Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Territorios andinos: reto y memoria

 | 
Olivier Dollfus (†)

Capitulo 5. Riesgos naturales y limitaciones físicas

Texte intégral

Riesgos, condiciones generales y planteamiento de los problemas

1Un riesgo natural es la probabilidad de que un fenómeno natural pueda provocar pérdidas en vidas humanas y daños a los bienes. No siempre tienen que existir riesgos, sólo existen en función de la presencia humana, de la densidad demográfica, de sus niveles técnicos que se traducen en las redes de comunicaciones e infraestructuras. No había riesgos ni limitaciones para los hombres en los Andes, allá por el trigésimo milenio antes de nuestra era, pues probablemente no había nadie ahí.

2Evocar los riesgos naturales, a los que está expuesta una población, no significa que los lugares, en los que son susceptibles de producirse, deban ser inutilizados o desocupados. Si así fuera, el Japón debería ser un archipiélago desierto, California una región vacía, así como Java y las pequeñas Antillas, islas con una escasísima población. Algunas de las grandes ciudades del mundo se encuentran en regiones de gran sismicidad: Los Angeles, San Francisco, México y Tokio son ejemplos muy significativo de esto. Tres de estas ciudades han soportado terremotos particularmente violentos en el siglo xx. Ahora bien, una vez conocidos los riesgos, éstos deben ser medidos y tomados en cuenta, pues la previsión y prevención permiten limitar los daños.

3El conocimiento del fenómeno, de su naturaleza y de su frecuencia, puede permitir limitar sus efectos, utilizando medidas preventivas, como construcciones asísmicas en las ciudades en las que medidas específicas, como las alertas, pueden permitir tomar precauciones a tiempo. Es por esta razón que el sistema de alerta de los ciclones tropicales ha mejorado notablemente gracias a su detectamiento mediante el satélite.

4La importancia de los daños, sobre todo de los materiales y pérdidas humanas, está ligado a la localización de los equipos y de las poblaciones, a sus densidades y formas y tipos de actividades desplegadas: un ciclón de igual fuerza no tendrá las mismas consecuencias en el poco poblado delta del Orinoco que en el de Bengala, que tiene una densidad superior a 1,000 h/Km2. Un ciclón equivalente no ocasionará las mismas pérdidas humanas en el delta de Bengala —con sus poblaciones miserables de país pobre— que en el delta del Mississipi, donde se anunciará por medio de un sistema de alerta y en el que el riesgo es tomado en cuenta tanto en las construcciones como en los equipos, previendo su llegada. Finalmente, las consecuencias de un cataclismo no son las mismas cuando afecta a una sociedad o a una actividad en crisis (entonces el cataclismo es tratado como un factor acelerador del declive), o cuando afecta a una actividad dinámica que tiene una rápida capacidad de recuperación.

5He aquí un ejemplo, fuera de los Andes, que muestra los efectos de un reto vinculado al franqueamiento limitado de un umbral climático crítico para las producciones agrícolas y que sobrevino en una situación demográfica y social particularmente tirante, catástrofe para unos, retorno a la “normalidad” para otros, fase de un ciclo malthusiano para los adeptos del pastor. En 1841 en Irlanda había 8’200,000 habitantes, diez años más tarde quedaba menos de la mitad; un millón de irlandeses habían muerto de hambre, tres millones emigraron a los Estados Unidos, donde algunos tuvieron una brillante descendencia, o a Inglaterra donde proporcionaron mano de obra barata a las manufacturas. ¿Este desastre estuvo ligado a circunstancias climáticas excepcionales? no. La tierra irlandesa solía ser una posesión de lords terratenientes ingleses que no residían ahí, pero que exigían a sus precarios colonos el pago de elevados arriendos en trigo y a los que expulsaban de sus tierras cuando los alquileres no eran pagados. La población campesina se alimentaba de papa, lo que constituía la base de la alimentación. El trigo, que permitía el pago del arrendamiento, era cultivado en ese clima oceánico, suave y húmedo, al límite de sus posibilidades de madurez. El sol del mes de agosto era decisivo, pues permitía que el trigo madurara y fuera cosechado en buenas condiciones. La pluviosidad media de agosto entre 1836 y 1876 fue de 75 mm. Entre 1845 y 1840 se eleva a 86 mm., es decir 11 milímetros más que la media, ¡una bagatela! Pues bien, esos 11 mm. suplementarios impidieron segar el trigo, que se pudrió. Ese ligero exceso de humedad, en relación a lo normal, provocó los ataques de mildiu, que comprometió las cosechas de papas. Entonces, los colonos, incapaces de pagar sus arriendos, fueron expulsados de sus explotaciones y la alimentación de todos se vio afectada por la enfermedad que ataca a la papa; toda la población padeció hambre y el éxodo de los irlandeses se produjo en espantosas condiciones. Luego de que pasó el hambre, la pequeña minoría que permaneció en la isla pudo, a partir de 1850, volver a cultivar, para los lords terratenientes, mucho más trigo en extensiones más amplias, y sin dedicar tanto tiempo a la papa, debido a la disminución de la población. El ciclo malthusiano fue muy eficaz en esta isla de Europa a mediados del siglo xix. Como lo decía el Sub-Secretario de Estado del Tesoro de su Majestad la Reina Victoria: “el hambre ha sido una intervención directa de la Providencia para resolver las plagas de Irlanda” (análisis de J.P. Marchand y citas en Jeux et enjeux du climat de Che. P. Péguy, Masson 1988).

6Un “surazo, ” que afecta las plantaciones de café cuando están en plena floración en el sur del Brasil, puede hacer pasar las temperaturas a algo menos de 0°C, a partir de lo cual la cosecha se verá comprometida. Otra llegada de aire frío, pero sin bajar de 0°C, no tendrá consecuencias. Sin embargo, dos grados más o menos, durante algunas horas, pondrían en peligro centenas de millones de dólares que están en juego. En el mismo continente, Colombia, exportadora de café, aprovecha las heladas que en el Brasil afectan la producción de café, provocando el alza de los precios, de los que se benefician los cafetaleros colombianos.

7Hay “sistemas de riesgos”, es decir que la intensidad o la amplitud de los daños causados no están necesariamente en función de un solo fenómeno ni de un solo proceso sino que son provocados por la relación de dos fenómenos naturales diferentes. El terremoto ocurrido el 30 de mayo de 1970, en Ancash, tuvo efectos desastrosos en Yungay, pequeña ciudad del Callejón de Huaylas. El terremoto ocasionó el desprendimiento de una parte del glaciar del Huascarán, que se desplazó en forma de avalancha de hielo, transformándose en una lava torrencial cuya liquidez se aunó al rápido deshielo debido al frotamiento, y a la carga automantenida por el levantamiento del material de las laderas del valle. La velocidad del huayco —del orden de 400 Km/h— era operada por la pendiente en una veintena de kilómetros, que separa el Huascarán (a 6,600 m.s.m.n.) de Yungay (a 2,400 m.s.n.m.). Fue la lava glacio-torrencial la que sepultó a Yungay, matando a todos sus habitantes; no fue el terremoto, el mismo que a unas decenas de kilómetros mataba al mismo tiempo a más de 10,000 personas en Huaraz, enterradas bajo los escombros de sus casas derrumbadas por el sismo. El drama de Armero, el 13 de noviembre de 1985, con 20,000 muertos bajo el río de lodo, fue debido a la explosión volcánica del Ruiz que provocó el deshielo de las cumbres de los glaciares que alimentan el “lahar”. Si no hubieran existido glaciares en el Ruiz, el desastre habría sido mucho menor.

Previsiones y prevenciones de los riesgos

8Los procesos naturales que provocan los daños y ocasionan pérdidas son, unos, rápidos y otros lentos y progresivos. Un terremoto dura algunos segundos; una sequía puede extenderse durante varios meses, incluso años. La erosión de ciertas tierras agrícolas puede producirse durante décadas o siglos y ser, por este hecho, difícilmente perceptible por el observador.

9Para el conocimiento y determinación de la mayoría de los riesgos, el pasado es la clave del futuro. Al conocimiento del pasado, necesario para conocer el tiempo de retorno del fenómeno, que es la inversa de su probabilidad de manifestación, es necesario agregar el conocimiento del mecanismo del fenómeno que activa el proceso de la catástrofe.

10La prevención demanda el conocimiento de las probabilidades de ocurrencia del fenómeno, que se basa en el conocimiento de la historia y en el reconocimiento de los signos precursores que lo anuncian. Este reconocimiento se funda en la experiencia extraída del pasado, como también en la interpretación de los mecanismos que lo activan. La prevención es la toma de medidas destinadas a limitar los daños; puede ser estática (mecanismos de construcciones antisísmicas), dinámica y de cálculo del fenómeno (disposiciones que se toman cuando se anuncia un ciclón o cierre de compuertas en la parte de arriba de una central hidroeléctrica cuando se espera lavas torrenciales).

  • 1 El croquis muestra el Ruiz y el trazado de los flujos de barro (huaicos) más peligrosos, así como (...)

MAPA DE LA REGION DEL RUIZ1

MAPA DE LA REGION DEL RUIZ1

11Aun antes de la fase inicial de la previsión y de la prevención, hay que tomar en cuenta el riesgo, su naturaleza y su manifestación. Los fenómenos pueden ser raros o excepcionales; si una helada, que afectara una cuenca andina a 2,000 m.s.n.m., sobreviniera todos los siglos sería un fenómeno excepcional; si fuese cada diez años, sería un fenómeno raro; un terremoto cuya manifestación es cada siglo, es un fenómeno raro; será excepcional si su probabilidad es del orden del milenio. Ya no hay “riesgo” cuando una actividad no es posible como consecuencia de la frecuencia o la permanencia de un fenómeno. No se siembra más en las pendientes de un volcán, permanentemente rociado por cenizas y barrido por ríos de lava, del mismo modo que en un piso bioclimático en el que no sería posible cultivar sino uno de cada cuatro o cinco años, como resultado de condiciones ex-cepcionalmente favorables en ese momento. Pero la necesidad de tomar conciencia del riesgo desaparece cuando al interrogar a la memoria de los lugares, incluso de un tiempo remoto, no proporciona ninguna información sobre la posibilidad de la existencia del riesgo que podría existir en ese sitio. Este tomar en cuenta los riesgos se sitúa en algún lugar entre esos dos extremos como resultado de un cálculo de probabilidades.

12Una vez conocido el riesgo hay que asumirlo. Tanto Lima como Arequipa son lugares donde los sismos son frecuentes; la historia de esas dos ciudades conserva el recuerdo. Los sismos no han impedido su desarrollo, como tampoco impidieron el crecimiento de San Francisco, Lisboa o Tokio. Se plantea una interrogante, ¿ha sido razonable la reconstrucción de Huaraz, destruida en el terremoto de 1970, desde el momento en que se sabe que la ciudad está situada precisamente en el cruce de fallas activas y que la historia nos enseña que la ciudad ha sido destruida seis veces en cuatro siglos? ¿Es aceptable que una ciudad soporte terremotos destructores con una probabilidad de destrucción de una vez cada siglo o cuando existen posibilidades de construcción, con mucho menores riesgos, en lugares muy cercanos? La elección de implantaciones y acondicionamientos deben tomar en cuenta los riesgos, su probabilidad e intensidad. Es inútil construir en un corredor de aluvión cuando se puede hacerlo en otro lugar. La cuestión se torna más difícil de resolver cuando no hay ninguna otra posibilidad que la de enfrentar el riesgo. Una población puede estar obligada a correr riesgos cuando no puede hacer otra cosa. Los campesinos de Bangladesh, cuyo número se duplica cada 30 años, para poder sobrevivir, se ven obligados a instalarse y cultivar tierras, propensas a frecuentes y catastróficas inundaciones, porque no pueden instalarse en otro sitio. A mediados del siglo xix, los campesinos irlandeses sabían que el trigo no era un cultivo bien adaptado a su clima; sin embargo, tenían que hacerlo, pues eran obligados por los propietarios ingleses.

13Los pobres, es decir aquéllos que no tienen elección y que están mal equipados, soportan mucho más los efectos de los riesgos naturales que los más afortunados; hay desigualdad ante los riesgos naturales. Aquí se construirá sobre terrenos estables y tomando medidas antisísmicas, allá se instalará en terrenos sensibles a los temblores, con construcciones de morrillos y adobe que se derrumbarán fácilmente. Sin lugar a dudas el terremoto de México muestra que a veces los inmuebles modernos y costosos no tienen protección antisísmica; aquí se trata no de olvidos, sino de constructores que prefirieron economizar en los gastos para incrementar sus beneficios.

14Tomar conciencia de los riesgos, en función de su naturaleza, puede ser la decisión de una familia (la elección de los cultivos por el jefe de una explotación agrícola), de un grupo (una comunidad que decide adoptar tal o cual estrategia frente a un riesgo de sequía), de una empresa (una compañía ferroviaria que escoge tal o cual trazado para la vía férrea, conociendo las posibilidades de deslizamientos de terreno, de derrumbres), del Estado que puede dictar normas para la construcción o para la localización de las actividades y que organiza las evacuaciones o los socorros (servicios de defensa civil).

15Aquí evocamos cinco riesgos naturales: el riesgo volcánico, el riesgo sísmico, el riesgo torrencial y de deslizamiento de terreno, el riesgo de erosión de las tierras, el riesgo climático (sequía, heladas o lluvias excesivas). Dos o tres pueden conjugar sus efectos: volcanismo y sismicidad, riesgo torrencial y sismicidad, por ejemplo.

El riesgo volcánico

16Es mucho más fácil de localizar: se conocen los volcanes, y también su grado de actividad. Pero cada volcán tiene su propio comportamiento, aun cuando pertenezca a un mismo conjunto de volcanes: el Cotopaxi no tiene el mismo comportamiento que el Pichincha en la región de Quito, aunque los magmas, producidos en la vertical de esos volcanes, tengan orígenes muy semejantes. Pero esos magmas van a sufrir modificaciones independientes de una estructura a otra (contactos entre la capa de agua subterránea y el magma, morfología del volcán, etc.); de ello resulta estilos eruptivos muy particulares en cada volcán. Esto es lo que exige un conocimiento de la historia reciente de los volcanes todavía activos o susceptibles de estarlo, a través de estudios y da-taciones de las manifestaciones recientes, de su estilo y de sus ritmos, a la vez por el análisis del material volcánico (dataciones por medidas radiométricas), por las crónicas que describen sus acciones perniciosas (por ejemplo, la erupción del Cotopaxi en 1876 provocó un lahar que pasó junto a Latacunga). Aun así, dichos riesgos son con frecuencia muy difíciles de medir.

17La primera vez, las erupciones se producen en formas y lugares en los que jamás se habían manifestado antes, como en el Saint Helens (USA) en 1980. ¿Hay que tomar en cuenta, en las disposiciones que limitan la implantación humana, sectores volcánicos con manifestaciones de milenios? Partiendo de la carta de identidad del volcán (incluyendo su morfología, historia, posición geográfica en relación a los vientos dominantes, el conocimiento de la duración de los períodos de reposo, los signos precursores y el cálculo de las probabilidades de manifestación), se logra “zonificar el riesgo”. Pero la memoria humana es a veces corta y quiere ignorar lo adquirido por la memoria larga para beneficiarse con las ventajas del presente (por ejemplo la presencia de los terrenos disponibles, fértiles — fertilizables—, a veces mucho más baratos puesto que están amenazados). Teniendo en cuenta los problemas y la elección de acondicionamiento del espacio, ¿a qué memoria se debe recurrir?

18Tomar en cuenta un riesgo volcánico, como también un riesgo sísmico, es mucho más intenso cuando se acaba de producir un drama, luego, progresivamente, con el tiempo se olvida el miedo y la posibilidad de tomar en cuenta el riesgo se esfuma. El drama del nevado del Ruiz, el 13 de noviembre de 1985, es un ejemplo de ese aspecto: 20,000 muertos, decenas de millares de damnificados, una ciudad destruida, Armero, y una buena cobertura de los medios de comunicación a escala mundial. Las imágenes de Armero, con toda su carga de horror, fueron proyectadas en la mayoría de las pantallas de televisión del planeta. Se sabía que el Ruiz presentaba recientemente una actividad eruptiva de tipo explosivo, con emisión de piroclastos, deslizamiento de rocas y lluvia de cenizas, pero, sobre todo, ese volcán estaba cubierto por un casquete de hielo entre 4,800 y 5,200 m., que al recalentarse podía liberar masas de agua. Alrededor del volcán se observa la presencia de esos lahars (un reguero de lodo ligado a la explosión de un volcán) y las dos últimas erupciones conocidas, las de 1595 y 1845 habían dejado sus huellas. En 1845, un río de lodo había arrasado el valle del río Lagunilla, donde se encuentra Armero, y ocasionado la muerte de 1,000 personas en condiciones muy similares a las de 1985. Así, la previsión general ponía en primer plano el riesgo de ríos de lodo en el momento de la erupción. En noviembre-diciembre de 1984, y luego en setiembre de 1985, se había descubierto actividad sísmica acompañada de fumarolas en el cráter. En setiembre, explosiones freáticas habían rociado de cenizas la región de Manizales a unos treinta Kms. de la cima. Pero, ¿se trataba de fenómenos precursores de la erupción, como en 1595 o de una actividad freática como en 1845? El diagnóstico no era muy seguro de establecer, ahora bien, según el diagnóstico, las medidas que se debían tomar eran muy diferentes.

19Las responsabilidades de los científicos como la de las autoridades administrativas y políticas son difíciles de asumir. O bien se toma el máximo de precauciones, lo cual puede consistir en “helar” durante siglos las tierras, con frecuencia de buena calidad, explotables por la agricultura, construibles, o bien, como en América Central, se corre el riesgo de cultivar bajo el volcán. ¿Cuando la amenaza se hace latente, cuándo, cómo y dónde evacuar a la gente amenazada? Si una primera alerta no se traduce en una explosión y tampoco una segunda, a la tercera la gente no se mueve, la explosión se produce y ocurre el drama. En 1977, las amenazas de la Soufriere, en Guadalupe, un volcán seguido de manera bastante especial, son un ejemplo de las querellas de expertos competentes en su campo y sus consecuencias sobre la toma de decisiones; Haroun Tarzieff, analizando el gas, no veía mayores riesgos, mientras que otros investigadores del Instituto de Física del Globo preveían una explosión que no tuvo lugar. La población de la zona fue evacuada, a un costo social y económico muy elevado (550 millones de francos). Las cenizas, que cayeron sobre las plantaciones de banano, hicieron caer la producción de ese año... y como la producción estaba en baja, el puerto de embarque de Saint Claude estaba en crisis; el reguero de cenizas y la amenaza de explosión aceleraron el declive del puerto y de la producción bananera.

20En los Andes volcánicos, el riesgo volcánico se limita a algunos lugares en la cordillera central de Colombia, a la región de Quito en Ecuador, a la de Arequipa donde la explosión del Huaynaputina en 1600 fue una de las más grandes de la historia mundial, y marcó la imaginación andina tanto como la española hasta algunas décadas después de la Conquista. En consecuencia: el riesgo volcánico limitado en superficie es algo raro o generalmente excepcional, pero marca la imaginación. Pero, ¿es prudente construir en la región de Quito sobre un trayecto de lahars por el que éstos se desplazaron hace poco más de un siglo? Con frecuencia, la “memoria” de las administraciones es corta: poco después del drama de Armero había que tomar medidas para proteger los puntos sensibles de la región de Quito, de catástrofes similares; pero con el tiempo todo se olvida, aparecen otras prioridades y no se toman las precauciones y medidas necesarias.

El riesgo sísmico

21El área de extensión de los riesgos sísmicos en los Andes es más vasta que la de los riesgos volcánicos. En un mapa del mundo, toda la región andina, con sus piemontes, presenta riesgos de terremotos. Sin embargo, ciertos sectores presentan más riesgos que otros; así, de manera no limitada, podemos mencionar el norte de Colombia, a lo largo de la falla de Bucaramanga; Tumaco, en la costa del Pacífico al sur de Colombia, lugar de encuentro de dos placas; el departamento de Ancash, a ambos lados de la cordillera Blanca; la franja de la costa del Pacífico del Perú central y meridional, la vertiente oriental de los Andes.

22Unos están ligados a un bloqueo de la subducción, que se efectúa a una velocidad media de 5 a 6 cm. por año —con acumulación de la energía hasta el punto de ruptura que la libera reajustando de manera brutal el deslizamiento de la placa oceánica bajo la placa americana — , otros son debidos a las colisiones entre dos placas. Unos tienen un foco profundo, hasta 700 Kms. de profundidad —éstos son muy violentos y localizados, como el de Cusco de 1960; son los que se producen en la ladera oriental de los Andes — , otros, al oeste de los Andes, tienen su foco situado a menor profundidad (50 a 250 Kms.) pero conciernen a una vasta superficie como los de Ancash en 1970 o de Tumaco en 1985. Los terremotos en los Andes son diferentes a los que afectan por ejemplo a las regiones mediterráneas y que están ligados a las estructuras falladas de la cobertura, como los que destruyeron Lisboa y Messina. En las regiones sísmicas, hay lugares particularmente vulnerables, situados en los campos de fallas o en el cruce del sistema de fallas; por ejemplo Huaraz, en el Callejón de Huaylas, que ha sido destruido seis veces desde su fundación a fines del siglo xvi... lo que es demasiado para una ciudad y no aboga en favor de la seguridad de su emplazamiento. Así pues, al interior de una región sísmica, hay lugares que son más peligrosos que otros y son aquéllos en los que se debería evitar la implantación de ciudades u obras importantes.

23Los terremotos están muy presentes en la conciencia andina; en las iglesias, el “Señor de los Temblores” de sombríos colores, marca la importancia concedida a los riesgos de sismos y a la protección que debía dar frente a los terremotos. Temores justificados, pues muy pocas iglesias coloniales, sobre todo en el Perú y el Ecuador, han permanecido intactas desde su construcción; la mayoría, especialmente en Arequipa, han tenido que ser reconstruidas o han sido rehechas, en parte, luego de los sismos.

24Otros fenómenos contribuyen a acentuar los daños ocasionados por los terremotos; en las altas cordilleras, desprendimientos de glaciares que provocan aludes como el que destruyó la ciudad de Yungay, durante el último terremoto de Ancash (50,000 muertos en mayo de 1970), ruptura de represas morrénicas, que provocan el rebalse de los lagos en los valles de la parte baja, los deslizamientos de terreno y el desprendimiento de paredes rocosas acompañan a los sismos en las montañas. La amplitud de los deslizamientos en las vertientes puede ser acrecentada en la estación de las lluvias; el terremoto que afectó la ladera oriental de los Andes del Ecuador en 1987 causó enormes daños en las infraestructuras (rutas, construcciones y el oleoducto), así como en los valles de las vertientes escarpadas, que sobrevino también durante ese período.

25En la costa, los terremotos pueden venir acompañados de maremotos, uno de los más importantes devastó el Callao en 1746, arrastrando a los barcos a varios centenares de metros al interior de las tierras. A veces se observa también hundimientos del litoral, en Tumaco, como en Chile central, en la región de Chiloé en el último gran terremoto de 1960.

26Los terremotos, con sus efectos derivados son pues muy frecuentes en esos Andes que pertenecen al “cinturón de fuego del Pacífico”. Los daños causados son más importantes cuando la sociedad está mejor equipada en redes de infraestructura, con numerosos habitantes y una elevada densidad humana.

27Para los primeros cazadores y recolectores, como para los primeros ganaderos y agricultores de los Andes, los terremotos y las erupciones volcánicas eran manifestaciones de las cóleras divinas con efectos limitados, fuera del momentáneo espanto que podían provocar. Los efectos comenzaron a volverse más incómodos cuando los agricultores inventaron y utilizaron la irrigación; los canales podían ser cortados por una falla y las habitaciones destruidas por los temblores. ¿Los grandes conjuntos de piedras ensambladas de las construcciones incaicas, eran una respuesta técnica a posibles terremotos? Las construcciones de adobe, sobre morrillos, de las iglesias o monumentos de la época colonial resisten mal los temblores, y sus pesados techos de tejas romanas son particularmente peligrosas para los habitantes de las casas. En Huaraz, en mayo de 1970, una gran parte de la población fue golpeada y enterrada por la caída de los techos de tejas que se alineaban en los patios de las casas y en las estrechas calles del cuadrilátero urbano. Ladrillos y morrillos es algo que se debe evitar en las casas de más de dos pisos; los elementos estructurales deben de ser solidarios entre ellos y los cimientos compatibles con el terreno de base.

28Se sabe por experiencia, y ha sido confirmado científicamente por los ingenieros, que en una región de gran sismicidad es peligroso construir en terrenos pantanosos, húmedos, los terremotos contribuyen a licuar las arcillas, y el suelo, saturado de agua, amplifica los sacudones. Entonces hay que evitar las fallas activas y los aluviones recientes, las tierras impregnadas de agua, así como los terrenos heterogéneos (zanjas) en pendiente fuerte. En Chimbote, durante el terremoto de 1970, las barriadas del pantano fueron destruidas; estaban instaladas ahí porque eran terrenos vacíos o sin valor comercial; como en otros sitios los pueblos marginales, edificados en cerros bajos o en el lecho mayor de los ríos, son los primeros en ser destruidos por las inundaciones.

29La ingeniería ha establecido normas de construcción asísmica. Su utilización encarece el costo de los edificios de buena calidad de 3 a 5%. A veces esas normas, obligatorias en las grandes ciudades y para ciertos tipos de construcción, no son respetadas, pues el constructor prefiere ganar a expensas de la seguridad. Hemos visto las consecuencias del terremoto de 1985 en México. Por lo menos hasta una determinada intensidad, la prevención es posible por medio de técnicas de construcción. Igualmente en lo que atañe a las obras de gran envergadura (puentes, represas, rutas). Por el contrario, la previsión exacta no es nunca segura, permite definir probabilidades de ocurrencia de temblores, pero con frecuencia en un lapso bastante amplio y no proporciona sino aproximaciones a la intensidad de los mismos. En la etapa en que se encuentra la previsión, no es operativa para otros fenómenos naturales, como por ejemplo los ciclones, observables por satélite, que pueden ser seguidos y su trayectoria más o menos prevista.

30Ya que en los países andinos los dos tercios de la población viven ahora en las ciudades (cada vez más pobladas y extensas, dependiendo de las redes de agua, electricidad, transportes y telecomunicación), el riesgo de los estragos causados por los terremotos es infinitamente más importante que lo que era en los siglos precedentes, en los que la gran mayoría de la población era rural y vivía en pequeñas casas, fáciles de evacuar en cuanto se sentían los primeros temblores. Los efectos secundarios de los terremotos no son desdeñables: incendios provocados por rupturas de los ductos de gas (que deben tener empalmes muy bien hechos para resistir el paso de la onda sísmica), o por las brasas de los fogones domésticos, inundaciones por ruptura de canales, postes eléctricos arrancados, etc. En las ciudades de los pobres, con construcciones mal hechas y redes muy deficientes, un temblor de la misma intensidad provocará probablemente más daños y muertos que en una ciudad rica donde se habrá tomado precauciones.

31La repercusión de un terremoto es diferente según las circunstancias en las que sobreviene. El del norte del Ecuador en 1987, que cortó el oleoducto, privó al país, en un momento de dificultades económicas, de las divisas esperadas por la venta del petróleo, ligadas en parte a la baja del precio del crudo. Unos años antes, estas consecuencias financieras habrían sido mucho peores para la economía. Todavía existe el valor premonitorio de grandes acontecimientos que pueden tener los terremotos en la imaginación de los pueblos. El gran terremoto de 1976, año del Dragón, que afectó al norte de la China, ocasionando la muerte a más o menos 600,000 ó un millón de personas, anunciaba a los chinos la desaparición, poco tiempo después, de Tchou En Lai y Mao Tsé Tung.

Deslizamientos de terreno, derrumbes, lavas torrenciales

32En una gran montaña, de escarpadas vertientes, de sustrato geológico fracturado por la tectónica, las formaciones de pendiente, como elementos de paredes rocosas, están en equilibrio precario: un temblor o fuertes precipitaciones que recargan las formaciones coluviales y que, transformando la plasticidad de las arcillas en liquidez, basta para provocar la ruptura y el desequilibrio que arrastra hacia abajo rocas y coluviones. Deslizamientos de terreno, derrumbes y lavas torrenciales que, bajando de las cuencas de recepción, extienden su mezcla de lodo y bloques en el valle, son fenómenos normales de la erosión en montaña, donde la dinámica gravitacional es particularmente fuerte. El riesgo unido a los movimientos de masas en las vertientes es inherente a la naturaleza montañosa de los Andes y hay que tenerlo en cuenta en numerosos tramos de la carretera, en la construcción de obras de fábrica, así como en la construcción de casas. Es el riesgo más común en los Andes, el más constante, sobre todo en la estación de lluvias y que, estando presente en numerosos lugares, se acepta generalmente dentro de las tareas de los servicios de las carreteras y obras públicas.

33Una parte de estos movimientos es accionada por la sismicidad, otros por lluvias fuertes o por el desprendimiento de glaciares. También algunas obras pueden contribuir a fragilizar las pendientes. Los andenes mal cuidados, con pérdidas de agua en los canales de irrigación, que se desploman por la sobrecarga hídrica, las zanjas de una carretera en el flanco de la vertiente, que modifican el equilibrio de la pendiente creando una pared por debajo de la plataforma de la carretera; he aquí algunos de los elementos que incrementan la torrencialidad y los movimientos de masa. Prácticamente, todas las carreteras que unen los altos Andes a las llanuras orientales son, por lo menos en una parte de su itinerario, sensibles a desprendimientos, y muchas veces, en cada estación, los grandes itinerarios son cortados por deslizamientos y caídas de bloques. Por el contrario, en la zona seca, esos fenómenos están relacionados ya sea a precipitaciones excepcionales (por ejemplo los años del fenómeno del Niño) o a temblores. Es entonces un factor de encarecimiento de la construcción y, sobre todo, de la conservación y el mantenimiento de la red de carreteras. Sin embargo, aun en las vertientes extremadamente empinadas, en los medios muy húmedos, se han construido carreteras cuando se sentía la necesidad de ellas. Si ha habido un reto bien recogido en los Andes, ése ha sido el de la construcción, a fines del siglo xix y en el xx, de vías férreas, bajo excepcionales condiciones de dificultad técnica (como la vía férrea del valle del Rímac en las alturas de Lima o en el Ecuador la de Guayaquil a Quito), también la multiplicación de carreteras y pistas transitables construidas en empinadas e inestables pendientes, pero que, no obstante, se cuidan y son transitables durante la mayor parte del año, aun durante la temporada de lluvias. Pocas montañas, con relieve tan fuerte, con vertientes tan empinadas, tienen una red transitable tan densa. Ahora bien, esta red ha sido implementada por países pobres, sin grandes medios técnicos y a un costo excepcionalmente bajo..., resultado de la utilización de una mano de obra tan barata como experta. Sin embargo, las carreteras son objeto de una vigilancia permanente y de trabajos de protección y mantenimiento constantes; se puede citar, entre muchos otros, la carretera de Lima a Ticlio, la de Bogotá hacia Villavicencio, la de La Paz a las “yungas”. Cuántos esfuerzos y mantenimiento tienen que restringirse por falta de medios financieros o por la dificultad para obtener materiales para obras públicas, como consecuencia de una seguridad mal sostenida, lo que posibilita que en muy poco tiempo estas carreteras se vuelvan inutilizables. Si la dirección del Estado flaquea o desaparece en las regiones riesgosas, las infraestructuras se tornan inutilizables; desde los años 80, la presencia de Sendero Luminoso en los Andes de Ayacucho y Apurímac acompaña el deterioro de la red vial secundaria.

34Deslizamientos de terreno, derrumbes, se producen en todos los niveles, tanto los moderados en los andenes como los grandes deslizamientos, de escala kilométrica, que afectan al conjunto de una gran vertiente. Uno de los más notables por su amplitud se produjo en los años 70 en el valle del Mantaro, en las quebradas bajas de Huancayo. Aparentemente, todo se reunió para que la catástrofe se produjera; un inmenso deslizamiento por rotación efectuóse a lo largo de una falla con desgarre, por encima del río Mantaro, cuando se terminaba la construcción de una represa y una central hidroeléctrica, destinada a aprovisionar a Lima y a la costa de electricidad. El lento deslizamiento de una masa de varias decenas de millones de metros cúbicos bloqueó el curso del río y provocó en el curso superior una retención de las aguas. El riesgo de que se rompiese el embalse natural, que se creaba con bloques y arcilla, bajo la presión de arriba, era considerable. Los trabajos de excavación de un canal para contribuir a vaciarlo habían comenzado, pero eran algo irrisorios ante la amplitud del fenómeno. Pues bien, el embalse no se rompió y el lago se vació de manera natural y progresiva; la catástrofe no tuvo lugar. No siempre lo peor sucede en los Andes.

Notes de fin

1 El croquis muestra el Ruiz y el trazado de los flujos de barro (huaicos) más peligrosos, así como los sectores de aspersión de las cenizas.

Table des illustrations

Titre MAPA DE LA REGION DEL RUIZ1
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/1843/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 277k

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540