Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De fumées et de sang

 | 
Gérard Chastagnaret

Annexes

Annexes iv

Janvier 1888

Texte intégral

IV.1 — Albareda aux Cortes

1Yo he sido atacado con rudeza, y sobre todo con injusticia. en España y en algunos periódicos del extranjero, suponiéndome con no se que interés, o animadversión, o ideas preconcebidas en un sentido o en otro; […] Yo debo hacer a S. S. y delante toda la Cámara una declaración, y es que, en la cuestión de los humos de Huelva, todas mis simpatías (no olvide S. S. el peso y la significación de las palabras) están del lado de los pueblos; […] Empresas poderosas, en virtud de un derecho que unas han adquirido por titulo oneroso y otras de tiempo antiguo, ejercitan en la provincia de Huelva, como todos sabéis, la industria que consiste en sacar los ricos tesoros de cobre que en las entrañas de aquella provincia guarda benéfico el terreno patrio. Envían a Inglaterra los productos que tienen mayor cantidad de mineral en volumen menor, y en cuanto a aquella parte que tiene menor cantidad de mineral, entienden, y yo respeto su opinión, que solo por medio de un procedimiento, que es la calcinación al aire libre, pueden sacar el mineral que atesora aquel terreno en las condiciones económicas necesarias, no para no arruinar su industria, sino por el contrario, para sacar no se si pingues, pero siempre justísimas y naturales ganancias.

2Crece la provincia de Huelva con el desarrollo de esta riqueza y de esta industria; se hacen caminos de hierro; se construye un magnífico muelle (yo no lo he visto pero he oído a todo el mundo alabar su gentileza, su hermosura y su mérito): se desarrolla en fin, una riqueza grandemente importante para el Estado español y bajo el compromiso moral de seguir la línea de conducta más recta, por lo mismo que se trata de empresas extranjeras, y por lo mismo que España necesita tener propicio el crédito de los pueblos civilizados para poder traer aquí en buenas condiciones los capitales necesarios para el desarrollo de la agricultura y de la industria. Todas estas consideraciones se levantan delante del Gobierno de S. M., y sobre todo, delante del encargado de presentar el proyecto de dictamen, y parece que inclinan mi ánimo a que intereses tan sagrados y tan respetables deben salir airosos y deben conseguir del Gobierno y del Ministro la resolución más conveniente para ellos.

3Pero ¡ ah, señores! que de otro lado se levantan las quejas y clamores de cuarenta pueblos, cuyos habitantes, según informes dignos de respeto, sufren y padecen porque un interés ajeno al suyo, pero que está cercano, convierte el ambiente puro que les dio la naturaleza y que les regaló pródigo el cielo, en un clima pestilente en el que ven enfermos a sus mujeres y a sus hijos. Esos humos, que producen una riqueza tan digna de estimación, van arrasando los campos, se acaba la fertilización, se secan los arboles, se envenenan las aguas de los ríos, la pesca desaparece, el alimento se hace difícil, y no se sabe donde se detiene esto, porque los humos se paran para destruir, y al día siguiente de haber convertido en un verdadero desierto un pedazo de terreno antes fértil y agradable, adelantan implacables. y, según justificaciones que me merecen entero crédito, llegan ya a producir sus estragos a una distancia de leguas. […]

4Y en cuanto al fondo de la cuestión, ¡ah, señor Bushell! Si S. S. pudiera darnos luz para encontrar una solución de transacción, la Patria le quedaría agradecida, y yo muy reconocido también. Pero si se quiere que yo resuelva la cuestión a favor de los intereses de las empresas, presenciando impasible la ruina de cuarenta pueblos, a eso no llegaré nunca: lo digo en público y muy alto, porque quiero que todo el mundo lo sepa. Todo procedimiento de transacción, toda fórmula de armonía entre ambos intereses serán por mí estudiados con amor; como que no busco otra cosa para presentar una solución al Gobierno de Su Majestad; pero sacrificar esos pueblos, esterilizar un pedazo de mi Patria, siquiera fuese pequeño y poco interesante, y convertirlo en una especie de desierto, eso, el actual Ministro de la Gobernación jamás lo hará.

5Source : Diario de sesiones, Albareda devant la Chambre des députés, 12 janvier 1888, pp. 526-527 [extraits].

IV.2 — Lettre de R. L. Thomson au ministre de la Gobernación

6Madrid, 18 de enero de 1888

7Thomson (Jovellanos 5)

8Al Excmo Sr D. José María Albareda

9(particular)

10Mi muy distinguido amigo:

11No puedo hacer menos que llamar seriamente su atención al adjunto suelto, tomado de un periódico de Huelva (La Libertad), que vengo de recibir (envío el periódico).

12Si se permite repetir en Alosno el día 21 del corriente lo pasado en Joya, Nerva, Río Tinto (de que ya le he enterado a V.) será gravísimo, porque entonces aparecerán tener razón las personas que afirman o creen que al Gobernador se ha dejado entender, abusando vilmente del buen nombre de V., que él debía dejar obrar con completa libertad los bandidos que forman las cuadrillas armadas de los cuales se han servido , en pro de sus fines, los «agitadores» de Huelva, capitaneados en esta capital por dignísimos representantes.

13Pero la luz está haciéndose poco a poco entre los humos y los datos, los telegramas etc falsos, fabricados para extraviar la opinión pública y abusar a la vez de su bondad de corazón. Las personas que han querido comprometer a V. irremediablemente, identificándole con ellas en hazañas ilegales y atropellos contra gente pacífica y trabajadora desprestigiando así el gobierno se han equivocado. V. me ha prometido que justicia se hará. V. «perseguirá y encarcelará» (según las órdenes dadas en mi presencia, toda persona que haya tomado o está tomando parte directa o indirectamente en romper las leyes deshonrando así el ministerio de su digno cargo. Me confío en esta promesa. Tengo ya los hilos y espero que no se romperán hasta llegaré a donde quiero llegar — al castigo ejemplar de los verdaderos culpables sean quien sean. Si haya algarada en El Alosno el día 21 del corriente, entonces sacaré del gobernador la verdad del porque en esta como en las otras ocasiones se deje obrar así impunemente. Tengo mas que sospechas que V. ha sido abusado de la manera más indigna.

14La misma campaña que he hecho durante seis años sin descanso contra Ruiz Zorrilla, haré contra las personas que son para mí de la misma categoría que Zorrilla empleando prácticamente las mismas medidas procedimientos revolucionarios para desprestigiar y desacreditar a España en la faz del mundo civilizado.

15La cuestión de la calcinación al aire libre, a la cual estoy buscando una solución, es la menor en esta asquerosa cuestión.

16Source : AHN, Interior, A, 60, 1, 1. Les passages en caractères romains sont soulignés dans l’original.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable