Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De fumées et de sang

 | 
Gérard Chastagnaret

Annexes

Annexes vi

Débats

Texte intégral

VI.1 — Le premier débat sur le 4 février à la Chambre des députés

1El Sr Ministro de la Gobernación (Albareda) […] Así y todo, el Ministro de la Gobernación pide y asume para sí, individualmente, toda la responsabilidad que pueda resultar de esta cuestión y de todas las que se refieren a los humos de Huelva. Yo me declaro ante la Cámara único responsable; porque si bien he consultado con mis compañeros de Gabinete todas mis determinaciones, la iniciativa es mía, y si hay motivo para la censura, yo debo arrostrarla. El Gobierno ha aprobado mis resoluciones, pero en el orden moral y en el orden intelectual, la iniciativa es, como ya he dicho, exclusivamente mía. […]

2De todos los antecedentes que acabo de leer, de las conversaciones que he tenido con las autoridades, porque he pasado dos noches sin apartarme del telégrafo, comunicándome constantemente con las autoridades y pidiendo noticias, he podido adquirir el convencimiento de que el gobernador civil de la provincia de Huelva y el jefe militar han seguido hasta este momento, y digo hasta este memento por las noticias que tengo, una conducta irreprochable ; y aun por el conocimiento que tengo de los sucesos creo que no sólo para este momento, sine en todo el desarrollo de los sucesos, la conducta de aquellas autoridades merece, además de la aprobación del Gobierno, el agradecimiento de todos los hombres de rectitud. […]

3El Sr Romero Robledo […] Pido, como remedio más eficaz que el empleo de la fuerza, que se resuelva la cuestión de los humos, que no puede permanecer mas tiempo indecisa; esa indecisión es el aliento que ha levantado allí la insurrección; y por esa causa, toda la sangre derramada, permitidme la frase, cae sobre el banco azul. (varios Sres. Diputados: 'No, no.) Lo voy a demostrar después de restablecer la verdad de los hechos. […]

4Llegaron al pueblo de las Minas de Riotinto, nombraron una Comisión que fuera a ver al Ayuntamiento, y el Ayuntamiento les contestó que no podía resolver nada porque estaba para llegar el gobernador de la provincia. Esperaron, y en efecto, al poco tiempo llegó el gobernador de la provincia, se le presentó la Comisión, y el gobernador manifestó que resolvería sobre sus peticiones dentro de quince días. Los comisionados hicieron algunas reflexiones al gobernador, y este les manifestó que se fueran inmediatamente ó usaría de la fuerza. Llegaron a la suplica, pidiéndole una promesa, por pequeña que fuera, para poder disolver la manifestación pacífica, a la que concurrían mujeres con sus niños de pecho en los brazos, y el gobernador fue sordo a las suplicas de los manifestantes, que llenaban las calles del pueblo de las Minas de Riotinto: los manifestantes recibieron por sorpresa una descarga que dio por resultado el número de víctimas que hasta ahora se conoce, que yo temo que sea mucho mayor, siendo opinión unánime de los vecinos de todos aquellos pueblos que aquello fue un vil y cruel asesinato.

5Yo tengo un telegrama en que así me lo comunican. Yo os invito, Sres. Diputados de la mayoría, a que busquéis entre vuestros compañeros de la misma mayoría, a los que representan aquel la provincia, a los que tienen noticia de lo que allí ha sucedido, a los que han recibido cartas de los jefes de vuestro partido en aquella localidad, y ellos os dirán que ha sido un asesinato lo que se ha cometido; que ese gobernador sanguinario se negó a oír todas las reclamaciones, hasta el ruego humilde y la suplica casi llorosa a fin de que diera una pequeña esperanza para disolver la manifestación.

6Es más: todas las noticias que hay en Madrid confirman el hecho siguiente: que el gobernador mandó hacer fuego. Hay cartas de ministeriales, en las que, atendiendo a la rapidez con que la descarga causó las víctimas en aquella manifestación pacífica, se supone que el gobernador y el jefe de la fuerza iban ya concertados para que por medio de alguna contraseña cayera de improviso la fuerza sobre la multitud indefensa.

7¿Y que sucedió, Sres Diputados? Que la fuerza del ejército descargó sobre los manifestantes, y la fuerza de la Guardia civil disparó al aire. En la plaza del pueblo de las Minas de Riotinto se dio el espectáculo de que el Jefe de la Guardia Civil reconviniera al gobernador ante aquel cuadro bárbaro, ante las consecuencias tristísimas que había tenido el uso de la fuerza, y el gobernador se excusó, saltándosele las lagrimas al ver las consecuencias de su atentado (sensación). Esto refieren las cartas particulares. […]

8Yo estoy demostrando […] que en el pueblo de Minas de Riotinto no ha habido lucha; que allí han muerto asesinados los que estaban a la boca de los cañones, que se ha disparado a boca de jarro, sin desperdiciar un tiro, por una compañía del ejército, […]

9Sostengo que ese Gobierno es el primer responsable de la sangre derramada en Huelva, y sostengo eso porque hace ocho meses que esta cuestión viene agitando a aquella comarca; el Gobierno nombra una Comisión y una ponencia y lleva el asunto de acá para allá y no resuelve nada; ese Gobierno es el primer responsable de la sangre derramada en Huelva, porque ese Gobierno ha dicho a aquellos Ayuntamientos que tienen facultades para prohibir las calcinaciones al aire libre, y después el gobernador revoca el acuerdo del Ayuntamiento de Alosno: sin las intimaciones qua la ley requiere, sin cumplir las leyes, resultan por esta circunstancia cobarde y villanamente asesinados en las calles de Riotinto algunos individuos de una manifestación indefensa, compuesta de hombres, mujeres y niños. Cualesquiera que sean las noticias que den los partes oficiales, que yo recuso porque son de los que tienen responsabilidad directa, los hechos vendrán a demostrar que han muerto mujeres en las calles de Riotinto; según mis noticias, cuatro. No ha habido allí intimación de ninguna clase; se ha llegado a dar el espectáculo de que la autoridad de la Guardia civil, mas en contacto con aquellos pueblos, mas conocedora de la actitud y delas intenciones pacíficas de los manifestantes, indignada ante el cuadro que se le ofrecía de crueldad y de barbarie, haya tenido que reconvenir a la autoridad civil, a esa autoridad que el Sr. Ministro de la Gobernación ha declarado que hasta ahora merece su aprobación.

10[…]

11Más de dos meses hace que el Juzgado de Valverde, a cuya jurisdicción corresponden las minas de Riotinto, está vacante. ¿Sabéis quién desempeña el Juzgado, quién administra la justicia? Según la ley, el juez municipal. ¿Sabéis quién es el juez municipal? Un abogado a sueldo de la mina Tharsis, el Sr. Arraya. Este es el que va a administrar justicia. ¿Sabéis lo qua ha sucedido en esos pueblos con la administración de justicia? Un día han acudido unos pobres labradores a reclamar por el detrimento de su cosecha ante el juez municipal de uno de esos pueblos; y las Compañías, esas Compañías ricas, potentes, lujosas en todos sus actos, llevaron tres abogados de la capital de la provincia, un notario y dos procuradores para responder ante el juez municipal de la demanda de aquellos pobres labradores, que importaba en cada juicio unos 40 duros. Los labradores, por haber pedido indemnización del daño causado, fueron condenados en costas; que ésta es la administración de justicia que hay en Huelva. […]

12Estas Compañías poderosas tienen a sueldo a concejales de los pueblos, a jueces municipales, como antes he dicho, a individuos de la Diputación provincial, y hasta las gentes propalan que Diputados a Cortes. (Rumores). […] Hay Ayuntamientos en que existen concejales pagados por las Compañías; hay diputados provinciales pagados por las Compañías, y el Sr. Talero dice que si ; hay jueces municipales pagados por las Compañías, como el que ejerce el Juzgado de primera instancia que he señalado, por espacio de tres y cuatro meses, y el señor Talero, como veis, lo afirma; de manera que ya no queda la sospecha más que para los Diputados a Cortes. Yo no sospecho de que nadie sea capaz de vender su conciencia; pero una cosa es la sospecha que caiga sobre esos actos, y otra cosa es que yo marque el vicio, cuando el vicio está señalado por la opinión pública.

13[…] ¿Adónde vamos, discutiendo aquí sobre libertades mas o menos amplias, sobre sufragio, sobre garantías, siendo sordos a los clamores de un pueblo que se queja de que no puede vivir? Esto, además, no sucede en ningún país de la Europa civilizada ni de América; este país tan admirado, según el funesto optimismo del Sr. Presidente del Consejo de Ministros, no tiene en esta materia comparación más que con África, con el Imperio de Marruecos. En Inglaterra se hacían las calcinaciones al aire libre; reclamaron los agricultores, y fueron prohibidas; los interesados de la industria metalúrgica creían ver en esto la muerte de la industria, y sin embargo la industria ha crecido y aumentado. En Portugal, donde se advierte la misma zona minera de la provincia de Huelva, donde hay en el Alentejo una mina riquísima, la de Santo Domingo, están prohibidas las calcinaciones al aire libre. En todas partes están prohibidas, y es necesario que los ingleses vengan a España a calcinar en esa forma las piritas de cobre y a destruir nuestra fortuna, porque ya en su país les está prohibido por las leyes.

14[…] Aquí no hay más que el interés de las Compañías, que por el poco precio que hoy tiene el cobre, por no gastar en poner aparatos y hacer reformas, quieren sacar los muchos pocos aumentando las calcinaciones de una manera pavorosa, y despoblando el país. Hay más de 20 leguas en que no existe vegetación, en que la vida animal es imposible; se conocen tan desastrosos efectos hasta en el aspecto de los pueblos, porque los ácidos sulfuroso y sulfúrico destrozan los hierros, deshacen las rocas, concluyen con la vida animal y vegetal, acaban con la vida del hombre; y precisamente en esos momentos la codicia de las Compañías rebaja a los obreros la parte proporcional de los jornales en las horas en que la manta que resulta de la calcinación es más espesa, parte proporcional que es todo lo que el gobernador de Huelva ha conseguido de las Compañías después de haber dejado tendidos en las calles mujeres, hombres y niños indefensos en número de muertos y heridos que todavía no sabemos, pero que llegaremos a saberlo.

15[…] Por mi parte, atendiendo a la excitación del señor Ministro de la Gobernación, estoy dispuesto a ayudar a las victimas y a perseguir a los asesinos, pero estoy dispuesto igualmente a exigir la responsabilidad a Gobierno, que con sus vacilaciones con sus temores y con sus incertidumbres, es el principal autor de los hechos funestos del drama sangriento qua ha tenido lugar antes de ayer en la provincia de Huelva. […]

16El ministro de la Gobernación (Albareda): […] declaro aquí con franqueza que si el gobernador de Huelva, cuando ha revocado ese acuerdo, por evitar una cuestión de orden público, me lo hubiera consultado, no le habría revocado. Pero estaba en su derecho haciéndolo: entendía que así evitaba una cuestión de orden público: la resolución era transitoria, y no se privaba al Ayuntamiento de su derecho.[…]

17El Sr. Talero: […] El Sr. Ministro de la Gobernación ha defendido la conducta de aquellas autoridades, pero reservándose el derecho de castigar en su día si se hubiera extralimitado, por ejemplo, la autoridad militar, como afirman algunas de las cartas, o si se hubiera extralimitado la autoridad civil como algunos piensan. Yo quiero hacer constar quo los movimientos de Riotinto obedecen a causas muy complejas, y las manifestaciones restantes que se están verificando en la provincia de Huelva obedecen a una causa única, y por eso tienen muy distinto carácter. Mientras que los obreros piden por su vida, por su jornal, por su bienestar y por que terminen las calcinaciones al aire libre, y todo esto con la urgencia del que vive al día y pobremente, el resto de la provincia solicita del Gobierno que terminen las calcinaciones al aire libre, pero siempre con el propósito de que las empresas mineras no padezcan en sus intereses, conciliándolos con los de los pueblos, buscando soluciones de concordia en compensaciones recíprocas, en facilidades de todo género, porque nunca se ha mostrado hostil a aquellas poderosas Compañías. Todos los pueblos de la provincia de Huelva están viendo actualmente empresas que emplean distintos procedimientos que el de la calcinación al aire libre; ven su prosperidad, […] ven establecido en una próspera mina un procedimiento que no es el de la calcinación al aire libre, y al ver esto solicitan que se supriman las calcinaciones al aire libre, pero dando toda clase de facilidades a las empresas afín de que lo hagan.

18Por tanto, siendo este el pensamiento de la provincia de Huelva, no puede asociarse a ninguna clase de motines ni de algaradas, que perjudicarían el crédito y los intereses de las Compañías, y no puede tampoco pedir resoluciones que hicieran exigible en el acto y violentamente el cambio de sistema en el beneficio de los minerales.

19La prueba de estas afirmaciones mías es que los vecinos de Zalamea y aldeas inmediatas que fueron con los obreros de Riotinto, y casi todos los manifestantes, fueron obligados; claro esta que pensaban en lo que se refiere a las calcinaciones como los obreros, y yo no diré que no sea cierto, una vez todos en Riotinto, lo que el Sr. Romero Robledo ha dicho esta tarde.

20Source : Diario de sesiones, séance du 6 février 1888 (extraits), pp. 1037-1056.

VI.2 — El Liberal, 7 février 1888

21Si el Sr Albareda, que ayer llevó la voz del gabinete con escasa fortuna, se hubiese limitado a decir «El gobierno, que por las noticias que tiene no puede formar juicio exacto de lo ocurrido», […] todo el mundo le hubiese elogiado […]

22Pero, como el Sr Albareda, no sólo aceptó la discusión en el terreno que el Sr Romero Robledo se la presentaba, sino que desde los primeros momentos recabó para sí la responsabilidad de todo lo ocurrido, y solicitó de la mayoría poco menos que un bill de indemnidad, y sacó el Cristo a las tres y cuarto de la tarde en una polémica que había de concluir después de las 8 de la noche, justificó la oportunidad de la interpelación, y justificada la oportunidad, claro es que lo demás facilísimamente podría justificarse;

23De aquí la batalla y de aquí la victoria del señor Romero Robledo, que ayer obtuvo — justo es decirlo — uno de sus más grandes triunfos parlamentarios. Sereno, valiente, audaz, esgrimiendo con mayor éxito que nunca su cáustica palabra, oportunísimo, feliz en la expresión, admirable en las réplicas, solo contra todos (excepción hecha de la minoría republicana), y sin miedo a nada ni a nadie, el Sr Romero Robledo declaró […]

24Estas declaraciones y las enérgicas y dignas palabras con que las apoyó el señor Pedregal, son, para quien imparcialmente las juzgue, todo lo que queda vivo y latente de la sesión de ayer.

25La sangre de los muertos de Río Tinto no ha manchado aún el banco azul.

26Pero puede mancharlo.

27Source : Extraits de l’article reproduit dans El Reformista, 10 février 1888, p. 1.

VI.3 — Séance du 18 février 1888 à la Chambre des députés

28Aquí y en otras partes se ha dicho, aunque sin pruebas, porque las pruebas son muy difíciles, que en los Registros municipales, por ejemplo, en el de Riotinto, ni siquiera se consignan los nombres de los que mueren por accidente, si son forasteros y no dejan familia; y si son naturales del país y dejan viuda o hijos, lo cual hace imposible la ocultación, y de esto sí que ya hay prueba, sus nombres constan en los Registros de la manera original que voy a referir presentando un hecho concreto.

29No hace mucho tiempo, una máquina que llevaba abierta la llave destrozó por esta causa completamente a un obrero que se llamaba Manuel Peraza. Produjo este hecho bastante emoción en el país, porque dejaba familia en desamparo; y la empresa de Riotinto llamó a la viuda, Dolores Gallego, para tratar con ella de la indemnización y que no presentase reclamación alguna ante los tribunales. Pasó algún tiempo, y a pesar de sus reclamaciones, no consiguiendo nada, se fue a Sevilla, y un escribano pariente suyo, D. Juan Romero Delgado, se encargó de reclamar por ella.

30Fue el escribano a Riotinto, y sin darse a conocer entró en relaciones con el secretario del Juzgado municipal, y este le dijo que ellos formaban pocas causas; que lo general era mandar enterrar a los muertos violentamente, sin más requisito que una papeleta del médico en que se decía que había muerto de enfermedad común; y si algún pariente se quejaba, se ponía una nota en un cuaderno reservado diciendo que se había instruido causa y que esta causa se había echado al correo.

31El escribano se cercioró de que esos hechos eran públicos y notorios en la mina, como lo era la muerte del infeliz obrero; se cercioró de que todos los obreros de la mina estaban dispuestos a declarar los hechos, y entonces él se fue al Juzgado de Valverde y presentó querella en forma.

32Efectivamente, el Juzgado de Valverde del Camino reclamó los antecedentes, y, como había dicho el juez municipal, constaba la nota de la muerte violenta y la pérdida de todas las diligencias judiciales que se habían formado al morir aquel desventurado. El Juzgado examinó el Registro, y en él consta, señores Diputados, con la firma del médico titular, que Peraza había muerto en su casa y de congestión cerebral. La Audiencia de Huelva, como la causa se había perdido, según costumbre, formó otra y pidió entonces la exhumación del cadáver para practicar la autopsia, y el cadáver no se encontró; probablemente se habría perdido, puesto que no aparecía en el cementerio, ni protestante ni católico. De esta causa criminal se encargó un notable abogado de Valverde, D. Sebastián Castro, que gratuitamente la estuvo sosteniendo hasta que aquella causa pasó a Huelva. En Huelva, el que es hoy secretario de la Diputación provincial fue acusador privado; duraron algún tiempo los tramites, y desde entonces no sé qué influencias se cruzaron, que, si no han desaparecido los autos, no se ha vuelto a hablar de ellos. El digno letrado que me comunica estos hechos supone que al fin se habría de rendir la viuda.

33Estos hechos, que son exactos, y que de todos los actores que en ellos han intervenido tengo aquí los nombres para entregarlos a la publicidad, hechos que se verificaron en 1884, le probarán al Sr. Romero Robledo que el estado de verdadera corrupción en que se encuentra una parte pequeña de aquella provincia por efecto de un caciquismo industrial, o mejor dicho, de un feudalismo industrial jamás conocido, hace mucho tiempo que existe; y yo, sin hacer cargo alguno al Sr Romero Robledo, debo decirle que en algo ha mejorado, porque nosotros, al verificarse el nombramiento de jueces municipales hace un año, sostuvimos una verdadera batalla para que se nombrasen personas imparciales y que no estuvieran al servicio de las empresas, dándose el caso, por ejemplo, en el Juzgado de Calañas, de que presentando el alcalde un candidato imparcial, el juez de Valverde lo rechazaba siempre de la terna y el gobernador civil lo rechazaba también, presentando adeptos de la empresa; y entonces, se dice, no sé si puedo hacer uso de este dato, que se inventó una especie de conspiración en que estaba complicado el juez que nosotros recomendábamos, que era uno de los comisionados que estaban en Madrid, para que no fuera nombrado ; y a la rectitud del señor presidente de la Audiencia de Sevilla y a la del Sr. Ministro de Gracia y Justicia debimos el que todas estas intrigas acabaran. Esto se lo digo al Sr. Romero Robledo, para que la campaña que está haciendo a favor de los pueblos de la provincia de Huelva sea provechosa, y ya que está decidido a que no continúen cometiéndose estas injusticias, reconozca que durante muchos años, a ciencia y paciencia de las autoridades, a ciencia y paciencia de los Gobiernos, han estado dominando esos pueblos exclusivamente mineros, alcaldes, concejales y jueces municipales empleados de las minas.

34Source : Diario de sesiones, intervention du député libéral Juan Talero sur les pratiques de la compagnie de Rio Tinto, 18 février 1888, pp. 1255-1256.

VI.4 — Huelva selon le député Bushell

35Yo había visitado la provincia de Huelva hace veinte años; allí no había en los pueblos ni una sola casa que tuviera más de piso bajo; la gente vivía casi en chozas. Hoy, en todos los pueblos se ven los edificios construidos a la moderna; hoy vive todo el mundo como puede vivirse en un pueblo culto; antiguamente comían pan generalmente en día de fiesta; hoy comen como nosotros; y si dejamos los pueblos, juzguemos por la capital. Hace veinte años no había en la capital de la provincia de Huelva más que unas cuantas casas de pescadores; hoy es una población con calles alineadas, con grandes edificios y con todos los servicios que requiere la cultura moderna, y existen hoteles como no los hay en ninguna otra población de España: parten de la capital de Huelva para el interior de la provincia cinco líneas férreas, algunas de las cuales, como la de Riotinto, hacen 34 trenes diarios; existen en Huelva, lo que no existe en ninguna población de España, los muelles que con tanta brillantez describió el Sr. Ministro de la Gobernación el mes pasado; existe un movimiento que sólo es comparable con el que hay en ciertas poblaciones extranjeras; y todos estos adelantos vamos a reducirlos a la nulidad, y porqué? porque se dice que los humos afectan a la salud de cuatro o seis individuos, sin contar con que en cambio de esto se salvan ciento de otras enfermedades.

36Source : Diario de sesiones, 18 février 1888, p. 1263.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable