecinos.

  • 16 Fabulista francés del siglo xvii (1621-1695).

88Todos los urbanistas de la Municipalidad y los que trabajan en el terreno para salvaguardar específicamente el Centro, son arquitectos. Son muy conscientes de la dificultad de conservar todo, de no romper nada y de transformar todo: “No se puede contentar a todo el mundo y a su padre” escribió Jean de La Fontaine16. Esta comprobación irónica y desengañada aún sigue vigente. Sin embargo, la ausencia de un financiamiento suficiente para hacer de la ciudad colonial un lugar de identidad y de memoria, conservándole al mismo tiempo su función capital de centro, el deseo de algunos de inmovilizar todo en las apariencias de una ciudad hispanoamericana del siglo xix, la idea de otros de hacer cortes en este tejido urbano conservado y remodelar así el ordenamiento espacial, la obligación de preservar lo que justificó su inscripción en el inventario del patrimonio mundial de la Humanidad, todo eso condena a los urbanistas a resolver la cuadratura del círculo... Las urgencias urbanísticas ligadas al continuo crecimiento demográfico y espacial del área metropolitana, la necesidad para la Municipalidad de asegurar un mínimo de instalaciones de infraestructura y funcionamiento para que la ciudad no se encuentre en la incapacidad de poder brindar a las empresas y a los citadinos los recursos públicos y colectivos que les permiten vivir, la obligación social y política de urbanizar e integrar a la población marginada que ensancha continuamente el cinturón conformado por sus barrios legal y correctamente construidos que cercan a la ciudad, neutralizan cualquier intento de gran envergadura coherente de tratamiento urbanístico del Centro y de su histórico y prestigioso núcleo.

89Se plantea un gravísimo problema urbano que desespera a las personas deseosas de resolverlo en forma armoniosa, remite a sus estudios a más de un conferencista y deja totalmente pasivos a la mayoría del casi millón y medio de habitantes de Quito.

Notes

1 Del latín haber?, tener. Pierre Bourdieu, al abordar los usos en La Distinction, habla de habitus “principio unificador y generador de las prácticas” y también “capacidad de producir prácticas y obras clasificables, capacidad de diferenciar y apreciar estas prácticas y estos productos”.

2 En realidad, estos vendedores “informales” no tienen mucho de ambulantes. La mayor parte regresa cada día al mismo sitio, al menos mientras no hayan sido desalojados por la Municipalidad. Son vendedores sedentarios al aire libre.

3 Persona que viaja con su mochila. Es generalmente joven, curiosa del mundo, “pelada”.

4 Hubo varios períodos. En efecto, en los años 50 las fachadas de colores suaves estuvieron de moda, pero antes eran blancas y, como dice nuestro interlocutor, volvieron a ser blancas. Actualmente estamos en la moda coloreada inspirada en la de Cartagena.

5 Según EBAQ, en Chimbacalle la cuarta parte de los habitantes no opina sobre la política de conservación desarrollada en el Centro, porque no les interesa, o dan un punto de vista negativo. En el Comité del Pueblo las respuestas son más contrastadas y argumentadas; el 23 % se declara hostil, para ellos existen otras urgencias urbanísticas que les atañen directamente. En la Ecuatoriana opinan lo mismo, pero con sólo 13 % de declaraciones negativas.

6 Hay que tomar estos términos en su sentido etimológico o funcional: popularidad, ya que el pueblo, es decir, cada hijo de vecino, sabe que tiene el derecho a utilizar el Centro; identidad, ya que ahí cada uno siente que pertenece a una misma entidad nacional; publicidad: que tiene un público usuario, consumidor, mi-croactor y espectador, pero de ninguna manera ordenador ni operador, ya que estos últimos justamente no son el público de las pancartas restrictivas o de las prohibiciones admitidas si ser anunciadas; centralidad, cuyo rol consiste en reunir, centralizar en un lugar -que puede ser un área de varios kilómetros cuadrados- un conjunto de elementos funcionales necesarios para una práctica focalizada, en este caso la de la concentración de las sedes de empresas que manejan la mayor parte de la economía global de la ciudad.

7 H. Godard, J. Vega, “La distribución de la población urbana ecuatoriana y el crecimiento de la capital”, AIQ-lám. 1.

8 M.A. Fernández, M. Souris, “Situación y sitio: los modelos numéricos de terreno”, AIQ- lám 2.

9 R. de Maximy, “Densidades de la población”, AIQ-lám. 10 (Categorías socioprofesionales), AIQ-lám. 12; (Cohabitación), AIQ-lám. 14; (Población y apropiación del espacio), AIQ-lám.13.

10 A excepción de la barrios “marginales” que, sin respetar el Reglamento Urbano -que por otra parte todo el mundo infringe-, ocupan más allá del Quito estructurado, equipado y legalmemnte construido, las pendientes declaradas inconstructibles.

11 R. de Maximy, Jerarquización socioeconómica del espacio quiteño, AIQ-lám. 38; Accesibilidad, fig. 4, Los modos de composición urbana, AIQ-lám. 24.

12 H. Godard, R. de Maximy, Transportes y red vial, AIQ-lám. 24.

13 Plan Maestro, Municipio de Quito, 1991.

14 Ph. Cazamajor d'Artois, “Tipología de los mercados, centros comerciales y articulación del espacio”, AIQ-lám. 37.

15 Los quiteños llaman así a todos los no nativos de Quito.

16 Fabulista francés del siglo xvii (1621-1695).

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter