Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De fumées et de sang

 | 
Gérard Chastagnaret

Annexes

Annexes v

Le massacre, rapports et témoins

Texte intégral

V.1 — Un récit officiel du 4 février 1888

1En vista de las noticias algún tanto alarmantes comunicadas al Gobernador Civil de Huelva por el Jefe de la Guardia civil desde Río Tinto, con motivo de la huelga de los obreros de las minas coincidiendo con las manifestaciones de los pueblos contra las calcinaciones al aire libre, de acuerdo con dicha autoridad con el Gobernador militar, se pidieron fuerzas del Ejército de Sevilla.

2La autoridad civil de la provincia, acompañada del Teniente fiscal, salió el día 4 para dicho punto donde llegó próximamente a las 4 de la tarde con dos compañías de Ejercito.

3En la misma estación y al bajar del tren, recibió aviso de que acudiera inmediatamente a las casas consistoriales, como así lo verificó, encontrado las avenidas y frente del edificio invadidos por una multitud que no bajaría de 16 000 almas en su mayoría manifestantes de Nerva, Zalamea y otros pueblos mineros.

4Todo continuo subió el Gobernador al piso principal de la casa consistorial, hallándose en la antesala con el Alcalde, Juez municipal y otros funcionarios y vecinos de Zalamea que en unión de un individuo llamado Maximiliano Tornet componían la Comisión de la manifestación formada en dicho punto y que llegó a Río Tinto a las dos próximamente de la tarde.

5Después pasó a la sala de sesiones donde se encontraban reunidos el Alcalde y Concejales del Ayuntamiento de Río Tinto deliberando sobre el conflicto creado por las exigencias de los manifestantes de Zalamea que pretendían se tomase en el acto el acuerdo de la supresión de las calcinaciones, cuando ya la Corporación había tomado días anteriores una resolución contraria; y amenazaba la Comisión con que en el caso de no acceder a su solicitud se produciría un grave conflicto de orden público por parte de los manifestantes que estaban muy excitados con motivo del actual estado de la cuestión llamada de los Humos.

6El Gobernador manifestó al Ayuntamiento de Río Tinto que podía adoptar en el fondo del asunto la resolución que estimase mas conveniente pero que no podía consentir que éste se arrancara por presión y que se hallaba dispuesto a sostener el principio de autoridad y la independencia del Municipio respetando siempre el acuerdo que recayera cualquiera que fuese.

7El Ayuntamiento de que se trata no tomó acuerdo sobre el asunto, dejando en su virtud subsistente el anterior, y entonces el Gobernador salió al balcón para aconsejar a las masas que se retirasen, dejando a la Corporación en libertad de resolver lo que estimase mas conforme con los intereses de sus administrados. El público no prestaba atención demostrando con las voces de «fuera» y silbidos su desagrado, por lo que, y convencido el Gobernador de la inutilidad de sus esfuerzos, se retiró del balcón, no sin aconsejar antes a los manifestantes que dejaran la vía pública libre si no querían provocar un grave conflicto, proposición recibida con visible disgusto por la Comisión de manifestantes de Zalamea, que no atendió los mandatos ni suplicas de la autoridad, insistiendo todavía en las pretensiones que tenía formuladas. En su vista encargó el Gobernador al Jefe militar que le sustituyera en sus exhortaciones al público verificándolo así; pero obtuvo igual resultado negativo. Los manifestantes que hasta entonces habían ocupado la vía pública pacíficamente, pero con actitud amenazadora, se resistieron a despejarla, saliendo de los grupos la palabra de ¡fuego!, la amenaza de que componían el mayor número y algún disparo de arma de fuego. Esto fue causa de que la tropa, situada en el centro de la plaza, y verdaderamente acorralada, espontáneamente se aprestó a la defensa haciendo crecido número de disparos que causaron sensibles desgracias, evitando los Jefes con su conducta enérgica que fueran aun en mayor número del que hay que lamentar.

8De estos hechos, que fueron presenciados por el Ayuntamiento de Río Tinto, los Jefes y subalternos del ejército, por las demás autoridades y un numeroso público, se dio conocimiento al Magistrado, Juez especial de la audiencia de lo criminal de la provincia, habiéndose llamado la atención sobre la conducta del pueblo de Zalamea al tratar de conseguir por imposición a dicho Ayuntamiento una resolución determinada presentándose un número de 8 000 personas con sus autoridades locales al frente, en un pueblo como el de Río Tinto que desde hacía tres días sufría las consecuencias de una huelga imponente como era la de 6 000 trabajadores mineros.

9Como detalle y en comprobación de que los amotinado hicieron fuego, puede consignarse el hecho de que llegara una bala al balcón de la casa consistorial en el momento de asomarse el Gobernador acompañado del Jefe de la Guardia civil e Inspector de vigilancia.

10Se encontraron en el teatro de los sucesos muchos cuchillos, palos y algunos revolvers descargados. Fueron presos y a disposición del Juzgado varios individuos, entre ellos uno a quien se le ocuparon seis cartuchos de dinamita, interviniéndose a los demás revolvers y pistolas cargados y armas blancas cortas.

11Source : AHN, Interior, A, 60, 1, 1, Relación de los sucesos ocurridos en el pueblo de Río Tinto el día 4 del actual, s.d. [non signé, mais très probablement du gouverneur Bravo y Joven].

V. 2 — Témoignages sur le massacre

12Riotinto, 4 de febrero,

13Sonó una descarga formidable y no podrá V. calcularse la escena tan horrible de llantos, gritos, confusión y espanto que allí ocurrió. Muchos muertos, infinidad de heridos, mujeres y niños rodando por las calles y pisoteados cruelmente, el suelo manchado de sangre y cubierto de ropas y sombreros… Para salir de la casa donde yo estaba tuve que pasar entre cadáveres. En un minuto quedaron libres y expeditas la plaza y calles pero no dejaban transitar a nadie para que no viéramos el cuadro desgarrador que éstas presentaban.

14Son las siete: las calles están desiertas, sólo las patrullas y centinelas se ven, que detienen a los transeúntes. Por esta razón no puedo poner ésta en el correo;

15No sabemos si se ha declarado la ley marcial.

16La ocupación de la población por la tropa nos dice que sí.

17Sin embargo esto se anuncia al vecindario y aquí nada se ha anunciado.

18Tampoco se anunció la descarga.

19Hay aquí ciertas singularidades que no sé como explicarme.

20Source : « Correspondencia », La Coalición Republicana, 7 février 1888, p. 2.

Un témoin anonyme

21Rio Tinto, 6 de febrero

22El Gobernador había traído consigo dos compañías de Pavía que formó en la plaza, y sin tener en cuenta que estaba llena de ancianos, mujeres y niños, sin hacer aviso y al hacer una señal convenida hicieron fuego sembrando de cadáveres la Plaza y la calle Perejil. Una pobre madre que estaba dando de mamar a su hijo recibió tres balazos, cayó y el hijo fue hecho pedazos a pisotones. El pobre Manuel González, listero del Almacén, recibió un balazo en el ingle que lo mató en el acto, y yo me escapé gracias a una oleada de gente que me metió en una casa; la pluma se resiste a describir tan brutal atentado, mas de veinte cadáveres quedaron en las calles sin contar los heridos y los que han muerto después en Nerva, Zalamea y aldeas.

23Source : La Coalición Republicana, 7 février 1888, p. 2.

24Cuando se oyó la voz de ¡fuego! Pasó una cosa horrible que no quiero recordar y que recordaré toda mi vida. Yo me encontraba entre la multitud, pasaron los proyectiles como lluvia de plomo, barriéndonos. ¡Qué espectáculo tan espantoso! La fuerza de la huida de aquella muchedumbre me arrojó al suelo, cuando me levanté presa de un estupor grandísimo, parecía que soñaba: gracias que no fui víctima de aquellos proyectiles como lo fueron muchos hombres, mujeres y niños. Cuando terminó aquel fuego graneado el número de muertos y heridos pasaba de ciento.

25Source : La Coalición Republicana, 10 février 1888, p. 3.

V.3 — Lettre de l’alcalde de Zalamea, José González, aux députés comte de Gomar et Juan Talero

26Zalamea la Real 7 de febrero de 1888

27… Saben V des muy bien la grandísima excitación que, no ya en este pueblo, sino en toda la comarca perjudicada por los humos, existe con motivo de los daños que éstos causan a la salud y a la agricultura. Les consta asimismo los sacrificios de todas clases que estamos haciendo para ver de prohibir las calcinaciones al aire libre, en lo que con tanta valentía y decisión nos están Uds ayudando: pues bien, séase que por la revocación del acuerdo del Ayuntamiento del Alosno se creyeran defraudadas las halagüeñas esperanzas que nos había hecho conseguir la real orden de 16 de diciembre y declaraciones del aquí tan popular y tan querido Sr Albareda, o séase porque los ánimos se iban cansando de tan larga como, hasta la fecha, infructuosa gestión en dicho asunto, ello es que a las doce de la noche del día 3 de este mes, fui llamado por el teniente primero de alcalde, manifestándome que numerosos grupos de paisanos recorrían las calles de la población dando gritos de ¡Abajo los humos! Y porraceando en las puertas de los demás vecinos para unirse en manifestación e ir a las minas. Salí a la calle inmediatamente a exhortarles a que se recogieran y desistieran de tan innecesario intento, lo que no pudo conseguirse hasta las tres de la mañana, en que, pareciendo todo tranquilo, nos fuimos nuevamente a recoger, no sin antes haber puesto en conocimiento de los señores ministro de la Gobernación y gobernador el estado de agitación en que se encontraba la localidad.

28Dominado parecía se hallaba todo, cuando a las siete de la mañana del día 4 se presentan en masa las aldeas de este término (de muchas de ellas las mujeres) sin que yo tuviera aviso previo de que hubieran sido avisadas, pero que fue origen de que se volvieran a exaltar los de aquí, uniéndose a los aldeanos y formando con ellos un grueso de gente tan formidable que no bajaría seguramente de 2 000 personas, repitiéndose los gritos de ¡Abajo los humos! ¡Abajo las teleras!

29Inútiles fueron ya cuantas gestiones se hicieron para dominar el tumulto, viéndome precisado, y en evitación de otros malos que pudieran ocurrir, a ver de conseguir el mayor orden y que la manifestación tuviera lugar con carácter pacífico, pero sin salir de la población. Paso a la estación telegráfica a poner este nuevo suceso en conocimiento de las referidas autoridades, pidiendo al señor gobernador el envío de fuerzas para contener el pueblo en cualquier otro arranque de insubordinación en que se manifestara. Pero al salir de la referida oficina, que Vds saben se encuentra a unos 500 metros de la población y en dirección a las minas de Riotinto, me encuentro allí a los manifestantes, que ya no me dejaron volver al pueblo, llevándose además a muchas personas repulsivas a estos siempre peligrosos actos, entre ellas el respetable D. José Lorenzo Durán, Manuel Carvajal y otros.

30Mis esfuerzos, pues, se limitaron a que se conservara el mayor orden posible, estando ufano de haber conseguido que hasta los palos que llevaban algunos manifestantes (pues otra clase de arma no sacó ninguno) fueran arrojados al campo, con gran explosión de alegría y de vivas al orden, al gobierno y al Sr Albareda.

31En esta actitud pacífica llegaríamos como a las doce de la mañana a Minas de Riotinto, habiéndosenos unido poco antes unos cuatro mil o cinco mil huelguistas obreros en dichos establecimientos.

32Se nombraron dos comisiones, una por parte de éstos y otra por la de los pueblos, de la que contra mi voluntad tuve que formar parte, acercándonos al ayuntamiento a exponer nuestras respectivas pretensiones, que eran: aquéllos para que aquella corporación intercediera con la empresa sobre ciertos descuentos que se les hacían y que no creían justos, y nosotros para que acordara la supresión de las calcinaciones al aire libre. El teniente primero de alcalde salió al balcón diciendo a los manifestantes que inmediatamente se tomaría acuerdo sobre los referidos particulares, si bien privadamente a las comisiones nos decían que estaban en espera del gobernador, y que a su llegada tomarían la resolución que se estimara conveniente.

33Llega después de unas tres horas la referida autoridad y cuando ya muchos manifestantes de este pueblo habían vuelto a sus casas, siendo vitoreada por la multitud, a cuya autoridad, habiendo subido al Ayuntamiento, expusimos los objetos de la manifestación.

34No pueden Vds figurarse la dolorosa impresión que se apoderó de mi animo cuando noté la actitud brusca y prevenida del Sr gobernador, que oía con el mayor desdén e incredulidad todo cuanto se le exponía, y a quien, con todas las fuerzas de mi alma, suplicaba diera algunas esperanzas a los manifestantes, que con poco sería muy bastante para que se disolvieran y marcharan tranquilos.

35A nada accedió el mencionado Sr gobernador, sino que lo mismo que decía a las comisiones en el Ayuntamiento, salió a manifestar al público, que era que se disolvieran, puesto que enterado ya de las presiones aducidas, no consentiría que por el Ayuntamiento y bajo aquella presión se tomara acuerdo ninguno, pues ni menos estando el allí, pues que si lo hacía lo revocaría enseguida, como había revocado el de Alosno y revocaría todos, con lo que acabó su alocución.

36Figúrense ustedes el desaliento que se apoderó de mi alma con tan poco consoladoras palabras, pues me temía que el pueblo irritado pudiera pasar a las teleras, talleres y demás, causando los desperfectos consiguientes, o por lo menos destruir aquellos aviva fuerza.

37Haciendo estas reflexiones al señor gobernador me encontraba, cuando el señor teniente coronel D. Ulpiano Sánchez salió también al balcón del indicado edificio a manifestar a la multitud allí agolpada que desalojase el pueblo en el término de una hora y que no comprometiera a sus hermanos, indicando a los soldados, pues que estaba decidido a disolver la manifestación, si no de grado por la fuerza de las armas.

38Apenas hubo pronunciado esta última frase se oyó una voz que dijo: Si Vd tiene armas, también nosotros las tenemos; pero aun no había concluido de repercutir esta desgraciada voz, cuando instantáneamente se oyó una terrible descarga, siguiendo quizás por unos cinco minutos los tiros de fusilería que dejaron sembradas aquellas calles de cadáveres, heridos y contusos, apareciendo mas aterrador el espectáculo por cuanto casi toda la multitud se encontraba tendida en el suelo, a donde habían caído arrollados los unos por los otros en la huida.

39Ya se harán cargo, amigos míos, de la universal consternación que tan bárbaro como inesperado atentado produjo en la población, increpando los unos al gobernador civil y otros al teniente coronel, pero disculpándose ambos con el mayor aturdimiento y confusión de que no habían mandado hacer fuego, preguntándose mutuamente y a todos los que allí habíamos quién era el que había dado la fatídica voz.

40Desde luego que no fue el gobernador civil porque, como dejo dicho, se hallaba a la sazón hablando conmigo, pero que fue causa de rabia general el oír, pasados algunos momentos, a dicho teniente coronel que ya había averiguado la causa de haberse hecho armas contra los paisanos, y que era la de haber arrojado estos un cartucho inflamado de dinamita sobre la tropa, cosa que nadie, absolutamente nadie había visto, ni oído explosión cualquiera.

41Dije antes que ambas referidas autoridades se preguntaban aturdidas por quién se había dado la voz de fuego, que yo no pude saber porque me encontraba en el Ayuntamiento, pero a varios testigos, y especialmente al herido gravemente Manuel Serrano, he oído afirmar con repetición y entera seguridad de que fue el teniente coronel, lo cual, por el sitio que ocupaba, oyó y vio perfectísimamente.

42Debo hacer constar que la Guardia civil hizo fuego al aire.

43Según mis cálculos, debieron quedar muertas en aquellas calles sobre una veinte personas, pasando seguramente de ciento cincuenta los heridos entre graves y leves.

44No creo que debiera insistir en que la manifestación tuviera carácter de pacífica cuando nadie lleva armas, cuando tomaron parte en ella mujeres y niños, cuando iban acompañados de la música del pueblo a quien la misma Guardia civil le proporcionó espacio en la plaza para tocar a la llegada a las minas, y sobre todo el significativo hecho de que, media hora antes de las descargas, o acaso menos, fuera mandada retirar a descansar o dar pienso la caballería de la Guardia civil, que por cierto se encontraba en un sitio donde hubiera experimentado considerables bajas de haber permanecido allí.

45Tampoco quiero pasar en silencio que casi todos los muertos y heridos lo han sido por la espalda pues que la muchedumbre al notar la actitud de la tropa se dio a la fuga, viéndose muchos imposibilitados de conseguirlo porque eran arrastrados y tirados al suelo por sus compañeros.

46En muchos mas detalles me pudiera extender, pero los callo hoy, por no ser los mas importantes y por las ya exageradas proporciones que va teniendo ésta.

47Concluyo la, pues, asegurando a ustedes que es la estricta verdad cuanto dejo narrado, y que pueden sin temor alguno desmentir cualquiera otra versión que contraria a ésta oigan y que se invente para los fines que ya supondrán.

48En nombre, pues, de este pueblo en masa, ruego a ustedes gestionen por que no se desvirtúen o adulteren los hechos y evitar que, a mas de las desgracias ocurridas, no vayamos a tener también las consecuencias de un sumario.

49Se repite de ustedes afectísimo amigo y seguro servidor

50Source : AHN Interior, 60, A, 1, 6, « Los sucesos de Riotinto », El Imparcial, no 7447, 12 février 1888.

V.4 — Le massacre du 4 février : rapport de la Garde civile

51Traslado de una comunicación participando lo ocurrido en Minas de Rio Tinto (Huelva)

52Madrid, 7 de febrero de 1888. Al Excmo Sr Ministro de la Guerra

53Excmo Señor,

54El 1er Jefe de la Comandancia de Huelva de este Instituto de mi cargo desde Minas de Rio Tinto con fecha 4 del actual me dice lo siguiente:

55Entre 10 y 11 de la mañana se presentó frente al Ayuntamiento de estas minas una manifestación de obreros con banderas cuyo lema era «Abajo los humos y reforma en los trabajos» siendo recibida por la Corporación Municipal una Comisión de la misma, cuya manifestación se retiró a poco en el mayor orden.

56Sería las dos de la tarde cuando volvió a la plaza la indicada manifestación se guida de otra del pueblo de Zalamea también con bandera y a poco otra del de Nerva en unión de algunas menos importantes de pueblos inmediatos;

57Pasaron comisiones de las mismas a conferenciar con el Ayuntamiento que estaba reunido en Sesión permanente, y no habiendo avenencia por resistir la Corporación la imposición que querían hacerle para que adaptare el acuerdo de suprimir las calcinaciones al aire libre, se dirigió el alcalde de ésta al público aconsejando la disolución de las manifestaciones en la misma forma pacífica que hasta allí habían guardado. Las comisiones hicieron por secundar los deseos del Alcalde pues su propósito era también evitar conflictos, pero tanto uno como otros vieron defraudados sus esperanzas, pues los manifestantes, si bien en actitud pacífica todavía y protestando de que por ningún concepto alterarían el orden, se negaron a abandonar la plaza y calles inmediatas en que estaban situados ínterin no se resolviere por el Ayuntamiento acerca de sus pretensiones. A todo esto el que suscribe con el grueso de la fuerza que mandaba contenía la multitud evitando que el orden se alterase.

58En este estado se presentó a las 4 y media el Sr Gobernador de la Provincia con dos Compañías de Infantería mandadas por el Sr Coronel Teniente Coronel D. Ulpiano Sánchez, cuya fuerza formó en la plaza unida a la del Instituto que allí había.

59El Sr Gobernador Civil que desde luego se había internado en el Municipio y hecho cargo de la providencia del mismo, recibió a las comisiones, a las exigencias de las cuales opuso las razones de que era imposible que la Corporación acordase nada mientras estuviese bajo la presión que se la quería ejercer, procediendo dicha autoridad acto continúo a dirigir al público la palabra, recomendando se retirasen y por ningún concepto trataran de alterar el orden público. Fue interrumpido con voces negativas, algunos silbidos y palabras inconscientes.

60A excitación del Gobernador les intimó la disolución en buenas formas el expresado Jefe de Infantería, pero el sentido agresivo de las manifestaciones iba en aumento a ser contestado con expresiones de que ellos también tenían fuerza y que eran más, oyéndose incontinenti la voz de fuego dada por paisanos y alguno que otro disparo: en el tumulto que esto produjo fueron casi arrollados sobre las casas consistoriales los soldados y guardias; y deshecha en parte la formación por las masas, dando esto lugar a que varios individuos de tropa sin esperar la voz de sus oficiales y antes que éstos pudieran impedirlo (en ocasión de estar el que firma en el Ayuntamiento con el Gobernador y Jefe de Infantería cargasen las armas y contestasen la agresión haciendo fuego, ocasionando con ello la inmediata disolución de las masas y desgracias en vidas, desgracias que no han sido infinitamente mayores gracias a la energía de la oficialidad que secundando a los Sres Gobernador y Teniente Sánchez y el que suscribe (presentado seguidamente en la plaza) hicieron cesar el fuego antes del minuto quizás de iniciado.

61Rectificando el número de desgracias, haré constar que hasta la fecha hay trece cadáveres de paisanos en el depósito y se sabe de siete heridos, entre ellos un soldado contuso de pedrada y los guardias 2°s de la 11ª Compañía Rafael Martínez Meché y Antonio Rodríguez Márquez heridos levemente de instrumento punzante, el 1° en una oreja y el otro en una mano. Quedaron abandonados en el lugar del suceso infinidad de palos de gruesas dimensiones, varias pistolas, unas disparadas y cargadas otras y muchas navajas de diversas clases, todo lo cual queda a disposición del Sr Magistrado de la Audiencia de Huelva, Juez especial nombrado para la instrucción de diligencias con motivo de la huelga y demás hechos conexos.

62El comportamiento de la fuerza del Cuerpo desde el día 1° en que fue llegando a ésta hasta el momento presente en que está hecho cargo del mando el Sr Teniente Coronel de Infantería, creo que no dejara nada que desear a V. E.; siendo de notar el buen espíritu a pesar de casi no descansar, comer ni dejar las armas, todo lo cual ha sido preciso para poder ir conteniendo los excesos de los grupos que constantemente y desde el primer día se han estado formando y que en general no ha bajado cada uno de 2 a 3 000 hombres. Debo así mismo llamar la atención de la respetable autoridad de V. E. acerca de la actividad incansable desplegada por el Sr 2° Jefe de esta Comandancia quien no ha perdonado medios ni fatigas para enviar a esta con tal acierto y de acuerdo con el Sr Gobernador civil cuantos refuerzos he ido necesitando, pudiendo asegurar que la oportuna y sucesiva llegada de los auxilios ha contribuido en gran parte al éxito hasta ahora obtenido.

63Actualmente se halla asegurado el orden y tomadas cuantas medidas parecen oportunas para evitar nuevas agresiones y dar protección al vecindario pacífico, personal de extranjeros e intereses generales del Centro Minero y población. Sin embargo son las once de la noche y acaban de recibirme noticias de estar cortados el telégrafo de la Compañía Minera y demás que proceda; seguiré dando cuenta a V. E. de cuanto de importancia ocurra.

64Source : AHM, Asunto 5913, 7, Orden Público, Andalucía, Febrero de 1888, Sucesos de Riotinto, pp. 80-91.

V.5 — Rapport du général de brigade Castro au capitaine général de Séville, transmis au ministre de la Guerre

65Excmo Sr,

66Tan luego como recibí la orden de V. E. con las instrucciones verbales así como copia de otros informes que creyó oportuno pasarme, en el primer tren que salió me trasladé a Huelva donde conferencié con el Excmo Sr Gobernador Militar de la Provincia pues si bien este Sr no presenció los pasados y recientes acontecimientos, entendí que como autoridad superior Militar intervino en ellos con sus ordenes y me daría antecedentes que podían servirme de ayuda o guía en el curso de mis investigaciones. Verificada la expresada entrevista me trasladé a Rio Tinto, punto donde tuvieron lugar las ocurrencias cuyos hechos debía estudiar y depurar, contrayéndome principalmente a la parte militar o sea a la gestión que cupo a la fuerza del Ejército que allí concurrió.

67Bajo dicho supuesto no me ocuparé del origen y curso de la huelga ni de sus consecuencias sino de la manifestación imponente de mineros de diferentes pueblos cercanos que vinieron a Rio Tinto para en unión de los de la localidad invadir parte de la plaza y todas las calles adyacentes, haciendo al propio tiempo conferencia con el municipio una comisión que pretendió imponérsele para que en el acto decretase la suspensión de teleras o sean las calcinaciones de minerales al aire libre. En esta altura los sucesos llegó el Sr Gobernador Civil de la Provincia acompañado de dos compañías del Regimiento de Infantería de Pavía que habían salido de esta capital en la mañana del mismo día. Desde aquí empezaré el examen de los hechos militares que me propongo hacer para someterlos a la consideración de V. E.

68Reconocí como preliminar el sitio donde tuvo lugar la siempre lamentable colisión deduciendo de ello que acaso sin el examen y reflexión debida, ocupó la plaza con las fuerzas a sus órdenes el Sr Teniente Coronel D. Ulpiano Sánchez, colocándolas en línea y haciendo martillo al frente de la casa Ayuntamiento, quedando en posesión del resto de dicha plaza los manifestantes que por tanto rodeaban la tropa exceptuando el claro que quedaba entre la Infantería y Guardia Civil que de igual manera formaba de lo que podrá V. E. hacerse cargo por el plano que al efecto tengo el honor de acompañarle. He dicho que con poca reflexión se ocupó la Plaza y se sitúo la fuerza, por ser evidente que caso de agresión repentina, sería por la espalda por una multitud que aunque exagerado parece por las cuentas que se hacen subiría a veinte mil personas; todo se lo hice conocer al mencionado Sr Teniente Coronel, pero me contestó que él lo entendió de otro modo y creyó que su fuerza quedaba en buenas condiciones.

69Aún dado y admitiendo la imprescindible necesidad de ocupar la plaza, no es muy difícil comprender que una formación en columna era la indicada apoyando su retaguardia en la casa consistorial despejando el terreno de los costados pacíficamente y con paciencia la Guardia civil y preciso también que ésta avanzase algunas parejas al frente para en caso de una acometida dejar tiempo y libertad de acción a la primera subdivisión de la columna para hacer uso de sus armas y al mismo tiempo poder mover el resto de la fuerza según dictasen las circunstancias También fue sensible que dicho Sr Teniente Coronel en la situación que se encontraba llegase su consideración hacia el Sr Gobernador Civil hasta el punto de acceder a su indicación de subir al Ayuntamiento dejando la fuerza en la Plaza, huérfana de su Jefe principal en tanto que nada encargó ni previno al capitán a quien correspondía sucederle en el mando. No tardó mucho en que se tocasen los efectos de las deficiencias pues no cediendo la comisión de manifestantes de sus exigencias ni el pueblo todo acatar y acoger los consejos que primero el Gobernador y luego el Teniente Coronel desde el balcón le dieron, sino por el contrario llegó su osadía a por unos contestar que ellos tenían armas y dinamita y eran muy superiores en número, y simultáneamente por otros dar voces de fuego sonando algún disparo seguidamente con lo que se consumaba y declaraba la agresión. He aquí si fue improcedente la separación del Jefe principal veamos las consecuencias. En estos momentos fue cuando su autoridad debió obrar y sin titubear proceder a usar del derecho que la ley de orden público y Real Orden aclaratoria de 17 de Agosto de 1885 le concede asumiendo el mando y declarando con carácter provisional el estado de guerra, verdad es que el Jefe que nos ocupa bajó seguidamente este de la casa Ayuntamiento corriendo al puesto que el deber y el honor militar le marcaba, pero fue tarde, el soldado lastimado por los insultos que del pueblo había recibido y siguiendo el instinto defensivo no bien sonaron los disparos, obrando por cuenta propia y sin haber precedido voz alguna de sus capitanes dieron como pudieron frente a las masas del pueblo que los comprima y casi arrollo rompiendo el fuego sobre él, fue corto pues los oficiales se interpusieron haciéndolo cesar, si bien no pudieron evitar causasen algunas víctimas, pero como todo tiene su parte buena, acaso este proceder haya sucedido en evitación de mayores malos y desgracias, la providencia sola hizo de este modo inesperado e irregular poner término al conflicto. Vista la actitud de las masas y su arrogancia apoyadas en su crecido número no debía expresarse solución o término pacífico y seguro hubiese tenido que ser dirimida la situación por la fuerza de las armas. De estar todo en su debido lugar, esto es la tropa convenientemente situada y el Jefe principal en su puesto, el honor de las armas no habría quedado sujeto a la casualidad sino asegurado, más en cambio si se piensa en los efectos de una sola descarga hecha a tiempo sobre tan apiñada multitud, bien dirigida y a la voz competente, no puede desconocerse que las víctimas hubiesen alcanzado un número señaladamente mayor y bajo este punto de vista se terminó el conflicto pronto, puede decirse fue resuelto y en el menor mal posible. Sirva esta consideración para atenuar la falta cometida por los impulsos del soldado al romper espontáneamente el fuego, por más que sea indiscutible faltó al precepto de ordenanza que le obliga a obrar siempre bajo la obediencia de sus Jefes al mismo tiempo que a la disciplina del fuego que le enseña la manera de efectuarlo. El corto tiempo que hoy sirven hace que el soldado no puede tener el aplomo y serenidad del veterano que conoce el fuego y el peligro y sabe sufrirlo tranquilo cuando es preciso y espera las prevenciones de su Jefe para contestarlo; esto explica que los que estuvieron en la colisión de Rio Tinto no creen haber obrado improcedentemente, sino al contrario que hubiesen faltado si al ser agredidos no respondiesen haciendo uso de sus armas seguidamente.

70Esto es Excmo Sr el juicio que he podido formar del estudio hecho de los estudios de Rio Tinto, si mis apreciaciones no fuesen las debidas, disculpa encontrarse en obsequio de la verdad e imparcialidad que las han dictado.

71Sevilla 13 de febrero de 1888

72Excmo Sr Brigadier Manuel de Castro

73Source : AHM, Asunto 5913, 7, Orden Público, Andalucía, Febrero de 1888, Sucesos de Riotinto, pp. 128-138, « Informe que presenta el Brigadier que suscribe como resultado de la comisión reservada que por el Excmo Sr Capitán General del distrito de Andalucía se le confirió en 9 del presente mes, en cumplimiento de lo que le ordenó el Excmo Ministro de la Guerra en telegrama reservado del mismo día ».

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540