Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
Chantai Cramaussel

Higiene, enfermedad y terapias

La fisiología de la respiración en las alturas, un debate por la patria: mediciones y experimentos

Laura Cházaro

Résumé

Este capítulo analiza la discusión que sostuvo el notable fisiólogo Daniel Vergara Lope contra los hallazgos de la fisiología francesa sobre la respiración en las alturas. Se trata de mostrar que esa discusión no revela una ciega oposición, ni médicos a merced de las influencias extranjeras. Se estima que ambas medicinas construyen sus respuestas según ideales de perfección, salud y normalidad. Buscando afirmar la normalidad respiratoria del mexicano, la medicina decimonónica del país descubre la particulares variaciones respiratorias de los habitantes del altiplano. Sin embargo, a la hora de reconstruirlas en los laboratorios de fisiología y antropometría, renuncia a ellas en función de un ser idealizado, regido por la belleza geométrica. En el ir y venir de la observación a las teorías, la medicina hace participar al mexicano del ideal de perfección y salubridad que la medicina francesa atribuye a los cuerpos de las llanuras europeas.

Cet chapitre analyse le débat que tint le fameux physiologiste Daniel Vergara Lope sur les trouvailles de la phylosiologie française concernant la respiration en altitude. Il chercha à montrer que cette discussion n'y est pas aveuglement opposée, ni non plus entièrement soumise aux influences étrangères. Il me semble que les deux traitements fondent leurs réponses selon des idéaux de perfection, de santé et de normalité. En cherchant à montrer le caractère normal de la respiration du mexicain, la médecine mexicaine du 19ème siècle découvrit les variations respiratoires particulières des mexicains de l'altiplano. Cependant, au moment de les reconstruire en laboratoire de physiologie et anthropométrie, on renonça à celles - ci par rapport à un être idéalisé, régit par une beauté géométrique. Passant de l'observation à la théorie, la medecine fait participer le mexicain à l'idéal de perfection et santé que la médecine française fait correspondre aux personnes originaires des plaines européenes.

Texte intégral

Reproducción de un esfigmografo de Marey puesto en marcha por el doctor. Daniel Vergara Lope en el Laboratorio del Instituto Médico Nacional. Con ese esfigmografo, el fisiólogo obtuvo innumerables gráficas de animales como ranas y conejos.

Fuente: agn, ipyba, Caja 132.

  • 1 «Proyecto del reglamento del Instituto Médico Nacional, México, Oficina Tipográfica de la Sría. de (...)
  • 2 Alexandre Koyré. Estudios de Historia del pensamiento científico. México, Siglo xxi, 1997, pp. 9 y (...)

1En 1888 se creó el Instituto Médico Nacional (imn). Destinado al «estudio de la flora, fauna, climatología y geografía médica nacionales y a sus aplicaciones útiles»,1 en el Instituto, el trabajo del clínico debía ser complementado con la investigación del laboratorio. Esta institución científica, como otras fundadas en el porfiriato, según sus creadores, se regiría con los criterios de la ciencia porque desde ahí, los científicos forzarían el camino hacia la modernidad política y social del país.2

  • 3 Izquierdo, J.J. Balance cuatricentenario de la fisiología en México. México, unam, 1934, p, 246, Ha (...)

2El Instituto se organizó en cinco secciones de estudio: Historia natural médica, Química analítica, Fisiología experimental, Terapéutica clínica y Climatología y geografía médica. Todas ellas debían supeditarse al rigor de las investigaciones experimentales pues sólo así se propiciaría el triunfo de una medicina «moderna». Bajo ese dogma, la Tercera Sección de Fisiología Experimental del Instituto montó el primer laboratorio de fisiología de México.3

  • 4 Cita de Vergara Lope a Jourdanet, en: Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia del Doctor (...)

3En la Tercera Sección del Instituto el doctor Daniel Vergara Lope se dedicó, por más de veinte años, a investigar la fisiología de la respiración. Hacía más de tres décadas que la medicina se preguntaba ¿qué efectos provoca sobre los organismos respirar a más de 2 500 metros de altitud? El interés por el tema no era para menos. Las investigaciones fisiológicas europeas habían sugerido que dada la baja cantidad de oxígeno de las regiones altas de la tierra, los mexicanos del Valle del Anáhuac, a cada respiración, perdían el beneficio del oxígeno, provocándoles «torpeza intelectual» e «incapacidad para toda clase de progreso moral».4 Estas conclusiones pronto se integraron al fondo común de las preocupaciones médicas de aquel siglo: ¿existen etiologías propiamente mexicanas? Dadas las palpables diferencias del medio ambiente y raciales entre europeos y mexicanos, ¿se justifica que el mexicano sea un pueblo des tinado a la incivilización y a la desgracia política? Urgía hallar la medida normal del mexicano y establecer criterios propios para curar aquella Nación.

4En este ensayo analizo cómo el proceso de encuentro y discusión entre la fisiología francesa y mexicana está tejido por una tendencia común: crearon criterios objetivos, en este caso numéricos, de normalidad. Detrás de ellos está la búsqueda de estándares para ofrecer estándares, muchos de ellos ideales, a los cuerpos. En esa disputa, la medicina mexicana buscó los suyos, aquéllos que le permitieran hacer frente a las diferencias geográficas, climatológicas y, sobre todo, raciales. Así, para definirse, la fisiología se comparó hasta confundirse con los estándares franceses de normalidad, símbolos ideales de perfección y salud. La tarea era importante: de ello dependía afirmar no sólo teórica sino también políticamente al país como una Nación unificada, civilizada y de progreso.

5Así para refutar las conclusiones de la fisiología francesa de la respiración y proponer una fisiología mexicana, el doctor Vergara Lope recurrió al laboratorio experimental y reunió datos y promedios de las funciones fisiológicas y antropométricas de los mexicanos. Pero, si esas medidas portaban precisión a sus conclusiones, también estaban cargadas del deseo de representar al mexicano como un tipo civilizado y apto, pleno de oxígeno y de energía para vivir en las alturas. En ese sentido, la fisiología supeditó la normalidad del mexicano a la posibilidad de un país entero de alcanzar un mundo moderno. Este doble filo de la fisiología de la respiración de las altitudes muestra que lo preciso y lo objetivo no son autónomos del juicio y de las valoraciones médicas. Si bien la fisiología de la respiración se ciñó a las exigencias de una ciencia experimental, también la proveyó de representaciones estándares imbuidas de la subjetividad de la época. Finalmente, y esa es parte de mi conclusión, para afirmar que las variaciones fisiológicas y antropométricas que sufren los organismos de las alturas no son anormales, Vergara Lope negó al mexica no y le superpuso un ideal de lo perfecto, de lo equilibrado. Me interesa, pues, introducirme en ese terreno ambiguo entre ciencia y moral, ahí donde el proyecto científico de aquella medicina de fines de siglo pactó con su ideal de civilizar a la población mexicana.

El surgimiento de la discusión sobre la respiración en las alturas: Un debate mexicano - francés

  • 5 Organizada en cinco subsecciones, aparte de la de fisiología y antropología, la Comisión médica con (...)
  • 6 Dennis Jourdanet. «De la estadística de México. Considerada en sus relaciones con los niveles del s (...)

6En México, la investigación médica sobre los efectos de la altitud en el hombre prácticamente se inició al mediar el siglo xix. Fueron dos médicos franceses, miembros de la Sección Médica de la Comisión Científica Franco - Mexicana, fundada en 1864, quienes se preocuparon por investigar los efectos de la altitud sobre la economía humana.5 Uno de ellos fue el doctor Leon Coindet, llegó a México en 1861, como miembro del Ejército Interventor francés. El otro fue su paisano, Denis Jourdanet, autor de Les Altitudes de l'Amerique Tropicale, publicado en 1861, luego de más de veinte años de residencia en México. Fue éste último quien inició la discusión sobre la respiración en las altitudes y las consecuencias higiénicas del fenómeno. Con el gobierno de Maximiliano en el poder, Jourdanet opinó que la medicina debía asegurar «al hombre [europeo y mexicano] todas las garantías de una vida larga y una salud tan robusta como inalterable».6

Detalle de las mediciones hechas por el doctor Coindet mostrando el número de respiraciones entre franceses, mexicanos e indios.

Fuente: Gaceta Médica de México, Tomo I, 1864.

7Jourdanet estaba convencido de que las alturas del Valle del Anáhuac no eran un hogar para una vida civilizada y sana. En Les Altitudes de l'Amerique Tropicale explicó por qué la altitud influía en la vida de los habitantes del Valle. Debido a la baja presión, decía, los habitantes del Valle de México respiran un aire enrarecido que los hace más susceptibles a enfermedades inocuas a nivel del mar. El aire enrarecido produce un empobrecimiento de la sangre, similar a la anemia, fenómeno que él bautizó como anoxihemia. Así, a menor presión atmosférica, mayor predisposición patológica de los individuos habituados a esos aires «delgados»:

  • 7 D. Jourdanet. Les altitudes de l'Amerique Tropicale Comparée au Niveau des Mers au point de vue de (...)

La sangre, empobrecida de oxígeno no estimula más que imperfectamente el sistema nervioso cuyas funciones se ejercitan sin energía«[creando]» inerte apatía física y el abatimiento moral de las altitudes [ahí donde] Las sensaciones se disminuyen o se exacerban; el carácter se agria o se ablanda, el pensamiento es un trabajo; el juicio, muchas veces, es el resultado de una apreciación injusta.7

  • 8 D. Jourdanet. Les altitutes de l'Amérique Tropicale, op. cit., pp. 65 y 66.
  • 9 D. Jourdanet. «De la estadística de México...», Boletín de la smgye, 1865, pp. 237 y 239.

8Reconocía que hasta entonces los médicos no estaban de acuerdo sobre la naturaleza de los intercambios gaseosos en las alturas. Sin embargo, según los datos obtenidos por los fisiólogos europeos, a nivel del mar un hombre sano realiza 16 inspiraciones por minuto y consume 8 litros de aire. En la ciudad de México, por estar ubicada a una presión barométrica de S85 mm, se respira una atmósfera enrarecida o delgada. De modo que si a nivel del mar un litro de aire pesa 1 gramo, en el Valle de México pesa aproximadamente 13 decigramos. Esas condiciones físicas de las alturas, según Jourdanet, era «incontestable» el hecho de que, en México, en una hora se pierde el beneficio de 33 gramos de oxígeno con respecto al nivel del mar.8 Esta «incontestable» verdad física de que en las alturas se reducen las cantidades «normales» de oxígeno inspirado, explicaba la anoxihemia. Para el francés, a los médicos no les quedaba más que indagar los medios para evitar que los europeos sufrieran los efectos de las alturas y mitigar sus efectos entre los nativos: controlar la alta mortalidad, la débil actividad mental y fomentarles un carácter más resuelto. Así, «la debilidad física de la raza india de las mesas elevadas» y «la decadencia de la raza española pura en las mismas localidades» se convirtieron en un problema médico de suma importancia.9

  • 10 Leon Coindet. «Physiology de la Respiration sur les Altitudes», gmm, jueves 15 de septiembre de 186 (...)
  • 11 La mayoría de fisiólogos coincidían en que en promedio se expira la misma cantidad de «aire» que la (...)

9En 1864, el doctor Leon Coindet sometió a la consideración de la Sección de Medicina sus ideas sobre los efectos del enrarecimiento del oxígeno entre los mexicanos. Propuso reconsiderar si «hay realmente insuficiencia de oxigenación a nivel de la sangre en las altitudes».10 Para analizar la respiración en atmósferas «delgadas» Coindet decidió no contentarse con las mediciones artificiales hechas por los fisiólogos europeos. Durante meses midió minuciosamente a 750 mexicanos prisioneros en Puebla, a los que clasificó entre indios y mestizos. Igualmente, observó a 750 militares franceses, recién llegados con el ejército de Maximiliano. Para «medir» la cantidad de oxigeno respirado tomó como indicadores el número de inspiraciones y la cantidad de ácido carbónico expirado en cada respiración.11 Además, midió la talla y la circunferencia torácica de franceses y mexicanos para evaluar sus «capacidades respiratorias».

  • 12 L Coindet. «Physiology de la Respiration sur les Altitudes», GMM, 1 ero de octubre, 1864, p. 4.

10Sus datos le permitieron concluir que los individuos habituados a las altitudes, debido a la aceleración de la respiración, no absorbían menos oxígeno que los de las planicies bajas.12 Si a nivel del mar se respira 16 veces, los mexicanos de las alturas inspiraban 20.297 veces y los franceses recién llegados 19.36 veces, en todos los casos en promedio y por minuto. Justamente, esa aceleración de la respiración de las alturas hacía que se respirara prácticamente la misma que a nivel del mar. Estos resultados, según opinó Coindet, le permitían concluir que las tesis de Jourdanet eran erróneas. Si lo normal era que los órganos estuvieran diseñados para respirar a nivel del mar, creía que era posible, mediante un proceso de adaptación, compensar la falta de oxígeno de las atmósferas enrarecidas. Pues, por Jafuerza de la vida, convertida en hábito, se generan adaptaciones que equilibran condiciones adversas. A «simple vista», los mexicanos muestran pequeñas modificaciones fisiológicas (mayor número de respiraciones) y antropométricas, resultantes de la fuerza adaptativa. Efectivamente, ya Jourdanet había señalado que entre los in dios, los más viejos habitantes del Altiplano, es visible un ancho tórax. Para él, este ensanchamiento del tronco era un signo de deformidad o asimétrica relación entre la talla y el tronco superior. Los promedios antropométricos de talla y circunferencia torácica calcula dos obtenidos por Coindet, lo hadan ver más bien un tórax proporcionado a la talla del mexicano, es decir, geométricamente correcto. El ligero agrandamiento del tórax era el resultado normal de la habitud de respirar más «rápido». Definitivamente, la comparación de las medidas de los mexicanos y de los franceses le permitían desechar la anoxihemia y afirmar la aclimatación.

  • 13 En la sesión de la Academia de Medicina de París de los días tales y tales Coindet presentó su trab (...)

11Aunque sugestiva, la tesis de Coindet no tuvo consenso ni autoridad. El artículo que presentó a la Comisión Médica de México, lo expuso, en una versión más extensa, ante la Academia de París en 1864. Pero, allá como en México, sus ideas fueron duramente criticadas.13 En cambio, Jourdanet contó con el apoyo de un reconocido fisiólogo francés, Paul Bert, discípulo de Claude Bernard, ambos voces autorizadas entre los médicos de la época. En su Leçon de Physiologie Comparée de la Respiration, Bert respaldó las investigaciones de Jourdanet. Sobre todo, avaló las conclusiones higiénicas derivadas de la anoxihemia. Bert opinaba así,

  • 14 Paul Bert. Leçons sur la Physiologie Comparée de la Respiration. Paris, Baillière et Fils, 1870, p. (...)

esto es lo que comprendió perfectamente el doctor Jourdanet [...]existen mües de hombres, en la Asia central, en la América central y meridional, mismo sobre ciertos puntos de Europa, que están sometidos durante toda su vida, ¡qué digo yo! cuya raza entera está sometida, desde hace siglos, a la influencia de enormes disminuciones de presión. Esta faz de la cuestión interesa no solamente a la fisiología, sino a la patología, la terapéutica, la higiene de los pueblos, y hasta un cierto punto ala política.14

Gráficas del pulso donde se representa la función respiratoria de las alturas. La primera se obtuvo con el esfigmógrafo de Marey con un individuo que tenía 80 pulsaciones por minuto. La primera gráfica permite medir la tensión intratorácica en relación a la respiración, en este caso, 20 respiraciones por minuto. La segunda gráfica, tomada del mismo individuo, está hecha con el neumógrafo de Marey. Muestra el movimiento del corazón con respecto a las paredes del tórax. Así, según Vergara, los puntos señalan el momento del choque del corazón y corresponden a 75 pulsaciones por minuto.

Fuente: Revista de anatomía patológica y clínica, Tomo I,1890.

12A mediados del siglo pasado la fisiología de la respiración en las alturas se debatía entre dos posturas irreconciliables. O bien, se trataba de una respiración deficitaria que conducía al envilecimiento de las razas autóctonas, o bien se confiaba en que el organismo compensaba, por efecto de la adaptación, el déficit de oxígeno. Cada una de estas posturas médicas en conflicto suponía, a su vez, tomar partido con respecto a la higiene y a las políticas de las regiones altas del mundo.

  • 15 Sería aquí imposible mencionar todos los trabajos de estos médicos. Sólo como ejemplo se pueden con (...)

13Para la gran mayoría de médicos de la Academia Mexicana de Medicina (anm), la cuestión de la normalidad de las funciones respiratorias entre los mexicanos sólo podía resolverse mediante una minuciosa acumulación de datos clínicos y estadísticas higiénicas. En este afán, el doctor Angel Gaviño Iglesias, miembro de la anm, publicó su ensayo intitulado De la respiración en el Valle de México (1888). Aunque su intención era apoyar la hipótesis de Coindet y refutar la de Jourdanet, Gaviño no ofreció ningún dato decisivo para resolver el dilema. La medicina parecía impotente para refutar la ecuación establecida por Jourdanet entre la falta de oxigenación en las alturas y la condena política e higiénica de los mexicanos. Y, aunque no se obtuvo respuesta clara, la acumulación de cifras y estadísticas, consolidaron un proceso, al parecer, irreversible: la fisiología y la higiene crearon un lenguaje estadístico para expresar las complejas relaciones entre el hombre y su medio. Las respuestas posteriores sobre el problema de la fisiología respiratoria en las alturas tomó en cuenta todos los datos clínicos y estadísticos acumulados hasta entonces sobre las patologías respiratorias en el Valle de México.15

La experimentación y la medición de las funciones de la respiración

14Para graduarse como médico, Daniel Vergara Lope escribió su tesis Refutación a la teoría de la anoxihemia del Dr. Jourdanet (1889). En ese trabajo Vergara invitó a sus colegas a replantear el viejo problema de la respiración. Según él, había que terminar con las erróneas interpretaciones de la fisiología francesa, carentes de rigor científico, plagadas de prejucios:

  • 16 D. Vergara Lope. A.L. Herrera. «Un caso de anemia de los mineros y tuberculosis incipiente curado c (...)

Sea de mala fe, o sea falta de ventilación o de capacidad en el aparato respiratorio, el hecho es que los experimentos de Paul Bert, de resultados tan desfavorables, han impedido hasta hoy el uso de los baños de aire enrarecido para el tratamiento o curación de ciertas enfermedades.!Cuántas vidas pudieran ya haberse salvado! Hay, pues, fisiologistas (distinguidos con el gran premio bienal de la Academia de Ciencias de París) que son tan perniciosos para la especie humana, como los conquistadores más sanguinarios.16

  • 17 A.L. Herrera, y D. Vergara Lop. «atmósfera de las altitudes y el bienestar del hombre», Memorias de (...)

15Frente a los equívocos de Jourdanet, debía replantearse si realmente las altitudes no son habitables y presentan alguna condición favorable «para que el hombre alcance el máximo de su bienestar».17 Para él, el análisis de la respiración era «un asunto de interés mera mente nacional, y de notables trascendencias para el progreso del porvenir, no sólo científico, sino higiénico - práctico, y social». Si ya la higiene y la geografía médica aportaron datos, le tocaba a la fisiología experimental ofrecer una respuesta objetiva y definitiva. Con el rigor de los experimentos, la fisiología establecería las medidas exactas de las funciones normales y patológicas de los mexica nos. Pues la ciencia, confiaba Vergara, desacreditaría la teoría de Jourdanet que:

  • 18 D. Vergara Lop. Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia del Doctor Jourdanet, México, 18 (...)

[...] ha formado una idea bien triste de los mexicanos; que no seremos sino una miserable raza, víctima fatal del medio cósmico en que se ha colocado, e incapaz de toda clase de progreso. Póngase las cosas en su verdadero lugar, son mis deseos, y los de todo aquel que busque la verdad.18

16Afirmar la normalidad del mexicano y sus posibilidades de ser un ciudadano de un país civilizado era, finalmente, el objetivo de todos aquellos trabajos.

La observación experimental y la medición explican las funciones humanas

  • 19 Stanley J. Reiser. Medicine and the Reign.. op. cit, Cambridge University Press, 1979, p. 43.
  • 20 Ibídem.

17El saber clínico del siglo pasado fue por excelencia observacional. Tanto la auscultación como la palpación, dos pasos esenciales de la práctica, buscan representar, de forma fidedigna, lo visto y lo sentido. Con mucho, la clínica depende de los sentidos, pero éstos resultaban, la mayoría de las veces, falibles. Para perfeccionar ese juego entre mirar y representar la enfermedad, la medicina de la segunda mitad del siglo xix desarrolló, con sorprendente rapidez, una serie de instrumentos que evitaran errores de apreciación. El estetoscopio, el laringoscopio, el oftalmos copio hasta los rayos x se convirtieron en las extensiones mecánicas de la apreciación médica.19 El ver y el oír magnificados por los instrumentos clínicos reclamaron, con autoridad, ser lo real. Decididamente, se vivía una época de realismo donde sólo el «ver» permitía el «creer».20

  • 21 Ibídem.

18Como la clínica, la fisiología creó instrumentos para determinar con exactitud las funciones imperceptibles a los sentidos. Pero, si «un médico sólo debe creer lo que ve», según Vergara, el método clínico de observación era demasiado limitado.21 Decía que la fisiología no debía «fiar la exactitud de los resultados únicamente a los sentidos»; éstos debían ser perfeccionados por la experimentación y la medición.

19La fisiología de Vergara se postuló sobre la posibilidad de medir lo visto. Es decir, de representar las funciones según las medidas obtenidas en el laboratorio. Estaba convencido de que el encierro del laboratorio permitía interrogar, con exactitud, al cuerpo humano; sujetarlo a la teoría y a sus instrumentos, penetrar en lo imperceptible a los sentidos: determinar las sucesiones de causas y efectos. Para Vergara, sólo en el laboratorio la mirada se hace virtuosa: deja de ser pasiva y se hace interventora, repetitiva y acechante de lo invisible. Sólo esa visión, ofrecida por los instrumentos del laboratorio, podía representar las leyes de las funciones humanas; establecer, a pesar de la diversidad y diferencia, las leyes generales de las fundones.

  • 22 «Inventario Número 1 de los instrumentos, aparatos y útiles existentes en la Sección 3a del Institu (...)
  • 23 El esfigmógrafo de Marey tuvo como antecedente al miógrafo de Herman Von Helmoholtz (1824-1894). El (...)
  • 24 Citado en: R.C. Frank, Jr. «The Telltale Heart: Physiological Instruments, Graphic Methods, and Cli (...)
  • 25 D. Vergara Lope. «Notas sobre la tensión sanguínea en México, Anales del imnTomo ii, 1890, p. 11 (...)

20Para asegurar el juego infinito de interrogar causas seguidas de efectos, junto con el doctor Fernando Altamirano, Vergara montó el laboratorio de fisiología del imn con más de cien instrumentos y aparatos22 en 1895. Esos instrumentos eran múltiples, como múltiples son las miradas del cuerpo. De todos, Vergara fue un entusiasta experimentador de los inscriptores o productores de gráficas, como el esfigmógrafo, invención del fisiólogo francés Etienne Jules Marey.23 Este instrumento era capaz de registrar, al mismo tiempo, los movimientos del corazón y la tensión cardíaca. Los inscriptores fueron diseñados para reproducir, en una hoja ahumada, cada impulsión y movimiento de los órganos, en este caso, el corazón. Su interés por esos instrumentos era por su capacidad para visualizar y reproducir las funciones fisiológicas, cuantas veces se deseara: «con la invención del esfigmógrafo, decía uno de sus defensores, el pulso [...] escribe su propio diagrama y registra sus propios caracteres».24 Con los esfigmógrafos, estaba convencido Vergara la fisiología manufactura representaciones fieles. Gráficas que son, al mismo tiempo, objeto de conocimiento, suplantando al órgano estudiado e imágenes fieles de las leyes fisiológicas.25 Decididamente, el «veo permitía el «creer».

  • 26 A.L. Herrera y D. Vergara. «La atmósfera de las altitudes y el bienestar del hombre», Memorias de l (...)
  • 27 A este espíritu se le ha llamado «humboldtiano» fincado en el número como una forma de investigació (...)

21La fisiología científica renuncia al detalle descriptivo de la clínica por un lenguaje artificial. Con las medidas promedios de las funciones o las gráficas del esfigmógrafo, el fisiólogo esperaba ganar en precisión y objetividad, aunque perdía el efecto de realismo de la clínica. Según Vergara, los fenómenos respiratorios pueden ser «determina(dos) de antemano y casi con precisión matemática».26 Ahora, lo real no es lo que se ve a simple vista, es lo que el médico crea con la obsesiva repetición del experimento, de la medición gráfica de la función. El fisiólogo estaba convencido de que la paciente medición y conteo de fenómenos médicos aseguraba conocimientos ciertos y determinados para la medicina.27

  • 28 Textualmente, Claude Bernard dice: «la medicina científica, como las otras ciencias, no puede const (...)
  • 29 Ver Bernard, Introducción a la mediana experimental. México, unam, 1960, pp. 284-299. Para una disc (...)

22Sin duda, la fisiología de Vergara tenía ecos de su época. Por un lado, su lectura recuerda la idea de Claude Bernard de que «la experiencia es un juicio correcto», es decir, que para experimentar no basta la observación, también se requiere de razonamientos que guíen la mirada.28 Pero, al mismo tiempo, Vergara estaba lejos del paradigma bernardiano. Para el fisiólogo francés, introducir razones numéricas y estadísticas a la fisiología era igual a conducirla a un empirismo vulgar, era convertir a la vida en abstracción y ficción matemática.29 Sin embargo, Vergara fue un convencido de la precisión de las gráficas obtenidas en el laboratorio y de los promedios estadísticos. Para él era posible hacer fisiología midiendo y manejando promedios e índices de la respiración, la pulsación y número de glóbulos rojos porque las medidas son legítimas vías de conocimiento. La teoría de la anoxihemia no era científica pues carecía de lo esencial: no experimentó ni tampoco midió los fenómenos respiratorios en el Altiplano. Así Vergara se preguntó:

  • 30 Vergara, Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia, 1890, p. 16.

¿Buscó M. Jourdanet la amplitud del tórax en los mexicanos?.¿midió qué cantidad de aire penetra en cada inspiración? Creo que no pues por nada sé que haya hecho una sola experiencia neumatométrica [...] ¿Observó la cifra que representaba la frecuencia por minuto de los movimientos respiratorios y circulatorios? En cuanto a los primeros no Si hubiera observado en este sentido no dijera tal cosa.30

Ficha de Indices fisioantropométricos. A cada niño entrevistado se le hacía una Ficha de índices anatomo fisiológicos. Para obtener todas las medidas ahí ordenadas, el médico contaba con la ayuda del doctor Everardo Landa quien, junto con Vergara, medía pacientemente a cada niño.

Fuente: AGN, IPyBA. Caja 132, Exp. 3.

23Para el mexicano, las medidas de los cuerpos y de sus funciones y las inferencias numéricas complementaban la investigación experimental. Los promedios estadísticos sirven para orientar al juicio experimental pues, ¿cómo determinar a esa complicada red de funciones? Para Vergara una posible respuesta estaba en manejar promedios y razonamientos estadísticos, además de hacer experimentos y aplicar instrumentos de laboratorio. Buscando domesticar la gran variabilidad de los fenómenos respiratorios de las alturas, Vergara adoptó una estrategia heterodoxa: los promedios y las razones estadísticas le permitían comparar a mexicanos y franceses, al mismo tiempo que afirmar, aunque de forma abstracta, índices de normalidad para los primeros. El reto fue, siempre, demostrar que el mexicano, como el francés, cabían en el ideal de la normalidad.

La proporcionalidad aritmética: principio de la fisiología respiratoria

  • 31 Ver: Marcos Cueto. Excelencia científica en la periferia. Actividades científicas e investigación b (...)

24Apoyados por gobiernos interesados en extender sus inversiones en otros países, una serie de médicos pudieron dar rienda suelta a su curiosidad sobre los fenómenos de las alturas. Especialmente, entre los fisiólogos franceses, médicos como François – Gilbert Viault, alumno y protegido de Paul Bert, pudieron trasladarse a las alturas de América a experimentar. Este último viajó a Perú, y sus resultados Vergara los conoció relativamente pronto.31 Para cuando Vergara inició sus investigaciones, la fisiología de la respiración en las alturas vivía un importante impulso.

  • 32 Vergara, Refutación a la, p. La anoxihemia barométrica, 1893, p. 8.

25La estrategia de Vergara fue afirmar la normalidad respiratoria del mexicano de las alturas, a pesar de la variabilidad respiratoria que guardaba con respecto al europeo de las llanuras. Pues para Vergara, las variaciones fisiológicas no son, necesariamente, ni patológicas, ni azarosas, para demostrarlo comenzó afirmando las diferencias. Definitiva mente, el número de respiraciones de los mexicanos del Valle de México y de los franceses eran diferentes: la cifra media de respiraciones en la dudad de México era de 22 por minuto, no de 16 respiraciones, como lo concluyó Jourdanet a partir de las mediciones obtenidas en los laboratorios de París.32 Sin duda, el error de Jourdanet, según Vergara, fue tomar, sin indagar en el laboratorio, las medidas respiratorias europeas para los mexicanos.

  • 33 D. Vergara Lopé, La anoxihemia barométrica, 1893, p. 22.
  • 34 D. Vergara Lopé. «El mal de las montañas se debe a perturbaciones...», Anales del Instituto Médico (...)

26Vergara hizo una segunda distinción: una cosa es el mal de montañas, reproducido por Paul Bert en el laboratorio y otra una vida so metida, por generaciones, a una altitud superior a la de París. Cuando Bert se puso a experimentar con atmósferas artificialmente delgadas, observó debilitamiento general y una diminución de oxígeno en la sangre. Esas experiencias lo empujaron a concluir que conforme la presión de la atmósferas disminuye (a medida que se escala en altura), la cantidad de gases contenido en la sangre disminuye también. Por esa precipitada conclusión, dice Vergara, Bert le dio la razón a Jourdanet, negándole autoridad a la conclusión de Coindet. Pero Bert no reparó en que si un experimentador, habituado a vivir una altitud de 75 centímetros de altitud, se somete a atmósferas delgadas, se coloca en las mismas condiciones que los aeronautas, provocándose el mal de montaña. Pero, no es «lógico» deducir de las experiencias de laboratorio las experiencias de hombres cuya raza (y no individualmente) ha estado sometida, por generaciones, a las alturas.33 Así, para Vergara se mostraba que la anoxihemia no se prueba, ni en estado fisiológico crónico ni agudo.34 En definitiva, había que buscar entre los mexicanos los parámetros de anormalidad y normalidad respiratoria.

  • 35 Sobre el neolamarckismo a fines del siglo xix ver: Rosaura, Ruíz. Positivismo y evolución: introduc (...)
  • 36 Sobre este tema, se puede ver: M.J.S. Hodge. «Natural Selection as a Causal, Empricial and Probabil (...)

27La fisiología de las alturas, en tercer lugar, fue enmarcada en el difuso esquema de la aclimatación y adaptación de la raza mexicana a su circunstancia nacional. Como Coindet, Vergara hizo una lectura neolamarckiana y no darwiniana de la adaptación de las razas al medio.35 Por efecto del hábito y la herencia de caracteres adquiridos, los organismos modifican su organización fisio-antropométrica (aumento en el número y ritmo de las respiraciones), desarrollando la posibilidad de «aclimatarse» al medio. Así, las variaciones no son signos patológicos, sino muestras de salud. A pesar del enorme atractivo de las tesis evolucionistas de Charles Darwin, la tesis neolamarckiana de la aclimatación ofrecía ventajas explicativas, además de ir mejor con los prejuicios morales de la época. En la teoría de Darwin las variaciones explicativas de la evolución están diseñadas como variaciones azarosas.36 En cambio, para el transformismo de Lamarck las variaciones son producto de la necesidad que impone el medio geográfico y climático a los organismos. Negando la preexistencia de la variación, Vergara negó que las variaciones raciales susciten deformaciones o patologías. Es decir, rodeó el problema de asociar las variaciones o diferencias raciales a patologías.

28Vergara esperaba escapar a la sanción médica que hizo de las variaciones fisiológicas y antropométricas manifestaciones de lo desviado. En lugar de eso, propuso pensar esas variaciones de los cuerpos habituados a las alturas como proporcionales al estándar de los países civilizados. Según él, en la naturaleza se asevera una ley de proporcionalidad entre los fenómenos, ley que asegura, a pesar de las variaciones, la conservación de un equilibrio funcional. Para demostrar dicha ley, Vergara se valió de sus mediciones fisio-antropométricas.

  • 37 D. Vergara Lopé, «La hiperglobulina...» en: cmm, Tomo vii, 1912, p. 420.
  • 38 D. Vergara Lopé, «La densidad de la sangre y su tensión molecular», cmm, tomo viii, 1913, p. 325.
  • 39 D. Vergara Lopé, «Hematología de las altitudes en sus relaciones con la clínica y la terapéutica», (...)

29Desde 1889, Vergara aclamó que él y el doctor Viault, de forma simultánea pero por separado, descubrieron «la existencia de [la hiperglobulia], sospechada muchos años antes por el malogrado profesor Bert».37 Ese fenómeno, también llamado por Vergara «concentración de la sangre en las alturas», consiste en el aumento «sorprendente» del número de glóbulos rojos. Según su experiencia en el Perú, el doctor Viault observó que sus glóbulos rojos aumentaban conforme más se habituaba a las alturas. En Lima, ubicada a 1392 metros, Viault tenía 5 millones de glóbulos rojos, en la Hacienda de Morococha, ubicada en el Perú a 4,392 metros de altitud, sus glóbulos llegaron a 7,100 y 23 días más tarde alcanzó la cifra de 8 millones de glóbulos rojos por centímetro cúbico.38 Vergara concluyó que la hiperglobulia es una variación que facilita la adaptación: entre más glóbulos, más oxígeno transportado en la sangre, facilitándose la respiración. Justamente, según Vergara, el mal de montaña se explica porque, ante un brusco cambio de altitud, los individuos no generan un número suficiente (proporcional a la altura) de glóbulos rojos que les permita compensar el déficit de oxígeno de los aires enrarecidos. Es decir, entre los organismos de las alturas, para propiciar una renovación de oxígeno proporcional a la realizada en las llanuras, se produce una cantidad más grande de glóbulos rojos. Puesto que nada en la naturaleza es invariable, Vergara afirma que la sangre «es bastante plástica y se puede adaptar de la manera más perfecta a las variaciones de presión del medio atmosférico».39

  • 40 D. Vergara, Refutación, tesis, 1890, p. 18.

30Según Vergara este fenómeno de la hiperglobulia no era el único. Se sucedía con otras variaciones. Sus mediciones constataron que, proporcional a la altura, aumenta el número de respiraciones por minuto, que la capacidad vital o amplitud de los pulmones (que para Vergara eran lo mismo) correspondía a un engrandecimiento proporcional de las paredes epiteliales del pulmón. Del mismo modo, conforme más se eleva en altura un organismo, menor será la tensión sanguínea. Así, todo aumento o disminución de las funciones se rige por el principio rector de que toda variación es proporcional a lo exigido por el medio. Esto, dice Vergara, expresa la ley de la proporcionalidad de la naturaleza: La fisiología nos enseña que: cuando un órgano se ve sujeto a desempeñar su cometido en proporción mayor, tiene que aumentar también en su desarrollo proporciomimente al aumento del trabajo conferido a su aptitud física».40

  • 41 Ibidem, pp. 18 -19.

31A la anoxihemia Vergara antepuso la hiperglobulia sostenida por una ley natural de la compensación o de la proporcionalidad de los fenómenos. Buscando un estado normal, los organismos siguen el principio universal de la compensación de los excesos y las carencias para mantener o restaurar los equilibrios preexistentes. Es decir, persiguen un punto medio, un equilibrio que elimine lo que sobra y restituya lo que falta: «la naturaleza, avara de gastar sus fuerzas inútilmente, procura siempre de no poner de más sino cuando este le es indispensable a la conservación de su equilibrio, así como economiza todo lo que puede tan luego como la necesidad no se lo exige».41

  • 42 D. Vergara Lope, «La hematología de las altitudes en sus relaciones con la clínica y la terapéutica (...)
  • 43 Instrumento que mide la composición de gases respirados y expirados. A partir de él se puede calcul (...)
  • 44 Hay que mencionar que Vergara hizo mediciones propias en el laboratorio con un número muy grande de (...)
  • 45 Dado su mayor número, también mayor cantidad de oxígeno aspirado. Las mediciones de laboratorio hec (...)

32Para mantener el frágil fluido funcional «la sabia Naturaleza busca la estabilidad y elequilibrio»,42 pues en fisiología no caben variaciones azarosas o individuales. El modo de ver o captar esas variaciones funcionales y proporcionales al medio era manejando promedios y proporciones aritméticas. Para determinar la respiración normal comparó entonces los promedios de las variables fisiológicas. En el laboratorio y con la ayuda de un espirómetro,43 Vergara determinó que en la ciudad de México a 585 mm de presión barométrica, el promedio de respiraciones por minuto era de 22.44 Según Jourdanet, los habitantes de París realizan 17 respiraciones por minuto, viviendo a una presión barométrica de 757 mm. A pesar de sus notables diferencias, esos promedios muestra una relación. Dividiendo cada uno de los factores iguales, presión con presión y respiración con respiración, se obtienen resultados prácticamente similares, lo que le permite establecer la siguiente proporción aritmética:45

  • 46 Que se leería 757 mm son proporcionales a 585mm de presión atmósférica, como 22 respiraciones por m (...)

33757mm: 585mm:: 22 respir.:17 respir.46

  • 47 Estas «comprobaciones»aritméticas están en casi toda su obra. Ver: D. Vergara Lope, «La hematología (...)

34Ello constata, dicho en las palabras de Vergara, que «el número medio de respiraciones que hace el hombre adulto, es directamente proporcional a la altitud del país en el que se encuentra aclimatado, e inverso a la tensión de la atmósfera que respira».47 O entre menor es la presión barométrica mayor es el promedio de las respiraciones.

Adjunto a la ficha de índices anatomo fisiológicos, Vergara reproducía, por cada niño, un Perfil Antropométrico. Este perfil lo obtenía con la ayuda de un pantógrafo o regla para reproducir el contorno de cuerpos humanos sobre una hoja cuadriculada. Luego, a escala, reducía el tamaño. El médico esperaba representar en un plano la totalidad del cuerpo y mostrar el orden ideal que presidía al mexicano de las alturas entre el tronco, la cabeza y las extremidades, el mismo orden ideal al que supuestamente los cuerpos franceses estaban sujetos.

Fuente: agn, ipyba. Caja 132, Exp. 3.

  • 48 Sobre la relación entre lo normal y las medias probables en Quetelet, ver el famoso Sur l'Homme et (...)

35Para Vergara esa ley fisiológica de la compensación o proporcionalidad que rige la vi da de las alturas no sólo encuentra verificación en los promedios y proporciones estadística. Éstos son ya expresión de la realidad de la proporcionalidad fisiológica. Es decir, para Vergara las variaciones fisiológicas tienden a centrarse en un equilibrio general y abstracto como el de los promedios estadísticos. Ahora, la fluida diferenciación entre lo normal y lo patológico adquiere un sentido objetivo y preciso porque deriva de operaciones estadísticas. A pesar de la variabilidad fisiológica y antropométrica Vergara aspira a encontrar la medida promedio que muestre la normalidad de las alturas. Sin duda, conocedor de los trabajos estadísticos del belga Adolphe Quetelet y del francés Jacques Bertillon, Vergara creía que los promedios expresan las características normales o comunes a toda una población, desdeñando las perturbaciones o desviaciones.48 Entonces, la vida es un equilibrio y los promedios estadísticos lo muestran. La variabilidad fisiológica entre dos poblaciones corresponde a la normalidad estadística (relación entre promedios), a la coincidencia entre los pro medios. En conclusión, en las montañas y en las llanuras bajas, los promedios respira torios eran normales afirmándose, una vez más, la unidad abstracta de la naturaleza, más allá de la forma y sus accidentes. El deseo estaba en negar una normalidad mexicana y otra francesa y en afirmar que todos por igual caben en esa normalidad abstracta, determinable aritméticamente.

La proporcionalidad de lo variable y la similitud universal entre las razas

  • 49 En varios de sus trabajos, Vergara enfatizó que otros médicos habían observado el mismo fenómeno de (...)

36Más allá de las fronteras mexicanas, según Vergara, su tesis de la hiperglobulia estaba confirmada.49 Pero la corroboración experimental del fenómeno no lo eximía de la tarea de «averiguar cuál es la causa directa o sea el mecanismo que se produce». Vergara exploró así varias posibilidades:

  • 50 D. Vergara Lope. «La hematología de las altitudes», gMM, tomo I, 1919, p. 8.

¿Se debe [la hiperglobulina] a una exageración de la hematopoiesis, cualquiera que sea el sitio que los fisiologistas asignen a la génesis de las hematies?, y ¿es una verdadera hiperglobulina? ¿Es acaso, como algunos lo pretenden, un hecho aparente, que se debe a una simple acumulación de los glóbulos en las paredes vasculares periféricas, por la menor presión atmosférica que soportan? ¿Es igualmente ficticio y sólo debido a una concentración de la masa total de la sangre?50

  • 51 D. Vergara Lope. «La hematología», Ibidem, p. 8.

37Para Vergara la respuesta vendría si se atendía a las mediciones climatéricas y fisiológicas. Y, según esos datos, decidió resolver «a favor de la última hipótesis»:51 determinó que la concentración de la sangre en las alturas es ficticia.

  • 52 D. Vergara Lope. «La hiperglobulina...», cmm, Tomo vu, 1912, p. 418-21.
  • 53 D. Vergara Lope. «La hiperglobulina...», Ibidem, p. 422.
  • 54 D. Vergara Lope. «La hematología de las altitudes», cmm, Tomo I, 1919, p. 15-6.

38En tanto para él existe una íntima relación entre los «factores climatéricos» y los fisiológicos, su respuesta se concentró en la resequedad de la atmósfera de las alturas, misma que provoca una importante pérdida de humedad a través de la piel y de la mucosa respiratoria.52 En el laboratorio encontró una mayor densidad de la sangre entre los habitantes de las alturas. Y esta desecación del organismo, propiciada por la resequedad de la atmósfera, explicaba por que la hiperglobulina es un fenómeno aparente. Concluyó Vergara entonces que en las alturas aumenta la densidad de los líquidos sanguíneos, provocando que «todos los elementos histológicos, el protoplasma y los diversos humores del organismo, se encuentran sujetos a tener una cantidad menor de agua [que sean] más densos».53 Para Vergara esta modificación aparente no significaba un desequilibrio del estado fisiológico normal pues entre más densa es la sangre, los fenómenos de la circulación son «tanto más fáciles y más compatibles con el estado de salud».54

  • 55 Sobre los desacuerdos de Ocaranza con Vergara ver, entre otros: Acta de las sesiones de la anm, 2 d (...)
  • 56 D. Vergara Lope. «Hematología de las altitudes», gmm, Tomo I, p. 369.

39A pesar de todos esos hallazgos, pruebas y mediciones hechos en el laboratorio, no se aclaraba la naturaleza de la hiperglobulia. Pues, ¿cómo explicaba las diferencias fisiológicas entre mexicanos y europeos?, ¿si la variación es sólo ficticia, cómo diferenciar ahora lo normal de lo patológico? La contradicción fue señalada por los médicos de una generación más joven, también miembros de la anm, entre ellos Fernando Ocaranza.55 Este médico no creía, como Vergara, que esos cambios fueran ficticios. Según él, en las alturas tenía lugar un acelerado fenómeno de hematopoiesis (policitemia) por lo que el incremento de glóbulos rojos eran real. Algo era claro, como el propio Vergara confesó: «la naturaleza del fenómeno no se sabe bien»56 Sin embargo, para él, aunque ignorara la causa de la hiperglobulia no estaba dispuesto a aceptar que se trataba de una modificación fisiológica real, como globuligenia o policitemia. Admitir, como Ocaranza, que el fenómeno era real significaba darle la razón a Paul Bert y a Denis Jourdanet; significaba afirmar que la fisiología del mexicano es realmente diferente o la del europeo, que no son iguales. Si se afirmaba que el aumento de glóbulos rojos es sólo aparente, provocado por la concentración de la sangre se salvaguarda la normalidad de la Nación, por lo menos se afirma cierta igualdad entre franceses y mexica nos. Sin embargo, y ahí estaban las contradicciones, las variaciones de los hombres de las alturas pierden su legitimidad de normales. Sin duda, la normalidad del mexicano estaba en entredicho: si se le representa como esencialmente diferente, sus variaciones son monstruosas desviaciones con respecto al ideal médico, si se le afirma, a pesar de sus va naciones, como proporcional al europeo, el mexicano sólo participa del ideal, hombre si métricamente proporcionado, moderno y temperado, a costa de olvidar sus propias características y variaciones.

40Puesto el deseo en afirmar la existencia de una similitud esencial entre las partes bajas y altas de la tierra, el dilema encuentra respuesta en el ideal. El trabajo de Vergara transmuta lo aritméticamente proporcional (de la comparación entre distintos) por una identidad, hecha de la representación de un hombre abstracto, compuesto de promedios y funciones que excluyen accidentes, diferencias o variaciones, que las consignas como puramente aparentes. Sin duda, Vergara fue hijo de su tiempo moderno: frente a lo hallado en el laboratorio, para afirmar la bondad de las alturas y su magia, enfrenta a la fórmula médica que identificó la variación corporal a las patologías negando lo observado, afirmando sus ideales.

De la función a la forma; de la apariencia al ideal

  • 57 Alfonso.Pruneda. Carta al director del imn, 27 de mayo de 1908. agn, imn, Caja 124, Exp. 5, f. 6; P (...)
  • 58 Paul Broca Instructions Générales pour les Recherches Anthropologiques à Faire sur le Vivant. Paris (...)

41Sin haber resuelto el origen de la hiperglobulina y en plena madurez de su carrera, por órdenes de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, en 1908 Vergara fue adscrito al la Sección de Higiene y Antropometría de la misma Secretaría.57 Se le encargó practicar mediciones antropométricas y funcionales a un grupo de niños de 6 a 15 años, de un Hospicio de la Ciudad de México. Aunque este cambio se tradujo en la desaparición de la Sección de Fisiología Experimental del imn, Vergara lo aceptó gustoso. En 1909, la sección de fisiología experimental fue trasladada a la Inspección de Higiene Escolar de la Secretaría de Instrucción Pública y transformó el laboratorio de fisiología en uno de antropometría. Estaba convencido, como el francés Paul Broca, de que el análisis del ser vivo, además del estudio de la función, necesita del estudio y medición de la forma anatómica.58 Detrás de ese afán por analizar la constitución antropométrica de los mexicanos estaba la esperanza de resolver las interrogantes no resueltas con la hiperglobulia. De la combinación de la fisiología y la antropometría, al menos esa era la intención, aparecerían la verdad del mexicano.

  • 59 Carta del doctor Vergara Lope al doctor J. Joaquín Izquierdo, Septiembre de 1933, Folder X3, Exp. 2 (...)
  • 60 Anthony P. «Anthropologie Physique. Introduction à l'Étude de la Forme Humaine» en: P. Brouardel et (...)
  • 61 Vergara Lope, Algunas palabras acerca de la importancia de los estudios biológicos y antropométrico (...)

42Vergara no tuvo mucho tiempo para dedicarse a la antropometría. En 1911, a consecuencia de la Revolución, tuvo que abandonar su labor experimental.59 Pero en esos pocos años, en el más riguroso método antropométrico, tomó y sistematizó mediciones de cerca de cien niños. Inspirado en los estudios de Paul Broca, habló sobre la necesidad de recolectar medidas, además de las mediciones fisiológicas, las de dimensión y forma del cuerpo humano.60 Como «el hombre medio de México no es aún conocido» buscó «definir exactamente los promedios anatomo-fisiológicos correspondientes a todas sus variantes, sexos, y edades».61 Una vez más, esas mediciones de las diferencias, convertidas a promedios, mostrarían la proporcionalidad con el hombre europeo.

43Igual que con la fisiología, usó instrumentos para mirar, de forma precisa, la estructura anatómica. Los aparatos antropométricos estaban hechos para atar y sujetar al cuerpo, para evitar que la voluntad del paciente, por ignorancia o por rebeldía, equivocara las medidas. Vergara usó los aparatos más a la moda en Europa, especialmente los de Paul Broca. Usó la regla vertical y la cinta métrica para determinar las tallas; para las mediciones craniométricas y calcular índices cefálicos, el compás de espesor y el goniómetro, entre otros. Pero también creó sus propios instrumentos, como el toracógrafo, diseñado para medir la amplitud del tórax.

44Con esos instrumentos Vergara levantó un censo completo de las medidas de cada parte del cuerpo. La cabeza, sus formas y sus dimensiones; la talla y su relación con las medidas del pecho, del tronco, de los brazos y piernas; además de anotar la fuerza muscular, la ocular, el color de los ojos y de la piel. Una vez calculados los promedios anatomo-fisiológicos de cada niño los vertía en una ficha, a las que tituló Ficha de índices anatomo-fisiológicos. En cada una de ellas, los datos eran ordenados alrededor de una fotografía de frente y de perfil del sujeto medido. Sin duda, inspirado en Bertillon, exponía los promedios como el lenguaje que reproduce, con exactitud, lo revelado por la fotografía.

  • 62 D. Vergara Lope, Informe acerca de las labores de esta Sección al Director del imn, 25 de noviembre (...)
  • 63 Máximo Silv, Informe al Jefe de la Sección de Higiene Escolar, ahsep, Expediente 47, Legajo 1,1906, (...)

45Sin embargo, como si fueran naipes, cada ficha era una superficie accidentada de números donde una fotografía de perfil y de frente del niño medido eran el único testigo de la posible unidad de aquellos datos. Esos índices parecen negarse a ser sometidos a una media abstracta. Aquí el hombre medio que supuestamente debía representar la normalidad del mexicano, elude el equilibrio abstracto y revela cada medida como expresión particular de accidentes y complicaciones del cuerpo medido. El antropometra parecía no poder convertir esos índices en medida unificada. Quizás por eso, Vergara sólo planteó algunas tímidas conclusiones. Habló de una media de índices cefálicos dolicocéfalos. Más adelante aventuró que «lo que llama más vivamente la atención» es la «semejanza que guardan entre sí», los datos de las tallas entre los niños mexicanos y los franceses.62 Pero, ¿no había más conclusión que sacar? ¿no podían sumarse todos los demás índices? Los números parecían haberle robado la palabra y negado una imagen media del mexicano empírico. Ante este problema, otro médico y colega de Vergara en la Sección de Higiene, Máximo Silva, expresaba: «si dispusiéramos de una substancia modelable, podríamos, sirviéndonos de los datos anotados en la boleta antropométrica, obtener un modelo que fuese una representación del organismo».63 Pero las cifras antropométricas parecían resistirse a modelar una medida unificada del cuerpo, una imagen tangible que correspondiera a la ley de la proporción.

46Una vez más, parecía desvanecerse la posibilidad de juzgar lo normal y lo patológico, otra vez el discurso parece limitado para ofrecer una definición empírica de lo normal. La medida se desviaba de la intención del discurso. Pues, ¿cómo hablar de un mexicano normal cuando lo normal en el mexicano no podía ser representado ni aritmética ni empíricamente? En lugar de afirmar las diferencias y hallar al hombre medio mexicano, los valores se desviaron hacia el deseo: identificar el indicio abstracto de que los mexicanos pertenecían al único hombre tipo posible, al ideal europeo de perfección y absoluto equilibrio. La proporcionalidad entre el francés y el mexicano sólo podía darse en relación a la normalidad como un ideal. El esquema médico parecía revertirse en su contra, las dudas iniciales acechaban constantemente: ¿es el hombre normal mexicano tan normal como el europeo? Ante una solución numérica que no planteaba salidas sólidas, sucede un artificio. Esas fichasnaipes serán liadas no como documentos precisos, sino como ilustraciones de una conclusión previa.

La creación de una efigie normal

47Fiel al aforismo de que «las imágenes no mienten», Vergara fue muy afecto a visualizar siluetas corporales completas. Para ello usaba un estesiómetro, una suerte de mesa donde el cuerpo es sujetado, para copiar completamente su contorno o silueta. Lo hacía para resaltar con exactitud geométrica el orden y desorden corporal. Buscó así unir cifras e imágenes para mostrar la normalidad del mexicano. A cada ficha de índices antro-pométricos, Vergara agregaba el perfil antropométrico del sujeto medido. Esos perfiles no eran función de las mediciones antropométricas, eran una copia, a escala, de cada cuerpo infantil. Cada uno de ellos representa ya una figura humana que enmascara los promedios, que la restituye según el deseo. Cada silueta parece romper los silencios impuestos por los números, rebelarse contra esa condena. Lejos del lenguaje numérico, aparece una mónada que muestra para anular las diferencias individuales, donde sólo queda la esencia. Recurrentemente la huella del cuerpo, una evocación de la variabilidad de la ficha antropométrica pero rechazando toda medida precisa. En esa serie de siluetas se resumía el resultado de una investigación pero también desataba el prejuicio.

48Los perfiles antropométricos son símbolos. Ya no pertenecen a la obra del médico mexicano, adquieren valor por sí mismos y se llenan de los significados de su tiempo. Son testigos de su época de lo que debía ser un hombre normal: abstracto e ideal. Ahí, ya no existe ni lo preciso ni la medida. La forma prevalece, el fondo se niega. El tiempo y el espacio ya no son los de aquel cuerpo que dejó su huella. Lejos del propósito inicial, carece de características empíricas: no posee nombre, nacionalidad, tampoco historia. Niega el pecho dilatado y la fisiología aclimatada para respirar en las alturas. Es figura perfecta, donde reinan las simetrías: tronco y extremidades, cabeza y columna; manos y pies. Aquí ya no hay proporción sino geometría. Ese hombre, evocación del hombre promedio estadístico, mega la pluralidad de razas, niega al mexicano y afirma lo normal como una imagen perfecta e intemporal, como una representación masculina que echa fuera todo accidente y variabilidad, la femineidad y la historia: sólo queda un vado, pura forma sin fondo, puro trazo, sin piel: lo normal.

49El camino trazado por el discurso de Vergara parece interrumpirse, a veces invertirse. La fisiológica no parece continuarse en la antropometría. Esta última rechaza la variabilidad empírica que la fisiología encontró y la trocó por un mundo ideal. Si la imagen fisiológica pretendía probar la igualdad funcional a costa de hacer evidente la diferencia, la antropométrica borra la particularidad proporcional del mexicano, para afirmar su normalidad como un ideal. Pero en este espacio que se abre entre ellas, en estas contradicciones del discurso médico, surge lo que ese discurso nunca terminó por decir: ambas niegan al sujeto de las alturas. La fisiología, con su dominio de abstracción gráfica y numérica, cubre a los cuerpos mexicanos de líneas y números fisiológicos. La antropometría, en cambio, lo encubre con un ente tan abstracto e ideal como el anterior. A pesar de sus diferencias, las conclusiones fisiológicas y antropométricas parecen resolverse en el prejuicio médico. Por más precisión y exactitud matemática el deber ser borra aquellos sujetos con rasgos de indios, de baja estatura y un pecho ensanchado. Tanto en esas imágenes antropométricas como en las fisiológicas, lo normal, como ideal, parece haber guiado el trabajo. Paradójicamente, ni la fisiología, ni la antropometría, parecen poder recuperar todas aquellas gráficas, mediciones y representaciones anatómicas, obtenidas de los promedios estadísticos. Ese proyecto que se fincó en la objetividad y modernidad de las medidas objetivas parecía no poder realizarse. Dicho de otro modo, las medidas estadísticas, ésas que comparan al hombre con los números, desaparecen ante el poder del prejuicio, de la tradicional búsqueda de lo normal. Entre la teoría y la medida aparece un vacío que sólo se subsana con una unidad moral de lo ideal. Así, lejos de iniciarse una era moderna, de la fisiología experimental a la antropometría hay una vuelta al juicio. Y este círculo no es ficticio, deriva de la realidad del ver, el único que hace creer. Finalmente, habrá que preguntarse si ese deseo del médico por verse a sí mismo como parte de una raza normal, no es también nuestro deseo de vernos, como normales, con formas y contornos ideales, plenos de una modernidad abstracta, hecha de números.

Bibliographie

Fuentes consultadas

Archivo General de la Nación: agn,

Ramo: Instrucción Pública y Bellas Artes, ip y ba, Serie: imn.

Archivo Histórico de la Facultad de Medicina: ahfm, Fondo: Izquierdo

Archivo Histórico de la Secretaría de Educación Pública: ahsep

Notes

1 «Proyecto del reglamento del Instituto Médico Nacional, México, Oficina Tipográfica de la Sría. de Fomento», 1890, p. 5.

2 Alexandre Koyré. Estudios de Historia del pensamiento científico. México, Siglo xxi, 1997, pp. 9 y ss.

3 Izquierdo, J.J. Balance cuatricentenario de la fisiología en México. México, unam, 1934, p, 246, Hay que subrayar que los programas de estudio de la Cátedra de Fisiología, la de Terapéutica Clínica y la de Medicina clínica impartidas en la Escuela Nacional de Medicina (enm), antes de que apareciera el imn, ya demandaban la necesidad de demostrar o realizar algunos «experiementos». El doctor. Ignacio Alvarado, quien estuvo al cargo de la cátedra de Fisiología de la enm, 1861 - 3 y 1867 - 76 replicó algunos experimentos de Claude Bernard. Ver: «Lecciones de Fisiología», El Porvenir. 1878, Sin embargo, se trató de experiencias esporádicas y no de una práctica común entre los profesores de la enm. La cuestión empezó a cambiar justo cuando se fundó el IMN. Ello es visible en la propia enm donde, alrededor de 1900, se adquirieron aparatos de experimentación que apoyaran las crecientes actividades experimentales de la cátedra de fisiología experimental. De hecho el artífice del nuevo laboratorio de la enm fue, no por azar, el doctor. Vergara Lope. Ver, ahfm, Legajo 190, Expediente 15 y Carta del Dr. Vergara Lope al Dr. J. Joaquín Izquierdo, septiembre de 1933, ahfm, Folder x3, Exp. 2.

4 Cita de Vergara Lope a Jourdanet, en: Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia del Doctor Jourdanet, México, 1890, p.15.

5 Organizada en cinco subsecciones, aparte de la de fisiología y antropología, la Comisión médica contemplaba realizar trabajos en Pathologie, Hygiène, Médicine légale et Statistique médicale, Médicine véterinaire, Matière médicale et pharmacologie. «Résumé des travaux de la Section de Médicine depuis sa fundation jusqu'au 31 Décembre 1865» gmm, Tomo 1, Núm. 32, p. 514. Nótese que este es el antecedente directo de la Academina Nacional de Medicina (anm).

6 Dennis Jourdanet. «De la estadística de México. Considerada en sus relaciones con los niveles del suelo y con la aclimatación de las diferentes razas humanas que lo habitan», México, Boletín de la smgye, I° época, tomo xi, 1865, pp. 227 y 228.

7 D. Jourdanet. Les altitudes de l'Amerique Tropicale Comparée au Niveau des Mers au point de vue de la Constitution Medicale. Paris, Baillière et Fils, 1861, p. 384.

8 D. Jourdanet. Les altitutes de l'Amérique Tropicale, op. cit., pp. 65 y 66.

9 D. Jourdanet. «De la estadística de México...», Boletín de la smgye, 1865, pp. 237 y 239.

10 Leon Coindet. «Physiology de la Respiration sur les Altitudes», gmm, jueves 15 de septiembre de 1864, p. 3.

11 La mayoría de fisiólogos coincidían en que en promedio se expira la misma cantidad de «aire» que la se inspira. En este caso, además, ambos médicos reconocen que entre un aire y otro hay diferencias: que el aire inspirado contiene oxígeno y el expirado ácido carbónico, vapor de aire y azote. Hay que subrayar, sin embargo, que los fisiólogos, para el caso de la respiración hecha en las alturas no estaban de acuerdo sobre las cantidades de oxígeno inspirado, ni de ácido carbónico expirado. Por cada fisiólogo había un dato sobre el fenómeno en las alturas: compárese las cifras que manejan los libros de texto de Fisiología usados en la ENM en la época y los promedios utilizados por Jourdanet y Coindet. Ver Duval, Mathias, Cours de Physiology, Paris, Baillière et Fils, 1987,8ème Edition, p. 412 y Arthus, Maurice, Précis de Physiology, Paris, Masson Et Cie. Editeurs, 1920,6ème Edition, p. 304.

12 L Coindet. «Physiology de la Respiration sur les Altitudes», GMM, 1 ero de octubre, 1864, p. 4.

13 En la sesión de la Academia de Medicina de París de los días tales y tales Coindet presentó su trabajo. Según el doctor Vergara Lope, el fisiólogo Paul Bert dijo a propósito de ese trabajo»nada, absolutamente nada, queda de este trabajo desde el punto de vista químico». Ver: Lope Vergara, D. La anoxihemia barométrica. Medios fisiológicos y mesológicos... México, Oficina de la Sría. De Fomento, 1893, pp. 23 y 24.

14 Paul Bert. Leçons sur la Physiologie Comparée de la Respiration. Paris, Baillière et Fils, 1870, p. 124.

15 Sería aquí imposible mencionar todos los trabajos de estos médicos. Sólo como ejemplo se pueden consultar: Vicente Reyes, La ley de la períocidad de las lluvias en el Valle de México, 1879; Orvañanos, Domingo, «Higiene pública. Apuntes para el estudio del clima de México.», gmm, I° de mayo de 1879:153 - 198. Gustavo Ruiz y Sandoval «Memoria sobre el mal del pinto», gmm, 15 de enero de 1881, pp. 36 -112; Gustavo Ruíz y Sandoval. «Geografía médica. Fiebre Amarilla epidémica en México, a lo largo del Bravo, y en el litoral pácifico», gmm, 15 de febrero de 1884, Tomo xix; M. Soriano, «Geografía y estadística médicas. Algunos apuntes sobre la geografía y estadística médicas de Maravatío», gmm, 1 junio de 1881, pp. 177 y 187.

16 D. Vergara Lope. A.L. Herrera. «Un caso de anemia de los mineros y tuberculosis incipiente curado con baños de aire enrarecido», Memorias de la Sociedad Científica Antonio Alzate, Tomo x, Núm. 22,1896 -1897, p. 174.

17 A.L. Herrera, y D. Vergara Lop. «atmósfera de las altitudes y el bienestar del hombre», Memorias de la Sociedad Científica Antonio Alzate, México, Imprenta del Gobierno Federal en el Ex - Arzobispado, 1895-6, p. 167.

18 D. Vergara Lop. Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia del Doctor Jourdanet, México, 1890, p. 24.

19 Stanley J. Reiser. Medicine and the Reign.. op. cit, Cambridge University Press, 1979, p. 43.

20 Ibídem.

21 Ibídem.

22 «Inventario Número 1 de los instrumentos, aparatos y útiles existentes en la Sección 3a del Instituto Médico Nacional y que proceden del primer pedido que se hizo a Europa»,1° abril de 1891. agn, imn, Caja 124, Exp. 4, fs. 62 - 176 e «Inventario de los útiles, muebles, enseres, aparatos, sustancias químicas [...] de la Tercera Sección del Instituto Médico Nacional, practicado el mes de julio de 1898». acn, ifyba, imn, Caja 124, Exp. 4, fs. 253-272.

23 El esfigmógrafo de Marey tuvo como antecedente al miógrafo de Herman Von Helmoholtz (1824-1894). El alemán lo ideó buscando registrar las cargas eléctricas producidas en las contracciones musculares de los animales. Por su lado, el alemán Karl Vierordt creó el famoso escritor del pulso (pulse writer) en 1855. Pronto, el uso de esos aparatos se extendió a la investigación fisiológica. El esfigmógrafo de Marey los adaptó a la investigación respiratoria. En 1859, presentó su «sphymográfo» en sus Recherches sur la circulation du sang ó l'état sain et dans les maladies, mismo que perfeccionó en La méthode graphique dans les sciences expérimentales; publicado en 1878. Su instrumento, permitía determinar la influencia de la respiración en la circulación de la sangre, o bien, determinar de forma sincronizada los cambios de la presión sanguínea y la presión del aire en la cavidad torácica. Sobre la historia y desarrollo de estos aparatos: Frank, R. G. Jr. «The Telltale Heart: Physiological Instruments, Graphic Methods, and Clinical Hopes, 1854 - 1914» en: Coleman y Holmes (Edits). Experimental Physiology in Nineteenth Century Medicine, Berkeley University of California Press; S. J. Reisser Medicine and the Reing of Technology, Cambridgef University Press, 1978 y Soraya De Charadevian. «Graphical Method and Discipline: Self - recording Instruments ¡n Nineteenth Century Physiology» en:Studiesin History and Philosophy of Science. Pergamon Press, vol. 24, núm. 2, June 1993.

24 Citado en: R.C. Frank, Jr. «The Telltale Heart: Physiological Instruments, Graphic Methods, and Clinical Hopes, 1854-1914» en: Coleman y Holmes (Edits). Experimental Physiology in Nineteenth Century Medicine, Berkeley University of California Press, p. 222.

25 D. Vergara Lope. «Notas sobre la tensión sanguínea en México, Anales del imnTomo ii, 1890, p. 110.

26 A.L. Herrera y D. Vergara. «La atmósfera de las altitudes y el bienestar del hombre», Memorias de la Sociedad Científica Antonio Alzate, 1895-1896, tomo ix, p. 179.

27 A este espíritu se le ha llamado «humboldtiano» fincado en el número como una forma de investigación. Ver: Susan Faye Cannon. Science in Culture: The Early Victorian Period. N. York, Dawson and Sience History Publications, 1978: 73 y ss. y Ruth Schwartz Cowan, «Francis Galton's Stitistical Ideas: The Influence of Eugenics» en Isis, number 63,1972, p.513.

28 Textualmente, Claude Bernard dice: «la medicina científica, como las otras ciencias, no puede constituirse si no es por vía experimental,»por la aplicación inmediata y rigurosa del razonamiento a los hechos que suministran la observación y la experimentación. El método experimental, considerado en sí mismo, no es más que un razonamiento con ayuda del cual sometemos metódicamente nuestras ideas a la experiencia de los hechos». Más adelante confirma la idea diciendo que: «Si la experiencia está verdaderamente caracterizada por una variación o por un trastorno provocado en un fenómeno, esto no será sino en tanto se sobrentienda que es necesario hacer la comparación de este trastorno con el estado normal. En efecto, no siendo la experiencia más que un juicio, exige necesariamente comparación entre dos cosas, y lo que hay de activo e intencional en ella, es en realidad la comparación que el espíritu quiere hacer. Ahora bien, que el trastorno sea producido por accidente o de otro modo, no por eso el espíritu del experimentador comparará menos bien». Cl. Bernard. Introducción a la medicina experimental, México, unam, 1960, pp. 118 y 129-30. Como dice William Coleman, ello no quiere decir que en su trabajo, Bernard haya seguido, al pié de la letra, sus ideas sobre la experimentación, igual muchas ¡deas de Vergara parecen más una defensa sobre la legitimidad y necesidad del trabajo experimental para la medicina que el hecho que él haya seguido, paso a paso, las ideas de Bernard. De Coleman ver: William Coleman. «The Congnositive Basis of the Disicipline. Claude Bernard on Physiology» en: isis, vol., 76, number 281, 1985, pp. 54 - 55.

29 Ver Bernard, Introducción a la mediana experimental. México, unam, 1960, pp. 284-299. Para una discusión más amplia sobre el uso de las estadísticas en la medicina véase, entre otros, Canguilhem, George, The Normal and the Patological, N. York, Zoone Books, 1991, pp. 151 -156 y Rosser Matthews,. Quantification and the Quest for Medical Certainty. Princenton University Press, 1995.

30 Vergara, Refutación teórica y experimental de la Anoxihemia, 1890, p. 16.

31 Ver: Marcos Cueto. Excelencia científica en la periferia. Actividades científicas e investigación biomédica en el Perú, 1890 -1950. Lima, Perú, grade-concytec, 1989, pp. 155 y 156. Es importante remarcar aquí que el destino de la obra de Vergara es la antítesis de la obra del doctor Monge Medrano. Este científico peruano cuyos «descubrimientos» sobre el «mal de las montañas», le valieron el reconocimiento internacional, llevando hoy su nombre. Como en el caso de Vergara, Monge empeñó el problema en una cruzada científico - cultural de reivindicación del hombre andino. Pero, a diferencia de Vergara y su grupo, esta reinvindicación parece no haberse puesto bajo un estándard académico internacional. Parte de las razones que explicarían estos destinos tan diferentes es, en primer lugar, el hecho de que la comunidad a la que Vergara perteneció no apreció ni colaboró con el proyecto de fisiología experimental, siendo Vergara prácticamente el único miembro de lmn interesado en la cuestión. Además, de que la noción de experimentación de Vergara estaba, a pesar de todo, anclada en nociones clínicas distante de la noción de laboratorio y experimentación fisiológica manejada por el grupo de Monge Medrano. Ver Cueto, op. cit, 1989, p. 170 y ss.

32 Vergara, Refutación a la, p. La anoxihemia barométrica, 1893, p. 8.

33 D. Vergara Lopé, La anoxihemia barométrica, 1893, p. 22.

34 D. Vergara Lopé. «El mal de las montañas se debe a perturbaciones...», Anales del Instituto Médico Nacional, México, tomo ii, 1890, p. 126.

35 Sobre el neolamarckismo a fines del siglo xix ver: Rosaura, Ruíz. Positivismo y evolución: introducción del darwinismo en México. México, Limusa, 1991 y Nancy L. Stepen. The Hour of Eugenics. Race, Gender and Nation in Latin America. Cornell University Press, 1991, pp. 67 y 76.

36 Sobre este tema, se puede ver: M.J.S. Hodge. «Natural Selection as a Causal, Empricial and Probabilistic Theory» en: Kruger, Gigerenzer and Morgan (Edit). The Probabilistic Revolution, vol 2. Cambridge University Press, 1987, pp. 246 y ss.

37 D. Vergara Lopé, «La hiperglobulina...» en: cmm, Tomo vii, 1912, p. 420.

38 D. Vergara Lopé, «La densidad de la sangre y su tensión molecular», cmm, tomo viii, 1913, p. 325.

39 D. Vergara Lopé, «Hematología de las altitudes en sus relaciones con la clínica y la terapéutica», Revista quincenal de anatomía patológica y clínicas médica y quirúrgica, tomo I, 1896, p. 27.

40 D. Vergara, Refutación, tesis, 1890, p. 18.

41 Ibidem, pp. 18 -19.

42 D. Vergara Lope, «La hematología de las altitudes en sus relaciones con la clínica y la terapéutica» Revista Quincenal de Anatomía Patológica, tomo i, 1896, p. 294.

43 Instrumento que mide la composición de gases respirados y expirados. A partir de él se puede calcular la cantidades de oxígeno, azoe, agua que participan en la hematosis. Vergara usaba también otros instrumentos, muy similares, como el neumógrafo de Marey y el oxigenógrafo de Frederiq. Cada uno determinaba, por diferentes medios, la cantidad de oxígeno y otros gases respirados y expirados. Sobre estos instrumentos Véase: J.J. Izquierdo. «El gasto respiratorio máximo del hombre en la altitud (Segunda memoria)», gmm, Tomo ux, 1928, pp. 111 y 113.

44 Hay que mencionar que Vergara hizo mediciones propias en el laboratorio con un número muy grande de personas. En su tesis de 1890, dice haber hecho mediciones con sesenta personas del Hospital Beistegui y en el Juárez. En el libro de la Anoxihemia de 1893, dice haber hecho experimentaciones con cincuenta personas, procurando que fueran sanas o en plena recuperación, de diferentes estratos sociales. Pero además se valió, a lo largo de su vida, de las observaciones hechas por otros médicos a propósito de la respiración. En ese sentido, habla de los trabajos de su maestro de Higiene, Luis E. Ruíz, A. G. Iglesias y de Alfonso Herrera. Además de hacer uso de los estudios que sus alumnos fueron haciendo alrededor de sus hipótesis, como es el trabajo de Ermesto Sánchez de Tagle y sus mediciones sobre el número de glóbulos rojos, el doctor. Zárraga y sus medicioens sobre la densidad de la sangre de las mujeres embarazadas y las mediciones antropométricas hechas por su alumno y ayudante, el doctor Everardo Landa.

45 Dado su mayor número, también mayor cantidad de oxígeno aspirado. Las mediciones de laboratorio hechas por Vergara indicaban que en México, en 21 horas, se respiran 61 gramos más de oxígeno que en París.

46 Que se leería 757 mm son proporcionales a 585mm de presión atmósférica, como 22 respiraciones por minuto son proporcionales a 16 respiraciones.

47 Estas «comprobaciones»aritméticas están en casi toda su obra. Ver: D. Vergara Lope, «La hematología de las altitutudes en sus...», Revista Quincena de Anatomía Patológica, p. 28 y la Anoxihemia Barométrica, 1893, pp. 43 y 44.

48 Sobre la relación entre lo normal y las medias probables en Quetelet, ver el famoso Sur l'Homme et le Développement de sus Facultés ou Essai de Pysique Sociale. Paris, Fayard, 1991, pp. 75 y ss. De Bertillon los médicos conocían perfectamente su Cours Élémentaire de Statistique. Paris, Société d'Éditions Scientifiques, 1895, donde trabaja la utilidad de los promedios. Veáse especialmente, pp. 118 y 120.

49 En varios de sus trabajos, Vergara enfatizó que otros médicos habían observado el mismo fenómeno de la hiperglobulia. Además de Viault, insistió en que en los Estados Unidos, el Dr. Solly, en una de las sesiones del Congreso de Higienistas de Denver, Colorado (1885), también verificó que a mayor altura se verifica una mayor concentración de glóbulos rojos. Véase: D. Vergara Lope, y A.L. Herrera. La Vie sur les Hauts Plateaux. Influence sur la Pression Barométrique sur la Constitution et le Dévélopment des Etres Organisés. Traitement Climatérique de la Tuberculose, México, Imprimerie de I. Escalante, 1899, pp. 18 y 19.

50 D. Vergara Lope. «La hematología de las altitudes», gMM, tomo I, 1919, p. 8.

51 D. Vergara Lope. «La hematología», Ibidem, p. 8.

52 D. Vergara Lope. «La hiperglobulina...», cmm, Tomo vu, 1912, p. 418-21.

53 D. Vergara Lope. «La hiperglobulina...», Ibidem, p. 422.

54 D. Vergara Lope. «La hematología de las altitudes», cmm, Tomo I, 1919, p. 15-6.

55 Sobre los desacuerdos de Ocaranza con Vergara ver, entre otros: Acta de las sesiones de la anm, 2 de octubre de 1918, gmm, p. 59 y Ocaranza, F. «La hiperglobulia de las altitudes», gmm, Tomo I, 4ta Serie, México, Sept, de 1919.

56 D. Vergara Lope. «Hematología de las altitudes», gmm, Tomo I, p. 369.

57 Alfonso.Pruneda. Carta al director del imn, 27 de mayo de 1908. agn, imn, Caja 124, Exp. 5, f. 6; Pruneda, A. Sría. de Instrucción Pública y Bellas Artes. agn„ imn, Caja 130, Exp. 17, f. 7 e Informe que rinde el Director del imn, Leopoldo Flores, 1909, acn, imn, caja 132, exp. 4, f. 4 y Carta de Daniel Vergara Lope a Jose Joaquín Izquierdo, Fondo J.J. Izquierdo, Archivo Histórico de la Facultad de Medicina, unam.

58 Paul Broca Instructions Générales pour les Recherches Anthropologiques à Faire sur le Vivant. Paris, G. Masson, Libraire de l'Académie de Médicine, 1879, pp. 25 y ss. Sobre Broca, entre otros, se pueden ver los estudios de Gould, S. Jay. The Mismeasure of Man. N. York, W.W. Norton and Co., 1993: 82-112 y Claude, Blankaert. «Méthode des moyennes et notion de 'série suffisante' en Anthropologie physique (1830 -1880)» en: Moyenne, Milieu, Centre. Histoire et Usages. Paris, Éditions de l'École des Hautes Études en Sciences Sociales, 1991, pp. 222-232; Elizabeth, Williamz. «Anthropological Institutions in Nineteenth Century France», ISIS, vol. 76,1985 y Vergara Lope, Algunas palabras acerca de la importancia de los estudios biológicos y antropométricos, gmm, tomo V, 1910, p. 12.

59 Carta del doctor Vergara Lope al doctor J. Joaquín Izquierdo, Septiembre de 1933, Folder X3, Exp. 2, ahfm, Fondo Izquierdo. Es importante remarcar que en septiembre de 1912 Vergara fue sustituido por el doctor Nicolás León quien se puso directamente al cargo del Servicio de Antropometría escolar, de la Sría de Educación Pública. Según él, la antropometría de Vergara que inicialmente desarrolló en el imn era un sistema «especial de su invención, con instrumentos y técnica todo suyos demasiado complicado». Por ello, sugiere, se le pasó al «Servicio Escolar» pero Vergara al parecer no cambió de método: «No obstante la nueva orientación y denominación de esta oficina, se continuó la medición en los niños asilados del Hospicio, sin que los alumnos de las escuelas se utilizaran para ello». Ver: N. León, «La antropología física y la antropometría, Anales del Museo Nacional de Arqueología, tomo I, 4ta. Época, 192?, p. 110.

60 Anthony P. «Anthropologie Physique. Introduction à l'Étude de la Forme Humaine» en: P. Brouardel et E. Mosny. Traité d'Hygiéne. vol. iii. Anthropologie. Hygiène Individuelle. Paris, Baillière et Fils, 1906, pp. 8-9.

61 Vergara Lope, Algunas palabras acerca de la importancia de los estudios biológicos y antropométricos, gmm, tomo v, 1910, p. 9.

62 D. Vergara Lope, Informe acerca de las labores de esta Sección al Director del imn, 25 de noviembre de 1909, acn, ipyba, imn, Caja 132, Exp. 3, fs. 7-8.

63 Máximo Silv, Informe al Jefe de la Sección de Higiene Escolar, ahsep, Expediente 47, Legajo 1,1906, f. 27.

Table des illustrations

Légende Reproducción de un esfigmografo de Marey puesto en marcha por el doctor. Daniel Vergara Lope en el Laboratorio del Instituto Médico Nacional. Con ese esfigmografo, el fisiólogo obtuvo innumerables gráficas de animales como ranas y conejos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/857/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Detalle de las mediciones hechas por el doctor Coindet mostrando el número de respiraciones entre franceses, mexicanos e indios.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/857/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 592k
Légende Gráficas del pulso donde se representa la función respiratoria de las alturas. La primera se obtuvo con el esfigmógrafo de Marey con un individuo que tenía 80 pulsaciones por minuto. La primera gráfica permite medir la tensión intratorácica en relación a la respiración, en este caso, 20 respiraciones por minuto. La segunda gráfica, tomada del mismo individuo, está hecha con el neumógrafo de Marey. Muestra el movimiento del corazón con respecto a las paredes del tórax. Así, según Vergara, los puntos señalan el momento del choque del corazón y corresponden a 75 pulsaciones por minuto.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/857/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 432k
Légende Ficha de Indices fisioantropométricos. A cada niño entrevistado se le hacía una Ficha de índices anatomo fisiológicos. Para obtener todas las medidas ahí ordenadas, el médico contaba con la ayuda del doctor Everardo Landa quien, junto con Vergara, medía pacientemente a cada niño.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/857/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 908k
Légende Adjunto a la ficha de índices anatomo fisiológicos, Vergara reproducía, por cada niño, un Perfil Antropométrico. Este perfil lo obtenía con la ayuda de un pantógrafo o regla para reproducir el contorno de cuerpos humanos sobre una hoja cuadriculada. Luego, a escala, reducía el tamaño. El médico esperaba representar en un plano la totalidad del cuerpo y mostrar el orden ideal que presidía al mexicano de las alturas entre el tronco, la cabeza y las extremidades, el mismo orden ideal al que supuestamente los cuerpos franceses estaban sujetos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/857/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 690k

Auteur

Laura Cházaro, mexicana, licenciada en sociología y maestra en filosofía de la ciencia, por la Universidad Autónoma Metropolitana, doctora en filosofía por la unam. Interesada en el estudio de los conceptos de medición estadística y precisión en la medicina mexicana del siglo xix. Ha dado cursos en diferentes instituciones educativas del país. Autora de diversos artículos sobre la historia de la estadística médica mexicana del siglo xix, entre ellos, «La Ciudad de México ante la sanción de las estadísticas de mediados del siglo xix: entre los miasmas y la podredumbre de la civilización». Actualmente es profesora e investigadora en El Colegio de Michoacán.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540