Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Lotes sin dueño

 | 
Jorge Paolinelli
, 
Tomás Guevara
, 
Guillermo Oglietti
, 
et al.

Capítulo 10. Situación en ciudades turísticas

Texto completo

1Un caso de particular interés constituye la existencia de lotes abandonados en ciudades en las cuales la actividad turística fue uno de los principales factores de desarrollo urbano. A partir de las décadas de 1950 y 1960, la masificación del turismo produjo un auge en el crecimiento urbano de algunos centros vinculados al turismo. Esto sucedió fundamentalmente en localidades de la costa atlántica (Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar, para los sectores de más altos recursos, y la zona del Tuyú para los sectores medios). Pero también se notó en la cordillera de Los Andes (como es el caso de San Carlos de Bariloche) o en las sierras cordobesas (como la localidad de Unquillo).

2La movilidad social ascendente y el crecimiento de una pujante clase media durante el peronismo y las décadas subsiguientes, permitieron a muchas familias la adquisición de lotes en estos centros urbanos con la finalidad de construir una casa de fin de semana o de veraneo. Es la época de emergencia del turismo masivo que reemplaza al turismo de elite que primaba desde fines del siglo xix y que tiene su auge en las décadas de 1960 y 1970 (Bertoncello, 2006). El turismo masivo es inescindible de la incorporación de las vacaciones pagas como un derecho laboral.

3En este marco, entre 1930 y 1940 se fundan una serie de balnearios en la provincia de Buenos Aires que se basan en la extensión de la segunda residencia por parte de los sectores medios en todo su espectro. Rodolfo Bertoncello (2006) señala que el origen de estos balnearios estuvo muy vinculado a la lógica de los negocios inmobiliarios. Se organizaron en torno a la urbanización de tierras rurales de escaso valor agropecuario. Como afirma Benseny (2011):

Se consolida un sistema de asentamientos sobre el territorio litoral, originando urbanizaciones turísticas localizadas sobre tierras poco productivas para la actividad agrícola-ganadera y conformando nuevos territorios para desarrolladores donde el turismo encuentra su potencialidad […] La comunidad crece merced al ímpetu y decisión de los pioneros, que construyen los primeros hoteles y los incipientes comercios, contribuyendo a fortalecer el ideal mercantilista del gestor inmobiliario.

4El caso de Villa Gesell encuentra similitudes con otras localidades de la costa atlántica. De este, Benseny (2011) explica cómo el crecimiento urbano extendido hacia el sur determinó una excesiva subdivisión parcelaria que ya hacia 1960 dificultaba la provisión de servicios básicos de infraestructura y equipamiento urbano. La expansión del automotor fue otro de los factores que posibilitó la extensión del veraneo y la diversificación de los centros turísticos de la costa, al tiempo que el tren perdía su hegemonía como transporte masivo. En cambio, en el caso de San Carlos de Bariloche, la llegada del tren en la década de 1930 y el turismo social vinculado a los sindicatos durante el peronismo fue determinante para la masificación de la localidad como destino turístico por excelencia.

5La masividad del proceso de venta de terrenos como consecuencia del turismo no siempre se dio de manera articulada con las instancias de planificación urbana en dichas localidades. Además, las vicisitudes familiares y fundamentalmente las cambiantes coyunturas económicas del país, determinaron que en muchos casos el desarrollo ulterior del lote adquirido no fuera posible. Como consecuencia, muchos quedaron en estado baldío durante años, hasta ser efectivamente abandonado.

6En el caso de San Carlos de Bariloche, creada como colonia agrícola por un decreto de 1902, los primeros loteos datan de principios de siglo xix (Schlüter, 1994). Ya en esa primera adjudicación, que se realizaba en Buenos Aires, hubo adjudicatarios que no tomaron posesión de su terreno. Esto generó la existencia de lotes abandonados así como ocupaciones irregulares. Ese primer loteo reservaba 400 hectáreas para la creación del pueblo San Carlos. Entre 1903 y 1919, se delimitaron 91 manzanas, mientras que en 1904 la localidad contaba con apenas 1208 habitantes.

7Según Schlüter (1994), en 1910 Argentina y Chile impusieron trabas aduaneras que hicieron tambalear la economía agrícola de San Carlos de Bariloche, lo que permitió con el correr del tiempo el desarrollo del turismo como actividad económica alternativa. En 1933 se realizó otro importante loteo en el faldeo del Cerro Otto, que dio origen a aproximadamente 800 parcelas. El crecimiento de San Carlos de Bariloche se produjo después de 1934. Ese año, se estableció un marco jurídico apropiado a la conservación de la naturaleza con la Ley 12 103, que creaba la Dirección Nacional de Parques Nacionales. Exequiel Bustillo, director de la institución creada, puso sus esfuerzos en combinar la conservación de la naturaleza con la utilización del turismo como herramienta para el crecimiento económico y el asentamiento de la población. En ese mismo año, se completaba el tramo de ferrocarril que unía Pilcaniyeu y Bariloche. En 1938, se inauguró el Hotel Llao Llao que, destruido por un incendio en 1939, fue reconstruido y reinaugurado en 1940.

8Desde la década de 1940 se buscó promocionar el turismo social en la localidad, pese a lo cual no terminó de consolidarse hasta la década de 1960. Hacia fines de esa década y principios de 1970, se finalizaron los trabajos de pavimentación de las rutas de acceso, lo que permitió la llegada masiva a través del automotor. Sindicatos y otras organizaciones empezaron a localizar instalaciones en la zona (como hoteles, campings, centros vacacionales, esparcimientos, refugios y otros). A partir de 1960 empieza la expansión vertical de Bariloche. Carlos Alberto Abalerón estima más de 3900 hectáreas loteadas, principalmente en áreas boscosas. Esta política de laissez faire determinó una expansión acelerada del ejido urbano, de bajas densidades y bajo nivel de consolidación (Abalerón, 2001).

9La política de la Dirección de Parques Nacionales que prohibía la venta de tierras públicas y el interés demostrados por el creciente turismo por adquirir un lote llevó a los propietarios originales de las parcelas agrícolas a fraccionarlas. Estos fraccionamientos se realizaron a través de empresas inmobiliarias. Una parte importante de esta comercialización se desarrollaba en Buenos Aires y los compradores no tomaron posesión nunca de su terreno ni lo explotaron. Muchos ni siquiera llegaron a conocer sus lotes.

10En 1958 se provincializó el Territorio Nacional de Río Negro y 22 000 hectáreas quedaron fuera de la jurisdicción de la Dirección de Parques Nacionales e integraron el ejido urbano de Bariloche. Esta desafectación se hizo teniendo en cuenta la titularidad de los terrenos y ningún, sin otro tipo de criterio ecológico o conservacionista, como el manejo de las cuencas hídricas.

11A su vez, entre 1947 y 1980, la población de Bariloche creció a tasas elevadas y, si bien en los dos últimos períodos entre censos este crecimiento se desaceleró, sí estuvo por encima de la media nacional. De hecho, desde 1970 su población se cuadruplicó, pasando de más de 26 000 habitantes a más de 112 000. Como consecuencia de este crecimiento tan vertiginoso, el proceso de urbanización fue también muy acelerado. Además, estuvo signado por el crecimiento en extensión, con bajas densidades, falta de planificación y una gran incidencia de la especulación inmobiliaria.

12Así, se fraccionaron de forma temprana y masiva gran parte de las tierras disponibles en la ladera norte del cerro Otto y las costas del lago Nahuel Huapi, hacia el oeste. Esta situación generó una gran vacancia y prácticas especulativas que tendieron a elevar los precios. Sin embargo, también favorecieron las tomas de tierras por el literal abandono de muchos de esos lotes por parte de sus propietarios.

13Uno de los principales problemas que generó el proceso de urbanización descripto tiene que ver con la existencia (durante años, incluso décadas) de lotes baldíos no construidos por sus dueños. Incluso, una parte no poco significativa de estos lotes estaban en notorio estado de abandono, sin cerco, sin desmalezar (Paolinelli, Guevara y Oglietti, 2014). Estos lotes abandonados fueron objeto de ocupaciones en muchos casos, antes o después de ser loteados, dando origen a barrios enteros a lo largo de la ciudad.

14Actualmente, San Carlos de Bariloche constituye uno de los ejidos urbanos más extensos (con más de 27 000 hectáreas), configurando un modelo de desarrollo urbano difuso poco sustentable en términos ambientales, económicos y sociales. De igual manera, se fueron loteando u ocupando tierras en el eje sur. Allí se localizaron mayoritariamente los sectores populares, en condiciones habitacionales deficitarias y con un alto componente de informalidad urbana. En algunos casos, el Estado interviene en estos barrios promoviendo procesos de regularización y mejoramiento. Recientemente, se pusieron en marcha la Ley nacional 24 374 de Regularización Dominial y la Ley provincial 3396, en adherencia. Sin embargo, sus avances son lentos y dificultosos, y no se desarrollan cabalmente estrategias para el mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento de estos barrios. En este sentido, la aprobación del Programa de Mejoramiento de Barrios (promeba) en la zona de la Pampa de Huenuleo (ver más abajo) es más la excepción que la regla.

El caso de Virgen Misionera

15Este es un barrio popular de origen informal ubicado en la zona oeste de la ciudad de San Carlos de Bariloche, en el km 7,5 de la avenida Bustillo. Es uno de los pocos barrios populares que rompen con el marcado patrón de segregación socioeconómica que caracteriza a Bariloche. Este patrón, generalmente muestra que los sectores populares fueron asentándose en el eje de expansión sur, en la zona denominada El Alto. Esto fue así por diferentes factores (tierra disponible, erradicación compulsiva y relocalización, localización de los planes de vivienda, menores precios inmobiliarios, peores condiciones climáticas).

16Las tierras en las que se asienta el barrio Virgen Misionera eran parte de la herencia de Francisco Pascasio Moreno, perito de Argentina en el conflicto limítrofe entre Argentina y Chile después del tratado en 1881. Por los servicios prestados a la Nación, Moreno recibió grandes cantidades de tierras en la región. Una parte importante de esa herencia fue donada para constituir lo que hoy es el Parque Nacional Nahuel Huapi. El resto quedó como parte de su herencia particular, incluyendo estas tierras donde hoy se localiza el barrio. Si bien una parte importante de la tierra se fue vendiendo o cediendo, todavía hoy sectores del barrio tienen como titulares registrales a herederos del perito Moreno. Esta sucesión no ha finalizado aún por diferentes complicaciones del trámite.

17Los primeros pobladores del barrio datan al menos de la década de 1940; es decir, previo al proceso de subdivisión de una parte de la tierra periférica a Bariloche. La población allí asentada vivía en condiciones semirurales. Prácticamente sin ningún tipo de delimitación de las propiedades (cercos, alambrados), combinaban la vivienda con usos productivos destinados al autoabastecimiento (ganado de pastoreo, animales de corral, otros). Esta situación tiene implicancias importantes para entender los reclamos de la población allí asentada por mantener su residencia. Concretamente, una parte de esta población ya vivía en la zona antes de que el loteo en cuestión se realizara, es decir, antes de que los lotes urbanos existieran legalmente como tales. De hecho, en muchos casos, ha sido posible reconstruir a partir de testimonios que la subdivisión y venta de los lotes se hizo obviando que ya había población radicada allí. Esta fue una cuestión que el propietario adquiriente del lote nunca conoció al momento de comprar la propiedad. Este caso no fue privativo de Virgen Misionera, sino que situaciones similares se vivieron en otros barrios populares como Villa Don Bosco, Alto Campanario, Villa Llanquihue (ver más abajo) e incluso barrios de sectores medios como Melipal.

  • 1 Recientemente fallecido durante el mes de junio de 2014.

18La organización comunitaria del barrio tiene uno de sus hitos en la llegada del cura Juvenal Curulef1 a San Carlos de Bariloche en la década de 1980. Este sacerdote comenzó su trabajo pastoral en la Parroquia de Virgen de las Nieves, en el km 8 de la avenida Bustillo. No obstante, al poco tiempo fue trasladado a la nueva Parroquia de Virgen Misionera, donde concentraría su actividad pastoral hasta la actualidad. En torno a él se comenzó a congregar un grupo de vecinos de Bariloche, algunos que vivían por la zona y otros que no. Juntos desarrollaron tareas comunitarias de base, en línea con las posturas católicas resultantes del Concilio Vaticano ii, la Teología de la Liberación y la proliferación de la Comunidades Eclesiales de Base. En el caso de Río Negro, gran parte de esta actividad está ligada a la figura de Miguel Hesayne, obispo de la diócesis de Viedma desde 1975. Este grupo pastoral comenzó a desarrollar tareas comunitarias de diversa índole, entre las que se destacaron las tareas educativas. Con el correr de los años, estas dieron origen a varias escuelas de gestión social y a la conformación de la Fundación Gente Nueva, una organización no gubernamental.

19Rápidamente, la labor educativa hizo emerger también demandas vinculadas a las necesidades habitacionales de las familias ya asentadas y de aquellas que llegaban buscando donde hacerlo. En la década de 1970, por ejemplo, fue importante la migración de origen chilena, especialmente después del golpe militar que derrocó a Salvador Allende.

20A raíz de esta creciente demanda habitacional terminó conformándose un Equipo Pastoral de Tierras (ept). El mismo, jugó un rol muy relevante en la ocupación concertada del barrio y en el impulso a los procesos de regularización que se iniciaron desde la década de 1980. Posteriormente, cuando se conforma en 1989 la Fundación Gente Nueva, el ept pasó a formar parte de ella, como uno de sus principales ejes de acción. Estos procesos de regularización incluyeron diferentes mecanismos como la compra a través de una personería jurídica (Fundación Gente Nueva) para su posterior reventa al ocupante, la cesión y la donación. También, a fines de la década de 1990, la municipalidad logró localizar al propietario de aproximadamente 40 lotes del barrio y, a través de una ordenanza, los adquirió para luego adjudicarlos en venta a sus ocupantes. Este fue un trabajo hecho en conjunto con el ept. No obstante, la gran mayoría de los lotes no pudieron ser regularizados y se mantuvieron en situación de ocupación irregular. A medida que las ocupaciones más antiguas cumplían los 20 años que demanda el código, en algunos pocos casos se iniciaron juicios de usucapión, con dispar resultado.

21La situación actual podría caracterizarse como una tensa calma. Por un lado, con la devaluación del año 2002 se inicia un proceso de valorización acelerada de terrenos urbanos en el país en general y en Bariloche en particular. En este momento, comienza a haber casos puntuales de propietarios o herederos que reclaman los derechos sobre los lotes, impulsándose juicios de desalojo. Incluso, en algunos casos se desconocen las negociaciones realizadas en el pasado entre el propietario original y los ocupantes, amparándose en formalidades legales. Esta situación, si bien acotada a algunos pocos terrenos, genera incertidumbre en el conjunto del barrio.

22Por el otro lado, la expectativa generada desde el año 2007 cuando la provincia de Río Negro adhirió a la Ley nacional 24 374 a través de la Ley provincial 3396. Su efectiva aplicación finalmente se concretó en diciembre de 2013. Ese año, se firmó un convenio entre la autoridad de aplicación, el Instituto de Planeamiento y Promoción de la Vivienda (ippv) y la municipalidad de San Carlos de Bariloche para la aplicación del procedimiento de regularización dominial previsto en la norma. Esta operatoria permite la regularización dominial de una parte importante de los lotes del barrio.

23El imtvhs, organismo de aplicación de la ley, habilitó a aquellos barrios que contaran con organizaciones de base interesadas a participar en una implementación descentralizada. Este fue el caso de Virgen Misionera, donde el ept, junto con la Universidad Nacional de Río Negro en el marco de un proyecto de extensión avalado por el imtvhs, conformó un equipo para la aplicación descentralizada de la ley.

24No obstante, la aplicación de la normativa de regularización dominial no alcanza ni mucho menos a todos los casos. Existen ocupaciones posteriores a 2006, además de otras situaciones que no pueden encuadrarse en el régimen que crea la ley.

25Además, la aplicación de la Ley de Regularización no impide que, en caso de que se plantee oposición por parte del titular de dominio, la misma se frene y se deba resolver el conflicto en sede judicial. En aquellos casos donde los veinte años que establece el Código Civil para la realización de la usucapión ya se cumplieron no parece haber mayores inconvenientes. Pero existen muchos casos donde este plazo no se ha cumplido aún. Incluso podría suceder que el movimiento generado por la implementación de la ley, que incluye publicación de edictos y notificaciones al domicilio de los titulares de dominio, provoque un efecto no deseado. Es decir que, a partir del incremento del valor de la tierra, atraiga a muchos de los herederos de los propietarios que habían abandonado los inmuebles.

26Esta situación descripta expresa de manera extraordinariamente gráfica e incontrastable la efectiva existencia de inmuebles abandonados incluyendo aquellos que tienen un alto valor de mercado como resulta ser el caso de Virgen Misionera.

El caso de barrio Parque Villa Llanquihue2

  • 2 Entre otras fuentes, este apartado se nutre de Ferman (2010).

27El barrio Parque Villa Llanquihue se encuentra ubicado en el km 23 de la avenida Bustillo, en la zona oeste de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Como lo indica su nombre (Lugar escondido), está oculto detrás del bosque. Al igual que Virgen Misionera, es uno de los pocos barrios populares que rompen el patrón de segregación socioeconómica que marca la geografía de la ciudad.

28Surgió de una división realizado alrededor de los años 1940. Quienes adquirieron los lotes en ese lugar, no tomaron nunca posesión de los mismos. Así, en el lugar se asentaron originalmente familias que trabajaban en los hoteles cercanos como Llao Llao del km 25 de av. Bustillo y Panamericano del km 23. Incluso cuentan los antiguos pobladores que allí mismo se producían las verduras que vendían en el hotel Llao Llao. El barrio fue incrementando su población de forma paulatina. Fue recién a partir de los años 1990 y 2000 que se vislumbra en el barrio un proceso migratorio intenso de personas que provenían en su mayoría desde otras provincias de nuestro país. Jóvenes profesionales, artesanos en busca de un estilo de vida diferente y un entorno natural donde asentarse y desarrollarse. Actualmente viven alrededor de 200 familias.

29Desde el año 1997, la municipalidad ha ido desarrollando acciones tendientes a explorar diversas posibilidades para el logro de la regularización de la tierra a favor de los ocupantes. Con este fin, los vecinos se organizaron en la Asociación Civil Villa Llanquihue, que llevó adelante junto al municipio la instalación de la red de agua y de gas. En el año 2006, se conformó la junta vecinal del barrio, que continúa la labor iniciada por la asociación civil. Es importante destacar que esta primera forma organizativa vecinal (asociación civil) fue la respuesta encontrada frente a la imposibilidad de conformar una junta vecinal quienes no eran propietarios (según la normativa vigente entonces). En este momento, el objetivo prioritario es el trabajo en relación a la regularización dominial de la tierra.

30Por lo pronto, se fueron regularizando parcialmente algunos lotes que tenían un solo propietario. Este fue el caso en 1997 de los 12 lotes pertenecientes a la familia Canale, que accedieron a vender al municipio a un valor menor, negociando también la deuda impositiva que poseían los mismos. Cuando se consigue realizar con éxito esta operación, se formula otra ordenanza para regularizar 79 lotes de la sucesión Sigmaringo, a través de la compra de una parte y el canje de otra parte por unos lotes ubicados en la zona del Llao Llao. Si bien esta ordenanza se sancionó en el año 1998, nunca llegó a implementarse. La ejecución de esta hubiera significado que una gran parte de los lotes del barrio fueran regularizados.

31Casi 10 años más tarde y ante la noticia de que los lotes en el Llao Llao reservados para esta operación serían usados para regularizar la situación de la barda del Ñireco (barrio ubicado precariamente en la barda de un río que traspasa en dirección sur-norte, la zona este de la ciudad) se propuso la búsqueda de caminos alternativos. En junio del 2006 y con el apoyo efectivo la entonces Dirección Municipal de Tierras, además del acompañamiento de otros actores externos, se firmó un Acta Marco-Acuerdo entre la municipalidad y vecinos del barrio. Esta marcaba la iniciativa de trabajar en alternativas posibles de regularización dominial. Más tarde, esto resultó en la elaboración de la ordenanza 1704-CM-07 (ver anexo cuadro ordenanzas), sancionada en abril de 2007 por el Concejo Deliberante local. En septiembre del mismo año fue aprobada en primera vuelta y sancionada el 08/11/2007 la Ley provincial 4237 en la Legislatura de Río Negro.

32Tanto esta ley provincial como la Ordenanza Municipal Programa de Regularización Dominial Villa Llanquihue constituyen una protección jurídica en relación a la situación dominial del barrio Villa Llanquihue. Asimismo, prevén un tiempo sin sobresaltos para llevar adelante el proceso de regularización dominial de la totalidad del barrio. En las mismas, se contempla la suspensión de los desalojos, la declaración de interés social de los trámites administrativos y el impulso a los procesos de prescripción adquisitiva. En casos excepcionales, prevén la expropiación efectiva de los lotes ante las posibles demandas de titulares registrales. Por ello se sancionaron como de utilidad pública y sujeto a expropiación al conjunto del barrio.

33En este momento, se está llevando adelante la aplicación de la Ley de Regularización Dominial 24 374 y la Ley provincial 3396, contemplada como instrumento en la Ley provincial 4237 antes mencionada. De esta experiencia en curso, ya se pueden establecer ciertas conclusiones:

  1. las familias demuestran posesión de entre 10 años y 40 años;
  2. durante todo este tiempo, los vecinos se han ocupado de abrir calles, instalar redes de servicios, mejorar el entorno y consolidar la trama urbana, con el apoyo del gobierno local;
  3. la sala de salud, guardería, capilla católica y sedes de iglesias evangélicas se encuentran asentadas también en lotes que fueron abandonados por sus propietarios registrales. Sucede lo mismo respecto de escuelas;
  4. desde sancionada la Ley provincial de Regularización Dominial, en Villa Llanquihue no se han observado demandas de restitución de los lotes;
  5. en este barrio, se encuentran familias cuyos ocupantes originales se instalaron en el lugar hace 40 años y las generaciones posteriores continúan esta posesión y la de lotes aledaños.

El caso de Nahuel Hue

34Nahuel Hue es un loteo ubicado en la zona sur de la ciudad, conocida como El Alto. En esta zona se concentra la mayor parte de los barrios populares de la ciudad. Se encuentra a aproximadamente 4 km del centro, entre la ruta 40 sur y el arroyo Ñireco, e incluye a los barrios Malvinas y Nahuel Hue. Es la última gran toma que se produjo de forma masiva, entre los años 2006 y 2007. Originalmente, los terrenos eran parte de un loteo nunca terminado por parte de la empresa Nahuel Hue srl, Dalino srl, Lagos del Sur Argentino srl (entre otras), que había dejado aproximadamente 2200 lotes abandonados después de la desaparición de las sociedades propietarias. La ocupación se dio en el marco de un recrudecimiento de la situación habitacional en Bariloche que determinó la existencia de una gran demanda de lotes y viviendas insatisfecha.

35Para comprender cabalmente el extraordinario crecimiento de los valores relativos de los inmuebles en la ciudad, debe tenerse en cuenta el fenómeno de la salida de la convertibilidad. Este produjo de manera casi instantánea un resurgimiento inusitado de la actividad turística, y con ello un incremento de los valores inmobiliarios.

36La toma en esta zona contó además con la apoyatura de organizaciones sociales, como la Federación de Tierra y Vivienda, entre otras, que permitieron que la misma tenga algún nivel de organización y planificación. De hecho, se respetaron los anchos de calles y se trazaron los lotes según las medidas correspondientes, lo cual facilitaría su futura regularización. El barrio se fue desarrollando básicamente por el impulso de los habitantes. Ellos, a medida que se asentaban, autoconstruyeron sus casas y además gestionaron la extensión de las redes de electricidad, agua y gas. En algunos casos, incluso las financiaron con recursos propios. Recientemente, se aprobó la implementación de un Programa de Mejoramiento de Barrios (promeba) en toda el área de Pampa de Huenuleo que incluye a Nahuel Hue. Este programa contempla la regularización dominial que se realizará en el marco de la Ley 24 374, además del mejoramiento de la infraestructura y de las viviendas.

37En el año 2006, el nivel de ocupación era alrededor de un 30 %. Hoy en día, la consolidación de la ocupación asciende a un 80 %. En general, los lotes vacíos son los que se encuentran muy alejados de las redes de infraestructura de servicios básicos. Esta realidad ha obligado a los distintos estamentos del estado (provincial, municipal y nacional) a realizar obras no previstas por lo menos en el mediano plazo. Entre ellas, contamos la instalación de escuelas primarias y secundarias, centros de salud y ampliación de redes de infraestructuras de servicios.

38Con estas descripciones de barrios originados a partir de propiedades desahuciadas, queremos destacar que la existencia de bienes inmuebles abandonados es un dato incontrastable de la realidad de nuestras ciudades. Esto amerita el esfuerzo de encontrar una solución a esta situación que afecta gravemente al desarrollo adecuado del fenómeno urbano.

Notas

1 Recientemente fallecido durante el mes de junio de 2014.

2 Entre otras fuentes, este apartado se nutre de Ferman (2010).