Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De la hacienda a la comunidad: la sierra de Piura 1934-1990

 | 
Karin Apel

Capítulo 3. Las comunidades campesinas de Frías

Texte intégral

  • 1 El 63% de las comunidades serranas del departamento fueron reconocidas después de 1969, y de éstas (...)

1LAS COMUNIDADES DE la sierra de Piura formadas a raíz del proceso de reforma agraria1, difieren en cuanto a su historia, su organización interna y los recursos que controlan. Frías fue elegido como ámbito para realizar el estudio por tratarse de un distrito donde, hasta la reforma agraria del gobierno de Velasco Alvarado, fue preponderante la presencia de dos haciendas que abarcaron alrededor del 90% del territorio del distrito. Por lo tanto, las comunidades frianas que obtuvieron el reconocimiento legal a partir de los años ochenta se inscriben dentro de una tendencia generalizada en la sierra piurana: la formación de comunidades en los territorios de las ex-haciendas afectadas por la reforma agraria.

  • 2 A continuación se adoptará la designación empleada en Frías y se denominará a las comunidades: Poc (...)

2De las trece comunidades de Frías cuatro fueron las escogidas: Luis M. Sánchez Cerro de Poclús, San Martín de Challe Grande, Tupac Amaru de Pariguanás y José Olaya de Silaguá2. Cuatro casos que se distinguen por diferentes razones. Solamente en Silaguá y Poclús se dispone de recursos comunales; en Pariguanás un sector de campesinos pudientes asumió el liderazgo de la comunidad; en cambio, en Challe Grande el sector de campesinos de mayores recursos trató de impedir el reconocimiento oficial de la comunidad. La invasión de tierras de la hacienda en Poclús demostró la existencia de campesinos que también controlaban tierras en otra comunidad.

3Cabe subrayar que la mayoría de los campesinos prefería la adjudicación individual de las tierras conducidas por las antiguas haciendas y que la conversión en comunidad campesina obedece a las posibilidades creadas por los diferentes gobiernos.

4En este capítulo trataremos de las particularidades de las dos haciendas y del proceso de reforma agraria que las afectó. Presentaremos, caso por caso, la formación, los recursos, la producción y el funcionamiento de las cuatro comunidades estudiadas.

I. HACIENDAS Y REFORMA AGRARIA EN EL DISTRITO DE FRÍAS

5Antes de la reforma agraria en el distrito de Frías predominó la presencia de dos grandes haciendas: Pariguanás, en la parte alta del valle de Yapatera, y Poclus, en el valle de San Jorge. Ambas controlaban tierras en la Meseta Andina: los fundos Altos de Poclús y Altos de Pariguanás. El territorio de las haciendas estaba dividido en diferentes sectores, que en la parte alta también eran denominadas ovejerías o vaquerías, según la organización productiva de la hacienda. La población campesina en los diferentes sectores vivía (y aún vive) en forma dispersa. La casa campesina estaba rodeada por las chacras que usufructuaban los colonos. Recién después de la adjudicación de las tierras han comenzado a surgir algunos caseríos donde la población se concentra alrededor de la escuela, la capilla, el local de la ronda, la casa comunal, el cementerio; como en los caseríos Poclús, Silaguá y Pariguanás. Pero en el distrito de Frías sigue predominando el asentamiento disperso.

  • 3 Estos terrenos serían los que fueron adscritos al pueblo de indios de Frías: “En el pueblo de Fría (...)

6Además de las haciendas, en el distrito de Frías se encontraban las tierras de las llamadas comunidades. En los años anteriores a la reforma agraria se denominaba comunidad a los pueblos que no pertenecían a las dos haciendas; es decir, a los minifundios en los alrededores de la capital del distrito y a los caseríos en la margen izquierda del río Yapatera, como Challe Chico, Liza, Común, Margarita, Mastrante, San Antonio, Tucaque, Pampa Grande, Bronce, Limón, Huasipe y Chucapiz3. Se trata de un conjunto de pequeñas propiedades con escasa extensión de tierras irrigadas, por lo cual muchos campesinos de estos caseríos se veían obligados a arrendar parcelas en la hacienda colindante de Pariguanás.

7Las tierras controladas por estos pequeños propietarios abarcaban en los años sesenta el 10% del territorio distrital, según estimados de Córdova Aguilar (1969:143). Actualmente, después de la creación de las comunidades campesinas en base a la reforma agraria, se mantiene el concepto de comunidad, pero los pobladores distinguen entre comunidad privada y comunidad campesina. La organización colectiva de los recursos persiste en forma restringida en torno a la organización del riego. Los campesinos de las comunidades no se distinguen de los antiguos colonos de las haciendas ni por el mantenimiento de la infraestructura de riego ni por la forma de distribución de las aguas. En ambos casos, son los regantes que dependen de una toma quienes asumen la distribución de las aguas y la administración del riego.

  • 4 Entre 1964 y 1968 los campesinos de Frías recibían por un saco de maíz entre S/. 500.00 y 1,000.00 (...)

8Las dos grandes haciendas se dedicaban principalmente a la cría de ganado vacuno en los valles y a la de ganado lanar en la parte alta. En Pariguanás la ganadería se realizaba en invernas, un área de 1,550 hás. situadas en la margen derecha del río Yapatera. En Poclús, el ganado era criado en los sectores Cuicas y Condorhuachina, en la parte alta del valle de San Jorge, en invernas y pastos naturales de una extensión de 4,050 hás. (Córdova Aguilar 1969, 1980). La gran mayoría de las tierras de ambas haciendas eran usufructuadas por colonos o arrendatarios. Los campesinos estaban obligados a trabajar para la hacienda durante 30 días al año en Poclús y 20 días al año en Pariguanás, recibiendo un jornal entre S/. 20.00 y S/. 25.00. Los terrenos que la hacienda daba en arriendo entre los años 1964 y 1968 eran pagados a S/. 500.00 anuales por hectárea4. Los colonos disponían generalmente de dos tipos de terrenos: chacras o huertas irrigadas y terrenos en las laderas para el cultivo de secano, principalmente maíz, donde después de la cosecha mantenían el ganado. Algunos campesinos recurrieron a arrendar pastos a las haciendas “... con el compromiso de que, por cada 10 reses que pastan en un año en sus potreros una debe quedarse en calidad de pago” (Córdova Aguilar 1969:146).

Mapa 5. El distrito de Frías (1992)

Mapa 5. El distrito de Frías (1992)

La hacienda de Poclús

9La hacienda Poclús formaba parte de la Compañía Agrícola y Ganadera Talandracas y Poclús S.A., controlada en forma mayoritaria por las acciones de la familia Reusche León (Valderrama y Ludmann 1979:98-99). Entre 1950 y 1957 fue administrada por el español José Pelayos García, apodado “el gringo Pelayos”, quien destacó por su singular violencia en el trato con los campesinos. Durante estos años la hacienda extendió sus áreas de pastoreo, constituyendo grandes potreros para su ganado vacuno. Los colonos que se resistían a abandonar sus chacras fueron desalojados violentamente; el administrador de la hacienda, contando con el apo-yo del puesto de la Guardia Civil en San Jorge, daba órdenes para asaltar e incendiar las casas. El terror creado por Pelayos ha sido relatado en forma novelística por Espinoza León (1985). Después de siete años de tiranizar a los campesinos de Poclús, uno de ellos lo mató en 1957.

10En los caseríos de Poclús o Maray, conversando con los campesinos sobre el pasado y la vida en la hacienda, constantemente se escuchan expresiones como: “Era la esclavitud... éramos esclavos... las leyes eran para el hacendado no más... no había lev para el pobre”.

11Los campesinos de Poclús recuerdan sobre todo los años entre 1950 y 1957, cuando la hacienda era administrada por José Pelayos: “bien zarco era y tallonazo”. Pelayos y sus mayorales, como se denominaba a los empleados de la hacienda Poclús, invadían los arriendos de los colonos, quemaban sus casas, mataban a sus animales y golpeaban a los campesinos que se quejaban por maltratos o jornadas excesivas de trabajo en los campos de la hacienda.

12Durante la administración de Pelayos la hacienda Poclús intensificó la actividad ganadera, introduciendo ganado de raza cebú y posteriormente toros de lidia. En aquel entonces, la hacienda administraba seis vaquerías en San Jorge, Huala, La Cría, Cuicas, Putagas y Poclús, y una ovejería en Altos de Poclús. Entre octubre y enero, cuando se acentuaba la escasez de pastos en las invernas, la hacienda optaba por introducir sus animales en las chacras de frijol o las huertas de caña, guineo o yuca de los campesinos. Se desalojaba a campesinos arrendatarios para extender las invernas de la hacienda a costo de las tierras de estos. Se aseguraba la lealtad de los mayorales, que no se solidarizaban con los arrendatarios, a través de una generosa repartición de los mejores arriendos. Sin embargo, actualmente estos mayorales argumentan que, al igual que los arrendatarios, tenían que cumplir con las órdenes que daba la hacienda.

Mapa 6. Haciendas Pariguanás y Poclús

Mapa 6. Haciendas Pariguanás y Poclús

13Los campesinos de Poclús, San Jorge, Cuicas o Condorhuachina estaban obligados a trabajar una semana al mes para la hacienda sin recibir comida: “llevaban fiambre para la semana entera”. Si bien la actividad principal de la hacienda era la ganadería —la hacienda era “criandera”— también existían potreros de maíz y frijol, huertas de guineo, de yuca y grandes cañaverales donde “se sacaba dulce hartísimo”. Se pagaba en productos el derecho a trabajar un chacareo, tierras de temporal de la hacienda, en las que se sembraba sobre todo maíz. En época de cosecha el administrador fijaba la fecha y venía con sus mayorales para controlar a los campesinos. La mitad de la cosecha del maíz de mejor calidad, “maíz seleccionado”, era para la hacienda. El transporte a la casa-hacienda estaba a cargo de los campesinos.

14La hacienda también usufructuaba los tarayales. Los arriendos de terrenos de riego eran trabajados año tras año por los colonos. El arriendo de las pocas invernas que tenían los campesinos se pagaba en efectivo; para tal efecto, los campesinos vendían sus animales a los yunganos, comerciantes que llegaban de Chulucanas o de Catacaos, puesto que la hacienda no compraba el ganado criollo. Además, existía la posibilidad de pagar en pasto: los campesinos “cargaban paja de sus invernas pagando sus arriendo”.

15Pelavos obligaba a los campesinos, a las mujeres y a las madres solteras a trabajar para él en la casa hacienda o en las fainas. También solucionaba los conflictos entre los campesinos, resultado de las frecuentes borracheras: “Cuando había hacienda peleaban duro y Pelayos los castigaba y los metía al cepo, castigaba parejo hombres y mujeres”.

16Cuando los campesinos se quejaban a Pelayos —“ay Don Pelayitos no nos haga ese mal”— éste les decía, burlándose de ellos “pídele a tu taita Dios”, agregando, “Dios no hay”.

17Una serie de creencias se formaron en torno a este administrador a quien se atribuía poderes sobrenaturales: “Era compactado, tenía cruces en la espalda y una culebra en el pecho, en un solo sitio se bañaba, en la laguna azul de Huala, y ahora el que se mete ya no sale, se lo come la laguna”.

18No fue fácil enfrentar a Pelayos y a sus mayorales; la policía no hacía caso a las quejas de los campesinos en San Jorge: “Ellos mandaban en el puesto, el puesto era de ellos, de los hacendados, no se hacía justicia a los campesinos”.

19Hubo repetidos intentos de liberarse de este administrador: “Una señora que le habían rozado su pampa y su casa, Dominga Peña, lo quiso matar con su chaveta, pero él llamó a su perra Norca que la cogió de la nuca y lo defendió a Pelayos”.

20Para librarse de Pelayos no quedaba otra solución que usar “armas benditas”, “había que llevarle al padre a Frías, debajo del poncho, para que bendiga las balas, las balas se metían en agua bendita” sin que el cura las viera, y “para matarlo había que darle en el ombligo”.

21En 1957 un campesino asesinó a Pelayos en la quebrada de Huala, cuando bajaba de Condorhuachina. La muerte de Pelayos fue para los campesinos de la hacienda “como si Dios vino de los cielos... como volver a nacer”.

22No obstante el odio que aún persiste, los campesinos reconocen los adelantos logrados por este administrador. Fue en la época de Pelayos que se construyó la carretera de Chulucanas-San Pedro-San Jorge: “él la hizo llegar a San Jorge, a puro pulso, mandaba a trabajar a la gente”.

23Los administradores anteriores a Pelayos, los señores Castro, Burneo y Vega son recordados como patrones justos que “hacían fiestas y repartían comida”. También se reconocen las calidades de los dos administradores que estuvieron a cargo de Poclús después de Pelayos: Augusto Manchego y Raul Santamaría. Los campesinos explican que estos dos no “eran abusivos”, así no terminaron asesinados como Pelayos, “eran más considerados”, respetaban los chacareos de los campesinos y en años malos no exigían el pago en productos agrícolas. Pero para los actuales comuneros de Poclús, San Jorge, Guayaquil, Condorhuachina, Misquiz o Cuicas, Pelavos es el símbolo de la época de la hacienda.

La hacienda Pariguanás

  • 5 La mayor parte de la sección Altos de Pariguanás fue parcelada entre los años 1963 y 1964.

24Hasta los años cincuenta las diferentes secciones de la hacienda eran administradas en forma separada. Cada sección contaba con una casa-hacienda que servía de morada para el administrador y de depósito de los productos agrícolas entregados por los arrendatarios a la hacienda. La casa-hacienda principal estaba ubicada en Pariguanás. En Silaguá se encontraba otra casa-hacienda. La administración de Altos de Pariguanás5 estaba en Arenales. Desde comienzos de los años sesenta, Jorge Núñez era responsable del manejo de toda la hacienda. Fue el último administrador que estuvo a cargo de la hacienda hasta la reforma agraria. Solamente la casa-hacienda de Pariguanás estaba habitada; las casas en Arenales y Silaguá permanecían cerradas la mayor parte del año.

  • 6 Hasta los años cincuenta, los trabajos exigidos a los campesinos bajo la forma de arriendo con pen (...)
  • 7 En la hacienda Pariguanás, como destajos se arrendaron sobre todo las tierras de reducido uso agrí (...)

25Hasta los años cincuenta, los colonos y arrendatarios de la sección Pariguanás, centro administrativo de la hacienda, trabajaban bajo dos modalidades diferentes, el arriendo redondo y el arriendo con pensión6 (ver capítulo 1). A partir de los años sesenta, cuando la hacienda de Pariguanás se dedicaba exclusivamente a la ganadería, se generalizó la modalidad de arriendo redondo. Para los trabajos referidos al manejo del ganado se contrataron pocos empleados, que recibían un jornal y cierta cantidad de tierras para mantener a sus familias. Las tierras alrededor de la casahacienda en el sector de Pariguanás se arrendaban a los campesinos. No se daba la modalidad de destajos7 como en el sector Challe Grande y en la sección Silaguá.

  • 8 Representante de la Sociedad Agrícola y Ganadera Pariguanás, cuyas acciones estaban mayormente en (...)

26Durante el primer gobierno de Belaúnde, el administrador de la hacienda ofreció a algunos arrendatarios una parte de las tierras en venta. El encargado de la administración de la hacienda, sin embargo, no estaba dispuesto a efectuar las ventas “por lotes” y propuso que los interesados se reunieran y compraran colectivamente una buena extensión de tierras en la parte alta: “del camino que va de Olleros a Chamba, de ese camino para arriba les vendo ese lote de terrenos”, como recuerdan los que habían tratado con el “gringo Mac Donald”8. Como muchos de los campesinos dudaban de la seriedad de esta propuesta, pocas fueron las parcelas adquiridas por los arrendatarios. Algunos terrenos fueron comprados por el administrador y los empleados de la hacienda.

27Recién en 1972, cuando Juan Checa Solari, representante de la Sociedad Agrícola y Ganadera Pariguanás, viajó a la hacienda, se vendieron tierras a los arrendatarios. Un restringido grupo de campesinos ganaderos compró las invernas que la hacienda todavía trabajaba directamente.

28Actualmente, la mayoría de los campesinos de la antigua hacienda no identifica esta época como un período de explotación. Ellos evocan el pago de un arriendo considerándolo además justificado, por tratarse de tierras ajenas. Siempre se resalta que la condición de los arrendatarios de Pariguanás era mucho mejor que la de los vecinos de la hacienda de Poclús: “no había abusos en Pariguanás”, es una respuesta frecuente cuando se pregunta sobre el pasado en la hacienda. Muchos de los colonos expulsados de la hacienda de Poclús lograron arrendar parcelas en Pariguanás; en otros casos, obtuvieron acceso a las tierras como subarrendatarios.

29En los sectores de Challe Grande y Silincho (el actual territorio de la comunidad de Challe Grande) la hacienda no conducía tierras en forma directa. La modalidad de arriendo predominante era el destajo: los campesinos que arrendaban grandes lotes de tierras, hasta alrededor de 100 hás., eran considerados destajeros. Muchos de ellos disponían de mayores extensiones de tierras que las requeridas por una familia campesina para su reproducción. Por lo tanto, era frecuente que una parte de los destajos se subarrendara a otros campesinos. Se podía tratar de parientes, pero en muchos casos eran campesinos de los caseríos aledaños, por ejemplo, de Liza, Challe Chico o El Común. Esta forma de arriendo favorecía a la administración de la hacienda, puesto que la obligación de pago del arriendo se establecía únicamente entre un reducido número de destajeros y la hacienda. Los destajeros, a su vez, podían subarrendar partes de sus destajos sin coordinación alguna con la administración de la hacienda. El dinero para el arriendo se aportaba de acuerdo a la extensión y al tipo de parcela conducida por cada uno de los campesinos. Un campesino recuerda que su abuelo, destajero, arrendaba más de 100 hás. a la hacienda y que “el sólo no avanzaba el pago y se unió con cuatro señores más para pagar el arriendo”.

30En el sector de Silincho se encontraba una zona considerable de bosques no arrendados, que se extendía desde los 2,400 metros hasta la cordillera. La hacienda disponía de madera para la construcción de cercos y no restringía el uso de los recursos forestales a los arrendatarios de Challe, Silincho, Pariguanás y Santa Rosa, quienes se abastecían de leña y madera para la construcción de sus casas. Sólo estaba prohibido rozar estas tierras para la ampliación de las parcelas de cultivo.

  • 9 “Antes las tierras eran pagadas. Muchos no tenían como pagar los arriendos, pero no los echaban, d (...)

31A fines de los años sesenta, en el sector de Silaguá la hacienda únicamente manejaba en forma directa una pequeña inverna alrededor de la casa-hacienda. Una vez al año los representantes de la hacienda llegaban a Silaguá para inspeccionar el estado de las cosechas, para supervisar los rodeos y recibir la parte que correspondía a la hacienda. En el valle de Silaguá eran limitadas las tierras arrendadas que contaban con riego. La mayor parte de los arriendos fueron potreros de temporal o terrazgos en las faldas de los cerros Cahingará y Pilan. El arriendo de estas tierras se pagaba anualmente y, hasta fines de los años sesenta, la mayoría de los campesinos de esta zona pagaban sus arriendos en productos9.

32Hasta los años cincuenta los terrenos de temporal, tierras dedicadas sobre todo a la siembra de maíz, volvían después de la cosecha al dominio de la hacienda, que aprovechaba los tarayales para el ganado vacuno. Cuando la hacienda se dedicó intensivamente a la crianza de ganado vacuno en las invernas del sector de Pariguanás, disminuyó el interés económico por los tarayales de Silaguá, por lo que los terrasgueros mantuvieron a sus animales en los potreros de Silaguá, Loma de Guabal, Pilan, Cahingará y Chupicarume. Finalmente, el control de la hacienda en lo tocante al usufructo de estos pastos se limitó a la organización anual de los rodeos, para determinar la cantidad de animales de cada arrendatario y recibir el pago por pastaje.

  • 10 Un campesino recuerda que a fines de los años cincuenta su padre tenía que vender cuatro toros par (...)

33En la parte baja del sector de Silaguá, en Ramada Grande, Ramada Chica, Barranco Blanco, Guanábano Alto y Chililique Alto, el arriendo de las tierras de la hacienda se realizaba bajo la modalidad de destajos10. Estos terrenos de temporal fueron utilizados principalmente como zona de pastoreo para la crianza de ganado vacuno y caprino. Solamente en los fondos de los valles se cultivaba, en pequeñas huertas, productos como el guineo o el camote. En esta parte de la hacienda Pariguanás, algunos no trabajaban la totalidad de sus destajos y optaban por subarrendar una parte de estas tierras a otros campesinos. Como en el sector de Challe Grande, también en las tierras de secano de la parte baja del sector de Silaguá el control de la hacienda fue reducido. Los destajeros podían subarrendar tierras sin la autorización de la administración de la hacienda. En esta zona los subarrendatarios podían, además, arrendar tierras bajo riego en otras partes de la hacienda o ser pequeños propietarios en la margen derecha del valle de Yapatera como en Huasipe o Pampa Ramada.

34En la parte baja de Silaguá existían terrenos no arrendados que eran usufructuados tanto por los campesinos como por la hacienda. Los arrendatarios, destajeros y subarrendatarios podían disponer de la madera o, en años lluviosos, soltar su ganado en el monte El Papayo sin la necesidad de contar con la autorización de la hacienda: “era mancomún de la hacienda y de los arrendatarios”. La limitada presión sobre las tierras en la parte baja del sector de Silaguá implica que estos terrenos de mancomún fueron utilizados casi exclusivamente para el abastecimiento de madera.

35Si bien el administrador de la hacienda se dirigía a Silaguá para recibir los productos, no ejercía un control severo sobre los arrendatarios. Actualmente, los campesinos de esta zona consideran que se “pagaba poco” a la hacienda. La administración de la hacienda era tolerante y, en caso de enfermedades, perdonaba el pago del arriendo.

36Durante los años sesenta el interés de la administración de la hacienda por apropiarse de una parte de la producción agrícola de los arrendatarios no era muy pronunciado. Al mismo tiempo, el dinero que pagaban los arrendatarios no era un ingreso significativo para la hacienda. La intervención de ésta en el proceso productivo de los arrendatarios había disminuido; el mayor interés de los propietarios se concentraba en las tierras irrigadas, las invernas alrededor de la casa hacienda, las cuales eran usufructuadas directamente. Sin embargo, la autoridad del administrador de la hacienda se manifestaba en forma significativa en la solución de los conflictos, como lo recuerda Ismael Calle:

“Los que peleaban borrachos iban a la casa hacienda a cargar 100 piedras cada uno, cada uno 100 piedras; cargaban un día unas 15 o 20. En la noche al cepo. El cepo era un palo partido. Tenía huecos, allí metían a los hombres esos que peleaban, que robaban; al cepo de las canillas, de 7 puntos, allí ponían los pies bien abiertazos y allí le ponían la tapa encima y un candado. En medio tenía un hueco más grande, allí los ponían bocabajados a los que eran muy rateros o que mataban. Y veta, carajo, bien calatos, que corría la sangre, así castigaban. Había respeto. Castigaba el empleado de la hacienda que se llamaba mayordomo o administrador; unos le decían mayordomo otros administrador. Ese mandaba en todita la hacienda”.

La reforma agraria

37Cuando se promulgó la Ley de Reforma Agraria, en la hacienda Pariguanás ya se había comenzado la venta de parcelas a los arrendatarios; en cambio, la hacienda Poclús mantenía su integridad. En los años 1967-1968 una sequía afectó al distrito de Frías, la escasez de pastos perjudicó a la ganadería. En consecuencia, en ambas haciendas se vendió una gran cantidad de ganado en estos años. La hacienda Poclús redujo su ganado vacuno de 8,000 a 1,500 cabezas (Córdova Aguilar 1969:147).

38Recién en 1976, los funcionarios del Ministerio de Agricultura encargados de poner en marcha el proceso de reforma agraria llegaron al distrito de Frías. Ni los promotores de SINAMOS ni los directivos de la Liga Agraria de Ayabaca, que por definición tenía que proyectarse al ámbito de toda la provincia, habían realizado un ttabajo de organización y movilización en las haciendas Pariguanás y Poclús. La gran extensión de la provincia de Ayabaca, a la que pertenece el distrito de Frías, fue uno de los motivos para que la Liga Agtaria de Ayabaca, organizada en 1972, no tuviera presencia en Frías.

39Los técnicos del Ministerio informaron sobre las posibilidades que ofrecía la legislación sobre reforma agraria y promovieron el empadronamiento de los potenciales beneficiarios de tierras en las ex-haciendas Poclús y Pariguanás. Esta última tarea fue asumida por los tenientes gobernadores de los diferentes caseríos y anexos.

  • 11 El último es un caso especial: un pequeño número de campesinos de Frías trató de formar un grupo c (...)

40Según información de la Sub-Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural, hasta 1977 se habían establecido siete grupos campesinos en el distrito de Frías: cinco en el tetritorio de las ex-haciendas Pariguanás, uno en la ex-hacienda Poclús, y uno en los alrededores del pueblo de Frías (ver cuadro 16)11.

41En 1978, con la elección de la directiva y la aprobación de los estatutos internos, se organizaron formalmente los grupos campesinos en el distrito. Algunos de los grupos ya establecidos se dividieron, como es el caso de los grupos campesinos Pariguanás y Ricardo Alvarado de Poclús. Finalmente, se constituyeron catorce grupos campesinos.

42En el mismo año, 1978, se organizó la Liga Agraria San Andrés de Frías que, en aquel entonces, abarcaba el territorio de la antigua jurisdicción del distrito; es decir, las localidades de Frías, Sapillica y Lagunas. La primera dirigencia de la Liga no llegó a cumplir cabalmente con sus funciones; sólo el presidente, en estrecha colaboración con dos técnicos del Ministerio de Agricultura, recorrió el campo para intentar la solución de los conflictos más diversos. Este primer presidente, durante los casi cuatro años que estuvo a cargo de la Liga, se dedicó sobre todo a mediar en cuestiones de tierras, linderos, herencias, traspasos y ventas.

Cuadro 16: Grupos campesinos en el distrito de Frías 1977

Cuadro 16: Grupos campesinos en el distrito de Frías 1977

Fuente: Sub-Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural 1977, en CORPIURA 1983a:127.

43En Frías, la Liga Agraria no jugó un papel activo en el proceso de reforma agraria; no impidió la venta de tierras de la hacienda de Pariguanás ni la descapitalización de las haciendas. Durante los primeros años la dirigencia de la Liga Agraria San Andrés de Frías no logró movilizar o convocar a los campesinos del distrito. Para solucionar sus problemas, estos prefirieron dirigirse directamente a los representantes del Ministerio de Agricultura, sin la intermediación de una organización campesina, o recurrir a los tenientes gobernadores o jueces.

44Hasta 1979, en el distrito de Frías se habían adjudicado un total de 30,158 hás., todas en forma asociativa. Los campesinos se organizaron en grupos campesinos para posteriormente gestionar su reconocimiento como comunidad campesina.

45En noviembre de 1989, indagando sobre la formación de grupos campesinos en el proceso de reforma agraria, la respuesta del presidente de la comunidad campesina San Martín de Challe Grande fue: “Los ingenieros de Piura vinieron. ‘Que se tienen que organizar en grupo’, dijeron. Esto antes era un solo grupo con Pariguanás. Porque era lejos solicitamos que se divida”.

46En la comunidad campesina Castro Pozo de Geraldo, los campesinos recuerdan también que la formación del grupo campesino obedeció a las propuestas de los “asesores del Ministerio”, que “vinieron a formar grupos” y que les “pareció bien”.

47En la comunidad campesina José Olaya de Silaguá, la organización del grupo campesino es explicada de la siguiente manera: “... de Piura vino un ingeniero de reforma agraria. De la hacienda al grupo no había muchas ideas, de repente vinieron de Frías”.

48De por sí, los campesinos hubieran optado por la titulación individual de las tierras que conducían, pues manifestaron una relativa resistencia a la organización de unidades asociativas. Si finalmente se decidió por la formación de grupos campesinos, fue por la imposición de los técnicos del Ministerio de Agricultura, quienes los convencieron de que no se lograría la adjudicación individual.

49Algunos campesinos argumentaron que si bien el título individual se hubiera podido obtener, esto hubiera significado trámites demasiado largos, complicados y costosos. En el proceso de adjudicación de tierras y constitución de los grupos campesinos predominó, entonces, la influencia foránea de los técnicos “que vinieron de Piura”. Los campesinos no participaron en forma activa en este proceso.

50El modelo de grupo campesino fue previsto como una forma transitoria en el proceso de reforma agraria. Para los técnicos del Ministerio de Agricultura, especialmente los de la Dirección de Reforma Agraria, el camino a seguir para la sierra de Piura era la conversión de los grupos en comunidades campesinas. En los informes o diagnósticos elaborados en el Ministerio o la Corporación de Desarrollo, los técnicos subrayaron cada vez que la organización del campesinado serrano en comunidades campesinas sería una garantía para superar su marginación, lograr el “desarrollo”, gestionar créditos e introducir nuevas tecnologías en la producción agropecuaria.

  • 12 En 1992 un grupo campesino todavía seguía en vigencia en los caseríos Arenales, Pechuquiz y Florec (...)

51A comienzos de los años ochenta ninguno de los grupos campesinos del distrito de Frías se había convertido en comunidad. Recién durante el gobierno de Alan García este proceso se aceleró. Entre 1982 y 1988 se reconocieron oficialmente trece comunidades12 en los terrenos de las ex-haciendas Pariguanás y Poclús (ver cuadro 17).

52De hecho, la organización comunal todavía no es asumida en Frías. Los socios de la comunidad recién están aprendiendo lo que significa “ser comunidad campesina” y sus dirigentes tienen que enfrentar muchos problemas:

“Por la falta de reglamentos internos, continuamente se presentan (en las comunidades campesinas) casos de ventas de tierras, por la modalidad de traspaso, a campesinos procedentes de diversas comunidades” (CORPIURA 1983a: 131).

Cuadro 17: Comunidades campesinas en el distrito de Frías

Cuadro 17: Comunidades campesinas en el distrito de Frías

Fuente: CIPCA 1988.
*Archivo Comunal,
s.i. = sin información.

53En resumen, hay que resaltar que las comunidades campesinas en el distrito de Frías son el resultado de los modelos impuestos por el Estado, pues la mayoría de los campesinos hubiera preferido la adjudicación individual de los predios conducidos por ellos dentro de las haciendas.

Mapa 7. Comunidades campesinas en el distrito de Frías

Mapa 7. Comunidades campesinas en el distrito de Frías

Mapa 8. Caseríos en el distrito de Frías (1992)

Mapa 8. Caseríos en el distrito de Frías (1992)

Mapa 9. Comunidades campesinas de Poclús, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá (1992)

Mapa 9. Comunidades campesinas de Poclús, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá (1992)

II. LA COMUNIDAD CAMPESINA LUIS M. SÁNCHEZ CERRO DE POCLÚS

Las invasiones en Poclús

54Las noticias de la reforma agraria llegaron a Poclús a través de la radio, de algunos campesinos que viajaban a la costa y por los periódicos que de vez en cuando llegaban a Frías y eran comentados en el pueblo. Con el gobierno de Velasco Alvarado, por primera vez “había leyes a favor del campesinado, ya no a favor del gamonal”, recuerdan los pocluseños. Durante los primeros años, sin embargo, muchos de los campesinos siguieron trabajando bajo las normas de la hacienda y respetando las órdenes de los mayorales que vivían en San Jorge y en Poclús, “nos mandaban como a sus hijos y hacíamos los trabajos”.

55Hasta comienzos de los años setenta, uno de los últimos propietarios de la hacienda, Fernando Reusche, seguía trabajando tierras en Maray, donde mantenía ganado y tierras de cultivo. Para evitarse problemas con los arrendatarios de este sector, que podían invadir las tierras que continuaban trabajando, optó por expedir certificados de posesión a nombre de los campesinos. Recién en 1974 retiró su ganado de Poclús sin encontrar la más mínima resistencia por parte de los campesinos, quienes explican que “era ganado ajeno... ya que éramos peones...”. Los propietarios de Poclús no vendieron tierras a los colonos. Junto con Fernando Reusche, la mayoría de los mayorales abandonaron el predio San Jorge, pues temían represalias por parte de los campesinos y permanecieron algunos meses en la costa. En la sierra quedaron sus esposas e hijos. Parte de las tierras de estos mayorales que no lograron defender los “buenos arriendos” fueron ocupadas por los arrendatarios. Solamente un mayoral permaneció en la hacienda y consiguió quedarse con su antiguo arriendo.

56En el distrito de Frías se siguió el proceso de reforma agraria sobre todo por la radio. Los residentes del pueblo de Frías, que contaban además con algunos periódicos, estaban mucho mejor informados de las posibilidades que la nueva Ley de Reforma Agraria ofrecía a los campesinos, colonos y arrendatarios de haciendas y de las maneras de acelerar este proceso. En este contexto, el 8 de octubre en 1973, cuando se celebraba la fiesta del Señor Cautivo de Ayabaca, tres campesinos residentes en Frías lanzaron la propuesta de invadir los potreros de la hacienda Poclús en el sector de Maray.

  • 13 Naranjo actualmente es un sector de la Comunidad San Andrés de Cuicas que colinda con la Comunidad (...)

57Las tierras de Maray, que hasta entonces eran controladas directamente por la hacienda, fueron invadidas por campesinos de Frías y de Naranjo13. Atemorizados, muchos de los arrendatarios de la hacienda no participaron en la invasión y hoy se lamentan: “de tontos no invadimos, de mariconazos... que nos van a matar; no invadimos”. Otros que habían recibido tierras de Fernando Reusche no invadieron porque las que trabajaban eran suficientes; sin embargo, ahora no lo son para sus hijos.

  • 14 También se dieron invasiones en el sector de Cuicas, ahora Comunidad Campesina San Andrés de Cuica (...)

58En todo caso, en Frías muchos estaban informados de los planes de invadir las tierras de la hacienda. Los planes fueron discutidos por parientes, vecinos y compadres, pero pocos participaron en la invasión por temor a represalias y muertes. El grupo de invasores se dirigió a los potreros de Maray y, armado con banderas peruanas, se instaló en las tierras: “buenos lotes se agarraron”, hicieron sus “chocitas” y en enero, cuando llegaron las lluvias, comenzaron a sembrar maíz. Durante la ocupación no se produjeron enfrentamientos con la policía, porque ésta no intervino en el asunto, ni con otros campesinos arrendatarios, puesto que eran potreros de la hacienda14. Con la invasión, los campesinos lograron durante el siguiente año que el hacendado abandone alrededor de 60 hás. que todavía controlaba. Algunas de las personas que participaron en esta invasión ocuparon grandes extensiones de tierra que no trabajaron y que años después comenzaron a vender a campesinos de la misma hacienda que no habían invadido o a personas de otros lugares como Matalacas, Pampagrande o Frías. “Era prohibido pero lo hacíamos por lo bajo”, comenta un campesino; posteriormente, el teniente certificaba la transacción de tierras.

Del grupo campesino al reconocimiento de la comunidad

  • 15 El “archivo” de la comunidad está incompleto y no se encuentran documentos sobre esta fase de la h (...)

59Recién en 1976 llegaron al distrito de Frías los “asesores de Piura”, trabajadores de la sección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural del Ministerio de Agricultura. “Los señores llegaron a formar los grupos”, explicaron las posibilidades de la Ley de Reforma Agraria y comenzaron a organizar a los beneficiarios en grupos campesinos15. Para muchos de los campesinos esta primera organización, exigida por los “ingenieros” de Piura, fue una formalidad que tuvo que cumplirse. Así, se inscribieron en el padrón del grupo campesino formularon sus declaraciones juradas y siguieron esperando los “contratos de adjudicación”.

60Todo el territorio del antiguo predio de Poclús y Huala se organizó bajo la conducción de un solo grupo campesino que contaba, en 1977, según los documentos de la Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural, con 635 campesinos beneficiados y un área adjudicada de apenas 7,240 hás. (CORPIURA 1983:127-128). El distrito de Frías formaba parte, al igual que el distrito de Pacaipampa, del PIAR Frías-Pacaipampa, que no tuvo ningún significado concreto para los campesinos.

  • 16 La nieta de Ricardo Alvarado cuenta así la historia de su abuelo: “Vino la montonera. Hay que ir a (...)

61El grupo campesino se denominó Ricardo Alvarado de Poclús. Ricardo Alvarado fue un campesino que “luchaba a favor de los campesinos de Poclús, (v que) cuando era la montonera, defendió a la hacienda”16.

62Este grupo campesino tuvo solamente dos años de vigencia y se disolvió en 1979. La comunicación entre los diferentes sectores del vasto predio Poclús era difícil: “no había comprensión”, explica Félix L. C, quien luego sería presidente del Grupo Campesino de Poclús. Por ello, los campesinos se dividieron después en siete grupos campesinos: Poclús, San Jorge, Condorhuachina, Misquiz, Guayaquil, Poclús Alto y Cuicas.

63El presidente del grupo campesino de Poclús, en coordinación con el presidente de la Liga Agraria San Andrés de Frías, contando además con el apoyo de los promotores de SINAMOS en Piura, asumió las gestiones para la adjudicación definitiva de las tierras ante la oficina de Reforma Agraria y Asentamiento Rural. Las gestiones no fueron fáciles, “nos engañaban en Piura”, recuerda el presidente. Él fue elegido considerando sus conocimientos de la realidad nacional y no por razones económicas. Estaba bien informado de las posibilidades que brindaba la nueva legislación agraria al campesinado: “sabía leer, era bien preparado, aprendió por la radio”.

64El período entre la salida del hacendado y el reconocimiento legal de la comunidad se caracteriza como un tiempo de desorden, causado principalmente por los conflictos por tierras. A la muerte de los padres, se generaban contradicciones entre los familiares por los terrenos. Los litigios entre herederos degeneraban en peleas, que en algunos casos causaron muertes. La única autoridad local que tenía una cierta importancia y lograba resolver algunos conflictos era el teniente gobernador; su función adquirió en estos tiempos mayor relevancia. Los casos que no podían ser solucionados con la intervención de los tenientes en Poclús o Maray fueron llevados a Frías, a los jueces de paz y a la Guardia Civil, donde la justicia era para el que llegaba “con el pavo bajo el poncho”. Esta situación recién empezó a cambiar a mediados de los años ochenta con la creación de las rondas campesinas (Huber 1992:227-238).

65A la Liga Agraria, organizada en 1978, recurrían principalmente los dirigentes del grupo campesino que coordinaban con los técnicos del Ministerio de Agricultura. Para la mayoría de los campesinos de Poclús la solución de los problemas era cada vez más difícil. No estaba claro a que instancia deberían dirigirse: a la Liga, como lo proponía la directiva del grupo campesino, o a las autoridades locales, como era costumbre. En estos primeros años, los campesinos criticaban fuertemente el trabajo de la Liga Agraria, pues consideraban que usurpaba funciones: “era como juez de tierras”. Estas críticas se debían en gran parte a la generalizada desinformación sobre el funcionamiento del grupo campesino. Si bien existía un reglamento interno aprobado formalmente por los socios del grupo, éstos no conocían sus derechos y obligaciones.

  • 17 Gran parte de la primera documentación de Poclús se ha perdido, sobre todo los documentos referido (...)
  • 18 “Art. 161.- Las Comunidades Campesinas y Nativas tienen existencia legal y personería jurídica. So (...)

66En junio de 1986 se registra la primera asamblea en el Libro de Actas de la Comunidad Campesina de Poclús17. Esta reunión se convocó para decidir sobre la modalidad definitiva de adjudicación de las tierras. Participaron 188 campesinos beneficiarios de la reforma agraria de los sectores Poclús y Maray y estaba presente un técnico de la Dirección de Reforma Agraria del Ministerio de Agricultura. En el acta consta que el técnico “para obtener la adjudicación definitiva, recomienda que se adopte la modalidad de Comunidad Campesina” (LA-CC: junio 1986). Los campesinos presentes aceptaron esta propuesta por unanimidad y decidieron constituirse en comunidad campesina, conforme al artículo 161 de la Constitución Política del Perú18.

67El responsable de comunidades de CORPIURA informó sobre las diferentes posibilidades para la adjudicación definitiva de las tierras. Los pocluseños, al igual que los demás comuneros de Frías, percibieron solamente dos opciones: el título individual o la transformación en comunidad campesina. Según recuerda Claudio M. C, presidente del grupo campesino después de Félix L. C, se optó por el reconocimiento comunal porque el “título individual era más trabajoso y ya nos quedamos en comunidad campesina”.

  • 19 En lo referente a la organización comunal como posibilidad para la solución interna de los problem (...)

68Por diversos motivos los campesinos optaron en favor de la comunidad campesina. Hay que reconocer que en la decisión de los socios del grupo campesino influyeron también factores internos. Entre otros, como comunidad campesina tendrían mayores posibilidades de resolver internamente los conflictos entre los campesinos; se podía evitar recurrir a las entidades encargadas de la justicia, como los juzgados de paz en Frías o, en casos más graves, en la capital provincial, Ayabaca19. Otro factor que incitó a optar por el reconocimiento comunal está relacionado con las mayores posibilidades de proteger los recursos forestales. Durante los últimos años del grupo campesino habían surgido problemas en el bosque de Maray, donde no solamente campesinos de Frías y Cuicas talaban árboles, sino también “llegaron de Piura, con motosierra”. Además, algunos campesinos habían comenzado a rozar una parte de este bosque para ampliar sus parcelas, lo que dio lugar a enfrentamientos entre los pocluseños y los demás campesinos. A mediados de los años ochenta, los dirigentes del grupo campesino y la directiva de la ronda que actuaban en defensa del bosque fueron denunciados ante el juzgado en Ayabaca. Para los campesinos que habían luchado por la defensa de Maray, “el bosque no es para negocios”; la conversión en comunidad campesina era la opción que permitía preservarlo.

  • 20 “Dos propósitos sumamente claros han inspirado la tarea: Primero, reconocer a las comunidades camp (...)

69Pero los factores externos fueron de mayor peso. Cabe recordar que la propuesta de transformación en comunidad campesina era una iniciativa del Estado para impulsar el desarrollo de las regiones marginadas. En mayo de 1986, durante el gobierno de Alan García, se organizó el primer Rimanacuy en Piura, al cual también asistieron los presidentes de algunas comunidades de Frías20. Los funcionarios del Ministerio de Agricultura informaban que la conversión en comunidad campesina implicaba un trámite rápido y gratuito; además, va se voceaban los proyectos de desarrollo y los fondos especiales que el gobierno crearía para el apoyo y la asistencia de las comunidades. Todos estos argumentos convencieron a los campesinos de Poclús y los llevaron a aceptar la propuesta de conversión en comunidad campesina.

70Nicanor A. C., como gestor del reconocimiento oficial, solicitó la adjudicación gratuita según la Ley No. 2274. Se acordó en asamblea “que todas las áreas conducidas individualmente se mantengan y se respete el usufructo de cada comunero” (LA-CC: junio 1986), actualizar el padrón y elegir a los directivos del consejo de administración y vigilancia. En octubre de 1986 se obtuvo el reconocimiento oficial de la Comunidad Campesina Luis M. Sánchez Cerro de Poclús con la adjudicación de 2,116.8 hás.

Los recursos y la producción

71Las 2,116.8 hás. de la Comunidad Campesina de Poclús se extienden desde los 1,000 metros en El Playón hasta los 3,100 metros en la meseta andina o Los Altos (ver mapa 10). Según la información mencionada en el padrón de la comunidad que registra el 84% de las tierras: 664 hás. son irrigadas y 1,124.5 hás. son de secano (temporal).

Cuadro 18 : Recursos de la comunidad de Poclús

Cuadro 18 : Recursos de la comunidad de Poclús

72Al interior del territorio de la comunidad se encuentran la margen derecha de la quebrada de Maray o quebrada Corral Viejo, la quebrada de Poclús y otras pequeñas quebradas que bajan desde los cerros Puñuño, Huamingas, Potrerillo, Pucará, Puchuguero y El Tuno. Estas aguas son utilizadas en pequeños canales de irrigación para abastecer los cuarteles de caña, las huertas de camote, guineo y yuca, así como los sembríos de frijol bayo o para regar las invernas.

  • 21 Una excepción son los potreros de Maray, El Tuno y El Guayabo. El uso de estos terrenos será expli (...)

73Todas las tierras de uso agrícola, las invernas y los terrenos para el pastoreo en las áreas de pequeños arbustos en la parte alta de las faldas de los cerros, son usufructuadas individualmente por las familias campesinas; como explican los pocluseños: “todo tiene su dueño”. Estos terrenos están cercados, mayormente por pequeños pircos y cercos naturales: pequeñas hileras de cabuya (Fourcroya andina), frejolillo (Erytbrina spp.) o, en la parte baja, diferentes especies de arbustos espinosos o, en la parte alta, árboles como palo blanco (Celtis iguanea), shimir, pajul (Erythrina velutina) o zarzamora. Ultimamente se ha empezado a cercar las invernas con alambre de púas21.

Mapa 10. Comunidad campesina de Poclús

Mapa 10. Comunidad campesina de Poclús
  • 22 Córdova y Bernex de Falen (1980) mencionan 3 hás.

74Como tierras comunales los campesinos de Poclús disponen únicamente de los bosques de Maray, según informa el presidente de la comunidad. Son alrededor de 50 hás.22. Se trata de uno de los pocos bosques primarios que quedan en Frías, donde se encuentran árboles como paltón (Persea peavigata), puchuguero (Nectrandra spp.), palo blanco y suro.

  • 23 Hay que señalar que, de las cinco comunidades estudiadas, el padrón de los comuneros de Poclús es (...)
  • 24 Estos comuneros conducen un total de 1,788.50 hás. Según informó el presidente de la comunidad, ha (...)

75La información sobre la diferenciación interna en cuanto a las tierras de riego y secano conducidas por los campesinos se basa en el padrón de los comuneros23. Actualmente hay 244 comuneros inscritos en este padrón24. Ellos conducen entre 0.5 (de riego o de secano) y 45 hás. de tierras (15 hás. de riego y 30 hás. de secano).

Cuadro 19: Tenencia de tierra en la comunidad de Poclús

Cuadro 19: Tenencia de tierra en la comunidad de Poclús

Fuente: Padrón de la comunidad de Poclús (1991).

76En cuanto al número de parcelas por conductor, la conducción de 1 ó 2 lotes de tierra es más representativa: abarca al 77% de los comuneros. En cambio, el 19% de los comuneros conduce entre 3 y 4 parcelas, y solamente el 4% conduce de 5 a 7 parcelas diferentes. El acceso a las parcelas dentro de la comunidad puede tener los siguientes orígenes:

77a. Haber sido arrendatario o hijo de arrendatario de la hacienda Poclús.

78Durante la época de la hacienda los arriendos con riego se encontraban alrededor de la casa de la familia campesina; en cambio, las tierras de temporal tenían que ser solicitadas anualmente a la hacienda y podían estar más lejos, en las faldas de los cerros. Una familia en la hacienda trabajaba en promedio dos lotes de tierras.

79b. Haber participado en las invasiones de los terrenos directamente conducidos por la hacienda.

  • 25 En esta comunidad, las invasiones y las ventas posteriores de las tierras invadidas son la razón p (...)

80Cuando se invadieron los terrenos de la hacienda Poclús, también participaron campesinos de los caseríos25 Cuicas, San Jorge y Frías, además de los campesinos de Maray que tomaron tierras las colindantes a sus antiguos arriendos.

81c. Haber comprado tierras entre los años 1973 y 1987; es decir, después de las invasiones y durante la existencia del grupo campesino.

82En esta época, así como durante los primeros años del funcionamiento de la comunidad, se vendieron tierras aunque los campesinos estaban informados que estas ventas eran ilegales. En las ventas de tierras se otorgaba preferencia a los colindantes. Sólo cuando todos los campesinos que ocupaban tierras alrededor del terreno en cuestión no tenían interés en adquirirlo, un campesino que no era del lugar podía comprarlo. En todos estos casos “había que pedir la entrada a los vecinos”, estos tenían que mostrar su conformidad con el nuevo vecino: los “malos antecedentes” podían ser una razón para impedir una transacción de tierras.

83d. Haber traspasado un lote de tierras de un comunero dentro de la comunidad.

  • 26 En octubre de 1991 se realizó el traspaso de una inverna en Poclús, de una extensión de “poco más (...)

84Esta modalidad se impuso a partir de 1986. Cuando se logró el reconocimiento legal de la comunidad campesina, se mantuvo la misma modalidad de transferencia de tierras; sin embargo, ésta no se denominó venta sino traspaso. Los campesinos explican que se trata solamente de traspasos y “se pagan las mejoras”; es decir, una indemnización por cultivos permanentes (invernas, plantas de guineo o cafetales) e infraestructura (cercos, puertas). Los directivos de la comunidad y de la ronda argumentan que, según la Ley de Comunidades, “las ventas de tierras no son permitidas”; pero concuerdan con los comuneros y las permiten, “pero dicen traspaso”26. Durante los primeros años los traspasos también eran permitidos a personas que no eran miembros de la comunidad; actualmente, sin embargo, estas transferencias de tierras se realizan exclusivamente entre comuneros.

  • 27 Lote es utilizado como sinónimo de terreno en el padrón de la comunidad.

85Estas diferentes formas de acceso a las tierras por parte de los comuneros explican la cantidad relativamente reducida de “lotes”27 que ellos trabajan. Se trata de parcelas que se encuentran, en su gran mayoría, en una misma zona ecológica, hecho que diferencia a los campesinos de Poclús de los campesinos de la sierra central y la sierra sur que conducen una gran cantidad de parcelas en diferentes pisos ecológicos.

86Los productos que se siembran en mayor cantidad en Poclús son maíz y trigo. Ambos son cultivos de tierras de secano, cuyas labores comienzan a partir de enero cuando se inicia la temporada de lluvias, y son sembrados en las laderas de los cerros en los alrededores de Maray y Poclús. Hasta los 2,400 metros se produce maíz y a partir de los 2,400 metros trigo, y en pequeñas extensiones arvejas y habas. Los pocluseños no siembran oca y olluco, y la papa solamente en cantidades insignificantes.

87Las parcelas de temporal son trabajadas durante unos 4 ó 5 años seguidos, hasta que el rendimiento es considerado bajo; luego se dejan descansar entre 2 y 10 años. Durante el período de descanso, estas tierras se utilizan para el pastoreo y la recolección de leña. Cuando son destinadas otra vez para el uso agrícola, se efectúa la roza y quema para preparar las nuevas siembras.

  • 28 En el distrito de Frías no se cultiva la alfalfa para el mantenimiento del ganado.

88Los productos que se siembran bajo riego, en los alrededores de Maray y Poclús, entre los 2,000 y los 1,000 metros, son: guineo, café, caña de azúcar, frijol bayo y camote. La yuca es sembrada exclusivamente en la parte baja de la comunidad, aproximadamente, entre los 1,400 y 1,000 metros. Además, los campesinos disponen de invernas irrigadas sembradas con paja chilena o pasto elefante28.

89El sistema de riego se reduce a pequeños canales. En algunas quebradas, para superar obstáculos, pueden utilizarse troncos de hualtaco o de guayaquil. La mayoría de estos canales datan de la época de la hacienda y las diferentes tomas tienen entre 5 a 32 regantes. Los turnos de agua establecidos “por costumbre”, desde muchos años, están ligados directamente al terreno. Esto significa que la venta o el traspaso siempre incluye el turno de aguas. Para cada toma, el delegado de aguas asume la solución de los problemas que se producen entre los regantes y organiza las faenas de limpieza de los canales que se realizan en los meses de mayo o junio. Por lo general, el delegado de aguas mantiene su cargo durante muchos años y solamente se elige un nuevo responsable cuando se presentan quejas de los demás regantes.

  • 29 En setiembre de 1991, un peón que trabajaba “a la plata" recibía un jornal de S/. 1.00 (una botell (...)
  • 30 El desayuno consiste en 4 ó 5 tortillas o tamales de mote con queso y 2 tazas de café. Como almuer (...)

90La organización del trabajo en la comunidad de Poclús se realiza principalmente mediante el préstamo de fuerzas, o sea, a través del trabajo recíproco: “toditos siembran, toditos ganan fuerzas”. De hecho, son pocos los campesinos que pagan la mano de obra o, como dicen, “ganan a la plata”29. Preguntando cómo se obtiene los peones necesarios para el trabajo en las parcelas, todos concuerdan que hay que “rogar” con anticipación. Los trabajos comienzan alrededor de las ocho de la mañana y duran hasta las 4 ó 5 de la tarde. Durante estas labores se proporciona en general tres comidas: desayuno y almuerzo, que las mujeres llevan a la chacra, y merienda que se consume en la casa del dueño de la parcela30.

  • 31 En Frías la expresión peón no solamente es utilizada cuando se trata de mano de obra remunerada, s (...)

91Todos los campesinos se quejan del frecuente incumplimiento de los peones: “son faltosos”, hecho que también afecta a las mujeres que llevan los alimentos a las chacras: “a veces vamos con el desayuno y 1 ó 2 peones mienten”. Sin embargo, la irresponsabilidad de los peones no es sancionada por la comunidad ni por la ronda. El peón31 que no respetó un compromiso seguirá “ganando fuerzas” y trabajando con el vecino que había abandonado en otra ocasión. La razón del incumplimiento es, por lo general, una borrachera durante la noche anterior, y en estos casos los campesinos frianos son extremadamente tolerantes.

92En Frías los campesinos acostumbran terminar sus trabajos en uno o dos días, así que durante los trabajos con gran demanda de mano de obra, como la siembra del maíz en el mes de enero o durante los rozos en el mes de noviembre, se pueden reunir hasta 20 peones en una chacra.

  • 32 “Ya me han dado estofado, ya no voy a estar cobrando la fuerza”, explica una comunera.

93Durante las labores relacionadas al cultivo de maíz, entre los meses de enero y marzo, la demanda de mano de obra es alta. En estos casos, en las demás comunidades se organizan mingas, en cambio, en Poclús, se proporciona una alimentación de mejor calidad y cantidad, que se distingue por contener carne. Esto implica que las fuerzas, o sea, la mano de obra captada no tiene que ser devuelta32. Una estrategia para asegurar que los trabajos sean terminados en un mismo día y que los peones no se desanimen a trabajar, especialmente durante la época de lluvias, es ofrecer aguardiente denominado primera: “se hacen agudísimos y terminan el trabajo”.

  • 33 La venta del ganado no obedeció únicamente a la necesidad de dinero; los animales empezaron a mori (...)

94Hasta 1991, sólo un campesino de Poclús, pagaba jornales para trabajar sus parcelas. Él es residente en Frías y, además, comerciante de productos agrícolas y de ganado que lleva a Chulucanas y Piura. Este campesino fue el único que invirtió el crédito del Banco Agrario para pagar mano de obra y comprar fertilizantes. En 1991, considerando las altas tasas de interés, no solicitó crédito y vendió su ganado33 para seguir pagando a sus peones, pero tuvo que reducir su inversión en fertilizantes. Por no proporcionar las tres comidas a sus peones, este campesino paga el doble del jornal establecido en Poclús. Los demás campesinos solamente contratan peones en casos de emergencia.

95Las mingas son organizadas en caso de gran demanda de mano de obra. Se diferencian de las fuerzas por la abundancia de la comida proporcionada, lo cual implica que en estos casos las fuerzas no tienen que ser retribuidas. En Poclús se organizan mingas en dos ocasiones: a fines del verano, entre octubre y los primeros días de noviembre, para cargar la leña que la familia campesina necesitará durante los meses de invierno, y durante la preparación de las chacras para la siembra de maíz y trigo en terrenos que durante algunos años no fueron utilizados como campos de cultivo y que tienen que ser rozados. Sin embargo, en las mingas de abastecimiento de madera únicamente participan campesinos que son dueños de toros y que con sus animales pueden arrastrar los troncos desde el bosque hasta las casas.

96La minga es una estrategia para captar mano de obra que emplean, sobre todo, los campesinos que tienen que rozar grandes extensiones de tierras. Al mismo tiempo, una minga se parece a una fiesta. El día anterior, las mujeres comienzan con los preparativos para la comida: matan carnero o chancho para preparar el estofado con trigo pelado y chicha de guarapo o de maíz. La comida de las mingas se sirve en mates grandes que los campesinos llevan a casa para su familia. Después del trabajo, que por lo general dura hasta las cuatro de la tarde, se sirve primera a los participantes, solamente una o dos botellas; pero después se compra más aguardiente y todos terminan tomando hasta la noche.

97Los trabajos relacionados con las actividades ganaderas se realizan por lo general con mano de obra familiar. Las mujeres y niños ordeñan las vacas y desplazan, “mudan”, diariamente a los animales mantenidos a “la amarra” o a la “estaca”, hasta la acequia o la quebrada cercana para que beban. Cuando los terrenos no están cercados, se amarran los animales para impedir que causen daños en los sembríos propios o ajenos.

  • 34 En octubre, un campesino de Frías había arrendado la taraya para 20 reses en Poclús; por los dos m (...)

98Un problema grave para los campesinos de esta comunidad es la falta de pastos. Las invernas generalmente no abastecen las necesidades de los animales. A partir de setiembre la escasez de agua para el riego de las invernas agudiza este problema. Por lo tanto, después de la cosecha de maíz, a partir de setiembre, el ganado vacuno es llevado a los tarayales, o sea, a los rastrojos en las chacras de maíz y trigo. Allí permanecen hasta que se inicie la siembra del maíz, en enero, y se regenere el pasto en las invernas, esto permite además abonar las parcelas de secano. Los campesinos que disponen de pocos animales arriendan una parte de sus tarayales. Durante los últimos años la asamblea comunal, en coordinación con la ronda campesina, decidió que el arriendo de estos tarayales se permita exclusivamente a los comuneros; acuerdo que hasta el momento no se cumple, aunque la cantidad de foráneos que arriendan pastos en Poclús ha disminuido34.

  • 35 En el potrero de Maray siembran unas 28 familias, en El Tuno son 22 familias, y en El Guayabo, 10 (...)
  • 36 Generalmente se calcula la cantidad de ganado que se permite pastar en el potrero en base a la ext (...)

99En los potreros de Maray, El Tuno y El Guayabo donde se siembra maíz y trigo, los rastrojos son usufructuados de una manera distinta. Estos potreros datan de la época de la hacienda, en la que fueron los arriendos secos de los ex-colonos35. En estos potreros las diferentes parcelas no están cercadas y después de la cosecha, las familias determinan cuándo “van a echar el ganado” y qué número de animales puede ingresar por familia36.

  • 37 El teniente gobernador de Poclús informa que como vio que algunos directivos de la comunidad había (...)

100En Maray la decisión sobre la fecha y la cantidad de animales que ingresan al potrero se toma en coordinación con el presidente de la ronda campesina y el teniente gobernador del sector, en asamblea de la ronda campesina. En los terrenos de El Tuno y El Guayabo hasta el año 1990 se realizaba un rodeo para evitar que los animales foráneos entren a estos potreros. En 1991 no se organizó el rodeo ni se reglamentó la cantidad de animales que cada campesino podía llevar a pastear37. Los campesinos involucrados lamentaron la desorganización y proponen que se vuelva a organizar un rodeo en 1992, donde se cobre las multas respectivas en caso de encontrar animales de foráneos.

101En síntesis, si se considera la relación entre la comunidad de Poclús y los comuneros que conducen parcelas dentro del territorio de la comunidad, es evidente que la propiedad comunal de las tierras es más una ficción impuesta por la legislación sobre comunidades que una realidad concreta. Los pocluseños se consideran dueños de las tierras que venden o, como lo denominan, traspasan y arriendan. Como única excepción se debe mencionar a los recursos forestales de Maray, que la tenencia comunal protegió de la depredación por campesinos foráneos. Sin embargo, los diferentes intentos de la directiva comunal de controlar el uso de los recursos forestales no fueron hasta ahora muy exitosos. Aunque existe la preocupación por la preservación del bosque, no se reglamenta la cantidad de árboles que cada familia campesina puede talar, ni se discute seriamente sobre la reforestación. Tampoco se plantea impedir el acceso a este recurso como sanción a los comuneros que no respetan los acuerdos de la asamblea comunal.

102Se puede constatar que los campesinos de Poclús organizan la mayor parte de su producción y reproducción a nivel familiar, empleando estrategias personales, como el intercambio de fuerzas entre parientes y vecinos. En este aspecto, la organización de la producción de un comunero de Poclús no se diferencia en forma sustancial de la organización de la producción de un pequeño propietario, por ejemplo, de San Antonio. La organización del uso de los recursos, de los tarayales, en los tres potreros mencionados se basa más en un acuerdo colectivo de los posesionarios de estos potreros, que en una decisión tomada por la asamblea comunal. Es notoria aquí la importancia que tienen los tenientes, autoridades que datan de la época de la hacienda, y de la nueva forma organizativa: la ronda campesina.

103De hecho, la organización comunal interviene en forma muy marginal en el proceso de producción de los campesinos, a partir de la prohibición de arrendar pastos o tarayales a foráneos. Sin embargo, queda por discutir si estas preocupaciones sobre el manejo del ganado fueron planteadas por la ronda campesina o por la organización comunal.

  • 38 De las comunidades estudiadas, únicamente en Poclús los campesinos se califican como comuneros.

104Para los comuneros de Poclús38, el hecho de pertenecer a una comunidad campesina significa sobre todo una mayor tranquilidad, que se logra a través de una serie de normas que son reconocidas cada vez más por un mayor número de campesinos y que permiten una “vida mejor”. Más adelante se verá que la condición de comunidad campesina permite organizar algunos servicios para los comuneros, como la molienda de grano, la compra de fertilizantes o los programas de vacunación del ganado. Pero la importancia de la comunidad como entidad de gestión de proyectos depende no sólo de su buen funcionamiento interno, sino también de la existencia de programas de desarrollo a nivel del Estado o de los organismos privados.

La comunidad campesina de Poclús

105Comparando la vida en la hacienda con la vida en la comunidad de Poclús, todos los campesinos subrayan que la situación mejoró y comentan que “ya las tierritas son propias”, “soy dueño de mi terreno”, “ya no hay abusos”. Sin embargo, para todos ellos, en estos últimos años se sufre de la “carestía” y la falta de créditos. Además, muchos jóvenes se quedan sin tierras pues éstas no alcanzan y, cuando terminan la secundaria tienen otras aspiraciones: quieren “progresar”, “ya saben y van a la ciudad y no encuentran trabajo, ¿qué hacen con la cabeza llena de letras?”. Los comuneros van aprendiendo a manejar una forma organizativa que les puede permitir solucionar algunos de sus problemas, pero aún tienen que enfrentar muchos más que son de orden interno como externo.

  • 39 El Estatuto Especial de Comunidades Campesinas (D.S. 37-70-AG), promulgado en 1970 durante el gobi (...)
  • 40 En una encuesta realizada en setiembre de 1991, el 75 % afirma que no sabe si su comunidad tiene u (...)

106En octubre de 1986, los campesinos de Poclús lograron el reconocimiento oficial de la Comunidad Campesina Luis M. Sánchez Cerro de Poclús y la adjudicación de 2,116.8 hás.. En presencia del técnico del Ministerio de Agricultura, se informaron sobre el procedimiento para la inscripción de la comunidad en los Registros Públicos. Para tal efecto, se requiere el plano catastral y los estatutos internos de la comunidad. La propuesta de estatutos internos la elaboró el técnico del Ministerio y es una adecuación de la Ley de Comunidades Campesinas vigente en aquel entonces39. Sobre la tenencia y el usufructo de la tierra se fijaron los siguientes límites: 15 hás. para las tierras de riego y 30 hás. para las tierras de secano. Este reglamento, que fue redactado para cumplir con los requisitos oficiales, no ha tenido ninguna función normativa dentro de la comunidad40.

  • 41 La información referida a la organización comunal se basa, por un lado, en los documentos de la co (...)

107Entre 1986 y 1988 la directiva de la comunidad estaba conformada por siete personas: presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, fiscal y dos vocales. Sin embargo, el presidente no coordinaba con los demás directivos: “era todo, presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, todo lo quería para él”, recuerda Valeriano B. en aquel entonces vicepresidente de la comunidad. Desde 1987, la dirigencia ha estado a cargo de Nicanor A. C, quien en 1986 fue “gestor” para la tramitación del título de la comunidad. En las asambleas comunales41 se trata casi exclusivamente los asuntos relacionados con “proyectos”. Revisando el Libro de Actas durante estos años se percibe la poca participación de los comuneros en la mayoría de las asambleas. Una mayor asistencia se produce solamente cuando hay visitas de las autoridades del distrito, como el alcalde o el gobernador, o de las autoridades de la oficina de la Micro-Región.

  • 42 Para esta línea de crédito estaba previsto un plazo de reembolso de hasta 15 años, con 5 años de g (...)

108En 1986 la comunidad de Poclús recibió un crédito de 1/. 88,103.64. Fue el primer crédito proveniente del programa de FODRUP (Fondo de Desarrollo Rural), línea de créditos para infraestructura y actividades productivas a cargo del Banco Agrario42. Una primera propuesta elaborada por los técnicos de la oficina de la Micro-Región fue comprar ganado mejorado para constituir una empresa comunal, previendo jornales para un “pastor comunal”. No se consideró que la comunidad no cuenta con los terrenos adecuados para tal proyecto.

109La segunda propuesta aprobada por los comuneros fue la compra de un molino para trigo y maíz, que comenzó a funcionar a mediados de 1987. En este mismo año se recibió I/. 61,911.70, del programa de apoyo a las comunidades FOCCAN (Fondo de Apoyo a Comunidades Campesinas), destinado casi íntegramente a la construcción del local comunal en Poclús, así como a la compra de cemento y calamina y la construcción de dos aulas para las escuelas en los sectores Poclús y Maray. Los comuneros iniciaron los trabajos para la construcción del local comunal en mayo de 1987 y cada comunero se comprometió a colaborar con 50 adobes. Los comuneros no residentes o eventuales de la comunidad tenían que contribuir con madera.

  • 43 En 1988 el programa de asistencia a las comunidades (anteriormente llamado FOCCAN) cambia de nombr (...)

110En 1987 y 1988 Poclús siguió recibiendo apoyo por intermedio de los programas de FOCCAN. En 1987 recibieron I/. 170,000.00 y la mayor parte de este dinero se invirtió en la construcción de la casa comunal, con el 20% se compró útiles escolares que fueron distribuidos a los alumnos de la comunidad. En 1988 se recibió I/. 400,000.00 del FONDEC43, destinados a la instalación de un “centro de acopio y almacenamiento de semillas y alimentos en la casa comunal” y a la compra de “mobiliario para la casa comunal” (LA-CC: mayo 1988). Sin embargo, ninguna de las dos obras llegó a realizarse.

111Durante este período, los planteamientos referidos al funcionamiento interno de la comunidad que, a la vez, eran discutidos en asamblea se orientaban básicamente hacia el control de los recursos forestales de Maray. En mayo de 1987 se prohibió “talar indiscriminadamente” el bosque y se dispuso que la tala podría ser realizada exclusivamente con el permiso de los directivos. La protección del bosque sería asumida por la ronda campesina.

112En mayo de 1988 la asamblea comunal acordó prohibir el arriendo de pastos a foráneos. La intervención de la asamblea comunal en la solución de los conflictos por tierras era todavía mínima: solamente fueron tratados seis casos. En mayo de 1987 se fijó que “todo comunero que venda tierras, tiene que dar una aportación económica a la comunidad, y así se tenga un aporte económico mayor” (LA-CC: mayo 1987). Por lo tanto, el “vendedor” aportaría a la comunidad I/. 100.00 por hectárea de secano y I/. 200.00 por hectárea de riego. Actualmente, los comuneros critican que durante estos años la mayoría de las transferencias de tierras se realizó solamente entre las partes, en presencia del presidente de la comunidad, sin darle la posibilidad a los demás comuneros de intervenir o hacer valer sus intereses.

113En diciembre de 1989 se realizaron las elecciones comunales donde fue reelegido el presidente de la comunidad, Nicanor A. C. Esta reelección se dio con los votos de los comuneros no residentes o eventuales, que apoyaban a A. C. porque les garantizaba la conducción de sus parcelas sin exigirles mayor participación en las asambleas ni colaboración en los trabajos comunales. Una fracción cada vez mayor de comuneros estaba descontenta con la gestión de este presidente; le reprochaban que los fondos recibidos para la comunidad no fueron administrados claramente. El descontento de los comuneros con el presidente reelegido se basaba, además, en el mal manejo del molino comunal y las arbitrariedades en el empadronamiento de las tierras. Finalmente, los demás directivos se distanciaron del presidente de la comunidad, por lo que a partir de enero de 1989 se puede percibir un cambio en la administración comunal.

114Desde enero hasta julio el vicepresidente asumió la dirigencia de la comunidad; acusaron al presidente electo de no rendir cuentas sobre el estado financiero de la comunidad y de no entregar los documentos que tenía en su poder, sobre todo el Padrón Comunal. La nueva directiva disponía solamente del Libro de Actas, que se encontraba en poder del secretario. En este contexto, la mayoría de comuneros acusó al presidente de malversar fondos y buscó apoyo para llevar a cabo nuevas elecciones comunales, disponiendo que los comuneros no residentes o eventuales no tendrían derecho a voto ni a ejercer cargos en la comunidad. En abril de 1989 se dirigió una carta a la CORPIURA, al gobierno y a la FRADEPT declarando a Nicanor A. C. como “adversario de la comunidad” y exigiendo “su renuncia irrevocable... Los miembros de su directiva que lo acompañan, caso de no haber nuevas elecciones, no podrán seguir trabajando por la usurpación de funciones del actual Presidente reelegido por comuneros externos” (LA-CC: abril 1989). La carta fue firmada por el vicepresidente, secretario y tesorero.

115Como no se convocó a nuevas elecciones, los directivos renunciaron y se designó al teniente gobernador de Poclús como “autoridad principal”.

116A fines de julio de 1989, después de la intervención del presidente de la FRADEPT, de algunas autoridades distritales (alcalde, gobernador político) y de la Guardia Civil de Frías, se logró la realización de nuevas elecciones comunales y Nestor M. P. asumió la presidencia de la comunidad.

  • 44 El Art. 5 de la Ley de Comunidades Campesinas define la condición de comunero: “Son comuneros cali (...)
  • 45 En total, 57 campesinos miembros de otras comunidades trabajan tierras en Poclús: 19 pertenecen a (...)

117Este conflicto por la presidencia de la comunidad inició una discusión entre los comuneros no sólo sobre las funciones del presidente, sino también sobre cómo lograr una organización más efectiva del régimen comunal. La primera acción de la nueva junta directiva fue el reempadronamiento de los comuneros, acción que causó una gran preocupación entre los comuneros eventuales, como son denominados oficialmente desde esta fecha los campesinos que, conduciendo tierras en la comunidad, no residen en ella permanentemente. Los eventuales temían tener que abandonar sus chacras en Poclús44. Se trataba sobre todo de los campesinos miembros de las comunidades de San Jorge y Cuicas que tenían tierras en Poclús45.

  • 46 “En consecuencia el Estado: Respeta y protege los usos, costumbres y tradiciones de la Comunidad. (...)

118Aunque no faltaron quienes intentaran aprovechar esta coyuntura para tratar de deshacerse de enemigos, es de notar que no solamente los eventuales sino también los comuneros residentes o hábiles buscaron y encontraron una salida para esta contradicción en la misma Ley de Comunidades, basándose en el inciso d) del Artículo 146. La tenencia de tierras en dos comunidades diferentes fue declarada una “costumbre” característica para la zona de Frías. El argumento que convenció a los campesinos de Poclús sostenía que descalificar a los eventuales implicaba innumerables juicios y problemas. En estos años, al interior de muchas comunidades de la sierra piurana se dieron numerosos juicios por tierras: la falta de conocimientos de los comuneros sobre la autonomía comunal fue hábilmente aprovechada por algunos jueces y abogados que alentaban a los campesinos a formular denuncias. Algunos conflictos por tierras en Frías ya habían causado muertes, de tal forma que se optó por priorizar “la costumbre” y aceptar a los comuneros eventuales con derecho a voz, pero sin derecho a voto en las asambleas, y con la obligación de participar en las faenas comunales. Al mismo tiempo, se decidió ser más severos en los traspasos y ejercer un mayor control, de manera que éstos no se efectúen con comuneros foráneos.

  • 47 La siembra de dos latas (un almud) de semilla de maíz corresponde a una parcela de una hectárea.

119La necesidad de un nuevo empadronamiento se convirtió en urgencia en la medida que el ex-presidente no entregaba la documentación que se requería para la gestión de préstamos ante el Banco Agrario. También se descubrió que algunos campesinos, con el fin de recibir mayores créditos, se empadronaron con mayores extensiones de tierras. Por lo tanto, se decidió ser más exactos en lo referente a la cantidad de hectáreas que declarara cada comunero. En la zona de Frías los campesinos no miden la extensión de las parcelas en hectáreas sino en base a la cantidad de semillas sembradas en el terreno47.

120Los problemas con el antiguo presidente siguieron durante la administración de Néstor M. P. Nicanor A. C. denunció a la comunidad y a la nueva directiva comunal en la Fiscalía de Ayabaca. Esta denuncia fue firmada por algunos comuneros que después declararon haberlo hecho “por engaños”, pensando que el documento era para una gestión frente al Banco Agrario. Por lo tanto, la directiva de Néstor M. P. decidió denunciar al ex-presidente en la Fiscalía de Ayabaca, acusándolo de venta de tierras comunales “en calidad de adjudicación”, de obstaculizar los créditos de los comuneros frente al Banco Agrario, de denunciar a la actual directiva comunal con firmas falsificadas y de malversación de fondos (LA-CC: diciembre 1989).

121En junio de 1990 se organizó la primera actividad comunal. Contando con una organización más fortalecida, se decidió realizar en una misma jornada las siguientes actividades: contrarresto de gallos, baile social, rifa de un molino de mano, partido de fulbito y juego de casinos, invitando a los comuneros de la vecina comunidad San Andrés de Cuicas. Los fondos recaudados en esta actividad fueron destinados a cubrir los gastos del juicio en Ayabaca, la compra de fertilizantes para la venta a los comuneros, así como al pago de la reparación del molino comunal para ponerlo nuevamente en funcionamiento.

122En diciembre de 1990, se llevó a cabo sin problemas las nuevas elecciones comunales, y la nueva directiva fue encabezada por Claudio M. C. Recién durante la juramentación de esta directiva, en enero de 1991, Nicanor A. C. entregó los últimos documentos a la comunidad, pero el libro de caja “se ha perdido”.

  • 48 Encuestados los campesinos con respecto a las sanciones que se deberían dar a los comuneros que no (...)

123Con esta nueva directiva se realizan, por lo general, dos asambleas ordinarias al año. La primera en el mes de enero, para fijar, por un lado, las cuotas que en caso de empadronamiento deben ser abonadas por los comuneros según las hectáreas de tierras de riego o de secano y, por otro lado, las contribuciones que se pagan a la comunidad en caso de traspasos. La segunda asamblea se realiza a fin de año, en diciembre, para informar sobre el estado financiero de la comunidad. La asistencia a las asambleas comunales continuó siendo un problema. Si bien se acordó cobrar multas a quienes no asistan, la participación de los campesinos siguió siendo baja, con excepción de aquellas asambleas en las que se reciben “visitas”, sobre todo si éstas llegan de Piura48. Otra preocupación de esta directiva ha sido mantener el molino comunal y controlar en forma más efectiva los ingresos generados por este servicio.

124Las asambleas extraordinarias se efectúan cuando se presentan problemas específicos, como en junio de 1991, cuando se invitó a dirigentes de la FRADEPT y a un representante del Ministerio de Agricultura para informar sobre la política agraria del gobierno de Fujimori. Otra razón para convocar a asambleas extraordinarias sigue siendo la necesidad de organizar actividades que recauden fondos para la comunidad.

125El hecho que la directiva comunal decidiera organizar solamente dos asambleas ordinarias durante el año, condiciona que la asamblea no pueda efectuar el control de las transacciones de tierras, pues se restringe la posibilidad de que los comuneros las objeten. No obstante, el control de los traspasos es realizado por los directivos de la comunidad, especialmente por el presidente, el secretario y el tesorero. Las partes que desean traspasar un terreno tienen que informar a los directivos para la modificación del patrón comunal y la expedición de certificados de posesión, en caso que ello se requiera. Cuando esto se produce, también se aporta la cuota que percibe la comunidad por el traspaso. Sobre estas cuotas no existe una reglamentación directa; la cantidad es fijada “según voluntad”, pero se aporta finalmente alrededor del 10% del valor del traspaso.

  • 49 Se trata de I/. 500,000.00 por una hectárea de riego y de I/. 300,000.00 por hectárea de secano (L (...)
  • 50 Entre setiembre y noviembre de 1991 se realizó una encuesta en cuatro comunidades campesinas de Fr (...)

126Cada transferencia de tierras se legaliza mediante la inscripción en el padrón comunal; los costos del empadronamiento fueron establecidos por la asamblea de mayo de 199149. Generalmente, un testigo informa sobre la aceptación de los colindantes. Desde 1989 no se efectuaron traspasos a campesinos foráneos. De todas formas, sorprende la poca aceptación por parte de los comuneros del control sobre el traspaso. En la encuesta realizada a fines de 1991 se preguntó: “¿Piensa Ud. que la comunidad debe intervenir y controlar cuando se hacen los traspasos?”, el 85% de los encuestados, opinaba “no”; y sólo el 4% estimaba que “si”, incluido el presidente de la comunidad50. Los comuneros critican sobre todo la obligación del “vendedor” de aportar un porcentaje a la comunidad.

  • 51 Todos los entrevistados han sido comuneros hábiles, es decir, residentes en la comunidad, que no p (...)

127En el caso de surgir contradicciones sobre las decisiones a tomar, los directivos de Poclús consultan la Ley de Comunidades Campesinas. Actualmente, la gran mayoría, 89%, afirma conocer lo dispuesto por esta Ley, pero el mismo porcentaje no tiene conocimientos acerca de la propiedad comunal de las tierras ni sobre la posibilidad que tiene la asamblea comunal de descalificar a un comunero en caso de faltas graves. Entre los comuneros de Poclús se ha difundido que la calificación de una persona como comunero en dos comunidades no está permitida por esta Ley, así lo manifiesta el 96% de los encuestados. Para el 100% la solución adecuada en tal caso sería traspasar las tierras a una de las comunidades, pagando las mejoras51.

128Hay que reconocer que la asamblea comunal no dispone de medios de coerción para sancionar en forma efectiva a los campesinos que burlan las decisiones tomadas por la mayoría ni para garantizar que los acuerdos tomados sean respetados. La única medida que puede tomar esta comunidad es multar al infractor con una suma correspondiente a un jornal. La medida, sin embargo, no es suficientemente drástica como para asegurar el cumplimiento de los acuerdos. No se ha logrado hasta el momento impedir el uso de los recursos comunales (los recursos forestales de Maray), principalmente porque sólo una pequeña fracción de los comuneros es consciente de este problema.

129Solamente el 19% de los comuneros considera que “no respetar los acuerdos de asambleas” es el problema más grave de la comunidad. En cambio, el 77% opina que en Poclús no hay problemas graves. Desde el punto de vista de muchos comuneros, el mayor problema en los últimos años ha sido el conflicto por la dirigencia comunal, el cual consideran ya solucionado. Si bien hasta el momento los juicios siguen pendientes, ambas partes han dejado de preocuparse por los trámites en Ayabaca. El antiguo presidente, Nicanor A. C, no asiste a las asambleas, hecho que no es lamentado por los comuneros. El rechazo este personaje todavía se percibe en Poclús, sobre todo en aquellas personas que han sido denunciadas por él. Pero esto no influye negativamente en la organización de su producción, porque a nivel de parientes logra ganar las fuerzas necesarias para el trabajo en sus parcelas.

  • 52 Preocupación que se manifiesta entre los campesinos de la comunidad de Challe Grande.

130En 1986, cuando se gestionó el reconocimiento comunal, se elaboró un reglamento interno para cumplir con el requisito que exigía la inscripción en los Registros Públicos. En el artículo 44, capítulo XIII, referente a la tenencia y usufructo, se prohíbe “el acaparamiento de tierras” y se fija como límites para los comuneros 15 hás. de tierra de riego y 30 hás. de temporal. La “costumbre” con la que se realizan los traspasos permite la consolidación de parcelas mayores. En Poclús no existe ninguna preocupación en torno a la posibilidad que mediante los traspasos se beneficien comuneros que disponen de pocas tierras52. No se discute sobre la extensión de las parcelas conducidas por un comunero y no hace de ello un argumento para objetar un traspaso. Los colindantes son los que tienen la preferencia, sin reparo de la extensión que conducen. Además, es sintomática la respuesta del 75% de los comuneros que “no saben” si la comunidad tiene un reglamento interno.

131Como se ha visto, existen ciertas diferencias entre las expectativas de los comuneros y la posición de los directivos. No obstante, el 33% responde a la pregunta sobre “¿Quiénes representan los intereses del campesino?”, afirmando que es “el presidente de la comunidad”. Para el 100% de los encuestados la mayor autoridad la tiene el presidente de la comunidad.

132El prestigio que goza la actual dirigencia comunal, se origina en parte en la buena situación económica de sus integrantes. Los campesinos de Poclús consideran que contar con mayores recursos económicos es una ventaja para realizar las diversas gestiones frente a las entidades estatales en Piura y enfrentar los posibles juicios en Ayabaca. Además, se espera que los directivos alojen a los “visitantes” en sus casas, sean estos los representantes del Ministerio de Agricultura, de la Región Grau o los dirigentes de la FRADEPT. Algunos de los miembros de la directiva actual cuentan con una trayectoria anterior como dirigentes. El presidente de la comunidad fue el último presidente del grupo campesino y uno de los enjuiciados por la defensa de los bosques de Maray; el secretario ha desempeñado el cargo de presidente de la comunidad y tuvo que asumir un juicio en Ayabaca; el tesorero es el teniente gobernador del caserío de Poclús, cargo que desempeña con mucho reconocimiento por parte de los pocluseños desde el tiempo de la hacienda y, además, ha sido secretario de la ronda campesina.

133En resumen, la organización comunal en Poclús es el resultado principalmente de la influencia de factores externos. El reconocimiento legal como comunidad campesina constituyó la mejor opción que se podía tomar en 1986 (además de ser la más barata) para la adjudicación definitiva de las tierras. Los programas de apoyo del gobierno de Alan García fueron un incentivo más: “estábamos contentos con Alan García”. Por otro lado, hay que subrayar que todos los programas de apoyo no lograron mejorar las condiciones productivas de los comuneros de Poclús, más bien, causaron innumerables problemas internos, fenómeno que actualmente es reconocido por muchos campesinos en Frías: “cuando llega la plata, llegan los chismes y los problemas”. Si bien los fondos de desarrollo para las comunidades no sirvieron para desarrollar la producción, los conflictos surgidos alrededor de estos “proyectos” obligaron a los campesinos a asumir con mayor conciencia y responsabilidad las funciones organizativas inherentes a la administración comunal.

134Durante el gobierno de Alberto Fujimori no existen factores externos que intervengan para cohesionar la organización comunal. No se dan programas de apoyo ni se ejecutan medidas específicas en beneficio de las comunidades campesinas. Más bien, la actual legislación agraria y los posibles cambios son percibidos como nuevas agresiones a las comunidades campesinas.

  • 53 Ver los trabajos de Huber 1991, 1992 sobre la formación de la ronda campesina en la sierra de Piur (...)

135De hecho, el impulso más significativo para la organización comunal ha provenido del movimiento de las rondas campesinas. A diferencia de la comunidad campesina, estructura impuesta desde arriba por la legislación agraria, las rondas surgieron desde las bases como una organización de autodefensa y es actualmente el gran orgullo del campesinado serrano de Piura53.

La ronda campesina de Poclús

136El funcionamiento regular de la ronda campesina en Poclús se inició en marzo de 1987, cuando los ronderos comenzaron a llevar un Libro de Actas (LA-RC) documentando los problemas que trataban en su asamblea. Ese año, el problema mayor, el abigeato, había sido solucionado por los ronderos y la ronda se dedicaba a la protección de los bosques y a la solución de los conflictos producidos por daños en los cultivos. No obstante, sus asambleas se realizaban todavía en forma irregular.

  • 54 Se ha elegido al Comité de Rondas de Poclús como ejemplo para presentar la relación entre comunida (...)
  • 55 Estos son: presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, dos vocales, secretario de derechos h (...)

137En febrero de 1989 se dio el primer intento de coordinación más estrecha entre las acciones de la comunidad y de la ronda campesina. Con la elección de una nueva directiva, los ronderos de Poclús decidieron su reorganización54. “Se reunieron los comuneros en un ambiente de la casa comunal para tratar de asuntos respecto al comité de autodefensa” (LA-RC: febrero 1989). Al mismo tiempo, se determinaron las cuotas que debía aportar cada uno y los castigos a los que no colaboraran: “veta o conducir a la Central de Rondas” (LA-RC: febrero 1989). Se normaron también los turnos de ronda de los campesinos. Unos meses más tarde solicitaron la visita de los directivos de la Central de Rondas para que asesoraran a la nueva directiva, conformada ahora por 12 cargos55. Los comités de rondas de Poclús y Maray están afiliados a la Sub-Central de Cuicas.

  • 56 Entre febrero de 1989 y diciembre de 1990 el Libro de Actas del Comité de Rondas de Poclús contien (...)

138Durante esta segunda fase, hasta diciembre de 1990, el comité de rondas ha resuelto un sin número de problemas. Los “arreglos” se efectúan casi íntegramente entre las partes involucradas y los directivos del comité de ronda56. Los campesinos llegan a la casa del presidente y le informan de sus problemas; en Poclús son raras las denuncias presentadas por escrito. Luego, el presidente, en coordinación con los demás directivos, pero sobre todo con “su” secretario, llama a las partes involucradas para “el arreglo”, que se hace en su casa. Los problemas que se presentan son, por lo general, daños de animales en las chacras, pérdida de un poncho, “malas palabras”, de linderos, de traspasos de tierras, de chismes, conflictos familiares y violencia doméstica.

139La gran aceptación de la ronda en estos años es patente si se consideran todos los problemas que logró solucionar a nivel de base. Las sanciones variaban entre el castigo con chicote —como por ejemplo a dos campesinos que “pelearon borrachos” y recibieron “una porción de latigazos para ambos que se comprometan a llevarse bien”— y la multa, sobre todo en los casos de daños. Algunas faltas pueden ser perdonadas, siempre que el denunciado se comprometa a “portarse bien”. La autoridad de la ronda campesina ha logrado afirmarse y se recurre a ella para arreglar todo tipo de contradicciones que surgen entre los pocluseños.

140En noviembre de 1989, el Comité de Ronda convocó a los directivos de la Sub-Central para que actúen como intermediarios entre el ex-presidente, que en aquel entonces no había entregado la documentación completa a la nueva directiva comunal, y los comuneros. La inasistencia del denunciado a la citación de la ronda trae como consecuencias una sanción por la base, el llamado a la Central o la denuncia al puesto de la Guardia Civil en San Jorge.

141Durante estos años la ronda organizó diferentes actividades orientadas a recaudar fondos para la construcción del local del colegio secundario y la compra de cuadernos y lapiceros, los cuales luego serían entregados “como donación de las autoridades de esta comunidad campesina para favorecer a los alumnos del colegio secundario” (LA-RC: abril 1990). Además, los fondos recaudados por la ronda se prestaron a los directivos de la comunidad para asumir los gastos en el juicio que mantiene la comunidad con el ex-presidente (LA-RC: diciembre 1989). La ronda también convocó a los trabajos comunales para la construcción del colegio secundario y, en febrero de 1990, visitó las bases de rondas de los caseríos de Naranjo, Molino, Pampa Grande y Maray para “buscar recurso humano para el funcionamiento de la secundaria” (LA-RC: febrero 1990).

142En enero de 1991 se juramentó a la nueva directiva en presencia de los dirigentes de la Central de Rondas y del alcalde como su asesor. La juramentación de los directivos siempre cuenta con la presencia de un representante de la Central, quien da una charla y “asesora” a los ronderos de la base. En esta ocasión se decidió “mejorar la organización de la ronda campesina y coordinar actividades con la comunidad campesina (LA-RC: enero 1991). Además, se determinó organizar asambleas de ronda cada primer domingo de mes, acuerdo que ya había sido tomado en 1987, pero que hasta el momento no se había cumplido. También en 1991 se reorganizó el comité femenino. La presidenta de este comité fue designada en una asamblea. En su ausencia, su esposo se comprometió por ella y, finalmente, aceptó la responsabilidad “porque la comunidad lo quiso”.

  • 57 Las asambleas de la ronda de Maray se organizan cada último domingo del mes para permitir la prese (...)

143La coordinación entre la ronda y la comunidad se convirtió en una relación fructífera; ambas organizaciones se complementan. Realmente, los dos comités de ronda funcionan como “comités especializados” dentro de la organización comunal. La relación entre los comuneros del sector de Maray57 y la directiva comunal se articula básicamente a nivel de la organización ronderil, que también convoca a los trabajos comunales del sector y soluciona los conflictos más inmediatos: daños en los sembríos, problemas familiares, pequeños robos y otros. Esta relación entre la organización rondera y la organización comunal no es, de ninguna manera, una relación típica del distrito de Frías. Sin embargo, no son pocas las comunidades en las que existen rivalidades abiertas entre ambas formas organizativas.

  • 58 Las obligaciones que los campesinos asumen con los diferentes comités de ronda, en muchos casos, s (...)

144A fines de 1991, la mayor preocupación de los ronderos era la insuficiente participación en el servicio rondero de los comuneros eventuales con chacras y ganado en la comunidad. Estos eventuales, sin colaborar con el comité de ronda, se benefician de sus servicios. En el distrito de Frías, por lo general, se exige a cada campesino participar en el comité de ronda en cuyo territorio dispone de tierras. Cuando estos no pueden colaborar con el servicio de ronda, tienen que aportar cuotas “según sus posibilidades económicas”. Esta es también la propuesta del comité de ronda de Poclús58. La ronda se opone al arriendo de los rastrojos a campesinos foráneos, teniendo en cuenta que no se dispone de muchas posibilidades para obligar a estos campesinos a cooperar con los ronderos. En enero de 1992, los ronderos del comité de base de Poclús todavía salen regularmente a rondar durante dos noches por semana.

145Actualmente, las mujeres del comité femenino concurren a las asambleas de la ronda, pero todavía no participan activamente en las discusiones. Se ha determinado que, durante el domingo de reunión, las “cantinas”, las tiendas que venden primera, permanezcan cerradas. Cada asamblea comienza con el himno nacional. Luego los miembros del grupo juvenil organizado por la parroquia de Frías hacen una corta lectura de la biblia y se reza un Padrenuestro. En cada asamblea los directivos hacen un informe y, aunque existe una “agenda”, esto no impide que los presentes puedan plantear otros problemas. Todos los presentes pueden intervenir. En el caso de generarse demasiado desorden, llaman a los responsables de la disciplina, rol que asume el comité femenino con el chicote en la mano.

146Los trabajos comunales en el sector de Poclús, como la limpieza del pueblo, las faenas en el colegio secundario o en la capilla, son coordinados en la asamblea mensual de la ronda. En estas ocasiones también continúan discutiéndose los traspasos de tierras y la solución a los casos de daños, problemas entre esposos, chismes y pleitos surgidos por “borracheras”. Lo que cambió desde enero de 1991 es que estos casos se discuten en público y, por consiguiente, los castigos también se aplican a vista de todos. El control social aumentó: un castigo físico no es solamente doloroso, sino también vergonzoso. Aumentaron las denuncias presentadas por mujeres, que notifican a la asamblea cuando son golpeadas. Se presentan casos como el de una señora que denuncia a su esposo por darle un “manazo”. El marido argumenta que la vio con otro, pero la asamblea determina que debe ser castigado con “pencazos”. Es muy probable que algunos de los asistentes que optan por el castigo, en su momento, también hayan dado “manazos” a sus esposas en alguna ocasión.

  • 59 Decreto Supremo No. 008-91-TR, del 12.2.91.

147Los campesinos de Poclús están conformes con esta nueva modalidad de realizar las asambleas, como lo manifiesta un campesino: “es bonito reunirse para hablar y escuchar”. En estas asambleas se discute, además, las posibilidades de que se dispone para obligar a los campesinos a cumplir con los acuerdos tomados por mayoría, sea por la comunidad, sea por la ronda. Todos los comuneros que no han cumplido con los trabajos comunales son nombrados y uno por uno tiene que dar su explicación para que, finalmente, la asamblea decida como proceder. El secretario de la comunidad aprovecha la asistencia de alrededor de 60 comuneros y ronderos para informar sobre las razones que ameritan la descalificación como comuneros, basándose en el Reglamento de la Ley General de Comunidades Campesinas59 que pudo adquirir en la FRADEPT, y procede a leer los diferentes artículos a la asamblea.

148Vemos que las asambleas de la ronda en Poclús se han convertido en una plataforma de discusión y una ocasión para lograr la consolidación de la comunidad, permitiendo un debate sobre las normas que determinarán un funcionamiento cada vez mejor.

III. LA COMUNIDAD CAMPESINA SAN MARTÍN DE CHALLE GRANDE

La reforma agraria en Challe Grande

149Los campesinos de Challe y de Silincho, arrendatarios de la hacienda Pariguanás, recibieron la noticia de la reforma agraria mediante la radio, como los campesinos de la hacienda Poclús. En 1972, Juan Checa Solari vendió algunas tierras de la hacienda. Se trataba exclusivamente de invernas en los sectores de Pariguanás y Santa Rosa; en esa oportunidad los campesinos de Challe y de Silincho no compraron tierras.

150Durante los primeros años de la reforma agraria no se perciben grandes cambios en Challe. Durante los años sesenta la presencia de la administración de la hacienda era relativamente débil para los arrendatarios y destajeros. Recién a partir de 1970 los campesinos dejan de pagar el arriendo a la administración de la hacienda.

151La presencia campesina se expresaba a través de los representantes de los patrones que detentaban el poder y la autoridad y mantenían el orden. Al desaparecer este sistema administrativo surgió un vacío de poder, y muchos de los conflictos se solucionarion en forma violenta. Eran frecuentes las peleas con puñaleta y el poncho envuelto en el brazo causadas por las borracheras, chismes o “malas palabras”. El robo del ganado entre vecinos fue aumentando y los casos no se aclaraban recurriendo al puesto de la Guardia Civil en Frías. Los problemas originados por las ventas de tierras creaban un clima de incertidumbre cada vez mayor. Junto con la autoridad de la hacienda habían dejado de existir las estructuras necesarias para garantizar el orden en el campo. La única autoridad a nivel de caserío en aquellos años la representaban los tenientes gobernadores, sin embargo, algunos no lograban combatir a los abigeos y otros colaboraban directa o indirectamente con los ladrones de ganado.

Del grupo campesino al reconocimiento de la comunidad

152Recién en 1976 llegaron a Frías los técnicos de la Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural del Ministerio de Agricultura encargados de supervisar el proceso de afectación de las tierras. La primera acción realizada por estos técnicos fue el empadronamiento de los beneficiarios de la reforma agraria, contando para este efecto con el apoyo de los tenientes gobernadores. En este primer empadronamiento los campesinos de Challe Grande fueron incluidos con los de Pariguanás. Se empadronaron solamente 36 ex-arrendatarios, un número reducido de campesinos enterados del procedimiento y de las ventajas del empadronamiento. En Challe Grande, como en Poclús, pocos campesinos recuerdan esta fase de la reforma agraria.

153Cuando se organiza la Liga Agraria en 1978, la población de Challe Grande tenía poca información sobre el funcionamiento del proceso de adjudicación, siendo excepcionales las intervenciones directas del presidente de la Liga Agraria en esta zona. La distancia entre Challe Grande y el sector de Pariguanás, hora y media de camino, fue el principal argumento para decidir, ese mismo año, constituirse como grupo campesino independiente. Se formó el Grupo Campesino San Martín de Challe Grande con 97 socios, un número tres veces mayor que el de los inscritos en el primer empadronamiento. La organización del grupo obedeció exclusivamente a las propuestas de los representantes del Estado que incluía la aprobación del estatuto del grupo campesino, cuyas normas en ningún momento determinaron el funcionamiento del grupo.

154En cuanto a la tenencia de tierra, la composición de los integrantes del grupo campesino era extremadamente heterogénea. Como socios se integraron campesinos que usufructuaban parcelas desde 0.8 hás. hasta 263 hás. Si bien el Grupo Campesino San Martín de Challe Grande formalmente era dirigido por un Comité de Administración, con un presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y vocal, y por un Comité de Vigilancia, compuesto por presidente, secretario y vocal, en la práctica el presidente del Comité de Administración fue el que coordinó con el presidente de la Liga Agraria y los técnicos del Ministerio de Agricultura. Angel A., un ganadero empadronado con 62.50 hás., fue elegido como presidente del Comité de Administración por contar con mayores recursos económicos y porque “él sabía, sabía conducirse, tenía palabra”, así lo explica el actual vicepresidente de la comunidad.

155La gestión de Angel A. permitió que el grupo de campesinos pudientes, empadronados con más de 50 hás. contara con mejor información sobre las ventajas y desventajas de la transformación del grupo en comunidad campesina. Para este sector de campesinos pudientes, el reconocimiento comunal fue concebido como una limitación de sus detechos. Angel A. logró convencer a los demás campesinos que la adjudicación definitiva a través del reconocimiento legal como comunidad campesina significaría una tramitación larga y costosa para los challes y sugirió orientar las gestiones hacia la titulación individual. En 1986 esta propuesta fue aprobada por la mayoría de los socios.

  • 60 Ministerio de Agricultura: PIAR Frías-Pacaipampa “Proyecto de Cambio de la Modalidad de Adjudicaci (...)

156En 1987 se presentó el “Provecto de Cambio de la Modalidad de Adjudicación del Grupo Campesino San Martín de Challe Grande en Empresas Individuales” a la Dirección de Reforma Agraria del Ministerio de Agricultura, argumentando que la titulación individual había sido aprobada por asamblea. Los campesinos aportaron para el financiamiento de los topógrafos que midieron las parcelas de cada socio. En el informe, a propósito de la directiva del grupo, se indica que “siendo sus funciones las mismas que las empresas cooperativas, en la práctica nunca ha funcionado, en el caso de San Martín de Challe Grande: sólo para trámites ante las entidades públicas”60. Los responsables del Ministerio de Agricultura llegaron a la siguiente conclusión: “El Grupo Campesino no ha cumplido con los objetivos para los que fue constituido. Desde los comienzos sus integrantes han conducido individualmente las tierras” (ver nota 60). En consecuencia se recomendaba el cambio de la modalidad empresarial, lo que significaba otorgar títulos de propiedad individual a cada uno de los campesinos.

  • 61 Es el caso de campesinos que se describen como “gente que tenemos para el día y no para sacar el t (...)

157Poco después, la mayoría de los socios cambió de parecer. Los campesinos de menores recursos reconocieron que una titulación individual significaría “un gasto”61. Además, entendieron que no serían beneficiarios de los programas de apoyo a las comunidades campesinas elaborados durante el gobierno de Alan García. También era favorable ser socio de una comunidad para obtener créditos del Banco Agrario, puesto que el presidente de la comunidad estaba facultado para extender los certificados de posesión a cada prestatario. Para los trámites ante la agencia del Banco Agtario en Chulucanas nombraron a Filimón A. Posteriormente este delegado asumió además la función de gestor para el reconocimiento comunal, aprobado por la mayoría de los 97 socios del grupo. El trámite duró pocos meses, consiguiendo en abril de 1988 el reconocimiento legal de la comunidad campesina.

158Actualmente muchos campesinos explican que “la mayor parte somos analfabetos, no conocíamos la ley de comunidades campesinas, no sabíamos si nos favorece más que el título individual” y que durante estos años el presidente del grupo campesino, Angel A., solamente “sacaba cuotas, se iba a Piura (a) visitar su familia, comerse la plata y no traía nada... cobraba cuotas y no logró nada”. En cambio, reconocen que las gestiones de Filimón A. fueron exitosas. Más adelante veremos que para los directivos y comuneros los trámites y gestiones en Piura todavía no han terminado. Hasta enero de 1992 no se había logrado obtener el título de la comunidad.

159En la época del grupo campesino se realizaron varias ventas de tierras con la intervención decisiva de los tenientes gobernadores de Challe Grande, de Silincho y del presidente del grupo campesino. En la mayoría de los casos estas autoridades apoyaron a las partes que acordaban realizar la venta. Los demás campesinos no tenían la posibilidad de intervenir, se enteraban cuando la transacción ya se había realizado. Esta forma de transferencia de tierras causaba un descontento cada vez mayor entre muchos campesinos. Hoy, ellos recuerdan que el presidente del grupo campesino favorecía a sus allegados, familiares y compadres. A raíz de estos hechos, principalmente en el sector de Silincho, surgió un grupo de campesinos que controlaba cada vez mayores extensiones de tierra. Además, la indignación de los campesinos de Challe aumentaba toda vez que muchos de los compradores no eran arrendatarios o destajeros de la hacienda de Pariguanás, sino de la vecina hacienda Altos de Poclús, de la ex-hacienda de Matalacas y de la Comunidad Campesina Arrendamientos (todos campesinos provenientes de Los Altos).

160Muchos campesinos de Challe Grande, adjudicatarios de una parte del predio de Pariguanás, estaban impedidos de acceder a tierras en caso de traspasos. Se avisaba a la gente de Matalacas, como recuerda Hilario A., “que son de bastante billete y nosotros no podemos comprar porque no tenemos tanto billete”. En 1982 el mismo Hilario A. quiso comprar un terreno de 5 hás., aproximadamente, y propuso pagar con todo su ganado; en total eran 11 reses, pero el dueño del terreno hizo el traspaso con un campesino de Matalacas. Para los campesinos de Los Altos hasta la región de Matalacas, donde los recursos forestales son sumamente escasos, la posesión de una parcela en Challe Grande o Silincho era de gran interés, y la montaña, como se denominan a los bosques en Challe, fue talada por campesinos de diferentes caseríos. De hecho, no se respetaba el derecho preferencial de los colindantes en caso de traspasar un terreno. En algunos casos, en los certificados elaborados por los tenientes gobernadores figuraban precios mayores que los que se había pagado realmente con el fin de excluir a los demás campesinos del acceso a las tierras.

161En síntesis, la propuesta estatal —favorable a las comunidades campesinas reconocidas mediante la legislación agraria— fue lentamente entendida por los campesinos de Challe Grande. Los directivos de la Liga Agraria y de la Centra] de Rondas Campesinas explicaron las ventajas de optar por la “autonomía de la comunidad”, señalando que ello permitiría solucionar internamente los problemas de tierras o de traspasos. Un mayor control sobre los traspasos y la posibilidad real de excluir a los campesinos foráneos fueron los dos argumentos decisivos para impulsar el reconocimiento legal de la comunidad campesina. La polarización entre un grupo de campesinos pudientes, en su mayoría provenientes del sector de Silincho, y el resto de la comunidad permitió crear una mayor conciencia acerca de las ventajas de la organización comunal, sobre todo para los campesinos de menores recursos.

162En noviembre de 1991, el 85% de los comuneros encuestados estaban convencidos de que ser socio de una comunidad campesina era algo que les favorecía. De este 85%, el 18% se refirió factores externos como “hay más apoyo para los problemas” y el 82% respondió que así “se vive mejor, hay más respeto, se vive más tranquilo”. En cambio, el 15% de los encuestados, todos ellos campesinos del sector de Silincho, respondieron que la comunidad “no favorece en nada”.

Los recursos y la producción

  • 62 Documento con fecha del 7.11.1979 en poder de la directiva comunal.
  • 63 El deslinde entre la comunidad de Challe Grande y la comunidad de Pariguanás no estaba definido cl (...)
  • 64 En Frías cuando se pregunta a un campesino si su caserío pertenece a una comunidad, por lo general (...)

163El territorio de la comunidad campesina de Challe Grande, la más pequeña del distrito de Frías, comprende una extensión total de 1,902.18 hás., adjudicadas según una resolución de la Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural62. La comunidad se ubica en la parte alta del valle de Yapatera, desde los 1,800 metros, en la confluencia de la quebrada de Liza con la quebrada de Challe, hasta la Cordillera de Altos de Poclús a 3,200 metros. Colinda por el nor-oeste con la comunidad de Pariguanás63; por el nor-este con la comunidad Altos de Poclús; por el sur-este con los pequeños propietarios o la comunidad privada64 de Liza y el sur con Challe Chico, “comunidad privada, donde el hacendado no ha tenido mando” (ver mapa 11). Según el informe elaborado en 1987 para lograr el cambio de la modalidad empresarial, la comunidad dispone de 1,000 hás. de tierras irrigadas; 500 hás. de tierras de secano y 402.18 hás. de bosques y pastos naturales.

164Al interior del territorio de la comunidad se encuentran riachuelos que bajan por las quebradas Challe, Silincho y Liza; sus aguas son aprovechadas mediante pequeños canales para el riego de frijol bayo, papa, caña, guineo, huertas de ajo y algunas hortalizas como el repollo, además de las invernas.

165Los cultivos de secano de mayor importancia en Challe Grande son: maíz que puede ser sembrado en asociación con una variedad de frijol, “frijol de chacra” y trigo. Además se siembra arveja y habas, aunque en menor cantidad.

166La comunidad de Challe no dispone de tierras comunales, todas las tierras están parceladas, como explican los campesinos: “respetamos el encerrado de cada uno”. Estas parcelas están cercadas por árboles como palo blanco, shimir, pajul o zarzamora.

Cuadro 20: Recursos de la comunidad de Challe Grande

Cuadro 20: Recursos de la comunidad de Challe Grande

167Es interesante notar que, si bien no existen terrenos de uso comunal, en esta comunidad se da una forma de usufructo en común de las tierras que fueron arrendadas como destajos en la época de la hacienda. Los antiguos destajeros y los subarrendatarios parcelaron las tierras de riego de la parte baja, pero la parte alta la mantuvieron sin parcelar, en mancomún. En estos terrenos de mancomún, todos los ex-destajeros mantienen ganado o rozan chacras de temporal en coordinación con los demás. Por ejemplo, durante un tiempo la tierras de mancomún denominadas “El Shital” estuvieron arrendadas bajo la forma de destajo. El destajero, en forma conjunta con ocho subarrendatarios, pagaba el arriendo a la hacienda Pariguanás. Cada uno de los campesinos disponía en aquel entonces de tierras de riego, además de una parte para los cultivos de temporal, arveja y trigo, y después de la cosecha, durante los años de descanso, “todos soltábamos de un solo tiempo” para pastar colectivamente el ganado y abastecerse de madera y leña. Los hijos del destajero y los descendientes de los subarrendatarios, beneficiarios de la reforma agraria, actualmente siguen trabajando las tierras conservando la misma modalidad. Ahora son 25 socios y la extensión de las tierras todavía es suficiente, lo que significa que aún no se ha propuesto la división de las tierras entre las familias. En las tierras de mancomún, los socios organizan la reparación de los cercos que delimitan las áreas de riego, las tierras de temporal y de pastoreo en forma colectiva. Una razón que contribuye a mantener hasta ahora el uso colectivo del recurso pasto es la tenencia homogénea de animales; los socios conducen entre 3 y 5 cabezas de ganado vacuno cada uno. La conducción de las tierras de cultivos de los diferentes socios también es homogénea. En caso de aumentar la presión sobre el mancomún de temporal o cuando el potencial ganadero de los diferentes socios es demasiado desigual, los campesinos pueden parcelar parte de las tierras o todo un mancomún.

  • 65 De los 112 socios inscritos, solamente se dispone de información sobre las hectáreas que conducen (...)
  • 66 En la época del grupo campesino la conducción máxima fue de 263 hás. en posesión de un sólo campes (...)

168La información sobre la diferenciación interna de los campesinos en la comunidad de Challe Grande proviene de los datos del padrón de tierras de la comunidad. Hasta noviembre de 1991 se habían inscrito 112 campesinos65. Los campesinos de Challe conducen desde un mínimo de media hectárea de riego hasta un máximo de 180 has. (20 bajo riego y 160 de secano)66. La conducción de parcelas nucleadas es más representativa: el 89% declara que conduce un lote, en cambio sólo el 11% de los comuneros conduce entre 2 y 3 lotes.

169En Challe la tenencia de tierras es extremadamente desigual: el 9.3% de los campesinos conduce el 45.3% de las tierras; se trata sobre todo de terrenos de secano, pastos naturales y bosques en la parte alta de la comunidad. Estas tierras, en parte, fueron destajos; además, se trata de bosques que antes de la reforma agraria fueron utilizados por la hacienda y los campesinos. En cambio, el 44.9% de los campesinos conducen parcelas con una extensión de hasta 5 hás., es decir, el 9.8% de las tierras de la comunidad. Como ya ha sido mencionado, esta última fracción de campesinos es la que señaló que el reconocimiento legal como comunidad campesina era más beneficioso que la titulación individual.

170El acceso a las parcelas dentro de la comunidad puede tener diversos orígenes, que se remontan al tiempo de la hacienda o están relacionadas con el grado de conocimiento de los dispositivos legales o a la mayor conciencia sobre lo que significa la organización comunal. Los casos son los siguientes:

171a. Haber sido arrendatario o hijo de arrendatario del sector de Challe Grande en la época de la hacienda Pariguanás.

172Los arrendatarios usufructuaban lotes pequeños de riego y/o de secano. También podía tratarse de pequeños propietarios de los caseríos aledaños —como Challe Chico, Liza o El Común— que arrendaban tierras en la hacienda.

173b. Haber sido destajero o hijo de destajero de la hacienda Pariguanás. Los destajeros arrendaban grandes lotes de tierras de riego y de secano.

174La mayoría de ellos vivía dentro del territorio de la hacienda.

175c. Haber sido subarrendatario de un destajero o hijo de subarrendatario.

176Los subarrendatarios arrendaban una parte de las tierras de los destajeros y no necesariamente eran familiares de estos últimos. Por lo general, disponían de terrenos de riego y de secano.

177d. Haber sido reconocido por la Dirección de Reforma Agraria como adjudicatarios de tierras en la montaña.

178Cuando se organizó el grupo campesino, algunos aprovecharon el desconocimiento de los demás y la negligencia de los técnicos del Ministerio de Agricultura para empadronarse en los terrenos de la montaña. Es el caso de 10 campesinos, aproximadamente, que controlaban desde 52 hasta 263 hás., en su mayoría pastos y bosques naturales, recursos utilizados hasta entonces por la hacienda y los ex-arrendatarios. Hasta fines de 1991, cinco de estos campesinos, que conducen en total 628 hás., no se habían inscrito en el padrón de la comunidad y todavía pretenden lograr la titulación individual de sus tierras.

179e. Haber comprado tierras desde comienzos de los años setenta hasta el reconocimiento comunal.

180En este período las ventas de tierras fueron frecuentes, sobre todo a los campesinos de Los Altos: comunidad de Arrendamientos, Matalacas, comunidad de Yerbas Buenas o comunidad Altos de Poclús. La falta de pastos durante el verano es una limitación seria para los ganaderos, que además no disponían de la madera que luego encontraron en la montaña de Challe Grande y Silincho.

181f. Haber recibido un lote de tierras por traspaso de un socio de la comunidad.

182Con el reconocimiento legal de la comunidad, la nueva directiva puso especial énfasis en controlar los traspasos de tierras en beneficio exclusivo de los socios. Se desarrolla una mayor conciencia sobre la necesidad de controlar los traspasos frente al acaparamiento de tierras por parte de algunos campesinos. El control de los traspasos no siempre se logra, más bien, es algo que se viene imponiendo desde 1988.

Cuadro 21 : Tenencia de tierra en la comunidad de Challe Grande

Cuadro 21 : Tenencia de tierra en la comunidad de Challe Grande

Fuente: Padrón de Tierras de la comunidad de Challe Grande (1991).

183Las diferentes formas de acceso a las tierras dentro de la comunidad de Challe Grande explican el pequeño número de lotes conducidos por los socios; los antiguos arriendos se encontraban nucleados alrededor de la vivienda campesina. La desigualdad en la posesión de las tierras conducidas al interior de la comunidad es una de las razones para los conflictos internos. Para los campesinos que conducen mayores extensiones de tierras, la organización comunal se convierte en una limitación, pues restringe el mercado de tierras.

184Entre los productos de mayor importancia se encuentran el fríjol bayo y la papa, que se siembran bajo riego entre 1,500 y 2,100 metros de altura. La caña, el guineo y el camote son sembrados en menor cantidad hasta los 1,500 metros. En Challe la caña es utilizada para la elaboración del dulce, la chancaca, pero no se produce primera. Las aguas de regadío son utilizadas además en el mantenimiento de las invernas para el ganado vacuno. El uso de fertilizantes químicos es una excepción en Challe y se emplea básicamente en la siembra de papas.

185Los productos de secano de mayor importancia son: maíz, trigo, frijol y arvejas. El maíz se siembra a partir de enero, a comienzos de la temporada de lluvias; en marzo se inician las labores para la siembra de arveja y, en abril, para el trigo. Los terrenos de temporal son utilizados, como en Poclús, durante 3 a 4 años seguidos. Cuando el rendimiento de estos terrenos es demasiado bajo entran en un período de descanso durante unos años para luego ser utilizados como áreas de pastoreo para ganado vacuno y ganado ovino. Después de un período de descanso, que puede durar hasta 10 años según la disponibilidad de tierras de la familia campesina, estas áreas se rozan y queman para reiniciar la siembra de maíz, trigo o arveja.

186Hemos mencionado que el 53% de las tierras de Challe Grande son terrenos irrigados. Se trata de un sistema de irrigación muy simple, como en Poclús. Las diferentes acequias cuentan con un máximo de 13 regantes (Padrón de Regantes: Sub-Sector de Riego XIV: Agencia Agraria de Frías). Los regantes de cada acequia designan un delegado de aguas, encargado de solucionar los problemas en caso de que el turno de un regante no se respete, además convoca a las faenas de limpieza, la “raspa del canal”. En esta tarea cada regante tiene que participar según los días que corresponden a su turno de agua, y en caso de no reunir a los peones necesarios se aporta primera para los que asumen una parte del trabajo. La organización del riego no es asumida por la estructura comunal.

187La producción agrícola es mayormente para el consumo de la familia campesina. El vicepresidente de la comunidad, un joven casado con tres hijos y empadronado con 5 hás., explica que “de la cosecha, todo guardamos”; solamente el ganado es vendido. En Frías la venta de productos agrícolas se realiza en casos de emergencia, cuando no se dispone de ganado para vender. Los bajos precios de los productos agrícolas no favorecen una mayor inversión en la agricultura. En 1991, algunos campesinos de Challe Grande sembraron papas, comprando semilla mejorada y aplicando fertilizantes, pero no tuvieron ganancia alguna y renunciaron a este cultivo. Como en toda la sierra piurana, los campesinos de Challe Grande se quejan de que para la compra de un saco de arroz tendrían que vender más de dos sacos de maíz.

188Parte de la cosecha sirve para el intercambio con productos que no se producen en la parcela de la familia campesina. Como los comuneros de Challe disponen solamente de poca cantidad de guineo y camote, obtienen estos productos por el intercambio con frijol, trigo o arvejas; también se accede a café, dulce y primera a través del trueque con granos. En 1991 la cosecha de maíz en la parte alta de Frías fue atacada por el “pasmo”, y los campesinos de esta zona se dirigieron a la parte baja (Silaguá, Las Cuevas o Geraldo) en busca de maíz para intercambiarlo por trigo y arveja, productos escasos en las comunidades de la parte baja. Las equivalencias para estos intercambios se establecen en base al precio que los productos tienen en el mercado local, sin embargo, frecuentemente se recibe “alguito” más.

Mapa 11 : Comunidad campesina de Challe Grande

Mapa 11 : Comunidad campesina de Challe Grande

189Los ingresos monetarios de las familias campesinas de Challe Grande provienen principalmente de la venta del ganado. Se venden los animales a fines de noviembre para poder abastecerse de productos de primera necesidad antes de que las lluvias interrumpan la carretera, lo que provoca el aumento del precio de los productos que llegan en las piaras desde Chulucanas.

190La gran mayoría de los campesinos recurre al intercambio de fuerzas para el trabajo agrícola. Como en Poclús, esto no es fácil: “a los peones hay que rogarles bonito, ocho días adelantado”. Si el trabajo dura hasta la tarde, ellos reciben las tres comidas: desayuno, almuerzo y merienda. Como en Poclús, en Challe son pocos los que “ganan a la plata”, es raro el pago de un jornal. Por lo general, no se proporciona cañazo a los peones, pero muchos recurren a la primera para garantizar que los trabajos se terminen durante una jornada. Durante las cosechas los peones “ganan en granos”, alrededor de media lata de frijol o arvejas por día de trabajo.

  • 67 Cusha = floja.

191En Challe los peones no son más responsables que en Poclús. A los jóvenes, sobre todo, hay que “rogarles con anhelo”. Los campesinos procuran trabajar con campesinos mayores, que por lo general serían más responsables, pero en muchos casos tienen que recurrir a campesinos que ya les han “mentido”. En setiembre de 1991, por ejemplo, Esteban M. había rogado a ocho peones para la cosecha de frijol, sin embargo, llegaron solamente tres y dos de ellos se fueron después del desayuno. “Para que se ruega a gente cusha,67 comenta su esposa que desde las 5 de la mañana había estado preparando las tortillas, cinco por peón. En Challe Grande ya se sabe que en caso de haber acordado trabajar con diez campesinos “vienen seis y mienten cuatro”.

  • 68 En Challe Grande, a diferencia de Poclús, en el transporte de leña a fin de año, no solamente part (...)

192Para los trabajos de gran demanda de mano de obra se recurre a las mingas, que en Challe pueden ser organizadas para la carga de la leña68, el “pampeo” —o sea, la preparación del terreno para la siembra del frijol— la siembra y el deshierbe del maíz, la siembra de arveja o trigo y durante los rozos. Se organiza una minga “porque la peonada es pequeña y no se avanza”. Por ejemplo, en febrero y marzo para el deshierbe del maíz, si se quiere terminar el trabajo en un solo día, se requiere de 20 peones para dos latas, o sea, un terreno de unas 2 has. Como ha sido mencionado en el caso de Poclús, lo que caracteriza a la mitiga es la calidad y la cantidad de la comida que se sirve a los peones y a sus familias. Siempre tiene que consistir de carne, chicha y primera; “cuando hay buena comida ya no es fuerza”, explican los challes.

193Los campesinos de mayores recursos recurren casi exclusivamente a la minga para organizar los trabajos en sus parcelas. Otra modalidad para acceder a la mano de obra es el alquiler de una yunta, en retribución se recibe un día de fuerza por cada animal.

194En resumen, la organización comunal no interfiere en el sistema de producción de la familia campesina. La administración del riego se efectúa a través de los mismos regantes. En los casos de conflictos graves no solucionados a nivel de la ronda, los campesinos se dirigen a la Oficina de Aguas en Frías. Los acuerdos tomados respecto al uso colectivo de los terrenos de mancomún dependen exclusivamente de los socios, aunque durante los últimos años ellos han venido recurriendo a la directiva comunal en los casos de pugnas por el uso de estos recursos.

195Los campesinos de Challe arriendan sus tierras a campesinos foráneos sin que la comunidad interfiera. Además, pueden trabajar tierras al partir con otros comuneros o campesinos foráneos sin restricciones de la comunidad. Las estrategias empleadas para acceder a la mano de obra necesaria se articulan preferentemente a nivel familiar; pero el intercambio de fuerzas también puede ser realizado con campesinos de los caseríos vecinos: Challe Chico o Liza. En Challe la ronda campesina no interviene en la sanción a los campesinos que no cumplen con sus compromisos en el intercambio recíproco de fuerzas, aunque hay indicios que esta organización podría dedicarse en el futuro a tales casos.

196La organización comunal interviene sobre todo para solucionar los conflictos por tierras y en casos de herencia. Se ha convertido en una autoridad cada vez más reconocida en la medida que garantiza a sus miembros una conducción pacífica de sus parcelas.

La comunidad campesina Challe Grande

197En abril de 1988 los campesinos consiguieron el reconocimiento legal de la Comunidad Campesina San Martín de Challe Grande. Como “autoridades” actuaron, por un lado, el gestor Filimón A., delegado para la tramitación del reconocimiento comunal; por otro lado, Angel A., presidente del grupo campesino y representante de los intereses de un sector de campesinos pudientes a favor de la titulación individual. Esta contradicción interna impidió durante 14 meses la elección de la nueva directiva comunal. Una fracción de los comuneros siguió coordinando con el gestor y la otra parte con el ex-presidente del grupo campesino. Esta situación se tornó cada vez más conflictiva. Además, los programas de apoyo (FOCCAN) otorgados a través de la Micro-Región requerían contar con una directiva comunal. Lo que era necesidad se convirtió entonces en una urgencia.

198En octubre de 1988, a pesar de esta situación conflictiva, se consiguió I/. 400,000 correspondientes al FOCCAN de 1988 (ver cuadro 29). Los representantes locales de la Micro-Región aceptaron al gestor de la comunidad como directivo y representante de los intereses de la mayoría. Una parte de estos fondos fueron destinados a la compra de alimentos de primera necesidad, sobre todo arroz, y a la construcción de carpetas para la escuela. En Challe, como en Poclús, la administración de estos fondos fue poco transparente y se realizó sin la participación de los comuneros. Por falta de asesoramiento de los encargados, este programa de asistencia generó más descontento que beneficio en la nueva comunidad. Cuando en 1989 la directiva comunal pide la rendición de cuentas, encuentra que buena parte del dinero no había sido invertido y estaba devaluado.

  • 69 Durante el período 1989-1990 algunos de los directivos de la Liga Agraria también habían asumido c (...)
  • 70 Este comunero, empadronado con 3 hás. bajo riego, representaba los intereses de los comuneros pobr (...)

199Como no se lograba internamente la consolidación de las listas para las elecciones comunales, los campesinos de Challe recurrieron a los directivos de la Central de Rondas Campesinas de El Común y a la Liga Agraria69. Con este apoyo, recién en junio de 1998 se constituyó un Comité Electoral a cargo de un miembro de la Liga e hijo de un comunero de Challe. Se elaboraron dos listas y se llevaron a cabo las elecciones. El candidato de los “individualistas” no tuvo éxito e Higinio A.C.70 fue elegido como presidente de la comunidad.

200A partir de julio de 1989, la nueva directiva comunal convocó asambleas comunales mensuales, con excepción de los meses de lluvia, en los que hay una mayor intensidad de trabajos agrícolas. Desde julio de 1989 hasta diciembre de 1991 la asistencia de los campesinos a las asambleas de la comunidad se puede considerar como alta, entre 44 y 101 comuneros, o sea, un promedio de 56% del total de comuneros. Durante la primera asamblea ordinaria de la comunidad se fijó una multa para los comuneros que no asistieran; además, se acordó “pegar un latigazo a los que llegan retrasados” (LA-CC: julio 1989).

  • 71 Tomando en cuenta la información del padrón comunal, este hecho explica que la diferenciación inte (...)

201La primera acción de la nueva directiva comunal fue el empadronamiento de los comuneros. Actualmente se encuentran inscritos 112 socios en el padrón de tierras y 113 campesinos en el registro de socios de la comunidad (Padrón de Tierras y Padrón de Socios de la Comunidad de Challe Grande). La mayoría de los campesinos que aspiraban a la titulación individual no se registró en los padrones71. Los comuneros aportaron cuotas de acuerdo a la extensión de las parcelas y al tipo de tierras que conducían. La asamblea comunal asumió una función normativa en el proceso de empadronamiento y controló que los campesinos empadronados realmente condujeran las tierras mencionadas. En el caso de una viuda, “la asamblea aprobó que se empadrone a la Señora... ya que su esposo siempre fue colaborador en la comunidad” (LA-CC: julio 1989). En otros casos, se decidió negar el empadronamiento por falta de testigos, como sucedió en el caso de 4 jóvenes que se presentaron con su madre para ser empadronados, pero la asamblea declaró necesaria la presencia del padre para proceder (LA-CC: setiembre 1990).

202En julio de 1989, la asamblea pidió a una comunera que colaborase con la comunidad donando un terreno para la construcción del local comunal y decidió iniciar los trabajos en forma de faenas. En 1991 la construcción de “la comunal” había terminado.

203A partir de las acciones realizadas por esta primera directiva, la asamblea comunal empieza a imponerse como autoridad en los casos de conflictos por tierras. A mediados de los años ochenta, en Silincho, se había hecho un traspaso, como también en Challe se denominan a las ventas de tierras. Una familia de este sector decidió migrar a la selva, donde una parte de sus miembros radicaba desde hace unos años. La decisión de abandonar definitivamente las tierras en Frías fue tomada a raíz de los problemas que surgieron con la ronda campesina a propósito de un robo de ganado. Una parte de las tierras fue traspasada a una familia A. y otra parte colindante a Chavelo L., campesino que controla 263.50 hás. en Silincho. Como el traspaso se efectuó solamente en presencia del teniente gobernador del sector, allegado a Chavelo L., éste posteriormente trató de despojar a la familia A. de las tierras. Fue decisiva la intervención de la ronda campesina de Challe, de la Central de Rondas y, a partir de 1989, de la comunidad de Challe para que los A., campesinos de escasos recursos, pudieran seguir trabajando sus parcelas. En base a este conflicto los campesinos pobres reconocieron que la organización comunal podía convertirse en una herramienta para la defensa de sus intereses.

  • 72 Al igual que en Poclús, las transferencias de tierras son denominadas traspasos; pero aun cuando s (...)

204Considerando que muchos campesinos fueron desfavorecidos al efectuarse los traspasos72 durante la fase del grupo campesino, todo traspaso realizado a partir de julio de 1989 era aprobado en la asamblea comunal, respetando el derecho preferencial de los colindantes y controlando que la cantidad pagada en dinero o en ganado por “indemnización de las mejoras” fuera verídica.

205La directiva comunal trató de favorecer mediante los traspasos a los campesinos con menores recursos, lo que fue difícil de lograr puesto que el vendedor de la parcela fija en forma independiente el precio de sus tierras. Hasta ahora muchos de los challes no han podido adquirir parcelas en forma de traspaso. Es más, en caso de no encontrar un comprador dentro de la comunidad se tendría que aceptar un foráneo, como explica el presidente de la comunidad, hecho que no había ocurrido hasta diciembre de 1991. El 96% de los comuneros encuestados están de acuerdo con la transferencia de tierras al interior de la comunidad y lo justifican diciendo que: “todos necesitan comprar o vender... todos sienten la necesidad”, pero solamente la directiva comunal y, en especial, el presidente de la comunidad son conscientes del problema de acaparamiento de tierras.

206La modalidad de control de los traspasos a través de la asamblea comunal responde a una iniciativa que surgió entre los directivos de la comunidad, asesorados por dirigentes de la Liga Agraria. Las autoridades comunales reconocieron que se trata de un instrumento efectivo para evitar los conflictos de tierras. Sin embargo, aunque los comuneros acuden a la asamblea en caso de traspasos, el 35% de los encuestados no está de acuerdo con el control ejercido por la directiva.

  • 73 Un ejemplo de arreglo de linderos es el siguiente: “Comienza por la cabecera con un palo negro y s (...)

207La asamblea comunal se ha impuesto además como árbitro para resolver los problemas de deslinde de tierras entre familiares y vecinos. La directiva efectúa una “vista ocular” y en la siguiente asamblea se determina en el Libro de Actas los linderos exactos de las tierras en conflicto73.

208Para el arriendo de chacras también se recurre a la asamblea general, como en el caso de un campesino que había arrendado “una arada” de tierras a otro y éste se negaba luego a abandonar la parcela. La asamblea resolvió recomendando: “no hay que arrendar a gente que no es de confianza” (LA-CC: diciembre 1990).

209Asimismo, se acude a la asamblea para la división de terrenos por herencia. En Frías, las tierras son distribuidas por lo general entre los hijos e hijas después del fallecimiento del padre y la madre. Sin embargo, a veces ocurre que la viuda ya divide una parte de las parcelas entre los herederos. Esta costumbre frecuentemente genera conflictos entre hermanos y medio hermanos, como se comenta en Frías: “cuando son hijos naturales allí viene el problema”. En estos casos, la asamblea, en presencia de todos los herederos y sus respectivos testigos, procede a la repartición de las tierras, fijando los límites de cada heredero en el Libro de Actas y otorgando los certificados de posesión.

210El reconocimiento legal de la comunidad no ha resuelto los problemas con los campesinos que exigían la titulación individual. Estos han pesistido en su oposición y, hasta fines de 1991, los directivos de la comunidad tenían que viajar continuamente a Piura para lograr la titulación. Los “individualistas” han denunciado a la directiva comunal por usurpación de funciones, argumentando que la mayoría de los comuneros no están a favor del reconocimiento comunal. Como en Poclús, también en Challe Grande algunos campesinos firmaron “con engaño” esta denuncia.

211En diciembre de 1989 se recurrió otra vez al apoyo de la Liga Agraria y se organizó una asamblea con la presencia de los directivos de la Liga. Se determinó que 77 de los comuneros presentes apoyaban a la comunidad y solamente 4 estaban a favor de la titulación individual. Los directivos de la Liga lograron además la participación del Comandante del Puesto de la Guardia Civil de Frías, que se comprometió a apoyar y respetar los acuerdos de la mayoría. En setiembre de 1990 Angel A., ex-presidente del grupo campesino, y Chavelo L. fueron citados a la asamblea comunal para llegar a un acuerdo. Ambos solicitaron a la comunidad el “proyecto de cambio de la modalidad empresarial”, documento que contiene los datos sobre la medición de las parcelas de los socios del grupo campesino, pero la mayoría decidió no entregar esta información.

212En diciembre de 1990 se realizaron nuevas elecciones comunales, siendo reelegido Higinio A., el anterior presidente. La intervención de los directivos de la Liga Agraria se expresó en la elaboración de un “plan de trabajo comunal” para el nuevo período. Los trabajos acordados se referían exclusivamente a la mejora de la infraestructura de la casa comunal. La asamblea comunal ha continuado solucionando litigios por tierras y controlando los traspasos. También ha intervenido en los conflictos surgidos en los terrenos de mancomún y, cuando uno de los socios reclama la división definitiva de las tierras, la asamblea comunal funciona como arbitro de la repartición de parcelas.

213Puesto que el problema de la titulación sigue pendiente, periódicamente se organizan actividades para cubrir los viáticos necesarios de los campesinos que llevan a cabo las gestiones en Piura. Los campesinos decidieron que si alguien quiere asumir el trámite de parcelación individual, la comunidad no se opondría.

214La comunidad también interviene en el proceso de empadronamiento de los socios, controlando que no se cometan irregularidades. Este procedimiento favorece a los comuneros que en caso de conflictos recurren al padrón y reconocen lo allí dispuesto.

215La organización comunal en Challe Grande se encuentra actualmente en proceso de formación y los directivos cuentan con la autoridad suficiente para imponer normas que no son del agrado de muchos de los campesinos en cuanto al control de los traspasos. La insistencia de la directiva comunal es la que ha permitido que la asamblea funcione como una instancia de control. Aparte de las multas y de los “latigazos”, la directiva comunal no puede sancionar a los campesinos que no respetan los acuerdos tomados. Aquí, la estrecha coordinación entre comunidad y ronda se desarrolla en favor de la comunidad. De hecho, la ronda sanciona en caso de incumplimiento, siempre que la denuncia sea respaldada por la directiva comunal.

216Actualmente el 70% de los encuestados tiene conocimiento de que no se puede pertenecer a dos comunidades campesinas. No es posible determinar con seguridad el número de campesinos afectados por este dispositivo de la Ley de Comunidades. En Challe Grande se teme que en el corto plazo habrá que empezar a solucionar estos casos, porque la vecina comunidad de Altos de Poclús ya aprobó un reglamento interno que no permite a los comuneros de Challe mantener su ganado en esta comunidad.

217Finalmente, el proceso de consolidación de la comunidad de Challe Grande y la formación de la ronda campesina han permitido desarrollar una mayor cohesión entre los comuneros. Las actividades realizadas por ambas organizaciones establecen una mejor comunicación a nivel comunal. Es significativo el hecho que antes de la aparición de las rondas y comunidades las fiestas se realizaban casi exclusivamente a nivel distrital, en el pueblo de Frías, y a nivel familiar, en los diferentes caseríos o sectores, mientras que ahora se organizan comunalmente.

La ronda campesina de Challe Grande

218Por lo general, en cada sector de una comunidad se organiza un Comité de rondas, pero en Challe Grande éste no es el caso. La comunidad está compuesta por dos sectores, Challe Grande y Silincho. En este último sector es donde se originan los problemas internos referidos al reconocimiento comunal. Hasta diciembre de 1991, los campesinos de Silincho aún no habían organizado una ronda campesina. Algunos de ellos que están a favor de la organización comunal participan en el servicio de ronda y en las asambleas del comité de ronda de Challe Grande. La intervención de la ronda campesina en el conflicto entre Chavelo L. y la familia A. se convirtió en el argumento con el que los campesinos pudientes de Silincho justificaban su no integración a la ronda y traten de desprestigiar a los ronderos de Challe Grande. Tampoco estos pudientes recurren a la ronda para solucionar sus problemas, se dirigen a las autoridades en Frías.

219Hasta el reconocimiento comunal, la intervención de la ronda se producía para resolver los conflictos en los casos de herencia, cuando los herederos no lograban una división satisfactoria de las tierras. La ronda intervenía con mucha paciencia, tratando de llegar a un acuerdo entre todos los herederos. Actualmente se ha logrado delimitar claramente las funciones de la asamblea comunal y de la ronda campesina. Ambas organizaciones se complementan y hasta fines de 1991 no se han dado casos de paralelismo. Cuando la asamblea comunal se dedica a cuestiones de tierras, los directivos comunales acogen con agrado la participación del presidente de la ronda campesina que, como autoridad, necesita estar informado de los arreglos.

220El robo de ganado ha desaparecido casi por completo en esta zona y la ronda campesina se dedica a la solución de daños en las chacras, conflictos entre regantes, pequeños robos, pérdidas de animales, violencia entre parejas, chismes, “malas palabras” en caso de borracheras. Además, asume el servicio de vigilancia durante las actividades organizadas por comuneros o ronderos. Su intervención contribuye a la consolidación de la comunidad y se ha convertido en la institución que garantiza una “vida tranquila” para los campesinos de Challe Grande. Como en muchos caseríos del distrito de Frías, también en Challe existieron “rateros” famosos que actualmente son fonderos ejemplares.

221El presidente de la ronda, como el la comunidad, es un campesino joven de aproximadamente 30 años. La buena relación entre la directiva de la comunidad y la ronda es obvia: la juramentación de esta última se realizó en asamblea comunal, con la presencia del presidente de la Central de Rondas Campesinas en El Común. Este, como ex-presidente de la vecina comunidad de Pariguanás, insistió otra vez en la necesidad de coordinar las acciones de ambas organizaciones y subrayó las obligaciones de los comuneros-ronderos, enfatizando que los problemas de la comunidad deben ser resueltos internamente.

222En noviembre de 1989 los ronderos de Challe Grande seguían recurriendo a la Central de Rondas en El Común para buscar recomendaciones sobre cómo proceder en los casos en los que algunos campesinos se negaban a participar en el servicio de ronda. Sin embargo, actualmente todos participan en la ronda de Challe Grande, y los ronderos no se preocupan de los “divisionistas” de Silincho.

IV. LA COMUNIDAD CAMPESINA TUPAC AMARU DE PARIGUANÁS

La reforma agraria en Pariguanás

223Después de la reforma agraria, el cambio más significativo para los campesinos de Pariguanás ha sido dejar de pagar el arriendo. De hecho, la intervención de la hacienda en la organización de la producción de los campesinos desde los años cincuenta había sido mínima. Los arrendatarios trabajaban sus parcelas y disponían de turnos de agua para el regadío sin mayor coordinación con el administrador y los empleados de Pariguanás.

224Como en Poclús y Challe Grande, la autoridad del administrador de la hacienda incidía significativamente en la solución de conflictos: intervenía sancionando a los campesinos que habían causado problemas no sólo a la hacienda, sino también a los demás arrendatarios. Por tanto, cuando desaparece el sistema de hacienda, los campesinos se ven obligados a recurrir a las autoridades en la capital del distrito, la Guardia Civil o el gobernador. Estas autoridades atendían casi exclusivamente a los campesinos que “colaboraban”, es decir, aquellos que pagaban. Los conflictos internos entre ex-arrendatarios se hicieron cada vez más agudos. En Pariguanás, donde se producía alcohol de caña, las “borracheras” eran más frecuentes que en Poclús y Challe Grande y se generaban innumerables pleitos, robos y una incertidumbre cada vez mayor que sólo se resolvía recurriendo a las autoridades locales. Como lo comentan casi todos: “La mayoría de la gente ya no se dedicaba al trabajo, sino a servirse de todo, de lo ajeno, se llevaban una vaca, un toro, una mula, asaltaban las casas, robaban, hacían muertes. Y la justicia, pues, es decir, el juez, nada...”. Como indica Ludwig Huber (1992:307), el vacío de poder imperante después de la desaparición de las haciendas ha sido una de las razones para la formación de las rondas campesinas en la sierra de Piura.

225A fines de los años setenta, pequeños propietarios de los caseríos de la margen derecha del Yapatera intentaron invadir las invernas de la hacienda en el sector de Santa Rosa y El Faique. Los ex-arrendatarios de la hacienda, enterados de su condición de beneficiarios de la reforma agraria, defendieron estas tierras y consiguieron limitar la invasiones.

226En 1972, las invernas de la hacienda fueron vendidas a los arrendatarios más pudientes y a algunos ganaderos residentes en Frías. Los ex-arrendatarios estaban informados de la ilegalidad de las ventas, pero no impidieron que un reducido número de campesinos, los de mayor poder económico, se beneficiara exclusivamente de las invernas de la hacienda. En los contratos realizados entre el representante de la hacienda y estos campesinos no se menciona la palabra “venta”, aparece, más bien, el “cobro” del arriendo de estas tierras desde muchos años atrás.

227En Pariguanás los propietarios lograron descapitalizar la hacienda: vendieron la maquinaria agrícola y se llevaron el ganado para la venta en la costa. La alianza entre propietarios y campesinos pudientes imposibilitó la defensa colectiva de los bienes de la hacienda en beneficio de todos los ex-arrendatarios. Esta fracción de campesinos pudientes es la que luego va a asumir en Pariguanás el liderazgo de la comunidad.

Del grupo campesino al reconocimiento de la comunidad

228Como en todas las comunidades del distrito, la información sobre esta fase del proceso de reforma agraria es difícil de obtener. Pocos campesinos la recuerdan, sólo cuentan que “llegaron los asesores de Piura, llegaron a formar los grupos, midieron las chacras”. La mayoría de los campesinos obedeció a las normas que sugerían los “ingenieros” de la ciudad. Un anciano, ex-arrendatario de la hacienda, recuerda el pasado en Pariguanás:

“Entonces, después de los hacendados ya vino la ley de Reforma Agraria y vinieron unos individuos midiendo los terrenos, a ver cuanto medían los terrenos que han sido haciendas. Eso mandó el gobierno. A esos medidores. Así ha sido. Ahora ya está dividida en comunidad campesina hay mandatarios en cada comunidad. En cada comunidad hay uno que manda, se llama Presidente del Campesinado y también hay otro comité, hay un Comité de Ronda, es para justificar a los rateros, a los que viven rateando o peleando entre vecinos”.

229En 1976, cuando llegaron los encargados de la Dirección de Reforma Agraria a Pariguanás para informar sobre el procedimiento a seguir según la legislación de reforma agraria, la primera acción fue empadronar a los potenciales beneficiarios y futuros socios del grupo campesino, tarea que también en Pariguanás fue realizada por las autoridades locales, es decir, los tenientes gobernadores de cada sector.

230La solución de los conflictos por tierras la asumió, a partir de 1978, el presidente de la Liga Agraria en coordinación con los funcionarios del Ministerio de Agricultura. El cargo de vicepresidente de la Liga lo mantenía un joven campesino de Pariguanás, pero el presidente actuaba sin coordinar con la directiva por lo que fue criticado por muchos campesinos de Pariguanás, que desde entonces desarrollaron un especial interés por la Liga Agraria, como se verá más adelante.

  • 74 El Archivo de la Comunidad de Pariguanás es el mis completo de la zona. En la mayoría de las comun (...)

231En mayo de 1978 se constituyó oficialmente el grupo campesino con 174 socios, en presencia de un funcionario del Ministerio de Agricultura que “hizo una exposición del proceso de Reforma Agraria, modalidad de adjudicación y organización del Grupo Campesino” (Acta de Constitución, Archivo de la Comunidad)74. En esta ocasión se aprobó “por unanimidad” el “Estatuto Interno del Grupo Campesino”. En setiembre del mismo año, estos 174 campesinos, procedentes de los sectores de Santa Rosa, Las Aradas, Chamba, Chonta, Pampa de Corral y parte de Cahingará, fueron oficialmente calificados para la adjudicación de una parte del predio de Pariguanás. Los socios lograron previamente eliminar del grupo a 16 campesinos que no conducían tierras dentro del ámbito de Pariguanás.

232La aprobación del “estatuto” del grupo campesino fue un mero formalismo, no tuvo ninguna función normativa entre los socios. Las diferentes acciones de compra-venta de tierras dentro del territorio del grupo se realizaron sin restricción alguna, en beneficio de los propios socios, de pequeños propietarios de los caseríos de la margen derecha del río Yapatera o de miembros de otros grupos campesinos. Estas ventas fueron certificadas por los tenientes gobernadores de los diferentes sectores.

233La primera directiva del grupo campesino, elegida en julio de 1978, integró al sector de campesinos pudientes, pero también a dos campesinos acomodados de Frías que no fueron arrendatarios de la hacienda y que ingresaron como socios al grupo por la compra de tierras. Sin embargo, las gestiones fueron realizadas exclusivamente por el presidente del grupo campesino, Marcial M., y el secretario y posterior gestor, Rolando L.

234En 1978 la nueva directiva convocó a algunas asambleas y participó con delegados en la elección del primer presidente de la Liga Agraria. Entre diciembre de 1978 y junio de 1984, la dirigencia del grupo campesino siguió a cargo de Marcial M., que no debatió los problemas de Pariguanás en las asambleas. Recién a partir de julio de 1984, los socios del grupo discutieron sus asuntos en público y “los asambleistas acordaron por unanimidad responsabilizar y denunciar a la persona que pretenda arrendar o subarrendar o transferir tierras a personas extrañas a nuestra agrupación, a los cuales se les sancionará de acuerdo al estatuto del Grupo Campesino” (LA-GC: junio 1984).

235Como presidente del grupo campesino, Marcial M. intervino en la solución de los problemas por linderos entre vecinos y en la repartición en los casos de herencia, con frecuencia problemáticos: “no se querían dividir en partes iguales, todos querían las mejores partes”. Si algún campesino no estaba de acuerdo con la intervención del presidente del grupo, se dirigía a la Liga Agraria para que su caso fuera tratado en segunda instancia. Esta situación era cada vez más desagradable para la directiva del grupo, puesto que cada arreglo de este tipo demandaba reuniones con los campesinos involucrados y, muchas veces, largas discusiones hasta llegar a una solución. “Los arreglos que hacíamos eran inútiles, la Liga hacía nuevos arreglos”, explica Marcial M.

236La composición de la directiva del grupo campesino y el reducido interés de los socios con respecto a una organización impuesta desde fuera explican que durante los primeros años el grupo campesino actuara en función de los intereses de los campesinos pudientes.

237A comienzos de los años ochenta, por la intervención de los funcionarios del Ministerio de Agricultura, se inicia una discusión sobre el cambio de la modalidad empresarial. Entre las opciones que tenían los socios nunca figuró la transformación en una cooperativa: “se iban a la quiebra”; en cambio, la opción de los campesinos ganaderos fue la titulación individual, apoyada por el presidente del grupo. Las ventajas eran claras: permitía vender parte de sus tierras, arrendar o “dejar encargado”. Pero la gran mayoría estaba a favor de la transformación en comunidad campesina, sugerida por los técnicos del Ministerio de Agricultura.

238Finalmente, en setiembre de 1984 los campesinos de mayores recursos ya no se opusieron a la conversión en comunidad campesina. Actualmente argumentan que fue “por respeto a la mayoría”, pero es posible que también pesara en su decisión los altos gastos que demandaba una titulación individual: “Tenían que vender harto ganado y se les hacía difícil”, explica Marcial M., que en abril de 1985 logró el reconocimiento legal de la comunidad campesina.

Los recursos y la producción

239El territorio de la actual comunidad campesina se extiende entre los 1,000 y 3,000 metros de altura y abarca una extensión total de 3,208.44 hás. Las tierras de Pariguanás colindan al norte con Los Altos, zona que pertenece al vecino distrito de Sapillica; al oeste, en el Portachuelo de Chamba, con la comunidad de Geraldo; al sur-oeste, el cerro de Cahingará es la frontera con la comunidad de Silaguá; al sur y sur-este, las tierras de la comunidad limitan con la margen derecha del río Yapatera. Finalmente, al este, la quebrada de Silincho es la frontera entre las comunidades de Pariguanás y Challe Grande (ver mapa 12).

Mapa 12: Comunidad campesina de Pariguanás

Mapa 12: Comunidad campesina de Pariguanás

240Según el plano catastral, la comunidad dispone de 1,160.80 hás. bajo riego, 844.07 hás. de secano y 1,203.57 has. de bosques y pastos naturales.

Cuadro 22 : Recursos de la comunidad de Pariguanás

Cuadro 22 : Recursos de la comunidad de Pariguanás

241Las aguas que bajan de las quebradas de Chamba, de Pariguanás, de Silincho que más abajo es denominada quebrada de Común, y otras pequeñas quebradas alimentan los canales de riego. También aquí el número de regantes que dependen de una misma acequia para el riego de sus parcelas es relativamente reducido. La organización de los turnos de riego requiere solamente una coordinación entre un máximo de 19 regantes (Padrón de Regantes del Sector XIV: Agencia Agraria Frías). Sin embargo, esto no implica que el riego de las chacras se pueda efectuar en forma permanente. En octubre, a fines de la temporada de verano, el agua escasea y los turnos no son suficientes para regar la extensión total de las parcelas.

242Los productos de mayor importancia sembrados bajo riego en esta comunidad son: caña de azúcar, guineo y café, predominantes en los sectores Santa Rosa, El Faique, Chamba hasta Pariguanás, es decir, entre los 1,000 y 2,000 metros. Además, las aguas de riego son utilizadas para las invernas que, como en las demás comunidades de Frías, se siembran con paja chilena y pasto elefante desde los 1,000 hasta alrededor de 2,200 metros de altitud.

243El producto de secano de mayor importancia es el maíz que se siembra en las faldas de los cerros hasta los 2,000 metros en todos los sectores, es decir, en Santa Rosa, El Faique, Chamba, Pariguanás y, en menor extensión, en Rinconada de Pariguanás. En cambio, el trigo y la arveja se siembran solamente en pequeñas extensiones de la parte alta desde los 2,200 metros, sobre todo en el sector de Rinconada de Pariguanás, también denominado Chinchín, y en las alturas del cerro Cahingará.

244En la parte alta de la comunidad, a partir del sector de Rinconada de Pariguanás, se encuentra la zona de bosques naturales, la montaña de Chonta. Se trata de terrenos conducidos en forma individual por familias campesinas, que “sueltan” el ganado en época de invierno o proceden a rozar las extensiones necesarias para iniciar la siembra de arveja o trigo. Como bosque primario se cuenta solamente con una reducida extensión en la zona de Chonta.

245La comunidad de Pariguanás no dispone de tierras comunales. Los lotes conducidos por las diferentes familias están cercados, ya sea por pequeñas pircas, por cercos naturales de eucalipto, pajul u otras variedades nativas como chirimoyo, guabo, lúcumo y cabuya, o por cercos de alambres de púas que limitan mayormente a las grandes invernas del sector de Pariguanás. Muchas familias campesinas disponen de una extensión de monte, tierras que no se siembran y se destinan al abastecimiento de leña y madera para la construcción de casas, trancas para los cercos o “puertas de golpe” a la entrada de las chacras. Si la presión sobre las tierras es baja, estos terrenos no se reparten y pueden ser utilizados en forma colectiva, mancomún, por todos los herederos.

  • 75 En Pariguanás, al igual que en otras comunidades estudiadas, los campesinos no miden la extensión (...)
  • 76 En el padrón de tierras de Pariguanás, un “lote” se define por los linderos con las tierras de otr (...)

246Los datos sobre la diferenciación interna de los campesinos de esta comunidad están basados en la información que contiene el padrón de tierras de Pariguanás. Los 364 comuneros inscritos hasta setiembre de 1991 conducían parcelas entre 0.5 hasta 37 hás.75. Como en las demás comunidades estudiadas, la forma más representativa de conducción de las tierras dentro de la comunidad es el usufructo de varias parcelas nucleadas en pocos “lotes”76. El 49% de los comuneros conduce un solo lote, cuya extensión puede variar entre 0.5 y 20 hás.; el 41% conduce 2 lotes y solamente el 10% conduce entre 4 y 10 lotes diferentes; sin embargo, la conducción de un mayor número de lotes no significa una conducción mayor de hectáreas.

Cuadro 23: Tenencia de tierra en la comunidad de Pariguanás

Cuadro 23: Tenencia de tierra en la comunidad de Pariguanás

Fuente: Padrón de Tierras de la comunidad de Pariguanás (1991).

247El acceso a las tierras dentro de la comunidad puede tener los siguientes orígenes:

248a. Haber sido arrendatario o hijo de arrendatario de la hacienda de Pariguanás.

249Los arrendatarios de la hacienda usufructuaban diferentes parcelas, por lo general agrupadas alrededor de la vivienda. Podía tratarse de tierras irrigadas y/o de temporal.

250b. Haber comprado tierras a la hacienda a comienzos de los años setenta.

251Cuando la hacienda decidió vender las tierras trabajadas en forma directa, es decir, las invernas, pocos fueron los campesinos que se beneficiaron de ello y que en la actualidad no permite conducir entre 15 y 30 hás. irrigadas.

252c. Haber invadido tierras de la hacienda a comienzos de los años setenta.

253Se trata solamente de un pequeño número de campesinos de los caseríos de la margen izquierda del valle de Yapatera, que invadieron una parte de las invernas de la hacienda ubicadas en el sector El Faique.

254d. Haber comprado tierras de campesinos desde la formación del grupo campesino hasta el reconocimiento de la comunidad en 1985.

255Las ventas de tierras fueron usuales en estos años. La costumbre local implicaba que en estas ventas se debía dar derecho preferencial a los vecinos; sin embargo, hasta fines de los años setenta, este derecho fue respetado en pocos casos por la falta de control sobre la venta de tierras. En consecuencia, algunos campesinos de Frías y de otros caseríos se beneficiaron de estas ventas y actualmente conducen tierras dentro de la comunidad.

256e. Haber traspasado un terreno a otro comunero, modalidad que se impone desde el reconocimiento de la comunidad.

  • 77 En la asamblea comunal se recurre al padrón para preguntar a todos los vecinos allí mencionados, y (...)

257La comunidad campesina ejerce un control cada vez mayor sobre los traspasos y ahora son los comuneros de Pariguanás los que se benefician de estas transacciones. Estas se efectúan en presencia de la directiva, que verifica en la asamblea comunal siguiente si los vecinos están de acuerdo con el traspaso. Si bien los vecinos tienen la preferencia, en caso de que estos no puedan abonar el dinero exigido se recurre a otros compradores dentro de la comunidad77.

258Estas diferentes formas de acceso a las tierras dentro de la comunidad han favorecido la concentración de varias parcelas, ubicándolas en pocos lotes. Una conducción así beneficia a los campesinos no solamente por la ubicación cercana a la vivienda, sino también porque permite reducir las posibilidades de “daño” en las chacras vecinas.

259En Pariguanás se recurre casi exclusivamente al intercambio de fuerzas en la forma descrita para Poclús y Challe Grande. También en esta comunidad los campesinos de mayores recursos recurren a la minga para abastecerse de mano de obra durante las labores agrícolas de mayor intensidad de trabajo, como durante los rozos, la preparación de terrenos para siembra y deshierbo del maíz, y/o la siembra de arveja y trigo. Los campesinos de menores recursos prefieren participar en una minga, antes que ganar un jornal de S/. 1.00. El grupo de campesinos pudientes, que en promedio posee entre 8 y 12 cabezas de ganado vacuno, actualmente no tiene dificultades para abastecerse de mano de obra, aunque se queja que en años anteriores, cuando muchos comuneros de Pariguanás obtuvieron créditos del Banco Agrario, era difícil conseguir fuerzas porque “nadie quería trabajar”. En 1991, cuando Ernesto M., uno de los campesinos más pudientes de la comunidad, organizó una minga se dio con el caso que llegaron más peones de los que necesitaba. Algunos campesinos ganaderos, residentes en la capital del distrito, recurren exclusivamente al pago de jornales para organizar el manejo del ganado, el ordeño de las vacas y la elaboración del queso.

260Los trabajos relacionados con la actividad ganadera se realizan, en la mayoría de los casos, con mano de obra familiar. Los niños son los encargados de llevar los animales a la acequia cercana para darles agua, y el ordeño está a cargo de mujeres y niños. Si los animales son mantenidos “a la amarra”, deben ser “mudados” durante el día, tarea que también puede ser asumida por mujeres y niños.

261La mayoría de los productos agrícolas de la comunidad se destinan al consumo familiar, para el “gasto” como se dice en la zona, o son utilizados para intercambiar. La caña de azúcar tiene una gran importancia para los ingresos de los campesinos y como producto de intercambio. Sus derivados, la chancaca y el aguardiente, son elaborados por muchos campesinos de los sectores de Santa Rosa, El Faique, Chamba y Pariguanás para intercambiarlos con los campesinos de la vecina comunidad de Challe Grande o de Los Altos (comunidades de Arrendamientos o Yerbas Buenas) y hasta con campesinos de Matalacas que pueden llegar a Pariguanás en búsqueda de dulce o de primera.

  • 78 El intercambio de primera por trigo es más favorable si se calcula en términos monetarios o, como (...)

262También los campesinos de Pariguanás van a Frías para vender algunos cientos de dulce, o a Altos de Poclús para intercambiar sus productos con granos. En setiembre de 1991, 50 atados de dulce eran intercambiados por 1 almud que equivale a dos latas de trigo; en Frías por un atado de dulce se pagaba S/. 0.15. En este tiempo por una lata de primera se obtenía S/. 7.00 (0.50 por botella de 0.7 litros), pero muchos campesinos prefieren cambiar primera por granos en la comunidad antes que llevarla con sus burros a Frías, donde hay que “rogar para que nos compren”. En Pariguanás intercambian 3 latas de primera por 1 saco de maíz o por 2 latas de arveja. Como explican muchos campesinos de Pariguanás: “lo que nos mantiene es la caña... lo único que no tiene plaga y da bien”78.

263La comunidad es considerada como una zona ganadera, “el que menos tiene su par de vacas”, y el ganadero más importante cuenta con alrededor de 50 reses. La actividad ganadera aporta los ingresos más significativos a las familias. Algunos campesinos del distrito son comerciantes de ganado, pero también vienen intermediarios de Chulucanas para comprar ganado. Se arrea el ganado por el camino de Frías a Platanal, en la margen izquierda del valle de Yapatera, hasta Chililique o Panecillo, donde está el camión contratado esperando para llevar los animales a Chulucanas, Sullana o Chiclayo.

  • 79 En Frías el ganado es tasado por peso que se mide en arrobas. Un buen toro puede tener más de 20 a (...)

264Como en la vecina comunidad de Challe Grande o en Poclús, la falta de pastos es la limitación más seria para los ganaderos de Pariguanás; muchos de ellos recurren al arriendo de pastos si no logran comprar invernas en los alrededores de Frías. Los campesinos de mayores recursos solucionan parcialmente la falta de pastos dentro de la comunidad, tomando en arriendo tarayales de otros comuneros. También recurren al arriedo de pastos de los campesinos de la vecina comunidad de Silaguá. Durante los años de lluvias en el Alto Piura, los ganaderos de Pariguanás arrendaron pastos en la zona de Chulucanas hasta Malingas; pero desde fines de los años ochenta, con el reconocimiento de algunas comunidades en esta zona, el arriendo de pasto en la costa se ha restringido considerablemente. Los ganaderos de Pariguanás tienen que optar por la venta de sus animales a pesar de los bajos precios por arroba79.

265El rol que juega la organización comunal en el proceso de producción de los campesinos es muy marginal y los campesinos manifiestan que “cada uno manda en su pedacito”.

266La organización del riego está a cargo de los delegados de las diferentes acequias. En caso de conflictos, los problemas por el agua se tratan en la asamblea comunal o en el comité de ronda. La asamblea comunal presiona a los regantes en litigio para llegar rápidamente a un acuerdo. En caso que estos no lleguen a una conciliación, el problema tiene ser solucionado frente a la autoridad competente: el técnico de aguas de la Agencia Agraria en Frías. Los directivos de la comunidad argumentan que la solución de los conflictos entre los regantes no corresponde a sus funciones. Como el técnico de aguas raras veces está dispuesto a hacer los arreglos en el campo, los campesinos procuran que los acuerdos se produzcan en la asamblea, lo que no impide que posteriormente uno de los regantes se dirija a Frías y que el incidente sea tratado otra vez. La directiva comunal no dispone de sanciones efectivas para garantizar que los acuerdos tomados por los comuneros se respeten.

267La presencia de ganaderos en la directiva comunal es constante hasta 1991, de lo cual se aprovechan para defender algunos de sus intereses, sobre todo los referidos al uso de los pastos. De esta forma, en Pariguanás se decidió que los tarayales no se arrienden a campesinos foráneos. Tampoco está permitido que campesinos de Frías, de El Común o del Bronce adquieran tierras en Pariguanás. En forma parcial, se logra impedir el acaparamiento de tierras dentro de la comunidad a través del derecho preferencial de los vecinos.

268A continuación se verá cómo la directiva comunal se ha convertido en una instancia que soluciona los litigios por tierras. Su intervención en los casos de herencia y en los problemas de linderos asegura una vida tranquila para los campesinos. En el caso de Pariguanás la ronda campesina también contribuye en forma significativa a mantener el orden y a fortalecer la cohesión comunal.

La comunidad campesina de Pariguanás

  • 80 Marcial M. se ha empadronado con 30 hás. bajo riego, que comprenden tres invernas y un potrero de (...)

269En abril de 1985 los campesinos de Pariguanás lograron obtener el reconocimiento legal de la comunidad. Por dos períodos, hasta fines de 1988, asumió la directiva comunal Marcial M. Con la elección de este presidente, que fue dirigente del grupo campesino durante los siete años precedentes, los campesinos delegaron la conducción de los asuntos comunales a un campesino de gran poder económico80.

270Hay varias razones que permiten entender esta elección. Pertenecer al sector pudiente implica para muchos campesinos no sólo una menor probabilidad de ser denunciado, sino además mejores condiciones para ganar los posibles juicios. En la sierra de Piura, en caso de surgir problemas entre campesinos, es frecuente que una de las partes recurra al poder judicial para denunciar a la oposición. Los juicios significan fuertes gastos, sobre todo en Frías, donde las denuncias se remiten a la capital de provincia, Ayabaca. Hasta fines de 1991, a los ojos de la mayoría de los campesinos fríanos, un juicio en Ayabaca se resolvía a favor de la parte de mayores recursos, en la medida en que ella estaba en condiciones de pagar las mayores coimas. De hecho, las aspiraciones personales de un dirigente rico son consideradas menores; en consecuencia, el riesgo que un campesino de mayores recursos aproveche su posición de dirigente para su enriquecimiento personal es menor. Finalmente, los campesinos estimaban el trabajo realizado por Marcial M. a la cabeza del grupo campesino y sus gestiones para el reconocimiento comunal.

  • 81 Es significativo que todavía en 1986 los directivos de la comunidad emplean la expresión “subarren (...)

271A partir de 1985 la directiva comunal tomó algunas medidas para garantizar el orden interno. La comunidad de Pariguanás se compone de seis sectores: Rinconada de Pariguanás, Pariguanás, Chamba, El Faique y Santa Rosa. La directiva decidió dar una mayor participación a los diferentes sectores y se planificó reuniones periódicas con la participación de las autoridades de cada sector; es decir, del teniente gobernador, del agente municipal y del presidente del comité de ronda. Entre 1985 y 1988 sólo se realizaron dos “asambleas de directivos”. La primera se realizó a fines de 1986, cuando el arriendo de tierras a foráneos seguía siendo uno de los problemas más serios para la directiva: “Por lo cual se acordó pasar oficio a todos los subarrendatarios81 haciéndoles conocer por primera vez y por segunda que se prohíban a subarrendar o tener tierras en negocio a gentes ajenas de nuestra comunidad. También se hace conocer que en caso contrario serán sancionados y multados de acuerdo a la ley de la comunidad, y las tierras pasarán a poder de la comunidad, para que se beneficien dichos comuneros sin tierras” (LA-Asambleas de Directivos: diciembre 1986).

272Las sanciones mencionadas no se aplicaron y la modalidad de “arriendo” no pudo ser erradicada por completo.

273Uno de los requisitos para la inscripción de la comunidad en los Registros Públicos es la elaboración del “Reglamento o Estatuto Interno”. En el caso de Pariaguanás, éste se aprobó en julio de 1986. Se trata de una copia de la Ley de Comunidades Campesinas vigente en aquellos años. La problemática específica de Pariguanás es mencionada sólo en forma marginal, prohibiendo “los traspasos clandestinos”. En relación a los requisitos para ser considerado comunero se determinó lo siguiente: “Tener residencia dentro de la comunidad o lugar cercano que le permita participar normalmente en las actividades comunales” (Cap. I: De los comuneros por nacimiento y por obligación, Art. II, inciso c): LA-CC: julio 1986).

274La función normativa que ejerce este reglamento interno al interior de la comunidad es sumamente restringida. En setiembre de 1991, el 52% de los comuneros encuestados no estaba informado de su existencia.

275Otra de las actividades realizadas por la directiva comunal durante estos años fue el empadronamiento de los comuneros que se inició en noviembre de 1985. Respecto al procedimiento de inscripción de los comuneros en 1987 es necesario destacar otra vez que: “... comprometiéndose a cumplir dicho empadronamiento y prometiendo dejar las malas costumbres, sea por litigio de tierras, sea por juicios, o por subarriendo de tierras a otros comuneros ajenos, y quedando definitivamente prohibido el subarriendo y acaparamiento de tierras dentro de nuestra comunidad campesina” (LA-CC: junio 1987).

276El interés de los campesinos por el empadronamiento de sus tierras se explica en parte porque el Banco Agrario exigía a los comuneros como requisito para otorgarles crédito presentar los certificados de posesión con información sobre la extensión de las tierras conducidas, basándose en el padrón comunal y firmado por el presidente de la comunidad. Otro factor que explica este interés está relacionado con el hecho que la información referente a las tierras empadronadas serviría en el futuro para determinar, en caso de litigio, los linderos y la extensión de tierras conducidas por cada comunero.

277La asamblea comunal determinó expresamente que, en cuanto a transferencias de tierras, no tolerarían la intervención del Juez de Paz y de los directivos de la Liga Agraria. Esta medida sólo pudo ser impuesta mediante la amenaza de no proceder al empadronamiento de tales tierras.

278Durante el gobierno de Alan García se crearon diferentes programas de apoyo para las comunidades campesinas. A fines de 1991, en pleno proceso de ajuste económico y de desactivación de la banca de fomento, el 19% de los comuneros encuestados todavía opinan que la ventaja del reconocimiento legal de una comunidad campesina es el acceso a estos programas de asistencia y, a la pregunta respectiva, respondían que a partir del reconocimiento “hay más apoyo”. En 1986 el presidente de la comunidad, después de participar en el “Rimanacuy, regresó a la comunidad con las propuestas de Alan García. De allí que las solicitudes de apoyo, dirigidas a la oficina zonal de la Micro-Región, contengan la frase: “... ya que estamos enterados que nuestro gobierno en el pasado RIMANACUY ofreció apoyo en todo a nuestras comunidades campesinas”.

  • 82 No se consideran aquí las faenas de limpieza de los caminos y del cementerio que, como en años ant (...)

279En 1986 la comunidad de Pariguanás recibe mediante el FOCCAN un aporte económico destinado a la compra de semillas mejoradas, productos veterinarios y motobombas. Finalmente, este dinero se invirtió en la construcción de la casa comunal. En 1987, las propuestas de inversión presentadas a la Micro-Región también se refieren a actividades productivas, planteándose el mejoramiento del ganado y el pago de un técnico, pero, igualmente, los fondos recibidos se invirtieron en la construcción de la casa comunal. Esta construcción fue la única actividad que se realizó mediante faenas comunales82. La asamblea comunal impuso a los “faltosos” multas que correspondían a un jornal; además, recibían “siete latigazos”.

280En 1988 los montos recibidos se invirtieron en la instalación de un “banco de insumos y tambo comunal” para abastecer a los campesinos con productos de primera necesidad y mejorar la infraestructura de las escuelas en los diferentes sectores (ver cuadro 29). Durante estos años se observa una débil asistencia de los campesinos a las asambleas, lo que estaría indicando que ellos no participaban realmente en la toma de decisiones sobre los programas de apoyo. En Pariguanás este tipo de apoyo no llegó a fomentar el desarrollo de las actividades agropecuarias, pero hay que subrayar que en esta comunidad no surgieron conflictos por la administración de los fondos, como en Poclús y Challe Grande.

  • 83 A fines de 1991 el tractor seguía en Chulucanas, no había podido ser alquilado por la falta de med (...)

281En febrero de 1990 la comunidad de Pariguanás recibió como donación del gobierno un tractor con un arado acoplable. La directiva comunal se dirigió a Bernal (Bajo Piura) para recibir la donación en presencia del Presidente de la República, Alan García. El tractor, en vez de facilitar la modernización del agro y el incremento de la producción, dio lugar a cada vez mayores problemas en la comunidad. En los meses siguientes, durante las asambleas, se produjeron grandes debates sobre la maquinaria, “que no podría beneficiarnos por falta de carretera” (LA-CC: abril 1990). Se propuso la compra de un camión para el transporte de productos agropecuarios desde El Común a la costa, pero finalmente se decidió vender el tractor para comprar un molino y organizar un tambo comunal. En aquel entonces, los comuneros no estaban informados acerca de que no podían vender el tractor donado. Entonces, optaron por alquilarlo a parceleros de la zona de Chulucanas; no sabían por qué razón el arado no podía ser acopiado al tractor83. En diciembre de 1991, todavía no se encontraba una solución satisfactoria para la utilización de esta maquinaria.

  • 84 El acta se realiza en el terreno de litigio, en presencia de ambas partes y de los directivos que (...)

282En los primeros años, el rol mediador de la asamblea comunal en cuanto a los problemas de tierras no ha sido muy importante. El prestigio del presidente de la comunidad es el que permitió que estos problemas fueran solucionados simplemente con su presencia y la del secretario de la comunidad. Ello revelaba las restringidas posibilidades de control y/o de intervención por parte de los demás comuneros. En este período, las actas asentadas en el “Libro de Arreglos” son todavía poco frecuentes; recién con los directivos posteriores se redactarán actas en estos casos84.

283En 1986 se decidió organizar anualmente, en el mes de setiembre, una actividad para festejar el aniversario de la comunidad con la presencia de las autoridades que actuaban en beneficio de la organización comunal, como los funcionarios del Ministerio de Agricultura o el encargado de la Micro-Región, que de esta manera se convierten en invitados especiales. A partir de esta actividad, lentamente surge una mayor cohesión entre los comuneros de los seis sectores. Participando en las diferentes comisiones, ellos empezaron a encargarse de los preparativos de la fiesta comunal. Pariguanás es la única comunidad en el distrito de Frías que celebra el aniversario de su creación.

284En 1989 y 1990 asumió la directiva de la comunidad un grupo de comuneros jóvenes. Esta nueva directiva decidió, en mayo de 1989, que “lo que está arreglado por la junta anterior no se puede desarreglar” y propone a los comuneros trabajar colectivamente para que “de aquí en adelante no se hagan mis problemas”.

  • 85 Si bien el primer artículo del “Estatuto Interno” determina que la comunidad es la única propietar (...)

285Las asambleas comunales se organizaron en forma más regular, cada dos meses, con excepción de la temporada de lluvias en la que se convocó a asambleas solamente en casos de emergencia. Antes de la asamblea, los campesinos se acercan al presidente o secretario que anota los diferentes temas por tratar. La asamblea comunal se inicia con el himno nacional. Para un mayor control de la asistencia se elaboran listas de los comuneros de los diferentes sectores; los que no asisten deben pagar una multa: trabajar un día en la construcción de la casa comunal o aportar con cinco latas de arena o de piedras. De hecho, se ha notado una mayor participación de los campesinos en las asambleas y, a partir de ahí, un mayor control de la asamblea comunal en los casos de traspasos85 (ver nota 86).

286A partir de 1989, la asamblea comunal interviene de manera más decidida en los casos de transferencia de tierras, de herencias, de linderos o de caminos. En 1988, un comunero había traspasado un terreno a una familia de Arrendamientos (comunidad en Los Altos, distrito de Lagunas) y la asamblea exigió que este traspaso fuera anulado. Como el dueño del terreno no podía devolver la cantidad de dinero recibida por el traspaso, la asamblea determinó que la comunidad devolviera el dinero a la familia de Arrendamientos y que, posteriormente, la asamblea comunal decidiría a quién traspasar el terreno.

287La asamblea comunal interviene cada vez más en los litigios por herencia, mediando entre las partes. Por ejemplo, en el caso de una señora que había dejado una parcela a su hijo “para que lo trabaje, no para que lo venda”, o en el caso de dos hermanas que reclaman su herencia porque el padre antes de morir les había señalado sus parcelas y la madre aún no está dispuesta a realizar la repartición. Para evitar los problemas entre diferentes herederos, actualmente la inscripción de una repartición de tierras en el padrón comunal es aceptada sólo si se hace en presencia de todos los familiares. Cumplir con este requisito no es fácil para muchos campesinos: algunos de los hermanos pueden haber migrado a Lima o a la selva. Sólo cuando estos presentan una carta renunciando a su parte de la herencia se puede proceder a la inscripción.

288Asimismo la comunidad interviene en los conflictos originados como producto del tránsito de los caminos que atraviesan chacras ajenas. En la asamblea comunal se discuten estos asuntos y todos los presentes tienen el derecho de intervenir. Cuando no se llega a una solución definitiva, se opta por una “inspección ocular”. Se fija una fecha entre los directivos y los demás involucrados y se solicita la presencia del comité de ronda del sector. Finalmente, se firma un acta en el Libro de Arreglos de la comunidad. La asamblea, además, puede ordenar a un vecino que construya nuevos cercos alrededor de sus chacras para impedir que sus animales sigan haciendo “daño” en las tierras de los demás.

289Sin embargo, no todos los arreglos realizados mediante la intervención de la asamblea son aceptados por los campesinos involucrados; algunos todavía recurren al poder judicial para denunciar a la directiva comunal. Esto ya no causa grandes preocupaciones a los dirigentes, que insisten en la autonomía comunal en cuanto a la resolución de problemas por tierras: “si quieren gastar su plata que vayan nomás”. Entre el campesinado de Pariguanás se desarrolla lentamente una conciencia acerca de las posibilidades que implica el hecho de pertenecer a una comunidad campesina y se advierte a los campesinos sobre las actividades de muchos “malos abogados y tinterillos” que solamente “quieren sacarles plata”. Se afirma insistentemente que la solución de todo tipo de problema debe buscarse en la asamblea, expresión de la autoridad máxima de la comunidad.

290La asistencia de los comuneros a las asambleas aumenta en forma considerable. Las multas cobradas por la directiva a los comuneros que no asisten corresponden a cinco jornales (S/. 5.00). En setiembre de 1991 se perdonaba la falta a una asamblea solamente si se enviaba la excusa que justificaba la ausencia: “no es falta si se pide permiso”.

291Durante este período se concluyó la campaña de “carnetización” de los socios. Se trataba de carnets diseñados de forma similar a la libreta electoral. Contienen información sobre la residencia del comunero, el número de inscripción en el padrón comunal, aparte de los datos personales, como fecha de nacimiento, estado civil y grado de instrucción escolar. Pariguanás es la única comunidad del distrito que ha otorgado carnets a sus socios. Estos carnets serán necesarios en el futuro para beneficiarse de los servicios que la nueva Central de Comunidades Campesinas de Frías proporcionaría a los miembros de las comunidades campesinas del distrito.

292Continúa organizándose la fiesta por el aniversario de la comunidad, y para disponer de fondos comunales surgió la propuesta de cobrar cuotas a los comuneros de acuerdo a la extensión de tierras que conducen dentro de la comunidad (S/. 0.5 por hectárea, correspondiente en esa fecha a medio jornal).

293Las discusiones en la asamblea comunal reflejan las preocupaciones de los campesinos, incluyendo la organización de las fiestas. Para muchos campesinos en Frías, una fiesta en Pariguanás equivale a una muerte. Hasta hace pocos años, antes de la formación de la ronda, se decía “hubo una muerte, pasó buena la fiesta”. En las vísperas de las velaciones se decidió discutir sobre la venta de primera: “hay una bebezón y pasa una muerte”, expresa el tesorero de la comunidad. Dos años antes, en 1989, durante la fiesta murió un campesino. Después de largas discusiones se determinó que en toda la comunidad no sería permitida la venta de cañazo durante las velaciones, pero podrían organizarse bailes “secos”, aunque muchos presentes argumentaron que “sin primera no habrá baile”. Para garantizar que este acuerdo fuera respetado, todos concordaron que la multa debía ser alta y se fijaba la cantidad en S/. 10.00 (o sea, 1.5 latas de primera).

  • 86 Por ejemplo, un acta de traspaso en la comunidad de Pariguanás: “También el Sr. M. C. va a vender (...)

294En resumen, en la comunidad de Pariguanás la organización comunal ha logrado lentamente constituirse como una institución que garantiza una vida pacífica para los comuneros. El 94% de los comuneros encuestados reconoce la ventaja de una intervención de la asamblea comunal en los casos de traspaso86 de terrenos. Actualmente, para los campesinos de Pariguanás el hecho de ser socio de la comunidad significa “más respeto, más organización, se vive en más armonía, se vive más tranquilo, se vive mejor”.

295Todos los campesinos concuerdan en que la organización comunal debería ser aprovechada para lograr el desarrollo y el progreso de los comuneros. Plantean que la directiva comunal debería asumir nuevas funciones y gestionar programas de apoyo del Estado o de las ONG para tener acceso a la tan deseada “asistencia técnica”, referida sobre todo a programas de mejoramiento ganadero. Del apoyo técnico se espera una contribución al aumento de la productividad y la expectativa en relación al gobierno es mejores precios, a fin de que un buen año agrícola no siga siendo un mal año económico. Para los campesinos de Pariguanás la construcción de la nueva carretera Platanal-Frías es un paso hacia el “desarrollo”.

296Las expectativas de los campesinos respecto del Estado siguen siendo altas, no obstante que las políticas del actual gobierno han tenido fuertes repercusiones para los campesinos de Pariguanás. Entre otras, tenemos que ahora las comunidades no cuentan con créditos y sus hijos ven cada vez más restringidas las posibilidades de encontrar trabajo, aunque sea en forma temporal en la costa. Sorprende que bajo estas circunstancias todavía el 64% de los encuestados opine que “el gobierno” representa los intereses del campesinado.

La ronda campesina de Pariguanás

297En 1991 en todos los sectores de la comunidad de Pariguanás funcionaba un comité de rondas campesinas. Se ha mencionado ya que los presidentes de los comités de ronda de los sectores de Rinconada de Pariguanás, Pariguanás, Chamba, Santa Rosa y El Faique coordinan estrechamente con los directivos de la comunidad. Actualmente, se ha establecido una clara división de funciones entre la directiva del comité de rondas y la directiva comunal. Todos los problemas de tierras son asumidos por la asamblea comunal, pero se pide la presencia del presidente del comité de rondas del sector involucrado.

298Las asambleas de la ronda se organizan con mucho mayor frecuencia que las asambleas de la comunidad; por lo general, se trata de una fecha fija cada mes, puede ser cada primer o último domingo. Los casos solucionados por el comité local de ronda se orientan mayormente a problemas por pleitos entre familiares, chismes, ofensas, daño en las chacras y pequeños robos. Actualmente, la gran mayoría de estas denuncias son solucionadas en el comité local de la ronda; sólo unos pocos casos se remiten a la Central de Rondas Campesinas. No obstante, en noviembre de 1991, durante una asamblea de la comunidad se planteó la necesidad de llegar a una mayor centralización de la organización rondera dentro de la comunidad. El presidente del comité de rondas de El Faique, profesor y ex-vicepresidente de la comunidad, propuso la formación de una Sub-Central de Rondas en el ámbito comunal, propuesta que fue aceptada por los comuneros-ronderos presentes en la asamblea. La meta trazada para esta nueva Sub-Central sería garantizar una coordinación todavía más estrecha entre ronda y comunidad.

V. LA COMUNIDAD CAMPESINA JOSÉ OLAYA DE SILAGUÁ

La reforma agraria en Silaguá

299En un primer momento, la reforma agraria no trajo consigo grandes cambios para los campesinos de Silaguá: salió el administrador y ya no se entregó parte de la cosecha a la hacienda. La única inverna conducida directamente por la hacienda se vendió a un campesino. Los arrendatarios, destajeros y subarrendatarios siguieron trabajando sus tierras en la forma acostumbrada.

300La información sobre el proceso de reforma agraria se difundió lentamente. Los arrieros, los yunganos que venían de Chulucanas y los comerciantes de ganado de la costa traían las noticias de los cambios en el Alto Piura; informaban sobre las tomas de tierras en las primeras haciendas afectadas y sobre el proceso de organización de las cooperativas. También se obtenía información sobre el proceso de reforma agraria, cuando se producían los viajes a la capital del distrito, a unas 3 horas de Silaguá y unas 5 horas de Barranco Blanco.

Del grupo campesino al reconocimiento de la comunidad

301Al igual que en las demás comunidades campesinas de Frías, en Silaguá el proceso de reforma agraria se operativizó a partir de la llegada de “los ingenieros” en 1976. Eran los técnicos del Ministerio que llegaron de Piura para informar sobre los procedimientos que los campesinos tenían que seguir para ser considerados como beneficiarios de la reforma agraria y lograr la adjudicación de las tierras de la hacienda. Los campesinos de Silaguá siguieron las indicaciones de los “ingenieros” y también aquí la primera acción concreta para los arrendatarios y destajeros fue el empadronamiento de las tierras que estaban conduciendo. Esta tarea fue encomendada a los tenientes gobernadores de los diez sectores: Chupicarume, Silaguá, Cahingará, Pilán, Loma de Guabal, Ramada Grande, Ramada Chica, Barranco Blanco, Guanábano Alto y Chililique Alto. El amplio territorio de Silaguá resultó un serio impedimento para el empadronamiento; solamente un reducido número de campesinos se acercó a los tenientes gobernadores para inscribirse.

302En 1978, la formación del grupo campesino incluía la realización de las primeras elecciones entre los arrendatarios. Eligieron a Eduardo L. como presidente del grupo campesino. En este caso, la razón principal para elegir a un campesino que no contaba con grandes recursos económicos, fue la trayectoria de Eduardo L. desde fines de los años sesenta, cuando esta persona se perfila como líder por su actuación en la construcción de la escuela. Hasta comienzos de los años sesenta, los padres de familia que no podían enviar a sus hijos a estudiar en Frías contrataban a un profesor en Silaguá. Eduardo L. impulsó la construcción de una escuela en el pueblo y tramitó la designación de sus profesores. En negociaciones con la administración de la hacienda consiguió el terreno y, posteriormente, organizó con los arrendatarios de Silaguá la construcción del local.

303Cuando el número de alumnos aumentó, Eduardo L. encabezó la comisión que viajó varias veces a Lima para ofrecer al representante de la hacienda, Juan Checa Solari, la casa construida por los arrendatarios para la escuela a cambio de la casa-hacienda que estaba desocupada durante la mayor parte del año. El hijo de Eduardo L. recuerda que durante estas gestiones en Lima la comisión de Silaguá era apoyada por Paulino C, residente en Lima y casado con una silagueña, que trabajaba en el Congreso. Fue Paulino C. quien contactó a L. con algunos parlamentarios piuranos, entre otros con Juan Palacios Pintado. Palacios no solamente los apoyó durante las negociaciones con Juan Checa Solari, sino también en las gestiones ante el Ministerio de Educación.

  • 87 La solicitud elevada al Congreso en 1964 estuvo apoyada por los siguientes parlamentarios piuranos (...)

304Doce años después, en agosto de 1976, un grupo de silagueños residentes en Lima, conjuntamente con Eduardo L. y otros campesinos de Silaguá, organizaron la celebración del aniversario de la creación de la escuela en Silaguá. Lo hicieron en agradecimiento a todos los que habían apoyado a las gestiones exitosas de 1964, “en el Congreso de la República, con la respectiva partida para su funcionamiento, con buena ayuda de los señores parlamentarios piuranos de aquel año” (Programa de la celebración: Archivo Comunal)87. No solamente participaron los residentes de Silaguá y otros frianos en Lima, se invitó también a los parlamentarios piuranos y al prefecto del departamento de Piura. El prestigio adquirido por Eduardo L., su experiencia en cuanto a las gestiones y los contactos que tenía en Lima fueron determinantes para su elección como presidente del grupo campesino.

305El grupo campesino estableció una estrecha coordinación con la Liga Agraria y, cada dos o tres meses, organizaron asambleas para informar sobre el estado de las gestiones en el Ministerio de Agricultura y solucionar algunos problemas internos. A partir de 1979, la directiva del grupo campesino empezó a discutir en las asambleas los traspasos de terrenos y la división de tierras en caso de herencias. En 1980 la asamblea decidió nombrar delegados de los diferentes sectores para garantizar una mejor coordinación dentro del amplio territorio del grupo. En agosto de ese mismo año el número de socios del grupo campesino había aumentado a 351.

306En enero de 1982 el presidente informó a los socios sobre las indicaciones recibidas en Piura. Los grupos campesinos debían “transformarse en cualquier empresa prevista en la legislación de Reforma Agraria, por ser transitorios” (LA-GC: enero 1892). Como propuestas de transformación fueron presentadas a la asamblea la conversión en cooperativa, comunidad campesina o “liquidación del grupo para individualizarse”. Los campesinos presentes decidieron por la transformación en comunidad campesina. Nombraron un gestor y acordaron aportar cuotas para las gestiones posteriores. Además, se determinó actualizar el padrón, descalificando a todos los socios fallecidos y registrando “a todos los campesinos que conducen tierras en el ámbito del Grupo Campesino” (LA-GC: enero 1892).

307También en Silaguá la transformación en comunidad campesina obedeció a factores externos, dispuestos por la legislación agraria. De hecho, pesaron las sugerencias de los encargados del Ministerio de Agricultura que habían optado por impulsar la creación de comunidades campesinas en la sierra piurana.

308No obstante, en Silaguá también existieron factores internos que propiciaron la opción por la comunidad. En la parte baja de Silaguá existía un terreno de mancomún, un fundo denominado El Papayo. En la época del grupo campesino se dieron algunos intentos de cercar parte de estas tierras para venderlas a campesinos de la parte alta —por ejemplo, de Challe Chico— lo que la directiva logró impedir. Además, el grupo campesino de Río Seco, que colinda en la parte baja con las tierras de Silaguá, reclamaba las tierras de El Papayo y los directivos de Silaguá tuvieron que viajar varias veces a la parte baja, a Pampas de Pilán, para deslindar con los campesinos de Río Seco. Las posibilidades legales que ofrecía la transformación en comunidad permitían proteger el mancomún; por lo tanto, esta opción resultaba interesante para los campesinos. La titulación individual no fue considerada en Silaguá y, finalmente, en marzo de 1983, los 391 socios del grupo campesino lograron el reconocimiento oficial de la Comunidad Campesina José Olaya de Silaguá.

Los recursos y la producción

309El territorio de la comunidad de Silaguá abarca una extensión total de 6,920.74 hás. de tierras del predio Pariguanás, adjudicadas en 1983 (Ministerio de Agricultura, Dirección de Catastro, abril 1980; documento en poder de la directiva comunal). Se trata de la comunidad más extensa del distrito de Frías. Según los informes de la Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural, Silaguá cuenta con 493.40 hás. de tierras bajo riego, 4,787.16 hás. de tierras de secano y 1,640.18 hás. de bosques y pastos naturales. La comunidad se encuentra en la parte baja del distrito de Frías, sus tierras se extienden desde 400 hasta 2,200 metros de altura. El centro de la comunidad, el caserío Silaguá, se encuentra a tres horas de camino de la capital del distrito; en cambio, desde los sectores de Chililique Alto, Ramada Grande o Guanábano Alto se requieren más de 5 horas de camino para llegar a Frías.

  • 88 En la sierra de Piura es frecuente que se repitan las toponimias. No sólo existen dos cerros denom (...)

310El territorio de Silaguá colinda al norte con la comunidad de Geraldo y la comunidad de Las Cuevas; esta frontera la constituyen los cerros Orqueta, Pilán y La Silla. El límite oeste es el cerro Ramada o Pilán88, frontera con la vecina comunidad de Río Seco. Al sur y sur-este la frontera de las tierras comunales la determina el río Yapatera y, al este, el cerro Cahingará es el límite con la comunidad de Pariguanás (ver mapa 13).

311Silaguá dispone de la menor extensión de tierras irrigadas entre las comunidades estudiadas. Las aguas para el regadío de las chacras provienen de tres pequeñas quebradas: Pilán en el valle de Silaguá, El Mango y Palo Amarillo. La mayor limitante para el riego es el bajo caudal de las aguas lo que no permite ampliar los sistemas de irrigación. Por otra parte, las tres quebradas son estrechas y sólo permiten el riego de pequeñas playas en los fondos de valle. Los sistemas de regadío son simples y agrupan a un reducido número de regantes en las diferentes tomas.

312Bajo riego se siembra de preferencia caña de azúcar, y la primera que se elabora en el valle de Silaguá es de excelente calidad. También se siembra guineo, café, yuca, camote, frijol de palo, zanahoria blanca (arracacha) y algunos frutales, como naranja y papaya. Todos estos productos son sembrados entre los 600 y 1,400 metros, donde el riego permite también mantener pastos en pequeñas invernas.

Cuadro 24 : Recursos de la comunidad de Silaguá

Cuadro 24 : Recursos de la comunidad de Silaguá

313En los terrenos de temporales en las laderas de los cerros se siembra maíz y, hasta los 1,000 metros, la zarandaja. El maíz se siembra hasta 5 años consecutivos, luego se deja descansar los terrenos entre 3 y 20 años, convirtiéndose en monte. En la parte alta, por ejemplo, en las laderas del cerro Cahingará, entre 1,500 y 2,000 metros, se siembra, pero poco, trigo, arveja y haba. Estas tierras también descansan cuando los campesinos determinan que los rendimientos son bajos. Por lo general, los campesinos de esta zona no emplean fertilizantes: por un lado, por los altos precios y, por otro lado, argumentan que “la tierra se acostumbra a la úrea y después cuando no hay ya no da bien”.

314Silaguá es la comunidad que dispone de la mayor extensión de tierras comunales, de mancomún como son denominadas estas tierras en Frías. El ganado vacuno se mantiene en las pequeñas invernas, en los rastrojos después de la cosecha del maíz o suelto en el monte. Los campesinos de los sectores cercanos al mancomún de El Papayo son los que más se benefician de estos recursos comunales.

315El uso colectivo de los recursos forestales y de los pastos naturales data de la época de la hacienda, cuando los arrendatarios y la hacienda se beneficiaban de la madera y los pastos de El Papayo. Desde fines de los años sesenta la hacienda ya no manifestaba interés por estos recursos que eran aprovechados mayormente por los arrendatarios. Estas tierras comunales se encuentran entre los 400 y 1,000 metros, pero se desconoce su extensión exacta, calculada por los campesinos entre 300 y 1,000 has. Se trata de una zona de bosques naturales donde se encuentra variedades como ceibo (Bombax riuzii), hualtaco (Loxopterygium hauasango), palo santo (Bursera graveloens), chamelico (Celtis), así como papelillo (Bougainvillea spect.) y achupalla (Puya spp.).

316Todos los socios de la comunidad tienen el derecho de soltar sus animales en El Papayo, así como el derecho de utilizar la leña. La directiva de la comunidad ha hecho diferentes intentos orientados a controlar el uso de este único recurso comuna!, proponiéndose limitar el número de ganado que cada campesino lleva a esta zona. Actualmente, los campesinos de mayores recursos ganaderos son los que más se benefician de estas tierras, al igual que los campesinos de los sectores más cercanos. Las tentativas de reglamentar el uso de la madera tampoco han tenido éxito. Hasta ahora la comunidad no ejerce ningún control sobre estos recursos. Como ya se ha mencionado, la adjudicación de estas tierras también fue reclamada por la vecina comunidad de Río Seco, hecho que fue uno de los motivos para el temprano reconocimiento legal de la Comunidad de Silaguá.

317En torno a estas tierras comunales están surgiendo serios conflictos en Silaguá. Lejos de cohesionar a la organización comunal, el manejo del mancomún de El Papayo está generando la división. Los campesinos de Barranco Blanco y Guanábano Alto que, a comienzos de la época de lluvias, llevan sus animales a esta zona por su cercanía, son los que más se benefician de las tierras comunales. En un año de abundantes lluvias el ganado puede permanecer en El Papayo hasta los meses de julio y agosto y después de la cosecha del maíz seco es llevado a los tarayalcs.

318Los campesinos de la comunidad de Silaguá dicen que “todas (las parcelas) tienen su dueño”. Los terrenos son cercados por pircas o cercos naturales. Sin embargo, todavía existe una forma colectiva de uso de los pastos que tiene su origen en la organización de la producción impuesta a los campesinos en la época de la hacienda.

319En los últimos años antes de la reforma agraria, los arrendatarios disponían de los tarayales. Como se trataba de grandes potreros y las diferentes parcelas no estaban cercadas, todos los arrendatarios soltaban su ganado después de las cosechas. Esta forma de aso colectivo de los pastos se mantuvo durante algunos años y, en 1979, todavía se reunían los 18 campesinos de los potreros Sango y Lúcumo para acordar “empastar cuatro reses cada sembrador de maíz, al que no tiene ganado se le pagará mil soles... acuerdan renovar los cercos para evitar los daños” (LA-GC: julio 1979). Actualmente, esta forma de pastoreo colectivo está desapareciendo, la mayoría de las familias campesinas cercó sus parcelas de temporal.

320El uso de mancomún se mantiene mayormente entre los parientes cercanos; es frecuente que todos los hermanos usufructúen en esta forma los pastos sin proceder a la repartición de las tierras de secano. Sin embargo, si la presión sobre las parcelas aumenta, estas tierras también se parcelan. A la vez, en los casos de conflicto, cuyos motivos son de lo más diversos, existe la posibilidad de dividir de las parcelas. En las faldas del cerro Orqueta todavía existe un terreno de mancomún de alrededor de 120 hás. que las familias de los ex-terrasgueros usufructúan en forma colectiva para su ganado.

321La información sobre la diferenciación interna en Silaguá se basa en los datos que contiene el padrón de la comunidad, donde están registradas las extensiones de tierras de cada comunero por sectores, indicando además si se trata de tierras bajo riego o bajo secano. Al igual que en las demás comunidades, la característica más común es la conducción de pocos “lotes”: la mayoría de los comuneros conducen entre uno o dos lotes diferentes.

322En esta comunidad la diferenciación interna es pronunciada y los campesinos pueden conducir entre 0.5 há. bajo riego, como en el sector de Silaguá, y 155 hás. de tierras mayormente de secano, en el sector de Guanábano Alto. En los sectores de Ramada Grande, Ramada Chica, Guanábano Alto y Barranco Blanco, donde la mayoría de las tierras son de secano (se trataba de los antiguos destajos), las extensiones de tierras conducidas por las familias campesinas son mayores que, por ejemplo, en Silaguá donde se dispone de riego (los ex-arriendos).

Cuadro 25: Tenencia de tierras en la comunidad de Silaguá

Cuadro 25: Tenencia de tierras en la comunidad de Silaguá

Fuente: Padrón de Comuneros de Silaguá (1991).

323El acceso a las tierras dentro de la comunidad de Silaguá obedece a los siguientes orígenes:

  1. Haber sido arrendatario o hijo de arrendatario de la hacienda de Pariguanás. Los arrendatarios disponían de diferentes tipos de parcelas, agrupadas mayormente alrededor de la vivienda. Si se trataba de tierras bajo riego, éstas se encontraban cercadas y eran trabajadas durante muchos años seguidos por la misma familia campesina; por eso, en estas tierras se encuentran cultivos permanentes como guineo, caña y café. Por otro lado, disponían de terrazgos, terrenos de temporal para la siembra de maíz, que se encontraban en los potreros de la hacienda y eran aprovechados para el ganado después de las cosechas por todos los terrasgueros. Las diferentes parcelas no estaban cercadas.
  2. Haber sido destajero o hijo de destajero de la hacienda Pariguanás. Estos campesinos disponían de grandes extensiones de tierras de temporal y se dedicaban principalmente a la ganadería y a la siembra del maíz.
  3. Haber sido subarrendatario de un destajero de la hacienda Pariguanás. Los destajeros eran libres para subarrendar tierras a campesinos del mismo Silaguá o de otros caseríos; los subarrendatarios dependían exclusivamente del destajero que recibía el arriendo.
  4. Haber obtenido mediante traspaso89 el terreno de una familia de Silaguá. Durante la época del grupo campesino estos traspasos fueron realizados también con campesinos de otros sectores que no pertenecían al grupo. A partir de 1983, sólo se benefician de los traspasos los socios de la comunidad.
  5. Haber comprado tierras a la hacienda de Pariguanás. En Silaguá sólo un campesino compró una inverna a la hacienda.
  6. Haber arrendado tierras a un ex-destajero o a un comunero que poseía grandes extensiones de tierras de temporal.
  • 90 Se verá a continuación que el arriendo de tierras para cultivo o de pastos está causando serios co (...)

324Algunos de los destajeros que contaban con subarrendatarios han logrado impedir que estos últimos sean empadronados en sus destajos. Ello ha sido posible en la medida que quienes arriendan tierras dentro de la misma comunidad son sobre todo campesinos jóvenes. Adquieren el derecho de trabajar las tierras de secano y luego el ex-destajero utiliza los tarayales para su ganado. Algunos de estos ex-destajeros no residen en forma permanente en la comunidad y poseen además tierras en los alrededores de Frías. También se da la modalidad por la cual campesinos de otras comunidades arriendan pastos en Silaguá90.

325Para la organización de la producción en la comunidad de Silaguá se recurre principalmente al intercambio de fuerzas, “pocos ganan a la plata”, explica un campesino de Chupicarume. En Silaguá también se recurre a las mingas para los trabajos de gran demanda de mano de obra, como son la preparación de las tierras que durante varios años han permanecido en descanso o, en noviembre, la carga de la leña que se necesitará durante el invierno. En Silaguá, como en Pariguanás, los campesinos de mayores recursos recurren a mingas para conseguir la mano de obra necesaria en las tareas relacionadas a la siembra del maíz.

326Las juntas son otra de las modalidades de organización de la producción que se da en esta zona. Un grupo de campesinos acuerda trabajar en forma conjunta las tierras de todos, por ejemplo, durante las labores que se refieren a la siembra del maíz. En este caso, cada campesino acude al trabajo con su propia comida o fiambre, lo que diferencia esta modalidad del intercambio de fuerzas, donde el dueño del terreno asume la alimentación de sus peones. Las juntas son constituidas sobre todo por campesinos de menores recursos.

327Los ganaderos residentes en Frías pagan peones en la comunidad de Silaguá. Contratan a una familia para que se encargue del cuidado del rebaño; esta familia dispone además de la leche para su consumo. Generalmente, estos ganaderos no siembran en sus tierras y a comienzos de la temporada de lluvias llevan sus animales de Frías a Silaguá.

328La mayor parte de la producción agrícola de los comuneros de Silaguá se destina al autoconsumo o, como se dice en el campo, “para el gasto de la familia”. Para abastecerse de los productos de los que la familia no dispone se recurre al trueque con campesinos de otras zonas. Pueden ser los silagueños quienes van en búsqueda de granos a la parte alta o pueden ser los campesinos de Challe Grande, Pariguanás de Los Altos los que bajan a Silaguá para abastecerse de maíz. Esto se dio sobre todo en 1991, cuando la cosecha de maíz en la parte alta fue mala. En Silaguá se intercambia 1 quintal de maíz por 1 quintal de papas, 1 saco de maíz por un saco de frijol bayo o 3 quintales de maíz por 2 quintales de trigo.

Mapa 13: Comunidad campesina de Silaguá

Mapa 13: Comunidad campesina de Silaguá
  • 91 Equivalencias: 1 arroba de maíz = 1 arroba de sal, 2 arrobas de maíz = 1 arroba de arroz; 1 lata d (...)

329Después de la cosecha de maíz llegan a Silaguá los arrieros que vienen de Chulucanas en búsqueda de este cereal. Los campesinos de la zona se abastecen sobre todo de algunos de los productos que traen los arrieros en sus piaras91: sal, kerosene, azúcar y arroz. La primera o el dulce se intercambia o vende dentro de la misma comunidad, ya que no en todos los sectores se dispone de suficiente caña de azúcar para su elaboración. Además, estos productos se suelen llevar a Chulucanas o Frías o son intercambiados por arroz con los arrieros.

330La producción ganadera se destina exclusivamente al mercado. Al igual que en las otras comunidades estudiadas, en Silaguá los comerciantes foráneos son los que vienen desde Chulucanas en búsqueda de ganado. Algunos campesinos tienen la preocupación de organizar la venta del ganado, pues se quejan de las grandes ganancias de los intermediarios: “estos comerciantes en 2 o 3 días ganan 200 o 300 millones. A nosotros nos pagan mal abajo (Chulucanas), no nos conocen, no nos quieren comprar”.

331La intervención directa de la comunidad en el proceso productivo es reducida. Hay que resaltar que la preocupación de la asamblea comunal en la actualidad se dirige casi exclusivamente a la solución de los problemas internos y a la defensa de los recursos comunales. La organización del riego en Silaguá también está a cargo de los delegados de las diferentes acequias. La intervención de la asamblea comunal se da solamente en caso de aquellos conflictos que no pueden ser solucionados entre los regantes o por la mediación del comité de rondas. Como se ha mencionado en el caso de Pariguanás, la solución dispuesta por la asamblea comunal sobre los litigios entre regantes siempre puede ser anulada por el técnico de aguas en Frías.

332La organización comunal no controla el uso de los recursos comunales, más precisamente, no restringe el número de ganado que cada comunero envía a El Papayo. Una excepción se dio en el caso de dos comuneros-ganaderos que no residían en forma permanente en la comunidad; a ellos se les permitió llevar solamente un reducido número de animales a El Papayo.

333La comunidad interviene en el manejo de los pastos de los diferentes potreros de aso colectivo exclusivamente en forma indirecta. En caso de división de las tierras, cuando las diferentes familias no logran encontrar una repartición satisfactoria, se solicita la mediación de la asamblea comunal.

334Como en las otras comunidades, en Silaguá la asamblea comunal también se ha constituido como la institución que garantiza una repartición justa y pacífica de tierras en caso de herencias. A la vez, se encarga de que los traspasos beneficien exclusivamente a los mismos comuneros. La asamblea comunal todavía no logra impedir el arriendo de los pastizales de usufructo familiar a campesinos foráneos y, como se verá, esto originó reacciones radicales entre los campesinos de algunos sectores.

La comunidad campesina de Silaguá

335Eduardo L., presidente del grupo campesino Silaguá desde 1979, continuó como responsable de la directiva de la comunidad hasta 1984. Durante estos años las tareas de la directiva comunal se orientaron casi exclusivamente al empadronamiento de los nuevos socios. La defensa de los terrenos comunales se convirtió en una preocupación constante, puesto que no faltaron los intentos de algunos campesinos de cercar una parte del mancomún para su beneficio individual o para arrendarlo a campesinos foráneos. En tiempos del grupo campesino ya se había optado por descentralizar la organización a partir de la elección de delegados en cada uno de los diez sectores. Los delegados de estos sectores informan de los problemas de las bases y llaman a las asambleas de la comunidad.

336Entre 1985 y 1988 Guillermo B. asume la presidencia de la comunidad. Se trata de un campesino de mayores recursos que, al igual que Eduardo L., fue dirigente del grupo campesino. Durante este período, en reiteradas asambleas la directiva comunal insistió sobre la conveniencia de que las transferencias de tierras se realizaran exclusivamente con conocimiento de la asamblea comunal y en beneficio de los propios comuneros. Como recuerda Artimidoro L., algunos campesinos todavía “hacían los traspasos calladitos, entre ellos y algunos de mala fe, después decían no te he vendido, y allí vienen los problemas”.

337A partir de 1986 la directiva comunal delegó a los presidentes de los comités de ronda la función de velar e informar sobre los traspasos “ilegales”. En la medida que algunos campesinos foráneos seguían usufructuando parte del mancomún en El Papayo, se acordó realizar rodeos para un mejor control sobre estas tierras. Sin embargo, esta decisión no tuvo efecto en los años siguientes.

338La primera obra comunal fue la construcción de la casa comunal que se inició en julio de 1986 y se realizó con el apoyo de todos los sectores. No obstante, uno de los problemas más resaltantes fue la poca asistencia a las asambleas de la comunidad. En los años posteriores la participación de una buena parte de los más de 530 comuneros calificados sólo se producía cuando había que discutir sobre la inversión de los programas de apoyo o cuando los dirigentes de la Liga o funcionarios del Ministerio visitaban la comunidad.

339Al igual que en las demás comunidades, los programas de asistencia en Silaguá (ver cuadro 29) se invirtieron en infraestructura educativa. El dinero se repartió equitativamente entre los 10 sectores. En 1989 se decidió crear un tambo comunal en la sede central de la comunidad. En ese entonces la inflación frustró el intento de los comuneros de Silaguá de organizar el abastecimiento de productos de primera necesidad independientemente de los arrieros y asumir, por primera vez en forma colectiva, la comercialización del maíz. Como en el caso de Pariguanás, Challe Grande y Poclús, estos fondos no fomentaron el desarrollo productivo de la comunidad, pero en Silaguá la directiva administró los fondos de manera transparente y no originó conflicto alguno entre los campesinos.

340A partir de 1989 la presidencia de la comunidad estuvo a cargo de Lizandro C, un campesino con una larga experiencia migratoria en la costa. La inasistencia de los campesinos a las asambleas siguió siendo uno de los mayores problemas para administrar Silaguá de manera eficiente. En aquel año por primera vez se impuso una multa a los campesinos que no asistían, pero no llegó a hacerse efectiva, porque como informa el presidente de la comunidad: “hay que andar mucho”. En cambio, se logró que en el caso de faltas reiteradas las sanciones fueran asumidas por el comité de rondas.

341A partir de ese año se acentuaron los conflictos latentes durante los años precedentes. En todas las comunidades del distrito de Frías se discutía la nueva legislación sobre comunidades dictada por el gobierno de Alan García. Lentamente, se difundió entre los campesinos la norma que prohibía ser comunero calificado en dos comunidades y contar con una residencia estable fuera de la comunidad. La realidad de muchas comunidades, entre ellas la de Silaguá, era que cuando comenzó el empadronamiento de los campesinos el requisito que se les exigía era conducir tierras dentro del territorio comunal. En el tiempo de la hacienda era relativamente frecuente disponer en forma temporal de arriendos en diferentes sectores. En la época del grupo campesino, muchos campesinos optaron por los traspasos, sobre todo para garantizar el acceso a los pastos de sus animales. La solución ideal para este tipo de problema era traspasar las tierras en una comunidad y seguir como comunero en la otra. Pero desde el punto de vista campesino no era posible obligar a un comunero a traspasar sus tierras a otro.

342Esta coyuntura fue aprovechada por un grupo de campesinos del sector de Barranco Blanco para desalojar a dos campesinos calificándolos de gamonales. Se trataba de Tomás R., un campesino de Matalacas que en 1979 había comprado 60 hás. en Silaguá en una transacción aprobada por la asamblea del entonces grupo campesino, y de Rafael J., ex-destajero de la hacienda que conducía 78 hás. en el mismo sector. Ambos campesinos se dedicaban principalmente a la ganadería, cada uno poseía entre 50 y 60 cabezas de ganado. Tomás R. no vive en forma permanente en Silaguá, la mayor parte del año reside en Frías donde también había comprado tierras. Los campesinos de Barranco Blanco ya habían presentado quejas contra estos dos campesinos v, en 1986, la asamblea comunal decidió limitar la cantidad de ganado que, en adelante, R. podría llevar entre los meses de febrero y marzo a las tierras comunales. Finalmente, algunos años más tarde se dio una norma por la cual los “comuneros de otras comunidades que tienen tierras en la comunidad, están prohibidos de aprovechar los pastos naturales del mancomún” (LA-CC: marzo 1989). En cambio, a Rafael J. únicamente se le permitió arrendar pastos en el mancomún.

  • 92 Para conciliar entre ambas fracciones, en diciembre de ese año, la directiva, que estaba a favor d (...)

343En 1989 se agudizaron los problemas entre la comunidad y los campesinos del sector de Barranco Blanco, encabezados por Felipe C. como presidente del comité de rondas. En cada asamblea aparecía una fuerte delegación de este sector exigiendo que R. y L. fueran descalificados. En este contexto, muchos comuneros de Silaguá temían que la descalificación resultara exitosa, pues consideraban que ello crearía un precedente a partir del cual se comenzaría “a botar la gente de sus tierras”. Para muchos Tomás R. tenía el derecho de permanecer en Barranco Blanco por haber comprado: “ha gastado de su plata”. La directiva de la comunidad argumentó que para la descalificación de un comunero se requería la asistencia de dos tercios de los comuneros, de manera que los temerosos podían estar tranquilos en la medida que, hasta esa fecha, no se había producido en Silaguá una asistencia masiva a la asamblea comunal92. La fracción de Barranco Blanco no tuvo éxito en su petición a la asamblea comunal. Cabe anotar, sin embargo, que poco tiempo después los cercos de Tomás R. fueron quemados, y la casa de Rafael J. fue incendiada. En ambos casos el mensaje era el mismo: abandonen las tierras.

344Desde 1991, la nueva directiva de la comunidad, presidida por Artimidoro L. (hijo de Eduardo), siguió buscando una solución al problema entre Tomás R. y “los hermanos C”, que representaban los intereses de la mayoría de los campesinos del sector de Barranco Blanco. La anterior directiva había autorizado a ambas partes para buscar una solución ante el Poder Judicial. Una supuesta amenaza de muerte por parte de los líderes de Barranco Blanco al anterior presidente de la comunidad fue motivo suficiente para que este problema no se siga debatiendo en la asamblea comunal. En enero de 1991, con la presencia del presidente de la Central de Rondas y del gobernador de Frías, parecía que se llegaba a un acuerdo: Tomás R. mostró su disposición a traspasar sus tierras a cambio de S/. 3,500 (US$ 1,500) y en asamblea se determinó que “los que pagan este terreno tendrán acción al mancomún” (LA-CC: enero 1991). Sin embargo, el traspaso no se llegó a realizar. Actualmente, Tomás R., temiendo por su vida y la de su familia, no lleva sus animales a Barranco Blanco y ha optado por arrendar sus pastos a dos campesinos de Pariguanás. Pero los campesinos de Barranco Blanco lograron impedir el paso a los animales de uno de ellos y los animales del otro murieron misteriosamente, sospechándose que fueron envenenados.

345Actualmente la comunidad de Silaguá enfrenta otro problema en el sector de Guanábano Alto, donde fueron invadidas las tierras de un ex-destajo de 155 hás. Estas tierras no sólo son disputadas por los herederos, sino también son reclamadas por los campesinos que durante muchos años trabajaron allí como arrendatarios. Estas tierras son utilizadas en forma temporal como pastos, cuando uno de los herederos lleva su ganado desde Frías a Guanábano Ato. Este incidente se torna cada vez más conflictivo, pues están involucradas las tierras del actual gobernador de Frías, que ha denunciado a campesinos de Guanábano y a Felipe C. ante la fiscalía de Ayabaca.

  • 93 “Que desde el año 1989 venimos siendo atropellados por un pequeño grupo de malos comuneros que han (...)

346A mediados de 1991 la mayoría de los campesinos de los sectores de Barranco Blanco y Guanábano Alto iniciaron los trámites para separarse de la comunidad. Ambas gestiones no fueron aceptadas por los demás comuneros, quienes temían que los comuneros de Barranco Blanco y Guanábano Alto, por su mayor cercanía a los pastos comunales, reclamaran las tierras de El Papayo. Estos hechos fueron denunciados por la directiva comunal ante la Fiscalía de Avabaca93, contando con el apoyo de la Central de Comunidades Campesinas y del gobernador.

347Todos estos conflictos al interior de la comunidad crearon una mayor conciencia acerca de las posibilidades y limitaciones de la organización comunal. Actualmente todos los traspasos se realizan en presencia de la asamblea comunal, que aparece como la organización que resuelve los problemas de herencia. Sin embargo, la situación en esta comunidad sigue siendo tensa. La denuncia ante la fiscalía fue exitosa: se dispuso una orden de captura para Felipe C. y otros dos campesinos. Como la Guardia Civil no estaba dispuesta a exponerse, a fines de 1991 el gobernador propuso en asamblea solicitar el apoyo de la ronda campesina para capturar a estos tres comuneros. Como todos los comuneros-ronderos de Silaguá sabían que Felipe C. se encontraba armado, la asamblea decidió buscar apoyo en otra Sub-Central de rondas para proceder a la captura. La decisión de la Central de Rondas fue no intervenir en un caso que ya había sido presentado al Poder Judicial.

348Actualmente la directiva de la comunidad de Silaguá no puede dedicarse a otras tareas más allá de aquellas que contribuyan a la solución de los problemas expuestos. La pacificación de los conflictos internos aparece como una condición para lograr la realización de planes y acciones orientados a “desarrollar” la agricultura. Mientras tanto, no se logrará mucho en beneficio de los comuneros.

La ronda campesina de Silaguá

349Si se tienen en cuenta los problemas que actualmente afronta esta comunidad, sorprende el hecho que la mayoría de los campesinos opine que “hay más tranquilidad”. Esto indica que en Frías los conflictos fueron muy agudos y que, después de todo, la organización de la ronda campesina ha otorgado a la población una cierta seguridad, que va aumentando conforme pasan los años.

350Actualmente los comités de ronda están organizados en los diez sectores de la comunidad. Las asambleas de directivos convocadas por la comunidad cuentan con la participación de los presidentes de la ronda campesina de cada sector, los tenientes gobernadores y las autoridades municipales. Los problemas arriba mencionados indican que no se ha logrado establecer una coordinación entre la comunidad y las bases de la ronda en Guanábano Alto y Barranco Blanco.

351La asamblea comunal interviene principalmente en los problemas de tierras. Los otros conflictos son solucionados a través de los comités de ronda en los diferentes sectores, cuyas asambleas se realizan mensualmente y tienen una mayor frecuencia que las asambleas de la comunidad. Esta organización agrupa a un menor número de campesinos a nivel de sector, pero se encuentra mucho más cerca de las preocupaciones de las bases que la organización comunal. Las denuncias que recibe la ronda en los últimos años no se refieren al robo de ganado, sino más bien a conflictos entre parejas, pérdidas, daño hechos por los animales, así como a problemas entre regantes.

352Desde mediados de 1989 los diferentes comités de ronda de la comunidad están centralizados en una sub-central. Se busca garantizar una mayor coordinación entre las diferentes bases de ronda y evitar que muchas denuncias sean remitidas a la Central de Rondas (caserío El Común). La coordinación entre la sub-central de rondas y la directiva comunal es estrecha. La organización comunal delega funciones a los diferentes comités de ronda; los ronderos se encargan de velar por la asistencia a las faenas convocadas por la comunidad y organizan los turnos de disciplina en cada evento o asamblea comunal.

VI. RELACIONES EXTERNAS DE LAS COMUNIDADES CAMPESINAS POCLÚS, CHALLE GRANDE, PARIGUANÁS Y SILAGUÁ

Las organizaciones campesinas y los partidos políticos

353Las relaciones entre las organizaciones campesinas y los partidos políticos son poco transparentes. En las comunidades la aceptación de la directiva de una organización campesina depende tanto de su filiación política, de las relaciones de parentesco, del perfil personal de cada uno de los dirigentes, como de la trayectoria del directivo. Las discrepancias políticas entre la directiva de una comunidad y la de una organización campesina en Frías se traducen, por lo general, en el menosprecio de la persona del dirigente, que puede ser acusado de favorecer a sus familiares, de malversación de fondos y, en el peor de los casos, de no deslindar claramente con las posiciones subversivas. Sin embargo, estas contradicciones raramente llegan a involucrar al conjunto de los campesinos. Las personas afiliadas a partidos políticos, los dirigentes y sus familiares son los que, en época de elecciones municipales, generales o gremiales, participan esporádicamente en conflictos violentos, pero en la mayoría de los casos los adversarios políticos y personales se combaten sólo a nivel de chismes.

La Liga Agraria San Andrés de Frías

354La importancia de la Liga Agraria se manifiesta a fines de los años setenta, cuando los problemas de los grupos campesinos eran solucionados por intermedio del presidente de esta institución en coordinación con los técnicos del Ministerio de Agricultura. A mediados de los años ochenta, los directivos de la Liga asumieron una nueva función: durante el proceso de la formación de las rondas campesinas en Frías, se dedicaron casi exclusivamente a redactar reglamentos e impulsar la organización de la Central de Rondas Campesinas de Frías, con sede en El Común. Durante estos años la línea de trabajo de la Liga estuvo determinada por la presencia de profesores afiliados a la Izquierda Unida, independientes o miembros del PUM (Partido Unificado Mariateguista).

355Entre 1985 y 1988, un profesor asume la dirigencia de la Liga. Luego, esta persona siguió apoyando la organización, primero como asesor y, desde 1989, como teniente alcalde. En estos años, la Liga organizó únicamente “convenciones” y “escuelas campesinas”, eventos a los que asistieron sobre todo los dirigentes ronderos. Los problemas de la organización campesina fueron discutidos con la participación de directivos de la FRADEPT (Federación Regional Agraria de Piura y Tumbes), de promotores de CEPESER (Central Peruana de Servicios de Piura) o del SER (Servicios Educativos Rurales de Lima). También se presentaron los nuevos dispositivos legales y se habló de la “la situación nacional”.

356En esta etapa, las únicas acciones de la Liga dirigidas específicamente a la problemática de las comunidades fueron las coordinaciones con los presidentes de grupos campesinos para los trámites referentes al reconocimiento legal como comunidad campesina y algunas pocas “visitas a las bases” para informar de los requisitos necesarios.

357En 1988 la presidencia de la Liga recayó en Valentín L. R., un campesino de Los Altos y, desde 1989, concejal del Municipio de Frías. El trabajo de la Liga se concentró sobre todo en la meseta andina, disminuyendo las relaciones directas con los caseríos y las comunidades de la parte baja. En su plan de trabajo esta dirigencia propuso dar mayor peso a la problemática agropecuaria del distrito, pero las líneas de acción no incluyeron una propuesta específica en cuanto a las comunidades campesinas. Se organizó un programa distrital de vacunación de ganado que no llegó a implementarse por el boicot de algunos campesinos a raíz de diferencias políticas expresadas bajo la forma de chismes. En concreto es el caso de las comunidades Poclús y Pariguanás.

358No obstante esta coyuntura, los directivos de la comunidad de Poclús y los de la ronda participaron en los eventos convocados por la Liga y buscan a sus directivos cuando necesitan “asesoramiento”, pero no los invitan a las asambleas comunales. El rechazo a la actual directiva de la Liga se manifiesta en expresiones como “tenemos que trabajar unidos... no queremos la política” o “lo que daña este país es la política”, conforme lo expresa el presidente de la comunidad de Poclús.

359En Challe Grande los contactos con los directivos de la Liga han sido decisivos y sin su intervención las primeras elecciones comunales hubieran sido mucho más difíciles de organizar. Ellos ayudaron a los campesinos a vislumbrar las posibilidades existentes dentro de la legislación agraria con respecto a las comunidades campesinas. En el período 1989-1990, el cargo de secretario de prensa y propaganda en la directiva de la Liga fue ejercido por un comunero de Challe Grande, que se convirtió en mediador entre las preocupaciones de los campesinos de Challe Grande y los directivos de la Liga Agraria. Actualmente la relación entre las directivas sigue siendo estrecha. En enero de 1991, la comunidad invitó al presidente de la Liga para la juramentación de la nueva directiva comunal. La coordinación permanente entre la Comunidad de Challe Grande y la Liga Agraria se basa además en relaciones de parentesco: el vicepresidente de la Liga, encargado de la problemática de la parte baja del distrito, y el presidente de la comunidad son familiares.

360Los campesinos de Pariguanás contribuyeron directamente a la formación de la Liga en 1978, cuando siendo aún grupo campesino eligieron a dos representantes que asistieron al evento donde se eligiría al presidente de la Liga y aportaron con cuotas. En aquel entonces se registró en el Libro de Actas: “los compañeros del Grupo Campesino manifiestan afiliarse a dicha Liga porque es una organización representativa del campesinado” (LA-GC: octubre 1978). En los años siguientes surgieron algunas diferencias entre los directivos de la Liga Agraria y el grupo campesino de Pariguanás: el presidente del grupo campesino sintió cada vez mayores interferencias entre su autoridad y la de la Liga. Este hecho fue una de las razones del paulatino distanciamiento entre Liga y grupo campesino.

361Sin embargo, en 1985, cuando un grupo de profesores y dirigentes campesinos vinculados a Izquierda Unida decidieron reorganizar la Liga Agraria en torno al proceso de formación de la ronda campesina, algunos dirigentes de Pariguanás también participaron como delegados. Como ya se ha mencionado, Marcial M. asumió un papel decisivo como dirigente del grupo campesino y de la comunidad campesina. Él se fue identificando cada vez más con el Partido Aprista y, entre 1988 y 1990, fue elegido regidor como miembro del APRA. Pocos meses más tarde, como presidente de la comunidad campesina sugiere a los socios “no dejarse engañar por profesores infiltrados que con interés político nos hacen mucho daño y lo único que hacen es dividirnos... no nos dejemos engañar por estos elementos politiqueros” (LA-CC: junio 1986). Este mismo año, cuando se organizaron asambleas de la Liga Agraria, los campesinos de Pariguanás no participaron “porque sólo se trataba de una emboscada política de Izquierda Unida a la que invitaron sólo a las rondas campesinas de la parte alta que no son bases legales de la Liga Agraria” (LA-CC: junio 1986).

362Los programas de apoyo a las comunidades campesinas creados durante el gobierno de Alan García, pero también las gestiones frente a funcionarios del Ministerio de Agricultura, de filiación aprista, son el origen de la mayor identificación de algunos dirigentes comunales con este partido. Esto explica por qué, a mediados de 1986, una fracción aprista encabezada por los directivos de la comunidad de Pariguanás organizaron elecciones para formar una nueva Liga Agraria, cuya presidencia asumió Rolando L., comunero de Pariguanás. En ese entonces, también participaron directivos de Challe Grande y Cuicas. En Pariguanás se elogió “la obra de progreso del Dr. Alan García Pérez” y se sugirió que “no hagan gestiones políticas sino por el Ministerio de Agricultura que nos han apoyado siempre” (LA-CC: julio 1986). Durante los años siguientes, esta organización paralela no tuvo mucho éxito entre la mayoría de los campesinos frianos, que siguieron coordinando con la antigua Liga Agraria.

363La actual directiva de la comunidad de Pariguanás no coordina acciones con la Liga Agraria; no obstante, algunos comités de ronda se dirigen a esta organización para gestionar su apoyo a las escuelas campesinas en las bases de las rondas. Para los directivos de la comunidad, el hecho que el actual presidente de la Liga sea militante del PUM es un motivo suficiente para rechazar acciones conjuntas y tratar de desprestigiar, a nivel personal, a algunos de los directivos de la Liga.

364Actualmente las visitas de los directivos de la Liga a la comunidad de Silaguá son poco frecuentes, sin embargo, los directivos de la comunidad se dirigen a Frías para buscar apoyo y asesoramiento a través de esta institución. Además, se gestiona a través de la Liga la visita de los dirigentes de la FRADEPT. Los directivos y comuneros de Silaguá consideran que la filiación política de la Liga no interfiere en la relación entre ambas organizaciones. La presencia de los dirigentes de Silaguá en los eventos organizados por la Liga Agraria es constante.

Cuadro 26: Encuesta Liga Agraria de Frías

Cuadro 26: Encuesta Liga Agraria de Frías

Fuente: Encuesta a comunidades (1991).

365En síntesis, se puede constatar que la Liga Agraria realiza pocas acciones específicas dedicadas al fortalecimiento de las comunidades campesinas de Frías. Una de las razones sería que desde 1988 los directivos más activos de la dirigencia, es decir, el presidente y el vicepresidente, no pertenecen a una comunidad campesina. Por otro lado, los directivos de esta institución prefieren las coordinaciones con las rondas, por haber surgido “desde las bases”. En tercer lugar, el PUM es el partido que más influye actualmente en las acciones y los discursos de los dirigentes de la Liga. Por ello es que la confianza de la que goza la Liga Agraria entre los campesinos y dirigentes de Challe Grande y Silaguá no se establece a nivel partidario, más bien se sustenta en el prestigio adquirido al apoyar a la comunidad y en las relaciones de parentesco entre algunos dirigentes. En Pariguanás y en menor escala en Poclús, donde la filiación partidaria de los directivos es más marcada, la relación con la actual dirigencia de la Liga no es estrecha.

La Federación Regional Agraria de Piura y Tumbes: FRADEPT

366Desde 1989 dos campesinos frianos desempeñaron cargos en la FRADEPT. Ambos son pequeños propietarios del caserío de El Común, con una trayectoria como dirigentes a nivel distrital en la Liga Agraria y, a nivel local en su comité de ronda. Ellos son Arístides Z., vicepresidente de la Liga Agraria de Frías en 1988, y Horacio D., vicepresidente de la nueva dirigencia de la Liga. Quienes recurren a la federación en Piura solamente son las autoridades, sean comunales o ronderas, que se dirigen a la FRADEPT para recibir ayuda en caso de problemas, asistencia legal y cualquier tipo de “asesoramiento”. En los eventos organizados por la federación en Piura participan exclusivamente los directivos, que al término de las reuniones regresan a su comunidad con folletos y material de información. El conocimiento de la federación es escaso entre los campesinos (ver cuadro 27).

Cuadro 27: Encuesta FRADEPT

Cuadro 27: Encuesta FRADEPT

Fuente: Encuesta a comunidades (1991 ).

367En el caso de los comuneros de Poclús, no se puede sostener que la filiación política de los directivos de la federación influya en la relación con esta base. Para los campesinos de esta comunidad, la FRADEPT demostró su capacidad para solucionar conflictos internos en el contexto de los problemas surgidos a raíz del cambio de la directiva comunal entre 1988 y 1989. Se contó con la presencia de Miguel Huertas, en aquel entonces presidente de la FRADEPT, que exigió “la renuncia irrevocable” del presidente de la comunidad (LA-CC: abril 1989), apoyando a la mayoría de los comuneros. Otra forma de presencia de la federación se dio en 1991, cuando entre los comuneros de Poclús existió una gran inseguridad sobre la nueva legislación agraria: los representantes de la FRADEPT fueron invitadados para proporcionar información al respecto.

368En comparación con las demás comunidades estudiadas, en Silaguá la existencia de la FRADEPT está más difundida. No solamente Tomás R. sino también la fracción de Barranco Blanco se han dirigido a esta institución en búsqueda de asesoramiento. La actual y la anterior directiva de la comunidad han invitado a los dirigentes de la federación a las asambleas comunales, pero hasta diciembre de 1991 no se había realizado ninguna visita a esta base.

369En el distrito de Frías, a partir de octubre de 1991, surgieron fuertes controversias en torno a los resultados del VII Congreso de la FRADEPT y, sobre todo, en relación al llamado a boicotear estas elecciones por parte de algunos directivos de la Central de Rondas, que por razones políticas optaron por no asistir al congreso. En cambio, los campesinos de Challe Grande y de Silaguá optaron por elegir a sus delegados y participar en el Congreso en Piura. Para los campesinos que viajaron a Piura, este evento significó una buena ocasión para el diálogo y el intercambio de experiencias con los miembros de otras comunidades.

370Horacio D., de El Común, vicepresidente de la Liga Agraria desde noviembre de 1991, fue elegido como miembro de la nueva directiva de la FRADEPT, hecho que seguramente estrechará las relaciones entre los directivos de la comunidad de Challe Grande y la federación. La mayor preocupación de los campesinos de Challe Grande es la titulación, que esperan lograrla con el respaldo de la FRADEPT en el gobierno regional. Por su parte, los campesinos de Silaguá esperan que la nueva directiva de la FRADEPT les brinde el apoyo necesario para solucionar los conflictos entre la comunidad y los campesinos de Barranco Blanco.

371En Pariguanás, las coordinaciones entre la comunidad y la FRADEPT han sido muy esporádicas. En 1985, los delegados de la comunidad participaron en la “Primera Convención Departamental de Rondas Campesinas” organizada por este gremio campesino; sin embargo, los campesinos consideraban que el Ministerio de Agricultura es la mejor instancia de apoyo.

372En octubre de 1991, la asamblea comunal discutió la participación de delegados de la comunidad y de los diferentes comités de ronda en el VII Congreso de la FRADEPT. La asamblea decidió enviar cuatro delegados al Congreso. Después de largos debates se acordó, además, apoyar a estos delegados con viáticos. Sin embargo, no todos los delegados llegaron a participar en el Congreso, pues la directiva de la Central de Rondas Campesinas había logrado convencer al presidente de la comunidad acerca de la inutilidad del Congreso. Es de suponer que la directiva de Pariguanás, en un futuro cercano no coordinará acciones con la FRADEPT, no obstante, las cordinaciones sí podrían darse a nivel de comité de ronda campesina.

373Finalmente, las posibilidades de que en el distrito de Frías la organización campesina se polarice o no en torno a las diferentes posiciones respecto de la FRADEPT depende de los dirigentes de la liga, de la central de rondas y de la central de comunidades. Hasta fines de diciembre de 1991 no se había llegado a establecer un diálogo entre las diferentes fracciones. Ambos bandos se acusan mutuamente de “hacer política” y emplean la estrategia de desprestigiar al enemigo político a nivel personal. Las discrepancias políticas siguen manifestándose en forma de chismes, ofensas personales o violencia física, al mismo tiempo que a través de relaciones clientelistas se busca aliados en las organizaciones de base.

La Central de Rondas Campesinas de Frías

  • 94 Para el trabajo de la Central de Rondas ver Huber 1992:234-238.

374La Central de Rondas Campesinas de Frías es la organización centralizadora de todas las bases de la ronda. Fue creada en 1985 a iniciativa de los directivos de la Liga Agraria y de algunos profesores afiliados a diferentes partidos de Izquierda que reconocían el potencial político de una organización más cohesionada (Hubet 1992:209-210)94.

375Para los comuneros de Poclús, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá, la Central de Rondas es la instancia a la cual se recurre en los casos de conflictos no solucionables a nivel de base y a nivel de sub-central. Otra función importante es el asesoramiento en cuanto al funcionamiento de la ronda en cada base, que implica aspectos como la redacción de las actas, la organización de las asambleas y del servicio de rondas, así como la discusión sobre los “castigos”. Los directivos de la Central consideran que cada juramentación de una nueva directiva de un comité de ronda, es una ocasión para dar pautas a los ronderos. La actual directiva ha decidido, además, visitar periódicamente a las más de 90 bases afiliadas. La organización de eventos con la participación de directivos de la FRADEPT o de promotores de las ONG son menos frecuentes. Una de las nuevas tareas que se ha planteado la Central de Rondas es dar una mayor atención a las preocupaciones de las campesinas, promoviendo su participación.

376Durante los últimos años la Central de Rondas Campesinas se convirtió en la organización de mayor prestigio en el distrito de Frías. Ello ha sido posible a pesar de las diferencias políticas surgidas en 1991 entre los directivos de la Liga y Ronda Urbana que criticaban a los directivos de la central. En setiembre de 1991, estas contradicciones se hicieron públicas en un evento organizado por la Ronda Urbana de Frías y la Liga Agraria, donde instaron a los directivos de la central a responder a las críticas relacionadas con la administración de un camión recibido en julio de 1991 por la Central de Rondas. El presidente de la Liga justificaba así la necesidad del encuentro: “estamos para discutir, errar es humano, la verdad es dulce, crítica es autoeducación”; mientras que el presidente de la Ronda Urbana afirmaba: “la ronda no pertenece a ningún tinte político ni religioso... tenemos que estar preparados para que no entre Sendero Luminoso”. En sus intervenciones, la gran mayoría de los delegados campesinos de las bases de ronda o de las comunidades campesinas rechazaron “la política y el divisionismo” e hicieron llamados a la unidad, pero la controversia entre las organizaciones ha seguido vigente.

377El prestigio de la Central de Rondas se basa en el trabajo realizado por sus directivos y su asesor, el profesor Gabriel Córdova Jiménez, actual alcalde del distrito. Las críticas a la central vienen sobre todo de algunos dirigentes ronderos de Los Altos y se fundan en diferencias políticas. Cabe mencionar que la influencia de la Central de Rondas y Comunidades Campesinas de la Micro-Región Andino Central es mucho más pronunciada en esta parte del distrito, lo que ha generado una mayor politización entre los campesinos de Los Altos. La mejor organización de los ronderos de Los Altos (Huber 1992:233), se expresa en la participación masiva de sus miembros en todo tipo de “eventos”, donde son significativas las intervenciones de las mujeres.

378La mayoría de los conflictos que son llevados a la central tienen que ver con problemas que no pudieron ser solucionados a nivel del comité de ronda de base. Por lo general, se trata de problemas de tierras entre pequeños propietarios, causados por venta o por herencia. Los directivos cada vez más insisten en que, si se trata de comunidades campesinas, los acuerdos deben ser tomados en asamblea comunal. Durante los últimos años, las denuncias remitidas a la central han disminuido considerablemente. Para un campesino de Poclús, Challe Grande, Pariguanás o Silaguá que ha sido denunciado a la ronda, la posibilidad de que su caso sea llevado a la central es una amenaza que lo obliga a buscar un acuerdo aceptado por ambas partes en la misma base, pues en la central se castiga con más severidad. Ello se debe, en parte, a la necesidad de evitar que cualquier “problemita” llegue a este nivel, donde si hay una gran cantidad de denuncias las asambleas mensuales podrían tener una duración de 16 horas continuas, desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la mañana siguiente.

379La relación entre la comunidad de Pariguanás y la Central de Rondas Campesinas ha sido estrecha desde sus inicios, en 1985, porque la presidencia de la Central de Rondas estuvo a cargo de directivos de la comunidad de Pariguanás. En 1985, el primer presidente de la central, Marcial M., era presidente de la comunidad de Pariguanás. En 1988, la presidencia de la central pasó a Ernesto M., que también asumió cargos en la directiva comunal y durante varios años fue teniente gobernador. Actualmente la presidencia de la central ha sido asumida otra vez por Marcial M. Lo peculiar de esta relación se ha expresado en el hecho que la comunidad de Pariguanás ha sido una de las pocas comunidades con presencia masiva en los eventos organizados por la central.

380Para los campesinos de Silaguá, la Central de Rondas ha sido de suma importancia cuando se iniciaron los problemas en Barranco Blanco y Guanábano Alto. La formación de una sub-central, que agrupa a los diez comités de ronda de la comunidad, surgió a partir de la iniciativa de los propios directivos de la Central que buscaba de esta manera, una solución interna de los problemas de esta comunidad. Desde el inicio de los conflictos en Silaguá los dirigentes de la Central visitaron repetidas veces las bases de ronda a fin de llegar a un acuerdo satisfactorio entre ambas partes. Hasta fines de 1991 las intervenciones de la Central de Rondas no habían logrado tener éxito.

La Central de Rundas y Comunidades Campesinas de la Micro-Región Andina Central

381En octubre de 1990, en el distrito de Chalaco, se organizó la “Primera Convención de Rondas y Comunidades de la Micro-Región Andina Central” a la cual asistieron un total de 650 delegados. Del distrito de Frías participaron 50 campesinos, mayormente dirigentes ronderos de la meseta andina y algunos dirigentes de la Liga y de la Ronda Urbana. La iniciativa de la organización de esta central la tomaron los dirigentes campesinos ligados al PUM. En la estrategia discutida por los directivos del PUM, la formación de esta nueva Central se realizaba con miras al próximo Congreso de la FRADEPT, buscando perfilar a uno de sus dirigentes, Carlos López Jiménez. En noviembre de 1991, López fue elegido presidente de la Central de Rondas y Comunidades de la Micro-Región Aidino Central. Los directivos de esta central se propusieron coordinar y supervisar los diferentes provectos de desarrollo que serían realizados en el ámbito de la microrregión, a fin de garantizar que las necesidades de las bases tengan prioridad.

  • 95 Un campesino de Las Pircas en Los Altos, como secretario de Rondas Campesinas, y uno de Frías, com (...)

382La presencia de dos dirigentes del distrito de Frías en la junta directiva de la central95 no implicó la realización de acciones concretas en beneficio de los campesinos de la parte baja del distrito, por lo menos hasta diciembre de 1993. Por lo demás, la mayoría de los campesinos no conocía la existencia de esta nueva central.

383En realidad, la noticia acerca de la nueva central se difundió entre los directivos de todas las comunidades. En Pariguanás, sin embargo, la dirigencia no estaba dispuesta a coordinar acciones con esta organización por razones de índole política. En cambio, la negativa de los dirigentes de las otras comunidades se basaba exclusivamente en razones geográficas: los dirigentes comunales del distrito de Frías realizan todas sus gestiones en Piura, Chulucanas y, excepcionalmente, en Ayabaca. Los viajes a Chalaco son poco frecuentes y la red vial no favorece la comunicación entre Frías y Chalaco.

La Central de Desarrollo Integral de las Comunidades Campesinas de Frías

  • 96 Junto con las trece comunidades campesinas del distrito de Frías, también se asociaron a esta cent (...)

384La Central de Desarrollo Integral de las Comunidades Campesinas es la organización de más reciente formación en Frías. Se constituyó el 16 de agosto de 199196 a raíz de la preocupación de muchos dirigentes campesinos, profesores y funcionarios de entidades estatales con respecto a la organización comunal. Desde fines de 1991, esta nueva central se dedicó principalmente a organizar la comercialización de productos agrícolas: maíz y frijol bayo. Las gestiones realizadas desde esta organización se han orientado sobre todo al fortalecimiento de la relación entre las comunidades y las entidades del Estado (Ministerio de Agricultura, de Salud, Región Grau) para conseguir el fínanciamiento de ptogtamas de desarrollo.

385No obstante su corta existencia, el 52% de los pocluseños encuestados la conocen. En setiembre, la central organizó una campaña de vacunación del ganado vacuno en las comunidades. Actualmente existen grandes expectativas respecto a esta organización, cuyos directivos coordinan estrechamente con la Central de Rondas Campesinas, pero no con la Central de Rondas y Comunidades Campesinas de la Micro-Región Andina Central (Chalaco) ni con la Liga Agraria San Andrés de Frías y tampoco con la nueva directiva de la FRADEPT. Para explicar este comportamiento, los dirigentes aducen motivos políticos.

386También en Challe Grande se generó gran expectativa respecto de esta central. De hecho, la instalación de un molino de granos en la capital del distrito beneficiará a los campesinos, que ahora tienen que recurrir a molinos particulares en Frías. Los directivos de la central, conociendo la problemática de esta comunidad, coordinan con el representante de las organizaciones campesinas en la Asamblea Regional para agilizar los trámites de titulación de Challe. Cabe mencionar, al respecto, el comportamiento del presidente de la Central de Comunidades, Rolando L., de filiación aprista, quien ha tratado de convencer a los directivos de las comunidades de que las gestiones por intermedio de la FRADEPT no serán exitosas, sugiriendo más bien coordinar con el representante de las organizaciones campesinas de la región Grau. Para lograr su objetivo este dirigente no necesita mencionar lemas de su partido en su discurso. Curiosamente, la gran mayoría de los dirigentes expresa: “no queremos la política”, pero esta “política” siempre se refiere a la de los demás. Es de suponer que los dirigentes de la comunidad utilizarán todos los canales existentes para lograr la titulación de Challe: coordinarán con la federación y con un representante del gobierno regional, a la vez, tratando de no involucrarse en controversias políticas.

387Como la presidencia de esta nueva central todavía está a cargo del secretario de la comunidad de Pariguanás, no sorprende que en esta comunidad el 100% de los encuestados en setiembre, pocos meses después de la formación de la central, estén informados sobre esta organización. Aquí también hay grandes expectativas. Se espera que la central pueda organizar efectivamente la comercialización de los productos agropecuarios, canalizar fondos y gestionar “provectos” en beneficio de Pariguanás. La mayoría de los campesinos de Pariguanás considera que esta organización es independiente y sin tinte político, lo cual refuerza las expectativas, pues para ellos “la política” ha sido hasta ahora una traba para el trabajo en beneficio de las comunidades.

388En Silaguá también se conoce acerca de la creación de esta organización, a pesar de su corta existencia. Los directivos de la Central de Comunidades orientan a los dirigentes de la comunidad para que no realicen las gestiones a través de la FRADEPT, sugiriendo más bien la coordinación con el gobierno regional. Como se ha mencionado en el caso de Challe Grande, también en Silaguá lo más probable es que los directivos, para lograr la solución de los conflictos internos, aprovecharán todas las instancias existentes, independientemente de los contenidos políticos que ellas tengan.

Las comunidades y el gobierno local

  • 97 Gabriel Córdova Jiménez fue uno de los profesores que trabajó intensamente en la formación de la r (...)

389Aunque el agente municipal es el representante del municipio en la comunidad, el actual alcalde Gabriel Córdova Jiménez97 no coordina exclusivamente a través de esta autoridad, sino principalmente a través del comité local de rondas. En las comunidades de Podéis, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá no existen problemas entre los diferentes tipos de autoridades, y el agente municipal, además de ejercer su función, puede asumir un cargo en la directiva comunal o en la ronda.

390La buena relación entre las comunidades y el alcalde no se basa en relaciones partidarias. El perfil personal de Córdova Jiménez y su trayectoria dentro de la organización convencen a los campesinos que “es un buen alcalde”. Si bien algunos de los directivos y comuneros, sobre todo de Poclús y Pariguanás, son apristas, hasta ahora no han surgido contradicciones con este alcalde que es de izquierda.

391El gobierno local no tiene programas específicos en relación a las comunidades campesinas. La falta de recursos restringe las acciones o programas de apoyo que el municipio de Frías puede realizar. Por lo general, el apoyo es canalizado a nivel de caserío o de sector, por ejemplo, a través del Programa de Vaso de Leche o de la contribución en la construcción de locales escolares en los caseríos. En octubre de 1991, la Central de Rondas Campesinas y el Municipio organizaron el “II Encuentro de la Mujer Campesina en El Común”. El municipio buscaba fomentar la mayor participación de las mujeres en la organización campesina y capacitar a las responsables del programa de vaso de leche.

392Los campesinos de Pariguanás, Challe Grande y Silaguá consideran que la obra de construcción de la nueva carretera en el valle de Yapatera, desde Platanal a Frías, iniciada por el actual alcalde, constituye un gran adelanto en la medida que facilitará la comunicación con Piura y permitirá una mejor comercialización de los productos.

Las comunidades y el Estado

393Las relaciones más estrechas y determinantes entre las cuatro comunidades y el Estado se establecen a través de la legislación sobre comunidades campesinas. La Ley de Comunidades es una de las referencias más importantes para el funcionamiento interno de comunidades como éstas, que no cuentan con un sistema de normas tradicionales para regir el comportamiento entre los comuneros. Sin embargo, algunos de sus dispositivos son interpretados por los campesinos según “las costumbres”, o sea, según la realidad específica de Frías. En el caso de Poclús, este hecho dio origen a dos tipos de comuneros: residentes y eventuales.

  • 98 Los comuneros de cada caserío proponen una terna de candidatos al gobernador del distrito, que el (...)

394El teniente gobernador es el representante del Estado en el nivel local. Según lo dispone la Ley de Comunidades Campesinas98 los comuneros intervienen en su designación proponiendo a las personas que, en su opinión, pueden desempeñar ese cargo. En Poclús, el teniente gobernador ejerció un papel importante en la coordinación de los traspasos durante el tiempo del grupo campesino y, en los años posteriores, asumió varios cargos en la organización comunal y en la directiva de la ronda. Una de las funciones de mayor importancia de esta autoridad sigue siendo la de proporcionar certificados en caso de venta de ganado. Durante los inicios de la formación de la ronda campesina, se presentaban frecuentes conflictos entre los ronderos y el teniente gobernador; actualmente, sin embargo, el teniente es parte de la ronda y puede, incluso, asumir la presidencia de un comité.

395Si bien la presencia del Estado en la comunidad se da básicamente a través de la legislación sobre comunidades campesinas, los comuneros y directivos acuden a intermediarios para interpretar las leyes y normar el funcionamiento interno. En Challe Grande, Silaguá y Poclús recurren a las organizaciones campesinas, la Liga Agraria y la FRADEPT, y en Pariguanás a la Central de Rondas. Los eventos organizados a nivel distrital también son aprovechados para trasmitir las posibilidades y limitaciones de la legislación agraria. El desconocimiento de las vías legales es considerado como la causa de los conflictos internos de Challe Grande, donde los comuneros manifiestan que no debieron haber permitido el empadronamiento individual de los recursos forestales.

396Desde la organización del grupo campesino y, posteriormente, durante el proceso de reconocimiento comunal, los representantes de las comunidades coordinaron estrechamente con los funcionarios del Ministerio de Agricultura y la Corporación de Desarrollo (CORPIURA). Entre 1987 y 1988 la discusión en las asambleas comunales se centró fuertemente en torno a los programas de asistencia otorgados por el gobierno de Alan García. Como se ha indicado, estos programas fueron de escaso provecho para los comuneros. Es más, llevaron a que las comunidades establecieran relaciones de tipo paternalista con algunos representantes del Estado, lo que en la comunidad de Poclús, en 1992, sería aprovechado para gestionar la donación de un camión.

397La legislación agraria ha favorecido a los campesinos de las cuatro comunidades con la adjudicación de tierras, pero las otras formas de presencia del Estado se han hecho cada año más débiles. No obstante, los campesinos mantienen expectativas respecto del Estado, lo cual es sorprendente si se toma en cuenta la generalizada desatención en la que se encuentran los sectores campesinos, especialmente los serranos. No hay que olvidar que hace 25 años, a través de la Reforma Agraria, el Estado inició la transformación más significativa en la zona de Frías. Un alto porcentaje de los comuneros encuestados opina que “el gobierno o el gobierno regional” representan los intereses del campesinado. A la vez, la falta de créditos apropiados, los altos precios para los insumos agrícolas, los bajos precios para los productos agropecuarios, la mala atención dispensada por los funcionarios del Estado son objeto de numerosas críticas.

Cuadro 28 Encuesta: Comunidades y Estado (en%)

Cuadro 28 Encuesta: Comunidades y Estado (en%)

Fuente: Encuesta a comunidades (1991).

Las comunidades y las ONG

398El trabajo de las organizaciones no gubernamentales de desarrollo, ONG, en Frías se inició después de las lluvias de 1983, cuando la Central Peruana de Servicios (CEPESER) comenzó su trabajo en el distrito. Esta institución, sin embargo, no ha realizado hasta ahora acciones directas en beneficio de las cuatro comunidades. En julio de 1991, el Centro de Desarrollo Comunal (CEDEC), una pequeña ONG formada por el anterior alcalde de Frías, en ese entonces también a cargo de la oficina zonal de la Micro-Región en Frías, presentó propuestas de trabajo con las comunidades de Poclús y Pariguanás. Estas comunidades elaboraron provectos de reforestación y un comedor popular a la espera de obtener el financiamiento a través del CEDEC.

  • 99 En todas las comunidades estudiadas, un alto porcentaje de campesinos se manifiesta a favor de los (...)

399Desde 1989, cuando dejan de existir los programas estatales de asistencia comunal, aumenta considerablemente el interés de los campesinos en los “provectos” de desarrollo promovidos por las ONG. Pero también se escuchan críticas al trabajo de los “centros”, principalmente por parte de los dirigentes distritales, que temen que los centros aprovechen su trabajo de desarrollo para imponer sus tendencias políticas. En las comunidades que enfrentan problemas internos, Challe Grande y Silaguá, el interés por el “desarrollo” está en segundo plano; las acciones se concentran básicamente en la solución de estos conflictos. En Pariguanás se nota una tendencia a elaborar “proyectos”. En Poclús99 los comuneros encuestados opinan que la comunidad se debería dedicarse a “trabajos de desarrollo, trabajos de progreso, trabajos en beneficio de la comunidad”.

VII. RESUMEN

400Como ya se ha mencionado en la introducción, la sierra de Piura no presenta las características “andinas” en su desarrollo histórico y en las condiciones ecológicas. Teniendo en cuenta ese hecho, una de las interrogantes centrales de este trabajo se refiere a la funcionalidad de la comunidad campesina en la sierra de Piura, es decir, a las potencialidades de una organización comunal entre un campesinado que organiza su producción, primordialmente, a nivel individual; que se considera “socio” de una comunidad y, a la vez, propietario de los terrenos que conduce al interior de ella.

401Los elementos sustanciales que determinaron los diferentes aspectos de la consolidación de la organización comunal en las cuatro comunidades de Frías son, por un lado, el pasado del comunero como antiguo arrendatario de hacienda y, por otro, las condiciones ecológicas favorables para las actividades agropecuarias, que no demandan la conducción de diferentes ciclos agrícolas ni una planificación minuciosa del uso de la mano de obra. La condición de antiguo arrendatarios determinó y determina hasta hoy en día las formas de uso de la tierra; las reducidas extensiones de tierras comunales o mancomún también tienen su origen en esta época. Las tierras comunales en Silaguá y Poclús son, en su mayoría, de uso forestal y durante el tiempo de la hacienda fueron explotadas solamente en forma marginal. En cambio, en Challe Grande, los terrenos forestales no se han convertido en tierras comunales, pues en la época del sistema de hacienda, fueron utilizados para abastecer de madera tanto al hacendado como a los arrendatarios. Aquí el recurso bosque adquiere un mayor valor por encontrarse en la cercanía de Los Altos, una región que se caracteriza por la falta de árboles. El desconocimiento de este hecho por parte de la gran mayoría de campesinos de Challe Grande fue lo que permitió a un reducido número de campesinos, proceder al empadronamiento individual de estas tierras y conducir este recurso. La inexistencia de tierras comunales en el ámbito de la comunidad de Pariguanás se explica a partir de que todas las tierras fueron conducidas directamente por la hacienda o por los arrendatarios. La forma de conducción de las tierras en esta comunidad también tiene su origen en el pasado: se trata de un reducido número de parcelas concentradas alrededor de la vivienda campesina, que no son otra cosa que los antiguos arriendos en la hacienda.

  • 100 FOCCAN: Fondo de Apoyo a Comunidades Campesinas y Nativas, que a partir de 1988 se denominó FONDEC (...)
  • 101 Fuente: Banco de Datos CIPCA.

402La condición de antiguo campesino dependiente de una hacienda se expresa, además, en patrones organizativos poco articulados y en una falta de instituciones sociales para intervenir en la solución de conflictos. En este contexto, la organización de las rondas a mediados de los años ochenta constituyó una respuesta campesina a esta carencia; mientras que, la organización de las comunidades fue el resultado de modelos impuestos desde el Estado. Desde la perspectiva de los campesinos, la comunidad tuvo sentido durante el gobierno de Alan García, cuando el reconocimiento comunal permitía el acceso a líneas de apoyo (FOCCAN, FONDEC) y a créditos (FODRUP)100. Estos fondos se invirtieron en la construcción de locales comunales y escuelas, así como el establecimiento de tambos comunales. La inexperiencia y la ausencia de asesoramiento de parte de los organismos responsables ocasionaron numerosos problemas de gestión a los dirigentes comunales. Los montos recibidos durante 1986 y 1987 hubieran permitido la realización de pequeños “proyectos” de desarrollo, en cambio, los fondos de 1988 fueron insignificantes: 820 USS. Además, la hiperinflación, afectó una buena parte del dinero que se había recibido en 1986 y 1987 y que no fue utilizado en su totalidad. Recordemos que en Piura la inflación acumulada durante 1988 llegó a 1,408% y a 1,942% en 1989101.

Cuadro 29: Fondos y créditos recibidos por las comunidades entre 1986 y 1988 (en US $)

Cuadro 29: Fondos y créditos recibidos por las comunidades entre 1986 y 1988 (en US $)

Fuente: Libro de Actas de las comunidades; Documentación de la Oficina Microregional en Frías.

403Si bien el otorgamiento de fondos de apoyo fue un estímulo para la conformación de las comunidades campesinas, estos fondos no permitieron un mayor desarrollo productivo en Frías. Se convirtieron, más bien, en una de las fuentes de conflicto al interior de las comunidades, como fue el caso de Poclús y Challe Grande. Sin embargo, hay que subrayar que las directivas posteriores lograron que la organización comunal ejerciera una mayor fiscalización.

404La débil articulación de la organización comunal y la falta de mecanismos de sanción para hacer cumplir sus acuerdos se deben parcialmente a las condiciones ecológicas que requieren de una reducida interdependencia entre los productores. Para la organización de la producción se emplea mayormente la mano de obra familiar. En este contexto, las relaciones recíprocas o fuerzas son una expresión de la débil integración de los campesinos al mercado y de la falta de recursos monetarios. Se trata de campesinos que organizan su producción y disponen de “sus” tierras sin que la organización comunal interfiera directamente en el proceso productivo. Al mismo tiempo, las comunidades campesinas de Frías ejercen un control poco articulado sobre el usufructo de las tierras comunales. Los mecanismos que permiten el acceso a estos terrenos son poco elaborados. La existencia de bosques y pastos naturales comunales no ha conllevado a la consolidación de la organización comunal; en consecuencia, la comunidad cuenta con pocos mecanismos para garantizar que los acuerdos tomados sean respetados por el conjunto de comuneros. El proceso de compraventa de tierras es un hecho frecuente, al interior de la propia comunidad y en las comunidades vecinas. Se trata de consolidar terrenos en diferentes zonas para garantizar el acceso de la familia a recursos escasos pastos o bosques.

405Los campesinos que asumieron la directiva comunal jugaron un rol importante en el proceso de consolidación de la organización comunal. De ellos dependió en buena parte el funcionamiento comunal en los primeros años, ya que los campesinos no asumieron el rol fiscalizador que les correspondía a través de la asamblea comunal. En este aspecto, solamente Silaguá contó con un líder campesino elegido por su trayectoria de lucha: Eduardo L., que ya durante los años sesenta ya había asumido gestiones en favor del conjunto de arrendatarios. En las demás comunidades, los campesinos delegaron las funciones inherentes a la administración comunal al grupo de campesinos de mayores recursos económicos. Recién en los últimos años, después de varias experiencias de conflicto interno (Challe Grande, por ejemplo), los cargos empiezan a ser asumidos por jóvenes campesinos que se perfilaron como líderes a través del servicio a la comunidad.

406Si bien la organización comunal fue un modelo impuesto por el Estado, que no respondía a las expectativas de titulación individual de la mayoría de los campesinos, desde la perspectiva de los propios campesinos, esta opción, finalmente, fue una adecuada a las necesidades locales y aceptada como la forma más fácil y menos costosa de obtener la adjudicación definitiva de las tierras. Por otro lado, la legislación sobre comunidades campesinas constituye el marco de referencia para el funcionamiento interno de la comunidad. Sin embargo, en caso de surgir contradicciones entre los dispositivos legales y las necesidades locales, éstas se resuelven según “las costumbres”. El modelo de comunidad campesina no es percibido como un sistema rígido y limitante; los campesinos lo asumen y modifican según sus necesidades y procuran evitar altos niveles de conflictividad. Durante los últimos años la organización comunal ha evolucionado cada vez más hacia el cumplimiento de funciones normativas que regulan el mercado de tierras. En este aspecto, aunque no interviene directamente en el proceso productivo, la organización comunal al garantizar un bajo nivel de conflictividad, crea las condiciones para la producción. Por ello es que la ronda campesina ha cumplido una función de singular importancia dentro del proceso de consolidación de las comunidades campesinas.

407En consecuencia, aunque las comunidades campesinas de Frías no tienen una marcada influencia en el proceso productivo, sí aportan en la descentralización de la toma de decisiones a nivel local. La organización comunal se ha convertido en una instancia de administración de los conflictos internos, sobre todo en los casos de transferencias de tierras, sea por venta o por herencia. Y no sólo es una instancia más eficiente que las entidades del Estado, sino también más barata.

Notes

1 El 63% de las comunidades serranas del departamento fueron reconocidas después de 1969, y de éstas el 56% obtuvo el reconocimiento legal durante el gobierno aprista (1985-1990).

2 A continuación se adoptará la designación empleada en Frías y se denominará a las comunidades: Poclús, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá.

3 Estos terrenos serían los que fueron adscritos al pueblo de indios de Frías: “En el pueblo de Frías se redujeron siete u ocho pueblos, indios serranos de Chinchachora y los indios yungas que quedaban de Yapatera reunidas con los de Serrán y, como lo veremos más adelante, los de Sóndor. Parece que en el común de San Andrés de Frías se redujeron los indios yungas, del valle de Piura, que quedaban” (Hocquenghem 1989:84).

4 Entre 1964 y 1968 los campesinos de Frías recibían por un saco de maíz entre S/. 500.00 y 1,000.00, “según escasez o abundancia” (Córdova Aguilar 1969:144).

5 La mayor parte de la sección Altos de Pariguanás fue parcelada entre los años 1963 y 1964.

6 Hasta los años cincuenta, los trabajos exigidos a los campesinos bajo la forma de arriendo con pensión duraban una semana al mes. Se trabajaba en la construcción de cercos, en los rodeos o en los mandos, que consistía en llevar carga desde la hacienda a Piura. Estos trabajos hoy en día son considerados una modalidad de pago del arriendo habitual; durante esos años “era costumbre”.

7 En la hacienda Pariguanás, como destajos se arrendaron sobre todo las tierras de reducido uso agrícola; terrenos de secano con fuertes pendientes. Frecuentemente, los destajeros subarrendaban una parte de estas tierras.

8 Representante de la Sociedad Agrícola y Ganadera Pariguanás, cuyas acciones estaban mayormente en manos de la familia Checa Eguiguren y de sus descendientes.

9 “Antes las tierras eran pagadas. Muchos no tenían como pagar los arriendos, pero no los echaban, demoraban a veces hasta 2 o 3 años. El administrador daba prórroga”.

10 Un campesino recuerda que a fines de los años cincuenta su padre tenía que vender cuatro toros para pagar el arriendo de su destajo de aproximadamente 150 hás.

11 El último es un caso especial: un pequeño número de campesinos de Frías trató de formar un grupo campesino para convertirse en beneficiarios de los terrenos de un campesino rico, cuyos numerosos hijos ya no radicaban en el pueblo y que, por lo tanto, arrendaba parte de sus tierras. Si bien este grupo campesino aparece en el cuadro 16 (FRÍAS), no entró en función y la adjudicación de estas 100 hás. no llegó a realizarse, porque el dueño decidió distribuir los terrenos a sus herederos.

12 En 1992 un grupo campesino todavía seguía en vigencia en los caseríos Arenales, Pechuquiz y Florecer, territorio de la ex-hacienda Altos de Pariguanás. La mayoría de los campesinos no están a favor de la organización en comunidad campesina; se consideran propietarios de las tierras que conducen sin contar con los títulos respectivos.

13 Naranjo actualmente es un sector de la Comunidad San Andrés de Cuicas que colinda con la Comunidad Campesina de Poclús.

14 También se dieron invasiones en el sector de Cuicas, ahora Comunidad Campesina San Andrés de Cuicas. La ocupación de las tierras en este sector fue violenta y originó serios conflictos entre los campesinos.

15 El “archivo” de la comunidad está incompleto y no se encuentran documentos sobre esta fase de la historia de la organización de los campesinos.

16 La nieta de Ricardo Alvarado cuenta así la historia de su abuelo: “Vino la montonera. Hay que ir a esconderse lejos, van a matar, decía la gente. Mi abuelo era malgeniado, peleaba mucho. Mientras no mataba a un cristiano, no se contentaba”. Ricardo Alvarado decidió “matar a los que venían a matar al hacendado Eduardo Reusche”; después el hacendado le puso a la hacienda, en señal de agradecimiento, el nombre “Ricardo Alvarado de Poclús”. López Albújar (1936:200) relata estos acontecimientos explicando que: “A raíz de la lucha que sostuvieron por la presidencia los generales Iglesias y Cáceres, los secuaces del primero idearon, para distraer las fuerzas del segundo, mover a todas las comunidades de la República, haciéndoles creer que debían levantarse en armas y acabar con todos los hacendados, repartiéndose los fundos. En Piura, principalmente, tuvo esta propaganda gran efecto. Se levantaron 800 indios de las comunidades de Santo Domingo, Chalaco y Pacaipampa, de la provincia de Ayabaca”.

17 Gran parte de la primera documentación de Poclús se ha perdido, sobre todo los documentos referidos a la época en la que eran un grupo campesino. Ello se debe a un conflicto entre los comuneros y el primer presidente de la comunidad. Este último no entregó varios documentos a la nueva junta directiva.

18 “Art. 161.- Las Comunidades Campesinas y Nativas tienen existencia legal y personería jurídica. Son autónomas en su organización, trabajo comunal y uso de la tierra, así como en lo económico y administrativo dentro del marco que la ley establece. El Estado respeta y protege las tradiciones de las Comunidades Campesinas y Nativas. Propicia la superación cultural de sus integrantes”.

19 En lo referente a la organización comunal como posibilidad para la solución interna de los problemas, es necesario analizar la estrecha relación que se da en Poclús entre la organización comunal y la organización de la ronda campesina. Análisis que se hará más adelante.

20 “Dos propósitos sumamente claros han inspirado la tarea: Primero, reconocer a las comunidades campesinas y nativas ‘su organización histórica y democrática, la fuerza de sus autoridades y su capacidad para construir el futuro’, tal como lo proclamó el Presidente Alan García en un mensaje a los comuneros del país. Se trató de ir en la busca de la identidad nacional que tanta falta nos hace para dejar de ser sólo promesa y posibilidad, como lo dijo Basadre, y convertir a la fuerza telúrica y el poder de la raza andina en elan del Proyecto Nacional que reivindicará a los verdaderos, ancestrales, dueños del país.
Segundo, se trata también de forjar un nuevo rumbo histórico, reconociendo a las comunidades como células básicas de la democracia... Células básicas que abandonan su carácter tradicional de ser sólo tributadores para convertirse en sujetos de gasto, de decisión y desarrollo autónomo. En suma, descentralizar el poder desde la base misma de la sociedad andina, de la población rural que se encarna en las comunidades campesinas y nativas a lo largo y ancho del país” (Morales la Torre 1988:13). Así presenta Javier Tantaleán Arbulú, en ese entonces director del INP, las metas de los diálogos entre los presidentes de comunidades y el presidente de la República.

21 Una excepción son los potreros de Maray, El Tuno y El Guayabo. El uso de estos terrenos será explicado más adelante.

22 Córdova y Bernex de Falen (1980) mencionan 3 hás.

23 Hay que señalar que, de las cinco comunidades estudiadas, el padrón de los comuneros de Poclús es el mejor organizado y más exacto. La nueva inscripción de los comuneros se ha iniciado en noviembre de 1989 por parte de la nueva dirigencia comunal que había encontrado demasiadas irregularidades en el antiguo padrón.

24 Estos comuneros conducen un total de 1,788.50 hás. Según informó el presidente de la comunidad, hasta setiembre de 1991 alrededor de 25 campesinos todavía no se habían inscrito en el nuevo padrón.

25 En esta comunidad, las invasiones y las ventas posteriores de las tierras invadidas son la razón por la cual se diferencia entre comuneros hábiles o residentes y comuneros eventuales, lo que será discutido mis adelante.

26 En octubre de 1991 se realizó el traspaso de una inverna en Poclús, de una extensión de “poco más de 1 hectárea”. Se ha pagado 1,500 nuevos soles, que corresponden al precio que se paga en Frías por seis toros de unas 25 arrobas de peso cada uno.

27 Lote es utilizado como sinónimo de terreno en el padrón de la comunidad.

28 En el distrito de Frías no se cultiva la alfalfa para el mantenimiento del ganado.

29 En setiembre de 1991, un peón que trabajaba “a la plata" recibía un jornal de S/. 1.00 (una botella de primera = S/. 0.5, una libra de arroz = S/. 0.4, un pasaje Frías-Chulucanas = S/. 3.50), además de las tres comidas: desayuno, almuerzo y merienda.

30 El desayuno consiste en 4 ó 5 tortillas o tamales de mote con queso y 2 tazas de café. Como almuerzo se sirven 2 mates de sopa de menestras y arroz o fideos o 2 mates de arroz con trigo pelado. La merienda es “cosa seca”, yuca con arroz que reemplaza al queso, también puede ser tamales o tortillas con queso y café. Solamente durante las labores relacionadas con la siembra de maíz se sirve un plato especial: “para la siembra de maíz comemos gallina”.

31 En Frías la expresión peón no solamente es utilizada cuando se trata de mano de obra remunerada, sino también para denominar la mano de obra recíproca, las fuerzas.

32 “Ya me han dado estofado, ya no voy a estar cobrando la fuerza”, explica una comunera.

33 La venta del ganado no obedeció únicamente a la necesidad de dinero; los animales empezaron a morir, lo que es explicado por la supuesta “envidia” de los vecinos, es decir, por brujería.

34 En octubre, un campesino de Frías había arrendado la taraya para 20 reses en Poclús; por los dos meses y medio pagó S/. 100. Prefirió arrendar los pastos que vender algunos de sus animales por los malos precios que se pagaba en ese tiempo: sólo S/. 16 por la arroba de peso del ganado en pie.

35 En el potrero de Maray siembran unas 28 familias, en El Tuno son 22 familias, y en El Guayabo, 10 familias.

36 Generalmente se calcula la cantidad de ganado que se permite pastar en el potrero en base a la extensión de tierras que ha sembrado la familia campesina. El campesino que ha sembrado 2 latas de maíz o de trigo tiene el derecho de mantener dos animales en el potrero.

37 El teniente gobernador de Poclús informa que como vio que algunos directivos de la comunidad habían llevado una mayor cantidad de animales de la que les hubiera sido permitido pastar en el potrero, no se pudo plantear la organización del rodeo

38 De las comunidades estudiadas, únicamente en Poclús los campesinos se califican como comuneros.

39 El Estatuto Especial de Comunidades Campesinas (D.S. 37-70-AG), promulgado en 1970 durante el gobierno militar del general Velasco Alvarado, define a las comunidades campesinas: “La Comunidad Campesina es una agrupación familiar que poseen y se identifican con un determinado territorio y que están ligados por rasgos sociales y culturales comunes, por el trabajo comunal y la ayuda mutua y, básicamente, por las actividades en el agro” (Art. 2.).

40 En una encuesta realizada en setiembre de 1991, el 75 % afirma que no sabe si su comunidad tiene un reglamento interno.

41 La información referida a la organización comunal se basa, por un lado, en los documentos de la comunidad, especialmente en el Libro de Actas (LA-CC) y, por otro, en entrevistas con los directivos y ex-directivos y en conversaciones informales con los comuneros.

42 Para esta línea de crédito estaba previsto un plazo de reembolso de hasta 15 años, con 5 años de gracia y una tasa de interés anual de 2.5% (Folleto de Información sobre los programas de FOCCAN y FODRUP de la Micro-Región Andina Central, Oficina Local Frías, 1986). Hasta diciembre de 1991 la comunidad de Poclús no había iniciado el pago de este crédito (ver cuadro 29).

43 En 1988 el programa de asistencia a las comunidades (anteriormente llamado FOCCAN) cambia de nombre y es denominado FONDEC (Fondo Nacional de Desarrollo Comunal de Asistencia Directa).

44 El Art. 5 de la Ley de Comunidades Campesinas define la condición de comunero: “Son comuneros calificados los nacidos en la comunidad, hijos de comuneros y las personas integradas a la comunidad. Para ser ‘comunero calificado’ se requieren los siguientes estatutos:
a) Ser comunero mayor de edad o tener capacidad civil;
b) Tener residencia estable no menor de cinco años en la comunidad;
c) No pertenecer a otra comunidad; y
d) Estar inscrito en el Padrón de la comunidad; y,
e) Lo demás que establezca el estatuto de la comunidad.
Se considera comunero integrado:
a) Al varón o mujer que conforme pareja estable con un miembro de la comunidad; y,
b) Al varón o mujer, mayor de edad, que solicite ser admitido y sea aceptado por la comunidad.
En ambos casos, si se trata de un miembro de otra Comunidad, deberá renunciar previamente a ésta” (subrayado, K.A.).

45 En total, 57 campesinos miembros de otras comunidades trabajan tierras en Poclús: 19 pertenecen a la C.C. San Andrés de Cuicas (caseríos: Cuicas, Putagas, Naranjo y La Cría) y 38 a la C.C. J.C. Mariátegui de San Jorge (caseríos: San Jorge y La Loma de San Jorge).

46 “En consecuencia el Estado: Respeta y protege los usos, costumbres y tradiciones de la Comunidad. Propicia el desarrollo de su identidad cultural” (inciso d. del Art. 1. de la Ley de Comunidades Campesinas, D.L. 24656; subrayado K.A.).

47 La siembra de dos latas (un almud) de semilla de maíz corresponde a una parcela de una hectárea.

48 Encuestados los campesinos con respecto a las sanciones que se deberían dar a los comuneros que no respetan los acuerdos de la asamblea comunal, el 89% opina que en estos casos se debe pagar una multa; el 7% propone que se debe avisar a la ronda campesina para las sanciones necesarias y el 4% piensa que éstas no serían necesarias.

49 Se trata de I/. 500,000.00 por una hectárea de riego y de I/. 300,000.00 por hectárea de secano (LA-CC: mayo 1991). En ese entonces, una botella de primera costaba I/. 300,000.00.

50 Entre setiembre y noviembre de 1991 se realizó una encuesta en cuatro comunidades campesinas de Frías: en las comunidades de Poclús (POC), Challe Grande (CHA), Pariguanás (PAR) y Silaguá (SIL). La única condición que debían cumplir los campesinos encuestados era la de ser de jefe de familia y comunero, sino fueron elegidos al azar. Se encuesto al 10% de los comuneros inscritos en el padrón de las cuatro comunidades, aplicando la encuesta en todos los sectores de cada comunidad.

51 Todos los entrevistados han sido comuneros hábiles, es decir, residentes en la comunidad, que no poseen parcelas fuera de ella. Una decisión así, obviamente, les favorecería. En este caso, sigue siendo decisiva la posición de los directivos, que no quieren enfrentamientos entre comuneros hábiles y eventuales.

52 Preocupación que se manifiesta entre los campesinos de la comunidad de Challe Grande.

53 Ver los trabajos de Huber 1991, 1992 sobre la formación de la ronda campesina en la sierra de Piura y las posibilidades creadas a través de esta nueva organización.

54 Se ha elegido al Comité de Rondas de Poclús como ejemplo para presentar la relación entre comunidad y ronda campesina. También en Maray existe un comité de rondas, cuyo funcionamiento es similar al de Poclús. En setiembre de 1991, los ronde-ros de Maray estaban terminando la construcción de un local, “la comunal”, para las asambleas de los comuneros=ronderos del sector. En caso de necesidad el presidente de la comunidad asiste a las asambleas del Comité de Rondas de Maray.

55 Estos son: presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, dos vocales, secretario de derechos humanos, secretario de prensa y propaganda, secretario de deportes, secretario de disciplina, secretaria de asuntos femeninos y 3 jefes de grupo.

56 Entre febrero de 1989 y diciembre de 1990 el Libro de Actas del Comité de Rondas de Poclús contiene 25 “actas de arreglo” que se llevaron a cabo solamente entre las partes en conflicto y algunos directivos. En este tiempo la ronda, además, convocó a dos asambleas que contaron con una mayor participación.

57 Las asambleas de la ronda de Maray se organizan cada último domingo del mes para permitir la presencia de los directivos de la comunidad, en caso sea necesario.

58 Las obligaciones que los campesinos asumen con los diferentes comités de ronda, en muchos casos, son realmente difíciles de cumplir. Veamos, por ejemplo, el caso de Pancho L., que conduce tierras en El Común, Maray, Frías, Pueblo Nuevo y en San Antonio de Matalacas. Esta afiliado al comité de ronda de Pueblo Nuevo; pero tiene que cooperar con los ronderos de Maray, donde participa en las faenas de “la comunal”, y también en Frías, donde colabora en el servicio de ronda durante las fiestas. En cambio, su aporte a los comités de El Común y de San Antonio de Matalacas es irregular y mediante cuotas.

59 Decreto Supremo No. 008-91-TR, del 12.2.91.

60 Ministerio de Agricultura: PIAR Frías-Pacaipampa “Proyecto de Cambio de la Modalidad de Adjudicación del G.C. San Martín de Challe Grande No. 037-3-I en Empresas Individuales”; mayo 1987 (manuscrito en poder de la directiva comunal).

61 Es el caso de campesinos que se describen como “gente que tenemos para el día y no para sacar el título individual”.

62 Documento con fecha del 7.11.1979 en poder de la directiva comunal.

63 El deslinde entre la comunidad de Challe Grande y la comunidad de Pariguanás no estaba definido claramente hasta fines de 1991.

64 En Frías cuando se pregunta a un campesino si su caserío pertenece a una comunidad, por lo general, la respuesta es afirmativa; recién cuando se insiste preguntando por las autoridades comunales, se obtiene la respuesta: “somos comunidad privada”

65 De los 112 socios inscritos, solamente se dispone de información sobre las hectáreas que conducen 107 campesinos. Generalmente, ellos afirman ser socios de la comunidad; raramente se escucha la expresión comunero. La extensión de los diferentes lotes se basa en las mediciones realizadas por los topógrafos, mientras que los campesinos calculan la extensión de las tierras a base de la semilla requerida.

66 En la época del grupo campesino la conducción máxima fue de 263 hás. en posesión de un sólo campesino; sin embargo, este campesino y cuatro más no están empadronados en la comunidad. Se trata de un grupo de campesinos de Silincho, que quiere impedir la titulación de la comunidad. Esto explica que la tenencia de la tierras en la comunidad sea menos desigual que al interior del grupo campesino (ver cuadro 21).

67 Cusha = floja.

68 En Challe Grande, a diferencia de Poclús, en el transporte de leña a fin de año, no solamente participan en la minga campesinos dueños de toros sino también aquellos que tienen caballos Los troncos, además, pueder ser cargados al hombro entre dos campesinos. También, las mujeres participan en estas mingas.

69 Durante el período 1989-1990 algunos de los directivos de la Liga Agraria también habían asumido cargos en la Central de Rondas Campesinas de El Común.

70 Este comunero, empadronado con 3 hás. bajo riego, representaba los intereses de los comuneros pobres. La mayoría de los dirigentes en Challe son “muchachos” y tienen alrededor de 30 años: “todos deben servir y los jóvenes deben ir aprendiendo”, explica el actual vicepresidente de la comunidad. Al respecto, hay que tener en cuenta que buena parte de los campesinos mayores son analfabetos.

71 Tomando en cuenta la información del padrón comunal, este hecho explica que la diferenciación interna sea menos pronunciada. No se inscribieron 5 campesinos que controlan en total 628 hás. o sea, terrenos entre 58 y 263.5 has. cada uno (Padrón de tierras de los socios del Grupo Campesino San Martín de Challe Grande, 1987).

72 Al igual que en Poclús, las transferencias de tierras son denominadas traspasos; pero aun cuando se insiste en que el pago se efectúa por las mejoras, se trata de una venta que se realiza bajo ciertas normas: el derecho preferencial de los vecinos, la exclusión de los que no son comuneros y el control comunal.

73 Un ejemplo de arreglo de linderos es el siguiente: “Comienza por la cabecera con un palo negro y sigue línea recta de bajada a pasar por la raíz de un Lúcumo y sigue de bajada curbando por una seja y llega a topar a una seja de una Chilca y sigue a pasar por un espino de Tululuque v sigue de bajada por una ondura línea recta y sigue de bajada a topar a una sequia y sigue de ladera por encima de la sequia a topar con el Señor Pascual M.” (LA-CC: 1 de mayo 1991).

74 El Archivo de la Comunidad de Pariguanás es el mis completo de la zona. En la mayoría de las comunidades estos primeros documentos se han perdido. Una razón de su conservación es que la dirigencia en esta comunidad estuvo a cargo de Marcial M. como presidente del grupo campesino (1978-1985) y presidente de la comunidad (1985-1987), que no surgieran conflictos con las directivas posteriores.

75 En Pariguanás, al igual que en otras comunidades estudiadas, los campesinos no miden la extensión de sus tierras en hectáreas, sino en la cantidad de semilla que emplean para cada parcela. La conversión en hectáreas fue realizada por el secretario de la comunidad, tomando en cuenta las siguientes equivalencias: 1,500 plantas de yuca = 1 hectárea; 1 almud de trigo = 1 hectárea.

76 En el padrón de tierras de Pariguanás, un “lote” se define por los linderos con las tierras de otros comuneros calificados. Dentro de estos lotes pueden encontrarse varias parcelas de riego y/o de secano, con diferentes cultivos. Todas ellas están ubicadas en forma nucleada, por lo tanto pertenecen a una misma zona ecológica.

77 En la asamblea comunal se recurre al padrón para preguntar a todos los vecinos allí mencionados, y cada uno de ellos tiene la posibilidad de manifestar su acuerdo o desacuerdo. Por lo general, las explicaciones son las siguientes: “no avanzo a comprar, está bien que entre don...”

78 El intercambio de primera por trigo es más favorable si se calcula en términos monetarios o, como se dice en la zona, “a la plata”. Vendiendo 3 latas de primera se obtendría S/. 21; en cambio, para comprar 1 saco de trigo se tendría que pagar S/. 26, además del gasto que significa el flete.

79 En Frías el ganado es tasado por peso que se mide en arrobas. Un buen toro puede tener más de 20 arrobas. En noviembre de 1991 la arroba se pagaba a S/. 16.00 (= US $ 17.00). Cabe mencionar otros precios como referencia: un saco de maíz: S/. 10.00; 1 pasaje de Frías a Chulucanas en camión: S/. 3.00; un ciento de dulce: S/. 12.00.

80 Marcial M. se ha empadronado con 30 hás. bajo riego, que comprenden tres invernas y un potrero de cultivo. Además es el mayor ganadero de la comunidad.

81 Es significativo que todavía en 1986 los directivos de la comunidad emplean la expresión “subarrendatarios” que data de la época de la hacienda, cuando los campesinos eran denominados arrendatarios.

82 No se consideran aquí las faenas de limpieza de los caminos y del cementerio que, como en años anteriores, fueron realizadas a nivel de sectores, siendo convocadas por los tenientes gobernadores del caserío y, posteriormente, en coordinación con el comité de ronda.

83 A fines de 1991 el tractor seguía en Chulucanas, no había podido ser alquilado por la falta de medios económicos de los campesinos en esta zona, que ya no recibían créditos del Banco Agrario. Todavía no se ha podido determinar qué comunidad recibió el arado correspondiente al tractor de Pariguanás. En la comunidad se sigue buscando un camino para vender el tractor e invertir este dinero en algo útil.

84 El acta se realiza en el terreno de litigio, en presencia de ambas partes y de los directivos que realizaron una “inspección ocular”: “Se comprometen también a partir de la fecha no seguir perturbando en ningún sentido, por un lado, se comprometen a hacer uso de un solo camino que es usado para entrada y salida de su casa, por otro lado, se comprometen a no hacer daño de ninguna especie con los animales, aclarando que amarrará los chanchos (...) Se les hizo saber que debe respetarse la propiedad en todo sentido, por ejemplo, no debe tocarse ningún palo de leña sin permiso del respectivo dueño (...) Caso de incumplimiento, cien mil (S/. 100,000.00) se paga a la tesorería de la comunidad” (Libro de Arreglos, Pariguanás: jimio 1986).

85 Si bien el primer artículo del “Estatuto Interno” determina que la comunidad es la única propietaria de las 3,800 hás. adjudicadas, José Castillo, ex-presidente de la comunidad, explica que cada campesino dispone de sus tierras según su decisión. Esto significa que durante un traspaso los “dueños” determinan la cantidad de dinero que recibirán por sus tierras. El rol de la comunidad se limita a controlar que los compradores sean comuneros, no dispone de los mecanismos para impedir el acaparamiento de tierras, ni interviene en la fijación de precios.

86 Por ejemplo, un acta de traspaso en la comunidad de Pariguanás: “También el Sr. M. C. va a vender un terreno diciéndoles a los colindantes L., estos señores dicen que si están interesados en comprar el terreno. El precio está pactado en cinco mil millones. El Sr. R. L. se resuelve en darles esta cantidad de los 5 mil millones, dando un plazo de un mes para poder juntar el dinero. El señor R. L. dice que le va a dar 1 mil millón y los cuatro mil millones serían a plazo de un mes. También otro colindante el S. J. A. dice que cuando se haga la venta los llamen para ver situaciones del cerco” (LA-CC: mayo 1989).

87 La solicitud elevada al Congreso en 1964 estuvo apoyada por los siguientes parlamentarios piuranos: Juan Palacios Pintado, Ramón Abasolo Rázuri, Carlos B. Cedano, Juan Aldana González y Luis Carnero Checa.

88 En la sierra de Piura es frecuente que se repitan las toponimias. No sólo existen dos cerros denominados Pilán, también son muy frecuentes en esta zona nombres como Portachuelo, Naranjo, Sapce, Cerro Negro.

89 También en Silaguá se habla de traspasos y de pago de mejoras, pero todos concuerdan que en realidad se trata de ventas de tierras.

90 Se verá a continuación que el arriendo de tierras para cultivo o de pastos está causando serios conflictos al interior de la comunidad.

91 Equivalencias: 1 arroba de maíz = 1 arroba de sal, 2 arrobas de maíz = 1 arroba de arroz; 1 lata de maíz =12 libras de arroz; 2 quintales de maíz = 1 lata de kerosene. El alza de los precios significa que las equivalencias se tornan cada vez más desfavorables para los campesinos de la zona. Son cada vez menos los campesinos que están dispuestos a intercambiar maíz por arroz.

92 Para conciliar entre ambas fracciones, en diciembre de ese año, la directiva, que estaba a favor de no descalificar a los dos comuneros, propuso la aprobación del “Reglamento Interno” de la comunidad. La idea era aprobar las normas que de ahí en adelante determinarían el funcionamiento interno de la comunidad, previendo la manera de evitar futuros conflictos. Uno de los puntos aprobados se refiere a la pérdida de la condición de comunero calificado y determina como motivo “fijar residencia estable en otro lugar”. Sin embargo, las normas de este “Reglamento Interno” no fueron puestas en práctica y, a fines de 1991, el 93% de los comuneros encuestados no sabían de su existencia.

93 “Que desde el año 1989 venimos siendo atropellados por un pequeño grupo de malos comuneros que han creado el odio y el divisionismo enfrentando a los comuneros de los sectores de Barranco Blanco y Guanábano Alto de nuestra comunidad, a tal punto de existir enfrentamiento entre comuneros habiéndose presentado peleas con armas con resultado de personas heridas de gravedad y también se han producido invasiones de tierras, usurpación de propiedad, trayendo consigo la destrucción de cercos, muerte de ganado y destrucción de bosques naturales” (copia de una parte de la denuncia presentada ante la Fiscalía de Ayabaca, 4 de noviembre de 1991).

94 Para el trabajo de la Central de Rondas ver Huber 1992:234-238.

95 Un campesino de Las Pircas en Los Altos, como secretario de Rondas Campesinas, y uno de Frías, como secretario de Producción Agrícola y Pecuaria.

96 Junto con las trece comunidades campesinas del distrito de Frías, también se asociaron a esta central la comunidad campesina de Arrendamientos (distrito de Lagunas), la comunidad campesina Geraldo Lúcumo (distrito de Sapillica) y la comunidad campesina San José del Guabo (distrito de Chulucanas). Esto se debe al hecho que algunos comuneros de Arrendamientos poseen tierras en el distrito de Frías y también a que los directivos de la tres comunidades mencionadas, en repetidas ocasiones, recurrieron a la Central de Rondas Campesinas de Frías a la cual reconocen como autoridad competente para la solución de sus problemas.

97 Gabriel Córdova Jiménez fue uno de los profesores que trabajó intensamente en la formación de la ronda, dando asesoramiento y repartiendo la Constitución a los campesinos. Luego, llegó al municipio bajo el lema “Un rondero al Municipio”. Desde la creación de la Central de Rondas Campesinas desempeña el cargo de asesor (Huber 1992:255).

98 Los comuneros de cada caserío proponen una terna de candidatos al gobernador del distrito, que el que finalmente nombra al teniente gobernador.

99 En todas las comunidades estudiadas, un alto porcentaje de campesinos se manifiesta a favor de los “trabajos de desarrollo” o “trabajos de progreso” que la directiva comunal debería asumir.

100 FOCCAN: Fondo de Apoyo a Comunidades Campesinas y Nativas, que a partir de 1988 se denominó FONDEC: Fondo de Desarrollo Comunal; ambos fondos no eran reembolsables. FODRUC: Fondo de Desarrollo Rural Comunal, línea de crédito prevista para infraestructura y actividades productivas con un plazo de reembolso de hasta 15 años y una tasa de interés de 2.5% anual, tramitado a través del Banco Agrario.

101 Fuente: Banco de Datos CIPCA.

Table des illustrations

Titre Mapa 5. El distrito de Frías (1992)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 686k
Titre Mapa 6. Haciendas Pariguanás y Poclús
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Titre Cuadro 16: Grupos campesinos en el distrito de Frías 1977
Légende Fuente: Sub-Dirección de Reforma Agraria y Asentamiento Rural 1977, en CORPIURA 1983a:127.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 354k
Titre Cuadro 17: Comunidades campesinas en el distrito de Frías
Légende Fuente: CIPCA 1988.*Archivo Comunal,s.i. = sin información.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 393k
Titre Mapa 7. Comunidades campesinas en el distrito de Frías
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 337k
Titre Mapa 8. Caseríos en el distrito de Frías (1992)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 421k
Titre Mapa 9. Comunidades campesinas de Poclús, Challe Grande, Pariguanás y Silaguá (1992)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Titre Cuadro 18 : Recursos de la comunidad de Poclús
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 163k
Titre Mapa 10. Comunidad campesina de Poclús
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 365k
Titre Cuadro 19: Tenencia de tierra en la comunidad de Poclús
Légende Fuente: Padrón de la comunidad de Poclús (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Titre Cuadro 20: Recursos de la comunidad de Challe Grande
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 197k
Titre Cuadro 21 : Tenencia de tierra en la comunidad de Challe Grande
Légende Fuente: Padrón de Tierras de la comunidad de Challe Grande (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 346k
Titre Mapa 11 : Comunidad campesina de Challe Grande
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 423k
Titre Mapa 12: Comunidad campesina de Pariguanás
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Titre Cuadro 22 : Recursos de la comunidad de Pariguanás
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 187k
Titre Cuadro 23: Tenencia de tierra en la comunidad de Pariguanás
Légende Fuente: Padrón de Tierras de la comunidad de Pariguanás (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 161k
Titre Cuadro 24 : Recursos de la comunidad de Silaguá
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre Cuadro 25: Tenencia de tierras en la comunidad de Silaguá
Légende Fuente: Padrón de Comuneros de Silaguá (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 173k
Titre Mapa 13: Comunidad campesina de Silaguá
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 585k
Titre Cuadro 26: Encuesta Liga Agraria de Frías
Légende Fuente: Encuesta a comunidades (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Cuadro 27: Encuesta FRADEPT
Légende Fuente: Encuesta a comunidades (1991 ).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Cuadro 28 Encuesta: Comunidades y Estado (en%)
Légende Fuente: Encuesta a comunidades (1991).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 142k
Titre Cuadro 29: Fondos y créditos recibidos por las comunidades entre 1986 y 1988 (en US $)
Légende Fuente: Libro de Actas de las comunidades; Documentación de la Oficina Microregional en Frías.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2522/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 137k

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter