Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

De lagrymas fasiendo tinta…

Parte III. Territorios

Los motes de la corte de Carlos V en Alemania

Nancy F. Marino

Texte intégral

1Uno de los pasatiempos literarios preferidos en la corte de los Reyes Católicos fueron los motes, cuya popularidad durable se nota sobre todo en los folios del Cancionero General dedicados a una serie de motes con sus glosas. El mote poético parece haber nacido en la primera mitad del siglo xv: los ejemplos más tempranos son quizás los que se encuentran en el Cancionero de Baena. A lo largo del siglo el número de motes registrados creció rápidamente y los más famosos poetas (como el Marqués de Santillana o Gómez Manrique) los incorporaron a sus composiciones. Para finales del xv los motes llegaron a formar parte de las diversiones en los torneos tan populares en la corte castellana, como elemento importante del juego de las invenciones.

  • 1 Macpherson, 2004, pp. 16-17.

2En este ejercicio recreativo se mezclaba la palabra (es decir, los motes) con una imagen (normalmente las devisas heráldicas de los justadores) y los cortesanos tenían que adivinar la conexión entre los dos elementos: en su estudio ejemplar sobre este pasatiempo, Ian Macpherson señala que para la resolución del enigma no se podía separar lo visual de lo escrito1. Con el tiempo los torneos y las justas en la corte de los Reyes Católicos desaparecieron, y sin embargo los motes seguían siendo muy populares. Fueron un género predilecto entre los poetas de la corte de doña Germana de Foix, un grupo literario que floreció en Valencia entre 1526 y 1536.

  • 2 Sobre la corte literaria de doña Germana véase Marino, 1992 y Ead. (ed.), 2014, pp. 43-48. Sobre l (...)

3Uno de los autores más importantes y prestigiosos de esa corte fue Luis Milán, cuyo libro El cortesano es una especie de crónica de la vida de esta sociedad aristocrática. En las páginas de esta obra podemos leer sobre los torneos de motes que fueron un pasatiempo preferido de la vida ociosa de estos nobles2. Pero la colección más importante de poesía de este género menor se encuentra en otro libro de Milán, El Libro de motes de damas y caballeros. En estas dos obras se nota un giro importante en la naturaleza del mote: no se trata ya de un juego sutil entre palabra e imagen como los motes e invenciones descritos en el Cancionero General, ni del mote como invitación a componer una glosa correspondiente, como los que encontramos en varios cancioneros.

4Los motes que salen de la sociedad cortesana en la primera mitad del siglo xvi son más bien un intercambio entre galán y dama, un pequeño diálogo, una serie de declaraciones o preguntas que evocan respuestas, réplicas, y contrarréplicas. Los motes renacentistas siguen siendo un juego de ingenio, pero ahora este juego es solo verbal, a base de juegos de palabras, bisemias, ambigüedades, eufemismos, y demás sutilezas de la retórica amorosa cancioneril.

  • 3 Véase el artículo de Blecua, 1984 para una descripción general de este códice.

5Los poetas también llevaron el mote fuera de España, y a mediados del siglo xvi se podían encontrar en la corte española del emperador Carlos V en Alemania. Hay una serie de motes en un cancionero pequeño de sesenta y nueve folios (BNE 5602) al que en un estudio anterior bauticé con el nombre de Cancionero de Carlos V3. Para situar este cancionero en el tiempo, se trata de una colección de treinta y cuatro composiciones poéticas y dos textos en prosa sobre varios sucesos del reinado del emperador en tierras del Sacro Imperio Romano entre 1547 y 1552. La campaña militar del emperador que culminó en la batalla de Mühlberg (1547) es un motivo importante de los textos, pero también hay poesías que se refieren a la vida cotidiana de los cortesanos presentes en Alemania en esa época.

  • 4 El 22 de noviembre de 1551 Carlos V mandó una carta a su yerno, Maximiliano, en la que menciona la (...)

6Uno de los episodios sobre la vida diaria de este grupo aristocrático se manifiesta en la forma de una serie de motes. Se trata de unos versos compuestos como pasatiempo y diversión en un viaje en noviembre de 1551 cuando doña María, hermana de Carlos V y reina de Bohemia, trasladó su corte a Innsbruck desde Augsburgo4. Los autores de estos motes son los caballeros de Carlos V y las damas de su hermana. La lista de participantes en este juego de motes es un verdadero quién es quién de los caballeros más destacados de la casa del emperador y de las damas cortesanas de la reina de Bohemia:

  • Luis de Ávila y Zúñiga es el caballero que inicia la serie. Fue comendador de Alcántara, compañero fiel de Carlos V, a quien siguió hasta su retiro a Yuste, y autor de los Comentarios de la guerra de Alemania5;
  • la Señora Policena fue probablemente Policena Ungad, una alemana de la alta aristocracia casada con Pedro Lasso y Castilla y Haro, caballero del linaje ilegítimo de Pedro I de Castilla y cortesano de la casa de Fernando de Habsburgo, hermano de Carlos V6;
  • Hernando de Vega, señor de Grajal, fue comendador de León y presidente de la Orden de Santiago, además de miembro del Consejo de Estado del emperador7;
  • Guiomar de Sá fue hija de una dama portuguesa que llegó a España con Isabel de Portugal, primera esposa de Carlos V. Se casó con Antonio de Melo, conde de Elda y caballero de la corte del emperador8;
  • «Hubremont» se refiere a Floris de Montmorency, caballero flamenco, señor de Hubremont y caballero de la Orden del Toisón de Oro. Fue un íntimo amigo del emperador y estuvo presente en su lecho de muerte9;
  • Es difícil identificar a doña Leonor de Guzmán, por ser nombre muy común en esta época. Sin embargo sería miembro de la ilustre familia de este apellido, probablemente emparentada con el conde de Olivares;
  • Juan de Figueroa fue presidente del Consejo de Estado de Carlos V y nombrado en su testamento como regente después de la muerte del emperador10;
  • También es común el nombre de Catalina Lasso, pero quizás sea la misma que estuvo casada con don Luis de la Cerda, pariente de:
  • Hernando de la Cerda, sobrino del duque de Medinaceli, fue nombrado gentilhombre de la cámara de Carlos V en 1548, junto a Hubremont11;
  • Leonor de Noroña, esposa de Alonso de Borja (hijo de san Francisco Borja) estuvo vinculada a la familia real portuguesa12;
  • Pedro de Guzmán es otro nombre común, pero por la fecha y el lugar, podía ser Pedro Pérez de Guzmán y Zúñiga, hijo del duque de Medinaceli, que fue nombrado I conde de Olivares en 1539;
  • Hay una referencia a la dama «Ana María» sin apellidos, por lo cual es imposible de identificarla;
  • Luis de Piamonte, príncipe de Piamonte y sobrino nieto de Carlos V, fue criado en España como miembro de la familia real castellana. Participó en la guerra de Alemania como encargado del escuadrón de la casa y corte del emperador13;
  • Margarita Cardona, dama de la casa de la reina María de Bohemia desde la juventud de esta, llegó a ser su camarera mayor y una de sus amigas más íntimas. Se casó con un caballero alemán que era el embajador del Sacro Imperio Romano en España. Este matrimonio fue importante en los círculos políticos y culturales de las cortes del emperador y de su hermana14;
  • Gaspar de Quiñones, hermano del conde de Luna, fue nombrado comendador de Mirabel por el emperador en 155115;
  • Pedro de Toledo es también un nombre común en esta época y por lo tanto es difícil precisar su identidad. Sin embargo, no parece tratarse del duque de Alba;
  • Otra señora difícil de identificar es María Magdalena, cuyo nombre aparece sin apellidos;
  • María Manrique de Lara, como Margarita Cardona, fue una compañera predilecta de toda la vida de la reina de Bohemia. Y como doña Margarita, también se casó con un cortesano alemán de alto rango16.

7La serie de motes compuestas por esta ilustre compañía se titula «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch» (fos 16vo-17ro). El resto del epígrafe consiste en las reglas del juego o desafío poético, que establece el tema y las palabras claves del juego:

  • 17 Fo 16vo.

Los caballeros del emperador:
Señoras
Desseamos saber como han passado vuestras mercedes caminos tan trauajosos porque trauajos ya sabemos como se passan. Vuestras mercedes miren qual ha sido el mayor que han tenido y asi sabrán qual será el mayor que tenemos17.

  • 18 Casi todos los motes tienen dos versos, con las pocas excepciones que notaremos en el momento de e (...)

8Los motes que siguen están organizados por parejas18, con el primer mote de cada pareja iniciado por un caballero y luego contestado por una dama. Los autores de estas poesías están identificados en el margen del texto, los hombres a la izquierda y las mujeres a la derecha (véanse las imágenes al final de este ensayo). Queda evidente que todos los participantes tienen claro que los caballeros deben incluir en sus versos una de las palabras claves que aparecen en el epígrafe, camino y trabajo o trabajoso, o bien los dos vocablos. Cada pareja de motes está presentada como una unidad independiente, y la dama responde directamente a los versos dirigidos a ella. A pesar de la aparente independencia de las parejas de motes, se puede apreciar cierto desarrollo en estos textos; se nota, por ejemplo, la eventual introducción de una palabra nueva que luego es repetida en los siguientes motes, como observaremos más adelante.

  • 19 Whinnom, 1981, p. 59.

9A primera vista, se trata de una serie de textos concebida como pasatiempo placentero, una diversión para alegrar un poco los rigores del viaje. Pero creo que se puede ver en el vocabulario en cuestión («camino», «trabajo») algo más que un inocente juego poético. Como muchos de los motes del siglo xv, estos textos parecen servirse de dobles entendimientos y otras agudezas poéticas, y a su vez estos juegos de palabras parecen tener un significado erótico. En La poesía amatoria cancioneril Keith Whinnom se refiere al dilema del crítico literario al intentar analizar este tipo de poesías: «Por una parte, es sumamente peligroso tratar de ingenua a la poesía conceptista cancioneril y, por otra, corremos el riesgo de exponernos al ridículo al insistir en ver escabrosidades en versos totalmente inocentes»19. Pero, como Whinnom, «me voy a exponer al peligro».

  • 20 Macpherson, 1985.
  • 21 Alzieu, Jammes, Lissorgue (eds.), 1983.

10Regresemos a las palabras que forman la base del desafío poético o las reglas de este juego: «camino» y «trabajo». Ambas figuran en el léxico erótico de los siglos xv y xvi recogido por Macpherson20 y por Alzieu, Jammes, y Lissorgue21. «Caminar», como el verbo «andar», es uno de los muchos eufemismos por el acto sexual. La otra palabra clave, «trabajo» (y «trabajoso») se puede referir al sufrimiento amoroso, a la pena. Teniendo en cuenta este código «secreto» podemos proceder a leer la serie de motes de este cancionero para ver cómo se incorporan estos y otros vocablos con doble sentido.

11Luis de Ávila y Zúñiga empieza la serie dedicando el único mote de tres versos a doña Policena:

  En vn camino tan largo
        hallo solo vn passo amargo
        que es veros de mi partir.

12«Partir» es otra palabra muy usada en el código erótico señalado por los investigadores, que notan que se refiere normalmente al final del acto amoroso. Se puede entender, por lo visto, que don Luis está lamentando el final del camino/acto. Sin embargo, por su respuesta, doña Policena no parece estar muy molesta por este hecho. A su vez, esta dama juega con la ambigüedad de la palabra «este»: ¿este camino o este paso?:

  Ya por mí este es passado,
        pues he llegado hasta aquí.

13A continuación le toca a Hernando de Vega crear algo con este léxico. A diferencia de Ávila y Zúñiga, que siente pena porque se ha acabado el acto, don Hernando sufre porque le faltan caminos:

  Donde faltan los caminos
        llí sobran los trauajos.

14Doña Guiomar de Sá le contesta con otro punto de vista sobre el acto sexual, que su mayor sufrimiento es no ver el final del camino. Se trata, pues, del mismo camino, pero otro tipo de sufrimiento:

  El mayor que puede hauer
        es no verle ya acabado.

15En el mote que aparece a continuación, Hubremont opta por el simple juego de palabras en adnominatio, empleando el verbo «trabajar» en primera persona y el sustantivo «trabajo». Así evita la cuestión planteada:

  Trabajo de no dezir
        el mayor trauajo mio.

16Doña Leonor de Guzmán le advierte que si no identifica la pena que sufre, será difícil de satisfacer:

  Trauajo que no se dize
        difícil será de pagar.

17Juan de Figueroa incorpora la palabra «perder» en su contribución a la serie, vocablo que, como «partir», en el código secreto del cancionero generalmente se refiere al final del acto sexual:

  Por el camino que voy
        piérdese quien va por él.

18Doña Catalina Lasso continúa en el mismo tono, jugando con el doble significado de «perder/perdido» y de «camino»:

  Harto perdido será
        quien de esse no se guardare.

19El mote de Hernando de la Cerda pone claro que espera padecer el sufrimiento amoroso, la clásica paradoja del amor cortés. Se nota también en su texto la incorporación de una nueva palabra («esperar», en varias formas) que se va a repetir cuatro veces más en los motes que siguen:

  Mi camino es de trauajo
        y el que espero es el mayor.

20Doña Leonor de Noroña parece darle la esperanza de un remedio, el deseo sexual correspondido:

  No ay camino con trauajo
        si sperasse trae remedio.

21Pedro de Guzmán, como el comendador de Alcántara al principio de la serie, también siente pena por llegar al final de su camino, que caracteriza con el verbo sugestivo «salir»:

  Mi camino es trauajoso
        y mas el salirme dél.

  • 22 La falta de apellido de Ana María y el mote de un solo verso parece indicar una mala o difícil lec (...)

22La respuesta de doña Ana María, de un solo verso, parece menos clara en su intención o significado22:

  Mas en tenello en todo.

23La paradoja del dulce sufrimiento se nota también en lo que compone Luis de Piamonte, quien espera algo que a la vez teme, por la pena que sabe que va a causar, otra clásica paradoja del amor cortés:

  Temo mucho lo que spero
        por que sé que son trauajos.

24Doña Margarita Cardona le sigue el juego con el uso de las palabras claves ya señaladas:

  No tengo yo por trauajo
        el que no es mas que temello.

25En el próximo mote, escrito por Gaspar de Quiñones, vemos por primera vez la palabra «deseo», que va a formar parte de todos los motes que quedan:

  Camino de gran trauajo
        me va lleuando el desseo.

26La palabra «deseo» es clave porque no se trata de una bisemia ni parece admitir ambigüedad alguna: el deseo sexual le lleva por el camino del sufrimiento. Esto nos hace comprender que los cortesanos sabían muy bien desde el principio que se trataba de un juego que encubría con vocablos ambiguos expresiones de deseo sexual. Ahora doña Guiomar de Sá contesta (por segunda vez en la serie) al mote de Gaspar de Quiñones expresando la necesidad de sentir pena por el deseo, concepto también típico del amor cortés. Se nota también el uso de «descaminado», que juega con el concepto sexual:

  No va poco descaminado
        quien escusare trauajo.

27A continuación, Pedro de Toledo transforma el sustantivo «deseo» en verbo, deseando que la pena no sea mayor que la que se espera, jugando también con el doble significado de «trabajo»:

  Desseo que no sea mas
        que trauajo el que se spera.

28Doña María Magdalena responde incorporando a su mote los vocablos recién introducidos, «temer» y «esperar»:

  No temer el trauajo
        passara lo que se spera.

29Desafortunadamente el copista no identifica al autor del mote final, un momento importante en la serie. El autor de este último texto parece ir poniendo fin al juego poético, aclarando las cosas y reconociendo que todo lo que los caballeros y las damas han escrito en estos versos tiene que ver con el deseo, y que el deseo no tiene fin. Es el estado preferido del amante cortés, el de anhelar el objeto de su deseo a la vez que anhela no anhelarlo más:

  No ay termino en mis trauajos
        si an de seguir al desseo.

30María Manrique de Lara responde a esto de manera resignada:

  Tal puede ser el desseo
        que trauajos den contento.

31A lo largo de estos motes se va notando cierta progresión en la expresión. Se empieza hablando en código sobre «caminos» y «trabajos» y «partidas» y «perderse», y luego se incorporan las palabras «temer», «esperar», y «deseo»: los poetas temen el final del camino que han esperado, que luego se identifica de manera clara como el mismo deseo. Esta progresión sugiere que las parejas de motes no fueron compuestas de modo independiente y luego coleccionadas y copiadas sin poner atención al orden en que debían aparecer. Se puede conjeturar que después del mote inicial compuesto por Luis de Ávila y Zúñiga, los otros cortesanos iban escribiendo sus contribuciones conforme a ese modelo y teniendo en cuenta el contenido y el léxico de todos los demás que lo seguían.

32Considerados entre las otras obras del Cancionero de Carlos V, (en el que figuran romances tradicionales, poesías de Cristóbal Castillejo y Garci Sánchez de Badajoz, y otras canciones trovadorescas) estos motes sirven para recordarnos que el interés en los modelos poéticos de una época anterior no desparece del mapa literario en el siglo xvi. Junto a los motes de la corte de Germana de Foix, ponen muy claro no solo que no muere este género poético del siglo xv, sino que los cortesanos también mantenían viva la vida social de la época anterior con la imitación de sus juegos y pasatiempos. Sin embargo, a la mayoría de estos motes les falta la densidad conceptual o la agudeza de los que forman parte del juego complicado de las invenciones del siglo anterior, con la combinación obligatoria de palabra e imagen.

Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch», fos 16vo-17ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España

Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch», fos 16vo-17ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España

Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch» (fin), fos 17vo-18ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España

Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch» (fin), fos 17vo-18ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España

Notes

1 Macpherson, 2004, pp. 16-17.

2 Sobre la corte literaria de doña Germana véase Marino, 1992 y Ead. (ed.), 2014, pp. 43-48. Sobre los motes en El cortesano véase López Alemany, 2009.

3 Véase el artículo de Blecua, 1984 para una descripción general de este códice.

4 El 22 de noviembre de 1551 Carlos V mandó una carta a su yerno, Maximiliano, en la que menciona la llegada a Génova de estas personas, y le informa de que Hernando de la Vega irá allí para acompañarles en el último trayecto del viaje. Este cortesano es uno de los autores de los motes de esta serie, hecho que nos ayuda a poner fecha a la obra.

5 Dos poesías de este cancionero, el «Romance de Carlos V Emperador» y el «Credo glosado con la victoria de Alemania» fueron compuestas usando los detalles sobre la batalla de Mühlberg incluidos en los Comentarios de Ávila de Zúñiga.

6 Torrijos, en línea.

7 Fernández de Béthencourt, 1907, p. 157.

8 Pérez Saavedra, 1999, p. 206.

9 Pinedo y Salazar, Historia de la insigne Orden del Toysón de Oro, 1787, t. I, p. 240.

10 Seco Serrano (ed.), 1955-1956, t. II, p. 533.

11 Fernández Álvarez (ed.), 1977, t. III, p. 533.

12 Redondo Álamo, Yun Casalilla, 2009, p. 46.

13 Hernando Sánchez, 2000, p. 112

14 Cruz Medina, 2014, pp. 99-119.

15 Fernández Álvarez (ed.), 1977, t. III, p. 162.

16 Marek, 2008, pp. 1011-1014.

17 Fo 16vo.

18 Casi todos los motes tienen dos versos, con las pocas excepciones que notaremos en el momento de estudiarlos.

19 Whinnom, 1981, p. 59.

20 Macpherson, 1985.

21 Alzieu, Jammes, Lissorgue (eds.), 1983.

22 La falta de apellido de Ana María y el mote de un solo verso parece indicar una mala o difícil lectura del original con el que trabajaba el copista.

Table des illustrations

Titre Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch», fos 16vo-17ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/3425/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 230k
Titre Papeles varios, «Los motes que se hizieron a las damas de la Reyna de Bohemia quando vino d’España en Y[n]spruch» (fin), fos 17vo-18ro, BNE, MSS/5602. © Biblioteca Nacional de España
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/3425/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 226k

Auteur

Michigan State University

© Casa de Velázquez, 2017

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable