Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

 | 
María Fernanda Cañete

Sistema politico : legitimidad y representación

Introducción. La democracia en ecuador: preguntas para apoyar su (re)construcción

María Arboleda

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1Los temas de este panel Sistema Político: Legitimidad y Representación, tocan en carne viva los procesos, los conflictos y las problemáticas nacionales más importantes de los últimos diez años, y nos ponen de cara a interrogantes claves y urgentes sobre la necesidad de reforma de la modalidad de democracia liberal, vigente en nuestro país.

  • 1 El retorno de la democracia ocurrió en Ecuador en 1979.

2Y es que, para no hablar sino de la historia reciente, por 20 años el Ecuador viene pretendiendo ser una democracia representativa.1 Sin embargo, el balance generalizado habla hoy de ella como una democracia fallida o fracasada, cuyos productos más notables son el incremento acelerado de las desigualdades, la persistencia de patrones de discriminación económica, social y cultural, y la hegemonía de una estructura afuncional de poder, que posiciona al Estado como un servidor de las élites.

3Este fracaso de la democracia en la producción de bienes que sean apreciados social, económica y civilmente ha alimentado un profundo malestar político, que alcanza su mayor expresión en la segunda mitad de la década y ha conducido a nuestra vida social a un juego de tensiones que se resuelven en una delicada dialéctica de uso de recursos de la institucionalidad establecida, junto a la apelación a procedimientos y mecanismos al margen de la legalidad y/o legitimidad vigentes, estrechas de cara a las demandas y aspiraciones sociales.

4Dejando de lado la cuestión de los límites con Perú, este malestar ha provocado las más grandes movilizaciones nacionales de nuestra historia. Su irresolución ha alentado la más compleja expresión de intereses, alianzas y conflictos, que hacen que la inestabilidad del clima político y el perfil cambiante de los bloques de clases o grupos que se forman y deshacen, sea la medida de la normalidad.

5En medio de esta mar picada, y aunque muchos analistas creen posible descalificar el tema de los movimientos sociales de un plumazo, como si se tratase nada más de una moda, tres noveles sujetos sociales -indígenas, descentralizadores y mujeres- han cuestionado profundamente el ser de la Nación, y apelado a la construcción de espacios y modalidades de ejercicio de la ciudadanía, de la legitimidad, la representación y el poder, que van marcando el tono -a veces con acierto, a veces con grandes equivocaciones- del Estado, la Nación y el gobierno que queremos.

6Los indígenas han cuestionado el ser-discriminador-étnico de la vieja Nación. Las mujeres han cuestionado el ser-discriminador-sexista de la vieja Nación. Los [y las] descentralizadores han cuestionado el ser-discriminador-centralista de la vieja Nación. Junto a ellos, una marea ubicua de ciudadanos/as cuestiona el ser-discriminador-clasista de la vieja Nación, el ser social que produce y legitima pobrezas. Desde estas posiciones culturales y políticas, las opciones tradicionales de derecha, izquierda y centro parecerían naufragar, pero no hacen más que vestirse con nuevas pieles.

7a) En un somero balance, se trata de posiciones que han logrado: a) conducir al país a un proceso de debate que expresa el malestar nacional, no sólo en reiteradas consultas y plebiscitos sino, incluso, en la re-escritura del estatuto mismo de la Nación, tal como ocurrió con la Asamblea Constituyente; b) establecer constitucionalmente un marco muy avanzado de derechos; y, c) plantear las más profundas preguntas sobre el tipo de representación y legitimidad que queremos para nuestra democracia y nuestros gobernantes, así como sobre los alcances y los límites del tipo de rendición de cuentas y revocatoria de mandato de que deseamos dotarnos.

8Nos empeñamos en reescribir el estatuto de la Nación y, así, indios, mujeres, niños, jóvenes, ecologistas y poblaciones locales pusieron sus argumentaciones de identidad, de comunidad, de participación, de derechos y responsabilidades, de desarrollo, autonomía y autogobierno. Al mismo tiempo, la reforma del sistema político formal de poder y la estructura económica fueron sancionados por la vía de un mayor presidencialismo, de mantener el statu quo de caciques y profesionales de la política. Las élites no hicieron el balance correcto del fracaso de los sistemas políticos que hemos ensayado. Los movimientos sociales no atendieron adecuadamente las cuestiones del poder.

9Hay que decir, con todo, que, fundamentalmente a través de sus prácticas, el movimiento social ha puesto en debate propuestas para nuevos tipos de representación, para nuevos tipos de legitimidad ... Atrás de ello se perfila la exigencia de una reforma del sistema de poder, la necesidad de re/escribir el actual sistema de democracia asentado en la hegemonía de los partidos tradicionales, sistema que -como en Il Gattopardo- nos ha dejado ver que ha cambiado su forma para que nada cambie.

10Gran parte del conflicto deviene de la negación de las élites a aceptar la democratización del poder. A tono con este rostro heterogéneo, dividido, a tono con esta mixtura de élites de poder derechizantes y amplios movimientos sociales democratizantes, que viene siendo nuestro país, la progresista nueva Constitución tiene también un conjunto de normas presidencialistas, autoritarias, enfoques liberalizantes sobre la economía y la administración pública, y normas monopólicas que ponen en manos del Congreso la resolución última de los conflictos políticos, que dejan por fuera los derechos de la sociedad civil.

11En consecuencia, somos incapaces de crear y sostener democracias, porque la institucionalidad democrática estatuida no concuerda con el espíritu, con la cultura ni con las prácticas de nuestros pueblos. No está de acuerdo con valores profundamente enraizados en nuestra cultura, con la vocación por la paz, con la solidaridad entre pobres, con la humildad, con el deseo de desarrollo, equidad y justicia, ni con la imagen mítico-simbólica que anima, me atrevo a decir, en lo profundo de las comunidades que nos constituyen como ecuatorianos y ecuatorianas ...

  • 2 Jamil Mahuad decretó la dolarización a inicios de mes.

12Hoy existen dos caminos políticos, dos caminos económicos2, y hay muchas preguntas. ¿Qué clase de poderes deberían tener los gobiernos, los parlamentos? ¿Quiénes deben tener opinión y cuál debe ser el peso de esta opinión en la toma de decisiones sobre asuntos que atañen al destino de la Nación? El sentido profundo de los cuestionamientos a Bucaram, Alarcón, Mahuad, expresa de modo tal un deseo de equidad y justicia, que, pienso, no deberíamos votar más por presidentes sino por programas de gobierno, y desarrollar mecanismos para exigir un tipo de rendición de cuentas que no funcione más asentado en el juego político perverso del Congreso.

  • 3 El panel se realizó un día antes de la asonada de los coroneles, indígenas y movimientos sociales, (...)

13En razón de todo ello, el escenario de esta coyuntura es por demás delicado, acelerado y complejo. Las tendencias presentes3, solicitando una dictadura por parte de los movimientos sociales, conducen a temer un abandono del camino de construcción de derechos, de apelar al cumplimiento de las normas que hemos incluido en la Constitución (tales como la revocatoria del mandato), de dejar de lado la vocación de ejercicio de las ciudadanías.

14¿Volveremos a encargar a mandos autoritarios, a grupos mesiánicos, el destino de la Nación? ¿Con qué principios de representación, legitimidad, participación y control afrontaremos el juego político si se establece una dictadura? En cuanto a la multiplicidad del “nosotros y nosotras” -los diversos actores sociales que hacemos los pueblos del Ecuador-, mis dudas residen en claras expresiones de hegemonismo que niegan el carácter de comunidades epistémicas a aquellos que no sean indígenas y varones. ¿Vamos a seguir jugando el juego de las subordinaciones políticas para las mujeres, los negros, los mestizos, las diversas identidades de la Costa, Sierra, Oriente y Galápagos?

15Ecuador es un país con fuerzas sociales en construcción, con actores y actoras sociales, cuyo producto más importante es, en palabras de John Markoff, la reinvención social de la democracia: “Todo movimiento social es un desafío abierto, colectivo, que busca imponer cambios en las formas de hacer las cosas”.

16Entonces, ¿cómo visualizamos y cómo construimos los nuevos principios de legitimidad, representación, sistema político y democracia? ¿Con qué herramientas, con qué principios, en qué dirección? ¿Con qué pedagogías reinventamos las ciudadanías?

17¿Tenemos un proyecto político de construcción de la diversidad?

Notes

1 El retorno de la democracia ocurrió en Ecuador en 1979.

2 Jamil Mahuad decretó la dolarización a inicios de mes.

3 El panel se realizó un día antes de la asonada de los coroneles, indígenas y movimientos sociales, que derrocó a Jamil Mahuad e intentó tomar el poder.

Notes de fin

1 Consejo Nacional de las Mujeres -CONAMU-.

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540