Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El área septentrional andina

Minas De Oro “Santa Bárbara” en los Cañaris

Angel Riesco Terrero

Résumé

La documentación que presentamos, existente en el Archivo General de Indias, sobre las minas de oro de Santa Bárbara, interesa, tanto para documentar su temprano establecimiento (anterior a 1545) y gran rendimiento (más de 34,000 pesos de oro en ese año), cuanto para esclarecer algunos datos sobre el gobierno de Gonzalo Pizarro por aquel tiempo. Hay documentos de un siglo después referentes al mismo río Santa Bárbara (hoy Gualaceo) que nos ponen en contacto con el territorio Cañari.

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

  • 1 MARTIN, Ricardo y otros:_Arte precolombino en Ecuador. De Salvat Ecuatoriana, Quito. 1985, p. 25

1El rasgo que al estudiar la cultura de los Cañaris todos sus investigadores destacan, es la abundancia del oro utilizado como material o como ornamentación en los objetos que de ella nos han llegado: coronas o tiaras, pendientes, lentejuelas y adornos diversos, jarras, hachas incluso, cascos o capacetes para cubrir la cabeza, petos sobre el pecho, bastones y aun lanzadardos con incrustaciones o revestimiento de oro. Se ha ponderado sus técnicas metalúrgicas de laminado, soldadura y juntura de oro y plata; en cuanto al peso en oro de los tesoros auríferos recobrados en tumbas del área cañari decía Max Uhle: “Algunas contenían muy poco, pero de otras se habían sacado cantidades inmensas. Una tumba de Sigsig contenía cuarenta y cuatro libras y otra, más de dos quintales. De una tumba de Ucur se recogieron más de cuatrocientas libras de metal precioso; y se habla de otras en las cuales se encontraron centenares de libras de oro”1.

  • 2 GONZALEZ SUAREZ, Federico:Historia General de la República del Ecuador.- Atlas Arqueológico. De Pub (...)
  • 3 Ibid. P. 52
  • 4 Archivo General de Indias (A.G.I.). Sección Quito, legajo 79 (29 de Agosto de 1536)
  • 5 A.G.I. Sección Quito, legajo 86 (6 de Mayo de 1536)
  • 6 Ibidem

2Entre esas otras aludidas en último lugar hay que destacar las tumbas exploradas en la colina de Chordeleg, donde González Suárez, precisamente por la riqueza y notable número de tumbas supone que “hubo un templo y las sepulturas de los régulos de toda una comarca estaban alrededor del santuario”2. Y el mismo gran historiador del Ecuador en su “Atlas” nos da una descripción geográfica detallada según la cual Chordeleg está rodeado por sus cuatro costados por agua que fluye de los tres ríos que la circundan, pues el mayor de ellos, el Gualaceo “llamado antes -nos dice-río de Santa Bárbara, pasa por la base de la colina yendo de sur a Norte” ya que desciende de la cordillera oriental y “cuando llega a la loma de Chordeleg tuerce su curso formando un arco mediante el cual baña dos lados de la colina”3. Así por fin, las minas de oro de Santa Bárbara quedan localizadas y nuestro tema contextualizado, aún cuando lo uno y lo otro exijan ulterior y más rigurosa precisión. Puede venirnos ésta por la indudable conexión entre el río y las lagunas, varias, que aun teniendo cada una su nombre propio (“San Antonio”, “Limpia Concepción de Nuestra Señora”) se conjuntan en los documentos bajo la común denominación de lagunas de Santa Bárbara, a “más de 50 leguas de Quito”4, “once leguas de la ciudad de Cuenca” -entiéndase donde luego, en 1557, fundaron esta ciudad-y sólo “cuatro del pueblo de Cice”5; “el río de Santa Bárbara hizo aquestas lagunas” dice expresamente en su presentación este último documento y todavía en 1639 se justifica el desagüe de las lagunas porque “en el mismo río de Santa Várvara está labrando un aventadero de oro”6.

  • 7 CIEZA DE LEÓN, Pedro: La Crónica del Perú, en Historiadores Primitivos de Indias II (tomo XXVI, B.A (...)

3En efecto, se ha de señalar que sólo a las minas de Santa Bárbara nos vamos a referir y no a tantas otras de las existentes en territorio de los Ca-ñaris -actuales provincias de Cañar y Azuay-; también que ni aun respecto de las de Santa Bárbara pretendemos agotar la documentación que pueda conservarse, sino sólo añadir a la ya publicada por M. Jiménez de la Espada y el Instituto Ecuatoriano de Minería, otra hallada en documentos conservados en el Archivo General de Indias que se remonta hasta 1545, sólo un año después del señalado por Cieza de León al descubrimiento de las “grandes y ricas minas” de que -dice- “se sacaron los vecinos de la ciudad de Quito más de ochocientos mil pesos de oro. Y era tanta la cantidad de este metal, que muchos sacaban en la batea más oro que tierra. Lo cual afirmo porque pasó así y hablé yo con quien en una batea sacó más de setecientos pesos oro. Y sin lo que los españoles hubieron, sacaron los indios lo que no sabemos”7.

  • 8 NAVARRO CÁRDENAS, Maximina: Investigación histórica de la Minería en el Ecuador, 3 volúmenes; tomo (...)

4En cuanto a la fecha señalada por Cieza se ha de notar que, aunque otra cosa pudiera parecer, debe referirse sólo a esas determinadas minas por él referenciadas, que sin duda no fueron las primeras explotadas por los españoles ya que en el libro de los Cabildos de Quito se habla de cuadrillas dedicadas a “coger” oro en las minas de Zangorima (Santa Bárbara) desde principios de 1539, y el 20 de enero “eligieron Alcalde de Minas y de las gentes que en ellas estuvieren ... o residieren”, para resolver “diferencias sobre el tomar o estacar las minas y sobre otras cosas criminales...”8 Hay otro nombramiento el 19 de Junio de 1540, y el 21 de enero de 1541 se extiende la jurisdicción de Zangorima a San Andrés. Esto último nos permite suponer que la denominación de Santa Bárbara llegó a designar una circunscripción en que se agruparon incluso minas extrañas al río o las lagunas de tal nombre propio.

  • 9 ACOSTA, José de: Historia Natural y Moral de las Indias. Libro IV, cap.4, p. 146.- De F.C.E. México (...)

5También en otros puntos conviene mayor precisión. Notemos primero que la referencia documental a “minas” debe entenderse genéricamente -como en el texto citado de Cieza- de suerte que aún la explotación de los “placeres” auríferos de los ríos son referenciados con tal denominación, lo cual incrementará el interés por advertir si en algún caso estaremos ante una mina en sentido estricto. Todavía la Historia Natural y Moral de las Indias por el P. José Acosta reune inicialmente las “tres maneras” en que “yo, a lo menos -dice-, lo he visto:... oro en pepita y oro en polvo y oro en piedra”9, pasando a detallar luego cada una de ellas; en la tercera manera cita “las minas de Zaruma en la Gobernación de Salinas”. Pero nota que la mayor cantidad que se saca es en polvo, de los ríos.

  • 10 NAVARRO CÁRDENAS, M.: Ob. Cit, tomo I, p. 111

6En segundo lugar, que la referencia a Chordeleg introducida en la anterior para contextualizar el tema, a la que podríamos añadir Sigsig, Ca-ñaribamba y Zaruma como principales centros mineros antes de la llegada de los españoles, va a concretarse en casi dos decenas de lugares nombrados por los documentos que aportamos de acuerdo con el uso de Santa Bárbara como circunscripción ya antes apuntada. En cuanto al conocimiento y explotación, por los Incas, de Santa Bárbara, puede ser significativo que en los documentos se la denomine Bárbola, posible nombre indígena que habría dado origen al español Bárbara; por otra parte un informe de 1587 consta que “ya en el tiempo del Inca se las conocía y dicen que el mucho oro que de ahí se sacaba fue la causa de la guerra de Atahualpa y Huascar”10

I. Un acopio de oro en 1545

7Así contextualizada y precisada nuestra aportación, presentamos primeramente un bloque de documentos que tienen la particular recomendación de poder ser insertos dentro de la narración detallada que los Historiadores Primitivos de Indias nos transmiten sobre la compleja sucesión de hechos que Cieza de León denominó Guerra de Quito; y ello, no como inferencia más o menos legítima, sino por expresa noticia que uno de ellos recoge -Agustín de Zárate-.

  • 11 ZÁRATE, Agustín: Descubrimiento y Conquista de la Provincia del Perú y de las Guerras y cosas señal (...)

8Se conoce la abierta oposición, hábilmente aprovechada por Gonzalo Pizarro, con que fue recibido el nombramiento en 1543 de Blasco Nu-ñez de Vela para Virrey de la Provincia del Perú ; su bien conocida severidad, que todos esperaban habría de emplear en la aplicación de las Leyes Nuevas de 1542, restrictivas para los encomenderos, previno contra él los ánimos de muchos aun antes de que iniciara su gestión, incluso fue secuestrado y encarcelado, aunque no faltó quien trató de justificar esto como un ardid para que con mayor autoridad los oidores pudieran ordenar a Gonzalo Pizarra la disolución de las fuerzas armadas que en torno a él se habían ido agrupando. Liberado el Virrey, reúne en Quito su ejército; Gonzalo le sigue a más de cien leguas y se asienta en el mismo Quito mientras el Virrey se retira hacia la provincia de Benalcázar; tal es el momento de los hechos apuntados en estos documentos y que Agustín de Zárate describe así “sacaba cada día gran cantidad de oro; tanto, que sólo los indios del tesorero Rodrigo Nuñez de Bonilla sacó en ocho meses cerca de cuarenta mil pesos de oro, con haber otros muy mejores, y tener en su cabeza más de veinte repartimientos tan buenos como él; y allende de esto, se apoderó de todos los quintos y dineros pertenecientes a su majestad, y robó las cajas de los difuntos”11.

  • 12 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 9 v.

9El mencionado tesorero va a ser figura central en los documentos que presentaremos a continuación; la apuntada recepción (evitemos decir apropiación) por Gonzalo Pizarra de “los quintos o dineros pertenecientes a su majestad” es lo que consta en estos primeros, expedidos en las minas de oro de Santa Bárbara el 2 de enero de 1.546. Ya en esta fecha alcanza alto valor y alcance significativo al percatarnos de que sólo unos días después se da la batalla de Quito o de Anaquito, en la que el Virrey es vencido y decapitado; la fecha exacta fija Cieza de León en “lunes 10”, Agustín Zárate en “sabado 16”y Diego Fernández el 18, de acuerdo en los tres casos con lo que en estos documentos declara un testigo cómo se le había entregado a Gonzalo Pizarra “todo el oro de las minas antes que se diese la batalla”12.

  • 13 A.G.I. Sección Quito, legajo 79, f. 1 r.

10Llegamos así al punto central, el oro que en tal ocasión y de tal procedencia se recauda, de acuerdo a la provisión que en septiembre del año anterior G. Pizarra había dado al Alcalde Ordinario de Quito Juan de Padilla para que, utilizando los servicios del Capitán Zaballos, Alcalde Mayor, quien tiene a su cargo las minas vinculadas a esta ciudad, recoja “todo el oro que cada quadrilla oviere sacado por quenta y razón e ante el escri-vano de las dichas mynas dexando cada uno para sy lo que le pertenesce de su salario para que el dicho Alcalde Mayor lo dé y entregue al dicho Juan de Padilla por quenta y razón para que lo trayga ante my como dicho es, que con carta de pago de lo que el dicho capitán Çavallos resciviere mando que se le tomen en quenta a los dichos myneros todo lo que dieren e ansí mismo al dicho Capitán Çavallos”13.

11Cerca de cuatro meses tarda Zaballos en reunir las declaraciones de todas las cuadrillas, 22 situadas a notable distancia unas de otras como veremos, y el 1 de enero de 1.546 hace entrega del oro y de la consiguiente detallada relación de lo sacado por cada cuadrilla, de lo gastado o reservado por distintos conceptos, de lo que en consecuencia es entregado a Juan de Padilla. Éste a su vez declara recibirlo y al día siguiente, como sabemos, lo pone a disposición de Gonzalo Pizarro: en total, 34.583 pesos en polvo según la suma consignada en el mismo documento.

12Hemos sintetizado en el cuadro adjunto los múltiples datos consignados en la escritura que, antes “escribano de su Magestad”, hace Juan de Padilla en reconocimiento por haber recibido las partidas de oro detalladas en la relación de H. Çaballos. Entre ellos destacamos la importancia de la localización geográfica de los lugares en que operan las diversas cuadrillas; se añaden los nombres del propietario y el del capataz que tiene a su cargo cada cuadrilla. En distintas columnas recogemos el rendimiento total de cada “mina” y -así se las llama-; las cantidades que de él se extraen por diversos conceptos ; la cuantía del “sesmo” o sexta parte a que cuando no se ha convenido otra cosa ascienden los derechos de explotación, cuyo detalle se complica porque sólo una parte de ello se retiene mientras otra parte se consigna como descuento que se ha de hacer “del primer oro que se caque”; viene al fin la cantidad que cada cuadrilla entrega. Localizar en un mapa cada una de esas “minas” hubiera sido lo conveniente, y en efecto hemos conseguido hacerlo con algunas de ellas en las hojas del Mapa Catastral Minero; pero, al no conseguirlo con todas, entendemos que hacerlo debe dejarse para el trabajo de campo a que no hemos podido hacerlo.

MINAS DE ORO DE SANTA BÁRBARA Y SU RENDIMIENTO según legajo de 28 /IX /1545

MINAS DE ORO DE SANTA BÁRBARA Y SU RENDIMIENTO según legajo de 28 /IX /1545

II. La Probanza de su recaudador. Apunte a Gonzalo Pizarro

  • 14 HERNÁNDEZ, Diego: Historia del Perú. En Crónicas del Perú I (tomo CLXIV de B.A.E.) pp.115 y 116; Ma (...)
  • 15 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 7 r.

13Gonzalo Pizarro permaneció en Quito hasta Julio, “en fiestas y regocijos y banquetes, y cometiéronse feos casos” algunos de ellos relacionados con la entrega en Quito de “la cuenta del oro que estaba sacado” en alguna mina cuyo nombre no se nos da14. Juan De Padilla tuvo la suerte de no caer en desgracia y precisamente por esos días Gonzalo Pizarro le entregó recibos de los 34.583 pesos, fraccionados en dos : uno por 27.165 el 25 de enero, otro por 7.418 el 13 de febrero, separando la cantidad menor procedente de las tres cuadrillas que en los Cañares dice G. Pizarro ser suyas –“mis tres quadrillas de los cañares”15-.

  • 16 RODICIO GARCÍA, Sara: “La ayuda indígena en la conquista española del Norte del Ecuador”. En Miscel (...)
  • 17 CIEZA DE LEÓN, P.: Ob. Cit. p. 340
  • 18 ZÁRATE, A.: Ob. Cit., p. 340

14Mas lo extraño es “el pleito” -así denominado expresamente en los documentos- que apenas dos meses después promueve contra Padilla el tesorero Rodrigo Nuñez de Bonilla. Aparte de este cargo con que por estas fechas nos lo presentan Agustín de Zárate y Rodrigo Núñez de Bonilla: era una personalidad destacada, fundador del Quito español y su Regidor en 1.534; beneficiario de repartimientos y encomiendas diversas como la que tuvo en Coxqui de los Quijos, hasta que se la traspasaron al célebre Don Sancho de Velasco hacia 1.56216; había cumplido notables funciones como Capitán al servicio del Virrey Blasco Nuñez de Vela; formó parte de la tropa de Gonzalo Pizarro para la batalla de Quito, aunque según rumores que nos trasmite Cieza de León “huyo feamente”17. Según Agustín de Zárate, Gonzalo Pizarro acabó desterrándolo a “Chili, que era más de mil leguas”18. ¿Qué sentido tiene, pues, su pleito contra Padilla? ¿trata con él de congraciarse con Gonzalo Pizarro proporcionándole la ocasión para que la sospecha de apropiación indebida recaiga sobre Juan de Padilla? ó, por el contrario, ¿de enfrentar a Gonzalo Pizarro con la responsabilidad de sus propios hechos imposibilitando su posible posterior tergiversación? o, lo que no es imposible, ¿trata de protegerse a sí mismo para la eventual posibilidad de que otro venga a desplazar a Gonzalo Pizarro en las altas funciones que se ha atribuido?. Quedémonos con lo mejor : Rodrigo Núñez de Bonilla trata simplemente de cumplir con su deber, pero de modo que nadie obtenga indebido provecho de ellos, ni puedan ser injustamente alegados contra nadie.Protegiéndose a sí mismo, a la vez protege a Juan de Padilla contra quien promueve el pleito, que se reduce a comprobar su nula responsabilidad por el hecho de que los 34.583 pesos no hayan sido contabilizados aún por Gonzalo Pizarro en los asientos de la Hacienda del Monarca. Este es el hecho notable que con seguridad se infiere de la documentación.

15El pleito pues se reduce, por una parte, a la probanza que Juan de Padilla presenta de haber entregado a Gonzalo Pizarro la cantidad de oro recibida en las minas de Santa Bárbara, por otra, a los dos recibos que presenta y cuya autenticidad es también materia de Probanza. Son siete o más testigos que, en los también seis folios que nos han llegado tras la pérdida de uno o quizá más, responden al interrogatorio previamente convenido ante el juez por Rodrigo Núñez de Bonilla y los dos Procuradores de Juan Padilla. No tenemos las preguntas, inferibles de las respuestas a todos de cinco de ellos y a algunas de uno más.

  • 19 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 127

16Sin duda los testigos más notables son Alonso de Xerez, que a sus cuarenta años dice hace quince que conoce a todos los intervinientes en la causa, y Francisco Campos que declara ser uno de los vecinos desterrado a las minas durante seis o siete meses “hasta que fue muerto el Visorrey”19 Pero todos ellos son testigos calificados que tienen algo importante que testimoniar.

  • 20 Ibid., f. 8 r. y v.
  • 21 Ibid., 9 r.
  • 22 Ibid., 10 v.
  • 23 FERNÁNDEZ, Diego: Ob. Cit. Pp. 115,116.

17Y es la segunda pregunta, a la que Francisco Campos responde con el ya notado detalle, la que nos introduce a un clima de tiranía y crimen difícil de admitir si su triste realidad no nos constara por las crónicas de los historiadores coetáneos. Dice el primero, Duarte de Andrade: “Estando Gonçalo Piçarro en esta çibdad -Quito- bido yr a las minas de Santa Barbola algunos vezinos desta çibdad pero que no sabe sy yban desterrados, entre los quales vyó que fue el dicho Juan de Padilla al qual oyó desir este testigo que se temía no lo mandase allá aorcar Piçarro; y esto le oyó desir en las dichas minas y que se dezía en las dichas minas que los abía ynbiado el dicho Gonçalo Piçarro a los dichos vezinos a las minas porque se temía de ellos”20. Aclara Juan Valenciano que Gonzalo Pizarro enviaba a las minas a vecinos que temía lo traicionaran dando “abiso al dicho señor Bisorrey que dezían estava en Pasto”21. Y Salvador Grado, “estando este testigo en las minas de Santa Bárbola en el tiempo que dize la pregunta, vió que fueron a las dichas minas algunos vezinos desta zibdad y entre ellos el dicho Juan de Padilla; y dezian que yban por el oro e que oyó de-zir que los quería matar en las minas por causa de sus mujeres”22; se estaba haciendo eco de los rumores que por Quito corrieron sobre el caso ya aludido de Vicencio Pablo detallado en la “Historia del Perú” por Diego Fernández23.

  • 24 A. G. I. Sección Quito, legajo 86, f. 8 v.

18La tercera pregunta la responde ejemplarmente Duarte de Andrada, quien, estando en las minas a cargo de la cuadrilla de Chimbo, “bido que el dicho Hernando Caballos era Alcalde Mayor en las dichas minas e cobraba e reçibía todo el oro de los mineros que estaban en las dichas minas que él tenía a cargo, que heran de las quadrillas de yndios de los que andaban con el Bisorrey e servía a su magestad; e que no bido que otra persona ninguna cobrase el dicho oro syno el dicho Çaballos, alcalde de Gonçalo Piçarro”24.

  • 25 Ibidem.
  • 26 Ibid. f. 9 r.
  • 27 Ibid. f. 12 v.
  • 28 Ibid. f. 9 v.

19Y de quien elegimos la respuesta a la cuarta pregunta, la decisiva en el pleito: “Bido este testigo que un día, presente este testigo, el dicho Hernando de Çaballos, alcalde de Piçarro, después de aver reçibido el oro de los mineros en las dichas minas estubo pesándolo e haziendo una memoria; e lo dio e entregó a Juan de Padilla ante un escrivano de las minas para que lo entregase al dicho Gonçalo Piçarro, y no se acuerda la cantidad que hera ni otra cosa”25 Juan Valenciano oyó en la misma casa de G. Pizarro “decir públicamente” el mandamiento dado a Hernando Çaballos26. También testimonian haberlo visto o estado presentes Salvador Grado, Alonso de Xerez y Francisco Campos; éste último detalla: Vio “el peso que pesaron el dicho oro con un marco de quatroçientos pesos por mandado del dicho Hernando de Çaballos e pesaron el dicho oro y lo dió(borrada la última línea)... y este dicho testigo se quedó en las dichas minas y bino con el dicho oro el dicho Juan de Padilla e Xuarez, difunto, barbero, para lo traer a Gonçalo Piçarro”27. “Juan Valenciano es quien sabe que Juan de Padilla dio a Gonçalo Piçarro todo el oro que truxo de las dichas minas, porque luego por la mañana del día antes le bido este testigo al dicho Juan de Padilla con el dicho Gonçalo Piçarro y oyó dezir ally este testigo como le abía entregado todo el oro de las minas antes que se diese la batalla, y que las firmas de las dichas cartas de pago conoçe este testigo que son suyas”28. Alonso de Xerez así se lo oyó decir a Hernando de Caballo.

  • 29 Ibid.f. 11 v.
  • 30 Ibid. f. 12 v.

20El testimonio que Alonso de Xerez da en respuesta al interrogatotio es el siguiente “Que por temor que tenían de Gonçalo Piçarro muy grande no se osaron detener ni parar el dicho Juan de Padilla y este testigo en ninguna parte del camino por las cartas que el dicho Gonçalo Piçarro les escribió al camino de amenazas; y que bido que ynbió sus corredores a ver sy benía el dicho Juan de Padilla y los que con él venían”29. Francisco Campo da una respuesta no menos contundente y aun de mayor alcance por atreverse a encuadrar el caso concreto en una visión general : “Sabe quel dicho Gonçalo Pizarro tenía tyranizada esta tierra el tiempo que en ella estubo y aun después, asta que se reduxo al serviçio de su magestad, e que bydo que antes que se diese la batalla el dicho Gonçalo Piçarro ynbió a las minas con mucha prisa por todo el oro que abyan sacado las quadrillas y mandando que se lo llebasen luego; y que lo demás [lo] oyó desir este testigo y que es asy que siempre traya corredores por los caminos”30. También Salvador Grado dice que Gonzalo Pizarro “tenía tiranizada esta tierra”.

  • 31 Ibid.f. 10 r.

21Gonzalo López se muestra experto en el reconocimiento de las letras: “Que le parece que las firmas de las dichas cartas de pago, que son de mano y letra del dicho Gonçalo Piçarro, porque ha bisto otras muchas y le pareçen ser asy; e que también le pareçe que la letra de las dichas dos cartas de pago es de mano de Pedro de Balverde, escrivano público y del Consejo de esta zibdad”31.

22En fin, hay un séptimo testigo, Pedro Gutiérrez de Logroño, que conoce a Juan de Padilla desde hace quince años y también a Rodrigo Nuñez de Bonilla y al difunto Diego Juárez, por primera vez mencionado en estos documentos sin que sepamos por qué ni para que, indicio claro de lo que a nosotros no ha llegado. Aquí se acaba el último folio sin que sepamos siquiera si hubo más testigos.

23Este es el momento de apuntar un detalle cuyo alcance antes no abríamos podido advertir : los folios en que consta la información sobre las cantidades de oro entregadas por cada cuadrilla a Hernando Caballos y pasadas por éste a Juan de Padilla, son una copia hecha el 12 de marzo 1549 del original presentado por el mismo Caballos. Sin poderlo evitar los tres años transcurridos hasta la copia que en tal fecha se demanda nos hace pensar en la diversa situación surgida cuando, tras la derrota de Gonzalo Pizarro en Xaquiscaguana (9 de abril 1548) y su decapitación, Pedro de la Gasca establece el nuevo orden y revisa las anteriores responsabilidades.

  • 32 A. G. I. Sección Quito legajo 79, f. 6 r.

24Se refuerza tal sospecha cuando, volviendo sobre el folio 6 recto y vuelto antes pasado por alto, la difícil lectura de algún trozo y líneas sueltas nos permiten advertir que aquí es Diego Sánchez, Procurador de Juan de Padilla, quien meses más tarde (el 15 de Diciembre de 1549) pide copia de lo mismo insistiendo en que “el escrivano saque un traslado por cada año de los dichos proçesos... y que en cada uno de los dichos proçesos se ponga un traslado de los dichos derechos de las rentas autorizado, en manera que haga fee”32; también cópianse luego los dos recibos firmados por

  • 33 Ibidem.

25Gonzalo Pizarro que ya hemos visto al frente de la probanza pedida por Juan de Padilla, cooperando el uno con el otro y que están protegiéndose contra cualquier investigación que sobre ellos pudiere iniciarse en la nueva situación; y alguno más, como el mismo Rodrigo Nuñez de Bonilla, que aparece como testigo en alguno de estos traslados33, indirectamente también salen beneficiados en esta documentación.

III. La posterior historia de las minas de Santa Bárbara y el desagüe de sus lagunas

  • 34 NAVARRO CÁRDENAS; M.: Ob. Cit. Tomo II, p. 9. Ver BAYLE, P. Constantino: Los Cabildos Seculares en (...)

26Presentado y aun aclarado así el contenido de la primera serie de documentos, resumamos ahora brevemente la azarosa historia de las minas de Santa Bárbara en los siguientes ochenta años inferida de otros documentos ya publicados para luego introducir con sentido los más de treinta folios referentes a proyectos sobre las lagunas de Santa Bárbara recogidos en los memoriales y cartas de sus promotores, las intervenciones del Real y Supremo Consejo de las Indias e incluso del Rey, entre noviembre de 1629 y noviembre de 1639. Si ya vimos que fueron conocidas y explotadas en algunos momentos por los Incas, en 1539 ya las han redescubierto los españoles y se nombra a uno de los mineros, Juan Cosa, Alcalde de Minas. En 1541 ha cesado la explotación al menos de una de las minas, Sangarina, “y sus mineros se han mandado a las minas de San Andrés34.

  • 35 ACOSTA, José de: Ob. Cit.pp. 149 - 165

27En 1552 el Virrey Don Antonio de Mendoza mandó despoblar estas minas, orden que tal vez por su temprana muerte aquel mismo año, o no se cumplió, o no se aplicó y se mantuvo con rigor; pues el sucesor Don Andrés Hurtado de Mendoza en el primer año de su virreinato y antes de que Gil Ramírez Dávalos funde (1557) en aquella misma región la ciudad de Cuenca, hizo abandonar una vez más las minas de Santa Bárbara. El descubrimiento en 1545 de las riquísimas minas de plata en Potosí, cuya importancia se incrementó cuando desde 1571 se consiguió la obtención de su plata con el azogue de las no lejanas minas de Guancavelica35, atrajo a la población tanto española como india que antes buscaba medro en Santa Bárbara y al fin sentía el rechazo de las condiciones insalubles del trabajo en este río.

  • 36 NAVARRO CÁRDENAS, M.: Ob. Cit. Tomo I, p. 111.- BEDOYA MARURI, Nicanor: La Arqueología en la Región (...)

28El oidor Francisco de Aucimbay en 1585 da por vanos posteriores intentos de beneficiar las minas de Santa Bárbara y los Quijos ; sólo el cerro de Zaruma puede a su juicio aliviar la pobreza de la región si se traslada a sus cercanías de dos mil a tres mil indios. Y detalla cómo “la labor del río de Santa Bárbara se hacía” incluso con evidente riesgo de la vida; es documento publicado en Investigación Histórica de la Minería en el Ecuador36.

  • 37 NAVARRO CÁRDENAS; M.: Ob. Cit. P. 135

29Pero ya de nuevo en 1603 se pide permiso y veinte indios “para catear en el contorno de esta ciudad” de Cuenca donde Lázaro de Lugo pretende poder señalar lugares con “vetas de azogue, oro bajo, plata y oro subido”37

  • 38 Ver GARCILASO DE LA VEGA, Inca: Comentarios Reales, tomo II, libro III, cap. 25; p. 119 E.Atlas, Ma (...)
  • 39 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo: Historia General y Natural de las Indias:En su libro VI, cap. VIII ha (...)

30Llegamos con la apuntada segunda serie de documentos aportados por esta ponencia. El proyecto en ellos esbozado aspira últimamente a disecar las lagunas de Santa Bárbara para explotar su ya comprobada riqueza en oro. A nosotros e incluso a quienes la proyectaron nos recuerda otro intento - por cierto fracasado - de la desecación o desagüe en 1557 de la laguna Orcos, seis leguas al sur de Cuzco, recogida por los cronistas de aquella misma época38. Los casos, distintos eran pues mientras en Orcos lo que se pretendía era recuperar los tesoros a ella arrojados por los indios al llegar los españoles, en Santa Bárbara se buscaban los placeres y hasta una supuesta veta de oro en las rocas del fondo; pero para el idéntico fin de abrir vías para las aguas de la laguna por la parte limítrofe situada en el nivel inferior a su fondo, en Orcos escavaron una cueva hasta “topar con una peña” que ya no pudieron taladrar con los instrumentos de la época, y en Santa Bárbara evitaron tal riesgo “abriendo el desguadero a tajo abierto desde lo alto”39.

  • 40 A. G. I. Sección Quito, legajo 81, f. 4 r.
  • 41 Ibidem.

31La complejidad de los documentos emitidos, como ya indicamos, a lo largo de una década y que no acaban en un fracaso reconocido sino en un acicate para proseguir la investigación; aconsejan detallar el desarrollo del proceso aunque sea con la obligada brevedad. Francisco de Fuentes Dá-vila, cateador en mina de su Majestad, avencindado en Cirse cerca de Cuenca, en la provincia de Quito, pretende ser el “descubridor” y autor de un proyecto para el desagüe y posterior explotación minera de las lagunas de Santa Bárbara, cuya costosa realización le mueve a “sentar capitulaciones” ante el escribano del Cabildo de Cuenca y testigos para que la sociedad que ya en la ciudad de los Reyes y ante el Virrey Marqués de Guadalcázar tenía establecida con Luis de Narváez, se amplíe y empiece a ser operativa. Se reproducen las condiciones establecidas en el contrato anterior y se las confirma con la variante de que cada uno de los dos socios fundadores pueda compartir sus derechos y sus cargos con otros nuevos consocios allí mencionados, reconociéndosele a Francisco Fuentes, como fundador y por sólo “asistir con su persona e industria al desagüe”, ciertas ventajas. “Se ha de començar el desagüe por la laguna pequeña llamada San Antonio; es condición que, si desaguada la dicha laguna no tubiere aprovechamiento y fuere tan poco o tantos [los inconvenientes] que los compañeros no quieran proseguir en la labor de la otra laguna mayor -la Limpia Concepción de Nuestra Señora- puedan libremente salirse desta dicha compañía y los que quedaren proseguir en ella como fuere su voluntad”40 Para satisfacer los gastos que ya ha hecho Luis de Narváez e iniciar los trabajos se fija que respetando la exención de Francisco Fuentes, cada uno de los otros cuatro consocios “aya de entrar y entre con cien patacones de a ocho reales cada uno para el gasto que se fuere haciendo y, gastados éstos, an de contribuir de nuevo con la cantidad de pesos que fuere nezesario y asta el fin de la dicha labor”41. Y siguen estableciéndose más condiciones jurídicas en otros cuatro folios.

  • 42 Ibid.: f. 9 r.

32En 6 de Mayo 1635 Francisco Fuentes envía al Soberano un memorial que, ya en Madrid el 20 de Febrero 1636, pasa al Consejo de Indias con la siguiente recomendación: “habiendo mandado ver los papeles inclusos..., yo he resuelto remitirlos al Consejo de Indias... y se me consulte lo que se ofreciere y pareciere”42. Veamos pues qué es lo que interesa a Felipe IV.

  • 43 Ibid.f. 11 r.
  • 44 Ibid. f. 11 v.

33Francisco Fuentes empieza aludiendo a una Real Cédula de Carlos V y a otra de Felipe II que tratan de que se desagüen las lagunas de Santa Bárbara, así como a los “nueve millones de quintos que este río dio según los libros antiguos de los Oficiales Reales”43. Desde que en 1618 esto supo, dice Francisco Fuentes que visitó las lagunas y fue madurando un proyecto que pese a intentos anteriores de desagüe, a nadie se le había ocurrido; pide para realizarlo “treinta yndios por el tiempo que durase el desagüe y labor pagándoles con su trabaxo y más veinte y quatro quintales de pólvora y el hierro y açero que huviese menester de los reales alamaçenes ; todo esto, al costo que en ellos está a vuestra magestad para sus reales fábricas”44.

  • 45 Ibidem.
  • 46 Ibid. f. 12 r.
  • 47 Ibid. f. 12.

34La capitulación más detallada y con mayores beneficios para la Real Hacienda a la que se cedía el cincuenta por ciento de las ganancias, llegó a Madrid en manos del Corregidor de Cuenca Sancho Fernández de Miranda, quien la presentó -dice Francisco Fuentes- “en nombre suio dejándome a mí fuera”45. Para luchar contra tal despojo precisamente buscó la ayuda de Luis Narváez y formó con él la Sociedad que ya conocemos; pero “después según paresçió este dicho Luis de Narváez no tiró a más de hacer su negocio, porque llevó tres mil novillos a vender a dicha ciudad de Lima, a donde se entretuvo tres años”46 sin aportar el capital que había prometido para la empresa de Santa Bárbara y entre otras artimañas, entretiene a Francisco Fuentes durante cinco años haciendo imposible gozar “de la merçed que vuestra magestad me haçe de los treinta yndios; que , si los huviera, mucho tiempo [h]a que esta laguna se huviera desaguado, antes [h]a consentido que se aian dado Provisiones contra mí para que no se me de jente”47.

  • 48 Ibid. f. 14 r.

35Incluso el que se comenzara por la laguna pequeña, “siendo la más costosa de romper y sacar arenas por la mucha que tiene dentro”, ahora reconoce Francisco Fuentes que fue una imposición de Luis Narváez, fruto de la ignorancia y no de mala intención; y prosigue el detalle de otros agravios. A pesar de todo “yo -dice Francisco Fuentes- començé un corte de nueve varas de hondura y veinte y quatro varas de largo, todo peña biba y por partes un diamante en dureça, que es la que [h]a asombrado a todos los que an entrado a querella desaguar, y ninguno cortó esta peña media vara de hondo. Este corte que di salió alto y bolbí de nuevo a dar otro más largo y más bajo por el mismo corte otras ocho varas más hondo; en el primer corte que di alcancé a ver oro aunque poca cantidad, mas premicias de aver grande riqueça; estas últimas ocho varas van ya cerca de enparejar con lo más hondo con que con brevedad se verá el desengaño y, porque es opinión de muchos mineros de oro y mía como persona que los ay por la experiencia que tengo de treinta años de labores de minas de oro y aguardo a descubrir la maior riqueça que se [h]a descubierto en este reyno”48. La codicia de sus antiguos consocios y de otros, incluso de algunas autoridades, se ha desatado en torno a la laguna y Francisco Fuentes hace al Rey diversas y muy concretas peticiones para protegerse contra unos y otros, además de la encomienda de treinta indios.

  • 49 Ibid.. f. 9 r.
  • 50 Ibid. f. 10 r.

36El Consejo de Indias dispone el 14 de Marzo que “se entreguen estos papeles al Oydor de Quito... y se llame a Francisco Fuentes”, e incluso el Soberano le escribe al Oidor de Quito, Alonso de Castillo y Herrera, que “es cosa considerable...; le asistireís en lo que fuere necesario...”49. E insiste el Consejo en 26 de Agosto al mismo oidor en que “nombre escrivano y alguaçil y los demás ministros que sean necesarios”50.

37Hemos insistido en señalar al Oidor de Quito Alonso de Castillo y Herrera, quien se va a convertir, no se sabe si por cortos alcances o mala fe, en antagonista de Francisco Fuentes. Tal vez por no haber recibido la Provisión últimamente citada del 26 de Agosto, lo llama a Quito y el 9 de Febrero siguiente acaba por mandar a Çiçe tres emisarios que lo conducen a su presencia como si lo apresaran y diciendo o al menos dando pie a los más deshonrosos rumores: “que me llevaban a ajusticiar..., que si no hay oro en las lagunas será bueno el darme garrote”, informa él en otro memorial que envía al rey el 24 de marzo de 1638. Mientras lo retienen en Quito se suspenden los trasbajos y luego ya no le será fácil reunir una cuadrilla que quiera trabajar con él.

  • 51 A. G. I. Sección Quito 83, f. 2 r.
  • 52 Ibidem.

38Añádase a lo anterior otro motivo, los indios “siempre han tenido las lagunas de Santa Bárbara por abuso, porque dicen : si no lluebe y se pierden las comidas de sus sementeras por seca, dicen que no lluebe porque se desaguan las lagunas; y si lluebe muncho, que la muncha agua les haçe daño; dicen lo mismo que por desaguar las lagunas lluebe; y si ay mortandad en algún pueblo diçen que aquello es causado de desaguar las lagunas de Santa Bárbara. Y, aunque no fuera más que por quitarles este abuso y el que [h]a tenido siempre de tener por oráculo estas lagunas los yndios, se hace serviçio a Dios de ronpellas y quitallos de este abuso”51. E insiste el memorial en “el temor que los indios tienen de sus antepasados, de que si las lagunas de Sancta Bárbara se desaguan que se an de acabar los yndios, y que se an de morir todos; y así es tanto su barbarismo que no ba yndio a trabajar a las lagunas que quando sale no lleba una piedra a su pueblo de las que sacan en el corte, y esto para tenerla en su casa, que dicen que con aquélla, aunque se desagüen las lagunas de Sancta Bárbara y se mueran todos, que él no se [h]a de morir por tener aquella piedra en su casa52.

  • 53 Véase allí el por qué. Y en el Inca Garcilaso, una posible justificación de que entre los indios ll (...)
  • 54 A.G.I. Sección Quito83, f. 3 v.
  • 55 Ibid. f. 6 r.

39Hemos ya de pasar por alto los obstáculos que algunos familiares de Luis Narváez bien situados entre la clase directiva de Cuenca tratan de poner a la prosecución de los trabajos; los enredos jurídicos que el propio Luis Narváez promueve para ser él el beneficiario y hasta su pretensión de que “las lagunas de Santa Bárbara no son minas sino guacas”53; la orden apremiante de Alonso de Castillo para que “yo -dice Francisco Fuentes- saliese de ellas quedando todo perdido”54, sólo suspendida luego por los informes del Relator de la Audiencia Pedro Ortiz de Avila, única autoridad favorable a Francisco Fuentes pues incluso hay un nuevo oidor que, tras la muerte de Alojos de Castillo, a los diez meses de estar en Quito dice que sólo si “le ynbiasen dos mill ducados”55 había de venir a Santa Bárbara.

  • 56 Ibid. f. 6 v.

40Pedro Ortiz concedió a Francisco Fuentes los diez indios que entonces necesitaba y, “por auto le ordenó proseguir los trabajos hasta su fin y Francisco Fuentes entiende que el de su labor debe fijarse de acuerdo -dice en memorial a Felipe IV- con “la ordenanza del Señor Emperador de gloriosa memoria, bisaguelo de vuestra Magestad, que el minero de mina de río que no tomare la peña, que se tenga por ynutil, por ser ynformado que en el firmamento de la peña se tiene de hallar la fuerça del oro; y aun se platica entre mineros que esta ordenança se dió por la muncha riqueça del río de Santa Bárbara”56.

  • 57 A. G. I. Sección Quito 91, f. 1 v.
  • 58 Ibidem.

41Todavía aparecerán nuevas complicaciones y motivos de lamentación en los folios que preceden al último, dedicado todo él a un elocuente canto al minero dificilmente superable en fuerza ni aun por un escritor de renombre y aún quedan otros varios documentos; en Quito con fechas 28 de Abril 1638 y 9 de Diciembre 1639, en Madrid con fechas 21 de Octubre y 26 de Noviembre 1639 e incluso en 24 de Abril 1640, hay autoridades que siguen ocupándose del desagüe de las lagunas de Santa Bárbara y de Francisco Fuentes, para quien al fin en todos esos documentos hay concesiones: “Dar todos los indios que para ello fueren neçesarios y el fabor y ayuda que obiere menester pues de su parte no pide otra cosa”57; que la Audiencia de Quito “nombre persona de toda satisfacción que asista a Francisco de Fuentes para el desagüe de la laguna de Santa Bárbara y vea qué útil le puede suponer de ella, y le haga dar lo necesario, como no sea la Real Caxa, pagando a los yndios sus xornales”58.

42Esta es la última palabra, en 1640; y también la nuestra, pues a más no llegan los documentos encontrados en el Archivo General de Indias; acicate sin duda a proseguir hasta el final, hasta -en el lenguaje de estos documentos- “ver el desengaño”, que si hoy para nosotros es sólo el trasunto negativo de una esperanza fallida, entonces con generalidad era el paso, no sólo por fallo sino también por cumplimiento, de una esperanza a una certidumbre.

Lamina 1. Vista aérea de las lagunas de Santa Bárbara

Lamina 1. Vista aérea de las lagunas de Santa Bárbara

Notes

1 MARTIN, Ricardo y otros:_Arte precolombino en Ecuador. De Salvat Ecuatoriana, Quito. 1985, p. 25

2 GONZALEZ SUAREZ, Federico:Historia General de la República del Ecuador.- Atlas Arqueológico. De Publicaciones Educativas “Ariel”, Guayaquil-Quito (Ecuador). 1891, p. 103; ver pp. 93 s.

3 Ibid. P. 52

4 Archivo General de Indias (A.G.I.). Sección Quito, legajo 79 (29 de Agosto de 1536)

5 A.G.I. Sección Quito, legajo 86 (6 de Mayo de 1536)

6 Ibidem

7 CIEZA DE LEÓN, Pedro: La Crónica del Perú, en Historiadores Primitivos de Indias II (tomo XXVI, B.A.E.) Madrid 1947, p. 398

8 NAVARRO CÁRDENAS, Maximina: Investigación histórica de la Minería en el Ecuador, 3 volúmenes; tomo II, p. 8. De Instituto Ecuatoriano de Minería, Quito 1986.

9 ACOSTA, José de: Historia Natural y Moral de las Indias. Libro IV, cap.4, p. 146.- De F.C.E. México, 1985

10 NAVARRO CÁRDENAS, M.: Ob. Cit, tomo I, p. 111

11 ZÁRATE, Agustín: Descubrimiento y Conquista de la Provincia del Perú y de las Guerras y cosas señaladas en ella. En Historiadores Primitivos de Indias II (tomo XXVI de la B.A. E.) p. 533; Madrid 1947.

12 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 9 v.

13 A.G.I. Sección Quito, legajo 79, f. 1 r.

14 HERNÁNDEZ, Diego: Historia del Perú. En Crónicas del Perú I (tomo CLXIV de B.A.E.) pp.115 y 116; Madrid 1963

15 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 7 r.

16 RODICIO GARCÍA, Sara: “La ayuda indígena en la conquista española del Norte del Ecuador”. En Miscelánea Antropológica Ecuatoriana 6 (1986) p.223, y OBEREM, Udo: Los Quijos, 2 volúmenes. De. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Complutense, Madrid (Memorias del Departamento de Antopología y Etnología de América), Tomo I, p. 66 , Madrid 1971.

17 CIEZA DE LEÓN, P.: Ob. Cit. p. 340

18 ZÁRATE, A.: Ob. Cit., p. 340

19 A.G.I. Sección Quito, legajo 86, f. 127

20 Ibid., f. 8 r. y v.

21 Ibid., 9 r.

22 Ibid., 10 v.

23 FERNÁNDEZ, Diego: Ob. Cit. Pp. 115,116.

24 A. G. I. Sección Quito, legajo 86, f. 8 v.

25 Ibidem.

26 Ibid. f. 9 r.

27 Ibid. f. 12 v.

28 Ibid. f. 9 v.

29 Ibid.f. 11 v.

30 Ibid. f. 12 v.

31 Ibid.f. 10 r.

32 A. G. I. Sección Quito legajo 79, f. 6 r.

33 Ibidem.

34 NAVARRO CÁRDENAS; M.: Ob. Cit. Tomo II, p. 9. Ver BAYLE, P. Constantino: Los Cabildos Seculares en la américa Española pp. 520 - 522, De Sapientia, Madid 1952.

35 ACOSTA, José de: Ob. Cit.pp. 149 - 165

36 NAVARRO CÁRDENAS, M.: Ob. Cit. Tomo I, p. 111.- BEDOYA MARURI, Nicanor: La Arqueología en la Región Interandina de Ecuador, p. 17. E. Casa de la Cultura Ecuatoriana. Quito 1978

37 NAVARRO CÁRDENAS; M.: Ob. Cit. P. 135

38 Ver GARCILASO DE LA VEGA, Inca: Comentarios Reales, tomo II, libro III, cap. 25; p. 119 E.Atlas, Madrid 1963.

39 FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo: Historia General y Natural de las Indias:En su libro VI, cap. VIII habla de “agotar la laguna y otros modos de explotar el oro” ( ver tomo I, p. 162 de ediciones Atlas) Madrid 1959.

40 A. G. I. Sección Quito, legajo 81, f. 4 r.

41 Ibidem.

42 Ibid.: f. 9 r.

43 Ibid.f. 11 r.

44 Ibid. f. 11 v.

45 Ibidem.

46 Ibid. f. 12 r.

47 Ibid. f. 12.

48 Ibid. f. 14 r.

49 Ibid.. f. 9 r.

50 Ibid. f. 10 r.

51 A. G. I. Sección Quito 83, f. 2 r.

52 Ibidem.

53 Véase allí el por qué. Y en el Inca Garcilaso, una posible justificación de que entre los indios llegaran a llamarla “huaca” en el sentido de “admirable, cosa digna de admiración” (GARCILASO, Inca: Ob. Cit. Libro VIII, cap. 24; en tomo II, p. 328.

54 A.G.I. Sección Quito83, f. 3 v.

55 Ibid. f. 6 r.

56 Ibid. f. 6 v.

57 A. G. I. Sección Quito 91, f. 1 v.

58 Ibidem.

Table des illustrations

Titre MINAS DE ORO DE SANTA BÁRBARA Y SU RENDIMIENTO según legajo de 28 /IX /1545
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3357/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Titre Lamina 1. Vista aérea de las lagunas de Santa Bárbara
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3357/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 769k

Auteur

Universidad Complutense de Madrid

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter