Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Quito inesperado

 | 
Karine Peyronnie
, 
René de Maximy

Advertencia

Karine Peyronnie et René de Maximy

Texte intégral

1¡Quito inesperado! Este título puede resultar sorprendente. Originalmente habíamos pensado en “Quito: una ciudad, un centro y sus citadinos” porque durante todo el siglo xx asistimos a una reducción funcional de la ciudad vieja en la medida en que se urbanizaba su periferia. Es verdad que desde inicios hasta fines del siglo, esta ciudad, que durante mucho tiempo había permanecido en su sitio de origen sin haberse extendido sino cautelosa, modesta y difícilmente, se encontró limitada a ser el centro y nada más que el centro de una capital cuyo distrito metropolitano alberga, hoy en día, a casi 1.4 millones de habitantes. Sin embargo, optamos por un título un poco inhabitual para reflejar el sentido de nuestro proyecto, muy diferente a todos los otros realizados sobre Quito. De hecho, no tratamos aquí ninguna imagen turística, ni tampoco una imagen común y esperada del centro “histórico” de la capital ecuatoriana. Veremos a continuación que nuestro objetivo fue ubicar la ciudad de comienzos del siglo xx en su realidad cambiante a lo largo del mismo. De esta manera, demostramos que contrariamente a lo que quiere sugerir el término “centro histórico” de Quito, este espacio central no es solo un testigo del pasado sino más bien una parte dinámica esencial, tanto en lo económico (lo que no necesariamente equivale a rentable), social y cultural del presente. Es ahí donde surge lo inesperado para la mayoría de personas interesadas en este espacio antiguo pero no congelado en el tiempo.

2Esta es la segunda parte de una investigación sobre la ciudad de Quito. La primera, titulada “Gente de Quito”, presenta los resultados de una encuesta sobre nueve barrios de esa ciudad, y ha sido publicada anteriormente (abril 2000) en las ediciones quiteñas Abya Ya-la. Hemos firmado conjuntamente los dos volúmenes. Pero si bien “Gente de Quito” era el tema de la obra anterior, esta vez el tema es el centro histórico de la capital ecuatoriana, resultado de una reflexión común que debe lo principal de su contenido a “Centro histórico de Quito: de la ciudad a un patrimonio de la humanidad. Mutaciones y recomposiciones urbanas (1908-1996)”, tesis presentada por Karine Peyronnie en la Universidad de París VII-Denis Diderot el 3 de febrero de 1999 para la obtención de un doctorado en dicha universidad. Retomamos ese trabajo, considerablemente modificado, en “Quito: un centro, una ciudad y sus citadinos” y hemos decidido firmarlo conjuntamente, considerándolo como la expresión de un mismo programa de investigación.

3Durante el año universitario 1995-96, en un taller anual previsto en el programa académico de los estudiantes de 4o y 5o año de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la Universidad Central de Quito y en el que se inscribieron 12 de ellos, emprendimos una amplia encuesta que incluyó 1 584 familias residentes en 9 barrios considerados como referenciales, lo que justifica el título de dicha encuesta: “Estudio de los barrios arquetípicos de Quito” (EBAQ). Estos barrios fueron escogidos conjuntamente por el arquitecto Roberto Noboa, Director adjunto de la Dirección de Planificación de la Municipalidad del Distrito Metropolitano de Quito, el arquitecto Antonio Narváez, entonces Decano de la FAU, y René de Maximy, Director de investigaciones del ORSTOM, actual IRD (Instituto de Investigación para el Desarrollo). El estudio fue dirigido por A. Narváez y R. de Maximy, quien fue el responsable científico. Karine Peyronnie participó muy activamente como asistente, encargándose principalmente de las encuestas relativas al centro histórico.

4Los barrios escogidos se encuentran comprendidos dentro de las diferentes clases de una tipología establecida por R. de Maximy y publicada en 1992 en el Atlas Infográfico de Quito (AIQ), lámina 34: “Tentativa de definición de zonas urbanas homogéneas”. Dos de estos barrios, La Loma y San Juan, forman parte de su centro histórico o son simbióticos del mismo. Karine Peyronnie los ha estudiado de manera particular dentro del marco de sus actividades de doctorado. Naturalmente ella fue el alma del trabajo de campo en estos barrios, como lo fue en las investigaciones documentales, reuniones y entrevistas que constituyen la substancia de su trabajo académico. Pero todo ello, como ya hemos dicho, formaba parte de un trabajo de observación realizado paralelamente que fue también necesariamente el fruto de largas discusiones metodológicas, de intercambios de información y de reflexiones que se desarrollaron al interior del equipo que formábamos acerca de Quito, su historia, sus modos de composición urbana, su organización, su funcionamiento.

5Finalmente, como el trabajo anterior de elaboración del AIQ y la encuesta EBAQ, estos resultados tienen mucho que ver con los interrogantes urbanísticos que se plantean los urbanistas de la Municipalidad del Distrito Metropolitano de Quito a cargo de la planificación de la capital ecuatoriana y en consecuencia de la gestión de su espacio, principalmente del centro histórico, de su conservación, restauración, vida diaria y devenir urbanístico.

6Queremos dar las gracias a todos aquellos que han contribuido de cerca o de lejos a este trabajo, y particularmente a: Magdalena Pardo y a Juan Sarade, por su participación en las encuestas y en la búsqueda de las informaciones; al arquitecto Alfonso Ortiz Crespo por su acogida, por la apertura de sus archivos y por sus consejos; a Iván Cruz, observador enterado de la burguesía quiteña, narrador brillante y amigo indefectible; a los arquitectos Antonio Narváez, guía amistoso y enterado de los lugares secretos del Centro, y a Roberto Noboa, que facilitó el acceso a la documentación de la Dirección de Planificación de la Municipalidad del Distrito Metropolitano de Quito y que, entre otros, obtuvo para nosotros la autorización de sacar en mapas los datos que utilizamos de los censos de 1982 y 1990; también saludamos a Jakelin Jaramillo por su asistencia en la computarización de los mapas de estos censos; al politólogo Jorge León, director del CEDIME y fino analista de la política ecuatoriana; a tantos arquitectos ecuatorianos y extranjeros que trabajan sobre Quito, conocidos en el ejercicio de sus actividades y siempre muy participativos, entre ellos Fabián Patiño Crespo, Olga Wolson, Pedro Jaramillo, Patrick De Sutter, así como al doctor Hernán Crespo Toral y al padre Agustín Moreno, que se reconocerán, así lo esperamos, a lo largo de las páginas de esta obra; a los actuales arquitectos, que en el momento de la encuesta EBAQ participaron en la misma como estudiantes de arquitectura, y a algunos de ellos por los intercambios posteriores sobre la percepción de la ciudad de Quito y de su Centro; a todos esos amigos y a los tenderos, quiteños y transeúntes desconocidos cuyas reacciones y opiniones llenan nuestras entrevistas; al Instituto (francés) de investigación por el desarrollo, y a todos los miembros del Orstom que constituyeron el respaldo científico de este trabajo y de su entorno; al equipo del Laboratorio de Cartografía Aplicada del Centro IRD de Ile de France y particularmente a Stéphanie Bertrand; y a todos aquellos que no podemos nombrar aquí pero que no por eso están menos presentes a lo largo de nuestro estudio de Quito.

7No debemos olvidar a Annick Lehuen de Altuna y Victoria Melero de Prentice que hicieron con ciencia y conciencia la traducción de esta obra.

8Un profundo agradecimiento también a los amigos y primeros lectores críticos de la tesis que constituye la parte principal de esta obra: a los profesores Olivier Dollfus, Christian Grataloup, a los investigadores Jean Paul Deler e Yves Saint Geours, así como al profesor Henri Godard, que fue un lector lejano y seguro.

9Queremos también saludar al señor François Goudard, Embajador de Francia en Quito, que nos estimuló espiritual y materialmente a publicar este estudio, logrando, para poder realizarlo, la consiguiente y bienvenida participación financiera.

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter