Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De fumées et de sang

 | 
Gérard Chastagnaret

Annexes

Annexes ii

L’enquête de 1877-1878

Texte intégral

II.1 — Extraits de l’article de l'alcalde de Zalamea paru dans la Gaceta agrícola del ministerio de Fomento le 15 avril 1877

1Es tal el incremento que va tomando la calcinación de minerales cobrizos en las minas de Río Tinto y de Tharsis que radican en esta provincia que nos hace temer llegue un día en que desaparezca toda vegetación en el radio a que alcancen los humos que se desprenden de esas calcinaciones.

2Nuestro temor se funda en que, en el tiempo que las de Río Tinto eran explotadas por el Estado, sólo existían en calcinación sobre 300 teleras a lo más, habiéndose destruido progresivamente grandes pinares, también del Estado, y las huertas y demás fincas de particulares existentes en el término de dicha población que alcanzará como media legua de diámetro, enclavado en el de esta villa, empezando ya por entonces a notarse grandes perjuicios en fincas próximas al límite de aquel. Hoy se calcinan sobre 2 000 teleras, y progresivamente cada día ascienden de 7 a 10, hasta llegar a 6 000 según se dice. Con las dos (mil?) existentes se nota ya la destrucción de las sementeras y pastos que se encuentran a distancia de una legua y más del punto de calcinación; de donde hay que deducir forzosamente que será atacado también el arbolado y monte hasta quedar completamente infructífero, como lo está el término primitivo de las minas, llevando consigo la desaparición de la ganadería, colmenas y toda otra industria agrícola. […]

3¿Tienen derecho las empresas propietarias de dichas minas a beneficiar sus minerales sin limitación alguna y sin tener en cuenta los intereses y la riqueza del país en que se hace la explotación? No se les puede obligar a que ese beneficio se haga dentro de ciertas condiciones con las que se procure armonizar los intereses de la industria con los de la agricultura? Caso afirmativo, ¿Cual será, a juicio de esa redacción, el camino más corto y sencillo que deben tomar los propietarios, colonos y ganaderos de las comarcas a quienes afecta el humo para evitar la propagación del mal y de indemnización del daño ya causado?

4Source : AHN, Diversos, títulos, Familias, leg. 3189, nº 12.

II.2 — Expositions au Gouvernement

5Rio Tinto, Tharsis y Los Silos […] han multiplicado sus calcinaciones de una manera tan extraordinaria que los humos de las teleras, después de secar y destruir todos los terrenos forestales de sus pertenencias, avanzan progresivamente sobre los términos de estos pueblos, secando y esterilizando cuantos sembrados y árboles tocan.

6Además, las aguas que recogen en sus inmensos depósitos, con destino al beneficio de sus minerales, al salir de las balsas o pilones en que esta se verifica, sin regla, sin precaución de ningún género se esparcen por nuestros campos, afluyendo a los arroyos y ríos de más o menos importancia, lleva inmensa cantidades de sales, cuyas bases son el cobre, el hierro, el arsénico, con las que envenenan su caudal, haciéndoles inútiles y hasta perniciosas para el abrevadero de la ganadería y demás usos agrícolas.

7Source : Exposiciones al Gobierno…, Mémoire adressé au ministre de Fomento, signé par les municipalités de Zalamea, Campofrío, La Granada, Almonaster La Real, El Berrocal, Santa Ana La Real, El Alosno, Calañas et El Cerro, 22 avril 1878, p. 5.

II.3 — Le problème de l’eau

8No es la pequeña cantidad de cobre soluble que arrastran lo que mas perjudica las cualidades que debe tener el agua natural para la vegetación y otros usos domésticos y ganadería, sino la reacción ácida de los sulfatos férricos que lleva esta agua en disolución cuya acción es semejante a la del ácido sulfúrico libre mas o menos dividido […] teniendo las aguas que han servido a la cementación artificial hasta 20 veces mas sales de esta especie (sulfatos férricos) que el agua que ordinariamente sale de los desagües de estas minas. […]

9Como este río no corre ordinariamente en verano, estas sub-sales van quedando depositadas hasta las primeras avenidas que las arrastra en un volumen de agua no suficiente para neutralizar su acción nociva pues hay que tener presente que es el resultado o depósito de varios meses y mas aun de los de verano en que hay mucha evaporación.

10Source : AHN, Diversos, títulos, Familias, leg. 3189, nº 21, extraits du rapport de l’ingénieur José Yñigue, Huelva, 26 juin 1877.

II.4 — Le rapport de Juan Caballero Sánchez

11Las grandes mantas de humo empezaron a observarse poco antes de las fuertes arriadas y hasta el 28 de marzo último, en que el que habla salió de Río Tinto, continuaron, si bien dejando algunos días en claro; y eran tan intensas y de tal género, que en las personas, caballerías y en la vegetación, produjeron sensaciones tales, que no había uno que no asombró no recuerde cualquiera que fuera la que á el le alcanzara.

12La hora más frecuente de presentarse era desde que empezaban los primeros albores del día, hasta las 10 de la mañana, reproduciéndose algunas veces a la desaparición del crepúsculo de la tarde, durando hasta las 9 o las 10 de la noche siendo la espesura de la manta de tal manera que las personas, a unos 10 metros de distancia, no se las conocía, y el sol no se veía más que su disco enteramente encendido o rojo, hasta que sobre las 10 de la mañana empezaba a aclararse la atmósfera y cual si hasta esa hora no hubiera salido el sol, carecíamos de sus rayos: y si era por la noche a 10 metros de distancia, una muy tenue estrella, era lo que parecía la luz artificial.

13Pero los efectos del humo no se concretaban a tener nublado el sol y hacer opaca la luz de una bugía, sino que todo el que se hallaba bajo la gran manta que se extendía desde el foco de calcinación hasta el sito llamado «Puerto Rubio» en un sentido, y desde la falda de los cerros Salomón y Colorado hasta la «mesa de los pinos» por otro, y por lo que toca al pueblo y centros de trabajo, estornudaba, tosía, vomitaba y alguno hasta deponía sangre por la boca y por la nariz de una manera imponente.

14La necesidad de tener que despachar buques detenidos en el embarcadero por falta de carga, hizo que alguna vez se ofreciera doble jornal a los trabajadores de las cortas que se conservasen en sus puestos, y pocos fueron los que accedieron y de ellos alguno en completa asfixia y algún otro con vómitos y sangre por la boca y narices, fueron conducidos al hospital.

15El Jefe de talleres, o porque los oficiales no acudían si el humo estaba extendido a la hora de entrar en el trabajo, o porque no podía contener la deserción de ellos si aparecía después de dar principio a las faenas, fijó un edicto en la puerta de su oficina diciendo «que en lo que durasen los humos no se trabajaría, pero que una vez retirado, el trabajo se reorganizaría tomando de la noche las horas que se hubieran perdido en el día».

16En esos días de humos fuertes dio la coincidencia de haber alguna muerte repentina de persona mayor y entre ellas alguna mujer recién parida para quien se cree de peores efectos el respirar los humos.

17Niños, pocos pueblos hay que mueran tantos de padecimientos a la garganta, que es donde con mayor intensidad ejercen los humos su influencia.

  • 1 Esta era la Directora de la escuela pública de niñas. (Les notes afférentes à ce rapport sont dans (...)

18Respecto a caballerías, puede citarse que en una de esas noches de gran humareda la dueña de una caballería mular1 tuvo el descuido de dejar abierta la ventana de la cuadra en que aquella estaba, y esto bastó para que el humo penetrara en la cuadra, y sin más intervalo que una 3 o 4 horas muriera la caballería hinchada y echando sangre por las narices.

19Los burros dedicados al trasporte de tierra y minerales de la calcinación también se diezman con facilidad.

20Los síntomas que generalmente se observan en las personas cuando son atacadas por los humos son: lloro y picazón a los ojos, picazón y carraspera de la garganta, mal gusto de boca, estornudo y toz frecuentísima, y cuando los humos se hacen tenaces, sigue un mal estar y como si se inflamase o dilatase el pecho, el corazón y pulmones, acompañado de vómitos y alguna vez de sangre por la boca y nariz que ya se ha dicho.

21Lo que en los primeros momentos de tales circunstancias se toma con mejor resultado el aguardiente aguado; después hay que seguir el plan curativo que aconseje el médico, haciéndose alguna vez pesada sino muy difícil la cura.

22Hasta aquí las observaciones referentes a personas y caballerías, ahora seguiré con las referentes al campo y vegetación.

23Los humos se extienden por el campo, o después de haberse formado la grande manta que perjudica tanto a los trabajos y pueblo de las minas y aun al de la aldea de Río Tinto; o si hay corriente de aire constante y fija se extiende por el campo según el orden sucesivo con que se producen, pero en uno y otro caso el humo marcha más o menos agrupado tomando las corrientes generales del Río-Tinto por Levante, o del río San Dionisio por Poniente, y por uno y otro lado dividiéndose por todos los barrancos cañadas y valles que más o menos directamente afluyen a los desagües generales, o ya siguiendo el ímpetu del aire cuando este sopla con más fuerza que la que arrastra la corriente, estableciéndose de este modo también las divisiones y subdivisiones a que dan lugar los barrancos, cañadas y valles que encuentra en su carrera; y en uno y otro caso he observado que la línea o perímetro de daño puede representarse por un radio casi igual para todos los puntos de un mismo cuadrante, y como que durante los 7 u 8 meses que duran las siembras hay que admitir infinidad de movimientos en la atmósfera, los vientos durante ese tiempo han de haber cruzado y hasta repetidas veces en todas direcciones y por lo tanto durante ese tiempo y dentro del radio de influencia de los humos no habrá punto en el terreno que estos no hayan recorrido; lo que falta es determinar la longitud de ese radio para hacer las deducciones que exige el porvenir de los terrenos circunvecinos en armonía con la importancia que adquiera el foco de calcinación; pero por el mismo que no se me oscurece el sin número de circunstancias que hay que apreciar no me atrevo a determinarle, y me limitaré a seguir consignando las observaciones que tengo hechas sobre este particular;

24Cuando la calcinación pertenecía a la Hacienda, constantemente había encendidas unas 700 teleras, y sus daños abrazaban un radio de unos 1 500 metros de longitud.

25Cuando la Compañía de Río Tinto elevó la calcinación a unas 1 500 teleras, sus daños abrazaron un radio de 3 000 metros.

26Cuando encendió unas 2 000 teleras, los efectos los he visto sentirse a unos 7 000 metros.

27El número de teleras de hoy creo ha de pasar de 2 500 y según tengo entendido ha de elevarse al del 6 000.

28Como vemos cuanto mayo número de teleras hay, más tiempo va el humo agrupado y mayor superficie recorre en esta forma, así que su acción destructora tiene que irse extendiendo en la razón que corresponda a la masa de mineral en calcinación.

29Sentados estos precedentes paso a referir las observaciones siguientes.

30Sitio ha habido en que he pasado por la mañana y la siembra ha estado lozana y verde; después de mi paso ha sufrido una invasión de humos y por la tarde ya la he visto blanquecina y mustia. A los tres o cuatro días después ha llovido y la he visto no reanimarse la hoja descolorida sino en mi juicio echar nuevo tallo pero con menos fuerza que el anterior, el cual ha vuelto a sufrir otra invasión y acto continuo se ha puesto blanquecina y mustia la hoja, ha vuelto a llover, y un tallo nuevo más débil que el anterior ha reanimado la siembra, y en este caso se encontraba cuando por ausentarme de allí dejé de verla; pero creo no equivocarme en decir: que una siembra invadida por los humos antes del mes de marzo se reanima tantas veces como llueva después de la invasión pero tiene lugar perdiendo mucha fuerza la planta en cada vez que es acometida; y si la invasión de los humos tiene lugar pasado el mes de marzo, no se reanima la planta, y si con corta diferencia queda en el estado que fue invadida.

31Esto es en cuanto a las siembras de la clase de cereales que se cultivan en el campo de Río Tinto y pueblos circunvecinos, sin más diferencia que unas resisten algo más la acción de los humos que otras; por ejemplo: invadidas a la vez y bajo las mismas condiciones una siembra de cebada y otra de trigo, es cosa segura que en la primera se han de conocer en mayor escala los efectos del humo; pero no por esto la segunda queda sin su respectivo daño, pues eso de ser refractaria creo que no hay ninguna de las que como dijo dicho se cultivan en el país; y como atacadas una vez, nadie puede asegurar que lo deje de ser otra y otras y que lo sea indefinidamente, resulta que la cosecha comprendida en el radio dañado, si no desaparece del todo, disminuye mucho en cantidad y pierde mucho en calidad.

  • 2 Esta es la palabra con que en el país dan a conocer el efecto abrasador de los humos.

32Respecto a las yerbas o pastos, puede decirse lo mismo; pues tan pronto como son visitados por los humos, quedan turrados2.

33Aunque pequeños y muy diseminados, hay muchos huertecitos en el país y las plantas que se cultivan en aquellos que están dentro del radio de la calcinación quedan igualmente turradas a la primera invasión que experimentan, quedando ya en el ser que fueron invadidas, o si por no haber sido fuerte la manta de humo, o porque a la planta le cogió en toda su fuerza no muere en el acto, su desarrollo ya es raquítico y malo: todas aquellas cuyas hojas son anchas como la col, acelga, etc. se repliegan o encogen como si fuera con jareta y su color también pasa a ser blanco amarillento.

  • 3 Estos son el olivo, naranjo, peral, melocotón, guindo, cerezo, cirolero y albaricoquero.

34Si a los árboles frutales que dentro del mismo radio se cultivan3 les coge en flor una oleada de humo la flor queda turrada y se cae y el árbol no produce, o si produce algo, el fruto es pequeño y malo; y si aquella les coge después de haber empezado a dar el fruto, este no llega a todo su desarrollo y de un año para otro la producción disminuye hasta que fenice el árbol.

35A la encina le pasa cosa análoga, y tanto en esta como en aquella, después que el humo los ha bañado, sus hojas se enrojecen y hasta se caen lo mismo que cuando en la época natural de ello; más a la época de reanimarse el árbol lo verifica pero no está tan poblado de hojas y el fruto es más escaso y peor. Cosa parecida a esta pasa a el pino: así que la muerte de la clase de árboles que quedan referidos, si bien tiene lugar con tanta más rapidez cuanto más castigados se vean por los humos, no se efectúa tan instantáneamente como en las plantas: siempre hay que concederles alguna más vida por más que se les vea desnudos de hojas unas o más veces; y de todos los dichos el que se hace más fuerte a la acción de los humos es el naranjo, pero no su fruto que apenas toma más volumen que el que tuviera cuando fue invadido, y la naranja no llega a su verdadero tinte.

36El monte bajo, que en general se cría en el término a que me refiero, es la jara, brezo, romero y el jaguarzo que además de servir para alimentar las teleras de calcinación, constituyen el principal alimento del ganado cabrío; y también he visto que sobre este monte tienen los humos grande influencia: la hoja de la jara tan pronto como ha sido visitada por el humo, la he visto enroscarse y perder el aspecto resinoso. El romero ha tomado un aspecto más blanquecino y la hoja se ha puesto más áspera ; y cosa parecida a esta le ha sucedido al brezo y al zaguarzo; y en los puntos en que los humos combaten constantemente puedo decir: que toda esta clase de monte desaparece sin esperanza de una reproducción inmediata; De esto tenemos ejemplos en casi toda la zona que pertenece al término de las Minas de Río Tinto, que es la dañada en tiempo de la Hacienda; y en dicha zona, no es que nacen las plantas y los humos las matan, sino que desaparecieron y no han vuelto a nacer a pesar de haber estado la compañía sin calcinar en sus dos primeros años.

37El ramo de floricultura excuso referir que también es destruido ante la influencia de los humos;

38Y ahora bien, reasumiendo todos mis anteriores datos, diré=

39Que en lo que las calcinaciones de Río Tinto no rebajen mucho el número de 2 000 teleras, los terrenos a que en primer término afectan los humos serán solamente los de

  • Minas de Río-tinto
  • Aldea de Río-tinto
  • Aldea del Ventoso
  • Aldea de las Delgadas
  • Aldea del Campillo
  • Aldea de Traslasierra

40Y en 2° término está una gran parte del lado de L. Y N. del término de Zalamea la Real a que a la vez pertenecen todas aquellas aldeas.

41Otra parte del Levante y Norte de la aldea de Marigenta, que también pertenece a Zalamea; y otra parte del Poniente y Norte de la aldea del Madroño que lo es de Castillo de las Guardas.

42Y que recorriendo en el campo los terrenos como dañados en 1er término se ve que salvo los puntos extremos y aquellos otros en que por su situación topográfica no tienen fácil entrada los humos, no baja de una superficie de unos 80 millones de metros cuadrados los que han de ser totalmente turrados; de los cuales la compañía si no ha pagado daños todavía, ha adquirido por compras una superficie de más de 14 millones de metros cuadrados, cuyas adquisiciones han tenido lugar mediante previo aprecio del perito de la Compañía Manuel Pío González, que dicho sea de paso, en el país nadie desmiente ni aun pone en duda sus buenos conocimientos prácticos y su notable honradez, y por lo tanto sus tasaciones son siempre muy atendibles y mas para el que como yo tan de cerca las ha tocado; pero a gran parte de los particulares les he oído siempre inclinados en que a pesar de todo lo bueno que reconocen en dicho perito, quisieran ver que la Compañía les conceda el derecho de poner ellos otro y que cuando hubiera diferencia entre los dos, que esta se subsanase tomando un termino medio, o que un 3er perito nombrado mancomunadamente o por la autoridad si no hubiera conformidad, que sea quien decida la cuestión, pero a esta exigencia no se ha accedido todavía.

43Juan Caballero y Sánchez

44Source : AHN, Diversos, títulos, Familias, leg. 3188, no 58, Datos referentes a los humos de Río-Tinto según observaciones del que suscribe, s.d. [très probablement avril 1878].

Notes

1 Esta era la Directora de la escuela pública de niñas. (Les notes afférentes à ce rapport sont dans le document original)

2 Esta es la palabra con que en el país dan a conocer el efecto abrasador de los humos.

3 Estos son el olivo, naranjo, peral, melocotón, guindo, cerezo, cirolero y albaricoquero.

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540