Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Jerusalén y Babilonia

 | 
Marie-Danielle Demélas
, 
Yves Saint-Geours

Este libro

Enrique Ayala Mora

Texte intégral

1Jerusalén y Babilonia quedan lejos del Ecuador. La ciudad predestinada a durar para siempre, como testimonio de la voluntad divina de hacer alianza con un pueblo terco y de dura cerviz, la Jerusalén escenario de la barbarie y la opresión ejercidas en nombre del Todopoderoso, ni se parece a nuestro Quito, ni sus convulsiones han golpeado de cerca a nuestra gente. Y la “Gran Ramera”, la Babilonia pecadora anatemizada por los profetas con toda la furia del Omnipotente, ya no existe ahora. En verdad, ni siquiera existía ya cuando fue fundado nuestro país hace más de siglo y medio. Pero un título de geografía tan lejana, es en cambio, por su sabor bíblico, por su dejo milenarista y apocalíptico, muy a propósito para esta obra, que pretende hurgar en el alma escondida y en los repliegues decimonónicos de nuestra vida, como pueblo.

2La Historia Oficial es la historia de los triunfadores, de los usufructuarios de cada “orden” que sobreviene al conflicto social. Esto es algo que viene diciéndose en el país desde hace algún tiempo. Repetirlo, no es novedad. Y, justo es reconocerlo, más allá de la simple afirmación, sin duda se ha avanzado seriamente en la línea de encontrar una versión alternativa que identifique los actores colectivos del proceso. Alejándose de las vidas y milagros de los generales, de los doctores, de los grandes señores de la tierra, la Nueva Historia Ecuatoriana ha tratado de hallar las raíces de nuestro pasado en el trabajo y la lucha de campesinos, indios, artesanos y cholos.... el pueblo. Pero el énfasis en las rupturas, los cambios, las influencias de la modernidad, han significado quizá un descuido en el estudio de las continuidades, en el lado conservador de la trayectoria del país. Este libro se ocupa justamente de esto último. De allí su título.

3Desde las academias hasta las humildes aulas escolares rurales se ha enseñado que la Independencia fue una ruptura con el orden colonial, un proceso impulsado por nuevas ideas liberales y revolucionarias de origen francés y norteamericano. Y, desde luego, hay elementos de verdad en ello; pero se ha hablado poco, y yo diría que no se ha estudiado sistemáticamente, la continuidad de la tradición integrista católica, también presente en la lucha independentista y en toda la vida nacional. Este libro afronta esa temática. Y lo hace audaz, pero sólidamente. Digo audaz, porque rompe furiosamente una tradición interpretativa; pero también sólidamente, porque su base de investigación empírica y de reflexión es grande.

4Un Espejo que no es el “extremista” que muchos han querido ver. Una lucha autonomista de los notables quiteños, en que buena parte del clero, incluso del alto clero, se pone de lado de los insurrectos, tratando, no ciertamente de provocar el caos, sino de preservar la cristiandad americana del mortal peligro de las ideas disolventes de la Francia revolucionaria y la España revuelta. Un Rocafuerte ilustrado y autoritario luchando a brazo partido con una sociedad estamentaria y tradicional que, si no pudo asimilarlo, se dio modos para neutralizarlo. Un García Moreno modernizante y autócrata, constructor y déspota que no encuentra mejor forma de “hacer progresar al país” que a fuerza de usar a la Iglesia como instrumento de consolidación de su caudillaje. Todo esto nos presenta la obra con un buen caudal de evidencias y discusiones pertinentes.

5Se va dibujando a lo largo de este texto la imagen de una sociedad en la que tienen presencia protagónica los lazos familiares, los intereses estamentarios y la fuerza corporativa, al margen de formulaciones jurídicas de corte liberal e igualitario. Los autores advierten en el Ecuador decimonónico la persistencia de una cultura tradicional y de concepciones, sobre la vida y la sociedad, imbuidas, a veces sin disimulo, de milenarismo y religiosidad,

6Jerusalén y Babilonia, enfrentadas a orillas del Machángara en pleno Siglo de las Luces... Esta es una de las imágenes que presenta este libro sobre nuestro país. Su lectura nos ayudará a entenderlo mejor, a encontrar las raíces de actitudes que, si no se conoce nuestra Historia, parecen aisladamente torpes. La religiosidad tradicional, la lucha entre buenos y malos, entre los elegidos y los perversos ha sido una constante de nuestra vida como país.

7Este es un libro de gran aliento; es muy original. Quizá ese sea su mérito fundamental: la búsqueda novedosa de interpretaciones que convoquen a la polémica. Personalmente, no suscribo la perspectiva de conjunto ni varias de las tesis que aquí se presentan. Me parece incluso que muchas de ellas dan la impresión de una actitud unilateral que los propios autores no tienen, aunque dejen escapar en el entusiasmo de sus planteamientos. Pero me alegro en el alma haber tenido el privilegio de ser el primero que leyó estas páginas, escritas con imaginación, con un gran conocimiento de aquello que tratan, con un fundamento teórico y documental de lo mejor, y con un probado amor a nuestro pueblo ecuatoriano, que Marie Danielle e Yves demuestran no solo al haber dedicado a nuestra patria el trabajo que ahora se presenta, sino sus meritorios esfuerzos académicos de largos años.

8Quito, mayo de 1988

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter