Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De fumées et de sang

 | 
Gérard Chastagnaret

Annexes

Annexes viii

1889-1890

Texte intégral

VIII.1 — 4 février 1889 : le premier jour anniversaire du massacre

1Según he tenido la honra de participar a V. E. en mi telegrama de anoche, pasó el aniversario de los sucesos de Río Tinto sin que en dicho pueblo se verificase las huelgas o manifestación que proyectaban los operarios, ni se alterase el orden en los trabajos de la mina. En el inmediato pueblo de Zalamea fue donde se verificó un funeral que presidieron las autoridades, reinando el mayor orden y tranquilidad, y sin que por eso abandonasen los vecinos sus habituales ocupaciones. En vista de este laudable resultado y de haberse restablecido la tranquilidad de una manera perfecta y absoluta, a pesar de las excitaciones, del recuerdo de los sangriento sucesos de 4 de febrero de 1888, que hizo la prensa de oposición, cesaron las precauciones tomadas por mi autoridad y esta misma tarde vuelven las fuerzas de la Guardia civil a sus respectivos puestos.

2Suprimo desde hoy los partes telegráficos acerca de estos incidentes, sin perjuicio de restablecerlos si desgraciadamente hubiese motivo para ello.

3Source : AHN, Interior A, 60, 1, 1, lettre du gouverneur de Huelva, Manuel de la Palma, au ministre de la Gobernación, Huelva, 5 février 1889.

VIII.2 — Rapport de quatre médecins de l’hôpital de Huelva sur les fumées et la santé publique

4Para estudiar debidamente los efectos de los referidos agentes, no es suficiente experimentarlos cuando existen corrientes aéreas que los llevan en dirección determinada, y para salir de su foco de acción es bastante separarse de ellos en opuesta dirección a la que son conducidos, sino que es preciso sufrirlos en los días, muy frecuentes por cierto (en casi todos o en las primeras horas de la mañana y de la noche; así consta de notoriedad pública y lo dicen todas las personas que no son dependientes de la empresa), en que efecto de cierto grado de humedad atmosférica y de calma en esta, favorecida por la topografía especial del terreno (profundos valles, circundados de elevados cerros), los gases se condensan, desalojando por su mayo peso específico el aire atmosférico, y forman una niebla densa de la magnitud consignada, que ocupa el perímetro de la Mina, Nerva y aldeas inmediatas, que en el país se conoce con el nombre de manta por la acción sofocante que produce. Entonces se verá que las ligeras molestias que a algunas personas ocasionan los gases diluidos en el aire, se convierten por su condensación en una sensación angustiosa, que la tos es incesante y convulsiva, produciendo muchas veces la hemoptisis, que el estornudo provoca el epistaxis y el vómito frecuentemente, y que la dificultad de respirar es tanta, que la asfixia es inminente si el instinto de conservación y la experiencia adquirida no hiciera a los habitantes abandonar en los primeros momentos sus quehaceres, refugiándose en los cerros inmediatos, que por su elevación están fuera de su influencia, a respirar un aire oxigenado, que desingurgite sus congestionados pulmones, o encerrarse herméticamente en sus habitaciones, los que las poseen a propósito, exponiéndose, si tarda mucho en disolverse aquella atmósfera sofocante a beneficio de un viento favorable o a influjo del calor solar, a los accidentes también funestos de un aire carbonizado y, como tal, infecto.

5Tampoco es bastante para conocer las enfermedades que estos elementos producen, someterse una sola vez a su influencia en días y horas determinadas, señalados tal vez con oportunidad, recorriendo rápidamente aquel centro minero, sino que es necesario permanecer allí por algún tiempo, viendo los efectos sobre nuestro organismo de la acción irritante continuada de estos gases […] examinando con la misma atención a los operarios en sus faenas, y cuando sus enfermedades adelantadas les impiden permanecer en la mina por ser su vida incompatible con el medio ambiente en que viven. Entonces podrán informarse de aquellos terrenos, pobres y estériles hoy, han sido antes frondosos y fecundos, sosteniendo con sus multiplicadas producciones una población numerosa que poseía lo suficiente para vivir con holgura, aunque trabajando en sus pequeñas propiedades; adquirirían el convencimiento de que muchos de aquellos árboles hermosos que tanto han llamado la atención de los expedicionarios, según el Dr. Pulido, por su lozanía, no dan fruto, porque en épocas precisas han pasado por ellos los gases sulfurosos, y al combinarse con el oxígeno que respiran, formaron el ácido sulfúrico que destruyó sus flores; verán que el terreno en una gran extensión está cubierto de los nuevos productos sólidos que por la calcinación se desarrollan; que el azufre mezclado con algunas pequeñas cantidades de ácido arsenioso y antimonioso, se halla esparcido en un gran perímetro de su superficie, encontrándose formando una nata densa sobre el agua de los diques; que estos mismos productos, arrastrados por los vientos, están cubriendo los utensilios de las habitaciones, y que de ellos están impregnadas hasta las ropas de los obreros; verán, si se fijan en las vísceras de las reses que se destinan al consumo público, y han estado siquiera ocho días pastando en terrenos que se hallan bajo influencia de los gases, los efectos de éstos sobre el aparato pulmonar, alterado hasta el extremo de no poderlo utilizarlo los negociantes para la venta, ni aún como alimento de animales, que los repugnan; adquirirían el convencimiento de que aquellos jóvenes alegres y rollizos, que tanto le impresionaron al visitar las escuelas de Nerva (modelos en verdad de establecimientos pedagógicos), y los obreros que en comisión se le presentaron en dicho punto y en Riotinto (escogidos quizá con estudiado propósito de entre los más robustos), llevan casi seguramente poco tiempo allí de residencia, pues la población indígena ha desaparecido en su mayor parte al extinguirse la riqueza rústica y pecuaria que es la que da este carácter a los habitantes y hace que donde nacen, se desarrollen, sufran las enfermedades y terminen su existencia; verán cuán distintos de los que entonces se recogieron, son los informes que emiten los operarios sobre los efectos que los humos les producen y sobre la frecuencia de las mantas cuando particularmente se les consulta y no tienen temor de ser despedidos, viéndose precisados a emigrar en el momento, cargados con sus pequeños hijos y sus modestos menajes, si ostentan observaciones contrarias a las conveniencias de la Empresa; observarán también cuan distinto es el carácter de los habitantes de Zalamea, que tan agresivos a sus personalidades les pintaron, cuando son modelos, como pocos, de sensatez y cordura, y hasta de exagerada paciencia, pues lo demuestra el hecho de que vieron perdidas en absoluto sus riquezas, amenazados constantemente en su salud y hasta en su vida, todavía esperan resignados las soluciones legales en un litigio que tanto les interesa, confiados en que la dignidad de la ciencia no ha de permitir se oscurezcan hechos que tan claramente conocen […].

6Verán, por último, que las excitaciones producidas en nuestro organismo por los referidos gases, cuando uno y otro día se repiten, […] ocasionan alteraciones materiales en la mucosa de los bronquios, que ésta se engruesa, produciendo disminución notable en su calibre; que las células pulmonares, tanto por esta causa como por la acción mecánica de las sustancias pulverulentas que el aire arrastra y conduce a las mismas, se tapizan en parte, resultando de todo una disminución muy sensible del campo respiratorio, que se hace insuficiente para recibir la cantidad de sangre que constantemente llega a su parénquima, de lo cual resulta, a la vez que una hematosis imperfecta, un excesos de ejercicio funcionar del centro circulatorio que ha de producir necesariamente, por la continuación, su hipertrofia. Y como todas las funciones en el organismo, a los obstáculos de la circulación pulmonar han de suceder los éxtasis sanguíneos en dicha víscera, que han de dificultar aún más la función que desempeñan a éstos, o simultáneamente, las congestiones hepáticas permanentes, que ocasionan elaboraciones imperfectas de este órgano y alteraciones de textura en él, que se reflejan directamente en las funciones digestivas, ya perturbadas por la irritación constante que produce la ingestión en el estómago e intestinos de alimentos que contienen alguna cantidad de los mismos principios, formándose un quilo adulterado, que unido a una sangre alterada por insuficiencia respiratoria, resulta impropio para la nutrición y excita de un modo anómalo el sistema nervioso, perturbando todas las funciones, dando por resultado final la depauperación orgánica.

7De este modo tienen una explicación justificada, en nuestro humilde concepto, las afecciones crónicas del aparato respiratorio que aquellos habitantes sufren, y que se revelan por tos, disnea y expectoración achocolatado-oscura, formada por la mezcla del moco con partículas depositadas en el pulmón e ingeridas en él en la inspiración, quizá por escaras ocasionadas por la acción del ácido sulfuroso inspirado y convertido en el aparato en sulfúrico (relente destructor de que habla el ilustre Dr. Pulido); escaras a cuya producción ayuda la acción irritante y continua de las sustancias fijas arriba indicadas; los estados dispépticos que padecen, las gastroenteritis crónicas de que se hallan afectos; las fiebres que se curan con los evacuantes, simulando accesos palúdicos que allí no deben conocerse, según las teorías sustentadas por el Dr. Williams, y que el repetido Dr. Pulido establece en su informe; las lesiones orgánicas del corazón e hígado con los edemas y anasarcas consecutivos que en los obreros, ya fuera de la mina, se observan, y, por último, las tuberculosis supuradas con el fúnebre cortejo de síntomas, de todos conocido, que padecen estos desgraciados operarios que, al llegar a aquel centro rebosando vida y energía en todas sus funciones, no podrían calcular que tan pronto su riqueza orgánica habría de convertirse en una consunción prematura. […]

8[…] de nuestro proceder no resultaron beneficiadas (ni perjudicadas porque pueden emplear con pingües resultados otros procedimientos para la obtención de sus metales) las poderosas Empresas, sino los arruinados pueblos, que sólo pueden ofrecer, si acaso, el testimonio de su gratitud, y los infelices obreros, que por su precaria situación son acreedores, en primer término, de la atención preferente del Estado, en cuanto a la higiene se refiere.

9Source : Gregorio Coto et alii, Los humos de Rio-Tinto…, pp. 11-15 et 27.

VIII.3 — Décret du 18 décembre 1890 autorisant les calcinations

Préambule (extraits)

10… La Academia solicitó del Ministerio toda amplitud para tratar la cuestión de salubridad en general y se acudió a su indicación, ensanchando los términos de las consultas y autorizándole para allegar toda clase de datos y para tomar en cuenta las noticias que pudieran facilitar a los Sres. Académicos los que habían visitado los establecimientos mineros de la provincia de Huelva, informando cuanto se le ofreciera y pareciere sobre el asunto.

11El informe fue muy estudiado y dio lugar a luminosas discusiones en el seno de la docta corporación, prevaleciendo por considerable mayoría el dictamen de la sección de higiene, en el que se estudia la acción de los humos y de sus componentes en la economía animal, estimándola inofensiva para la vida, aunque molesta e incomoda a corta distancia de las teleras; se analizan las cifras de la estadística de mortalidad de la que se desprende que la provincia de Huelva es de las más saludables de España y los pueblos más inmediatos a las oficinas de beneficio acusan mortalidad inferior a la generalidad de las poblaciones de la Península, sin que en el cuadro de enfermedades se revele que puede existir relación alguna entre el gas sulfuroso y la patología dominante en los pueblos de la zona minera, viniendo a concluir en que los productos contenidos en los humos poseen la difusibilidad suficiente para que a cierta distancia de los orígenes no sean de ordinario perceptibles, ni al parecer perjudiquen al organismo, y que hasta el presente no se ha comprobado en la comarca minera de Huelva daño positivo en la salud pública que se pueda atribuirse a las calcinaciones al aire libre […]

12Decidido ya por tan autorizados informes que la salud pública no aparece afectada ni comprometida por el estado actual de las calcinaciones al aire libre, quedaba descartada la competencia del Ministerio de la Gobernación para entender en este asunto, y se está en el caso de restituir al Ministerio de Fomento el expediente, a fin de que prepare y elabore el proyecto de ley.

Real Decreto

13Artículo 1° Se suspenden los efectos del Real Decreto de 29 de febrero de 1888, en cuanto establece que desde el 1° de Enero de 1891 no se permitirá calcinar minerales sulfurosos al aire libre, manteniendo el estado actual de las explotaciones y sus procedimientos de beneficio hasta que se publique el proyecto de ley que el Gobierno presentará en su día a las Cortes sobre este particular.

14Artículo 2° El Ministerio de la Gobernación pasará los documentos que hay enel expediente y antecedentes que obran en su poder, relativos a las calcinaciones de minerales sulfurosos al aire libre, al Ministerio de Fomento para que éste premare y formule el citado proyecto de ley y lo presente a las Cortes.

15Dado en Palacio a 18 de diciembre de 1890. — María Cristina. — El Ministro de la Gobernación, Francisco Silvela.

16Source : CLM, III, pp. 342-345, Real Decreto autorizando la calcinación de minerales sulfurosos al aire libre.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540