Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Desafíos del periodismo en la sociedad del conocimiento

 | 
Lila Luchessi
, 
Luciano Videla

¿Dónde está la ética que andaba por aquí?

Rogèrio Christofoletti

Texto completo

  • 1 Conferencia de cierre del 3º Seminario Brasil-Argentina de Investigación en Periodismo (Bapijor), (...)

1Brasileños y argentinos responden por los mayores mercados de comunicación de América del Sur. Son también los países con las tradiciones más consolidadas en periodismo investigativo.1

2La Argentina y Brasil también son referentes en la región cuando se trata de la investigación científica en comunicación, con escuelas de graduación y programas destacados de pos-graduación. Un encuentro como el Bapijor permite que brasileños y argentinos dialoguen más, que investigadores y periodistas intercambien experiencias. En fin, que cooperemos para el perfeccionamiento del periodismo, una práctica tan importante para la democracia.

3El tema del cual me ocupo aquí es el de la ética de la comunicación, asunto al que me dedico hace algunos años.

4Durante los días del encuentro, escuchamos a expertos periodistas y a importantes investigadores hablar acerca de cómo las herramientas digitales contribuyen a la calidad periodística. Expositores y conferencistas hablaron también de nuevas formas de participación del público, de la importancia de las fuentes de información, de los desafíos para el periodismo en las sociedades del conocimiento. Esto es, estamos hablando de un paradigma de cambio, de grandes transformaciones en nuestra cotidianidad. Es importante recordar que no son solo transformaciones tecnológicas, sino y, sobre todo, culturales.

5El surgimiento de Internet, la digitalización de archivos, el intercambio de todos los tipos de conocimiento y experiencias, son factores que están transformando la comunicación y la sociabilidad humanas. Modifican la educación porque están transformando también nuestro propio concepto de conocimiento. Está cambiando el periodismo porque cambia el concepto de información. Los consumidores ahora no solo ven el noticiero, sino que ayudan a hacerlo. Y no solo eso, sino también a distribuirlo en sus páginas de Facebook, blogs, tuits, etcétera. Estamos en el medio de cambios que desafían la comprensión del lugar que podemos ocupar en ese proceso.

6No sabemos realmente la dimensión de las transformaciones, pues todavía están ocurriendo. No sabemos cuánto tiempo va a durar esto, ni lo que quedará después. La imagen que se representa es la de que estamos cambiando la rueda con el auto en movimiento. No podemos ignorar la rueda pinchada, pero tampoco estacionar para cambiarla.

7Lo que nos parece claro es que hace veinte años el escenario era más simple. Eran claras las fronteras entre quien producía la información y quien la consumía. Era más fácil percibir quien se ocupaba de ofrecer un servicio de actualización de la información dirigido a las audiencias. Había un mostrador que separaba a cada uno de esos grupos. Con el surgimiento de Internet, apareció la posibilidad de la comunicación de muchos para muchos. Con la popularización de las computadoras, llegó la posibilidad de que quienes no eran profesionales produjeran contenidos semejantes a los que realizaban quienes sí lo eran. Con el surgimiento de sistemas facilitadores, se volvió cada vez más fácil producir y publicar contenidos y dejar de lado a los periodistas como intermediarios.

8Las fuentes de información fueron más accesibles a las personas comunes, reduciendo la distancia entre quien produce información relevante y sus destinatarios. Cambió el escenario, cambiaron también las relaciones entre las personas que lo habitan. Es posible afirmar que las mudanzas que vemos son tecnológicas, culturales y también afectan a las bases éticas de nuestras conductas personales. En este sentido, quiero recordar tres episodios recientes que pueden ayudarnos a comprender el alcance de esas transformaciones.

Tres ejemplos

9Parecía un viernes como cualquier otro. Millares de personas iban para el trabajo o para la escuela en los vagones del subterráneo y en los conocidos ómnibus rojos de dos pisos. En menos de una hora, cuatro explosiones alcanzaron un ómnibus y tres trenes del subterráneo en el centro de Londres, mataron a cincuenta y dos personas, e hirieron a otras setecientas. La mañana del 7 de julio de 2005 pasó a la historia por un triste acto terrorista, pero también porque fue un hito en la línea de tiempo de los medios británicos. Fue un punto de inflexión a causa del uso de contenido no profesional en el noticiario.

10Los atentados causaron muchas víctimas y una catarata de material producido por amateurs. En un único día, la bbc recibió veintidos mil mensajes de texto y emails con relatos e informaciones, más de trescientas fotos y diversos videos hechos con cámaras fotográficas comunes y teléfonos celulares. Por primera vez, la bbc consideró a aquellos videos amateurs como más periodísticamente relevantes que el material profesional. El Contenido Generado por el Usuario (cgu) recibió un tratamiento diferente al usual.

  • 2 Para acceder al link: http://www.machsomwatch.org/en
  • 3 Para acceder al link: http://www.machsomwatch.org/en/about-us

11Lejos de Londres, en la confusa Cisjordania, un grupo de mujeres israelíes, activistas por la paz, abastece el sitio Machsomwatch2 con relatos de violaciones de derechos humanos en la región. No son periodistas profesionales, pero desde 2001 hacen un trabajo parecido. Ellas explican: «Documentamos regularmente lo que vemos y oímos». Se declaran contrarias «a la ocupación israelí y a la negación de los derechos de los palestinos de circular libremente en su tierra». Hacen observaciones diarias en los puestos de chequeo del ejército israelí, denuncian lo que consideran abusos y violaciones, y dirigen esos relatos a funcionarios públicos y representantes electos, llamando la atención sobre el conflicto. Quieren «influir en la opinión pública en el país y en el mundo, y, así, poner fin a la ocupación destructiva, que causa daños a la sociedad israelí y a la palestina»3.

  • 4 Uno de los creadores de Mídia Ninja, el periodista Bruno Torturra, ofreció un testimonio del colec (...)

12Lejos de la Cisjordania, en Brasil, un grupo de medios muy particular ganó visibilidad internacional a partir del ofrecimiento de un conjunto de relatos independientes acerca de las manifestaciones que importunaron al país en junio de 2013. Con el nombre de Medios Ninja –sigla para Narrativas Independientes, Periodismo y Acción–, el colectivo reúne a activistas, periodistas profesionales y comunicadores amateurs con la idea de ofrecer alternativas a las coberturas de los medios tradicionales. Los Ninja llevan a cabo acciones descentralizadas, usan las redes sociales de Internet, hacen coberturas en vivo, sin cortes ni edición, y se concentran en temas sociales. El grupo surgió en junio de 2011, a partir de la Pos-tv, iniciativa que priorizaba la transmisión en vivo de contenidos audiovisuales por Internet.4 Dos años después, un torbellino de protestas se esparció como reguero de pólvora por el país, con millones de personas en las calles denunciando el uso de dineros públicos en la construcción de estadios para la copa del mundo de 2014, contra la impunidad y la corrupción en la política, contra los aumentos en las tarifas de transporte público, entre otros temas. Las llamadas Jornadas de junio fueron las mayores movilizaciones populares desde las manifestaciones por el impeachment del entonces presidente de la República Fernando Collor, en 1992. En junio pasado, hubo movilizaciones en más de cuatrocientas ciudades en todos los estados brasileños, incluso con protestas de apoyo en otras partes del mundo. En la Argentina, hubo protestas en Buenos Aires y en Córdoba.

  • 5 Para acceder al link: http://www.adnews.com.br/midia/globo-desmente-policia-do-rio-usando-video-do (...)

13En junio de 2013, los medios tradicionales intentaron cubrir las manifestaciones, pero tuvieron dificultades, incluidas agresiones. Los medios Ninja ofrecieron una cobertura impresionante y relevante. Tanto que sus escenas fueron reproducidas y apreciadas por las mayores emisoras de televisión –la tv Globo, entre ellas–, a pesar de la pobre calidad técnica y de la inadecuación estética que tenían en muchos casos.5

14Conté tres episodios que ilustran la variedad de relaciones que existen hoy entre medios convencionales, públicos, fuentes y nuevos actores en el proceso de información. ¿Qué tienen en común estos tres ejemplos?

15Desde el punto de vista de la comunicación, los episodios revelan aspectos que enaltecen la participación del público en los procesos de información, y en la producción y la difusión de contenidos periodísticos por parte de amateurs. Estos casos también plantean cuestionamientos de carácter ético sobre las prácticas y las conductas de los sujetos de esas acciones. En lo que concierne a una reflexión de los límites entre profesionalidad y desarrollo amateur, los episodios también contribuyen a una definición de nuevos valores emergentes. En conclusión, ¿dónde está la ética que andaba por aquí?

Profesionales y amateurs

16Durante décadas, le correspondió a un grupo social responder por la búsqueda, selección, tratamiento, jerarquización, contextualización y presentación de datos, transformándolos en información de carácter noticioso.

17Ese colectivo se organizó profesionalmente y estableció reglas de conducta, gramáticas técnicas y reglas de funcionamiento de forma que la sociedad pudiese distinguirlo como tal. Los periodistas no solo se convirtieron en una categoría profesional, sino que también justificaron su existencia y la legitimidad de sus acciones. Como respuesta a una demanda social, el periodismo se volvió necesario para la evolución de las democracias y fundamental para el desarrollo de la sociedad. La mayor parte de las personas se limitó a ser constantemente abastecida por los periodistas, reconociendo en ellos a auténticos productores de la información de interés público.

18Hace por lo menos dos décadas, comenzó a desmoronarse el mostrador que separaba a periodistas de audiencias. La inexistencia de fronteras geográficas en la web hizo que los intercambios de información fuesen más amplios, rápidos y efectivos. Esos componentes crearon un escenario de explosión informativa y de aumento de la demanda de contenidos, derivado, a su vez, del crecimiento en la oferta de materiales. La abundancia de medios de producción y difusión de contenidos, y las muchas oportunidades de participación, propiciaron que los usuarios omitieran a los mediadores, aquellos que se interponían entre el público y las fuentes de información. El mostrador que separaba a productores de consumidores desapareció.

19Sorprendidos o satisfechos, alertados o incomodados, los profesionales del periodismo y las empresas de medios se vieron obligados a reconocer la cada vez más creciente importancia de las audiencias en el mercado productivo de contenidos.

20En los Estados Unidos, Dan Gillmor (2004) llamó «ex-público» a ese contingente antes aislado de los procesos de producción. Jay Rosen (2006) se refirió a ellos como «personas antes llamadas audiencia». Aquellos que escriben en sus blogs, que postean sus fotos y videos, que cuentan las historias que ven, que comparten lo que saben son personas que surgen en el fin de un sistema de medios unidireccional, que no se resignan a la condición de receptáculo pasivo de informaciones.

21Axl Bruns (2008) reunió uso, consumo y producción en un término híbrido, produsage. Andrew Keen (2008) critica la invasión de esos amateurs y les atribuye peligros que pueden incluso deteriorar la cultura y la civilización contemporáneas.

22En este Bapijor, discutimos la importancia y el alcance cada vez más influyente de los prosumidores. Otros autores abordaron los temas de la colaboración y del aumento de la participación pública en los procesos de información y comunicación, aunque el reconocimiento de las audiencias tuvo un refuerzo sustancial con la edición en julio de 2011 de un voluminoso documento de la Federal Communications Comission (fcc), la agencia norteamericana de regulación de los medios. En 468 páginas, el estudio aborda los medios de comunicación comerciales, los medios sin fines de lucro, actores fuera del sistema (como el gobierno) y cuestiones transversales (como consumo de medios, diversidad, personas con deficiencia, por ejemplo).

23En todas esas sesiones, el estudio intenta observar las transformaciones ocurridas en el paisaje mediático con la llegada de nuevos actores y nuevas potencialidades. Como no podría ser de otra manera, el documento de la fcc ofrece todavía elementos para una discusión sobre políticas y regulación del sistema de medios en los Estados Unidos, abordando aspectos como radiodifusión, tv por cable, Internet y móvil, propiedad y control de los medios, publicidad y propaganda, derechos autorales y propiedad intelectual.

24Una de las principales conclusiones de la fcc es que el escenario mediático está mudando tanto y tan rápidamente que algunas de las reglamentaciones actuales «están fuera de sincronía con las necesidades de información de las comunidades y la naturaleza fluida de los mercados de medios locales modernos».

25Entre las recomendaciones del documento se encuentran la necesidad de una mayor transparencia del gobierno para que periodistas y ciudadanos monitoreen sus acciones; las inversiones publicitarias públicas deben ser más dirigidas a los medios locales; los medios sin fines de lucro precisan desarrollar modelos de negocios más rentables; la banda ancha universal e Internet abierta son esenciales para que el nuevo paisaje mediático sirva a los propósitos de las comunidades; y los líderes del proceso deben oír más las comunidades históricamente carenciadas en la elaboración de sus políticas de comunicación.

26La fcc reconoce la paradoja, hay abundancia de medios y falta de reportes e informes públicos. El momento es confuso, pero la relatoría es optimista, reconoce a los medios locales y a las comunidades; los ee.uu. pueden alcanzar el mejor sistema de medios que el país haya tenido. Es importante observar que el órgano regulador de las comunicaciones norteamericanas asigna prerrogativas y responsabilidades para llegar a la excelencia mediática entre actores no profesionales.

27En Brasil, la comunicación es un sector muy concentrado. El país tiene el tamaño de un continente y apenas seis canales de tv de señal abierta. Esa media docena de opciones de información y entretenimiento se alía a 68 grupos regionales que se transforman en 668 vehículos de comunicación. Se estima que el 80 % de lo que los brasileños consume de información y diversión viene de esa media docena de fuentes, que son grupos privados y familiares que tienen relaciones dudosas con grupos políticos y la connivencia del Estado, que poco regula el sector.

28Otros datos impresionan, somos doscientos un millones de habitantes y tenemos doscientos setenta y tres millones de celulares habilitados. El mercado de telecomunicaciones es de 277 R$ billones –más de cien billones de dólares–, lo que equivale al pbi de Kuwait. A pesar de todo, el Estado está ausente y las agencias reguladoras son ineficientes.

29Los colegas argentinos consiguieron adelantarse unos pasos en la discusión con la promulgación de la Ley de Medios. Los argentinos están enfrentando –o por lo menos repensando– los oligopolios, la concentración de medios. ¿Ustedes saben cómo los medios de comunicación brasileños presentan la Ley de Medios argentina? Como una ley autoritaria, como una amenaza a la democracia, a la libertad de expresión, a la libre competencia. Los grandes medios brasileños son solidarios con el Grupo Clarín. Los grandes medios brasileños olvidan una regla de oro del periodismo, oír las diversas voces, considerar lo contradictorio. Los grandes medios brasileños escuchan solo a Clarín, porque los medios brasileños también son concentrados y temen ser atacados por eso.

30Ocurre que el ecosistema viene cambiando muy rápidamente. Un estudio reciente de los Estados Unidos afirma que aquel país tiene una realidad que puede llamarse periodismo pos-industrial (Anderson, Bell y Shirky, 2013). Quiere decir que el periodismo se produce sin depender de los medios convencionales, de las estructuras de producción consagradas. Es el periodismo más allá de su industria. ¿Eso ocurre en la Argentina? ¿Ocurre en Brasil?

31Es difícil responderlo. Pero el hecho es que han surgido condiciones para que ciudadanos comunes se informen de otra manera, que contribuyan a hacer el noticiero, se relacionen con fuentes, medios y mucho más... Antes, había una ética específica para el periodismo, puesto que la profesión estaba bien delimitada y sus contornos se daban, incluso, por un conjunto de valores éticos. Los periodistas actuaban conforme a un conjunto de recomendaciones, tenían claras las virtudes y los contra ejemplos de acción. Ellos definían su campo de actuación teniendo en cuenta patrones de conducta. Podrían ser (y eran) sancionados cuando contrariaban esas normativas deontológicas. Con la llegada de los nuevos actores y la consecuente porosidad en el campo, las cuestiones éticas pueden ser extendidas también a los novatos y generar nuevos puntos de tensión y discusión.

32En las tres historias que conté rápidamente –los atentados de 2005 en Londres; la ocupación de la Cisjordania y las acciones de los Medios Ninja–, es posible observar la transformación del diálogo entre fuentes, productores de información y consumidores, no solo a partir de la horizontalización de ese diálogo, como ocurre muchas veces, sino también borrando las fronteras entre un territorio y otro. En los tres casos, hay más que colaboración o participación de la audiencia. Los episodios pueden contaminar la ética periodística (hasta entonces restringida a los profesionales) con otras preocupaciones o parámetros.

33¿Conocen aquel dicho «si no puedes vencerlos, únete a ellos»? Revela en sí una generosa dosis de resignación delante de un dilema que se considera insuperable. Pero ¿será que periodistas y usuarios no profesionalizados se relacionan siempre de la misma forma? ¿Cómo las empresas de comunicación han recibido y aprovechado el Contenido Generado por el Usuario en sus plataformas y productos? ¿La convivencia entre esos distintos participantes siempre es entendida como un problema?

34A partir de la observación de la prensa británica del final de la década pasada, Alfred Hermida y Neil Thurman (2008) encuentran un choque de culturas. Los autores hicieron un relato acerca de cómo doce sitios de diarios en el Reino Unido promovían la integración entre sus contenidos y los materiales producidos por usuarios. Según percibieron, la mayor proximidad contribuía para derribar dudas de los staffs de las áreas comercial y editorial sobre la importancia y el valor de esos contenidos amateurs, antes vistos con bastante desconfianza. Los editores del área también fueron escuchados para conocer temores y potencialidades en la integración.

35Entre los recelos, estaba el de que no usar los contenidos del público puede ayudar a marginar los medios ante los lectores. Entre las preocupaciones estaba la posibilidad de que los contenidos de terceros afectasen la imagen de la marca de las empresas de comunicación (con consecuencias en la credibilidad de sus productos y servicios) y el control de la conversación, con la clara interferencia y rigor en la moderación de comentarios. Identidad profesional, reputación y aspectos legales también podrían ser afectadas por los amateurs. En este sentido, la integración de los contenidos amateurs a la cotidianidad de las publicaciones profesionales plantea desafíos y el abandono de preconceptos.

36Jane Singer e Ian Ashman (2009) observaron el caso del The Guardian, donde los periodistas todavía asimilan y negocian sus relaciones con los usuarios. Medio tradicional, el diario ha buscado adaptarse a los nuevos entornos, invirtiendo en nuevas modalidades narrativas e interactividad. En 2008, por ejemplo, The Guardian llegó a recibir trescientos cincuenta mil comentarios a sus notas en un único mes. Singer y Ashman observan que el rápido crecimiento de diversas formas de cgu –de comentarios en blogs hospedados en el diario a noticias hiperlocales– significa que el periodista tiene mucho menos control sobre lo que antes era un proceso esencialmente industrial de hacer noticias.

37El estudio recurrió a entrevistas en profundidad y cuestionarios. Interrogados acerca de los rasgos esenciales para el buen periodismo, los periodistas entrevistados mencionaron «precisión» (accuracy), seguida de «credibilidad», «responsabilidad» y «competencia». Los sujetos de la investigación también vincularon contenido generado por el usuario a valores como «libre expresión».

38Se detectaron algunas preocupaciones, como el poco compromiso con la autenticidad de los relatos y cómo esos usuarios tienen potencial para degradar la credibilidad de la publicación y sus productos derivados. En este sentido, la participación amateur no se muestra como un peligro en cuanto a la competencia técnica del público, si no respecto de la autoridad del periodista.

39Un punto de tensión observado es lo que opone el anonimato de los usuarios –práctica bastante diseminada en la web– la accountability de los periodistas, un valor emergente. En la investigación, entre los periodistas más tradicionales, ligados a la plataforma impresa, parece crecer una ambigüedad frente a los usuarios, al mismo tiempo en que los profesionales destacan la necesidad de mantener distancia de los lectores, son instados a interactuar con ellos.

40La investigación concluye que los periodistas están luchando para «acomodar éticamente las oportunidades de libertad y diálogo dadas por el cgu, salvaguardando su credibilidad y sentido de responsabilidad». Esos profesionales intentan incorporar cuestiones levantadas por la presencia de los amateurs dentro de un cuadro normativo ya existente en la empresa. Los dilemas del cgu llevan a la superficie desafíos inéditos, en la medida en que el producto ofrecido al público no es resultado exclusivo del trabajo y de las decisiones de los profesionales.

41Las transformaciones que vemos desde hace dos décadas no son cosméticas, sino «movimientos tectónicos», como los llamaron Anderson, Bell y Shirky (2013). Para ellos, el periodismo no depende más de una industria para ser producido y distribuido. Es esencial para la vida contemporánea, pero su reestructuración es imprescindible. Muchas de las oportunidades de hacer un buen trabajo están en las nuevas formas de actuar. Los autores reconocen que algunas actividades son mejor desempeñadas por amateurs, por multitudes y por máquinas; otras, por periodistas. Para ellos, la «industria periodística está muerta, pero el periodismo sigue vivo en muchos lugares».

Formación, integración y futuro

42Los debates sobre la llegada de los amateurs, las estrategias organizacionales para el mejor aprovechamiento de los contenidos generados por los usuarios y las experiencias apoyadas en la asociación, la colaboración o la simbiosis posibilitan afirmar que, en teoría, todos pueden hacer periodismo. En distintos grados de calidad, para diversos públicos, en escalas diferentes, pero pueden ofrecer productos y servicios que competen a lo que llamábamos periodismo profesional.

43Con eso, algunas cuestiones se imponen, ¿el periodismo está en riesgo? ¿Se perjudica con esas nuevas condiciones y con la llegada de los outsiders? Si la competencia técnica no es un problema, ¿puede decirse lo mismo acerca de la ética? En otras palabras, ¿la ética periodística fue superada? ¿Estamos cerca de eso? ¿Puede esperarse que el usuario siga las mismas reglas éticas de los periodistas profesionales? El amateur, ¿podría ser penalizado si las contrariara? ¿Está preparado para actuar conforme esa ética? Si no está, ¿cómo debe orientarse?

44Ward y Waserman (2010) argumentan que el crecimiento de la participación de los ciudadanos en los medios de comunicación está transformando al periodismo y a su ética, haciendo que surja una «ética de medios abierta», con intereses más amplios. Distinta de los sistemas profesionales –generalmente más cerrados–, esa ética «incentiva un abordaje más abierto y participativo», considerando que un código se aplica no solo a los periodistas, sino a todos los usuarios. Una ética abierta permite también un mayor involucramiento en las discusiones, la participación efectiva y la revisión/determinación de los contenidos. Las éticas profesionales tienden a ser más cerradas. Particularmente, el periodismo levantó barreras con su doctrina de autonomía y objetividad.

45Las recientes transformaciones en la ecología mediática han provocado transformaciones también en la ética del sector, creando un discurso ético global, más inclusivo y participativo. Ward y Wasermann reconocen que alcanzar un nivel más abierto y global para la ética mediática es una tarea compleja. Para hacerlo, es preciso más hospitalidad, sinceridad, tolerancia, respeto y auto-reflexión. Debe buscarse la verdad y alimentar un sentido que transcienda fronteras sociales, materiales y nacionales.

46Un camino seguro puede estar en la educación, en la enseñanza de ética periodística para los amateurs. Quien señala esa dirección es la profesora Jan Leach, para quien «los periodistas no son –ni deben ser– los únicos en plantear cuestiones éticas y descubrir un lugar en el territorio digital para los parámetros de credibilidad de los contenidos» (2009, p. 44).

47La autora señala aspectos donde se percibe una desconexión entre las prácticas periodísticas y las emergentes en las medios digitales/sociales, autenticación de fuentes de información, especialmente cuando los datos son aportados anónimamente; garantía de la fiabilidad de los contenidos publicados en sitios/blogs hospedados en medios periodísticos; resolución de conflictos de intereses; falta de fiscalización de las prácticas y/o falta de rendición de cuentas de los actos de los usuarios. Las lagunas sugieren la necesidad de directrices éticas. Es preciso transparencia y educación, defiende la profesora e investigadora Leach.

48El primer concepto –transparencia– viene ganando cada vez más espacio en la agenda de las sociedades complejas, principalmente en lo que atañe a los actos de los gobierno. Llamada accountability, la demanda está basada en acciones transparentes y públicas, y en la rendición de cuentas de las tomas de decisiones y resultados. Como la expectativa se disemina en todas las direcciones, el propio periodismo está contagiándose de ella, generando palabras de orden como las de Jay Rosen, para quien «la transparencia es la nueva objetividad» (2006, p. 44).

49La segunda recomendación de Leach –invertir en educación– requiere esfuerzos conjuntos, planeamiento, persistencia de acciones y una buena dosis de abertura por parte de las organizaciones y los profesionales. Esto es, para una efectiva educación para los medios (de forma general), es necesario que las empresas del sector y los periodistas estén dispuestos a abrir sus cajas negras y presentar al público cómo son producidas las noticias, cómo funcionan las redacciones, de qué forma trabajan los profesionales, cómo se relaciona el área con otros grupos de interés y con los centros de poder.

50Tal abertura puede contrariar intereses comerciales y corporativos. Esto no se refiere a un nicho específico de la educación –aquella que abordaría contenidos y saberes de una ética periodística–, sino que presenta las mismas dificultades de las otras áreas, aunque con algunas complicaciones específicas.

51Si la ética periodística se amplía, ¿cómo será conducido ese proceso?

52Si cuando estaba cerrada a un grupo profesional no era tan fácil buscar consensos para los códigos de ética y para seguir orientaciones de conducta, mucho más ahora en una perspectiva más amplia, que contempla usuarios que pueden simplemente no adherir a los mismos compromisos antes asumidos por los periodistas ante la expectativa de la sociedad. En este sentido, el compromiso ético es una primera instancia a enfrentar.

53¿Cómo involucrar usuarios tan heterogéneos en un proceso complejo y conflictivo como es el de la discusión ética sobre la conducta personal y llevarlos a aceptar y a asimilar un conjunto de valores que pueden resultarles poco familiares?

54Alguien más atento puede responder: la educación es el camino más corto para acercar a esos grupos tan distintos. Sí, pero es necesario recordar que el proceso educativo es una vía de doble mano, que implica enseñanza y aprendizaje, disposición para compartir, reflexión crítica y asimilación de saberes.

55Organizaciones y profesionales tienen que estar dispuestos a mostrar un armazón ético antes escondido. A los usuarios les cabe aceptar la participación en ese juego, incluso aumentando su intervención en la discusión y en la toma de decisiones sobre los valores más relevantes y las prácticas más recomendadas y aceptables.

56La historia reciente muestra que usuarios dispersos y heterogéneos son capaces de articularse, discutir y definir bases de conducta aceptables en la web. Por ejemplo, en la forma de netiquetas. Resalto entretanto, que el caso del periodismo reserva cuidados adicionales, ya que la práctica afecta a terceros, incide en reputaciones de organizaciones y personas, y también contribuye a la comprensión de la realidad y la formación de las ideas, conceptos y juicios que la componen. Quiero decir, es mayor la escala de acción, y potenciales riesgos y prejuicios.

57Las observadoras de la ocupación de la Cisjordania, los amateurs que ayudan a componer los medios Ninja y los ciudadanos londinenses que cubrieron los atentados en 2005 pueden haberse ocupado de producir relatos periodísticos o para periodistas. Tecnológicamente, estaban munidos de aparatos que les permitieron hacerlo. Emocionalmente, estaban involucrados y dispuestos a ofrecer tales relatos. Pero, ¿estarían también éticamente comprometidos para reflexionar sobre cuidados y dilemas derivados de la acción periodística? ¿Esos grupos sienten la necesidad de esos cinturones morales para justificar sus acciones? ¿Sienten que deben satisfacciones a los públicos y demás grupos de interés sobre tales o cuales elecciones y decisiones? Podría enumerar nuevas preguntas...

58Los amateurs son parte de la realidad actual y constituyen un fenómeno irreversible. En tiempos en que se discute la naturaleza del periodismo y de quién puede ejercerlo, es esencial agregar una indagación más, ¿quién está dispuesto a discutir las bases para una nueva ética periodística?

59Tal cuestión no será respondida solo por los profesionales. Además, ellos dependen también de que los amateurs participen de esa discusión para, incluso, redefinir los límites de sus acciones cotidianas. Hasta el momento, he planteado muchas preguntas, pero repito la primera, ¿dónde está la ética que andaba por aquí?

60No puedo responder solo, de ninguna manera. Puedo adelantar que está en constante transformación, como cualquier ética, como cualquier relación entre humanos. Los hombres cambian, las relaciones, también. Los valores y las virtudes se modifican. La ética de los medios, la ética de la comunicación y la ética periodística son obligadas a verse en el espejo y a percibirse de nuevas formas. Para responder las preguntas que hice, es preciso coraje y disposición. Será inevitable responderlas algún día.

61Hace falta coraje porque eso puede poner en duda acciones que defendimos por décadas. Es como hacer una incisión en la propia carne. Es preciso tener disposición porque nuestra capacidad de acción y de enfrentamiento de dilemas nos dará la fuerza para construir futuros más próximos de los deseados. Si queremos un periodismo mejor, si queremos sociedades más democráticas, si queremos comunidades con más justicia social, no podemos delegar eso a nadie. Le cabe a cada uno de nosotros, periodistas e investigadores, estudiantes y profesores, blogueros y amateurs, remangarnos y ponernos a trabajar.

Bibliografía

Anderson, C. W.; Bell, E.; Shirky, C. (2013). O Periodismo Pós-Industrial: adaptação aos novos tempos. En Revista de Periodismo ESPM, 5, 30-89.

Bruns, A. (2008). Blogs, Wikipedia, Second Life, and Beyond. From Production to Produsage. New York: Peter Lang Ed.

Gillmor, D. (2004). We the Media: Grasroots Journalism By the People, For the People. Sebastopol: O’Reilly Media.

Hargittai, E.; Walejko, G. (2008). The Participation Divide: Content creation and sharing in the digital age, en Information, Communication & Society, 11, 2, 239-256.

Hermida, A.; Thurman, N. (2008). A clash of cultures: The integration of user-generated content within profesional journalistic frameworks at British newspaper websites. En Journalism Practice, 2, 3, 343-356.

Keen, A. (2008). O culto do amador. Río de Janeiro: Zahar.

Leach, J. (2009). Creating Ethical Bridges From Journalism to Digital News. Nieman Reports, Fall.

Rosen, J. (2006). The People Formerly Known as the Audience. 27 de junho. Disponible en http://archive.presthink.org/2006/06/27/ppl_frmr.html.

Singer, J. B.; Ashman, I. (2009). Comment Is Free, but Facts Are Sacred': User-generated Content and Ethical Constructs at the Guardian. En Journal of Mas Media Ethics, 24, 3-21.

Steven Waldman and Working Group (Eds.) (Julio de 2011). The Information Needs Communities. The changing media landscape in a broadband age. Federal Communications Comision.

Ward, S. J.; Waserman, H. (2010). Towards an Open Ethics: Implications of New Media Platforms for Global Ethics Discourse. En Journal of Mas Media Ethics, 25, 275-292.

Wieslitz, C. y Ashuri, T. (2011). «Moral journalists»: The emergence of new intermediaries of news in an age of digital media. En Journalism, 12, 8, 1-17.

Notas

1 Conferencia de cierre del 3º Seminario Brasil-Argentina de Investigación en Periodismo (Bapijor), 25 de abril de 2014, Universidad Nacional de Río Negro, Viedma, Argentina. Una versión ampliada de este texto fue publicada en portugués e inglés en la revista Comunicação & Sociedade, publicada por la Universidad do Minho (Portugal), volumen 25. Traducción del portugués al español por Adriana Amado.

2 Para acceder al link: http://www.machsomwatch.org/en

3 Para acceder al link: http://www.machsomwatch.org/en/about-us

4 Uno de los creadores de Mídia Ninja, el periodista Bruno Torturra, ofreció un testimonio del colectivo en la revista Piauí (nº 87, dez/2013). «Olho da rua». Disponible en: http://revistapiaui.estadao.com.br/edicao-87/questoes-de-midia-e-politica/olho-da-rua. Acceso el 10 de marzo de 2014.

5 Para acceder al link: http://www.adnews.com.br/midia/globo-desmente-policia-do-rio-usando-video-do-midia-ninja. Acceso el 16 de abril de 2014.