Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte primera. Historia oral e historia social

Identidades populares

La historia de un pueblo obrero (1890-1913)

Graciela Sapriza

Texte intégral

1La localidad de Puerto Sauce, ubicada a 150 km de Montevideo —capital del país— fue elegida a principios de siglo por un conjunto de empresarios industriales como lugar de implantación fabril en circunstancias en que recién se iniciaba el proceso industrializado!- en la región.

2El proceso de modernización iniciado a fines del siglo xix adquirió en el país rasgos peculiares, el aporte inmigratorio y el desarrollo predominantemente urbano se vieron acompañados por una intensa agitación obrera localizada en Montevideo y liderada por militantes de tendencia anarquista que denunciaron las condiciones de trabajo y salario que estos cambios traían aparejados para los sectores trabajadores.

  • 1 Se designa «batllismo» a la corriente política dentro del oficialista partido Colorado liderado po (...)

3A comienzos de siglo, a nivel político y del Estado, dio comienzo el proyecto reformista del batllismo.1 De él nos interesa destacar el impulso reformista y su preocupación por regular las relaciones entre el capital y el trabajo. La discusión sobre la ley de ocho horas de trabajo, y sus correlatos, iluminan parte de los desarrollos que se analizarán en esta investigación.

4Puerto Sauce se presenta como un microcosmos para los que estamos interesados en saber cómo se intersectan los campos del trabajo, la familia y la comunidad en los procesos de cambio. En particular para quienes queremos rescatar, desde una perspectiva feminista, el papel de las mujeres, en tanto asalariadas y organizadoras de las familias en las interacciones de la vida cotidiana, considerando lo cotidiano como el tamiz o mediador de los cambios.

5¿Cuál ha sido la respuesta de las personas ante el sistema industrial?, ¿cómo se viven esos cambios?, ¿qué tipo de adaptaciones y resistencias expresan frente a ellos?, y en particular ¿cómo experimentan las mujeres esos cambios?, ¿cuál era su lugar en la organización familiar y social de la época?, es decir, ¿de qué tipo de familia estamos hablando teniendo en cuenta los diversos orígenes (inmigratorios, rurales o montevideanos) de las familias que constituirán los sectores trabajadores de Puerto Sauce? Las preguntas se dirigen a saber qué se transforma y qué permanece en el espacio familiar y cotidiano y qué papel desempeñan las mujeres en la dinámica y las estrategias familiares frente al mundo del trabajo.

6En resumen, se trata de averiguar a la luz de la implantación de la disciplina industrial, cómo se manifiestan las resistencias de los sectores trabajadores en su sentido más amplio (que incluya pero no se agote en el discurso obrero contestatario) y cómo actuaron las mujeres en tanto transmisoras —y/o cuestionadoras— de un doble sistema de opresión y subordinación.

Identidades obreras

7¿Qué se sabe de las mujeres?, pregunta el historiador Georges Duby (1991) refiriéndose a los escasos documentos que registran directamente su voz. A qué fuentes recurrir para recuperar esas voces cuando éstas, no sólo han estado mediadas por la de los hombres que hablaron de ellas (voces que quedaron registradas en documentos), sino que además, han sido sometidas a un discurso normativo que al insistir sobre lo que debían ser ha contribuido a ocultarlas (enmascararlas) aún más.

8Una de las tareas esenciales del movimiento feminista es la investigación del pasado de las mujeres, y de aquellos sectores que han sido ignorados por la historia a causa de su clase o de su sexo, plantea Rowbotham, aunque constate que «por ahora sólo podemos tocar la parte externa» (1978, 149).

9De ahí entonces la necesidad de recurrir a fuentes directas que nos devuelvan esas voces. La historia oral, al recoger testimonios, constituye un recurso válido para aquellos que pretendemos hacer hablar a los silenciosos de la historia, los obreros, las mujeres, los marginales.

10Las mujeres pertenecen a un sector oprimido cuya historia ha sido negada, el proceso de restitución de su memoria significa devolverles su pasado y reconstruir su historia. Pero, ¿existe una memoria femenina que exprese algo más que su posición en relación a la familia, a lo privado? Para recurrir a la memoria de las mujeres «[...] se debe abandonar la hipótesis de una memoria específica, hipótesis que reposa en un sofisma que coincide a la vez —en el plano simbólico y el real— con la división de tareas y roles sociales [...] [porque] la memoria está marcada, estructurada por los roles sociales. Trabajar sobre su funcionamiento implica entonces categorizarla de acuerdo al medio social, el nivel de estudios, el hábito de abstraer y manejar modelos, la inscripción de un itinerario individual en la historia, el compromiso político, la edad, son elementos que interfieren en la restitución del pasado» (Van de Casteele-Schweitzer y D. Voldman, 1984, 64).

11Por ello, al trabajar sobre la memoria colectiva, y en particular sobre la de las mujeres, es necesario un desplazamiento de la cuestión inicial. El investigador no recoge sólo lo que dicen sobre sí mismas, registra y luego analiza los valores, las representaciones que van más allá de los hechos o situaciones narradas.

12Porque las acciones, las experiencias, se inscriben «en un modo de representación» (Perrot, 1988, C. 3, 81). Pues no es en función de su condición verdadera, sino de la imagen que de la misma se hacen y que nunca ofrece un reflejo fiel, que las mujeres y los hombres arreglan su conducta. «La articulación de las relaciones sociales y su transformación se operan en el marco de un sistema de valores. En el interior de este sistema florece o se desmorona la conciencia que la gente toma de la comunidad, de la capa, de la clase de la que forma parte» (Duby, 1980, 157).

13Ése es el sentido que otorga Castoriadis a los conceptos de simbólico e imaginario, cuando plantea que «[...] todo lo que se presenta a nosotros en el mundo social-histórico, está indisolublemente tejido a lo simbólico. No es que se agote en ello. Los actos reales, individuales o colectivos —el trabajo, la guerra, el amor, el parto—, los innumerables productos materiales sin los cuales ninguna sociedad podría vivir un instante, no son (ni siempre ni directamente) símbolos. Pero unos y otros son imposibles fuera de una red simbólica».

14Entre estos dos campos, el de las situaciones y el de su representación se constituyen los sujetos del cambio social, los sujetos históricos.

  • 2 C. Castoriadis, La institución imaginaria de la sociedad, vol. I: Marxismo y teoría revolucionaría (...)

15Y aquí es necesario ser cuidadosos porque, en general, cuando se trata de describir las causas del cambio social se hace en términos surgidos de la experiencia masculina; en los términos de presiones colectivas o institucionales más que personales; muchas veces en términos de ideologías abstractas que actúan a través de la economía o de fuerzas políticas. Es claro que esas fuerzas son agentes de cambio importantes y en ellas se expresan contradicciones profundas de la organización social y económica. Pero no lo explican todo, entre otras cosas el papel de las mujeres en los cambios sociales. Por eso parece un punto focal indagar acerca de las múltiples interrelaciones establecidas en la vida cotidiana donde la mujer obtiene un lugar privilegiado.2

  • 3 En el sentido en el que Castoriadis formula los conceptos de simbólico e imaginario: «Todo lo que (...)

16Nuestra indagación se dirigió a reconstruir tanto las condiciones materiales de vida, trabajo y salario de los sectores populares de Puerto Sauce, y en particular el de las mujeres de esos sectores, como el de su representación cultural.3 Y eso nos llevó a considerar el marco en el cual estos sectores se formaron, crecieron y se integraron en un entorno social, no sólo definido sino determinado por la presencia de las fábricas.

17«Ver sin ser visto», como dice Perrot (1988) para definir el proyecto empresarial en otros contextos, parece ser también el de los industriales de comienzos de siglo para conseguir del conjunto de trabajadores de Puerto Sauce, una disciplina que garantizara su rendimiento. Esta propuesta no se ciñó a controlar el proceso de producción, se extendió fuera del perímetro de la fábrica, tratando de controlar la vida cotidiana de los trabajadores.

18Trabajo, vivienda, escasez o satisfacción de necesidades se relacionan con la existencia de esas industrias, el sistema se implanta ordenando el espacio e imponiendo un disciplina-miento a la mano de obra, disciplinamiento tanto más costoso cuanto desconocido, sobre todo para los criollos que se integraron —sin experiencia previa— en este tipo de trabajo.

19En ese mismo sentido, en el de la disciplina laboral, contribuye la extensión por parte del Estado del sistema educativo, así lo entendieron los empresarios que lo promovieron e integraron a su propuesta modernizadora. No es una casualidad que José Salvo, dueño de la fábrica textil prestara un local de la fábrica para la instalación de la primera escuela del pueblo. Aunque no es la única iniciativa digna de registrarse; también le pertenecía el edificio de la comisaría, la oficina del Juzgado de Paz y el local de la sucursal del Banco de la República. Se constituía así un microcosmos planificado donde la producción, el dinero, el orden, en definitiva el poder, encontraron como referente simbólico al empresario.

  • 4 Sobre el particular véase J.P. Barrán y B. Nahum, Batlle, los estancieros y el Imperio británico, (...)

20Fuera de esos límites locales se perfilan otros aspectos a ser tenidos en cuenta porque van a influir en determinadas coyunturas, entre ellos, la política reformista del batllismo, que se acentuó durante la segunda presidencia de Batlle (1911-1915), destinada a atenuar los aspectos más salientes de la explotación de los sectores populares, en parle agravada por la crisis económica que se inicia en 1913, con su subsiguiente alza de precios, aumento del desempleo y de la conflictividad social.4

21Por otro lado se debe tener en cuenta esa conflictividad social, tanto en el país —particularmente en Montevideo—, como en la vecina República Argentina, que tradicionalmente incidió en el comportamiento del movimiento obrero uruguayo.

22Todos estos elementos fueron perceptibles de forma indirecta por los sectores populares de Puerto Sauce, a través de matices de mediación ideológica tanto a nivel individual como colectivo.

23Nos detendremos en el análisis de alguno de los puntos enumerados, en particular aquellos que consideramos «moldeadores» o disciplinarios sobre el conjunto de los trabajadores. Entre éstos destacamos los diferentes discursos que actuaron sobre los sectores populares del período. Allí encontramos el discurso empresarial, el del Estado y el obrerista. Éstos, no sólo se entrecruzan, se refuerzan o se contradicen entre sí, sino que hay que tener en cuenta que actúan sobre sectores en plena conformación social que reconocen diferentes orígenes y tradiciones culturales.

24Un primer ordenamiento de estas categorías de análisis nos llevó a priorizar el discurso empresarial y las respuestas (resistencias) del conjunto de trabajadores; en estas respuestas incluimos el discurso obrerista —el que a su vez se hace más complejo en el de los activistas sindicales y el de toda una generación de políticos reformistas, incluyendo a los batllistas, por lo menos en el primer período.

25Responder a estas preguntas significó transitar desde los desarrollos personales y las historias de las familias trabajadoras para llegar a comprender las vías de conformación de una identidad colectiva inicial.

¿Por qué identidad y no conciencia de clase?

  • 5 Ese enfoque aporta una comprensión más amplia, no sólo del tema ya tradicional del movimiento obre (...)

26Sabemos que dentro de la historia social o la nueva historia social han surgido corrientes renovadoras que han puesto el énfasis en la construcción de los sujetos históricos «desde abajo» planteando cuáles han sido las vías y los procesos de identidad y tratando de reconstruir la densa red de relaciones de trabajo, agrupación y convivencia que permiten la emergencia de una identidad hecha en forma de experiencias.5

27Los procesos de identidad son extremadamente complejos, una de sus vías se origina en la propia experiencia vivida, nacida en la práctica social, transmutada en representación e incorporada a la cultura. Pero la relación entre la identidad y las situaciones es mediada. «La elaboración de estas experiencias vivas y originarias y su decantación en cultura constituye un largo y complejo proceso eminentemente social. Se trata de experiencias comunes y compartidas: las del trabajo, las del hacinamiento o la enfermedad, la alegría en la fiesta, la evasión en la taberna, la de la huelga o el motín y muchas otras cosas que, con trazos pequeños e imprecisos, van esbozando una imagen de la sociedad y del lugar ocupado en ella» (Romero, 1987, 204).

  • 6 «Las clases acaecen al vivir los hombres y las mujeres sus relaciones de producción y al experimen (...)

28Con E.P. Thompson partimos de la idea de que la acción política de los sectores populares no puede ser captada entendiéndola como una respuesta cuasi mecánica a condiciones objetivas creadas por la implantación del sistema capitalista, sino que existe una lógica detrás de estas acciones que las motiva y dirige hacia sus expresiones específicas. Las experiencias (el acting) mediadas por los sujetos sociales, transformadas, permiten expresar resistencias y oposición a un aparato hegemónico.6

29A través de estos primeros planteamientos, nos preguntamos qué elementos permitieron la integración de un colectivo obrero en un corto lapso de tiempo —el que va desde la instalación de las dos fábricas en Juan Lacaze (1898 y 1906) al estallido de una huelga general en 1913.

  • 7 «La historia es imposible e inconcebible fuera de la imaginación productiva o creadora, de lo que (...)

30Las jornadas de octubre y noviembre de 1913 nos plantearon una interrogante central: en qué medida esta «revuelta» adquirió un valor de representación del colectivo obrero —formó parte de su «imaginario» en el sentido en el que Castoriadis lo plantea—7 que perduró a través del tiempo, más allá del posterior empuje conservador paternalista de las tres décadas siguientes.

31Porque, si bien las identidades populares se procesan en un diálogo contradictorio entre experiencias propias, «miradas ajenas» e instituciones (escuela, iglesia, Estado, etc.) y no corresponde hablar de una identidad única sino de un conjunto de identidades polarizadas, como se ha estudiado en otros contextos, «[...] las tendencias a la integración de estos fragmentos son igualmente fuertes y ciertas experiencias dramáticas aceleran esos procesos de integración, [...] sellan en una jornada muchos años de integración cotidiana» (Romero, 1987, 221).

32¿Se puede hacer una lectura de la revuelta de 1913 en el sentido de «una jornada integradora»?

33Se puede pensar que el discurso anarquista, presente durante la huelga, tendiera a asumir al capitalismo como un poder personal, y a la revolución como un proceso simple, en gran parte voluntario, «[...] en todo caso ineluctable y de rápida realización; un gran día, una gran noche prácticamente bastarían para expulsar a los parásitos inútiles y vagos» (Perrot, 1988, 90). La reiteración de la estrategia de la «acción directa» y la táctica de la «huelga general» en el período así lo hace pensar. El efecto boomerang de la derrota en el país de esta huelga se hizo sentir de inmediato, la FORU (Federación Obrera Regional Uruguaya, fundada en 1905) se desintegró al final de esta dramática experiencia. El análisis específico, coyuntural, de este estallido social permitió iluminar aspectos referidos a la construcción del movimiento obrero en el país.

34Por último, cómo operó la memoria de esa experiencia y de su fracaso en los sectores populares de Juan Lacaze más si tenemos en cuenta que en las décadas de los veinte y los treinta el pueblo de Juan Lacaze pareció convertirse en el modelo de «mundo feliz» donde reinaba la sutil forma de dominación conocida por «paternalismo», y en el país un modelo reformista (el batllismo) constructor de una sociedad de clases medias y del primer Welfare State de América Latina.

35Juan Lacaze se convirtió en esos años en «La fábrica Jardín» como dice el suplemento del diario El Día de agosto de 1939. Con «Escuela industrial, Casa del Niño, campos de deporte, barrios obreros, casas para el personal de administración y dirección, etc.». Las empresas no se limitaron al perímetro de las fábricas, se extendieron a la vida cotidiana de los trabajadores, ordenaron el espacio.

36El objetivo de esas ciudades fábricas no es solamente, ni tampoco lo principal, el orden del trabajo, sino la fijación de una mano de obra, su manutención al menor costo, su fijación en el trabajo y su reproducción, tanto que se puede hablar de una eugenética de las poblaciones industriales (Perrot, 1988, 71). De esta manera, «[...] los trabajadores aceptan esa forma de integración y hasta la reivindican, sienten el orgullo de pertenecer a una empresa con la que se identifican» (ibíd., 61).

37El recurso a la historia oral, las historias de vida y las historias de las familias trabajadoras nos permitió acceder a fuentes privilegiadas de información, capaces de responder no sólo a nuestras preguntas iniciales, sino de cuestionarlas y plantear nuevos interrogantes que enriquecieron el propio proceso de investigación.

La conformación del colectivo de trabajadores

38En esta sección presentamos parte de los resultados de investigación referidos a la reconstrucción de la vida cotidiana de este pueblo obrero en sus comienzos.

  • 8 Familia ha sido empleado aquí como un término de sentido común, sin desconocer las discusiones que (...)

39Los trabajadores de Puerto Sauce reconocen distintas raíces, cada uno trajo su propia carga cultural; otorgaron a la familia8 y al trabajo contenidos diversos —fueron más o menos «modernos»— y muchas veces se miraron como mundos opuestos. Éstos son los aspectos que dificultan la visión del conjunto como un todo homogéneo y en ese sentido es legítimo preguntarse qué tenían en común Bernardo Clara, inmigrante italiano, múltiple oficio, con Graciana Rica una criolla jovencísima, analfabeta, apenas aprendiza de zurcido. Para ella quizás aún estaba fresco el recuerdo de la guerra de 1904, las partidas revolucionarias, la incertidumbre y la violencia. Clara en cambio, llega al pueblo con sus habilidades de artesano y sus petates de fotógrafo profesional, con los que deslumbre a sus contemporáneos. Eso era Puerto Sauce a comienzos de siglo, mundos extraños compartiendo un territorio común.

40El relato de sus familias contado por los descendientes nos permite reconstruir parcelas de un fresco contradictorio y, a la vez, acceder a los términos (¿desiguales, igualitarios?) en que se relacionaron hombres y mujeres; a ver cómo se construyen y reconstruyen las diferencias y desigualdades de género en el seno de esos núcleos de convivencia y sobrevivencia que llamamos «familias» (que, como veremos comportan distintos contenidos). A través de estos relatos visualizamos la presencia de las mujeres. En estas descripciones recuperamos diferentes expectativas y anhelos de la gente, distintas formas de vivir y encarar las relaciones intrafamiliares. Al mismo tiempo descubrimos los hilos tendidos entre ellos, todos convivieron en el mismo espacio, el de las calles polvorientas, estrechas de ese pueblo en formación, habitaron las casillas construidas por la empresa, compartieron el trabajo y vivieron de su salario, contaron con recursos similares y disfrutaron juntos de los momentos de esparcimiento. La fiesta fue un espacio de evasión y fantasía, un lugar privilegiado de construcción de un imaginario colectivo y a nosotros nos corresponde averiguar si éste se construye también en forma separada, en forma sexuada.

41Creemos que la presencia del patrón —José Salvo— en el pueblo, fue determinante para que este conjunto de personas pudieran reconocerse a sí mismos en oposición a la figura del patrón. Esta convivencia forzada lo convirtió en un punto de referencia obligado, Salvo fue «el otro» y también la «excusa» para la conformación de una incipiente identidad de trabajadores.

42Consideramos aquí al trabajo, la fiesta y la visión del patrón como elementos integradores del colectivo obrero, no así en cambio, las oposiciones tajantes entre criollos y extranjeros vividas con mucha intensidad a comienzos de siglo. Unos y otros son cruciales para comprender cómo se produjo una huelga general que paralizó el pueblo y la región durante tres meses.

Familias trabajadoras de Puerto Sauce

43Los testimonios relatan la historia de algunas familias que responden a los tres grandes bloques originarios de población: extranjeros —italianos y catalanes—, que arriban al puerto contratados por las empresas (ya sea de Buenos Aires o Montevideo), o por iniciativa propia desde Italia y España; criollos de las zonas circundantes que se movilizan atraídos por esas nuevas fuentes de trabajo e individuos y familias de trabajadores ya radicados en la zona en razón de su contrato en la construcción de las vías férreas o en la extracción de piedra en las canteras muy próximas de Minuano.

44Los dos primeros relatos proporcionan una descripción del pueblo en sus orígenes, es el escenario inicial donde se desarrollan las distintas peripecias de criollos y extranjeros en este microcosmos industrial en un país que acaba de experimentar una guerra civil.

45El impacto que produjo la instalación de las fábricas en la localidad se traduce aquí en la decisión de emigrar a ese «polo de desarrollo» por una familia arruinada por la revolución de 1904. Y es el mismo impacto el que decide a los italianos Strona y Clara a emigrar. Éstos vienen contratados por la fábrica de tejidos, desde Montevideo uno, de Buenos Aires el otro. Todos ellos convivieron en el barrio Las Casillas construidas polla empresa en 1909.

46El 1900 se caracterizó por el trazado de grandes proyectos sostenidos por la confianza en el progreso. América, aun la del Sur, parecía ser el continente del futuro, por eso los habitantes de Magliolo —un pueblito cercano a Génova— se dejaron seducir un día por las maravillas relatadas por uno de los suyos, Aicardi, pionero en esa aventura, y emigraron en masa a Puerto Sauce. No se necesitaron contratos ni empresas de inmigración, los trabajadores vinieron solos, convocados por el propietario del único hotel de Puerto Sauce. Felicia Sole le transmitió a su hija la desilusión que sintió frente a ese desierto de arena y cómo para conformarse entró a trabajar en la fábrica, aprendió a zurcir con una italiana y más tarde fue la maestra de toda una generación de obreras, entre ellas Elida Paez y Petrona Mediza, dos muchachas criollas, de las que apenas podemos esbozar sus historias porque el mayor anonimato parece estar en directa relación con la pobreza.

Donde se visualizan las mujeres

47A través de estos relatos nos adentramos en la vida de la localidad en sus inicios, allí se mezclan los orígenes de las familias con la aparición de los primeros núcleos barriales, los ranchos de ladrillo y paja, las privilegiadas casas de la «cuadra» para algunos, las calles olorosas a lana y la presencia del trabajo. Recuperamos el ritmo del pueblo con el trasiego de trenes y vagones, la carga y descarga de los barcos en el puerto, las chimeneas de las fábricas en medio de los arenales, y el campo que se extendía alrededor.

48El choque con el medio acentuó la necesidad de preservar cosas, el idioma, la música, de reconstruir algo que se pareciera al tronco familiar, «el nono era muy estricto con las hijas, muy católico» recuerda Marietina Strona. Y aquí se esboza una de las claves del «disciplinamiento» de una población trabajadora, en el proyecto de los empresarios, las familias —y dentro de ellas, las mujeres como figuras centrales— cuentan como las primeras organizadoras de una disciplina de trabajo. La familia se constituye en garantía de estabilidad de un sistema en el que todo gira alrededor del trabajo, de la producción asociada a la reproducción de ese mundo del trabajo.

49Como se ha estudiado para otros contextos, la asignación de la mujer en el rol reproductivo —y su naturalización—, forman parte de ese mismo proyecto empresarial. «Al incorporar visiones sobre el supuesto rol reproductivo natural y exclusivo de las mujeres, los empleadores convirtieron esos roles en inevitables llevando a las familias a resolver en forma individual el problema de la reproducción y la crianza de los niños» (Tilly y Scott, 1987, 6).

  • 9 Frecuentemente se asume que existe una complementaridad entre sexismo y capitalismo, de lo que res (...)

50Éste es un aspecto, pero considerar que la familia (entre otras instituciones) conduce a la explotación capitalista y la subordinación femenina, no nos debe hacer olvidar que éstas también operan como focos de resistencia a la penetración capitalista. Este hecho quedaría ignorado si encaramos demasiado rápidamente la utilidad funcional del sexismo para el capital.9

51Un proyecto industrializador, moderno y racional dio comienzo alrededor de las fábricas de Juan Lacaze. ¿Cuáles fueron las respuestas de los trabajadores y sus estrategias de resistencia? Creemos que fueron variadas y de diferente índole (basta leerlas entre líneas) y cubren un espectro que va desde aferrarse a su «modo de vida», en otros términos, «a su cultura», haciendo perdurar las diferencias en el interior del grupo de trabajadores, y rechazando de plano todo intento disciplinario, aun el de la escuela, como se desprende del relato de Santo Bentancor. Allí se evoca con nostalgia el viejo tiempo de antes «cuando todo era más fácil».

52En estos relatos —no siempre, pero sí frecuentemente— las mujeres aparecen con perfiles definidos, muchas veces son las que toman decisiones, administran, negocian, trabajan.

53Desde este enfoque, las mujeres se transparentan en el entramado de los relatos, al incluir las relaciones de distribución, consumo y reproducción y el control material e ideológico sobre ellos, las mujeres emergen de las sombras y pueden «[...] incluso emerger como centrales y no como marginales en el cambio social» (Stoler, 1982, 90).

54Considerar ese lugar central que ocupan las mujeres no significa atender únicamente a los «trabajos de mujer» (cuya lista está codificada y limitada) porque allí posiblemente descubriríamos sus arquetipos —tejedora, zurcidora, cocinera. Mujeres «volcadas al universo de la repetición, de lo íntimo» (Perrot, 1988, 187) en un espacio que parece no tener historia. Si bien rescatamos los hechos y gestos de la vida común, no pretendemos encerrar una vez más a las mujeres en la inmovilidad de las costumbres que estructuran lo cotidiano, en la fatalidad de los papeles «femeninos».

55La historia de la mujer no significa estudiar únicamente a las mujeres. Son las condiciones materiales de existencia y la experiencia de ellas lo que importa relevar, y esto significa las relaciones de mujeres y hombres entre ellos y entre diferentes clases, investigando, tanto en las esferas en las que las mujeres están ausentes, como en las que son visibles. Así se irán perfilando presencias y ausencias de mujeres en el diálogo entre criollos y extranjeros en Puerto Sauce, en su integración al trabajo asalariado, en la participación en la fiesta y en la visión del patrón del pueblo.

Extraños y extranjeros en Puerto Sauce

56Mientras italianos y catalanes resuelven en forma cooperativa el consumo, algunos criollos prefieren quedar al margen de esa zona de trabajo moderno y subsisten en la trashumancia y en trabajos precarios, como cuenta hacia el final de estas historias de familias, Carmen Carbajal, una de las entrevistadas.

57Para visualizar el impacto entre esos dos mundos basta contrastar los primeros registros fotográficos del pueblo. Uno de 1904 durante la construcción de la fábrica textil retrata a los criollos aún con las golillas coloradas o blancas atadas al cuello —y la marca de la guerra civil se hace presente en los relatos. La otra fotografía es de 1907 —sólo tres años más tarde— y reconstruye una escena que bien podría ubicarse en una ciudad europea. Allí se ve un grupo numeroso reunido alrededor de una banda de música, celebrando el 20 de septiembre, fiesta italiana. Las mujeres usan cofias y largas trenzas, se logra ver a un niño jugando con un aro.

58El idioma, la lengua es la primera barrera, no es difícil imaginar el impacto que significó para los criollos el escuchar la mezcla de dialectos catalanes e italianos. En la convivencia, los criollos visualizaron rápidamente esas diferencias. La visión de sí mismo se hace más clara al mirar a los otros.

Los elementos integradores: el trabajo, la fiesta y la visión del patrón

59Como gustaban decir los cronistas de la época (y los textos escolares) Puerto Sauce era «una gran colmena donde se cantaba el himno al trabajo». La razón de ser de ese conjunto humano se debe a la presencia del puerto y las dos fábricas.

60La integración de las mujeres en la producción no parece haber modificado radicalmente la organización familiar, posiblemente porque, tanto criollos como extranjeros, se establecieron con núcleos familiares «extensos» o se reconstruyeron redes vecinales que garantizaban la retaguardia doméstica, en donde siempre parece haber una mujer: la abuela, una tía soltera, las hijas mayores, las vecinas, etc.

61La acción disciplinadora de la fábrica se hizo explícita al interior de la misma. Existen registros fotográficos del año 1904 en el momento en que la empresa de construcción, Behrens planteaba las edificaciones iniciales, el ordenamiento de las distintas secciones de la fábrica se hizo alrededor de un patio central cerrado por grandes portones. A partir de la puesta en marcha de la fábrica en 1906, éstos se abrirán y cerrarán sólo para el cambio de turno. Los portones marcaron cierta extraterritorialidad. La división en secciones obedeció al principio técnico de facilitar la circulación de la materia prima y/o elaborada parcialmente de una a otra sección, racionalizando el espacio; responde también a un intento de imponer la disciplina fabril, vigilando y controlando, tanto la circulación de las mercaderías como el de las personas que trabajan allí.

62Cuánto contó en esta industria la división sexual del trabajo y en qué forma operó sobre la aceptación de la disciplina industrial en tanto «naturalizaba» las diferencias entre varones y mujeres de acuerdo con los roles tradicionalmente asignados, allí se «explotaban» las habilidades «naturales» de las mujeres: hilar, zurcir, planchar. En la planta textil trabajaban desde los comienzos tanto hombres como mujeres, éstas parecen ubicarse en los procesos intermedios de la producción. En el libro de tejedores, por ejemplo, que cubre el período 1907-1914, en un total de 90 tejedores figuran sólo cinco mujeres (a fines de este siglo, 1991, en la misma planta los tejedores son hombres exclusivamente).

63Extraterritorialidad, división jerárquica y sexual del trabajo y, por encima de todo y como pieza clave, el reglamento de trabajo que exigía puntualidad, orden y silencio, cualquier desobediencia era castigada.

64Además de estas reglas destinadas a implantar la disciplina, las propias máquinas y el trabajo realizado introducen una forma de disciplina más sutil: atender, servir a la máquina exige una concentración especial, impone un ritmo y una postura, implanta una disposición autómata frente al trabajo que se traslada luego al campo de las costumbres. Los familiares de Petrona Mediza, zurcidora, la recuerdan de postura «muy derecha» porque así le habían enseñado que debía ponerse frente a la mesa de trabajo.

65A través de estos testimonios se deduce que el mundo del trabajo envolvía el entorno, determinaba la vida misma. Los empresarios no se limitaron al perímetro de la fábrica, ordenaron el espacio y reglamentaron la vida cotidiana a través de la promoción de distintas instituciones. La primera escuela, el primer Juzgado de Paz, la comisaría, eran expresiones claras del poder del Estado que extendía sus redes. Todas ellas se afincaron en el poblado con la colaboración de José Salvo, el representante de la empresa textil, por eso los pobladores vivieron estas instituciones como parte de un todo, opresivo para algunos, pero en definitiva aceptado o bien tolerado por todos.

La fiesta, un tamiz del imaginario colectivo

66Mencionamos el trabajo como pieza clave en la organización de la vida cotidiana. El trabajo marcó la rutina, la medida del tiempo, el rendimiento en horas, jornadas y jornales. La fiesta es lo opuesto —si no es el territorio de la trasgresión—, significa, al menos, la irrupción de lo nuevo (aun cuando se repita ritualmente), la fiesta es ruptura de la rutina y celebración de lo colectivo.

67El espacio de ocio se constituye en el de la evasión de la reglamentación del trabajo y en tanto tal lo consideramos, como la otra cara de la disciplina.

68Por eso sería falso estudiarlo como un tema aislado, según advierte Stedman Jones (1989) al criticar algunos estudios sobre el ocio de los sectores trabajadores enfocados como conquista y expresión de «lucha de clases» o por el contrario de «alienación» de esa conciencia (el fútbol en el siglo pasado, la televisión y el consumo en el corriente).

  • 10 «Es relativamente reciente el interés sistemático de los historiadores sociales por el esparcimien (...)

El mayor control social, si se quiere utilizar el término, de que dispone el capitalismo es la propia relación salarial: el hecho de que para vivir y reproducirse, el obrero o la obrera tiene que revender perpetuamente su fuerza de trabajo. La necesidad de conseguir trabajo, de seguir siendo apto para el trabajo y de ganarse la vida es mucho más importante que cualquier ideología consumista envasada que consiga inmiscuirse en el período nocturno o semanal de descanso y recuperación del obrero. El tiempo de ocio está claramente condicionado por el tipo y horario de trabajo [Stedman Jones, 1989, 83].10

69El objetivo fundamental de un día de fiesta no es político, es divertirse, ya que mañana habrá que trabajar, afirma Stedman y «[...] estudiar el ocio y el esparcimiento popular como un tema aparte —sobre todo si intentamos concebirlo en función de una polarización entre “expresión de clase” y “control social”— entraña el peligro real de politizar excesivamente el ocio como escenario de lucha» (1989, 84).

70Por eso nuestro planteamiento prioriza la fiesta como parte constitutiva de un imaginario compartido y no como un reflejo mecánico de las polarizaciones sociales. En Puerto Sauce, la fiesta se colorea con los festejos de los extranjeros, al que todos asistían.

71El espacio de ocio privilegiado para Puerto Sauce fue el Teatro Victoria, capricho insólito en medio de los arenales. La construcción de un teatro en 1909, con todas las características de una sala de espectáculos «como las de Montevideo» con un local de 15 por 25 m2, y una capacidad de 400 plateas además de 22 palcos para cuatro personas marca un hito en la historia del pueblo, que al parecer nace del reclamo de los trabajadores extranjeros.

72El teatro es en sí mismo un símbolo, un tríptico quizá compuesto por el patrón, los actores y los espectadores. José Salvo (¿un dilettante de la ópera que construye una sala propia para su disfrute?); la compañía lírica de Frazzini y Stefanini que se instaló definitivamente en el pueblo en 1911 y la gente para los que el teatro fue su espacio de reunión y disfrute, desde su inauguración como teatro y «biógrafo» en 1909, hasta su demolición en 1949.

73Es tan clara la función que cumplió ese espacio en la vida del pueblo que se dice: «el origen de las familias de Juan Lacaze está en el Teatro Victoria, allí se hacían los bailes, todos los noviazgos se armaron allí».

74Quedan esbozados algunos escenarios de la fiesta en esos primeros años del siglo, ¿qué otros recursos para la evasión proporcionaba el pueblo que no fueran estos pequeños espacios? El paseo del domingo alrededor de la plaza, la retreta (en la actual Plaza de Deportes) donde tocaba la banda formada por aquellos músicos amateurs.

75Al reconstruir la densa red de relaciones de trabajo, agrupación y convivencia de los trabajadores de Puerto Sauce se perfilan con mayor claridad las vías por las que se constituye una identidad de trabajadores y, entre ellas, la fiesta parece ser un espacio privilegiado, al menos atesorado en la memoria por ser el territorio y la alegría compartido por todos. Trabajo, fiesta, nacimientos y muertes frieron armando una cronología de la vida cotidiana propia del conjunto de pobladores de Puerto Sauce.

El patrón visto por los obreros

76La figura del patrón, quedó impresa en la memoria de sus habitantes. La suma de testimonios coinciden: se le ve cruel y, sobre todo, dueño, disponiendo de espacios y vidas ajenas.

77No es que los sectores populares no tengan la capacidad de mirar al «otro», al patrón, esa visión existe quizá como el primer punto de referencia para auto-conocerse. Muchas veces éste es visto como el «buitre» o el «chupa-sangre». Los rasgos que lo describen hacen referencia a una figura todopoderosa capaz de decidir con un gesto la suerte de una familia.

78«Era lógico que lo identificaran con la empresa», dice Arturo Cirilli; esa identificación estuvo presente de forma machacona y facilitó el enfrentamiento entre el patrón y los trabajadores. Porque, como leemos en los testimonios, no es que los sectores populares no tengan una versión de los «dueños del poder» por el contrario, sus rasgos se extreman hasta la caricatura. Lo difícil, lo imposible casi, era que esta visión llegara a expresarse, porque para hacerlo era necesario tener una propuesta alternativa. ¿Cuál podía ser esta propuesta, además de una negativa —o resistencia abierta— a aceptar las reglas de juego impuestas desde arriba, o desde afuera por una figura todopoderosa y omnipresente?

79Aparentemente nada hacía prever un estallido social en la localidad, sin embargo, un día particular todo se conjugó para convertir al pueblo en el escenario de una lucha, un drama en el que lo rutinario, lo cotidiano, se transformó en épico.

80¿Deberíamos considerar la huelga como una jornada integradora del colectivo obrero, o es la manifestación abrupta de un conflicto entre trabajadores? Antes de responder a esta pregunta fue necesario rescatar los hechos en sí, volverlos visibles. Esta risibilidad parece fundamental para preservar esa memoria del olvido, de esa amnesia recurrente cuando de sectores populares y de mujeres se trata. Es necesario también para avanzar en las explicaciones del porqué y cómo se producen las revueltas populares y por qué las mujeres aparecen encabezando estos conflictos a pesar de su aparente anonimato en la vida de todos los días.

Bibliographie

Bibliografía

Acevedo, E. (1934): Anales históricos del Uruguay, tomos IV-V, Ed. Barreiro y Ramos, Montevideo.

Barran, J.P. y Nahum, B. (1979-1986): Batlle, los estancieros y el Imperio británico, VII vols., Ed. Banda Oriental, Montevideo.

Bertaux, D. (1980): «L'approche biographique: sa validité méthodologique, ses potentialités», Cahiers Internationaux de Sociologie, vol. LXIX.

Beretta, A. (1978): «De nuestras industrias. 1900-1915», en La industrialización del Uruguay, 1870-1925.  % perspectivas históricas, Fundación de Cultura Universitaria, Montevideo.

Blunden, K. (1982): Le travail et la vertu. Femmes au foyer: une mystification de la révolution industrielle, Ed. Payot, Paris.

Borderías, C. (1985): «Identidad femenina y cambio social en Barcelona entre 1920-1980», en El poder en la sociedad, Bosch Ed., Barcelona.

Braverman, H. (1978): Trabajo y capital monopolista, Nuestro tiempo, México.

Burke, P. (1984): «El “descubrimiento” de la cultura popular», en R. Samuel, Historia popular y teoría socialista, Ed. Crítica, Barcelona.

Castoriadis, C. (1983): La institución imaginaria de la Sociedad, vol I: Marxismo y teoria revolucionaria, Barcelona, Tusquets.

Duby, G. (1980): «Historia social e ideologías de las sociedades», en Hacer la Historia, tomo I, Ed. Laia, Barcelona. — y Perrot, M. (1991): Histoire des femmes, Ed. Plon, París. D'Elía, G. (1984): Historia del Movimiento Obrero en el Uruguay, Ed. Banda Oriental, Montevideo.

dublin, T. (1979): Women at work. The transformation of work and community in Lowell. Massachussets. 1816-1860, University Press, Nueva York.

Ensesteln, Z. (1979): Capitalist Patriarchy and the case for socialist feminism, Monthly Review Press, Nueva York.

Finch, H. (1980): Historia económica del Uruguay contemporáneo, Ed. Banda Oriental, Montevideo.

Foucault, M. (1975): Surveiller et Punir. Naissance de la prison, Ed. Gallimard, París.

Gramsci, A. (1970): «Apuntes sobre la historia de las clases subalternas. Criterios metódicos», en Antología, Siglo xxi, México.

Guzzo Decca, M.A. (1987): A vida fora das fabricas. Cotidiano operario en Sao Paulo. 1920-1934, Ed. Paz e Terra, Sao Paulo.

Hall, S. (1984): «Notas sobre la desconstrucción de lo popular», en R. Samuel, Historia popular e historia socialista, Crítica, Barcelona.

Hobsbawn, E. (1979): Trabajadores. Estudios de la clase obrera, Crítica, Barcelona.

Izquierdo, M.J. (1985): El sistema sexo-género y la mujer como sujeto de transformación social, Ed. La Sal, Barcelona.

Jacob, R. (1981): Uruguay 1929-1938. Depresión ganadera y desarrollo fabril, Fundación de Cultura Universitaria, Montevideo.

Klaczko, J. (1982): «Condiciones de vida y estilo de desatrollo en el primer batllismo». Ponencia presentada al Seminario: Modernización y Sistema Político en el Río de la Plata, 1875-1933, CLAEH, Montevideo.

Lefebvre, H. (1980): La vida cotidiana en el mundo moderno, Alianza, Madrid.

Leviniz, David (1977): Family formation in a age of nascent capitalism, Academic Press, Nueva York.

Libro del Centenario. 1925, Montevideo, Ministerio de Cultura, Uruguay.

Perrot, Michelle (1988): Os excluidos da Historia. Operarios, mulheres, prisioneiros, Paz e Tetra, Sao Paulo.

Rago, M. (1985): Do Cabare ao Lar. A utopia da Cidade disciplinar. Brasil 1890-1930, Paz e Terra, Río de Janeiro.

Romero, L.A. (1987): «Los sectores populares en las ciudades latinoamericanas del siglo xix: La cuestión de la identidad», Desarrollo Económico, Revista de Ciencias Sociales (Buenos Aires), Vol. 27, No. 106 (julio-septiembre).

Rowbotham, S. (1978): Feminismo y Revolución, Ed. Debate, Madrid.

Rudé. G. (1971): La multitud en la historia, Siglo xxi, Buenos Aires.

— (1987): Protesta popular y revolución en el siglo xviii, Ariel, Barcelona. Sapriza, G. (1988): Memorias de rebeldía. 7 historias de vida, Punto Sur / Grecmu, Montevideo.

— (1989): Hilamos una historia. La memoria sindical desde las mujeres, Grecmu, Montevideo.

Schutz, Alfred y Luckman, Thomas (1973): Las estructuras del mundo de la vida, Ed. Amorrortu, Buenos Aires.

Stedman Jones, G. (1971): Outcast London. A study in the relationship between classes in Victorian Society, Clarendon Press, Oxford.

— (1991): Estudios sobre la historia de la clase obrera inglesa, Siglo xxi, Madrid.

Stoler, A. (1982): «Social History and Labour Control: A Feminist Perspective on “Facts” and Fiction, en Fighting on two Fronts: Women's struggles and resarch, Ed. Maria Mies, Institute of Social Studies, La Haya.

Stone, W. (1990): Familia, sexo y matrimonio en Inglaterra, 1500-1800, Fondo de Cultura Económica, México.

Tilly, L.A. y Scott, A. (1987): Women, Work & Family, Routledge, Nueva York / Londres.

Thompson, E.P. (1977): La formación de la clase obrera, Ed. Laia, Barcelona.

— (1984): Tradición, revuelta y consciencia de clase, Estudios sobre la crisis de la sociedad preindustrial, Crítica, Barcelona.

— (1988): The voice of the Past. Oral History, University Press, Oxford.

Van de Casteele Schweitzer, S. y Voldman, D. (1984): «Les sources orales pour l'histoire des femmes», en Une histoire des femmes est-elle possible?, Ed. Rivase, Paris.

Notes

1 Se designa «batllismo» a la corriente política dentro del oficialista partido Colorado liderado por José Batlle y Ordóñez (1856-1929), dos veces presidente de la República (1903-1907 y 1911-1915).

2 C. Castoriadis, La institución imaginaria de la sociedad, vol. I: Marxismo y teoría revolucionaría, Barcelona, Tusquets, 1983.

3 En el sentido en el que Castoriadis formula los conceptos de simbólico e imaginario: «Todo lo que se presenta a nosotros en el mundo social-histórico, está indisolublemente tejido a lo simbólico. No es que se agote en ello. Los actos reales, individuales o colectivos —el trabajo, el consumo, la guerra, el amor, el parto—, los innumerables productos materiales sin los cuales ninguna sociedad podría vivir un instante, no son (ni siempre ni directamente) símbolos. Pero unos y otros son imposibles fuera de una red simbólica» (C. Castoriadis, La institución imaginaria de la sociedad, vol. 1 Marxismo y teoría revolucionaria, Barcelona, Tusquets, 1983).

4 Sobre el particular véase J.P. Barrán y B. Nahum, Batlle, los estancieros y el Imperio británico, tomo 6: Crisis y radicalización, Montevideo, E.B.O., 1985.

5 Ese enfoque aporta una comprensión más amplia, no sólo del tema ya tradicional del movimiento obrero, sino que se abre hacia otros sectores sociales, a lo que genéricamente se designa como «sectores populares». Las ventajas de estas categorías es que permiten indagar con mayor flexibilidad hacia abajo, integrando la «economía informal» y a la «mala vida» y hacia arriba, en el mundo de empleados y los comerciantes. «El paradigma de la historia del movimiento sindical retrocede hoy ante el estudio de los trabajadores, la multitud o la plebe» (Romero, 1987, 201).

6 «Las clases acaecen al vivir los hombres y las mujeres sus relaciones de producción y al experimentar sus situaciones determinantes dentro “del conjunto de relaciones sociales”, con una cultura y unas espectativas heredadas, y al modelar estas experiencias en formas culturales» (E.P. Thompson, Tradición, revuelta y consciencia de clase, Crítica, Barcelona, 1984, p. 38).

7 «La historia es imposible e inconcebible fuera de la imaginación productiva o creadora, de lo que hemos llamado lo imaginario radical tal como se manifiesta a la vez c indisolublemente en el hacer histórico y en la constitución, antes de toda racionalidad explícita, de un universo de significaciones» (Castoriadis, ob. cit., 253).

8 Familia ha sido empleado aquí como un término de sentido común, sin desconocer las discusiones que el concepto «familia» ha generado tanto desde el punto de vista histórico —recordemos las dos principales corrientes, Laslett (1972) y Stone (1987) como desde el punto de vista feminista, en ese sentido Tilly y Scott (1987) definen familia como «grupo conyugal que vive en la misma casa» o se refieren a una «unidad organizacional donde se comparten valores relacionados con un compromiso colectivo de sobrevivencia económica».

9 Frecuentemente se asume que existe una complementaridad entre sexismo y capitalismo, de lo que resulta una victimización a priori de la mujer en la perspectiva histórica. Concluir que diferentes políticas sexistas han beneficiado al capital es diferente que tomar esto como nuestro punto de vista o posición para establecer una relación causal entre los dos, no confundir entonces complementareidad con causalidad (Stoler, 1982, 88).

10 «Es relativamente reciente el interés sistemático de los historiadores sociales por el esparcimiento popular y el debate sobre la utilización del ocio [...] La investigación ha tendido a concentrarse en los adelantos de una racionalidad capitalista metódica y en la desaparición o decadencia de las formas tradicionales de esparcimiento popular como secuela de ello, [...] no hay un estudio a fondo de en qué medida los cambios en la división sexual del trabajo antes, durante y después de la industrialización originaron nuevos modelos de ocio, sexualmente segregados, o incluso del mismo modelo de segregación. Hay unas cuantas ideas seductoras —los hombres pasaban el lunes que faltaban al trabajo bebiendo y las mujeres fregando— pero en general podemos decir que está todavía por explorar la relación entre la mitad de la clase obrera y el “ocio”» (Stedman Jones, Lenguajes de clase. Estudios sobre la historia de la clase obrera inglesa, S. XXI, 1989, p. 72).

Auteur

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540