Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El arte rupestre del antiguo Perú

 | 
Jean Guffroy (†)

Capítulo III. Los estilos naturalista y seminaturalista del centro

Texte intégral

EL ESTILO NATURALISTA DE LOS ANDES CENTRALES

1Se podría discutir el calificativo de naturalista aplicado a este primer grupo de pinturas, ubicadas en los departamentos de Junín y Lima, que tienen a menudo ciertas características no realistas. Forman sin embargo un grupo bien singularizado, que parece ocupar, desde el punto de vista de la evolución de las (orinas, una posición intermedia entre el arte sureño ya descrito y las pinturas más esquematizadas definidas por A. Cardich (1964) como perteneciendo al estilo seminaturalista de los Andes centrales.

2En Junín. donde son conocidas varias cuevas con pinturas y están representados diversos estilos diferentes, existen figuras de estilo naturalista en los sitios de Chuquichaca (Rick, 1983). Quellqahuasi y Cuchipinta (Ravines, 1986: 36) (Fig. 13). Los camélidos están figurados en rebaño, con animales de diversos tamaños, o aislados. Los muslos y la cola son bien dibujados. Las patas son cortas y el cuerpo es voluminoso, a veces sin relleno o con puntos al interior. El cuello es largo y se acaba por una cabeza de donde salen una o dos orejas. Las figuras son de mayor tamaño que las de Toquepala y alcanzan 1,12 m de largo en Chuquichaca y 0,75 m en Cuchipinta. Los animales están en posiciones diversas, a menudo estáticas, y los antropomorfos al parecer ausentes.

3Las pinturas del abrigo rocoso de Cuchimachay, ubicado a 4 380 m.s.n.m., cerca al nevado de Pariacaca en la provincia de Yauyos (departamento de Lima), parecen constituir otro buen ejemplo de este estilo naturalista del centro. Este sitio (Bonavia y Ravines, 1968; Bonavia, 1972; Bonavia et al., 1984) contiene más de setenta y cinco motivos, pintados en varios tonos de rojo dentro del abrigo así como en rocas de los alrededores. Se trata, en su mayoría, de camélidos representados de perfil, con los muslos, piernas, y cola bien dibujados. El cuerpo es de nuevo voluminoso y a menudo rellenado con rayas o puntos. Hay también varias representaciones de hembras preñadas, con el feto bien dibujado (Fig. 14), lo que constituye un caso único en el arle peruano. Las figuras están agrupadas en varios paneles y a veces superpuestas, sin que conformen verdaderas escenas. El 90% de los animales miran hacia la entrada del abrigo. Encima de una hembra preñada fueron dibujadas pequeñas figuras antropomorfas esquematizadas, algunas de ellas en actitud de correr.

Fig. 13: Pinturas del departamento de Junίn; a- sitio de Chuquichaca, b- sitio de Cuchipinta (según Rick, 1983 y Ravines, 1986: 36)

4El fechado de estas figuras, entre las más bellas del Arte rupestre peruano, plantea, de nuevo, problema. Para R. Ravines y D. Bonavia (ibid.: 136) se trata de un arte mágicoreligioso cuya ubicación, al pie del Cerro Pariacaca, podría traducir una estrecha relación con los cultos prehispánicos al ganado y a las cumbres nevadas. Por lo tanto, proponían una atribución tardía, tal vez posterior al siglo vi de nuestra Era, época durante la cual se han dejado, en la parte externa del abrigo, algunos restos cerámicos y líticos que indican vinculaciones con el Horizonte Medio. Los mismos autores (ibid: 137-138) recuerdan la existencia de una antigua versión quechua, transmitida por el padre Avila [1598?], en la cual se habla de “... un santuario en el que moraba el dios Pariacaca” ubicado un poco más abajo del Cerro, en un precipicio de rocas, y en cuyas paredes estaban pintadas “... la cabeza de una llama; sobre la cabeza de la llama el pequeño demonio, sobre el pequeño demonio la cabeza de la llama. Y así, en el interior de toda la casa, rodaban al aire estas cosas".

Fig. 14: Representación de hembra preñada, en el sitio de Cuchimachay (departamento de Lima) (foto D. Bonavia)

5Por otro lado, D. Lavallée y L. Lumbreras (1985: 15), basándose en la exaltación de la fecundidad animal, manifestada en Cuchimachay, piensan que este arte podría haber surgido entre poblaciones de pastores incipientes “... que acaban de descubrir —y son por primera vez capaces de controlar— los mecanismos complejos de la reproducción de los animales, de extrema importancia para su sobrevivencia". Recuerdan también que está misma región fue uno de los centros de domesticación de los camélidos, entre 4 000 y 3 800 años a.C.

6Esta segunda atribución nos parece más convincente, tanto del punto de vista cronológico como estilístico. En efecto, estas pinturas tienen de nuevo bastante parecidos con ciertas representaciones de los abrigos del Río de la Pinturas (Patagonia argentina), clasificadas por J. Schobinger y C. J. Gradin (1985) como perteneciente al grupo estilístico B. En esta región, la evolución de las figuras, por comparación con el grupo anterior A, parece semejante a aquella existente entre las pinturas de Cuchimachay y Toquepala. Según los autores (ibid: 56): “La figura humana —aun cuando puede estar presente— pierde su dinamismo y el estrecho vínculo anecdótico con los guanacos". En cuanto a los camélidos: “Es evidente la pérdida de dinamismo, reemplazado por una actitud más bien plácida o estática. Caracteriza la silueta de estos animales un acentuado abultamiento de vientre, en especial su parte delantera... El cuello es bastante largo y concluye en una cabeza pequeña con representación de las orejas. En la Cueva de los Manos, cerca de la entrada, encontramos hileras de guanacos negros y violáceos, algunos muy grandes, de hasta 98 cm de largo... Particularmente interesantes resultan las figuras que representan al animal con su cría... Otro caso interesante del Chacamarca es la representación de dos guanacos con las patas traseras abiertas y mirando hacia atrás, que según los conocedores de la zona es la actitud que esos animales adoptan en el acto de parir". Este estrecho paralelismo no parece fundarse sobre una evolución socioeconómica compa­rable y no existen, hasta ahora, indicios de la domesticación de los guanacos, en la región sureña. Sin embargo el cambio de percepción y representación de los animales parece semejante en estas distintas —y distantes— áreas. Es probable que haya pinturas de este estilo en las zonas andinas intermedias y en ciertos sitios rupestres ya citados, tal como Quelcatani en el departamento de Puno.

7Las pinturas descritas aquí como pertenecientes al estilo naturalista del centro podrían representar una evolución, acompañada de una difusión hacia el norte, de la tradición andina anterior. Se singularizan ante todo por un crecimiento del tamaño de las figuras, un cambio en las formas y actitudes de los animales, una atención al tema de la fertilidad animal y la casi desaparición de los motivos antropomorfos. Podrían haber sido realizadas entre 4 000 y 2 000 años a.C. La existencia de un estrecho parecido con las pinturas, probablemente contemporáneas, de la Patagonia argentina, es difícil de interpretar, aunque parece indicar la persistencia, hasta esta época, de ciertas relaciones culturales entre los diferentes grupos de la zona andina sureña.

EL ESTILO SEMINATURALISTA

8El estilo seminaturalista fue definido por A. Cardich (1964) quien lo atribuye al período postglacial medio, o sea entre siete y dos mil años antes del presente (5 000 - 0 años a.C.). Su área de dispersión parece limitada a la sierra central, con una muy fuerte concentración en el departamento de Huánuco —donde están registrados más de 40 sitios con pinturas (Ravines, 1986)— y una presencia notable en Pasco y Junín.

9La escena pintada en la cueva n° 3 de Chaclarragra (departamento de Huánuco) (Cardich. 1964: fig. 114) (Fig. 15) constituye uno de los mejores ejemplos y el más conocido de este estilo. Ahí está representada una hilera de pequeños camélidos corriendo y seres humanos en actitud de espantar o cazar, de 1,40 m de largo. Si bien el tema básico no parece ser muy diferente de aquel tratado en Toquepala, las diferencias formales son numerosas. Las primeras conciernen al tamaño de los animales, que está más en proporción con la talla de los hombres, y a su disposición en hilera, en oposición con las actitudes opuestas del estilo naturalista. La representación de los camélidos es también muy diferente. Los animales están de perfil, en actitud de correr, con sólo dos miembros —dibujados por un simple raya— visibles en la mayoría de los casos. Tienen una cola bien dibujada, un cuerpo poco voluminoso, un cuello largo y una cabeza que lleva dos orejas grandes. Dos de los diez animales parecen haber sido alcanzados por un proyectil, uno en el cuerpo y otro en el cuello. No se distinguen individuos muertos. Los hombres aparecen de frente, brazos y piernas extendidas. Llevan en la mano objetos que podrían corresponder a bastones, arcos o jabalinas. Una de las cabezas, por lo menos, está representada por un circulo vacío. Las figuras son pintadas de rojo oscuro y son de un tamaño no mayor de 15 cm.

Fig. 15: Pinturas de Chaclarragra (departamento de Huánuco) (según Cardich, 1958: fig. 40)

10Comparten estas características otras figuras pintadas en los sitios de Ranracancha (Pasco), Utcho y Diesmo viejo (Junín), y en varias cuevas del departamento de Huánuco, tales como Hatunjasha, Huargo y Diablomachay (Fig. 16), en la misma zona de Lauricocha. En Huargo fueron descubiertas (Cardich, 1973) dos representaciones de venado, pintadas de negro, con superposición de pintura roja, así como otras figuras en rojo. Los dos venados (Fig. 16) están de perfil, con el cuerpo voluminoso y la cabeza ancha y llevan dos astas. A uno de los animales se le agregó, después, otro par de astas pintados en rojo. La cola y tres o cuatro patas están dibujadas en una manera que hace recordar al estilo naturalista. Una porción de pintura roja fue encontrada durante las excavaciones en la capa 6, debajo de una capa fechada en 1 610 años a.C. En la cueva de Diablomachay (Ravines, 1969) se localizaron 45 motivos diseñados con trazos fuertes de color rojo, que ocupan casi todas las superficies planas disponibles. Existen unas escenas de caza, así como motivos más esquematizados, no figurativos. Los hombres y animales —entre los cuales se reconoce al menos un venado (Fig. 17)— están dibujados sencillamente, por medio de rayas anchas. Los antropomorfos son vistos de frente, varios de ellos con un objeto en la mano, y la cabeza diseñada por un círculo vacío. Existen también dos representaciones de máscaras y figuras complejas, que por sus características se acercan al último gran estilo prehispánico que describiremos posteriormente. R. Ravines (ibid: 263-264) atribuye la ocupación de la cueva a las primeras fases alfareras de la región, o sea la primera mitad del segundo milenio a.C.

Fig. 16: Representación de venado pintado de negro y rojo. Cueva de Huargo (Según Cardich, 1973: fig. 5a)

11Las figuras pintadas de estilo seminaturalista son generalmente más sencillas y menos elegantes que las de los estilos presentados anteriormente. Enseñan también una diversidad mayor que podría reflejar una cierta duración temporal, así como una ausencia de formalismo. Es sin embargo obvia la importancia, todavía grande, de las escenas de caza, lo que sugiere una cierta filiación con las pinturas más tempranas. La representación de venados, en vez de camélidos, en manifestaciones tal vez tardías de este estilo, podría traducir los cambios introducidos por la domesticación de estos últimos animales. De acuerdo con los datos arqueológicos que provienen de Huargo y Diablomachay, podríamos fechar el desarrollo de este estilo en el tercer y segundo milenio a.C., teniendo en cuenta una probable anterioridad de las pinturas de Chaclarragra. Cierta contemporaneidad con las figuras del estilo naturalista del centro, con el cual colinda, es verosímil. Su área de dispersión propia parece reducirse a los altos Andes de la Sierra central, y su asociación con actividades relacionadas al pastoreo de gran altitud podría ser estrecha.

12Antes de concluir este capítulo, es conveniente señalar que, si bien una de las dificultades mayores en la interpretación de estas primeras etapas artísticas nace de la ausencia de otros documentos de comparación, hay que suponer la existencia contemporánea de otros materiales (pieles, cortezas, fibras, huesos, piedras), con manifestaciones artísticas hoy desaparecidas. Las pinturas pintadas en las cuevas tienen que ser entendidas como la parte rescatada y conocida de un mundo ritual más completo que integraba también muy probablemente narraciones, cantos y bailes...

Fig. 17: Escena seminaturalista en el abrigo de Diablomachay (departamento de Huánuco) (según Ravines, 1969)

Table des illustrations

Légende Fig. 13: Pinturas del departamento de Junίn; a- sitio de Chuquichaca, b- sitio de Cuchipinta (según Rick, 1983 y Ravines, 1986: 36)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3400/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 603k
Légende Fig. 14: Representación de hembra preñada, en el sitio de Cuchimachay (departamento de Lima) (foto D. Bonavia)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3400/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 898k
Légende Fig. 15: Pinturas de Chaclarragra (departamento de Huánuco) (según Cardich, 1958: fig. 40)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3400/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 370k
Légende Fig. 16: Representación de venado pintado de negro y rojo. Cueva de Huargo (Según Cardich, 1973: fig. 5a)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3400/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 459k
Légende Fig. 17: Escena seminaturalista en el abrigo de Diablomachay (departamento de Huánuco) (según Ravines, 1969)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3400/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 538k

© Institut français d’études andines, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540