Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Frontera y poblamiento: estudios de historia y antropología de Colombia y Ecuador

 | 
Chantal Caillavet
, 
Ximena Pachón

Frontera Arqueológica vs. Frontera Etnohistórica: Pastos y Quillacingas en la Arqueología del Sur de Colombia1

Felipe Cárdenas-Arroyo

Texte intégral

  • 1 Manifiesto mi gratitud a Tamara Bray y Chantal Caillavet por sus valiosas sugerencias al manuscrit (...)

1De tantos temas que le competen a la disciplina arqueológica, uno de los más polémicos es el de las fronteras. Desde sus inicios, en Colombia la arqueología se ha interesado por la delimitación de territorios étnicos y de "áreas culturales", términos que casi siempre vinieron a confundirse entre sí. Tal definición de las "áreas culturales" solía implicar un espacio geográfico amplio, casi siempre con diversas características ecológicas que pueden incluir, por ejemplo, el valle cálido de un río, las estribaciones de montaña, las tierras intermedias, las tierras frías y los páramos; todo ello bajo el dominio de un solo grupo humano.

2A partir de la década del 40, nuestra arqueología dividió el mapa de la prehistoria colombiana con base en dos criterios principales. El primero fue un criterio eminentemente etnohistórico, mediante el cual las áreas arqueológicas fueron bautizadas de acuerdo con el nombre del grupo aborigen que más llamó la atención de los españoles o por la población más importante. De tal forma surgieron "áreas culturales" como tairona, muisca, quimbaya, guane, etc. De acuerdo al segundo criterio, las evidencias de cultura material que aparecían en esas áreas -especialmente la cerámica- se convirtieron mediante un proceso elemental de asociación, en objetos taironas, muiscas, quimbayas, guanes, etc. La consecuencia inmediata de esa metodología fue la homogeneización de las culturas; pero, más aún, limitó en gran medida el potencial interpretativo contenido en los objetos arqueológicos. Por una parte, si el investigador contaba con tan mala suerte de encontrarse con una nueva clase de cerámica dentro de una de estas "áreas arqueológicas", solamente tenía dos opciones de interpretación: o bien la definía como ceremonial, o bien como "intrusa". No cabía la posibilidad de considerar la variabilidad interna de diversos complejos cerámicos, ni la alternativa de rasgos compartidos entre etnias diferentes. De manera que no sólo se reforzaba tercamente el concepto de área cultural homogénea, sino que a todo ello se agregaba el agravante de una conceptualización atemporal de la cultura, vista únicamente desde el modelo formulado a partir de los siglos xvi y xvii de nuestra era, con la capacidad casi mágica de transportarse hacia atrás en el tiempo.

  • 3 F.Cárdenas "La arqueología en Colombia: inducimos, deducimos o imaginamos?":159

3Nadie pone en duda que el modelo de "áreas culturales" fue necesario en su momento para sistematizar y organizar una arqueología que no conocía otros métodos; pero sí es preocupante que haya perdurado por tanto tiempo sin crítica y obstaculizado el avance teórico de la arqueología colombiana. En otro escrito planteábamos la visión de que nuestra arqueología se ha caracterizado por ser una combinación entre inductivismo arqueológico y deductivismo etnohistórico3, porque los restos de cultura material excavados sólo han servido como cimiento para la producción de paradigmas que, por no estar sustentados en hipótesis previas, buscan ser explicados mediante los documentos etnohistóricos. En términos de metodología arqueológica, esto es un grave error; el camino contrario puede ofrecer mejores resultados, es decir, que los datos etnohistóricos sean los fundamentos para plantear hipótesis acerca de las sociedades del pasado que deban comprobarse mediante el registro arqueológico. Esto último nos proponemos en este trabajo.

1: QUILLACINGAS Y PASTOS DEL SIGLO xvi.

  • 4 LF.Calero "Pastos, quillacingas y abades 1535-1700":66
  • 5 K.Romoli "Las tribus de la antigua jurisdicción de Pasto en el siglo xvi":44

4Los espacios geográficos que ocupaban los grupos aborígenes del centro y sur del Nariño andino en el siglo xvi de nuestra era, se han llegado a definir con bastante claridad (ver Mapa 1). La primera relación sobre las poblaciones de pastos y quillacingas, la de Cieza de León hacia 1540, era muy somera, pero contamos luego con dos visitas muy importantes para los estudios etnohistóricos del área: la de Tomás López de 1558-1559 y la de García de Valverde entre 1570-15714. Con base en esos informes se construyó el mapa de los territorios étnicos nariñenses5, que ha sido la base fundamental de todos los trabajos subsiguientes, complementado con localizaciones de poblaciones en los estudios de Moreno Ruiz, Calero y Hooykaas.

MAPA 1: Territorios étnicos de la región andina entre Colombia y Ecuador, Siglo XVI.

5Los documentos etnohistóricos como los anteriormente citados permiten establecer delimitaciones territoriales étnicas con relativa claridad. Sin embargo, conviene subrayar aquí que dichas delimitaciones territoriales corresponden a espacios definidos a partir del siglo xvi y aún no tenemos ninguna seguridad de que hubiesen sido iguales en los siglos precedentes. Precisamente, la distribución de los complejos cerámicos de Nariño complica el panorama cuando se les considera como marcadores territoriales o como marcadores étnicos. De acuerdo con los trabajos arqueológicos que se han realizado últimamente, la espacialidad de tales complejos nos invita a proponer que se trata de rasgos compartidos por culturas diferentes, en territorios políticos diferentes, coexistiendo a lo largo del tiempo.

  • 6 C.Landázuri "Territorios y pueblos, la sociedad pasto en los siglos xvi y xvii". K.Romoli "Las tri (...)
  • 7 MV.Uribe "Asentamientosprebispánicos en el altiplano de Ipiales"
  • 8 Para una discusión previa sobre los complejos cerámicos y territorios étnicos en Nariño véase F.Cá (...)
  • 9 MV.Uribe 1977-78, op.cit, pp.155.

6El marco teórico que se utilizó para interpretar los datos arqueológicos en Nariño, es el punto de partida para entender las conclusiones a las cuales se llegaron. El planteamiento sociopolítíco sobre la etnia pasto es, en gran medida, el resultado de modelos etnohistóricos6 que a nuestro modo de ver ilustran bien el funcionamiento del grupo a partir del siglo xvi. En particular, el modelo general de los pastos en el sur de Colombia proviene del trabajo de Uribe, quien trató de imprimirle un valor social al registro arqueológico con el fin de interpretar la situación que existía previa a la llegada de los españoles. Para ello fue necesario replantear los tipos cerámicos tradicionales establecidos por A. Francisco en 1969, ya no como "tipos" sino como complejos7. A partir de esta conceptualización, se asociaron directamente con etnias arqueológicas8. Aquí tenemos un punto interesante, aun siendo crítico con la interpretación de las etnias prehispánicas y sus respectivos territorios. Es muy importante entender bien el razonamiento que hace Uribe: considera que el término "estilo" empleado por Francisco en su trabajo pionero, trae "connotaciones formales inherentes"9, es decir, que limita su interpretación social cuando se trata de establecer vínculos de asociación con otros elementos de la cultura material. En ello estamos inicialmente de acuerdo, puesto que el término "estilo" es muy local, no admite variabilidad y, si el arqueólogo tratase de definir espacios o territorios con base en ello, resultarían cientos de micro-espacios étnicos, lo cual es impráctico además de no corresponder a la realidad histórica.

MAPA 2: Quillacingas y pastos: poblaciones del Siglo XVI., y complejos cerámicos Piartal y Tuza, siglos IX-XVIII D.C.

  • 10 MV.Uribe "Etnohistoria de las comunidades andinas prehispánicas del sur de Colombia":6 MV. Uribe " (...)
  • 11 Hester "Introduction ro Archaeology":82
  • 12 El término "Complejo" en español se ha traducido del inglés "Assemblage", donde tiene un significa (...)

7Así, cuando Uribe nos presenta los complejos, la cerámica, antes estática, asume de repente características socio-culturales. Esas características conforman teóricamente una "etnia arqueológica". La misma autora la define como "la serie de restos materiales...que la caracterizan y al mismo tiempo la diferencian de otros grupos, imprimiéndole un sello inconfundible"10. De acuerdo con Hester11, complejo12 incluye una asociación de diversos objetos, de manera que en el caso de la cerámica de Nariño y el Carchi debe extenderse no solamente a las piezas decoradas, sino también a la cerámica utilitaria y demás restos materiales asociados (v.gr., conchas de spondylus y strombus, chaquiras, objetos de metal, líticos, etc). La definición que hace Uribe del término es correcta, pero la connotación que hemos hecho de él en la arqueología nariñense se ha circunscrito a las piezas decoradas dejando por fuera las otras manifestaciones que se relacionan; es decir, el principio fundamental de la asociación en el contexto arqueológico lo hemos obviado sin justificación.

  • 13 F.Cárdenas (en preparación 1994).

8¿Qué problemas nos representa este error metodológico? El principal problema es, precisamente, la definición de los territorios étnicos. Al equiparar "complejo cerámico" con "etnia arqueológica" en Nariño, se le ha impedido a la cerámica la posibilidad de traspasar las fronteras étnicas. ¿Cómo explicar la presencia del complejo Tuza en territorios de los quillacinga, en proporciones considerables? Más aún, en el valle de Atriz se encontró en tumbas quillacinga cerámica Piartal, Tuza y otra cuyos orígenes son de selva tropical13. Aquí podrían aducir algunos que la cerámica Tuza llegó por intercambio o comercio. Sin embargo, la recurrencia de los objetos es tan alta y tan manifiesta su presencia en contextos funerarios diferenciados, que una explicación reducida a la tesis del comercio es poco convincente.

  • 14 C.Landázuri "Territorios y pueblos: la sociedad pasto en los siglos xvi y xvii".
  • 15 U.Oberem "El acceso a recursos naturales de diferentes ecologías en la sierra ecuatoriana. Siglo x (...)
  • 16 Ver Salomon, op.cit.:205-212.
  • 17 MV.Uribe, 1977-78, op.cit.

9El complejo Tuza no solamente debe entenderse como aquellas manifestaciones cerámicas que presentan formas como cuencos con base anular decorados exclusivamente en la parte interna, ocarinas, ánforas o jarras, sino que además incluye un buen número de materiales no decorados y burdos. Lo que sí se infiere, sin duda, de los contextos funerarios, es una jerarquización sociopolítica, tanto en territorio pasto como en territorio quillacinga. En ello la arqueología es muy clara, tanto para los cacicazgos del sur del departamento como para los del Valle de Atriz. Como material analítico la parte de la crónica de Cieza que se refiere a pastos y quillacingas es muy superficial y suministra pocos datos comparativos entre las dos etnias. De su lectura se desprende la imagen equivocada de dos grupos indígenas muy pobres y de poca monta, mientras que las visitas de García de Valverde y Tomás López suministran mejores bases para estudiarlos. Para el caso de los pastos en territorio ecuatoriano, Landázuri14 retoma el claro modelo de microverticalidad que el arqueólogo y etnohistoriador Udo Oberem15 definió como especificidad de los Andes septentrionales, y que bien podría ser el mismo para el sur de Nariño e inclusive para los territorios quillacinga del centro y oriente16. El patrón de asentamiento pasto que se infiere por las manifestaciones arqueológicas de cultura material y algunos pocos asentamientos reconocidos arqueológicamente17 también corresponden a un modelo de microverticalidad. En territorio quillacinga, el mapa espacial incluye áreas de tierras intermedias, bajas y piedemonte oriental. Sin duda, un sistema adaptativo amplio como éste para poblaciones con una densidad demográfica importante, que se infiere por la amplia dispersión de evidencias materiales arqueológicas, indica cierto grado de complejización.

10Pero nuestro problema radica en identificar esos territorios con base en los restos arqueológicos. ¿Qué sería de nuestro conocimiento de los grupos indígenas de Nariño si no contáramos con las descripciones del siglo xvi? ¿Hubiésemos llegado a las mismas conclusiones si no existiese un mapa histórico de las etnias?

2: FRONTERAS Y COMPLEJOS CERÁMICOS: RASGOS COMPARTIDOS, TERRITORIOS DIVIDIDOS.

  • 18 MC.Ramírez de Jara "Los quillacinga y su posible relación con grupos prehispánicos del oriente ecu (...)
  • 19 El "Capuli"ha tenido varias denominaciones: Grijalva (1921) lo llamaba Tiempo del Oro del Angel; U (...)
  • 20 El "Piartal" ha sido llamado así: Grijalva (1921) Cerámica Polícroma del Angel; Uhle (1928) la aso (...)
  • 21 El "Tuza" fue asociado directamente con la cultura de los pastos (Grijalva 1921); (Uhle 1928) Civi (...)
  • 22 MV.Uribe 1977-78, op.cit.
  • 23 CE.Grijalva "Hombres y pueblos de la antigua provincia de Imbabura". "La expedición de Max Uhle a (...)
  • 24 MV.Uribe y R.Lleras "Excavaciones en los cementerios protopasto".
  • 25 F.Cárdenas "Complejos cerámicos y territorios étnicos en áreas arqueológicas de Nariño". E.Fernánd (...)

11Nuestra discusión llega a un punto clave. Es indudable que el mapa territorial basado en los documentos etnohistóricos es importante y acorde con la realidad de los siglos xvi a xvii. Los estudios documentales y lingüísticos más recientes así lo corroboran18. Pero si tomamos solamente los complejos cerámicos definidos para Nariño, vemos otra situación. Los tradicionales se denominan Capulí19, Piartal20 y Tuza21. Los tres han sido asociados a etnias específicas, así: Capulí con "los capulí"22; Piartal-Tuza con "pastos" (Ibid); Tuza con "pastos"23; y Piartal con "protopastos"24. Curiosamente, los quillacinga nunca han sido asociados con complejos cerámicos. En su territorio han aparecido pequeñas vasijas globulares con decoración antropomorfa mediante apliqué25 y aun cuando esa característica decorativa no es corriente en territorio pasto, las formas de la cerámica, la clase de arcilla, el color de la superficie y la técnica de manufactura son las mismas de la cerámica sin decorar excavada en Miraflores, y que allí apareció asociada con el complejo Piartal.

  • 26 F.Cárdenas, 1989, op.cit. F.Cárdenas "Estatuaria lítica en el norte de Nariño. Nuevos datos".

12En dos trabajos anteriores26 se planteaba la posibilidad de que estas manifestaciones cerámicas a las que hacemos referencia, pudiesen ser características del territorio quillacinga, y veíamos en ella su potencial para delimitar arqueológicamente la frontera étnica. Sin embargo, dicha posibilidad presenta dificultades porque, definitivamente, las formas básicas son idénticas tanto en territorio pasto y/o protopasto, como en territorio quillacinga. Si planteásemos esta nueva manifestación cerámica como complejo, estaríamos contribuyendo a la confusión y, de nuevo, equiparando complejo cerámico con identidad étnica.

  • 27 G.Cadavid y H.Ordóñez "Arqueología de salvamento en la vereda de Tajumbina, municipio de La Cruz, (...)

13Tanto los trabajos de Cárdenas como el de Cadavid y Ordóñez27 plantean la posibilidad de que las manifestaciones de estatuaria lítica menor del norte de Nariño sean quillacingas. Esta posibilidad se basa en la ausencia de dichos monolitos en territorios pasto y en su recurrencia en áreas que van desde el Valle de Atriz hasta las montañas al nororiente de dicho valle (Buesaco, Chimayoy, Berruecos, El Tambo, Las Mesas, Tajumbina, etc) y el Valle de Sibundoy. Sin embargo, estas estatuas no son únicamente una característica de esta área. También han aparecido pequeños monolitos que corresponden a la Fase Panzaleo-Píllaro del Ecuador, particularmente en las áreas arqueológicas hacia el oriente.

  • 28 MC.Ramírez de Jara, 1992, op.cit.
  • 29 La Fase Panzaleo-Píllaro abarca un área muy extensa en el centro y oriente del Ecuador. Las manife (...)

14De acuerdo con los planteamientos de Ramírez de Jara28, los quillacinga bien podrían ser originariamente grupos de piedemonte o ceja de selva que presentan un movimiento hacia el norte a partir tal vez del siglo ix d.C. Al momento de iniciar su migración se encontrarían ubicados en lo que hoy son las provincias ecuatorianas de Ñapo y Pichincha (Fase Panzaleo)29. Si fuese así, esta situación explicaría parcialmente la presencia de rasgos iguales tanto en Panzaleo como en quillacinga, mas no en pastos, debido a que el movimiento hacia el norte fue por la ceja de selva oriental y no por la sierra. A esto se suma un dato cronológico bien interesante: Cadavid obtuvo una fecha de radiocarbono de 950 d.C en uno de los extremos orientales del territorio quillacinga (específicamente en el sitio Tajumbina, Nariño), fecha que concuerda bien con un posible inicio del movimiento desde las tierras bajas hacia la sierra en Colombia. Este sitio arqueológico presenta estatuaria lítica menor, como también cerámica con motivos que son claramente Piartal. Los investigadores de Tajumbina no mencionan en ningún momento la presencia de cerámica Tuza, y más bien ilustran grandes urnas funerarias desconocidas en las áreas tradicionales de pastos y quillacingas.

15Todo esto nos hace pensar en que Tajumbina puede representar un sitio arqueológico excepcional para entender los procesos culturales que dieron origen a la superposición de los complejos cerámicos en el centro y sur del departamento de Nariño, y que además puede arrojar luces acerca del poblamiento temprano de la sierra por los grupos migrantes de ceja de selva y piedemonte oriental. Además, es un núcleo de cultura material que puede aclarar por qué las diferentes manifestaciones cerámicas resultaron siendo compartidas, en lugar de estar limitadas cada una a una etnia particular.

  • 30 K.Romoli, 1977-78, op.cit.
  • 31 K.Romoli (op.cit.:31).
  • 32 MV.Uribe y R.Lieras, 1982, Op.cit.

16El mapa étnico basado en las crónicas y documentos30 establece el territorio pasto desde el norte del río Chota en el Ecuador, hasta el curso medio del río Guáitara en su margen occidental, aun cuando se extiende un poco hasta la margen oriental en su curso inferior. El territorio quillacinga aparece al oriente del río Guáitara, hasta la margen sur del río Juanambú y sube hasta el río Mayo, ocupando también la región de la Cocha. Con respecto al valle de Sibundoy, algunos autores presentan datos que indican su posible ocupación por grupos aparentemente quillacingas, y que distinguen en términos generales bajo el nombre de "quillacingas de la montaña"31. En estos espacios étnicos encontramos los complejos cerámicos formando una "trama", pero sobre todo traspasando límites territoriales: la evidencia, hasta ahora, indica superposición de espacios, complejos cerámicos y cronologías, todo lo cual apunta cada vez más a considerar la presencia de rasgos compartidos de cultura material. Dentro de este panorama, hay que hacer una reflexión con respecto a una etnia, la cual apenas hemos mencionado superficialmente: los "protopasto"32.

  • 33 AE.Francisco "An Archaeological Sequence from Carchi, Ecuador".
  • 34 MV.Uribe, 1985, 1988 op.cit
  • 35 MV.Uribe, 1985, 1988, op.cit.

17Cuando se partió del supuesto que cada complejo cerámico representaba una etnia arqueológica, teniendo además como base los nombres de los grupos humanos escritos en los documentos, el complejo Piartal se quedó sin etnia que lo identificara. Debido a que Francisco planteó la evolución de Piartal a Tuza33, Uribe, con base en ese razonamiento y con las fechas disponibles en ese momento, sugiere que los pasto fueron el resultado de la descomposición jerárquica de una sociedad anterior llamada "protopasto"34. Con ello buscaba dar una explicación antropológica que estuviese acorde con el supuesto cambio temporal Piartal-Tuza; pero puesto que dicho cambio en la cerámica no indicaba mayor complejización o elaboración sino, por el contrario, un retroceso, el modelo socio-político de Uribe es el de una etnia jerarquizada "protopasto" que retrocede hacia una etnia pasto menos estable políticamente35. El problema, sin embargo, no es tan sencillo como parece, pues evidentemente las fechas de radiocarbono no apoyan esta propuesta. En un trabajo reciente realizado en el municipio de Conscacá, sitio Bombona, Fernández obtuvo una fecha de radiocarbono para Tuza del siglo xii d.C, es decir un siglo más temprana que dos de las fechas conocidas para Miraflores con cerámica Piartal (ver tabla cronológica). Pero también es significativo el hecho de que esta datación retrocede a Tuza 300 años con respecto a la fecha tradicionalmente conocida.

  • 36 MV.Uribe, 1977-78, op.cit.

18Es importante hacer una anotación con respecto a las evidencias materiales que llevan a dicha investigadora hacia esta conclusión. Aun cuando hay diferencias entre uno y otro complejo, Uribe se basa más que todo en los cambios y diferencias que encuentra en los contextos funerarios así como también en la disposición espacial de las tumbas. En los cementerios de la región de Pupiales, que presentan cuantitativamente más cerámica Piartal que Tuza, encuentra también las tumbas más profundas -hasta de 40 metros36- con imponentes ajuares de oro. Estas se hallaron dispuestas de forma concéntrica, estando las más importantes en el centro de los cementerios, disminuyendo de tamaño y elaboración a medida que se alejaban de él. Este patrón no se ha encontrado en los otros cementerios de Nariño, pues, por ejemplo, en Maridíaz (valle de Atriz), no hay un patrón claro de espacialidad en la relación entre tumbas elaboradas y tumbas sencillas.

  • 37 MV.Uribe, 1985, 1988 op.cit.
  • 38 F.Cárdenas, 1994, op.cit.
  • 39 MV.Uribe 1977-78, op.cit.
  • 40 F.Cárdenas, 1994, op.cit.
  • 41 G.Cadavid y H.Ordóñez, 1992, op.cit.

19Pero una cosa es el problema de la jerarquización vista desde la arqueología y otra muy distinta la territorialidad. La evidencia arqueológica es clara: hay jerarquización sociopolítica en territorio pasto37, y también la hay en territorio quillacinga38. Es mucho más elaborada la cultura material en territorio pasto - metalurgia, ingeniería de las tumbas, disposición de los cuerpos en las tumbas, etc39 - que en territorio quillacinga40, pero la misma cultura material, especialmente la cerámica, no se deja agrupar en el espacio ni en el tiempo con la misma facilidad. Cuando estábamos convencidos que Tuza solamente se encontraba al occidente del Guáitara en territorio pasto, empieza a aparecer al oriente y norte de ese río en proporciones considerables en territorio quillacinga. Cuando se pensaba que Piartal era exclusivo del sur de Nariño y norte del Ecuador, aparece en territorio quillacinga en el altiplano central, asociado con Tuza y con fechas tardías, y recientemente, aparece en el límite del territorio oriental quillacinga41, supuestamente proveniente de la ceja de selva, hacia el siglo x d.C. Cuando suponíamos que Tuza era definitivamente más tardío que Piartal, aparece en Bombona en el siglo xii d.C, antes que muchos sitios Piartal.

  • 42 Esta tabla es la misma publicada en Cárdenas 1992:69, a la cual hemos agregado la fecha nueva obte (...)

TABLA 1: Fechas de radiocarbono para algunos sitios arqueológicos serranos de Nariño42

TABLA 1: Fechas de radiocarbono para algunos sitios arqueológicos serranos de Nariño42

Fuentes: Uribe Alarcón 1977-78, 1990; Plazas 1977-78; Cadavid 1989; Cárdenas 1989, 1992; Groot 1991; Fernández 1994;.

3: DISCUSIÓN.

20En esta discusión confrontamos el modelo territorial etnohistórico y el modelo arqueológico. Las reiteradas observaciones de cronistas, los documentos tempranos así como los estudios lingüísticos derivados de esta documentación etnohistórica, nos llevan a plantear un panorama diferente de las etnias en el siglo xvi y de su distribución espacial. En contraste con esa visión estática, la cultura material arqueológica nos sitúa en una perspectiva diacrónica, hablándonos de rasgos comunes durante centurias como también de rasgos que no fueron compartidos. Al cotejar los espacios con los objetos, son los rasgos no compartidos los que tienen valor como marcadores territoriales y no a la inversa. Si aplicamos este acercamiento se pueden plantear hipótesis bastante interesantes. Por ejemplo, como rasgos no compartidos podríamos incluir la cantidad y el grado de elaboración de la metalurgia entre los pastos en contraposición con la casi ausencia y pobreza técnica de la metalurgia quillacinga. Así mismo, en algunos sectores quillacinga encontramos estatuaria lítica menor mientras que ella está totalmente ausente en territorio pasto; y entre estos últimos la disposición espacial de los cementerios indica claramente una jerarquización sociopolítica importante, mientras que en los quillacinga la jerarquización se vislumbra no por el patrón espacial de los cementerios sino únicamente por lo elaborado de algunas tumbas.

21Las diferencias entre los atributos formales de Piartal y Tuza no son tan significativas como para pensar en dos etnias diferentes. En lo que respecta a la cerámica utilitaria, me atrevo a plantear que tales rasgos distintivos son inexistentes; más bien habría que aceptar algunas diferencias en la cerámica decorada. Sin embargo, siempre queda la posibilidad de considerar a Piartal no como un complejo asociado a la etnia "protopasto", sino como una variedad de Tuza que se asocia con ciertos niveles jerárquicos dentro de la sociedad pasto. Su presencia en territorio quillacinga, asociada con Tuza, pero solamente en contextos funerarios elaborados y complejos, puede ser un elemento de juicio clave sobre el cual construir una nueva visión del problema.

  • 43 T. Bray "The Panzaleo Puzzle: Non-Local Pottery in Northern Highland Ecuador", Journal of Field Ar (...)

22Sin embargo, el análisis de los complejos cerámicos Piartal y Tuza tiene dos aspectos de primordial importancia. Hasta el momento hemos planteado cuáles son los problemas que no permiten continuar con el modelo antiguo de los complejos cerámicos asociados con territorios étnicos. Surge entonces el problema: ¿cómo definir los territorios? Si la cultura material arqueológica no define etnias, entonces, ¿qué las define? En este sentido es importante notar que la arqueología, mediante el registro material, sí puede hacer una aproximación a la delimitación de fronteras políticas en sociedades prehispánicas. El problema básico con el caso de los altiplanos andinos de Nariño es que partimos de un modelo espacio-temporal dado por los cronistas del siglo xvi que opera como una camisa de fuerza para la interpretación de épocas anteriores. El comportamiento de la cerámica Piartal y Tuza muestra una clara superposición espacial con base en ese modelo, pero no sabemos cómo era ese espacio antes del siglo xvi. Ahora conocemos que las fechas para Tuza son más tempranas, confirmando lo que hace dos años apenas sospechábamos, es decir, que Tuza no se origina por un cambio en Piartal. Sin embargo, estamos lejos aún de conocer sus verdaderos inicios. Los estudios recientes de Bray en el Ecuador43 se basan en análisis mineralógicos de la composición de las arcillas para la cerámica del Período Panzaleo, gracias a cuyos resultados ha podido proponer el origen de las fuentes de arcilla para dichos materiales en las tierras bajas tropicales. Esto indica que para asignar manifestaciones cerámicas a determinados espacios no sólo se puede considerar la decoración de los objetos, sino su proceso de fabricación y transporte a lo largo de cientos o miles de kilómetros durante cientos de años.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

BRAY, Tamara "The Panzaleo Puzzle: Non-Local Pottery in Northern Highland Ecuador" Journal of Field Archaeology.- 22:137-156,1995.

CADAVID, Gilberto "Arqueología de Salvamento en la vereda de Tajumbina municipio de La Cruz, Nariño" Boletín de Arqueología.-4(3):3-25, Bogotá, 1989.

CADAVID, Gilberto y ORDONEZ, Hernán Arqueología de Salvamento en la vereda de Tajumbina municipio de La Cruz (Nariño).- Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá, 1992.

CALERO, Luis Fernando Pastos, quillacingas y abades 1535-1700.- Biblioteca Banco Popular, Bogotá, 1991.

CARDENAS-ARROYO, Felipe "La arqueología en Colombia: inducimos, deducimos o imaginamos?" Revista de Antropología.-3(2):157-l65. Universidad de los Andes, Bogotá, 1987.

CARDENAS-ARROYO, Felipe "Complejos cerámicos y territorios étnicos en áreas arqueológicas de Nariño". Boletín de Arqueología.- 4(3); 27-34, Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá, 1989.

CÁRDENAS-ARROYO, Felipe "Estatuaria lítica en el norte de Nariño. Nuevos datos" Revista Colombiana de Antropología.-Vol.XXVII pp. 171-198, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, 1990a

CÁRDENAS-ARROYO, Felipe Areas arqueológicas comunes de Colombia y Ecuador: consideraciones para la investigación.- Ponencia presentada durante el Encuentro Sobre Arqueología de Areas Comunes, Esmeraldas, Ecuador, 1990b.

CÁRDENAS-ARROYO, Felipe "Pastos y quillacingas: dos grupos étnicos en busca de identidad arqueológica" Revista Colombiana de Antropología.- XXLX:63-79, Bogotá, 1992.

CÁRDENAS-ARROYO, Felipe "Complejos cerámicos como marcadores territoriales: el caso crítico del Piartal-Tuza en la arqueología colombo-ecuatoriana". En Cristóbal Gnecco (Ed): Perspectivas regionales en la arqueología del suroccidente de Colombia y norte del Ecuador. Popayán: Universidad del Cauca pp.49-58, 1995.

CIEZA DE LEÓN, Pedro La Crónica del Perú. Espasa Calpe, Madrid, 1553/1962

FERNÁNDEZ, Eduardo Distribución espacial y temporal en el área quillacinga.- Tesis de Grado, Universidad de los Andes, Bogotá, 1994.

FRANCISCO, Alice E An Archaeological Sequence from Carchi, Ecuador.- Disertación doctoral, Universidad de Berkeley, (Ann Arbor Microfilms, Michigan), 1969.

GRIJALVA, Carlos Emilio "Hombres y pueblos de la antigua provincia de Imbabura", Boletín Academia Nacional de Historia.- 2(3-4), Quito, 1921.

GRIJALVA, Carlos Emilio La expedición de Max Uhle a Cuasmal, o sea, la protohistoria de Imbabura y Carchi- Quito, Editorial Chimborazo, 1937.

GROOT, Ana María "Territorio y grupos étnicos", en Groot y Hooykaas: Intento de delimitación del territorio de los grupos étnicos pastos y quillacingas en el altiplano nariñense- Banco de la República-FIAN pp.69-166, Bogotá, 1991.

HESTER, James Introduction to Archaeology. - Holt, Rinehart & Winston, Nueva York, 1976.

HOOYKAAS, Eva Maria "Areas lingüísticas de Nariño", en Groot y Hooykaas: Intento de delimitación del territorio de los grupos étnicos pastos y quillacingas en el altiplano nariñense. - Banco de la República-FIAN pp.13-67, Bogotá, 1991.

JIJÓN Y CAAMANO, Jacinto Las culturas andinas de Colombia.- Biblioteca Banco Popular, Bogotá, 1956/1974.

JIJÓN Y CAAMANO, Jacinto El Ecuador Interandino y Occidental-Quito, 1941-1947.

LANDAZURI, Cristóbal "Territorios y pueblos: la sociedad pasto en los siglos xvi y XVII", Memoria.- 1(1):57-108, (Marka-Quito), 1990.

MORENO RUIZ, Encarnación Historia de la penetración española en el sur de Colombia (etnohistoria de pastos y quillacingas, siglo xvi).- Tesis doctoral, Facultad de Filosofía y Letras, Departamento de Antropología y Etnología Americana, Universidad Complutense, Madrid, 1970.

OBEREM, Udo "El acceso a recursos naturales de diferentes ecologías en la sierra ecuatoriana. Siglo xvi". Actes du XLII Congrès International des Américanistes. - París, vol.IV:51-64,1976.

PATIÑO, Diógenes "Arqueología del Bajo Patía, costa Pacífica de Nariño secuencia arqueológica en la costa. En: S.Mora, F.Cárdenas-Arroyo y MA.Roldán (Eds): Memorias V Congreso Nacional de Antropología.- Simposio de Arqueología y Antropología Física pp.79-93, Universidad de los Andes-Ican-Icfes. Bogotá, 1990.

PORRAS, Pedro I Manual de arqueología ecuatoriana.- Centro de Investigaciones Arqueológicas, Quito, 1987.

RAMÍREZ DE JARA, María Clemencia "Los quillacinga y su posible relación con grupos prehispánicos del oriente ecuatoriano" Revista Colombiana de Antropología XXIX: 27-6l, 1992.

ROMOLI, Kathleen "Las tribus de la antigua jurisdicción de Pasto en el siglo xvi". Revista Colombiana de Antropología.- XXI: 11-55,1977-78.

SALOMON, Frank Native Lords of Quito in the Age of the Incas. The Political Economy of North Andean Chiefdoms.- New York, Cambridge University Press, 1986.

UHLE, Max Las ruinas de Cuasmal. Anales de la Universidad Central- Vol.40 No.264. Quito, 1922.

UHLE, Max Estudio sobre las civilizaciones de Carchi e Imbabura.- Talleres Tipográficos Nacionales. Quito, 1933.

URIBE ALARCÓN, Maria Victoria. "Documentos del siglo xviii referentes a la provincia de los pastos. Problemas de interpretación" Revista Colombiana de Antropología.-XIX: 39-63,1975.

URIBE ALARCÓN, Maria Victoria "Relaciones prehispánicas entre la costa del Pacífico y el altiplano nariñense, Colombia. Revista Colombiana de Antropología.- Vol.XX, pp. 11-24, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, 1976.

URIBE ALARCÓN, Maria Victoria "Asentamientos prehispánicos en el altiplano de Ipiales, Colombia. Revista Colombiana de Antropología.- Vol.XXI, pp.57-195, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, 1977-78.

URIBE ALARCÓN, Maria Victoria "Etnohistoria de las comunidades andinas prehispánicas del sur de Colombia". Anuario de Historia Social y de la Cultura.-12-13:540, Quito, 1985.

URIBE ALARCÓN, Maria Victoria "La estratificación social entre los protopasto". En: Etnohistoria e historia de las Américas. -Memorias 45° Congreso Internacional de Americanistas, Ediciones Uniandes, pp.89-95, Bogotá, 1988.

URIBE ALARCÓN, María Victoria y LLERAS PÉREZ, Roberto. "Excavaciones en los cementerios protopasto y Miraflores, Nariño", Revista Colombiana de Antropología.- XXIV: 335-379, 1982-83.

Notes

1 Manifiesto mi gratitud a Tamara Bray y Chantal Caillavet por sus valiosas sugerencias al manuscrito.

3 F.Cárdenas "La arqueología en Colombia: inducimos, deducimos o imaginamos?":159

4 LF.Calero "Pastos, quillacingas y abades 1535-1700":66

5 K.Romoli "Las tribus de la antigua jurisdicción de Pasto en el siglo xvi":44

6 C.Landázuri "Territorios y pueblos, la sociedad pasto en los siglos xvi y xvii". K.Romoli "Las tribus de la antigua jurisdicción de Pasto en el siglo xvi". F.Salomon "Native Lords of Quito in the Age of the Incas".

7 MV.Uribe "Asentamientosprebispánicos en el altiplano de Ipiales"

8 Para una discusión previa sobre los complejos cerámicos y territorios étnicos en Nariño véase F.Cárdenas 1989.

9 MV.Uribe 1977-78, op.cit, pp.155.

10 MV.Uribe "Etnohistoria de las comunidades andinas prehispánicas del sur de Colombia":6 MV. Uribe "La estratificación social entre los protopasto":88.

11 Hester "Introduction ro Archaeology":82

12 El término "Complejo" en español se ha traducido del inglés "Assemblage", donde tiene un significado más claro como "asociación de partes" o "grupo de objetos". En español, la palabra "Complejo" parecería identificar más un solo grupo de objetos, o una sola clase de objetos, lo cual arqueológicamente es incorrecto.

13 F.Cárdenas (en preparación 1994).

14 C.Landázuri "Territorios y pueblos: la sociedad pasto en los siglos xvi y xvii".

15 U.Oberem "El acceso a recursos naturales de diferentes ecologías en la sierra ecuatoriana. Siglo xvi"

16 Ver Salomon, op.cit.:205-212.

17 MV.Uribe, 1977-78, op.cit.

18 MC.Ramírez de Jara "Los quillacinga y su posible relación con grupos prehispánicos del oriente ecuatoriano". EM.Hooykaas "Areas lingüísricas de Nariño".

19 El "Capuli"ha tenido varias denominaciones: Grijalva (1921) lo llamaba Tiempo del Oro del Angel; Uhle (1928) y Jijón y Caamaño (1941) Negativo del Carchi; Porras (1980) El Angel Capulí; Francisco (1969) Estilo Capulí; y Uribe (1977-1978) Complejo Capulí.

20 El "Piartal" ha sido llamado así: Grijalva (1921) Cerámica Polícroma del Angel; Uhle (1928) la asocia con su Civilización 1; Jijón y Caamaño (1941) con el Horizonte Tuncahuán; Francisco (1969) Estilo Piartal; y Uribe (1977-1978) Complejo Piartal.

21 El "Tuza" fue asociado directamente con la cultura de los pastos (Grijalva 1921); (Uhle 1928) Civilizaciones 2 y 3; Jijón y Caamaño (1941) Porras (1980) Estilo Cuasmal; Francisco (1969) Estilo Tuza; y Uribe (1977-1978) Complejo Tuza.

22 MV.Uribe 1977-78, op.cit.

23 CE.Grijalva "Hombres y pueblos de la antigua provincia de Imbabura". "La expedición de Max Uhle a Cuasmal, o sea, la protohistoria de Imbabura y Carchi.

24 MV.Uribe y R.Lleras "Excavaciones en los cementerios protopasto".

25 F.Cárdenas "Complejos cerámicos y territorios étnicos en áreas arqueológicas de Nariño". E.Fernández "Distribución espacial y temporal en el área quillacinga".

26 F.Cárdenas, 1989, op.cit. F.Cárdenas "Estatuaria lítica en el norte de Nariño. Nuevos datos".

27 G.Cadavid y H.Ordóñez "Arqueología de salvamento en la vereda de Tajumbina, municipio de La Cruz, Nariño".

28 MC.Ramírez de Jara, 1992, op.cit.

29 La Fase Panzaleo-Píllaro abarca un área muy extensa en el centro y oriente del Ecuador. Las manifestaciones particulares a que hacemos referencia están en las provincias mencionadas, y su similitud con la cerámica y la estatuaria del territorio oriental de Nariño y el Putumayo en Colombia es evidente.

30 K.Romoli, 1977-78, op.cit.

31 K.Romoli (op.cit.:31).

32 MV.Uribe y R.Lieras, 1982, Op.cit.

33 AE.Francisco "An Archaeological Sequence from Carchi, Ecuador".

34 MV.Uribe, 1985, 1988 op.cit

35 MV.Uribe, 1985, 1988, op.cit.

36 MV.Uribe, 1977-78, op.cit.

37 MV.Uribe, 1985, 1988 op.cit.

38 F.Cárdenas, 1994, op.cit.

39 MV.Uribe 1977-78, op.cit.

40 F.Cárdenas, 1994, op.cit.

41 G.Cadavid y H.Ordóñez, 1992, op.cit.

42 Esta tabla es la misma publicada en Cárdenas 1992:69, a la cual hemos agregado la fecha nueva obtenida para Bombona por Fernández (1994) de 825±125 AP (o 1125 d.C) con material Tuza; y la de Groot (1991) de 1450±100 AP (o 500 d.C) con materiales tanto Tuza como Piartal.

43 T. Bray "The Panzaleo Puzzle: Non-Local Pottery in Northern Highland Ecuador", Journal of Field Archaeology 22:137-156, 1995.

Table des illustrations

Légende MAPA 1: Territorios étnicos de la región andina entre Colombia y Ecuador, Siglo XVI.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2498/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 446k
Légende MAPA 2: Quillacingas y pastos: poblaciones del Siglo XVI., y complejos cerámicos Piartal y Tuza, siglos IX-XVIII D.C.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2498/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 581k
Titre TABLA 1: Fechas de radiocarbono para algunos sitios arqueológicos serranos de Nariño42
Légende Fuentes: Uribe Alarcón 1977-78, 1990; Plazas 1977-78; Cadavid 1989; Cárdenas 1989, 1992; Groot 1991; Fernández 1994;.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2498/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 353k

Auteur

Departamento de Antropología. Universidad de los Andes. Bogotá.

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540