Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Mujeres de los Andes

 | 
Anne-Claire Defossez
, 
Didier Fassin
, 
Mara Viveros

Tercera parte. Relaciones de genero y expresiones de violencia

La imbecilidad y el coraje

La participación femenina en la economia colonial (Quito, 1780-1830)

Christiana Borchart de Moreno

Texte intégral

  • 1 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1782-VII-18 “Seguidos por D.a. Thomasa Surita contra Eugenia Cifue (...)

1El argumento de la “imbecilidad” del sexo femenino es utilizado, a fines del siglo xviii, por un hábil abogado quiteño para defender los intereses de su cliente, quien, como fiadora de un comerciante, no quería, a la muerte de éste, cumplir con sus obligaciones1. Al mismo tiempo lleva la intención hacia los diferentes niveles que determinaron la vida de las mujeres en la sociedad colonial hispanoamericana, a saber: el jurídico, el ideológico y el real (Power 1986: 68).

2Según el Diccionario de Autoridades de 1726 la imbecilidad se entiende como la falta de fuerza o debilidad en un sentido muy amplio. Esta debilidad requería de protección por parte del Estado y de la sociedad que asignaban a la mujer un papel de menor de edad, incapaz de involucrarse en negocios de cualquier índole, a no ser con el expreso consentimiento del padre o del marido. En el campo jurídico esta posición inferior de la mujer se había acuñado, para el caso español, en la Ley de las Siete Partidas del siglo xiv y en las Leyes de Toro de inicios del siglo xvi, y reforzado por la iglesia católica como verdadera heredera de las concepciones éticas y jurídicas (Lavrin 1989, Konetzke 1962, Ots Capdequi 1946, Pernoud 1987: 21-27).

  • 2 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1798-VII-6. Sin título (Don Joaquín Tinajero y Guerrero contra la (...)

“Con jas mujeres no se acostumbra hazer tales ynstrumentos” —es decir, escrituras de obligación— opina, todavía en 1798, un mercader y regidor de Quito, Joaquín Tinajero, quien reclama una pequeña suma por los quintales de sebo entregados a una mujer2.

  • 3 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1806-V-23. “Expd.te seguido p.r Pedro Poso contra Ana María Rodríg (...)

3Su concepción contrasta con la realidad tal como se refleja en los protocolos de muchos notarios quiteños de la época colonial. Aunque haya un buen número de transacciones llevadas a cabo por mujeres con el expreso consentimiento del padre o del marido, existen numerosas otras en las cuales las mujeres actúan solas y por su propia cuenta. A veces, conscientes de la necesidad de defenderse solas y seguras de su capacidad de hacerlo, declaran que “aunque soy muger casada, como mi marido se halla ausente de esta Ciudad en la de Barbacoas, y haver tratado siempre que se ha ofrecido con cualesquiera persona aunque de mayores cantidades, le hago esta obligación”3. Aquí ya se expresa el “coraje” con el cual muchas mujeres enfrentaban los problemas de la vida diaria.

  • 4 an/q, Notaría Primera, Ramón de Maya, 1800-01, Testamento, 19.12.1801.

4Otras mujeres, en cambio, no tenían esta libertad y se veían obligadas a actuar sin el consentimiento ni el conocimiento del marido. Tal es el caso de la Marquesa de Villarocha, quien para cubrir las deudas de su hijo con un comerciante entregó a este último en prenda un par de manillas de perlas y unos zarcillos de diamante, y asimismo firmó varias obligaciones. Su viudo, al dictar el testamento para el cual ella había dejado un poder, claramente desaprobaba este procedimiento clandestino4. Las declaraciones de Ana María Rodríguez, en 1806, por un lado y del Marqués de Villarocha por el otro, indican un problema señalado por A. Lavrin (1985: 61-71) pero poco estudiado hasta ahora. La pertenencia a diferentes clases sociales debe haber influido en forma significativa tanto en las necesidades como en las posibilidades de actuación de las mujeres.

  • 5 Nueva Biblia Española, Madrid (Ediciones Cristiandad), 1984, p. 1321.
  • 6 Una discusión de las posiciones ideológicas a fines de la Colonia se encuentra en: Lavrin (1985: 1 (...)

5La idea de la “imbecilidad del sexo” no solamente sirve de argumento jurídico, sino que también refleja concepciones ideológicas ampliamente aceptadas por la sociedad colonial. A lo largo de la historia se encuentra una gran ambigüedad en las ideas sobre la mujer. La gama de concepciones va desde la imagen de la mujer “hacendosa” que, según el Libro de Proverbios del Antiguo Testamento, “vale mucho más que las perlas”5 o el comentario de un fraile francés del siglo xii de que “lejos de estar privadas de la inteligencia de las cosas profundas, las mujeres suelen tener un espíritu muy ingenioso” (Pernoud 1987: 229), hasta la idea de Aristóteles, según quien “su mejor virtud es el silencio”6.

6Aún en plena época de la Ilustración la mayoría de los intelectuales consideraba que la superioridad del hombre sobre la mujer era un hecho indiscutible de la naturaleza y pocas voces se levantaban, tanto en Europa como en América, a favor de una igualdad. A la idea de la incapacidad se añade la de la pasividad, o sea que las mujeres eran “plantas parásitas que se sostienen de jugos ajenos”, como lo afirma un autor de comienzos del siglo xix acerca de las mujeres limeñas (Macera 1977: 312). Más allá de la incapacidad y de la pasividad se cree poder detectar una serie de “defectos de carácter” (Lavrin 1985: 41).

  • 7 Los estudios existentes se refieren, para el Area Andina, más que nada a la situación de la mujer (...)

7El presente estudio pretende ofrecer un primer análisis de algunos aspectos de la presencia femenina en la economía colonial de la Audiencia de Quito. Aunque en las tres últimas décadas se haya iniciado un cambio en la visión del papel de la mujer, es notable la escasez de estudios, en lo que a América Latina se refiere, acerca de la participación femenina en la economía7.

8De la Europa medieval se sabe de mujeres como administradoras de señoríos feudales, como artesanas o como comerciantes. Un registro francés de 1297 menciona 150 oficios femeninos, entre los cuales enumera el de barbera, oficio que incluía las prácticas médicas conocidas de la época (Pernoud 1987: 207-208). La principal industria de Occidente, la de los paños de lana, que se fomentaba en Francia, constituía la base del comercio marítimo y de las grandes ferias y empleaba a hombres y mujeres en la misma proporción, aunque fuera en diferentes tareas (Pernoud 1987: 210). Respecto a las actividades productivas B. Becker-Cantarino señala, sin embargo, para el caso alemán, las severas restricciones impuestas por los gremios artesanales, que impedían toda actividad independiente a las mujeres (Becker-Cantarino 1989: 28-37).

  • 8 En la Audiencia de Quito un ejemplo de la actitud beligerante de las vendedoras de mercado, lo con (...)

9La participación activa de la mujer en el comercio fue siempre fuerte, especialmente en el sector alimentario. El ejemplo más famoso lo constituye seguramente el de las vendedoras del gran mercado central de París (Braudel 1984: 16), quienes desempeñaron un papel protagónico en los momentos más importantes de la Revolución Francesa8. Pero ya en la Edad Media, la actividad mercantil femenina no se reducía a la venta de alimentos en los mercados. En el comercio marítimo de larga distancia se encuentran mujeres, especialmente viudas, quienes con seguridad habían aprendido el negocio durante las largas ausencias de sus maridos (Power 1986: 68).

10Tal como lo hacen L.M. Glave (1987) y A. Zulawski (1990) en recientes estudios sobre el Alto Perú, M. Minchom (1985) y J. Poloni (1990) destacan para las ciudades de Quito y Cuenca, la participación de las mujeres indígenas en el mercado urbano. En Quito la participación se detecta ya en el siglo xvi. En 1642, los que manejaban las pulperías de la ciudad eran todos hombres, aunque entre los propietarios se encontraban dos mujeres. Pero ya en este entonces había un reclamo de los pulperos contra las “recatonas” y “gateras”, indígenas y mestizas, quienes estaban invadiendo su esfera comercial con la venta de productos reservados al expendio a través de las pulperías (Minchom 1990, Poloni 1991).

11Hacia finales del siglo xviii se detecta, en el caso de la ciudad de Quito, una situación diferente en el comercio. La documentación, escasa en lo referente al “sector informal” del mercado, menciona con cierta frecuencia mujeres como administradoras y como propietarias de pulperías, fenómeno que se detecta también, en la misma época, en las ciudades de México o Guadalajara (Kicza 1983: 11, 121, 129-130). La observación de este cambio, para el cual todavía no se ha intentado ninguna explicación, lleva a analizar más de cerca el fenómeno de las actividades comerciales en manos de mujeres, es decir, pasar del análisis de la situación jurídica y de las concepciones ideológicas al estudio de la realidad de la vida cotidiana.

12Un primer paso en el estudio de las actividades comerciales de las mujeres es el establecimiento de los diferentes niveles de su intervención, que van desde una participación más bien indirecta a través de préstamos o fianzas hasta el comercio de larga distancia.

13Todavía se carece de estudios cuantitativos fehacientes acerca de la situación económica y social de las mujeres, especialmente de las clases populares. Se puede aseverar, sin embargo, que muchas mujeres, solteras, viudas o abandonadas por sus maridos, es decir, sin la protección que según las leyes se les debía dar, se encontraban en la necesidad de ganar su vida. No siempre estas mujeres tenían el capital suficiente y la iniciativa o inclinación para establecer su pulpería o una tienda. Una forma de procurarse una ganancia era el préstamo de pequeñas sumas a comerciantes ambulantes, ya que, casi sin excepción, eran los hombres los que tenían la libertad de viajar y, de esta forma, adquirir las mercancías apetecidas en los mercados urbanos (Lavrin y Couturier 1979).

  • 9 Cfr. Nota 1.

14Frecuentemente, en las declaraciones de deudas de los comerciantes, en especial de los que pertenecen al grupo de los mercaderes mayoristas, constan como acreedoras, mujeres. Un ejemplo de ello es el testamento de Eugenio Cifuentes, quien de peón llegó a ser pequeño comerciante, pero quien nunca tuvo capital propio suficiente como para emprender los costosos viajes a la Costa, sino que dependía de las sumas que le confiaban otras personas9. No es, por lo tanto, de admirarse, que en su declaración de deudas se encuentren, al lado de ocho acreedores masculinos con un total de 697 pesos, también nueve mujeres, quienes habían prestado sumas que oscilaban entre seis pesos y medio y 1.200 pesos. En total, el dinero entregado por las mujeres ascendía a 2.703 pesos y medio. Entre las acreedoras constaban también dos monjas, la una del Monasterio de la Concepción y la otra de Santa Catharina, cuyos encargos de cien y doscientos pesos, respectivamente, estaban destinados tal vez a la realización de alguna forma de reventa, quizás dentro de los mismos monasterios o entre personas allegadas.

15Hasta el momento, la temática del crédito en el comercio se ha estudiado más bien desde la perspectiva de los grandes mercaderes importadores y del papel de las instituciones religiosas como entidades que proporcionaban financiamiento para ellos. Parece, sin embargo, importante analizar el papel que tenían las mujeres con sus pequeños capitales para los comerciantes dedicados a los negocios locales y regionales. Este grupo de comerciantes no contaba generalmente con bienes raíces que pudieran respaldar una solicitud de préstamo a una de las instituciones mencionadas. Un prolijo estudio de la documentación notarial podría, al menos a partir de las últimas décadas del siglo xviii, arrojar resultados interesantes acerca de las mujeres involucradas en forma indirecta en el pequeño comercio, y de las estrategias de supervivencia de las clases populares urbanas.

  • 10 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1804-X-5. Sin título. (Doña Josefa Yepes sobre pesos).

16Al mismo nivel se encuentran las mujeres que se dedicaban a algún tipo de actividad artesanal en su casa y que requerían de la intermediación de un comerciante para expender sus productos. A veces, este intermediario puede ser el marido, tal como lo declara Doña Josefa Yepes, vecina de Riobamba, cuyo marido se hacía cargo de vender sus alfombras, ponchos y lienzos, que eran “de su industria personal” y de comprar, en Guayaquil, el algodón necesario para sus trabajos10.

  • 11 Cfr. Nota 10, opinión de un testigo sobre Doña Josefa Yepes y sus actividades.
  • 12 an/q, Notaría Cuarta, Juicios, 1777-XII-II. Sin título (Doña Ana Veles de Medrano con Don Juan de (...)

17Más difícil resultaba la situación para una mujer “agenciosa y vigilante en el trabajo”11, cuando no había un familiar a quien se podía confiar la comercialización y cuando ésta se debía realizar, además, en lugares lejanos. Por lo tanto Doña Ana Veles de Medrano, una viuda quiteña, tenía que acudir a la intermediación de una amiga y ésta a su vez a la de un clérigo para poder finalmente encontrar a un mercader que estuviera dispuesto a enviar tres pabellones —probablemente una especie de cubrecamas— de macana (o damasco de algodón) a Lima. A pesar del contacto que tenía Doña Ana en Lima, el precio de venta de los pabellones resultó muy inferior a sus expectativas, por lo cual ella siguió un juicio al mercader intermediario12.

18Los dos ejemplos arriba citados permiten delinear un tema que hasta el momento todavía no ha traído mayor interés en la investigación de la historia socio-económica colonial. La atención se ha concentrado más que nada en la producción manufacturera, dejando de lado la industria domiciliaria. Para el caso de la Audiencia de Quito, el análisis de la producción artesanal y de la participación de mujeres en ella parece abrir interesantes perspectivas.

  • 13 Un ejemplo en an/q, Notaría Primera, Juicios, 1775- XVII-14. “Autos seguidos en el Juzgado de Bien (...)
  • 14 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1783-x-20. “Cartas y apuntes de bentas que se presentan por Don Ma (...)
  • 15 an/q, Ropas, 1788-IX-9. “D. Nicolás Vivanco y... muerte su viuda D.a Francisca Ca... contra D. Sim (...)

19Entre una participación indirecta y una implicación más personal oscilaba un grupo de mujeres que tenía contacto con el mundo de los negocios a través de sus maridos, a saber, las esposas de comerciantes y de funcionarios públicos. Las mujeres casadas con comerciantes estaban frecuentemente interesadas en los negocios de sus maridos, conocían de los mecanismos y tenían el control durante la ausencia de los cónyuges. También aparecían ante los juzgados para defender los intereses de sus maridos que estaban de viaje13. Otras mujeres participaban en los negocios con dinero propio, utilizando los contactos internacionales de sus maridos y las redes de transporte establecidos por éstos. Esto se puede encontrar en el caso de las esposas de algunos de los grandes comerciantes, como lo comprueba la correspondencia de Don Carlos Araujo, quien pide, “para mi Tomasita” mercaderías a su socio en Lima14. Contactos internacionales tenían también los funcionarios coloniales como, en la década de los ochenta, el administrador de alcabalas de Quito, quien enviado como teniente de gobernador de Barbacoas, estableció negocios con un mercader de Popayán. Este viajaba constantemente entre Popayán, Quito y Cartagena y, a veces, hasta España y estaba dispuesto a adquirir, para la esposa del teniente, mercaderías europeas en el puerto de Cartagena15.

20Estos negocios salen a la luz a veces cuando las mujeres, después de la muerte de sus maridos, se ven obligadas a acudir a los juzgados para reclamar lo que los socios de sus maridos deben a la testamentaria y, en forma separada, a ellas mismas. No es posible, sin embargo, con base en la documentación revisada hasta el momento, determinar si estas actividades comerciales eran regulares y llevaban a las mujeres al establecimiento de algún negocio independiente, o si más bien se trataba de una participación esporádica que dependía enteramente de las actividades de los maridos.

  • 16 an/q, Notaría Primera, Juicios 1780-1V-22. “Autos civiles Francisca Delgado contra Fran.ca Suasti (...)

21Una participación directa de la mujer se encuentra en el caso de las pulperas, dueñas y administradoras de tiendas que abastecían las ciudades y los pueblos con una gran variedad de productos de uso diario, ofreciendo una gama de alrededor de cien productos diferentes16.

22La instalación de una pulpería requería de un modesto capital para su instalación con los muebles indispensables y los gastos fijos tales como el arriendo y los impuestos, que sumaban unos veinte y sesenta pesos respectivamente. El abastecimiento con los productos que se ofrecían normalmente en una pulpería no sólo requería de capital, sino también de los contactos necesarios en diferentes lugares. Las velas se adquirían en Quito, donde se producían por lo general en pequeños talleres. Las soguillas procedían de Pomasqui, los costales y la cabuya de Guano y la pita de Cayapas. Además había que conseguir algunos productos importados tales como el papel, los alfileres, la tinta añil y probablemente el copal de esmaltes, una resina que servía para la fabricación de Santo Domingo. También los alimentos, alrededor de un treinta por ciento de las mercaderías ofrecidas, venían de lugares a veces distantes. De procedencia europea eran el aceite de oliva, las almendras, el vinagre, el aguardiente de Castilla y la canela. Las tierras bajas de la Audiencia enviaban el chocolate, la raspadura, el azúcar, el maní, el achiote y el arroz. Como alimentos procedentes de la Sierra se deben mencionar especialmente el arroz de cebada, las papas, la quinua, así como el mote pelado, las “ajujas” (ayuyas) y los alfeñiques, estos últimos dulces producidos en Latacunga y Baños y conocidos hasta la actualidad.

23El abastecimiento de la pulpería con una tan variada gama de productos ofrecía ciertos problemas a las mujeres, ya que ellas generalmente no podían viajar a los lugares de producción. Una posibilidad era la adquisición de lo necesario en un almacén quiteño, pero parece que se prefería hacer los encargos directamente a algún pequeño comerciante que viajaba ya sea por la Sierra o hacia la Costa con los pequeños capitales procedentes de diferentes personas.

  • 17 Cfr. Nota 1.

24La pulpería podía servir, tanto para los hombres como para las mujeres, como medio de ascenso social, tal como lo demuestra el caso de Doña María Josefa Castro17. Ella había tenido, conjuntamente con su madre, una tienda de granos y “champús”. Con su marido, quien había comenzado su carrera como “peón acarreador de tareas de piedras del tejar de los jesuítas” y luego había sido algún tiempo aprendiz de sastre, logró establecer una pulpería en el barrio de San Blas. Cuando ya se consideraban “con mucho auge y desentes” decidieron abandonar este sector poblado principalmente por indígenas, para abrir un nuevo negocio en la Calle del Mesón. Para este entonces el marido ya se había dedicado a viajar. Sus primeros viajes parecen haberle llevado a Guano, en las cercanías de Riobamba, uno de los centros de producción de cabuya. Luego se amplió el radio de sus operaciones con viajes regulares a Guayaquil, de donde traía arroz y peje. También se menciona, en por lo menos una ocasión, un viaje a Lima, donde se empleaba capital propio o ajeno.

  • 18 an/q, Fondo Especial, Caja 107, vol. 255.

25Este pequeño comerciante no debe haber sido el único que se convirtió además en pequeño empresario, ya que encarga reatas a un tejedor, a quien adelantaba dinero (“Verlaagssystem”). Según las guías, o permisos de salida, expedidas por la Administración General de Alcabalas de Quito en 1788, las reatas formaban parte de las mercancías que se enviaban con cierta regularidad de Quito a Popayán18. Todos los testigos llamados a declarar en el caso de Doña María Josefa Castro coinciden en que la pulpería era administrada en forma exclusiva por la mujer, mientras que el marido viajaba para asegurar el abastecimiento con mercaderías.

  • 19 an/q, Notaría Segunda, Juicios, 1819-1-22. “Juicio ordinario seguido por el S.r. José Duarte contr (...)

26En el caso citado anteriormente encontramos una división del trabajo entre marido y mujer que parece haber sido bastante frecuente en el manejo de las pulperías. Pero también había mujeres solteras que se dedicaban a diferentes negocios, tales como Josefina Villacreses, hija natural de un hombre casado y su hija, también natural, Carolina Versal, quienes manejaban juntas una tienda19. En estos casos las mujeres seguramente dependían de otros pequeños comerciantes para el aprovisionamiento de su negocio.

  • 20 an/q, Notaría Segunda, Juicios 1823-11-1. “Civiles seguidos por José Basantes solicitando la facci (...)

27A veces, sin embargo, hay mujeres solas que tratan de vencer los obstáculos impuestos por la sociedad, convirtiéndose en pequeñas em-presarias. Los esfuerzos y las dificultades relacionados con tal empresa los ilustra el caso de Doña Josefa Mora y Manzo, conocida en el barrio San Blas como “La Manzo”20. Siendo todavía soltera, había adquirido, en la Calle del Correo, una tienda de “vendimia y frangería” y una casa. Lo más probable es que su negocio haya comenzado con la venta de alimentos.

28En 1823 el inventario de su tienda enumera todavía productos tales como sal, raspadura, cacao, maní de Yumbos y de Nayón, anís, melón y diferentes condimentos, es decir, parte de lo que se puede considerar como la oferta típica de una pulpería. Pero desde hace algún tiempo “La Manzo” se había dedicado a la producción y venta de franjas y galones de oro, plata y seda. Es posible que el período de las guerras de Independencia con su notable aumento en el número de militares y el consecuente crecimiento de la demanda de elementos decorativos haya fomentado este tipo de producción para el mercado local y regional.

  • 21 Cfr. nota 37, Notaría Segunda, Juicios, 1823-II-1.

29En la tienda de Doña Josefa existían, en 1823, dos “tornos de hilar y lo de oro y plata”21 y dos telares, a más de seda floja y torcida y una gran cantidad de hilos diferentes, muchos de ellos de oro y plata y procedentes de Europa. La lista de sus deudores menciona los nombres de algunos militares como compradores, a plazo, de estos adornos.

30La producción de franjas era un oficio de hombres y Doña Josefa empleaba para ello a un “maestro frangero”. Para la expansión de su negocio hacia los pueblos circunvecinos de Quito, Doña Josefa tenía que buscar un mecanismo que le permitiera expender sus productos. Ya que su oficial “se manejaba con honrrades en su Oficio de frangero, además handaba comerciando por los Pueblos inmediatos con efectos de ropa de Castilla” le propuso, según los testigos, el matrimonio, con la condición de que ella “lo había de alimentar y vestirlo cada año desentemente”, ya que él era muy pobre. Las ventajas de este arreglo parecen haber sido más bien para el marido, ya que él aprovechó las nuevas posibilidades para establecer su propia tienda de franjería y convertirse en patrón de otros oficiales franjeros. El matrimonio, en cambio, consistió, según los testigos, en un constante vaivén de peleas y reconciliaciones.

31Los pocos ejemplos mencionados antes demuestran que la actividad comercial a nivel de pulpería ofrece muchos aspectos interesantes para futuras investigaciones. Mientras que en 1642 las mujeres quiteñas parecen todavía dedicadas en forma casi exclusiva a las ventas en el mercado con ocasionales incursiones en el ámbito de las pulperías, hacia finales del siglo xviii se las encuentra, tanto en la capital de la Audiencia como en las ciudades de provincia, como dueñas y administraedoras de estas tiendas. Con esta actividad las mujeres habían acaparado un importante segmento del abastecimiento de la población urbana.

32Sería de interés determinar con mayor exactitud en qué momento entre mediados del siglo xvii y fines del xviii las mujeres comenzaron a apropiarse del espacio comercial de la pulpería, cuáles fueron los obstáculos que tuvieron que vencer para ello y cuáles fueron los mecanismos que adoptaron para el aprovisionamiento y el expendio de mercancías. Además se debería analizar la relación existente entre las pulperías y las actividades artesanales en el espacio urbano y la vinculación que tuvieron las mujeres con ellas.

33Impedidas por “la imbecilidad del sexo” las mujeres que querían dedicarse por su propia cuenta al comercio ciertamente necesitaban del “coraje” para vencer los obstáculos que encontraban en su camino. De coraje habla, en 1784, uno de los grandes comerciantes importadores de Quito, refiriéndose, en una carta a su socio de Lima, a “la pulperita” que según su criterio es capaz de cualquier cosa.

  • 22 Cfr. nota 3 y Borchart de Moreno (1991).

34En el contexto de sus cartas el término “pulperita” y “casera”, utilizado reiteradamente, es de burla. Hace referencia a Doña María Cevallos, una mujer, que en varias ocasiones le compra textiles europeos tales como bayetas de Castilla y tafetanes. Por lo tanto el término “pulperita” se aplica incorrectamente, ya que se trata de productos que no se comercializaban a través de las pulperías. Doña María era lo que la documentación quiteña de fines del siglo xviii designa como “mercadera”22.

  • 23 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1776-1777. Se trata de un documento incompleto, sin título ni más (...)

35La existencia de mercaderas en el Quito colonial es un fenómeno digno de estudio. En un registro de la Notaría Primera, correspondiente a los años de 1776 y 1777, constan notificaciones —de contenido desconocido— que parecen proceder del Juzgado de Comercio de la Ciudad23. El registro consiste en un listado de personas detrás de cuyos nombres aparece el distintivo de “mercader” o “mercadera”. En la primera lista, sin fecha exacta, se hallan los nombres de diecisiete hombres y siete mujeres. Bajo la fecha correspondiente al 30 de julio de 1777 se encuentran, al lado de 41 mercaderes, doce mercaderas, nueve de ellas con su nombre propio y tres que son designadas como “mujer de...”.

  • 24 Los casos son múltiples para fines del siglo xviii y comienzos del xix. A modo de ejemplo se puede (...)

36También los protocolos de la época pueden servir de ejemplo para demostrar la aceptación oficial de mujeres mercaderas, ya que al igual que en el caso de los hombres, en las escrituras otorgadas por mujeres se encuentra la fórmula “vecina y del Comercio de esta ciudad...”24.

  • 25 an/q, Fondo Especial, Caja 158, vol. 365. documento número 8603/5.
    Cabe señalar que los donativos o (...)

37Mujeres se encuentran también, en 1798, entre los comerciantes que habían hecho un donativo al rey, tal como lo solían hacer los comerciantes en todas partes del Imperio en los casos de penuria económica de la corona. En la lista de 39 comerciantes constan, al lado de conocidos mercaderes de la época como Pedro Montúfar, Carlos Araujo, Manuel Bonilla y Juan Pablo Berrazueta, diez mujeres, entre ellas Doña María Cevallos, apodada como “la pulperita” por Araujo25.

  • 26 an/q, Ministerio de Hacienda, Caja 1190, 1830-XII-14. “Dos listas originales del señalam.to del Su (...)

38Durante las campañas militares de la Independencia se pedían u ordenaban aportes financieros de la ciudadanía, y allí nuevamente encontramos a las mercaderas proporcionando dinero. En la asignación de la “contribución patriótica” de 1830/31 se encuentran, entre los 129 “individuos del comercio”, 36 mujeres, sin que se pueda determinar todavía a qué tipo de negocios se dedicaban26.

  • 27 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1778-IX-lo. Sin título (Doña Juana Peres sobre un robo). El términ (...)
  • 28 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1779-VII-23. Sin título. (Doña Juana Peres sobre deudas).

39En el caso de las “mercaderas” notificadas en 1776 y 1777 es posible identificar algunas de sus actividades a través de otros documentos. Consta en la lista Doña Juana Peres, quien “administraba” una tienda en la calle del comercio27. Su declaración, a causa de un robo perpetuado, en 1778, en su tienda, permite conocer que se trataba de una tienda de textiles. Ya que la mercancía robada consistía en bayetas de Castilla y rebozos de Guamo. Un año más tarde, Doña Juana Peres. “Viuda mercadera y vecina de esta ciudad”, se halla presa, por deudas, en el Recogimiento de Santa Marta28

40A través de su declaración de deudas se puede establecer que recibía “ropa de la tierra” de Don Ylario Gimenes, quien administraba los obrajes de Temporalidades en el partido de Yaruquí entre 1777 y 1873. Entre sus restantes acreedores había cuatro hombres que le proporcionaban textiles, sin que declare su procedencia, y otros siete con quienes ella tenía deudas por compras de aguardiente, cuyo expendio obviamente formaba parte de sus negocios. Su encerramiento en Santa Marta no se debía, sin embargo, a los reclamos de estos acreedores, sino a solicitud de una mujer que le había dado, a lo largo de algún tiempo, un total de 129 pesos para su comercio.

  • 29 an/q, Ropas, 1779-VI11-11. “Expediente sobre dros de tassador de rropas que sigue Don Juan Francis (...)

41Sobre el volumen de negocios de las mercaderas poco se sabe hasta el momento. En el caso de la ya varias veces mencionada Doña María Cevallos, el mercader mayorista hace referencia a dos compras realizadas en su almacén, por un valor de 1.920 y 1.700 pesos respectivamente. Estas cantidades son seguramente sólo una parte de sus negocios. En algunos casos el volumen parece haber sido comparable al de un comerciante de por lo menos mediana prosperidad, tal como lo demuestra la mención de un inventario practicado en la tienda de Doña María de Nates, donde se encontraron “géneros de Castilla” por un valor de 8.853 pesos29.

  • 30 Pocos son los casos de juicios acompañados de la correspondencia de los contrincantes. A veces exi (...)

42En el actual estado de la investigación es difícil ofrecer datos exactos acerca de la organización de estas tiendas de textiles. Uno de los mayores obstáculos para un conocimiento más profundo es la falta de correspondencia de las mercaderas que podrían aportar datos sobre la forma de organizar los negocios30. Una idea acerca del abastecimiento de las tiendas se puede obtener a través de los libros de administración de Alcabalas donde se registraron los nombres de las personas que enviaron o recibieron mercaderías.

  • 31 an/q, Ropas, 1778-IX-9. “D. Nicolás Vivanco y... muerte su viuda D.a. Francisca Ca... contra Simón (...)
  • 32 an/q, Alcabalas, Caja 30. “Libro Mayor de valores y gastos de la administración Principal de Alcav (...)

43En 1785/86 una certificación del administrador acerca de las personas que habían recibido “efectos de Castilla” desde Cartagena o Popayán no ofrece el nombre de ninguna mujer31. Esto puede insinuar que la importación de mercancías europeas estaba exclusivamente en manos de hombres. Prácticamente la misma información ofrece el “Libro Mayor” de 1816 en lo que se refiere a las mercancías europeas, ya que únicamente constan los nombres de dos mujeres que habían recibido pequeñas cantidades de “efectos de Castilla”. En 1797, en cambio, se detectan 13 envíos directamente a mujeres y en 1799 otros quince. En vista de que los nombres de las mujeres que reciben las mercaderías se repiten, se puede asumir que no se trata de negocios ocasionales si no de una actividad más permanente32.

44Una mayor presencia de mujeres se encuentra en los registros de Alcabalas en el rubro “efectos del País” que consisten generalmente en textiles tales como bayetas o lienzos enviados desde las provincias a Quito. En los “Libros Mayores” se registran 44 envíos en 1797, 38 en 1799 y 47 en 1816. Seguramente un análisis más prolijo de los libros de la administración de Alcabalas podrá arrojar resultados que permitan conocer más de cerca las actividades comerciales de las mujeres.

45Un obstáculo que deben haber sentido las mujeres que querían dedicarse al comercio de larga distancia, debe haber sido la falta de contactos. Estos generalmente se establecían mediante los viajes que la mayoría de los comerciantes realizaban al inicio de su carrera. Una vez asentados en algún lugar podían apoyarse en una red establecida durante su juventud, red que a veces era utilizada también por sus esposas.

  • 33 an/q, Fondo Especial, Caja 107, vol. 255.
    an/q, Notaría Primera, Calisto Viscaino, 1780-83. Escritu (...)

46Al igual que en los registros de importación se encuentran los nombres de algunas mujeres en las guías, o permisos para sacar mercaderías de la ciudad, expedidas en 1788 por la administración de Alcabalas. En este año Doña Estefa de Araujo (guía 66) envía diez cargas de ropa de la tierra a Popayán, con un surtido y la cantidad que equivalen a la de otros comerciantes dedicados a este tipo de comercio. Sus fardos contienen el tipo de ropa que con mayor frecuencia se enviaba al norte, a saber: bayetas, lienzos ordinarios y sombreros, a más de algunos géneros de menor cuantía, tales como listados, badanas, fresadas, reatas, etc. También Luisa Araujo declara la ciudad de Popayán como destino de su envío: tres fardos de ropa de la tierra y tres fardos de anís (guía 197). Doña Xaviera Bermeo (guía 218) ya constaba como mercadera en las notificaciones de 1777. En 1788 solicita autorización para el transporte de ropa de la tierra a Lima, vía Guayaquil. Sus cinco fardos contenían 297 docenas de puntas de rengo de la tierra, 113 docenas de telas de cedazos, 210 libras de pita, producto que se extraía de la región de Cayapas, y 38 gruesas de rosarios33.

  • 34 an/q, Notaría Primera, Calisto Viscaino, 1792-96. Testamento 30.3.1796.

47Doña Xaviera Bermeo parece haber estado involucrada en muy diferentes negocios, entre otros se empeñaba también como intermediaria financiera recibiendo pagos a nombre de otras personas. Su testamento permite conocer un poco más sobre la vida de una mujer mercadera de la época. Según su declaración “el dicho mi marido quando se caso era hombre de edad abansada débil, no pudo adelantar cosa con su trabajo, pero con mi industria y travajo en mis comersios como es público y notorio mantube la casa y toda mi crecida Familia...”. Su testamento es además un relato de su preocupación por sus hijos y las desilusiones que ya había sufrido34.

  • 35 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1806-111-27.” Sin título (Acencio Bonilla con Doña Juliana Zapata, (...)

48Los productos enviados por Doña Xaviera remiten nuevamente a un aspecto mencionado anteriormente, a saber la producción artesanal y la vinculación de las mujeres con ella. Quito parece haber sido un centro de la producción de rosarios, ya que durante los primeros cuatro meses de 1788 salieron de la ciudad 341 gruesas, o sea más de cuatro mil docenas de diferentes clases como son ordinarios, menudos, gruesos, de lapis, de calaveritas, de a siete y de a quince misterios. El principal destino era Lima, pero también Piura y Panamá recibían envíos importantes, mientras que a Latacunga, Ambato y Riobamba se enviaban pocas docenas. También en Cuenca se producían rosarios35 y probablemente en Popayán, ya que ninguno de los envíos quiteños desde enero hasta abril de 1788 se dirige hacia esta ciudad.

49Los datos presentados en el presente artículo no pueden ofrecer más que algunas ideas acerca de la mujer en la economía colonial contrastando la “imbecilidad” pretendida por las leyes con el “coraje” demostrado por muchas mujeres al enfrentar la realidad de su situación. Cabe señalar, sin embargo, que hasta el momento no es posible todavía analizar el origen social de las mujeres vinculadas al comercio en las diferentes formas aquí señaladas, ni su situación familiar. La participación indirecta, mediante préstamos o pedidos a través de comerciantes hombres, constituye, con toda seguridad, un tema de interés que debería ser investigado en forma más detallada. Seguramente esta actividad involucra a mujeres de un amplio espectro social y-de diferente situación familiar; es posible que haya involucrado tanto a mujeres que los sectores más populares como a las de los grupos acomodados, a mujeres casadas como viudas, solteras o abandonadas.

50De especial interés es la situación de las mujeres que se dedican activamente a la producción artesanal y al comercio, tanto local como de larga distancia. La gama de actividades realizadas por estas mujeres, sus estrategias para establecer los contactos necesarios y para vencer los obstáculos que debían enfrentar en su tiempo, son temáticas que deben ser investigadas todavía.

51De todas formas, los datos analizados hasta el momento permiten aseverar que también en lo referente a la historia económica “el género es una categoría útil en el análisis histórico”.

Bibliographie

BIBLIOGRAFIA

Becker-Cantarino, B., 1989.- Der lange Weg zur Mündigkeit. Frauen und Literatur in Deutschland von 1500 bis 1800, Deutscher Taschenbuch Verlag, München.

Borchart de Moreno de, C, 1990.- Capital comercial y producción agrícola: Nueva España y la Audiencia de Quito en el siglo xviii, en: Anuario de Estudios Americanos, vol. xlvi: 131-172, Sevilla.

Borchart Moreno de, C, 1991.- Sólo la pulperita tiene coraje. Breves apuntes sobre las mujeres en el comercio quiteño a fines de la época colonial, Difusión Cultural, No. 11.

Braudel, F., 1984.- Civilización material, economía y capitalismo, siglos xvi-xviii, vol. 2. Los juegos del intercambio, Alianza Editorial, Madrid.

Glave, L.M., 1987.- Mujer indígena, trabajo doméstico y cambio social en el Virreinato Peruano del siglo xvii: La ciudad de la Paz y el Sur Andino en 1684, Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos (Lima), tomo XVI, Nos. 3-4: 39-69.

Hühnefeldt, C, 1988.- Mujeres: esclavitud, emociones y libertad. Lima 1800-1854, Documentos de trabajo No. 34, Instituto de Estudios Peruanos, Lima.

Kicza, J.E., 1983.- Colonial Entrepreneurs, Families and Business in Bourbon Mexico City, University of New Mexico Press, Albuquerque.

Konetzke, R., 1962.- Colección de documentos para la historia de la jormación social de Hispanoamérica, 1493-1810, 3 Vols., (csic), Madrid.

Larson, B., 1983.- Producción doméstica y trabajo femenino indígena en la formación de una economía mercantil colonial, Historia Boliviana, iii/2: 173-187.

Lavrin, A., 1985.- Las mujeres Latinoamericanas. Perspectivas históricas. Fondo de (Cultura Económica, México.

lavrin, A., 1989.- Introduction: The Scenario, the Actors, and the Issues, en: Sexuality and Marriage in Colonial latin America, (Lavrin A. ed.): 1 -43; University of Nebraska Press, Lincoln/London.

Lavrin, A. & Couturier, E., 1979.- Dowries and Wills: A View of Women's Socioeconomic Role in Colonial Guadalajara and Puebla, 1640-1790, Hispanic American Historical Review, 59/2: 280-304.

Macera, P., 1977.- Sexo y coloniaje, en: Trabajos en Historia, vol. 3: 297-346; Instituto Nacional de Cultura, Lima.

Minchom, M., 1985.- La Economía subterránea y el mercado urbano: pulperos, “indias gateras” y “recatonas” del Quito colonial (siglos xvi-xvii), Memorias del Primer Simposio Europeo sobre Antropología del Ecuador, S.E. Moreno Yáñez, comp.): 175-187; Quito.

Moreno Yañez, S.E., 1985.- Sublevaciones indígenas en la Audiencia de Quito. Desde comienzos del siglo xviii hasta finales de la Colonia, Vol. 3, Ediciones de la Universidad Católica, Quito.

Ots Capdequi, J.M., 1946.- El Estado Español de las Indias, Fondo de Cultura Económica, México.

Pernoud, E., 1987.- La mujer en el tiempo de las catedrales, Garnica Ediciones, Buenos Aires.

Power, E., 1986.- Mujeres Medievales, Encuentro Ediciones, Madrid.

Scott, J.W., 1988.- Gender: A Useful Category in History, en: Gender and the Politics of History (J.W. Scott, ed.): 28-50; Nueva York.

Silverblatt, I., 1990.- Luna, sol y brujas. Género y clases en los Andes prehispánicos,Centro Bartolomé de las Casas, Cuzco.

Zulawski, A., 1990.- Social Differentiation, gender and Ethnicity: Urban Indian Women in Colonial Bolivia, 1640- 1725, Latin American Research Review, vol. xxv, No. 2: 93-113.

Notes

1 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1782-VII-18 “Seguidos por D.a. Thomasa Surita contra Eugenia Cifuentes, por cantidad de pesos y sus réditos”.
Todos los documentos provienen del Archivo Nacional de Quito/Ecuador = an/q. La clasificación de los documentos citados corresponden a la situación vigente hasta septiembre de 1991.

2 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1798-VII-6. Sin título (Don Joaquín Tinajero y Guerrero contra la testamentaria de Doña Nicolasa Lisona).
Es importante advertir que el otorgamiento de escrituras de obligación no depende del sexo de los implicados sino de la cuantía negociada. Negocios de poco monto, como el citado, generalmente se aseguraban solamente con el otorgamiento de un “vale simple”, ya que las pequeñas sumas no justificaban el gasto de 12 reales por una escritura ante notario. Esta práctica dificulta el seguimiento del pequeño comercio, puesto que los “vales simples” se conservaron únicamente en el caso de haber sido presentados como pruebas de un juicio.

3 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1806-V-23. “Expd.te seguido p.r Pedro Poso contra Ana María Rodríguez p.r can.d de p.s”.

4 an/q, Notaría Primera, Ramón de Maya, 1800-01, Testamento, 19.12.1801.

5 Nueva Biblia Española, Madrid (Ediciones Cristiandad), 1984, p. 1321.

6 Una discusión de las posiciones ideológicas a fines de la Colonia se encuentra en: Lavrin (1985: 17-18, 39-42) y Macera (1977: 297-346).

7 Los estudios existentes se refieren, para el Area Andina, más que nada a la situación de la mujer indígena tanto en el campo como en la ciudad y tratan de sus limitaciones económicas, su participación en el mercado y su papel como empleada doméstica: Larson (1983), Glave (1987), Zulawski (1990) y Silverblatt (1990).
A estos estudios se puede añadir uno sobre la situación social y económica de las esclavas negras en Lima: Hühnefeld (1988).
Sobre la misma temática para el Virreinato del Perú: Lavrin (1985: 61-73), Lavrin y Couturier (1979).

8 En la Audiencia de Quito un ejemplo de la actitud beligerante de las vendedoras de mercado, lo constituye el motín de las recatonas de Pelileo en 1780 (Moreno Yánez 1985: 232-238).

9 Cfr. Nota 1.

10 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1804-X-5. Sin título. (Doña Josefa Yepes sobre pesos).

11 Cfr. Nota 10, opinión de un testigo sobre Doña Josefa Yepes y sus actividades.

12 an/q, Notaría Cuarta, Juicios, 1777-XII-II. Sin título (Doña Ana Veles de Medrano con Don Juan de Betancur sobre pesos).

13 Un ejemplo en an/q, Notaría Primera, Juicios, 1775- XVII-14. “Autos seguidos en el Juzgado de Bienes de Difuntos de esta Corte contra Joaquín Arteta sobre la consigna y devolución de cantidad de pesos que se le avian entregado...”.

14 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1783-x-20. “Cartas y apuntes de bentas que se presentan por Don Manuel Seballos...”.
Don Carlos Araujo era, a finales de S. xviii, uno de los principales importadores de Quito, Cfr. Borchart de Moreno (1990).

15 an/q, Ropas, 1788-IX-9. “D. Nicolás Vivanco y... muerte su viuda D.a Francisca Ca... contra D. Simón Sáenz, sobre unas Ropas de Castilla”.

16 an/q, Notaría Primera, Juicios 1780-1V-22. “Autos civiles Francisca Delgado contra Fran.ca Suasti sobre ganancias de una pulpería...”.
Este documento ofrece un buen ejemplo de lo que fue, en estos años, una pulpería. El inventario incluye hasta los clavos para colgar las velas y la ratonera.

17 Cfr. Nota 1.

18 an/q, Fondo Especial, Caja 107, vol. 255.

19 an/q, Notaría Segunda, Juicios, 1819-1-22. “Juicio ordinario seguido por el S.r. José Duarte contra las señoras Carolina Versal y Josefina Villacreses para que se les retenga una cantidad de dinero”.

20 an/q, Notaría Segunda, Juicios 1823-11-1. “Civiles seguidos por José Basantes solicitando la facción de inventarios y nombramiento de Albacea dativo de su muger Igña Josefa Mora”.
an/q, Notaría Segunda, Juicios, 1823-VII-28. “Causa mortuoria de la intestada Josefa Manzo y Mora, entre el viudo José Basantes, y los parientes de la finada”.

21 Cfr. nota 37, Notaría Segunda, Juicios, 1823-II-1.

22 Cfr. nota 3 y Borchart de Moreno (1991).

23 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1776-1777. Se trata de un documento incompleto, sin título ni más especificaciones.

24 Los casos son múltiples para fines del siglo xviii y comienzos del xix. A modo de ejemplo se puede citar un poder otorgado a “Doña Mariana Yerobi, vecina del comercio”. Cfr. an/q, Notaría Primera, Francisco Matute, 1818-23, f, 2v.

25 an/q, Fondo Especial, Caja 158, vol. 365. documento número 8603/5.
Cabe señalar que los donativos oscilan entre dos reales y venticinco pesos. Doña María Cevallos había donado cuatro pesos, mientras que Don Carlos Araujo había ofrecido solamente la mitad de esta suma.

26 an/q, Ministerio de Hacienda, Caja 1190, 1830-XII-14. “Dos listas originales del señalam.to del Subsidio a los vecinos y Comercio de esta ciudad, por los tres meses de noviembre y diciembre del año 1830 y enero de 1831.

27 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1778-IX-lo. Sin título (Doña Juana Peres sobre un robo). El término “administrar” se presta para confusiones al igual que el de “cajero”. También en el caso de los mercaderes es frecuentemente difícil determinar si alguien es dueño o administrador de una tienda.

28 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1779-VII-23. Sin título. (Doña Juana Peres sobre deudas).

29 an/q, Ropas, 1779-VI11-11. “Expediente sobre dros de tassador de rropas que sigue Don Juan Francisco Saabedra contra D. Carlos de Araujo”.

30 Pocos son los casos de juicios acompañados de la correspondencia de los contrincantes. A veces existen solamente los inventarios de la correspondencia que, sin embargo, pueden ofrecer una idea de la amplitud y frecuencia de los contactos de un mercader como Felipe Nicolás González, quien dejó entre sus papeles más de cuatro mil cartas inventariadas por el Juzgado de Bienes de Difuntos.
an/q, Notaría Primera, Juicios, 1785-V-15. “Autos formados sobre la segurac.n y formación de imbentarios de los Bienes muebles y raizes, que han quedado por fin y muerte intestata de D. Felipe Nicolás González, Natural de la Jurisd.n de Cartaxena de Indias y vecino de esta ciudad”.

31 an/q, Ropas, 1778-IX-9. “D. Nicolás Vivanco y... muerte su viuda D.a. Francisca Ca... contra Simón Sáenz, sobre unas ropas de Castilla.

32 an/q, Alcabalas, Caja 30. “Libro Mayor de valores y gastos de la administración Principal de Alcavalas de Quito... para la cuenta del año 1816”.
an/q, Alcabalas, Caja 25. “Libro Mayor de valores y gastos de la administración Principal de Alcavalas de Quito... para la cuenta del año 1797”.
n/q, Alcabalas, Caja 25. “Libro Mayor de valores y gastos de la administración Principal de Alcavalas de Quito... para la cuenta del año 1799”.

33 an/q, Fondo Especial, Caja 107, vol. 255.
an/q, Notaría Primera, Calisto Viscaino, 1780-83. Escritura de doña Josefa Bermeo, 17.11.1783.

34 an/q, Notaría Primera, Calisto Viscaino, 1792-96. Testamento 30.3.1796.

35 an/q, Notaría Primera, Juicios, 1806-111-27.” Sin título (Acencio Bonilla con Doña Juliana Zapata, su mujer, sobre pesos).

© Institut français d’études andines, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540