Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Gobierno del Perú (1567)

 | 
Juan de Matienzo

Parte primera

Capítulo XXVI. De los carneros, ovexas, Guanacos, y vicuñas que hay en toda la mayor parte de la serranía del Perú1, y de su conservación

Les formats HTML, PDF et ePub de cet ouvrage sont accessibles aux usagers des bibliothèques et institutions qui l'ont acquis dans le cadre de l'offre OpenEdition Freemium for Books. L'ouvrage pourra également être acheté sur les sites de nos libraires partenaires, aux formats PDF et ePub. Si l’édition papier est disponible, des liens vers les librairies sont également proposés sur cette page.

Extrait du texte

Viendo el dador de todos los bienes, Dios y Señor Nuestro, la gran necesidad que los indios serranos de este Reino del Perú tenían de vestidos, por el mucho frio que en toda la serranía hace, y que en ella no se criaban árboles de algodón, ni otra cosa de qué se pudiesen vestir, ni podían rescatar tánto algodón con los de Los Llanos, que bastase a proveer la décima parte de la población, proveyó de crear en esta tierra un ganado, el más bueno y provechoso que se halla en todo el mundo, que nosotros llamamos ovexas y carneros, porque tienen la lana como las de Castilla, y aun más fina.

Llaman los naturales a las ovexas, llamas, y a los carneros, urcos2. Unos son blancos, otros negros, otros pardos, y otros pintados. Su talle es del tamaño de asnillos, crecidos de piernas y anchos de barriga; tira su pescuezo y talle a camello. Las cabezas son largas, y parecen a las de las ovexas de España. La carne de este ganado es muy buena, si está gordo. Los corderos son mexores y de mexor sabor ...

© Institut français d’études andines, 1967

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter