Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

El arte rupestre del antiguo Perú

 | 
Jean Guffroy (†)

Capítulo V. Distribuciones espaciales y temporales de las piedras grabadas

Texto completo

  • 1 Aunque usaremos aquí la denominación genérica usual de “figuras y piedras grabadas”, hay que recon (...)

1Como ya lo hemos indicado, existen piedras grabadas1 en todo el territorio peruano, y en cada una de las tres grandes zonas naturales. De modo paralelo se nota, a primera vista, una gran disparidad en los fechados y atribuciones probables, lo que hace que las figuras grabadas parecen vincularse con todas las épocas, desde el Período Inicial o el Horizonte Temprano hasta el Horizonte Tardío. Esta situación ha llevado, a menudo, a considerar estas manifestaciones como producciones aisladas e independientes unas de otras. Sin embargo, un análisis más detallado de la distribución de los diferentes emplazamientos de petroglifos y de sus fechados probables muestra la existencia de una cierta evolución cronológica y de una relación estrecha entre la mayoría de los grandes sitios conocidos. Numerosos rasgos comunes, dispersos sobre un vasto territorio y un largo espacio de tiempo, parecen manifestar la presencia de una tradición bien establecida, con ciertos propósitos fijos y funciones particulares (Guffroy, 1987). Para aclarar esta situación, presentaremos aquí sucesivamente una discusión sobre las ubicaciones geográficas, los fechados y culturas asociadas, la organización de las piedras grabadas y las figuras representadas.

LAS UBICACIONES GEOGRÁFICAS

2A pesar de que el estado de los conocimientos es aún muy incompleto, y que es probable que se hagan nuevos descubrimientos en las regiones altas de los Andes y en la Amazonia, los petroglifos aparecen ante todo como una modalidad artística característica del piedemonte occidental, donde están ubicados más del 80% de los emplazamientos catalogados y la totalidad de las grandes concentraciones (Fig. 24). Otra tradición de menor importancia numérica, y con rasgos un poco diferentes, parece extenderse por la vertiente oriental, en la zona de Ceja de Selva de los departamentos norteños y sureños del Perú, en lo cuales ya se ha señalado la coexistencia de los grabados y de las pinturas. Los petroglifos son mucho más escasos en la zona intermedia de la sierra alta.

  • 2 Esta denominación de “Chaupi Yunga”designa a la franja ecológica distribuida entre200 y 1 000 m.s.n (...)

3Dentro del primer grupo, es particularmente notable la relación privilegiada con la zona cálida de Chaupi Yunga2, y la ubicación del 75% de los yacimientos conocidos en las estribaciones andinas, entre 200 y I 300 m.s.n.m. Sin embargo, existen diferencias de una región a otra que merecen ser señaladas. En la región norte (departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad), donde son conocidos más de 30 sitios, el 70% de los yacimientos se encuentran entre 200 y 400 m de altitud, en los valles de los ríos Olmos, Reque, Chancay, Jequetepeque, Chicama y Moche. En la costa central, existe una dispersión más grande y el mayor número se halla entre 600 y 1 300 m.s.n.m., en las riberas mismas de los ríos que desembocan en el Pacífico. Finalmente, en el sur (departamentos de Ica, Arequipa, Tacna) se observa una gran concentración de sitios entre los 400 y 600 m y una dispersión hasta los 1 800 m.s.n.m.

4Una de las hipótesis que permitiría justificar esta distribución espacial —formulada a propósito de Checta (valle del Chillón) (Guffroy, 1979)— puede ser extendida a otros de estos yacimientos. Se basa en la gran importancia del cultivo de la coca, en las cercanías del sitio, durante la época prehispánica. Según M. Rostworowski (1967-68: 73): “El hecho que estas tierras especiales para el cultivo de la coca estuviesen limitadas a un factor de altura y clima las hacía de un inapreciable valor para los indígenas. De ahí que los poderosos se adjudicasen siempre tierras en aquella franja ecológica, en cualquier época prehispánica. En la categoría de los poderosos hay que incluir a los dioses, ídolos y huacas, pues sus sacerdotes ejercían presión para poseer tierras en tan apreciado lugar”. La gran importancia de este cultivo en la zona misma de Checta está netamente especificada en los testimonios del siglo xvi, estudiados por la misma autora (ibid: 72): “... e que no sembrían ni cojen maíz porque es tierra hechadapropria de coca”.

  • 3 En ausencia de otra referencia, los dalos generales presentados en los capítulos V y VI, que se ref (...)

5Por otra parte, las cuatro zonas donde el cultivo de la coca está demostrado en la época prehispánica (M. Rostworowski, 1973) son: Santa Rosa de Quives (valle del Chillón). Raurí (valle de Chancay), Simbal (región de Trujillo) y Ocro (próximo a Castrovirreyna), zonas cerca de las cuales se encuentran los petroglifos de Checta,Colcapampa, Simbal y Rurupa3. Asimismo se cultiva todavía la coca en el departamento de La Libertad: en las partes altas de los valles de Chicama y Chulliquanqui (sitios con petroglifos de Piedra de la Compartición, San Bartolo, Jaguay y Cerro del Diablo), en los valles cerca de Uzquil y en el valle del río Moche, en Simbal y Poroto (sitios de Alto de la Guitarra, Tres Cerritos, el Vagón, Simbal). Aunque se trata posiblemente aquí de una coincidencia, es necesario recordar también el hallazgo hecho por L. Valcarcel(1926) en la provincia de La Convención (departamento de Cuzco), donde se halló, bajo la tierra de una plantación de coca, un trozo de granito con hoyuelos circulares y figuras animales grabadas.

  • 4 Según D. Bonavia (1993: 420. 429-431). el cultivo de la coca se inicia casi seguramente en el perío (...)

6Esta posible relación entre petroglifos y coca podría también explicar el probable fenómeno de difusión de norte a sur que caracterizaremos luego, así como la aparición de los petroglifos en la vertiente oriental de los Andes, donde este cultivo ha tenido un desarrollo posterior importante. El uso de la coca entre las poblaciones formativas de la costa norte y central —es decir en posible contemporaneidad con las primeras manifestaciones grabadas— parece bien establecido4,aunque los datos están todavía demasiado escasos para juzgar de su importancia real en la época. Esta eventual relación podría fundamentarse tanto en las prácticas ligadas a los procesos de cultivo y distribución, como en los diversos usos de este vegetal en la época prehispánica (ofrendas, adivinación...). El aprovechamiento de estos datos, susceptibles de proporcionar algunas pistas nuevas, requiere un estudio complejo que no se ha hecho aún. A la espera de la obtención de otros elementos de juicio, la explicación propuesta, por interesante que sea. sigue pendiente de comprobación y debe ser entendida como hipotética. De todos modos, si bien la proximidad de campos de coca podría haber jugado un papel importante en varios sitios, este factor no puede ser entendido como la única justificación de la ejecución de grabados, cuyos propósitos fueron seguramente múltiples, y con ciertas variaciones según los lugares y épocas.

7Aparte de su fuerte presencia en la zona cálida del piedemonte andino, un gran número de sitios con petroglifos comparten otras características que podrían ser significativas, y que fueron a menudo señaladas por los autores que se interesaron por estas manifestaciones. Una de ellas es la frecuente cercanía de un río, de una quebrada de cauce intermitente o de una confluencia. Esta singularidad es manifiesta en varios sitios de la tradición costera, donde podría explicarse por la configuración general de los valles, pero también —y de manera tal vez más acentuada— en los sitios de la Ceja de Selva norandina y ecuatoriana, donde existen piedras grabadas hasta en el lecho mismo de los ríos.

Fig. 25: Ubicación de las principales localidades petroglíftcas citadas en el texto

Fig. 25: Listado de los sitios

8Sin embargo, la asociación de los petroglifos con el agua y, por extensión, con ritos de fertilidad, tendría también que ser sustentada por otros argumentos. Es además notable la particular aridez de la mayoría de los sitios grandes que. aunque no muy lejos del agua, están ubicados sobre planicies y mesetas ventosas, con escasa vegetación, que dominan el valle bajo. Este ambiente muy particular que comparten varios de estos lugares, tanto en el norte como en el sur del Perú, podría haber sido buscado de manera preferencial para la localización de los sitios más importantes.

9Otro elemento que podría haber jugado un papel notable, tanto en la aparición como en la difusión de esta modalidad rupestre, es la cercanía a los caminos y vías antiguas de comunicación. En el sitio de Alto de la Guitarra (departamento de La Libertad), que representa un etapa temprana del desarrollo del arte grabado, se ha notado la existencia de un antiguo camino prehispánico, de 6 m de ancho, construido con rocas de caras planas (Núñez Jiménez. 1986: 359), que unía los valles de Moche y Virú. Este camino pasaba cerca de El Vagón —otro sitio importante, aunque probablemente un poco más tardío— para llegar a la quebrada de Queneto, donde existen también piedras grabadas, ubicadas cerca de una estructura con monolitos de la época Formativa. En otros casos, como en Samanga (departamento de Piura), cerca de la frontera con el Ecuador, la existencia de una vía parecida es sugerida por la distribución de las piedras grabadas, dispersas a lo largo de varios kilómetros de camino, con distancias variables de una a otra (Polia, 1986-87).

10Otra hipótesis que fue adelantada para explicar la distribución de los sitios es la proximidad de un límite ecológico o político. Nuevamente, sólo un análisis minucioso de los diversos contextos permitiría verificar el valor de este argumento. En el caso de Checta, por ejemplo, es cierto que la zona corresponde a la parte superior de la Chaupi Yunga, sector de contactos y luchas entre los grupos serranos \ costeños. Una interpretación de este tipo ha sido también propuesta (Valcarcel. 1925) para explicar la distribución de los petroglifos de la provincia de la Convención, todos ubicados en la ribera derecha del río Vilcanota, “... como marcando la huella de una civilización que no franquea el obstáculo del río”. Sin embargo, considerar las piedras grabadas como simples hitos parece ser una interpretación demasiado simplista, que no explica ni justifica las otras características formales.

FECHADOS Y CULTURAS ASOCIADAS

11Para entender y ordenar mejor este panorama, es necesario considerar uno de los principales interrogantes planteados: el lechado de las rocas grabadas. La tarea resulta difícil debido a la frecuente ausencia de vestigios directamente asociados a estas manifestaciones. Por otra parte, si bien existen, en varios casos, elementos que permiten comparaciones iconográficas, conciernen, por lo general, sólo a unas escasas figuras de cada sitio, sin que se pueda apreciar la duración real de la ocupación y de la ejecución de las obras. Sin embargo, un análisis detenido de las figuras grabadas y de su distribución permite fijar cuatro grandes conjuntos que parecen mostrar una evolución cronológica y una distribución espacial particular. Teniendo en cuenta la multiplicidad de los sitios y sus desarrollos particulares, este intento de clasificación —que no pretende ser exhaustivo— tratará ante todo de poner en evidencia las grandes líneas de evolución, tal como se desprenden de los datos hasta ahora conocidos.

El grupo A

12El primer conjunto, que agrupa las figuras que pueden ser (echadas como las más antiguas, se desarrolló en los departamentos norteños de Lambayeque, La Libertad y Ancash y puede ser atribuido al Período Inicial o —más verosímilmente— al Horizonte Temprano. Se relaciona con las pinturas, ya mencionadas, ejecutadas en Monte Calvario. Las petroglifos grabados en esta época, comúnmente denominados de estilo Chavín (ver cap. IV. nota 5), representan en mayoría seres antropomorfos o zoomorfos parecidos a las figuras dibujadas sobre otros materiales.

13El sitio más característico de este grupo es el de Alto de la Guitarra, ubicado al sur del valle del río Moche, a una altura de 1 000 m.s.n.m. Varias de las figuras allí grabadas corresponden sin duda a manifestaciones tempranas. En algunas de ellas se reconocen seres humanos vistos de perfil, aislados o en posición de pelea (Fig. 26) que presentan varias semejanzas con las figuras de estilo Cupisnique y particularmente la figura representada sobre el “StrombusPickman”, proveniente de la región de Chiclayo (ver KauffmannDoig, 1969: 279). Otros petroglifos representan serpientes con cara felina (Fig. 45a-b), círculos punteados en el cuerpo, ojo con pupila excéntrica y dientes, que recuerdan las imágenes de “dragones” encontradas en Chavín de Huántar. Es notable también la presencia de un ser ictiomorfo, con cabeza felina y cola de pez (Fig. 37a). que tiene un estrecho parentesco con el felino volador representado, en alto relieve polícromo, sobre las paredes del templo de Garagay, cerca de Lima (ver Ravines y Isbell. 1975: fig. 20), así como cierta analogía con la entidad que figura en el Obelisco Tello y la estela de Yauya (ver Tello, 1960: figs 31, 34). Tiene en su mano, humanizada, una figura pisciforme en una actitud que recuerda también a los seres voladores representados sobre telas de la cultura Paracas (ver KauffmannDoig, 1969: 323-325).

14Estas referencias, diversas, hacen difícil ubicar con más precisión cronológica estos petroglifos, que podrían haber sido ejecutados entre el fin del Período Inicial (alrededor de 1000 años a.C.) y el comienzo del Intermedio Temprano (últimos siglos antes de nuestra Era). Por sus características formales, así como la presencia en el mismo sitio de figuras características del estilo petroglífico posterior, nos parece sin embargo más probable su atribución a una fase un poco tardía del Horizonte Temprano (500 - 200 años a.C.?).

Fig. 26: Personajes de estilo Chavín grabados en Alto de la Guitarra (grupo A) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 652)

15Petroglifos con las mismas características y atribuciones culturales están presentes en otros sitios de la costa norte (9): en Tolon. Chungal y la Quebrada del lelino en el valle de Jequetepeque; en El Palmo (valle del alto Saña); cerca a Monte Calvario (río Chancay); en Palamenco (río Lacramarca) y, probablemente, en Los Cóndores, en la cuenca del río Chuicara. departamento de Ancash. En Palamenco. existen representaciones parecidas a las de Alto de la Guitarra, así como una figura antropomorfa vista de (rente, con boca felínica y tocado de cabeza con serpientes (Eig. 35a), que recuerda a la Estela Raimondi (ver Tello. 1960, fig. 33) y tiene parentesco con una de las figuras de Monte Calvario (Eig. 18a). En todos estos sitios se encuentran otros petroglifos de estilo más sencillo, varios de realización seguramente posterior.

16La distribución de estas figuras parece estar limitada a una zona particular, donde floreció el estilo cerámico Cupisnique. Sin embargo, existen petroglifos que recuerdan los rasgos diagnósticos de esta tradición en algunos otros yacimientos ubicados fuera de esta zona, tal como Samanga. en el norte (Polia. 1987: lam. 2-3). oChichictarra (río Palpa) (Mejía Xesspe, 1972: 79-80) y Huancor (río Ica) (Núñez Jiménez, 1986: fig. 1770-1771), en el Sur. En este último sitio, podría tratarse de un falso moderno, agregado recientemente en una cara de la piedra grabada. En todos los casos, estas representaciones son únicas, en medio de decenas de petroglifos de otras características. La existencia de arcaísmos “Chavinoides” durante las épocas posteriores, bien ilustrada en la iconografía cerámica, podría explicar estos parecidos y otros, menos convincentes todavía, citados en la literatura.

17Los petroglifos claramente asociados con este grupo A se caracterizan porun gran formalismo y la reproducción bastante fiel de imágenes también plasmadas en otros materiales. Entre ellos predominan las representaciones de seres sobrenaturales, antropomorfos o zoomorfos. felinos y aves de rapiña, clásicas en el arte de esta época. Estas figuras aparecen sobre piedras aisladas (Monte Calvario) o dentro de concentraciones más importantes (Alto de la Guitarra). En este caso, se plantea claramente el problema de sus relaciones con las demás representaciones, más sencillas, grabadas en los mismos lugares. Aunque ciertos de estos petroglifos puedan ser contemporáneos con las figuras de estilo Cupisnique. una larga duración de ejecución parece probable. Estas figuras del grupo A —que quedan poco numerosas en comparación tanto con las otras manifestaciones artísticas formativas. como con el conjunto de las figuras grabadas— parecen anticipar el importante desarrollo que conocerá este arte en las épocas posteriores. Por lo tanto, si bien podrían existir petroglifos más antiguos no identificados, el estado actual de los conocimientos parece sugerir que, en el Perú, la tradición de piedras grabadas tiene su origen en la costa norte, entre los ríos Saña y Nepeña, durante el milenio que antecede nuestra Era.

El grupo B

18Los petroglifos que pertenecen al segundo grupo aparecen en varios de los sitios ya citados, o en sectores vecinos, pero también en un número mayor de asentamientos ubicados al norte y sur de la primera zona. Desde el punto de vista estilístico se distinguen claramente de los anteriores por la relativa sencillez de las representaciones de hombres y animales, así como el predominio de las representaciones geométricas y no figurativas. Los rasgos distintivos, que analizaremos más detenidamente en un próximo capítulo, consisten en la frecuente representación de caras humanas o felinas, aves y pequeños animales vistos de perfil, figuras serpentiformes, a menudo bicéfalas, y dibujos complejos hechos por yuxtaposición de varias figuras unidas por simples trazos. Es notable también la presencia de numerosas figuras geométricas tales como círculos, círculos punteados, soles, rombos, líneas espirales o curvas... En varios sitios, a estos petroglifos están asociadas rocas cubiertas de pequeñas depresiones circulares, o tacitas, cuya presencia constituye un elemento muy característico de este conjunto.

Fig. 27: Piedra con motivos complejos característicos del grupo B, grabada en San Miguel de Yagastambo (valle del río Cañete) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 1540)

19Esta tradición se hace presente en toda la zona comprendida entre la frontera ecuatoriana y Nasca, en la gran mayoría de los valles costeños, y generalmente en un solo sector de la Chaupi Yunga, sobre una extensión menor de 20 km. En la costa norte, figuras de este estilo aparecen junto a las figuras Cupisnique en los sitios de Tolón, Alto de La Guitarra y Palamenco, así como en nuevos lugares ubicados a proximidad de los anteriores, tal como Cerro San Simón y Yonán en el valle de Jequetepeque, o en valles intermedios: cerca de Ascope en el valle de Chicama y de Queneto en Virú. La difusión hacia el Norte parece estar marcada por la ocupación de sitios tal como Cerro Mulato en el valle de Reque. Quebrada de los Boliches, cerca a Olmos, y tal vez Samanga (Ayabaca, departamento de Piura). En esta última región, la distribución particular de las piedras grabadas, y la presencia de piedras aisladas en lugares cercanos a Paimas, Frías y Chulucanas, podrían manifestar la existencia de otra tradición.

20La difusión parece darse también hacia el Sur y la costa central, donde nuevamente encontramos uno o varios yacimientos (9), ubicados en el mismo sector de Chaupi Yunga, cerca de las localidades, ciudades o caseríos modernos de Moro (valle del río Nepeña), Casma (río Sechín). Huaricanga (río Fortaleza). Quisque (río Chancay). Santa Rosa de Quives (río Chillón). Lima (río Rimac). Atarpuco (río Lurín), Calango (río Mala), San Miguel de Yangastambo (río Cañete) (Fig. 27), Huancor. (río San Juan). Palpa (río Palpa) y Nasca. El número de piedras grabadas en cada sitio es sin embargo muy variable. Las grandes concentraciones abundan al Norte (Cerro Mulato, San Simón, Yonán, Alto de la Guitarra, Palamenco); son escasas entre los ríos Nepeña y Chancay y están bien representadas al Sur (Checta, Huancor, Palpa). Algunos sitios serranos, tales como Cumbemayo (Fig. 28), cerca de Cajamarca o Rurupa, en la provincia de Castrovirreina. podrían pertenecer a esta misma tradición, cuyo estudio detenido se hará luego, con el análisis de la distribución y organización de las piedras y motivos grabados.

21La gran mayoría de los petroglifos de este grupo, que comparten rasgos comunes, podría haber sido grabado durante el período Intermedio Temprano (200 a.C. - 600 años d.C). Tal atribución está sugerida en ciertos sitios, tal como Yonán o Huancor, por la representación de figuras semejantes a las dibujadas sobre los recipientes cerámicos de las tradiciones locales contemporáneas (respectivamente Moche y Nasca). En otros casos, tal como Huaricanga o Checta, se desprende, más bien, de la presencia en las cercanías de una importante ocupación de esta época. Una cierta filiación con las figuras del grupo A es también notable, particularmente en cuanto a las representaciones de máscarasy cabezas felinas. Aunque el fechado relativo es difícil, si no imposible, y las figuras presentes en un mismo sitio pueden haber sido realizadas con varios siglos de diferencia, los petroglifos más tempranos parecen ser más frecuentes en el Norte y sobre todo en los sitios que tienen una gran cantidad de piedras grabadas. Los pequeños sitios, ubicados en los valles intermedios parecen mostrar rasgos más modernos y algunos podrían ser fechados del Horizonte Medio (600-900 años d.C). Esta situación parece estar directamente ligada a las modalidades de difusión.

Fig. 28: Petroglifos grabados en el abrigo de Cumbemayo (departamento de Cajamarca) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 514)

Grupo C

22El tercer gran grupo se encuentra en el sur del país, en los departamentos de Arequipa, Moquegua y Tacna, donde E. Linares Malaga (1973: 262) registró 33 sitios con piedras grabadas, con una fuerte concentración en los valles de los ríos Majes y Sihuas. En el valle del río Majes, los sitios de Pitis, Sarcas y sobre todo Toro Muerto contienen miles de rocas, cubiertas de figuras grabadas. Se han contado en la única localidad de Toro Muerto —que constituye la más grande concentración de petroglifos del territorio peruano— más de 5 000 bloques grabados y hasta 150 dibujos en una sola roca.

23A pesar de esta enorme cantidad de figuras, no existe en estos sitios la variedad de motivos que se puede apreciar más al Norte. Un gran número de petroglifos —entre los cuales predominan los antropomorfos, felinos, aves rapaces, serpientes y camélidos— están frecuentemente repetidos. Las figuras humanas están a menudo juntas, en acciones y posturas bien representadas —tal como el baile o el tocado de instrumentos—. Conforman también varias escenas en asociación con las llamas y los felinos. Numerosos trazos rectilíneos o en zigzag, así como puntos, separan los petroglilos. Las figuras de animales están agrupadas —en fila, oposición o superposición— pero aisladas unas de otra, lo que confiere a estas manifestaciones un aspecto singular, muy diferente del grupo anterior (Fig. 29). Es así particularmente notable la rareza de las representaciones de seres sobrenaturales, caras felínicas o antropomorfas y figuras complejas.

Fig. 29: Piedra grabada en Toro Muerto, conpetroglifos característicos del grupo C (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 2150)

24En Toro Muerto, los vestigios de ocupación humana son numerosos en el área —que tiene más de 5 km²— donde están distribuidas las piedras grabadas. Esparticularmente notable la presencia de un cementerio de la época Huari con “... material funerario que frecuentemente suele estar bajo cada petrogliío” (Linares Malaga. 1960: 298). A una de estas tumbas está asociada una fecha radiocarbónica de 990 +/- 60 años d.C. (Linares Malaga, 1973: 223). En superficie, se encuentran también fragmentos de cerámica característicos de las culturas Huari (Horizonte Medio), Chuquibamba (Período Intermedio Tardío) e Inca (Horizonte Tardío). Por el parecido que existiría entre ciertos petroglifos y motivos tiahuanacoides e Inca temprano. E. Linares Malaga (1960) les asigna una antigüedad aproximada de 700 -1 000añosd.C. Para otros autores, tal como A. Núñez Jiménez (1985: 339), la mayor parte de la figuras pertenecerían a la cultura Chuquibamba. fechada de los siglos xii-xv d.C. Estas atribuciones cronológicas —tardías en cuanto a los demás grupos— parecen confirmar nuevamente la hipótesis de una difusión de esta modalidad rupestre de Norte a Sur.

  • 5 El término “Apacheta”se refiere a amontonamientos de piedras de valor sagrado, relacionadas con los (...)

25Otros elementos que podrían ser significativos resultan de la presencia en Toro Muerto de geoglifos de formas geométricas, materializados por alineamientos de rocas, de cantos rodados pintados, de montículos de piedras de tipo “Apacheta”5, y de un antiguo camino de trueque, uniendo sierra y costa (Linares Malaga. 1960: 298-299). Ciertos de estos rasgos se encuentran en otros sitios de la región, tal como en Sarcas (río Majes), donde existen también geoglifos que forman cuatro líneas de 10 y 12 m de largo y un cuadrado de 2 m de lado (Núñez Jiménez, 1986: 311). En Pacchana (río Ocana) y Punta Colorada (río Majes) se ha notado la presencia, en cercanía a los petroglifos, de inhumaciones, atribuidas respectivamente a las culturas Tiahuanaco e Inca. Aunque presentan algunas singularidades, los petroglifos presentes en el departamento de Tacna (sitios de San Francisco de Miculla. Quebrada de Palca) pertenecen a este mismo estilo C.

Grupos selváticos (D)

26Si bien la clasificación precedente parece pertinente para los petroglifos ubicados en la zona costeña, es mucho más difícil caracterizar y clasificar las manifestaciones rupestres grabadas en la vertiente oriental de los Andes. En la mayoría de los casos, nuestros conocimientos se limitan en una breve descripción, sin ilustraciones que permitirían comparaciones más detalladas. Aunque no parecen existir grandes concentraciones comparables con las antes presentadas, un desarrollo importante es notable en varias regiones.

Fig. 30: Petroglifos de la Provincia de la Convención (departamento de Cuzco) a- sitio de Lares; b- sitio de Cajas (según Pardo, 1957)

27Ya hemos señalado las relaciones estrechas que tienen las piedras grabadas en esta zona con las pinturas realizadas en los mismos sitios y sectores. Se caracterizan por la frecuente representación de seres humanos o animales esquematizados y de figuras geométricas yuxtapuestas, en un estilo un poco parecido al grupo sureño C (Fig. 30a). Sin embargo, se conocen también, en otros sitios de la provincia de La Convención (A. Pardo, 1957), figuras complejas y alineamientos de tacitas (Fig. 30b) que recuerdan al grupo B. En este mismo departamento de Cuzco, J. AlcinaFranch (1976) realizó un estudio detallado de los grabados presentes en el atrio de la iglesia de Chinchero, atribuidos por este autor al período colonial.

28La mayor singularidad de los petroglifos grabados en ambiente selvático parece radicar en la distribución de las rocas que están por lo general aisladas y/o dispersas sobre una vasta superficie. Esta distribución característica se encuentra también en el norte de Piura, en la provincia vecina de Loja y en la Ceja de Selva ecuatoriana (Porras, 1985). Podrían existir varios subgrupos regionales: uno sureño (Cuzco, Madre de Dios, Puno), el otro céntrico (Junín. Pasco, Satipo. Huánuco) y el tercero norteño (Piura. Cajamarca, Amazonas). Queda por realizar una definición mejor de las eventuales relaciones existentes con las demás manifestaciones grabadas y de su posición cronológica.

Notas

1 Aunque usaremos aquí la denominación genérica usual de “figuras y piedras grabadas”, hay que reconocer (como nos lo señalo D. Bonavia, com. pers.) que este calificativo no es muy conecto si se tiene en cuenta las técnicas generalmente empleadas (por percusión), que no corresponden al verdadero acto de grabar (por incisión). El término petroglifo se refiere más particularmente a las figuras representadas sobre dichas piedras.

2 Esta denominación de “Chaupi Yunga”designa a la franja ecológica distribuida entre200 y 1 000 m.s.n.m. a lo largo de la vertiente occidental de los Andes Centrales.

3 En ausencia de otra referencia, los dalos generales presentados en los capítulos V y VI, que se refieren a la denominación y localización de los sitios, tienen como fuentes principales los inventarios realizados por A. Núñez Jiménez (1986) y el Instituto Nacional de Cultura (Ravines, 1986).

4 Según D. Bonavia (1993: 420. 429-431). el cultivo de la coca se inicia casi seguramente en el período Precerámico.

5 El término “Apacheta”se refiere a amontonamientos de piedras de valor sagrado, relacionadas con los dioses de las montañas, y dejadas en ciertos lugares de los Andes por viajeros de paso.

Índice de ilustraciones

Leyenda Fig. 25: Ubicación de las principales localidades petroglíftcas citadas en el texto
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 603k
Leyenda Fig. 25: Listado de los sitios
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 218k
Leyenda Fig. 26: Personajes de estilo Chavín grabados en Alto de la Guitarra (grupo A) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 652)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-3.jpg
Archivo image/jpeg, 431k
Leyenda Fig. 27: Piedra con motivos complejos característicos del grupo B, grabada en San Miguel de Yagastambo (valle del río Cañete) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 1540)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-4.jpg
Archivo image/jpeg, 279k
Leyenda Fig. 28: Petroglifos grabados en el abrigo de Cumbemayo (departamento de Cajamarca) (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 514)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-5.jpg
Archivo image/jpeg, 411k
Leyenda Fig. 29: Piedra grabada en Toro Muerto, conpetroglifos característicos del grupo C (según Núñez Jiménez, 1986: fig. 2150)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-6.jpg
Archivo image/jpeg, 260k
Leyenda Fig. 30: Petroglifos de la Provincia de la Convención (departamento de Cuzco) a- sitio de Lares; b- sitio de Cajas (según Pardo, 1957)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3402/img-7.jpg
Archivo image/jpeg, 264k

© Institut français d’études andines, 1999

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Comprar

Volumen papel

Cargando

Unavailable