Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Territorios andinos: reto y memoria

 | 
Olivier Dollfus (†)

Capitulo 9. Mercados y espacios

Texte intégral

Espacios campesinos y mercados

1Estos espacios locales son cada vez más dependientes del mercado, por lo menos mientras las condiciones de seguridad y economía lo permitan. Los campos en los que se inscriben las realidades y los conceptos de mercado son diferentes y dependen de varios factores.

2Hay mercados específicamente campesinos que tienen lugar en fechas fijas en los pueblos y pequeñas ciudades, a veces fuera de las aglomeraciones. Son lugares de transacción de los productos de la tierra: tubérculos, maíz, legumbres, fruta, pescado, carne, también ganado en pie y a veces productos artesanales. Las compras y ventas no son exclusivamente un intercambio en forma de trueque. Con frecuencia hay también venta de productos de los diferentes pisos ecológicos: papas, maíz, plátanos o yucas venidos de regiones más cálidas. Cada vez con más frecuencia estos mercados son lugares de venta de ropa, herramientas, productos para la agricultura, el hogar o la alimentación, importados del extranjero o manufacturados en fábricas del país, que son vendidos por comerciantes que los adquieren en la ciudad a los mayoristas. Estos mercados se encuentran en casi todos los campos andinos, con diferentes colores y olores. En las regiones turísticas, atraen a los visitantes, para los que está destinada una parte de la producción. Su área de atracción es de diez a veinte kilómetros; ella está en función de la densidad de la población, del radio comercial del mercado, al que se llega a pie, a caballo y, cada vez con más frecuencia, en el camión que transporta los productos manufacturados.

3Estos mercados son lugares importantes dentro de los espacios rurales andinos; constituyen un buen ejemplo de las articulaciones entre espacios; el espacio propio del mercado rural es también un elemento del espacio de cada sociedad campesina local y es un relevo del de la ciudad. Estos mercados son lugares que se encuentran prácticamente en todas las sociedades campesinas a través del mundo. No hay ninguna especificidad andina, salvo, a veces, la del vestido de los compradores y vendedores o algunos productos particulares al área andina... Son pequeños nudos en las redes que cubren los espacios regionales.

4Hay mercados de un producto o de una gama de productos. Estos mercados pueden ser cautivos, creados por una empresa; cuando esto sucede son un elemento importante del espacio, como la cebada que es adquirida por la cervecería del Cusco. Este producto es uno de los cereales introducidos en las rotaciones de cultivos desde el tiempo de la Conquista. Teniendo en cuenta la importancia del mercado regional de la cerveza, se implanta en el Cusco una cervecería y se decide asegurar una parte del abastecimiento de cebada en las campiñas vecinas. Para responder a las exigencias de las normas y de la calidad del producto, la cervecería provee a los campesinos de semillas y dirección técnica, y firma contratos de compra; se inicia una especialización en los campos, que propician la desaparición de otros productos de panllervar, provocando a veces por el exceso el desgaste de los suelos; esto integra a los campesinos dentro de un mercado cautivo. Se pueden tomar otros ejemplos, como la producción de leche que es transformada en queso, yogurt, mantequilla y leche pasteurizada para el consumo de las ciudades. Esto se encuentra tanto en el Perú como en Colombia o Ecuador. Algunas fábricas son empresas del país, otras son sucursales de grandes grupos mundiales como Nestlé o Carnation. Tomando en cuenta las condiciones locales de producción y los precios, estas empresas trabajan para los mercados nacionales y con frecuencia incorporan elementos importados en los productos vendidos en el mercado (leche en polvo de Nueva Zelandia transformada en leche líquida en el Perú).

5La gama de productores es a veces abierta. Si la tendencia de las empresas industriales es la de favorecer las explotaciones, que pueden proporcionar un producto técnicamente homogéneo y un abastecimiento regular, que están aptas para beneficiarse con consejos técnicos y avenirse a utilizar, en buenas condiciones de seguridad para el prestamista, los créditos acordados —cosas que a menudo demandan una cierta dimensión de la explotación agrícola (superficie, pero también “superficie económica” y competencias técnicas) — , la producción “campesina” puede constituir igualmente para la empresa un aporte complementario, un medio de seguridad para la empresa y de inseguridad para los campesinos, tomando en cuenta los riesgos del mercado. Este tipo de mercado se acompaña de una normalización de los productos, que valoriza ciertas calidades y rechaza otras. Las calidades de la papa de sembrío no son aquéllas que permiten producir el chuño; un trigo panificable en un molino industrial no es necesariamente el producido por el campesino; la leche recolectada por la firma industrial no tiene el mismo contenido bacteriano o la misma tasa de materias grasas y proteínas que la necesaria para la fabricación del queso rústico. Así pues, las normas exigidas e impuestas por la empresa son a menudo difíciles de conseguir por el campesino, que no venderá o venderá bastante más su producción.

Mercado mundial y espacios andinos

6Los mercados mundiales contribuyen a crear y a modelar espacios, que son también “productos” de las sociedades locales... La lana en los Andes tropicales del sur y del centro del Perú y el café en Colombia han sido creadores de espacios.

7Los ovinos frecuentan los Andes desde la Conquista. En la época colonial los talleres de fabricación de productos textiles, los “obrajes”, trabajaban la lana con mano de obra proporcionada por la “mita. Pero las lanas de alpaca, vicuña y llama eran utilizadas desde hacía tres milenios. Vemos, pues, que son historias antiguas y producciones que tienen sus tradiciones. La comercialización de la lana andina por firmas británicas, a partir de Arequipa, en la segunda mitad del siglo xix, fue el elemento motor de la región. La burguesía de la ciudad ve cambiar su composición con la llegada del capital inglés; el comercio de lana justificará la creación de las vías férreas, que unen el Pacífico al Altiplano; ella modifica la apropiación de la tierra y la organización social en las punas del sur del Perú. Las calidades de lana vendidas en el mercado mundial, que en la época era casi esencialmente europeo, no son las tejidas en los telares de las mujeres indias; para ese mercado se pide fibras del mismo tamaño, color homogéneo y que hayan sido sometidas a tratamientos específicos para su lavado. Todo un conjunto de exigencias, que únicamente las empresas bien dirigidas, en el plano técnico, pueden proporcionar. Esta es la razón de la progresiva implantación de modernas empresas de cría en haciendas con límites a veces inciertos, donde el trabajo era proporcionado por colonos, y que en la confusión de las apropiaciones podían englobar a las comunidades indígenas. Su modernización se manifestó con el cercamiento de los pastizales en la puna, la separación del rebaño del propietario de los animales de los colonos y la expulsión de estos últimos. La adquisición de sementales importados, contribuye a homogeneizar los rebaños, mejorar la calidad y el rendimiento de los animales, a los que se brinda atención veterinaria; es decir, una tecnificación de la ganadería que sigue siendo extensiva, pero que demanda capitales y aligera la carga humana, ésta es la razón de la expulsión de los colonos fuera de la empresa cercada, lo que contribuye a incrementar la densidad poblacional en las comunidades vecinas.

8Estas empresas, que marcan la primera mitad del siglo xx, crean nuevos espacios en una parte de las punas peruanas, que a la vez son extensión del mercado mundial de la lana; ellas contribuyen a la exclusión de las poblaciones indígenas, a excepción de los asalariados contratados por la empresa. Un ejemplo de esto es el dado por cinco haciendas ganaderas que cubren 300,000 Has. de la Cerro de Pasco Co., empresa minera al principio que se transforma luego en una empresa “minero-pastoril”. Al inicio, las primeras adquisiciones de estepas de puna por la empresa habrían estado ligadas a la polución engendrada por la refinería de metales no ferrosos de La Oroya, por lo que la compañía procedió a la compra de los pastizales contaminados. Luego, progresivamente, organiza su producción de carneros, en principio, para abastecer de carne a sus ciudades mineras. La producción se racionaliza, se busca efectos de economía de escala, y luego, por intermedio de los abogados de la compañía y de la complicidad local, se efectúan compras de tierra a bajo precio en detrimento de las comunidades. Entonces la lana se transforma en un producto interesante para la compañía minera. Pero estos acaparamientos de tierras aumentan las tensiones en las poblaciones de los Andes centrales del Perú (ya hemos señalado los efectos en las densidades humanas). Estas empresas funcionan fuera de la red regional; no utilizan los servicios de los mercados locales, se aprovisionan de toda una serie de productos directamente del exterior del país, se tornan enclaves, proporcionando divisas como el espacio de los archipiélagos mineros de los Andes. La lana mediocre de las comunidades continúa teniendo un uso local; sus características hacen de ella un producto diferente que el de las empresas ganaderas.

9El café nos da otro ejemplo, muy diferente, de creación de un espacio por el mercado. Aparece en el momento de la Independencia, en 1828 en el Perú y en 1832 en el Ecuador. Se señala plantones en Nueva Granada, en las llanuras del Orinoco desde 1723, pero las primeras exportaciones a España tendrán lugar en 1827 y el comercio empieza a organizarse en la siguiente década. El auge del café en Colombia data especialmente de las últimas décadas del siglo xix, y va acentuándose hasta la crisis de los años 30. Entre 1895 y 1918 se triplica el volumen de sus exportaciones, se vuelve a triplicar entre 1918 y 1930 y termina por representar el 70 % de las exportaciones colombianas. A la mitad del siglo xix, su cultivo atañe a más de 200,000 explotaciones y unas 800,000 Has. se encuentran produciéndolo. Las regiones cafetaleras cubren unos 60,000 Km2., en el piso comprendido entre 800 y 1,800 m.s.n.m., con gran concentración en los departamentos de la cordillera central, luego del desarrollo inicial en la cordillera oriental (Cundinamarca, Santander y Boyacá).

10El café contribuye, dentro del “cinturón cafetalero”, a la formación de un pequeño y mediano campesinado. Su desarrollo es permitido porque el café que crece bajo sobra, de débil rendimiento, puede acompañarse de producciones de panllevar, ya sea intercalando plátanos, maíz o yuca en parcelas vecinas. La inversión es limitada y se puede subsistir consumiendo los productos de panllevar, mientras se espera la primera cosecha de café. Como el trabajo representa casi el 90 % del costo de producción, la diferencia de productividad no era muy grande entre la pequeña y la gran explotación, y como el costo de trabajo no se contabilizaba en la pequeña explotación familiar, ésta podía resistir más holgadamente que la gran empresa capitalista las variaciones de precio. Al principio, el acceso a la tierra, era relativamente fácil en esas tierras baldías.

11En las primeras décadas del siglo xx, la gran plantación tuvo que enfrentar los problemas de reclutamiento de mano de obra que era escasa; falta de brazos, costo de trabajo, fueron unas de las trabas en el desarrollo inicial de grandes plantaciones de café. Para los propietarios de terrenos, aptos para la producción cafetalera, había que encontrar rendimientos de producción “no capitalistas”, que permitieran la explotación de sus tierras; para ello se hizo promesas al colono de recibir parcelas por el precio del desbrozo, pago por mejoras cuando los cafetales comiencen a producir, formas de aparcería, como las de los arrendatarios que prestan trabajo no remunerado a cambio del derecho de cultivar parcelas para ellos, o la de los aparceros que era compartir la cosecha. De ahí viene la coexistencia de pequeños propietarios explotadores, a veces endeudados, que se multiplican entre 1920 y 1950 y grandes posesiones que producen café para el mercado gracias a “rendimientos de producción arcaicos”. A la mitad del siglo xx, las explotaciones que cultivan más de 10 Has. de café no representan sino el 5 % del número total de las explotaciones, pero intervienen en más o menos un tercio de la producción total.

12Sin embargo, la pequeña explotación vende mal su producción, pues se encuentra al extremo de toda una cadena de intermediarios, que se llevan una gran parte del valor del producto en provecho de la burguesía. Si hasta 1940 las casas comerciales extranjeras exportan al exterior del país la mayor parte del café, la burguesía local sirve de intermediaria y a la vez lo exporta directamente. Sin duda, las dificultades del peso colombiano y los conflictos civiles como la Guerra de los Mil Días, al final del siglo xix, y la violencia a mediados del mismo, contribuyeron a desorganizar las producciones nacionales tanto como las fluctuaciones mundiales del precio del café, particularmente severas en el momento de la gran crisis de los años 30. Para hacer frente a estas presiones, la producción se organizó: en 1927, se creó la Federación Nacional de Cultivadores de Café, más tarde el Banco Cafetalero. Estas instituciones, en poder de la burguesía, dividen en zonas y encuadran las regiones productoras y a los pequeños plantadores, mientras que el peso de los representantes del “lobby del café” se acrecienta en el Estado.

13Las regiones productoras de café bajo sombra tienen un paisaje específico y una organización del espacio que les es propia. Son franjas de una o varias decenas de Kms. situado en el flanco de la montaña, donde alternan bosquecillos de leguminosas arborescentes, como el guamo, y constituyen una ligera cobertura forestal por encima de los arbustos de hojas verde oscuro de los cafetales, con algunos plátanos o yuca, selva primaria conservada en los precipicios más inclinados, pastizales sembrados o caña de azúcar en las cimas redondeadas, pequeños campos de maíz, de yuca o camote en los recovecos. Por todas partes proliferan caminos, resbaladizos cuando llueve, explotaciones aisladas con el área de secamiento en las proximidades, unidas por pueblos, con una separación de 10 ó 20 Kms. entre ellos, donde se encuentran las sucursales del Banco Cafetalero, las agencias de la Federación al lado de los comercios, la escuela y la Iglesia. Finalmente, las capitales de los departamentos productores de café, en la cordillera central, son ciudades de varios cientos de miles de habitantes. Este “cinturón” es uno de los medios más densamente poblados de los Andes; casi en todos los lugares más de 100 h/Km2., a menudo 200 y hasta más.

14En 1987 y 1988, Colombia bate todos sus records de producción de café con una docena de millones de sacos (de 7 a 8 millones de sacos en los años 60), aunque el rubro del café disminuye su participación dentro del conjunto de las exportaciones. Pero este aumento de la exportación se realiza dentro del contexto de un sistema de producción diferente al de la mitad del siglo. Las plantaciones de café a la sombra, de bajo rendimiento disminuyen y hasta desaparecen ante las del café “caturra”, que es igualmente un café arábigo, de calidad y aroma semejante. El café “caturra” es un arbusto más bajo, plantado más cerca, pero que crece sin sombra, rinde mucho más, con mayor rapidez y con un incremento de la producción en la misma superficie. La desventaja es que estas plantaciones exigen más abono y pesticidas. Este monocultivo proporciona ventajas en los rendimientos, pero también inconvenientes, pues tiene una mayor sensibilidad a la erosión si la plantación está mal dirigida, y exige más atención en su cuidado y costo de producción más elevado, sobre todo en razón de la inversión hecha antes de la cosecha. Elementos que no pueden reunir los minifundistas. Es por eso que algunos de ellos, endeudados, venden su finca, la que es comprada por la burguesía urbana que busca a veces invertir para “blanquear” el dinero adquirido en otros tráficos, mientras que el asalariado se desarrolla en los escombros de la pequeña explotación familiar. Paisajes y estructuras sociales de producción se modifican así, mientras que el producto final, el grano de café, es el mismo; el espacio del café en Colombia no es igual.

Los archipiélagos mineros

15La explotación de las minas es muy antigua en los Andes; se conoce el papel desempeñado en la época de la Colonia por Potosí y sus minas de plata y las minas de mercurio, que permitían su tratamiento, en Huancavelica. El reinicio de la explotación minera para los mercados mundiales, se desarrolla a partir del siglo xix y un siglo más tarde en los Andes, por lo menos, en los tropicales al sur del Ecuador, que presenta una serie de archipiélagos mineros en alta altitud —una de las particularidades de esta montaña — . Varios tipos de emplazamientos sirven de asiento a las explotaciones. En los Andes centrales del Perú son frecuentemente intrusivos terciarios, asociados a rocas eruptivas que se encuentran en la cordillera occidental. Generalmente los yacimientos se encuentran a más de 4,500 m.s.n.m., es decir, en el límite o por encima de las punas. El paisaje comprende la mina, con sus pozos a la entrada de los socavones que penetran en la montaña, las vías férreas donde ruedan los vagoncillos cargados de mineral, las instalaciones del primer tratamiento, molido, flotación, los conos de estériles como las cuencas de color gris y rojo de decantación. Con frecuencia, en la cercanía se ubican las casas de los mineros, con techos de calamina oxidada, la escuela, el hospital o dispensario, los talleres de reparación del material y, generalmente más abajo, en un lugar abrigado, el alojamiento de los funcionarios y los edificios de la administración. La mina está unida a otros emplazamientos por carreteras, utilizadas por grandes camiones, a veces por ferrocarril. Es el paisaje de las explotaciones de CENTROMIN en el Perú, que extraen plata, plomo, zinc y a veces cobre.

16El estaño en Bolivia, en la región de Oruro, había producido paisajes semejantes, que ahora son muestras de la arqueología minera, desde el cierre progresivo de los emplazamientos durante los años 80.

17Por el contrario, la explotación en minas a tajo abierto de los yacimientos con baja ley de cobre, del norte de Chile o del sur del Perú, como en Toquepala, da lugar a otro paisaje. Es la excavación de inmensos gradientes, de unos quince metros de altura, en el flanco de la montaña desértica, con el avance progresivo de frentes de tallador; el mineral es extraído y transportado en grandes camiones hasta la fábrica de preparación que está dotada de todo un conjunto de coladores, de dispositivos de molido y de flotamiento. Una vía férrea permite la evacuación del mineral hasta la refinería situada cerca del puerto de embarque en la costa, en Ilo. Esto es un enclave en el desierto montañoso que no puede ejercer un efecto de desarrollo regional.

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540