Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres de los Andes

 | 
Anne-Claire Defossez
, 
Didier Fassin
, 
Mara Viveros

Tercera parte. Relaciones de genero y expresiones de violencia

La violencia como práctica de dominación y transgresión en la mujer del estrato popular urbano (Ecuador: 1860-1920)*

Verónica Montúfar

Texte intégral

LA VIOLENCIA

  • * Este trabajo forma parte de una investigación más amplia titulada “Ideología religiosa, mujer y vi (...)

1La historia de la humanidad se ha caracterizado por un continuo ejercicio de violencia, como prácticas de orden normativo dentro de las sociedades; la violencia es un hecho histórico, esto quiere decir que se halla en relación con las condiciones históricas y sociales predominantes, y debe considerársela como una totalidad de la que el orden establecido de los sistemas y los individuos no puede escapar. (Werth-man 1971: 5).

“Lo terrible y lo fascinante de la violencia es que ofrece la posibilidad de instituir, en beneficio del más fuerte, relaciones ventajosas, economizando trabajo y palabras”. (Domenach 1981: 67).

2La violencia en sí, a secas, no existe, a menos que sea la de un temporal, o de un volcán; la violencia existe en tanto la practicamos los individuos de múltiples, variadas y sutiles maneras. Tiene un fin y es un fenómeno político, está por todas partes omnipresente y multiforme: brutal, abierta, sutil, insidiosa, disimulada, racionalizada, científica, condensada, solidificada, consolidada, anónima, abstracta, irresponsable; puede ser justa-injusta, legítima-ilegítima, encubierta-abierta, estructural-individual. (Barreiro 1981: 91).

3Es la “razón desesperada”, como la denomina Ortega y Gasset, y su ejercicio es parte de la vida cotidiana de hombres y mujeres y de las formas en que éstos generan las relaciones con su entorno.

4La violencia históricamente se ha generado desde las prácticas del poder, sus niveles han alcanzado la estructura y la superestructura, y ha sido clasificada según su tipología en individual o colectiva, en figurada o simbólica, dentro de una constante interacción y causalidad recíproca entre sujeto-objeto.

5Fundamentalmente nos interesan las prácticas en las que se especifica la violencia, siendo nuestro objeto de estudio las mujeres de los estratos populares urbanos en Quito y Cuenca desde la segunda mitad del siglo xix y principios del xx.

6Para estas mujeres la violencia adquiere una racionalidad histórica precisa, es a la vez práctica de dominación y una práctica de transgresión. La mujer de este estrato es objeto de la violencia que ejerce el Estado (sea terrateniente o liberal) como parte del sector popular; de la violencia que ejerce la moral cristiana; de la violencia que ejerce la ideología dominante y por lo tanto la cultura androcéntrica. Pero lo importante de nuestro estudio es la constatación de que las mujeres de estos sectores se convierten también en sujetos de violencia, ya que practican cotidianamente la violencia como un mecanismo transgresor del orden que se les ha impuesto.

LA VIOLENCIA COMO PRACTICA DE DOMINACION

7La mujer en esencia siempre fue objeto de dominación, desde cuando en los orígenes “el creador” sacó a Eva “de las costillas de Adán”, la predestinó a la maternidad y a todas las labores, acciones y posturas que ésta implica. A consecuencia de las diferencias con el hombre, se subyugó a la mujer. Lo sexual determinó la primera división del trabajo y con ella una secuencia de divisiones entre hombres y mujeres que tuvo como resultado la preeminencia del sexo masculino. El hombre siempre tuvo en sus manos el ejercicio del poder y la construcción de patrones culturales dentro de un orden falocrático. Fue así como se institucionalizó a todo nivel la segregación de género.

8Esta es la herencia de occidente que al momento del mestizaje se fusionó con la cultura andina de la cual sabemos muy poco, ya que nuestra identidad histórica está en construcción, y tiene que ser recuperada también desde una visión de género.

9Por el momento, de estos dos confluentes, el más claro es el de occidente, y por supuesto para la época que nos ocupa el del cristianismo.

10Nos interesa abordar principalmente la concepción de moral que desde esta óptica del mundo generó un proceso paulatino y por supuesto sutil de sometimiento en lo fundamental del género femenino, y que ha generado a través de la historia una serie de temores, esquemas, imágenes y comportamientos de los individuos fundamentalmente hacia “el pecado”, entre los cuales se cuenta la sexualidad femenina.

11Es éste el campo en donde la violencia simbólica entra en juego y construye toda una historia de represión en tres niveles que Foucault define como la formación de los saberes acerca de la sexualidad, los sistemas de poder que regulan sus prácticas y las formas mediante las cuales los individuos pueden y deben reconocerse como sujetos de esa sexualidad previamente concebida (Foucault 1988: 7).

12Es en la concretización de estos tres niveles donde las mujeres han sufrido estructuralmente y superestructuralmente la sujeción y el dominio de la ideología androcéntrica que codificó la femineidad, la maternidad, la belleza, la dulzura, el amor, la fidelidad, la dignidad, la sumisión, la estética, el hogar, la familia, lo privado, como un conjunto de atributos que a la vez se convirtieron en reglas hacia el “sexo débil”.

13A la mujer se le abrió un mundo de suplicios y se le negó el mundo de los placeres, por eso; “a quien Dios le quiso, hombre le hizo”.

14Con carácter de política generada desde la Corona española hacia los organismos de control en América se instauró como una prioridad social y política “la moralidad y protección de las mujeres”, ya que éstas constituían un pilar para la sociedad, y su recta conservación era la preocupación fundamental del Estado y de la Iglesia.

15Las mujeres debían cumplir un rol fundamental en calidad de madres y esposas, predestinadas para el matrimonio. Los deberes del hogar fueron elevados a categoría de “bellas artes”. La Iglesia debía ser la vigilante de los aspectos morales del matrimonio, la familia y particularmente de las mujeres (Lavrin 1985: 54).

16Esta concepción y papel de la Iglesia ocupa un lugar determinante en los documentos investigados en el siglo xix en nuestro país; el matrimonio era el cimiento de la esfera social, y nunca faltaron los denunciantes de cualquier desacato a esta institución por parte de mujeres; la sexualidad femenina era severamente reprimida y las presiones ideológicas para su protección fueron extremadas. La sexualidad siempre ha sido un conjunto de restricciones mas no de prácticas.

17Los tribunales eclesiásticos conocían los casos e imponían castigos espirituales que tenían relación con la posición social de la “pecadora”, ya que había una clara distinción entre la moral exigida y la moral permitida, que estaba ligada a la conducta establecida para la clase dominante y para los estratos populares.

18En el espacio de la organización y ejercicio del poder, donde los estratos populares nunca jugaron un papel determinante y menos aún sus mujeres, espacio donde se genera e instituye la violencia estructural que afecta por igual a hombres y mujeres condicionándolos a códigos de comportamiento y relaciones sociales liberadas por la clase dominante, se construye la doble opresión de la que son objeto las mujeres del estrato popular: su posición social y su identidad de género.

19Estas mujeres, a diferencia de las de la clase en el poder, sufren la terrible situación de ser portadoras de esquemas morales y sociales doblemente enajenantes como reproductoras de concepciones ideológicas que afianzan su carácter subalterno en la sociedad, puesto que tienen el sustento del poder que les oprime, el Estado y la Iglesia, y también el poder masculino que las subyuga en su calidad de mujeres.

“La violencia estructural, que ofrece un marco a la violencia de comportamiento, se aplica tanto a las estructuras organizadas e institucionalizadas de la familia como a los sistemas económicos, culturales y políticos que conducen a la opresión de determinadas personas a quienes se niegan las ventajas de la sociedad, a las que se hace más vulnerables que otras al sufrimiento y a la muerte... Las mujeres experimentan más agudamente que los hombres tanto la violencia estructural como la de comportamiento, debido a que les atribuyen una categoría secundaria particular (su femineidad) como limitación de su condición social en todos los niveles de una jerarquía dada...” (Boulding 1981: 156).

20Al ser la violencia de comportamiento un resultado inmediato de la violencia estructural, hemos encontrado que las mujeres de los estratos populares durante el período estudiado, cotidiana e históricamente han convivido con la violencia. Los documentos nos denuncian una serie de hechos violentos descargados sobre ellas (violencia de comportamientos), vejaciones, maltratos, golpes, insultos, violaciones, heridas, crímenes de los que son objeto, sin atribuir, necesariamente, esta violencia a las relaciones desiguales dentro del hogar. Sus verdugos son por igual, padres, esposos, amantes, hermanos, amigos, vecinos, autoridades civiles o eclesiásticas, o cualquier hombre que se cruce por el frente.

21De la información recopilada, mayoritarios son los casos en los que se denuncian abusos en contra de mujeres; entre los que encontramos:

221. Demandas de divorcio propuestas por mujeres cuyas causales son sevicia atroz, adulterio masculino, falta de alimentos, abandono de hogar.

23Una mujer en el año de 1868 pone demanda de divorcio frente al juzgado eclesiástico, después de haber padecido durante tres años los más crueles maltratos y aberraciones sexuales, que llegaron al extremo de introducirle un ají por los genitales en presencia de su concubina, además de hacerle espectadora de las relaciones sexuales que mantenía con ella.

  • 1 aca/c, Administrativo, doc No. 10632, 1868.

“...Todavía me resta decir mas acerca de mis padecimientos, pero no por cansar la atención de S.I.M.A. suspendo mi queja que cuando no me ha azotado con fuete o con rienda del freno lo ha hecho con varas, i muchas cosas que ni en el infierno no deben pasar tanto los condenados, porque este hombre es peor que el demonio tanto en las iniquidades como en el castigo...En virtud de que este mi marido se burla de todas las autoridades judiciales, que hasta los jueses le tienen miedo, es que ocurro a S.I. a que vea quisas abra un medio como diborciarme, para vivir como Dios manda i morir como cristiana...Por tanto ruego a S.I. que por Dios, por la presiosísima sangre de mi redentor Jesucristo i por lo Dolores que tuvo la Virgen Santísima al pie de la cruz, tenga consideración de esta, infeliz..”1

242. Demandas criminales por heridas y golpes, que no necesariamente tienen que ver con las relaciones de pareja, aunque en su mayoría son los maridos quienes ejercen violencia física sobre sus mujeres. Heridas y golpes causados en las más diversas formas y circunstancias con un sinúmero de instrumentos.

25Así nos lo muestra el testimonio de una mujer indígena que fue flagelada por su patrón al no contarle lo que ella conversaba con otra indígena en el momento en que él se les acercó. Tiene en su primera parte el reconocimiento pericial de Ja víctima y las consecuencias de la flagelación.

  • 2 anh/c, Alcalde Municipal, doc No. 100.843, 1866.

“...habiendo visto a la ofendida...dijeron: que encuentran la parte posterior de la espalda, principiando por debajo de la escápula derecha, hasta la parte posterior i lateral de la mama izquierda (teta) una mancha roja amoratada de latitud, una cuarta, i q' ecsaminada con el tacho manifiesto que hai en su mayor parte magullamiento en las carnes, especialmente en la glándula llamada teta. Por su aspecto físico se deja ver con claridad q' ha sido flagelada la ofendida; siendo sin duda látigo o bejuco el instrumento de que se ha servido...”2.

263. Demandas criminales por violación, que generalmente están ligadas con menores de edad y con ancianas, confirmándonos que la violación es una experiencia casi universal para las mujeres.

27Son numerosos los casos en que ancianas han sido violadas, una constante de la violación es que el grado de defensa que puede brindar la víctima viriliza más al agresor, es por esto que mayoritariamente encontramos este tipo de denuncias de violaciones de niñas de meses de nacidas y ancianas de hasta setenta años.

  • 3 anh/q, Juicios Criminales, caja No. 377, 1912.

“...De la declaración de la ofendida,...mayor de setenta años, consta que entre eso de las ocho de la noche, en una vía pública fue asaltada y violada por los dos sindicados...En cuanto al hecho de haberle tapado la boca con un pañuelo para ahogar por ese medio las voces de auxilio ...no puede ser verque los testigos próximos al sitio del suceso, distinguieron perfectamente las palabras “de déjenme, soy viejhita, si fuera joven tendría ilusión, no me estropeen...”3

284. Demandas de crímenes cometidos en contra de mujeres ya sea por el marido o parientes políticos.

295. Denuncias de abusos de autoridad por parte de personeros civiles o eclesiásticos que haciendo uso de su potestad las han maltratado, encarcelado, violado o vejado.

306. Encontramos además la prueba innegable del uso de la violencia psicológica operacionalizada desde la moral cristiana en contra de la sexualidad de la mujer, y la pesquisa constante del pudor, a pesar de ser un valor ajeno a sus necesidades de vida.

31La contundencia de estos testimonios nos hacen reconocer en la mujer de los estratos populares una gran fortaleza de carácter y de espíritu, son mujeres a las que la sobrevivencia ha colocado en la contradictoria necesidad de que siendo objeto de violencia se conviertan en sujeto de la misma.

“Al realizarse su socialización dentro de la misma cultura de violencia que los hombres, aunque los papeles asignados sean diferentes, las propias mujeres recurren a la violencia cuando y donde puedan para proteger y elevar su nivel social”. (Boulding 1981: 160).

32Este es el caso de mujeres de los estratos populares urbanos tanto de Quito como de Cuenca, dentro del período mencionado, y que será nuestro objeto de análisis a continuación.

LA VIOLENCIA COMO PRACTICA DE TRANSGRESIÓN

33“Por muy oprimidos que se encuentren, los seres humanos son sujetos al mismo tiempo que objetos y contribuyen al mantenimiento de las estructuras mismas de las que son víctimas” (Boulding 1981: 165).

34Estas prácticas violentas ejercidas por las mujeres forman parte de la dualidad por la que transitan dentro de la dura lucha por la supervivencia.

35El enfoque de la cotidianidad dentro del estudio histórico de la mujer nos ha enfrentado a un muy sui-géneris fenómeno dentro de la vida de las mujeres y en general de los estratos populares, desde la segunda mitad del siglo xix y principios del xx (período en el que se ubica nuestra investigación).

36Las fuentes documentales que nos han ocupado en esta primera etapa de nuestro estudio, han marcado sobresalientemente la violencia como una forma recurrente de ejercicio del poder, desde el control del Estado hasta las prácticas informales en las que la cotidianidad ha sumergido a los sectores populares dentro de sus estrategias de sobrevivencia.

  • 4 Ofensa al nombre, al honor, con palabras o hechos. Dicho o hecho contra razón y justicia. Daño o m (...)

37Una de éstas, las querellas criminales por injuria4, numéricamente mayoritarias, nos muestran el escenario y las formas de las cuales se reviste la violencia en los escenarios de la vida diaria.

38La violencia ejercida cotidianamente a través de la injuria en muchos de los espacios de la vida pública (calles, plazas, esquinas, chicherías, etc.) se ha convertido en uno de los aspectos más sobresalientes en la cotidianidad de las mujeres.

39Las querellas criminales por injuria constituyen numéricamente la mayoría de los juicios consultados en los archivos judiciales de Quito y Cuenca. En ellos figuran protagónicamente las mujeres como agresoras y como ofendidas.

40Uno de los interrogantes que ha cruzado por nuestra investigación ha sido el de llegar a comprender qué función cumple la injuria dentro de las relaciones cotidianas.

41La injuria se convierte en un mecanismo regulador de las relaciones cotidianas en tanto se ejercen, mediante ella, relaciones de poder entre sectores informales. Las injurias se concretizan como instrumentos de ajuste, el poder se levantará aquí asumido desde concepciones marginales, y por supuesto erigido paralelamente al poder formal de la sociedad, mostrándonos que si bien la dominación política, económica y social forma parte del componente estructural de la violencia, los sectores populares desde su marginalidad la han levantado consciente o inconscientemente frente a la violencia estructural.

42Los testimonios históricos encontrados en las querellas criminales por injuria nos evidencian que la mujer de los estratos populares urbanos participa efectivamente en el ámbito público, que es allí donde resuelve su sobrevivencia y reproducción tanto económica como social. Su unidad doméstica es ampliada y sus relaciones vecinales se desarrollan física y espiritualmente cerca a las familiares. Las casas con muchas habitaciones y en las que viven numerosas familias —propias del hacinamiento habitacional que históricamente han sufrido los sectores populares— generan falta de privacidad y relaciones afectivas que engendran conflictos. Son muy frecuentes los casos en que los testimonios de querellas describen relaciones vecinales que han producido en la misma casa confrontación y disputa.

43Lo público caracteriza la vida en general de estos sectores, sin discriminación de género alguno. Además, uno de los requisitos para seguir legalmente querella criminal por injuria es la escena pública. Sus razones, las de limpiar la vindicta simbolizada en el honor. Podemos afirmar que la injuria ataca el honor y la querella por injuria trata de limpiarlo.

44Una vendedora, al presentar la denuncia ante el juez competente, afirma en su declaración:

  • 5 anh/q, Notaría la. Juicios, cja. 729, 1920.

“...encontrándome yo en la plaza del Mercado sur, en donde conservo mi mesa de ventas al público, mi vecina Victoria..., sin que yo le diera motivo.., se lanzó en improperios contra mi persona...”5

45El honor, un valor moral codificado desde las clases dominantes, es asumido por los estratos populares desde la diversidad y la ambigüedad. No es el mismo “honor” el que poseen que por el que luchan. El “honor”, símbolo de la conquista de un espacio de poder, está matizado por el “deshonor” de los sectores populares, ya que éstos manejan otros cánones de vida que no pueden ser juzgados desde la forma occidental de caracterizarlo.

46Los sectores populares, mezcla de indios y mestizos, presentan formas de sobrevivencia, no sólo económica, que los enlazan formando un todo genérico y diverso a la vez: lo popular.

47Sus valores morales si bien son parte de todo un proceso de dominación, también adquieren una especificidad: la manera de ser contestatarios, simplemente por ser espacios informales en la sociedad donde el poder lo ostenta una clase que está por encima de ellos, para quien su simple existencia es atentatoria. Los sectores populares son transgresores de la moral dominante porque sus condiciones de vida no les permiten asumir los cánones de vida impuestos.

  • 6 anh/q, Notaría la. Juicios, cja. 633, 1906.

“...lastimó el honor de mi hija, que es el tesoro más precioso de la vida, el cual á Dios gracias, hasta la presente fecha no ha sido mancillado...La niñez de mi hija, su educación, el respeto a la vendícta pública y mas que todo la reivindicación de su honra, vilmente ultrajada...me impulsan a querellarme...”6

48La moral dominante ha codificado al honor como uno de los bienes más preciados de la humanidad. Su ofensa significa desarmar a la persona en la vida pública. Es parte del manejo del poder y la conquista de un espacio en la sociedad. Para la mujer este aspecto de la conducta humana es aún más apreciado, ya que esta palabra se ha convertido en una cualidad del ser femenino.

49Será la honra lo que se ataque y a la vez se defienda. Mujeres casadas por ser casadas, mujeres solteras por ser solteras, jóvenes por ser jóvenes y de igual manera, las viejas defienden su honor como la carta de recomendación y a la vez como instrumento de sobrevivencia en la vida pública, determinada a manera de un código de dominación.

50Dentro de esta concepción, el honor de una mujer se manifiesta en su posición social, sus cualidades físicas (la belleza está más cerca de la honorabilidad), su conducta sexual, su posibilidad de poseer un hombre y en definitiva su capacidad de mostrarse superior.

51Para las mujeres de los sectores populares, la lucha por la honra está muy alejada de sus valores prácticos. La ideología dominante, portadora de otros valores morales y estéticos, las ha sumergido dentro de una paradoja. Luchar por el honor sin poder alcanzarlo en su plenitud se convierte en una grave contradicción, en un proceso de continuidad y ruptura de esos valores. Son siempre deshonradas, sus cualidades tanto físicas como personales están lejos del “honor”. Se les tilda de sambas, negras, grajientas, llaguientas, sucias, asesinas, malalengua, cholas, muertas de hambre, cucuruchas, brujas, borrachas, ignorantes, fascine-rosas, bandidas, sacrilegas, picaras, ladronas, etc; como ellas mismas lo describen al denunciar las injurias. Este proceso establece un compromiso hacia y a la vez es una negación de la moral oficial.

52M. Foucault define la moral en tres niveles: las reglas, los códigos y las prácticas. Reglas de acción que se proponen a los individuos y a los grupos por medio de aparatos prescriptivos como la familia, la educación y la religión; códigos morales en tanto elementos complejos que se corrigen, se anulan, se permiten, estableciendo compromisos y escapatorias; prácticas, porque es el comportamiento real de los individuos, la forma como se someten, obedecen, resisten, respetan, dejan a un lado un conjunto de valores (Foucault 1988: 26).

53Es en el tercer nivel, en donde los sectores populares recrean la moral dominante. Adoptan como suyos y ajustan dos valores de esa moral: el honor y el pecado. Las mujeres dentro de su cotidianidad atentan contra los valores establecidos construyendo una moral contestataria, juzgan moralmente ese atentado y generan poder. Desafían el honor pecando, y pecan para limpiarlo.

54Dentro de las agresiones contra el honor podemos encontrar una tendencia a hacer alusiones referentes a: las conductas sexuales, las cualidades físicas, intelectuales o personales y a la posición social de las mujeres.

55El presente estudio se dirigirá a enfocar la sexualidad como una parte importantísima de la vida cotidiana y, por lo tanto, un espacio innegable donde se producen relaciones sociales e ideología. Nos hemos encontrado con una importante muestra de que la sexualidad cumple un papel determinante en la construcción de los valores cotidianos. Dentro de los estratos populares cumple una doble función: la transgresión y la represión.

  • 7 La utilización de términos cuya connotación social y moral es negativa. “Las malas palabras”.

56Las querellas criminales por injuria son un claro ejemplo de que la sexualidad está manifiesta en la estructura social y cultural de los pueblos. Nuestras mujeres utilizan recurrentemente como forma de agresión la mención a la conducta sexual del “prójimo”, que es publicitada rompiendo con el tabú lingüístico7, ya sea asumiendo la moral contestataria o juzgando con la moral oficial.

57Los documentos estudiados dejan entrever que los comportamientos sexuales de los estratos populares siempre estuvieron alejados de la norma “cristiana”, entendida como no dejarse llevar por los apetitos y placeres de la carne, conservar, respecto de ellos, dominio y superioridad, conminando al individuo a la moralidad de la conducta sexual. (Foucault 1988: 32).

58Una madre describe la manera como una mujer agredió verbalmente a su hija menor de edad:

  • 8 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 709, 1918.

“...mandé a la espresada mi hija a que arrojara un poco de basura afuera de la tienda, que la tengo...en la parroquia de san Sebastián “Carrera Ambato”, pues, no había caminado ni cuatro pasos de la vía pública, cuando, sin que nadie diera motivo alguno, a mi vecina Señora.., esta salió de su tienda y dirigiéndose a mi referida hija en la calle pública, le profirió en voz en cuello, las injurias siguientes: “ganadora, vagamunda, fletada que te han encontrado pidiendo cuatro sucres a un soldado, descuartizada, rota una vara, bruja, chucha templada, que estás haciendo bailar unos muñecos”...8

59La historia de represión que evidencian estas recurrentes manifestaciones sexuales en la cotidianidad de las mujeres, en sus relaciones a través de la injuria, nos han hecho encontrar una gran variedad de palabras referentes a conductas sexuales, que además nos demuestran cómo en general la sexualidad siempre fue un mundo socialmente vetado.

  • 9 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 729, 1920.

“...encontrándome yo en la plaza del Mercado Sur, en donde conservo mi mesa de ventas al público, mi vecina...sin que le diera motivo...,se lanzó contra mi persona con las siguientes palabras: “esta loca puta, vagamunda, arrastrada por puta te fue votando tu marido, para que estés a pierna tendida con tus amigos...”9.

  • 10 La leyenda del gagón es popular hasta nuestros días en Cuenca. El gagón es un ser mitológico, mita (...)

60Dentro de los testimonios que nos brindan las mujeres encontramos una gran capacidad creativa para articular el insulto y dotarlo de una riqueza incluso literaria (por supuesto si nos apartamos también de nuestro tabú lingüístico). Epítetos como: puta, adúltera, alcahueta, descasadora, vagamunda, rogadora, sucia, arrecha, amancebada, etc; hasta expresiones propias de la cultura de la ciudad como “gagona” en Cuenca10.

  • 11 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 721, 1920.
  • 12 anh/c, Juzgado Municipal, doc 82.835, 1873.

“...en la calle donde están situadas las barracas de la venta de carne en el Mercado Sur, desde la puerta de su barraca que queda junto a la mia delante de mas de diez personas, Rosa... me injurió gravemente de palabra y me calumnió, atentando contra mi honor, dirijiéndome estas expresiones...: “que yo era una puta, una sinvergüenza, una bandida, que a pesar de ser mujer vieja daba mi persona a cualquier hombre por un vaso de cerveza o por una copa, que vivía en mal estado con los celadores del mercado, y que me revolcaba con cuantos podía...”11
“...el dia de ayer martes...fui ofendida entre las cinco i mas de la tarde por Agustina...en la calle de Sansebastián con toda la publicidad que debiera agravar la afrenta que he recibido. Sin otro motivo que la malidisensia el desaogo de pasiones indignas de toda persona..., me trató la referida...de gagona, que había parido de mi propio hijo, quien apenas ha pasado de la pubertad, asegurando la calumniadora que esto no lo negaría i que aun lo sostendria en cualquier parte...”12

61En Quito y Cuenca dentro de los dos períodos que nos ocupan, se presenta una mayor tendencia a hacer alusiones sexuales que a cualquier otra forma de agresión, como la mención al físico, a la personalidad y al estrato social. En Quito, de 139 juicios por injuria propuestos por mujeres en contra de mujeres, 111, (80.4%) tienen que ver con lo sexual.

62En Cuenca de un total de 61 juicios por injurias consultados, 59, (91.8%), tienen esta connotación.

  • 13 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 668, 1912.

“...eres vagamunda, haces negocios con el culo, puteas con el señor..., por cinco sucres; puta, vagamunda, que estás acostumbrada a vivir con ese negocio en todo el barrio...”13

63En Quito en el año de 1906, una madre denunciaba que su hija menor de edad había sido agredida por una mujer en la “Carrera Chile”:

  • 14 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 633, 1906.

“...lastimó el honor de mi hija, ...irrogándole estas frases injuriosas: “Puta vagamunda que cansada de ganar en los “Clubs” sacrificando tu cuerpo, te encerraste en la tienda de la Sra Mercedes...con un extranjero, por dos libras esterlinas... ”14

64Si bien es cierto que en el momento de las agresiones las mujeres desarrollan su creatividad, es evidente que los hechos y las circunstancias citadas en la injuria son muy concordantes. Esto nos permite asegurar que la injuria, como un mecanismo de juzgamiento y publicitación de los hechos, fue una expresión del pueblo que la ideología dominante nunca pudo coartar.

65Durante décadas han subsistido formas reales de oposición a la “norma” establecida desde los intereses de las clases en el poder. Por esta razón, se borró de un manotazo en la historia el verdadero acontecer de la vida cotidiana, en donde la moral fue el manto que encubrió una gama de comportamientos a través de los cuales los estratos populares fueron construyendo sus formas de ser y de subsistir en esta parte del planeta.

66Días, lugares, circunstancias en las que las mujeres han faltado a la moral y al orden público, nos permiten afirmar que la mujer de los estratos populares urbanos, en particular, en nuestro estudio, posee una conducta moral y por supuesto sexual antagónica a la de la ideología dominante, y que esto se convierte en un muy particular mecanismo transgresor.

67El “desorden de las mujeres” genera múltiples actitudes contestatarias:

681. El uso del lenguaje: supone ruptura del tabú lingüístico y de la norma social de la expresión oral.

692. Desobediencia civil: la potestad marital está siendo afectada en el momento en que son infieles, o simplemente desafían a los maridos, al momento de querellarse. Estos son los casos en que las mujeres casadas que no pueden comparecer en juicio, piden al juez se le obligue al marido a dar el permiso y a su vez se les otorgue el mismo por encima de la autoridad marital. Aquí también podemos ubicar la desobediencia a la potestad espiritual (la Iglesia) en el momento de involucrarse en todo ese mundo de pecado que implican las querellas criminales por injuria.

70Seguramente amparado por alguno de estos argumentos, Rousseau proclama en su ensayo ha política y el Arte que nunca las personas han perecido por el exceso de vino; todas lo han hecho, por el desorden de las mujeres. Desorden que engendra todos los vicios y puede traer todo tipo de ruina. Por esto las considera una permanente fuerza subversiva al interior del orden político, constituyendo un problema social y desarrollando una influencia destructiva. La única forma como el Estado puede protegerse de este desorden es institucionalizando la segregación sexual en la vida pública y privada. Medida preventiva más no curativa (Pateman 1991: 20).

71La cotidianidad de las mujeres de los estratos populares pone en la escena de las relaciones sociales ciertas situaciones fuera de la normalidad que han sido codificadas desde la ideología dominante como “desorden”. La vida diaria se manifiesta conflictiva, se desenvuelve dentro de una continua lucha por la sobrevivencia, que constituye un eterno atentado contra el “orden”. Este desorden imperante es resuelto momentáneamente cuando las mujeres ejercen relaciones de poder. Relaciones que no se manifiestan con regularidad sino que por el contrario, varían según coyunturas.

72Las mujeres son un constante peligro para la sobrevivencia de la moral y el poder oficial. Al ser los sujetos mediante los cuales se transmiten y reproducen estos valores en la colectividad, su transgresión en el ámbito público es considerada atentatoria contra el orden político-ideológico imperante. Este proceso se da más allá de su conciencia y a la vez engendra mayor peligrosidad.

73El período que ocupa nuestro estudio muestra mujeres contestatarias que cotidianamente ejercen influencias perniciosas en la sociedad civil, violando leyes, como ésta de la cristiandad: “amar al prójimo como a sí mismo”. El continuo conflicto y rivalidad con los que afrontan la vida genera desorden social.

74Hemos enfocada las injurias referentes a lo sexual como las más sobresalientes, la lista y clasificación de las mismas es bastante extensa.

75Injurias como: Zamba, chola, india, mitaya, obrajera, runa, advenediza, chagra, son utilizadas como referencias a la posición social, atentan de otra forma que las sexuales contra el honor y la dignidad de la mujer. Mientras más bajo sea su estrato social, menos honor. Estas expresiones forman parte de la reproducción ideológica impuesta desde la cultura dominante. Son el resultado de la forma como las mujeres de los estratos populares se apropian, y asumen como suyos, los valores de la aristocracia, en pos de la construcción de su poder y el regreso al orden establecido. Califican peyorativamente a otras mujeres (iguales a ellas) como una forma de degradarlas y ejercer relaciones de dominación.

76Una pelea entre vecinas nos dice:

  • 15 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 679, 1915.

“...indias sucias, bandidas, vagamundas; esta tienda es de putas y ladrones, entre las putas se hacen, calaberas, les voy a hacer dar látigo... ”15

77No podemos destacar de esta clasificación otras injurias como las referentes a cualidades de las mujeres, ya sean personales, físicas o intelectuales. Estas cumplen igual función que las primeras, regulan el desorden imperante asumiéndose a sí mismas como anti-estéticas, valor impuesto desde la ideología dominante. En esta larga lista figuran palabras como: asesina, malalengua, llaguienta, grajienta, ojibana, bruja, borrachosa, fascinerosa, ignorante, vieja, picara, ladrona, cucurucha, sacrilega, sucia, cara de caballo, mantequera, aplanchadora, riñon jeta, ángel malo, mama negra, osico de puerco, borreguera, negrera, tramposa, bribona, arrastrada, talbona, loca, taura, canastera, traga hostias, tragueada, fea, cerdona, cucaracha, callejera, tarrona, entre otras.

78En un proceso de contradicción permanente, las mujeres de los estratos populares son agentes reproductores de la ideología oficial, a pesar de ser la antítesis de la misma. Son precisamente lo que califican como despreciable en la injuria. Son un desorden y contradicción continua que busca ordenarse según los cánones oficiales.

  • 16 anh/c, Juzgado Municipal, doc 110.292, 1870.

“...Samba, riñon, jeta, estampa de los cueteros, angel malo, mama negra, con tu eco de maricón, borrachosa, tengo mucho que decirte...mal agradecida no te acuerdas que yo te cure las llagas gastando mis trastos en la llaguienta ladrona que te llevaste los ules de las gorras..” Según los testigos las dos últimas palabras fueron en idioma quichua. Las querellantes eran comadres.16

79Otra de las características que matiza las querellas es la presencia del quichua. Los sectores populares, algunos de ellos portadores del quichua como idioma materno, y otros del castellano utilizan el quichua como una forma más hiriente dentro del juego de la injuria. Esto nos demuestra que las injurias han sido durante la historia, expresión de los estratos más pobres. Las clases altas tuvieron otros mecanismos para ventilar sus diferencias y las mujeres de la aristocracia, estuvieron más ligadas a la cristiandad y a su aparato reproductor.

80En Quito como en Cuenca, los sectores urbanos se matizan por la presencia de indígenas (migrantes ocasionales o definitivos), que le dan a la vida cotidiana una mezcla sincrética de lo indio y lo mestizo, de lo mágico y lo real, constituyentes de la cultura popular urbana.

81En Quito, los barrios de San Roque, San Sebastián en el centro, y parroquias periféricas como Cotocollao, Lloa y San Isidro del Inca, tienen una clara presencia indígena, por tanto influencia del quichua incluso en expresiones de la población mestiza. En Cuenca, barrios como San Sebastián, San Blas y San Roque tienen una población indígena mayoritaria.

  • 17 anh/c, Consejero Municipal, doc 101.924, 1866.

“...india puta, sucia, yana cara ñagui, gran puta contigo hablo, tú que has parido hijos mal habidos...”; le decía una señora a otra que a juzgar por sus apellidos no era indígena, la otra le contestó: 3...india vieja, puruzhimi...17

82Hay una larga lista de insultos con palabras de origen quichua: chucha, zhuyu, runa, vapor siqui, llapanga, zhua,pichilinga,shuga, Hucha, mapiosa, chinchosa, pinganilla, challi chepa, cuichi, llurtiraca ,puriglla, yanamechera, guallpera, llactamugo, huaira-pamushca, y muchos otros que se han mezclado con el castellano y son de uso corriente.

  • 18 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 629, 1903.

“...me bofeteó a mansalva haciéndome caer al suelo, en momentos que salía yo de la tienda de Rafaela..., á donde fui por dejarle un poco de ropa aplanchada... Talvez hubiera pasado desapercibida tal ofensa, si no viniesen repitiendo con frecuencia hechos de este género, desde hace algún tiempo, sin duda porque la expresada...se ha vuelto mi enemiga gratuita...además, y cuando la referida...era conducida á la policía por esta ofensa, y en la esquina que corresponde á la casa del Sor Dor..., en esta ciudad, y continuando la carrera..., me dirigió aquella las siguientes injurias graves: “sinvergüenza, puta paridora que fuiste á mostrar, el guagua en el Cabildo público: conózcanle, a vos te digo Rosa...aplanchadora y te digo en público que sois puta vagamunda...”18

83Para completar la escena en la que se desenvuelve la injuria, que hasta el momento hemos presentado como la ofensa sólo desde el punto de vista de lo verbal, mayoritariamente acompañada de amenazas hasta de muerte, nos falta especificar los casos en que estas amenazas se llevan a la práctica. En un número bastante elevado, las mujeres se agreden físicamente al punto de causarse serias heridas, con una variedad de instrumentos y de formas como puñaladas, cuchillazos, botella-zos, trompadas, chirlazos, haladas del pelo, arrastradas, aruñazos, patadas en el piso. Estas agresiones generalmente vienen acompañadas de injurias, pero las leyes civiles permiten querellarse por una de estas ofensas a la vez (las injurias o los golpes). Las mujeres se ven en la necesidad dt poner en una balanza las ofensas y priorizar una, que será la causa del juicio criminal.

84En algunos casos los golpes son mutuos, a tal punto que la riña se ha hecho pública y ha intervenido la policía. En estos casos van presas las dos, sin importar quién fue la primera agresora, después se arreglará quién tuvo la culpa y quién pagará la ofensa.

85No podemos señalar que hay una tendencia definida, parece ser que las mujeres se inclinan mucho por el juicio de injurias verbales, en donde también especificarán que fueron agredidas físicamente, como una muestra aún más contundente de la agresión, además de hacer aparecer los partes policiales en los casos en que hubo prisión de alguna o de ambas de las contrincantes.

86Las mujeres al dar preferencia a la injuria verbal, nos dan muestra de que lo que está en juego es el honor, por tanto serán capaces de utilizar cualquier mecanismo, y lograr que su opuesta vaya presa, pague una multa o dé disculpas públicas.

87Hemos encontrado que tanto en Quito como en Cuenca se prefiere el juicio por insultos verbales, a pesar de que un juicio por heridas comprobadas puede tener una pena más grande. En Quito, de 138 casos registrados, 13 denuncian agresiones físicas; en Cuenca, de 61 casos 17 son con golpes y heridas. Porcentualmente el índice en Cuenca es superior, se encuentran en mayor número querellas entre indígenas, matizadas en su mayoría por golpes y tumulto.

88Un indígena de la parroquia de Nulte, en representación de su mujer que fue agredida por dos mujeres de su misma raza exponía:

  • 19 anh/c, Alcalde municipal, doc 101.927, 1867.

“...se acercaron a mi mujer y después de llenarla de insultos i los mas indignos improperios, cargaron de golpes hasta ocasionarle las fuertes contuciones q' se hallan diseminads en la cara i otras distintas partes del cuerpo..., q' después de haber sido presa...i sucumbido a los feroces garrotazos cayó en manos de la otra mujer que igualmente estaba armada con unas piedras enormes...”19

CONSIDERACIONES FINALES

89Los testimonios no nos dejan mentir cuando afirmamos que la práctica de un poder informal y el ejercicio de una moral contestataria, matizada por el permanente ambiente de violencia que caracteriza la cotidianidad de las mujeres de los estratos populares, permite al menos momentáneamente transgredir las injustas normas con las que siempre han tenido que convivir.

90Estas mujeres han dejado sus huellas en la calle, en las esquinas, en las chicherías, que han sido testigos mudos de la transgresión, pero a la vez también de la represión de este importante sector de los estratos populares. Si las calles nos pudieran contar, seguramente nuestro relato se quedaría corto.

91La violencia está tan encarnada en la vida de la gente del pueblo, que de ella las mujeres, aún con mayor rigor, no han podido salir del círculo vicioso en que las ha sumergido la violencia como práctica de dominación y de transgresión.

92La historia de numerosos grupos de mujeres que desde pequeños espacios de su vida cotidiana han podido proyectarse hacia el futuro, registrada en nuestra investigación, nos deja una clara muestra del papel protagónico que tiene la mujer dentro del desarrollo social y político de la sociedad. Las mujeres de los estratos populares urbanos, hoy, a finales del siglo xx, podrán brindarnos un fiel testimonio de la violencia inmersa en sus propias vidas como dominación y transgresión.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

Barreiro, J., 1981.- Violencia y política en América Latina, Editorial Grijalbo, México.

Foucault, M., 1988.- Historia de la sexualidad. El uso de los Placeres, Siglo xxi Editores, México.

Heller, A., 1985.- Historia y vida cotidiana, Editorial Grijalbo, México.

Lavrin, A., 1985.- Las mujeres latinoamericanas. Perspectivas históricas. Fondo de Cultura Económica, México.

Pateman, C, 1991.- The Disorder of Women: Women, love and the Sense of Justice, en: Ethics 91, The University of Chicago.

Rubin, G., 1986.- El tráfico de mujeres: Notas sobre la economía política del sexo, Nueva Antropología, (México), Vol. viii., No. 30.

unesco, 1981.- La violencia y sus causas, Ed. unesco, México.

Notes

1 aca/c, Administrativo, doc No. 10632, 1868.

2 anh/c, Alcalde Municipal, doc No. 100.843, 1866.

3 anh/q, Juicios Criminales, caja No. 377, 1912.

4 Ofensa al nombre, al honor, con palabras o hechos. Dicho o hecho contra razón y justicia. Daño o molestia. Diccionario manual ilustrado de la lengua española, Barcelona, Ediciones SPES, 1974.

5 anh/q, Notaría la. Juicios, cja. 729, 1920.

6 anh/q, Notaría la. Juicios, cja. 633, 1906.

7 La utilización de términos cuya connotación social y moral es negativa. “Las malas palabras”.

8 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 709, 1918.

9 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 729, 1920.

10 La leyenda del gagón es popular hasta nuestros días en Cuenca. El gagón es un ser mitológico, mitad perro, mitad gato, y con llanto de guagua tierno. Se ocupa en descubrir a las personas incestuosas. Cuando se está tras la pista de algún sospechoso de incesto, se marca una cruz de ceniza en la frente del gagón por la noche, para que éste a su vez se encargue de marcar a los incestuosos. La marca permanecerá como muestra de su pecado ante el mundo.

11 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 721, 1920.

12 anh/c, Juzgado Municipal, doc 82.835, 1873.

13 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 668, 1912.

14 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 633, 1906.

15 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 679, 1915.

16 anh/c, Juzgado Municipal, doc 110.292, 1870.

17 anh/c, Consejero Municipal, doc 101.924, 1866.

18 anh/q, Notaría la. Juicios, caja 629, 1903.

19 anh/c, Alcalde municipal, doc 101.927, 1867.

Notes de fin

* Este trabajo forma parte de una investigación más amplia titulada “Ideología religiosa, mujer y violencia en la Sierra Ecuatoriana” que se lleva a cabo en la Universidad Central con el auspicio del Consejo Nacional de Universidades y Escuelas Politécnicas (conuep).

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540