Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El área septentrional andina

Tumaco - La Tolita: Un Litoral de Intercambio en el Período Prehispánico

J.F. Bouchard

Texte intégral

1Desde los años 70, se ha ido recopilando una serie de datos crono-culturales que han permitido integrar la arqueología del litoral Tumaco-La Tolita dentro de la prehistoria del área andina ecuatorial. En esta ponencia, se analizan los datos recientes que pueden apoyar la tesis de intercambio en el litoral, antes, durante y después de la famosa hegemonía de Tumaco-La Tolita. Luego, se enfoca este mismo tema por medio de los últimos resultados de excavación en el sitio El Morro (Tumaco, Nariño) estudiado en 1978 y en 1996 por la Misión Arqueológica Francesa en Tumaco

INTERCAMBIOS Y TRAFICOS EN EL MARCO GEOGRAFICO Y CRONOCULTURAL

2En los últimos 20 años, una decena de programas arqueológicos han permitido revisar en sus aspectos más importantes la prehistoria del litoral norecuatorial entre Esmeraldas (Ecuador) y Buenaventura (Colombia). Rapidamente, quiero recordar que se reemplazó la tesis de migraciones venidas desde Mesoamérica (aportando a esas costas su propia cultura) por la de un origen "andino ecuatorial", que aparece desde el final del Período Formativo Tardío.

3El estilo Tachina, definido por primera vez por Stirling, (Stirling, 1963) constituye la referencia de base para lo que, luego, se ha llamado también "Chorreroide de la costa norecuatorial" al descubrirse varias otras evidencias en toda esa costa (Bouchard, 1982-1983). Según (Guinea, 1986), se puede distinguir un Tachina antiguo y un Tachina más reciente y parece que es a partir del Tachina reciente que se realizó (tal vez bajo presiones de varias índoles) una evolución o una mutación que llegó a producir alrededor de 500 ac la fase cultural comunmente denominada "Tumaco-LaTolita". También se emplean a veces otras denominaciones que pueden indicar cierto grado de variación local (por ejemplo: Selva Alegre o Tiaone). Sin embargo, creo que todos coincidimos en reconocer que durante el Período de los Desarrollos Regionales existio la presencia de un sistema socio-cultural y político que controla esta costa. Este tuvo su sede principal funcionando como centro hegemónico en La Tolita, isla de la desembocadura del río Santiago con el papel de metrópoli y de necrópolis para los individuos más importantes de esta cultura (Bouchard, 1989).

4Esta tradición se difundió hacia el Norte, con características en cerámicas muy notables, mediante un eficiente sistema de navegación marítima en canoas. Esto se evidencia en el arte de figurinas encontradas en los sitios arqueológicos a través de la representación frecuente de canoas y de remeros .

5Evidentemente, gran parte de esta difusión llegó al litoral Pacífico del sur de Colombia y la podemos considerar como una verdadera "colonización" de tierras que no parecen haber sido previamente habitadas. En las regiones de Buenaventura y de Guapi, ocupaciones "Tumaco-LaTolita" han sido descubiertas por investigaciones modernas (Salgado y Stemper, 1995; Patiño Castaño, 1987, 1988). Más cerca de Tumaco, además del trabajo de J.C. Cubillos y del estudio de G.Reichel Dolmatoff y A. Dussan de Reichel, (Cubillos, 1955, Reichel Dolmatoff, 1965, 1987), se ha puesto en evidencia una muy densa ocupación "Tumaco-La Tolita" en toda la parte del litoral sur de la ensenada de Tumaco (Bouchard, 1982-1983, Patiño Castaño, 1994). Más adelante, propondré mi interpretación personal de esta colonización.

6En cuanto a la cronología regional, para estar conforme con la distinción todavía vigente entre el Formativo final y los Desarrollos Regionales, prefiero llamar "Pre-Tolita" a la más antigua ocupación, inclusive en La Tolita. En efecto, no tenemos ninguna seguridad de que se trata de una cultura nacida en La Tolita, por el contrario es muy probable que este "Chorreroide de la costa norte" no sea originario de La Tolita. Tiendo a pensar que en este entonces, La Tolita no era el foco de difusión ni el centro poderoso que llegó a ser algunos siglos después; por lo tanto, no creo que sea muy válido llamar "Tolita antiguo" a esta ocupación del Formativo tardío en toda el área nor ecuatorial, sobre todo si se considera que la difusión viene desde más al sur (región de Esmeraldas) y llega probablement mucho más al norte del río Mataje. Para las siguientes ocupaciones que llamo "Tumaco-La Tolita" (o "La Tolita-Tumaco") conservo la subdivisión "clásico" y "tardío" que bien parece reflejarse para la parte más reciente en un decaimiento estilístico.

7Desde luego en estos tiempos, hubo un tráfico importante a lo largo de la costa y también hacia el interior, como lo muestra el trabajo reciente de DeBoer en la región del medio Santiago-Cayapas (De Boer, 1996).

8También existió un intercambio, o por lo menos un tráfico, más allá de los límites internos de este territorio llegando hasta la Sierra y hasta tierras aún más lejanas. Lo muestra primero la presencia de obsidiana en casi todos los sitios de la costa y sabemos que ésta se encuentra solo en flujos volcánicos de altura. Por otra parte, existen también hallazgos de figurinas de estilo Tumaco La Tolita en sitios apartados de esta costa como la Sierra de Quito en el sitio Jardín del Este (Buys, 1989) o en la región Que-vedo, en el sitio La Cadena (Guillaume Gentil, 1996). Finalmente, dos figurinas de oro, halladas en el Angel (Carchi) y en Frias (Perú) plantean también el tema de la difusión de la orfebrería Tumaco La Tolita fuera de los estrictos "límites territoriales" de la costa norecuatorial.

9Hacia 300 DC, podemos observar, que el decaimiento de "Tumaco La Tolita" llega hasta el ocaso de La Tolita y ambos parecen repercutir en toda la costa. En La Tolita, no se ha descubierto huella de ocupación posterior a esa fecha. En la mayor parte de todo el litoral, para los siglos inmediatamente posteriores a 300 D.C., existe un vacio cultural o bien aparecen escasas evidencias de ocupación como la fase Morro en Tumaco (Bouchard, 1982-1983) y la fase Guadual en el medio Santiago (De Boër, 1994).

10Ambas me parecen alejadas estilísticamente de la fase "Tumaco - La Tolita". Hasta ahora no existe un consenso sobre estas fases y no queda muy claro si se trata de una evolución cultural a partir de la cultura "Tumaco-LaTolita" o si se trata por el contrario de una tradición nueva que viene a reemplazar esta cultura anterior. Esto se debe a la completa falta de indicios ciertos sobre el final de la cultura "Tumaco-La Tolita" que aparentemente se "desvaneció" en todo el litoral sin dejar ninguna herencia. En otras palabras, no sabemos porque desapareció esta cultura ni si desaparecieron al mismo tiempo las poblaciones costeras por una u otra razón que aún desconocemos.

11Es precisamente en este momento que esta área se desvincula del esquema de cronología cultural clásica: al parecer, en la costa norecuatorial, en vez de pasar a una "integración" se presenta allí una verdadera "desintegración". En los siglos que siguen inmediatamente los excepcionales momentos de auge cultural, salvo en algunos sitios, una completa ausencia humana substituye a los numerosos asentamientos costeros, evocando un despoblamiento total de un día para el otro. Además, hasta la llegada de las expediciones de Pizarro, quien llegó precisamente frente a Tumaco en la famosa Isla del Gallo, se conocen otras fases que muestran grandes diferencias de desarrollo y densidad de ocupación desde Atacames hacia el norte.

12Sin embargo, quedan algunos testimonios esencialmente etnohistóricos, que indican vestigios de intercambios. Por ejemplo, vale la pena recordar que se menciona que varios grupos étnicos de la época de la Conquista comerciaban en la costa aportando al puerto llamado Ciscalá sus productos para intercambiarlos. Se desconoce la localización de Ciscalá, pero hay indicios que estaba en esta costa norecuatorial, posiblemente en el área Tumaco-La Tolita. (Alcina, 1979).

13Otra información importante viene de Cabello de Balboa que escribe:

Entre la bahía de San Mateo y Ancón de Sardinas, hay un pequeño río, el cual, los caribes de aquellas riveras tienen por adoratorio y santuario, y traen oro en polvo de la tierra adentro metido en sus canastillos delgados y haciendo sus oraciones, cuales ellos son, lo derraman en él; en aquella parte están de guarnición cien indios o más, sustentados por los de la Provincia, y estos se mudan a tiempo y defienden bien su partido". (Cabello de Balboa, 1583).

14Parece muy probable que Cabello de Balboa se refiere a La Tolita y que nos relata que en la época de la Conquista sobrevivía entre los grupos indígenas una especie de ritual (posiblemente funerario), a pesar de haber pasado más de un milenio después del final de la cultura Tumaco La Tolita. Mantener una guarnición de más de 100 personas y venir a derramar oro en polvo como ofrendas significa que para ellos el sitio era todavía motivo de tráfico con fines altamente culturales.

15Finalmente no debemos olvidarnos, de un hecho sobre el cual se ha trabajado muy poco: Esmeraldas-Atacames es una zona de mayor producción natural de uno de los más preciados objetos de comercio precolombino: el Spondylus. No hay suficientes datos hasta ahora para poder afirmar que fue una de las regiones de extracción dentro de la red de comercio pero, como lo ha señalado Marcos en muchas ocasiones, la demanda de esta preciada concha era tan importante que los pescadores y traficantes de Spondylus no debían ignorar esta fuente. (Sobre este tema, ver la ponencia presentada por M. Guinea en este mismo simposio)

16Todo esto muestra que en buena parte se había restablecido un sistema de intercambio y tráfico en la región norecuatorial.

El Morro en el contexto de trafico e intercambios

17En 1978, realizamos ya cateos que nos permitieron establecer la pre-cencia de dos niveles culturales en el sitio El Morro - C.C.C.P. (Isla del Morro- Tumaco). El sitio ocupa un amplio espacio al borde de la playa que se encuentra entre el promontorio del faro y los muelles del puerto moderno de Tumaco (Bouchard, 1982-1983).

18En Octubre de 1996, gracias a la autorización otorgada por el Centro de Control de Contaminación del Pacífico (C.C.C.P.) de la Armada Nacional de Colombia adelantamos excavaciones en este mismo sitio según el programa aprobado en 1995 por el Instituto Colombiano de Antropología (ICAN).

19La ocupación más antigua se encontró a una profundidad de 0.5 m en promedio. El análisis permitió identificar el material cerámico como perteneciente a la fase cultural Tumaco-La Tolita. Además, presentó rasgos decorativos derivados de una tradición "chorreroide", tal como los que hemos identificado en el corpus de cerámica del nivel Inguapi 1 del sitio In-guapi (Bouchard 19X2 1983).

20La segunda ocupación fue detectada cerca de la playa y del pequeño manglar que la antecede. Se trata de un basurero con gran concentración de material, principalmente cerámico. Debajo, no aparecieron otros niveles y se encontró solamente una pequeña cantidad de tiestos pertenecientes al mismo nivel cultural. Este material pertenece a la fase Morro. A esta fase corresponde un análisis con radiocarbónico de 430 A.D. realizado en 1979 Se obtuvó otro fechamiento más reciente dando una fecha de 1470 +- 95 BP, o sea 405 AD (cal) (Gif 10808). Las dos fechas indican por lo tanto que se trata de una ocupación del sitio después de la hegemonía cultural de La Tolita, lo que se confirma a través del análisis del material de este nivel arqueológico.

21Por lo tanto, son evidencias de dos ocupaciones prehispánicas hechas directamente en el terreno litoral que presenta la mayor protección en la isla, puesto que se encuentra en la costa abrigada del oleaje y de las corrientes marinas del océano, por su localización en la misma rada de Tumaco y no en la fachada marítima de la isla. Por su propia ubicación a orillas del mar y en la bahía protegida, se trata de un sitio apto para recibir un tráfico de embarcaciones, como las canoas usadas por los grupos precolombinos. Hacia el sur, en dirección al actual aeropuerto y de la isla de Tumaco, existía una amplia zona de manglares y pantanos, no-aptos para un asentamiento humano.

22Hemos podido observar solamente una mínima parte del sitio pre-hispánico, que fue preservada de las destrucciones ocasionadas por la creación del muelle actual en los años 1940-50 (Cubillos, 1955). Además, el extremo sur del sitio fue afectado después del maremoto de 1979 por barrios de invasión modernos. Sólo en los terrenos del C.C.C.P. y en algunas parcelas privadas quedan bien conservados los niveles prehispanicos de este asentamiento portuario.

La ocupación Tumaco La Tolita

23No hay feçhas de carbono 14 asociadas pero, basándose en diversos rasgos de la cerámica podemos proponer una fecha entre 500 AC - 300 AD. Se destacan características del Formativo tardío como las incisiones horizontales debajo de los labios.

24En forma global, esta cerámica es equiparable a la cerámica encontrada en varios sitios de este período en la costa Sur de Colombia y Norte del Ecuador.

25Se nota la frecuencia relativamente alta del tipo Inciso Geométrico, característico de ollas carenadas, con la carena marcada y los motivos geométricos localizados entre el labio y la carena. Probablemente son ollas con soportes trípodes. Otra forma bastante frecuente es la de escudillas trípodes. Ambas formas son muy características de la fase Tumaco - La Tolita.

26También hay fragmentos de figurilla o elementos particulares de recipientes que son típicos. Entre otros los soportes de vasijas polípodas de los cuales hay una importante cantidad de gran tamaño (más de 12 cm). Uno muy peculiar es cónico y termina en triángulo puntiagudo representando una cara de serpiente con dos ojos redondos sobre la parte superior. Esto confirma la atribución a la tradición cerámica Tumaco - La Tolita.

27Como lo demuestra la cerámica, este grupo se relaciona con la fase Tumaco - La Tolita. Por lo tanto, la interpretación que podemos proponer para El Morro es que el sitio tuvo un papel importante dentro del sistema socio-cultural que logró unificar este litoral norecuatorial entre 600 AC y 300 DC, si tomamos las fechas que se han obtenido para ambos extremos del período de hegemonía. En otras oporturnidades, emitimos la tesis de una difusión hacia el norte, especialmente por la vía acuática (mar y ríos) debido a razones precisas: la necesidad, creada por los ritos de ofrenda funeraria con los enterramientos de La Tolita, de conseguir oro de aluviones auríferos para responder a la demanda permanente de materia prima necesaria para los orfebres. Pudimos comprobar en un mapa de prospección geológica en las cuencas del Mira y Rosario que la llanura aluvial más cerca a Tumaco presenta muchas deposiciones auríferas a muy poca distancia de la costa y de los manglares. Por lo tanto, podemos considerar que, en la región comprendida entre la parte sur de la bahía de Tumaco y la frontera actual formada por el río Mataje (costa y, sobre todo, llanura aluvial del litoral), la gran concentración de sitios arqueológicos cerca de las localidades de Monte Alto, Bucheli-Inguapi o Dos Quebradas no es fortuita y se debe principalmente a la presencia cercana de importantes disposiciones auríferas aluviales: ellas fueron el motivo principal de la colonización densa en la época prehispánica en esa llanura. Así podemos explicar la presencia de tantos sitios arqueológicos, como los encontrados por varios arqueológos (Cubillos, Reichel Dolmatoff, Patiño Castaño y Bouchard) sin olvidar todos los que se han detectado (y destruido) sea por actividades de guaquería, de desmonte para agricultura o de excavación de picinas de acuacultura. También se sabe que la costa desde Tumaco hasta Buenaventura tiene muchas cuencas fluviales con ricas disposiciones aluviales auríferas. El sitio El Morro, que controla la entrada sur de la ensenada de Tumaco, pudó ser una especie de terminal marítimo (tal como lo es actualmente) que formaba la puerta de entrada a esta rica región aluvial, siendo ella más facilmente accesible por mar que por tierra desde la costa norte del Ecuador.

28Las mismas características que favorecieron el desarrollo del actual puerto debieron ser aprovechadas por los marineros precolombinos para establecer allí una base a partir de la cual podían seguir navegando hacía los ríos que desembocan en la bahía y también, hacia el norte rumbo a la región de Guapi y de Buenaventura, donde se han encontrado otros asentamientos de esta fase (Patiño Castaño, 1988, 1993; Salgado y Stemper, 1991, 1995). Además de estos descubrimientos hechos por profesionales, se han reportado varios hallazgos de sitios por parte de viajeros en esta zona, lo que confirma una ocupación probablemente mayor. Desde luego, la relativa uniformidad de los hallazgos tiende a indicar que existía una conexión entre la metrópoli y estos sitios. Dentro de ésta, la localización estratégica de El Morro, nos permite sugerir que pudo servir de escala en las rutas marítimas de los navegantes precolombinos.

29No sabemos como terminó esta primera ocupación en El Morro, pero sin lugar a duda, tiene que ver con el fin de la hegemonía La Tolita que repercutió en todo el área donde se habían asentado sus "colonias".

La ocupación de El Morro

30En la cerámica, perteneciente a este nivel se reconocen formas que consideramos diagnósticas según nuestra clasificación previa (Bouchard, 1982-1983), sobre todo las etapas con un pedestal acampanado, identificadas por la parte superior (de silueta sencilla o compuesta) o por la parte inferior (el pedestal acampanado). Estas copas son frecuentes en la costa ecuatoriana donde las llaman "compoteras" y pueden tener varios tamaños (mediano y grande). En El Morro, nunca se presentan ejemplares de gran tamaño. Nos parece que en este nivel las copas con pedestal reemplazan las escudillas trípodes, una de las formas más características de la fase Tu-maco-La Tolita. Es preciso señalar que de manera casi simultánea en la costa norte del Ecuador, en la región del medio Cayapas-Santiago no muy alejada de La Tolita, la fase Guadual también presenta el mismo cambio de soportes múltiples a soportes únicos acampanados, cuando esta reemplaza a la fase Selva Alegre que podemos equipararla con fase Tumaco-La Tolita (DeBoer, 1995).

31Otro elemento clave de este nivel son las bases planas, circulares y gruesas que parecen destinadas a formar bases muy estables de recipientes para guardar alimentos o líquidos. Es probable que este nuevo tipo de recipiente reemplaze a las ollas trípodes o multipodes, de gran tamaño, tan frecuentes en la fase anterior.

32Si las formas de los recipientes que considero clave para la cerámica El Morro no parecen derivarse de las formas típicas de Tumaco-La Tolita, tampoco las clasificaciones tipológicas que hemos realizado permiten proponer semejante hipótesis: la pasta y la decoración de los 2 corpus presentan más bien grandes diferencias.

33Además, varios elementos cerámicos aportan información en este sentido.

341 cuello de vasija con cara antropomorfa

351 fragmento de olla pequeña con dos argollas externas debajo del labio

361 fragmento de asa plana

371 fragmento de asa maciza cilíndrica

38Todos estos elementos no se encuentran en los corpus Tumaco-La Tolita.

39Como lo hemos dicho al principio, entre 300 DC y 500 o 600 DC, solo se conocen las fases Morro en Tumaco y Guadual en Ecuador (Bouchard, 1982 1983; Patiño Castaño 1988; De Boer, 1995). Ambas se caracterizan por un cambio drástico en la morfología de los recipientes: el paso de los soportes múltiples a un pedestal único, de forma acampanada. Esta clase de vasija ("compotera") también existe en otras fases culturales del Ecuador: por ejemplo, se la conoce en el complejo Muchique, en la costa norte de Manabí, un poco al sur de Esmeraldas (Zeidler, 1994). Estas fases Guadual y Muchique son las más cercanas a El Morro tanto en la cronología como en el espacio. Sería prematuro equipararlas pero por lo menos nos da la impresión que la evolución de la cerámica va en la misma dirección. Esto puede significar que al haber desaparecido la fuerte influencia de la cultura Tumaco-La Tolita, se abrió campo libre para que puedan llegar ideas u otras influencias foráneas. Desde luego, esto significaría que las fases que vienen después de la fase Tumaco-La Tolita produjeron vestigios cerámicos independientes de todas las normas que regían antes a la producción, sea por la desaparición de éstas o por un debilitamiento que permitió dar paso a otras expresiones culturales.

40Por otra parte, merecen un comentario también otros hechos. Primero, dos esquirlas de obsidiana de este nivel indican claramente que en la fase El Morro persiste el tráfico o intercambio entre la Costa y la Sierra, puesto que las fuentes conocidas de obsidiana se ubican en la Sierra. Sobre los eventuales nexos entre Tumaco-La Tolita y El Morro, es necesario preguntarse si hay continuidad o discontinuidad. En espera de más datos y hallazgos sobre el tema, es interesante notar un importante detalle tecnológico. Para la fase El Morro, no se conoce aún una orfebrería a través de vestigios de metal. Sin embargo, la cara humana que decora un cuello de vasija presenta una nariguera, lo que puede ser indicio de su existencia. El estilo de la nariguera parece tardío y distinto al clásico estilo de la orfebrería Tumaco-La Tolita, lo que nos puede indicar una nueva tradición orfebre, al igual que los cambios morfológicos de la cerámica parecen indicar una nueva tradición alfarera.

41Por otra parte, los campos drenados y camellones de cultivo descubiertos tanto en el área cerca de Tumaco como en los alrededores de La Tolita, parecen relacionados exclusivamente con la fase Tumaco-La Tolita.

42Esto indicaría que ya no se cultivaban en el momento de la fase El Morro, significando una importante pérdida tecnológica. Esto puede ser también un indicio de desvinculación entre las dos fases Tumaco-La Tolita y El Morro.

43Para concluir, las evidencias de intercambio y tráfico nos revelan una dinámica que contrasta con la imagen de un aislamento casi completo que prevalecía hace unos pocos decenios. Esto es uno de los mayores cambios aportados por los proyectos arqueológicos modernos que reemplazan los obsoletos conceptos que existían antes sobre esta región.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ALCINA, J.
1979.
La arqueología de Esmeraldas (Ecuador). Introducción general. Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid.

ALCINA J., A. ALONSO, J. F. BOUCHARD y M. GUINEA.
1987.
Navegación precolombina. El caso del litoral pacífico ecuatorial: evidencias e hipótesis. Rev española de antropología americanal7:35-73.

BOUCHARD, J. F.
1982-83.
Excavaciones arqueológicas en la región de Tumaco. Revista colombiana de antropología 24 127-334.

BOUCHARD, J. F.
1986.
Las más antiguas culturas precolombinas del pacífico ecuatorial septentrional. Miscelánea antropológica ecuatoriana 6: 109-129.

BOUCHARD, J. F.
1989.
Evidencias de relaciones interculturales en la región norte (sur de Colombia y norte del Ecuador). Relaciones interculturales en el área ecuatorial del Pacífico durante la época precolombina, editado por J. F. Bouchard y M. Guinea, pp 29-44. B.A.R. International series Oxford.

BOUCHARD, J. F.
1995.
Altas culturas y medio ambiente en el litoral norte del área andina ecuatorial. En: Cultura y medio ambiente en el área andina septentrional. 48 Congreso Internacional de Americanistas. Colección Ab-ya Yala No. 21. pp 195-223. Editores: Guinea, Bouchard, Marcos.

BOUCHARD, J. F.
1995.
Un intento de revisión cronocultural para el área del pacífico Nor-Ecuatorial. En: Perspectivas regionales en la arqueología del Suroccidente de Colombia y Norte del Ecuador pp 179-192. Ed. C. Gnecco. Universidad del Cauca - Popayán.

BUYS, J. DOMINGUEZ V.
1989.
Arqueología de Cumbaya. en: Relaciones interculturales en el área ecuatorial del Pacífico durante la época precolombina, editado por J. F. Bouchard y M. Guinea, pp 75-95. B.A.R. International series 503, Oxford.

CABELLO, BALBOA
1945. Verdadera descripción de la provincia y tierra de las esmeraldas (1583) Quito. CUBILLOS, J. C.
1995. Tumaco: Notas arqueológicas. Ministerio de Educación, Bogotá.

DEBOER, W.
1994. Traces Behind the Esmeraldas Shore Prehistory of the Santiago Cayapas región, Ecuador. University of Alabama Press, Tuscalosa.

GUILLAUME-GENTIL, N. REINDEL M.
1996. Rapport d'activité 1995-1996 Projet La Cadena- Quevedo. Schweizerisch-Liestensteinische Stifung fur archaologische Forschungen im Ausland. Pp 48-109. Bern.

PATIÑO, D.
1988.
Asentamientos prehispánicos en la costa Pacífica caucana. FIAN Banco de la República Bogotá.

PATIÑO, D
1989. Arqueología del bajo Patía, costa Pacífica de Nariño, y secuencia arqueológica en la costa. En Memorias del 5 congreso nacional de antropología Pp 79-93. Bogotá.

PATIÑO, D.
1993. Arqueología del bajo Patía, fases y correlaciones en la costa pacífica de Colombia y Ecuador. Latin American Antiquity 4:180-199.

REICHEL-DOLMATOFF, G.
1965. Colombia. Thames and Hudson, Londres.

REICHEL-DOLMATOFF, G.
1987. Arqueología de Colombia: un texto introductorio. Segunda Expedición Botánica, Bogotá.

RIVERA, M., SANCHEZ E., CIUDAD A., RODRIGUEZ A., COLON. A.
1984. La Cultura Tiaone. Ministerio de Relaciones Exteriores, Madrid.

VALDEZ, F.
1987. Proyecto Arqueológico La Tolita. Banco Central, Quito.

ZEIDLER J. y PEARSAL D.
1994. Regional Archaeology in northern Manabi, Ecuador, Vol i University of Pittsburg Memoirs in Latin American Archaeology N° 8. Pittsburg Quito.

Annexes

ANEXO

CLASIFICACION DE LA CERÁMICA DE EL MORRO
A) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel superior

CLASIFICACION DE LA CERÁMICA DE EL MORROA) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel superior

B) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel inferior

B) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel inferior

Table des illustrations

Titre CLASIFICACION DE LA CERÁMICA DE EL MORROA) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel superior
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3360/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre B) Repartición de los tipos cerámicos en el nivel inferior
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3360/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 163k

Auteur

Arqueólogo, U.P.R. 312 - C.N.R.S.

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter