Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Democracia, etnicidad y violencia política en los países andinos

 | 
Alberto Adrianzén
, 
Jean-Michel Blanquer
, 
Ricardo Calla Ortega
, 
et al.

III. Problemas de la transición democrática

11. Cambios estructurales y escena política en el Ecuador, 1978-1988: un ciclo político

Jorge León-Trujillo

Texte intégral

1El análisis de la escena política ecuatoriana entre 1978 y 1988 y, en particular, el análisis de las relaciones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y de las tendencias electorales revela la existencia de un ciclo. A él nos vamos a referir en este trabajo. Veremos entonces que los cambios actuales modifican algunas de las características y formas de relación propias de ese ciclo, lo cual a su vez, plantea interrogantes que aquí encuentran una respuesta en las relaciones entre los procesos de diferenciación social y el sistema de partidos.

1. Ecuador: cambios estructurales y ciclo político

El Ecuador contemporáneo

2El Ecuador de los últimos tres decenios conoció cambios estructurales muy acelerados. La transformación de la hacienda y de las relaciones sociales que ahí predominaban, así como la generalización del capital como sistema económico predominante, fueron en realidad el “fin” de las estructuras sociales formadas durante el período colonial. La sociedad multiplicó los sectores sociales, en particular los urbano-populares, los sectores medios y aquellos vinculados a nuevos sectores de acumulación, de origen y prácticas diferentes a los anteriores. Nuevas identidades y dependencias se constituyen.

  • 1 Este texto fue escrito luego de la elección de Borja y se centra en el período 1978-89. pero para (...)
  • 2 Julio de 1978. abril de 1979: enero de 1984. mayo de 1984: enero 1988. mayo de 1988. y enero de 19 (...)
  • 3 Abril de 1979. enero de 1984, junio de 1986. enero de 1988, junio de 1990 y enero de 1992.
  • 4 En 1978. las elecciones municipales y provinciales se realizaron junto con la primera vuelta presi (...)

3Luego del inicio de este período de cambios estructurales en los años 60 y de una etapa de inestabilidad gubernamental, desde 1972 se vive un período dictatorial, con una etapa de crecimiento económico gracias a la exportación del petróleo. En el último decenio, inmediatamente después del regreso al orden constitucional, en 1979, el país conoce en cambio la larga crisis económica actual. La primera constatación a resaltar es el desfase entre crecimiento económico y dictadura; la segunda, para este contexto, es la sucesión de cuatro períodos presidenciales: Roídos-Hurtado, Febres Cordero, Borja y Durán Ballén.1 Además de las cuatro elecciones presidenciales, realizadas en cada oportunidad mediante dos vueltas electorales,2 los ecuatorianos votaron en seis ocasiones para diputados3 y en siete para elegir a sus representantes municipales y provinciales.4

4El regreso al régimen de derecho, por consiguiente, ha significado en particular el reestablecimiento del juego político electoral y una redefinición de la escena política con la permanencia de los gobiernos y del juego de los partidos. Todo ello en un contexto de crisis económico-social.

El ciclo político

5Un ciclo marca el inicio y el fin de algún proceso. Aunque sabemos que en la vida social ningún corte es definitivo ni completo, el ciclo tiene su tiempo y su proceso. Una mirada diacrónica permite observar la reemergencia de diversos fenómenos, mientras que una visión lineal de la historia puede caracterizarlos simplemente como epifenómenos obsoletos o, acaso, negarles una correspondencia con el nuevo presente.

6Es reconocido, por ejemplo, el paso de ciertos procesos de modernización, generalmente llevados con fuerte intensidad, a otros de reacción política. Ambos forman, precisamente, dos ejes constitutivos de un mismo proceso. La dinámica del ciclo parte de la emergencia de ciertos fenómenos, conoce su modificación –inclusive contradictoria– y concluye en un reinicio de los mismos fenómenos o de algunos de ellos o de parte de sus componentes, aunque ya no tengan necesariamente el mismo sentido. Se trata, en efecto, de ciclos sociales.

7El ciclo se refiere a un proceso o a un conjunto de procesos cuyo desarrollo construye un tiempo dado, es decir, forma una totalidad de componentes cuya dinámica interna define un período. La duración, sin embargo, como acontece con ciertos tiempos históricos, no es necesariamente lo decisivo. No se trata tampoco de un movimiento de regreso a un inicio: el decurrir transforma o readecua condiciones y componentes de la dinámica social anterior. La reemergencia de un conjunto de procesos, además de indicarnos cierta fenomenología de la vida socio-política, puede revelar precisamente sus constantes y sus cambios.

8A las difundidas racionalizaciones sobre una América Latina con períodos de inestabilidad política, en general puntuados como “democraduras”, seguidos de gobiernos de facto, militares y civiles, en general “dicta-blandas”, un análisis de los movimientos sociales puede aportar una comprensión de las decisivas presiones sociales. En la escena pública, en efecto, se puede verificar un recorrido entre el polo predominantemente populista y su negación, el predominantemente corporativo. De la exaltación primera de esperanzas de toda clase y de la incitación a la participación colectiva con posibilidades de distribución, se pasa a un período de descontento y desilusión, inclusive de apatía hacia la vida política, lo cual crea un contexto propicio a los procesos corporativistas y de reacción. Los diferentes actores políticos modificarían en este transcurso las modalidades de participación y legitimidad políticas, al igual que las instituciones políticas.

9En el presente artículo retomaremos aquellos aspectos más sobresalientes de estos procesos para tratar de comprender ciertas transformaciones de la escena política ecuatoriana de 1978 a 1989.

10Una vez más se encuentra que los “tiempos” y los componentes de la acción política –las prácticas, racionalizaciones y contexto– no tienen la misma evolución. Es más, siguen ritmos y plazos de evolución diferentes. Así, los sectores “conservadores”, con prácticas y discursos conservadores, realizan reformas y cambios estructurales. Por su parte, los actores políticos con un discurso distributivo y reformista, refuerzan prácticas de un corporativismo tradicional. A su vez, las clases sociales incorporan un discurso justificador y racionalizador de su condición social justo cuando el contexto ya no permite la vigencia de este discurso. Veamos.

11En el caso del Ecuador, los ciclos políticos están relacionados con los ciclos económicos. Los períodos de crisis económica se acompañan de momentos de inestabibilidad gubernamental, que se inician con una abierta confrontación entre los poderes Legislativo y Ejecutivo. Mientras tanto, en los períodos de crecimiento económico se encuentra una mayor estabilidad política institucional. En la primera fase de este ciclo los partidos son relegados a un segundo lugar e, inclusive, en la oposición a los regímenes de facto predominan otras entidades, como los sindicatos y la Iglesia. En la fase opuesta, en cambio, hay un funcionamiento relativo de los partidos políticos. Igualmente, al nivel de las prácticas y legitimidades se percibe una relación entre crecimiento económico y tendencias distributivas favorables al populismo, luego del cual sobreviene un período de crisis, crecientes demandas e incapacidad para responderlas, con el consiguiente inicio del período de inestabilidad, favorable a las tendencias corporativas que tan agudamente marcan la sociedad y el poder.

12Entre uno y otro momento se encuentran, aunque no siempre de modo significativo, procesos de diferenciación social como consecuencia de los auges económicos: nuevos sectores sociales emergen exigiendo reconocimiento y ventajas para sí. En particular, hay un constante crecimiento de las capas medias y los sectores populares. El freno a su ascenso social, favorece el descontento y genera mayores demandas o presiones hacia el sistema político. La posterior inestabilidad institucional y gubernamental, generalmente, no termina sino en otro período de crecimiento, con la incorporación al aparato de Estado de los nuevos actores en la escena política y la institucionalización de sus propuestas o reivindicaciones.

2. Las relaciones entre Legislativo y Ejecutivo

  • 5 Los analfabetos pueden votar desde entonces. Esta medida concierne directamente a la mayoría de la (...)

13El período se inicia con un referéndum (junio de 1978) que aprobó una nueva Constitución considerada progresista, por la ampliación de derechos políticos para toda la población,5 y democrática, por las garantías de estabilidad que brinda para la permanencia del juego electoral y del régimen de derecho. Entre las normas aprobadas se encuentra la obligación de ser miembro de un partido para ser candidato; la eliminación de los partidos que obtengan menos del cinco por ciento de los votos en dos elecciones pluripersonales consecutivas o que no presenten candidatos en más de 10 de las 21 provincias; la prohibición de ser reelegido a puesto alguno, sino luego de un período, y la no reelección del presidente y vicepresidente de la república.

14La existencia del Congreso es la encarnación del nuevo período: por lo que representa como expresión del voto popular y por su peso como organizador de la vida política. Al respecto, el período aparece como una disputa permanente entre aquellos actores políticos que, de un lado, promueven el funcionamiento de las normas legales y aquellos otros que, de otro lado y bajo ciertas circunstancias, pasan por encima de la normatividad. Por momentos, los unos y los otros pueden trastrocarse, dependiendo de a quién se le aplica la norma legal. Igual que en otros períodos de crisis, primero cuando se redujeron las entradas fiscales y las posibilidades de distribución y, segundo, cuando se implementaron medidas de gerencia de la crisis –en este caso, las medidas de ajuste seguidas de reformas al modelo de acumulación– aumentó la competitividad y se intensificaron las disputas e impasses cortantes, inclusive violentos, entre el Ejecutivo y el Legislativo. Sin embargo, a diferencia de otros períodos en esta oportunidad el Congreso se mantuvo.

15La tradicional disputa entre el Ejecutivo y el Legislativo fue mucho más acentuada al inicio. Se trataba, en definitiva, de terminar con el otro o de volverlo inoperante: una estrategia de guerra, lo cual implicaba paralelamente el desconocimiento de sus respectivos espacios. Así, ambos poderes se enfrentaron al inicio del ciclo, no obstante que tanto el Congreso como el Ejecutivo estaban dirigidos por el mismo partido, primero con Roldos y luego durante un período con Hurtado. Fenómeno similar pudo verse cuando el Ejecutivo estuvo dirigido por Febres Cordero: primero trató de impedir todo funcionamiento del Legislativo y, ulteriormente, con una fracción de éste buscó impedir el funcionamiento de la oposición.

16Se desprende de estos casos que en el enfrentamiento entre poderes el Ejecutivo busca, una vez más, escapar a las limitaciones y control impuestos por el Legislativo, mientras que éste intenta preservar su poder. Pero el enfrentamiento no se limita a partidos de tendencias o posiciones opuestas. Se da inclusive dentro de un mismo partido. Sin embargo, cuando los partidos más “orgánicos” (cf. infra) controlan el Legislativo o el Ejecutivo se observa una tendencia hacia un mayor reconocimiento de los espacios del Congreso y del Ejecutivo, al igual que una valoración de las tareas legislativas.

17La legitimidad misma del Congreso, en buena parte del período, estaba doblemente amenazada: por la evolución de su propia dinámica y por el Ejecutivo. De un lado, la fiscalización de las acciones del gobierno por parte del Legislativo, en particular a través del permanente recurso a los “juicios políticos” a los ministros, tienden en efecto a paralizar y a restar legitimidad al gobierno. El acto de legislar, en consecuencia, se torna secundario. Concomitantemente se produce una pérdida de reconocimiento público del valor del Congreso.

18La legitimidad del Congreso también está amenazada por la acción del Ejecutivo. En el caso de Febres Cordero se llegó a una situación límite: Febres buscaba claramente la desaparición del Parlamento. Pero, en general, el Legislativo está amenazado porque el Ejecutivo para darse un medio de negociación priva a los diputados de los recursos que alimentan algún reconocimiento entre sus electores, vuelve inaplicable sus decisiones o busca constantemente un medio para evadir su control, utilizando medidas de excepción. Desde la época de Febres Cordero se han generalizado las leyes llamadas de “urgencia” que, de facto, deben ser casi automáticamente aprobadas por el Congreso. Igual ocurre con la creación de entidades de urgencia (o de emergencia) que escapan a los procesos administrativos legales regulares. El recurso creciente a estos procedimientos termina limitando los embates del Legislativo.

19Esta dinámica de enfrentamiento, en cambio, permitió un juego de contrabalanza ante las tendencias autoritarias de un Ejecutivo que buscaba el monopolio del poder. En un momento en que el gobierno de Febres Cordero, por ejemplo, disponía de un apoyo general de los sectores empresariales, de los medios de prensa y de las fuerzas represivas, el Legislativo se convirtió en el único ente de oposición a un diseño autoritario, y logró entonces un nuevo reconocimiento. Esto fue particularmente revelador en el referéndum de 1986, propuesto por ese gobierno para que puedan ser elegidas personas por fuera de los partidos, y en las elecciones intermedias, en las que mayoritariamente triunfó la oposición. Ello no significa, desde luego, el respeto por la contraparte de las normas y principios emitidos. Al momento del rapto de Febres Cordero en una base militar, por ejemplo, diferentes congresistas, lejos de condenar un acto anticonstitucional y defender así a un presidente legitimamente nombrado, se propusieron destituirlo.

20Pero es así, con estos enfrentamientos, que se construye el reconocimiento de espacios y prerrogativas mutuos, más o menos apegados a las normas formales. Al fin del período puede verse un mayor reconocimiento al juego de mediación institucional. Los diferentes actores recurren a éste para adquirir legitimidad en torno a sus posiciones e intereses.

21En síntesis, las relaciones del Legislativo y del Ejecutivo revelaron en el período conocidos enfrentamientos, predominantes en los períodos de crisis, que llevaban a su eliminación. De una relativa igualdad de fuerzas durante el inicio del período, hacia el final se llega a un predominio del Ejecutivo, con diversas medidas de “excepción” que limitan las acciones del Legislativo. En coyunturas similares en el pasado, un Ejecutivo paralizado favorecía la deslegitimación del regimen democrático o legal, dando paso a un orden dictatorial que eliminaba al Legislativo o lo controlaba. Después el período se reiniciaba buscando nuevas medidas de control del Ejecutivo. Ahora, tanto estas medidas como su eventual réplica se dan con estabilidad institucional.

22Al inicio del ciclo se da una apertura política, con una multiplicidad de leyes consideradas distributivas (alza salarial, nuevos sueldos, nuevas asignaciones de las rentas e ingresos del estado, proyectos y programas de promoción del desarrollo, etc.) que en general quedaron en letra muerta. Los legisladores de entonces tendían a hacer del Congreso un instrumento de distribución clientelar. El Congreso mismo estaba compuesto de una minoría de viejos políticos notables y de una camada de nuevos políticos desconocidos. Si bien muchos de estos últimos tuvieron propuestas más orgánicas al Estado, existía para el conjunto de legisladores una preocupación de legislar “con dedicatoria” y con claras muestras de distribución inmediata (se quiso, por ejemplo, formar otras universidades, colegios, institutos para casi todas las provincias del país; instituciones financieras para pequeños productores, programas de ayuda o creación de fondos para un sector social en particular o para una asociación particular o una región o zona definida, etc.). La preeminencia de la disputa política es la que ha atenuado esta tendencia. Aunque el fenómeno de legislar con dedicatoria ya no predomina, lo cierto es que tampoco ha desaparecido completamente. Acaso se podría entrever a partir de allí una búsqueda de cierta reestructuración de las propias prácticas del estado. Este cambio puede ser visto precisamente como el recorrido cíclico de una efervescencia distributiva a una gerencia más tecnocrática del estado. Es la primera vez, en 1988-89, que un partido logra el control del Congreso y del Ejecutivo y que existe coordinación entre estos dos entes del poder.

  • 6 Hasta 1990. los partidos que obtuvieron más del 20% de los diputados son el CFP en 1979. el PSC en (...)

23La dinámica de enfrentamiento y polarizaciones reiteradas entre tendencias políticas contrapuestas permitió en un primer momento la formación de cierta afinidad de posiciones inmediatas, cierta proclividad entre partidos. En un segundo momento, permitió la búsqueda de entendimiento a partir de expresiones como: “si no nos entendemos, ganan los polos contrarios” o “si no logramos nosotros, ellos se impondrán, más vale unir fuerzas para ello”. En promedio, 15 partidos han actuado en el Congreso y, salvo tres momentos excepcionales de corta duración6” los principales partidos contrapuestos no tienen en promedio más del 18% de los diputados. No existen mayorías, sino frágiles alianzas de varios partidos.

  • 7 El Congreso con todos sus miembros no se reúne oficialmente sino 30 días al año. salvo en caso de (...)

24En consecuencia, se podría afirmar que el Congreso se ha mantenido a pesar de la reduccción de la práctica de la legislación clientelar y distributiva, principal fuente de legitimidad de los diputados. Igualmente, de un acrimonioso enfrentamiento del conjunto de partidos en el inicio del ciclo, se llega hacia el final del período a la constitución de cierta proclividad que favorece la negociación entre ellos y diseña, gracias al conflicto, tendencias a la formación de alianzas. Esta tendencia se revela en el hecho que el Congreso tiende a ser permanente en su funcionamiento,7 no sólo a través de numerosas comisiones legislativas, sino por la multiplicación de los períodos “extraordinarios”, aprobados para terminar con proyectos de ley considerados improrrogables.

  • 8 Equivalente a la moción de censura o de destitución en el sistema parlamentario.

25Lo que predomina del lado del Ejecutivo o del Legislativo no es tanto el respeto a las normas establecidas. Las diversas confrontaciones, las prácticas clientelares, las permanentes actividades “fiscalizadoras” y los juicios políticos8 a los ministros, sea por objetivos políticos inmediatos o por el efectivo control de la actividad gubernativa, la emergencia de lo que aparece como una nueva práctica legislativa, todo ello, diseña un proceso de permanencia del Congreso y de valoración del juego político a través de él. A través de este juego se legitiman los partidos políticos y, por ende, todo un personal político. El Congreso es una plataforma para la promoción de cada político en su carrera de ascenso y acumulación de poder, pero es igualmente una mediación para el acceso a recursos, prestigio, influencia e información. Lo novedoso para las prácticas tradicionales ecuatorianas es acaso que la legitimación y la mediación de los políticos pase ahora por la persistencia de los partidos como sus entes organizadores. La carrera, el oportunismo o el idealismo, la propuesta inmediatista o el programa individual o de grupo, encuentran una mediación creciente en un mayor número de partidos, y estos a su vez se legitiman en el Congreso. Encontramos aquí una de las presiones decisivas para la permanencia del Congreso, más que la adhesión (siempre frágil en la tradición jacobina y clientelar predominante) a las normas de la tradición liberal, ahora identificadas con el régimen democrático.

  • 9 Diversos aspectos que quedarían por probarse nos incitan inclusive a pensar que este nuevo persona (...)

26En síntesis, las ideas y convicciones que ahora parecen generalizadas, y que valoran el régimen de representación y de elecciones identificado con la democracia, no se dan en muchos casos a partir de una afirmación positiva sino, más bien, de una negativa (rechazo a la dictadura). Es más, esta afirmación negativa no tendría tanto peso en la permanencia de estas prácticas, como sí lo tiene el creciente interés de un personal político9 y la disputa política o de intereses a través de los partidos. Esta tendencia no implica que los diversos fenómenos del orden político vayan en un mismo sentido. No hemos considerado, por ejemplo, el comportamiento de diversos sectores sociales (v.g. empresarios, corporaciones diversas...) o de estamentos decisivos (v.g. los militares, la tecnoburocracia...), cuyas prácticas pueden no necesariamente ir en el mismo sentido estabilizador de este genero de democracia. Lo sorprendente de todos modos es que estas prácticas se realizan precisamente en un contexto de crisis económica y de disputa política mayor, cuando en el pasado estas condiciones llevaban a una inestabilidad inmediata.

3. Elecciones y partidos

El funcionamiento de los partidos

27Las ofertas generosas e imposibles de cumplir, sus prácticas clientelares, las presiones hacia el Ejecutivo para intercambiar ventajas para sus clientes a cambio de apoyo o menor oposición en el Congreso fueron prácticas que llevaron al límite el reconocimiento de los políticos y de los partidos. La desvalorización consiguiente de sus propuestas y programas, y la reducción de su práctica a la negociación de limitadas ventajas particulares con el gobierno, desvalorizaron el rol de la política. Pero, a pesar de tal descrédito e, incluso, a pesar de la valoración paralela de un gobierno fuerte y coercitivo (revelados en múltiples sondeos de opinión), ahora, a diferencia del pasado en el que una situación así implicaba el fin del ciclo y la legitimación de los gobiernos de hecho, persiste el juego del Congreso y los partidos. Al “final del ciclo”, la clase política misma es la que terminó encuadrando su funcionamiento en otras prácticas. Entonces, adquiere predominio una tendencia de mayor institucionalización del juego político.

28En el curso de los diez últimos años la población ha enfrentado dos procesos decisivos en la vida de un sistema político. El primero hace referencia a la constitución de la práctica electoral. Si bien doce años constituyen un período relativamente corto para valorizar esta clase de prácticas, su constante repetición revela la emergencia de tendencias y la definición de prácticas relacionadas con este mecanismo de legitimación, las cuales le van acordando reconocimiento. Tenemos así la negociación del voto y, en otros casos, del candidato o la construcción de referentes de identidad política. Diversos sectores adquieren interés en la práctica electoral. Paralelamente, poblaciones enteras, con historia e identidades étnicamente diferenciadas, han entrado igualmente en esta práctica, lo que implica, concomitantemente, un acceso a procesos de participación política y, a la vez, limitan su exclusión y permite en ciertos casos la construcción diferenciada de una identidad política. Aspectos que también valorizan el voto por otras dimensiones que el solo hecho de elegir representantes. El acto electoral adquiere entonces una multiplicidad de significados, que lo valorizan indistintamente, sin dejar de ser el principal mecanismo de legitimación de los sistemas de dominación contemporáneos.

29En segundo lugar, encontramos un sistema multipartidario muy maleable y cambiante que, de todas formas, incide sobre el funcionamiento de la escena política en una sociedad en mutación, con la heterogeneidad social que caracteriza al Ecuador.

Elecciones y multipartidismo

Organicidad y programas

30Los cambios en las tendencias de los partidos, el predominio de los partidos “orgánicos” o las caídas de la derecha se pueden comprender como parte de un momento del ciclo. (Ver infra, en “tendencias”, los partidos con sus nombres y siglas).

31Según los programas, sobresale un corte entre partidos orgánicos y no-orgánicos. Los primeros son partidos que en función de una definición doctrinaria sobre la sociedad y la política elaboran un programa y un análisis de acción en la sociedad. Se trata de organizaciones que tienen una visión estructural de la sociedad y organizan sus propuestas en consecuencia. En general, esta es la tradición de la izquierda y. a veces, de la extrema derecha. La ID (Izquierda Democrática, miembro de la Social Democracia), el MPD (Movimiento Popular Democrático, del Partido Comunista-ML), la DP (Democracia Popular, mayoritariamente demócrata cristiana) y el FADI (Frente Amplio de Izquierda, del Partido Comunista pro-Moscú) tienen esta organicidad. También estaría el PS, pero su programa no es muy claro y se contenta con una defensa inmediatista de propuestas distributivas y sus posiciones y prácticas revelan una situación similar.

32Al inicio del ciclo predomina este aspecto orgánico, mientras que al final pierde vigencia, en favor de un llamado pragmatismo favorable a las posiciones de la derecha.

Partidos personalistas y caciquismo

33Paralelamente, al inicio del ciclo, acaso en continuidad con el pasado encontramos varios partidos predominantemente caciquistas con cierta capacidad de convocatoria, como el PNR, el CID, y con una dirección familiar (C. J. Arosemena Monroy y O. Arosemena Gómez, respectivamente). El CID se convierte luego en CNR y en Partido Republicano, pero sin lograr afirmar una presencia significativa, desapareciendo hacia 1990.

34Un análisis minucioso podría establecer múltiples relaciones de parentesco entre diferentes dirigencias en los partidos, pero este rasgo es más bien característico de los partidos antes mencionados, marcadamente dirigidos por un ente familiar. Este aspecto de disputas entre familias políticas que se traduce en la formación de partidos propios no desapareció: lo encontramos también en los partidos “populistas” (cf. infra), en las diferentes rupturas de CFP con la familia Bucaram. Aunque en este caso los orígenes sociales son diferentes a los anteriores, tratándose más bien de capas medias. El “populismo” ecuatoriano marca a lo mejor en este aspecto una redefinición social de la élite política, como lo hizo el liberalismo a inicios del siglo antes de su “institucionalización”. El FRA puede entrar también en esta doble categoría de populista y de una dirigencia de origen familiar. Estos partidos, al igual que el Partido Velasquista fueron marcadamente personalistas, predominaba en ellos la presencia de algún personaje. Cabe constatar que estos partidos desaparecieron ya avanzado el ciclo, salvo los emanados del CFP y del FRA, y que, a diferencia de los anteriores que hemos caracterizados como doctrinarios, no disponían de programas, aunque su posición haya sido en general en el sector que llamaremos de derecha. Su incidencia, en todo caso, ha estado en franca caída. Diversos aspectos se plantean al respecto teniendo unicamente en cuenta los elementos anteriores. Lo que estuvo en decadencia una vez iniciado el ciclo es la tendencia y. al parecer, no tanto el modo de su organización cacical y familiar, o lo estuvo de modo secundario. Al menos el aspecto familiar persiste en los populistas, los cuales, en el medio del ciclo estuvieron en pleno reconocimiento (cf. infra, cómputo de la tendencia). En cambio, en el mismo momento, en contraste con el inicio, el origen social perdía reconocimiento. Notables familias políticas de las clases dominantes tradicionales experimentaban, junto con la tendencia de derecha, una pérdida de valor. Febres Cordero, como un líder de la derecha que rebasó su ámbito y su partido, significó un cambio en esta tendencia. Nuestra hipótesis para el final del ciclo es que se valoriza, otra vez, a las personas por encima de las ideas y posiciones, pero en el entretiempo el peso de los partidos devino decisivo en el juego político: los caciques y notables debieron insertarse en los partidos.

La caída de los partidos históricos y la reconversión de las tendencias

35El Partido Conservador y el Partido Liberal, herederos de la tradición conservadora católica y del liberalismo radical, antes ejes doctrinarios en confrontación y hasta el inicio del ciclo sustentando posiciones que expresaban su tradicional oposición, se encontraron rápidamente acantonados en una misma corriente de pensamiento. Para que ello ocurriera fue necesario un proceso por el cual vieron mucho más circunscritas sus clientelas. El Partido Conservador –fuerte hasta hace poco– mantiene ahora una presencia sólo en tres provincias –Carchi, Azuay y parte de Loja– demográficamente no decisivas en la votación nacional. Con los cambios socio-políticos vividos en estas provincias, su caída fue igualmente significativa; resucitó en algo gracias al prestigio –de probidad y tecnocracia, más bien excepcional en su contexto– adquirido por Dahik, un ministro de Febres Cordero y nuevo líder conservador, que en 1992 logró inclusive ser vicepresidente con Durán Bailen. Algo similar acontece con el apoyo recibido por el Partido Liberal que mantuvo cierta presencia en Manabí, Pichincha, y Loja. Desde hace mucho tiempo las posiciones de estas dos organizaciones políticas venían perdiendo vigencia, al punto que el conjunto de partidos que se formaron desde los años treinta procedían de facciones de estos partidos, a los cuales habría que añadir luego, como gestor de una multiplicidad de tendencias, al Partido Socialista, del cual emanó el Partido Comunista y con éste una variedad de partidos. La caída de estos tres partidos es bastante reveladora de la pérdida de posiciones y de identidad por parte de las diferentes tendencias originarias. A su vez, los partidos que emergieron a partir de ellos formaron las nuevas tendencias y resultaron, por lo general, más orgánicos que sus predecesores en su programas, y en su fucionamiento tendieron también a ser menos regionalistas y circunlimitados.

36ARNE es el único partido considerado de extrema derecha, y lo es en su ideología. Si bien se encontraba reconocido legalmente en 1979, jamás tuvo presencia en las urnas y desapareció. Igual ocurrrió con el Partido Patriótico Popular, también de derecha, que apenas pudo participar en las elecciones seccionales de 1978, mientras que el Partido Nacional Velas-quista logró sobrevivir simbólicamente hasta 1984.

  • 10 Esta relación permite en general una evolución mutua entre sectores sociales y partido.
  • 11 Ciertos partidos tienen en efecto presencia y reconocimiento a este nivel. Diversos partidos radic (...)

37En conclusión, desde 1978 los partidos que desaparecieron oficialmente, de los 17 existentes al inicio del ciclo, fueron todos de derecha (ARNE, PNR, PPP, PNV, CID o PR). Por otra parte, el PD lo hace una vez que se acerca a la derecha. Al inicio del ciclo, según la ley de partidos, también habrían dejado de existir el FADI o Partido Comunista (pro-Moscú) y el PS. Sin embargo, estos partidos de izquierda tradicional (comunista y socialista) lograron jurídicamente evadir la norma y ulteriormente, en particular al momento de la oposición a Febres Cordero, lograron un repunte de adhesión electoral. Pero su tendencia a la baja corrobora la hipótesis que hemos sugerido: las viejas tendencias, todas ellas identificadas doctrinariamente con los tres sectores señalados –conservador, liberal y socialista-comunista– han hecho ya su camino. Han estado asociados a procesos del pasado, al igual que a actores y sectores sociales que ahora se encuentran en redefinición. Por el momento han agotado sus planteamientos. Además, ninguno de ellos era un partido de masas (lo que implicaría una relación a la vez más estrecha y orgánica con amplios sectores sociales10) y tampoco dispusieron de la suficiente organicidad interna o de relación con la sociedad en su conjunto11 como para conocer redefiniciones en doctrinas, propuestas y personal político, de modo tal que pudieran incorporar o adaptarse a los actuales procesos de cambio.

38El sistema político ecuatoriano se caracterizó en el pasado por la creación de nuevos partidos y no por la redefinición interna de los partidos originarios. Una sociedad que conoció cambios tan marcados y que siguió viviendo importantes modificaciones exigía redefiniciones políticas. Los partidos tradicionales no lo hicieron y éstas se produjeron más bien a través de sus divisiones y fracciones o a través de la emergencia de nuevos partidos, los cuales lograron una readecuación del sistema político en relación a las circunstacias históricas.

39El repunte que el PS y FADI obtuvieron en la mitad del ciclo no lo lograron sino gracias al hecho que se remozaron, al menos temporalmente, en un contexto de marcada oposición a Febres Cordero, así como a la existencia de líderes que rebasaron la tendencia y a posiciones que se asemejaron a las del centro. En todo caso a hechos que ya no tienen referencia práctica con su identidad doctrinal anterior. Su pérdida de organicidad es lo que les permite amoldarse a las tendencias del momento, que les favorece en lo inmediato.

40Si hacemos un recuento del período en relación a los partidos, se constatará que aquellos que disponen de mayor organicidad y de un personal político remozado son los que logran pasar el período y adquirir una nueva presencia. Lo hacen en detrimento de los partidos tradicionales de todas las tendencias. En relación al pasado inmediato hay una redefinición del tipo mismo de partido: en sus posiciones y doctrinas, en la clase de dirigentes que tienen, tanto por su origen como por su actuar político, así como en su relación con la población. Los partidos que no se redefinen antes del fin de ciclo ya no tienen cabida.

41Los nuevos partidos – todavía pocos a nivel legal– no vienen del sector de la derecha. Luego del inicio de la crisis se forman dos partidos populistas, el PCD y el PRE; un partido originalmente de centro, el PD; otro partido cercano a los anteriores populistas pero que está más bien en el “centro izquierda”, el PDP; y una facción de la izquierda tradicional, LN. Se conoce, igualmente, una relativa redefinición en las posiciones de diferentes partidos en el último momento del ciclo, el APRE y el PS. No es sino en el actual cierre del ciclo que vemos la emergencia de un partido de derecha, el PUR.

Facciones, divisiones y movimientos

42Además de estos nuevos partidos, hacia fines de los 80 encontramos una multiplicidad de divisiones en los partidos, así como la emergencia de nuevas facciones o movimientos tendientes a la constitución de nuevos partidos legales.

  • 12 Esta tendencia iniciada claramente con la campaña de Febres Cordero en 1983-84. se acentúa en 1988 (...)

43La primera constatación que llama la atención es la multiplicación de competidores en los partidos. El número de candidateables aumenta, no así los puestos disponibles. Paralelamente, los partidos y las facciones establecidas vacían su discurso de posiciones ideológicas y tienen más bien posiciones puntuales sobre problemas definidos.12 Pierden eficacia los mecanismos ideológicos de control o de filtro que limitaban el acceso a las candidaturas. El aspecto orgánico tiende a reducirse en este momento del ciclo y una vez más, como en el pasado, reemergen las pertenencias “primordiales”: el parentesco, el origen social, la etnía, la religión. Las personas tienden a predominar sobre las ideas y la organización partidaria. En este sentido pueden interpretarse las frases de R. Borja puestas en el epígrafe, cuyas implicancias pueden verse también en el hecho que un partido con un programa y un personal político preparado para gobernar forme un gobierno con un personal y un programa exterior al partido. La dimensión orgánica pierde el reconocimiento adquirido. Su personal de “confianza” ya no es orgánico, sino definido por el parentesco y el origen social. Igualmente, los candidatos de la mayoría de partidos son seleccionados siguiendo diversos criterios, entre otros el financiero: cada uno aporta una cuota o cada puesto “tiene un precio”. Las características y costos de la campaña inciden al respecto. Distante del ámbito doctrinario, este personal político tiende a ser cada vez más cercano al mundo gerencial y tradicional en sus orientaciones. Con el gobierno de Durán Ballén estos fenómenos se agudizan claramente. Hacia el final del ciclo, la clase, el parentesco y la etnia tenderían a retomar parcialmente su incidencia anterior. Sería el “regreso de los señoritos”. El inicio del ciclo significó una apertura de la escena política para incorporar otros sectores sociales, mientras que al final se regresa a un nuevo fenómeno de exclusión. Estos procesos que indican una evolución en el ciclo no desdicen ni rechazan los cambios mencionados en relación a los partidos, sino que a diferencia de antes se realizan a su interior, redefiniendo las características de los partidos.

  • 13 Una vez establecida la división o la rivalidad se constata que los partidos o movimientos “disiden (...)

44La multiplicación de facciones y movimientos revela las readecuaciones de las posiciones de los partidos establecidos. Buscan la diferencia o la identidad en definiciones doctrinarias o en programas generales que reivindican las ideas primeras contra los intereses y pragmatismos. El caso de la Izquierda Democrática es muy revelador. Primero sufre una fuerte división como consecuencia de la campaña para escoger al candidato presidencial en 1988. Luego, varios disidentes salen del partido y fundan un Movimiento Social Demócrata, que reivindica para sí los principios “verdaderos” que inspiraron la fundación de la ID. Sin embargo, durante la segunda vuelta electoral terminan implicados en una alianza con el PRE de Bucaram contra la candidatura de Borja, de la ID.13 La ID, mientras tanto, elimina todo debate ideológico y de principios e incorpora entre sus candidatos a un personal proveniente más bien de un espacio cercano a la derecha. Este fenómeno se repite en otros partidos, como lo indica el cuadro adjunto. Allí podemos encontrar también parte de la trama interna que permite a los partidos reformistas llegar al poder, precisamente cuando el reformismo ya no es reconocido al interior del partido. Y cuando el espacio social tampoco se muestra permisivo para ello.

45El fenómeno de divisiones en los partidos estaría indicando el fin de un ciclo en el cual estas organizaciones cumplían una función de incorporación de un nuevo personal político: de hoy en adelante tienen un personal relativamente establecido. De ahí, por ejemplo, que tiendan a repetirse las candidaturas. Igualmente, este fenómeno puede ser visto como parte de un momento del ciclo en el cual, a diferencia de lo que ocurría en el inicio, predominan en los partidos las tendencias convergentes, atenuando así sus diferencias e identidades ideológicas y doctrinarias. A partir de los dos aspectos se podría considerar que se vive una institucionalización de los partidos, en el sentido de consolidar ciertos aspectos adquiridos y no tanto en el de reforzar sus funciones de transformación. Constatemos paralelamente que esto se produce en el momento de mayor agudización de la crisis económica, en el que las posibilidades distributivas se restringen y, en consecuencia, aumenta la competitividad tanto entre candidatos como entre partidos. Tradicionalmente éste fue uno de los primeros caminos para la desestabilización política. Lo que constatamos ahora es que estos fenómenos emergen nuevamente, incluidas las divisiones, pero en esta oportunidad persisten el predominio, la legitimidad y el reconocimiento de los partidos o, si se quiere, estos aspectos de los partidos atenúan los tradicionales efectos desestabilizadores de los fenómenos indicados.

Divisiones en los partidos, 1988

Divisiones en los partidos, 1988
  • 14 Abandono del partido o transferencia a otro partido sin formar otra organización.

Note14

  • 15 Además cambia de posición el partido, buscando un acercamiento al espacio de centro izquierda.

Note15

  • 16 CID se transforma en Partido Republicano, junto a ello se produce una importante salida de sus mil (...)

Note16

  • 17 Desaparece.

Note17

4. Tendencias políticas en el Ecuador

Partidos, tendencias y contextos

46Desde 1978 se puede constatar en el Ecuador la emergencia de tendencias políticas a partir de los resultados electorales. Sin embargo, dadas las variaciones en el apoyo a los partidos, no es posible a partir de las tendencias prever los próximos resultados electorales. En realidad, salvo contados partidos (la ID en primer lugar, la DP, con un porcentaje inferior, y los partidos de izquierda, en particular el MPD, con un porcentaje constante que oscila alrededor del 6%, al igual que el PSC) el resultado de los votos obtenidos por los otros partidos es muy maleable, como bien grafica el cuadro adjunto al nivel de diputados provinciales. Los resultados presidenciales resultan aún más imprevisibles. Hay que ver la relación entre unos y otros resultados, el de los candidatos y el de los partidos. Se trata de una contienda en el pleno sentido de la palabra: el resultado depende de los contendores. Pero, como siempre en lo referente a elecciones, aún en sociedades en las cuales esta práctica tiene tendencias definidas y estables, el contexto que sigue cierto ciclo incide en las posiciones de los candidatos y de los partidos, a un punto tal que puede modificar las tendencias.

47En consecuencia, conviene identificar las grandes tendencias y luego el resultado por partidos, en un análisis de lo que está en juego según las circunstancias o el contexto y según los contendores. Por ejemplo, en 1984 la presencia centrípeta de Febres Cordero en una derecha en descomposición explica, en gran parte, el resultado de la derecha pero también del resto, ya que se medían partidos y candidatos diferentes. Si bien la estrategia electoral de Febres Cordero fue crear una polarización, acaso ella no era precisamente ajena al contexto y en gran parte se decide por “lo que está en juego” social, económica o políticamente en la coyuntura. En ese momento Febres Cordero era una esperanza de salida de la crisis económica, después de un período anterior, con Roídos, en el cual había más bien una búsqueda de distribución y de poner fin a un pasado cuya responsabilidad estaba identificada con las clases dominantes. En 1988, en cambio, el electorado se encontraba ante una ausencia de propuestas, en un contexto de mayor interiorización de la crisis, en búsqueda de una gerencia de la crisis con el menor costo posible y en búsqueda de estabilidad y paz en rechazo al período de Febres Cordero.

Diputados provinciales por partidos, 1978-90

Diputados provinciales por partidos, 1978-90

48Estos hitos, marcan precisamente los cambios de un ciclo que va de una posibilidad de cambios estructurales acompañados de distribución, momento en el cual se valora el debate y las posiciones orgánicas, al momento actual, de inhibición de estos fenómenos, de valoración de una simple gerencia y de ausencia de debates programáticos. Al igual que en otros momentos de la historia y en otras sociedades, los reformistas –al menos de origen– llegan al gobierno en el momento en el que las condiciones ya no son más favorables para las reformas que promovían, en particular aquellas que exigen mayores recursos distributivos o modificaciones estructurales. La consecuencia, en general, es la promoción de una buena o nueva gerencia del Estado, con reformas generalmente institucionales, como aconteció con el saliente gobierno de Borja.

49Hay que ver entonces las grandes tendencias, pero también sopesar los resultados según lo que está en juego en cada momento, de este modo se encontrará parte de las explicaciones para los resultados inciertos y se comprenderá la dinámica de evolución. Así, por ejemplo, en 1988 Vargas Pazzos logra una presencia capitalizando el rechazo a Febres Cordero y su propia actuación en esta oposición: el “duro” frente al “duro”. De modo correlativo podríamos decir que en 1979, por ejemplo, estos mismos comportamientos no tenían gran acogida: era el momento de las definiciones más estructurales y de tendencias. Aunque el diseño de las tendencias permanece más o menos, hay un margen para juegos diferentes. Vargas, por ejemplo, logra captar parte de la adhesión del electorado populista y parte del electorado de clase media tradicional, tanto del Partido Socialista como del Partido Comunista.

50La conclusión a la que los datos electorales nos llevan es que, a la larga, el grueso del electorado sigue la tendencia en curso. Por lo tanto, las diferencias en los resultados se explican a nivel de lo que ocurre entre los partidos, y aquí “lo que está en juego” en la coyuntura es probablemente lo más decisivo.

La tendencia

51Si a la noción de tendencia le acordamos el mismo contenido doctrinario o de comportamientos inmediatos con que en otras sociedades se la define, ciertamente resulta inapropiada. Este concepto empírico nos envía siempre a una relación y no a una condición en sí. Sabemos también que aquello que se considera propio de una u otra tendencia –por ejemplo, ser conservadores o ser liberales, o de izquierda o de derecha en un momento dado – no lo es más en otro; es decir, la relación también es temporalmente definida. Por lo demás, el multipartidismo da cabida a una multiplicidad de diferencias, tantas que la categorización de tendencias daría lugar a un espectro cuyos matices son infinitos. En beneficio de comprender el sentido de la evolución tanto de los partidos como del electorado, y con ellos del sistema político, mantendremos los tradicionales ejes ideológicos de esas tendencias y no los comportamientos asociados a estos. En el Ecuador, los partidos y sus tendencias se han formado incorporando los componentes doctrinales de sus matrices europeas, aunque sus eficacias y significantes sean otros.

52En los grandes ejes, hay una tradición de derecha en los partidos que optan por un mantenimiento y valoración del orden establecido en sus dimensiones estructurales. Los partidos de izquierda serían aquellos que buscan una redefinición estructural de la sociedad y en esto se contraponen a los partidos de derecha. El centro indicaría una posición intermedia entre estas dos: un cambio social sin la radicalidad estructural, aunque implica un reconocimiento del Estado como el principal gestor del cambio y director de la vida económica en un contexto de pluralismo doctrinario e ideológico.

53En realidad, lo que define a todas estas tendencias es la concepción del rol del Estado en la economía y, en particular, frente a los procesos de cambio, aunque no siempre con tanta claridad. Entre la izquierda y la derecha se contrastan: mientras la izquierda tiende a asignar al Estado un monopolio o, al menos, un rol de control e iniciativa sobre estos aspectos; la derecha tiende a situarse en polos opuestos.

54En relación a estos grandes esquemas correlativamente definidos hemos situado a los partidos a partir de sus afirmaciones doctrinarias, programas y planes. Sin embargo, insistimos, las tendencias, además de ser correlativas y temporales, se forman en relación a determinadas características del contexto. Por ello, vista la práctica política en el Ecuador, entre la derecha, el centro y la izquierda tradicionales se debe incluir una tendencia populista, siempre aleatoria y relativa pero persistente en sus carácteres gruesos. Esta división corresponde también a cambios históricos significativos en la escena y el sistema político. Por largas décadas predominó un casi bipartidismo entre liberales y conservadores, donde el Partido Socialista frecuentemente inclinaba el fiel de la balanza. Este juego a tres se desestructura con los populismos, que transforman las polarizaciones y dan cabida a un mayor pluralismo partidario. Esta modificación revela, a su vez, cambios sociales de envergadura. La urbanización, el crecimiento de los sectores medios y populares urbanos transforma el sistema anterior, donde las clases dominantes cohesionaban sus intereses en la división de los partidos Liberal y Conservador. Nuevos contextos, nuevos sectores sociales y constitución de nuevas pertenencias. Los populismos son a la vez parte y resultado de estos procesos sociopolíticos.

El populismo: movimiento, acción política y gobierno

55El criterio doctrinario definitorio de las tendencias resulta de aplicación aleatoria con éste y todos los populismos. Su imprecisión doctrinaria y política, en la que rebasan a los demás partidos, revela que si diferenciamos la emergencia del movimiento político de su práctica de gobierno, su identidad proviene de sus características como acción política.

56El populismo es un proceso de acción y adquisición de legitimidad políticas como producto del apoyo popular, entre otros medios, por una exaltación del pueblo, así como por la preeminencia de un líder, el cual a la larga canaliza hacia sí la organización –en el caso de que ésta exista– o forma una ad-hoc.

57La polivalencia propia a todo movimiento y el policlacisismo particularmente distintivo del populismo se yuxtaponen con la formación de una jerarquía que da preeminencia al líder, el cual adquiere un poder sobre el personal político que le rodea y sobre la posición del partido o del movimiento. Las posiciones del momento siguen las posiciones del líder y remplazan a las afirmaciones doctrinarias. Por lo general estos líderes terminan en posiciones y prácticas cercanas a la derecha o al centro, con un discurso predominantemente nacionalista y en principio anti-oligárquico, cumpliendo un rol aglutinante de los nuevos sectores en búsqueda de ascenso social.

58El discurso indicado anteriormente legitima a los líderes y cohesiona a sus organizaciones en función de realizar una propaganda electoral donde se promociona una práctica clientelar o, al menos, la identidad del líder con las aspiraciones y elementos culturales populares.

  • 18 En efecto, si nos referimos a las circunstancias históricas en que crecen estos movimientos, el an (...)

59La consecuencia de una acción como la del populismo en el sistema político es que incita a una más fuerte participación política, sobretodo de los sectores populares, en aquellas sociedades que están rompiendo viejas condiciones de exclusión política.18 En efecto, la tendencia populista desequilibró precisamente el juego elitista del poder en el Ecuador, rompiendo en parte la exclusión, coadyuvando a un proceso de movilización social. Reduce el modo de acción de los sectores antes predominantes y cambia el juego político. Pero lo hace con ciertas características del sistema político anterior. Así como en la jerarquía estamental se necesitaba de un padrino para obtener las ventajas que ofrece la ley o para protegerse de sus desventajas, en el régimen populista quienes desempeñan este rol de mediación son la organización embrionaria y el líder populista. En principio, gracias a la movilización política, ellos obtienen la capacidad de presión y la fuerza suficiente para negociar determinados aspectos. Luego, si se accede a las entidades del gobierno, este rol de mediación es desde luego completamente mayor. Los cambios que realiza el populismo se ven con mayor claridad en las dos grandes municipalidades del país. En Guayaquil es reconocido el desplazamiento de los sectores dominantes de los puestos del poder local (municipio y concejo provincial) realizado por el populismo, lo cual ha significado nuevos destinatarios en la asignación de recursos. En Quito, la victoria a la alcaldía de un popular locutor radial autodenominado “Maestro Juanito”, Herdoiza León, tuvo ribetes similares: por primera vez llegaba a la municipalidad alguien que no era de las clases dominantes tradicionales en Quito.

60De este modo, el populismo es, en primer lugar, un movimiento de participación política que recurre a la movilización de amplios sectores sociales, en particular populares, mediante la convocatoria de un líder. A través de la adhesión al populismo se está formando una identidad política para sectores sociales que se consideran sin reconocimiento político y que lo van adquiriendo paulatinamente. Por ello, para sus seguidores, resultan ser más importantes los gestos y los actos de “afirmación” y de “rechazo” a los miembros de los sectores dominantes que cualquier acto político gubernamental ulterior, pudiendo inclusive éste ir contra los objetivos enunciados del movimiento, sin que ello afecte mayormente su reconocimiento político inicial. Por lo demás, sus posiciones y en parte sus actividades nacen de un común rechazo a los partidos tradicionales, los cuales tienen en general un origen doctrinario. Las tres matrices de las que se toma distancia indican a su vez diferentes sectores sociales: conservadores, liberales y socialistas. Los populistas se consideran distantes de ellos y de sus herederos. Cuando invocan como eje principal de ideas al nacionalismo y niegan la lucha de clases, los populistas están conformando un marco de integración. El populismo involucra dimensiones que podemos denominar globales, es decir, que incluyen afectos, identidades primarias y comportamientos inmediatos, particulares. Estas dimensiones “culturales” tienden inclusive a predominar en el modo de lograr legitimidad y convocatoria. Cuentan más estas dimensiones globales que las propuestas programáticas. Estos diversos elementos legitiman la diferenciación de los partidos populistas como una tendencia en sí.

61En fin, las características del populismo se pueden encontrar de modo aisladas en diferentes partidos, sociedades y contextos. Este concepto empírico reúne diversos componentes de una realidad política en coyunturas definidas. El seguimiento popular a un líder u otras de las características populistas anteriores pueden ser parte de la cultura política, pero lo cierto es que unas organizaciones se identifican con esas prácticas y determinados políticos recurren a ellas para organizar su acción. Diferenciamos, en consecuencia, la existencia del movimiento respecto de elementos populistas en las prácticas de los partidos, lo cual, a su vez, constituye un fenómeno particularmente revelador de la evolución del ciclo político, como señalaremos luego de presentar las tendencias.

Las tendencias electorales 1978-90

621. En contraste con el cuadro de histogramas de la votación por partidos (completamente cambiante en la mayoría de los casos), los datos de tendencias indican una relativa estabilidad al interior del período. Es muy significativo, por cierto, que en el interior de cada tendencia haya un partido (dos en el caso de los del centro) que tiende a ser predominante y mucho más estable que los demás: el PSC en la derecha, el PRE en el populismo, aunque es la tendencia más inestable; la ID y la DP en el centro y el MPD en la izquierda. Se trata de partidos que corresponden a las grandes tendencias ideológicas internacionales, pero redefinidos hace poco.

  • 19 Derecha:
    PCE: Partido Conservador Ecuatoriano.
    PLR: Partido Liberal Radical.
    PSC: Partido Social Cris (...)

Tendencias de los partidos políticos ecuatorianos19

Tendencias de los partidos políticos ecuatorianos19
  • 20 De no existir la tendencia del centro, encontraríamos al MPD. de tendencia de izquierda, como cont (...)
  • 21 Partidos que han desaparecido o han cambiado de nombre o. como en el caso del Partido Demócrata, q (...)

Note20
Note21

Elecciones de consejeros, concejales, diputados y presidentes por tendencias 1978-90 (porcentajes)

Elecciones de consejeros, concejales, diputados y presidentes por tendencias 1978-90 (porcentajes)

632. Las permanencias indican, en primer lugar, que esas tendencias existen. En segundo lugar, las modificaciones relativas en las tendencias revelan, según nuestra hipótesis, la dinámica del ciclo político. En efecto, la votación en el ámbito seccional, local o regional para la elección de municipios cantonales y de concejos provinciales, tiene las mismas tendencias en el transcurso de las seis elecciones. No ocurre lo mismo en el ámbito nacional para la elección de diputados, en la que al inicio del ciclo había notables diferencias. En cambio, desde la mitad del ciclo se constata una creciente uniformización de la votación por tendencias, a todos los niveles. Las excepciones se relacionan, una vez avanzado el ciclo, precisamente con el creciente peso del personalismo, (en particular a nivel de alcaldes y concejales). Esta relativa uniformización del voto indica la constitución de las tendencias.

643. De un marcado predominio de la derecha al inicio del ciclo, se pasa a un relativo equilibrio de las tres tendencias principales: centro, populismo y derecha, con un predominio del centro en la mayoría de las elecciones y una constante reducción del voto por la derecha. Sin embargo, al final del período, se produce la reemergencia de la derecha. Los datos presentados no incluyen los resultados de las elecciones de 1992, pero éstos indicarían un regreso a las proporciones por tendencia similares a los de 1978-79, lo cual desde luego es visible en el nivel presidencial y en los diputados nacionales. A nivel electoral estos resultados implicarían el reinicio del ciclo.

654. La izquierda obtiene la votación más baja al inicio del ciclo. Luego aumenta constantemente en todos los niveles de votación hasta llegar al final del período, en el que vuelve a bajar salvo a nivel de consejeros y diputados nacionales. Aún en sus peores momentos, los partidos de izquierda mantienen un electorado mínimo, independientemente de los candidatos. Sin embargo, en la votación en los dos niveles seccionales se nota en la izquierda al igual que en las otras tendencias la presencia de “líderes” o de caciques regionales que rebasan su propia tendencia. Al inicio del ciclo era la tendencia y sus posiciones las que predominaban. Esta situación indica claramente la evolución general del ciclo, en el que todos se “derechizan” o, dicho en otros términos, en el que predomina el pragmatismo inmediato y las personas en detrimento de las posiciones orgánicas y los programas.

Tendencias en las elecciones de consejeros, 1978-90

Tendencias en las elecciones de consejeros, 1978-90

Tendencias en las elecciones de concejales, 1978-90

Tendencias en las elecciones de concejales, 1978-90

Tendencias en las elecciones de diputados provinciales, 1979-90

Tendencias en las elecciones de diputados provinciales, 1979-90

Tendencias en las elecciones de diputados nacionales, 1979-82

Tendencias en las elecciones de diputados nacionales, 1979-82

Tendencias en las elecciones presidenciales, 1978-92 (Primeras vueltas)

Tendencias en las elecciones presidenciales, 1978-92 (Primeras vueltas)

665. Los diseños adjuntos revelan claramente los puntos de partida y de llegada electoral (predominio de derecha y, en segundo lugar, del populismo) claramente identificables en los dos gráficos que van hasta 1992 (presidenciales y diputados nacionales). En el intervalo, hay un predominio del centro, al cual se junta un crecimiento de la izquierda. No es un regreso a un punto inicial: en el transcurso del ciclo se operan diversos cambios en la dinámica general. En los datos de la segunda vuelta electoral se grafica muy bien uno de los procesos: la derecha obtiene un resultado apabullante (100% del voto en la segunda vuelta presidencial de 1992, ver datos su-pra), principalmente en detrimento del centro y del populismo. Pero la derecha que triunfa es aquella que se ha vuelto “populista” en el modo de acción política. Tanto en la campaña electoral como durante el ejercicio del poder, Febres Cordero, como su continuador Jaime Nebot, actuó en los marco de una tradición populista autoritaria, alternando profusas reivindicaciones morales, abundantes ofertas distributivas y una radicalidad en el discurso y en los gestos como ente justiciero en nombre de una relación directa con el pueblo. A nivel presidencial, en 1984, el porcentaje logrado por este único candidato de la derecha es superior al populista, que entonces decae en relación a 1978 y en relación a 1988, por lo cual cabe pensar en un trasvase del voto populista hacia la derecha.

67El predominio de las personas se reveló en la disputa de 1991-92. Uno de los dos candidatos salidos del PSC, Durán Bailen, formó otro partido (PUR) y seguía, en principio, orientaciones que no se referían a corriente alguna sino al valor de su persona. Fue el “antipolítico” que, sin propuestas políticas, ofrecía algo que empataba con el sentido común: el valor de la moral y de una persona considerada “íntegra”. Los dos políticos en mención estuvieron asociados a las políticas ahora llamadas de “modernización”. El predominio de estas ideas en el contexto posiblemente incidió en el resultado.

68Las dimensiones populistas están también presentes en varias tendencias. Hay, en cambio, partidos orgánicos que tienen una presencia por encima de sus posibles lideres. Es el caso por ejemplo de la ID, la DP y de una buena parte del electorado de izquierda.

69En suma, en el modo de hacer política existen: 1. partidos o organizaciones políticas que se identifican con el populismo como práctica y pensamiento (ver cuadro anterior de las tendencias partidarias) y 2. componentes populistas en la práctica de los otros partidos (v.g. la preeminencia de un líder sobre un “partido”, sobre el programa y el aparato electoral). Estamos ante un fenómeno que se encuentra tanto en los partidos de derecha como en los de izquierda. Las actitudes populistas son aún hegemónicas en el modo de hacer política. Pero, en general, las posiciones de los partidos identificados con el populismo frente a problemas álgidos se han ubicado entre lo que tradicionalmente se llama la derecha liberal y el centro.

706. En el medio del ciclo, donde predominan las fuerzas del centro, la derecha presenta sólo un candidato presidencial, Febres Cordero, mientras que, como nunca, el centro y la izquierda multiplican sus candidatos. Febres Cordero obtiene más votos que su tendencia en todos los niveles electorales (diputados, consejeros, concejales). En contraste, al fin del período, la izquierda y el centro tienen menos candidatos que la derecha. Una vez más, el contexto es decisivo para esta modificación.

717. En todas las elecciones los partidos populistas en su conjunto ocupan sino el primer lugar, al menos el segundo (30% en promedio), sean cual fueren las otras tendencias predominantes (el centro o la derecha). El populismo es la tendencia más estable en el porcentaje de votos. La importancia o la preeminencia entre los partidos de la tendencia cambia. La adhesión primera, que constituyó un récord, la obtuvo CFP al inicio del ciclo. Pero desde la siguiente eleccción su caída ha sido permanente, en particular cuando se asocia abiertamente con las posiciones de derecha. Inmediatamente después el FRA capta el voto populista y vuelve a producirse un fenómeno similar. Luego el PRE retoma el lugar central, que mantiene una identidad aparentemente distante de la derecha. Su candidato presidencial, A. Bucaram, ha logrado incluso ser finalista.

72Si bien las diferencias regionales son marcadas, el computo global muestra que la mayor transferencia de votos se da entre el centro y la derecha. Las pérdidas de la tendencia populista son inferiores, en contraste con las oscilaciones de la derecha o del centro. 1990 aparece como un año clave para definir el cambio de posiciones e indica precisamente un encuentro entre los niveles adquiridos por el centro y la derecha en puntos equidistantes de sus mejores niveles. Es un año de confluencia de posiciones, revelador de la desorientación y anomia del momento. Finalmente, es la derecha la que, luego, a partir de posiciones primordiales, señala el reinicio de las redefiniciones. La conocida confluencia primera hacia el centro y, con éste, hacia la derecha está graficada claramente en las tendencias electorales (ver los acercamientos de las tendencias en 1990) antes de que la derecha predomine en 1992.

738. La derecha obtuvo una votación impresionante al inicio del ciclo, luego, durante el desarrollo del ciclo, bajó a un promedio de 20%. Diversos factores pueden explicar la primera votación. El personal político más conocido en la época venía de los partidos de esta tendencia. Durán Ballen el candidato de la derecha, cuya imagen era reconocida mas allá de su tendencia presentaba una figura de alternativa ante la polarización con el populismo liderado por Assad Bucaram, lo que probablemente jugó un papel en la transferencia de votos a los partidos de la tendencia. Los partidos de la derecha disponían igualmente de una experiencia como aparatos electorales que no era tan marcada en los demás partidos. Pero, tiempo después, su tendencia a la baja es pronunciada y en ese contexto desaparecen varios partidos. La evolución del ciclo hacia una derechización favorece la tendencia de derecha y ello, junto con una readecuación de sus partidos explica su repunte final.

749. En el período los partidos del centro y de la izquierda tienen un neto predominio al nivel de la Sierra, mientras que los partidos populistas y los de la derecha obtienen la mayoría de sus votos de la Costa. El regionalismo es pronunciado a nivel político.

7510. Los votos nulos y en blanco no parecen tener la misma evolución ni el mismo significado. En primer lugar, los votos nulos aumentan en el ámbito local en los procesos electorales que median entre las elecciones presidenciales, mientras que los votos en blanco aumentan en los ámbitos seccionales cuando se producen las elecciones presidenciales. El voto para presidente parece, entonces, incidir sobre esta forma de votación. De otro lado, los votos nulos se reducen cuando la derecha crece. La derecha es la que los capta y su crecimiento, en los momentos en que el centro y la izquierda se encuentra en mejores posiciones y posibilidades de ganar, deja ver que se trata de un voto de descontento proveniente de la derecha. Los votos en blanco, salvo una que otra excepción, son más numerosos que los nulos, pero bajan cuando crece el centro. La votación en blanco parece indicar la existencia de un sector más claramente indeciso que el voto nulo. La importancia de este sector tiene gran importancia en el comportamiento electoral e indica un momento de la evolución del ciclo. En efecto, el conjunto de fuerzas políticas restringen sus aspectos decisivos y terminan acercándose a posiciones similares, en un paso hacia un espacio de centro-derecha que termina siendo propicio a la derecha, que en estas circunstancias polariza el proceso electoral marcando diferencias con todos. La iniciativa la adquiere la derecha. Sin considerar los aspectos socio-económicos que mencionaremos luego, esta dinámica en el juego político es decisiva en la evolución del ciclo.

7611. Al inicio del ciclo se constata una mayor importancia del ámbito local, mientras que durante el desarrollo del ciclo predomina el ámbito nacional. El fenómeno inverso se nota al final del período. Entre las múltiples explicaciones posibles, al menos una se relaciona con el ciclo: la desvalorización del juego político y de los políticos, favorable a las posiciones anti-partidos y anti-ideologías y ventajoso para las posiciones de derecha, también favorece en un inicio el acercamiento a los entes de poder local. Cuanto más que este ciclo coincide con las restricciones de distribución del gobierno y de los servicios locales relacionados a necesidades vitales. En un contexto así el ámbito seccional aparece como un lugar donde es posible ejercer una presión más directa o controlar el ejercicio del clientelismo. Es una coyuntura que refuerza la funcionalización de la política. No es de sorprenderse, en consecuencia, que los partidos populistas obtengan una buena votación en este ámbito.

77En suma, las constantes electorales señalan, al menos, una base electoral mínima para cada tendencia e indican una definición de tendencias políticas en el voto, pero rápidamente éstas entran en un proceso de redefinición hacia una derechización generalizada, lo que también es parte de una dinámica del ciclo político: no niega las tendencias sino que las atenúa por un tiempo. Todo lo anterior indica el fenómeno ya subrayado: la descomposición de las tendencias, es decir, la pérdida de una identidad en todos los lados y, aparentemente, la emergencia de bloques que van conformando nuevas tendencias. Así aparece un nuevo bloque de derecha después de que hasta hace poco, por ejemplo, liberales y conservadores se encontraban en oposición o, al menos, los liberales no se situaban en la derecha. Igualmente, nos encontramos con un centro en el que la Democracia Cristiana y un partido relacionado a la Internacional Socialista no sólo se encuentran en el mismo espacio sino que realizan alianzas de co-gobierno. Lo que los situa así es la relación con los otros partidos.

Conclusiones sobre las tendencias

78Los datos electorales muestran más constantes que diferencias durante el período. Señalan tendencias estables en el comportamiento electoral de más de un 60% de la población electoral, y esto a pesar de la masiva incorporación de nuevos votantes, que en 9 años llega a doblar el número de electores. Paralelamente, la población abstencionista se mantiene entre 18% y 20%. De otra parte, los electores que votan nulo o blanco oscilan entre 11% y 13% y calculamos un porcentaje de indecisos y de indefinidos alrededor del 20%.

79Contrariamente a lo que se cree respecto al Ecuador, existen tendencias políticas emergentes. De modo general, pero sobretodo en el sector populista, los partidos pueden cambiar en importancia o aún desaparecer o incorporar nuevos partidos; no obstante salvo contadas excepciones, las tendencias se mantienen. Las transferencias electorales desde 1980 hasta ahora no modifican las tendencias que se conformaron entonces. En consecuencia, la mayoría del electorado se pronuncia alimentando ciertas tendencias y no tanto la fidelidad a un partido, salvo excepciones.

80La formación de tendencias nos remite igualmente a un posible proceso de definición política, cuyos componentes son analizados por los estudios de cultura política. En todo caso, más que a una posición doctrinaria, estas definiciones –que están tejiendo identidades políticas– indican concepciones culturales e identidades sociales frente al mundo de la política, las cuales dan forma a un espectro de opciones posibles en el ámbito político del lado del elector y del lado de lo que la sociología norteamericana ha llamado la imagen de los partidos. Si para un buen porcentaje de los ciudadanos sigue primando el “valor” de la persona sobre su posición doctrinaria y si paralelamente se constata que se vota en tendencias definidas, se podría colegir lo que ya hemos sugerido: que el nuevo personal político logra mayor identidad con la población actual y que ese personal se encuentra en los partidos no-tradicionales de derecha o de izquierda.

81Como ya señalamos, existe un porcentaje de electores que se definen según “lo que está en juego” en el momento. Pero a pesar de ello las tendencias persisten, acaso porque precisamente los políticos y las posiciones partidarias se adecúan al contexto.

5. El ciclo político: corta y larga duración

82La evolución de las tendencias, desde el predominio inicial de la derecha hasta su retorno actual, señala la existencia de un tipo de fenómenos y prácticas políticas propias de un ciclo.

83En el pasado la competencia entre el Ejecutivo y el Legislativo o, más aún, la lucha entre partidos deslegitimaba el juego democrático y político en general, favoreciendo su inestabilidad y el regreso a regímenes de facto. Al contrario, en la actualidad encontramos que, a pesar de encontrarnos en un contexto de crisis económica, se produce una mayor permanencia institucional y la búsqueda de alianzas y negociaciones, lo cual favorece una mayor institucionalización del juego político. Y si bien se da una rotación electoral entre ciertos partidos, se diseñan tendencias relativamente estables en el electorado. Se constata entonces una redefinición de los ciclos políticos.

84Los datos anteriores señalan tanto en la práctica legislativa como en la electoral una dinámica y un recorrido en la escena política ecuatoriana caracterizados por prácticas que en un inicio son diferentes respecto de las que se encuentra al final, y por un agotamiento de la dinámica predominante en su momento central. Por ejemplo, de un predominio de posiciones políticas y doctrinarias definidas y diferenciadas se llega a su desplazamiento y a definiciones inmediatas; de una identidad política también definida a una identidad de convergencia de posiciones y pérdida de diferenciación; de una apertura a sectores medios y populares en los puestos políticos se conoce el regreso a un sistema más elitista y, en este caso, a un nuevo control oligárquico. Si bien diversos factores sociales y económicos pueden confluir en este proceso –como el agotamiento de las políticas distributivas y, por ende, de los partidos más claramente asociados a estas políticas, como los del centro o de izquierda, el desplazamiento de estas fuerzas políticas se da por el agotamiento de sus posibilidades en el juego político. El juego competitivo en un sistema multipartidista revela una dinámica de alternancia de alternativas, en parte como en el recorrido del péndulo. La competencia en la escena política, en un contexto de crisis, ha favorecido un rápido agotamiento de las posiciones del centro y un consiguiente proceso de derechización del conjunto de la sociedad. No se trata de un regreso de la derecha preexistente, sino también de su reordenamiento y redefinición: de hecho, cambian sus posiciones y orientaciones. En contraposición al pasado, este regreso de la derecha al gobierno coincide con una fase de reformas que modifica las caracterísiticas de los ciclos anteriores. La actual asociación entre derecha y cambios en el marco de acumulación coincide con el agotamiento de la izquierda. La alternancia en las victorias electorales presidenciales entre centro y derecha en el Ecuador señalan en lo inmediato un juego de reacciones a lo realizado por el gobierno anterior. Pero también diseña cambios más de largo plazo en la organización de las tendencias. Corresponde, en efecto, a un ciclo largo, anterior al ciclo político tratado. Se trata de un fenómeno de larga duración que corresponde a una redefinición de los parámetros de acumulación en dimensiones contrapuestas a las defendidas por las fuerzas políticas opuestas a la derecha. El nuevo fenómeno de exclusión es paralelo a uno de concentración de la riqueza, pero, a diferencia de un pasado reciente, el proceso se produce por la derrota de las ideologías y posiciones predominantes en la fase anterior. La escena política es el escenario de esta tendencia. Por ello, se pudo constatar, en primer lugar, una tendencia constante a la caída de la derecha y luego su renacimiento. La desvalorización de lo político forma parte de un ciclo corto de reducción en la participación y de una tendencia hacia las posiciones del centro y, en este caso, coinciden con un ciclo más largo en que se agotan las legitimidades de las diferentes fuerzas que no son de la derecha, permitiendo el renacimiento de esta tendencia e, inclusive, su nuevo empate con un período de cambios. Ahora, los cambios los hace la derecha, lo que puede significar un contraste con el pasado y acaso su mayor legitimación.

85En relación a los factores que contribuyen a la estabilidad y señalan cambios en el sistema político sobresalen, por un lado, los partidos que han adquirido un peso de mediadores más significativos en el juego político y que han incorporado nuevos sectores sociales a la participación política y al grupo de políticos. Existen por consiguiente sectores sociales más amplios interesados en el mantenimiento del sistema. El pluripartidismo, particularmente pronunciado, y las frecuentes actividades electorales favorecen una marcada rotación de candidatos y su articulación al sistema político.

86El crecimiento de la legitimidad del juego político organizado, por la presencia de los partidos de manera permanente tanto en el Congreso como por la existencia de elecciones cada dos años, lleva a que los aparatos electorales actuen en búsqueda de personal político y de electores. La constitución de una clase política permanente y no de una con presencia circunstancial tiende a permitir una mayor identidad partidaria o, dicho de otra manera, favorece la constitución más definida de tendencias políticas.

87La maquinaria partidaria adquiere legitimidad por su importancia permamente y no sólo por ser ella la que permite el ascenso o preselección de candidatos. Paralelamente, el partido se convierte en la instancia mediadora en el acceso a puestos y servicios en el aparato de estado, tareas que antes eran realizadas íntegramente por las personas notables o las personas en puestos claves. Sin que esto haya desaparecido, lo significativo es la importancia de los partidos en este rol de mediación. Los partidos adquieren importancia social en el proceso de movilidad social, tienden a ser mediadores en las posibilidades de movilidad de ciertos sectores sociales.

88Es este uno de los cambios más importantes en el juego político, en tanto que anteriormente las tendencias políticas tendían en general a una actividad circunscrita y resultaban difícilmente diferenciables. No es, en consecuencia, un azar el hecho que los candidatos presidenciales fueran por lo general más importantes que los partidos y sus alianzas: la personalidad se imponía siempre. En este instante del ciclo volvemos a constatar una relativa emergencia de las tendencias, en un contexto algo anómico y de crisis económica, pero los partidos siguen enmarcándolas.

89En el caso del Ecuador hemos señalado la manera como este fenómeno de valoración de los partidos y de su juego parlamentario se ha producido en un sistema político que ha logrado captar un nuevo personal político, surgido en el contexto de los cambios estructurales de los 60-70 (la diferenciación y la movilidad social), y que por un buen tiempo ha podido responder e inclusive reforzar –gracias al petróleo en particular– nuevas demandas provenientes de nuevos sectores sociales.

90Tanto a nivel rural como urbano nos encontramos ante procesos de redefinición de lealtades y de constitución de nuevas identidades sociales y políticas. La actividad electoral y el acceso a programas estatales, sobre todo en el caso de las poblaciones indígenas, han producido un mayor reconocimiento del gobierno central y de la legitimidad del Estado en una sociedad de exclusiones sociales y políticas, con poblaciones que hasta hace poco vivían al margen de las normas y sobretodo de las prácticas de control del gobierno. Este hecho ha traído consigo un mayor reconocimiento del juego político como un medio para, a la vez, proclamar la igualdad y la diferencia y acceder a servicios. En consecuencia, ha otorgado cierta legitimidad a la democracia. Estos fenómenos ocurren aquí junto con los cambios de partidos: tienden a predominar aquellos partidos que se diferencian de los anteriores. Los nuevos partidos se convierten entonces en los ejes de las nuevas tendencias, lo cual indica paralelamente un modo de captar los cambios estructurales –sobre todo de diferenciación social – realizados en el período anterior.

91Contrariamente a lo que muchos piensan, durante el ciclo que hemos analizado el juego político contribuyó con su febrilidad a atenuar el carácter conflictivo de una sociedad en plena mutación estructural.

92En efecto, la febrilidad de la escena política ha generado tendencias estabilizadoras en la sociedad, al permitir la incorporación de un nuevo personal político de origen social diverso y, en consecuencia, un cierto acceso a las ventajas del poder, permitiendo la representación de intereses y demandas de orígenes también múltiples.

93Los cambios actuales, sin embargo, al regresar a una pronunciada concentración de la riqueza y a un nuevo sistema político de control oligárquico, contradicen las nacientes tendencias de estabilización.

Notes

1 Este texto fue escrito luego de la elección de Borja y se centra en el período 1978-89. pero para la presente publicación hemos incorporado algunos de los cambios en curso, como los relativos a los actos electorales. Agradezco la preciosa ayuda de Juan León.

2 Julio de 1978. abril de 1979: enero de 1984. mayo de 1984: enero 1988. mayo de 1988. y enero de 1992. mayo de 1992.

3 Abril de 1979. enero de 1984, junio de 1986. enero de 1988, junio de 1990 y enero de 1992.

4 En 1978. las elecciones municipales y provinciales se realizaron junto con la primera vuelta presidencial. Luego se realizó otra elección para los niveles seccionales en diciembre de 1980. en enero de 1984. junio de 1986. enero de 1988, junio de 1990 y enero de 1992. Es de notarse que los alcaldes (municipales) y prefectos (provinciales) se han elegido en 1978, 1984. 1988 y 1992 al mismo tiempo que las presidenciales. También se realizaron dos referéndums. 1978 y 1986. En la actualidad, cada cuatro años se vota, en enero, por un presidente y por una parte de los diputados, los representantes municipales y provinciales: en mayo se realiza la segunda vuelta presidencial: en el segundo año del período presidencial de cuatro años, se elige otra parte de las autoridades provinciales y municipales al igual que una parte de los diputados. En la división político administrativa del Ecuador, el municipio es la primera instancia de elección que corresponde al cantón, con sus concejales y presidente del municipio o alcaldes según el número de votantes. Los cantones se reagrupan en provincias dirigidas por un Consejo Provincial con sus prefectos y consejeros. Finalmente, el Congreso está formado por diputados nacionales elegidos a nivel del todo el país, que permanecen todo el período presidencial, y por diputados provinciales de dos años de duración.

5 Los analfabetos pueden votar desde entonces. Esta medida concierne directamente a la mayoría de la población indígena por ser la mayoría entre la población analfabeta. De hecho, en consecuencia, esta medida implica un acceso a la ciudadanía para esta población étnicamente excluida.

6 Hasta 1990. los partidos que obtuvieron más del 20% de los diputados son el CFP en 1979. el PSC en 1990 y la ID en 1988. De todas formas esta mayoría relativa se deshizo rápidamente.

7 El Congreso con todos sus miembros no se reúne oficialmente sino 30 días al año. salvo en caso de “congresos extraordinarios”.

8 Equivalente a la moción de censura o de destitución en el sistema parlamentario.

9 Diversos aspectos que quedarían por probarse nos incitan inclusive a pensar que este nuevo personal político, resultado de los cambios sociales anteriores, encuentra en este sistema no sólo un medio de valoración y de acceso a ventajas, sino también una vía para conocer y ratificar una movilización social.

10 Esta relación permite en general una evolución mutua entre sectores sociales y partido.

11 Ciertos partidos tienen en efecto presencia y reconocimiento a este nivel. Diversos partidos radicales tienen, por ejemplo, una identidad y continuidad gracias a una tradición civilista y de defensa del derecho individual.

12 Esta tendencia iniciada claramente con la campaña de Febres Cordero en 1983-84. se acentúa en 1988 y se consolida en 1992.

13 Una vez establecida la división o la rivalidad se constata que los partidos o movimientos “disidentes” optan por posiciones o apoyos a candidatos opuestos a la posición de su matriz. Con el tiempo esta es una dinámica que se retroalimenta.

14 Abandono del partido o transferencia a otro partido sin formar otra organización.

15 Además cambia de posición el partido, buscando un acercamiento al espacio de centro izquierda.

16 CID se transforma en Partido Republicano, junto a ello se produce una importante salida de sus militantes.

17 Desaparece.

18 En efecto, si nos referimos a las circunstancias históricas en que crecen estos movimientos, el análisis sobre el Cono Sur parece ser tendencialmente generalizable.

19 Derecha:
PCE: Partido Conservador Ecuatoriano.
PLR: Partido Liberal Radical.
PSC: Partido Social Cristiano.
PPP: Partido Patriótico Popular.
CID: Coalición Institucionalista Demócrata, que cambia a CNR: Coalición Nacionalista
Republicana y finalmente a PR: Partido Republicano.
PNV: Partido Nacional Velasquista.
ARNE: Acción Revolucionaria Nacionalista Ecuatoriana
PNR: Partido Nacionalista Revolucionario.
PUR: Partido Unidad Republicana, nace del PSC en 1991.
Izquierda:
UDP: Unión Democrática Popular, que cambia luego a FADI: Frente Amplio de Izquierda. liderado por el Partido Comunista.
MPD: Movimiento Popular Democrático (frente de masas del PCM).
PSE: Partido Socialista Ecuatoriano, a inicio del ciclo en el centro bajo la denominación de Partido Socialista.
LN; Liberación Nacional, nace del FADI y sus posiciones están cercanas al populismo.
Populisme:
CFP: Concentración de Fuerzas Populares.
PCD: Pueblo Cambio Democracia.
APRE: Acción Popular Revolucionaria
Ecuatoriana. FRA: Frente Radical Alfarista.
PRE: Partido Roldocista Ecuatoriano
Centro:
ID: Izquierda Democrática
DP: Democracia Popular.
PD: Partido Demócrata.
PdP: Partido del Pueblo

20 De no existir la tendencia del centro, encontraríamos al MPD. de tendencia de izquierda, como contraparte del PSC. de la tendencia de derecha, los dos equidistantes en lo referente a las dimensiones populistas.

21 Partidos que han desaparecido o han cambiado de nombre o. como en el caso del Partido Demócrata, que conocen cambios constantes. El Partido Demócrata podría sin problema estar en la derecha, cuanto más que colaboró con el gobierno de Febres Cordero, pero sus cambios de posición y. en principio, la modificación de su directiva lo situaría hacia 1988 en un espacio de derecha pero dentro en el centro.

Table des illustrations

Titre Divisiones en los partidos, 1988
Légende Note14
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 195k
Titre Diputados provinciales por partidos, 1978-90
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 359k
Titre Tendencias de los partidos políticos ecuatorianos19
Légende Note20Note21
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Titre Elecciones de consejeros, concejales, diputados y presidentes por tendencias 1978-90 (porcentajes)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 563k
Titre Tendencias en las elecciones de consejeros, 1978-90
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 282k
Titre Tendencias en las elecciones de concejales, 1978-90
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 270k
Titre Tendencias en las elecciones de diputados provinciales, 1979-90
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 127k
Titre Tendencias en las elecciones de diputados nacionales, 1979-82
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Tendencias en las elecciones presidenciales, 1978-92 (Primeras vueltas)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2181/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 237k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter