Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las rondas campesinas de Piura

 | 
Ludwig Huber

Introducción

Texte intégral

1Las Transformaciones de la sociedad peruana, tanto la urbana como la rural, han sido sin duda tema sobresaliente para las ciencias sociales del país en los últimos años. En el campo se ha manifestado la tendencia “hacia una mayor participación en el mercado, en el sistema político y en la sociedad” (Eguren, 1992: 85); pero las características regionales de estas transformaciones son tan diversas que “no es aún tan evidente cómo se están articulando las sociedades locales” (Remy, 1992: 133).

  • 1 Véase Gitlitz y Rojas (1985) y Starn (1989: 1991).

2En el caso de la sierra norte, los recientes y más profundos cambios sociales están indiscutiblemente relacionados con el surgimiento de las rondas campesinas. La historia de las primeras rondas de Cajamarca es suficientemente conocida para detenernos en ella.1 Lo que comenzó, a fines de diciembre de 1976, en un caserío cerca de Chota se convirtió en lo que sería “quizá el dato social más significativo del panorama rural peruano en la década del 80” (Bonifaz, 1991: 165); aparte de la insania senderista, por supuesto.

  • 2 Me refiero a mi tesis doctoral, publicada en alemán (Huber. 1992).
  • 3 Para un resumen de esta discusión, véase Starn (1991).

3En este trabajo nos dedicaremos a analizar el proceso de formación y de extendimiento de las rondas campesinas en la sierra del departamento de Piura, una región recién descubierta por las ciencias sociales pero que tiene su propia historia. De la versión original2 — mucho más extensa— he dejado de lado el contexto histórico-social de la sociedad nacional, lo cual ha permitido el surgimiento de las rondas, como la controvertida discusión académica sobre el comportamiento sociopolítico de los campesinos en general.3

4Lo que he mantenido es principalmente el aspecto etnográfico, por lo demás pormenorizado, que trata de dar testimonio del funcionamiento de las rondas campesinas de Piura y de ubicarlas en su contexto regional e histórico; tomando en cuenta lo que Steve Stern (1987: 13) reclama para la investigación de movimientos campesinos: la consideración de la “historia cultural” específica sobre un período prolongado, de no menos de cien años.

5El trabajo de campo fue realizado entre los años 1988 y 1990; la tesis fue escrita en 1991. De cierta manera, entonces, esta publicación es un anacronismo. Por un lado, porque, como dijo aquel europeo citado por la Revista (N° 393, 19.9.94, p. 12), se puede acusar de cualquier cosa al Perú menos el de ser un país aburrido: las cosas cambian tan rápidamente que conclusiones y sugerencias hechas alguna vez con mucha reflexión y buena voluntad, de pronto resultan precipitadas y anticuadas, impidiendo las limitaciones del tiempo una revisión adecuada. No puedo descartar que también éste sea el caso de mi estudio, en tanto se basa en el “presente etnográfico”, es decir toma como referencia la situación en los tiempos del trabajo de campo. Por otro lado, los movimientos populares, hasta hace pocos años ilusión política y tema predilecto para los trabajos científicos de muchos autores, aparecen ahora algo fuera de moda. Es notorio el descenso en la producción intelectual sobre el tema en los últimos tres o cuatro años, coincidente con la virtual desaparición de la izquierda de la escena pública.

6Y no faltan quienes ponen el dedo en la llaga. En un polémico libro, el cual curiosamente no ha provocado reacciones en los agredidos, Luis Pasara y sus colaboradores se quejan del “simulacro metodológico” (Pasara, 1991: 23) de la mayoría de los investigadores y de la “incapacidad ... para separar la tarea de analizar e interpretar hechos sociales, de la voluntad para proponerles determinadas soluciones” (ibíd.: 28); fruto de una “vinculación estrecha entre las ciencias sociales nuestras y el pensamiento y la práctica de izquierdas” (ibíd.: 25).

7Es innegable el exagerado optimismo y romanticismo presentes en muchos trabajos sobre el “sector popular”. En cuanto a rondas campesinas, Sinesio López sin duda fue el más entusiasta:

“La experiencia de las rondas demuestra que la cuestión del orden interno no se reduce sólo a la corrupción policial y judicial, sino que ella es en lo fundamental un problema político.... El gobierno ha limitado su acción a reorganizar y moralizar las fuerzas policiales. Las rondas norteñas van mucho más allá y han invertido la lógica oficial, encargándose ellas mismas de organizarlo y defenderlo. Se trata, por cierto, de un orden nuevo, embrión de un nuevo Estado. Las rondas son una brillante lección práctica sobre el proceso simultáneo de destrucción de un viejo Estado antidemocrático, corrupto e ineficaz y la construcción de uno nuevo, democrático, ético y eficaz.” (López, 1986: 21).

8¿Será éste uno de los casos de “premeditación perversa en el intento de un buen número de científicos sociales peruanos que, en un contexto social y político preciso, creyeron advertir en los sectores populares del país rasgos que resultaban propicios al proyecto político por el cual ellos mismos se inclinaban”, reprochados por Pásara (1991: 26)? En todo caso está impregnado de un optimismo no basado precisamente en hechos empíricos.

9Sin embargo, una cosa es “despojar a nuestros [sic] actores sociales del ropaje ideológicamente utópico que algunos científicos sociales quisieron asignarles” (Pasara y Zarzar, 1991: 202-203), y otra cosa es asumir una aséptica “neutralidad científica” que, tomando la realidad social “retratado(a) como fotográficamente” (ibíd.: 188), omita los contextos histórico-sociales y, por lo tanto, carezca también de la Wertfreiheit (independencia frente a los valores) reclamada por Max Weber; porque, como bien dice Poggi, “la segunda condición de la objetividad de las ciencias sociales reside en la explicación causal: también estas disciplinas deben establecer de manera empírica las relaciones existentes entre los hechos y determinar las condiciones en las que se desarrollan los procesos” (1971: 63; las bastardillas son mías).

  • 4 “... nos planteamos una hipótesis básica y general: que el cambio que estas nuevas organizaciones (...)
  • 5 Recién en la última frase de su artículo, Zarzar anota que “dado el secular abandono económico, so (...)

10Es obvio que a organizaciones como las rondas campesinas aún les falta mucho para justificar el entusiasmo observado en algunos trabajos sobre el movimiento popular. Sin embargo, tengo mis dudas si un enfoque basado más en el rencor contra otros autores4, antes que en la situación vivida por los campesinos5, sea el punto de partida adecuado para hablar de sus imperfecciones. Aquí se manifiesta también “la otra cara de la luna”: la incomprensión y soberbia académicas, presentes en la relación entre científicos sociales y campesinos.

  • 6 En su “Guerra Civil en Francia”.
  • 7 Teodor Shanin. The Awkward Class. Political Sociology of Peasantry in a Developing Country, Russia (...)

11Que los campesinos sean un rompecabezas interminable para espíritus ilustrados no es nada nuevo. Recuérdese nomás las desesperaciones del mismo Marx sobre el “jeroglífico indescifrable para el entendimiento del civilizado”6. “Día por día — dice otro distinguido estudioso de la ‘clase desmañada’7 — los campesinos hacen suspirar a los economistas, imprecar a los políticos y sudar a los estrategas, derrotando sus planes y profecías en todo el mundo“. Bueno, y a los antropólogos añorar los tiempos dorados del relativismo cultural, sobre todo cuando uno no quiere aceptar que “en la mentalidad popular se encuentra una resistencia espontánea al racionalismo nihilista [sic]... de [la] civilización burguesa” (Portocarrero, 1993b: 17). Un poco más de racionalismo “burgués” no haría necesariamente mal a las rondas y otros movimientos populares; pero al fin y al cabo ellos se han organizado para enfrentar sus problemas y no los nuestros; y lo han hecho a pesar de que “tanto líderes políticos como científicos sociales ven a los campesinos como políticamente apáticos más que participativos; socialmente atomizados más que colaboradores; escépticos al valor del trabajo arduo; y en el mejor de los casos miedosos, en el peor desinteresados frente al mundo más grande alrededor de ellos” (McClintock, 1981: 5). Y si fuera solamente por eso, merecen reconocimiento.

12No tengo, entonces, por qué ocultar mi simpatía y solidaridad con el “objeto” de mis estudios, a pesar de sus defectos y el paulatino desvanecimiento del entusiasmo inicial entre políticos e investigadores sobre el tema. Entiendo, equivocadamente quizás, la observación de Bruno Revesz de que “la periferia no está vacía” (1993: 283), no solamente como detalle analítico sino también como evocación a los que estamos (o estábamos) trabajando esta periferia. Y no parece pedir demasiado ahora que, en vez de promover la reconstrucción de la sociedad civil destrozada por la crisis económica y social, el Estado apuesta nuevamente al centralismo autoritario.

13Aprovecho la oportunidad para agradecer a los campesinos-ronderos de Frías, Huancabamba y Aya-baca. Recuerdo el orgullo sentido cuando por primera vez me trataron de “compañero” y espero que tomen este libro como recompensa (insuficiente) por la hospitalidad y la paciencia que tuvieron conmigo.

14Quiero expresar además mis agradecimientos a la Universidad Libre de Berlín por la beca que hizo posible el estudio; al Programa Internacional de Cooperación Científica (PICS 125) del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de París, en el marco del cual se desarrolló el trabajo, y a su responsable Anne Marie Hocquenghem; al Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) en Piura por su apoyo logístico; al Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) y al Instituto de Estudios Peruanos (IEP) por el apoyo a la publicación; y a Karin, por todo.

Notes

1 Véase Gitlitz y Rojas (1985) y Starn (1989: 1991).

2 Me refiero a mi tesis doctoral, publicada en alemán (Huber. 1992).

3 Para un resumen de esta discusión, véase Starn (1991).

4 “... nos planteamos una hipótesis básica y general: que el cambio que estas nuevas organizaciones representan, tan entusiastamente afirmado por nuestros científicos sociales, aparece en los hechos examinados en esa literatura con un perfil confuso y ambivalente” (Zarzar, 1991: 106).

5 Recién en la última frase de su artículo, Zarzar anota que “dado el secular abandono económico, social y legal del campesinado en el Perú, cabe preguntarse después de todo, qué otra alternativa tenían los campesinos que se hicieron ronderos” (1991: 153).

6 En su “Guerra Civil en Francia”.

7 Teodor Shanin. The Awkward Class. Political Sociology of Peasantry in a Developing Country, Russia 1910-1935. Oxford University Press. Londres. 1972. La cita es de un artículo del mismo autor: “Peasantry as a Political Factor”, en Shanin (ed.). Peasants and Peasant Societies, Penguin. Harmondsworth. 1971.

© Institut français d’études andines, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540