Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Bogotá: nacimiento de una metrópoli

 | 
Vincent Goueset

Segunda Parte. Hacia la primacía urbana de bogotá

Capítulo 5. De la cuadricefalia a la primacía urbana de Bogotá

Texte intégral

1No hay continuidad entre la dinámica actual de la red urbana de Colombia y la de las décadas pasadas: las fuerzas centrípetas parecen prevalecer hoy sobre las fuerzas centrífugas, y Bogotá -que antaño sólo era una ciudad como tantas otras- está en proceso de convertirse en la metrópoli colombiana. Esta evolución, que las estadísticas demográficas tendían a atenuar, aparece con mayor amplitud en el plano económico.

ALGUNAS EVIDENCIAS EMPÍRICAS: LA ALTERACIÓN DE LA CUADRICEFALIA URBANA

  • 1 Entre los muchos reconocimientos de la primacía creciente de Bogotá, véase, en particular, Samuel (...)

2Al poner de manifiesto la cuadricefalia urbana (capítulo 1), notábamos ya que la concentración de los hombres y de las actividades en Colombia se presentó, entre 1930 y 1990, primero alrededor de varias ciudades, principalmente Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, para luego recentrarse de manera progresiva alrededor de las tres primeras (la decadencia de Barranquilla databa ya de varias décadas) y después, alrededor de una sola: Bogotá. Desde fines de los años 70, varios autores han señalado esta evolución1, que no es sorprendente en sí, ya que coincide con las tendencias primaciales observadas desde hace mucho tiempo en el resto de América Latina. Colombia fue justamente caracterizada como una excepción al modelo latinoamericano de concentración urbana. ¿Acaso se estaría plegando -estadísticamente hablando- a las “normas” regionales delante de nuestros ojos?

  • 2 S. Jaramillo y L. M. cuervo, La configuración del espacio..., op. cit., p. 205.

3En el plano demográfico (cuadros 4 y 5), hemos observado que la brecha entre Bogotá y las otras grandes ciudades del país comenzó a ahondarse tardíamente. Como lo señalaron acertadamente Jaramillo y Cuervo, la génesis de la cuadricefalia urbana, durante la primera mitad del siglo xx, se inició con una “desconcentración primacial”, es decir, una disminución apreciable de la importancia de Bogotá en la red urbana2. Hasta 1951, la tasa de crecimiento de Bogotá (que fluctuaba entre el 3 y el 4%) era igual o inferior a la de las otras tres ciudades (cuadro 5) y fue superior sólo a partir de 1951 (más en el período 1964-1973, en cuyo último año alcanzó el 6%). El cuadro 34 muestra que entre las 10 ciudades más grandes del país, solamente dos han experimentado después de 1951 una tasa de crecimiento superior a la de Bogotá: Cartagena entre 1973 y 1990 (quizá, debido al auge del puerto, de la industria petroleoquímica y del turismo), y Pereira sólo entre 1985 y 1990. Los estimados de población del dane en 1990, que son confiables, indican que en la actualidad la diferencia con Medellín, Cali y Barranquilla se va profundizando. Es cierto que la tasa de crecimiento de las grandes ciudades colombianas ha disminuido en todo el país (y el período de “explosión urbana” está claramente circunscrito entre 1940 y 1960-1970), pero menos en Bogotá que en las otras ciudades, y su tasa actual es todavía bastante elevada (2,2% entre 1985 y 1990).

CUADRO 34. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE LAS PRINCIPALES METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1938-1990).

CUADRO 34. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE LAS PRINCIPALES METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1938-1990).

Fuente: DANE, Censos de población (con ajuste para 1973 y 1985) y Proyección quinquenal de población (1990).
(1) Medellín + Barbosa + Bello + Caldas + Copacabana + Envigado + Girardota + Itagüí + La Estrella + Sabaneta.
(2) Cali + Yumbo
(3) Barranquilla + Soledad
(4) Bucaramanga + Floridablanca + Girón
(5) Cúcuta + Villa del Rosario + el Zulia + (Nota: el A.M. aparece entre 1951 y 1964)
(6) Pereira + Dosquebradas (Nota: ídem entre 1964 y 1973)
(7) Manizales + Villamaría

4Del mismo modo, los indicadores de concentración (cuadro 35) revelan un estancamiento de la primacía urbana de Bogotá entre 1918 y 1951, seguido de un crecimiento acelerado entre 1951 y 1990. El índice de la población total IPT -el indicador más simple- creció a un ritmo relativamente regular durante todo el período, aunque lento entre 1938 y 1951 y rápido entre 1951 y 1964, y de nuevo entre 1985 y 1990. El índice de las cuatro ciudades (ICC), más representativo de la dialéctica cuadricefalia/primacía (ya que establece la relación entre la ciudad más grande y las tres siguientes), disminuyó entre 1918 y 1951 (ello confirma que Bogotá comenzó perdiendo importancia con respecto a las otras tres ciudades), y luego creció rápidamente entre 1951 y 1990, fecha en la cual era casi igual a uno, lo cual significa que la población de Bogotá equivale a la de las otras tres reunidas (contra un 65% solamente en 1965). Si notamos que el IPUCC (la relación entre las cuatro ciudades más grandes y el total de la población urbana de Colombia) aumentó muy poco entre 1951 y 1985, se deduce que la importancia relativa de Bogotá se incrementó en forma apreciable, mientras que la de Medellín, Cali o Barranquilla se estancó e incluso disminuyó. El cuadro 4 confirma esta evolución: la parte de población urbana de las cuatro ciuda des aumentó en un 5% solamente entre 1951 y 1985 (pasó del 40,5% al 45,5%), pero casi todo este aumento se debió a Bogotá (+ 5,6%), ya que la parte de Cali aumentó poco (+1%), mientras que las de Medellín y Barranquilla disminuyeron (-0,4% y -1,1%, respectivamente).

CUADRO 35. ALGUNOS INDICADORES DE CONCENTRACIÓN URBANA (1938-1990)

CUADRO 35. ALGUNOS INDICADORES DE CONCENTRACIÓN URBANA (1938-1990)

Nota:
IPX = pob. la. ciudad / Pob. total de Colombia.
IPU = Pob. la. ciudad /Pob. urbana de Colombia.
ICC = Pob. la. ciudad / (Pob. 2a. ciudad + Pob. 3a. ciudad + Pob. 4a. ciudad).
IPUCC = Pob. de las 4 ciudades más grandes / Pob. urbana de Colombia (Jaramillo y Cuervo, 1987, p 202).
• IPUCC1 = Pob. de las 4 cabeceras más grandes / Pob. de las 39 cabeceras más grandes; selección de Jaramillo y Cuervo (def. de las 39 cabeceras p. 265).
• IPUCC2 = Pob. de las 4 ciudades más grandes / Pob. urbana total.
Las “ciudades” corresponden a las áreas metropolitanas cuando hay lugar, y al Distrito Capital para Bogotá (excepto en 1918, año en que correspondían a los municipios respectivos.

5¿De cuándo data la emergencia de la primacía urbana de Bogotá? El conjunto de los indicadores demográficos a nuestra disposición muestra con claridad que la importancia de las cuatro ciudades con respecto a la población total creció constantemente a todo lo largo del siglo, pero hasta 1961 ese crecimiento se debía sobre todo a Medellín, Cali y Barranquilla, y menos a Bogotá, mientras que después de esa fecha se debe casi exclusivamente a Bogotá. Por esto, Jaramillo y Cuervo sitúan en 1951 el inicio de este despegue primacial de Bogotá. Sin embargo, al parecer ese período intercenso 1951-1964 no constituye sino una fase de transición hacia la primacía de la capital de Colombia, ya que su crecimiento se hizo francamente más rápido que en las otras tres ciudades sólo después del censo de 1964, pero sin interrumpirse hasta nuestros días. O sea, la brecha que se ahonda entre Bogotá y sus rivales cercanas es el resultado de un proceso iniciado en 1951 (véanse las tasas de crecimiento y el icc), pero cuyos efectos sólo son visibles a partir de 1964. Los dos momentos de mayor intensidad de la concentración primacial son los períodos 1964-1973 y 1985-1990, es decir, nuestros días. La primacía urbana de Bogotá es, por lo tanto, un fenómeno más actual que nunca.

6En resumen, y para dar una fecha bastante precisa a este viraje primacial, se puede decir que durante la primera mitad del siglo Bogotá creció menos que las otras metrópolis, y que luego de una década de transición la primacía urbana de Bogotá se afirmó y sigue afirmándose sin interrupción desde el censo de 1964. La inversión de la tendencia se produjo a fines de los años 50 y principios de los años 60 (aun si la periodicidad de los censos y su margen de error -que aumenta a medida que se remonta en el tiempo- no nos permite llegar a más certeza y precisión). Recordemos hasta qué punto esta evolución es original en el contexto latinoamericano en el cual, a excepción de Ecuador y Brasil, la primacía urbana es una tendencia cuyas raíces datan de principios de este siglo e incluso de fines del siglo pasado (cuadro 6). Dicho de otra manera, Colombia parece tomar, con poco más o menos medio siglo de “atraso”, el mismo camino de los países vecinos.

CONCENTRACIÓN DEMOGRÁFICA Y CONCENTRACIÓN ECONÓMICA, O CÓMO LA IMAGEN DE LA CUADRICEFALIA QUIZÁ HAYA SIDO AMPLIADA POR UNA “ILUSIÓN ÓPTICA”

7Nos parece importante aportar algunos esclarecimientos sobre una duda que hemos expresado al describir la cuadricefalia y su alteración reciente (capítulo I): ¿Estamos seguros de haber diagnosticado la cuadricefalia como el modo predominante de concentración urbana?

8En efecto, la mayoría de los estudios sobre la concentración urbana en América Latina toman como referencia casi únicamente los indicadores demográficos, y rara vez los indicadores económicos, y eso por dos razones:

  • Son los únicos indicadores de fácil acceso y utilización, y los únicos comparables en el largo plazo y en el espacio (en particular, para los estudios comparativos de varios países). Bien se sabe que la concentración urbana forma un todo, que es un proceso demográfico y económico a la vez, pero, como lo ha explicado claramente Cuervo, sólo el aspecto demográfico del problema resulta fácil de deslindar3. En sus propios trabajos ha tenido que renunciar a seguir adelante en la búsqueda de indicadores económicos, pues las estadísticas en esta materia son escasas, menos confiables que los datos demográficos, muy diferentes de un país a otro desde el punto de vista metodológico y, generalmente, no permiten remontarse mucho en el tiempo. Por lo tanto, resulta imposible compararlas, sobre todo en el largo plazo.
  • A falta de una observación precisa de la concentración económica, se supone -en general, de modo implícito- que la concentración demográfica es representativa de un proceso global de concentración. Mostrar la concentración demográfica, de alguna manera es mostrar la concentración a secas, que también es económica. Si se lleva un poco más lejos este razonamiento, se supone que en términos generales la concentración económica es superior a la concentración demográfica (en valores relativos). Así, por ejemplo, en 1989 Lima “sólo” concentraba el 30% de la población peruana, pero el 70% del PIB industrial, el 87% de la recaudación tributaria y el 98% de las inversiones privadas del Perú4. Lo mismo ocurrió en Colombia, donde en 1985 el Distrito de Bogotá concentraba el 14% de la población colombiana, pero el 21% del PIB, el 33% de las industrias y más del 50% del movimiento bancario de todo el país. Pensamos que el mismo fenómeno se produce en las demás ciudades primaciales del continente: concentran una proporción más elevada de actividades que de población.

9Nuestra hipótesis es la siguiente: existe un desfase entre la evolución del “peso demográfico” y la del “peso económico” de Bogotá. En ambos casos, la situación -al principio de la fase de urbanización acelerada- es de escasa concentración primacial, que desemboca en una situación de concentración importante en la capital solamente. Pero también pensamos que si bien una fuerte concentración demográfica es representativa de una fuerte concentración económica, en cambio, nada permite deducir que la relación inversa sea cierta, es decir, que una escasa concentración demográfica implique una escasa concentración económica. Por el contrario, opinamos que la concentración económica en la capital colombiana siempre ha sido superior a la concentración demográfica (véase más adelante), y que la percepción de una escasa concentración primacial entre 1930 y 1960 se ha visto acentuada por una limitación de orden estadístico: pudimos hacer esta constatación sólo a partir de indicadores demográficos.

10Es allí donde radica la paradoja de Colombia: es el único país de América Latina donde por tradición la concentración primacial es débil, pero no es seguro que la concentración económica lo haya sido también. O, en términos más exactos, la concentración urbana de las actividades siempre ha sido superior a la de los hombres, como en los otros países del continente. Es cierto que el 33% de las industrias colombianas localizadas en Bogotá son poca cosa en comparación con el 70% del PIB industrial en Lima; sin embargo, es más que el 14% de la población nacional, y la concentración económica en la capital colombiana es importante.

11¿Era ya éste el caso en el pasado? ¿Qué se sabe de la concentración económica? ¿Siguió ésta, al mismo tiempo que la población, los ciclos de cuadricefalia/ primacía urbana?

12Las estadísticas no nos permiten aclarar totalmente esta zona oscura, ya que son pocos los datos anteriores a 1970 y su grado de confiabilidad disminuye a medida que nos remontamos en el tiempo (véase anexo). La única información comparable en el largo plazo atañe a:

  • Las cuentas regionales, desde 1960 solamente, las que lamentablemente están desagregadas por departamentos únicamente (y no por ciudades, a excepción del Distrito de Bogotá);
  • La industria, desde 1945 (1er. censo industrial) y 1956 (fecha de iniciación de la Encuesta Anual Manufacturera);
  • La banca, pese a que se dispone de series largas (desde 1925) sólo para las sociedades bancarias en su conjunto, y que el detalle por ciudad (o por sucursal), aparece recientemente, en 1976;
  • El comercio exterior, que atañe más a los puertos y ciudades fronterizas que a metrópolis enclavadas en el interior del país como Bogotá, Medellín o Cali;
  • Los presupuestos municipales, pero cuya definición ha variado con el tiempo, por una parte, y, por otra, no son directamente representativos del dinamismo económico de las ciudades.

13Estamos entonces bastante desprovistos en materia de datos estadísticos que cubran todo el período de estudio (1930-1990), ya que la mayor parte aparece después de 1960 (e incluso 1980). Por lo tanto, sólo podemos caracterizar con precisión la segunda fase de la concentración urbana en Colombia, la de la alteración de la cuadricefalia. Sin entrar desde ahora en el detalle cronológico de la concentración económica, sobre el cual volveremos en los siguientes capítulos (en especial el capítulo 7), observamos que las cuentas regionales (cuadros 7 y 36) y las estadísticas industriales (cuadro 8) nos proporcionan una imagen aproximada de lo que era la cuadricefalia económica hacia mediados del siglo xx, pero no nos permiten reconstituir con precisión su génesis. En cambio, podemos apreciar la precocidad del viraje primacial. La industria se concentró rápidamente en Bogotá entre 1945 y 1966, y luego su distribución espacial fue relativamente estable. Las cuentas regionales indican también una concentración importante entre 1960 y 1975 (pero ¿cuál era la situación antes de 1960?), que menguó de manera manifiesta después (ya que la tasa de crecimiento del PIB de Bogotá a partir de 1975 se acerca al promedio nacional, mientras que era muy superior entre 1960 y 1975).

CUADRO 36. COMPARACIÓN DEL PIB DE BOGOTÁ Y DE COLOMBIA, EN MILLONES DE PESOS CONSTANTES DE 1989 (1960-1989)

CUADRO 36. COMPARACIÓN DEL PIB DE BOGOTÁ Y DE COLOMBIA, EN MILLONES DE PESOS CONSTANTES DE 1989 (1960-1989)

Fuente: DNP y DANE, Cuentas Regionales de Colombia (1960-1989).

14Las estadísticas bancarias (cuadros 37 y 87) indican también un movimiento de concentración en Bogotá, pero en un corto período (1976-1991), y con algunas restricciones de orden metodológico (véase anexo). Y, sobre todo, notamos que las colocaciones en Bogotá son superiores a las captaciones, es decir, los bancos invierten en la capital de Colombia más capitales que los que recaudan, y este excedente proviene del resto del país. Concretamente, Bogotá drena una parte no desdeñable de la liquidez colombiana (el 11% en 1991), lo cual prueba que el mercado financiero de la capital de la nación concentra más expectativas que otros del país.

15Las cifras del comercio exterior (cuadro 38) coinciden globalmente con los otros datos. Antes de 1960, la participación de Bogotá en el comercio internacional era insignificante, tanto en volumen de mercancías como en valor. Esto es lógico, ya que en esa época la mayor parte de los intercambios se hacían por vía marítima o terrestre, por los puertos o las ciudades fronterizas (Cúcuta, Leticia, Ipiales, etc. ...). Con el papel creciente de los transportes aéreos en el comercio internacional, las metrópolis del interior del país han ocupado un lugar cada vez más importante en los intercambios (en valor de las mercancías, y ya no en volúmenes, pues los productos transportados por avión no son cargas pesadas y no representan sino una parte marginal del tráfico). Lo podemos apreciar con las siguientes cifras: entre 1960 y 1989, Bogotá pasó del 0% del valor de las exportaciones al 8%, y del 2% del valor de las importaciones al 22%. Fue una progresión espectacular, en un período relativamente corto.

CUADRO 37. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL MOVIMIENTO BANCARIO NACIONAL, PROMEDIO ANUAL EN PORCENTAIES (1982-1990)

CUADRO 37. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL MOVIMIENTO BANCARIO NACIONAL, PROMEDIO ANUAL EN PORCENTAIES (1982-1990)

Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá,
“Bogotá en la década de los 80”, p. 136.

CUADRO 38. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL COMERCIO EXTERIOR COLOMBIANO, EN PORCENTAJES (1960-1990)

CUADRO 38. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL COMERCIO EXTERIOR COLOMBIANO, EN PORCENTAJES (1960-1990)

Fuente: DANE

16Resulta muy delicado interpretar las enseñanzas que nos proporcionan estas cifras sobre la primacía de Bogotá. En el fondo, todas revelan una misma tendencia a la concentración primacial, que coincide con la información demográfica. Pero hay dos puntos de divergencia:

  • En cuanto al nivel inicial de concentración primacial. Las estadísticas del comercio exterior, de la industria y de las cuentas regionales indican que la participación de Bogotá era relativamente poco importante al principio, y estas dos últimas ponen de manifiesto la existencia, hacia mediados de siglo, de una cuadricefalia económica. Pero en una misma fecha (1960), la plaza de Bogotá era desdeñable para el comercio, ya importante para la industria (un 25% del potencial nacional), e intermedia para la participación en el pib nacional (15%).
  • En cuanto a la fecha del viraje primacial de la economía. Parece que la concentración industrial fue más temprana (entre 1945 y 1966) que la concentración económica global (pib), y que la concentración del comercio internacional (cuyo retraso se explica por la “andinidad” de Bogotá). En cambio, pese a que no tengamos elementos para probarlo, la concentración bancaria debió ser muy precoz, quizá más que la industrial, ya que el nivel de concentración en 1976 (primera fecha disponible) es superior al de los otros indicadores en la misma época (y también porque la actividad bancaria es una de las más concentradas que hay). Dada la diversidad de los procesos económicos y la pobreza de los indicadores disponibles, no nos parece posible fijar una fecha para este viraje, ni siquiera una década, como hemos hecho para la población. Parece que la transición no se hizo al mismo tiempo en todos los sectores: comenzó antes de los años 60 en algunos casos, y más tarde en otros.

17En cambio, hemos comprobado que la superioridad de la concentración económica con respecto a la concentración demográfica es una constante que encontramos tres décadas más tarde: en 1985-1990 Bogotá concentra más actividades que población, y éste ya era el caso en 1960. En esa época Bogotá concentraba solamente el 9,7% de la población colombiana (en el censo de 1964), pero el 15% del PIB, el 25% de la industria y un porcentaje elevado de los movimientos bancarios. Es imposible saber cuál era la situación antes de esa fecha, pero el único dato económico significativo disponible para el principio de nuestro período, el censo industrial de 1945, arroja entre el 14 y el 21% del potencial industrial nacional localizado en Bogotá, frente a sólo 4,7% de la población colombiana (estimado para 1945).

18En otras palabras, la percepción de la cuadricefalia urbana, basada esencialmente en datos demográficos, merece ser matizada, pues hace mucho tiempo que la concentración económica en Bogotá supera a la de la población. Eso no cuestiona la validez del esquema de cuadricefalia (no olvidemos que tanto en 1945 como en 1956 la industria de Medellín era más importante que la de Bogotá), pero guardémonos de cierta “ilusión óptica”: el relativo equilibrio demográfico de la red urbana en los años 1960-1970 oculta en realidad una concentración económica cuyo carácter primacial ya era marcado.

19Sea lo que fuere, no podemos sino confirmar la emergencia de la primacía urbana de Bogotá, la que quizá haya comenzado antes de los años 60 y que parece acelerarse en la actualidad.

LA “PRIMACÍA DE EFECTO RETARDADO”: ¿SE TRATA DE UNA SIMPLE “RECUPERACIÓN HISTÓRICA” O DE UN NUEVO PROCESO?

20Hemos visto que la concentración urbana en Colombia se produjo efectivamente, al mismo tiempo y en proporciones comparables con las de otros países de América Latina, pero, a diferencia del resto del continente donde esta concentración se hizo desde el inicio alrededor de una sola ciudad, en Colombia ocurrió primero alrededor de cuatro, luego de tres (la decadencia de Barranquilla fue precoz) y posteriormente de una sola, Bogotá, a partir de los años 60 por lo menos. En todos los países de la región la concentración urbana se debe a una serie de factores idénticos, y los particularismos nacionales no aportaron -con excepción de Colombia, y tal vez Ecuador y Brasil-, sino variaciones menores a este esquema. Estos factores son:

  • La explosión demográfica en el campo (vinculada a la disminución de la mortalidad y al control tardío de la natalidad; es decir, a la etapa intermedia de la transición demográfica) y las mutaciones de la economía agraria, cuyos efectos combinados provocaron una sobrepoblación relativa del mundo rural;
  • Los flujos masivos de éxodo rural, suscitados por factores de expulsión del campo (el push) y de atracción hacia las ciudades (el pull), y posibilitados por diversos modos de traslado del campo hacia las ciudades (transportes terrestres, servicio militar en el caso de los hombres, educación, existencia de contactos en las ciudades, etc....);
  • Los progresos apreciables en materia de transportes internos, que facilitaron (mas no “determinaron”) las migraciones a más larga distancia, hacia una sola ciudad (con etapas intermedias o sin ellas), en lugar de varias;
  • Las mutaciones de la economía regional, con el despegue industrial (primero por sustitución de las importaciones, y en segundo lugar por la diversificación, ligada al mercado interno y en forma limitada a las exportaciones), luego por la “terciarización” de las ciudades, proceso que se inició a comienzos de siglo en el Cono Sur y más tardíamente en otras partes;
  • La calidad de vida en las ciudades, globalmente superior a la del campo en el momento de los flujos masivos de éxodo rural;
  • El fortalecimiento de los Estados nacionales que dispusieron progresivamente de más medios, más poder, de una burocracia más numerosa, y cuyo intervencionismo económico ha crecido de manera ininterrumpida; factores todos éstos que han contribuido a acercar el gobierno central, en la capital del país, a los hombres y a las actividades;
  • Un fenómeno de inercia, una especie de “círculo virtuoso” mediante el cual el crecimiento llama al crecimiento, y la concentración atrae a la concentración (cuanto más crece la ciudad primacial, más se acentúa su “ventaja comparativa” con respecto a las otras ciudades, tanto para los hombres como para las actividades).

21Estos procesos han intervenido en Colombia como en los otros países de la región, y la originalidad colombiana no radica tanto en la falta de concentración urbana sino en la forma en que ésta se ha producido: alrededor de cuatro ciudades en lugar de una sola. Este esquema particular, que hemos llamado “cuadricefalia”, se debe a la convergencia:

  • De una serie de elementos favorables al crecimiento de tres ciudades fuera de Bogotá, que hemos descrito en el capítulo 3;
  • De una serie de obstáculos a la concentración primacial, que están relacionados con la fragmentación física del territorio colombiano, la diseminación

22de la población (el “archipiélago humano”), el atraso en el desarrollo de los transportes (y por consiguiente en la unificación del mercado interno), la polarización de los flujos del éxodo rural alrededor de cuatro ciudades y, finalmente, la estructura misma del Estado colombiano, que es un Estado tradicionalmente débil (y pobre), fuertemente marcado por su herencia federal. Estos factores han interferido en las causas de la concentración urbana, hasta el punto de “repartir” de alguna manera la concentración urbana alrededor de varias metrópolis, cuando la lógica regional era la de la primacía urbana.

23¿Qué observamos hoy? Se nota una clara alteración de la cuadricefalia con la creciente primacía de Bogotá, por una parte y, por otra, la desaparición progresiva de los obstáculos a la concentración, obstáculos que han interferido durante varias décadas. Las dificultades del espacio colombiano son allanadas a medida que los transportes internos van mejorando, tardía pero seguramente (en particular, la carretera y el avión); las migraciones de larga distancia son más fáciles que antes, por las mismas razones; la distribución de la población pierde poco a poco su carácter insular con la expansión de los frentes de colonización desde 1950 y el relleno progresivo de los “vacíos intersticiales” (como el no man's land del Magdalena Medio que durante mucho tiempo ha separado los núcleos occidental y oriental de población, o las tierras bajas del sur de los departamentos de Córdoba y de Sucre, al oeste de la depresión momposina, que aislaban la costa Caribeña del núcleo antioqueño); el Estado central se ha fortalecido de manera apreciable desde la instauración del Frente Nacional (en 1958), en perjuicio de los poderes regionales, hasta el punto de que el debate político-administrativo principal de la segunda mitad del decenio de los 80 ha sido el de la descentralización.

24Podríamos inclinarnos a pensar que la primacía actual de Bogotá se debe a una suerte de “recuperación histórica”, es decir, a un relleno tardío de los vacíos que habían posibilitado la cuadricefalia, entre 1930 y 1960-1970. Vemos aquí, indudablemente, un elemento de explicación de la inversión de la tendencia que se ha producido en los últimos 30 años. Pero de ahí a considerar que Colombia sigue la misma tendencia que el resto del continente, simplemente con algunas décadas de retraso, sólo hay un paso, que no puede darse sin primero preguntarse si la concentración primacial que Colombia experimenta actualmente se debe a los mismos factores que intervinieron en el pasado en los países vecinos, o bien si se trata de un proceso nuevo, sui géneris.

25Anteriormente, hemos enumerado los factores de concentración urbana que prevalecieron en América Latina, entre 1940 y 1970, aproximadamente, y debemos constatar que un gran número de ellos ya no son válidos para explicar la aparición de la primacía urbana de Bogotá:

  • La explosión demográfica ha terminado y la transición demográfica se encuentra en su fase final;
  • Las grandes mutaciones tecnológicas del campo, así como el movimiento de concentración de tierras no tienen hoy la amplitud que tenían entre 1950 y 1970;
  • Los flujos masivos de éxodo rural se han agotado y el campo está en gran parte despoblado (eso que no excluye la existencia de frentes activos de colonización);
  • La ola de industrialización acelerada de las grandes ciudades también ha terminado (e incluso la industria urbana ha experimentado una década de crisis, desde el final de los años 70), y la distribución espacial de las industrias colombianas es relativamente estable desde los años 60 (con un crecimiento más lento de la importancia de Bogotá);
  • El único factor tradicional de concentración que interviene con efecto retardado en Colombia es el fortalecimiento del Estado central, empero con una restricción: la aceleración actual de la importancia demográfica y económica de Bogotá coincide precisamente con la más profunda política de descentralización político-administrativa que el gobierno haya emprendido jamás (con la transferencia de las competencias y de los presupuestos que ello implica).

26Pero, así como la mayor parte de los factores “históricos” de la concentración no intervienen ya hoy, algunos factores del crecimiento actual de Bogotá son nuevos. Es claro que el dinamismo económico de Bogotá se debe también a la internacionalización de su economía (ya que los intercambios internacionales necesitan una ciudad-relevo), al desarrollo de las actividades del terciario superior, a la ampliación del mercado local, a la franca mejoría de los servicios públicos de la capital (agua, electricidad, teléfono, salud, educación, etc....), y a la llegada de migrantes en número reducido y diferentes de aquéllos de los años 1950-1970 (por ser principalmente de origen urbano, son más calificados). Todos estos factores no tenían sino un papel secundario antes de 1970.

27En consecuencia, y como respuesta a la pregunta que hemos formulado antes, constestamos que la concentración primacial actualmente observable en Colombia no es una simple “recuperación de retraso” con respecto al resto de América Latina, ya que los factores de concentración no son los mismos. Por lo menos, existen dos generaciones de factores muy distintos: los de los años 1940-1970, que en su mayoría han dejado de actuar, y los que aparecieron posteriormente y son en gran parte nuevos.

28Colombia sigue siendo original, aun cuando parece aproximarse al modelo regional. Sería interesante poder seguir adelante con este paralelo entre Colombia y los países vecinos, para verificar si los factores de concentración urbana han cambiado de la misma forma en el resto del continente. Lamentablemente, el marco nacional de este estudio no nos permite profundizar esta hipótesis.

Notes

1 Entre los muchos reconocimientos de la primacía creciente de Bogotá, véase, en particular, Samuel Jaramillo y Luis Mauricio Cuervo, La configuración del espacio regional en Colombia, op. cit., pp. 201-204; Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine en Amérique Latine, op. cit., pp. 396-405; José Antonio Ocampo et alii. Historia económica de Colombia, op. cit. pp. 248-252; y Dirk Kruijt et alii, Industrialización y desarrollo regional en Colombia, op. cit., pp. 9-19.

2 S. Jaramillo y L. M. cuervo, La configuración del espacio..., op. cit., p. 205.

3 Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine..., op. cit., p. 443. Denise Pumain también ha señalado esta limitación de orden estadístico, que se plantea igualmente para los países industrializados, en La dynamique des villes, op. cit.

4 Serge Allou, Lima en cifras, Lima, Cidap-ifea, 1989,182 pp.

Table des illustrations

Titre CUADRO 34. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE LAS PRINCIPALES METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1938-1990).
Légende Fuente: DANE, Censos de población (con ajuste para 1973 y 1985) y Proyección quinquenal de población (1990).(1) Medellín + Barbosa + Bello + Caldas + Copacabana + Envigado + Girardota + Itagüí + La Estrella + Sabaneta.(2) Cali + Yumbo(3) Barranquilla + Soledad(4) Bucaramanga + Floridablanca + Girón(5) Cúcuta + Villa del Rosario + el Zulia + (Nota: el A.M. aparece entre 1951 y 1964)(6) Pereira + Dosquebradas (Nota: ídem entre 1964 y 1973)(7) Manizales + Villamaría
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3267/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Titre CUADRO 35. ALGUNOS INDICADORES DE CONCENTRACIÓN URBANA (1938-1990)
Légende Nota:IPX = pob. la. ciudad / Pob. total de Colombia.IPU = Pob. la. ciudad /Pob. urbana de Colombia.ICC = Pob. la. ciudad / (Pob. 2a. ciudad + Pob. 3a. ciudad + Pob. 4a. ciudad).IPUCC = Pob. de las 4 ciudades más grandes / Pob. urbana de Colombia (Jaramillo y Cuervo, 1987, p 202).• IPUCC1 = Pob. de las 4 cabeceras más grandes / Pob. de las 39 cabeceras más grandes; selección de Jaramillo y Cuervo (def. de las 39 cabeceras p. 265).• IPUCC2 = Pob. de las 4 ciudades más grandes / Pob. urbana total.Las “ciudades” corresponden a las áreas metropolitanas cuando hay lugar, y al Distrito Capital para Bogotá (excepto en 1918, año en que correspondían a los municipios respectivos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3267/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Titre CUADRO 36. COMPARACIÓN DEL PIB DE BOGOTÁ Y DE COLOMBIA, EN MILLONES DE PESOS CONSTANTES DE 1989 (1960-1989)
Légende Fuente: DNP y DANE, Cuentas Regionales de Colombia (1960-1989).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3267/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Titre CUADRO 37. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL MOVIMIENTO BANCARIO NACIONAL, PROMEDIO ANUAL EN PORCENTAIES (1982-1990)
Légende Fuente: Cámara de Comercio de Bogotá,“Bogotá en la década de los 80”, p. 136.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3267/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Titre CUADRO 38. PARTICIPACIÓN DE BOGOTÁ EN EL COMERCIO EXTERIOR COLOMBIANO, EN PORCENTAJES (1960-1990)
Légende Fuente: DANE
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3267/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 61k

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter