Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pequeña propiedad, poder y economía de mercado

 | 
Isabelle Lausent

Conclusión

Texte intégral

1Los tres temas centrales de este estudio, tratados separadamente, han sido la pequeña propiedad, el poder y la economía de mercado en Acos. Estudio que también tenía la pretensión de describir la génesis del acceso a la propiedad en una comunidad de “quebrada de yunga”. Pero es difícil concluir, ya que tenemos la impresión que muchos datos se nos han escapado o no han podido ser canalizados con la suficiente profundidad.

2Las siguientes reflexiones sobre las condiciones actuales del poder y de la economía en Acos deberían permitirnos acabar este trabajo y abrir el debate partiendo de datos y observaciones nuevas.

3La pequeña propiedad privada es fruto del progreso y de la actitud conservadora de la economía liberal.

4En efecto, aunque los decretos de Bolívar tuvieron poco impacto en los primeros años de su promulgación, el proceso de privatización de la tierra estaba iniciado y la idea de la pequeña propiedad individual como base y apoyo de la nueva economía nacional se había lanzado y se propagaba en forma lenta y segura en el mundo rural. Es evidente que este proceso no tuvo en todas partes el mismo éxito y que su impacto y rápido progreso dependieron de numerosos factores locales. Uno de ellos fue la resistencia de los comuneros, quienes, como en los casos de San Juan y Pampas, se opusieron violentamente a todas las formas de usurpación de las tierras de fundos; y aunque esas tierras estaban entonces poco trabajadas, la cohesión comunal defendió su integridad. Por los documentos comunales a través de los cuales la comunidad parece fuerte, o al menos estructurada, se podría pensar que existía en Acos una cohesión comunal comparable, que hubiera podido impedir el fenómeno de usurpación de tierras comunales; como éste no es el caso ¿debemos dudar de la existencia misma de la comunidad?

5En realidad, aunque esto es sólo una hipótesis, es posible que el desmembramiento del espacio comunal y el imperceptible desmantelamiento de la comunidad se hayan originado por la extrema jerarquización de sus estructuras económicas, así como por la extrema codificación de las relaciones y vínculos existentes entre las familias acosinas. Así debido al mantenimiento de estas estructuras “semifeudales” que favorecían a las familias legítimas, éstas pudieron apoderarse de las tierras comunales e introducirse con éxito en la economía de mercado. Formando el estrato superior de los pequeños propietarios agrícolas de Acos, se han situado económicamente del lado del “progreso”. Conservar sus privilegios ancestrales significaba conquistar el mercado limeño; es pues quizás más por su aspecto conservador que por su liberalismo económico que Acos ha podido ser calificada como progresista respecto a otras comunidades más tradicionales.

6El “progresismo”, tal como fue utilizado y explotado por los diferentes partidos políticos frente a las comunidades, es un concepto carente de significado. Esta ideología ha sido a menudo monopolizada por las antiguas autoridades locales que han surgido gracias a ella, pero apoyándose como antes en el mantenimiento de las formas tradicionales de dominación.

  • 1 Los datos que posemos actualmente sobre esta hermandad nos permitirán, posteriormente, continuar c (...)

7¿Cuáles pueden ser estas formas de dominación en una comunidad que parece tan desarticulada? Sólo una es real y funciona todavía: la “Hermandad San Miguel”.1

8Antiguamente, antes de acceder al poder comunal, era necesario haber pasado todos los cargos religiosos, requisito exigido también a los futuros arrendatarios de las tierras de pastos temporales de Lomo Largo (3,000 m.); el papel social de la Hermandad San Miguel era entonces de mucho peso. Entre los devotos más generosos se encuentran, por supuesto, los miembros de las familias legítimas; capaces financieramente de pasar los más altos cargos, redistribuyendo “ritualmente” parte de su poder y asegurando así definitivamente su posición de dominio. Paralelamente, primero a principios de siglo, luego hacia 1950, las familias de antiguos gamonales, que muchas veces quisieron competir con las familias legítimas por el control del poder tanto social como económico, intentan dar nueva vida a la segunda patrona del pueblo, la Virgen de la Candelaria. Vano intento, ya que actualmente sólo la Hermandad San Miguel tiene suficiente prestigio ante la población migrante, sobre todo entre los jóvenes, para poder influenciarlos. La Hermandad ha reemplazado totalmente a la comunidad; ella no sólo decide los proyectos y obras comunales sino que también los financia.

9Pero hay nuevas formas de dominación social y entre ellas la educación.

10En sus comienzos, los únicos beneficiados con la instalación de escuelas estatales con colaboración del pueblo, fueron los hijos de las familias privilegiadas, lo que significó en Acos la escolarización de los hijos de las familias legítimas, comerciantes y gamonales. Una vez democratizada, se suponía que la educación debía dar a todos las mismas posibilidades, pero los factores económicos siempre fueron más importantes que las aptitudes o las ambiciones. La instrucción ha reforzado a la clase dominante y, para conservar esta posición privilegiada, numerosos miembros de familias legítimas se han dedicado al magisterio.

11Abandonando cada vez más el poder comunal cuyo interés se volvió secundario y perdió todo su contenido de prestigio, las familias legítimas, conservando el control de la Hermandad, prefirieron una nueva forma de dominación como la educación.

12A través del magisterio y de su nueva clientela, los miembros de las familias legítimas no tuvieron ningún problema para reproducir una sociedad tradicional en la que la sumisión es cotidiana. Esta elección les permitió, además, diferenciarse de los otros aspirantes al poder; estos últimos, gamonales y comerciantes, gracias a sus ingresos económicos comparables a los de las antiguas familias, podían convertirse en rivales peligrosos. Había pues que marcar la distancia que separaba a unos de otros.

13El compromiso y el discurso político, más que la política misma, fueron también un medio de ir más allá del simple poder comunal (las familias legítimas se aliaron rápidamente a militares conservadores). Aunque económicamente pertenecientes a la capa económicamente privilegiada de los pequeños propietarios, rechazaron esta identificación económica que los colocaba entre los comerciantes o descendientes de gamonales. Y así después de haber elegido el magisterio, trataron de seguir dominando la vida social del pueblo a través de un pretendido compromiso político a nivel provincial y luego distrital: el primer alcalde de Acos en 1957 fue el director de la escuela.

14Muy ocupados por sus nuevas actividades económicas y privados de muchos de sus miembros que emigraban a la costa, abandonaron los asuntos comunales, considerando su poder asegurado.

15En 1960, cuatro años después de la creación del distrito de Acos, reaccionaron e intentaron recuperar el control de los acontecimientos locales, ocupando la cabeza de la comunidad y del municipio. Pero tuvieron que enfrentarse a propietarios con clara definición política. Estos, aliados a los apristas, belaúndistas y demócratas cristianos, les ganaron la alcaldía en 1964. La comunidad, todavía en manos de las familias legítimas y de sus aliados, respondió oponiéndose sistemáticamente a todas las decisiones municipales, hasta retormar el poder municipal en 1974. Las fuerzas conservadoras y las fuerzas pretendidamente progresistas, se habían enfrentado abiertamente. Como contraparte, la oposición se apoderó de la comunidad en 1970 para perderla nuevamente en 1972. Y se volvió entonces a la primera situación: las familias legítimas recuperan el poder comunal y los gamonales, con apoyo externo, el poder municipal.

16Es notable constatar que entre 1964 y 1968, marcados por las dos reformas agrarias, los acosinos se mostraron prudentes y conservadores. Como la elección de las autoridades comunales venía de las bases, mientras que las autoridades municipales eran nombradas por el Estado durante el gobierno militar, su resistencia y oposición se mostraron en el regreso temporal de las antiguas familias a la dirección de la comunidad, pero ahora había que contar con la ambición y poder de una nueva capa de pequeños propietarios agrícolas “arribistas y oportunistas”.

17En el caso de Acos, sería falso pensar que éstos estaban realmente guiados por la ideología aprista. Es verdad que se unieron al APRA —el tiempo necesario para vencer a las familias legítimas — pero luego adoptaron la misma política conservadora de éstas. Se adaptaron políticamente a la situación y aprovecharon para asegurar su poder, tal como lo habían hecho las familias legítimas al adaptarse las primeras a la economía de mercado para afirmar su poder; unos siguieron el ejemplo de los otros y todos se mantuvieron igualmente conservadores.

18Dentro de esta cuestionada ideología del “progreso” ¿cómo se transformaron y cuáles son actualmente las estructuras económicas de dominación?

19Antiguamente, bastaba el monopolio de la tierra para asegurar la dominación económica y el poder. Insuficiente a principios de siglo, tuvo que asociarse con el monopolio comercial. ¿Cuál es la situación actual de estas dos formas tradicionales de dominación económica?

La tierra

20El mercado de la tierra está congelado. La mayoría de las tierras siguen, a través de la propiedad o arriendo, en manos de las familias legítimas y de los últimos en ocupar el poder comunal y municipal. Desde hace 20 años, este fenómeno es posible porque ya no se entregan tierras a los jóvenes. Al no aceptar distribuir las últimas tierras comunales, la comunidad los ha obligado a permanecer en ella con el status de peón, o a migrar hacia Huaral o Lima. Esta situación permanece aún más estática porque numerosos propietarios ausentes utilizan a un pariente de edad como guardián o capataz de sus tierras; los jóvenes y los ancianos, además de los peones, son las clases menos favorecidas y más explotadas económicamente.

El comercio

21Además, los pequeños propietarios agrícolas pertenecientes a las familias legítimas como a las de otras autoridades, han aunado actividad agrícola y comercial, gracias a la posesión de una tienda, de un restaurante o de un camión. Entre ellos, algunos poseen la mayoría de los medios de producción, al mismo tiempo que controlan su distribución gracias a su camión o a un capital que les permite comprar en el árbol cosechas enteras, manteniendo así bajo su dependencia a numerosos pequeños productores. Los propietarios, que no poseen un camión como medio de presión y dominación, pueden compensar esta limitación a través de una alianza matrimonial o compadrazgo. No es raro encontrar este tipo de vínculos entre propietarios importantes y mayoristas, o con algún pariente o vecino que tiene un camión, etc...

22Como podemos ver, todos los aspectos de la pequeña propiedad, del poder y de la economía de mercado no han sido tratados. Sin embargo, en base al estudio de Acos y fundos aledaños, hemos logrado despejar ciertos rasgos que expondremos a modo de conclusión.

23En estos fundos, y particularmente en Acos, una combinación de factores ha favorecido la aparición temprana de la pequeña propiedad privada:

  • factores geográficos de las “yungas”, tierras de cultivos sagrados y su posición de “tambo” en el valle.
  • factores históricos con la llegada de mestizos, luego de “caballeros de industria” y de gamonales.

24Lo que también distingue a Acos de los otros pueblos parece ser la existencia de familias legítimas. Su papel ha sido determinante en la conducción económica de la comunidad, que hasta 1920 no existe sino por las familias legítimas.

25Al modificar su política de alianzas matrimoniales, basada antiguamente en la legitimidad y la propiedad terrateniente, se abrieron, gracias a uniones con gamonales y comerciantes, a la economía de mercado y cambiaron el fundamento tradicional de su poder. Aunque su legitimidad no ha sido nunca cuestionada y conservan la comunidad un cierto prestigio, se verán obligadas, frente a una nueva clase de pequeños propietarios-comerciantes, a afirmarse con otras “armas”; sobre todo, porque este grupo rival busca, a su vez, reproducir el “antiguo esquema señorial/feudal”, creando también una especie de aristocracia, basada no sólo en la posesión de la tierra y el origen histórico de la familia, sino en el poder comercial y político.

26En este conflicto que opone a los más ricos terratenientes y a los productores más importantes, se nota la misma falta de dinamismo a nivel comunal. En efecto, estos pequeños propietarios de tierras, portadores de una ideología conservadora, han utilizado y siguen utilizando a la comunidad para mantener su superioridad. Controlándola, controlan el acceso a la tierra, aseguran la distribución de su producción y justifican su actividad comercial.

27Aunque indiferentes al futuro de la capa pobre y explotada de los otros pequeños propietarios, mantienen la existencia de la comunidad para escapar a la creación de una cooperativa, como lo deseaba el SINAMOS hasta 1977.

28Disolver la comunidad para crear una cooperativa que colectivizara los medios de producción y exigiera la distribución de las tierras comunales, hubiera significado para ellos el fin de su hegemonía tanto social como económica.

29Manteniendo la comunidad, protegen tanto su individualismo económico como su grupo socio-económico; y es con este fin que conservan las estructuras de dominación tradicionales.

30El “peligro” de la reforma agraria ya pasó y Acos se muestra hoy como el símbolo de la ideología conservadora terrateniente. Pese a los transtornos socio-económicos sufridos, los fracasos económicos de algunas de ellas, las “familias legítimas” siguen siendo “legítimas” y cuando esporádicamente, en un momento de crisis, como en 1964 y 1968, recuperan el poder, esto es considerado “legítimo” por los acosinos.

Notes

1 Los datos que posemos actualmente sobre esta hermandad nos permitirán, posteriormente, continuar con la reflexión: “Mecanismos que permiten que una hermandad constituida por ausentes se sustituya a la comunidad”.

© Institut français d’études andines, 1983

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter