Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El acceso de los pobres al suelo urbano

 | 
Antonio Azuela
, 
François Tomas

Introducción

Antonio Azuela et François Tomas
Traduction de Jean Hennequin

Texte intégral

  • 1 Para el Banco Mundial, el umbral de la pobreza corresponde a un ingreso por persona inferior a los (...)

1La implantación de asentamientos irregulares, tales como los que proliferan en la periferia de las ciudades latinoamericanas, constituye desde hace medio siglo la forma más difundida de accesa al suelo urbano para aquellas familias que no poseen los medios necesarios para recurrir al mercado inmobiliario formal, y que por tal motivo son calificadas como “pobres”.1 Este fenómeno ha llegado a ser tan masivo, que en numerosos países ha movilizado, además de los interesados y sus organizaciones, a los poderes públicos, a las fuerzas políticas y a los investigadores. La presente obra se inscribe, por lo tanto, en una ya abundante corriente de reflexión, a la cual aporta una contribución suplementaria, aunque creemos que puede constituir, al mismo tiempo, un hito en las investigaciones.

2En primer lugar, porque presenta el resultado de una investigación que, desde el inicio, pretendió ser colectiva y global. Rebasando el marco de la simple monografía, cada estudio de caso se inscribe dentro de un contexto en el cual convergen distintas escalas: desde la colonia hasta el estado y la Federación (si es pertinente), pasando por la conurbación. A ello hemos agregado un análisis comparativo, a escala del continente latinoamericano, con el propósito de evidenciar lo que diferencia a estas ciudades de las ciudades de los países económicamente desarrollados, sin pasar por alto lo que las distingue entre sí.

3Asimismo, este análisis comparativo nos permite poner de manifiesto el paralelismo de las grandes tendencias, más allá de las condiciones e historias particulares de cada ciudad, e incluso de cada asentamiento. Obviamente, no es casual el que tal movimiento se haya generalizado a partir de los años cuarenta, acelerándose a partir de los sesenta. Por otra parte, mientras que este fenómeno sólo parece haber concernido, inicialmente, a las familias de los medios populares (sector informal y obreros del sector formal), no podemos menos que comprobar que desde la crisis social de los ochenta, ciertas familias de las clases medias depauperadas también se han visto obligadas a recurrir a tal proceso para resolver el problema de la vivienda. En cuanto a los más pobres, si bien desde siempre les ha resultado muy difícil ingresar a este tipo de aventura, hoy día tal posibilidad les está prácticamente vedada. Finalmente, no es posible imputar a las especificidades locales el hecho de que los poderes públicos hayan pasado progresivamente (no sin ciertos titubeos y retrocesos) de la represión a los intentos de control y, posteriormente, de regularización.

4Los estudios de caso que aquí se analizan sólo conciernen a Lima, Córdoba, Recife, São Paulo y la ciudad de México, lo cual, sin embargo, es suficiente para permitirnos comprender también las condiciones en las cuales se plantean actualmente, a principios de los años noventa, dos de los principales problemas de las ciudades latinoamericanas. El primero es la transformación de los asentamientos irregulares, para que éstos formen parte íntegra de la ciudad. En efecto, más allá de la legalización de la propiedad de un terreno y de la construcción de una casa, de lo que se trata es de asegurar el equipamiento de una colonia (electrificación, suministro de agua, drenaje, vialidad) y de ofrecer aquellos servicios (escuelas, centros de salud y de cultura, campos deportivos, comercios, transportes colectivos) que contribuyan a la calidad de lo urbano. La integración de los asentamientos irregulares, sobre todo cuando agrupan a más de la tercera parte, e incluso a más de la mitad de la población, condiciona de hecho el porvenir de la ciudad en su conjunto; lo cual significa que, aun cuando la sociedad no haya sido capaz de asegurar el derecho a la vivienda, en un momento u otro los poderes públicos deben intervenir en los espacios producidos sin su control formal.

5Debido precisamente a que esta necesaria integración ya está en marcha, se plantea en términos novedosos el problema de las condiciones de acceso al suelo urbano para todos aquellos que aún no lo consiguen a través de los medios legales. Paradójicamente, en el momento mismo en que el poder político reconoce, en casi todos los países, que la represión constituye un simple paliativo y que es imprescindible la regularización, el acceso a la vivienda se vuelve cada vez más difícil y costoso. Esto es el resultado no solamente de la modernización de la sociedad urbana, con un control cada vez más estricto sobre el uso de los suelos, sino también del propio desarrollo de los asentamientos irregulares. En la medida en que este auge ha venido acompañado de distintas formas de especulación y de un alza de los precios del suelo, nos demuestra, en efecto, que no pudo escapar por largo tiempo de las leyes del mercado.

6En realidad, si bien los asentamientos irregulares han constituido una cruel alternativa para resolver el problema de la vivienda de una parte de los pobres, la regularización, por más necesaria que sea, sólo representa una solución parcial. Al pretender saldar cuentas con un pasado doloroso, plantea de manera aún más aguda el problema de la renovación de las modalidades de acceso a una vivienda digna para todas las familias.

Notes

1 Para el Banco Mundial, el umbral de la pobreza corresponde a un ingreso por persona inferior a los 60 US dólares mensuales, mientras que en México éste es el caso de una familia de cuatro personas que sólo cuenta con un salario mínimo; se considera que dicha familia debe disponer por lo menos de 2.5 salarios mínimos para poder acceder a los préstamos de los organismos bancarios clásicos.

Auteurs

Jean Hennequin (Traducteur)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540