Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
Chantai Cramaussel

Educar y conocer

Los educadores franceses y su impacto en la reproducción de una élite social

Valentina Torres Septién

Résumé

La paz porfiriana permitió el advenimiento de varios grupos de religiosos y religiosas que abrieron escuelas y que, con el paso del tiempo, se convirtieron en las de mayor prestigio social y arraigo en la población. La instalación de éstas tuvo que ver con la demanda de los sectores de clase media y alta que veían en la educación europea una forma de acceder al mundo moderno sin menoscabo de sus valores tradicionales. Hablar de escuela católica durante el Porfiriato es referirse a las escuelas francesas, que, junto a otras ya establecidas con anterioridad, modelaron por años al sector más tradicional de la sociedad, interesado en mantener y trasmitir una ideología católica, que con el tiempo fue motivo de distinción, identidad y orgullo.

La paix porfirienne permit la naissance de plusieurs groupes de religieux et religieuses qui ouvrirent des écoles et qui avec le temps, eurent une grande renommée sociale et un enracinement dans la population. Leur installation émergea d'une demande de la classe moyenne et élevée qui voyaient dans l'éducation européenne un moyen d'accés à un monde moderne sans toutefois altérer leurs valeurs traditionnelles. Parler d'école catholique pendant le Porfiriato c'est faire référence aux écoles françaises, qui à côté des autres déjà établies, modelè rent avec les années, le secteur le plus traditionnel de la société, désireux de maintenir et transmettre une idéologie catholique, qui avec le temps fut une raison de séparation, d'identité et d'orgueil.

Texte intégral

«Campos de deporte, con el Palacio Legislativo al fondo. Colegio Francés de Alvarado». La actividad pedagógica de los educadores franceses giraba en torno a las actividades comunitarias; el deporte en equipo era un pretexto para fomentar en los alumnos la autodisciplina, la cooperación y la abnegación.

Fuente: Los hermanos maristas en México Segunda etapa: La lucha y la libertad, México, Editorial Progreso S.A., 1982, Lámina x.

  • 1 En general los textos que se conocen son autorreferenciales, como: La Salle en México (1905-1921). (...)

1Al hablar de los diferentes aportes que hizo Francia a México durante el Porfiriato necesariamente tenemos que reconocer el papel que jugaron, en la educación de cientos de niños, las instituciones religiosas que llegaron en esos años para establecer escuelas de gran prestigio y cuya labor se extiende hasta nuestros días. Me refiero concretamente a los maristas, los lasallistas y las hermanas de San José de Lyon, cuyas historias son aún muy poco conocidas.1 La llegada de estas instituciones a México no fue fortuita, se debió a factores de índole política que se dieron tanto en tierras francesas, como en mexicanas.

2En México, el largo periodo de paz porfiriana propició un optimismo en el desarrollo económico con la idea de un país moderno. Como en periodos anteriores, la educación se vio como la panacea para aliviar carencias. Las leyes imperantes heredadas de Juárez, establecían los principios liberales de la educación laica, gratuita y obligatoria para el Distrito Federal y territorios. Fue el periodo de creación de las normales y también de las carreras técnicas y de artes y oficios para obreros calificados; la educación superior alcanzó niveles hasta entonces desconocidos. La Escuela Nacional Preparatoria formaba a la minoría privilegiada de la inteligencia y a los futuros profesionales.

3El grupo de los científicos en el poder propuso que la ciencia fuera como base de la política nacional y partícipe de la legitimación de la dictadura, y subrayó la urgencia de lograrlo con el fin de unificar a la nación. La ciencia y la Patria ocuparían el lugar de la teología y el mito, para lograr una fuerza cohesiva de la sociedad sobre la cual el gobierno se encargaría de mantener el orden, empleando a veces métodos no muy ortodoxos para alcanzar el progreso.

4En este periodo, la Iglesia y el Estado mantuvieron la confrontación iniciada en el siglo xix por el poder sobre la orientación y la dirección de la educación. Díaz no pretendía tener al clero por enemigo, por el contrario, buscó su alianza, aunque sin modificar la Leyes de Reforma; tras el triunfo de los liberales, decidió seguir una política de condescendencia y tolerancia con la Iglesia que le permitió alcanzar la «paz». Gracias a esta postura del dictador, la Iglesia se reorganizó y obtuvo los espacios suficientes para intervenir en la educación.

Algunos trabajos de los alumnos del Colegio Luz Saviñón en los años 1907 -1908. Los programas de enseñanza comprendían materias como doctrinas cristiana-moral-, gramática, francés, inglés, geometría, historia, ciencias naturales, comercio y agricultura. Los hermanos enseñaban a sus alumnos a elaborar sus trabajos con orden y limpieza; cada uno debía tener un encabezado propio en letra redondilla, las líneas debían trazarse con regla y con tinta roja. Esta formación también influía en el carácter y en cierta manera de ser de los educandos.

Fuente: Los hermanos marístas en México. Primer etapa: tos pioneros, 1899-1914, México, Editorial Progreso 1977 p. liv.

5La ideología educativa oficial no logró ocultar las continuas concesiones hechas a la escuela confesional, como lo demuestra la creación de nuevas diócesis, de nuevos conventos para hombres y para mujeres, el importante número de religiosos que llegaron a México a fundar sus escuelas que, con las ya establecidas, funcionaron sin ningún problema por parte del Estado. Aunque los liberales continuaron sus esfuerzos por evitar que la educación siguiera en manos de la Iglesia, la tolerancia de don Porfirio le concedió una posición de privilegio.

  • 2 Boletín de Instrucción Pública, México, Secretaría de Instrucción Pública, 1908, p. 450.

6En cuanto a la sociedad, ésta se encontraba polarizada, por un lado, la inmensa mayoría de la población, de extracción rural, vivía en condiciones de pobreza y, por el otro, un pequeño estrato era dueño de un gran poder económico y buscaba en la educación algo más de lo que ofrecía la escuela oficial. Como señala Pani, «las familias ricas tenían repulsión por las escuelas oficiales»2 y por ello buscaron la creación de escuelas del clero, o de escuelas para grupos de extranjeros, con la opción de obtener una educación diferente y que hiciera posible la reproducción de sus élites.

7La paz porfiriana permitió, a inicios del siglo xx, el advenimiento de muchos grupos de religiosos y religiosas que abrirían las puertas de sus escuelas, instituciones particulares que se convertirían en las de mayor prestigio social. Un número muy considerable de escuelas confesionales se crearon en muy poco tiempo. No existen datos precisos sobre este punto ya que las escuelas no tenían que manifestarse como religiosas o no, y tampoco se hacían encuestas periódicas y confiables. Algunas congregaciones han escrito sus historias particulares y es mediante estos relatos como podemos recrear la función que desempeñaban entonces; lo que se puede afirmar es que a finales del Porfiriato hubo un aumento de la educación privada, sobre todo de escuelas de institutos franceses que demostraron tener un gran arraigo en la población.

  • 3 Albert Cuerard, Breve historia de Francia, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1951, p. 199.

8Durante esos años, la emigración de religiosos franceses a México fue muy destacada. Esto se explica debido a la situación legal que se vivió en Francia durante esos años. La Tercera República francesa llegaba a los últimos años del siglo bastante debilitada y con episodios considerados por algunos como verdaderos escándalos, tales como el caso Dreyfus y la construcción del Canal de Panamá saturado de dificultades, corrupción e ineficiencia.3

9Entre las modificaciones a las leyes francesas, los republicanos, con hiles Ferry a la cabeza, hicieron a la educación elemental libre y obligatoria para todos. Era su principio que las escuelas públicas, sostenidas con los fondos públicos, no debían estar bajo el control de ninguna Iglesia. El conflicto entre facciones opuestas llevó al gobierno republicano a adoptar una actitud anticlerical. Al consolidarse la República, el desarrollo de la educación popular, así como el resurgimiento del socialismo, cambiaron gradualmente el escenario político.

  • 4 En julio de 1902, Emilio Combes cerró más de 3 000 escuelas. En marzo de 1903 la Cámara rechazó en (...)

10El caso Dreyfus había acelerado la tendencia hacia la izquierda y, desde 1899 hasta 1914 los radicales se convirtieron en el partido dominante. La Iglesia quedó del lado opuesto y esto repercutió en acciones en su contra. Una de ellas, la que más interesa a nuestra investigación fue la que se tomó en contra de los institutos religiosos. Éstos, que anteriormente habían gozado de exenciones y privilegios, fueron colocados bajo la ley común. Los que se no se sometieron fueron disueltos, pero aun a aquellos que ofrecieron obedecer, se les negó el reconocimiento. Solamente unas pocas congregaciones contemplativas y de caridad fueron permitidas sin que se les molestase.4 El 18 de diciembre Emile Combes presentó su gran proyecto que prohibía la posibilidad de enseñar a todas las congregaciones autorizadas o no, proyecto que se convirtió en la ley del 7 de julio de 1904.

11Tres institutos educativos franceses, de aquéllos que habían quedado impedidos para educar, llegaron a México a principios de siglo: los hermanos maristas, los hermanos lasallistas y las hermanas de San José de Lyon. Sobre su llegada se hará el siguiente relato.

  • 5 Evangelina Mendoza Márquez, Despertar. Libro primero, México, Herrero Hnos., 1956 citada por Valent (...)

12La instalación de los colegios en diferentes pueblos y ciudades tuvo que ver con la demanda que de ellos hicieron los sectores de clase media y alta que veían en la educación europea una forma de acceder al mundo moderno, sin menoscabo de sus valores tradicionales católicos. La escuela se presentaba ante estos sectores como un lugar privilegiado definido como «instrumento de perfeccionamiento intelectual, profesional y moral, cuya función no se limitaba a la enseñanza, sino que también era moralizado».5 Estos sectores percibían en esos institutos religiosos, un espacio en donde reproducir a sus élites sociales, incorporando en sus escuelas sólo a grupos sociales determinados por una ideología específica y una capacidad económica diferenciadora.

  • 6 Las escuelas gratuitas de los lasallistas fueron casi en su totalidad las primarias (a excepción de (...)

13Estos religiosos se instalaron en casas o edificios adaptados para este fin. En ocasiones empezaron de manera muy modesta; en muy pocos casos se erigieron edificios propios y cuando éstos se levantaron carecían de talleres, cubículos para profesores, campos de juego, etcétera. La ayuda económica que prestaron las familias adineradas a estos institutos, así como algunos apoyos de la misma Iglesia, de asociaciones o de corporaciones civiles, fueron muy importantes para el sostenimiento de estas escuelas, pues muchas de ellas comenzaron siendo gratuitas.6 Incluso llegaron a contar con ayuda de algunos gobiernos estatales.

  • 7 Torres Septién, op. cit, pp. 70-72.

14Esto no duró mucho tiempo, ya que las familias acomodadas deseaban educar a sus hijos en escuelas de religiosos que cobraran colegiaturas para evitar la asistencia de los pobres. Para subsanar esta situación establecieron las escuelas gratuitas junto a las de paga o estas últimas contaban con doble turno: matutino para niños ricos y vespertino para niños carentes de recursos. Fueron tres los motivos que justificaron el cobro de colegiaturas: formar mejor a los estudiantes, complacer a ciertas familias que no querían enviar a sus hijos a escuelas gratuitas y generar recursos para su subsistencia.7

Los lasallistas o hermanos de las escuelas cristianas

  • 8 En 1685 funda una escuela normal en Roan para maestros cristianos. De la Salle redactó varios libro (...)
  • 9 Las fundaciones realizadas fueron solicitadas a petición de:
    Puebla 1906, arzobispo Ramón Ibarra Gon
    (...)
  • 10 Vargas Aguilar, op. cit., p. 100.

15Juan Bautista de la Salle fundó el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en 1679.8 Esta orden, de origen francés, llegó a México a principios de siglo. Contaban con una buena reputación de educadores en Europa, por lo que recibieron más de diez peticiones para establecer aquí sus escuelas, entre 1866 y 1904.9 La primera tentativa procede de la época del emperador Maximiliano, quien comisionó al abate Lanusse a iniciar los trámites para enviar hermanos a México; el hermano Justinus Marie fue posteriormente el encargado por el superior general para atender las peticiones mexicanas, las cuales contestó en un documento que se conoce como Mémoire concernant le projet d'etablissement de Freres des Ecoles Chretiennes dans l'Empire.10

16Más tarde, un grupo de particulares de Yucatán pidió a esta orden que se encargara de siete escuelas gratuitas en su territorio «a fin de combatir el azote de las escuelas laicas». Hacia 1882 se envió otra carta a Francia señalando que el presidente Díaz,

  • 11 La Salle..., op. cit., pp. 27-28.

[...]haciendo una excepción a la ley general [Constitución de 1857] que expulsa a congregaciones religiosas, en favor de los Hermanos de las Escuelas Cristianas que no tienen reputación de revolucionarios [sic], ha querido entrar en trato con el Sr. Arzobispo y otras personas y ha dado, mediante autorización escrita de su puño y letra, seguridad para los religiosos profesores de este colegio. Los Hermanos encargados de él podran vestir el hábito del Instituto, vivir en comunidad y tendrán capellán que les pueda decir misa diariamente.11

«Un dormitorio del internado Patricio Sanz». Una alternativa que los hermanos maristas encontraron para mejorar la economía de sus colegios fue la de admisión internos dentro de ¡as instalaciones de éstos, asi como también la construcción de edificios creados especialmente con este fin. En ellos se recibían alumnos «de provincia», de aquellos sitios donde no había escuela privada.

Fuente: Los hermanos maristas en México. Segunda etapa: La lucho y la libertad, México, Editorial Progreso S.A., 1982, Lámina XIII.

17Esta laxitud en la observación de las leyes fue una constante del gobierno porfiriano y lo que hizo posible el funcionamiento de las escuelas católicas francesas. La ley escrita fue ignorada y, desde entonces, las leyes en materia educativa se aplicaron de acuerdo con las políticas de cada gobernante en el poder.

  • 12 Vargas Aguilar, op. cit, pp. 100-101.

18Sin embargo a pesar de esto, el superior de los lasallistas no estaba aún seguro de enviar a sus hermanos a México. El Papa Leónxiii, a través del cardenal Rampolla, secretario de Estado, hizo otra petición al superior que tuvo también respuesta negativa. En 1899 los yucatecos volvieron a intentarlo por medio del obispo de Cuernavaca, monseñor. F. Plancarte, proponiendo costear el viaje y la instalación de los hermanos; casa para la comunidad y los réditos de un capital de 120 000 pesos para las escuelas.12

19En 1904 el hermano Jébert tuvo el encargo de visitar las comunidades de Ecuador, Colombia y Nicaragua, y fue en este último lugar donde recibió la petición de trasladarse a México y organizar algunas fundaciones.

  • 13 Ibidem., p. 102.

20El primer sitio visitado por él fue Morelia donde entabló pláticas con monseñor Atenógenes Silva. Sin embargo, no pudieron llegar a un acuerdo.13 Jébert se trasladó a la ciudad de México, donde se entrevistó con el arzobispo Próspero Ma. Alarcón sin llegar a un compromiso «serio». Posteriormente se dirigió a Puebla donde desde 1898 el obispo Ramón Ibarra González había solicitado el apoyo educativo de los lasallistas. En este sitio se realizó un proyecto que sería presentado al superior general en 1905, mismo que fue aprobado.

21Los primeros cuatro hermanos del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, Alfonse Jébert, Amédée Francois, Adrien Marte y Antoine Claude, partieron del puerto del Havre y llega ron a Veracruz en 1905, y de ahí se transladaron a Puebla.

  • 14 La Salle..., op. cit, p. 41.

22En la angelópolis fueron recibidos por el arzobispo Ibarra, quien les manifestó su apoyo y deseo de que sus escuelas contrarrestaran el peso de las escuelas oficiales y metodistas establecidas en esa ciudad, autorizando también la instalación de un noviciado en la diócesis; los maestros recibirían de la mitra una paga de 360 pesos anuales en plata mexicana, pagaderos a principios de cada mes.14 Este sueldo era equivalente al que ganaban los maestros de escuelas oficiales. Aquí estuvieron a cargo de una preparatoria que más tarde sería una escuela «de paga», el Colegio de San Pedro y San Pablo en la construcción adyacente a la Catedral (primero propiedad de los jesuitas y más tarde del Estado), y que después formó una unidad con el Seminario Menor. Esta escuela contó en 1909 con 173 alumnos inscritos y con 42 alumnos en la preparatoria. En 1913 tiene hasta con 300 alumnos de los cuales 75 no pagaban. Los hermanos en esta escuela llegaron a ser veinte hacia 1912. En 1910, abrieron la Escuela de San Ignacio (1910), gratuita; únicamente funcionó durante cuatro años.

  • 15 Vargas Aguilar, op. cit, p. 105.

23Sus colegios se diseminaron rápidamente en diez ciudades de la República: Puebla, Acatzingo, Morelia, Querétaro, Zacatecas, Saltillo, Monterrey, Torreón, México y Toluca.15

24En Morelia se hicieron cargo del Instituto Científico del Sagrado Corazón, que abrió en 1908 con seis aulas para primaria, dos para preparatoria, comercio y agricultura, para 250 alumnos; de ellos, 87 eran internos. En 1909, la preparatoria fue cerrada pues no había sido incorporada, con el consiguiente disgusto del arzobispo. En 1912 se incorporó aunque cerró de manera definitiva en 1913 por falta de local, personal y otros problemas económicos. Las fricciones con la mitra fueron constantes, probablemente por cuestiones de pago.

25En 1907 continuaron en Querétaro con la labor de liceo Católico fundado en 1883. Esta institución contaba con primaria y preparatoria y, aunque en ésta ya se cobraba, al lado fundaron la gratuita, San Juan Bautista de la Salle, con cuatro clases o grados que correspondían a la primaria inferior con 240 alumnos. Esta escuela llegó a contar en 1909 con 534 alumnos. El Liceo gozó de gran fama en el centro del país.

  • 16 La Salle..., op. cit, p. 75.
  • 17 Ibídem., p. 59.

26El Colegio del Zacatito en la Ciudad de México, se abrió en 1914, para 150 alumnos, y al año siguiente ya doblaba esa cantidad. En 1910 abrieron una escuela semigratuita en Toluca con ochenta alumnos, 25 de los cuales no pagaban.16 En 1908 llegaron también a Zacatecas, donde funcionaría el Instituto Científico de San José, que también tuvo su escuela gratuita con tres salones. Después se hicieron cargo de la escuela gratuita, adyacente a La Purísima, la tenía 175 alumnos. Debido a la llegada de los carrancistas a Zacatecas en 1913, muchas «familias pudientes» emigraron hacia la capital y los alumnos disminuyeron en el colegio (137, 128,83 y 86 entre 1910 y 1913)17

  • 18 Ibídem., p. 62.

27En Coahuila, los lasallistas tuvieron un colegio de 245 alumnos; el gobernador pagaba los sueldos de los profesores (25 pesos oro) y se entregaban además 112 pesos para los huérfanos; el alcalde contribuía con 50 pesos mensuales y las damas de la Junta de Beneficencia se encargaban de los demás gastos. Esta escuela funcionó hasta 1914.18 San Juan Bautista de Lasalle, también gratuita, contaba en 1914 con 135 alumnos. Monterrey tenía dos escuelas lasallistas en 1908: «una de paga», que abrió con 65 alumnos sus clases de primaria y comercio y cerró en 1914, y la gratuita de Nuestra Señora de Guadalupe, con 200 alumnos. Torreón tuvo su escuela gratuita, la cual contaba en 1913 con 220 alumnos, pero también cerró.

  • 19 Ibídem., p. 74.
  • 20 La enseñanza comercial y agrícola la desarrollaban en tres años llevando las siguientes materias:
    Pr
    (...)
  • 21 Las escuelas no gratuitas fueron:
    1. San Pedro y San Pablo, Puebla
    2. Instituto Científico del Sagrad
    (...)

28Los lasallistas, en 1911, se encargaban ya de 13 escuelas gratuitas y 3 240 alumnos en el país.19 Las escuelas que cobraban fueron principalmente las de estudios superiores, como la preparatoria, la comerciar20 y la agrícola, aunque al inicio la preparatoria de San Pedro y San Pablo fue gratuita, «para familias de la burguesía».21

  • 22 Vargas Aguilar, op. cit, p 127.

29Las escuelas que no eran de enseñanza superior y tuvieron una cuota fueron las que presentaban gastos de manutención de los alumnos, como los internados y el asilo. Un ejemplo de los asilos fue el de la Inmaculada Concepción en Saltillo (1907) al que no pudieron seguir ayudando. También se hicieron cargo de la escuela San Pedro Claver. En sus colegios tuvieron absoluta libertad de organización y elección de los métodos; en 1913 llegaron a tener 214 alumnos repartidos en tres grupos según edad y grado de conocimiento. Tanto el asilo como la escuela estuvieron mantenidos por la Junta.22

«Alumnos que hicieron su primera Comunión en 1902». La escuela católica buscaba formar profesionales cristianos, por ello complementaba la impartición de materias profanas con otras que fomentaran el espíritu religioso, tales como la enseñanza del catecismo, la preparación para recibir los sacramentos e idealmente la conformación de un «verdadero cristiano».

Fuente: Los hermanos maristas en México. Primer etapa: Los pioneros, 1899- 1914, México, Editorial Progreso S. A, 1977, Lámina xv.

  • 23 Ibídem., pp. 106 y 107.

30Los internados se crearon siguiendo la costumbre de constituirse en centros para los alumnos que deseaban realizar estudios superiores. Esta orden estableció cuatro internados para ayudar a los centros superiores en Puebla, Morelia y Zacatecas. También contaron con una escuela de agricultura que tuvo dos finalidades: disimular la escuela San Borja como un centro de estudio, puesto que ahí funcionaba el noviciado, y establecer una escuela de este tipo de la que se carecía en la región.23

31Una constante preocupación de esta orden fue la enseñanza de conocimientos prácticos y religiosos en los primeros años de formación de los niños, previendo que éstos permanecían en las escuelas muy poco tiempo.

Los hermanos maristas

32Esta orden francesa fue fundada por el abate Marcelino Champagnat el 2 de febrero de 1817 para formar a hermanos catequistas. Su arribo a México se debió, como en otros casos, a las solicitudes realizadas por diferentes grupos de católicos que no encontraban en sus localidades quienes atendieran la educación de sus hijos. Las peticiones fueron encabezadas en 1881 por la familia De Regil, quien pedía maristas para las escuelas de Yucatán.

33Sin embargo, entre los superiores de Francia había cierta reticencia para enviar a sus hermanos a un país en el que las leyes liberales los rechazaban; más las constantes súplicas de particulares, y aún de los obispos de las distintas diócesis, lograron convencerlos. México fue la última nación de América a la que llegaron los maristas. En sus memorias ellos se expresan así:

  • 24 Los hermanos maristas en México. Primera etapa. Los pioneros (1899-1914), México, Progreso, 1977, p (...)

En nombre de la reivindicaciones sociales y[...] de la libertad, un puñado de jacobinos[...] atropelló a la Iglesia[...] Pero la divina Madre, [..]. iluminó y fortaleció., a los «desterrados por Combes», que inspiró a unos para que fuesen a «pelear por la patria en peligro» mientras a unos los mantuvo ante las casas de formación para salvar a la juventud marista mexicana y a algunos más, en unión con un buen número de hermanos españoles y [...] mexicanos, corrieron el temporal, [...] nuevamente pusieron manos a la obra.24

  • 25 Ibidem., p. 35.

34Los taparlos de «la culta y muy cristiana sociedad de Guadalajara»25 no veían opción de educación cristiana para sus hijos, ya que sólo contaban con una preparatoria católica dirigida por los jesuitas; la educación elemental y media carecía de estas escuelas. Por ello pensaron que tal vez en «las viejas naciones cristianas de Europa» conseguirán maestros accesibles a la «clase media católica» a la que decían pertenecer. Para ello, se le encomendó al presbítero Luis G Romo buscar en España, Francia o Italia a alguna congregación religiosa que abriera en Jalisco las escuelas con las características que deseaban. El presbítero llegó a Lyon, Francia donde visitó el Santuario de Fourviere y supo de la existencia de los hermanos maristas cuya casa general estaba en Genis-Laval, se trasladó al lugar donde fue recibido por el superior general, Hermano Theophane, a quien expuso la petición que llevaba desde México.

  • 26 En 1902 tenían 12 escuelas, 74 hermanos, 1588 alumnos. En Ibídem., p. lxxxiii y p. 16.

35Para los maristas ésta representó una posibilidad muy adecuada ya que de cualquier manera saldrían expulsados de Francia. Veían en América y concretamente en las tierras del Anáhuac un trabajo misionero que parecía un reto. El 1 de julio de 1899 en el Normandie, zarparon del Havre. Los maristas llegaron a La Barca, Jal. hacia el 21 de julio donde fueron recibidos por Ramón Castañeda y Palomar y alojados en la casa de la familia Martínez Gallardo mientras conseguían una casa apropiada para establecer su escuela. Otros hermanos arribaron a Veracruz y para 1902 ya eran 74, de los cuales más de la mitad eran franceses y pertenecientes a la provincia de Saint Paul Trois Chateaux en el sur de Francia; los restantes eran españoles, aunque formados en la misma provincia francesa.26 En la primera expedición participaron el hermano Pedro Damián, que fungió como director. Le acompañaban del noviciado de Canet de Mar, (Cataluña), los hermanos Filogonio y Anselmo. El segundo contingente estuvo formado por los hermanos Tirso, José León, Tiburcio y Colombus (de Colombia), y otros tres hermanos más, Aranciao, Josías y Efren.

36En poco tiempo los maristas abrieron su primera escuela, llamada Colegio de la Inmaculada Concepción, con sesenta alumnos, «aplaudidos por la sociedad y por la prensa».

37En 1899 también llegaron a Yucatán cinco hermanos, quienes fueron recibidos por el Comité pro Colegio Marista, formado por «las más linajudas familias yucatecas». En Mérida se les asignó la escuela de San Rafael, que era sostenida por las conferencias de San Vicente y manejada por dos maestros seglares. Al llegar los maristas se inscribieron cien niños y en los siguientes años tuvieron un promedio de doscientos alumnos, repartidos en cuatro grupos. La escuela sostuvo otra nocturna para obreros que llegó a tener ochenta alumnos mayores de 18 años.

  • 27 Ibídem., pp. 61-2.

38Al sur de la ciudad de Mérida ocuparon también una vieja fábrica de hilados y tejidos, donde establecieron la escuela de El Telar también sostenida por las Conferencias de San Vicente. La dirección de ésta estuvo a cargo del hermano Nahemías hasta 1906. Le siguieron el hermano Alain, el hermano Euphrosin (hasta 1909), el hermano Donato (hasta 1913) y el hermano Tirso (hasta 1914), cuando fue clausurada. En esta escuela destacaron los maestros franceses Clemente Re veisat, Marcelino T. Bonnet, al frente del taller de artes gráficas. El hermano Philomenes, quien montó un taller de ebanistería, y el hermano Paxenius, en herrería27. Los alumnos eran internos; unos pagaban pensión y otros recibían becas de las mismas Conferencias. En esta escuela había talleres de carpintería, herrería, mecánica e imprenta.

39También se hicieron cargo del único colegio católico para varones anexo al Seminario Conciliar de San Ildefonso, donde se impartía la enseñanza primaria y el bachillerato. Este colegio se fundó para «contrarrestar, en cuanto fuese posible, el positivismo de las escuelas oficiales» y estaba en manos de los padres paúles. Por conflictos con el seminario, esta escuela sólo operó con ellos hasta 1909. Los maristas abrieron en esta ciudad dos escuelas gratuitas: en tanto que el Colegio de la Inmaculada quedó bajo la dirección del hermano Antelmo Teysier. Los maristas señalan que la escuela se distinguió principalmente en matemáticas, inglés y francés. A fines de 1904 la capacidad del edificio era insuficiente para responder a la demanda por lo que fue preciso buscar un nuevo edificio.

40Para 1908 el colegio quedó bajo la dirección de otro hermano francés, Louis Gausbert, quien se mantuvo en el puesto hasta que los hermanos fueron expulsados de la capital por las fuerzas del general Álvaro Obregón, en 1914.

  • 28 Ibídem., p. 53.
  • 29 Ibídem., p. 53.

41En 1908 abrieron la Escuela de la Purísima Concepción en Cocula, Jalisco, dirigida por el hermano Victoriano Martínez, quien tuvo como ayudantes a los hermanos Adalbert y Serapien. Este último tema aficiones científicas y se interesaba por obtener el «movimiento perpetuo»28 [sic], lo que obviamente no logró. Sin embargo, tras mucha experimentación fabricó un mecanismo para extraer agua de un canal que atravesaba la propiedad de los religiosos y logró llevasr el líquido y así pudo regar arboles y hortalizas. Este invento fue copiado por varios horticultores de la localidad.29 En 1914 los carrancistas cerraron el colegio y los hermanos fueron desterrados.

  • 30 Ibídem., p. 65.

42Otras escuelas yucatecas fueron: la del Sacratísimo Corazón de Jesús, gratuita, destinada a la educación popular fundada con aportación de los herederos de Rafael de Regil en 1901. Aquí trabajaron los hermanos Damián Bellon (padre Bertulle) y Narciso du Confin (Marie Nizier). El colegio católico de Santa Ana fue fundado a iniciativa del párroco del lugar, Enrique Pérez Capetillo quien encargó a los maristas la escuela parroquial. La edificación se llevó a cabo gracias al apoyo del Comité Pro Escuela, integrado por Pedro Escalante y Alfonso Auilloud, agente consular de Francia en México. Los primeros directores de esta escuela fueron los hermanos Odonis y Gauselin. El Colegio Católico de Motul fue patrocinado por la Señora. Joaquina Peón y Peón y funcionó como escuela parroquial. Sus directores fueron el hermano Lambert, el hermano Astian, (Agustín Duserre) y el hermano Filogonio. En Valladolid Yucatán, fundaron la escuela de San Luis Gonzaga de la que se dice perdió gran número de alumnos a causa del maderismo30. Otras escuelas con menores referencias fueron las de Maxcanú, la de la Sagrada Familia en Espita y la de Ticul (1907).

43En la entidad de Campeche se abrió la Escuela Libre de Campeche y en Tehuantepec el Colegio de San Luis Gonzaga. También Chiapas tuvo su escuela en San Cristóbal de las Casas, dirigida por Pedro Damián, Felipe Florent y Nazario Arnaud. En Tabasco abrieron el Colegio de San Juan Bautista.

  • 31 Ibídem., 30 y 31.
  • 32 Ibídem., p. 80 y 82.

44Su labor se extendió a Zamora donde un «comité» solicitó a los hermanos se hicieran cargo de la Escuela de Artes y Oficios de la Sagrada Familia (1901). Ahí trabajaron los hermanos Armance, Benoit Joseph y el novato Laurentin Dupont. Paralelamente a esta escuela se abrió una otra gratuita atendida por el hermano Anacleto María quien recurrió al antiguo sistema lancasteriano.31 En su auxilio enviaron al hermano Remeze, también un joven francés.32

45Cotija también tuvo sus días de prosperidad y sus habitantes aprovecharon para dar a sus hijos educación y carreras liberales. Los maristas llegaron a esta población a instancias de don Emilio Guízar Valencia y de don José María Mendoza González quienes solicitaron al provincial una escuela. En 1903 tres hermanos fueron enviados a la casa cedida como escuela. Ésta tuvo una sección gratuita y otra que no lo era. El Instituto Marista cerró en 1908, pues mientras la parte gratuita crecía, l a»de paga» vivía un proceso adverso, de manera que los hermanos ya no pudieron sosternerla.

  • 33 Ibídem., p. 86.

46En Uruapan «los cristianos no creyeron que fuese suficiente con protestar[...] contra los desmanes de los masones. Era necesario instruir al pueblo, educarlo en la religión de sus padres, para que las tropelías que todos lamentaban no se repitieran».33 Cuatro hermanos se encargaron de la escuela que creció hasta que el maderismo obligó a las familias que la sostenían a emigrar a sitios más seguros.

47También Sahuayo tuvo su escuela en 1905, con ayuda de los hermanos Louis Donateur, Marie Fidele, Leoncius y Valerio que se encargaron del colegio «de paga» y el hermano Victoriano de la sección gratuita. Este colegio se clausuró debido a problemas con el clero del lugar y con el pueblo, que en un hecho singular se dividió en dos bandos; dado que no se pudo llegar a ningún acuerdo fue cerrado en 1908.

  • 34 Ibídem., p. 93 y 94.
  • 35 Ibídem., p. 95 y 96.

48En el Bajío, los maristas abrieron escuelas en León e Irapuato. La primera fue a solicitud del obispo del lugar, monseñor Leopoldo Ruiz y Flores, quien les donó un edificio proyectado para una gran escuela de artes y oficios. Esta escuela recibió el nombre de Instituto Sollano (1903) y tuvo alrededor de 200 alumnos, internos y externos. Dicho colegio sobrevivió hasta 1914, fecha en que el edificio pasó a ser la Escuela de Medicina de la Universidad Estata.34 El Instituto Guadalupano de Irapuato (1903) también fue auspiciado por el obispo Ruiz y Flores, con la ayuda de los padres de familia que adquirieron el edificio a prorrata. El colegio no contó con directores adecuados, aunque los maristas culparon a los «malos freseros», «que habían supuesto que el Instituto Guadalupano jamás podría tener alumnos: [con] maestros extranjeros, textos anticuados, sacerdotes a medias[...]¿Qué se puede esperar de tal institución?» Los maestros fueron continuamente reemplazados, uno de ellos «un maestro a medias que ni a medias llegaba[...] Más le interesaba el teatro que el estudio». Sin embargo, con la ayuda del nuevo obispo, Valverde y Téllez, el colegio funcionó hasta 1913 fecha en que se clausuró.35

  • 36 Ibídem., p. 98.
  • 37 Ibídem., p. 98.

49La ciudad de México tuvo su primera escuela marista en 1901, bajo los auspicios del arzobispo Próspero María Alarcón y Sánchez de la Barquera, quien se ofreció a sufragar los gastos de instalación de los hermanos mientras no tuvieran entradas propias. Se ubicó en las calles de Balvanera número 5, hoy República de Uruguay, lugar «estrecho, obscuro, maloliente e incómodo.»36 Esta escuela recibió el nombre de Colegio Comercial de San Luis Gonzaga (comúnmente conocido como de la Perpetua por la calle en que se instaló posteriormente). El primer día se presentaron dos alumnos, quienes al darse cuenta de que todas las clases eran en español, no regresaron.37 Seguramente esperaban, como era lo habitual de la época, que varias de ellas fueran en francés.

  • 38 Ibídem., p. 101.

50Visto a la distancia los maristas consideran que el sitio escogido para esta escuela fue lo que dificultó su desarrollo, pues las familias no aprobaron el emplazamiento de la misma. La intención del director era insertarse en un medio popular que resultó inapropiado para el tipo de clientela que los buscaba. En 1904 se trasladó al edificio que le proporcionó el obispo; el Palacio Episcopal (Antiguo Palacio de la Inquisición) y, finalmente, ahí empezaron a crecer. El colegio aumentó en forma notable su población escolar por lo cual los hermanos decidieron que las hermanas de la Providencia de Gap se hicieran cargo de los grupos de párvulos y del primer año de primaria, que juntos sumaban 130 alumnos.38

51El auge del San Luis promovió la creación de una nueva escuela. Esta se situaría definitivamente en la calle de Puente de Alvarado, en una casa muy grande que albergaría la escuela y la residencia de los hermanos. Esta escuela también creció hasta la caída de Victoriano Huerta. Esta fue quizá la de mayor renombre, sobretodo por sus maestros ilustres como los hermanos John o Annobertus, Louis Azema, Paul Allemand, Jude Blanchart, Leónida Garrigue y Agustín Anfossi -destacado sobre todo por su texto de matemáticas que fue utilizado en varias escuelas hasta hace muy pocos años-.

  • 39 En esta escuela destacaron los hermanos Anthelmus, Epipode, Savin y Gustave Chastanier, Marie Lanfr (...)

52Otro colegio capitalino fue el Colegio Luz Saviñon, fundado y sostenido por un patronato con el mismo nombre que estuvo primero en manos de los padres paúles. En esta escuela, los alumnos eran medio internos y becados. Pronto se abrió una escuela contigua sólo para externos.39

  • 40 Los hermanos dedicados a esta escuela fueron el hermano Valentinien, Lucien Dernat, y Felice Bertra (...)

53Por el rumbo de Tlapan, los hermanos se hicieron cargo del asilo Patricio Sinz, fundado por los esposos Sánz, orfanatorio que sólo recibía a quienes tuvieran «una excelente recomendación y se escogía solamente a los que eran huérfanos de padres y de familias muy honorables que habían venido a menos por alguna circunstancia»40 Por consiguiente, era éste un orfanatorio para «gente de alcurnia». Esta escuela fue muy útil para que los hermanos aprendieran el español gracias al contacto cotidiano con los niños.

  • 41 Ibídem., p. 99.

54Cuentan ellos de una visita que hicieron al presidente Porfirio Díaz, «que los recibió con suma complacencia. Se interesó vivamente por el estado de las obras maristas de México y los alentó para que fundaran más y más escuelas: mientras más, mejor. ¡La Nación las necesita!»41

Colegio francés de preparatoria Morelos. Los problemas acarreados tanto por la salida de maestros franceses que se iban para defender a su patria, como el triunfo de la Revolución carrancista en 1914, provocaron la clausura de muchas escuelas particulares en México. Sin embargo, los maristas hábilmente cambiaron el nombre de sus escuelas por Colegio Francés.

Fuente: Los hermanos maristas en México. Segunda etapa: La lucha y la libertad, México, Editorial Progreso S. A., 1982, Lámina viii.

  • 42 Ibidem., El colegio se fundó a petición de Mons. Francisco Plancarte y Navarrete, obispo de Cuernav (...)
  • 43 En 1911 los hermanos maristas tenían 31 escuelas, 201 hermanos, 5 063 alumnos. En Ibidem., p. lxxiv(...)

55Varios colegios más abrieron los maristas en el país, como el de Cuernavaca (1902),42 el colegio Guadalupano de Tulancingo (1903), con ochenta alumnosque pagaban sus cuotas y 150 que concurrían gratuitamente y el Instituto Científico de la Sagrada Familia de Monterrey (1905). Este colegio se abrió a petición de los padres de familia apoyados por el obispo Santiago Garza Zambrano. Cerró cuando el general Antonio I. Villarreal tomó la ciudad de Monterrey y dispuso se cerraran todas la iglesias y establecimientos religiosos.43

  • 44 Ibídem., pp. 100 y 101.

56En cuanto a la educación superior, en general, las escuelas maristas únicamente proporcionaban carreras cortas, como teneduría de libros, contaduría, secretario bilingüe, etcétera, pero los padres de familia pedían la preparatoria para que sus hijos pudieran continuar a una educación universitaria. La primera se abrió en 1912 con el nombre de Colegio Francés. Al año siguiente la preparatoria tuvo 55 alumnos, hasta 1914 en que varios de los maestros franceses salieron de México con motivo de la Primera Guerra Mundial para defender a su patria. A pesar de las dificultades el colegio continuó y para 1918 se construyó un segundo piso al edificio del Antiguo Palacio Arzobispal, ubicado en la calle del Relox núm. 32, hoy República de Argentina.44

Hermanas de San José de Lyon

  • 45 Para esta investigación conté con el material que me fue facilitado por Sor María del Espíritu Sant (...)
  • 46 Si se van tantos tan lejos en busca del oro, ¿por qué nosotras religiosas no iremos a la conquista (...)

57Durante los años de persecución en Francia a la orden de San José de Lyon le fueron cenadas ochenta escuelas. Esto representaba un posible cierre de la institución cuya labor principal era también la educativa. Sor Marie Flavie (Arnaud), encargada del noviciado en aquellos años, vio la posibilidad de continuar su labor en el «nuevo mundo»45. La idea de que fuera México y no otro país se debía a que esta religiosa había nacido en Barcelonnette y había visto a numerosos bas al pins venir a México a buscar fortuna, y comentaba: «Cuando han venido de tan lejos en busca de oro, ¿por qué no vendremos los religiosos a la conquista de las almas?»46

  • 47 Ibídem., p. 2.

58La iniciativa fue atendida por la superiora general Mere Henri Javier con la condición de que buscaran relaciones y apoyo económico que garantizara su estancia en el nuevo país. Se puso en contacto con una dama de una familia «muy cristiana» y muy «bien instalada en México», la señora. Jacques, a quien se hizo la propuesta de instalar una escuela para la colonia francesa. El 3 de diciembre ésta respondió afirmativamente señalando la conveniencia de contar con una escuela «bien francesa».47

  • 48 Ibídem., p. 3.

59Asimismo, comentó haber recibido otras propuestas similares, pero ella veía la ventaja de que hubiera hermanas de Barcelonnette lo que prometía contacto con parientes y amigos de la infancia de las religiosas, que por otro lado eran «muy influyentes» en la colonia. Ofrecía su intermediación con los hermanos maristas y con la Iglesia de la colonia francesa. También se comprometía a ver al arzobispo y al presidente de la República. Sin embargo, ponía a las hermanas algunas condiciones, como la necesidad de obedecer las leyes del país, «leyes muy liberales y nada vejatorias», la prohibición del uso del hábito en las calles, aunque afirmaba que podrían usar vestido negro y velo del mismo color «para disimular la forma monástica del vestido». Habrían también de dar prueba de que vendrían a «una obra de carácter moral, colonial si ustedes así lo desean [sic] y sin la intención de enriquecerse». Comentaba a este respecto que «esto es lo que el gobierno mexicano teme más».48 Sugería la conveniencia de que vinieran en número pequeño con objeto de ver si la escuela infantil era lo más necesario y si contaban con una cantidad suficiente de alumnas para ir elevando poco a poco el número de grados de manera que se encargaran de la educación completa de las niñas.

60Sus buenos oficios dieron resultados inmediatos ya que el 25 de enero de 1903 escribió diciendo que el padre Felix de Jesús Rougier se encargaría de conseguirles un local. También sería él quien escribiría al cardenal de Lyon para que éste se encargara directamente de pedir apoyo al arzobispo mexicano. La señora Jacques urgía a las religiosas:

  • 49 Ibídem., pp. 4 y 5.

Si ustedes han de venir, es necesario adelantárseles a otros institutos, y pretextar enseguida que, dar la autorización a un gran número de institutos, sería comprometer las obras ya establecidas. Vengan pronto y hablen lo menos posible de vuestro proyecto.49

  • 50 Ibídem., p. 5.

61El 2 de marzo volvió a escribir afirmando que los hermanos maristas las apoyaban organizando una pequeña capilla y que harían una colecta para ayudar a su instalación. Era importante, que no pidieran autorización a las autoridades ya que éstas «se harían de la vista gorda» y decía: «Es el caso de la Presidenta del República [sic] que en el fondo les es muy favorable, pero no puede intervenir en adelante, pues los periódicos de oposición caricaturizarían su devoción».50 Sin embargo, afirmaba que la primera dama las protegería y mantendría su independencia. Y sigue:

  • 51 Ibídem., p. 5.

Si [Félix de Jesús Rougier] les dice que vengan sin autorización no lo duden, él tiene experiencia. Este es el país de la libertad y no de las formalidades. No hay necesidad de pasaportes, ni de brevets. [certificados] Vengan sin ruido ni reclamo. No se les pedirá nada y las autoridades estarán contentas de no tener que pronunciarse contra ustedes. Vengan sin llamar la atención.51

62Tras esta correspondencia hubo meses de silencio que fueron percibidos por la superiora francesa como un designio divino, ya que a ella le parecía inconcebible que las monjas no pudieran utilizar su hábito. No obstante, en agosto, el padre Rougier escribió que todo estaba preparado para recibir a una comunidad de entre ocho y diez hermanas. En 1903 la persecución religiosa se acentuó en Francia y la mayor parte de las congregaciones religiosas fueron disueltas, se secularizó la vida comunitaria, y las denuncias judiciales se hicieron cotidianas.

63La superiora decidió que lo mejor era enviar a las hermanas a México en donde, si bien no utilizarían el hábito religioso, al menos vivirían en comunidad, bajo la orden de superiores y educando a sus alumnas en sus principios. Por ello pidió a Rougier una autorización, aunque fuera verbal, del Ordinario de México y un telegrama. El telegrama llegó diciendo «Vengan rápido». También señalaba la conveniencia de que al menos una hermana fuera barcelonette, y que trajeran colecciones completas de libros clásicos franceses modernos. Continuaba la recomendación del vestido negro y de utilizar rebozo (especie de chal negro que les cubriera la cabeza y los hombros). También les ofreció ayuda monetaria para instalarlas y ayuda espiritual.

64La hermana Marie Flavie fue nombrada superiora para México y con cuatro hermanas partieron en el buque Saint Nazaire Veracruz. Un enviado del señor Jacques las recibió y las condujo a la ciudad capital donde fueron recibidas por el padre Rougier, los señores Jacques y algunos familiares. Las hermanas se instalaron en un casa a medio amueblar, aunque contaron con el apoyo de los hermanos maristas y de comida, que no les faltó.

  • 52 Ibídem., p. 27.

65La colonia francesa pareció recibirlas con agrado. Sin embargo, las hermanas no veían cohesión entre sus integrantes, sobre todo entre las mujeres. Celaban mucho las actividades mutuas, por lo que Rougier les recomendó: «]..]no visitar a nadie. Estar bien con todas[...i y evitar las susceptibilidades que pueden ocasionar las visitas. Yo las conozco bien para saber, sin tratarlas, que es mejor mantenerse a distancia».52

«Sra. Luisa Caribi de Terán, bienhechora del Colegio de Cocula, Jalisco». Gracias al interés de la sociedad porque los educadores franceses abrieran sus escuelas, éstos pudieron instalarse en edificios donados y financiados por familias católicas acomodadas.

Fuente: Los hermanos maristas en México. Segunda etapa: La lucha y la libertad, México, Editorial Progreso S.A, 1982, Lámina xxi.

66Tampoco se mezclaron mucho con las familias mexicanas dado que éstas tenían «hábitos más libres» y un exagerado concepto del lujo. No obstante, el arzobispo les recomendó abrir sus puertas a las niñas mexicanas. Por todo ello consideraron que tendrían más éxito con las extranjeras (refiriéndose a las mexicanas) que con los propios miembros de la colonia francesa. Sin embargo, quedaba claro que sólo recibirían alumnas de «buenas familias» y las obligarían a hablar en francés.

67Esto causó descontento entre la colonia francesa; pero las hermanas no tenían alternativa:»Si las francesas no envían a sus niñas en número suficiente para asegurar nuestra subsistencia, yo recibiré a todo el mundo», afirmó la superiora. Así pues la escuela se abrió el 15 de octubre, con diez alumnas, y quedaron en lista otras para irse incorporando poco a poco. En una carta se comentaba que estaban aceptando a todas las alumnas con excepción de aquéllas cuyas familias no dieran las garantías de honorabilidad. Consideraban que la mezcla de las nacionalidades creaba problemas y tenían la idea de separarlas. No sabemos si así se hizo.

  • 53 Para entonces llegaron las hermanas Angelique, Ma. Genevieve, Saint Ida, Ma Bethilde, Julia Ludovic (...)
  • 54 Le Regne de Dieu, Revista de las Hermanas de San José de Lyon, Lyon, Francia, 1907-1914, pp. 76 y 7 (...)

68En 1904 tenían ya dos colegios: uno en las calles de Santa Inés y otro en las de San Cosme.53 La escuela se fue haciendo de prestigio, y a finales de la década contaba con un gran número de alumnas (alrededor de cuatrocientos). La correspondencia se pierde hasta 1907, cuatro años después. Para estas fechas ya estaban instaladas, y en sus cartas a la superiora de Francia comentaban cuestiones escolares, así como sus percepciones del ámbito extraescolar.54

  • 55 Ibidem., p. 308.

69Se tienen noticias de que en 1905 hubo un intento por abrir una escuela en Orizaba, experiencia breve que no prosperó en la que participaron cuatro hermanas. Esta comunidad se trasladaría a fundar años más tarde una escuela en Guadalajara la abrió sus puertas en 1910. La experiencia tapatía es narrada por una maestra en estos términos:» Guadalajara me gusta; es un pequeño rincón de Francia; [sic], su cielo siempre azul, me recuerda Montpellier; pero durante ciertos meses del año el calor a la mitad del día es terrible: digamos ¡Fiat! No es necesario sufrir por todo». Ellas mismas afirman que esta escuela tenía la misma calidad que la de las Damas del Sagrado Corazón. Las alumnas pagaban 20 francos por mes como externas, las medianas 25 y las grandes 30. Abrieron el 5 de diciembre con siete alumnas y para enero ya tenían sesenta. Sus horarios eran de 8.30 a 12.00 horas, y de 14.00 a 16.00 por la tarde. Debido al calor se recorrió una hora por la tarde. Ciertas alumnas llegaban a la escuela desde lejos:»[...]algunos de sus padres jamás han visto la escuela; en el interés de sus hijas han decidido separarse de ellas por unos años de educación».55

  • 56 Cartas de las hermanas., op. cit.,1910, p. 35.

70Los religiosos poco a poco se fueron adaptando a la nueva patria. El 22 de abril de 1907 Soeur Charles Marie escribió a Mere Louis Francois sobre una visita que realizaron a San Angel, villa «graciosa como su nombre». Describe los campos de maguays [sic]. «La villa se adosa a una colina rica en flores y frutos, en verdura, en casas de campos».56 Cuenta también del recorrido que realizaron por el Castillo de Chapultepec con permiso del presidente de la República. Relata lo que a sus ojos tiene interés; aprecia sólo aquello que se asemeja a su cultura, como las habitaciones de la emperatriz Carlota.

  • 57 Ibídem., p. 207.
  • 58 Ibídem., p. 207.

71Sus escritos manifiestan un desconocimiento de la historia oficial mexicana; consideraran a Moctezuma como primer rey de los aztecas, o señalan que los niños héroes fueron ocho.57 También hacían patente su postura personal, como cuando afirmaban que: «La Iglesia tiene su parte en las fiestas, pues aunque está separada del Estado fue un padre mexicano Hidalgo quien armó las tropas y Nuestra Señora de Guadalupe a la cabeza marchó contra los españoles, verdaderos tiranos que gobernaban entonces México».58

La Revolución y el fin de la primera etapa educativa

  • 59 Carta de Leonille de Marie a Mere Anne Veronique, 19 de julio de 1911, en Cartas de las hermanas... (...)

72La Revolución trajo consigo infinidad de cambios en las instituciones y en la vida general del país. Sin embargo, las escuelas francesas sufrieron pocos trastornos en los primeros tres años del movimiento, ya que el régimen maderista fue moderado en su trato con las instituciones educativas y con la Iglesia, y sólo en casos muy asilados intervino en el funcionamiento de las escuelas. En general poco hablan los religiosos de estos primeros tres años de rebelión. Sólo he podido recuperar algunas reflexiones que las educadoras francesas tuvieron del año 1910. En carta a la superiora la hermana Leonille de Marie cuenta: «Esta es una revolución o mejor un «brigandage» (latrocinio) sostenido por Madero su jefe; los indios se han sublevado en masa con algunos gobernadores sembrando por todo el campo el pillaje y el desorden».59

  • 60 Carta de Leonille de Marie a Mere Anne Veronique, 19 de julio de 1911, en Ibídem., p. 230.

73El 20 de mayo se anunció la marcha de los revolucionarios a la ciudad de México lo que creó un verdadero pánico. Los padres de familia aterrados, fueron por sus hijas al colegio. Al mediodía se avisó que todos las escuelas cerrarían, quedándose tan sólo con 15 pensionistas60. Su miedo era mayor porque que sabían que el Ministro francés y su mujer ya habían abandonado la ciudad.

74Sin embargo, realmente no tuvieron incidentes que lamentar. Los maristas decían:

  • 61 Los hermanos maristas..., op. cit, p. 129.

Los principales acontecimientos nacionales[...] encontraban eco en nuestros estudiantes. Con todo la caída de don Porfirio y la elección de Madero no modificó en nada la vida de la casa. No sólo eso, sino que sus colegios de Guadalajara y Zamora fueron dos centros importantes de las actividades políticas y sociales del Partido católico, que despertaron del letargo liberal a nuestros conciudadanos.61

  • 62 Ibídem., p. 230.

75Refiriéndose a Porfirio Díaz las religiosas defendían a quien les había dado asilo: «En su cólera los pueblos son injustos...Porfirio Díaz era muy apreciado como hombre de Estado. Su política lo hizo proteger todo lo que favorecía la prosperidad del país, su tolerancia por los institutos religiosos no tenía más que esta justificación».62

76La Revolución para estos educadores era un movimiento popular, anticlerical y antirreligioso que afectaba directamente a las clases medias creyentes Para 1912 en una revista de la orden se comentaba:

  • 63 Le Regne de Dieu, marzo de 1912, op. cit, p. 81.

[..]a medida que se desarrolla la educación pública del pueblo, los católicos ganan terreno. Esto es lógico si se consideran los sentimientos de piedad, la religión, la devoción filial a Nuestra Señora de Guadalupe de este pobre pueblo mexicano, tan engañado, tan maltratado por los políticos sin conciencia que los llevaron a la guerra civil.63

77Por ello, y a pesar de las restricciones que en materia de laicidad imperaban, las relaciones con las autoridades educativas se mantuvieron cordiales hasta 1914. Las monjas relatan su experiencia de agosto de 1912, cuando en el Colegio de San Cosme se llevó a cabo la distribución de premios con la presencia del padre. Ollier, el padre Agenbackante, Delegado de la Propagación de la Fe, dos padres de Jesús María y el señor inspector «que se invitó a sí mismo». El informe que rindió a la casa provincial dice:

  • 64 La Alianza Francesa ofreció un premio a la alumna que durante el año logró el mayor progreso en fra (...)

Es importante que Ud. sepa que nuestros exámenes han estados presididos por un examinador del Estado que ha preguntado y escuchado a las alumnas con mucho interés[...] Al finalizar se dirigió a las alumnas con calurosas felicitaciones por la inteligencia de sus respuestas. Después se reunión con las maestras para expresarles sus felicitaciones.64

  • 65 Ibídem., p. 260.

78La «Decena Trágica» fue también una experiencia vivida de cerca, pero que las implicó directamente. Su casa de Santa Inés estaba situada justo atrás de Palacio Naciona por lo que los proyectiles caían en el jardín de la casa; las comunicaciones se interrumpieron y era difícil conseguir víveres. La escuela cerró varios días y la cantidad de alumnas bajó de 450 a 260.65

  • 66 Gutiérrez Casillas, Jesuitas en México durante el siglo xx, México, Porrúa, 1981, p. 80.

79El año de 1914 fue, sin duda, el más difícil para la vida de los colegios particulares, fundamentalmente los franceses. Las facciones más anticlericales acusaron a los religiosos de apoyar al régimen huertista, por lo que intensificaron la persecución de sacerdotes y montaron una campaña en contra de las escuelas que éstos dirigían: la lucha fue enconada, por lo que muchos planteles cerraron durante algunos anos o desaparecieron definitivamente. Hay quienes aseguran que en ese año «todos los colegios sufrieron la clausura de sus actividades a mano militar».66

  • 67 «Decreto del C. Brigadier Alfredo Elizondo, gobernador Provisional del Estado Libre y Soberano de M (...)

80Varios estados expidieron decretos para expulsar de sus entidades a los sacerdotes católicos extranjeros; para ello reglamentaron el culto en los templos. En un decreto de Michoacán se señalaba que los colegios pertenecientes a órdenes o institutos religiosos pasarían «en los sucesivo a depender de una manera directa e inmediata del Gobierno del Estado», y aun para las escuelas dependientes de particulares se dispuso que se pondrían «al servicio público»67 En Nuevo León se decretó la expulsión de los jesuitas, fueran o no mexicanos. En Veracruz, los carrancistas se apropiaron de iglesias y escuelas y las convirtieron en hospitales, cuarteles, almacenes o establos. Como consecuencia y debido al descuido y al mal uso estos edificios resultaron considerablemente dañados.

81Las escuelas lasallistas fueron entorpecidas en el norte, las tropas carrancistas, al mando de Crispín Treviño, entraron al Colegio de Saltillo y tomaron prisioneros a los hermanos. Éstos fueron liberados gracias a la intervención de los cónsules estadounidenses, franceses, españoles e italianos, aunque con orden de salir del país.

  • 68 La Salle, op. al, pp. 120 y 121.
  • 69 Ibídem., pp. 120 y 121.

82En Zacatecas, el odio revolucionario contra los religiosos ocasionó que dos lasaliistas fueran fusilados en el cerro de la Bufa los hermanos Adrien Marie y Adolfo, y los catorce hermanos de la comunidad trasladados después de muchas penalidades a la frontera, donde fueron acogidos por los jesuitas. Los hermanos de Querétaro también fueron expulsados y al llegar a Saltillo recibieron un comunicado enviado por sus superiores de Nueva York que decía: «Fermez les écoles[...] Sortez du Mexique. Rendez-vous a La Havane.»68 El visitador hermano Niceas Berrín ordenó cerrar todas las escuelas y trasladar al personal a la Habana. Con esta orden también salieron los de Morelia, Puebla, México y Toluca. Así, la mayoría de los lasaliistas residieron por algún tiempo en Cuba hasta que las cosas se tranquilizaron en el país.69

  • 70 Ibidem., pp. 126 y 127.

83A principios de septiembre de 1914 no había ni un solo lasallista en México. De los 183 que salieron, 52 llegaron a Cuba y se incorporaron al distrito de las Antillas. Muchos permanecieron ahí hasta su muerte; 57 regresaron a Francia (un número importante para alistarse en el ejército de su país) y 64 partieron para Estados Unidos donde organizaron otras obras y fundaron el distrito de New Orleans, Santa Fe.70

  • 71 Carta de Marie Antoine, 8 de junio de 1914 en Cartas de las hermanas... op. cit, p. 260.
  • 72 Ibídem, p. 267.
  • 73 Ibídem., p. 273.

84Las Hermanas de San José refieren que la ciudad de México se convirtió en un lugar de refugio para religiosas y religiosos franceses, así como de obispos que huían de sus diócesis.71 En su caso la escuela permaneció funcionando con sus cuatrocientas alumnas. Sin embargo, y en previsión de lo que les pudiera pasar, las hermanas pidieron asilo a familias amigas para vivir con ellas mientras durara el conflicto. Así mismo buscaron pasar desapercibidas ante la sociedad y cambiaron su forma de vestir, condición que pusieron las familias, y la Legación francesa, «[...]pues, aunque no utilizamos el hábito religioso, nuestros vestidos negros, nuestra manera de peinarnos, yo no se que más de nuestra persona, nos hace reconocer por todo el mundo, que sin conocernos nos llaman «madre».72 Su temor no era del todo injustificado. Las calles lucían letreros enormes, que entre otras cosas decían: «Nuestro gran enemigo es el clero. Es necesario a toda costa cortar la cabeza de esta hidra.»73

85La primera intención fue abandonar el país. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial había estallado y no había manera de transportarse.

86No fue sino hasta 1920 que los religiosos que emigraron, o las que se habían escondido regresaron, poco a poco para reabrir sus escuelas y a partir de entonces, no sin muchas dificultades se han mantenido educando a una élite social que sigue viendo en ellos una alternativa, interesante, confiable y moderna de educación en México.

Métodos y programas

87Hablar de pedagogía francesa es hacer alusión a muchos años de enseñanza educativa. Ideas y métodos en las escuelas de estos institutos fueron el resultado de una sólida tradición, en la que son más palpables las constantes que los cambios. Eso no significa que los educadores católicos no hayan incorporado a sus sistemas de enseñanza algunos de los avances de la pedagogía, sobre todo de la contemporánea, enseñaza. Los avances en este campo se fueron incorporando paulatinamente a los métodos empleados por las escuelas mexicanas, tanto oficiales como particulares, aunque durante la primera mitad del siglo xx se seguían observando formas educativas tradicionales. La diferencia sustancial en la pedagogía empleada por estos colegios se dio fundamentalmente en su intención deliberada de proporcionar una formación cristiana a sus educandos. Ésta se hace explícita en los manuales pedagógicos de los institutos cuyos textos originales no son de fácil acceso debido a la necesidad que tuvieron de ocultar la práctica religiosa. Tanto los hermanos de la Salle como los maristas fueron conformando su pedagogía religiosa con los métodos de la escuela tradicional, incorporando avances de «la nueva escuela» y su idea de la formación cristiana.

  • 74 La Guía de las escuelas es una obra resultado de veinte años de experiencia docente. Este manual co (...)
  • 75 Ibidem., p. 281.
  • 76 La labor educativa de los lasallistas consiste en la instrucción cristiana y en la transmisión de l (...)

88Los lasallistas utilizaron el método simultáneo, ya practicado en México por la Compañía Lancasteriana desde principios del siglo xix. La novedad consistía, según ellos, «en el matiz», es decir en dar a la organización de las clases más ámbitos de aprendizaje, según el grado de avance de cada uno. Así, la enseñanza de la lectura tenía nueve grados y sólo al término del último se pasaba al aprendizaje de la escritura, que a su vez, constaba de doce niveles. Después del cuarto empezaba la enseñanza de la aritmética, y al llegar al séptimo se iniciaban los estudios de ortografía. Para llevar a cabo este programa se contaba con la Guía de las escuelas (1703), que contenía todo lo que el educador debía conocer acerca de su preparación, métodos de enseñanza, ejercicios, etcétera74 la enseñanza «metódica y racional» era la característica de la enseñanza elemental lasalliana.75 Sin embargo, su objetivo primordial fue «llevar a los alumnos a la santificación a través de la práctica del evangelio» y como segunda finalidad «integrar a sus alumnos a la sociedad como hombres de bien y útiles a los demás.»76 Sin embargo, los programas utilizados en las escuelas durante el Porfiriato variaron mucho según la legislación local, la preparación, los métodos de enseñanza y ejercicios, etcétera.

«El grupo de los alumnos fundadores del Instituto Matista Guadalupano en 1904». Los ideales de la escuela católica francesa como la estricta puntualidad, la actividad, el orden, el silencio y la atención en las aulas, debían ser propiciados tanto por maestros como por discípulos al crear un ambiente de alegría, respeto y confianza.

Fuente: Los hermanos maristas en México. Primer etapa: Los pioneros, 1899-1914, México, Editorial Progreso s. A., 1977, Lámina xxix.

89Los maristas pronto elaboraron una pedagogía basada en el principio siguiente: «Ser siempre razonables con los alumnos; exigirles, constantemente, con la palabra y más con el ejemplo, puntualidad, orden y limpieza en sus personas y en sus trabajos». El ideal educativo de Champagnat se ha resumido así: «La escuela marista es aquella en que maestros y discípulos se esfuerzan, por motivos sobrenaturales y dentro de un ambiente de alegría, confianza y respeto, en hacer bien lo que tienen que hacer». En México, su lema proclamaba formar «buenos ciudadanos y excelentes cristianos». Su pedagogía, en mucho era una copia del modelo jesuítico tradicional, propugnaba establecer «una disciplina paternalmente fuerte» que consistía en exigir estricta puntualidad, silencio, atención en las aulas, eliminación de asuetos y un fuerte sentido de la competencia.

«Claustro profesoral del Colegio Marista San Luis». La educación impartida por los profesores hacia los alumnos variaba sus temáticas abarcando como prioridad los estudios de catecismo superior, historia de la Iglesia o perfección cristiana; los estudios de matemáticas, pedagogía e idiomas ocupaban el segundo lugar. El dibujo, la música o la acuarela eran consideradas materias suplementarias.

Fuente: Los hermanos maristas en México. Primer etapa: Los pioneros, 1899-1914, México, Editorial Progreso S. A., 1977, Lámina xlvi.

90Tanto unos como otros publicaron sus propios libros de texto a través de editoriales que con el tiempo, alcanzaron un gran prestigio en el ámbito escolar. La serie marista fue la frere théopan durand, editada por Progreso. Marcelino Champagnat perfeccionó el método de lectura empleado en su época, redactando y editando el texto Principe de Lecture. Cuando murió los maristas continuaron con la elaboración y edición de textos para alumnos y maestros, sobre todo religiosos. La escuela y la imprenta fueron los medios empleados por ellos para combatir el positivismo y la masonería en Francia, a finales del siglo xix. Con esta iniciativa el hermano Théophane, superior general de 1883 a 1907, impulsaba a los hermanos a recopilar y actualizar los libros. De ahí surgió la colección ftd, cuyos 35 textos se utilizaron en muchas escuelas de México, tanto las propias como muchas otras, durante la primera mitad del siglo xx.

91Los lasallistas tuvieron el encargo de sus superiores de traducir los manuales escolares escritos en francés, colección que se convirtió en la serie de G.M. Bruño, publicada por la Casa Bouret, representada en México por el señor Raoul Mille. También escribieron algunos textos originales. En México publicaron sobre todo libros para el aprendizaje del español, libros de lectura y de gramática. Algunos de los textos utilizados en sus escuelas fueron traducciones del francés al español.

92Los textos resaltan dos aspectos: el tipo de educación ofrecida y el perfil ideal de alumno. Para todos estos religiosos los estudios de religión ocupaban un sitio de honor; el estudio del catecismo superior, cursos sobre historia de la Iglesia, o de perfección cristiana, etcétera. Se ponía especial énfasis en las matemáticas y otras materias suplementarias como el dibujo, la música, etcétera.

  • 77 Los hermanos maristas..., p.124.
  • 78 Le Regne de Dieu, p. 77.

93Las hermanas francesas se quejaban de la dificultad que implicaba la enseñanza de tres idiomas (español, francés e inglés), que era una consigna de las autoridades mexicanas. Los maristas agregaban que el mandato era que las tres lenguas se escribieran y hablaran perfectamente.77 Esta era la causa, según las religiosas, de que las alumnas fueran más atrasadas que en Francia.78 El idioma se convertía en un verdadero problema, por ello «imploraban» el don de lenguas. La dificultad para comunicarse fue constante en los primeros años.

  • 79 Ibidem., p. 308.

94Para las niñas mexicanas la lengua francesa era un privilegio de las clases económicamente más altas; «Aquí es privilegio de la clase acomodada hablar nuestra lengua».79

95Los autores nunca mencionan el papel que los textos escolares desempeñaron para influir en las mentes infantiles, y se limitaban a señalarlos como auxiliares didácticos en la formación y educación moral de los infantes.

96La edad de los educadores franceses oscilaba entre los 18 y 50 años (36 en promedio). Casi todos tenían preparación de maestros de primaria; contaban con un grado elemental de educador según los criterios franceses, conocido como el «Brevet». Dado que su función dentro los institutos religiosos era la de trasmitir la educación católica, la idea de llegar a lugares desconocidos pensando que no regresarían a su país de origen hacía de ellos maestros entregados seriamente a esta tarea.

97En general recibieron apoyo por parte de familias «muy católicas y practicantes» por ello, las escuelas sólo se encargaron de reafirmar la fe. Uno de los objetivos de esta formación es conseguir vocaciones para los institutos. De éstas los colegios fueron buenos semilleros, aunque en ocasiones la disposisción religiosa provenía de afuera. Junto con sus escuelas, los religiosos establecieron noviciados o casas de formación en donde, desde muy jóvenes (12 a 15 años) los aspirantes iniciaban su formación.

98En la mayoría de los institutos se podía ingresaba para realizar estudios secundarios y preparatorios o de normal, según fuera la inclinación del estudiante. Esta labor se propiciaba mediante la relación cercana entre el maestro y el alumno con la disposición. Para encaminarlo hacia el convento se llevaban a cabo pláticas muy frecuentes y una continua ponderación de las bondades de dedicar la vida a Dios y a sus semejantes.

  • 80 Los maristas tuvieron su noviciado en Zamora, en tanto que los lasallistas y las Hermanas de San Jo (...)

99Dado el crecimiento de su obra, fundaron noviciados para el desarrollo de los institutos. Los cuales fueron un éxito, pues éstos se mantienen hasta la fecha aunque persistan ciertas dificultades.80

Conclusiones

100La fuerza de una élite católica hizo posible que los institutos educativos de los lasallistas, maristas y hermanas de San José llegaran a México durante el Porfiriato. A esto también contribuyó una postura laxa de don Porfirio que vio en la educación francesa un motivo más para vincularse con la cultura en boga y acceder a sus deseos expresos de una relación comercial con Europa.

101Queda claro que para esta élite los institutos de educación franceses fueron una forma confiable, viable y eficiente para reproducirse al interior de la sociedad La «buena sociedad» católica de México quedó integrada por alumnos y egresados de estas escuelas que fueron reproduciendo su patrón a lo largo de todo el siglo xx.

102Su clientela correspondió a sectores medios y altos -sin dejar de reconocer que también tuvieron escuelas gratuitas anexas- que, independientemente del interés de formarse en valores religiosos predeterminados, podían pagar una colegiatura que los distinguiría del resto de la población, cuyo acceso a estas escuelas era muy limitado y, por lo tanto, accedía a la escuela oficial.

103Hablar de escuela católica durante el Porfiriato es referirse a estos colegios franceses, que junto con otras más antiguas como las de las Damas del Sagrado Corazón, los salesiaas o los pertenecientes a la Compañía de Jesús, modelaron por años al sector más tradicional de la sociedad interesado en mantener y transmitir una ideología católica con características muy europeizantes.

104Estas instituciones francesas aportaron a la sociedad los elementos de una cultura que no le era tan propia y que fue siendo con el tiempo motivo de distinción, identidad y orgullo.

Bibliographie

FUENTES UTILIZADAS

Boletín de Instrucción Pública, Secretaría de Instrucción Pública, México, 1908.

«Cartas de las hermanas de San José de Lyon, Foto copias de algunas cartas de las hermanas enviadas a las superioras en Francia entre 1903 y 1914», facilitadas por Sor Ma. del Espíritu Santo, Colegio Francés del Pedregal.

Grousset, Bernardo A., La Salle en México (1905-1921). Sembradíos arrasados en espera de resurrección, México, Editora de Publicaciones de Enseñanza Objetiva, 1982.

----, La Salle en México (1921-1947) a la sombra antillana, México, Editora de Publica ciones de Enseñanza Objetiva, 1983.

Guerard, Albert, Breve historia de Francia, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1951.

Le Regne de Dieu. Revista de la hermanas de San José de Lyon, Lyon, Francia, 1907 a 1914.

Los hermanos maristas en México, Primera etapa.

Lospioneros (1890-1914), México, Progreso, 1977.

Los hermanos maristas en México, Segunda etapa. La lucha porla libertad (1914-1939), México, Progreso, 1982.

Mendoza Márquez, Evangelina, Despertar, Libro primero, México, Herrero Henos, 1956.

Pulido, Ponciano, La enseñanza católica, Morelia, Tipografía del Gobierno en la Escuela de Artes, 1916.

Torres Septién, Valentina, La educación privada en México, México, El Colegio de México / Universidad Iberoamericana, 1995.

Vargas Aguilar, José Antonio, «Las escuelas de los hermanos de La Salle», Tesis de Maestría, Universidad Iberoamericana, 1993.

Notes

1 En general los textos que se conocen son autorreferenciales, como: La Salle en México (1905-1921). Sembradíos arrasados en espera de resurrección, México, Editora de Publicaciones de Enseñanza Objetiva, 1982: La Salle en México (1921-1947) a la sombra antillana, México, Editora de Publicaciones de Enseñanza Objetiva: Los hermanos maristas en México. Primera etapa. Los pioneros (1899-1914), México, Progreso, 1977: Los hermanos maristas en México, Segunda etapa. La lucha por la libertad (1914-1939), México, Progreso, 1982. Mucho del material de estos institutos fue quemado durante los años de la persecución entre 1926 y 1938.

2 Boletín de Instrucción Pública, México, Secretaría de Instrucción Pública, 1908, p. 450.

3 Albert Cuerard, Breve historia de Francia, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1951, p. 199.

4 En julio de 1902, Emilio Combes cerró más de 3 000 escuelas. En marzo de 1903 la Cámara rechazó en bloque las demandas de sobrevivencia de 54 congregaciones masculinas y, en junio, de 81 congregaciones femeninas. Además se propuso una enmienda que prohibía a los antiguos miembros de congregaciones religiosas enseñar durante los cinco años siguientes a su secularización.

5 Evangelina Mendoza Márquez, Despertar. Libro primero, México, Herrero Hnos., 1956 citada por Valentina Torres Septién, La educación privada en México, México, colmex uia, 1995, p. 256.

6 Las escuelas gratuitas de los lasallistas fueron casi en su totalidad las primarias (a excepción de una) con horarios de cinco horas; la gratuidad fue uno de los elementos constitutivos de la educación lasallista Ésta se perdió por las necesidades económicas de sostener a las escuelas Sin embargo, durante el Porfiriato funcionaron sin paga la siguientes: San Juan Bautista de La Salle (Concordia) Puebla; Asilo de Huérfanos de la Inmaculada Concepción, Saltillo; Escuela de San José, Acatzingo, Pue.; San Juan Bautista de La Salle, Saltillo.; San Juan Bautista de La Salle (Calle nueva) Querétaro; San José, Zacatecas; La Purísima, Zacatecas; Colegio Guadalupano, Monterrey; Colegio Sagrado Corazón de Jesús, México; San Ignacio, Puebla.; San José (semigratuita) Toluca; San Juan Bautista de la Salle, México; Nuestra Señora de Guadalupe, Torreón. En: José Antonio Vargas Aguilar, «Las escuelas de los Hermanos de la Salle», Tesis de Maestría, México, uia, 1993, p. 105.

7 Torres Septién, op. cit, pp. 70-72.

8 En 1685 funda una escuela normal en Roan para maestros cristianos. De la Salle redactó varios libros prácticos para sus escuelas como, Los ejercicios de piedad para las escuelas cristianas, Instrucciones y oraciones para la Santa Misa, para la comunión y para la confesión. Redactó tres tomos de los Deberes del cristiano. Y la obra de gran difusión, Reglas de urbanidad y cortesía cristiana. Los dos trabajos normativos de los maestros son La regla del Hermano director y la Guía de formador de los neomaestros. También imprimió un Silabario y la Colección de cánticos espirituales.

9 Las fundaciones realizadas fueron solicitadas a petición de:
Puebla 1906, arzobispo Ramón Ibarra González
Acatzingo, Pue. 1907, sacerdote cura del lugar y Comité benefactor de pueblo.
Morelia, 1908, arzobispo Atenógenes Silva
Querétaro, 1907, obispo Rafael Camacho
Zacatecas 1908, obispo Fray Guadalupe de J. Alva Franco
Saltillo, 1907, obispo, Jesús Ma. Echavarría
Monterrey, 1908, obispo Santiago de la Garza y Zambrano
México y Toluca, 1910, Mons.
Antonio de J. Paredes
Torreón, 1911, obispo Jesús Ma. Echavarría. Vargas Aguilar, 1993, op. cit, p. 105, y La Salle..., 1982, op. cit, p.25.

10 Vargas Aguilar, op. cit., p. 100.

11 La Salle..., op. cit., pp. 27-28.

12 Vargas Aguilar, op. cit, pp. 100-101.

13 Ibidem., p. 102.

14 La Salle..., op. cit, p. 41.

15 Vargas Aguilar, op. cit, p. 105.

16 La Salle..., op. cit, p. 75.

17 Ibídem., p. 59.

18 Ibídem., p. 62.

19 Ibídem., p. 74.

20 La enseñanza comercial y agrícola la desarrollaban en tres años llevando las siguientes materias:
Primer año.
Instrucción religiosa y moral, aritmética, álgebra, geometría, lengua nacional, francés, inglés, dibujo, teneduría de libros, contabilidad, caligrafía, dactilografía.
Segundo año. Se agregan a las anteriores: correspondencia comercial, geografía general, ciencias aplicadas al comercio y a la industria.
Tercer año. Se completa con estenografía, operaciones financieras, derecho mercantil, economía política.
Vargas Aguilar, op. cit, pp. 108 y 109.

21 Las escuelas no gratuitas fueron:
1. San Pedro y San Pablo, Puebla
2. Instituto Científico del Sagrado Corazón, Morelia
3. Liceo Católico, Querétaro
4. Colegio Científico de San José, Zacatecas
5. Instituto del Sagrado Corazón, Monterrey 6.- San Borja, (agricultura) México.

22 Vargas Aguilar, op. cit, p 127.

23 Ibídem., pp. 106 y 107.

24 Los hermanos maristas en México. Primera etapa. Los pioneros (1899-1914), México, Progreso, 1977, pp. 32 y 33.

25 Ibidem., p. 35.

26 En 1902 tenían 12 escuelas, 74 hermanos, 1588 alumnos. En Ibídem., p. lxxxiii y p. 16.

27 Ibídem., pp. 61-2.

28 Ibídem., p. 53.

29 Ibídem., p. 53.

30 Ibídem., p. 65.

31 Ibídem., 30 y 31.

32 Ibídem., p. 80 y 82.

33 Ibídem., p. 86.

34 Ibídem., p. 93 y 94.

35 Ibídem., p. 95 y 96.

36 Ibídem., p. 98.

37 Ibídem., p. 98.

38 Ibídem., p. 101.

39 En esta escuela destacaron los hermanos Anthelmus, Epipode, Savin y Gustave Chastanier, Marie Lanfrance en: Ibídem., pp 104 y 105.

40 Los hermanos dedicados a esta escuela fueron el hermano Valentinien, Lucien Dernat, y Felice Bertrand en Ibídem., p. 103.

41 Ibídem., p. 99.

42 Ibidem., El colegio se fundó a petición de Mons. Francisco Plancarte y Navarrete, obispo de Cuernavaca. Sus directores fueron: Astion Dusserre, Hipólito Bempard y Luis Manuel Nates, En 1908 el director, hermano Remeze, pidió autorización al obispo para cobrar «lo que según el convenio debían ganar los hermanos», pero como no se pudo cumplir con lo estipulado, se clausuró el 8 de marzo de ese año.

43 En 1911 los hermanos maristas tenían 31 escuelas, 201 hermanos, 5 063 alumnos. En Ibidem., p. lxxiv y pp. 107 y 109.

44 Ibídem., pp. 100 y 101.

45 Para esta investigación conté con el material que me fue facilitado por Sor María del Espíritu Santo, hermana de San José de Lyon, consistente en fotocopias de algunas cartas enviadas por la nueva comunidad a la superiora general en Lyon. También me facilitó la revista de la orden Le Regne de Dieu que publicaba también algunas de estas cartas.

46 Si se van tantos tan lejos en busca del oro, ¿por qué nosotras religiosas no iremos a la conquista de las almas?.Cartas de las hermanas de San José de Lyon, op. cit., p. 1.

47 Ibídem., p. 2.

48 Ibídem., p. 3.

49 Ibídem., pp. 4 y 5.

50 Ibídem., p. 5.

51 Ibídem., p. 5.

52 Ibídem., p. 27.

53 Para entonces llegaron las hermanas Angelique, Ma. Genevieve, Saint Ida, Ma Bethilde, Julia Ludovic, Louise Clementine, Louise Joseph, Ambrosine y Marie Regis.

54 Le Regne de Dieu, Revista de las Hermanas de San José de Lyon, Lyon, Francia, 1907-1914, pp. 76 y 77.

55 Ibidem., p. 308.

56 Cartas de las hermanas., op. cit.,1910, p. 35.

57 Ibídem., p. 207.

58 Ibídem., p. 207.

59 Carta de Leonille de Marie a Mere Anne Veronique, 19 de julio de 1911, en Cartas de las hermanas... op. cit., p. 220.

60 Carta de Leonille de Marie a Mere Anne Veronique, 19 de julio de 1911, en Ibídem., p. 230.

61 Los hermanos maristas..., op. cit, p. 129.

62 Ibídem., p. 230.

63 Le Regne de Dieu, marzo de 1912, op. cit, p. 81.

64 La Alianza Francesa ofreció un premio a la alumna que durante el año logró el mayor progreso en francés. La obra elegida fue la Vida de Juana de Arco por Gabriel Hanotaux de la Academia Francesa, Le Regne de Dieu, marzo de 1912, pp. 89-90.

65 Ibídem., p. 260.

66 Gutiérrez Casillas, Jesuitas en México durante el siglo xx, México, Porrúa, 1981, p. 80.

67 «Decreto del C. Brigadier Alfredo Elizondo, gobernador Provisional del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, 28 de febrero de 1915» en Ponciano Pulido, La enseñanza católica, Morelia, Tipografía del Gobierno en la Escuela de Artes, 1916, p. 59.

68 La Salle, op. al, pp. 120 y 121.

69 Ibídem., pp. 120 y 121.

70 Ibidem., pp. 126 y 127.

71 Carta de Marie Antoine, 8 de junio de 1914 en Cartas de las hermanas... op. cit, p. 260.

72 Ibídem, p. 267.

73 Ibídem., p. 273.

74 La Guía de las escuelas es una obra resultado de veinte años de experiencia docente. Este manual contenía los comentarios y recopilaciones de los hermanos en relación a su labor pedagógica, disciplinaria y organizacional. Esta Guía se fue actualizando según las necesidades de la época. Vargas Aguilar, op. cit., p. 154.

75 Ibidem., p. 281.

76 La labor educativa de los lasallistas consiste en la instrucción cristiana y en la transmisión de la ciencia profana. La primera abarca combatir el pecado, ejercitar las virtudes, practicar los sacramentos. La segunda ayudará al hombre a vivir honestamente siendo un hombre de bien. Ibídem., pp. 43 y 44 y p. 56.

77 Los hermanos maristas..., p.124.

78 Le Regne de Dieu, p. 77.

79 Ibidem., p. 308.

80 Los maristas tuvieron su noviciado en Zamora, en tanto que los lasallistas y las Hermanas de San José en la Ciudad de México.

Table des illustrations

Légende «Campos de deporte, con el Palacio Legislativo al fondo. Colegio Francés de Alvarado». La actividad pedagógica de los educadores franceses giraba en torno a las actividades comunitarias; el deporte en equipo era un pretexto para fomentar en los alumnos la autodisciplina, la cooperación y la abnegación.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 560k
Légende Algunos trabajos de los alumnos del Colegio Luz Saviñón en los años 1907 -1908. Los programas de enseñanza comprendían materias como doctrinas cristiana-moral-, gramática, francés, inglés, geometría, historia, ciencias naturales, comercio y agricultura. Los hermanos enseñaban a sus alumnos a elaborar sus trabajos con orden y limpieza; cada uno debía tener un encabezado propio en letra redondilla, las líneas debían trazarse con regla y con tinta roja. Esta formación también influía en el carácter y en cierta manera de ser de los educandos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 536k
Légende «Un dormitorio del internado Patricio Sanz». Una alternativa que los hermanos maristas encontraron para mejorar la economía de sus colegios fue la de admisión internos dentro de ¡as instalaciones de éstos, asi como también la construcción de edificios creados especialmente con este fin. En ellos se recibían alumnos «de provincia», de aquellos sitios donde no había escuela privada.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 772k
Légende «Alumnos que hicieron su primera Comunión en 1902». La escuela católica buscaba formar profesionales cristianos, por ello complementaba la impartición de materias profanas con otras que fomentaran el espíritu religioso, tales como la enseñanza del catecismo, la preparación para recibir los sacramentos e idealmente la conformación de un «verdadero cristiano».
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Légende Colegio francés de preparatoria Morelos. Los problemas acarreados tanto por la salida de maestros franceses que se iban para defender a su patria, como el triunfo de la Revolución carrancista en 1914, provocaron la clausura de muchas escuelas particulares en México. Sin embargo, los maristas hábilmente cambiaron el nombre de sus escuelas por Colegio Francés.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 812k
Légende «Sra. Luisa Caribi de Terán, bienhechora del Colegio de Cocula, Jalisco». Gracias al interés de la sociedad porque los educadores franceses abrieran sus escuelas, éstos pudieron instalarse en edificios donados y financiados por familias católicas acomodadas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 508k
Légende «El grupo de los alumnos fundadores del Instituto Matista Guadalupano en 1904». Los ideales de la escuela católica francesa como la estricta puntualidad, la actividad, el orden, el silencio y la atención en las aulas, debían ser propiciados tanto por maestros como por discípulos al crear un ambiente de alegría, respeto y confianza.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 672k
Légende «Claustro profesoral del Colegio Marista San Luis». La educación impartida por los profesores hacia los alumnos variaba sus temáticas abarcando como prioridad los estudios de catecismo superior, historia de la Iglesia o perfección cristiana; los estudios de matemáticas, pedagogía e idiomas ocupaban el segundo lugar. El dibujo, la música o la acuarela eran consideradas materias suplementarias.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/848/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 974k

Auteur

Valentina Torres Septién, mexicana, historiadora, realizó estudios de licenciatura y doctorado en la Universidad Iberoamericana, y de maestría la unam. Se especializó en historia de la educación en México. Profesora-investigadora en la Universidad Iberoamericana, fungió como directora del Departamento de Historia 1996-2000. Actualmente es Directora de Posgrado de la misma institución. Entre sus múltiples publicaciones destacan su participación en Historia de la lectura en México (1988), sus artículos «En búsqueda de la modernidad, 1940-1960», «Notas sobre urbanidad y buenas maneras: de Erasmo al Ma nual de Carreño» y «El imaginario femenino y la mujer del siglo xx», así como el libro La educación privada en México: 1903-1976 (1997) y la coordinación del texto Producción de sentido. El uso de las fuentes en la historia cultural (2003). Miembro del SNI dirigió el Comité Mexicano de Ciencias Históricas, 1998 2002.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540