Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Democracia, etnicidad y violencia política en los países andinos

 | 
Alberto Adrianzén
, 
Jean-Michel Blanquer
, 
Ricardo Calla Ortega
, 
et al.

IV. Democracia y violencia

12. Democracia vs. totalitarismo: el impacto político de la “masificación” de la sociedad peruana contemporánea

Patrick Husson

Texte intégral

Introducción

¿Una tercera imagen sociológica del Perú?

  • 1 G. Rochabrún. “Para una sociología de la sociología en el Perú”. La Revista 5. 1981. 16-20.
  • 2 A. Adrianzén. “Tragedia e ironía del socialismo peruano”. Pretextos 1. 1990. p. 22.
  • 3 R. Miró Quesada. “Juventud popular: violencia o radicalismo”, en Temas de Actualidad 1. IDS 1989.

1En 1991, Guillermo Rochabrún escribía: “La imagen actual que la sociología o la perspectiva sociológica da del país es la de una sociedad constituida en clases sociales, con las consiguientes oposiciones entre clases dominantes y dominadas. A un incipiente lector de los 80 estos le parecerá una verdad evidente, pero no lo era en modo alguno a fines de los años 60, cuando por el contrario podía afirmarse con perfecta tranquilidad que en el Perú no había clases”.1 Diez años más tarde, otro autor, Alberto Adrian-zén, presenta una visión del Perú a partir de otras imágenes: “(el país) pasó de ser una sociedad estamental estratificada, rasgos del sistema oligárquico (primera imagen, n.a), a otra de masas (tercera imagen, n.a). Su paso por la sociedad de clases (segunda imagen, n.a) fue importante pero breve”.2 Coincidimos con estas reflexiones: el Perú de los 90 ya no puede ser visto como una sociedad de clases, organizadas e identificables. El texto que presentamos ahora trata de precisar esta tercera imagen, siguiendo, en cierta forma, lo que Roberto Miró Quesada aconsejaba hace poco: “Precisamente porque el país está redefiniéndose es que es preciso redefinir los conceptos con los que se pretende leerlo”.3 En sentido estricto, lo que nos proponemos no es redefinir conceptos sino, más bien, retomar dos nociones prácticamente en desuso en la sociología actual para leer el Perú de los 80: en la primera parte, la noción de “sociedad de masas” o, más exactamente, “masificación” para describir lo que en nuestra opinión es la transformación estructural que la sociedad peruana ha experimentado durante esta década; y en una segunda parte, luego de presentar las consecuencias políticas de este cambio estructural para la democracia peruana, señalaremos la actualidad de un concepto muy discutido en cierta época y hoy casi olvidado: el “totalitarismo”.

I. Perú 1990: ¿hacia la “sociedad de masas”?

  • 4 Podríamos indicar, quizás, como primera obra sobre el tema a J. Ortega y Gasset. La rebelión de la (...)

2La noción de “sociedad de masas” aparece en la sociología con la modernización acelerada de las naciones occidentales del siglo xx.4 Como se sabe, los debates suscitados por esta noción se prolongaron hasta los años 70, más o menos. Hoy día, el término “masa” o “masas” es usado, principalmente, como calificativo. Por ejemplo, medio de comunicación de masas, consumo de masas. Pero su uso para describir la forma de una sociedad fue casi abandonado, quizás por su imprecisión (¿más grande que la noción de clase social?) o por su connotación político-ideológica, sobre lo cual no nos ocuparemos aquí. Sin entrar en la búsqueda imposible de una definición exacta y precisa, diremos simplemente que una “sociedad de masas”, a diferencia de una “sociedad de clases”, no constituiría una comunidad funcional. Podría ser definida sumariamente por la ausencia de solidaridad y homogeneidad internas. Una “sociedad de masas” estaría entonces compuesta por un conjunto de individuos anónimos, sin lazos sólidos entre ellos, en razón de lo cual presentaría una estructura muy inestable. Le faltaría, particularmente, esa lógica específica de las clases sociales que se manifiesta por la presencia de intereses comunes definidos y la búsqueda de objetivos precisos y accesibles. Ahora bien, después de la formulación de estos tipos-ideales de sociedad, que nunca llegan a realizarse a plenitud, definiremos simplemente la noción de “masificación” como el proceso de transición de una “sociedad de clases” a una “sociedad de masas”, en el cual progresiva y simultáneamente desaparecen formas de la primera y surgen otras, nuevas, de la segunda. Quisiéramos anotar desde ahora que la noción de “sociedad de clases” tiene su fundamento en las relaciones de producción, mientras que la noción de “sociedad de masas” privilegia en su análisis las relaciones interindividuales. Podríamos decir que, al pasar de un concepto a otro, estamos pasando de una lectura más económica de la sociedad a una lectura más existencial o intersubjetiva. ¿Este cambio resulta del error metodológico consistente en utilizar dos perspectivas distintas para analizar una sociedad en dos momentos distintos o, más bien, demuestra la imposibilidad de “leer” la sociedad a partir de una estructura económica tan descompuesta que ya no puede servir para organizar la vida social? Nos inclinamos hacia la segunda posibilidad.

  • 5 Por analogía con la noción de “hecho social total” de M. Mauss. Véase su “Essai sur le don”, en So (...)

3Pensamos que, en el Perú, el breve proceso de estructuración clasista, cuyos antecedentes inmediatos los podemos registrar hacia los años 1920-30, tuvo su apogeo a fines de la década del 70. Mientras tanto, el proceso de “masificación” de la sociedad comenzó en los primeros años de la década del 80, manifestándose poco a poco como una crisis social total.5 Lo hemos llamado así con el objeto de mostrar la dificultad que hay para jerarquizar las factores explicativos del inicio de la transformación estructural o de la “crisis”. El aspecto económico de la crisis fue el primero en aparecer, de hecho fue lo más visible, pero creemos que detrás de él estaba la “crisis” de la sociedad en todas sus dimensiones, algunas de las cuales revisaremos ahora.

  • 6 R. Webb y G. Fernández. Perú en números 1991. Cuánto. Lima 1991.
  • 7 Señalamos de paso que el PCP-SL ha condenado esa “política malsana” en El Diario. № 599. Lima. 13 (...)

4La noción de “sociedad de masas” está ligada, lo hemos dicho ya, a la modernización occidental del siglo xx. Epoca de grandes transformaciones y también, hay que recordar, de fuerte crecimiento demográfico. Pensamos que la “masificación” se manifestó en el Perú en el contexto de un crecimiento demográfico sostenido. No vamos a insistir mucho en esta dimensión conocida, pero a veces menospreciada; basta recordar que, entre 1940 y 1981, la población peruana se triplicó. En 1940, la tasa de crecimiento anual era de solamente 1.7%; en 1961 subió hasta 2.9%, para luego bajar a 2.8% en 1972, 2.5% en 1981, y llegar ahora, en 1990, a 2.1%.6 ¡No es casualidad entonces el hecho que 1991 haya sido, por fin, proclamado “Año de la planificación familiar”!7

  • 8 Webb y Fernández, op.cit.

5Otra característica clásica de la “sociedad de masas” es el proceso de rápida urbanización. Tampoco insistiremos sobre este aspecto ya conocido en el Perú. Indicaremos solamente que, en 1961, la población considerada como urbana en el país era el 23% de la población total; en 1991, la situación es casi la inversa (70% urbana, 30% rural), y las capitales de los distintos departamentos, juntas, representan el 50% del país.8 Es conocido el hecho que el Perú de la segunda mitad del siglo xx fue un país de éxodo rural. No haremos hincapié sobre las diferencias en las relaciones interpersonales en los medios rural y urbano: la urbanización induce más al anonimato y al aislamiento que a la solidaridad y al interconocimiento. De paso, quisiéramos señalar que muchos trabajos sobre este tema en el Perú parecen haber insistido más en la tenacidad y continuidad de las relaciones del emigrado con su comunidad de origen, que en el análisis de los efectos del desenraizamiento. Hoy, los en una época famosos clubes provinciales de Lima ya no parecen presentar la misma pujanza.

6Sin embargo, la presencia de las multitudes urbanas no basta para explicar, ni siquiera para describir, esta noción de “masificación”. Pensamos que la dimensión principal de ésta reside en el movimiento tendencial hacia el individualismo en la sociedad, la cual se manifiesta a través de una progresiva descomposición de las organizaciones colectivas, la lenta desaparición de las formas de solidaridad, la reducción de la percepción y la conciencia de cualquier interés común, hasta llegar, al extremo, a la disolución total de toda forma de lazo social. No podemos volver aquí sobre el amplio y eterno debate en torno a las dificultades de integración del país y las posibilidades de constitución de una nación. Este problema atraviesa casi toda la historia del Perú desde la conquista.

  • 9 Un interesante trabajo presenta un estado de la cuestión sobre el tema, partiendo de las imágenes (...)

7Sabemos que, al insistir ahora sobre el desarrollo de un proceso de individualización en el Perú de los 80, se nos puede objetar –con razón– la realidad del surgimiento de numerosas asociaciones populares, que aparecieron sobre todo con la “crisis” y que se acostumbra reunir bajo la noción de “nuevos movimientos populares”.9 Aceptamos la objeción, recordando sin embargo que buscamos aquí destacar una tendencia dominante, lo que no excluye la existencia de movimientos de oposición o de resistencia. Estos movimientos u organizaciones populares “de crisis” constituyen actualmente, creemos, las principales murallas contra la amenaza totalitaria, como veremos más adelante, porque frenan el “despegue ideológico” que ésta necesita para su expansión. Tememos, sin embargo, que dichos movimientos no sean más que corrientes calientes en un océano frío. En lo que sigue presentamos una serie de signos y manifestaciones, desde los más imperceptibles hasta los más pesados, que pueden ilustrar esta tendencia.

El individualismo como forma dominante de la vida cotidiana: algunos ejemplos

  • 10 Debate 59. 1990. pp. 62-66.

8En una encuesta realizada por la revista Debate10 sobre la literatura peruana de los años 80, se podía leer: “La atención de muchos escritores se ha desplazado de la visión crítica de la sociedad a una exploración de la intimidad de los personajes... las ciencias sociales que eran una disciplina auxiliar para quien estudiaba las novelas de los años 70 han dejado, por ello, su lugar a la psicología. Preguntas como '¿en qué momento se jodió el Perú?' han perdido peso en favor de preguntas más personales. ¿Qué posibilidades tengo de sobrevivir, de existir realmente en este medio, en este país, en este tiempo?... Los escritores de los años 80, en su mayoría, han buscado en los individuos o en la historia su materia prima...”. Este cambio en la inspiración literaria no constituye, por supuesto, un argumento decisivo para demostrar la individualización de la sociedad peruana. Sin embargo, expresa una transformación notable en los intereses y las pasiones no solamente de los escritores, sino también de los lectores. Por eso la encuesta concluye: “la literatura de los años 80 sí ha sido un signo del Perú de estos tiempos”.

9Se podría también presentar signos perceptibles de esta tendencia a partir de la aparición de nuevas expresiones lingüísticas populares que expresan el lugar central del individuo en la sociedad. Expresiones como “arreglárselas”, “no meterse”, por ejemplo, traducen, creemos, la voluntad de distanciarse, de no intervenir en la sociedad para protegerse contra ella. De igual manera, la notable desaparición de las formas tradicionales de civilidad, la que se puede constatar cotidianamente en los comportamientos urbanos: la práctica de “actuar a la prepo(tencia)”, por ejemplo, muestra bien esa tendencia; en ella desaparece el respeto al otro frente a la prioridad que el individuo se otorga a sí mismo. La proliferación de organizaciones y empresas de protección privada contra la delincuencia constituye también otro signo superficial de la transformación estructural de la sociedad peruana.

  • 11 Dejamos el análisis, de corte weberiano quizás, para los especialistas en el tema.
  • 12 Hace poco la prensa denunció un tráfico importante de menores “adoptados” por extranjeros El Comer (...)

10No obstante, hemos tratado hasta ahora aspectos menores, pero existen otros más profundos y, sociológicamente, más reveladores de este cambio en el Perú de hoy. Es el caso, por ejemplo, de la religión o, más precisamente, del desarrollo de las iglesias evangélicas y otras sectas, llamadas a veces “los nuevos movimientos religiosos”. Este fenómeno de conversión no es específico del Perú, pero resulta muy notable en un país tan tradicionalmente católico e implica seguramente una difícil ruptura con la iglesia dominante que pasa necesariamente por un acto de afirmación eminentemente personal o, al extremo, familiar: un acto de autoexclusión o de renuncia a una identidad colectiva muy valorizada. Es cierto que el fenómeno no toca, hasta ahora, más que alrededor de un millón de convertidos, o sea, más o menos el 5% de la población urbana y rural del país, pero su progresión es bastante rápida. Así, entre 1980 yl985 el número de iglesias evangélicas y pentecostales en la gran Lima ha aumentado a 128 unidades, experimentado un crecimiento de más del 25%. No es nuestro propósito desarrollar aquí un análisis de estos nuevos movimientos religiosos en términos de ver si, comparativamente, favorecen a la persona más que la iglesia católica con su jerarquía, sus obligaciones colectivas, su insistencia en la solidaridad entre sus miembros y, sobre todo, su mensaje, que hace depender la salvación de los actos para con los otros.11 En el catolicismo, la iglesia como cuerpo constituye el intermediario obligatorio de la relación con Dios; en las nuevas iglesias, esta relación nos parece más directa, privada, casi interpersonal. El lugar más central del individuo, su mayor libertad son, quizás, las razones del rápido desarrollo de esas iglesias. Lo que nos parece importante rescatar aquí es que este fenómeno supone la descomposición de una gran institución histórica, la iglesia católica, por la autoexclusión de sus miembros. Pero esa no es la única institución en problemas, parece que síntomas semejantes afectan también la célula familiar. Nos hacen falta y son difíciles de encontrar estadísticas sobre la evolución del divorcio o la separación de las parejas, del suicidio – anómico o no –, de la violencia doméstica, del número de niños abandonados y de los adoptados en el exterior,12 de las salidas sin regreso al extranjero, etc. De existir esas estadísticas mostrarían, probablemente, el debilitamiento de los lazos sociales más estrechos y sólidos y, como contraparte, el fortalecimiento de las estrategias personales de vida.

11Nos hemos quedado hasta ahora en una lectura bastante superficial del cambio social. Nos toca ahora abordar las transformaciones en las macro-categorías de la sociedad.

La lenta desintegración de la estructura socioeconómica de clases

12Dejamos a los economistas el papel de explicar el surgimiento de la “crisis” económica que sufre el Perú desde hace más de una década. Nos limitaremos aquí a mencionar e interrogar algunas de sus consecuencias, en la medida que todas ellas llevan a poner al individuo en un lugar cada vez más central en la economía. No es objeto de nuestra competencia desarrollar una larga explicación de lo que se llama el sector informal. Los numerosos y diversos trabajos sobre este sector tienen dificultades para ponerse de acuerdo sobre una definición única y limitada. La tarea es bastante complicada puesto que bajo el mismo término se encuentra una variedad de situaciones muy amplia. Se presenta al “informal” como un empresario o como un ilegal, como un exponente del “desborde popular” o como un sobreviviente en la crisis, como un representante de la “otra modernidad” o como un miembro del “movimiento popular”. En todas estas interpretaciones encontramos el protagonismo del individuo como un resultado sea de múltiples exclusiones o marginalizaciones, sea de una voluntad algo schumpeteriana de realización personal.

  • 13 Cf. C.R. Balbi. Identidad clasista en el sindicalismo. Su impacto en las fábricas.

13Otro indicio de la individualización en el mundo del trabajo, esta vez en el ámbito formal, reside en el declinante papel del sindicalismo. Después de una etapa de apogeo, correspondiente precisamente a la prédica clasista,13 los sindicatos han visto progresivamente reducirse sus bases y su capacidad de movilización. Para convencerse de ello basta observar la reducción de los efectivos movilizados durante las huelgas nacionales, la última de las cuales, el 18 de julio de 1991, constituyó un nuevo fracaso, al ser convocada en pleno período de recesión y de disminución drástica de los salarios.

  • 14 Cf. J.M. Mejía. La reforma agraria. Cambios en la propiedad de la tierra, 1980- 1990, CONCYTEC. Li (...)

14Convendría también señalar las grandes transformaciones que, discretamente, afectaron el campo desde 1980. Este sector se encuentra, desde hace algunos años, encantado por el “mito de la parcela”.14 La parcelación de las grandes cooperativas de la costa y la minifundización de las empresas agrarias andinas se han desarrollado en respuesta al retroceso del estado en la organización de la producción y en la reglamentación de sus relaciones. La individualización aparece aquí, también, como la tendencia dominante en el sector.

15Esta “reestructuración” de grandes unidades de producción en una multitud de pequeños empresarios favorecerá, quizás, el aumento de la productividad, pero comienza, ciertamente, por hacer desaparecer la solidaridad “clasista”, introduciendo la competitividad entre ellos. Con eso llegamos al papel del actor decisivo en el proceso de individualización de la sociedad: el estado.

La descomposición del estado

  • 15 H. Lanssiers. “Raíces de la violencia en el Perú”, en Debate 60. p. 27.

16No podemos exponer aquí los numerosos factores, los complejos mecanismos que condujeron a la descomposición del estado peruano: omnipotente, pero autoritario e ilegítimo en la época del régimen militar y, ahora, un estado ineficaz y ausente, hasta tal punto de no saber qué contestar a la pregunta: ¿quién es el estado? Crisis del endeudamiento, crisis de tributación, crisis de inflación, no solamente de precios sino también de funcionarios, crisis de funcionamiento de sus instituciones... Muchos son los facto res que contribuyeron al mal gobierno del estado, impidiéndole cumplir su papel de organizador y regulador de la sociedad en su conjunto. El estado no solamente fue incapaz de satisfacer las demandas materiales básicas de la sociedad, ahora también es, en gran parte, impotente para garantizar la seguridad física de sus miembros. Este estado fracasado es, sin lugar a dudas, el primer factor de la descomposición social del país. Trataremos brevemente el tema abordando uno de sus aspectos, quizás el más secundario: la corrupción. Su presencia se generalizó en muchos niveles de la administración pública: los escándalos que involucran a altos funcionarios y gobernantes son demasiado numerosos para citarlos. A su vez, la “coima”, que antaño se solicitaba u ofrecía con una sutileza bizantina y requería la maestría de un concertista en la expresión suave de notas alusivas, ahora se regatea a voz en cuello, como la merluza en el terminal pesquero. Todo el que es dueño de un sello lo esgrime como si fuera un cetro de hierro.15 La corrupción, cuando está generalizada y organizada, puede ser, de cierta manera, asimilada a un contrato ilegal y privado entre personas; ya no es, entonces, una relación reglamentada entre un funcionario del estado y un ciudadano. El papel de la corrupción no es, ciertamente, el factor principal de la transformación del estado en una pesada e ineficaz maquinaria, pero sí contribuye a hacer de éste el “enemigo número uno” para sus administrados. El estado, instrumento integrador de la nación por excelencia, no sólo está perdiendo espacio en el territorio nacional, su papel en la regulación de la sociedad pierde también legitimidad en la conciencia de los sujetos, como veremos más adelante.

  • 1 Elaboración propia en base a datos oficiales.

Paros nacionales 1977-19901

Paros nacionales 1977-19901
  • 16 N. Elias. La sociedad de los individuos, Ediciones 62 S.A.. Barcelona 1987. 270 pp.

17Acabamos de mencionar, brevemente y sin sacar conclusiones definitivas, algunos de los signos convergentes hacia la atomización de la sociedad por un proceso de descomposición de su estructura clasista y de desmoronamiento de sus grandes instituciones. Entre 1980 y 1990 la sociedad peruana ha sufrido una transformación progresiva hacia lo que Norbert Elias llamaba “la sociedad de los individuos”.16

  • 17 Inspirado en la obra de J.K. Galbraith. Teoría de la pobreza de masas.
  • 18 Cuánto. Ajuste y economía familiar 1985-1990. Lima 1991.

18¿Pero la situación peruana presenta realmente algo específico en relación a lo que conocen muchos otros países? ¿Acaso esta situación no corresponde, al fin y al cabo, simplemente a la aplicación en este país del modelo de desarrollo societal de inspiración liberal, actualmente dominante en el mundo? Los argumentos en favor de esta primera hipótesis son numerosos: el Perú, creemos, está transformándose en una “sociedad de masas” como muchas otras naciones, con la diferencia sustancial de que, en su caso, no se trataría de caminar hacia una sociedad de consumo de masa sino, más bien, de hundirse en una “sociedad de pobreza de masa”.17 Sin entrar en un largo discurso sobre el sentido de la existencia propuesto por las élites a las sociedades, se puede decir, en términos muy simples, que en los países desarrollados el consumo ha venido ocupando en buena parte el papel de los grandes ideales colectivos –como, por ejemplo, el patriotismo– que daban sentido e identidad colectiva a los miembros de esas sociedades, todavía nacionales. ¿Qué puede suceder en el caso de una sociedad como la peruana donde se puede, efectivamente, proponer el ideal existencial del consumo, pero sin ofrecer a la gran mayoría de sus miembros el menor signo concreto para que puedan creer en él? “El consumo promedio de los hogares disminuyó 46% entre los años 1985 y 1990. El número de familias pobres aumentó de 17% a 44%, expandiéndose la pobreza hacia familias que estaban en condiciones de integración... la población adecuadamente empleada, que en 1985 era de 53%, desciende abruptamente a 5% en 1990. En este mismo período, el ingreso mínimo legal se reduce de 37 dólares en 1985 a 12 dólares por persona en 1990”.18 El problema en realidad reside en conocer el grado de posibilidad, aceptabilidad, compatibilidad o funcionalidad de tal proposición en la sociedad peruana y, sobre todo, en medir los riesgos que la difusión de tal ideología o proyecto de sociedad puede tener en las condiciones reales, particularmente en las condiciones políticas, donde se encuentra.

II. El impacto político de la “masificación”

19Habíamos dejado de lado el sector político en nuestra descripción del cambio estructural peruano. Nos parece que éste es el sector donde las consecuencias de la “masificación” de la sociedad pueden ser más peligrosas. Pensamos que, en gran parte, los dos acontecimientos políticos mayores que han interpelado a los especialistas –la elección presidencial de 1990 y el desarrollo de la violencia política desde 1980– encuentran su explicación en este cambio estructural de la sociedad peruana.

a) La elección del presidente Fujimori y el fenómeno de los “independientes”

  • 19 Dos slogans del dictador Manuel Odría se quedaron en la historia, “Hechos y no palabras”, es decir (...)
  • 20 R. Grompone. “Fujimori: razones y desconciertos”, en Elecciones 1990. Demonios y redentores en el (...)
  • 21 O. Ligarte, “Una luz al final del túnel”, Travesía 2, Lima 1991, p. 85.

20El término “independiente” no es nuevo en política; sin embargo, es necesario preguntarse por lo que significa realmente en el Perú. La elección de un alcalde “independiente” en Lima, en 1989, fue, sin duda, el primer síntoma significativo de este fenómeno. Ricardo Belmont, candidato sin trayectoria política ni partido constituido, pero con una personalidad construida en la “mass media”, ganó la elecciones en Lima con un slogan, algo odriísta19 y netamente irónico para con la élite política: “obras y no palabras”, después de una campaña electoral donde recalcó su independencia en relación a los partidos políticos históricos. Sin embargo, el fenómeno “independiente” se había limitado entonces a la capital. Meses después se generalizaría a toda la nación en las elecciones generales de 1990. No haremos aquí el análisis de los resultados de estas elecciones, nos limitaremos a recordar las conclusiones del ensayo de Romeo Grompone sobre ellas: “no son los informales, los evangélicos, la falta de un centro político, el descrédito de los partidos, los clivajes políticos y las diferencias sociales las causas que explican, una a una, el triunfo de Fujimori, sino el efecto de fusión de todas ellas en un vacío político provocado por las insatisfacciones que suscitaban las otras opciones”.20 Pensamos, como Grompone, que efectivamente ningún elemento citado podía explicar, él solo, la victoria de este candidato, totalmente nuevo en la vida política del país y sin otro programa que un slogan: “tecnología, honradez y trabajo”. Fujimori era entonces un candidato apenas sostenido por un movimiento embrionario, Cambio 90, el cual hasta ahora no llega a institucionalizarse en partido, precisamente porque no es capaz de agrupar a su electorado, proveniente de universos muy dispersos, en torno a objetivos precisos y accesibles. El “vacío político” del cual habla Grompone se llamó, en ese entonces, “independiente” o, más exactamente, “Cambio 90”, es decir, lo nuevo y desconocido como preferido a lo demasiado conocido. Volvemos a encontrar aquí una manifestación característica de la “sociedad de masas”: la inestabilidad. La elección del presidente Fujimori fue producto, en buena parte, del funcionamiento simbólico frente a la incapacidad de los otros candidatos para proponer, de manera creíble, un proyecto capaz de reunir una mayoría en un contexto de gran diversidad de situaciones sociales en el electorado. ¿Cómo explicar que el candidato Fujimori en el breve momento de su entrada política llegara a ser el representante de esperanzas tan diversas, casi sin pedirlo? ¿Cómo es que, casi sin hacer nada, llegó a ser una especie de símbolo vivo para tantos que se identificaron con él? Creemos, como dice Grompone, que ello fue así porque en él cristalizó una nueva exigencia de representación (y ya no de delegación) de parte de un “nuevo Perú”, pero un nuevo Perú atomizado, “masificado”, formado en buena parte de individuos aislados y políticamente “independientes” o indiferentes, cuyo único punto en común era la gran similitud de sus trayectorias personales. En este caso, ningún partido político histórico, supuestamente identificado con un sector de la sociedad, podía llegar a obtener la mayoría en esta sociedad de individuos. Sólo el símbolo y no el programa podía, otra vez, reunir la heterogeneidad. Para la izquierda peruana el error fue, como reconoce Oscar Ugarte después de la derrota, “no incorporar el problema del individuo como parte de nuestra propuesta socialista lo cual significa no sólo aislarnos de sectores mayoritarios del pueblo, sino también desconocer el mariateguismo cuya esencia es la interpretación científica de nuestra realidad concreta”.21 El problema de la individuación, entonces, debe estar en el centro del análisis sociopolítico de la realidad peruana. Pensamos que la elección del presidente Fujimori fue una manifestación concreta del proceso de formación de la nueva estructura social que hemos llamado “masificación”, ahora dominante. Difícil problema entonces para los partidos políticos, cuya crisis no debería extrañar en estas condiciones, y seria amenaza para el régimen democrático, como vamos a ver ahora.

b) El PCP-Sendero Luminoso o la amenaza totalitaria

  • 22 Cf.. por ejemplo, los análisis de la prensa en DESCO, La violencia en el Perú 1980- 1990. DESCO, L (...)
  • 23 Podemos citar, entre otros, a C. Hildebrandt, “¿Será la democracia suficiente para derrotar a Send (...)
  • 24 M. Stoppino. “Totalitarismo”, en N. Bobbio y N. Matteuci, Dizionario di política. Unione tipografi (...)
  • 25 Idem
  • 26 C.I. Degregori. “El aprendiz de brujo y el curandero chino”, en Demonios .... op.cit., 1991. p. 12 (...)
  • 27 Los trabajos de C.I. Degregori sobre el PCP-SL. por ejemplo.
  • 28 H. Arendt. The Origins of Totalitarism, Harcourt. Brace & World Inc.. New York 1951. Hemos utiliza (...)

21Durante varios años, las acciones y el proyecto del PCP-SL plantearon ciertas interrogantes.22 Ahora, compartimos con muchos otros23 la idea de que el paso del PCP-SL a la lucha armada en 1980 marcó el nacimiento de un movimiento totalmente nuevo en América Latina, cuyo proyecto final es el establecimiento o, más exactamente, la importación del modelo totalitario al Perú. Así, en 1980, y quizás no fue solamente una coincidencia, reaparecieron simultáneamente la democracia y su negación, el totalitarismo. Su naturaleza (penetración y movilización total de la sociedad y destrucción de toda línea de división entre aparato político y sociedad)24 y sus elementos constitutivos (ideología, dictador, terror y partido único)25 se han vuelto suficientemente evidentes y son reconocidos hoy por casi todos en el país. El problema, según nosotros, no es ya la definición y caracterización del fenómeno de la violencia, ahora ampliamente reconocido, sino, más bien, la explicación de su enraizamiento y sobre todo de su desarrollo en el Perú. Pero antes de llegar a una explicación tentativa, creemos necesario hacer algunas advertencias sobre el concepto y su utilización. El “totalitarismo” como noción tiene algo de “mala fama” y hay que reconocer que muchas veces se ha abusado de él, hasta hacerle perder casi toda su significación. Particularmente, la política norteamericana fue la que utilizó el concepto en la época de la Guerra Fría, tanto que acabó por provocar su desaparición del vocabulario político. En el caso peruano, se podría también mencionar, como hace Carlos Iván Degregori,26 la utilización abusiva del término por parte de Mario Vargas Llosa, primero en el momento del proyecto de estatización de la banca y la fundación del movimiento Libertad en 1987 y, más recientemente, durante la campaña electoral de 1990. La instrumentalización ideológica del concepto por parte de la derecha, en general, y su recuperación por la corriente liberal en el Perú, en particular, hicieron que muchos investigadores de sensibilidad izquierdista rechazaran su utilización y prohibieran, en cierta medida y con algunas excepciones,27 toda tentativa de reflexión sobre las posibilidades de implantar tal sistema en un país como el Perú. No podemos volver aquí sobre todo el debate en torno al concepto de totalitarismo. Nos hemos inspirado solamente en un texto “clásico” sobre el tema, Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt,28 y hemos intentado cruzar algunas de sus reflexiones con la situación política y social del Perú actual.

  • 29 H. Arendt. op. cit., p. 32 (traducción del autor).

22La obra tiene ya algunos años, y el análisis del totalitarismo está referido exclusivamente a los casos de la Alemania hitleriana y la Unión Soviética estalinista. Estas coyunturas de referencia pueden parecer muy lejanas en el tiempo y en el espacio como para intentar una comparación con la situación peruana contemporánea. Este país como muchos otros de América Latina ha estado muy familiarizado con los regímenes dictatoriales o con las tiranías, pero nunca se implantó en él un sistema totalitario. Por eso, la hipótesis puede aparecer todavía muy exótica e incluso impensable. Es cierto, el Perú de 1990 no es la Alemania o la Unión Soviética de los años 1920-30 y el mundo ha cambiado desde esa época. Sin embargo, este país, felizmente salvado hasta ahora de este cataclismo político del siglo xx, no está definitivamente protegido. No pretendemos dar aquí, por supuesto, un diagnóstico definitivo o inexorable sobre el porvenir del Perú; más bien, deseamos señalar que algunas de las concordancias que hemos podido notar en nuestra lectura provienen de nuestra sensibilidad europea todavía marcada por esas experiencias de horror. Como lo advierte Hannah Arendt: “Los movimientos totalitarios son posibles en toda parte donde se encuentran masas, las cuales, por una razón o por otra, han descubierto un apetito de organización política”.29

23Hay que empezar por diferenciar, como hace Arendt, entre la etapa de la construcción del movimiento totalitario y la del régimen totalitario instalado ya en el poder. En este trabajo nos ocuparemos sólo del primer momento.

  • 30 H. Arendt. op. cit., p. 17.
  • 31 H. Arendt. op. cit., p. 46.

24Se puede decir, en términos muy simples, que el proyecto final del movimiento totalitario es el establecimiento de una sociedad sin divisiones, totalmente identificada con su líder. Incluye tres componentes principales: un jefe fundador y su cúpula de discípulos (que se puede llamar partido), la ideología y el terror como instrumentos principales de su acción. Evidentemente, la presencia de estos componentes es necesaria pero no suficiente para explicar el surgimiento del totalitarismo en la sociedad. Esta debe presentar condiciones particulares para eso. Comenzaremos por enunciar que, en la lectura de Arendt, lo que nos pareció más importante para el caso peruano fue la descomposición de la organización clasista de la sociedad, que ella considera como la condición fundamental para la construcción totalitaria. Escribe: “La transformación de las clases en masas y la eliminación paralela de toda solidaridad de grupo son la condición sine qua non de la dominación total”.30 Esta condición fundamental nos parece sumamente lógica y decisiva para la construcción del movimiento totalitario, cuyos militantes deben presentar al final “una uniformidad completamente heterogénea”,31 como veremos más adelante. Hemos tratado de mostrar anteriormente que un proceso de “masificación” está manifestándose en el Perú de hoy no sólo a través de la descomposición del estado, sino también de las grandes estructuras e instituciones de la sociedad e, incluso, de las reglas colectivas de la vida cotidiana. Si aceptamos la explicación de Arendt, la dinámica social de atomización social, de individualización, actualmente en camino en el Perú constituiría, entonces, un campo particularmente fértil para el crecimiento totalitario. El PCP-SL parece haber entendido perfectamente esta condición para su desarrollo y, por eso, golpea precisamente a todos los actores, casi siempre populares, que todavía presentan alguna capacidad de organización colectiva, como por ejemplo las comunidades y organizaciones campesinas, sindicales, vecinales, municipales, los grupos étnicos de la selva, los centros de desarrollo (ONG) e, incluso, las instituciones religiosas. Esta estrategia asesina puede aparecer incompresible para los que, en alguna medida, ven todavía en el PCP-SL la expresión de un movimiento revolucionario que trata de llegar a la formación de una sociedad más justa y fraternal, o para los que creen en la autojustificación ideológica del acto por el partido, el cual afirma que los peores enemigos son los más próximos. ¿Cómo entender que se prefiera matar a un campesino, un obrero, un sindicalista, en vez de tratar de convencerlo y ganarlo a la lucha de su clase? Contestar que ello se debe a la práctica del terrorismo o al fanatismo no explica gran cosa. El terror, aquí en acción, no tiene fundamentalmente por objeto deshacerse de un “enemigo de clase”, de un “traidor o soplón”, de un “imperialista”, sino, lógicamente, el de acelerar la destrucción de toda persona o organización que todavía presente algún potencial de solidaridad y de resistencia en el camino hacia la sociedad de masas, estructura necesaria para edificar la “sociedad de nueva democracia”, la cual se identificará con el Partido, el cual se identificará, a su vez, con el Presidente.

  • 32 Arendt. op. cit.
  • 33 Debate 1-65. Apoyo. Lima. Las encuestas son realizadas a partir de un “universo selecto de 1.000 l (...)
  • 34 H. Arendt. op. cit.. p. 240.

25Hemos expuesto brevemente la condición estructural fundamental para la construcción totalitaria; ahora bien, hay que examinar también la acción de los otros elementos constitutivos que concurren para la penetración y puesta en movimiento de esta sociedad fragmentada e inestable. El primer elemento es, evidentemente, la presencia algo mítica del jefe totalitario y su capacidad de atracción sobre las masas. Arendt escribe: “la fascinación, el magnetismo ejercido por el dirigente descansaba en la fe fanática de este hombre en él mismo, en sus juzgamientos seudoautorizados sobre todo lo que existe bajo el sol, y en el hecho que sus opiniones... podían siempre inscribirse en una ideología global...”32 Creemos que no es necesario insistir mucho sobre la capacidad de Abimael Guzmán para convertirse en un jefe totalitario. Existen muchos testimonios de ello, así como sobre las demostraciones de culto a su personalidad por parte de sus seguidores. Nos parece preocupante el nivel de poder que la población peruana parece otorgarle. La revista Debate realiza cada año, desde comienzos de los 80, una encuesta sobre “El poder en el Perú”, en la cual tratan de medir “la capacidad de influir en forma significativa sobre el curso de los acontecimientos en el país”.33 Nos parece bastante significativo que Abimael Guzmán haya pasado del lugar 38 en 1982 al sétimo puesto en 1983 y al cuarto lugar en 1991, detrás del Presidente de la República en ejercicio, Alberto Fujimori, el Primer Ministro y los dos anteriores presidentes de la República. Una objeción frecuente a la comparación entre la Alemania nazi y el desarrollo del PCP-SL es la de la elección de Hitler en el poder. No creemos, efectivamente, que el líder de SL se presente, un día, en elecciones, pero nos hemos preguntado muchas veces sobre lo que pasaría si el “presidente Gonzalo” decidiera presentarse... La respuesta no nos parece tan evidente. No obstante, el supuesto poder y la fascinación que ejerce el líder no son elementos para explicar el movimiento, porque, como escribe Arendt para el caso de Hitler, “con estas únicas cualidades (poderes de fascinación n.a), no hubiera sido más que una celebridad de salón”.34

  • 35 A. Torres Guzmán. Perfil del elector. Apoyo. Lima 1989.
  • 36 Op. cit.. pp. 55-56.
  • 37 H. Arendt, op. cit.. p. 32.

26La progresión del PCP-SL no se explica solamente por el funcionamiento del terror ni por el poder casi sobrenatural del líder. El movimiento encuentra muchas otras condiciones favorables en el Perú. Una encuesta muy interesante35 señalaba recientemente que la población peruana, a pesar de la crisis que atraviesa, todavía mantenía su adhesión al régimen democrático. Pero también anotaba un punto que nos parece muy importante: “la convicción democrática se ha visto mellada en alguna medida durante los últimos años. En abril de 1987, por ejemplo, el 86% de la población consideraba que la democracia era el sistema de gobierno más indicado para el Perú actual. En abril de 1988 dicha preferencia bajó a 77% y, en abril de 1989, a 61%. Y lo que es más grave, en varias poblaciones de la sierra y la selva ya se encontraba por debajo del 50%”.36 ¿Cuál sería el porcentaje hoy día, en 1991, si esta tendencia se hubiera mantenido? Esta progresión del desapego y desinterés respecto al sistema democrático nos parece muy grave. Arendt escribe: “las masas (portadoras del totalitarismo) existen en potencia en todos los países y constituyen la mayoría de esas amplias capas de gentes neutrales y políticamente indiferentes, que votan raramente y nunca se inscriben en un partido”.37 En el Perú, el voto es obligatorio y el ausentismo es sancionado, lo cual se supone mantiene la participación a un cierto nivel. Por otra parte, ello explica la energía desplegada por el PCP-SL para impedir todo proceso electoral y acabar, como dice, “con la burla electoral” y el “cretinismo parlamentario”.

  • 38 Torres Guzmán. op. cit., pp. 59 y 73.
  • 39 Ibidem. p. 57.
  • 40 Arendt. p. 33.
  • 41 Arendt. p. 36.
  • 42 Arendt. p. 37.
  • 43 Arendt. p. 29.

27De otro lado, también “las encuestas indican que sólo alrededor del 5% nacional milita en algún partido político” y “la tercera parte de la población urbana declara no tener interés alguno por la política, proporción que es mayor en el sector rural”.38 La situación se agrava todavía más cuando se trata de las instituciones políticas: “la pérdida de confianza en el sistema (democrático) es un riesgo latente que se torna evidente cuando se examina la credibilidad en las instituciones fundamentales de gobierno. Ninguna de ellas cuenta con la confianza de más del 25% de la población”.39 Este desinterés y la desconfianza aparentemente creciente de la población respecto a la política nos parece una grave tendencia. Al respecto, cabe mencionar dos de las reflexiones de Arendt. Por una lado, “los éxitos de los movimientos totalitarios en las masas acabaron con dos ilusiones: que una democracia podía funcionar según reglas que no son reconocidas sino por una minoría, y que el régimen descansaba tanto sobre la aprobación y la tolerancia silenciosas de capas mudas e indiferentes de la población, como sobre las instituciones y organizaciones explícitas y visibles del país”.40 Por otro, “el carácter apolítico de la población nacional salió solamente a la luz cuando el sistema de clases se derrumbó, llevando en su caída toda la red de hilos visibles e invisibles que ataban al pueblo con el cuerpo político. El derrumbe del sistema de clases tuvo como consecuencia automática el derrumbe del sistema de partidos”.41 Entonces, se puede presumir que el PCP-SL encuentra en las actitudes y expectativas de una parte de la población en relación a lo político y a sus instituciones un campo muy fértil para su desarrollo. Se puede discutir la aplicabilidad de estas reflexiones a la situación peruana y se puede, por ejemplo, objetar su consistencia a partir de los resultados obtenidos por el APRA en las últimas elecciones. Sin embargo, la “crisis” de los partidos ya es honestamente reconocida por algunos de ellos, constatando la deserción de sus filas o su incapacidad para reclutar adherentes en la nueva generación. En otro nivel, ¿el desinterés revelado en esta encuesta se limita sólo a la política? Arendt señalaba que: “el desinterés, en el sentido que uno ya no se otorga importancia a sí mismo, el sentimiento de poder ser sacrificado, ya no era una expresión de idealismo individual, sino un fenómeno de masas”.42 Cabe preguntarse en la situación actual del país ¿cuántos son los peruanos que ya no encuentran interés o utilidad alguna en su propia vida, en tanto ésta les aparece sin salida? Este desinterés para con su propio “yo”, este sentimiento (¿justificado?) de imposibilidad definitiva de cambio puede constituir un factor favorable para la ideología y el movimiento totalitario, transformando al desesperado en un militante con lealtad ilimitada, incondicional e inalterable. Una vez realizado el salto ideológico, el cuestionamiento personal se vuelve entonces inútil, porque: “dentro del cuadro organizado del movimiento, los miembros fanatizados no pueden ser alcanzados ni por la experiencia ni por el argumento; la identificación con el movimiento y el conformismo absoluto parecen haber destruido hasta la facultad de sentir una experiencia, sea ésta tan extrema como la tortura o el miedo a la muerte”.43 La tendencia estructural hacia la “masificación” de la sociedad, con su dimensión individualizante, y el consecuente desinterés para defender la sociedad, tal y como ella se presenta, constituyen importantes aspectos de la crisis social total de los años 80, y forman ya una base concreta para la construcción totalitaria en el Perú.

  • 44 Arendt, p. 34.
  • 45 Arendt. p. 17.

28Muchos otros son los acercamientos posibles entre el análisis de Arendt y la situación peruana. Citaremos de paso una reflexión importante sobre la ideología, la cual constituye uno de los dos elementos esenciales para la penetración y movilización de la sociedad. Arendt nota que: “importa poco que los movimientos totalitarios adopten el esquema del nazismo o del bolchevismo, que organicen a las masas bajo el nombre de la raza o de la clase, que digan seguir las leyes de la vida y de la naturaleza o las de la dialéctica y de la economía”,44 el resultado es el mismo para la sociedad amenazada. No creemos necesario insistir mucho para mostrar que el PCP-SL no necesita grandes esfuerzos teórico-ideológicos para designar, en la historia de un país como el Perú, al responsable de las desgracias del pueblo en la persona del “enemigo de clase”, el cual, por otro lado, y casi sin necesidad de decirlo, constituiría también el “enemigo de raza”. Partiendo de esta clara certeza revelada por una lectura selectiva de los grandes clásicos, el discurso ideológico del PCP-SL puede entonces desarrollarse despiadadamente coherente, y como señala Arendt: “todos los hechos que no concuerdan o pueden no concordar con la ficción oficial... son tratados como irreales”.45 Todo lo que podría expresar una cierta modernización del Perú, todo lo que podría significar progreso y contradecir el sentido de las leyes de la historia tiene que ser destruido, porque, en la ideología, no existen realmente.

29Nos hemos quedado seguramente demasiado en la lectura de Hannah Arendt y demasiado poco en la del Perú contemporáneo; la primera nos ha fascinado, quizás excesivamente, y la segunda, nos ha inquietado demasiado. El Perú del 90 no es, lo volvemos a decir, la Alemania nazi o la Rusia estalinista; sin embargo, esta lectura cruzada no deja de preocupar,

  • 46 Arendt. p. 33.
  • 47 Arendt. p. 17.

30Ahora bien, ¿qué puede hacer la democracia peruana? Muchas veces se ha insistido sobre el hecho que “los movimientos totalitarios usan y abusan de las libertades democráticas para abolirías mejor; es verdad que las libertades democráticas son fundadas sobre la igualdad de todos los ciudadanos en frente de la ley, pero adquieren sus sentidos y su función orgánica únicamente cuando los ciudadanos pertenecen a grupos que pueden representarlos o forman una jerarquía social y política”.46 ¿La actual orientación liberal del proyecto societal peruano puede responder a esta necesidad de reestructurar y reunificar la sociedad para luchar en mejores condiciones contra la tentación totalitaria? ¿Qué estrategia de pacificación respetuosa de los derechos humanos es todavía posible, sabiendo que “el régimen totalitario difiere de las dictaduras o de las tiranías... porque la dominación total es la única forma de régimen en la cual la coexistencia no es posible”?47 Por el momento, la única respuesta concreta y la única esperanza parece provenir del empeño formidable de gran parte de los peruanos para sobrevivir, aferrándose a una realidad tan desencantadora. Pero ¿hasta cuándo podrán resistir los efectos del desapego ideológico y los llamados de los “encanta-mañanas”?

Notes

1 G. Rochabrún. “Para una sociología de la sociología en el Perú”. La Revista 5. 1981. 16-20.

2 A. Adrianzén. “Tragedia e ironía del socialismo peruano”. Pretextos 1. 1990. p. 22.

3 R. Miró Quesada. “Juventud popular: violencia o radicalismo”, en Temas de Actualidad 1. IDS 1989.

4 Podríamos indicar, quizás, como primera obra sobre el tema a J. Ortega y Gasset. La rebelión de las masas. Ed. Universo S.A.. Lima. |1930]1975. p. 275.

5 Por analogía con la noción de “hecho social total” de M. Mauss. Véase su “Essai sur le don”, en Sociologie et anthropologie. PUF. París 1923. En efecto, nos parece imposible aislar o privilegiar una dimensión particular de lo que se llama “la crisis”, la cual se manifiesta en todas las dimensiones de la sociedad: económica, política, moral... y la explicación de cada una de ellas remite a las otras.

6 R. Webb y G. Fernández. Perú en números 1991. Cuánto. Lima 1991.

7 Señalamos de paso que el PCP-SL ha condenado esa “política malsana” en El Diario. № 599. Lima. 13 de marzo de 1991. Volveremos sobre este aspecto.

8 Webb y Fernández, op.cit.

9 Un interesante trabajo presenta un estado de la cuestión sobre el tema, partiendo de las imágenes en torno a los jóvenes en las ciencias sociales: O. Gonzales. M. Tanaka, L. Nauca. S. Venturo. Normal nomás. Los jóvenes en el Perú de hoy. IDS. CIDAP. CEDHIP. Lima 1991.

10 Debate 59. 1990. pp. 62-66.

11 Dejamos el análisis, de corte weberiano quizás, para los especialistas en el tema.

12 Hace poco la prensa denunció un tráfico importante de menores “adoptados” por extranjeros El Comercio. Lima. 9-10 de agosto de 1991.

13 Cf. C.R. Balbi. Identidad clasista en el sindicalismo. Su impacto en las fábricas.

DESCO, Lima 1989.

14 Cf. J.M. Mejía. La reforma agraria. Cambios en la propiedad de la tierra, 1980- 1990, CONCYTEC. Lima 1990.

15 H. Lanssiers. “Raíces de la violencia en el Perú”, en Debate 60. p. 27.

16 N. Elias. La sociedad de los individuos, Ediciones 62 S.A.. Barcelona 1987. 270 pp.

17 Inspirado en la obra de J.K. Galbraith. Teoría de la pobreza de masas.

18 Cuánto. Ajuste y economía familiar 1985-1990. Lima 1991.

19 Dos slogans del dictador Manuel Odría se quedaron en la historia, “Hechos y no palabras”, es decir, el pragmatismo como praxis política, y “la democracia no se come”.

20 R. Grompone. “Fujimori: razones y desconciertos”, en Elecciones 1990. Demonios y redentores en el nuevo Perú. IEP. Lima 1991.

21 O. Ligarte, “Una luz al final del túnel”, Travesía 2, Lima 1991, p. 85.

22 Cf.. por ejemplo, los análisis de la prensa en DESCO, La violencia en el Perú 1980- 1990. DESCO, Lima 1989.

23 Podemos citar, entre otros, a C. Hildebrandt, “¿Será la democracia suficiente para derrotar a Sendero?, en M. del Pilar Tello, Sobre el volcán. Diálogo frente a subversión, CONCYTEC/CELA. También a L. Pásara en varias de sus columnas “Desde fuera”, en la revista Caretas. Estos dos autores han caracterizado claramente al PCP-SL como un movimiento totalitario.

24 M. Stoppino. “Totalitarismo”, en N. Bobbio y N. Matteuci, Dizionario di política. Unione tipografico-editrice, Torinese (3 vols.)

25 Idem

26 C.I. Degregori. “El aprendiz de brujo y el curandero chino”, en Demonios .... op.cit., 1991. p. 120.

27 Los trabajos de C.I. Degregori sobre el PCP-SL. por ejemplo.

28 H. Arendt. The Origins of Totalitarism, Harcourt. Brace & World Inc.. New York 1951. Hemos utilizado exclusivamente el tercer volumen de la obra. “Le systeme totalitaire” (trad. francesa). Seuil. Paris 1972. Principalmente los capítulos 1 y 2 consagrados a las condiciones y características del movimiento totalitario, dejando de lado el análisis de su maduración y del totalitarismo al poder.

29 H. Arendt. op. cit., p. 32 (traducción del autor).

30 H. Arendt. op. cit., p. 17.

31 H. Arendt. op. cit., p. 46.

32 Arendt. op. cit.

33 Debate 1-65. Apoyo. Lima. Las encuestas son realizadas a partir de un “universo selecto de 1.000 líderes de opinión, representativos de minorías estratégicas' de las diferentes actividades nacionales”.

34 H. Arendt. op. cit.. p. 240.

35 A. Torres Guzmán. Perfil del elector. Apoyo. Lima 1989.

36 Op. cit.. pp. 55-56.

37 H. Arendt, op. cit.. p. 32.

38 Torres Guzmán. op. cit., pp. 59 y 73.

39 Ibidem. p. 57.

40 Arendt. p. 33.

41 Arendt. p. 36.

42 Arendt. p. 37.

43 Arendt. p. 29.

44 Arendt, p. 34.

45 Arendt. p. 17.

46 Arendt. p. 33.

47 Arendt. p. 17.

Notes de fin

1 Elaboración propia en base a datos oficiales.

Table des illustrations

Titre Paros nacionales 1977-19901
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2184/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 138k

Auteur

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter